Temas y sus síntesis

Año 2022

Diciembre

TEMA: La lucha está en comunalizarnos y territorializarnos hacia…

Qué Sistema
De expansión-ahondamiento (sin fronteras ni muros burgueses) en el comunalizarse-territorializarse de los pueblos en contra de la criminalidad capitalista de lesa naturaleza y de lesa humanidad.

Qué Democracia
De poder convivencial por fundarse en el protagonismo popular de comunalizar su vida y quehacer sociales al ejercer el despliegue horizontal del antagonismo irreconciliable con el capitalismo.

Qué Trabajo
De construcción de simbiosis culturales con ecosistemas locales al comunalizarse y territorializarse o sea entablar interrelaciones sociales de reciprocidad y transformar el lugar geográfico cuidándolo e investigándolo.

Qué Abya Yala
De recuperación por sus comunidades y naciones de las simbiosis de culturas con la naturaleza cuyas creaciones implicó siglos de trabajo humano comunitario y constructor de equilibrios ecológicos según las latitudes geográficas.

SÍNTESIS

POR QUÉ ANTAGONISMO IRRECONCILIABLE CON EL ESTADO Y EL CAPITAL

Ni la pandemia ni la emergencia climática nos interpelaron e interpelan para recapacitar sobre el progreso del sistema mundo capitalista y sus locales. Que está exterminando la vida y la salud planetarias sólo para la voracidad insaciable de la acumulación oligopólica de riquezas y poder de dominio.

Destaquemos, también, que la apropiación o propiedad privada del gran capital se basa en la extrema violencia implícita en: sobreexplotar tanto a la naturaleza como a los trabajadores y los pueblos; y expropiar los bienes comunes (sociales y naturales) quitándolos a una creciente mayoría que sufre el consecuente cercenamiento de posibilidades de desarrollar su vida y su dignidad humana.

Sepamos que, al revés del inculcado sentido común de menoscabo de las luchas socioambientales, la justicia ambiental actualiza la justicia social y la sanitaria al hacerse cargo sobre cómo el capitalismo acapara territorios, los devasta al mismo tiempo que somete a sus comunidades a desaparición forzada, enfermedades y miseria. Y este avance del malvivir sólo podemos comenzar a frenarlo si ponemos fin a nuestra complicidad. Se trata de superar nuestra conciliación con nuestros opresores mediante revisión crítica, por ejemplo, de cuáles fueron las consecuencias de las elecciones desde hace medio siglo. E interrogarnos si no es hora de cuestionar a quienes se postulan como nuestros redentores desde las izquierdas hasta las derechas y además, a sus justificaciones atribuyéndonos incapacidad colectiva de hacernos cargo de emanciparnos.

Reparemos qué han hecho los gobiernos progresistas y cómo agravaron las consecuencias de proseguir en el capitalismo que refuerza nuestro subdesarrollo o profundización del crecimiento nuestro en ruinas, empobrecimientos, hambres de distintos tipos.

Todos los gobiernos progresistas se identificaron y están identificados con el capitalismo. En el Abya Yala, nos forzaron a la promoción de, y a subsidios de modo directo e indirecto a, la expansión extractivista o desertificante en todos los sentidos del concepto. No es cierto que su comportamiento sea producto de no tener la indispensable correlación de fuerzas pues surgen de rebeliones populares antineoliberales que ellos aplastaron, fragmentaron y cooptaron.

¿Qué significa confrontar con el Estado y el Capital? Hacer lo contrario a lo prescripto, programado e impuesto por el capitalismo. Recuperar los tejidos sociales y concretarlo desde la autodeterminación de los pueblos, de comunidades y naciones con origen en sus luchas por arraigar y desarrollar las justicias social, sanitaria, ambiental y cognitiva como explica el libro brasileño Salud, ecologías y emancipación publicado por editorial Abya-Yala.

A diferencia de ambos Movimientos Nacional Campesino Indígena (MNCI), los diversos de abajo a la izquierda necesitan rumbear hacia que:

  • La «reforma agraria integral» resulta por la unión plurinacional de las defensas y recuperaciones de territorios contra el avasallamiento capitalista de los derechos tanto de la naturaleza como de los pueblos e individuos.
     
  • La «soberanía alimentaria» es otra sociedad fruto de liberar al Trabajo del Capital y recuperar las tierras (mediante la erradicación del régimen extractivista con base en el latifundista) que consiste en reconstruirlas como territorios mediante comunidades empoderadas de entablar armonías internas y entre ellas con la naturaleza tanto de sus respectivos ecosistemas como del conjunto.

Leonardo Rossi en «Prohibido re-habitar la Tierra» nos advierte: 

En un mundo en colapso quienes re-habitan la tierra con profunda dimensión de lo que es un territorio marcan horizontes de salida a esta crisis civilizatoria. No sin dificultades, abren caminos de otras formas de organización política, perspectivas de uso de la tierra y bienes comunes, y debieran ser dimensionados como tal: cultivos políticos para las transiciones. Para el binomio Estado-Mercado, son un problema, cuando no un ‘enemigo’. La lucha en defensa de los territorios se cobra vidas en Argentina 2021: discursos de odio, silencios cómplices, especulación y poroteo de aliados legislativos, apoyo tácito al capital extractivo. Para sus planes, habitar la Tierra en el verdadero sentido humano -que viene de humus- está prohibido. El asesinato del comunero Elías Garay en Cuesta del Ternero tiene demasiadas implicancias para estos tiempos aciagos.

Es hora de recuperar, abajo y a la izquierda, la solidaridad con las organizaciones piqueteras que se han mantenido independientes del Estado gracias a comunalizarse-territorializarse como hicieron los pueblos originarios en su resistencia de siglos al capitalismo.

El tema de junio 2022 de mi portal desarrolla por qué la consigna piquetera de “trabajo, dignidad y cambio social” guía la unión entre los de abajo hacia: – ¿Qué sistema? De liberación del trabajo, la dignidad y la lucha de las diversidades de abajo por el cambio social. – ¿Qué democracia? De liberación del parasitismo mortal de burocracias y Estado policial militar para recuperar tierras y los otros bienes comunes. – ¿Qué trabajo? De afirmación en los sentidos verdaderos del trabajo, de la dignidad humana y del cambio social. – ¿Qué Abya Yala? De descolonizar el saber y el poder de la humanidad por aprecio de: trabajo, dignidad y potencial para el cambio social de sus naciones indígenas.

Noviembre

TEMA: El freno a la planificada y acelerada desertificación
del país-continente exige confrontar con…

  •   Qué Sistema
    De oligopolios con burocracias locales e internacionales mirando por maximizar expropiación, expoliación y mercantilización de todo lo existente en el planeta.
  • Qué Democracia
    De la comunidad de negocios lícitos e ilícitos entre capitales y estados imperialistas con los locales.  
  • Qué Trabajo
    De sus expropiadores para usarlo hacia el acaparamiento oligopólico de riquezas e ingresos mediante proletarización hasta de las profesiones universitarias, despojo-acaparamiento de tierras, exclusión social, expoliación laboral y total mercantilización de la naturaleza.
  • Qué Abya Yala
    De arrasamiento de las simbiosis de culturas con la naturaleza cuya creación implicó siglos de trabajo humano comunitario y constructor de equilibrios ecológicos según latitudes geográficas.
  • https://confraternizarhoy.com.ar/ultimo-tema/

SÍNTESIS

  La unión de las diversidades de abajo contra
la vigente desertificación está en disputa

Estamos, como humanidad y Abya Yala, sumidos en emergencias socioeconómica de una creciente mayoría y socioecológica cuya expresión más rotunda es la climática. De modo que nuestra salud como poblaciones, familias e individuos se halla severamente afectada.

La pandemia lo ha demostrado, pero no la hemos asumido como inflexión histórica del país, continente y mundo. Al extremo que involucionamos aceptando que el sistema nos infundiera miedos medioevales ante la Covid19 y nos confinara a nosotros –los diversos de abajo- mientras proseguía devastando mediante los extractivismos o ecocidios con sus consecuentes genocidios silenciosos y silenciados e invisibilizados.

En la actualidad el gobierno de los Fernández acelera e intensifica la desertificación en todos los sentidos del concepto. La puede llevar adelante:

sobre la base de la Constitución de 1994 cuyo federalismo instaura que los oligopolios extractivistas negocien su ocupación económica territorial con provincias y municipios;

mediante la unidad de oficialismo con la oposición de derecha para continuar la profundización de las políticas estatales de saqueo y envenenamiento; y 

gracias al Pacto de Paz Social que, antes de hacerse cargo del poder ejecutivo, los Fernández establecieron -con la firma de todas las centrales sindicales- para bloquear el poder de los trabajadores de poner fin a los ajustazos e hiperinflación en constante crecimiento. Pese a lo último, todavía hoy rige la conciliación de los oprimidos y expropiados con sus usurpadores.

Tamaña contradicción nos desafía, abajo y a la izquierda, a desobedecer la legalidad-legitimidad de la gran burguesía para no entramparnos en su democracia encubridora de estar garantizando la continuidad de la dictadura capitalista e imperialista desde fines del año 1983.

Reflexionemos que, sin anoticiarse del falso Estado de derecho en vigencia cada vez más suplantado por el Estado policial militarizado, la Campaña Plurinacional en Defensa del Agua para la Vida “remarca el derecho humano al agua, denuncia el extractivismo y propone la democratización del acceso a los bienes comunes”. Es decir, da la espalda al presente e historia del Estado cuidando por garantizar la acumulación gran capitalista a expensas del incesante despojo-arrasamiento de las condiciones para la vida tanto del país como de sus pueblos e individuos. Desconoce que la actual democracia resultante de imponer la derrota a los trabajadores e izquierdas, mediante genocidio durante la dictadura militarizada y mediante manipulación de la opinión pública en los gobiernos constitucionales, es la de la comunidad de negocios lícitos e ilícitos entre capitales y estados imperialistas con los locales.

En acuerdo con su negativa a asumir la realidad tal cual es, la Campaña Plurinacional en Defensa del Agua para la Vida fomenta la aceptación de la justificación gubernamental de requerir divisas y así convence abajo que se trata de suspender el pago de servicios de la deuda externa pública para eliminar los extractivismos. Es decir, menosprecia la centralidad e imprescindibilidad de estos últimos para el crecimiento económico del contubernio de capitales y estados imperialistas con los locales. Tampoco se posiciona articulando con las luchas por justicia social ante el incesante avance capitalista o extractivista profundizando la desigualdad social y la pobreza estructural que, a la vez, conlleva al perfeccionamiento incesante del Estado policial militarizado. Esto en conformidad con la definición de la pobreza y la protesta social como nuevas amenazas a la seguridad hemisférica que implantó la Organización de Estados Americanos (OEA) en octubre de 2003, justificándose mediante el atentado a las Torres Gemelas del 11 de septiembre de 2001.

Otra faceta de la Campaña en su desviar las luchas socioterritoriales de confrontar con el Capital y su Estado, consiste en desentenderse de comprobar la tendencia principal del sistema mundo capitalista hacia la concentración-centralización del poder de dominio global sobre el 2,5% del agua dulce planetaria, que se reduce a un 0,3% de fácil acceso ya que el resto está congelado y forma aguas subterráneas.

Su visión estatista o nac&pop le impide reconocer prioritario el desafío de la unión en diversidad para frenar los criminales acaparamientos oligopólicos que los Estados locales (nacional en nexo indisoluble con los provinciales y municipales de ambos bandos de la ‘grieta’) gestionan para la viabilidad, por ejemplo, de:

Una empresa estatal israelí en la Argentina

El agua, el nuevo botín

9 de noviembre de 2022

Por Susana Lara /El Cohete a la Luna

La empresa estatal israelí que secó el río Jordán —aquel en cuyas aguas fue bautizado Jesús y ungido Mesías por el cristianismo— se afianza en la Argentina para el proceso de creación de un mercado del agua de consumo humano, productivo e industrial.

A diez años del proyecto frustrado en la provincia de Buenos Aires, Mekorot Israel National Water Co firmó un acuerdo con el Gobierno nacional que le permite iniciar negocios para la gestión integral de los recursos hídricos de cinco provincias, en tanto que mantiene avanzadas conversaciones al menos con dos municipios sobre la costa del río Paraná. La misma empresa realiza inversiones en infraestructura de agua y salubridad por otro memorándum de entendimiento firmado el año pasado, los que se articulan estratégicamente.

“Uno de los objetivos principales de la política hídrica en Israel fue que la gestión del recurso esté centralizada en pocas instituciones con una clara delimitación de las facultades y responsabilidades de cada una”, según el análisis de Evangelina Dardati, economista chilena. Mekorot es uno de los cinco puntales de ese modelo.

La empresa firmó un acuerdo para la gestión integral de los recursos hídricos superficiales y subterráneos con el Consejo Federal de Inversiones (CFI), quien a su vez lo hizo con los gobiernos de las provincias de San Juan, Mendoza, Catamarca, La Rioja y Río Negro. Las declaraciones oficiales de funcionarios públicos y de los directivos de la empresa permiten interpretar los alcances del acuerdo de negocios plasmados en los respectivos convenios particulares. Arancelamiento de todos los servicios de aguas, modificación de las leyes provinciales y de sus organismos de aplicación, reordenamiento total de los usos y destinos de la infraestructura existente, creación de valores económicos y financieros para establecer un costo del agua en la Argentina, nacionalización y centralización de algunos sectores del mercado, entre otros objetivos de esta gran reforma que pretende completar y perfeccionar la de los ’90. (…)

En suma, la Campaña Plurinacional en Defensa del Agua para la Vida desestima la legalizada y legitimada violencia de Estado conque el sistema mundo capitalista y su local expropian los bienes comunes expandiendo, por tanto, el avasallamiento total de los derechos de los pueblos e individuos.

Tampoco la Campaña Plurinacional en Defensa del Agua para la Vida repara sobre el ciclo del agua en la naturaleza y por tanto, de su existencia debida a las interrelaciones e interacciones con las biodiversidades formando la heterogeneidad de ecosistemas y ecorregiones.

El agua tan imprescindible para la estructura y el funcionamiento tanto de los seres vivientes como de la naturaleza no sólo está siendo envenenada completamente por el capitalismo sino también la vuelve escasa e incluso la agota por consumo de gigantescos volúmenes en los extractivismos y por modificación radical de las cuencas hidrográficas.

A diferencia de la Campaña debemos analizar la naturaleza en su complejidad, heterogeneidad y no circunscribirnos a un bien común (abstraído de la naturaleza) por más esencial a la vida que sea. Como probó la gran bajante del Paraná, es fundamental que valoremos que el ciclo real y efectivo del agua requiere de la Amazonía, El Impenetrable y otras riquísimas biodiversidades, por ejemplo, los humedales.

El modo capitalista de producción y mercantilización, sobre la base del régimen latifundista, está aniquilando esos equilibrios ecológicos. Rupturas patentizadas en la emergencia climática y en la pandemia. Urge que tengamos en cuenta, además, que todas las selvas y bosques nativos son frutos del trabajo de siglos de pueblos originarios, lo cual prueba que el trabajo emancipado del Capital se dirige hacia «buenos vivires» abajo.

La Amazonía tan esencial a la vida de todo el planeta está siendo devastada por el capitalismo que está en guerra contra la vida de sus creadores: los pueblos amazónicos. En todo el Abya Yala y por consiguiente en la Argentina entera, el sistema mundo y sus locales están destruyendo la naturaleza para suplantarla por ambientes artificiales y por tierras arrasadas.

Otras son las construcciones e ideas comunes de la Unión de Asambleas de Comunidades por la vida contra el saqueo y la contaminación ambiental. La UAC las fue elaborando desde el año 2006 por nutrirse de sus asambleas arraigadas en sus territorios. Desde ese entonces, se reconocieron parte de las respectivas comunidades en simbiosis cultural con la naturaleza de su lugar geográfico.

La defensa de éste por cada asamblea uaquera, como previó Arturo Escobar al definir la ecología política de la diferencia, se realizó y realiza desde la perspectiva económica ecológica y la singularidad cultural mirando a la autogestión del territorio como totalidad heterogénea e interrelacionada vitalmente con su particular bioma de la biosfera. Lo adopta como fuente de cultura e identidad, ambas en creación permanente mediante su resistencia local al régimen extractivista y transnacionalizador del país-continente.

«Las historias locales tienen potencial epistémico», señala Arturo Escobar, y han sido invisibilizadas por el sistema capitalista e imperialista. El antropólogo colombiano destaca la relevancia para la emancipación del capitalismo e imperialismos: «la articulación del conocimiento y la resistencia establecida por los propios movimientos sociales; la identificación del conocimiento como una herramienta de lucha; el hecho de que los activistas más que antes incluyan en la investigación sus propias experiencias; a menudo haciendo crítica de las teorías académicas y por supuesto vinculándolas con las situaciones a mano; la relación entre la producción del conocimiento activista y las genealogías del pensamiento crítico; y el reto que todo lo dicho plantea para los entendimientos convencionales y las instituciones de la producción de conocimiento».

Por consiguiente, la UAC posibilitó no sólo dar fortaleza a las resistencias locales que frenan a los extractivismos sino también poner en diálogo los saberes e ideas de las distintas asambleas que creó nuevos avances en su afirmación anticapitalista y decolonial tanto del poder como del saber.

Por otra parte, las diversas asambleas uaqueras comparten la decisión de constituirse como democracias directas. En efecto, construyen su horizontalidad y su autonomía del Estado; también de los partidos políticos, organizaciones sindicales y ONGs que han demostrado conservarse adaptados al capitalismo de suerte que mantienen relaciones jerárquicas, liderazgos autoritarios y censura a la deliberación-decisión de quienes se los destina a ser nada más que subordinados.

En simultáneo a su más de una década de historia de resistencias inclaudicables a las distintas formas del régimen extractivista, las asambleas uaqueras estuvieron encaminando sus re-existencias hacia otra sociedad y otro país-continente fundados en la autodeterminación de sus pueblos y naciones. Sin embargo, no todas pusieron en práctica el entretejerse peculiar tanto a las territorialidades como a las comunalidades para ir abriendo sendas a la creación por cada comunidad o pueblo nación de sus «buenos vivires».

La pandemia (a causa de la industrialización agropecuaria a gran escala y de la globalización económica) agravó la crisis civilizatoria en que el capitalismo sume a la humanidad desde principios de siglo. Pero el sistema logró modelar consenso en culpabilizar al retrovirus y en someterse a la inoculación masiva de medicamentos experimentales en transgénesis humana y en inmunidad de brevísimo plazo e intoxicadora a diferencia de la vacunación tradicional.

Significó que los Estados entregasen a los oligopolios farmacéuticos no sólo multimillonarios fondos públicos sino también las vidas de todas las generaciones existentes en sus países. Aún más, instauraron confinamiento reforzado por Estado policial militarizado y amedrentamiento hasta el extremo de acentuar el individualismo, conveniente al capitalismo, que jaqueó el entramado de relaciones sociales de la cotidianidad, la amistad y la familia.

Desde fines de 2019 hasta noviembre 2022 no hubo UAC presencial. Para que se concretara hubo muchos contratiempos e incluso surgió una división a partir de quienes decidieron no asistir por evaluar innecesaria la revisión autocrítica de la UAC al no ver su crisis ni la civilizatoria de la humanidad y estar conformes con que la UAC siguiese como simples encuentros.

Pero quienes sí participamos, fuimos entusiasmados ante la convocatoria interna y agradecidos a la Asamblea de Chilecito por permitirnos reunirnos superando el anuncio a último momento de la Asamblea de Misiones de su imposibilidad de organizarla.

Constituimos la 34 UAC para, de modo presencial, deliberar y decidir cómo darle permanencia a la UAC ante la aceleración e intensificación de los extractivismos o ecocidios con sus consecuentes genocidios silenciosos y ante el imperativo de las asambleas de mantenerse en constante unión de reciprocidades e intercambios respecto a avanzar con vigor en la conversión de las resistencias en reexistencias suyas como tramas intra e interasambleas de territorializaciones y comunalizaciones cada vez más pletóricas de potencialidades para ejecutar frenos efectivos a los extractivismos que finalicen en erradicarlos.

El sistema mundo capitalista y su local despliegan sus varias metodologías para engañar y poder seguir expandiendo al régimen extractivista. Además, tienen a su favor que han inculcado egos, desconfianza mutua e irrespeto a lo establecido de mancomún que afloraron en la UAC. De ahí nuestro desafío de ir deconstruyendo nuestro «Nosotros» conforme surjan brotes internos de conductas a discutir por entorpecer y bastardear esfuerzos en entablar vínculos propios a otra sociedad, la pos capitalista.  

Sin idealizar, cabe aprender de las recuperaciones territoriales que se originan en rebelarse a continuar semiesclavos como peones rurales de los grandes terratenientes que despojaron a sus antepasados de sus tierras o malviviendo en las barriadas de desposeídos de todo por el sistema. Se comunalizan y territorializan con voluntad de crear su vida digna e ir reconstruyendo su cultura.

