Actualidad

19 de mayo de 2024

Ley Bases: Hacia un no-país, el sueño libertario

  • La Ley Bases profundizará hasta el paroxismo el modelo primario exportador colonial, de la mano del extractivismo depredatorio ya conocido y del nuevo extractivismo verde que asoma detrás de la actual transición energética corporativa.

13 de mayo de 2024 Actualizado el 14/05/2024

Maristella Svampa y Enrique Viale

La Ley Bases propone más extractivismo y menos soberanía; más colonialismo y reprimarización de la economía, mayores ganancias de las grandes transnacionales mineras, petroleras y del agronegocio.

Desde hace cinco meses, nos encontramos inmersos en un vertiginoso proceso de despojo de derechos (sociales, laborales, económicos, ambientales), de entrega explícita, sin pudor alguno, a los grandes grupos económicos nacionales y transnacionales, a la vista de todo el mundo. La denominada nueva Ley Bases, que cuenta con media sanción de la Cámara de Diputados empeora notablemente la anterior, aquella que fuera retirada por el gobierno en febrero pasado. De ser aprobada por el Senado, la Ley Bases nos convertiría en un no-país, sin control del territorio, ni estado de derecho. Nos quedaría solo la bandera, el himno, el escudo y la selección nacional de futbol (¡si no la privatizan!).

La Ley Bases habilita, por un lado, lo que algunos políticos y políticas levantamanos parecen ya haber olvidado de febrero a esta parte, y es el hecho de que otorga facultades extraordinarias al presidente, casi la suma del poder público, convirtiéndolo en un autócrata consumado que podrá decidir por decreto, a gusto y piacere, en casi todos los campos (económico, financiero, social, laboral, ambiental, científico, cultural). Estamos acá ante una situación paradójica sumamente grave desde el punto de vista institucional: sin golpe de estado ni disolución del Congreso, es el propio Congreso Nacional el que renuncia a gran parte de sus potestades, para cederlas a manos de un ejecutivo abiertamente antidemocrático y antiderechos.

Por otro lado, la Ley Bases implica una nueva escalada en términos de despojo de soberanía nacional. De aprobarse el Régimen de Incentivo de las Grandes Inversiones (RIGI), esta nueva normativa nos convertirá en una suerte de no-país, sin leyes que contemplen el interés nacional, un territorio completamente colonizado por las corporaciones, sometido de modo irrestricto a tribunales extranjeros en cuestiones tan estratégicas como aquellas relativas a nuestros bienes naturales. Nuevamente, acá estamos ante una paradoja: será a partir de leyes nacionales que la Argentina se quedará sin capacidad ni herramientas institucionales y judiciales posibles para actuar en su propia defensa y la de sus ciudadanos. (…)

En esta línea, la Ley Bases nos propone más extractivismo y menos soberanía; más colonialismo y reprimarización de la economía, mayores ganancias de las grandes transnacionales mineras, petroleras y del agronegocio. Ciertamente, podría decirse que la Argentina ya conoce y padece todo esto desde hace 40 años, cuando el régimen de Carlos Menen reconfiguró la sociedad en un sentido neoliberal, desmantelando el Estado y privatizando grandes empresas públicas. Sin embargo, el RIGI profundiza este régimen de privilegio que ya tiene la minería hacia otros sectores, incluso avasallando facultades de los gobiernos provinciales, ya que a diferencia de la Ley 24.196 que indica que la adhesión al Régimen minero es una opción de las Provincias, en el caso del RIGI la aprobación del proyecto de ley Bases las incluye de manera compulsiva.

La entrega y retrocesos que propone la Ley Bases nos obliga a recordar que luego lleva décadas recuperar derechos, conquistas sociales y bienes naturales y sociales perdidos. Fíjense con todo aquello que se entregó y se retrocedió durante la fiesta menemista de privatizaciones y nuevas normativas de saqueo. Algunos parecen olvidar que de esa fiesta neoliberal salimos supuestamente más globalizados, pero también más pobres, más desiguales y menos soberanos. Gran parte de lo que se perdió todavía no pudo ser recuperado, como los trenes que vertebraban el país. Los retrocesos legales, relativos a la legislación minera de saqueo, continúan intactos. (….)

Fuente: https://www.eldiarioar.com/opinion/ley-bases-no-pais-sueno-libertario_129_11361280.html

Ley Bases: Hacia un no-país, el sueño libertario

  • La Ley Bases profundizará hasta el paroxismo el modelo primario exportador colonial, de la mano del extractivismo depredatorio ya conocido y del nuevo extractivismo verde que asoma detrás de la actual transición energética corporativa.

13 de mayo de 2024 Actualizado el 14/05/2024

Maristella Svampa y Enrique Viale

(…)La Ley Bases propone más extractivismo y menos soberanía; más colonialismo y reprimarización de la economía, mayores ganancias de las grandes transnacionales mineras, petroleras y del agronegocio.

(…) La Ley Bases es una vuelta de tuerca del extractivismo. Es algo así como el golpe del final. Profundizará hasta el paroxismo el modelo primario exportador colonial, no solo de la mano del extractivismo depredatorio que ya conocemos sino también del nuevo extractivismo verde que asoma detrás de una transición energética corporativa y neocolonial. En materia ambiental significaría una ilegal delegación legislativa en materia de gestión ambiental de hidrocarburos, el otorgamiento de privilegios impositivos y cambiarios para las industrias extractivas inaceptable sin siquiera contemplar o incorporar una mirada social ni ambiental. Permitiría la eliminación de organismos fundamentales para el sector ambiental como la Administración de Parques Nacionales o Acumar (Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo) y organismos científicos. A su vez, permitiría la disolución de fondos – hoy escasos- destinados a conservar bosques nativos y combatir grandes incendios. Por si esto fuera poco, además de ello, apunta a la limitación de los espacios de participación pública.

 Esta ley establece la prioridad a las empresas (mineras, petroleras o del agronegocio) que usen insumos, como agua o energía, por encima de las necesidades de la población. Todos los extractivismos consumen enormes cantidades de agua y energía, desde la minería a cielo abierto, la minería del litio y el fracking en Vaca Muerta. Es decir que si en alguna provincia de Argentina escasea el agua (como sucede hace tiempo en Catamarca), las provincias no podrán priorizar el consumo humano. Agreguemos a esto lo que podría suceder o más bien, lo que ya está sucediendo en contextos repetidos de colapsos localizados, como los que se producen en la actualidad, provocados por eventos extremos (inundaciones, incendios, tormentas, tornados) o por stress hídricos (sequías). Las consecuencias serán tan imaginables como catastróficas para el conjunto de la población, con un Estado inexistente o atado de manos para tomar cualquier decisión orientada al bien público. Solo existirán los intereses y necesidades de las empresas.

Ninguno de los artículos específicos del RIGI impone condiciones a las empresas beneficiarias que impliquen la presentación de Estudios de Impacto Ambiental ni la realización de Evaluaciones de Impactos Acumulativos de sus proyectos. Tampoco establece condicionamientos a la generación de puestos de trabajo a escala local, provincial o nacional, ni se explicita ningún tipo de política de escalamiento en cadenas de valor, o transferencia de tecnología.

Finalmente, en medio de esta vorágine destructiva, uno se pregunta que se oculta en esta entrega de facultades extraordinarias, a un presidente que dice odiar el estado y la justicia social y que elogia todo el tiempo a empresarios llamándolos “héroes” y promoviendo que fuguen divisas. ¿Qué hay detrás del RIGI, que sorprende en su abierta y absoluta concesión que implica incluso una entrega de todo por nada?

 En realidad, nos quieren convertir en una zona de “Crack-Up capitalismo”, concepto acuñado por el historiador Quinn Slobodian en un libro publicado en 2023. Con Crack-Up capitalismo (que se puede traducir como choque, desplome, desmoronamiento), el autor se refiere a la creación de zonas liberadas para el capitalismo de mercado, sin límite alguno, sin derechos sociales, sin regulaciones estatales, libres de impuestos. Canary Wharf en Londres, Liechtenstein, comunidades cerradas en Estados Unidos y enclaves privados en Sudáfrica y Centroamérica, y Dubai entre otros, son ejemplos de esta peligrosa tendencia. No por casualidad el subtítulo del libro Crack-up Capitalism es “Los radicales del mercado y el sueño de un mundo sin democracia”.

Ciertamente, esa es la aspiración del anarco-capitalismo; la de convertirnos en una zona de mercado en estado puro, un modelo afín a las aspiraciones libertarias de los superricos, como Elon Musk o, en su versión local, el magnate dueño de Mercado libre, que no quieren regulaciones estatales y sociales que controlen el capital ni pagar impuestos al Estado. Lo notable hoy de este experimento reaccionario es que hasta ahora el capitalismo libertario se había animado con determinadas ciudades o zonas; nunca con un país completo. Pero Milei les devuelve el sueño hecho realidad, entregándoles en bandeja la Argentina como territorio “libre” para un pancapitalismo en el cual solo existen el mercado y el derecho del capital.

Vivimos tiempos ominosos, de policrisis civilizatoria, en el cual proliferan proyectos políticos monstruosos que alientan utopías reaccionarias que buscan fagocitar todo lo que sea sinónimo de derechos sociales, de estado protector y cierto igualitarismo de masas. En esa línea, la Argentina todavía no es un modelo del horror y de autoritarismo, como lo es Bukele (presidente de El Salvador) con sus cárceles, sino un experimento de liquidación del Estado y todo depende si en estos meses ese proyecto se consolida para que se convierta en un modelo a seguir internacionalmente. Así, hoy nuestro país es un experimento que a nivel global se sigue muy de cerca, con mucha atención, porque está hecho a medida del deseo del pancapitalismo y de odio a la democracia.

Milei es un experimento a nivel internacional que busca mostrar cómo y hasta dónde se puede avanzar con un capitalismo concentrador, desmesurado y ecocida y hasta donde es posible despojar de derechos de manera rápida a toda una población, sin que ésta diga basta. Hasta dónde es posible que la ciudadanía de a pie en un país aguante tanta demolición institucional y crueldad social. Le toca decidir al Senado Nacional en esta encrucijada mayor de nuestra historia nacional. Y está en nuestras manos que el proyecto destructivo de Milei no se convierta en un experimento consolidado y empecemos de una vez por todas a pensar colectivamente en cómo reconstruir derechos, estado y sociedad en clave de solidaridad, de sostenibilidad de la vida y de transiciones ecosociales justas.

Fuente: https://www.eldiarioar.com/opinion/ley-bases-no-pais-sueno-libertario_129_11361280.html

15 de mayo de 2024

RIGI culmina el sistema jurídico a beneficio exclusivo del oficializado como poder real. Lo es por la democracia basada en la propiedad latifundista y en el artículo 22 de la Constitución Nacional que prohíbe la autodeterminación de los pueblos de Argentina; es decir, el naturalizado como poder real y fáctico nos usurpa nuestro trabajo social y nuestra capacidad de autogobierno.


Fue mediante terrorismos paraestatales y estatales (comenzados por Perón) que el establishment impuso la Miseria Planificada como Rodolfo Walsh acusó a la Junta Militar en 1977.

Mediante dictadura genocida y democracia llegó a la omnipotencia actual que está personificada en Milei pero también en Massa al explicitar ambos, inmediatamente antes del balotaje, adhesión al nazi fascismo de Israel junto a EE.UU. para apoderarse del territorio palestino y ambos ratificaron las relaciones carnales de Argentina con EE.UU.


Los 40 años últimos fueron de legalización y legitimación de su acaparamiento de bienes comunes sociales y naturales. TALES RESULTADOS SÓLO PROCURAN LA CREENCIA DE LAS MAYORÍAS EN QUE SU PATRIMONIO ES INVIOLABLE COMO AHORA EL PJ E IZQUIERDAS INSTITUCIONALIZADAS SE ESMERAN EN COVENCERNOS QUE DEBEREMOS SOPORTAR AL RIGI DURANTE 30 AÑOS CUANDO HOY EL CAPITALISMO MÁS TEMPRANO QUE TARDE LO HAREMOS DESAPARECER. LO QUE SON CASI IRREVERSIBLES SON LOS ECOCIDIOS.

¿Cuál ha sido y es la función de las leyes? Hacer a la creencia de la inmensa mayoría que se establece un orden respetuoso de los derechos de igualdad cuando la realidad concreta son los privilegios de la economía que es la del establishment.

La omnipotencia actual del naturalizado como poder real en el mundo y en el país se debe a las expropiaciones de bienes comunes tanto sociales como naturales, a su mercantilización y a su expoliación a trabajadores, pueblos e individuos de abajo.

Hoy el Partido Justicialista (imprescindible garante de la creciente e ininterrumpida opresión-represión) con consenso y las izquierdas institucionalizadas nos desvían de enfrentarlo. Lo hacen con las consignas «¡No! al RIGI» y «¡Fuera Milei!


¿Cómo confrontar con el Capital y su Estado? Atendamos y apreciemos las asambleas de vecinos y comunidades campesinas e indígenas en todo el país-continente que defienden la vida y los territorios de los extractivismos rurourbanos.
Observamos que disputan territorios al Capital-Estado, En el punto 6 del Pacto de Mayo se maximiza la estructura del poder de saqueo y contaminación ambiental o sea se pretende garantizar a las transnacionales y sus socios locales que totalicen la expropiación económico territorial de Argentina para desplegar los extractivismos rurourbanos.

¿Cómo bloquear la economía y finanzas del poder cada vez más concentrador y transnacionalizador de nuestro país que, por cierto, es como hoy avanza el sistema mundo?

Ya ha echado a andar en las resistencias al avasallamiento total y totalitario de derechos al ir encaminadas hacia constituirse como autónomas comunidades territorializadas y hacia entrelazarse en confederación democrática

Régimen de Incentivos a las Grandes Inversiones: la madre de todas las batallas

26 de abril de 2024

Por Santiago Liaudat y Gustavo Atencio

El Régimen de Incentivos a las Grandes Inversiones (RIGI) es el corazón del proyecto de Ley Bases/Ómnibus, cuya primera versión fue bloqueada en los primeros días de febrero y hoy, reformulada, volvió a ser tratada en el Congreso de la Nación. El RIGI, en el marco de esa discusión legislativa, es la principal batalla que tenemos que dar en las próximas semanas como campo popular. Se trata de gigantescos beneficios fiscales, aduaneros y cambiarios y garantías estatales destinados a atraer la gran inversión extranjera en todos los sectores económicos. Pero, detrás de los tecnicismos, lo que se esconde en la entrega absoluta de nuestra soberanía, recursos naturales y posibilidad de desarrollarnos como país en el corto y mediano plazo. De aprobarse este régimen, el resultado será una brutal primarización, concentración y extranjerización aún mayor de nuestra economía y la destrucción del entramado industrial nacional, hipotecando nuestro futuro en tribunales internacionales al someter a la Argentina a su jurisdicción. (…)

Es importante que las provincias que poseen grandes riquezas naturales no se engañen, creyendo que el RIGI puede traerles beneficios. Es cierto que en términos de exportación de bienes primarios puede implicar un incremento a corto plazo, pero a costa de sacrificar la economía productiva provincial y condenarse a una matriz extractivista con escaso desarrollo local. Es la causa por la cual los industriales de Neuquén se han manifestado también preocupados por el RIGI, en tanto, como proveedores de Vaca Muerta no podrían competir con esas grandes inversiones favorecidas. En síntesis, las PyMEs nacionales son discriminadas, al ser puestas en condiciones artificialmente desventajosas en la competencia con bienes importados que resultan subsidiados de modo indirecto

Entre lo más grave que tiene el RIGI es que imposibilita a futuro poder modificar sus condiciones, estableciendo a nivel nacional que «cualquier norma o vía de hecho, nacional o local que se limite, restrinja, vulnere, obstaculice o desvirtúe los proyectos aprobados será nula de nulidad absoluta e insanable, por lo que la Justicia deberá en forma inmediata impedir su aplicación» (art. 162). Mientras que a nivel internacional nos somete a tribunales internacionales, como el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI), una institución del Banco Mundial con sede en Washington. (…)

Fuente: https://www.agenciapacourondo.com.ar/debates/regimen-de-incentivos-las-grandes-inversiones-la-madre-de-todas-las-batallas

https://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/cash/17-6885-2013-06-16.html

El rol del Plan de Convertibilidad en la articulación
de los grandes grupos empresariales.
Un estudio de caso de primer gobierno de Menem

(…) Las políticas relacionadas con la profundización del proceso de privatización de las empresas públicas iniciado en 1990, la apertura comercial y financiera, la desregulación y el endeudamiento externo y sus mecanismos de valorización, resultaron cruciales para articular a los grandes grupos empresariales en su conjunto, al permitirles el acceso a beneficios materiales inéditos por su magnitud y alcance.

En efecto, los grandes empresarios nacionales e internacionales, del mismo modo que los acreedores externos, se vieron favorecidos por un conjunto de privatizaciones y concesiones realizadas a precios subvaluados, carentes de regulación, o con marcos creados a posteriori, y con importantes beneficios impositivos y tarifarios.

En ese contexto, las políticas públicas del Estado incentivaron la creación de mercados monopólicos y oligopólicos no innovadores ni transitorios que controlaron los precios y concentraron el ingreso en pocas manos. Los grandes beneficios acumulados, una vez finalizada la etapa de privatizaciones, lograron multiplicarse a partir de la expatriación de las ganancias al exterior, favorecidos por el diferencial entre las tasas de interés local e internacional, lo que les permitió valorizarlos fuertemente mediante el mecanismo de la especulación financiera. Al mismo tiempo, el déficit fiscal que iban promoviendo estos sectores con la fuga de capitales fue absorbido por el propio Estado mediante el endeudamiento externo. De esta manera, el Gobierno contribuyó a consolidar un proceso de creciente concentración y centralización del ingreso iniciado en la década del ’70 y potenciado, a su vez, por la implementación de una fuerte política de flexibilización laboral, que les permitió a los grandes empresarios bajar costos vía reducción de indemnizaciones, reducir los aportes patronales y aumentar los niveles de productividad, una apertura asimétrica al capital internacional favorable al sector automotor y electrónico y un proceso de creciente desregulación comercial y financiera.

