Qué País

Septiembre 2017

Con soberanías alimentaria, hídrica y energética.

 


 

 

 

SITUACIÓN / CRISIS CIVILIZATORIA / ALTERNATIVAS

 

 Situación

 

Necesitamos, abajo y a la izquierda, que una creciente mayoría de nosotros ponga en discusión la lógica del capital elaborando la situacional de las luchas por justicias social y ambiental. Analicemos cuáles son los contenidos y sentidos de las últimas a través de un enfoque regional e internacional de cómo se está construyendo el poder de decisión de los pueblos sobre un bien común tan esencial a la vida como el agua.

 

 

EL PAIS › ENTREVISTA CON EL DIRECTOR DEL TRIBUNAL DEL AGUA LATINOAMERICANO, JAVIER BOGANTES

“Están descuidando la soberanía hídrica”

20 de abril de 2009

La explotación de los recursos minerales y agrícolas configura una escena común en América latina, con inundaciones y contaminación. “Estamos en un momento histórico, si no se pone atención muchos pueblos serán desalojados por estos intereses”, advierte Bogantes.

 

Por Alejandra Dandan

La minería a cielo abierto, la depredación de los bosques, la polución de las pasteras, los agroquímicos, los pesticidas y las hidroeléctricas son los grandes fantasmas que recorren aldeas, comarcas y pueblos de Latinoamérica. Como si se tratara de una misma agenda política, esos ejes del conflicto en los territorios indígenas y campesinos de Argentina se disparan con la misma velocidad en la región. El desplazamiento de 25 mil personas por una hidroeléctrica en La Parota, en México, casos de cáncer en el entorno de las minas, campesinos amenazados de muerte en Guatemala y el cultivo intensivo de café con agroquímicos en Nicaragua son algunos pocos ejemplos. El Tribunal Latinoamericano del Agua atiende estas denuncias y su director, Javier Bogantes, explica en diálogo con Página/12 cuáles son los temas que vertebran los conflictos en el continente y por qué.

–Los conflictos del “agua” en la región parecen idénticos. ¿Siempre pasó lo mismo?

–Podríamos decir que las problemáticas se están dando en todos los países de América latina. Uno es la minería: casi un 18 por ciento de los casos del Tribunal. Ese es hoy uno de los embates más fuertes en la región por el precio del oro y además por lo que pareciera ser una estrategia concebida en Canadá –gran parte de la minería son empresas canadienses y, en general, norteamericanas–. Los gobiernos han descuidado la sustentabilidad y la soberanía hídrica. Los emprendimientos afectan a las aguas subterráneas y siempre está el peligro de que ocurran derrames y que los derrames afecten irreversiblemente a los sistemas hídricos. Otro de los problemas son las toneladas de agua que usan las compañías para sacar un gramo de oro.

–El último auge minero en Argentina comienza en los ’90. El gobierno de Carlos Menem modificó la ley para impulsarlo. También sucedió en otros países de la región, como si se hubiese tratado de un programa estratégico.

–El asunto de la explotación minera nace tres siglos atrás, o más, pero eran compañías europeas, inglesas y norteamericanas. Luego, esas explotaciones fueron pasando de una compañía a otra, se desarrollaron compañías más poderosas y esas compañías, a partir de los ’60 y’70, empezaron a establecer acuerdos con los distintos países para aumentar la explotación. Los acuerdos se dieron en épocas políticamente muy complicadas, donde había dictaduras, y ahí se estableció un primer embate. En los últimos veinte años, las compañías canadienses han entrado en este mercado del oro de América latina con un poder muy fuerte y establecieron relaciones con gobiernos que son o ignorantes de la situación que implica la minería a cielo abierto o gobiernos que, por cuestiones de corrupción o de negocios –porque tienen acciones ahí–, empiezan a abrir las puertas primero a las exploraciones y luego a las explotaciones. Quiero aclarar que no es que el tribunal esté en contra de la minería si se hace de forma sustentable, sin derrames de cianuro, ni contaminación.

–¿Cuál es el otro gran tema?

–Las hidroeléctricas. El tema es más complicado porque es una de las energías más limpias, pero recibimos casos por el desplazamiento de poblaciones como La Parota, donde se fueron 25 mil personas. Las comunidades se van y aparecen problemas sociológicos, antropológicos o espirituales que llegan juntos y combinados. Hay casos en El Salvador, México, Ecuador y ahora Brasil.

–¿Hay más represas que antes?

–Es que las reservas de agua, los grandes ríos, están casi todos en territorios indígenas. Entonces, gran parte de los territorios indígenas van a empezar a inundarse para abastecer a las grandes ciudades. Y eso es muy preocupante. Los Estados nombran un territorio como indígena, pero el subsuelo permanece en sus manos: así, siempre existe la posibilidad de que el Estado establezca negocios con las hidroeléctricas o desarrolle hidroeléctricas dejando a las comunidades afuera.

 

Esas mismas zonas alojan riqueza boscosa. En Argentina, se está deforestando y es un eje de preocupación.

–Estos territorios tienen reservas de minerales diversos como de madera. En este momento, también se llevan adelante grandes plantaciones de madera con pino y eucalipto, como en Uruguay, por eso se están ubicando las pasteras en esa zona. En Chile, Perú o Ecuador también se están quitando las tierras agrícolas a los indígenas para celulosa. Los gobiernos se dan cuenta de que hay agua ahí y empiezan a sacarla para abastecer a los polos industriales, como en Brasil, o a las ciudades, como en México. Estamos en un momento histórico en el que si no se pone atención muy probablemente muchos pueblos serán desalojados por estos intereses hidroeléctricos, mineros, madereros y, también por qué no pensar en otro gran negocio como la biodiversidad y las experimentaciones biotecnológicas.

 

–En Argentina, otro eje son los monocultivos por la expansión de la soja. En otros países no hay soja, pero se cultivan bananas o café de la misma forma.

–Puede verlo en países como Argentina, Brasil o Costa Rica que supuestamente es el país verde. Ahí, el 42 por ciento de su superficie está cubierta por parques nacionales, pero hay una contradicción enorme porque a la par están las plantaciones bananeras y piñeras que usan grandes cantidades de agroquímicos y que están contaminando nuestros ríos, por lo tanto afectando a toda la vida acuática.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-123545-2009-04-20.html

En consecuencia, abajo y a la izquierda, necesitamos que una creciente mayoría de nosotros ponga en discusión su hábito de lógica propia del capital comprobando cómo el extractivismo está destruyendo las posibilidades latinoamericanas de vida presentes y futuras. De modo que se involucre en las luchas como la siguiente:

 

Sociedad latinoamericana en defensa del Acuífero Guaraní

26 de agosto de 2017

Por 350.org

 

Organizaciones y movimientos sociales de Brasil, Argentina y Uruguay realizan el Primer Foro Regional por la protección de una de las reservas de agua más importantes del mundo

 

Diversas organizaciones y movimientos de la sociedad civil latinoamericana se reunieron el pasado sábado (12) en la ciudad de Salto, Uruguay, para el Primer Foro Regional en Defensa del Acuífero Guaraní y el XVII Foro Regional contra el Fracking. Organizado por la Asociación Civil Ambientalista de Salto “Salteños en Defensa de los Bienes Naturales” junto con 350.org Latinoamérica y COESUS Latinoamericana contra el Fracking, el encuentro tuvo por objetivo trazar estrategias conjuntas para la protección de uno de los recursos naturales más preciosos del continente y del mundo: las aguas del Acuífero Guaraní.

La apertura del Foro estuvo a cargo del Intendente de Salto, Andrés Lima, y posteriormente expusieron más tres conferencistas. Juan Pablo Olsson, coordinador de campañas climáticas de 350.org Argentina, habló sobre la geopolítica latinoamericana y la imperiosa necesidad de defender el Acuífero Guaraní. José María Aimada, de la intendencia de Rivera, Uruguay, habló sobre la p reservación de las aguas superficiales y subterráneas a través de la gestión ambiental. Víctor Bacchetta, periodista ambiental de la ciudad de Canelones, Uruguay, y miembro del movimiento Uruguay Libre, ha cerrado el debate con el tema de la exploración no convencional de hidrocarburos en Uruguay.

Al fin de la jornada se redactó conjuntamente por parte de todas las organizaciones presentes el documento acerca de las perforaciones petroleras que amenazan el Acuífero Guaraní. “En la última semana, el gobierno uruguayo anunció la decisión de apoyar una moratoria del fracking en el país por cuatro años. Pero eso no es una solución, porque mantiene latente esa posibilidad y, mientras Uruguay no tenga una norma que lo prohíba, la petrolera puede apelar al contrato para realizar la explotación”, dice uno de los trechos de la carta.

El encuentro está en sintonía con las articulaciones realizadas por la Coalición Latinoamericana contra el Fracking por el Agua, Clima y Agricultura Sostenible, lanzada hace cerca de un año en Montevideo. El Foro ocurre una semana después de la marcha realizada en Cuchilla del Fuego, en el departamento de Paysandú. La manifestación reunió a centenares de personas de diferentes partes de Uruguay y Argentina en defensa del Acuífero Guaraní y de una ley que prohíba el fracking en todo el territorio nacional.

La industria del fracking, que ya actúa fuertemente en Argentina y tiene planes para expandirse por Brasil y Uruguay, puede contaminar de forma irreversible los depósitos subterráneos que forman la segunda mayor reserva de agua potable del planeta, que abastece a unos 55 millones de personas en los cuatro países donde está ubicada – Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

En Brasil, más de 350 municipalidades y el estado de Paraná ya han prohibido el fracking . En Argentina, la provincia de Entre Ríos también ya está libre de la tecnología. En Uruguay, las organizaciones se comprometieron a seguir promoviendo una ley que prohíba en forma definitiva la técnica de la fractura hidráulica. “No detendremos las movilizaciones de la sociedad civil hasta que se suspendan también las perforaciones”, registra el documento.

Estuvieron presentes en el Foro la C oordinadora Ambiental Todas las Manos, COESUS Latinoamericana Contra el Fracking, Foro Regional Contra el Fracking, Asociación Civil Ambientalista de Salto, Asamblea Ciudadana de Concordia, Asamblea Popular Ambiental Colón-Ruta 135, Foro Waj Mapu de Chajarí, Grupo Gensa de Paysandú, Paysandú Libre de Fracking, Paysandú Nuestro, Tacuarembó por el Medio Ambiente, 350.org Argentina, Rivera por la Vida Sustentable y el Agua, y Uruguay Libre de Megaminería.

Abajo, la íntegra del documento final.

 

PERFORACIONES PETROLERAS AMENAZAN AL ACUÍFERO GUARANÍ

El Sistema del Acuífero Guaraní está siendo amenazado en Uruguay por un plan de perforaciones en busca de hidrocarburos de la empresa petrolera Petrel Energy que puede contaminar en forma irreversible los suelos y los depósitos subterráneos que conforman la segunda mayor reserva de agua potable del planeta.