En el contexto de la continuidad del estado de excepción en las regiones de Bío Bío y La Araucanía, pese al progresismo de Gabriel Boric, prestemos atención a qué devela el siguiente artículo situándonos en el presente compartido por todo el Abya Yala.

Nación Mapuche. Estado de excepción:
Entre el reconocimiento y la militarización de Wallmapu

Por Héctor Nahuelpán, E. Martínez, Á. Hofflinger, P. Millalen,
Resumen Latinoamericano, 30 de noviembre de 2022. 

(…)En Abiayala (continente actualmente conocido como América) las respuestas a la crisis se han expresado en un ciclo de revuelta e insurrección social desde Chile a Colombia, Ecuador, Haití, Bolivia, Honduras y Puerto Rico. Pero también en una tendencia de la clase dominante por reacomodar su hegemonía remozando las estructuras de dominación del capitalismo racial. Chile y Wallmapu, el territorio histórico Mapuche, son uno de los “laboratorios” de un sistema que busca resolver su crisis, en la coyuntura de una segunda ola de progresismos latinoamericanos que pugna con una reacción de ultraderecha y neofascista.

Considerando este contexto, en este trabajo continuaremos y profundizaremos en un análisis desarrollado previamente. Nuestra tesis es la siguiente: actualmente, en Chile y Wallmapu, el colonialismo y el capitalismo están reacomodándose en un contexto de crisis global y reestructuración del sistema, pero también en respuesta al aceleramiento de la lucha mapuche por la recuperación y defensa del territorio, la regeneración de la vida y la liberación del Wallmapu.

Este reacomodo tiene diversas expresiones, no obstante, analizaremos dos. Primero, enfocaremos en la lógica del reconocimiento colonial, la cual se ha expresado en la apuesta institucionalista de reconciliar al estado con la historia del despojo y genocidio mapuche mediante el concepto de “plurinacionalidad”. Tras el rechazo a la propuesta de nueva constitución, esta lógica habilitó un escenario para la recomposición hegemónica de la clase dominante en Chile. Segundo, analizaremos la estrategia de contrainsurgencia que se consolida con un estado de excepción impuesto por los recientes gobiernos, como expresión de una modalidad de acumulación militarizada que utiliza la crisis para profundizar la reproducción del capitalismo extractivo en territorio mapuche. (…)

En Argentina el actual gobierno nacional y popular, a través de su ministro Aníbal Fernández, crea el Comando Unificado Patagónico para la represión y desalojo de la comunidad a la que pertenece la machi Betiana, autoridad máxima en la cultura mapuche del Puel Mapu y en donde se halla el rewe. La violencia ejercida contra Betiana y las otras mujeres e hijos fue extrema y permanecen detenidas.

Ante esta militarización de la ocupación e invasión económica territorial por los extractivismos, nuestro desafío es facilitar la toma de conciencia de una creciente mayoría sobre que hoy, en Argentina y todo el Abya Yala, nuestra contradicción fundamental con el sistema mundo capitalista y sus locales es que están arrasando el presente. Implica responsabilizarse por impedir su acelerada e intensificada destrucción de las condiciones y medios de vida. Es involucrarse en las disputas de los territorios entre el contubernio de capitales y estados imperialistas con los locales por un lado y por otro: las asambleas de comunidades por la vida contra los extractivismos y las comunidades de naciones indígenas. Ambas resisten al avasallamiento de derechos de los pueblos e individuos de abajo y los de la naturaleza, éstos consisten en su funcionamiento y evolución esencial a la vida.

En otras palabras, a la contrarreforma agraria capitalista e imperialista que resulta de la expansión de los extractivismos necesitamos contraponer la «reforma agraria integral» de carácter anticapitalista, antiimperialista, antirracista, anticlerical, antipatriarcal y decolonial tanto del saber como del poder. Será posible por unión de las defensas-recuperaciones territoriales con las respectivas singularidades colectivas que emergieron y emergen al hacerse cargo de sus particulares dignidades negadas por el sistema.

Octubre

TEMA: La sociedad institucionalizada por Perón viabilizó y viabiliza:

Qué Sistema
Con naturalización abajo y a la izquierda de la acumulación de oligopolios locales e imperialistas mediante ecocidios y sus consecuentes genocidios silenciosos.

Qué Democracia
Con enfrentamiento creciente a los de abajo reforzado por el pacto entre todas las centrales sindicales, las cámaras patronales y el Estado cuya clase política se convirtió en casta.

Qué Trabajo
Con sujetos hacedores y creadores, adoctrinados en depender del Capital cuando lo cierto es lo contrario, no se proponen salir del sometimiento creciente a la expoliación de quienes lo usurpan.
 

Qué Abya Yala
Con superexplotación tanto de los pueblos y trabajadores como de la naturaleza bajo estigmatización racista y colonial

SÍNTESIS

Es hora de revisión crítica de nuestra peronización o
domesticación capitalista

1) Porque debemos asumir el desafío de deconstruir el amplio consenso, contrario a necesidades e intereses populares, implícito en:

-La indiferencia mayoritaria sobre la multiplicación y militarización de las «zonas de sacrificio» en todo el país-continente sólo para la acumulación gran capitalista de poder de dominio, riquezas e ingresos.

-El amedrentamiento de las diversidades de abajo e izquierdas partidarias que provocó el sistema mundo capitalista y sus locales ante la Covid 19.

-La tibieza de la ‘política correcta’ que adoptan las izquierdas electoraleras organizando Basta de Falsas Soluciones cuando lo cierto es que éstas son las formas capitalistas e imperialistas de enriquecerse sea como sea. Ni siquiera su ecologismo interpela a una creciente mayoría para el viraje de mirada hacia donde real y efectivamente se está exterminando la vida y la salud de la naturaleza que incluye las humanas.

-Las mesas de diálogo como respuesta a la guerra dispuesta por el gobierno de los Fernández  contra una pequeña comunidad Mapuche que recupera una minúscula parte del territorio expropiado, primero por los ingleses en nexo con la oligarquía terrateniente que su representante paradigmático para Perón y el PJ, el Brigadier General Juan Manuel de Rosas, simboliza paradójicamente soberanía nacional como rutiniza la próxima ‘fecha patria’.

– La legalización-legitimación de los latifundios (o usurpaciones a los pueblos originales) expropiados desde siglos por el Estado como tierras fiscales y por la oligarquía terrateniente que como Juan Manuel de Rosas se subordinó a Inglaterra sometiendo el país a la expoliación del imperialismo hegemónico de ese entonces. Hoy la Patagonia está expropiada no sólo por Benetton, Lewis y la oligarquía terrateniente sino también por grupos y familias de distintos países y por la casta política.

– La naturalización de la apropiación mayúscula de la Patagonia por corporaciones imperialistas extractivistas como Benetton, Lewis, las petroleras, las de la IIRSA, las megamineras que desertifican o sea aniquilan la vida y la salud de la naturaleza que no tiene fronteras ni muros burgueses y por tanto, ese exterminio nos amenaza de extinción a todos.

-La rutina en consignas que menosprecia investigar sobre cómo el ajustazo y el creciente e incesante pago deservicios de la deuda externa pública (que nos condenan a expansión y profundización de la pobreza estructural) tienen la función de subsidios directos e indirectos al contubernio de capitales y estados imperialistas con los locales en nombre de la Argentina y de su progreso o del cínico slogan gubernamental de “primero está la gente”.

2) Porque nos urge frenar al sistema mundo capitalista y su local en su constante agravamiento de nuestro malvivir y destrucción de la naturaleza :

En reciente informe de la ONU se aclara que es imprescindible «adoptar medidas urgentes a una escala sin precedentes para detener y revertir emergencias actuales y proteger así la salud humana y ambiental. Algunas de las medidas esenciales son reducir la degradación de la tierra, frenar la pérdida de biodiversidad y la contaminación del aire, la tierra y las aguas; mitigar el cambio climático y reducir la quema de combustibles fósiles”. Joyce Msuya, directora ejecutiva de ONU Medio Ambiente, fue tajante: «Estamos causando el cambio climático y la pérdida de biodiversidad. No habrá mañana para muchas personas, a menos que nos detengamos».

Advirtamos que no señalan al sistema mundo capitalista que está desplegando su criminalidad de lesa humanidad y de lesa naturaleza. Por eso, precisamos romper con la ONU y toda la otra institucionalidad supranacional del orden imperialista.  

Estamos sumidos en el agravamiento incesante de las emergencias socioeconómica del 99% humano y socioecológica cuya expresión más contundente es la climática. De modo que nos urge poner en práctica «¡Cambiemos el Sistema, no el clima!» del movimiento internacionalista por la justicia climática. Éste nos descubre lo imprescindible de las menospreciadas luchas de comunidades y de autoorganizaciones de vecinos e indígenas en defensa y recuperación de los territorios clasificados (por el bloque dominante) como zonas de sacrificio o a sacrificar. Es crucial generalizar la percepción (conocimiento con su correspondiente toma de partido) de que están defendiendo o recuperando las tramas de la vida y su complejidad obra de la coevolución de todos los seres vivientes con el planeta desde la era Precámbrica aproximadamente 1.500 millones de años. También resultan de la coevolución entre las culturas de los distintos pueblos planetarios y la Madre Tierra cuya salud incluye a la humana y está siendo arrasada por el sistema mundo capitalista y sus locales.

Desentrampémonos de la grieta y unámonos a los silenciados, demonizados e invisibilizados. Entre ellos están colectivos que asumieron el legado de democracia directa de las asambleas entre 2001 y 2002 como puesta en concreto de la imaginación al poder del mayo de 1968 en París. En efecto, desde entonces hasta ahora, desarrollaron sus autonomías, libertad de expresión e iniciativas creativas mirando hacia un futuro, más temprano que tardío, de buenos vivires convivires abajo. Sin embargo, la unión en diversidad abajo y a la izquierda. ¿Cómo establecerla, con quiénes y para qué.

Preparemos la articulación de todas las luchas por la vida y la dignidad de los pueblos e individuos bregando mediante la facilitación en que haya:

Contextualización del hoy en el sistema mundo capitalista cuya institucionalidad supranacional hegemoniza EE.UU. en el desarrollo imperialista de los europeos y los japoneses pero el partido comunista de China le libra competencia para dominar la opresión de los pueblos planetarios. Mientras el estado genocida de Israel no sólo extiende sus servicios de seguridad e inteligencia en Nuestra América sino también es apoyado en su apartheid a Palestina hasta por artistas e intelectuales progresistas. Será ir al fondo de nuestra situación de país-continente sometido ‘democráticamente’ a acelerado e intensificado empobrecimiento-ruina total.
 

Historización del Estado en vigencia y sus políticas públicas para poner fin a la naturalización de la sociedad institucionalizada por Perón y avanzar en la construcción de una real y efectiva democracia o autogobierno de los pueblos naciones de Argentina desde las existentes luchas de las diversidades de abajo y a la izquierda coherente con su esencia común-ista. Historiar es atender a Juan Domingo Perón en su explicación sobre el plan de optimización incesante del extrañamiento de los trabajadores de sus derechos y de su poder de emancipación mediante estructuración del Estado en sus distintas jurisdicciones u organización antisubversiva. Lo hace como integrante de la dictadura pro-nazi del GOU el 25 de agosto de 1944 dirigiéndose a la oligarquía terrateniente y a la gran burguesía local e imperialista o el oficializado como poder real.
 

Desenmascaramiento de la lideresa y los dirigentes e intelectuales K para generalizar el saber porqué confrontar con el Capital-Estado. Es la expansión horizontal del antagonismo irreconciliable contra: los poderes públicos, el sistema político, las fuerzas armadas, las universidades, los medios de comunicación masiva e iglesias de Argentina, todos al servicio del contubernio entre los imperialismos y los transnacionalizados poderes económicos locales.
 

Análisis -y consiguiente toma de posición- respecto a por qué, en ambos países, se despliega la guerra contra el pueblo nación Mapuche desde los respectivos Estados terroristas. Sucede que la expansión del monopolio sobre la tierra y de la concentración de la población en ciudades consolida la opresión capitalista e imperialista de la humanidad y de la naturaleza. De ahí que nuestro desafío, abajo y a la izquierda, es construir: la «reforma agraria integral». Pero las organizaciones campesinas luchan por la ley de acceso a la tierra mientras las comunidades mapuche que recuperan minúscula parte de sus territorios ancestrales están iniciando e impulsando la «reforma agraria integral» en su carácter actual de anticapitalista, antiimperialista, antirracista, anticlerical, antipatriarcal y decolonializadora tanto del saber como del poder. Es decir, se desintitucionalizan o rompen con el bloqueo de la lucha e independencia de clases que instauró Perón en Argentina. Quien también implantó la conciliación con el régimen latifundista que, desde los noventa, se convirtió en extractivista.   En Chile, la Coordinadora Arauco- Malleco señala que no se trata sólo de desalambrar sino de ir creando comunidades cada vez más entretejidas por sentidos colectivos de vida.

Héctor Llaitul, Werken de CAM, dice: «No podríamos participar en la institucionalidad opresora. Esa es nuestra posición desde la CAM y desde el movimiento autonomista. Los que han participado de las vías institucionales no han logrado prácticamente ningún derecho fundamental para nuestro pueblo; simplemente son políticas de integración, de subordinación. A nosotros no nos parece que a través de esa vía consigamos mucho. Estamos por la vía del control territorial y la autonomía de facto. De hecho, vamos recuperando metro a metro y desde ahí vamos transformando una realidad que nos golpea a diario a través del latifundio y de las forestales. Nosotros estamos desarrollando un proceso para sentar las bases para la liberación del pueblo-nación mapuche, y eso pasa por una estrategia de resistencia, por un lado, y de reconstrucción, por otro lado».


https://www.resumenlatinoamericano.org/2021/03/03/nacion-mapuche-entrevista-a-hector-llaitul-werken-de-la-coordinadora-arauco-malleco-sobre-el-pseudo-acuerdo-nacional-de-la-burguesia-y-la-farsa-del-proceso-constituyente/

 

Considero la imprescindible unión de los diversos de abajo como resultado del proceso de construcción de su «reforma agraria integral». Ya está andando como contraposición a los diversos extractivismos que concentran y transnacionalizan tanto la economía como el territorio de Argentina o sea instauran la contrarreforma agraria integral. Falta dejar atrás la obediencia debida al sistema mundo capitalista y sus locales que consiste en luchar por leyes, presión social sobre gobiernos y autoorganizarse en forma verticalista o antidemocrática.  ¿Por qué el gobierno de los Fernández mantiene presa a la Machi Betiana y destruye el rewen? Para erradicar la cosmovisión y cultura de simbiosis con la naturaleza que nos guía, abajo y a la izquierda, sobre cómo hacer el viraje desde las política e ideología burguesas hacia las correspondientes a nuestras necesidades y aspiraciones de buenos vivires convivires.      
 

Septiembre

TEMA: El Partido Justicialista y Cristina Fernández
 gestionan la ruina del país mediante:

QUÉ SISTEMA
En crisis civilizatoria cuyo acaparamiento oligopólico la agrava hasta conducir a la extinción de la vida planetaria.
QUÉ DEMOCRACIA
En perversión al extremo de actuar desembozadamente como dictadura del gran capital local e imperialista.
 
QUÉ TRABAJO
En completa alienación al extremo de aniquilar su presente y futuro local.
QUÉ ABYA YALA
En desaparición forzada por el sistema mundo capitalista y sus locales extinguiendo su vida humana y no humana para la acumulación oligopólica de riquezas.

SÍNTESIS

La defensa de la vida y la salud exige
frenar al gobierno de los Fernández
que es derrotar al mafioso Partido Justicialista

Introducción

El gobierno de los Fernández está acelerando e intensificando la expropiación económico territorial del país por el contubernio de capitales y estados imperialistas con los locales. Cabe entonces realizar:

1) El viraje del diagnóstico sobre el presente de Argentina desde atribuirlo al FMI y al pago de la deuda externa pública hacia apreciar las existentes luchas por las varias facetas de la justicia social y las defensas-recuperaciones de territorios en todo el país-continente. Las últimas están por la vida y la salud de la naturaleza que incluyen las humanas y enfrentan a los extractivismos encuadrados en un régimen exigente de un Estado corrupto, subsidiador y autoritario.

Por el contrario, la adjudicación o culpabilización sostiene la mentira e ilusión de otro capitalismo posible por simples rechazos al FMI y al pago de la deuda eterna. De modo paradójico, es el enfoque de las izquierdas no subordinadas totalmente al actual liderazgo de Cristina Fernández del Partido Justicialista. Se equivocan por consagrarse esencialmente a que sus dirigentes sean candidatos a diputados y a la participación en esa Cámara constituida de tal manera de legalizar-legitimar al poder concentrado como poder real. Aún más, se han acomodado al sistema y prefieren la conciliación de clases por sobre la independencia de clases que significa e implica compromiso con erradicar el régimen de propiedad que legaliza las expropiaciones de las clases que así pueden constituirse en opresoras.

2) La confrontación con el Kirchnerismo o derecha más peligrosa por ser la versión mimética del PJ con las aspiraciones implícitas en la rebelión popular de fines de 2001 y mediados de 2002 que los poderes (constituidos por la dictadura genocida y la “democracia para la derrota popular” en la lucha de clases) abortaron mediante el llamado a elecciones. No lo habían conseguido mediante el despliegue del Estado terrorista (que asesinó a Darío Santillán y Maximiliano Kosteki e hirió a muchos) para poner fin al rumbo emancipatorio de “trabajo, dignidad y cambio social”.

Néstor Kirchner no bien asumió la presidencia en mayo de 2003:

  • Se asoció con la Iglesia Católica para estigmatizar a las organizaciones piqueteras, que este año CFK actualizó desde la misma Avellaneda en vísperas del 20 aniversario del asesinato de Darío-Maxi y la masacre del Puente Pueyrredón.

     
  • Sintonizó con la Organización de Estados Americanos (OEA) que, en octubre de 2003 -a raíz del 11 de septiembre de 2001- amplió la definición tradicional de seguridad hemisférica incorporando nuevas amenazas como la pobreza y la protesta social. De suerte que ÉL dispuso la ocupación, en noviembre de 2003 por parte de las fuerzas de seguridad, de tres asentamientos de desposeídos en el Conurbano Bonaerense y desde ese momento proyectó extenderla a otras diez villas de emergencia.
    En la ciudad de Buenos Aires durante el año 2004 el progresismo de Aníbal Ibarra y Néstor Kirchner hizo a la aprobación de un Código Contravencional cuyo marco normativo penaliza la venta ambulante y la prostitución en la vía pública, asimismo exige solicitar autorización a las autoridades como requisito obligatorio para realizar una movilización, acto u cualquier otro tipo de protesta.
    De modo que (usando además las masivas marchas convocadas por J.C.Blumberg como consenso a la inseguridad ciudadana) instauró la sistemática judicialización de la protesta social y “el agravamiento de las figuras penales impuestas a las y los detenidos, así como en el accionar represivo del Estado en diferentes situaciones y contextos, a través del despliegue de Gendarmería Nacional, grupos especiales, policía federal y policías provinciales” señala el Informe de Alerta Argentina «Los derechos humanos en el gobierno de Kirchner (2003-2004)».

Durante el año de 2006 acontecen dos pruebas sobre que el gobierno NK estaba a favor del avasallamiento de derechos humanos por el gran Capital y del punto final a los juicios contra los genocidas durante la dictadura militarizada del contubernio de estados y capitales imperialistas con los locales: -el asesinato de un policía como armado judicial contra la organización antiburocrática de trabajadores petroleros (demandando acabar con la tercerización laboral) en su feudo o sea en la provincia de Santa Cruz y -la segunda y definitiva desaparición forzada de Jorge Julio López cuyo testimonio fue fundamental tanto para condenar a Etchecolatz como para la sentencia del Tribunal Oral Federal N° 1 de La Plata que declaró por primera vez en la historia argentina que fueron «delitos de lesa humanidad cometidos en el marco de un genocidio».

  • Adoptó como ministro de economía al de Duhalde porque Roberto Lavagna con su modelo de dólar alto logró recomponer las rentabilidades del poder concentrado, sobre todo de las exportadoras y establecer su incesante incremento.
  • Alardeó de crecimiento económico a tasas chinas convenciendo a las mayorías que era el de ellas cuando lo cierto fue la expansión del sistema de soja transgénica en nexo indisoluble con los agrotóxicos y de otros extractivismos a costa de gravísimas consecuencias para todos los pueblos de Argentina. Estas fueron y son ecocidios con sus correspondientes genocidios silenciosos y silenciados e invisibilizados por el sistema. Pero también desde 2002 rige la ley de emergencia alimentaria sin interrupción alguna. Los dos gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner continuaron profundizando esa nefasta transnacionalización económica, territorial y estatal en acuerdo con el régimen propio de los extractivismos.