En ese contexto, los beneficios lograron compatibilizar intereses entre todos los sectores del capital nacional e internacional. Comenzando por el sector financiero, el mismo se vio favorecido a partir de su participación en el proceso de intercambio de activos estatales por deuda externa. Además, la firma del Plan Brady les permitió a los acreedores consolidar el monto de sus ganancias, al garantizarles el pago de la deuda y de sus intereses. Los banqueros nacionales e internacionales, a su vez, pudieron acceder a amplios beneficios materiales a partir de la desregulación del sector financiero, que eliminó impuestos a la renta, los títulos y las acciones e igualó el status del capital nacional y extranjero, entre otras medidas igualmente favorables al sector. Además, se vieron fuertemente favorecidos a partir de la inédita reducción de las tasas de interés y del auge del consumo interno y las obligaciones negociables.

Sin embargo, el gran negocio del sector lo constituyó la posibilidad de participar en el proceso de privatizaciones y concesiones de las empresas públicas, donde actuaron como accionistas menores del capital extranjero. La fracción de los grandes grupos concentrados del sector industrial, por su parte, resultó particularmente beneficiada por una política de apertura asimétrica que, al tiempo que perjudicaba fuertemente a las pequeñas y medianas empresas (PyMES) debido a la imposibilidad de competir frente al auge de las importaciones, protegió a las grandes industrias automotriz y electrónica –y en menor medida textil, papel y calzado– con regímenes arancelarios especiales. Los primeros dos sectores, al igual que el de la construcción, se vieron beneficiados, además, por el fuerte incremento del consumo, mientras que la fracción de las grandes empresas metalúrgicas, alimenticias y petroquímicas obtuvieron amplios beneficios a partir del proceso de desregulación sectorial, las ventajas comparativas naturales y el acceso al crédito financiero y a la exportación de sus excedentes. La fracción de los grandes empresarios del sector agropecuario, finalmente, se vio ampliamente beneficiada por la eliminación de las retenciones agropecuarias, el proceso de desregulación comercial, que incluyó la eliminación de las más importantes juntas reguladoras y de

los impuestos comerciales del sector, y la posibilidad de acceder al crédito privado masivo, todo lo cual potenció la renta de los grupos más concentrados a partir de la importación barata de maquinarias y fertilizantes y la posibilidad de profundizar la economía interna y externa de escala. (…)

https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3994770

El Régimen de Incentivos a las Grandes Inversiones (RIGI), en el marco de esa discusión legislativa, es la principal batalla que tenemos que dar en las próximas semanas como campo popular. Se trata de gigantescos beneficios fiscales, aduaneros y cambiarios y garantías estatales destinados a atraer la gran inversión extranjera en todos los sectores económicos. Pero, detrás de los tecnicismos, lo que se esconde en la entrega absoluta de nuestra soberanía, recursos naturales y posibilidad de desarrollarnos como país en el corto y mediano plazo. De aprobarse este régimen, el resultado será una brutal primarización, concentración y extranjerización aún mayor de nuestra economía y la destrucción del entramado industrial nacional, hipotecando nuestro futuro en tribunales internacionales al someter a la Argentina a su jurisdicción. (…)

Entre lo más grave que tiene el RIGI es que imposibilita a futuro poder modificar sus condiciones, estableciendo a nivel nacional que «cualquier norma o vía de hecho, nacional o local que se limite, restrinja, vulnere, obstaculice o desvirtúe los proyectos aprobados será nula de nulidad absoluta e insanable, por lo que la Justicia deberá en forma inmediata impedir su aplicación» (art. 162). Mientras que a nivel internacional nos somete a tribunales internacionales, como el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI), una institución del Banco Mundial con sede en Washington. (…)

La «libertad de invertir» a la luz del caso argentino:
un análisis de los Tratados Bilaterales de Inversión

Publicación en Tla-melaua vol.9 no.38 Puebla sep. 2015

(…) El capital no es aquí entendido como una cosa, sino como una relación social basada en imponer el trabajo asalariado, es decir, a nuestro constante recrearnos como clase (trabajadora).11 En tanto que se construye sobre la imposición, sobre la subordinación, la relación del capital genera una sociedad antagónica. Esta imposición ha generado un tipo de libertad e igualdad que la relación del capital requiere para sostener su valorización: que seamos libres e iguales para vender nuestra fuerza de trabajo; esto es la libertad de mercado. Se trata de una libertad real, pero también abstracta, en tanto que estamos obligados a trabajar para sobrevivir. Entonces, de la libertad que hablamos aquí es la del capital como relación social: la libertad del libre contrato. La forma política que toma la relación antagónica entre trabajo y capital, el Estado, sostiene esa libertad contractual.

El hecho de que hoy el capital se mueva libremente por todo el mundo no implica que antes no lo hiciera, al menos como tendencia. Esa es su «naturaleza»: la libre movilidad. En la segunda posguerra, los Estados erigieron diversas restricciones a la circulación del capital, generando un ámbito propicio para el desarrollo de las industrias nacionales, del «compre nacional». Debido a la incertidumbre acerca de la continuidad del propio sistema, el capital se mantuvo por largos períodos en territorios determinados. Por ello es también que se asocian ciertas empresas con algunos Estados-nación en particular (como podría ser Volkswagen con Alemania).

En esa etapa, el tipo de capital predominante era el productivo, y sobre él se erigía un modo de acumulación basado en la demanda efectiva y el pleno empleo. Pero esos límites al capital eran la expresión, en los ámbitos político y económico, de la lucha del trabajo contra el capital. Esa lucha dio forma a un modo de acumulación que no llegó a durar siquiera los «treinta años gloriosos» auspiciados por sus defensores. A partir de los años setenta, tanto el capital como el trabajo pusieron en crisis el inestable equilibrio de posguerra y se rompió el patrón de acumulación particular del período keynesiano. La constitución del comando del capital-dinero es, en ese sentido, la expresión más acabada (hasta ahora) de la tendencia a la liberalización del capital.

3. Acerca de las inversiones (extranjeras y nacionales)

Nos concentramos en una de las formas que adopta el capital: las inversiones, especialmente aquello que se conoce como inversión extranjera directa (IED). En el capitalismo, la búsqueda de los capitalistas por la protección de sus inversiones ha sido históricamente primordial. Estos reclaman a los Estados «seguridad jurídica» con el fin de garantizar la inviolabilidad de la inversión y, con ello, la ganancia. Pero entonces, ¿qué es lo nuevo? Explicamos que el neoliberalismo cristalizó el nuevo momento de la relación antagónica entre capital y trabajo, donde la legislación protectora de los trabajadores típica del keynesianismo fue reemplazada por una legislación más acorde con las necesidades de libre circulación del capital. Esta nueva legislación tomó cuerpo en un nuevo andamiaje legal internacional que comenzó a operar masivamente a escala global a partir de los años noventa.12 Veamos ahora más de cerca este proceso.

Las legislaciones de los años de posguerra protegían los derechos sociales en tanto cristalización legal de la lucha de clases. Esto implica que las décadas de lucha (con el hito central de la Revolución rusa) lograron reorientar una pequeña porción de las ganancias hacia los trabajadores. Se reorientó una parte del dinero (centralmente vía impuestos), pero las leyes nacionales nunca dejaron de proteger los derechos de propiedad privada. De hecho, la integración ciudadana de los trabajadores dependió centralmente de la integración productiva del trabajo, plasmada en los acuerdos de productividad.13

Ya en el neoliberalismo, el comando del capital-dinero se expresó en una legalidad modificada, esta vez más claramente a favor del capital. El dinero comanda la acumulación del capital a través de la flexibilidad salarial, liberando al mercado de las rigideces de la negociación colectiva y de las leyes con altos estándares laborales.14 Esto llevó a un aumento espectacular en el costo de vida de los trabajadores.

A partir de los años noventa, las garantías al capital se expresaron no solamente en las leyes nacionales, sino también en una nueva legalidad internacional. El mundo neoliberal «desregulado» requiere de nuevas regulaciones que garanticen la imposición al trabajo. El ejemplo más cabal de dicha legalidad protectora de las inversiones está en los tratados bilaterales de inversión (TBI). En los años noventa se produjo una proliferación de estos tratados, ya que mientras en los años cincuenta existía sólo uno, en los noventa ya había 1857, de los cuales 1472 fueron firmados solamente en esta década.15

A su vez, en el mismo período se comenzaron a firmar tratados de libre comercio (TLC). El primero fue firmado en 1985 entre Estado Unidos e Israel. El segundo, entre Estados Unidos y Canadá en 1991; luego se amplió a México en 1994, conformando así el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Casi treinta años después, se encuentran vigentes 69 TLC, de tipo bilateral y multilateral.16 La característica común de estos acuerdos es que incluyen los llamados «nuevos temas comerciales» estipulados a partir de la Ronda Uruguay de la Organización Mundial de Comercio (OMC); es decir, amparan no sólo el comercio de bienes, sino también el comercio de servicios, inversiones, compras gubernamentales, agricultura, propiedad intelectual, telecomunicaciones, etcétera.17

La vía de los TBI es bilateral, pero también se avanzó en los noventa en un plano más amplio con el intento de cerrar un Acuerdo Multilateral de Inversiones (AMI), que resultó fallido.18 Éste procuraba abrir los mercados mundiales que aún estaban protegidos a las inversiones financieras. Por otra parte, existe actualmente un marco de medidas multilaterales sobre inversiones relativas al comercio en el marco de la OMC (acuerdo conocido como Trims), que representa apenas un acuerdo base, un esqueleto, de aquello que más adelante podría ser un nuevo AMI global.19 De todos modos, las negociaciones en este ámbito se encuentran trabadas, al menos desde la Reunión Ministerial de la OMC en Cancún en 2003.20

En los países latinoamericanos, la protección casi irrestricta a las inversiones tomó cuerpo a partir del entendimiento de que el arribo de capitales extranjeros (vía préstamos, inversiones de cartera e inversión extranjera directa) provocaría el desarrollo y el crecimiento económicos. Para fomentar su llegada, se aplicó una política de «puertas abiertas». El apoyo a la llegada de capitales extranjeros se basó en la idea de que estos jugarían dos roles. Por un lado, compensarían el déficit en el ahorro nacional, permitiendo así el financiamiento de la actividad económica, aportando divisas y generando crecimiento económico; por otro, el libre flujo de estos capitales ayudaría a modernizar las economías, concretando el uso de nuevas tecnologías y aumentando la competitividad y la eficiencia frente a los capitales locales más parasitarios. Estas dos vertientes permitirían la inserción internacional de los países como exportadores.21

Sin embargo, la llegada de estos capitales extranjeros no garantizó el desarrollo económico interno, sino que profundizó la dependencia de los países al comercio exterior, y sujetó las economías nacionales al vaivén del escenario internacional.

4. La protección de las inversiones vía Centro Integral de Arreglo de Diferencias sobre Inversiones (CIADI)

Hemos explicado que la protección a las inversiones se hace efectiva hoy principalmente en el ámbito bilateral, al estilo TBI, o multilateral de pequeña escala, como en los TLC.22 Lo que no se pudo avanzar con los grandes tratados de libre comercio en los años noventa (como con el fallido ALCA), se firmó más rápidamente vía TBI,23 es decir, protegiendo la circulación del capital en su forma de inversión extranjera directa.24 Por ejemplo, Argentina no ha firmado directamente ningún tratado de libre comercio,25 pero sí tiene 55 tratados bilaterales de inversión que protegen el comercio de inversiones y a las inversiones en sí mismas. Lo importante aquí es resaltar que los TLC y los TBI no son cosas necesariamente distintas. Los tratados bilaterales tratan directamente sobre inversiones, mientras que los de libre comercio incluyen, además del capítulo sobre inversiones, los «nuevos temas comerciales». En ambos casos se expresa el comando del capital-dinero, en tanto que las inversiones son tratadas y protegidas al igual que el comercio de bienes. Esto es una novedad de los últimos treinta años. La circulación del capital ya no es entendida solamente como de productos tangibles, sino que el comercio es también del propio capital en su forma de IED.

La mayoría de estos acuerdos, tanto los TLC como los TBI, tienen otra cuestión en común. Impulsan la apelación a un particular mecanismo de solución de controversias: el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias sobre Inversiones (CIADI). Éste fue creado en 1966, y tiene su sede en Washington (aunque también funciona en París). Entró en vigor ese año con la suscripción del Convenio que dio nacimiento al CIADI por parte de veinte países. Para el año 2015, ya son 159 los que han suscrito el Convenio.26 El CIADI opera dentro de la esfera del grupo del Banco Mundial, aunque se trata de una organización autónoma. Tiene como finalidad ser un centro de tribunales arbitrales para resolver cuestiones de contratos privados sobre inversiones. Esto quiere decir que constituye un ámbito donde se puede judicializar disputas contra un Estado por parte de los inversores, siempre en caso de que el Estado en cuestión haya suscrito un TLC o TBI con el Estado de donde ese capital es originario.

En el CIADI, cada caso es resuelto por un tribunal especialmente constituido para esa única cuestión. Está compuesto por tres árbitros: uno elegido por el demandante, otro por el demandado, y el tercero por ambas partes en común acuerdo. Este último será quien presida el tribunal. El hecho de que las partes elijan a quienes resolverán la cuestión pretende otorgar un halo de transparencia y de «igualdad de defensa en juicio». No obstante, estos no operan como «defensores» de la parte que los ha elegido. No es extraño encontrar casos en los cuales un tribunal arbitral decide unánimemente en contra de una de las partes, aun si uno de ellos «representa» a la parte perdedora.27

Siendo que el CIADI se apoya exclusivamente en los tratados que le otorgan jurisdicción para la resolución de conflictos (TBI y TLC), y que otorga protección y privilegios a las inversiones transnacionales sobre cualquier otro derecho establecido, normalmente se lauda en contra del Estado demandado. Los laudos del CIADI son comunicados a las partes litigantes aclarando también en qué forma se llegó a dicha resolución, de manera unánime o por mayoría. Sin embargo, no se aclara cómo votaron los árbitros, y mucho menos se permiten las expresiones en disidencia de alguno de ellos, algo que sí es común en las instancias judiciales nacionales. Otra de las cuestiones destacables es la falta de instancias superiores al tribunal arbitral que tengan potestad revisora sobre las decisiones de éste. Es decir, una segunda instancia u órgano de apelación. Entonces, los laudos del CIADI son inapelables, y sus decisiones de fondo no son revisables.

La apelación al CIADI implica un cambio rotundo en los modos en que se imparte justicia al interior de los territorios nacionales. Se trata de una forma legal que ha sorteado los preceptos de las constituciones nacionales. Para algunos autores, la apelación al CIADI implica de hecho una privatización de la justicia.28 Anteriormente, los mecanismos de solución de controversias supranacionales eran para los Estados, es decir, Estado versus Estado, ambos con el mismo estatus jurídico internacional. A partir de la entrada en vigencia del CIADI, las empresas transnacionales se volvieron sujetos de derecho internacional;29 ahora se puede demandar a los Estados en el ámbito internacional, prerrogativa anteriormente sostenida para los Estados. Asimismo, la prórroga de jurisdicción hacia el CIADI implica el abandono de la doctrina Calvo. Esta doctrina, defendida por los países latinoamericanos a fines del siglo xix, implica la obligada sujeción de los extranjeros a las leyes y jueces nacionales. También cabe decir que la apelación al CIADI es violatoria de la Carta de la Organización de los Estados Americanos y de la Carta de las Naciones Unidas. El CIADI, asimismo, estaría generando una nueva deuda externa, ya que se trata de demandas multimillonarias.30

En definitiva, el CIADI cristaliza jurídicamente la búsqueda de certezas por parte del capital. Efectivamente, la prórroga de jurisdicción le permite a las empresas contar con una modalidad particular de demanda frente a los Estados. Claro, no es nuevo el hecho de que una empresa (un privado) pueda demandar al poder público de un territorio determinado (un Estado). Pero, usualmente, quien garantiza la inversión (la propiedad) es la jurisdicción local nacional. Lo novedoso aquí es la instancia supranacional que se abre con la existencia de organismos como el CIADI. El CIADI aparece como el «guardián internacional» de las inversiones, amparado a partir de la firma de miles de TBI (y decenas de TLC) a lo largo y ancho del planeta.

5. Los Tratados Bilaterales de Inversión (TBI) argentinos: cómo se protegen las inversiones

Vamos ahora a abordar las condiciones contractuales de los TBI, para ver así cuáles son las garantías que tienen hoy los capitales a partir de estos tratados. Aclaramos que el énfasis estará puesto sobre los TBI firmados por Argentina, con el fin de observar en un caso concreto el modo en que operan estas condiciones contractuales.31(…)

[email protected]«
http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1870-69162015000200024#:~:text=Servicios%20Personalizados,tlamelaua%40gmail.com

(…) Es importante que las provincias que poseen grandes riquezas naturales no se engañen, creyendo que el RIGI puede traerles beneficios. Es cierto que en términos de exportación de bienes primarios puede implicar un incremento a corto plazo, pero a costa de sacrificar la economía productiva provincial y condenarse a una matriz extractivista con escaso desarrollo local. Es la causa por la cual los industriales de Neuquén se han manifestado también preocupados por el RIGI, en tanto, como proveedores de Vaca Muerta no podrían competir con esas grandes inversiones favorecidas. En síntesis, las PyMEs nacionales son discriminadas, al ser puestas en condiciones artificialmente desventajosas en la competencia con bienes importados que resultan subsidiados de modo indirecto. (…)

ACTUAL: Nuestras luchas campesinas, arraigadas profundamente en los principios de la Soberanía Alimentaria, buscan establecer un sistema inclusivo que promueva las economías rurales y los medios de vida de lxs campesinxs, al tiempo que cultivan la esperanza para evitar tragedias como el suicidio, la desintegración familiar y la migración forzada en zonas rurales. Reconociendo la Soberanía Alimentaria, la Agroecología Campesina, el acceso popular a la tierra, el territorio y los bienes comunes como soluciones genuinas a las crisis globales, La Vía Campesina aboga fervientemente por la implementación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Campesinos y otras Personas que Trabajan en Zonas Rurales (UNDROP), un instrumento internacional crucial que aborda las crisis multifacéticas que enfrentan el campesinado. Además, abogamos por el establecimiento de un nuevo marco de comercio internacional basado en la cooperación y la Soberanía Alimentaria para desafiar el sistema de comercio neoliberal que perpetúa el hambre. Simultáneamente, nos estamos preparando para el Foro Mundial Nyéléni en 2025, que convocará al movimiento internacional por la Soberanía Alimentaria para enfrentar los desafíos del hambre y la pobreza mediante el avance del desarrollo y el fortalecimiento de las economías locales.