Organizaciones uruguayas y argentinas nos reunimos el sábado último en la ciudad de Salto para analizar esta situación y definir las acciones a realizar en consecuencia. El evento fue inaugurado por el Intendente departamental, Andrés Lima, quien manifestó su rechazo a la posible utilización del ‘fracking’ en la región del Acuífero Guaraní.

Las perforaciones de Petrel surgen del contrato de exploración y explotación firmado en 2012 por ANCAP con la firma estadounidense Schuepbach. Ese contrato incluye tanto hidrocarburos convencionales como no convencionales que solo son extraíbles por la técnica altamente nociva de fracturación hidráulica o ‘fracking’.

La semana pasada, el gobierno uruguayo anunció tardíamente la decisión de apoyar una moratoria del ‘fracking’ en el país por cuatro años. No es una solución porque mantiene latente esa posibilidad y, mientras Uruguay no tenga una norma que lo prohíba, la petrolera puede apelar al contrato para realizar la explotación.

Además, ese contrato admite un arbitraje internacional en caso de divergencias entre Schuepbach y el estado uruguayo. El Artículo 19 del Código de Minería, que rige a los hidrocarburos, establece que los litigios, sin excepción, deben dirimirse bajo la jurisdicción nacional y que cualquier disposición en contrario es nula.

Hemos demostrado que, si bien estas perforaciones en Paysandú, Tacuarembó y Salto corresponden a una etapa de estudio, igualmente pueden contaminar el Acuífero. Y aunque se argumente que esto no es ‘fracking’, es obvio que estas perforaciones están preparando el terreno para esa posibilidad.

Las explicaciones de la Dinama para justificar la autorización de las perforaciones y no realizar audiencias públicas solicitadas desde las poblaciones no han sido suficientes. Estas perforaciones no son algo similar a la búsqueda de agua, como dijo el director Alejandro Nario, y no se da información clara de los químicos utilizados.

Schuepbach importó unas 168 toneladas de químicos para usar en las perforaciones, muchos de los cuales requieren un tratamiento especial por ser peligrosos para el ambiente. Pedimos informaciones a la Dinama sobre la aplicación y el destino final de estos productos, pero no hemos recibido respuestas satisfactorias.

En Argentina y Brasil, más de 300 municipios, la provincia de Entre Ríos y el estado de Paraná han prohibido el ‘fracking’. En Uruguay, seguiremos promoviendo una ley que prohíba en forma definitiva esta tecnología y no detendremos las movilizaciones de la sociedad civil hasta que se suspendan también las perforaciones.

El Acuífero Guaraní no es un patrimonio de una localidad ni de una nación. Más allá incluso de los cuatro países que lo compartimos, constituye un valor primordial para la Humanidad por la gigantesca reserva de agua que contiene, su ambiente y el sostén de la Vida en el planeta. Defenderlo es un deber al que no renunciaremos.

Salto, 12 de agosto de 2017.

 

Coordinadora Ambiental Todas las Manos

COESUS Latinoamericana contra el Fracking

Foro Regional Contra el Fracking

Asociación Civil Ambientalista de Salto

Asamblea Ciudadana de Concordia

Asamblea Popular Ambiental Colón-Ruta 135

Foro Waj Mapu de Chajarí

Grupo Gensa de Paysandú

Paysandú Libre de Fracking

Paysandú Nuestro

Tacuarembó Por el Medio Ambiente

350.org Argentina

350.org América Latina

Rivera por la Vida Sustentable y el Agua

Uruguay Libre de Megaminería

https://350.org/es/sociedad-latinoamericana-en-defensa-del-acuifero-guarani/

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=230715

 

 

 

Constate que el progresismo no es el camino emancipatorio al privilegiar las rentas sobre las justicias ambiental y social.

 

 

Venezuela - Desarmando al AMO #2: El Agua vale más que el oro

8 de junio de 2016

Por César Romero 

La crisis del agua

El agua es hoy un tema de vital importancia. Uno de los recursos más valiosos para el ser humano está en riesgo y cada vez es más escaso. Se habla incluso de que en este siglo la guerra será por agua. Se trata de una crisis causada esencialmente por las malas maneras en que administramos las aguas.

En la década pasada se estimaba que más de 1.000 millones de personas no tenían acceso a un suministro constante de agua limpia y segura, y que 2.400 millones carecen de servicios sanitarios adecuados. La crisis se ha acentuado a tal magnitud en las últimas décadas que según una investigación del 2000 de “World Resources 2000-2001” se estimaba que la disponibilidad de agua per cápita había disminuido de 9000 m3 a 7000 m3, en la última década del siglo 20.

A la par de que ha aumentado el consumo de agua de manera vertiginosa las reservas de agua dulce disminuyen progresivamente por contaminación o por el aumento de la temperatura mundial en determinadas épocas del año. Producto del llamado “cambio climático” se han generado períodos de sequías más fuertes y duraderos, mayores inundaciones y el derretimiento de los glaciares. El Panel Intergubernamental del Cambio Climático, estima que en Venezuela se generará un incremento de la temperatura y una reducción del volumen del agua de lluvia, para las próximas décadas. Lo que puede incidir directamente en el acceso al agua potable si no a la electricidad tomando en cuenta que el 70% energía eléctrica se genera por plantas hidroeléctricas ubicadas al sur del país.

Todo este panorama empeora si se llega a concretar la explotación del Arco Minero. En primer lugar porque las grandes empresas mineras utilizan enormes cantidades de agua por día, segundo porque habría un riesgo constatable de contaminación de lo que representa la cuenca hídrica más importante del país, y tercero porque la mega-minería genera un nivel de devastación tal que impactaría directamente en el período de sequía. El fenómeno del niño acompañado de la fuerte erosión y sedimentación que ha generado la intensificación de la minería ilegal, es lo que ha desatado períodos intensos períodos de sequía en los últimos años en el país. Además de que existen decenas de antecedentes internacionales de desastres ambientales productos de la mega-minería, la minería desarrollada en Ve nezuela ya ha tenido efectos terribles sobre zonas como: el Delta del Orinoco, en las adyacencias del Parque Canaima, en el río caura y en la sierra de perijá, por mencionar algunas.

 

El uso indiscriminado del agua en las empresas mineras

Aunque todavía existen minas subterráneas, las más recientes o las que se están construyendo tienen la característica de ser a cielo abierto, las cuales emplean la técnica de lixiviación en pilas o la de lixiviación en botaderos. Estos métodos, aunque implican enormes movimientos de tierra, son más baratos y permiten procesar mayores cantidades de minerales. Además, estos métodos son los que les conviene aplicar a la empresa sobre yacimientos de bajo tenor (≤ 4g de oro / tonelada de mineral) para mantener grandes ganancias.

Toneladas de mineral triturado son irrigadas con la solución cianurada. En promedio se utilizan, 50 g de cianuro por cada 1000 litros de agua. Otras fuentes como la asociación de ecologistas costarricense, afirman que estos montículos o cúmulos son sometidos a lixiviación usando una solución de cianuro de sodio que tiene de 0.14 a 2.35 kilogramos de cianuro por cada tonelada o 1000 litros de agua [1].

Lo cierto es que se necesitan abundantes cantidades de agua para el proceso. Para entender las dimensiones del asunto se puede tomar el caso en Argentina con la canadiense Barrick Gold (mayor productora de oro para el 2015). Barrick usa en sus minas 1000 litros de agua por segundo, aproximadamente. Sólo en la mina de Veladero, ubicada en la provincia de San Juan, se utilizan 10 toneladas diarias de cianuro para las que se emplean 100 millones de litros de agua. Cifras alarmantes cuando se estima que una familia de 4 personas requiere 200 litros de agua potable por día para cumplir con todas sus necesidades [2].

Las empresas mineras acaban con las reservas de agua

Esto puede ocurrir de dos maneras: por la deforestación de grandes terrenos y/o por la contaminación producto de fallas generadas en las minas o por la acumulación de pasivos ambientales. Por lo tanto, la actividad minera puede deparar en:

En lo que se refiere al agua se pueden producir captaciones monopólicas de los derechos de agua, se contaminan napas, se alteran las corrientes de agua, se puede producir contaminación.

La Desaparición de pozos de agua y manantiales, así como la disminución en los cauces de ríos. La deforestación y eliminación de la vegetación agota las fuentes de suministro y se interrumpe el flujo de agua desde sus orígenes hacia los centros poblados.

Contaminación de ríos cercanos a la mina con metales pesados y/o cianuro.

Contaminación de las napas (capas de agua subterránea) por drenajes ácidos de las minas fuera de control.

Alteración de las corrientes de agua y de los ecosistemas.

Crecidas e inundaciones en períodos de lluvia. El suelo erosionado no puede contener el agua como lo haría estando poblado de vegetación.

Alteración y contaminación del ciclo hidrológico, incidiendo negativamente en los bosques y las comunidades aledañas.

 

El indignante caso de Misima

Misima es una pequeña isla de Papua Nueva Guinea (al norte de Australia). Aquí la empresa Placer Dome (comprada por Barrick Gold en 2006) explotaba mineral. En agosto de 2004 se produce un derrame de cianuro en la mina que afecta un río cercano y que llegó a afectar un sector de las costas de la isla. El hecho deparó en que 1/3 de la isla se vio afectada y contaminada, al tomar en cuenta ríos y arroyos, y se provocó la muerte de cientos de bancos de peces. A esto se puede agregar que uno de los ríos se llegó a secar por completo por el uso indiscriminado que le daba la empresa.

No sólo se devastaron importantes afluentes de la isla con sedimentos y agentes contaminantes, si no que se afectó directamente la calidad de vida de toda la población que tenía la pesca como una actividad importante. A las pocas semanas del incidente ya a los habitantes de la pequeña isla se les hacía difícil satisfacer sus necesidades con agua potable, además de que la pesca quedó relegada por el miedo a la contaminación. Esta catástrofe llegó a afectar a islas cercanas.

Pero más indignante aún fue la respuesta de los responsables. Para aquel momento el primer ministro de Nueva Guinea, Michael Somare, ignoró los reclamos de la población y decidió postergar la salida de la empresa de la isla por su respuesta insuficiente. Por otra parte, Placer Dome para compensar los daños del accidente, entregó a comunidades afectadas el total de 22856 K, el equivalente a menos de 10000 dólares australianos. Cuando se toma en cuenta a toda la población este monto representa un total de 1,92K o menos de un dólar australiano por cada persona afectada por el derrame [3].

El caso de Misima, sumado a otros accidentes ocurridos en distintas partes del mundo, representa la esencia de las transnacionales. Sumergidas en la codicia y en la lógica de acumular capital continuamente, hacen todo lo que esté a su alcance para obtener la mayor ganancia. No hay promesas de nuevas tecnologías, de restauración de los suelos y biodiversidad y/o de cero contaminación que valgan. Todas esas promesas implican grandes inversiones, van en contra de la lógica. No es un problema de buenas intenciones, es un problema de ganar a toda costa.