Según la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI), 3070 personas fueron asesinadas por represión estatal durante las gestiones kirchneristas (2003-2015). Las policías provinciales, los servicios penitenciarios y la Policía Federal son los principales responsables, y la cifra representa el 65 por ciento del total de los casos de violencia institucional desde la vuelta de la democracia. Respecto al Estado represor, CFK no bien triunfó con el 54% de los votos para su segundo mandato, promulgó la ley antiterrorista. Y acaba de afirmar, como vice presidenta, que su partido no reprime. Por supuesto, fue poco antes del secuestro de mujeres mapuche e hijos.

Pero recordemos diciembre de 2010 en que el gobierno CFK ante la toma de tierras del Parque Indoamericano por centenares de familias sin techo, en vez de responder con viviendas creó el Ministerio de Seguridad de la Nación y nombró a Nilda Garré al frente que implantó el “Plan Unidad Cinturón Sur” (2011). Al respecto Myriam Valeria Gramuglia señala:

«La puesta en marcha de esta iniciativa gubernamental implicó el re-despliegue territorial de un conjunto de unidades operativas de la Gendarmería Nacional hacia algunos barrios del sur de la Ciudad de Buenos Aires caracterizados por la vulnerabilidad y precariedad de sus condiciones de vida, para la realización de tareas de “policías de calle” antes reservadas a las fuerzas policiales. Si bien existen antecedentes de este tipo de despliegues desde la década pasada, desde la creación del Ministerio de Seguridad, la tendencia a convocar a fuerzas de seguridad para el desarrollo de tareas de orden interno se ha acentuado. Por otro lado, no puede desconocerse que la Gendarmería Nacional, por su propia estructura institucional, está marcada por variables constitutivas típicas de las instituciones militarizadas. Creemos que el análisis de esta iniciativa gubernamental nos permitirá aproximarnos a algunos cambios que se han producido al interior de Gendarmería Nacional, pero también a una redefinición más amplia sobre los modos de gobierno de la seguridad en la Ciudad de Buenos Aires».

(https://www.easyplanners.net/alas2017/opc/tl/1715_myriam_valeria_gramuglia.pdf)

Aún más, Nilda Garré infiltró espías en las organizaciones de izquierda y en la protesta social usando el Proyecto X de Gendarmería Nacional que se creó en 2002, se actualizó en 2006 y en 2017 se descubrió abajo vigilando a la familia de Sergio Maldonado.  Cristina Fernández de Kirchner lo profundizó designando a César Milani (especializado en inteligencia estatal y denunciado en el Nunca Más de La Rioja por secuestro-desaparición forzada del conscripto Alberto Agapito Ledo en 1976 y horror para la familia Olivera) como Jefe del Ejército para perfeccionar servicios de inteligencia del Estado de Argentina.   

Confrontar con el Kirchnerismo es, por un lado, destapar su inexorable gravitación en el gobierno de los Fernández y que juega a esconderse en momentos de puesta en evidencia de la vigencia del estado terrorista, elitista y subordinado tanto a capitales como a estados imperialistas. Se silencia para presentarse como salida a la situación cuando ocurra el completo desprestigio de Alberto Fernández o de Sergio Massa.

Por otro lado, confrontar con los K es generalizar el cuestionamiento a las izquierdas obedientes incondicionales a CFK e integradas al Frente de Todos. Es convertir su censura y demonización de quienes somos de las izquierdas coherentes con nuestra esencia común-ista en acusación fundamentada y dialogada entre las diversidades de abajo sobre sus complicidades con el avance de la vigente «desertificación» de Argentina en todos los sentidos del concepto. También incluye distanciarse de los trotskismos que se prenden a la falsa grieta o a la lectura maniquea de los K para preferirlos aun cuando se digan sus críticos.

3) La necesidad de crítica a -y autocrítica de- las izquierdas parte de tener en cuenta el 19/20 en que los partidos de izquierda no estuvieron a la altura de la ruptura popular con el Capital y su clase política, tampoco lo estuvieron para intuir, como Gramsci propuso, la suscitación del desafío de orientar la oposición mayoritaria al sistema hacia formas de respuesta efectiva y real a la economía neoliberal y a la coordinación de fuerzas de seguridad e inteligencia cuyo objetivo fue no sólo de descabezar al movimiento piquetero sino también de amedrentar a los pueblos tanto en junio de 2002 como en octubre de 2022. Al igual que ayer, los partidos de izquierda hoy persisten en su carácter electoralero o sea en conciliar con el capitalismo pese a que está acelerando e intensificando la guerra de amplio espectro contra los pueblos de Argentina y el Abya Yala mediante el régimen extractivista.

Destape del gobierno de los Fernández conduciendo el Estado terrorista para poner fin a la recuperación de territorios por comunidades de la nación Mapuche.

El secuestro de, y torturas a, mujeres mapuche con sus bebes ha puesto en evidencia el carácter de clase del Estado y del gobierno de los Fernández que se vertebra en el PJ.

Estamos ante una nueva inflexión histórica en Argentina a leerla dentro de la mundial que la pandemia ocasionó y está latente como trasfondo de la ‘normalidad’ inducida por el capitalismo, ambas interpelan a las minorías componentes del 99% humano a dejar de naturalizar la cotidianidad y la delegación en el Estado. La local se origina en el despliegue de la guerra contra una comunidad Mapuche pero no cualquiera. En esta Lof lafken winkul Mapu se levantó la primer Machi después de 150 años de genocidio y también se halla el rewe, espacio de alto valor espiritual y ceremonial de los Mapuche. Lo destruyeron, como así también a las rukas de los lamgen y pichikeche. En “Furilofche, Puel Mapu mew” (https://agenciaparalalibertad.org/la-voz-de-las-presas-mapuche ) las presas políticas mapuche relatan sobre su situación y violencias sufridas a la vez que exigen a gobiernos y convocan a la unión de despertares.

La *Marcha interprovincial -Río Negro y Neuquén- Wallmapu -Puelmapu* advierte: (…) Ante la urgente situación de represión y violación de todos los derechos humanos del Pueblo mapuche y de la niñez en la Lof Lafken Winkul mapu, nos reunimos y movilizamos para exigir el cese inmediato de la violencia estatal que se ensaña contra mujeres mapuche y sobre nuestros territorios, porque vienen por todo: la tierra, el agua, los barrios. Nada sacia la sed de los intereses terratenientes de siempre y las multinacionales de hoy”.

De modo que la existente convergencia de las luchas indígenas con las socioecológicas interpela a expandirla y profundizarla. Ya Javier Rodríguez Pardo como componente de la Unión de las Asambleas de Comunidades (UAC) por la vida en contra de los extractivismos nos dejó la guía de acción implícita en “vienen por todo” y la inutilidad del gigantesco esfuerzo tanto por elaborar leyes como por forzar a su promulgación.

Construcción anticapitalista de la unión en diversidad abajo y a la izquierda coherente con su esencia común-ista.

Ante todo, conviene recordar poema del pastor protestante alemán Martin Niemöller (1892-1984):

“Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas,

guardé silencio,

porque yo no era comunista,

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,

guardé silencio,

porque yo no era socialdemócrata

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,

no protesté,

porque yo no era sindicalista,

Cuando vinieron a buscar a los judíos,

no pronuncié palabra,

porque yo no era judío,

Cuando finalmente vinieron a buscarme a mí,

no había nadie más que pudiera protestar.”

Es crucial reconocer que los de abajo (o los expoliados, humillados y silenciados e invisibilizados por el sistema) somos diversos, pero estamos hermanados en privilegiar la vida y la salud de la naturaleza que incluye las humanas. Mientras el sistema mundo capitalista y sus locales se centran en el incesante lucro del 1% humano que implica no sólo creciente explotación laboral, sino que (sobre todo en el Abya Yala y los otros pueblos condenados al subdesarrollo) implica: expropiación oligopólica de las condiciones y los medios de trabajo social para su acaparamiento de riquezas e ingresos. Nos están exterminando de esa manera y con totalitaria impunidad aun cuando enmascarada como democracia.

Sin embargo, pese a la evidencia del Estado terrorista para garantizarle a los poderes concentrados seguir con su ilimitada apropiación de Argentina, hasta representantes Mapuche convocan a mesa de diálogo con ese Estado en sus distintas jurisdicciones y sus gobiernos de turno. En efecto:

2 de octubre 2022

Desde el territorio ancestral de la comunidad Nahuelpan, zona del Bolsón, Provincia de Río Negro, queremos expresar nuestra solidaridad con la Comunidad Lafken Winkul Mapu ante el avance de grupos supemacistas violentos que permanentemente amedrentan y estigmatizan a el pueblo nación Teuelche Mapuche en general. 

Quienes llaman terroristas a los mapuches son los encubridores de los asesinos de Santiago Maldonado, Rafael Nahuel y Elias Garay. 

El reconocimiento a los pueblos prexistentes al estado argentino da marco de derechos en el art. 75 inciso 17, convenio 169 de la OIT y responsabilidades al estado que no están siendo cumplidos. Llamamos a qué el Gobierno Nacional actúe pronta y pacíficamente en la intervención de los conflictos y no a través de las fuerzas de seguridad que solo profundizan el conflicto y lejos de la Paz, lejos de construir el diálogo y la mediación dan herramientas de violencia a sectores que solo buscan que se siga virtiendo la sangre que tanto dolor deja en nuestra historia  desde la mal CONQUISTA DEL DESIERTO DEL Gral Roca.

Los medios hegemónicos de comunicacion distorsionan la realidad del pueblo Teuelche Mapuche, quienes habitan en paz y armonía sus territorios respetando el desarrollo de la vida en todas sus formas.

La estigmatización, la supremacía blanca o racial deben ser repudiadas por el conjunto de la sociedad para alcanzar una vida de buen vivir y hermandad en la interculturalidad que se viven en estos territorios.

No existen pseudo mapuches, estos discursos distorsionan la realidad y no respetan el derecho a la autopercepción, alertamos el riesgo que implican estos discursos que solo construyen una lógica facista que atomiza la sociedad en vez de unirnos en el respeto a la diversidad cultural.

Hacemos un llamamiento al Estado nacional y Provincial, al sus Gobiernos en general y a el INAI en particular a que tomen intervención pacífica para una salida dialogada a los conflictos que sucedan.

Comunidades organizadas en la Secretaría de Pueblos Originarios del MTE Rural;

Comunidades Teuelche mapuches de Neuquén, Rio Negro y Chubut

Comunidad Nahuelpan, longko Cristian Nahuelpan. Provincia de Río Negro 

Consejo zonal Pikunche, provincia de Neuquén.

Consejo zonal Wiliche, provincia de Neuquén.

Comunidad Kutral Mapu, provincia de Río Negro.

Comunidad Newentuaiñ inchiñ, de costa del lepa, provincia de Chubut

Lofche lonkonao ñanculeo diumacan, zona atlántica, provincia de Río Negro.

Comunidad Luis y Julián Santos, línea sur, provincia de Río Negro

Feria Pewtun furilofche warria, Bariloche, Rio Negro.

Organización Teuelche Mapuche de Cushamen, a confirmar.

Por una Sociedad sin esclavos/as ni excluidos/as, si nos tocan a uno/a nos tocan todas!

Marichiwue!

Atendamos un análisis desde el Pueblo de Amaicha (Tucumán) que sintoniza con la decisión de autodeterminación predominante entre las comunidades del pueblo nación Mapuche.

12 de octubre: los pueblos indígenas y una vida anticapitalista,
sin patriarcado y fuera del extractivismo

11de octubre de 2022

De Yrigoyen a Perón, de los progresismos gubernamentales a la derecha más extrema, el diaguita Mario Quinteros analiza el rol del Estado en la vida de los pueblos originarios. Cuestiona el modelo económico-político que prioriza el extractivismo y vulnera los derechos de las poblaciones locales. El movimiento indígena y la construcción de otro modelo de sociedad.

Por Calchaquí*

El 12 de Octubre es una fecha emblemática para argentinos y argentinas desde hace más de un siglo. Desde 1917, cuando el presidente Hipólito Yrigoyen instituyó por decreto el “Día de la Raza”. El texto de oficial en clave épica resaltaba: “Al genio hispano —al identificarse con la visión sublime del genio de Colón— efemérides tan portentosa cuya obra no quedó circunscripta al prodigio del descubrimiento, sino que la consolidó con la conquista, empresa ésta tan ardua y ciclópea que no tiene término posible de comparación en los anales de todos los pueblos.”

En 1947, dos días después de ocurrida la Masacre de Rincón Bomba, el presidente Juan Domingo Perón aporta al relato la cualidad de la perseverancia en los conquistadores: “Nada los detuvo en su empresa, ni la sed ni el hambre, ni el desierto con su monótono desamparo, ni la montaña que les cerraba el paso, ni la selva con sus mil especies de oscuras y desconocidas muertes. A todo se sobrepusieron. Y es ahí precisamente, en los momentos más difíciles, en los que se los ve más grandes, más serenamente dueños de sí mismos, más conscientes de su destino, porque en ellos parecía haberse hecho alma y figura la verdad irrefutable de que es el fuerte el que crea los acontecimientos y el débil el que sufre la suerte que le impone el destino”.

Los vientos del progresismo que sostenía la hegemonía en América Latina, en momentos en que la economía mundial era favorable por el boom de los commodities, la Cámara de Diputados de la Nación declaró, el 21 de noviembre de 2012, la validez del decreto 1584 del 2 de noviembre de 2010. En sus considerandos estipula que “se modifica la denominación del feriado del día 12 de Octubre, dotando a dicha fecha de un significado acorde al valor que asigna nuestra Constitución Nacional y diversos tratados y declaraciones de derechos humanos a la diversidad étnica y cultural de todos los pueblos”.

En momentos de esa decisión estatal, de acuerdo a lo que plantea la investigadora Maristella Svampa, el progresismo mantenía su auge aunque próximo a su fin. El relato de esa época vino a sustituir en el campo de la autoidentificación de nuestro continente a aquel que se creía continuador del “genio hispano”. Hablaba, y habla, aunque cada vez con menos convicción y más fallido, de la construcción de la Patria Grande en el mismo andarivel que propone la matriz colonial del poder. Un objetivo cada vez más lejano develando la imposibilidad de construir un porvenir justo, equitativo, inclusivo democrático y popular en el marco del capitalismo; definitivamente una quimera.

La vida en la sociedad capitalista nos remite a escenarios cada vez más distópicos. Entre otras cosas o precisamente por ella, la pandemia lo verificó: un progresismo que comenzó a mutar en versiones cada vez más conservadoras al tiempo que las derechas clásicas marchan aceleradamente hacia la diestra con discursos y acciones más violentas (la simbiosis entre mesianismo, operaciones de inteligencia, manipulación mediática, el fallido atentado a la Vicepresidenta de Argentina). También es notoria la impotencia de la clase política (en su arista más democrática) para frenar al extractivismo; un modelo que ataca los bienes comunes (el delta del Paraná es solo un ejemplo), la voracidad extractivista ataca a la Pachamama.

De igual forma es el extractivismo el que exacerba la violencia y el racismo contra el Pueblo Mapuche. El 4 de octubre, fecha significativa pues en el año 1878 se sancionó la Ley de Presupuesto para la “Conquista del desierto”. Por algún motivo, el ataque del progresismo a la comunidad Lafken Winkul Mapu ocurrió también este 4 de octubre, fecha que recuerda que se mantiene el racismo y la intolerancia, tanto en redes sociales como en los medios de comunicación y en el territorio. Aunque también es necesario destacar que existen muchas acciones solidarias con la comunidad, que ocurrieron y ocurren en distintos puntos del país.

Por eso es importante que no todo es el avance hacia la derecha. Del lado de la lucha de los trabajadores sobresale el triunfo de los obreros del neumático, una bocanada de aire fresco que reanima a trabajadoras y trabajadores poniendo más en evidencia el burocratismo y la consecuentemente traición de los representantes gremiales a lo largo y ancho de las confederaciones de trabajadores aún hegemónicas.

Esta bocanada de aire fresco demostró que el derrumbe que proponen las versiones distópicas es evitable y para ello es excluyente encarrilar las ansias emancipatorias de Abya Yala con otra lógica y paradigma: un movimiento que construya una sociedad antipatriarcal, anticapitalista y pluralista en lo cultural. Una cuestión que, desde hace tiempo, intelectuales indígenas, dirigentes y dirigentas de pueblos originarios comenzaron a reflexionar sobre el carácter organizativo, en sentido amplio de los pueblos indígenas; entendiéndose este aspecto como la capacidad de constituirse en un factor real de poder que interpele al Estado en una dirección que vaya más allá de las limitadas concesiones que otorgó y divulgó de manera ruidosa el progresismo.

Ese carácter organizativo se esboza bajo la noción de Movimiento Indígena y anuncia la construcción de su concepto y con ello sus alcances, limitaciones, carácter epistémico, pluriversalidad. Esto nos debe guiar para que un indicio esbozado de manera superficial como contra-efeméride, 11 de octubre, «último día de libertad de los pueblos originarios» se constituya realmente en un punto de inflexión camino hacia otra vida en donde pueda construirse el Buen Vivir en términos de anticapitalismo, anti patriarcado y anti extractivismo.

Estos son los aportes desde el Pueblo de Amaicha (Tucumán), un pueblo atravesado por todas las tendencias y vicisitudes aquí señaladas, en el balance del Día del Respeto a la Diversidad y como un tributo a la sangre de luchadoras y luchadoras de los pueblos indígenas en la resistencia.

*Calchaquí es el seudónimo de Mario Quinteros, integrante de la Comunidad de Amaicha del Valle (Tucumán).
https://www.monitordeoriente.com/20220921-lograran-las-naciones-unidas-hacer-justicia-por-fin-con-palestina/

Fuente: https://agenciatierraviva.com.ar/12-de-octubre-los-pueblos-indigenas-y-una-vida-anticapitalista-sin-patriarcado-y-fuera-del-extractivismo/

Agosto

TEMA: La pandemia y los incendios prueban 
la criminalidad de lesa naturaleza y lesa humanidad de:

QUÉ SISTEMA
Con desertificación de países y continentes sólo para la ilimitada acumulación gran capitalista de riquezas y poder de dominio sobre los pueblos.

QUÉ DEMOCRACIA
Con legalidad-legitimidad e impunidad del gran capital de incesante acaparamiento de las condiciones y medios de vida.

QUÉ TRABAJO
Con ejecutores de los ecocidios-genocidios y de enfrentamientos a la comunidad local. 

QUÉ ABYA YALA
Con desertificación o sea arrasamiento de las biodiversidades, ecoculturas y potencialidades de constituirse en otros países-mundo confraternales.

SÍNTESIS

La urgencia del cambio de sistema social
está siendo asumida desde los territorios.

 Ante la pandemia y la implantación por el sistema mundo capitalista y sus locales de una especie de estado de sitio, hubo miedo medieval y acatamiento de las grandes mayorías e izquierdas partidarias. Esta sumisión a confiar en los poderes opresores para salvarse del coronavirus prueba la involución general de los diversos de abajo en sus capacidades sensibles e intelectuales hacia siglos pasados que sólo se explica por el éxito de la modelación capitalista de subjetividades colectivas e individuales en acuerdo con el orden neoliberal, cuya instauración implicó el triunfo gran burgués en la lucha de clases por despliegue de terrorismos paraestatales y estatales desde el gobierno de Perón-Perón.


Así como el Kirchnerismo destapó la inautenticidad de las izquierdas que se le subordinaron incondicionalmente, la pandemia y el afianzamiento capitalista de su Estado represor en respuesta a la enfermedad, mostró el superficial compromiso anticapitalista de los trokistas e integrantes de otras agrupaciones de las izquierdas no K que son ante todo electoraleros.

En efecto, esos dirigentes e intelectuales se consagraron a exigir trabajo virtual y vacunación de todos, es decir, reforzaron las tendencias hacia el desarrollo expoliador del sistema. No hubo análisis de cómo el exterminio o la crianza en gran escala de animales da origen a zoonosis como la Covid19. Y no asumieron que candidatearse en las elecciones y votar era aceptar la vacunación como superación de la situación límite de la humanidad todavía vigente e incluso agravada por el avance del sistema mundo capitalista y sus locales.

No repararon en cómo se está desertificando el país con la acelerada e
intensificada expansión de los extractivismos. Tampoco prestaron atención
cuidadosa de la vida humana al no averiguar el carácter experimental de las
vacunas de tipo genético que el sistema inocula en sucesivas dosis abarcando a todas las edades y las posibilidades de asistir la enfermedad o prevenirla con medios más naturales y baratos. Pero, sobre todo, por cambios radicales de la cotidianidad mayoritaria que el capitalismo precariza cada vez más.

Son insensibles a que estamos sumidos en una inflexión histórica como país, como continente y como mundo. Que el sistema capitalista local e imperialista está maximizando el acaparamiento de tierras y bienes comunes hasta el extremo de arrasar las cordilleras, los océanos, los bosques nativos, las selvas y la heterogeneidad de ecosistemas.