El 17 de abril, ocuparemos las calles y todos los espacios donde se sientan las luchas campesinas para reafirmar con fuerza nuestra vía campesina y fortalecer la Soberanía Alimentaria en nuestros territorios. Instamos encarecidamente a todos lxs miembros, aliadxs y simpatizantes de La Via Campesina a movilizarse ahora y durante todo abril, unidxs en una sola voz de solidaridad para apoyar las luchas campesinas contra las crisis globales.

LLAMADO DE YAKARTA:

Nosotros, La Vía Campesina, venimos a extender nuestro llamado urgente a tejer hilo a hilo la unidad a nivel global entre organizaciones del campo y la ciudad para participar activa, propositiva y decididamente en la construcción de una nueva sociedad, basada en la soberanía alimentaria, la justicia y la igualdad. Nos encontramos aquí convocados por el espíritu de nuestros amigos y líderes, y todos aquellos cuyo coraje y compromiso con nuestras luchas nos inspiran. La Vía Campesina, un movimiento internacional campesino que reúne a más de 200 millones de campesinas y campesinos, pueblos indígenas, pescadores, recolectores y trabajadores agrarios. Con la creatividad de las mujeres y el entusiasmo de nuestros jóvenes venimos de 150 organizaciones y 70 países. (…)

Tierra y territorios

Defendemos una «Reforma Agraria Integral» que ofrezca plenos derechos sobre la tierra, reconozca los derechos legales de los pueblos indígenas a sus territorios, garantice a las comunidades pesqueras el acceso y el control de las zonas y ecosistemas de pesca y reconozca el acceso y el control de las tierras y las rutas de migración de pastoreo. Esta es la única manera de asegurar un futuro para los jóvenes del campo.

La «Reforma Agraria Integral», vista como una distribución masiva de tierras junto al apoyo con recursos para la producción y el sustento, debe garantizar el acceso permanente a los jóvenes, las mujeres, los desempleados, los sin tierra, para complementar a las pequeñas fincas, a los desplazados y todos aquellos que estén dispuestos a participar en la producción a pequeña escala de alimentos agroecológicos. La tierra no es una mercancía. Deben reforzarse las leyes existentes y crear nuevas para protegernos de la especulación y un marco jurídico que impida la especulación con ellas y su acaparamiento. Continuaremos nuestra lucha en defensa de las tierras y los territorios.

Semillas, bienes comunes y agua

Enaltecemos a las semillas, el corazón de la Soberanía Alimentaria, con el principio Semillas Patrimonio de los Pueblos al Servicio de la Humanidad, reafirmado hoy por cientos de organizaciones en todo el mundo. Nuestro desafío pasa hoy por seguir manteniendo a nuestras semillas vivas en manos de nuestras comunidades, por multiplicarlas en el marco de nuestros sistemas campesinos. Continuaremos la lucha contra su apropiación a través de diversas formas de propiedad intelectual y su destrucción por su manipulación genética y otras nuevas tecnologías. Nos oponemos a los paquetes tecnológicos que combinan transgénicos con el uso masivo de pesticidas.

Seguimos hoy enfrentando la Leyes de semillas que, de la mano de los intereses de las corporaciones, son privatizadas y mercantilizadas. Seguimos enfrentando a los transgénicos y luchando por un mundo libre de transgénicos.

Los ciclos de la vida fluyen a través del agua y ella es una parte esencial de los ecosistemas y la vida. El agua es un bien común y como tal debe ser protegido.

Construyendo desde nuestras fortalezas

Nuestra gran fortaleza es crear y mantener unidad en la diversidad. Nosotros tenemos una visión del mundo inclusiva, amplia, práctica, radical y esperanzada como invitación a unirnos en la transformación de nuestra sociedad y la protección de la Madre Tierra.

  • Las movilizaciones populares, la confrontación con los poderosos, la resistencia activa, el internacionalismo, el compromiso con los movimientos de base locales son esenciales para lograr cambios sociales efectivos.
  • En nuestra heroica lucha por la Soberanía Alimentaria continuaremos construyendo alianzas esenciales con los movimientos sociales, los trabajadores y organizaciones urbanas y de las periferias, con migrantes, con quienes luchan contra la megaminería y las megarepresas, entre otras.
  • Nuestras principales herramientas son la formación, la educación y la comunicación. Estamos fomentando el intercambio de conocimientos acumulados hasta el presente con metodologías y contenidos de formación cultural, política e ideológica y técnica; multiplicando nuestras escuelas y experiencias de educación de nuestras bases y desarrollando nuestras herramientas de comunicación desde nuestras bases. 
  • Nos comprometemos a crear espacios especiales para potenciar a nuestros jóvenes. Nuestra mayor esperanza hacia el futuro es la pasión, energía y compromiso de nuestros jóvenes articulada en los jóvenes de nuestro movimiento.

Nos vamos de esta VI Conferencia Internacional de La Vía Campesina dando la bienvenida a las nuevas organizaciones que se han integrado al Movimiento, seguros de nuestras fortalezas y llenos de esperanzas hacia el futuro.


¡Por la tierra y la soberanía de nuestros pueblos!

¡Con solidaridad y lucha!

NOS URGE RECUPERAR A:

El Llamado de Yakarta

10 julio 2013 Declaraciones y Mociones de la VI Conferencia

Llamamiento de la VI Conferencia de la Vía Campesina Egidio Brunetto – 9 al 13 de junio

(Yakarta, el 12 de junio de 2013) Nosotros, La Vía Campesina, venimos a extender nuestro llamado urgente a tejer hilo a hilo la unidad a nivel global entre organizaciones del campo y la ciudad para participar activa, propositiva y decididamente en la construcción de una nueva sociedad, basada en la soberanía alimentaria, la justicia y la igualdad. Nos encontramos aquí convocados por el espíritu de nuestros amigos y líderes, y todos aquellos cuyo coraje y compromiso con nuestras luchas nos inspiran. La Vía Campesina, un movimiento internacional campesino que reúne a más de 200 millones de campesinas y campesinos, pueblos indígenas, pescadores, recolectores y trabajadores agrarios. Con la creatividad de las mujeres y el entusiasmo de nuestros jóvenes venimos de 150 organizaciones y 70 países. Estamos en Asia, hogar de la mayoría de campesinas y campesinos del mundo para festejar nuestros primeros veinte años de lucha.

Comenzamos nuestro camino en Mons (Bélgica) en el año 1993 y articulamos nuestra visión radical de la Soberanía Alimentaria en 1996 en Tlaxcala (México), logrando reposicionar al campesinado, hombres y mujeres como actores sociales centrales en los procesos de resistencia a la agenda de comercio neoliberal y en la construcción de alternativas. Los pueblos de la tierra somos actores indispensables en la construcción, no sólo de un modelo de agricultura distinto, sino de un mundo justo, diverso e igualitario. Somos nosotras y nosotros los que alimentamos a la humanidad y cuidamos la naturaleza. Las generaciones futuras dependen de nosotros para el cuidado de la tierra.

Hoy más que nunca, otro mundo es urgente y necesario. La destrucción de nuestro mundo a través de la sobreexplotación y desposesión de los pueblos y la apropiación de los bienes naturales está produciendo la actual crisis climática y profundas desigualdades que amenazan a la humanidad en su conjunto y a la vida misma. La Vía Campesina dice un rotundo NO a esta destrucción impulsada por las corporaciones.

Nosotros estamos construyendo nuevas relaciones entre los seres humanos y con la naturaleza sobre la base de la solidaridad, la cooperación y la complementariedad. En el corazón de nuestra lucha está en la formulación de una ética para la vida que atraviesa todas nuestras acciones y búsquedas. La Vía Campesina se ha comprometido a dar visibilidad a todas las luchas locales alrededor del mundo, asegurando que sean entendidas desde una perspectiva internacional y contribuye a involucrarlas en un gran movimiento global por la soberanía alimentaria, el cambio social y la autodeterminación de los pueblos del mundo.

Llamamos a todas nuestras organizaciones, a nuestros aliados y amigos, amigas, hermanas y hermanos en la lucha, y a todos aquellos comprometidos con un futuro mejor a continuar caminando juntos y juntas, a rechazar la agenda de la “Economía Verde” y a continuar construyendo la Soberanía Alimentaria.

Nuestras luchas

Soberanía Alimentaria Ya – Transformando el mundo

La Soberanía Alimentaria es el eje central de la lucha por un proyecto de justicia social que hoy convoca a amplios sectores del campo y la ciudad. La soberanía alimentaria es el derecho fundamental de todos los pueblos, naciones y estados a controlar sus alimentos y sus sistemas alimentarios y a decidir sus políticas asegurando a cada uno alimentos de calidad, adecuados, accesibles, nutritivos y culturalmente apropiados. Ello incluye el derecho de los pueblos para definir sus formas de producción, uso e intercambio tanto a nivel local como internacional.

Durante las últimas dos décadas nuestra visión de la Soberanía Alimentaria ha inspirado a una generación de activistas comprometidos con el cambio social. Nuestra visión del mundo implica una revolución agrícola que significa profundas transformaciones agrícolas, socioconómicas y políticas. La Soberanía Alimentaria ha enfatizado la importancia crucial de la producción local y sustentable, el respeto por los derechos humanos, precios justos para los alimentos y la agricultura, comercio justo entre países y la salvaguarda de nuestros bienes comunes contra la privatización.

Hoy estamos frente a la mayor crisis de nuestra historia y la misma es una crisis sistémica. Las crisis alimentaria, laboral, energética, económica, climática, ecológica, ética, social, política e institucional están llevando al colapso en muchas partes del mundo. En simultáneo, la crisis energética se agudiza día a día frente al agotamiento de los combustibles fósiles y es enfrentada con falsas soluciones que van desde los agrocombustibles a la energía nuclear, la cual ha demostrado ser una de las peores amenazas para la vida sobre la tierra. 

Rechazamos el capitalismo, que en este momento se caracteriza por un agresivo flujo del capital financiero y especulativo hacia la agricultura industrial, la tierra y la naturaleza. Esto ha generado un inmenso acaparamiento de tierras, la expulsión de campesinas y campesinos de su tierra, la destrucción de pueblos, comunidades, culturas y sus ecosistemas, creando migraciones y desempleo masivos. Esto genera masas de migrantes económicos y refugiados climáticos y desempleados, incrementando las inequidades existentes.

Las transnacionales en complicidad con los gobiernos y las instituciones internacionales están imponiendo, bajo el pretexto de la Economía Verde, monocultivos de transgénicos, la megaminería, las grandes plantaciones forestales, la imposición de plantaciones de agrocombustibles, la construcción de grandes represas, el fracking y los oleoductos o la privatización de nuestros mares, ríos, lagos y nuestros bosques. La Soberanía Alimentaria recupera el control sobre nuestros bienes comunes devolviéndolos a manos de las comunidades.


La Agroecología  es nuestra opción para el presente y para el futuro

La producción de alimentos basada en la agricultura campesina, el pastoralismo y la pesca artesanal sigue siendo la principal fuente de alimentos en el mundo. La agricultura campesina de base agroecológica constituye un sistema social y ecológico que está conformado por una gran diversidad de técnicas y tecnologías adaptadas a cada cultura y geografía. La agroecología elimina la dependencia de los agrotóxicos; rechaza la producción animal industrializada; utiliza energías renovables; permite garantizar alimentación sana y abundante; se basa en los conocimientos tradicionales y restaura la salud e integridad de la tierra. La producción de alimentos en el futuro estará basada en un creciente número de personas produciendo alimentos en forma diversa y resiliente.

La agroecología protege la biodiversidad y enfría el planeta. Nuestro modelo agrícola no solo puede alimentar a toda la humanidad sino que también es el camino para detener el avance de la crisis climática enfriando el planeta a través de la producción local en armonía con nuestros bosques, alimentando la biodiversidad y la reincorporación de la materia orgánica a sus ciclos naturales.

Justicia social y climática, y solidaridad

A medida que avanzamos y construimos a partir de nuestra diversidad cultural y geográfica, nuestro  movimiento por la soberanía alimentaria se ve reforzado, integrando la justicia  y la igualdad social. Practicando la solidaridad por sobre la competencia, rechazamos el patriarcado, el racismo, el imperialismo y luchamos por sociedades democráticas y participativas, libres de explotación de las mujeres, los niños, los hombres o la naturaleza.

Demandamos justicia climática ya mismo. Quienes más sufren este caos climático y ecológico no son los que lo han provocado. Las falsas soluciones de la economía verde para continuar el crecimiento capitalista están empeorando la situación. Se crea una deuda ecológica y climática que debe ser corregida. Por esta razón demandamos la inmediata detención de los mecanismos de mercados de carbono, geoingeniería, REDD y los agrocombustibles.

Ratificamos la necesidad y nuestro compromiso de luchar en forma permanente contra las corporaciones transnacionales, entre otras cosas, boicoteando sus productos y rechazando cooperar con sus prácticas de explotación. Los Tratados de Libre Comercio y los acuerdos de inversión han creado condiciones de extrema vulnerabilidad e injusticias para millones. La implementación de estos tratados trae como resultado la violencia, la militarización y la criminalización de la resistencia. Otra consecuencia trágica de los mismos es la creación de una masa masiva de migrantes mal pagados, con trabajos inseguros e insalubres y con violaciones de sus derechos humanos y discriminación. La Vía Campesina ha logrado colocar los derechos de los campesinos y campesinas en la agenda del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU y llamamos a los gobiernos a ponerlos en práctica. Nuestra lucha por los derechos humanos está en el corazón de la solidaridad internacional e incluye los derechos y protección social de los agricultores migrantes y trabajadores de la alimentación.

Las luchas por el derecho a la tierra, a la alimentación, al trabajo digno, contra la destrucción de la naturaleza, son criminalizadas. Son cientos los compañeros y compañeras que han sido asesinados en los últimos años y otros muchos ven amenazadas sus vidas o son perseguidos y encarcelados, frecuentemente con el apoyo o la complicidad de las autoridades públicas.

Un mundo sin violencia y discriminación contra las mujeres

Nuestra lucha es para construir una sociedad basada en la justicia, la igualdad y la paz. Exigimos el respeto de todos los derechos de las mujeres. Rechazando el sistema capitalista, patriarcal, la xenofobia, la homofobia y cualquier tipo de discriminación, reafirmamos nuestro compromiso en lograr una equidad total entre hombres y mujeres. Esto requiere el fin de toda forma de violencia contra las mujeres, doméstica, social e institucional, tanto en las zonas rurales como en las zonas urbanas. Nuestra Campaña contra la Violencia hacia las Mujeres está en el corazón de nuestras luchas.

Paz y desmilitarización

Vivimos un incremento de conflictos y guerras para la apropiación, proliferación de bases militares y criminalización de la resistencia. La violencia es intrínseca a este sistema capitalista mortal basado en la dominación, la explotación y el pillaje. Nosotros estamos comprometidos con el respeto, la dignidad y la paz.

Nos duelen y nos honran los cientos de campesinas y campesinos que han sido amenazados, perseguidos, encarcelados, asesinados por sus luchas. Continuaremos exigiendo rendición de cuentas y castigo para quienes violan los derechos humanos y los derechos de la naturaleza. Demandamos también la liberación inmediata de todos los presos políticos.

Tierra y territorios

Defendemos una Reforma Agraria Integral que ofrezca plenos derechos sobre la tierra, reconozca los derechos legales de los pueblos indígenas a sus territorios, garantice a las comunidades pesqueras el acceso y el control de las zonas y ecosistemas de pesca y reconozca el acceso y el control de las tierras y las rutas de migración de pastoreo. Esta es la única manera de asegurar un futuro para los jóvenes del campo.

La Reforma Agraria Integral, vista como una distribución masiva de tierras junto con el apoyo con recursos para la producción y el sustento, debe garantizar el acceso permanente a los jóvenes, las mujeres, los desempleados, los sin tierra, para complementar a las pequeñas fincas, a los desplazados y todos aquellos que estén dispuestos a participar en la producción a pequeña escala de alimentos agroecológicos. La tierra no es una mercancía. Deben reforzarse las leyes existentes y crear nuevas para protegernos de la especulación y un marco jurídico que impida la especulación con ellas y su acaparamiento. Continuaremos nuestra lucha en defensa de las tierras y los territorios.

Semillas, bienes comunes y agua

Enaltecemos a las semillas, el corazón de la Soberanía Alimentaria, con el principio Semillas Patrimonio de los Pueblos al Servicio de la Humanidad, reafirmado hoy por cientos de organizaciones en todo el mundo. Nuestro desafío pasa hoy por seguir manteniendo a nuestras semillas vivas en manos de nuestras comunidades, por multiplicarlas en el marco de nuestros sistemas campesinos. Continuaremos la lucha contra su apropiación a través de diversas formas de propiedad intelectual y su destrucción por su manipulación genética y otras nuevas tecnologías. Nos oponemos a los paquetes tecnológicos que combinan transgénicos con el uso masivo de pesticidas.