 

Correo: elcesar4789@gmail.com 
Twitter: @Cesar_JMarea
29/05/2016

NOTA: El siguiente es un aporte al debate constituyente que se está llevando a cabo a lo interno de Marea Socialista. Proceso democrático en el que se respeta la diversidad de posturas. Esta columna está dedicada específicamente al debate sobre el extractivismo y la mega-minería en Venezuela. Debate que ha tomado relevancia a partir del decreto N° 2.248 para la explotación del Arco Minero*.

*El presente artículo es parte de la Columna “Desarmando al Amo”. Aquí dejo los anteriores: La mega-minería devasta y el cianuro mata

BIBLIOGRAFÍA

El Decreto del Arco Minero del Orinoco: un ataque a la vida, un criminal desconocimiento de los pueblos indígenas, una violación a la esencia de la Constitución”. PLATAFORMA POR LA NULIDAD DEL DECRETO DEL ARCO MINERO DEL ORINOCO. Mayo, 2016. Venezuela.

Tierra Sublevada: Oro impuro”. PINO SOLANAS. Documental. Argentina, 2009.

“Quimérico Ecosocialismo versus tentáculos del Banco Mundial (Canadá-Venezuela)”. LILIANA MEDINA DE LUZON. 29 de febrero de 2016, Venezuela.

Notas

 [1] “Minería de cielo abierto y sus impactos ambientales”. AECO-AT, 2001

[2] Gleick / The world’s wáter.

[3] http://miningwatch.ca/...Venezuela - Desarmando al AMO #1. La mega-minería devasta y el cianuro mata

Aporrea

Fuente: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Secciones/Documentos/Venezuela_-_Desarmando_al_AMO_2_El_Agua_vale_mas_que_el_oro

 

 

Descubra la sociedad representativa e imprescindible para los buenos vivires convivires de la diversidad popular que está implícita en el paradigma propuesto por Vía Campesina:

"Sabemos que la «soberanía alimentaria» es el derecho de los pueblos a decidir sobre sus sistemas de producción y distribución de alimentos, mediante la práctica y el desarrollo de agriculturas locales que, a la vez de producir alimentos sanos y nutritivos para las comunidades cercanas, cuidan de los ecosistemas que permiten una agricultura duradera y sustentable.

No cabe ninguna duda que la soberanía alimentaria es un elemento esencial para nuestro desarrollo personal y el de nuestros territorios, para nuestro buen vivir. Para ponerla en práctica será más factible si va acompañada -personal y colectivamente- de una soberanía cultural y económica, que nos lleve a una soberanía política como broche que articula el resto". Leer

 

 

 

Soberanía Alimentaria: la solución para enfrentar la crisis hídrica

29 de junio de 2016

Por REDES

La MSA propone prácticas de soberanía alimentaria para enfrentar la crisis hídrica y exige a las autoridades la aprobación de la Ley de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional, y la Ley General de Aguas.

Ante la situación de crisis hídrica que vive El Salvador, las Organizaciones que conforman la Mesa por la Soberanía Alimentaria (MSA) proponen la implementación de una serie de prácticas que contribuirán a proteger y preservar el vital recurso hídrico.

Entre las medidas que propone la MSA está la gestión agroecológica del agua, es decir cambiar el uso de agroquímicos y pesticidas por abonos orgánicos. Práctica que permite proteger los mantos acuíferos y la salud de las personas.

Evelyn Martínez, representante de la MSA e investigadora de la fundación REDES indicó que a nivel mundial la gran agricultura del agronegocio consume el 70% del total del agua disponible, mientras que la agricultura familiar no dispone de agua para regar sus cultivos.

 

“Proponemos la utilización del sistema de micro riego por goteo para hacer un uso prudente del agua, sistemas de almacenamiento de agua lluvia para disminuir la vulnerabilidad provocada por las sequías e inundaciones y la autogestión comunitaria del agua ejecutada por las y los agricultores”, dijo Guadalupe Esquivel, representante de la MSA y las mujeres rurales.

 

En ese sentido, las organizaciones exigieron la aprobación de Ley General de Aguas y la Ley de Soberanía Alimentaria que regularían esta realidad, “la aprobación de estas leyes permitirá tener acceso, control y autogestión del agua por parte de las y los pequeños campesinos para producir sus alimentos, y además, hará posible alcanzar la soberanía alimentaria, pues ésta coloca al campesinado en el centro del sistema agroalimentario y no a las empresas del agronegocio” agregó Martínez.

 

Cabe destacar que ambas propuestas de leyes se han estancado en la Asamblea Legislativa. El anteproyecto de la Ley General de Aguas fue presentado en el 2006 y no se ha avanzado en su discusión, mientras que la propuesta de Ley de Soberanía Alimentaria se llevó hace tres años y hasta la fecha la Comisión Agropecuaria solo ha discutido 41 artículos, de los 101 que contiene.

 

“No hay duda que la legislación por sí misma no va a resolver las problemáticas, frente a la industria cañera, la industria inmobiliaria y la que utiliza grandes cantidades de agua para poder hacer bebidas carbonatadas que degradan los mantos acuíferos, pero con un marco jurídico encaminado a normar esta realidad en algo abona”, aseguró Luis González, representante de la MSA.

Para la MSA con la Ley General de Aguas se tendría acceso, control y autogestión del agua por parte de las y los pequeños campesinos para producir sus alimentos.

Asimismo, la aprobación de la Ley de Soberanía Alimentaria permitiría disponer de un marco legal que no permita las prácticas contaminantes del agua, aire y suelos, y que además, garantizaría la producción de alimentos sanos y nutritivos de forma permanente, a través de la agroecológica, logrando un mayor acceso de las y los campesinos al agua, la tierra y las semillas.

Por otra parte, el estado de emergencia nacional por la escasez de agua potable tras un período prolongado de sequía coincidió con la primera visita oficial del relator especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Léo Heller, para evaluar el cumplimiento de los derechos humanos al agua y al saneamiento en el país.

El Relator Especial señaló que El Salvador aún no ha integrado sus compromisos internacionales en la legislación interna del país, por lo que afirmó que es fundamental que aproveche la oportunidad para reconocer los derechos humanos al agua y al saneamiento en su legislación, lo cual ayudará a proteger aún más el acceso de todas las personas a estos servicios.

El experto presentará sus conclusiones y recomendaciones finales al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en septiembre de 2016.

“Esperamos que el relator retome las demandas de la sociedad civil y entre las recomendaciones que brinde al Estado salvadoreño se incluya la necesidad de estas legislaciones de cara a poder normar Éstas y futuras crisis, para contrarrestar los impactos del cambio climático, que ya se sienten en El Salvador”, finalizó González.

Los caudales de los ríos han disminuido hasta un 80% durante los últimos 30 años. Se estima que en el año 2100, el país enfrentará a una reducción hasta del 79% en la disponibilidad de agua.

A la fecha, sólo se conocen las observaciones preliminares del Relator Especial sobre el derecho humano al agua potable y al saneamiento al concluir su misión oficial a El Salvador, más información en el siguiente enlace Relator Especial

Fuente: https://redes.org.sv/article/soberania-alimentaria-la-solucion-para-enfrentar-l/

 

 

 

 Crisis civilizatoria

 

Necesitamos, abajo y a la izquierda, que una creciente mayoría de nosotros ponga en discusión la lógica del capital participando en:

 

"(...)El debate de los BIENES COMUNES

 

Hoy se definen los bienes entre privados y públicos. Pero hay un nuevo término captando la atención: los BIENES COMUNES. En líneas generales lo que usualmente se llaman recursos naturales – desde un pre concepto de utilidad en el USO de actividades humanas – son casi en su totalidad “bienes comunes”, estamos hablando de las extensiones de suelo, de los minerales, los glaciares, la vegetación, el agua, estamos refiriéndonos a la biodiversidad del Planeta Tierra que existe gracias a una maravillosa evolución de la vida a lo largo de miles de siglos. También como resultado de esa evolución nos encontramos con mentes humanas que pueden tener ideas, con mucha información que es la sumatoria del cruce de otras miles de informaciones anteriores, con semillas que se van adaptando a su entorno y son capaces de aprender en cada floración…

Los bienes comunes son mucho más que recursos y pertenecen a un concepto de vida y evolución de la cual el ser humano es parte y no dueño. Debemos comprender que además la vida tal cual la conocemos se da gracias a todos esos condimentos que a veces nos atrevemos a llamar simplemente “recursos” catalogados limitadamente ente privados y públicos.

 

En el debate mundial sobre los Bienes Comunes se ha llegado a la conclusión de que tienen 3 características básicas que sirven para identificarlos:

 

– Se usan colectivamente – pueden ser utilizados por todos. Son transgeneracionales.

– No pueden ser gestionados en términos de racionalidad individual ni tener como objetivos las “ganancias”.

– No pueden ser propiedad privada, ni pública, debe buscarse una forma de “propiedad comunitaria o colectiva”, por ende una estructura de debate – decisión también colectiva y mundial.

 

Nos cuesta imaginarnos o comprender el mundo con una tercera categoría de bienes. Surgen muchas incógnitas.

 

“La manera más útil de entender los  bienes comunes – según propone el Tomales Bay Institute – es pensarlos como la suma de todo lo que heredamos en conjunto y debemos transferir, sin merma, a nuestros herederos”

 

Hasta ahora todo viene siendo blanco o negro, público o privado, de los Estados y de un dueño particular, ya sea una persona o un grupo de ellas. Las responsabilidades están claras y los alcances de las decisiones también por mal que nos pese. Y si un Estado, una persona o una corporación toma una decisión desacertada sobre un “recurso” poco pueden hacer incluso las Leyes a favor de lo COMÚN y entonces a la larga: a favor de la vida.