De ahí que persistan en consignas anacrónicas y de pensamiento mágico: ¡fuera FMI!, ¡no a su ajuste! y ¡suspensión del pago de deuda externa pública! Incluso han restringido a la última virando el no pago a suspensión y atribuyéndola sólo al gobierno de Mauricio Macri. En suma, reafirman la creencia en otro capitalismo posible como lo hacen los gobiernos progresistas y la justificación gubernamental sobre que los extractivismos permiten obtener las divisas necesarias para el pago a los acreedores locales e imperialistas. También son estatistas al exigir esas falsas soluciones.

Desde los poderes expropiadores de nuestras vidas y las planetarias así como nosotros mismos por nuestra adaptación al sistema opresor-represor no hay conciencia que la patente destrucción de la naturaleza (incendios intencionales, deforestación, desertificación, conversión en zona sísmica por el fracking, etc.) y su envenenamiento implican eliminar la salud planetaria que incluye a la humana.

 

Nuestra vida y la no humana están siendo amenazadas de exterminio. Hasta nuestro alimento se ha convertido en veneno y el agua tan imprescindible para toda vida no sólo está siendo contaminada completamente sino también está escaseando o desapareciendo debido al gran despilfarro capitalista no sólo por consumo de gigantescos volúmenes en los extractivismos sino también por modificación estructural de las cuencas hidrográficas. Aún más -como prueba el Paraná- es fundamental que valoremos cómo el ciclo real y efectivo del agua requiere de la Amazonía, El Impenetrable y otras riquísimas biodiversidades, por ejemplo, los humedales.

El modo capitalista de producción y mercantilización, sobre la base del régimen latifundista
está arrasando con esos equilibrios ecológicos.

Rupturas patentizadas en la emergencia climática y en la pandemia. Aún más, comprobamos que esos ecocidios derivan en genocidios silenciosos, silenciados e invisibilizados.

Urge tener en cuenta que todas las selvas y bosques nativos son frutos del trabajo de siglos de pueblos originarios. La Amazonía tan esencial a la vida de todo el planeta está siendo devastada por el capitalismo que está en guerra contra la vida de sus creadores: los pueblos amazónicos.

Los pueblos amazónicos se han confederado en la COICA. En 2019 hace una declaración en conferencia denunciando emergencia ambiental y humanitaria. Se afirma en: «Los pueblos indígenas se resisten a un genocidio».

Se los considera atrasados. Pero -sin idealizarlos- tienen muchos saberes sobre la vida no humana y han resistido por su vida comunitaria que el capitalismo nos impuso despreciar. Ante todo, apreciemos su concepción de sentirse y pensarse parte de la Madre Tierra a la cual debemos asumir pronto para tener presente-futuro de «buenos vivires» abajo.

Por afinidad con los pueblos originarios o por serlo, las defensas y recuperaciones de territorios son más trascendentes para el cambio social ya que alcomunalizarse van arraigando otra sociedad y sobre todo el poder concretar las transformaciones imprescindibles.

Tratemos un desvío crucial de esas luchas hacia la delegación en gobiernos progresistas.

Como todos los gobiernos progresistas, los K optimizaron la inclusión de las mayorías en la fetichización del Estado y la de la subjetividad colectiva e individual. Para ello aprovecharon no sólo a la indignación contra el neoliberalismo sino sobre todo a los ideales de izquierda que vaciaron de contenidos y sentidos subversivos. Lo lograron con la participación protagónica de quienes los atesoran sin escudriñamientos sobre las transformaciones radicales para concretarlos ni menos sobre las imprescindibles luchas de emancipación del Capital-Estado.

 





De súbito esas fuerzas, militancias e intelectualidades de izquierda se identificaron con el matrimonio K. Una posible explicación reside en sus adaptaciones al capitalismo y sobre todo en su inconciente claudicación ante la ardua tarea de porfiar en compenetrarse de los convivires sociales e internacionalistas para descubrirlos en sus latencias y potencias humanistas, humanizadoras. De ahí que el desafío abajo y a la izquierda no es una batalla de ideas, sino la multiplicación de diálogos entre nosotros para el esclarecimiento mutuo sobre cuáles son nuestras aspiraciones de justicia social y ambiental. Es estrechar vínculos fundando cotidianeidades hacedoras del rumbo decidido entre los diversos de abajo y por tanto, en confrontación con el poder real y con toda la democracia representativa a su servicio. 

Rompamos con el círculo vicioso del poder. Percibamos que, en nombre de la unidad más amplia para derrotar a Mauricio Macri y a los gobiernos de Cambiemos, nos convocaron y convocan a conciliar con quienes nos oprimen. Peor aún, a los dirigentes e intelectuales K debemos juzgarlos por su criminalidad de lesa humanidad.  Participaron de manera protagónica en originar la pobreza de la mitad de niños-adolescentes en constante incremento por políticas de estado para la ilimitada acumulación oligopólica de bienes comunes que, en simultáneo a expropiarnos nuestras posibilidades de vida y trabajo, impone envenenamientos cada vez más extensos de las comunidades de vida, el agua, el aire, el suelo, los alimentos…

Asimismo, advirtamos que las unidades de acción son de corto plazo. Siguen delegando la representación en quienes la ejercen para servir al Capital-Estado en contra de los pueblos de Argentina. Pero sobre todo contribuyen a la gravitación de la grieta que, a su vez, arraiga la convicción popular sobre su deber de defender la gobernabilidad, cuando ésta es la del sistema de saqueo y contaminación de la vida.

Desentrampémonos de la grieta y unámonos a los silenciados, demonizados e invisibilizados. Entre ellos están colectivos que asumieron el legado de democracia directa de las asambleas entre 2001 y 2002 como puesta en concreto de la imaginación al poder del mayo de 1968 en París. En efecto, desde 2006 hasta ahora la Unión de Asambleas de las Comunidades (UAC), se conforma de autoorganizaciones de los vecinos por la vida en contra de los extractivismos. Que constituyeron asambleas desarrollando autonomías territoriales a la vez que solidaridad entre sí; libertad de expresión e iniciativas creativas mirando hacia un futuro, más temprano que tardío, de buenos vivires convivires abajo.

Preparémonos para articular todas las luchas por la vida (no humana-humana) y la dignidad de los pueblos e individuos mediante la multiplicación de espacios en común a lo largo y ancho del país donde se facilite la deliberación de esas diversidades de abajo. Con el objetivo de esclarecimiento mutuo sobre el potencial de los pueblos de Argentina de frenar al capitalismo en sus guerras de exterminio masivo. Es examinar por qué y cómo hacerse cargo de la reforma agraria integral a partir de las defensas y recuperaciones de territorios por comunidades en confrontación con el Capital y Estado en todas sus jurisdicciones. Es poner en discusión a las organizaciones campesinas mirando por la agricultura familiar en vez de la comunal y por ley de acceso a la tierra en vez de asumir que hoy sus necesidades e intereses serán satisfechos sólo por unión de todas las diversidades de abajo con programa, elaborado en mancomún, de desprivatización y desmercantilización territorial o sea requiere la generalización de las existentes luchas anticapitalistas, antiimperialistas, antirracistas, anticlericales, antipatriarcales y descolonizadoras tanto del saber como del poder.

Julio

TEMA: Las elecciones y consignas postergan el ¡YA BASTA! a:

QUÉ SISTEMA
Con economía impuesta como única posible y naturalizada abajo e izquierda, pero consiste en expropiación total y totalitaria del planeta por oligopolios en guerra contra la vida humana y no humana.

QUÉ DEMOCRACIA
Con izquierdas reformistas mayoritarias y todas sin los principios zapatistas de caminar preguntando y desplegar horizontalmente el antagonismo irreconciliable con el Capital y su Estado.

QUÉ TRABAJO
Con extrañamiento total y totalitario de sus autores o creadores al extremo de estar siendo conducidos a la destrucción de las ineludibles condiciones para la vida humana y no humana tanto en el presente como en el futuro.

QUÉ ABYA YALA
Con los gobiernos, movimientos sociales e intelectuales progresistas convenciendo sobre la falsedad de otro capitalismo posible.

SÍNTESIS

El capitalismo es la pandemia

Representa los objetivos de vida e intereses socioeconómicos del 1 % humano cada vez más integrado en sistema mundo. Éste progresa expropiando y acaparando, en forma de oligopolios, los bienes comunes tanto naturales como sociales o sea las condiciones y medios esenciales a la vida humana. En el Abya Yala se concreta como extractivismos con apariencia de modernidad por la tecnociencia aplicada. Sin embargo, ponen en evidencia la crisis civilizatoria en que el capitalismo sume a la humanidad. Ejemplifiquemos con el menosprecio por la vida e irracionalidad del modo capitalista de  obtener un gramo de oro demoliendo una tonelada de roca y usando mil litros de agua. La quita a las poblaciones locales casi todas de regiones semiáridas o áridas. La contamina como al aire y al suelo. Por tanto, los humanos y no humanos enferman o mueren torturados.

Aún más, el gobierno de turno en cada provincia( al frente de un Estado garante de convertir a los extractivismos en extraordinario negocio desde los noventa) clasifica a esas pequeñas y medianas comunidades como pertenecientes a «zonas de sacrificio». A su vez, el presidente Alberto Fernández señala que la cordillera es una inmensa fuente de minerales. En fin, el sistema mundo capitalista y sus locales, en nombre de valorizar la naturaleza, la arrasan. Arrasan la cordillera, la Amazonía, El Impenetrable…Lo último hizo que casi toda Chaco sufriera catastróficas inundaciones y sequías y que comunidades indígenas en simbiosis culturales con El Impenetrable, ante su deforestación, se disgregaran y sufrieran hambre, gravísima desnutrición infantil.

El capitalismo se ha apropiado no sólo del planeta sino sobre todo del trabajo humano de siglos y de su potente poder de transformación en la actualidad. Pero es sumamente peligroso y amenaza de extinción a la vida planetaria por perseguir objetivos descontextualizados de la complejidad real y efectiva sobre la que actúa e irresponsabilizarse por las consecuencias socioecológicas de sus mega emprendimientos. Reparemos en qué nos alerta:

Leonardo Rossi

@leorossi_ep

Antes de los dólares, los extractivismos se llevan: agua, tierra fértil, aire puro. Siempre. En Choya, Catamarca, hace meses arriesgan la vida para que ese ciclo de devastación no inicie. Es ejemplo, ante el silencio cómplice y gritos vacíos para pedir migajas de la destrucción…

En privilegio de la vida y la salud, frente a la actual y planificada aceleración e intensificación de los extractivismos en Argentina, urge la percepción (conocimiento y participación ) de las defensas y recuperaciones de territorios en todo el país-continente para la unión en diversidad de una creciente mayoría mediante deliberación conjunta sobre porqué y cómo construir la reforma agraria anticapitalista, antiimperialista, antirracista, anticlerical, antipatriarcal y decolonial tanto del saber como del poder.       

Junio

TEMA: La consigna “trabajo, dignidad y cambio social” guía la unión entre los de abajo hacia…

Qué Sistema
De liberación del trabajo, la dignidad y la lucha de las diversidades de abajo por el cambio social. LEER:
Conciliación de clases/ Concentración y centralización capitalista/ Alternativas emancipatorias

Qué Democracia?
De liberación del parasitismo mortal de burocracias y Estado policial militar para recuperar tierras y los otros bienes comunes. LEER:

Legalidad-legitimidad de la gran burguesía/ Bloqueo de la lucha de clases/Alternativas emancipatorias

Qué Trabajo?
De afirmación en los sentidos verdaderos del trabajo, de la dignidad humana y del cambio social. LEER:
Expropiado y explotado por burguesía / Ecocida y genocida /Alternativas emancipatorias

Qué Abya Yala

De decolonialidad del saber y el poder de la humanidad por aprecio de: trabajo, dignidad y potencial para el cambio social de sus naciones indígenas. LEER:

Historia y presente/ Ofensiva del sistema mundo capitalista / Alternativas emancipatorias

SÍNTESIS

¡Piqueteros, carajo!

Un poco antes de ser fusilado Darío Santillán sostuvo: Creemos que cortar rutas es un símbolo de un enfrentamiento directo con el poder, el mismo poder que todos los días hace que se mueran los pibes, que en los hospitales no haya remedios, que hace que todos los días la educación sea mucho más baja porque sabe que educándonos podemos hacerle frente con conocimiento”.
“Nosotros no confiamos en ningún gobierno, no confiamos en ningún político. Creemos que la situación no se va a cambiar por ese lado, sino atacando directamente los intereses que se están llevando toda la riqueza de nuestro país, los grandes grupos económicos, los banqueros, el sector financiero”. Leer

El 1 de noviembre de 2001 “El Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD): Por un movimiento popular para la transformación social en la Argentina” señala que «después de diez años de menemismo y casi un año de gobierno de la Alianza, la deuda externa se triplicó, la mayor parte del patrimonio del Estado se vendió y desnacionalizó, la estructura educativa y sanitaria se degradó profundamente. El mundo del trabajo también sufrió la embestida: pérdida de conquistas históricas de la clase trabajadora, mayor explotación, y de la mano de esto, un nivel de expulsión de mano de obra sobrante, que convierte a los desocupados no ya en un “ejército de reserva”, sino en “población excedente”, millones de compatriotas que no tienen acceso a los derechos básicos de subsistencia. A la vez, la actividad política fue quedando hegemonizada por dos fuerzas subordinadas al neoliberalismo cuyo único plan es reproducir el sistema actual, con el apoyo de una importante cantidad de dirigentes sindicales que fueron cómplices de la entrega. Esto termina de pintar un panorama con una gran parte del pueblo excluido de la posibilidad de trabajar, y una brecha creciente entre este pueblo y las dirigencias políticas y sindicales tradicionales, producto de la falta de credibilidad que se supo ganar el conjunto de la clase política. (…)

Pero nuestras luchas no son meramente reivindicativas: tenemos consciencia de que la raíz de estas políticas antipopulares está en el orden social injusto que nos domina. Por eso, definimos para el Movimiento las banderas que unifican nuestras luchas:

TRABAJO, porque es de lo que nos privan y lo que exigimos como derecho impostergable, porque somos parte de la cultura del trabajo que con tanta lucha y sacrificio forjaron los mejores hombres de nuestra historia.

DIGNIDAD, porque sin dignidad no hay futuro. Porque a pesar de las dificultades, no perdemos nuestra dignidad, no nos rendimos ni nos entregamos, porque heredamos la dignidad de las luchas históricas de nuestros antepasados, y la mantenemos viva como principal bandera hacia el futuro que queremos para nuestros hijos.

CAMBIO SOCIAL, porque ese futuro digno deberá construirse sobre una sociedad justa e igualitaria, y para eso habrá que transformar de raíz este sistema en el que, gobierne quien gobierne y apliquen los planes que apliquen, poco cambiará si no se erradica definitivamente la explotación del hombre por el hombre.».

A su vez, la entrevista al MTD DE SOLANO en 2004 pone en evidencia las razones de los poderes para estigmatizar y criminalizar a los piqueteros:

“(…)Cuando ustedes llegaron, nosotros terminábamos una reunión con todos los delegados de los talleres productivos. Allí discutimos el presupuesto de los talleres productivos, la forma de producción y su destino; y, por más que los criterios del MTD sean los de construir colectivamente una producción alternativa, a la hora de definir las cosas, está muy fuerte este tema del capitalismo. Y, como sabemos, se hace muy difícil construir colectivamente con una mentalidad capitalista. Para nosotros es un obstáculo el individualismo, el egoísmo, el pensar siempre en resolver primero los intereses personales por encima de los intereses de todos los compañeros. (…)”.

Observamos, entonces, que los MTD se constituyeron afirmándose en el Trabajo y lo asumieron con las características humanizantes de sus orígenes pretéritos: colectivo en su planificación-ejecución y comunitario respecto a satisfacer necesidades cotidianas y futuras del barrio o de la sociedad local. Más aún, atendiendo a la explicación de Darío Santillán, reconocen el antagonismo irreconciliable con el Capital y su Estado de ahí que los enfrentan y se esmeran por autonomías con base en que erradicar el modo capitalista de producción es posible. Han comprendido que sus exclusión y marginación sociales se debe a la economía del gran capital local e imperialista con progreso mediante crecientes expropiaciones de las condiciones y medios de vida para mercantilizarlos o transnacionalizarlos. Sobre todo, han destapado el fraude que el Capital crea fuentes laborales cuando lo cierto es que el Capital existe por, y depende de, el Trabajo. Comienzan, en consecuencia, por el ¡Basta ya! Los piqueteros se yerguen desde la toma de partido contra la negación por el Estado y el Capital de la dignidad de cada cual y de todos los oprimidos, humillados y sometidos por el sistema.

¡Piqueteros, carajo! Es adueñarse de su dignidad que el Estado-Capital quiere aplastar y principalmente denigrar para eliminarlos por su potencial subversivo ante su conciencia que el Trabajo asalariado e informal hace a la acumulación gran capitalista de riquezas y poder de dominación. Es asumir su dignidad desde las historias de puebladas, de autoorganizaciones por las variadas facetas de la justicia social y de luchas de los trabajadores por su independencia de clase, las cuales han abierto caminos emancipatorios a todas las diversidades de abajo.

Sin embargo, hoy urge situarse mayoritariamente en que el sistema mundo capitalista sume a la humanidad en emergencias socioeconómica del 99% y socioecológica causante de la climática y de la pandemia. Que pese a estas catástrofes acelera e intensifica su acaparamiento oligopólico de los bienes comunes sociales y naturales. Que convierte al Abya Yala y a África en continentes sin sus ecoculturas, arrasadas para el avance del 1% humano en omnipotencia ecocida y genocida amenazando de extinción a la vida planetaria.

Si hoy el cinismo y la desfachatez de la casta política se vuelven patentes hasta el grado de provocación responde, a que el posicionamiento mayoritario consiste en estar de espectadores de cómo se van aniquilando condiciones y medios de vida o bien en movilizarse repitiendo exigencias al Estado sin atreverse a practicar reflexión crítica sobre su carácter de primer enemigo de las diversidades de abajo.

¡Piqueteros, carajo! Los afirma en su identidad. Al mismo tiempo, su dignidad va más allá y nos interpela a romper nuestra conciliación con los expoliadores y entrelazar las rebeldías, así despertadas, de todos los de abajo. Nos interpela a dejar de delegar en los poderes establecidos, mediante terrorismos estatales y paraestatales, nuestras aptitudes deliberativas mirando hacia concretar la autodeterminación de los pueblos naciones de Argentina y su confederación democrática con todo el Abya Yala.

La explicación de Darío Santillán y el grito “¡Piqueteros, carajo!” inducen a apreciar las defensas y recuperaciones de territorios como actuales enfrentamientos directos con los poderes constituidos durante la democracia cada vez más circunscripta a la función de contrainsurgente. Urge el involucramiento mayoritario en esas luchas contra los extractivismos que desertifican o despueblan, envenenan tanto la vida humana y la no humana como los subsistemas imprescindibles para ambas y acaparan oligopólicamente tierra, agua, energía… De manera que vuelven invivible al país y a esto se suma que: arruinan por completo las economías regionales; generan expansión-profundización de la pobreza estructural y expulsión social hacia el malvivir en las periferias de las grandes ciudades.

Se desprende que la independencia de clase de los trabajadores hoy les exige posicionarse junto a autoorganizaciones comunales en disputa de territorios con el binomio de Estado-Capital y esto no sucede. La megaminería, la agricultura industrial, el fracking, la súper explotación marina y las infraestructuras de la IIRSA si son frenadas es por la tenaz lucha socioecológica de las autoorganizaciones de vecinos que los trabajadores de esos megaemprendimientos repudian y dan consenso al Estado militarizado y a patotas sindicales para reprimirlas y al Estado asociado con los grandes medios de difusión en el despliegue manipulador de la opinión pública mediante tecnologías de avanzada que implican la participación de los trabajadores científicos y de las universidades públicas.

En suma, al menos en el Abya Yala ocupado e invadido por las transnacionales extractivistas en contubernio con los poderes locales, las reivindicaciones de justicia distributiva y de trabajo genuino, decente o digno tienen sólo apariencia de atender a la realidad concreta de los de abajo. Quienes las agitan como dirigentes no han revisado pasado y presente tanto en el país como en el mundo verificando que son inviables sobre todo en el capitalismo dependiente y por la grave crisis estructural del sistema mundo que, a la vez hunde, en crisis civilizatoria.

Pero, aunque esas reivindicaciones fuesen satisfechas serían pan para hoy y hambre para mañana. Peor aún, toda esa gran variedad de trabajadores está siendo cómplice del capitalismo en su avance mirando sólo por la acumulación de riquezas y poder del 1% humano, sin importarle de multiplicar ecocidios con sus consecuentes genocidios silenciosos, silenciados e invisibilizados.