Seguimos hoy enfrentando la Leyes de semillas que, de la mano de los intereses de las corporaciones, son privatizadas y mercantilizadas. Seguimos enfrentando a los transgénicos y luchando por un mundo libre de transgénicos.

Los ciclos de la vida fluyen a través del agua y ella es una parte esencial de los ecosistemas y la vida. El agua es un bien común y como tal debe ser protegido.

Construyendo desde nuestras fortalezas

Nuestra gran fortaleza es crear y mantener unidad en la diversidad. Nosotros tenemos una visión del mundo inclusiva, amplia, práctica, radical y esperanzada como invitación a unirnos en la transformación de nuestra sociedad y la protección de la Madre Tierra.

  • Las movilizaciones populares, la confrontación con los poderosos, la resistencia activa, el internacionalismo, el compromiso con los movimientos de base locales son esenciales para lograr cambios sociales efectivos.
  • En nuestra heroica lucha por la Soberanía Alimentaria continuaremos construyendo alianzas esenciales con los movimientos sociales, los trabajadores y organizaciones urbanas y de las periferias, con migrantes, con quienes luchan contra la megaminería y las megarrepresas, entre otras.
  • Nuestras principales herramientas son la formación, la educación y la comunicación. Estamos fomentando el intercambio de conocimientos acumulados hasta el presente con metodologías y contenidos de formación cultural, política e ideológica y técnica; multiplicando nuestras escuelas y experiencias de educación de nuestras bases y desarrollando nuestras herramientas de comunicación desde nuestras bases. 
  • Nos comprometemos a crear espacios especiales para potenciar a nuestros jóvenes. Nuestra mayor esperanza hacia el futuro es la pasión, energía y compromiso de nuestros jóvenes articulada en los jóvenes de nuestro movimiento.

Nos vamos de esta VI Conferencia Internacional de La Vía Campesina dando la bienvenida a las nuevas organizaciones que se han integrado al Movimiento, seguros de nuestras fortalezas y llenos de esperanzas hacia el futuro.


¡Por la tierra y la soberanía de nuestros pueblos!

¡Con solidaridad y lucha!

Fuente: https://viacampesina.org/es/llamamiento-de-yakarta/

9 de abril de 2024

Ecologismo de la clase trabajadora y justicia climática https://rebelion.org/ecologismo-de-la-clase-trabajadora-y-justicia-climatica/

Un camino que nos convoca, abajo a la izquierda, a unir nuestras defensas de territorios con las del trabajo y las de la dignidad humana de las diversidades de abajo.

3 de abril de 2024

Con la justificación de combatir fascismo desde un sector de izquierda marxista leninista no electoralera invita al conversatorio de Soberanxs sobre juicio político a Milei. De modo que apoya a:

-Quienes han constituido ese espacio político dentro del Frente para todos a favor de Cristina Fernández en contra de Alberto Fernández en 2021 a consecuencia de derrota en elecciones de medio término.

-Quienes eligió Soberanxs como abogados expertos que confirman su defensa de la democracia que legalizó y legitimó durante 40 años la puesta en práctica de la Miseria Planificada por el establishment durante su militarizada dictadura genocida.

-Contenidos del juicio político que ratifican la institucionalidad y normalidad del régimen extractivista o sea de la criminalidad de lesa humanidad y lesa naturaleza del modo capitalista de producción avanzando como ecocidios con sus consecuentes genocidios que silencia e invisibiliza.

Ahora cuestionemos que Milei es el fascismo a combatir y no el capitalismo que, con la excusa de defenderse de HAMAS, está desplegando genocidio y expulsión de Gaza de los palestinos con apoyo integral de todas sus democracias. La resistencia palestina debe constituirse en causa común de todos los pueblos planetarios y sobre todo del Abya Yala porque el fascismo de hoy, como el desarrollado contra la Unión Soviética, también responde a que el sistema mundo se ve amenazado en su existencia dependiente no sólo de la explotación laboral sino sobre todo de acaparar los bienes comunes que denomina eufemísticamente recursos naturales para justificar su devastación del planeta al mercantilizar la naturaleza.

29 de marzo de 2024

Hoy urge instalar el debate sobre el despido en el enorme sector privado y el masivo en el Estado social, reparemos que sucede al revés en el Estado represor desde el 2011 cuando Cristina Fernández de Kirchner promulgó la ley antiterrorista y con lenguaje eufemístico nombró al ajuste «sintonía fina».

Ese debate consistirá en la construcción conjunta -abajo a la izquierda- del enfoque que active la lucha en vez de la caída en la desesperación pero sobre todo aclare, para que no haya regreso del Partido Justicialista al gobierno cuando ha sido garante principal de los 40 años de desarrollo del neoliberalismo o expropiación oligopólica de los bienes comunes (sociales y naturales), el objetivo de enfrentamiento o antagonismo irreconciliable y las potencialidades de subjetividades colectivas que han emergido de superar la negación de otro destino suyo del programado por el capitalismo.

Organicemos el comienzo de esa deliberación mirando a decidir qué y cómo hacer al protagonismo de los pueblos de Argentina en construir su autodeterminación plurinacional.

18 de marzo de 2024

Las y los 30.000 lucharon contra la instauración del neoliberalismo o sea contra la «MISERIA PLANIFICADA» como Rodolfo Walsh acusó a la Junta Militar en 1977.

¿POR QUÉ HONRARLOS NO ES DEFENDER LA DEMOCRACIA VIGENTE DESDE FINES DE 1983?

Los 40 años resultaron no sólo en expansión de ecocidios-genocidios silenciados e invisibilizados por el capitalismo sino que, en el año 2023, 60% de los menores de 17 y casi el 80% de la ancianidad estaban avasallados totalmente en sus derechos humanos.

En fin, el gobierno de Alberto y Cristina Fernández estableció: la legalización de la dictadura en el agro del Consejo Agroindustrial Argentino en continuidad del Plan Estratégico Agroalimentario-Agroindustrial 2010-2020 hambreador a la vez que desertificador; y la presidencia de facto de Sergio Massa quien entabló las relaciones carnales de Argentina con EE.UU.
Gracias al gobierno de los Fernández, también, los 40 años concluyeron en la máxima degradación de las elecciones. Ya que el balotaje estuvo restringido a expresar odio contra el candidato distinto al votado. Aún más, el DNU y la ley ÓMNIBUS ya habían sido elaborados por el poder oficializado como poder real, que lo es por el artículo 22 de la Constitución Nacional que prohíbe la autodeterminación a los pueblos de Argentina.

Constatamos que el balotaje se redujo a legitimar el DNU y la ley Ómnibus como base para desplegar el punto 6 del Pacto de Mayo y que ambos candidatos se ofrecieron para garantizar su gobernabilidad.

¿CÓMO DEDUCIMOS ESTO? Inmediatamente antes del balotaje, tanto Massa como Milei explicitaron aplausos al estado sionista de Israel por el genocidio de palestinos y explicitaron la ratificación de las relaciones carnales de Argentina con EE.UU. Las dos puestas en agenda pública implican identificación plena con la centralidad actual para el sistema mundo capitalista de acaparar territorios y sobreexplotarlos para mercantilizar e industrializar sus minerales, agua, hidrocarburos.

16 de marzo de 2024

Reflexionemos respecto a la impunidad de ayer y hoy para el 24 de marzo en honra a las/los 30.000 y a Jorge Julio López, también a Silvia Suppo.

«Ayer» ¿incluye a los gobiernos K y al de Alberto-Cristina Fernández cuyo último año le delegaron a Sergio Massa para entablar relaciones carnales de Argentina con EE.UU. y agravar aún más los robos a los de abajo que son los ajustazos y la hiperinflación que hicieron viable al balotaje basado en fomentar sólo la expresión de odio al otro candidato que el votado?

«Hoy» ¿implica reconocer, por un lado, que el DNU y la LEY ÓMNIBUS ya habían sido elaboradas por el oficializado como poder real de modo que el balotaje sólo las legitimó?

Por otro lado, ¿el HOY sitúa en que los dos candidatos o sea Sergio Massa y Javier Milei se ofrecieron garantes de hacer a la gobernabilidad de las bases para fascitizar los extractivismos y consolidar el autoritarismo militarizado de las relaciones carnales de Argentina con EE.UU.?

“Hoy” ¿nos sitúa con prioridad contra el Pacto de Mayo Sin Grieta porque ambos agrupamientos de los partidos de estado pretenden la gobernabilidad sobre la total expropiación de los bienes comunes tanto sociales como naturales?

 “HOY” ¿Asume los 40 años probando que la incesante privatización-mercantilización implicó el progreso en la súper explotación de la naturaleza y de los trabajadores, los pueblos e individuos de abajo de la Argentina?

PORQUE EL DIAGNÓSTICO POLÍTICO para la unión del 24 de marzo honrando a los 30.000 y a Jorge Julio López DEBE CONTEXTUALIZAR EL HOY EN LA VERDAD OBJETIVA:

-Inmediatamente antes del balotaje tanto Massa como Milei explicitaron aplauso al genocidio y expulsión de Gaza de los palestinos por el binomio de Israel con EE.UU.. También ambos ratificaron compromiso con la consolidación de las relaciones carnales de Argentina con EE.UU. ya establecidas por Sergio Massa.

-El hambre aumentó criminalmente con el Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial 2010-2020 de despliegue del sistema de soja transgénica en indisoluble binomio con agrotóxicos. Pese a consecuencias tan graves como la desertificación, la desindustrialización, la concentración y transnacionalización económica territorial de Argentina y por tanto, el empobrecimiento letal de sus pueblos: Alberto y Cristina Fernández presentaron al Congreso en el año 2020(cuando nos habían impuesto confinamiento militarizado) el Plan 2020-2030, para convertirlo en ley, de quienes dominan al sistema global de agronegocios.

-«Argentina: Hambre y capitulación»

Por Silvana Melo y Claudia Rafael

(APe) 16 Marzo 2022

Silvana Melo

https://pelotadetrapo.org.ar/el-hambre-y-la-capitulacion…/

6 de marzo de 2024

LO PRUEBA LA IDENTIFICACIÓN CON EL RÉGIMEN EXTRACTIVISTA

Hoy el capitalismo se plantea el Pacto de Mayo para optimizar el poder territorial que establecen la Constitución de 1994 por un lado y por otro, su constante actualización mediante los aparatos clientelares; las redes de narcotráfico y las de prostitución; las fuerzas especiales y los comandos unificados federales del Estado Represor que nos somete a financiarlo cada vez más, a expensas del Estado social, mediante el persistente agravamiento del ajuste y la inflación.

¿Hacia dónde apunta el Pacto de Mayo?

A amurallarnos, a las diversidades de abajo, en contra de las defensas y recuperaciones de territorios que desde hace años o décadas frenan los extractivismos, es decir, a los ecocidios con sus consecuentes genocidios silenciosos.

Desde 2024 esas autoorganizaciones en asambleas y en comunidades indígenas continuarán sus luchas, pero éstas adquirirán el carácter de bloqueo al cumplimiento del gobierno de Milei con la herencia gestionada por Alberto y Cristina Fernández. Claro, también Sergio Massa garantizó la aceleración e intensificación de la acumulación oligopólica durante más de un año de ser presidente de facto.

¿En qué consiste esta herencia?

a) El Plan Nacional de Minería consolidando la conversión de Argentina en subsidiadora de la megaminería que ocurrió durante los ‘progresistas’ nac&pop gobiernos del matrimonio Kirchner. También el gobierno de los Fernández instauró que, a través, de YPF, la megaminería del litio fuese financiada por nosotros, los de abajo.

 b) La ley del agro que presentaron Alberto y Cristina Fernández al Congreso y es el Plan hasta el año 2030 del Consejo Agroindustrial Argentino o sea de quienes imponen el sistema global de agronegocios y los únicos beneficiarios del Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial 2010-2020 que garantizó Cristina Fernández de Kirchner como presidenta.

¿Cuáles fueron las gravísimas consecuencias del PEA2 que se profundizarán con el Plan 2020-2030? Concentración y transnacionalización económica territorial, desindustrialización con despidos masivos, desertificación (deforestación, extensión de monocultivos transgénicos o modificados para tolerar venenos mortíferos y cancerígenos, envenenamiento de la vida humana-no humana y de los subsistemas planetarios que viabilizan su existencia, aniquilamiento de la soberanía alimentaria y de las economías regionales y aumento-profundización incesante de la pobreza estructural, la malnutrición, el hambre, también de enfermedades crónicas y discapacidades.

De modo que Cristina y Alberto Fernández, mientras nos tenían confinados militarmente sobre todo a las barriadas de desposeídos de todos sus derechos, agravaron a la causa fundamental de la pandemia legalizando y legitimando la dictadura del Consejo Agroindustrial Argentino.

c) La ley Chevron promulgada por la presidenta Cristina Fernández a continuación de nacionalizar parcialmente a YPF. Lo último fue para forzarnos a financiar los subsidios directos e indirectos a las grandes petroleras debido a las cuantiosas inversiones que exige el fracking hoy limitado a Vaca Muerta que destruye las condiciones de vida en Neuquén y en parte de Río Negro, La Pampa y Mendoza. Pero también afecta a Chubut y sobre todo a Entre Ríos por la extracción de arenas apropiadas para el fracking. En fin, además, está Bahía Blanca (en provincia de Buenos Aires) debido a su puerto con terminales para exportar esos hidrocarburos no convencionales.

Por tanto, urge dar fin a la consigna que predomina abajo a la izquierda en Argentina: «la lucha está en la calle». Recordemos cuantas movilizaciones multitudinarias ha habido y lo máximo conseguido es frenar momentáneamente el progreso del capitalismo en Argentina que vuelve siempre a resurgir con creciente fortaleza.

Es hora de incorporarnos mayoritariamente a las defensas y recuperaciones de territorios que se multiplican a lo largo y ancho del país-continente.

Las luchas territoriales interpelan la solidaridad de abajo y a la izquierda

Están resistiendo a la mercantilización de la naturaleza cuyos entramados de vidas y sus complejidades son obra de la coevolución de todos los seres vivientes con el planeta desde la era Precámbrica aproximadamente 1.500 millones de años. También resultan de la coevolución entre las culturas de los distintos pueblos planetarios y la Madre Tierra cuya salud incluye a la humana y está siendo arrasada por el sistema mundo capitalista y sus locales.

Implican otras relaciones sociales tendientes a la convivencia intrahumana sin fronteras ni muros burgueses y con la naturaleza. Hacen centro en los bienes comunes o sea miran hacia erradicar la gran propiedad privada y estatal sobre las tierras y sus componentes. Comunalizan ante todo.

2 de marzo de 2024

No estoy de acuerdo con culpar o responsabilizar a quienes votaron a Milei. Los 40 años prueban que, independientemente de resultados de la elección, hubo continuidad y profundización de la Miseria Planificada como Rodolfo Walsh acusó a la Junta Militar en 1977.

En ese mirar contra quienes votaron a Milei, tampoco se realiza revisión crítica sobre la degradación democrática del balotaje reducido a expresar sólo odio al candidato presentado como opuesto al votado. Cuando lo cierto es que tanto Massa como Milei se ofrecieron garantes de gobernabilidad del DNU, Ley Ómnibus y Protocolo Represivo que estaban implícitos en el balotaje como base para despoblar por completo a Argentina. Esto debió leerse en el explicitar ambos candidatos el aplauso al Estado sionista de Israel y las relaciones carnales de Argentina con EE.UU.

PIENSO: urge multiplicar espacios en común donde facilitemos diálogos para construir -desde abajo a la izquierda- otro diagnóstico político de la actual situación. Sería comenzar por enfocar los 40 años en su legalización y legitimación de la incesante acumulación oligopólica de riquezas, poder de dominio e ingresos.

Sería asumir esos 40 años como desarrollo del neoliberalismo y que fue posible por el Partido Justicialista en sus distintos disfraces acordes con la maduración de la mayoría crítica de las diversidades de abajo.

POR ESO URGE INDEPENDENCIA DEL PJ o ruptura de la conciliación con el sistema opresor-represor que fundó el nazi fascista de Juan Domingo Perón cuya comunidad organizada según Mussolini todavía rige. De ahí que el PJ ha sido y es el principal garante de la gobernabilidad hasta hoy del crecimiento político económico de oligopolios locales e imperialistas mediante incesante agravamiento de expropiación de los bienes comunes (sociales y naturales) y de expoliación tanto a la naturaleza como a los trabajadores, pueblos e individuos de abajo de la Argentina.

Ahora, el desafío abajo a la izquierda incluye, además, CUESTIONAR REPRESENTACIÓN DEL FIT-U. Ponerle fin es imprescindible para abrir caminos al protagonismo deliberativo de los pueblos y comunidades territorializadas de Argentina que creen sus respectivos «buenos vivires, convivires».

Por último. pero en simultáneo, es crucial constituir la confederación democrática mirando hacia el poder de la unión plurinacional e internacional.

·  ·  ·  · 

Jorge Julio López y Silvia Suppo  patentizan a qué se expusieron  ex desaparecidos-detenidos por testimoniar ante la no apertura de archivos de los 40 años de democracia esencialmente antisubversiva para garantizar el incesante acaparamiento gran capitalista de riquezas, poder de dominio e ingresos. Pero, pienso como Vanesa Orieta, en los desaparecidos y asesinados durante los 40 años con incremento notable -según CORREPI- a partir de los gobiernos K

Hoy urge afirmarnos en que nuestra lucha por la vida y los territorios libres de extractivismos es contra el capitalismo (no reducido al fuera Milei y nuestro fetiche FMI) cuyo acaparamiento para el 1% humano de bienes comunes es ecocida genocida o sea ejecuta criminalidad de lesa humanidad y de lesa naturaleza

Afirmarnos o arraigarnos con vigor en cuanto hemos ido construyendo, aprendimos de pueblos originarios y proyectamos en caminos hacia habitar el país, el continente y el mundo según creaciones de cada comunidad, pueblo de sus respectivos buenos vivires convivires. Y mirando a constituir confederación democrática

20 de febrero de 2024

Ante todo por ser responsables de la actual situación de máxima ofensiva o guerra del capitalismo local contra las diversidades de abajo. En razón de establecer la obediencia debida al liderazgo de CFK del Partido Justicialista (PJ) que fue el principal e imprescindible garante de los 40 años de legitimación y legalización del desarrollo neoliberal o de la Miseria Planificada como Rodolfo Walsh acusó a la Junta Militar en 1977. Aceptaron y apoyaron al gobierno de Alberto y Cristina Fernández que burló la voluntad popular del Nunca Más gobierno de Mauricio Macri en las PASO de 2019.