Este comentario no apunta a desmerecer la importancia de las Leyes, sino que ellas – hechas por el ser humano contemporáneo – también tienen en cuenta ESO que llamamos recurso como “algo disponible que sirve” y son también bienes privados o públicos. Las leyes hablan del “bien común” para con los seres humanos como ciudadanos, hablan de preservar los recursos para el futuro, hablan incluso de fomentar el cuidado de la naturaleza, pero nunca mencionan la existencia de “bienes comunes” como categoría de bienes con todo lo que ello implica en cuestión de reglamentación, procesos de decisión, limitaciones, fiscalización, multas, sanciones, obligaciones, etc. El concepto de bienes comunes no tiene mención explícita en las leyes. (*1)

 

Definamos cuáles son los Bienes Comunes

 

De acuerdo con la socióloga alemana Silke Helfrich, en el prefacio al libro “Un mundo patentado: la privatización de la vida y del conocimiento” (*4), el debate sobre los bienes comunes denuncia la relación entre la privatización de la vida por medio de la ingeniería genética aplicada a las plantas, animales y a los seres humanos – y la privatización del conocimiento generado por las tecnologías de la información y la comunicación. Ella afirma que los Bienes Comunes son nuestra herencia colectiva…

 

Por ejemplo “el agua” es un Bien Común, la biodiversidad, la energía, los bosques, el conocimiento también lo son, así como la información genética que acarrean las semillas como resultado de su evolución. Pueden ser tanto recursos naturales, como recursos logrados en una construcción social y comunitaria a lo largo del tiempo y que se suman de alguna manera a los “recursos” de la sociedad, por eso el conocimiento y las IDEAS serían – si bien los debates continúan – Bienes Comunes, aquí para terminar de comprender los términos cabe aclarar que el mercado legal de las “patentes” prohíbe el uso masivo o avances de determinadas tecnologías, medicamentos, nuevas energías, entre otras, en pos de maximizar las ventas de lo ya producido, o en beneficio de Corporaciones, o para eliminar competidores, etc. Además comercializar bajo la idea de “escasez” tiene sus frutos. En muchos rubros hay realmente poco interés por demostrar al consumidor (*2) la variedad de alternativas que realmente son posibles para resolver necesidades y deseos, muchas de ellas no son rentables y están al alcance de todos.(...)". Leer

 

Comprendamos la importancia de las luchas por:

 

El agua, fuente vital para la Soberanía Alimentaria
3 de abril de 2014

Por  Evelyn Patricia Martínez (Rebelión)

 

La crisis del agua

El agua es sin duda el elemento vital para que el ser humano viva. Sin agua, no puede haber producción de alimentos, y sin agua y alimentos la vida simplemente no se hace posible. El agua es un bien común, un bien público, es un derecho humano de todas y todos.

El capitalismo, con su visión de dominio a la naturaleza, a través del uso infinito de los recursos naturales, principalmente del agua, ha ocasionado la grave crisis del agua que vivimos actualmente a nivel mundial y nacional.

Esta crisis del agua se manifiesta en carencia y pérdida de su calidad, según el PNUD, actualmente estamos atravesando un estrés hídrico, es decir que el planeta se está quedando sin agua dulce. El Informe de Desarrollo Humano 2006 del PNUD“Más allá de la escasez. Poder, pobreza y crisis mundial del agua”, señalaba que:“más de mil millones de personas se ven privadas del derecho al agua potable y 2,600 millones no tienen acceso a un saneamiento adecuado. El agua se desperdicia y es mal utilizada por todos los sectores en todos los países”. Es decir, que 1 de cada 7 personas del planeta no tiene agua potable, además el informe también establecía que: "Cada año mueren cerca de1.8 millones de niños como consecuencia directa de la diarrea y otras enfermedades causadas por el agua sucia y por saneamientos insuficientes".Recientemente, en octubre de 2013, la ONU ha advertido que para 2030 el 40% de la humanidad sufrirá escasez de agua, a raíz de una demanda que crecerá en un 40% en relación con la actual.1

Sumado a esta problemática, el cambio climático está intensificando los periodos de sequía e inundaciones, lo cual afecta en el suministro de agua, y se convierte también en obstáculo para la producción de alimentos.

En nuestro país, ante el aumento de las temperaturas, se enfrentarían reducciones en la disponibilidad de agua hasta del 79% para el año 2100, según estimaciones del Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC)2. También hay que tener presente que los caudales de los ríos en nuestro país han disminuido hasta 80%, principalmente en la zona norte, durante los últimos 30 años en la época seca3. El 50% de los ríos tiene calidad de agua regular, 31% son de mala calidad, 7% son de pésima calidad, y únicamente el 12% del agua en los ríos está calificada como buena, según datos del Ministerio de Medio Ambiente (MARN)4.

En cuanto al acceso del agua potable en nuestro país, es en la zona rural donde se presentan mayor precariedad de acceso al agua. Según estadísticas del gobierno (EHPM 2011), en promedio a nivel nacional 74 de cada 100 hogares del país tienen acceso a agua potable por cañerías, en el área urbana 84 hogares de cada 100, y en el área rural 53 hogares de cada 100.

Frente a este escenario son las mujeres pobres quienes menos acceso tienen al suministro y gestión del agua, esto implica una mayor carga del trabajo puesto que para abastecerse de agua, tienen que dedicar más horas de trabajo para acarrearla. Además, la mala calidad del agua, provoca enfermedades en los miembros de la familia, y son las mujeres quienes mayor tiempo asumen la responsabilidad de cuidar las personas enfermas.

El agua y la agricultura del agronegocio

Como sabemos, el agua se destina al consumo directo y también para la producción de alimentos. Entonces, la pérdida de agua dulce, afecta directamente a la agricultura y a la producción de alimentos, además, provoca pérdida en la fertilidad de los suelos. A nivel mundial, la gran agricultura del agronegocio consume el 70% del agua, mientras que la industria y minería consumen el 21%, y para consumo directo se destina únicamente el 4%5.

Sin embargo, la mayor parte de la pequeña agricultura campesina no dispone de agua para regar sus huertos caseros, muchas veces para abastecerse de agua y para cultivar sus alimentos, tiene que depender de la captación de agua lluvia6. Mientras que la gran agricultura del agronegocio, a través del uso intensivo del agua por los sistema de riego, desperdicia grandes cantidades de agua, y no hay un monitoreo ni protección del recurso por parte de los gobiernos.

El agua y la soberanía alimentaria

Ante la situación antes descrita, y en respuesta a la agricultura convencional del agro negocio que ha sido uno de los causantes principales de la actual crisis del agua, la propuesta de la soberanía alimentaria , contribuye a proteger y preservar el vital recurso hídrico, a través de distintas prácticas como7:

·         Gestión agroecológica del agua. En lugar de utilizar agroquímicos y pesticidas para producir alimentos, se elaboran abonos y foliares (abonos, repelentes e intecticidas) e materia orgánica; así como también se promueve y cultiva distintas variedades de semilla nativa, esto permite que no se contamine el agua, el aire y los suelos.

·         Utilización de microriego por goteo para hacer un uso prudente del agua, y evitar el derroche.

·         Sistemas de almacenamiento de agua lluvia, para disminuir la vulnerabilidad provocada por las sequías e inundaciones.

·         Autogestión comunitaria del agua por parte de las y los agricultores, y no por empresas privadas. El agua es considerada como un bien común, y no como una mercancía.

¡Necesitamos la aprobación de la Ley General de Aguas y la Ley de Soberanía Alimentaria!

Desde 2005, organizaciones sociales, agrupadas en el Foro del Agua, iniciaron un proceso participativo para la construcción del anteproyecto de la Ley General de Aguas8, en la cual se reconozca el agua como un derecho humano. La Ley propone considerar el agua como bien público, es decir, que se garantice la no privatización del recurso, además que se promueva la participación comunitaria en la gestión integral del agua, y la necesaria protección, aprovechamiento y recuperación de las cuencas y microcuencas del país.

La Ley General de Aguas propone contar con una Política Hídrica Nacional, la cual permita:

·         Asegurar que el agua sea un bien público y no una mercancía.

·         Participación ciudadana en el CONAGUA (Comisión Nacional del Agua).

·         Prevenir y mitigar inundaciones.

·         No contaminar el agua.

·         Educación para uso y manejo del agua.

También se establece la creación de un Plan de microcuencas, donde se garantice los usos prioritarios del agua, los cuales sean, en orden de importancia: el consumo humano doméstico, los ecosistemas, la agricultura de subsistencia y por último la destinada a la generación de energía eléctrica, la industria y el turismo.

La propuesta de Ley también exige detener los vertidos de aguas industriales y domiciliares contaminadas a los ríos, e implementar acciones urgentes de recuperación de los ríos más contaminados.

Es necesario que la Asamblea Legislativa apruebe cuanto antes las propuestas de Ley General de Aguas y la Ley de Soberanía Alimentaria, para poder enfrentar la grave crisis del recurso agua que estamos viviendo, y también de la crisis alimentaria.

La aprobación de la Ley de Soberanía Alimentaria permitiría avanzar en el apoyo a la pequeña producción campesina, el fortalecimiento de la producción nacional de alimentos, la promoción de las prácticas agroecológicas, el acceso equitativo a la tierra, al agua y el rescate de la semilla nativa, entre otros. Esto permitiría disponer de un marco legal, donde ya no se permita las prácticas contaminantes del agua, aire y suelos, con el uso de agroquímicos y pesticidas, promovidos por la agricultura convencional, heredada de la revolución verde. Avanzar hacia un manera de producir los alimentos de manera agroecológica contribuiría a proteger el agua (disminuir el uso intensivo del agua en la agricultura), y también habría un rescate de la calidad de suelos, de los árboles y ríos.

Además, la aprobación de la Ley General de Aguas contribuiría al logro de la soberanía alimentaria. Hay que recordar, que la soberanía alimentaria coloca al campesinado en el centro del sistema agroalimentario y no a las empresas del agronegocio. La Ley del Agua permitiría tener acceso, control y autogestión del agua por parte de las y los pequeños campesinos para producir sus alimentos, para así avanzar a la soberanía alimentaria.

¡El agua y la alimentación son derechos humanos!

Notas:

1 UNAM, RED DEL AGUA, “Banki-moon denuncia que mil millones de personas carecen de agua potable”, 8 de octubre de 2013, disponible en:http://www.agua.unam.mx/noticias/2013/internacionales/not_inter_octubre08.html

2 Foro del Agua, Boletín Nº2 “Gotas y Notas”, 2012

3 Erazo Chica, Adriana María (sf). ¿Variaciones hidroclimáticas o evidencias del cambio climático en El Salvador?, Sistema Nacional de Estudios Territoriales (SNET)

4 MARN (2012), Informe de la calidad del agua de los ríos de El Salvador, Año 2011.

5 Fernández-Jáuregui, Carlos A. (2005), El agua como fuente de conflictos: repaso de los focos de conflictos en el mundo, Fundación CIDOB.

6 PNUD El Salvador (2006). El agua, una valoración económica de los recursos hidrícos en El Salvador. Cuaderno sobre desarrollo humano Nº5

7 Ver: Revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas. Agua y Soberanía Alimentaria, julio 2013, Nº14. Disponible en:http://revistasoberaniaalimentaria.wordpress.com/2013/08/02/agua-y-soberania-alimentaria-nuevo-numero-de-la-revista/

8 En marzo de 2006 el Foro del Agua presentó, a la Asamblea Legislativa, el primer anteproyecto de Ley General de Aguas. Seis años después, en marzo de 2012, se presenta un segundo anteproyecto de Ley promovido desde el Ejecutivo, en el cual recoge las propuestas sustanciales del primer anteproyecto de Ley empujado desde el Foro del Agua años antes.