Abril/Mayo

TEMA: El Estado en todas sus jurisdicciones es responsable de:

¿Qué Sistema? Con total y totalitaria expropiación oligopólica y explotación tanto de la naturaleza como de los pueblos, trabajadores e individuos. ¿Qué Democracia? Con ley de la dictadura genocida para la incesante expropiación y expoliación por las transnacionales y sus socios menores locales. ¿Qué Trabajo? Con alienación optimizada e impuesta por el peronismo como el más eficiente partido mafioso del binomio Estado-Iglesia. ¿Qué Abya Yala? Con arrasamiento de sus territorios (simbiosis cultural e histórica de cada una de las comunidades locales) para el acaparamiento oligopólico de bienes comunes naturales y sociales.

SÍNTESIS

La organización del Estado como enemigo de los trabajadores y pueblos de Argentina.

Hoy, en Argentina y todo el Abya Yala, la contradicción fundamental con el sistema mundo capitalista y sus locales se da como disputas de los territorios entre el contubernio de capitales y estados imperialistas con los locales y las comunidades, naciones que resisten al avasallamiento de derechos de los pueblos e individuos de abajo y de los de la naturaleza, éstos implican su funcionamiento y evolución esencial a la vida.

De ahí el desafío, abajo y a la izquierda, de suscitar y facilitar el involucramiento de una creciente mayoría (de los oprimidos-humillados-reprimidos) en las existentes defensas y recuperaciones de territorios de la Argentina sin fronteras ni muros burgueses.

Lograr territorios libres de extractivismos y autogobiernos comunales exige su unión en diversidad pero que se dé en simultáneo con el despliegue horizontal del antagonismo irreconciliable con el Estado como que es la organización política del poder expoliador. Implica ante todo derrotar por completo al peronismo.

Veamos porqué lo último es perentorio atendiendo a Juan Domingo Perón en su explicación sobre el plan de optimización incesante del extrañamiento de los trabajadores de sus derechos y de su poder de emancipación mediante estructuración del Estado en sus distintas jurisdicciones u organización antisubversiva.

Lo hace como integrante de la dictadura pro-nazi del GOU el 25 de agosto de 1944 dirigiéndose a la oligarquía terrateniente y a la gran burguesía local e imperialista. Algunos párrafos:

(…)Pienso que el problema social se resuelve de una sola manera: obrando conscientemente para buscar una perfecta regulación entre las clases trabajadoras, medias y capitalistas, procurando una armonización perfecta de fuerzas, donde la riqueza no se vea perjudicada, propendiendo por todos los medios a crear un bienestar social, sin el cual la fortuna es un verdadero fenómeno de espejismo que puede romperse de un momento a otro. Una riqueza sin estabilidad social puede ser poderosa, pero será siempre frágil, y ése es el peligro que viéndolo, trata de evitar por todos los medios la Secretaría de Trabajo y Previsión. (…)

(…)Yo no creo que la solución de los problemas sociales esté en seguir la lucha entre el capital y el trabajo. Ya hace más de sesenta años, cuando las teorías del sindicalismo socialista comenzaron a producir sus frutos en esa lucha, opiniones extraordinariamente autorizadas, como la de Massini y la de León XIII proclamaron nuevas doctrinas, con las cuales debía desaparecer esa lucha inútil, que como toda lucha no produce sino destrucción de valores.(…)

(…)Las masas obreras que no han sido organizadas presentan un panorama peligroso, porque la masa más peligrosa, sin duda, es la inorgánica. La experiencia moderna demuestra que las masas obreras mejor organizadas son, sin duda, las que pueden ser dirigidas y mejor conducidas en todos los órdenes. La falta de una política social bien determinada ha llevado a formar en nuestro país esa masa amorfa. Los dirigentes son, sin duda, un factor fundamental que aquí ha sido también totalmente descuidado. El pueblo por sí, no cuenta con dirigentes. Y yo llamo a la reflexión de los señores para que piensen en manos de quiénes estaban las masas obreras argentinas, y cuál podía ser el porvenir de esa masa, que en un crecido porcentaje se encontraba en manos de comunistas, que no tenían ni siquiera la condición de ser argentinos, sino importados, sostenidos y pagados desde el exterior. (…)

(…)Para evitar que ella cayese nuevamente en el mal anterior, en esa burocracia estática que hace ineficaces casi todas las organizaciones estatales, porque están siempre 5 kilómetros detrás del movimiento, organizamos sobre esa burocracia un brazo activo que se llamó Acción Social Directa, que va a la calle, toma el problema, lo trae y lo resuelve en el acto; y en tres días se tiene establecido un acuerdo entre patrones y obreros, el que después se protocoliza en pocas horas, en un convenio que firman ambas partes de acuerdo, y se pasa a ejecución. Esa sería para el porvenir la base de experiencia, que es la unión real, la base empírica sobre la cual había de conformarse en el futuro un verdadero código de trabajo, al contrario de aquellos que se decidieron siempre por emplear el método idealista e hicieron códigos de trabajo, muchos de los cuales no fueron leídos más que por el autor y algunos de sus familiares, pero que en el campo real de las actividades del trabajo no tuvieron nunca aplicación en ningún caso. (…)

(…)Es grave error creer que el sindicalismo obrero es un perjuicio para el patrón. En manera alguna es así. Por el contrario, es la forma de evitar que el patrón tenga que luchar con sus obreros, que su sociedad patronal que lo representa luche con la sociedad obrera que representa al gremio. En síntesis, es el medio para que lleguen a un acuerdo, no a una lucha. Así se suprimen las huelgas, los conflictos parciales, aunque, indudablemente, las masas obreras pasan a tener el derecho de discutir sus propios intereses, desde una misma altura con las fuerzas patronales, lo que analizado, es de una absoluta justicia. (…)No queremos que los sindicatos estén divididos en fracciones políticas, porque lo peligroso es, casualmente, el sindicalismo político.(…)En permitir y aun en obligar a los gremios a formar sindicatos, radica la posibilidad de que los audaces que medran a sus expensas puedan apoderarse de la masa y obren en su nombre en defensa de intereses siempre inconfesables. Antes de entrar en el tema, me he de referir a otra de las cuestiones. Se ha dicho que en la Secretaría de Trabajo y Previsión, hemos perjudicado a tales o cuales fuerzas. La Secretaría de Trabajo y Previsión responde a una concepción que expuse desde el primer momento; en aquélla no se produce ningún acuerdo, ningún arreglo por presión, sino por transacción entre obreros y patrones. Nosotros no hemos llegado a establecer ningún decreto, ninguna resolución que no haya sido perfectamente aceptada en nuestras mesas por obreros y patrones. Ya hemos realizado más de cien convenios colectivos, respecto de los cuales no puede haber un solo patrón ni un solo obrero que pueda sostener con justicia que nosotros no hemos consultado y llegado a esos convenios y acuerdos, por transacciones bilaterales entre ellos, arregladas por nosotros que ocupamos la cabecera para evitar que intercambien palabras y discusiones inoportunas.(…)

(…)Yo invitaría a los señores a que reflexionen –como ya lo he hecho anteanoche, cuando se susurraba que iban a producirse desórdenes en la calle– acerca de cuál habría sido el espectáculo de estos días, si hace ocho meses no hubiéramos pensado en buscar una solución a esa desorbitación natural de las masas. Probablemente habría sido otro. La Secretaría de Trabajo y Previsión ha ido a investigar cuántos obreros había detenidos, y puedo afirmar que sin su creación, no hubiéramos tenido la enorme satisfacción de saber que entre todos esos detenidos existe solamente un obrero, perteneciente al sindicato de la construcción. Ningún otro obrero ha sido detenido por los incidentes y desórdenes callejeros. No sé si seré optimista, como son optimistas todos los padres con sus hijos, pero sabemos nosotros muy bien que hasta ahora la Secretaría de Trabajo y Previsión ha llenado una función de gran eficacia para la tranquilidad pública.(…)

(…)Es indudable que siendo la tranquilidad social la base sobre la cual ha de dilucidarse cualquier problema, un objetivo inmediato del Gobierno ha de ser asegurar la tranquilidad social del país, evitando por todos los medios un posible cataclismo de esta naturaleza, ya que si él se produjera, de nada valdrían las riquezas acumuladas, los bienes poseídos, los campos, ni los ganados. Sobre esto, señores, es inútil, totalmente inútil teorizar; hay que ir a soluciones realistas: primero, solucionar este problema; luego pensaremos en los otros, porque fallar en esta solución, representa fallar integralmente para el país. Dentro de este objetivo, fundamental e inmediato, que la Secretaría de Trabajo y Previsión persigue, radica la posibilidad de evitar el cataclismo social que es probable, no imposible.(…)

(…)La posguerra traerá, indefectiblemente, una agitación de las masas, por causas naturales; una lógica paralización, desocupación, etcétera, que combinadas producen empobrecimiento paulatino. Ésas serán las causas naturales de una agitación de las masas, pero aparte de estas causas naturales, existirán también numerosas causas artificiales, como ser: la penetración ideológica, que nosotros hemos tratado en gran parte de atenuar; dinero abundante para agitar, que sabemos circula ya desde hace tiempo en el país, y sobre cuyas pistas estamos perfectamente bien orientados; un surgimiento del comunismo adormecido, que pulula como todas las enfermedades endémicas dentro de las masas; y que volverá, indudablemente, a resurgir con la posguerra, cuando los factores naturales se hagan presentes.

En la Secretaría de Trabajo y Previsión ya funciona el Consejo de posguerra, que está preparando un plan para evitar, suprimir, o atenuar los efectos, factores naturales de la agitación; y que actúa también como medida de gobierno para suprimir y atenuar los factores artificiales; pero todo ello no sería suficientemente eficaz, si nosotros no fuéramos directamente hacia la supresión de las causas que producen la agitación como efecto. Es indudable que en el campo de las ideologías extremas, existe un plan que está dentro de las mismas masas trabajadoras; que así como nosotros luchamos por proscribir de ellas ideologías extremas, ellas luchan por mantenerse dentro del organismo de trabajo argentino. Hay algunos sindicatos indecisos, que esperan para acometer su acción al medio, que llegue a formarse; hay también células adormecidas dentro del organismo que se mantienen para resurgir en el momento en que sea necesario producir la agitación de las masas.(…)

(…)Para evitar que las masas que han recibido la justicia social necesaria y lógica no vayan en sus pretensiones más allá, el primer remedio es la organización de esas masas para que, formando organismos responsables, organismos lógicos y racionales, bien dirigidos, que no vayan tras la injusticia, porque el sentido común de las masas orgánicas termina por imponerse a las pretensiones exageradas de algunos de sus hombres. Ése sería el seguro, la organización de las masas. Ya el Estado organizaría el reaseguro, que es la autoridad necesaria para que cuando esté en su lugar nadie pueda salirse de él, porque el organismo estatal tiene el instrumento que, si es necesario, por la fuerza ponga las cosas en su quicio y no permita que salgan de su cauce. Ésa es la solución integral que el Estado encara en este momento para la solución del problema social. Se ha dicho, señores, que soy un enemigo de los capitales, y si ustedes observan lo que les acabo de decir no encontrarán ningún defensor, diríamos, más decidido que yo, porque sé que la defensa de los intereses de los hombres de negocios, de los industriales, de los comerciantes, es la defensa misma del Estado. Sé que ni las corrientes comerciales han de modificarse bruscamente, ni se ha de atacar en forma alguna al capital, que, con el trabajo, forma un verdadero cuerpo humano, donde sus miembros han de trabajar en armonía para evitar la destrucción del propio cuerpo.(…)

(…)El hombre es más sensible al comando cuando el comando va hacia el corazón, que cuando va hacia la cabeza. También los obreros pueden ser dirigidos así. Sólo es necesario que los hombres que tienen obreros a sus órdenes, lleguen hasta ellos por esas vías, para dominarlos, para hacerlos verdaderos colaboradores y cooperadores, como se hace en muchas partes de Europa que he visitado, en que el patrón de la fábrica, o el Estado, cuando éste es el dueño, a fin de año, en lugar de dar un aguinaldo, les da una acción de la fábrica. De esa manera, un hombre que lleva treinta años de servicios tiene treinta acciones de la fábrica, se siente patrón, se sacrifica, ya no le interesan las horas de trabajo. Para llegar a esto hay cincuenta mil caminos. Es necesario modernizar la conducción de los obreros de la fábrica. Si ese fenómeno, si ese milagro lo realizamos, será mucho más fácil para el Gobierno hacer justicia social: es decir, la justicia social de todos, la que corresponde al Estado, y éste la encarará y resolverá por sus medios o por la colaboración que sea necesaria; pero eso no desliga al patrón de que haga en su propia dependencia obra social. Hay muchas fábricas que lo han hecho, pero hay muchas otras que no. Lo que pediría es que en lo posible se intensifique esta obra rápidamente, con medios efectivos y eficaces, cooperando con nosotros, asociándose con el Estado, si quieren los patrones, para construir viviendas, instalar servicios médicos, dar al hombre lo que necesita. Un obrero necesita su sueldo para comer, habitar y vestirse. Lo demás debe dárselo el Estado. Y si el patrón es tan bueno que se lo dé, entonces éste comenzará a ganarse el cariño de su propio obrero; pero si él no le da sino su salario, el obrero no le va a dar tampoco nada más que las ocho horas de trabajo. Creo que ha llegado, no en la Argentina sino en el mundo, el momento de cambiar los sistemas y tomar otros más humanos, que aseguren la tranquilidad futura de las fábricas, de los talleres, de las oficinas y del Estado.

Esto es lo primero que yo deseo pedir, y luego, para colaborar conmigo en la Secretaría de Trabajo y Previsión, pido una segunda cosa: que se designe una comisión que represente con un hombre a cada una de las actividades, para que pueda colaborar con nosotros en la misma forma en que colaboran los obreros. Con nosotros funcionará en la casa la Confederación General del Trabajo, y no tendremos ningún inconveniente, cuando queramos que los gremios equis o zeta procedan bien o darles nuestros consejos, nosotros se lo transmitiremos por su comando natural; le diremos a la Confederación General: hay que hacer tal cosa por tal gremio, y ellos se encargarán de hacerlo. Les garantizo que son disciplinados, y tienen buena voluntad para hacer las cosas.

Si nosotros contáramos con la representación patronal en la Secretaría de Trabajo y Previsión, para que cuando haya conflictos de cualquier orden la llamáramos, nuestra tarea estaría aliviada. No queremos, en casos de conflicto de una fábrica, molestar a toda la sociedad industrial para interesarla en este caso. Teniendo un órgano en la casa lo consideraríamos: y aquél defendería los intereses patronales, así como la Confederación defiende los intereses obreros. Son las dos únicas cosas que les pido. Con ese organismo, que si ustedes tienen voluntad de designar para que tome contacto con la Secretaría de Trabajo y Previsión, nosotros estructuraremos un plan de conjunto sobre lo que va a hacer el Estado y lo que va a hacer cada uno de los miembros del capital que poseen, a sus órdenes, servidores y trabajadores. Entonces veremos cómo en conjunto podríamos presentar al Estado una solución que, beneficiándoles, beneficie a todos los demás. Entonces yo dejo a vuestra consideración estas dos propuestas: primero, una obra social de colaboración en cada taller, en cada fábrica, o en cada oficina, más humana que ninguna otra cosa; segundo, el nombramiento de una comisión compuesta por los señores, para que pueda trabajar con nosotros, para ver si en conjunto, entendiéndonos bien, colaborando sincera y lealmente, llegamos a realizar una obra que en el futuro tenga algo que agradecernos.

DISCURSO COMPLETO:https://www.educ.ar/recursos/129173/secretario-de-trabajo-juan-d-peron-en-bolsa-de-comercio/download/inline

Marzo

TEMA: El debate sobre la crisis de las izquierdas es clave para erradicar

QUÉ SISTEMA
Con acaparamiento oligopólico de las condiciones de vida y trabajo.

Conciliación de clases/ Concentración y centralización capitalista/
Alternativas emancipatorias

QUÉ DEMOCRACIA
Con el objetivo central del poder económico e imperialista de bloquear, y triunfar en, la lucha de clases.

Legalidad-legitimidad de la gran burguesía/Bloqueo de la lucha de clases/
Alternativas emancipatorias

 

QUÉ TRABAJO

Con profundización de las esclavitud salarial, condena a la subsistencia más elemental y usurpación del poder sindical.

Expropiado y explotado por burguesía / Ecocida y genocida /Alternativas emancipatorias

 QUÉ ABYA YALA

Con sometimiento a ser continente de sacrificio total y totalitario para el progreso de los imperialismos.

Historia y presente/ Ofensiva del sistema mundo capitalista /
Alternativas emancipatorias

SINTESIS

La democracia contrainsurgente nos condena a país-continente de sacrificio para el incesante enriquecimiento de oligopolios y sus burocracias

Comprobamos que el sistema mundo capitalista y sus locales con sus mega emprendimientos agroganaderos, forestales, petroleros, mineros, hidroeléctricos, turísticos e inmobiliarios están aniquilando las biodiversidades creadoras de los imprescindibles equilibrios ecológicos para la habitabilidad del planeta.

En la naturaleza, distintas especies viven componiendo la comunidad de un lugar geográfico que no sólo habitan sino sobre todo se interrelacionan adaptándose y a la vez modificándolo, así se constituye el ecosistema local.

Durante milenios las naciones, comunidades indígenas se sentipensaron parte la naturaleza y asumieron el trabajo en su esencia humanizante. Es decir, se esforzaron por respetar cómo la naturaleza funciona y evoluciona. A la vez, la fueron transformando en acuerdo con sus necesidades e intereses. De resultas surgen los bosques nativos, las selvas, los humedales…o sea los ecosistemas con máximo equilibrio ecológico por su enorme biodiversidad son obra del trabajo de pueblos originarios. Hoy el sistema mundo capitalista y sus locales están haciendo a la desaparición forzada de esas imprescindibles simbiosis de sociedades con las ecorregiones constituyendo biomas de óptimas evolución biológica y habitabilidad planetaria.

El sistema mundo capitalista y sus locales progresan generando ecocidios causa, a su vez, de genocidios silenciosos, silenciados e invisibilizados al implicar envenenamientos de todos los subsistemas vitales del planeta. Atacan también mortalmente la salud tanto de la naturaleza como de la humana con la desertificación(agotamiento del agua, ruina de los suelos, exterminios masivos de seres) y entre las poblaciones humanas expanden el hambre, la desnutrición, la malnutrición, la alta siniestralidad laboral y refuerzan esta quita de presente-futuro por disolución de comunidades ante la expropiación de territorios y trabajo social.

Hasta planifican y multiplican incendios de bosques nativos, selvas, humedales…o sea de milenarios ecosistemas biodiversos -por trabajo de sus pueblos originarios a los cuales pretende exterminar- para acaparar tierras, agua y otros bienes comunes naturales en procura de alta rentabilidad de corto plazo. En suma, están avasallando total y totalitariamente tanto los derechos de los pueblos e individuos sobre todo en el capitalismo periférico como los derechos de la naturaleza constituidos por su funcionamiento básico para la vida y la salud planetarias que incluyen las humanas. Por eso, tienden hacia la extinción de ambas.

La modernidad alcanzada por el capitalismo encabezado por imperialismos ha culminado (porque sume a la humanidad en crisis civilizatoria y situación límite) en maximización del acaparamiento oligopólico de la naturaleza y del trabajo social a costa de generalizar ecocidios-genocidios. ¿Cómo es posible que sólo las comunidades de las designadas oficialmente «zonas de sacrificio» confrontan al sistema desertificador en todos los sentidos del concepto ?

¿Cuál es el posicionamiento de los partidos trotskistas y otros que imponen como política correcta al esfuerzo por integrar la cámara de diputados con 2 ó 3 de sus dirigentes? Es decir, su política correcta confirma la creencia en la democracia (o Estado) del Capital como mediadora neutral en las resistencias al avasallamiento de derechos por los extractivismos. Creencia que existe hasta en las autoorganizaciones de vecinos y las comunidades naciones indígenas en lucha contra esos ecocidios-genocidios.

Esa conciliación con el capitalismo explica que las izquierdas mayoritarias se caractericen, ante todo, por ser electoraleras de ahí que su apoyo a las múltiples luchas de las diversidades de abajo en toda la Argentina se centraliza en cosechar votos para las elecciones cada dos años e incluso hoy ante el agravamiento mayúsculo de las emergencias socioeconómica del 99% y socioecológica cuya expresión más contundente es la climática, un dirigente de la izquierda social demanda a las otras izquierdas no K que enfoquen las elecciones presidenciales del año que viene.

Las elecciones sólo procuran la gobernabilidad del capitalismo cuyo objetivo principal (que convirtió en exclusivo) es la creciente e ilimitada concentración-centralización de la acumulación de riquezas y poder de dominio sobre la sociedad-naturaleza.