¿Cómo? Dejaron que Mauricio Macri continuase profundizando ataque a trabajadores y pueblos de Argentina mientras los Fernández impusieron el Pacto Social a todas las organizaciones sindicales (CGT y las CTA) y a la dirigencia de los desocupados conformados con ser incluidos en la fraudulenta economía popular.

Los falsos representantes de trabajadores pactaron con las cámaras y el Estado patronales. ¿Qué? Pese al constante agravamiento del ajuste e inflación debían seguir usurpando poder de los trabajadores de frenar esas expoliaciones para mantener la ‘paz social’ o clima de súper negocios del oficializado como poder real que lo es por la democracia basada en el artículo 22 de la Constitución Nacional prohibiendo la autodeterminación de los pueblos de Argentina.

El Pacto Social fue sostenido durante todo el gobierno FF y de la presidencia de facto de Sergio Massa que condujeron a 60% de los menores de 17 años y a casi el 80% de la ancianidad desposeídos de todos sus derechos humanos por la acelerada e intensificada acumulación gran capitalista (según planes legalizados y legitimados desde fines de 2019 hasta el gobierno de Milei) de riquezas, poder de dominio e ingresos.

En verdad fue la conclusión de los 40 años de profundización del neoliberalismo sin interrupción alguna como demuestra el desarrollo incesante del régimen extractivista. Pero también lo demuestra la degradación de la democracia burguesa (simultánea con la internacional como prueba el apoyo integral al genocidio y a la expulsión territorial de los palestinos en vivo y directo) que instala el balotaje para legitimar lo que está haciendo el sistema mundo capitalista y su local en Palestina.

Confirmamos esto en que tanto Massa como Milei se presentaron garantes de esa absolutización del acaparamiento de tierras desertificadas en todo sentido. ¿Cómo? Aplaudieron felices al Estado sionista de Israel sostenido por EE.UU., recordemos abrazo contentísimo de Massa al embajador Stanley en la DAIA convocante a esa reunión de apoyo explícito al genocidio palestino. Además, los dos se definieron por seguir con las relaciones carnales (establecidas por Sergio Massa-Alberto y Cristina Fernández-PJ) de Argentina con Estados Unidos.

¿Cuál ha sido la reacción de los K durante el gobierno de los Fernández y la presidencia de facto del neoliberal de siempre: Sergio Massa? Sin importarles la gravedad de las aceleradas e intensificadas expropiaciones y expoliaciones tanto a la naturaleza como a los trabajadores y pueblos e individuos de abajo de la Argentina, estuvieron en silencio y fomentando esperanzas. Lo último se maximizó con la instalación del balotaje maniqueo por el PJ disfrazado de Todos por la Patria y con la convocatoria chantajista a votar por Massa.

Hoy aparecen como quienes anticiparon porqué no al voto a Milei, al voto en blanco y a la abstención electoral. Sin embargo, en ese entonces, nos propusieron desconocer las Memoria, Verdad y Justicia sobre los 40 años de Miseria Planificada y su agravamiento acelerado e intensificado durante el gobierno de los Fernández que hicieron a la presidencia de facto del neoliberal Sergio Massa para continuar profundizando ajuste e inflación y extractivismos.

Hoy participan en organizar asambleas y multisectoriales centradas en hacer caer a Milei-Bullrich. Es decir, no cuestionan al capitalismo en guerra contra los pueblos pero enmascarado de democracias aun cuando éstas cada vez más destapan su carácter antisubversivo para la permanente dictadura del gran capital local e imperialista. Por eso, en simultáneo, el PJ disfrazado de Todos por la Patria se prepara para asumir gobierno nacional que es el deseo del llamado poder real. De modo que unirnos en la Marcha del 24 es encaminarnos a olvidar la canalización de la antineoliberal rebelión popular a fines de 2001 por el matrimonio K liderando al PJ hacia el nuevo patrón de acumulación gran capitalista, la división en esa rebelión cooptando dirigencias de autoorganizaciones abajo, la institucionalización de la mayoría de los organismos de derechos humanos y el ahuecamiento político e ideológico de las aspiraciones de izquierdas.

Insisto en no reconciliarme con los K por su reforzar el fomento de la creencia en el Partido Justicialista como progresista o de centro izquierda y como gobierno defensor de los derechos humanos. Cuando lo cierto es que los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner expandieron los ecocidios con sus consecuentes genocidios y la transnacionalización económica territorial.

La mayoría de los organismos de derechos humanos se convirtieron en fanáticos K que no sólo menospreciaron el avasallamiento total de derechos en las «zonas de sacrificio» para el avance de la acumulación gran capitalista y la exclusión social principalmente por desindustrialización. Sino también se negaron hacerse cargo de las condiciones de vida en las barriadas de desposeídos al estar sometidas a control del Estado policial (aumento notable de gatillo fácil y cárceles súper pobladas de jóvenes pobres bajo estado de excepción) e incluso estigmatizaron a Jorge Julio López haciendo posibles a su segunda desaparición forzada e impunidad de los autores.

Por eso estoy en contra de unificarnos en la Marcha del 24 de marzo. Recuerdo que no fue una simple división, nuestro documento era contra la impunidad de ayer y hoy, de ahí que los K no nos permitían ingresar a la Plaza de Mayo. Tengo la imagen de Adriana Calvo encabezando nuestro abrirnos paso entre el patoteo K, creo que fue antes de su muerte el 12 de diciembre de 2010. El 3 de diciembre había ocurrido la toma de tierras del Parque Iberoamericano por los sin techo. Fue fuertemente reprimida por ambos gobiernos (de la Ciudad y del país) ya que hubo tres muertos: Bernardo Salgueiro, Rosemary Churapuña y Emilio Canaviri Álvarez.

¿Cuál fue la respuesta a esta crisis habitacional de Cristina Fernández de Kirchner? Crear el Ministerio de Seguridad de la Nación al frente nombró a Nilda Garré que lo vertebró en la gendarmería con el Operativo Centinela e infiltración espionaje en las izquierdas partidarias y sociales. En ese año del bicentenario durante el gran festejo, CFK les dijo a representantes de pueblos originarios que serían desalojados y conducidos a otro lugar si sus territorios contenían los mal llamados recursos naturales.

El 20 de octubre de 2010 fue asesinado Mariano Ferreyra a causa de ser solidario con la lucha de los tercerizados o súper expoliados por alianza del Estado con la Unión Ferroviaria cuya patota lo asesinó. Ya en febrero de 2006 ante la pueblada de Las Heras, provincia de Santa Cruz o feudo de los Kirchner, para liberar dirigente de organización de los petroleros tercerizados cuya reivindicación era el pase a planta permanente como petroleros en vez de pertenecer a la UOCRA y la eliminación de impuesto de ganancias al salario: el gobierno de Néstor Kirchner hizo al asesinato de un policía, a la acusación de 10 de trabajadores y a su juicio que los condenó en 2013, creo el día del petróleo, a severas penas tanto que a 4 se los condenó a cadena perpetua.

¡¡Uy!! hay mucho para no olvidar ni perdonar como que hicieron a la gobernabilidad de la profundización-agravamiento K (y también por el gobierno de los Fernández q no respetaron al Nunca Más Macri e hicieron a que Sergio Massa fuese presidente de facto durante más de un año) de la Miseria Planificada como Rodolfo Walsh acusó a la Junta Militar en 1977.

El PJ disfrazado de Todos por la Patria instaló el balotaje entre dos a favor del genocidio y expulsión de los palestinos y de las relaciones carnales de Argentina con EE.UU. Sin embargo, los kirchneristas se involucraron en hacer posible el degradado balotaje ya que expresó sólo odio al otro candidato que el votado y su función fue legitimar el plan del oficializado como poder real. Plan incluido en el balotaje entre dos definidos como garantes de hacer a su gobernabilidad y que se concreta con el DNU y Ley Ómnibus como base para despliegue total y totalitario de los extractivismos rurourbanos.

12 de febrero de 2024


Norma Giarraca hasta su muerte (7/06/2015) luchó contra el proyecto de ley de privatización de las semillas en 2014 y la creencia campesina en la coexistencia de su agricultura con el sistema imperialista de agronegocios que el Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial 2010-2020 reforzó.  Es decir, después del gran festejo del bicentenario, Cristina Fernández de Kirchner implantó esta subsidiada expansión tanto la concentración como de la transnacionalización económica territorial. A consecuencia del PEA² se extendieron: la deforestación, la desertificación, la expropiación a -y el desalojo de- comunidades campesinas e indígenas, el envenenamiento tanto de la vida como de los subsistemas planetarios que la hacen posible, las villas miseria y la pobreza estructural, el hambre, los cánceres, los genocidios silenciados e invisibilizados por el capitalismo local.

Durante el año 2020, el gobierno de Alberto y Cristina Fernández -en simultáneo a imponer abajo el obligatorio confinamiento total- convirtió en ley al plan para el agro de 2020-2030 que presentaron al Congreso (junto a los Fernández) los CEO de los oligopolios con el derecho o libertad de expropiar y expoliar sin responsabilidad de hambrear, precarizar, matar a una creciente mayoría de las diversidades de abajo.

Norma Giarraca, en su artículo “Territorios en disputa” (2006) *, plantea que «los gobiernos pueden tener distintas visiones acerca de las defensas territoriales: pueden verlas como trabas a su gobernabilidad y reprimirlas para crear el “clima de confianza para las nuevas inversiones” o pueden considerarlas como acciones de sus ciudadanos que expanden la democracia y les marcan espacios de regulación para que el Estado proceda. La inercia de la cultura política neoliberal orienta a muchos de los gobiernos considerados “progresistas” de América latina (dentro de los cuales se encuentran el argentino y el uruguayo) a que la primera perspectiva sea la que predomine…».

Norma Giarraca destaca en la disputa de territorios a la «disputa de sentidos. En efecto, para la corriente “productivista” que hegemoniza la política económica: la tierra, los bienes comunes naturales, etc. son sólo “recursos” explotables, puras mercancías mientras que para muchas cosmovisiones indígenas son parte de un “nosotros” en el que hombre y naturaleza están igualmente incluidos. Esta concepción ha sido tomada por algunas corrientes del pensamiento ecologista y en nuestros días es compartida por muchas poblaciones del mundo y de nuestro país.»

La expropiación y el consiguiente acaparamiento de tierras por quienes dominan al sistema mundo capitalista y a sus locales no se detiene pese a generar ecocidios y genocidios. Su criminalidad de lesa naturaleza y lesa humanidad desde 2019 se ha agravado al usar incendios para adueñarse de tierras de los bosques nativos y las selvas. En Colombia, donde la disputa territorial data desde el origen de las fuerzas guerrilleras ante la exclusión masiva a campesinos y la violencia del bipartidismo en 1948, el sistema mundo capitalista junto a su local avanza planificando esos incendios y nos muestra que los incendios en Argentina forman parte de ese plan capitalista e imperialista tanto del hegemonizado por EE.UU. como el de China, Rusia.

Raúl Zibechi advierte en “Argentina desde abajo” **: «Lo que está en juego no es ni más ni menos que la vida, ya que el proyecto del 1% consiste en crear una Franja de Gaza global –integrada por favelas, villas miseria, barriadas y callampas- donde amontonarnos como población sobrante y controlarnos a punta de fusil. Un gran campo de concentración globalizado. Una política que vienen perfeccionando desde hace casi un siglo, primero en las colonias como Argelia y Vietnam, con sus “aldeas estratégicas” o campos de concentración para “quitarle el agua” al pez de las guerrillas y, luego, progresivamente, en todos los mundos de abajo.

Gaza es el horizonte y la inspiración de las clases dominantes durante esta etapa de despojo, que les permita despejar territorios para convertir la vida en mercancías. Por eso la militarización, el paramilitarismo y el narcotráfico se despliegan contra los pueblos, para fomentar las migraciones y el abandono de los campos. No podemos hacernos la menor ilusión en los proyectos políticos electorales y estatistas, porque van a seguir impulsando este proyecto de encierro y muerte con nuevos y más sofisticados métodos, como lo demuestran todos los procesos progresistas. Confiar en los derechos que nos otorgan, sin construir poder de abajo, es tanto como meternos en un callejón.

Por eso, disputar en el terreno electoral es hacerle el juego al proyecto de dominación de arriba. Sólo la resistencia puede impedir que nos encierren en campos a cielo abierto y abrir la esperanza de un mundo nuevo».

En suma, percibamos (o reflexionemos sobre) la realidad tal cual es para comprometernos en resolverla desde abajo a la izquierda. Reparemos que tanto Milei como Massa se postularon afirmando su apoyo al Estado sionista de Israel y su gestión de las relaciones carnales de Argentina con EE.UU.

Hoy mientras nuestra mirada mayoritaria está en Milei, Bullrich, Congreso y centrales sindicales, el capitalismo avanza en satisfacer el imperativo del 1% de acaparar

territorios de los pueblos planetarios sea como sea. Prueba es el genocidio palestino en vivo y directo desde hace 4 meses. Causa común de todos los pueblos debería ser la real y efectiva solidaridad con la resistencia palestina. Saquemos nuestra mirada del escenario institucionalizado para ir asumiendo acciones conjuntas de todas las luchas de autoorganizaciones abajo mirando por la autodeterminación de los pueblos de Argentina, en especial de las defensas y recuperaciones de territorios hacia constituir una gran asamblea enraizada en asambleas locales de deliberación y decisión sobre qué y cómo salir del exterminio masivo del plan legitimado por el balotaje que sólo convocaba al odio contra el otro candidato que el votado.

Discutamos si la imprescindible unión de los diversos de abajo en forma real y efectiva puede ser resultado del proceso de construcción de una reforma agraria integral anticapitalista, antiimperialista, antirracista, anticlerical, antipatriarcal y decolonializadora tanto del saber como del poder. Ya está andando como contraposición a los diversos extractivismos que concentran y transnacionalizan tanto la economía como el territorio de Argentina. Que han concretado la contrarreforma agraria integral durante los 40 años. Pues los planes del gobierno FF los continuaron arrasando la naturaleza (bosques nativos, humedades y ríos, cordillera, sistemas de periglaciar-glaciar, suelos, cultivos de semillas nativas y criollas, etc.) sustituyéndola por ecosistemas artificiales y por gigantescas devastaciones. En síntesis, el capitalismo está destruyendo las condiciones de vida (humana y no humana) tanto del presente como del futuro.

El freno, para luego erradicar, al capitalismo será posible por unión de las defensas-recuperaciones territoriales con las diversas singularidades colectivas que emergieron y emergen por hacerse cargo de sus particulares dignidades negadas por el sistema.

Tengamos en cuenta por qué cultivar el creciente entrelazamiento de las diversidades de abajo como comunalidades territorializadas al identificarnos con la concepción de reforma agraria integral de la Coordinadora Arauco- Malleco (CAM). En efecto, indica que no se trata sólo de desalambrar (o sea de desprivatizar-desestatizar las tierras y desmercantilizarlas) sino ante todo de ir creando comunidades cada vez más entretejidas por sentidos colectivos de vida.

Héctor Llaitul, Werken de CAM, explica por qué no participan de la Asamblea Constituyente en Chile: «No podríamos participar en la institucionalidad opresora. Esa es nuestra posición desde la CAM y desde el movimiento autonomista. Los que han participado de las vías institucionales no han logrado prácticamente ningún derecho fundamental para nuestro pueblo; simplemente son políticas de integración, de subordinación. A nosotros no nos parece que a través de esa vía consigamos mucho. Estamos por la vía del control territorial y la autonomía de facto. De hecho, vamos recuperando metro a metro y desde ahí vamos transformando una realidad que nos golpea a diario a través del latifundio y de las forestales. Nosotros estamos desarrollando un proceso para sentar las bases para la liberación del pueblo-nación mapuche, y eso pasa por una estrategia de resistencia, por un lado, y de reconstrucción, por otro lado». ***

*Realidad Económica Nº 217 enero/febrero 2006, Buenos Aires.
** https://argentina.indymedia.org/2023/11/22/raul-zibechi-argentina-desde-abajo/
*** https://www.resumenlatinoamericano.org/2021/03/03/nacion-mapuche-entrevista-a-hector-llaitul-werken-de-la-coordinadora-arauco-malleco-sobre-el-pseudo-acuerdo-nacional-de-la-burguesia-y-la-farsa-del-proceso-constituyente/

29 de enero de 2024

Alertémonos sobre cómo el Estado represor ha ido sustituyendo al Estado de derecho formal desde el larguísimo confinamiento. En aquel entonces, el gobierno de Alberto y Cristina Fernández justificaron tal predominio como protección del covid-19. Sobre todo, lo aplicaron contra los desposeídos de todo por el capitalismo. Sin embargo, dejaron en libertad de acción a la deforestación que es posiblemente una de las causas fundamentales en el origen del retrovirus SARSCoV2.