Evelyn Patricia Martínez. Investigadora en políticas agrícolas y alimentarias de Fundación REDES-El Salvador

 Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=182874

 

 

Sigamos profundizando en cómo los pueblos construyen poder de decisión sobre bienes comunes según resisten el avasallamiento de esos derechos básicos que el  'progreso' capitalista lleva a cabo.

 

 

Soberanía hídrica y el hambre del capitalismo en los territorios indígenas
14 de junio de 2012

Por Otramérica

 

Agua y pueblos indígenas conforman una ecuación indivisible. Pero los monocultivos, las explotaciones mineras, madereras o petroleras, o el turismo amenazan, con su necesidad de crecimiento sin límite, los derechos y los territorios de los pueblos originarios de Abya Yala. En Costa Rica se ha tratado el tema a fondo la semana pasada y éstas son algunas de sus conclusiones.

“En toda Latinoamérica nos hemos percatado de cómo los procesos de desarrollo pueden entrar en conflicto con los derechos de los pueblos indígenas, que ven amenazados sus territorios por los fines del sistema capitalista: explotación y expansión del sistema económico”. Así lo planteó Javier Bogantes, presidente del Tribunal Latinoamericano del Agua, en la inauguración del Foro “La situación del Agua en los territorios indígenas de Costa Rica”, realizado en Talamanca, Costa Rica, los días 6 y 7 de junio.

Allí se denunciaron los daños ambientales que ocasionan proyectos de minería a cielo abierto, presas hidroeléctricas, complejos de turismo masivo, empresas madereras, de agroquímicos o de monocultivo en todo el continente.

Este encuentro estuvo centrado en los escenarios que viven los pueblos térraba, bribri, cabécar, gnäbe, huetar, boruca y maleku del país centroamericano, y en él, además de abordar la gestión comunitaria del agua y las carencias de los pueblos, los líderes comunitarios hicieron hincapié en las violaciones ambientales sufridas en sus territorios amenazados por proyectos extractivos y por la inseguridad jurídica que sufren cuando el Estado se vuelve servil a los intereses financieros de las transnacionales.

 

Hidroeléctricas, turismo y brecha hídrica

Pablo Sibar, líder comunitario del Grupo de los 12, se pronunció al respecto de las presiones del gobierno costarricense, la falta de garantías y la violación de derechos que vive el pueblo térraba para aceptar el proyecto hidroeléctrico ‘El Diquis’ en su territorio.

“En 2007, el Gobierno declaró El Diquis como proyecto de interés nacional y El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) comenzó a trabajar, se pusieron recursos de amparo que fueron rechazados con el pretexto de que todavía el proyecto estaba en estudio”, narró Sibar. Y apuntó, además, que las gestiones llegaron hasta la Organización de Naciones Unidas (ONU) y que “a pesar de que el Gobierno dijo hace unos meses, después de la visita del relator de la ONU, que había desocupado el territorio, en realidad nunca ha salido de él. En este proceso que hemos estado, se ha generado mucha violencia. El ICE -Instituto Costarricense de Electricidad- ha sobornado a quienes aceptaron la presa…”.

En este marco, la Coordinadora Norte Tierra y Libertad también denunció los daños causados por proyectos hidroeléctricos, monocultivo de piña y proyectos turísticos y petroleros en el norte de Costa Rica. En este sentido, reflexionó su representante Lino Rodríguez Sandoval, que “ante la mercantilización voraz y la cosificación en nombre del progreso y el desarrollo de la que ni el ser humano se escapa, tenemos el deber de denunciar enérgicamente el crimen que se perpetúa con el aval del Gobierno…”.

Por su parte, Gilbert González Maroto, del Centro para el Desarrollo Indígena (Cedin), puso el acento en la deforestación en el Pacífico Sur costarricense y en el desarrollo del servicio hotelero cerca de los territorios boruca, a costa de la sostenibilidad hídrica de sus territorios.

Isabel Rivera, representante de la Asociación de Mujeres Mano de Tigre, profundizó en la expansión de la frontera agrícola-ganadera y en la conservación de las fuentes de agua que los indígenas han realizado en sus bosques. Geyner Blanco, representante maleku, reflexionó sobre la falta de control de los pueblos indígenas sobre los recursos naturales de sus territorios que viene acompañada de una gran brecha en índices de tenencia de sistemas sanitarios, equipamiento de vivienda, acceso a la electricidad, procedencia del agua o sistema de eliminación de residuos sólidos entre áreas de población indígena y no indígena.

Las Asociaciones de Desarrollo Bribri y Cabécar y el antropólogo Alejandro Swaby también enunciaron el valor simbólico del agua en sus territorios y relataron experiencias de gestión comunitaria. Denunciaron la lentitud burocrática del Estado en la construcción de acueductos en Sixaola y Cahuita, así como en la ejecución de programas financieros, como el “Programa de desarrollo sostenible de la cuenca binacional del río Sixaola”, muy ambiciosos pero que no han sido elaborados con la comunidad y que, a menudo, caducan sin que los pueblos hayan visto su materialización.

 La lucha de los pueblos Gnâbe y Buglé en Panamá

Una de las experiencias que además se relató fue la lucha de los pueblos Gnäbe y Buglé en Panamá que, precisamente al otro lado del Sixaola, protagonizaron recientes protestas cuando el Estado eliminó, a través de la modificación de Ley 30, la obligación de que las empresas presentaran estudios de impacto ambiental, y cuando el gobierno comenzó a promover concesiones mineras. “En ambos momentos, ante el silencio y la desorganización de la sociedad civil, los únicos que salimos a las calles a protestar por los atropellos ambientales del Estado fuimos los Gnäbe”, señaló Pedro Abrego, vocero ngäbe-buglé, quien hizo hincapié en la represión física y judicial, en los logros y en la campaña de deslegitimación del movimiento.

 

“En la primera represión sufrimos 6 muertos, quedaron 80 ciegos y 241 heridos con perdigón y logramos que se restablecieran los estudios de impacto ambiental de los proyectos de las transnacionales. En la segunda tuvimos tres muertos y cientos de heridos, dos de los cuales se encuentran actualmente en el hospital entre la vida y la muerte y se ha logrado derogar el instituto que se había creado para las concesiones mineras”, explicó Abrego antes de anunciar que el pueblo gnäbe no ha renunciado a sus derechos sobre las tierras y a una demanda internacional.

Abrego señala, además, que “con los peritajes que salgan de la ONU vamos a demandar. Es importante que los derechos colectivos de los pueblos estén reconocidos en las constituciones y que cesen las violaciones largo tiempo sufridas por un estado de excepción que impide el libre tránsito de la población gnöbe, imposibilitando, incluso, que vayamos al funeral de nuestros familiares”.

 

La expansión del monocultivo y el veneno químico

Otra de las amenazas que se trató en el encuentro es la creada por el uso de fertilizantes químicos, pesticidas y fungicidas en las plantaciones de monocultivo de piña, banano o plátano. A este respecto, el Instituto Regional de Estudios en Sustancias Tóxicas (IRET) presentó cifras significativas sobre la región de Talamanca, en la que se usan mensualmente 268.000 bolsas de plástico tratadas con clorpirifos para eliminar la Siqatoca negra del cultivo del plátano. “Así, con la lógica de garantizar la estética y el tamaño de la fruta en los mercados transnacionales, se desechan mensualmente casi 6 toneladas de plástico tóxicas, de las cuales solo son acopiados 1.7 toneladas”, indicó Berna van Wendel de Joode, del IRET, que también habló de los efectos de los Clorpirifos, Difenoconazoly Terbufos encontrados en aguas talamanqueñas en la salud de los niños de la región, que no cuentan con sistemas de abastecimiento de agua potable y a menudo juegan cerca de o trabajan con los cultivos tóxicos.

En este contexto, se presentó y debatió la película Silent Snow, que muestra el efecto del uso del DDT en Uganda, de químicos en la India, así como otras posibilidades de agricultura orgánica y una gestión más integral en pos de la soberanía alimentaria y la sostenibilidad ambiental.

Al encuentro asistieron también entidades como la Organización de Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (Unesco) representantes órganos institucionales y de gobierno costarricense como la Municipalidad de Talamanca, el Ministerio del Ambiente, Energía y Telecomunicaciones (MINAET); el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), La Comisión Nacional de Asuntos Indígenas (CONAI), el Instituto Meteorológico Nacional, Acueductos y Alcantarillados (AyA) o el Instituto Nacional de la Mujer.

Voces plurales en el Foro “La situación del Agua en los territorios indígenas de Costa Rica”, celebrado en Talamanca, Costa Rica, los días 6 y 7 de junio. Publicado

Fuente: bloglemu.blogspot.com.ar/2012/06/soberania-hidrica-y-el-hambre-del.html

 

 

Generalicemos el involucramiento en las luchas contra la destrucción de comunidades y ecosistemas que arrasa con las condiciones de vida en todo el país-continente. No sólo hay una devastación local sino de todo el país-continente y el planeta.

 

 

Chile: Valle del Huasco marchó exigiendo cierre de Pascua Lama

13 de agosto de 2015

Con fuerza exigió el cierre definitivo del proyecto Pascua Lama y no seguir siendo una Zona de Sacrificio.

El sábado 8 de agosto recién pasado, amaneció lloviendo intensamente en la ciudad de Vallenar, sin embargo ni el agua ni el frio, menos el intento de sabotaje de algunos medios radiales anunciando que se suspendía la actividad, amainaron la convicción de la población del Valle del Huasco que acudió desde las 4 comunas a la 12° Marcha por el Agua y la Vida, "El agua Vale más que el oro", a exigir la vida por sobre la muerte que irremediablemente traen los megaempredimietos económicos proyectados en la zona.

 

Cabe recordar, que la jornada de movilización comenzó de manera contundente el día viernes 7 de agosto en la tarde en la ciudad de Vallenar, con una conferencia de prensa de los voceros de las 4 comunas que conforman el Valle del Huasco (Huasco, Freirina, Vallenar y Alto del Carmen) y que están amenazadas por mega emprendimientos incompatibles con la vida. Con fuerza, sobre todo en momentos que se ha confirmado el agotamiento de las aguas para la población de Vallenar, invitaron a participar de la marcha y expresaron que los territorios no seguirían permitiendo que se les condene a morir en una zona de sacrificio y que el Valle del Huasco no permitirá más proyectos mineros, energéticos ni industriales contaminantes.

La conferencia abrió paso al lanzamiento del último documental acerca del conflicto Pascua Lama: "El Llanto de la Montaña" realizado por el periodista Rodrigo Insunza. Donde se demuestra la destrucción y peligro inminente que está provocando el proyecto tanto al medio ambiente como a la población, más la impunidad y mala fe con que actúa la empresa y el nivel de descaro de la misma para negar todos los daños y faltas que están comprobados. Así, la investigación periodística no hace más que dar legitimidad a una lucha que lleva 15 años y hacer justicia con una población que siempre dijo que todo lo que se expone iba a ocurrir.