A consecuencia de este acaparamiento (acelerado e intensificado durante la pandemia pese a originarla) el 99% humano se halla sumido en situación límite que lo interpela a rebelarse y no quedarse en ¡No! ajustazo y ¡Sí! paritarias cuando urge acabar con esta impunidad del Capital y su Estado. Porque el primero es propio del desarrollo capitalista cuyo objetivo es aumentar la plusvalía o el robo a los trabajadores sobre todo en tiempos de crisis estructural como los actuales. Mientras las segundas no atienden las necesidades e intereses de los trabajadores al representarlos burocracias sindicales en comunidad de negocios con las patronales privadas y estatales que conforman también esa institución cuya función es bloquear la lucha de clases o la lucha de los trabajadores contra los poderes opresores.

Hoy urge el ¡Basta! de lidiar por sobrevivir en la actual organización económica, productiva y social. Para lo cual es indispensable comenzar por desentramparse de expresiones del sistema expoliador en el ámbito ideológico, simbólico y cultural. Pero ¿Cómo adquirir conciencia sobre nuestras interiorizaciones capitalistas que naturalizan nuestra condición de prisioneros y esquilmados si las izquierdas políticas cultivan el egocentrismo de sus dirigentes en vez de consagrarse al florecimiento de despertares de una creciente mayoría sobre sus dignidades pisoteadas por el capitalismo.

Alarma e indigna que las dirigencias de las izquierdas partidarias y de movimientos de los desposeídos y excluidos por el sistema no se hayan conmocionado ante la pandemia y sobre todo respecto a cómo el capitalismo la aprovechó para el avance raudo en el incremento de extraordinarias ganancias del 1% humano y de su dominio sobre el 99%. No tocaron fondo y permanecen en electoraleras.

Ubiquémonos en el Abya Yala, verificamos la incesante expropiación de fundamentales e inmensos territorios que el capitalismo convierte en tierras para súper negocios de corto plazo y concreta a través de etnocidios, también genocidios. Apropiación oligopólica y transnacionalizadora que fue y es garantizada tanto por gobiernos progresistas como por los neoliberales a través de militarizar esa ocupación económico territorial y ejercer modelación mediática del consenso indispensable.

Observamos que, como en México, el gobierno progresista de los Fernández profundiza no sólo los extractivismos sino también el autoritarismo y militarización esencial a esa expoliación. Aún más, coinciden en esforzarse por legislar-legitimar la privatización de las semillas para viabilizar a los oligopolios globales y globalizados que las monopolicen y homogenicen en transgénicas creando ramificación de mercados con consumidores, proveedores y clientes cada vez más cautivos. Prueba que el capitalismo es dictadura militarizada de su poder concentrado y se destapa cada vez más que su pregonada democracia y libertad individual es garante de esa tiranía.

Veamos la criminalidad de lesa naturaleza y de lesa humanidad implícita en la privatización de las semillas. En efecto, el origen de la vida presente y futura está en las semillas como base ineludible de las tramas alimentarias tanto de la naturaleza como de los pueblos planetarios. Sin embargo, en este siglo, el capitalismo ha agudizado la lucha por la expropiación oligopólica de las semillas nativas y criollas que son fruto del trabajo colectivo durante milenios y posibilitan la soberanía alimentaria de cada pueblo.

Por eso, es tiempo de descubrir qué campo avanza y cómo nuestro campo –el de los diversos de abajo- fundamentado en solidarizarnos requiere nuestra ruptura generalizada con el capitalismo y no la conciliación ejercida por las actuales dirigencias de campesinos y pequeños-medianos productores de Argentina. Hasta el Movimiento de Trabajadores Rurales de Brasil que alumbraba caminos emancipatorios en sus luchas e iniciativas consecuentes, ha devenido hoy en dialoguista con el Papa Francisco, con la FAO, con Lula o sea concilia con el sistema opresor.

Pero encontramos que pequeños productores, indígenas, asambleas socioecológicas y ONG han constituido el colectivo Plataforma Socioambiental en Argentina. Cuestionan que se sigan privilegiando actividades -tendientes a ser exclusivas- que arrasan territorios y poblaciones.

Plataforma Socioambiental es una unión importante de quienes luchan contra los extractivismos o sea se ha posicionado en defensa de los derechos de la naturaleza y los de los pueblos que hoy necesitamos arraigar para el suficiente freno al capitalismo en sus ecocidios-genocidios.

Sin embargo, Plataforma Socioambiental no se sitúa en el sistema capitalista ni en la naturaleza, a ésta la sustituye por el eufemismo “ambiente”. De ahí su desliz a la imprecisión e ingenuidad de cuestionar que se sigan priorizando actividades que arrasan territorios y poblaciones. Que la conduce a creer en la necesidad de políticas públicas de forma urgente para realmente combatir la crisis climática y las industrias saqueadoras que lo impulsan.

Por un lado, no se define en confrontación con el Estado en todas sus jurisdicciones como poder político del Capital (de las potencias imperialistas y subimperialistas con socios menores en las elites locales) para expandir su acumulación oligopólica de riquezas y poder. Al contrario, le reclama otro orden de privilegios cuando el Estado representando a la burguesía hegemónica se rige por el crecimiento insaciable de ganancias de dicho poder sin importar las consecuencias socioecológicas ni la utilidad para los pueblos de las actividades que despliega. Tampoco el Capital Estado se detiene en conseguir las ganancias, las avizora en incesante incremento y apoderamiento de posibilidades de multiplicarlas.

Sólo el protagonismo de los pueblos construyendo su confederalismo democrático (como lo define Abdullah Öcalan) frenará, para luego erradicar, los extractivismos o modo capitalista de producción y mercantilización de la naturaleza en el Abya Yala y en todo el capitalismo periférico.

Por otro lado, Plataforma Socioambiental desconoce al enfoque integral de la naturaleza que está implícito en las cosmovisiones de las naciones indígenas y en la ecología política.  Enrique Leff explica esta última en:

http://biblioteca.clacso.edu.ar/clacso/gt/20101002070402/3Leff.pdf

Las defensas y recuperaciones de territorios comparten ambas concepciones. Por tanto, arraigan búsquedas locales y de la Unión de Asambleas de Comunidades (UAC) de caminos hacia la autodeterminación de los pueblos naciones de Argentina y del Abya Yala.

Escuchemos: “Hay que profundizar la construcción de poderes locales, territoriales, e integrados, que puedan sostener la lucha en esos territorios” señala Miriam Miranda (Coordinadora General de la Organización Fraternal Negra Hondureña). Además, explica que toda toma de partido debe construir algo colectivo y proyectar prácticas de bienestar de la comunidad “para que no terminemos arrastrados por corrientes que no nos representan. Por eso, insisto que es importante la acumulación de trabajo con las comunidades, romper el monopolio de la comunicación”.

Al respecto de no ser arrastrados a seguir rutas equivocadas, aclaremos por qué es falso el llamamiento a la unidad del Frente por la Soberanía Nacional  que nos interpela: “(…) Construyamos  unidad, fraternalmente, la Patria es de todxs lxs argentinxs bien nacidxs, sobre todo de lxs trabajadorxs que día a día sueñan y construyen la sociedad con su trabajo ,con su lucha , con su sacrificio y no de los que se roban el esfuerzo del pueblo.

¡¡¡Derogación del Decreto 949!!!

¡¡¡Nada para el agronegocio y las multinacionales!!!

¡¡¡Todo para el pueblo y la Patria!!!«

Como es propio del nacionalismo popular con amplio e histórico arraigo en los países del Abya Yala, el Frente se vale de un lenguaje impreciso que ( a semejanza del Partido Justicialista y su mimetización con este siglo por el kirchnerismo) tiende a comunicarse con las mayorías renovando sus mitos y fetiches sustanciados en emociones primarias. Ya para 1810 se las esclarecía que la invocación de la Patria perseguía embaucarlas detrás de liderazgos y no procuraba su protagonismo autoconciente.

Aún más, el Frente es discriminativo de quienes viven en el país sin ser argentinos y de quienes no se identifican argentinos sino pertenecientes a naciones indígenas. Agrava la discriminación con el ambiguo calificativo de ‘bien nacidos’.

El Frente destaca a los trabajadores de un modo demagógico al encubrir que están destruyendo el país y produciendo la pobreza de más del 50% de menores entre 0 a 17 años. También están enfermando a las poblaciones tanto por contaminación ambiental como por desnutrición y malnutrición. Oculta que los trabajadores devastan y artificializan la naturaleza debido a su condición de semiesclavos modernos y/o a identificación con la sociedad de consumo y el progreso capitalistas.

Tampoco el desafío emancipatorio es de alcanzar la soberanía nacional y al revés, se requiere la plurinacionalidad para demoler al vigente Estado del Capital. En este reemplazo radical andan las defensas y recuperaciones territoriales que están constituyendo poderes de gestión comunal, de autonomía y de afirmación en las dignidades colectivas e individuales. Aún más enfocan que es perentorio el internacionalismo o la unión sin fronteras de las luchas por la vida y la salud planetarias que se esmeran por frenar, para luego erradicar, al modo capitalista de producción y mercantilización de la naturaleza.

Coordinarlas de manera permanente y consecuente con las necesidades e intereses de los pueblos requiere políticas de izquierda común-ista y no, políticas públicas ya que estas últimas son imposibles por la vigencia de la democracia contrainsurgente o sea del Estado que garantiza el privilegio de los intereses oligopólicos locales e imperialistas por sobre las necesidades populares mediante instauración del triunfo gran capitalista sobre la lucha de clases. En contraposición, las izquierdas común-istas procuran promover el protagonismo de los pueblos de Argentina (también el de todos los planetarios) hacia constituir su unión en diversidad como poder de emancipación del capitalismo-imperialismos para encaminar la creación de sus respectivos buenos vivires.

Cumplir con estos objetivos les reclama facilitar virajes latentes en los distintos de abajo desde sus preferencias por lo familiar e individual hacia su compromiso con sus respectivas comunidades de vida, como sucede en la naturaleza. Y dirigir el aniquilamiento del régimen tanto latifundista como expropiador totalitario de los bienes comunes sociales y naturales. Hoy recuperarlos es prioritario para garantizar la vida presente y futura.

Es recuperar las ciencias y las tecnologías desde el correspondiente compromiso ético político de sus autores y por revisión crítica de las mismas no sólo por los últimos sino sobre todo mediante elaboraciones interculturales e interdisciplinarias. La Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad y la Naturaleza de América Latina (UCCSNAL) anda por estos caminos. Repudia la mercantilización capitalista de la naturaleza y del trabajo social que busca artificializarla y sustituirlo mediante digitalización de todos los campos laborales.

Recuperar los bienes comunes naturales es la puesta en práctica de la «reforma agraria integral» que va más allá de desalambrar al procurar el arraigo de la soberanía alimentaria cuyo desarrollo se da como comunidades rurales en creciente armonía con las urbanas por construcción conjunta de la salud de ambas. Implica entretejerse en territorios o en nuevas relaciones sociales e interregionales que se centran en compartir la atención de las necesidades y aspiraciones de las diversidades de abajo. Esto, a su vez, exige que los asalariados y los desocupados e informales se emancipen del Capital comenzando por derrotar a las burocracias sindicales, políticas y judiciales.

En los setenta hubo pueblazos dirigidos por las agrupaciones de trabajadores con independencia de clase. Contra éstas y las organizaciones políticas revolucionarias y tendientes a serlo Perón creó la Triple A y protagonizó el Plan Cóndor. Parece increíble que todavía hagan a la gobernabilidad del sistema opresor sus continuadores constantemente mimetizándose con las esperanzas y ansias predominantes en las mayorías.

Los poderes establecidos con terrorismos paraestatales y estatales hoy han fortificado su dominio sobre los pueblos mediante el afianzamiento aceleradamente maximizado del binomio indisoluble de su contrarreforma agraria integral con la democracia contrainsurgente. Agravaron a ambas perfeccionándolas durante la pandemia.

Instalaron el amedrentamiento masificador, paralizador, disciplinador e irracional ante el Covid19 o sea consiguieron la involución de la humanidad a tiempos medioevales.  Y ¿cómo actuaron las dirigencias de las izquierdas mayoritarias no kirchneristas? Se sumaron no sólo a justificar el gran despliegue del Estado policial militarizado con centro en las barriadas de los desposeídos por el poder real y su Estado. Sino también exigieron la extensión del trabajo virtual que es acordar con el esfuerzo gran capitalista de generalizarlo y demandaron la vacunación a todos sin importarles que son experimentos transgénicos a gran escala con extraordinarias ganancias de laboratorios de las potencias.

Las izquierdas mayoritarias han declinado su carácter revolucionario y se han adaptado al sistema capitalista. Han burocratizado su funcionamiento de partidos o movimientos encumbrando a dirigentes creídos de ser vanguardias y conformes con el parlamentarismo que opera como fachada de democracia de la dictadura oligopólica. Hasta se publicitaron candidatos a diputados cuando las elecciones de 2021 debieron ser aprovechadas para denunciar no sólo la mentirosa “grieta” ya que ambos bandos privilegian al poder real en contra de los pueblos de Argentina sino también la falsa normalidad al estar la humanidad sumida en situación límite e inflexión histórica.

En simultáneo, las elecciones debieron ser utilizadas por las izquierdas para instalar en la agenda social cuáles son las luchas existentes en todo el país-continente que real y efectivamente defienden tanto la vida como la salud y porqué. Debieron constituirse en momentos propicios para multiplicar espacios en común de deliberación sobre cómo restringirse a rechazar el ajuste es exigir que el Capital nos robe menos cuando los planes del poder real que gestionan los Fernández multiplican las zonas de sacrificio y agravan las ya existentes de suerte que la vida presente y futura en todo el país-continente está siendo deteriorada. Las luchas contra los extractivismos crean condiciones para frenarlos y luego erradicarlos del país-continente. Desde décadas el freno parcial lo concretan con mucho sacrificio comunidades indígenas y las asambleas de vecinos autoconvocados para resistir los ecocidios-genocidios. Luchas que, desde 2006, han creado la Unión de Asambleas de las Comunidades contra el saqueo, la contaminación y por la vida.

Aparenta mayor poder de puesta en práctica de las soluciones a los problemas fundamentales de Argentina, una unión superestructural de diversidades de abajo que las ilusiona con eliminar nuestras emergencias socioeconómica y ecológica-climática por un simple ¡Fuera FMI! y una suspensión (no anulación) de la deuda externa pública que reduce a la del gobierno de Macri. Pero no confrontan con el sistema mundo capitalista ni con su local, tal vez por imaginar la humanización del de Argentina.

Esta unidad ‘horizontal’ de organizaciones verticalistas, abajo y a la izquierda, soslaya que al capitalismo y sus imperialismos les es inherente la creciente explotación de los trabajadores, de los pueblos de su periferia y de la naturaleza. Y ante su crisis estructural, el sistema ha maximizado dichas expoliaciones que el FMI sólo gestiona.

Respecto a la deuda diseñada para ser eterna, esas autoorganizaciones olvidan su lucha pasada y la restringen a condenar al gobierno de Mauricio Macri que fue apoyado por un Congreso con mayoría del PJ y cuyas condiciones para ese descomunal préstamo usurero fueron establecidas por los arreglos de Kicillof como ministro de economía del gobierno de Cristina Fernández. Contribuyen así a la lectura binaria que CFK promovió hacia polarizar o sustituir el bipartidismo imprescindible para la gobernabilidad del sistema de saqueo. También sirve para fanatizar en torno a la «grieta» que es fraudulenta como la realidad política económica lo está demostrando.

Tampoco es cierto que se expanden y profundizan los extractivismos para pagar los servicios de la deuda externa pública. Sin extractivismos no hay capitalismo en Argentina y el Abya Yala. El gobierno de turno a través del Estado nos fuerza a subsidiarlos de modo directo e indirecto y el endeudamiento viabiliza la fuga de capitales de los falsos inversores.

Para terminar tengamos en cuenta cómo el doctor Damián Verzeñassi explica lo que las izquierdas fieles a su esencia común-ista deberían enfocar e instalar en la agenda social.

«El extractivismo no es viable sin subsidio del estado»

 borradordefinitivoweb11 de octubre de 2021 Covid y salud / Ecología y Lucha medioambiental / Entrevistas

Es un gusto compartir con Uds. esta charla con Damián Verzeñassi. Para quien no lo conoce, Damián es titular de la Cátedra Socioambiental de la Facultad de Medicina de la UNR. Docente e investigador, desde hace años viene participando desde su espacio y se siente parte de la lucha de los miles de activistas anti extractivistas. En la amena charla que presentamos, nos cuenta su visión sobre los diferentes criterios de salud y su visión sobre los diferentes criterios de salud y su relación con el calentamiento global, el estado del río Paraná, el proceso de generación de pandemias de origen zoonótico, las políticas de los estados con respecto a todo esto, y muchos temas más.

(…) D.V. : Aparece una situación sanitaria que se constituye en pandemia por la modificación genética de un virus que, obligado a salir de su territorio natural y salvaje y a encontrarse con poblaciones humanas, muta (en un laboratorio o de manera natural, pero muta) y se transforma en patógeno para los seres humanos por ese encuentro forzado que se hace. Y eso ocurre en un territorio donde el principal elemento que empujó a la mutación del virus fue el avance de la cría industrial de cerdos de las localidades de los alrededores de Wuhan, donde unos meses antes había habido una gripe porcina africana que los obligó a eliminar millones de cerdos y generar una crisis de provisión de carne de cerdo en China. En ese contexto donde aparece este nuevo virus.

Ahora, en Argentina, para resolver los problemas económicos que generó esta pandemia, que se origina, entre otras cosas, a partir de los modelos agroindustriales e intensivos de cría industrial de carne, vamos a transformarnos en un país de cría industrial de carne, aumentando el área de esta producción industrial de la Argentina. Desde nuestro punto de vista, eso es no haber entendido nada, y ni siquiera haber leído el diario para saber de dónde viene el problema.

El extractivismo es agua-dependiente

BD: Esto que planteas está trasladado a todo el territorio, porque en todos lados florecen distintas formas de extractivismo, mediante la explotación y contaminación y sobre todo de los cursos de agua.

D.V. : El extractivismo es agua-dependiente. No hay extractivismo posible, salvo el académico, si no hay agua. Ni el extractivismo urbano puede llevarse a cabo si no hay agua. Megamineria, hidrofracking, extracción convencional de gas y petróleo, agroindustria, salmonicultura, el extractivismo ictícola. Todos procesos que requieren agua. Por eso el Banco Mundial en el ’91, cuando anunciaba el traspaso de estas industrias a los países del Tercer Mundo, ya lo hacía entre otras cosas, basado en las lógicas económicas que establecían que generar los residuos tóxicos en una población cuyos habitantes mueren antes de otras enfermedades, y además tienen salarios muy bajos por lo cual mueven poco el aparato económico, responde a la lógica perfecta. Ese extractivismo se instala en nuestro territorio y que además, insisto en esto, lo hace, como dijo el Banco Mundial, a partir de que se pone dinero para generar obras de infraestructura en lo que tiene que ver con la provisión de agua y saneamiento. Entonces vemos todo lo que tiene que ver con los acueductos y las formas de modificar cursos de agua que se presentan como que ‘ahora viene el agua para nuestras comunidades’. Mentira: es el agua para llevarle a las producciones agroindustriales.

Pero este es un extractivismo que puede desarrollarse porque hay políticas públicas que niegan las demandas de agua que tienen estos modelos, externalizan su costo. Y después dicen: aumentamos la exportación de granos. ¡Mentira! Lo que se aumentó fue la exportación de «agua virtual», como dice Walter A. Pengue. Pero al mismo tiempo, las exportaciones de los resultados de la megaminería, de los resultados del hidrofracking o de la extracción convencional de gas y petróleo, las exportaciones del extractivismo ictícola y las exportaciones agroindustriales, no es cierto que le generen al país un incremento de su capacidad económica porque, además de que pagan muy pocos impuestos, externalizan los costos de los impactos ambientales que generan, y por eso se permiten mostrar números positivos.

«Al extractivismo los números le dan, porque no cuentan las externalidades, que ellos saben que no son externalidades, son consecuencias de su forma de funcionamiento».

Si nosotros pusiéramos en una ecuación cuánto cuesta atender los problemas de salud que generan estos modelos extractivistas, cuánto cuestan los tratamientos de los linfomas, los tratamientos de las enfermedades endocrinas como el hipotiroidismo, o de las enfermedades de fertilidad, cuánto cuestan los tratamientos de las enfermedades de salud mental derivados del desarrollo de estos problemas y de las alteraciones familiares que genera al tener un miembro de nuestro núcleo familiar con alguna de estas enfermedades, cuánto cuesta la desocupación que genera y que impacto tiene en términos económicos el aumento de la fragmentación de la realidad social que generan estas agroindustrias, o lo que se llama los refugiados ambientales, que se generan a partir de todo esto, claramente no dan los números. Al extractivismo los números le dan, porque no cuentan las externalidades, que ellos saben que no son externalidades, son consecuencias de su forma de funcionamiento. Y porque no se cuenta cuál es el agua que consumen, porque no se les cobra.