Destaquemos la creación a fines de 2022 (a pocos meses que Sergio Massa asumió la presidencia de facto) de los Comandos Unificados de las fuerzas federales para, el primero, despojar del pequeño territorio recuperado a la machi Betiana Colhuan Nahuel, guía espiritual y sanadora en el Puelmapu (territorio mapuche al este de la cordillera de los Andes). Los otros dos, en el Conurbano Bonaerense y en Rosario con el objetivo de prevenir insurrecciones porque en ambos se concentran los expropiados de tierras no sólo en nuestro país sino también en países hermanos. La existencia de los tres, prueba la guerra gran capitalista y estatal contra los pueblos de Argentina que se agudiza con la legitimación conseguida en el degradado balotaje. Pone de relieve que el gobierno de Milei no implica un cambio radical del capitalismo local.

Es que en el balotaje ambos candidatos a presidente explicitaron compartir el objetivo prioritario del sistema mundo capitalista y su local: expandir los extractivismos. En efecto, Milei y Massa se posicionaron a favor de consolidar ese régimen avasallador de los derechos tanto de la naturaleza (o su funcionamiento-evolución esencial a la vida planetaria) como de los trabajadores, pueblos e individuos de abajo de la Argentina. ¿Cómo y cuándo? Los dos se definieron por dicho neofascismo hoy publicitado como propio de las democracias de Occidente: el genocidio y expulsión de los palestinos para la apropiación total y totalitaria de su territorio. Aplaudieron al estado sionista de Israel en compañía de Stanley, embajador de EE.UU. en nuestro país. Sin el sostén integral de EE.UU., Israel no podría continuar.

Entonces, como el avance en la concentración-centralización del capitalismo hoy depende de expropiar y expoliar los territorios planetarios, los planes del bloque dominante, que están implícitos en el balotaje, miran a agravar aún más la aceleración e intensificación de los extractivismos o de los ecocidios con sus consecuentes genocidios silenciosos que hubo durante el gobierno de los Fernández. Van a multiplicar las “zonas de sacrificio” destapando así la incompatibilidad del capitalismo con el Estado de derecho formal. Violencia de destrucción, expropiación-expoliación y militarización en esas comunidades sometidas a la ocupación económica territorial de transnacionales con sus socios locales que deberíamos, abajo a la izquierda, haber repudiado e inviabilizado.

Es crucial que develemos la democracia -vigente desde fines de 1983 sin interrupción alguna- como consolidación de la herencia de la dictadura genocida cuyo resultado fue la instauración del neoliberalismo. La institucionalizó, durante sus 40 años, mediante implantación del progreso incesante en la legalidad-legitimidad del privilegio a las crecientes rentabilidades extraordinarias del poder concentrado por sobre las necesidades e intereses de las diversidades de abajo. Es decir, que cumplió con la “Miseria Planificada” como Rodolfo Walsh acusó a la Junta Militar en 1977. Al finalizar sus 40 años, en 2023, el 60% de los menores de 17 años y casi el 80% de la ancianidad habían sido avasallados total y totalitariamente en sus derechos humanos.

Tamaña criminalidad e injusticia implica al autodenominado gobierno de los derechos humanos. Tengamos presente el festejo del crecimiento a tasas chinas cuando se estaba concretando la desertificación en todos los sentidos del concepto por la expansión y profundización del régimen extractivista. Recordemos que pese al rotundo triunfo electoral de Cristina Fernández de Kirchner en 2011 hubo simultaneidad entre la promulgación de la ley antiterrorista y la promoción del ajustazo que, como costumbre del peronismo que los K perfeccionaron, se lo nombró «sintonía fina» con lenguaje eufemístico. Es que ya se había agotado el boom de los commodities.

Descubramos (y generalicemos la toma de conciencia sobre) que, para el real y efectivo Nunca Más, es fundamental poner fin a la impunidad de los poderes establecidos con terrorismo de estado. Hay que erradicar su acumulación de riquezas a través del acaparamiento extractivista de bienes comunes y su Estado supranacional-nacional en guerra de amplio espectro contra nosotros, los oprimidos y excluidos.

Ahora si nos fijamos en el balotaje, lo lógico hubiera sido el triunfo de Massa por haber establecido relaciones carnales de Argentina con EE.UU.  y -sobre todo- vertebrarse en el Partido Justicialista que ha sido el principal e imprescindible gestor de los 40 años de puesta en práctica de la Miseria Planificada por el contubernio de capitales y estados imperialistas con los locales durante su dictadura militarizada para derrotar a las izquierdas subversivas o revolucionarias.

Pero el shock emocional-afectivo ante MILEI presidente PERMITE ACELERAR el cumplimiento con el mandato actual del sistema mundo capitalista y su local que desde meses se está concretando como despoblamiento total de territorios con riqueza natural mediante el genocidio palestino en vivo y directo. Aún más, se instalan su reconocimiento como política de democracia y el amedrentamiento paralizante, por ejemplo, en el Abya Yala que el sistema mundo capitalista ve sólo como ‘recursos naturales’ y como poblaciones sobrantes, estorbos.

¿Por qué Milei provoca shock emocional-afectivo? La respuesta está en las consignas hegemónicas (lo son por ser formulaciones K con raíces en más de una deKada de inculcación de la lectura maniquea sobre la realidad argentina): defensa de la democracia o de los derechos conquistados y rechazo a la venta de la patria. Es decir, hay olvido y aceptación de los 40 años de neoliberalismo o acaparamiento oligopólico -hacia maximizarlo como hoy- de bienes comunes sociales y naturales.

Después de legitimarlo mediante la degradada democracia del balotaje, el contubernio de capitales y estados imperialistas con los locales pretende usar el monopolio de la violencia por el Estado suyo. Hagamos memoria para no seguir esperando de las centrales sindicales y el Parlamento que el poder del contubernio se implantó mediante los terrorismos paraestatales y estatales a partir del gobierno de Perón-Perón en 1974.

Recordemos, además, que el general Perón es responsable de la masacre de Ezeiza el 20 de junio de 1973 contra las izquierdas peronistas; -dio golpe de estado al Frente Justicia, Unión y Libertad (FREJULI) del presidente constitucional Héctor José Cámpora; -estableció la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina) cuya impunidad conservaron los 40 años incluyendo a los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner; -otorgó la conducción de la Triple A al policía José López Rega que la ejerció desde el Ministerio de Bienestar Social.

También tengamos en cuenta que Juan Domingo Perón encaminó el Plan Cóndor como aclara Prensa Obrera:

(…) Génesis del Plan Cóndor

La entrevista Perón-Pinochet en la base aérea de Morón estuvo precedida por toda una serie de contactos tenebrosos. Por ejemplo: “En la primera semana de abril (de 1974) tuvo lugar una entrevista en la residencia presidencial de Olivos entre el señor Álvaro Puga, representante personal del presidente Pinochet, y el teniente general Perón, habiendo durado aproximadamente dos horas y media” (El Economista, 26/4/74).

La visita del delegado de la Junta chilena fue correspondida casi de inmediato por el viaje a Santiago del jefe de Inteligencia del Ejército argentino, general Carlos Dalla Tea, futuro represor durante la dictadura videliana. “Antes de partir, (Dalla Tea) mantuvo una prolongada conversación con Perón, oportunidad en la que el Presidente le encomendó establecer los más estrechos contactos con la cúpula militar que gobierna Chile” (revista Mercado, 30/4/74). Y más aún: “Se informó que la estada del general Dalla Tea tiene la finalidad de investigar los antecedentes de ciudadanos chilenos que han viajado a la Argentina con posterioridad al pronunciamiento militar del 11 de setiembre pasado” (Crónica, 3/5/74).

No era poca cosa. Después del golpe de Pinochet, más de 70 mil chilenos se habían refugiado en nuestro país. Se preparaba, por tanto, una vasta operación represiva internacional, coordinada entre los miembros del futuro Plan Cóndor, que ya empezaba a funcionar en vida de Perón. (…)*

*https://prensaobrera.com/internacionales/peron-pinochet-y-el-plan-condor?fbclid=IwAR2TP9dGQKfVyyVoQ-_CWacjChy0KMO1U628MCjDrhs58GLZhfpZlof39cU

Enero 2024

40 años resultaron en:

-la desposesión total de derechos a 60% de los menores de 17 años y a casi el 80% de la ancianidad; -la privatización y mercantilización del patrimonio público que es imprescindible para satisfacer las necesidades básicas de las diversidades de abajo;

-las sobreocupación, subocupación e informalidad laborales;

la desintegración y la desertificación del país en todos los sentidos de este último concepto debido a aceleración e intensificación del despliegue de extractivismos.

En 1977 Rodolfo Walsh nos anticipó esta opresión acusando a la Junta Militar de impulsar la «Miseria Planificada».

En efecto, la dictadura genocida instauró el neoliberalismo del contubernio de capitales y estados imperialistas con los locales. Contubernio que la democracia oficializó como poder real encubriendo que lo es por usurpación suya de la capacidad de los pueblos de Argentina de deliberación y decisión sobre el destino común mediante el artículo 22 de la Constitución Nacional.

Los 40 años legalizaron y legitimaron esa acumulación de riquezas e ingresos de los grandes capitalistas locales e imperialistas por acaparamiento, primero, de los bienes comunes sociales y luego, de los bienes comunes naturales.

Ahora bien, opinan muchos sobre la interrupción de dicha continuidad neoliberal al estimar que los gobiernos del matrimonio Kirchner, emergentes de la rebelión popular de fines del 2001hasta mediados del 2002, rompieron con la función del Partido Justicialista (PJ) de garante crucial de esa incesante concentración y transnacionalización económica territorial. Es cierto que se mimetizaron con las aspiraciones mayoritarias de ese momento histórico (para ahuecarlas) usando los poderes simbólico y territorial del PJ hacia suscitar confianza en el modelo de dólar alto (comenzado por Lavagna durante gobierno de facto de Duhalde) que sustituyó al ya inviable plan de convertibilidad como patrón de acumulación oligopólica.

Centrémonos en que los gobiernos K promovieron la expansión de los extractivismos. Significa que otorgaron libertad subsidiada por todas las diversidades de abajo e impunidad al llamado poder real para agravar la expropiación de vastos territorios (que desterritorializó y re-territorializó a favor de la eficiencia en sus súper negocios); también para incrementar su expoliación tanto de la naturaleza como de los trabajadores, pueblos e individuos de abajo.

En consecuencia, los K afianzaron el neoliberalismo como enriquecimiento extraordinario del 1% a expensas del malvivir creciente del 90%. Esta brecha -en profundización constante- les exigió reforzar y ampliar los aparatos clientelares del PJ. Pero, además, modelaron la lectura maniquea de la realidad argentina creando enemigos públicos para lograr amplio consenso y combatieron el disenso de las izquierdas coherentes, estigmatizándolas como funcionales a las derechas. Por último, es fundamental recordar cómo perfeccionaron al Estado represor desde siglos construido.

Néstor Kirchner ejecutó de inmediato lo acordado en la OEA, a fines de 2003, definiendo la pobreza y la protesta social como las nuevas amenazas a la seguridad hemisférica. Así ocupó las 3 más grandes barriadas de despojados de todo por el capitalismo. Las sometió a la gendarmería, la prefectura y la policía bonaerense respectivamente. Promovió códigos contravencionales en CABA y las provincias.

Durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner hubo notable aumento del gatillo fácil o pena de muerte extrajudicial y de las cárceles súper pobladas de jóvenes pobres bajo estado de excepción. También promulgaron las leyes antiterroristas. En vez de atender a los sin techo que pretendieron solucionar sus problemas habitando el Parque Indoamericano a fines de 2010, Cristina Fernández de Kirchner creó el Ministerio de Seguridad contra la toma de tierras (claro que sólo por los empobrecidos en grado mayúsculo) y la gendarmería fue la elegida como principal fuerza de represión y espionaje.

CFK nombra a César Milani (denunciado por sobrevivientes secuestrados y torturados en La Rioja, acusado de asesinar al conscripto riojano Alberto A. Ledo en Tucumán) como jefe del Ejército mirando sobre todo a perfeccionar los servicios de inteligencia del Estado.

Advirtamos que desde su feudo en la provincia de Santa Cruz, los Kirchner han tenido al carapintada Sergio Berni como partícipe esencial del Estado policial vs el Estado de derecho formal. Durante el importante conflicto con los mineros de Río Turbio que tomaron el yacimiento reaccionando contra su privatización, lo introdujeron para hacer espionaje. Ha estado conduciendo el Ministerio de Seguridad Nacional y el de la provincia de Buenos Aires contra los trabajadores y los excluidos sociales con metodología fascista.

Recordemos, además, que a principios de 2006 ocurre una pueblada en la petrolera Las Heras de la provincia de Santa Cruz. Con rapidez se dispone escarmiento no sólo por insurrección de la población sino sobre todo por el atrevimiento de un grupo sindicalista de insubordinarse a la mafia( como las existentes a la cabeza de todos los gremios desde Perón) instauradora del sometimiento obrero al Capital e interpelar a muchos para hacerlo. Montan una causa penal acusando de asesinato de un policía y en el año 2013 durante el día nacional del petróleo y el gas, tres son condenados a prisión perpetua.

Los gobiernos K son responsables fundamentales en desapariciones forzadas durante sus presidencias. Destaquemos la de Jorge Julio López (cuya eficacia e impunidad se debió a poner la policía bonaerense en la investigación) y la de Luciano Arruga. El testimonio del primero fue clave para condenar a Miguel Etchecolatz. director de Investigaciones de la policía bonaerense durante la dictadura genocida.

La del adolescente Luciano Arruga destapó (gracias a la movilización de su hermana Vanesa Orieta, su madre y la APDH La Matanza presidida por Pablo Pimentel) el imperativo de generalizar el enfoque del peligro residente en las fuerzas de seguridad e inteligencia en vez del prejuicio inculcado sobre el pibe chorro. 

Los 40 años concluyen con la degradación mayúscula de la democracia gran capitalista nacional e internacional como lo prueba el apoyo de esta última al genocidio palestino por el estado sionista de Israel en asociación con EE.UU.. En Argentina la patentiza el balotaje que ni planteó opciones, sólo hubo voto mayoritario contra uno u otro integrante del binomio. En esencia fue de carácter antagónico con la vida planetaria y la dignidad de las diversidades de abajo. Ya que ambos candidatos a la presidencia explicitaron su apoyo a la desertificación de la Franja de Gaza con el objetivo de expropiar y explotar tanto sus reservas de gas natural como su posición estratégica para dominar el Medio Oriente con enormes reservas petroleras. También ratificar las relaciones carnales de Argentina con EE.UU. que Sergio Massa, como presidente de facto, estableció.

Es decir, en el balotaje (que hubiera debido despertar la generalización del no voto o voto en blanco) instalado por el PJ para la mayoritaria lectura maniquea del mismo, estaba implícito el DNU y la ley ómnibus que requiere hoy el contubernio de los poderes locales con los imperialismos. De ahí el desafío de deliberar abajo a la izquierda si la unión a crear puede restringirse a estar en contra de Milei y a procurar la derogación de ambos cimientos de la plutocracia.

Ante todo nuestra unión abajo a la izquierda nos exige independizarnos del Estado, de las izquierdas electoraleras, de todas las centrales sindicales y de todos los progresismos. En síntesis, nos demanda desperonizarnos o sea romper nuestra conciliación con la democracia del gran capital local e imperialista.

Comencemos por asumir no sólo qué significados e implicancias tienen los 40 años sino sobre todo el gobierno de Alberto y Cristina Fernández que Sergio Massa (al convertirse en presidente de facto) profundizó la ofensiva del sistema mundo capitalista junto al local hacia el avasallamiento total tanto de los derechos de trabajadores, de pueblos e individuos de Argentina como los de la naturaleza que es su funcionamiento esencial a la vida y la salud planetarias, incluyentes de las humanas.

Octubre 2023

PORQUÉ

Observamos que el sistema mundo capitalista y sus locales despliegan mega emprendimientos agroganaderos, forestales, petroleros, mineros, hidroeléctricos, turísticos e inmobiliarios. Sólo minorías, por diversas razones, advierten que dichos extractivismos están aniquilando las biodiversidades creadoras de los imprescindibles equilibrios ecológicos para la habitabilidad del planeta.

Descubramos que, en la naturaleza, distintas especies viven componiendo la comunidad de un lugar geográfico que no sólo habitan sino sobre todo se interrelacionan construyendo su compartirlo a través de adaptación mutua que, a la vez, lo modifica constituyéndose así el ecosistema local. Nosotros, los humanos, somos parte de la naturaleza, pero el capitalismo la convierte en su objeto de explotación creciente como lo hace con sus desposeídos. Ha culminado en neoliberalismo arrasador de las condiciones de toda vida y de la dignidad humana de los pueblos. Alcanzó tamaña criminalidad debido a ser sistema de la burguesía que mira en exclusivo por expropiar los bienes comunes tanto sociales como naturales para expoliar la naturaleza y los trabajadores, campesinos, pequeños y medianos propietarios, cuerpos e ideales humanos.

Durante milenios las naciones, comunidades indígenas se sentipensaron como siendo naturaleza y asumieron el trabajo en su esencia humanizante. Es decir, se esforzaron por respetar cómo la naturaleza funciona y evoluciona, lo concretaron en consonancia con los saberes coetáneos. A la vez, la fueron transformando en acuerdo con sus necesidades e intereses. De resultas surgen los bosques nativos, las selvas, los humedales…o sea los ecosistemas con máximo equilibrio ecológico por su enorme biodiversidad. Subrayemos: son obra del trabajo milenario de pueblos originarios.

Hoy el sistema mundo capitalista y sus locales imponen a los «trabajadores» realizar la desaparición forzada -también constituirse en etnocidas- de esas imprescindibles simbiosis de sociedades con las ecorregiones componiendo biomas de óptimas evolución biológica y habitabilidad planetaria.