La jornada concluyó con una concurrida charla acerca de las Asambleas y la Soberanía dictada por el premio Nacional de Historia Gabriel Salazar, quien termino refiriéndose a la problemática socioambiental del Valle del Huasco diciendo estar en contra de toda expresión de capitalismo salvaje que este destruyendo los recursos naturales, base para la vida de las poblaciones y terminó saludando esta lucha " ejemplar" que se lleva en el Valle del Huasco deseándole lo mejor en su búsqueda por conseguir vivir en su territorio según lo que mandaten las comunidades y no los intereses económicos.

A las 11 de la mañana se comenzó a reunir gente en la Vendimia, en donde se desplegaron lienzos alusivos a las exigencias, entre ellos: "Queremos Vivir no sobrevivir", "Si amas el Valle, defiende el agua. No te vendas. Fuera Mineras", "Cierre definitivo de Pascua Lama", "No al relave en Freirina", y " El Agua es Vida".

En las puertas del Liceo 7 se terminó de reunir la gente, junto a bandas de Copiapó y Santiago, de ahí comenzó un recorrido que tenía como fin llegar a las oficinas de Barrick en donde se realizaría una funa a la trasnacional. Los concurrentes recibían con alegría el agua tan necesaria para este valle, última barrera que contiene el desierto, y que está en crisis hídrica sobre todo a consecuencia de la sobreexplotación y sobre otorgamiento de las aguas tanto para el monocultivo de parras, las mineras así como por la destrucción del ecosistema glaciar que ya ha ocasionado Barrick Gold, y la pérdida de las aguas a consecuencia de la gran cantidad de sondajes realizados en la cordillera por la minería.

Los concurrentes llegaron a las afuera de las oficinas de Barrick Gold en donde la llenaron de lienzos exigiendo su retiro inmediato por su accionar criminal en 15 años así como la revocación y el cierre definitivo del proyecto Pascua Lama. También, en dicho lugar se leyó el comunicado público de la Marcha (se adjuntó más abajo).

Luego, de esta acción la marcha siguió rumbo al centro para finalizar en el Techado del Liceo 7 con una muestra cultural en apoyo de la vida. Con esta jornada las comunidades reafirmaron su compromiso con la vida y demostraron que no descansarán hasta volver a vivir en un valle que resguarde el derecho a la vida por sobre los intereses económicos.

Vale destacar que las comunidades marchantes también exigieron la derogación del código de aguas por uno que recupere y defienda el agua para todos y todas, la derogación del tratado binacional minero y una Ley de Glaciares que declare intocables todos los ecosistema glaciares del país y no la ley que está promoviendo el gobierno a la medida de las empresas mineras.

 

Comunicado público 12º Marcha por el agua y la vida:

Vecinos y Vecinas: En esta 12° Marcha por el agua y la vida queremos agradecer la presencia de las familias y las organizaciones sociales y culturales de nuestro valle del Huasco y así también a las agrupaciones de la región y del país que nos apoyan en esta lucha.

Queremos decirles que el enemigo no está entre nosotros, a pesar de las distintas formas de trabajo de las organizaciones que conforman este valle, ¡Tenemos un objetivo en común que es la defensa del agua y de nuestro territorio, el valle del Huasco!

Estar unidos y organizados es la única forma de resistir y defender nuestro territorio de la masacre ambiental. Sabemos que ya no queda agua en nuestra cuenca, comenzaron los cortes del suministro para el consumo humano pero no para la minería, ni la agroindustria.

Dejamos que nos sucediera lo mismo que Copiapó. Sabemos que en instancias de peligro y riesgo el estado nos abandona, lo vivenciamos con el aluvión, donde sólo la solidaridad entre los vecinos, nos permitió sobrellevar esta catástrofe.

Es nuestro deber organizarnos y validar las formas en cómo lo hacemos. Esta marcha es una instancia más de acción, pero no la única. Todos los territorios del valle estamos buscando formas de resistir, pero también de proponer: ferias productivas, organizaciones socioambientalistas y culturales, escuelas populares, grupos de discusión, espacios de información y educación no convencionales independientes y autogestionados que nos demuestren que hay alternativas al modelo de desarrollo vigente que promueve el individualismo y el deterioro socioambiental. Necesitamos la descentralización.

Nuestro deber es fortalecer la organización con acciones permanentes, coordinadas y colaborativas. Entender que todo lo que se hace es por el buen vivir de nuestro valle.
Pascua Lama, El Morro, Agrícola Campillay, Agrosuper, Cerro Blanco, Guacolda y CAP, junto al estado, al gobierno corrupto y al modelo neoliberal, amenazan la vida tal como la hemos conocido hasta ahora y han hecho de nuestro valle una zona de sacrificio. Sin embargo, a pesar de su poder, la comunidad organizada los hemos enfrentarlos: el Huasco Alto y su movilización permanente tanto con sus bases y en lo judicial, el Huasco puerto con su constancia y perseverancia que logro detener Punta Alcalde y Freirina con la participación activa en las calles. Es esta organización la que ha demostrado que si se puede y que el pueblo es el único que defiende al pueblo y puede conseguir las grandes transformaciones sociales para nuestro país.

Es ahora el momento, en esta marcha, que la comunidad del Valle del Huasco se una a la organización por la defensa de nuestro Valle, sólo depende de nosotros, sin partidos políticos ni intereses particulares.

Hoy estamos viviendo la crisis hídrica más grande en nuestra provincia, lo venimos diciendo desde hace más de 12 años, ¡NO HAY AGUA! Comenzaron ya los cortes de suministro en las distintas poblaciones de la comuna de Vallenar y Freirina. Aguas Chañar no solucionará este problema, es el código de aguas, los megaemprendimientos y el estado los que permite que ocurra esta situación, mientras que las mineras y el cultivo de uvas mantiene su normal funcionamiento, sobreexplotando el vital recurso. DEBEMOS SALIR A LAS CALLES Y EXIGIR NUESTRO DERECHO AL AGUA Y DEFENDERLA COMO SIEMPRE HEMOS DEBIDO HACERLO.

Por nuestros hijos, el llamado es a PERDER EL MIEDO Y A DEFENDER LA VIDA DEL VALLE DEL HUASCO, porque el agua vale más que el oro!

Seguiremos luchando y DEFENDIENDO EL RESPETO y el DERECHO LEGÍTIMO A LA VIDA QUE COMO HIJOS DE ESTA TIERRA MERECEMOS Y MERECEN NUESTRAS FUTURAS GENERACIONES, EXIGIMOS UNA VEZ MÁS EL RETIRO EFECTIVO DE PASCUA LAMA Y SUS INSTALACIONES, DE EL MORRO, AGROSUPER, CERRO BLANCO, LAS TERMOELECTRICAS Y LA AGROINDUSTRIA. POR RENACIONALIZACION DEL CÓDIGO DEL AGUA, UNA REFORMA AGRARIA EFECTIVA Y LA DEROGACIÓN DEL TRATADO BINACIONAL MINERO.

Red Latina Sin Fronteras

Fuente: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Secciones/Noticias/Chile_Valle_del_Huasco_marcho_exigiendo_cierre_de_Pascua_Lama

En consecuencia, abajo y a la izquierda, necesitamos que una creciente mayoría de nosotros ponga en discusión cómo el crecimiento económico del capitalismo es incompatible con la vida y con la dignidad humana de pueblos e individuos.

 

Agua y Extractivismo: Una mirada desde las comunidades

12 de septiembre de 2013

 

El Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA) puso a disposición del público el libro Agua y extractivismo: Una mirada desde las comunidades, que sistematiza el “Encuentro AguAnte la vida” realizado en Santiago de Chile, en noviembre de 2012.

La primera parte del informe, titulada “Agua, causas y cauces comunes”, describe el examen y debate sobre el problema nacional del agua desde los siguientes enfoques: Legislación y administración; Falsas soluciones hídricas; Agua y educación y Cuidado del Agua.

Sobre el último aspecto sostiene que “cuidar el agua no es ahorrarla para que luego la gasten mineras, forestales, termoeléctricas y planteles agroalimentarios”.

“Cuidar el agua supone, aparte de consumir lo justo, cambiar la institucionalidad que la ha mercantilizado y despertar conciencia sobre la dimensión ecosistémica que la genera” señala.

El capítulo denominado “Los caminos del extractivismo: ¿Cómo se impone la cultura de muerte en nuestros territorios?”, da cuenta del análisis efectuado sobre el modelo socioeconómico impuesto al país y lo que ha significado para las comunidades en áreas como energía, minería, desarrollo de la ciudad, forestal y dependencia alimentaria.

Al respecto se afirma: “La complicidad de los gobiernos y los grupos económicos para hacer leyes y suscribir acuerdos a su servicio, controlar la educación, los medios de comunicación y todos los canales oficiales de construcción ciudadana, es tan escandalosa, como fortalecedora de procesos de conciencia, creatividad y lucha por la vida”.

La forma en que las comunidades han enfrentado los megaproyectos que invaden e inutilizan sus territorios es tratada en la sección “No hay mejor estrategia que aprender de la experiencia”.

 

Presentación del libro

El libro se presentó en el marco del VII “Yo me libro”, lanzamiento múltiple de libros de Editorial Quimantú. El panel contó experiencias de luchas que tienen como eje central los conflictos territoriales que se enfrentan a la disputa por el agua.

Participó la antropóloga Tania Muñoz, de Unidos Contra el Asbesto (UCA); Adolfo Romero de la Coordinadora Popular de Quilicura y del Movimiento Ecosocialista; la historiadora Constanza San Juan, quien expuso sobre el conflicto Pascua Lama, y el periodista de OLCA Javier Karmy.

“Este libro no lo hizo el OLCA. Surgió de la tierra, surgió de la experiencia comunitaria y cotidiana. Nosotros ponemos a disposición la sistematización de las experiencias comunitarias, para tener memoria y no olvidar, y así ir aprendiendo de las experiencias de las diversas luchas comunitarias”, expresó Karmy.

También recordó que desde ese mismo encuentro surge la marcha carnaval por el agua y la vida, que convocó a más de ocho mil personas que salieron a la calle a defender el agua para todos y todas.

El libro contempla diversos temas como la legislación y administración del agua, las falsas soluciones que agravan el problema y no abordan la causa de la escasez del líquido vital.

 

“Barrick es la más mentirosa de las empresas”

Constanza San Juan, dio cuenta de la historia del conflicto Pascua Lama, resumiendo en minutos, más de 10 años de resistencia comunitaria. “Barrick llegó con promesas, pero la comunidad desconfió porque mintió sobre los glaciares”, expresó la historiadora.

Así narró cómo ha ido cooptando espacios en diferentes instituciones, sociales, estatales y privadas, reduciendo los espacios de autogestión y creación autónoma.