Lo que no quiere decir que yo diga que hay que cobrarles el agua, porque entonces van a decir: si yo pago, la uso. Hay que decir que el agua tiene que ser para la vida, no para las industrias extractivas, no para las corporaciones. Y si el agua es para la vida y no para las corporaciones, el extractivismo es inviable.

BD: Pero hoy los gobiernos nos dicen que eso no se puede hacer, que eso atenta contra la economía y contra el progreso.

D.V. : Lo que es inviable es el extractivismo. Y es mentira que sin extractivismo se funde el país. El país lo que hace es construir nuevas formas de producción que reconozcan la importancia de cuidar y respetar los procesos metabólicos de la sociedad y la naturaleza, y desarrollar nuevos modos de producción, que no atenten contra la integridad de los territorios sino que se construyan en función del reconocimiento de la integridad de los territorios, que garanticen arraigo de las comunidades en los territorios que no son urbanos, garanticen cuidado de los ciclos vitales, garanticen la recuperación de las fuentes de los espacios donde los ciclos hidrológicos son necesarios y posibles, garanticen generar alimentos de verdad y no comida barata contaminada, sino alimentos de cercanía que no requieren transporte para poder llegar a nuestras mesas, y por lo tanto tienen menos carga en la huella de carbono. Pero al mismo tiempo menos demanda energética, por lo tanto disminuye el consumo de energía necesaria y disminuye la necesidad de extracción de gas y petróleo, y al mismo tiempo estimula la lógica de transformación de las matrices productivas, que no tienen que ser trasformación de las no renovables en renovables para sostener la misma demanda que hoy tenemos; porque también tenemos que disminuir la demanda energética. Porque si lo que vamos a hacer es poner renovables para producir el mismo volumen de energía que hoy estamos produciendo con las fósiles, en realidad vamos a cambiar de problemas pero vamos a seguir teniendo problemas. (…) Leer

Año 2021

Marzo 2021

Expandir la monopolización de la tierra y la concentración de la población en ciudades, convierte al capitalismo en opresor de la humanidad y de la naturaleza.
Nuestro desafío es construir:

Qué Sistema

 Qué Democracia
Qué Trabajo
Qué Abya Yala

¿Reforma agraria integral?

 

Veo la imprescindible unión de los diversos de abajo como resultado del proceso de construcción de una reforma agraria integral anticapitalista, antiimperialista, antirracista, anticlerical, antipatriarcal y decolonializadora tanto del saber como del poder. Ya está andando como contraposición a los diversos extractivismos que concentran y transnacionalizan tanto la economía como el territorio de Argentina. Que han concretado la contrarreforma agraria integral y los planes del gobierno FF los continúan arrasando la naturaleza (bosques nativos, humedades y ríos, cordillera, sistemas de periglaciar-glaciar, suelos, cultivos de semillas nativas y criollas, etc.) sustituyéndola por ecosistemas artificiales y por gigantescas devastaciones. El capitalismo está destruyendo las condiciones de vida (humana y no humana) tanto del presente como del futuro.


Comparto con la Coordinadora Arauco- Malleco que no se trata sólo de desalambrar sino de ir creando comunidades cada vez más entretejidas por sentidos colectivos de vida.

Héctor Llaitul, Werken de CAM, dice: «No podríamos participar en la institucionalidad opresora. Esa es nuestra posición desde la CAM y desde el movimiento autonomista. Los que han participado de las vías institucionales no han logrado prácticamente ningún derecho fundamental para nuestro pueblo; simplemente son políticas de integración, de subordinación. A nosotros no nos parece que a través de esa vía consigamos mucho. Estamos por la vía del control territorial y la autonomía de facto. De hecho, vamos recuperando metro a metro y desde ahí vamos transformando una realidad que nos golpea a diario a través del latifundio y de las forestales. Nosotros estamos desarrollando un proceso para sentar las bases para la liberación del pueblo-nación mapuche, y eso pasa por una estrategia de resistencia, por un lado, y de reconstrucción, por otro lado»
(Leer más)

 

——-

Abril 2021

SÍNTESIS

Voto nulo =¡No terricidios!

Advirtamos que hasta ahora, la mayoría de nosotros hemos votado contra quienes
creemos más nefastos. Pero ¿cuántos hemos hecho revisión crítica de cómo a lo
largo de la democracia desde diciembre de 1983 hasta hoy, sin interrupción alguna,
hubo creciente acaparamiento oligopólico de la economía y los territorios? Este
acelerado enriquecimiento sideral de quienes nes dominan resultó en la pobreza
estructural de la mayoría de las provincias, del 50% de niñes y adolescentes y
del 80% de ancianes, etc.

Ante este verdadero antagonismo irreconciliable de los pueblos con el
capitalismo, en Ecuador, las naciones indígenas no sólo se confederan arraigando
el imprescindible Estado plurinacional sino que emiten Pronunciamiento donde hay
ese análisis profundo para fundamentar su voto nulo y proponer debate sobre la
Minga por la vida o proyecto político y económico del Parlamento de los Pueblos
que se conformó por iniciativa de un Consejo Ampliado de la Confederación luego
de las protestas populares que se registraron en Ecuador entre el 3 y el 12 de
octubre de 2019, contra la eliminación del subsidio a los combustibles y otras
medidas de corte neoliberal impuestas por el gobierno de Lenin Moreno.

Seguinos por Facebook



Minga por la vida para enfrentar la vida

——-

Mayo 2021

Los gobiernos progresistas junto a partidos e
intelectuales de izquierda reforzaron nuestro subdesarrollo al
imponer:

Qué Sistema

https://www.confraternizarhoy.com.ar/sistema_may21.htm

Qué Democracia

https://www.confraternizarhoy.com.ar/democracia_may21.htm

Qué Trabajo

https://www.confraternizarhoy.com.ar/trabajo_may21.htm

Qué Abya Yala

https://www.confraternizarhoy.com.ar/abyayala_may21.htm

SÍNTESIS

Nuestro subdesarrollo reforzado

Es por los extractivismos que concretan al único capitalismo posible en el AbyaYala. Como que implican acelerada e intensificada  acumulación oligopólica por desposesión de tierras y otros bienes comunes, también por creciente  e incesante expoliación tanto de les trabajadores y pueblos como de la naturaleza. Implican ocupación económica territorial de la Argentina por capitales y estados imperialistas en comunidad de negocios con los locales. Imponen reconfiguración geográfica al país y desterritorialización a las comunidades en las oficializadas como “zonas de sacrificio” para el avance de la mercantilización y devastación de la naturaleza o sea las despojan de presente-futuro e historia culturas al arrasar condiciones de vida y medios de trabajo.

Es ilusorio luchar por el capitalismo nacional-popular hoy más que en los 50 y ese empeño inútil es funcional al sistema mundo contemporáneo mirando sólo por los intereses lucrativos del 1% humano por dividir abajo y a la izquierda.

Reflexionemos qué explica Horacio Machado Aráoz :«(…)Acelerar el crecimiento como medio para “combatir la pobreza” ha sido instalado como pensamiento hegemónico por los gobiernos progresistas. Bajo sus gestiones, la retórica “redistribucionista” ha mostrado ser mucho más peligrosa en materia de violación de derechos y devastación ecológica que otras variantes ideológicas, puesto que todo atropello socioambiental aparece “suficientemente justificado” cuando su “fin último” es “redistribuir la riqueza”. Y así, emulando a las viejas oligarquías del siglo xix, que surgieron apropiándose de territorios y explotando a las poblaciones despojadas, racializadas, mediante la imposición de la idea de “Nación” y el imperativo del “progreso”, las fuerzas progresistas gobernantes en América Latina –igual que los gobiernos ultra-conservadores– asumen como propia una concepción sacrificial-desarrollista del territorio. Frente a ellas, enfrentadas al conjunto del espectro ideológico político de los gobiernos, los movimientos socioambientales parecen ser los únicos sujetos colectivos que impugnan y cuestionan la vía del crecimiento extractivista adoptado. (…)»

Seguinos por Facebook

RECORDEMOS: https://www.confraternizarhoy.com.ar/Enfoquemos.htm

——-


 

Junio 2021

El Frente por la Soberanía Nacional vs. las luchas socioecológicas. Reclama el Paraná para:

Qué Sistema

https://confraternizarhoy.com.ar/sistema/que-sistema-junio-2021/

Qué Democracia

https://confraternizarhoy.com.ar/democracia/que-democracia-junio-2021/

Qué Trabajo

https://confraternizarhoy.com.ar/trabajo/que-trabajo-junio-2021/

Qué Abya Yala

https://confraternizarhoy.com.ar/abya-yala/que-abya-yala-junio-2021/

SÍNTESIS

No a la Hidrovía

Es hacer inviable a la República Unida de la Soja como Syngenta bautizó a Brasil, Paraguay, Bolivia, Uruguay y Argentina. En contra se desplegarán los enormes poderes estatales, mediáticos, financieros, políticos, científicos e ideológicos del sistema global y local de agronegocios. Sin embargo, es cuestión de vida y salud. No queda otra que enfrentarlos desde comunalidades cada vez más entrelazadas con las luchas de recuperación o de defensa de territorios en todo el país en contra de los extractivismos o ecocidios con sus consecuentes genocidios silenciosos, silenciados e invisibilizados.

 

Con ese ¡NO! abrimos muchos caminos tan importantes como:

1) frenar el empleo de agrotóxicos para luego ponerle fin; 2) atender a cómo lograr suministro de agua potable en cantidad y calidad para la población tan densa de la Cuenca del Plata; y 3) enderezar, por derrota-retirada de la agricultura industrial, hacia comunidades y pueblos recuperando o creando sus soberanías alimentarias desde autonomías y solidaridades en sus incesantes interrelaciones. Estos 3 caminos exigen superar la actual emergencia del río Paraná que interpela a establecer gestión integrada de la Cuenca del Plata en conexión con la territorial donde es clave unirse con los pueblos originarios que ya resisten unidos entre sí. Y comparten planes para reconstituir, revalorizar y respetar el gran pantanal brasilero- paraguayo-boliviano, la Amazonia y otras selvas, bosques nativos.

 

Las bajantes que sufren los ríos tienen su origen en el proceso de deforestación que se está dando en la Amazonia y en el Gran Pantanal y en el sistema de humedales de los ríos Paraná y Paraguay, que es el sistema de humedales más grande y vivo del mundo, dijo a Efe Jorge Daneri, miembro de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas (AAAA).Agregó:»Hay trabajos científicos que hablan de los ríos voladores, que vienen de la Amazonia a través de las lluvias y que todo este proceso de deforestación de la selva amazónica hace que en la Cuenca del Plata haya el impacto de disminución gigantesca de lluvias y grandes bajantes».

Insiste que los factores climáticos no son naturales, sino que están promovidos por el proceso antrópico, mega deforestación y simplificación del uso de la tierra, concentración de la propiedad de la tierra, el proceso de expulsión de los pequeños y medianos productores, el reemplazo de la selva de los bosques y montes por proyectos productivos. Advierte que el modelo extractivista exportador lo comparten todos los países de la cuenca. Pero particularmente en la Amazonia, que es un regulador de la temperatura del planeta, tiene un impacto climático muy grande sobre el sur de América del Sur.

 

Como la hidrovía Paraguay-Paraná forma parte de la IIRSA no sólo hay proyectos de dragarla aún más para adecuarla a barcos de gran tonelaje sino también:

1- Estudios para el desarrollo de una hidrovía continental o vía fluvial productiva (artificial) desde el centro de la provincia de Córdoba y salidas alternativas al río Paraná en la región del gran Rosario, o Mar del Plata o Bahía Blanca. y 2- Proyecto de Desarrollo del Delta.

Megaproyectos de infraestructura en la cuenca del Plata. Escenarios y
alternativas.

——-

Julio 2021

La ‘Otra campaña’ ‘plurinacional’ por el agua para

la vida vs. La Otra Campaña del zapatismo y

las luchas territoriales.
Por enmarcarse en elecciones para la gobernabilidad de:


Qué Sistema

Con re-geografía de Sudamérica mediante IIRSA mirando a la OMC y ejecutando el ALCA. Prestemos atención a qué declara la Otra Campaña por el agua…

https://confraternizarhoy.com.ar/sistema/que-sistema-julio-2021/

 

Qué Democracia

Con embaucamientos y terrorismos estatal, paraestatal, mediático y socioeconómico para privilegiar el lucro oligopólico sobre la vida del 99% Observemos que la Otra Campaña por…

https://confraternizarhoy.com.ar/democracia/que-democracia-julio-2021/

Qué Trabajo

Con negación no sólo de su expoliación por el Capital sino también de expropiación capitalista de las condiciones de vida presentes y futuras. Advirtamos que…

https://confraternizarhoy.com.ar/trabajo/que-trabajo-julio-2021/


 
Qué Abya Yala

Con arrasamiento de la Amazonía, El Pantanal y El Cerrado esenciales tanto a los ríos Paraguay y Paraná como a sus humedales y pueblos. Apreciemos…

https://confraternizarhoy.com.ar/abya-yala/que-abya-yala-julio-2021/


 
SÍNTESIS

 

La otra campaña del zapatismo

Mira hacia el despliegue horizontal del antagonismo, en primer lugar, con el Estado. Porque desde siglos se consagra a bloquear la autodeterminación de los pueblos. Porque les nac&pop progresistas e izquierdistas lo mistifican como mediador ante el Capital y así fomentan la conciliación de les de abajo con sus expropiadores, opresores, represores…

Sabe con precisión, por análisis del hoy y del ayer mundiales, que los problemas fundamentales a les de abajo no tienen solución en el capitalismo y los partidos de izquierda no representan las necesidades e intereses de les excluidos, despojados de sus tierras, expoliados, criminalizados, ninguneados, discriminados, … que componen más del 80% de la población. Menos las asumen como lo medular de la lucha de clases,  las izquierdas electoralistas que se suman a la escenificación de promesas ilusionadoras y distractoras de protagonizar los cambios sociales.

 

Plantea, según Pablo González Casanova, «la necesidad de integrar una fuerza alternativa “anticapitalista” que con una nueva estructuración de la izquierda desde abajo y con los de abajo, con los empobrecidos y subyugados por el modo de dominación y de producción conocido como capitalismo, haga todo lo necesario para luchar -desde la construcción de democracia directa- por un sistema alternativo con amplias bases articuladas entre sí».

 

No posee propuesta por su principio de «caminamos preguntando». Busca suscitar entre les diverses de abajo que expresen sus saberes y problemas para ir creando el nosotros plurinacional e intercultural desde las raíces en la rebelión de elles como singulares subjetividades colectivas contra su estar oprimidas, expropiadas, excluidas… Lo que les exige, a la vez, romper con el egocentrismo-nacionalismo e individualismo inculcados por el sistema capitalista e ir situándose en la gravedad compartida de las emergencias socioeconómica, sanitaria y socioecológica cuya expresión más contundente es la climática.

El desafío en la actual inflexión histórica de la humanidad es crear el internacionalismo revolucionario que solidarice real y efectivamente a los pueblos en sus luchas emancipadoras del capitalismo y sus imperialismos.

——-

Agosto 2021

La unión de las luchas territoriales encamina el poscapitalismo.
En contra andan las/los estatistas al imaginar:


Qué Sistema
Sin extractivismos o acaparamientos oligopólicos de bienes comunes por unión de los diversos de abajo para que el Estado ejerza soberanía nacional. “Por el decreto…

https://confraternizarhoy.com.ar/sistema/que-sistema-agosto-2021/

Qué Democracia
Sin pobreza debido a un Estado distributivo y regulador
«Pacto Social, Ecológico, Económico e Intercultural para América Latina no es un listado de demandas que….


https://confraternizarhoy.com.ar/democracia/que-democracia-agosto-2021/

 

Qué Trabajo
Sin expoliación ni alienación por adquisición de decencia o formalidad laboral.
Otra Campaña por el agua para la vida: “la legislación debe priorizar el acceso…

https://confraternizarhoy.com.ar/trabajo/que-trabajo-agosto-2021/
 

Qué Abya Yala
Sin re-geografía acorde con el sistema global de agronegocios (a través de IIRSA y Proyecto Mesoamérica) por simple expansión de la agroecología. CLOC señala: «las..

.https://confraternizarhoy.com.ar/abya-yala/que-abya-yala-agosto-2021/

 

SÍNTESIS

UNIÓN DE ASAMBLEAS DE COMUNIDADES DE CHUBUT
En lucha por soberanías territorial e hídrica creando democracia desde abajo

“Desde las asambleas nos preguntamos ¿qué puede aportar una declaración de emergencia hídrica a un Estado que se ha demostrado contrario a la defensa del agua como bien común? ¿Cómo puede querer resolverse una crisis hídrica a la vez que impulsan un proyecto de zonificación minera que da vía libre a la contaminación de millones de litros de nuestras cuencas subterráneas? ¿En qué medida puede aportar al cuidado del agua cuando se protegen los intereses de las grandes corporaciones extractivas petroleras?”

Se preguntan ante el proyecto de ley del Poder Ejecutivo Provincial para declarar emergencia hídrica y dar facultades extraordinarias al Instituto Provincial del Agua (IPA)aumentando su capacidad de control junto con el Ministerio de Infraestructura, Energía y Planeamiento del Chubut. En el segundo semestre del año 2020 el IPA autorizó un nuevo permiso de uso de agua para Minera Argenta (Pan American Silver) que está vaciando los afluentes subterráneos de la cuenca del Sacanana y la remisión de las napas en la zona que denuncian vecines de la comunidad de Yalalaubat. El IPA desoyó las miles de presentaciones de les vecines y organizaciones de toda la provincia en defensa de la producción, la salud y la biodiversidad. Más aún el director de IPA, Cittadini publicita un plan de construcción de cinco megaproyectos de alto impacto en las cuencas superficiales ya deterioradas.

Les alarma que habiendo permitido a las petroleras secar el lago Colhue Huapi y estar ahora con el lago Musters, el Estado pretenda tamaña intervención sobre el nacimiento del río que alimenta ambos cuerpos de agua.

 “(…) Las medidas propuestas corren graves riesgos de terminar redundando en nuevos beneficios para los mayores usurpadores de tierras ancestrales de la Patagonia: el grupo Benetton y su Compañía de Tierras del Sud. Este grupo económico transnacional es responsable de los principales endicamientos ilegales con el fin de acaparar agua en el curso de los ríos Chubut, Lepá, Gualjaina y sus afluentes; a su vez, es corresponsable -junto con diversos estamentos del estado provincial y nacional- de la invasión de especies exóticas como el pino en toda la zona de las nacientes del río Chubut y sus afluentes. El negociado de la pinificación tiene probados efectos negativos en el agua: baja el nivel freático y deseca manantiales, mallines y pequeños arroyos, mientras merma el caudal de otros cursos de agua. (…)

Reconocemos detrás de los proyectos del IPA la mano del IIRSA, la iniciativa regional que nuclea a corporaciones y gobiernos con fines de explotación de los territorios y esclavización de las poblaciones, y alertamos sobre los verdaderos fines del Corredor Bioceánico recientemente anunciado en el marco de la campaña electoral de lxs precandidatos del oficialismo nacional.

(…) Entendemos que la única garantía para evitar que nos sigan robando el agua es la organización comunitaria que nos permita caminar con autonomía hacia el «buen vivir», y es por eso que convocamos a todxs lxs vecinas, vecines y vecinos de Chubut a sumarse a las asambleas de sus localidades, a articularse en las redes de asambleas y a salir a luchar con todas las herramientas que tengan para ponerle un freno a los intereses de estos gobiernos y de las corporaciones que quieren saquear nuestro territorio. Todas las estrategias son válidas y la salida siempre es colectiva”.

Unión de Asambleas de Comunidades

——-

Septiembre 2021

La vida está amenazada de extinción por el capitalismo.
 
Ya existen frenos a:

 

Qué Sistema
Con planes de manipulación de los miedos sociales e individuales para crear mercados cautivos e implantar la expansión de estados permanentes de excepción.
Comprobamos que es falsa la guerra al virus cuando la realidad efectiva es la “tendencia creciente a utilizar el estado de excepción como paradigma normal de gobierno”.

Qué Sistema – Septiembre 2021

Qué Democracia
Con crecientes zonas de sacrificio para avasallar total y totalitariamente los derechos tanto de los pueblos locales como de la naturaleza.

Observamos que las tierras usadas desde siglos en la producción de alimento están siendo desertificadas por ocupación e invasión de vastos monocultivos de forrajeras y agrocombustibles.

https://confraternizarhoy.com.ar/democracia/que-democracia-septiembre-2021/
 

 

Qué Trabajo

Con el fetiche “dinero” generando aceptación social e individual de la expoliación patronal.