El sistema mundo capitalista y sus locales progresan imponiendo al trabajo social generar ecocidios causa, a su vez, de genocidios silenciosos que también -usando trabajo social- silencian e invisibilizan.  Desinforman sobre su estar envenenando todos los subsistemas vitales del planeta. Atacan mortalmente, también, la salud tanto de la naturaleza como de la humana mediante la desertificación (agotamiento del agua, ruina de los suelos, exterminios masivos de seres) y entre las poblaciones humanas expanden el hambre, la desnutrición, la malnutrición, la alta siniestralidad laboral, los cánceres y refuerzan esta quita de presente-futuro por disolución de comunidades ante la expropiación de territorios y de trabajo social.

Hasta planifican y multiplican incendios de bosques nativos, selvas, humedales…o sea de milenarios ecosistemas biodiversos -por trabajo de sus pueblos originarios a los cuales pretende exterminar- para acaparar tierras, agua y otros bienes comunes naturales en procura de alta rentabilidad de corto plazo del 1% humano. En suma, están avasallando total y totalitariamente tanto los derechos de los pueblos e individuos (sobre todo en el capitalismo periférico) como los derechos de la naturaleza constituidos por su funcionamiento básico para la vida y la salud planetarias que incluyen las humanas. Por eso, tienden hacia la extinción de ambas.

La modernidad alcanzada por el capitalismo -encabezado por imperialismos- ha maximizado el acaparamiento oligopólico de la naturaleza y del trabajo social a costa de generalizar ecocidios-genocidios. Sume a la humanidad en crisis civilizatoria y situación límite. ¿Cómo es posible que sólo las comunidades de las designadas oficialmente «zonas de sacrificio» confronten al sistema desertificador en todos los sentidos del concepto? ¿Cómo hay aceptación o indiferencia mayoritaria sobre esta necropolítica?

Recordemos la pandemia con origen en el modo capitalista de producción y el confinamiento impuesto a fuer de Estado policial mirando hacia afianzar el supercontrol capitalista sobre los pueblos. Ante ambos acontecimientos, reforzados por amedrentamiento mediático, hubo obediencia y hasta ejercicio de denuncia, hostigamiento o acorralamiento contra quienes no cumplían con lo dispuesto por el gobierno de los Fernández en nombre de estar en guerra contra el retrovirus y de anteponer el cuidado de la salud a la economía. En contraste de ese encubierto estado de sitio sobre todo para los necesitados de salir a buscar cómo subsistir, se liberó la deforestación y otras actividades de grandes capitales.

2020-2021 nos dio la oportunidad para debatir el orden social y político económico sólo a beneficio del llamado poder real. Así descubrir rumbos para transformarlo de raíz. Sin embargo, las izquierdas predominantes, por ser esencialmente electoraleras, adhirieron a las medidas gubernamentales e incluso exigieron mayor extensión de dos soluciones coyunturales que acordaban con el avance capitalista de enriquecimiento concentrado y centralizado como fueron el trabajo virtual y la vacunación o experimento a gran escala -en los humanos- de la transgénesis por los grandes laboratorios que dominan la investigación farmacológica mundial.

En el 2021 las izquierdas electoraleras se sumaron a promover la creencia popular en que ya se había restablecido la normalidad al participar en las elecciones que la legitiman. Pero cuál ha sido la normalidad vigente durante los 40 años. La del orden neoliberal. Claro, durante la post pandemia, movilizaron contra el incesante ajustazo atribuido al FMI y al pago de la deuda que el sistema diseñó como eterna para financiar su fuga de capitales e invertir gracias a subsidios directos e indirectos que financiamos las diversidades de abajo.

Muy perverso e irracional (como que los tres candidatos a presidentes sean de derecha o con decisión de continuidad en la expansión del exterminio de la vida humana y no humana) es que el intensificado empobrecimiento del país y de sus diversidades de abajo sirva a financiar el arrasamiento de las tierras; es decir, la destrucción de las condiciones de vida tanto actuales como futuras.

Como el sociólogo Guido Galafassi advierte, a diferencia de los 60-70 que luchaban por la emancipación del capitalismo, las actuales izquierdas se esmeran por conducir la exigencia de mejor inclusión en el sistema opresor. Proclaman que la pelea es por derechos en la calle y el Parlamento, cuando estamos sometidos al régimen extractivista de incremento ilimitado de la súper explotación de la naturaleza y de los trabajadores, campesinos, pequeño-medianos propietarios, cuerpos humanos y de las espiritualidades.

Coinciden, fundamentalmente, con las reformistas o progresistas en el nacionalismo popular. Miran por conservar al Estado sin reparar en su carácter genocida de siglos y que, durante los períodos constitucionales, adquiere formas enmascarantes de la dictadura del oficializado como poder real.

Ambos, los izquierdistas y los progresistas, son estatistas al pensar sólo convertirlo en distributivo que sería reparto del saqueo y menosprecio por envenenamiento, desertificación o destrucción de las condiciones de vida tanto del presente como del futuro. Ambos son anacrónicos por remontarse a los primeros gobiernos de Perón en tiempos de industrialización sustitutiva e idealizar a Perón sin destapar su carácter fascista que implantó la comunidad organizada contra la independencia de clase de los trabajadores o la institucionalidad que todavía rige. Incluso esas izquierdas dominantes reclaman paritarias, consejo del salario mínimo…

Nos urge ante la inflexión histórica o dilema vital de hoy: vida o desertificación total y totalitaria en el país-continente, interrogarnos sobre la diferencia fundamental entre el 17 de octubre de 1945 y todos los azo cuyo paradigma es el Cordobazo a fines de los ’60 e incluso diferenciarlo de la antineoliberal rebelión popular a fines del 2001.

En el presente, el FIT-U convoca a votarlo para la pelea por los derechos en el Parlamento y las calles. Lo plantea por dirigentes creídos de ser vanguardia. En verdad, se incorporan al embaucamiento capitalista de estar viviendo en democracia cuando es esencialmente contrainsurgente u opositora de nuestra emancipación del capitalismo y de cambiar de gobierno para mejorar nuestra situación en vez de poner fin al progreso capitalista que es el del régimen extractivista irreconciliable con la vida y la democracia.

PARA QUÉ

Preguntémonos sobre nuestra creencia de vivir en democracia cuando legaliza y legitima los ecocidios y sus consecuentes genocidios silenciosos, así como el avance del total y totalitario empobrecimiento estructural. Los 40 años prueban el cumplimiento (sin interrupción alguna) del Plan de reorganización argentina que instauró la dictadura genocida o de la Miseria Planificada según Rodolfo Walsh.

Todavía peor los hicimos posible. Pues participamos en las elecciones que ratifican como democracia a la vigente. Desde fines de 1983 rige esta democracia que nos acostumbraron a apoyar con el voto bajo la extorsión emocional de que no hacerlo, viabiliza el golpe de estado del poder económico e imperialista o del llamado poder real cuando éste reside en la autodeterminación de los pueblos de Argentina. Es hora de reconocer en nuestra precarización cotidiana que los 40 años construyeron nuestra completa subordinación a privilegiar, en exclusivo, los exorbitantes negocios del oficializado como poder real o mejor dicho del contubernio entre los capitales y estados imperialistas con los locales.

Comprobamos que la gran mayoría abajo a la izquierda –e incluso durante la pandemia- aprecia el orden social del capitalismo como normalidad deseable. Aun cuando es estar siendo espectadores de cómo se agravan las desigualdad social e injusticias tanto social como socioterritorial.

Precisamos, entonces, desacostumbrarnos del orden social a beneficio de los poderes que se establecieron mediante la dictadura genocida. Comencemos por cuestionar, abajo a la izquierda, que la representación política del Presidente sea poder decidir e imponer funciones de territorios a todos nosotros o a las comunidades que los habitan. De este modo reaccionaremos percibiendo cómo Alberto Fernández, desde esa atribución de ser dueño de disponer sobre territorios y sus poblaciones, califica de “desierto” a millones de hectáreas de la meseta central chubutense.

El Presidente de la Nación, en una entrevista radial, dice “amigos” de Chubut revisen su oposición a la megaminería porque tienen el segundo reservorio de plata del mundo, también poseen cobre y plomo. Aclara que los entendería si se tratase de selvas y bosques nativos, pero están defendiendo un desierto.

Tergiversa conceptos. Oculta que los tres son biomas y por ende, en equilibrio ecológico debido a las vidas componentes suyas que están en adaptación constante a sus respectivas condiciones geofísicas e interrelaciones comunales, también en evolución permanente. Menosprecia a quienes son fundamentales para sus existencias. En efecto, las selvas con máxima biodiversidad y por tanto, óptimo equilibrio ecológico son resultado de siglos del trabajo de comunidades indígenas.

Como todos los gobiernos constitucionales desde fines de 1983 hasta hoy sin interrupción alguna, el de Alberto y Cristina Fernández representa a los intereses del contubernio de los capitales y estados imperialistas con los locales. Durante la entrevista escenificada en una cocina de capas medias bajas, el Presidente destaca a la Meseta Central del Norte de la provincia de Chubut sólo por abundar en plata, cobre y plomo. Coincide con la Pan American Silver que planificó el mega emprendimiento llamado Proyecto Navidad para explotar uno de los depósitos de plata más grande del mundo sin desarrollar.

Pan American Silver ha planificado acumular riqueza despreciando y demoliendo unas 10.000 hectáreas de la meseta central de Chubut. Perturbará la vida y la salud de modo directo a casi toda la Patagonia e indirecto al país-continente entero. Porque la formación geológica la Meseta está compartida por Chubut con las provincias de Santa Cruz, Rio Negro y Neuquén. Representa aproximadamente el 70 % de la superficie patagónica y en ella predomina el bioma “estepa” o sea tiene flora y fauna adaptada a sus condiciones geofísicas. 

Interroguémonos sobre si el Presidente, en esa entrevista con apariencia de charla informal, no está representando a la Pan American Silver. Porque el Proyecto Navidad estuvo virtualmente detenido desde 2003 hasta diciembre del año 2021 por la lucha de las asambleas de comunidades y su unión plurinacional durante el 2006. En diciembre del 2021 la legislatura provincial decidió aprobar la Ley de Zonificación Minera permitiendo su operación. Pero el rechazo social hizo que el gobernador Mariano Arcioni finalmente decidiera derogarla a menos de una semana de su aprobación. Este revés final fue un cimbronazo para la compañía, que decidió reestructurar sus operaciones en la provincia, y levantar el proyecto Navidad, que ya se encontraba en etapa de exploración avanzada. 

Ahora, cuando el presidente Alberto Fernández señala como desierto a la Meseta Central del Norte de la provincia de Chubut, se refiere a otra falsedad: la no existencia de pueblos ni de familias. Es que, como la Legislatura de Mendoza, rechaza a las comunidades y personas Mapuche como habitantes del país.

En la primera falsedad oculta y desinforma que el desierto puede ser transformado, como demuestra el pasado nacional e internacional, enriqueciéndolo con diversidad biológica mediante priorización de las comunidades humanas sobre los recursos naturales, cuya extracción desertifica o sea extermina la vida y la habitabilidad de la región al desintegrarla en su realidad ecosistémica.

Tengamos en cuenta que, desde los orígenes de Argentina, el afán de aprovechar las tierras para el comercio exterior desertificó la Patagonia. Fue a causa de la sobrecarga de ovejas debido a ser especie exótica y a la enorme escala de la actividad ganadera según requerimientos de la principal industria, la lanar, de la Inglaterra de ese pasado. Esta ocupación ovina comienza en coincidencia con la finalización de la llamada Conquista del Desierto.

A fines del siglo XIX tuvo lugar esa expropiación de la Patagonia a las comunidades de la nación Mapuche Tehuelche. Hay negación de ésta al designar “Conquista del desierto” a dicho apoderamiento. Sin embargo, desplegaron un ejército al mando del general Julio Argentino Roca.

En la actualidad, Alberto Fernández aprobó -por decreto- la conformación del Comando Unificado de fuerzas federales y provinciales para desalojar a la comunidad Winkul Lafken Mapu, cuya machi (autoridad espiritual y medicinal del pueblo mapuche tehuelche) estuvo detenida 8 meses -en condiciones infrahumanas- junto a sus pequeños hijos y a otras tres mujeres con sus respectivos hijitos (11 niños de corta edad) por un delito excarcelable, delito para el Estado que se funda sobre la propiedad privada o mejor dicho sobre la expropiación de tierras y los otros bienes comunes tanto sociales como naturales.

¿Cómo relacionar la imposición del régimen latifundista de aquel pasado con la violencia de despojo, humillación y prisión de la Machi junto a tres mujeres y 11 niños?

Recordemos cómo se formaron comunidades Mapuche Tehuelche al decidir territorializarse en la Meseta para construir sus autonomías. Fue en los noventa y en respuesta a las privatizaciones y los despidos masivos, se incorporaron a las luchas e iniciativas de los desposeídos de todo derecho humano por el capitalismo en su neoliberal etapa contemporánea.

ANRed publica en el año 2021: “hoy 20 de junio se cumplen 25 años del «Cutralcazo”, la gesta heroica de los pueblos neuquinos de Cultral có, Plaza Huincul, y alrededores. La pueblada que permitió visualizar a los millones de desocupados que expulsaba el sistema y cuyo método les dio identidad. Nacía un camino de lucha, aparecía en la escena nacional el movimiento piquetero”.

También en los noventa, familias Mapuche Tehuelche se organizan en comunidades recuperando territorios autónomos de la meseta para liberarse de su condición de peones o de su malvivir en las periferias de grandes ciudades. Van erradicando la desertificación con sus actividades agropecuarias.

Sin embargo, en la Patagonia como en la Araucanía de Chile, hay confrontación militarizada de ambos Estados nacionales con las comunidades Mapuche. ¿Por qué? Debido a que la recuperación de territorios cuestiona al régimen latifundista -hoy devenido en extractivista- por un lado y por otro se contrapone a los extractivismos desde un proyecto de vida como comunidades que no sólo ejercen autonomía sino sobre todo recrean sus culturas, espiritualidades y cosmovisiones. 

Valoremos al PRONUNCIAMIENTO del Encuentro Internacional EL SUR RESISTE:

(…) Escuchamos y atestiguamos que el primero de los despojos es el de la ancestralidad y de la comunalidad, porque cuando nos despojan del sentido de pertenencia a la madre tierra dejamos de sentirla, de escucharla y sentir sus dolores. Primero nos despojan de nuestra memoria y nuestra espiritualidad para así poder despojarnos de nuestro modo de vida, de nuestras raíces y de la tierra, porque quien ya no ve en ella a una madre, sino una mercancía que se puede comprar y vender, se deshace de ella sin pensar en lo que le harán quienes lo único que quieren es explotarla, arrancar de raíz sus árboles y envenenarla sin que les importe la destrucción de nuestras comunidades y de nuestros centros ceremoniales (…)

https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2023/05/12/mexico-pronunciamiento-del-encuentro-internacional-el-surresiste/embed/#?secret=aYnPM6mBgE#?secret=twjxIvV95G

EN QUÉ CONSISTE NUESTRA DESOBEDIENCIA

Ya ha echado andar en las múltiples defensas y recuperaciones de territorios en todo el país-continente. Son estigmatizadas como opositoras al progreso-bienestar social y a quienes realizan las segundas, se los denuncia como usurpadores cuando la verdad es que las comunidades Mapuche Tehuelche se asientan en partes minúsculas de las tierras habitadas por sus ancestros.

Reflexionemos sobre porqué quienes se autoorganizan en defensa y recuperación de territorios de toda la Argentina contra los extractivismos son etiquetados como ambientalistas desde los poderes constituidos. Gracias a esa calificación eufemística u ocultadora de esa verdadera lucha por la vida, procuran que las mayorías se posicionen a favor del desarrollo capitalista sin que lo asocien con la expansión del empobrecimiento tanto del país como de sus pueblos y con los ecocidios junto a sus consecuentes genocidios silenciosos.

Constatamos que –contra esa toma generalizada de conciencia sobre el imperativo de emanciparnos del capitalismo para garantizar la vida y la dignidad humana de los pueblos- se hallan las organizaciones de izquierdas que señalan nuestra redención en poner fin a los condicionamientos del FMI y al pago de la deuda diseñada como eterna por el sistema. Es decir, desde décadas, sostienen –en contra del legado de los 30.000 de asumir nuestra emancipación del capitalismo- que es más real y efectivo luchar por humanizar al capitalismo o convertirlo en nac&pop mediante restablecimiento del Estado ‘benefactor’ y terminar con el sistema de transferencia de riquezas e ingresos desde las diversidades de abajo hacia la comunidad de negocios extraordinarios de los capitales y estados imperialistas con los locales.

Veamos a otra organización de la unión abajo que procura canalizar las luchas dentro de las instituciones del sistema capitalista. Es la Campaña Plurinacional para el proyecto de ley en defensa del agua y sus fundamentos a presentarse por iniciativa popular. Subrayemos su índole “reaccionaria” en razón de procurar dirigir la atención y participación mayoritaria de las diversidades de abajo hacia reforzar la creencia en estar viviendo en democracia y que focalizarse en el objetivo de legislar es lo más importante para obrar correctamente. Tal dedicación a elaborar un proyecto de ley se concreta dentro de la organización jerárquica de la Campaña y desestima que será sometido a juicio de un Parlamento que todo el pasado-presente prueba privilegiar la acumulación gran capitalista sin importar las consecuencias en la vida y la salud de la naturaleza que incluyen las humanas.

Por otro lado, la Campaña abstrae al agua de sus ecosistemas y ciclo en la naturaleza, con lo cual desprecia no sólo la totalidad complejísima y evolutiva de esta última sino también la actual aceleración e intensificación -por los poderes constituidos- de la desertificación continental que los extractivismos rurourbanos generan.  Aún más, sus miras puestas en el Parlamento se colocan de espaldas a la realidad concreta de cómo las luchas de las autoorganizaciones de vecinos en asambleas frenan esos ecocidios-genocidios. Al tratar de unir en torno a una ley, desconoce que sólo la unión de esas luchas en todo el país encauzará hacia la efectiva satisfacción de necesidades e intereses de las diversidades de abajo. Tampoco considera al acuerdo con Mekorot y a otras vías de privatización del agua.