“Barrick es la más mentirosa de las empresas”, expresó San Juan, quien narró cómo ha afectado glaciares, respaldado con documentos estatales, y la transnacional sigue negándolo hasta hoy.

 

“Siempre han dicho que es a causa del calentamiento global”, manifestó. “Ha habido una tremenda criminalización de quienes se oponen al proyecto Pascua Lama, con ruedas que se han soltado de buses y camionetas de dirigentes, y quienes se oponen, no pueden acceder a varios fondos”, describió.

Con el proyecto Pascua Lama cambió todo el territorio. Los crianceros ya no pueden criar sus animales en la cordillera –porque ahora Barrick es la propietaria-, y el río baja con agua contaminada por la transnacional.

“Han tirado fecas al río y hoy las comunidades tienen temor del agua que beben del río”, explicó Constanza, quien agregó que aún esperan la investigación de la Policía de Investigaciones, los resultados de la Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados, del Juicio que está hoy en la Corte Suprema, “pero sobre todo, seguimos movilizados”, concluyó.

“No se ha hecho nada para sanear el vertedero”

En la región Metropolitana existe un vertedero desde 1978, donde se depositó “todo tipo de residuos como líquidos lixiviados, residuos hospitalarios entre otros, que se le deben dar un tratamiento especial, pero nada de eso sucedió”, explicó Adolfo Romero, integrante de la Coordinadora Popular de Quilicura y del Movimiento Ecosocialista.

Desde dicha comuna se ha dado una lucha para sanear el basural, pese a que se han reducido las piscinas de once a tres, “las piscinas se taparon con tierra y el agua de Quilicura se toma de las napas subterráneas, así que hoy tomamos un agua que tiene alto riesgo de estar contaminada”, explicó Romero, quien concluyó expresando que “no se ha hecho nada para sanear el vertedero”.

Finalmente Tania Muñoz, de Unidos Contra el Asbesto (UCA), expresó que “la mitad de Chile está construido con asbesto, un mineral que causa la muerte y que no tiene cura conocida”.

Responsabilizó a Pizarreño S.A., filial de Eternit, quienes, a través de una alianza con el Estado, construyeron las casas de la mitad del país con ese material que hoy está prohibido en la construcción.

“Siempre se supo de los daños que causa, pero nunca se hizo nada”, concluyó la antropóloga, poniendo a disposición la investigación sobre dicho mineral: “Fibras grises de muerte: El silencio del mayor genocidio industrial en Chile”.

Con estas breves exposiciones, el lanzamiento del libro que reúne las experiencias comunitarias concluyó, indicando que el texto fue enviado a las diversas organizaciones que participaron de dicho encuentro.

Enlace al contenido del libro:

http://es.scribd.com/doc/163623211

Servindi

Fuente: http://www.opsur.org.ar/blog/2013/09/12/agua-y-extractivismo-una-mirada-desde-las-comunidades/

 

 

Deconstruyamos sentidos comunes que tanto el progresismo como el neoliberalismo inculcaron. Por ejemplo, «la gobernanza hídrica»: "la fueron instalando como LA representación del mundo, bajo una racionalidad instrumental y lógicas de acumulación, que no se develan sino hasta los procesos deconstructivos. Por eso me parece interesante traer estas reflexiones, porque estas nociones mediatizadas por la CEPAL, fueron asumidas por la UNASUR en la reunión de Caracas en mayo del 2013, instancia en la que la región asumió públicamente esta agenda que no fue preparada por nuestros gobiernos, sino que por el departamento de “infraestructura y recursos naturales” de CEPAL por encargo de los gobiernos. Es sumamente interesante porque el área en cuestión ha alojado desde los ´90 a quienes fueron funcionarios, ministros, secretarios de minería de los gobiernos que hicieron las leyes que entregaron el subsuelo a las inversiones extranjeras directas de las que ya nos habló Eduardo Gudynas".

 

 

 

Memoria Seminario Internacional

“Extractivismo en América Latina... Agua que no has de beber”

Es una publicación de: Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales -OLCA y Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina-OCMAL Contó con el apoyo de: Fundación Rosa Luxemburg, 11.11.11, MiningWatch, Misereor, Broederlijk Delen, y Global Greengrants Fund Santiago de Chile, Agosto 2014

 

Introducción Los días 21 y 22 de agosto de 2014 realizamos el Seminario Internacional “Extractivismo en América Latina… Agua que no has de beber”, en la ciudad de Santiago, Chile. La actividad suponía varios desafíos, pues pese a ser Chile un país marcadamente extractivista hace décadas (de cada 100 dólares que exporta, 90 son materias primas prácticamente sin transformación), el concepto Extractivismo es desconocido, aunque no los impactos socioambientales que este modelo de desarrollo trae consigo. Por eso nos pareció vital abrir un espacio reflexivo que partiera desde esta categoría crítica: “extractivismo”, para generar nuevas preguntas, miradas, encuentros y desencuentros que nos permitieran desaprender para aprender, y aprender para desaprender. El espacio contó con organizaciones que se encuentran en situación de conflicto socioambiental a lo largo de todo el territorio nacional, y se planteó como objetivo contribuir a las reflexiones latinoamericanas sobre extractivismo, compartir las alternativas que visualizamos en los territorios y avanzar en la redefinición de los sentidos comunes que animan nuestras luchas, asumiendo que estas son cuestiones ineludibles a la hora de proteger el agua y la vida en nuestro continente. La naturaleza de los temas tratados y de los objetivos propuestos, suponía que buscáramos en todo momento despertar la reflexión desde los territorios, invitar a ampliar desde las vivencias nuestras miradas, atrevernos a generar conocimiento. Por eso incluimos en el Seminario espacios expositivos, de la mano de trabajos grupales; espacios de juegos, incluido dinámicas de presentación que nos situaran en un Seminario donde no había “las y los que saben” y “las y los que van a aprender”, sino que un colectivo que tiene experiencias valiosas.

El presente documento está dividido en seis capítulos: El primer capítulo, denominado “Los Extractivismos en sus contextos globales, regionales y locales” da cuenta de la reflexión de Eduardo Gudynas, secretario general de CLAES Uruguay, sobre cómo opera el extractivismo en la región latinoamericana.

El segundo capítulo, “Extractivismo y Agua”, incorpora los aportes de Mirta Antonelli de la Universidad de Córdova, Argentina; Gloria Chicaiza de Acción Ecológica de Ecuador y Lucio Cuenca de OLCA Chile, que constituyeron la primera mesa del seminario.(...)

II. El extractivismo avanza, la vida retrocede: una mirada desde Argentina, Ecuador y Chile

A continuación de la exposición de Eduardo Gudynas, se conformó la mesa “Extractivismo y Agua”, la cual estuvo integrada por tres panelistas, que desde su experiencia con comunidades y su trabajo militante en diversos conflictos, nos ayudaron a problematizar en torno a ciertas dimensiones del extractivismo. A Mirta Antonelli, Doctora en Letras, especializada en Sociosemiótica, de la Universidad Nacional de Córdova, Argentina, le solicitamos que nos ayudara a analizar los discursos del extractivismo, de dónde vienen, qué suponen. Gloria Chicaiza, de Acción Ecológica, principal organización ecologista ecuatoriana, y una de las fundadoras de la Red Latinoamericana de Mujeres en Resistencia a la Minería, nos entregó elementos para mirar el extractivismo desde una perspectiva de género, y finalmente Lucio Cuenca, del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA) de Chile, dio cuenta de las proyecciones extractivistas en el país que ha sido el laboratorio del extractivismo minero para toda la región.

 

Mirta Antonelli: Elementos para el análisis del discurso extractivista

Extractivismo es una palabra clave para los que estamos aquí. Es una categoría crítica, donde podemos localizar discursos que “toman distancia”, que buscan desmontar la maquinaria creadoras de mitos y ficciones de este modelo de mal desarrollo, y a su vez validar los movimientos socio territoriales. Por lo tanto, este tipo de denominaciones nos adentra en la gramática política de los movimientos sociales… de ahí que el primer gran motivo de felicidad de estar juntos, sea hablar de extractivismo y no de “políticas de desarrollo” a partir de los “recursos naturales”. La segunda cuestión objeto de esta mesa es el agua, y el título de este Seminario, “Agua que no has de beber”, nos invita a pensar ¿qué pasa con el agua en estos modelos de sobreexplotación de la naturaleza? Esta cuestión me llevó a revisar cómo el modelo está nombrando al agua, y lo que para nosotros es un bien común, en la lógica extractiva ha pasado a llamarse “gobernanza hídrica”, noción que aparece e hilvana los discursos de todos los gobiernos de nuestro continente. Frente a esto, me pareció interesante entonces enfocar ¿cuándo?, ¿dónde?, ¿quiénes suscriben qué acuerdos? para que se modifiquen nuestros lenguajes, sin que nos demos cuenta. Por ejemplo, el agua ya no es sólo un insumo básico para la extracción de los recursos, sino que además un concepto que está presente en las agendas gubernamentales, como nicho de operaciones políticas.

 

Para responder a estas preguntas quiero presentar dos documentos que han contribuido a determinar cómo debe ser tratada el agua en América Latina; estos documentos fueron difundidos a través de UNASUR, y ofrecen aspectos muy relevantes para ayudar a entender los acuerdos en torno a gobernanza hídrica que atraviesan a los gobiernos, sean de la ideología que sean.

 

  • El documento “Recursos naturales en UNASUR. Situación y tendencias para una agenda de desarrollo regional” trata sobre los recursos, y establece para toda la región tres puntos centrales en una agenda consorciada: 1. Gobernanza hídrica 2. Conflictos socioambientales y la necesidad de que sean controlados por los gobiernos. 3. Consorcios de sistema de ciencia y técnica, también regionales, para inventariar los recursos que no conocemos todavía, pero que gracias a las nuevas técnicas se van a descubrir e inventariar.

  • El segundo documento, “Rentas de recursos naturales no renovables en América Latina y el Caribe: evolución y participación estatal, 1990-2010”, trata sobre rentas, e ilumina claramente desde el discurso técnico experto, la figura de “gobiernos rentistas”, legitimando y promoviendo las ventajas de vivir de las rentas emanadas de exportaciones a gran escala de materias primas, y perpetuando entonces el desmantelamiento de nuestras matrices productivas.

Estos dos textos, que son emblemáticos en el soporte conceptual extractivista, tienen una cuestión común muy interesante, son de un mismo autor, que no es gobierno ni empresa, sino un mediador de ellos con la “sociedad civil”, se trata de la CEPAL, que durante décadas ha formulado las recomendaciones para que nuestros gobiernos lleven adelante, y lo sigan haciendo, estos modelos que son gravosos no sólo en lo socioambiental territorial, sino que también a nivel de patrimonios, economías, cultura política, como señaló Eduardo.