Nos desagrada que dirigente histórico del MST de Brasil y economista afirme: “Los brasileños tienen hambre por falta de ingresos, no de producción”

https://confraternizarhoy.com.ar/trabajo/que-trabajo-septiembre-2021/ 


 

Qué Abya Yala
Con arrasamiento socioecológico y cultural para implantar vastas extensiones de seres y paisajes artificiales.

“Queremos soluciones para los conflictos que nos afectan y queremos ser parte de las soluciones. Nuestros conocimientos milenarios junto con la ciencia nos pueden ayudar a vencer la crisis climática, la de alimentos y la de biodiversidad que estamos viviendo”, defiende José Gregorio Díaz Mirabal, coordinador general de la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA) 

 

Qué Abya Yala – Septiembre 2021

 

SÍNTESIS

 

Unión de Asambleas de Comunidades.

Por la vida y el territorio, contra el saqueo y la contaminación.

 

 

La Unión de Asambleas de Comunidades (UAC) es un espacio de intercambio, discusión y acción conformado por asambleas, grupos de vecinos autoconvocados, organizaciones autónomas no partidarias ni vinculadas al aparato estatal y ciudadanos en general reunidos en defensa de los bienes comunes, la salud y la autodeterminación de los pueblos, seriamente amenazados por el saqueo y la contaminación que el avance de diferentes emprendimientos económicos van dejando o pretenden dejar a su paso.

La UAC nace con el propósito de articular y potenciar las diferentes luchas que en los últimos años han emergido en todo el país para repudiar el avance sistemático de los emprendimientos destructivos, y con la convicción de que la Consulta Popular y la autodeterminación de nuestras comunidades es la única vía para logar un modelo de desarrollo regional sustentable, respetuoso del ecosistema, de las economías regionales y las culturas e identidades locales. Es, a la vez un espacio que asambleas y grupos se han dado a sí mismos, con la simple y básica convicción que la unión hace la fuerza. No tiene una existencia autónoma por encima de quienes la conforman. No existe un comité directivo ni de gestión, ni autoridades, ni voceros. La complejidad del planteo “crecer o desaparecer” se mantiene y depende de quienes la conforman. La diversidad de individualidades es vital, de lo contrario el crecimiento se detiene Se construye a sí misma en su encuentro, en su accionar, en su producción dinámica y colectiva de un mensaje que propone detener la destrucción de seres y ambientes (considerados como un todo), revisar el modo hegemónico actual de producción y consumo, pensar nuevas formas de existencia y relaciones en el planeta.

 

La UAC fortalece la resistencia al unir voluntades: se convirtió en espacio de intercambio, nuevas relaciones y construcción de saberes e ideas, generó movimiento en el ámbito de los medios de comunicación, nuevas atenciones e interés en sectores militantes y académicos, posibilitó un re-conocimiento de las regiones de la mano de los pueblos y no de las agencias de turismo, comenzó a tejer una nueva forma de relación entre el interior y las capitales, energizó de esperanza a quienes la conforman, evolucionó del no al sí, se nutrió de enfoques globales que intentan explicar las realidades locales, denunció con fuerza las nuevas formas de articulación entre empresas y Estado, redescubrió el arte comprometido y la autogestión. Logró ser espacio de libertad, relación y de origen de una nueva democracia: la popular, que lejos está de los parámetros actuales y con ella de un nuevo lenguaje, a partir del cual aprendemos a construir y comprender el mundo del que sólo somos solo una parte.

 

RECORDEMOS: https://www.confraternizarhoy.com.ar/Enfoquemos.htm
 

——-

Octubre 2021

El ajuste para Vaca Muerta de 2018,

hoy se profundiza con la expansión

de los otros extractivismos mostrando..

 Qué Sistema

Con avance total y
totalitario contra la vida y los pueblos.

Significa expoliación creciente a trabajadores y pueblos debido al acaparamiento oligopólico de bienes comunes.


https://confraternizarhoy.com.ar/sistema/que-sistema-octubre2021/

 

Qué Democracia


Con militarización creciente reforzando al pacto entre todas las centrales sindicales y las cámaras patronales-Estado.

Significa que la pandemia no sólo agravó el ajuste o empobrecimiento mayoritario para el incesante enriquecimiento del polo de privilegios sino también justificó el Estado policial militarizado.


https://confraternizarhoy.com.ar/democracia/que-democracia-octubre-2021/

Qué Trabajo

Con aniquilamiento de su sustento, la naturaleza y de su sujeto, la humanidad.

Implica uso de
la elite global para mantener sus privilegios destruyendo habitabilidad del planeta, matando de
hambre a 20.000 personas diarias y decretando guerras de exterminio.

https://confraternizarhoy.com.ar/trabajo/que-trabajo-octubre2021/


Qué Abya Yala
Con
sometimiento a superexplotación tanto de los pueblos
y trabajadores como de la naturaleza.
Implica
estigmatización de quienes formamos parte del Abya Yala
y condena a ser despojados de las condiciones de vida.

https://confraternizarhoy.com.ar/abya-yala/que-abyayala-octubre2021/

SÍNTESIS

El ajuste y la deuda eterna viabilizan los extractivismos

El FIP-U aporta a esta perversión de la ‘democracia’

Se publicita como transformador de la decisión en lucha. De suerte que vuelve la espalda a la gran variedad existente de luchas por la vida y por la dignidad humana en todo el país-continente. Remata este silenciamiento e invisibilización, que comparte con los poderes opresores-represores, destacando a la Cámara de Diputados y las legislaturas como los poderes desde los cuales puede conducir el enfrentamiento al ajuste y al FMI.

De modo que, por un lado, el FIP-U niega la realidad actual e histórica de la vigencia de una democracia de sobornos y contrainsurgente. Encubre que no es antagónica a la dictadura militarizada y eclesiástica del contubernio de capitales y estados imperialistas con los locales en los ’70. La democracia perfecciona el dominio al legalizar-legitimar el acelerado e incesante acaparamiento -por el contubernio- de bienes comunes o sea de las condiciones esenciales a la vida de los pueblos e individuos. De ahí que hoy: por debajo de la LP están 2.895.699 hogares, que incluyen a 11.726.794 personas; y, dentro de ese conjunto, 756.499 hogares se encuentran por debajo de la LI, lo que representa 3.087.427 personas indigentes. Los datos del INDEC destacan, además, que entre 0 a 14 años más de la mitad (54,3%) son pobres.

Sumemos que el privilegio gubernamental a la intensificación del crecimiento económico de oligopolios locales e imperialistas (sin confinamiento, al contrario, desde inicios de la pandemia lo promocionó) implica agravar el envenenamiento de la vida humana/no humana y de los subsistemas que la posibilitan. Se desprende la mentira del gobierno de los Fernández de mirar por la salud de los pueblos e individuos.

Por otro lado, el FIT-U menosprecia que la humanidad está sumida en una situación límite por el sistema mundo capitalista. Esta emergencia socioeconómica a la vez que socioecológica del 99% humano resulta en inflexión histórica y nos desafía, a las diversidades de abajo, a cambios radicales en nuestro modo de pensar y actuar para dejar hábitos de la ‘normalidad’ a superar si pretendemos abrir caminos al protagonismo de los pueblos en la deliberación/decisión sobre el destino común. Ante todo es generalizar la pregunta sobre si la lucha es contra el capitalismo o es contra el ajuste/FMI y por la anulación/ suspensión del pago de deuda eterna. El FIT-U adopta la segunda opción porque no dialoga con las luchas de abajo contra el modo capitalista de producción y mercantilización de la naturaleza. Está cómodo en colaborar con el fomento de la creencia popular sobre presionar al Estado para que medie en los conflictos de intereses de los diversos de abajo con el Capital cuando el presente y el pasado demuestran el carácter estatal de garante del enriquecimiento fabuloso de oligopolios a costa de expropiaciones, súper explotación laboral y exclusión social de una creciente mayoría.

Restrinjámonos sólo a este período electoral para comprobar que el ajustazo y el endeudamiento sirven a liberar al Capital de pagar la fuerza de trabajo y de contribuir al sostenimiento del Estado, pero también a otros subsidios directos e indirectos conque se lo beneficia. Comprender esto y esmerarse en multiplicar esa conciencia suscita el descubrimiento que el malvivir nuestro (en agravamiento constante) se debe a la imposición -por el sistema- de sacrificar nuestras vidas y las de generaciones futuras en aras de la acumulación oligopólica de riquezas y poder sobre nosotros, los diversos de abajo. De ahí el imperativo de enfocar el cómo orientar nuestra política hacia instalar en las agendas social y pública a los embaucamientos sobre:

– El fracking en Vaca Muerta, la megaminería y los agronegocios publicitados como motores de desarrollo y de multiplicación de empleos cuando, lo cierto, es que desertifican en todos los contenidos y sentidos del concepto.

-La «grieta» que es falsa y sólo sirve para polarizar las elecciones sustituyendo al bipartidismo que estalló por la rebelión popular contra el neoliberalismo el 19/20 de diciembre de 2001.

-La visión de cómo la derrota en las PASO no importó. Sólo escenificó repercusión con ciertas medidas demagógicas pero el Ejecutivo del dúo Fernández, a pocos días, presentó al Congreso proyectos de ley a favor exclusivo de los falsos inversores y falsos creadores de trabajo. Les aumenta la redondez de negocios por sostener su fuga de capitales, su saqueo y envenenamiento de bienes comunes y en suma viabilizar que embolsen ganancias libres de gastos e incrementadas incesantemente como sucede mundialmente para el Big Pharma cuyas investigaciones y producción de vacunas anticovid han sido financiadas casi en su totalidad por organismos públicos del mundo mientras: «Las grandes industrias farmacéuticas privadas constituyeron un cártel para imponer precios abusivos para sus vacunas, para mantener las patentes, para un gran aumento de los precios desde que se supera una nueva cifra en la pandemia. Estas industrias buscan sus máximos beneficios, pagando el mínimo posible de impuestos y conseguir una renta garantizada durante al menos 20 años». Leer Todo con la complicidad de los gobiernos que hubieran debido financiar, con menos fondos públicos, la producción de vacunas en sus países.

Si votar al FIT-U es profundizar la crisis civilizatoria que involucra a la de las izquierdas partidarias e intelectuales. Si como Darío Aranda advierte: «Mientras parte de la discusión pública se centró en la (frustrada) expropiación de Vicentín, los chanchos para China y la quema de humedales, el sector empresario y el gobierno nacional cerraron filas en un plan que propone profundizar el agronegocio transgénico, con nuevas promesas de ‘empleos’, divisas, ‘desarrollo’ y, una vez más, dejando de lado las consecuencias sociales, ambientales y sanitarias del modelo que lleva tres décadas en el país». Entonces, podríamos preguntarnos qué hacer en tanto no haya más unión con proyectos de otra sociedad y otro mundo posibles.

Por el agravamiento constante de las emergencias en que las diversidades de abajo estamos sumidos, urge frenar y luego erradicar los extractivismos desde las luchas de los pueblos originarios y de la Unión de Asambleas de las Comunidades (UAC) por la vida, contra el saqueo y el envenenamiento. Es enfrentar al Capital-Estado extractivista para encaminarnos hacia nuestra afirmación en la vida humana-no humana, la salud planetaria, la justicia social, la democracia tanto de las comunas como de la confederación plurinacional y nuestro arraigo en la descolonización del Abya Yala tanto del saber como del poder.

RECORDEMOS: https://www.confraternizarhoy.com.ar/Enfoquemos.htm

 

 

 ——-

 

Noviembre 2021

 Las luchas territoriales son contra
el Capital-Estado imponiendo…

 Qué Sistema
Criminal al acumular riquezas en oligopolios arrasando la complejísima simbiosis de la humanidad con los otros componentes de la naturaleza planetaria. Y ante la crisis civilizatoria, la agrava.

Las luchas territoriales implican otras relaciones sociales con centro en los bienes comunes o sea sin propiedad privada ni estatal sobre las tierras. Solidaridarizarnos es clave para enfrentar al sistema mundo capitalista en crisis y no omnipotente.

https://confraternizarhoy.com.ar/sistema/que-sistema-noviembre2021/
 

Qué Democracia
Garante de la acumulación gran capitalista con la impunidad no sólo de ecocidios sino también de valerse de semiesclavitud, asesinato y desaparición forzada tanto del Estado represor como de las redes de trata.

Las luchas territoriales construyen poder convivencial al comunalizar o sea ir creando la constante armonización entre quienes habitan un lugar geográfico o componen colectivos laborales. Enfrentan, por eso, represión e impunidad capitalista que arraiga en la Doctrina de Seguridad Nacional, a su vez, antecedida por la francesa contra la emancipación de Argelia.

https://confraternizarhoy.com.ar/democracia/que-democracia-noviembre2021/

 

Qué Trabajo
Sometido por el Estado merced al uso sistemático de su poder legal y coactivo para ponerlo a disposición de los propietarios en poder acumular capital. 

Las luchas territoriales enfrentan al gobierno-Estado extractivista que fuerza al trabajo social a ecocidios- genocidios.

https://confraternizarhoy.com.ar/trabajo/que-trabajo-noviembre2021/

 

Qué Abya Yala
Pluriverso de biomas y culturas en simbiosis está siendo arrasado por el capitalismo al implantar monoproducción agropecuaria a gran escala.

Las luchas territoriales interpelan a asumir el cambio radical en los enfoques e interpretaciones de los partidos políticos, economistas e intelectuales de izquierdas para instalar diálogos con los pueblos del Abya Yala.

https://confraternizarhoy.com.ar/abya-yala/que-abyayala-noviembre2021/

SÍNTESIS

 

Las luchas territoriales interpelan

la solidaridad de abajo y a la izquierda

Están defendiendo o recuperando las tramas de la vida y su complejidad obra de la coevolución de todos los seres vivientes con el planeta desde la era Precámbrica aproximadamente 1.500 millones de años. También resultan de la coevolución entre las culturas de los distintos pueblos planetarios y la Madre Tierra cuya salud incluye a la humana y está siendo arrasada por el sistema mundo capitalista y sus locales.

Frente al agravamiento incesante de las emergencias socioeconómica del 99% humano y socioecológica cuya expresión más contundente es la climática, urge poner en práctica «¡Cambiemos el Sistema, no el clima!» del movimiento internacionalista por la justicia climática. Éste nos descubre lo imprescindible de las menospreciadas luchas de comunidades y autoorganizaciones de vecinos e indígenas en defensa y recuperación de los territorios clasificados (por el bloque dominante) como zonas de sacrificio o a sacrificar.

Las luchas territoriales implican otras relaciones sociales tendientes a la convivencia intrahumana sin fronteras ni muros burgueses y con la naturaleza. Hacen centro en los bienes comunes o sea miran hacia erradicar la gran propiedad privada y estatal sobre las tierras y sus componentes. Comunalizan ante todo. Atendamos al lúcido joven:

Leonardo Rossi en «Prohibido re-habitar la Tierra»

En un mundo en colapso quienes re-habitan la tierra con profunda dimensión de lo que es un territorio marcan horizontes de salida a esta crisis civilizatoria. No sin dificultades, abren caminos de otras formas de organización política, perspectivas de uso de la tierra y bienes comunes, y debieran ser dimensionados como tal: cultivos políticos para las transiciones. Para el binomio Estado-Mercado, son un problema, cuando no un ‘enemigo’. La lucha en defensa de los territorios se cobra vidas en Argentina 2021: discursos de odio, silencios cómplices, especulación y poroteo de aliados legislativos, apoyo tácito al capital extractivo. Para sus planes, habitar la Tierra en el verdadero sentido humano -que viene de humus- está prohibido. El asesinato del comunero Elías Garay en Cuesta del Ternero tiene demasiadas implicancias para estos tiempos aciagos.

RECORDEMOS: https://www.confraternizarhoy.com.ar/Enfoquemos.htm

——-

Diciembre 2021

   El 19y20 vs. los K por recomponer la conciliación
 del Trabajo con el Capital hacia…

QUÉ SISTEMA

Acaparador de bienes comunes sociales y naturales vs. 19/20 en rebelión popular antineoliberal por voluntad de decidir políticas públicas.

Mirar por los bienes comunes establece un sistema social sin poderes privados y públicos con fundamentos y privilegios en latifundios.

Qué sistema – Diciembre 2021

QUÉ DEMOCRACIA

Representativa de oligopolios originados por expropiación hasta de la vida planetaria vs. 19/20 asambleario y piquetero de las diversidades de abajo.

Mirar por las formas de deliberar-decidir de los de abajo y de confrontar con los opresores crea autodeterminación plurinacional de países hermanados en continentes y mundo.

Qué democracia – Diciembre 2021

 QUÉ TRABAJO

Ecocida-genocida vs. 19/20 mirando a «trabajo, dignidad y cambio social».

Mirar desde feminismos antiextractivistas es desentrampar del liderazgo contrainsurgente de Cristina Fernández de Kirchner.

Qué Trabajo – Diciembre 2021

 QUÉ ABYA YALA

 Regeografiado por IIRSA y Proyecto Mesoamérica vs. Reorganizado por autodeterminación de todos sus pueblos confederados democráticamente.

Mirar aprendiendo del zapatismo valora principios como el caminar preguntando y el despliegue horizontal del antagonismo con el Estado del Capital.

https://confraternizarhoy.com.ar/abya-yala/que-abya-yala-diciembre-2021/ 

SÍNTESIS

El 19y20 alienta a desobedecer la conciliación de clases
como hoy los pueblos de Chubut con su ¡NO! a la megaminería.

Asumir el antineoliberalismo del 19y20 es ir contra más de una deKada extractivista exportadora que generó la viabilidad del gobierno de Macri al maximizar la concentración y transnacionalización económica territorial. La última implicó la violencia de la desposesión de tierras, del despojo de convivencia cultural en ecosistemas y de exclusión social por desindustrialización, agro sin campesinos ni indígenas, oligopolización y aniquilamiento de las economías regionales.

Para esa ruptura de la conciliación K de clases o de “alianza virtuosa entre el capital y el trabajo” según Cristina Fernández: es imprescindible constituir el «nosotros» de la autodeterminación para todas las luchas por la justicia social y por la socioecológica que existen en la Argentina plurinacional y confraternal con los pueblos tanto del Abya Yala como del mundo.  

Nos exige espacios en común de análisis sobre nuestras necesidades y cotidianeidades en el contexto insalubre tanto por un incesante envenenamiento y destrucción de la naturaleza como por el ultra procesamiento de alimentos que legaliza y promueve la democracia operando como fachada de la dictadura de los oligopolios representados por el sistema mundo capitalista. Es embarcarnos en ir haciendo a nuestros pensamientos críticos como plantea

Leonardo Rossi l7o5h9fm70ouedc11 0h en “Des-conexiones

¿Estamos en pandemia verdad? ¿nos estamos cuidando no?

Necesitamos alimentos nutricionalmente ricos, con suelos vivos, biodiversos, para mejorar la salud colectiva.

Necesitamos alimentos provenientes de sistemas que tiendan a ser autónomos en sus ciclos de nutrientes y tiendan a reducir el uso de la cadena petro-química. Es una necesidad ecológica y una imposición inminente por la escasez de los propios recursos de la cadena hidro-carburífera al que está atado el modelo alimentario industrial -maquinaria, agrotóxicos, fertilizantes-.

Necesitamos procesos agroalimentarios que cooperen a restaurar y vivificar ecosistemas de los que depende nuestro bienestar inmunológico. Eso no es nada sencillo, pero hay que organizarlo políticamente, porque se va a imponer y de no hacer nada, como ya se observa, no será de la mejor manera para las mayorías.

Ya que se insiste en ser vanguardia del impulso a monocultivos transgénicos dependientes de más agrotóxicos, con el avance del trigo HB4: trigo nada menos que es base de gran parte de la dieta humana global. El rol del gobierno en ciencia, políticas agro-productivas y comerciales ha sido clave. Un verdadero Estado presente para el agronegocio. Ahí estarán beneficiadas algunas empresas emblemáticas hablando del alimento del mundo, mismas empresas que también nos vienen a cuidar de la pandemia con sus ramas farmacéuticas. Las des-conexiones entre agricultura, ecosistemas, alimento y salud tan brutales en los imaginarios políticos están más que claras para ciertos empresarios. Nueva vieja normalidad”.

Asumir el 19y20 es comprobar hoy cómo la democracia vigente promueve y garantiza la dictadura de la comunidad de negocios de capitales y estados imperialistas con los locales mediante Estado policial militarizado y embaucamiento sobre la sustentabilidad de la megaminería. Pero con conciencia plena de este avasallamiento de derechos de los pueblos e individuos y de la naturaleza hay rebelión de todas las comunidades de la provincia de Chubut honrando al 19/20 y a los asesinados por concretar aquel ¡Basta! de opresión y de fraudulentos representantes políticos, partidarios, sindicales…

 

RECORDEMOS: https://www.confraternizarhoy.com.ar/Enfoquemos.htm