La Campaña también menosprecia la potencialidad de cambio social de las varias subjetividades colectivas que han emergido de rebelarse al pisoteo capitalista de sus respectivas dignidades humanas. Insurgentes subjetividades colectivas son el feminismo anticapitalista o antiextractivista; las autoorganizaciones en defensas y recuperaciones territoriales; los científicos comprometidos con la sociedad y la naturaleza; los artistas e intelectuales creando su libertad de expresión y de sentipensares; los familiares y amigos de asesinados, secuestrados y desaparecidos forzosos que responsabilizan al Estado. Están encaminadas al pluriverso de la sociedad y del mundo creados por entrelazamiento creciente de comunalidades territorializadas o sea de interrelaciones intra e inter agrupamientos empoderados de ser naturaleza.

Al contrario de sintonizar con esa heterogeneidad de subjetividades colectivas mirando por sus autonomías humanizantes, la Campaña uniforma para conseguir la iniciativa popular y lo realiza conforme a dirigentes y militantes burocráticos cuya conducción tiene éxito al basarse en saberes y prácticas reconocidas como representativas por la adaptación mayoritaria a la delegación de sus capacidades tanto de deliberar como de decidir.

Con el mismo rumbo de la Campaña de conservar la institucionalidad opresora-represora están quienes alientan la esperanza de cambios estructurales gracias a presidentes progresistas. Eluden la reflexión crítica sobre más de una década demostrando la falsedad de esa creencia. Tampoco reconocen las consecuencias de gobiernos progresistas y neoliberales explícitos por ser ambos garantes de los extractivismos o modo capitalista de producción y mercantilización. ¿Cuáles han sido esas consecuencias? el acelerado exterminio masivo de la vida y de sus condiciones de existencia.

En convergencia a suscitar y reforzar la costumbre de delegar la capacidad de cuidar por la vida y la salud en instituciones burguesas, desde hace unos quince años, multimillonarios de las potencias se presentan como Ongs y Fundaciones Internacionales con objetivos conservacionistas y filantrópicos que declaran propósitos de proteger lugares o regiones con gran biodiversidad y fuentes de agua. En verdad, junto con los gobiernos y estados en sus distintas instancias, planifican y crean parques nacionales para apropiarse de esos territorios. Ante todo, se consagran a ganar consenso en las comunidades locales para apartarlas de la lucha de las respectivas asambleas de vecinos autoorganizados, por ejemplo, en Chilecito (La Rioja) y en Uspallata (Mendoza) cuyas asambleas de la UAC han tenido y tienen éxito en la defensa de los cerros con sistemas de glaciares y periglaciares, nacientes de ríos-arroyos y origen de acuíferos o sea son verdaderas representantes políticas del país-continente al estar cuidando por el agua dulce de todos. En el Iberá esa expropiación se hizo por estigmatización de las comunidades indígenas.

En contraposición al capitalismo hallamos, desde fines del siglo pasado y principios del actual, el resurgimiento de los pueblos originarios del Abya Yala. Nos alumbraron y alumbran cómo reencontrarnos con la Madre Tierra superando la crisis civilizatoria en que el capitalismo sume a la humanidad. Su trabajo de siglos ha creado selvas donde es máxima la biodiversidad y por tanto, óptimo el equilibrio ecológico en constante construcción y renovación favorecidas por las simbiosis entabladas culturalmente. Frente a esta realidad, el capitalismo muestra su perversión y cinismo al despojar esos territorios a sus creadores, señalando que pretende el cuidado de tanta biodiversidad y agua.

Con el argumento de resolver la sequía y destacando a Israel como transformador de desiertos, Wado de Pedro por ser ministro del Interior del gobierno de los Fernández, y en compañía de representantes de varias provincias, acordó la entrega del agua dulce (la planetaria representa menos del 2% de la totalidad de aguas de la Tierra) de Argentina a la empresa estatal Mekorot que implantó el apartheid hídrico de Palestina como denuncia la propia ONU. En suma, están privatizando las aguas superficiales y subterráneas para su acaparamiento oligopólico y transnacionalizador. Agravan, entonces, la quita de acceso al agua de los pueblos y las sequías de Argentina como producto de la expansión extractivista.

Lo último demuestra por qué la Campaña, la Coordinadora Basta de Falsas Soluciones (BFS) y las izquierdas centradas en tener representantes dentro de la Cámara de Diputados y de las Legislaturas tienen políticas no sólo pro capitalistas sino sobre todo menospreciadoras de las defensas y recuperaciones de territorios que fragmentadas en pequeñas autoorganizaciones populares enfrentan al Capital y su Estado procurando frenar la devastación.  Argumentarán que las ayudan y guían su unidad, pero veamos cómo.

La Coordinadora Basta de Falsas Soluciones está en todas las movilizaciones socioterritoriales, pero las limita a presionar sobre los poderes públicos cuyo presente e historia es de perfeccionamiento en la derrota de todas las luchas en contra del hacer capitalista avasallando los derechos tanto de la naturaleza como de los pueblos.

El FIP-U se propagandiza como vanguardia de la pelea por los derechos de los diversos de abajo en la calle y en el Parlamento. ¿Qué significa? Desconocer que en la actualidad los de arriba proceden según su omnipotencia arraigada en la máxima concentración-centralización capitalista donde los gobiernos K fueron fundamentales no sólo por expansión de la ocupación e invasión extractivista de los territorios de Argentina sino también por desarticular y ahuecar la antineoliberal insurrección masiva a partir de fines del 2001. ¿Cómo el FIP-U se circunscribe a ese objetivo ilusorio en tiempos de necropolítica o desertificación total del país-continente? Por dirigentes creídos de ser vanguardia. En verdad, se incorporan al embaucamiento del sistema sobre nuestro estar en democracia cuando es esencialmente contrainsurgente o contra nuestra emancipación social y plurinacional. También se suma al engaño sobre lo imprescindible de cambio de gobierno para mejorar situación en vez denunciar al progreso capitalista que es el del régimen extractivista irreconciliable con la vida y la democracia.

Como marxistas deberían facilitar la generalización de la percepción (conciencia y correspondiente toma de partido) que el Capital y su sistema opresor-represor dependen del trabajo de asalariados, tercerizados e informales, autónomos, campesinos, pequeños propietarios. Esta inversión de la lógica inculcada e impuesta por el capitalismo es clave para abrir caminos a la creación por comunidades y pueblos del país-continente de sus «buenos vivires” abajo. Porque es autoconfianza de constituirse en comunidades y pueblos deliberando decisiones sobre qué y cómo hacer transformaciones estructurales para el viraje del habitar Argentina desde su sometimiento genocida hasta resolver los problemas fundamentales a las diversidades de abajo hacia ir abriendo caminos a la creación por comunidades y pueblos de sus «buenos vivires».

El capitalismo requiere para desarrollarse no sólo de tecnócratas y profesionales sino también conviene prestar atención a:  

(…)  la economista marxista Josefina L. Martínez y la historiadora Cynthia Luz Burgueño que  resaltan la íntima interrelación entre las distintas opresiones de género y raza con la explotación de clase, y la gran funcionalidad que tiene para el capital avivar los atávicos prejuicios contra las minorías sociales como mecanismos irracionales de refuerzo de la «explotación diferenciada» que sufren millones de mujeres inmigrantes en las islas de confort de las fortalezas imperialistas:

«Más de un siglo después, el imperialismo sigue apoyándose en la existencia de una mano de obra disponible globalmente para su explotación diferenciada a través de la racialización y la explotación basada en el género. La vida de millones de mujeres inmigrantes que trabajan con salarios miserables y sin derechos políticos y sociales plenos en los países imperialistas es fundamental para la reproducción del capital en estas regiones. Por eso no es posible separar la cuestión de clase del antirracismo y del feminismo».

El filósofo marxista Francisco Fernández Buey abunda en la misma línea describiendo la crucial función disciplinaria y altamente lucrativa del racismo «diferencialista» y de las «guerras entre pobres», azuzadas vivamente por el fascismo rampante en nuestras «civilizadas» sociedades occidentales:

«Así pues, las funciones de este sistema en el que el racismo diferencialista aparece como «fórmula mágica» son básicamente dos: permite ampliar o contraer el número de las personas disponibles para los salarios más bajos y las tareas menos gratificantes y, en segundo lugar, procura una base no meritocrática para justificar la desigualdad, lo cual permite a su vez remunerar mucho menos a un segmento de la fuerza de trabajo, lo que no se podría hacer en función del mérito». (…)
Fuente: https://rebelion.org/contra-el-culto-al-trabajo-iv/

Otro viraje fundamental a nuestra emancipación del capitalismo es erradicar la pelea por derechos para generalizar el compromiso con desalambrar o desprivatizar y desestatizar los bienes comunes mediante entrelazamiento creciente de comunalidades autónomas y territorializadas. Veamos porqué:

¿Qué sostiene el Llamado de Yakarta de la Vía Campesina en junio de 2013?

(…) Hoy más que nunca, otro mundo es urgente y necesario. La destrucción de nuestro mundo a través de la sobreexplotación y desposesión de los pueblos y la apropiación de los bienes naturales está produciendo la actual crisis climática y profundas desigualdades que amenazan a la humanidad en su conjunto y a la vida misma. La Vía Campesina dice un rotundo NO a esta destrucción impulsada por las corporaciones.

Nosotros estamos construyendo nuevas relaciones entre los seres humanos y con la naturaleza sobre la base de la solidaridad, la cooperación y la complementariedad. El corazón de nuestra lucha está en la formulación de una ética para la vida que atraviesa todas nuestras acciones y búsquedas. La Vía Campesina se ha comprometido a dar visibilidad a todas las luchas locales alrededor del mundo, asegurando que sean entendidas desde una perspectiva internacional y contribuye a involucrarlas en un gran movimiento global por la soberanía alimentaria, el cambio social y la autodeterminación de los pueblos del mundo.

Llamamos a todas nuestras organizaciones, a nuestros aliados y amigos, amigas, hermanas y hermanos en la lucha, y a todos aquellos comprometidos con un futuro mejor a continuar caminando juntos y juntas, a rechazar la agenda de la “Economía Verde” y a continuar construyendo la Soberanía Alimentaria. (…)

Fuente: https://viacampesina.org/es/llamamiento-de-yakarta/

Señalemos el logro de subordinar las organizaciones de los pueblos planetarios al Papa-Vaticano y a toda la Iglesia Católica. ¿Cómo? Al año del Llamamiento, el Papa Francisco (Bergoglio) convocó a Encuentro Mundial de Movimientos Populares en el Vaticano y a través de varios encuentros convence que, en vez de la lucha de clases o sea de los oprimidos contra los expropiadores y expoliadores, requieren del reclamo de sus derechos a las instituciones capitalistas del mundo y del país respectivo.

Hagamos revisión crítica, en asambleas multiplicándose por todo el país, de los 40 años y sobre todo de los gobiernos K y del actual de los Fernández. Comprobarán en qué consiste el neoliberalismo del único capitalismo posible y existente desde los setenta. Progresa aumentando el empobrecimiento de trabajadores y pueblos. También produjo incesante incremento de la precarización de la vida laboral, social e individual. Y mediante la destrucción de las soberanías alimentarias condena a estar sometidos a los supermercados que generan malnutrición, desnutrición y hambre de una creciente mayoría al complementar el capitalismo agrario en expansión por despojo, desalojo y contaminación de las tierras campesinas e indígenas.

Esta implantación de la contrarreforma agraria integral no sólo implica concentración y transnacionalización económica territorial sino, sobre todo, reterritorialización (regeografiando nuestro continente para la eficiencia del saqueo a gran escala mediante la IIRSA y el Proyecto Mesoamérica), desertificación del país-continente por exterminio masivo de la vida y arrasamiento de las condiciones para la vida hacia la inhabitabilidad planetaria.

40 AÑOS PRUEBAN QUE GANEQUIENGANE CONTINÚA PROFUNDIZANDO EL MALVIVIR DE UNA CRECIENTE MAYORÍA DE LOS DIVERSOS DE ABAJO. Porque las políticas de la vigente democracia privilegian en exclusivo a los súper negocios de capitales y estados imperialistas con socios menores en los locales.

Ganequiengane habrá continuidad en la aceleración e intensificación de la expropiación de bienes comunes de la naturaleza u ocupación territorial económica para la acumulación gran capitalista local e imperialista y de sus burocracias. No estamos en el período del boom de los commodities como desde principios del siglo hasta el año 2008. Desde ese año, como todo el sistema mundo capitalista, el local está en crisis estructural, más grave que las anteriores ya que no se recupera. Sólo con ajustazos e hiperinflación y profundización del sistema eterno de endeudamiento-desendeudamiento puede proseguir garantizando extraordinarias rentabilidades a los oligopolios. Pero, entonces, requiere agrandar-fortalecer al Estado policial militarizado e ir enterrando al Estado de derecho formal.

Recordemos que pese al rotundo triunfo electoral de Cristina Fernández de Kirchner en 2011 hubo simultaneidad de promulgación de ley antiterrorista y promoción del ajustazo que, como costumbre del peronismo que los K perfeccionaron, se lo nombró «sintonía fina» con lenguaje eufemístico.

Es clave el cambio radical de la lógica de Claudio Katz y de todos los otros trotskistas que predomina abajo a la izquierda. Porque centra nuestra mirada en combatir a las derechas desconociendo a la más real y efectiva: la del Partido Justicialista que se enmascaró de progresista bajo el liderazgo del matrimonio Kirchner. Por cierto éste no produjo las transformaciones radicales para poner fin al enriquecimiento gran capitalista mediante expropiación de bienes comunes y expoliación tanto a la naturaleza como a los trabajadores y los pueblos. 

Por el contrario, más de una deKada hizo posible al gobierno de Mauricio Macri. ¿Cómo? Continuó el modelo del dólar alto o sea el nuevo patrón de acumulación gran capitalista que aprovechó el boom de los commodities para optimizar la concentración-centralización capitalista y la transnacionalización económica territorial. También Cristina Fernández nos forzó a «ser pagadores seriales» (como ELLA nombró a su criminal operación) de la deuda externa contraída por el llamado poder real y que Cavallo estatizó durante la dictadura genocida. Para pagarla, CFK la convirtió en vaciamiento de ANSES, Banco Nación y Banco Central llenándolos de papeles, agotando las reservas del Central y obligando a la  Anses a pedir préstamos para poder cumplir sus obligaciones. ¿Des-endeudamiento por el gobierno CFK? Falso:

«El informe destaca que gran parte de la deuda que se reclama corresponde a empresas privadas nacionales y extranjeras que conforman la actual cúpula empresarial del país que han crecido y se han enriquecido con estas maniobras contra el pueblo y la Nación argentina.

También que el gobierno de los Kirchner presentó el pago al FMI como un acto emancipatorio lo que era una instrucción del tesoro de EEUU. La etapa del 2002 al 2015 es la de mayores pagos netos y la deuda pasó de 150.000 millones de dólares a 250.000 millones de U$S. La deuda con el Club de Paris, que claramente es una deuda odiosa, que era de 6.700 millones de U$S y se terminó aceptando pagar 9.000 millones de dólares.» Leer: https://pcr.org.ar/nota/la-mentira-k-del-desendeudamiento/

Sepamos que desde 2006 se está construyendo la UAC, unión de asambleas por la vida contra el saqueo y la contaminación. Como digna hija del movimiento asambleario de 2001-2002 se autoorganizó en asambleas para ir creando democracia directa según principios de horizontalidad y de autonomía de las asambleas componentes. En constante elaboración de experiencias y de la situación del país-continente-mundo, recién en mayo del 2018 cambia el calificativo de las asambleas hasta ese momento “ciudadanas” a asambleas de las comunidades y hace poco al caracterizar los extractivismos como modo capitalista de producción y mercantilización, se define: unión de asambleas anticapitalistas, anticoloniales y antipatriarcales de las comunidades por la vida contra el saqueo y la contaminación.

Concluyamos valorizando manifiesto siguiente:

UNIÓN DE ASAMBLEAS DE COMUNIDADES DE CHUBUT
En lucha por soberanías territorial e hídrica creando democracia desde abajo

“Desde las asambleas nos preguntamos ¿qué puede aportar una declaración de emergencia hídrica a un Estado que se ha demostrado contrario a la defensa del agua como bien común? ¿Cómo puede querer resolverse una crisis hídrica a la vez que impulsan un proyecto de zonificación minera que da vía libre a la contaminación de millones de litros de nuestras cuencas subterráneas? ¿En qué medida puede aportar al cuidado del agua cuando se protegen los intereses de las grandes corporaciones extractivas petroleras?”

Se preguntan ante el proyecto de ley del Poder Ejecutivo Provincial para declarar emergencia hídrica y dar facultades extraordinarias al Instituto Provincial del Agua (IPA)aumentando su capacidad de control junto con el Ministerio de Infraestructura, Energía y Planeamiento del Chubut.(…)

Reconocemos detrás de los proyectos del IPA la mano del IIRSA, la iniciativa regional que nuclea a corporaciones y gobiernos con fines de explotación de los territorios y esclavización de las poblaciones, y alertamos sobre los verdaderos fines del Corredor Bioceánico recientemente anunciado en el marco de la campaña electoral de lxs precandidatos del oficialismo nacional.

(…) Entendemos que la única garantía para evitar que nos sigan robando el agua es la organización comunitaria que nos permita caminar con autonomía hacia el «buen vivir», y es por eso que convocamos a todxs lxs vecinas, vecines y vecinos de Chubut a sumarse a las asambleas de sus localidades, a articularse en las redes de asambleas y a salir a luchar con todas las herramientas que tengan para ponerle un freno a los intereses de estos gobiernos y de las corporaciones que quieren saquear nuestro territorio. Todas las estrategias son válidas y la salida siempre es colectiva”.

Unión de Asambleas de Comunidades