Cuando la CEPAL, Comisión Económica para América Latina, induce la conveniente noción de gobernanza hídrica, transforma al agua en “un objeto que debe ser gestionado y controlado por políticas gubernamentales”, deviene en un claro agente promotor del extractivismo, pero públicamente mantiene su imagen de neutralidad, de organismo no abanderado, y esto es sumamente peligroso. Cuando vamos desmontando la palabra hegemónica, como en este caso nos ocurre con el agua, nos encontramos con desfases de temporalidades o temporalidades diferenciales, es decir, a los pobladores, a los ciudadanos, nos ha llevado tiempo ir desmontando esta palabra hegemónica, que se ha ido instalando a lo largo y ancho de las instituciones. Cuando llega esta palabra a los territorios geográficos, ya pasó por instituciones de reproducción y de mediación simbólica que la fueron instalando como LA representación del mundo, bajo una racionalidad instrumental y lógicas de acumulación, que no se develan sino hasta los procesos deconstructivos. Por eso me parece interesante traer estas reflexiones, porque estas nociones mediatizadas por la CEPAL, fueron asumidas por la UNASUR en la reunión de Caracas en mayo del 2013, instancia en la que la región asumió públicamente esta agenda que no fue preparada por nuestros gobiernos, sino que por el departamento de “infraestructura y recursos naturales” de CEPAL por encargo de los gobiernos.

Es sumamente interesante porque el área en cuestión ha alojado desde los ´90 a quienes fueron funcionarios, ministros, secretarios de minería de los gobiernos que hicieron las leyes que entregaron el subsuelo a las inversiones extranjeras directas de las que ya nos habló Eduardo Gudynas. Es un sistema de puerta giratoria, donde quienes hicieron las transformaciones neoliberales en nuestros países, ascienden y luego las realizan en niveles más altos, dando cuenta de la dimensión multiescalar del extractivismo, pero también con ello, de su fragilidad. Para mí es un punto de inflexión esta agenda consorciada en mayo, con un informe no elaborado por nuestros países, pero que la UNASUR en pleno ha asumido como propia. Yo hablo de la ventriloquia del Estado o del Estado ventriloquiado, es decir, de los Estados que son hablados por las corporaciones. Esto trae una enorme cascada de efectos, para lo que Eduardo señaló respecto a los estilos de gobierno y modelos de democracia en particular, donde nuestros países han asumido, con estos tres puntos claves: gobernanza hídrica, conflictos socioambiental y sistema de ciencia y técnica, la gestión y el control del extractivismo. Esto pretexta en cierta medida el perfil compensatorio que asumen los Estados, este tránsito de Estados subsidiarios a Estados rentistas y compensatorios.

 

Pero tratemos de profundizar un poco más en el neomapa que instaura la CEPAL, en el que gobernanza hídrica será entendida como el conjunto de políticas que incluyen normativas, regulaciones y distintos modos de intervención, para hacer del agua el objeto de gestión y administración en función de la disponibilidad de recursos y de las condiciones económicas y sociales. Es increíble ese documento, porque está destinado exclusivamente a minería, gas y petróleo, pero de una manera muy poco articulada con el resto del texto, empieza hablando del agua como derecho y del saneamiento. Es decir, que esta operación, que la hemos visto funcionando en varios otros discursos, instala lo políticamente correcto, el derecho humano al agua y el saneamiento del agua, pero de eso no se sigue ningún análisis social, socio sanitario, ambiental, ningún correlato en el documento que emita, pruebe o argumente cuál es la condición como sociedades o pueblos en relación al acceso o no al agua, y al estado del agua.

 

Es meramente una estrategia introductoria para dar una especie de rostro humano, y como digo, amparado en ese gran paragua, absolutamente incumplido de los Derechos Humanos, para luego abandonar esa supuesta preocupación, si tenemos o no agua, cómo llegar a ella, en qué estado se encuentra, para hacer una articulación directa con la explotación de minería, gas y petróleo. De modo que cuando los gobiernos asumen la gestión y el control de lo que se va a llamar gobernanza hídrica, ciertamente, están solo garantizando que a través de los gobiernos van a implementar las distintas medidas para hacer del agua un botín de guerra, custodiado bajo la lógica de explotación de los recursos naturales. Este neomapa calza perfecto con el mapa del IIRSA, otro correlato de estos consorcios multiescalares. Pero por ahora cerramos con la imagen a continuación adjuntada, que tiene que ver con las múltiples representaciones y formas de movernos que tenemos en nuestra región… cuál es el norte, el sur, de quiénes somos más vecinos, donde está la selva, los desiertos, cuestiones que hablan de las necesarias distintas formas que tenemos, formas de inscribirnos y vivir los territorios y que el extractivismo busca aniquilar si nosotros lo permitimos.

 

Gloria Chicaiza: Elementos para abordar la megaminería desde una perspectiva de género

Las luchas vinculadas a la minería son las luchas por el agua, y partiendo de eso, quiero traer estos datos de Naciones Unidas, que dan cuenta de que las personas responsables de recolectar el agua tanto en zonas rurales como urbanas, son mayoritariamente las mujeres, esta ligazón que implica invertir tiempo, pero también mayor contacto con el agua y sus fuentes, supone impactos diferenciados hombre/mujer cuando hablamos de extractivismo y agua, y mirarlos desde la significación para las mujeres es lo que me invitaron a compartir en esta mesa.

La explotación minera cambia la vocación productiva de los territorios, las condiciones económicas, las actividades que se tienen en relación a las economías campesinas, reemplazándolas por esta actividad devastadora que es la minería a escala industrial, que despoja del patrimonio a toda la comunidad. En este contexto, las mujeres experimentan cotidianamente los efectos de estas vertiginosas transformaciones, y suele desconocer las artimañas jurídicas, o los mecanismos presentes en el ámbito de lo público para hacer frente a la multiplicidad de actores que de pronto irrumpen en el territorio, incluidos los armados.

 

Junto con el despojo de las tierras, está también la privatización de los ríos y caminos que hace que se empobrezcan las tierras y haya declive de las actividades campesinas, sin agua y sin tierra, se hace más difícil sostener las actividades para el autosustento. El extractivismo minero o petrolero, no sólo genera impactos en el uso de los recursos hídricos, sino que también desvaloriza el trabajo que ha estado vinculado tradicionalmente a las mujeres, priorizando la reproducción del capital.

En Bolivia, por ejemplo, la situación del agua tiene una gran historia de desastres ambientales y humanos. El derrame de desechos mineros en el río Pilcomayo el pasado 14 de julio del presente año, evidencia la falta de control en los diques de cola, los inevitables y letales accidentes, y la ceguera de las licencias ambientales. Las actividades mineras tienen una constante violación a los derechos en general y de las mujeres en particular. Otro ejemplo, en Oruro, Totoral, se dispone de una hora de agua a la semana, versus la empresa Sinchi Wayra de Glencore Xstrata, que utiliza millones de litros por segundo. O la minera en San Cristóbal, que en un contexto de déficit hídrico utiliza 50 mil metros cúbicos de agua. Tanto en los distintos países, como en la propia Bolivia, uno podría seguir dando cuenta de este tipo de ejemplos, en que la contaminación y la falta de agua dificultan la realización de tareas domésticas, productivas. Las tareas en las mujeres se van incrementando, la búsqueda de agua se torna una prioridad, implicando más trabajo. Hay daños en la salud de las mujeres, de quemaduras por el agua contaminada y de otras enfermedades. La falta de agua afecta a la familia en general. En la mayoría de los casos las mujeres también están a cargo del cuidado de los animales y de las unidades domésticas, lo que hace que tengan una constante preocupación por el cuidado, pero también por los efectos que genera el extractivismo en sus cultivos, familias y animales. Este impacto diferenciado, ha determinado que las mujeres vayan adquiriendo un rol más protagónico en las luchas, en el caso de Bolivia por ejemplo, se ha conformado una Red Nacional de Mujeres en Defensa de la Madre Tierra, que intenta articular las actividades nacionales con algunas experiencias internacionales. Se impulsa en este espacio una serie de demandas en contra de la impunidad, incumplimiento de la normativa ambiental, resistencia en zonas donde no hay minería, exigencia de protección por los impactos, o garantías frente a los derechos vulnerados en las poblaciones.

 

Al hablar de la minería, necesariamente tenemos que hablar de los impactos en la salud, que se expresan con más atrocidad en las mujeres. En Bolivia se hizo un estudio que fue impulsado desde el propio gobierno en 145 binomios madre–niño, en el barrio minero de San José en Oruro, el estudio determinó que: “existe evidencia de neurotoxicidad en niños de 6 a 8 años y que las madres transmiten problemas genotóxicos a los niños a través de la placenta y la lactancia. Las Concentraciones de arsénico encontradas en la orina de las madres supera las normas internacionales”. Pero no se da seriedad a estos estudios de salud en las zonas mineras. De hecho, en países mineros o petroleros no hay una perspectiva de género, después de tantos años de implementación del modelo, no hay una mirada causa efecto sobre la enorme cantidad de enfermedades, malformaciones, abortos, que deberían al menos ser tratadas como asuntos de política pública con mirada de género, pero nada de esto se aborda. La diversidad de mujeres luchadoras del campo y la ciudad, aportan diversidad también a los caminos de resistencia en los conflictos socio ambientales. Proponemos otras formas de organizarnos, alertamos e identificamos los daños en la salud, la alimentación, la producción, en la cultura, la familia y el territorio. Convocamos, movilizamos a las personas, en distintos roles, marchamos con nuestros hijos, llegamos hasta las últimas consecuencias, somos persistentes, sostenemos las demandas y al interior de las familias vamos tejiendo posiciones en defensa de la vida. A la vez afrontamos una dura lucha que se traduce en violencia, injusticia y criminalización por defender nuestros derechos.

 

Es importante mencionar algunos rostros y algunas luchas femeninas que se han convertido en emblemáticas, porque la visibilización es también una forma de robarle impunidad al desprecio que suelen sufrir las mujeres y sus apuestas.

· Máxima Acuña, se ha convertido en un símbolo de resistencia, en la defensa del agua frente al proyecto de Conga, en Cajamarca. Recientemente, el 5 de agosto hubo una condena a 2 años y 8 meses de cárcel para ella y su familia, y además, le exigieron una indemnización económica a favor de la empresa. En este caso quiero destacar que se haya convertido en un símbolo, pero además, que la lucha que ella promueve es en reconocimiento de lo que nos queda, no del despojo, sino de lo que nos queda: las lagunas, los páramos, las amazonias, los pueblos, esto es muy interesante.

· También en Perú está Aída Gamarra Sánchez, que en 2013 visibilizó con gran fuerza lo que está haciendo la empresa Chinalco en Morococha, con el proyecto Toromocho, y alertó de los efectos que podría causar el proyecto en Lima.

 · En Honduras, las mujeres se movilizaron por la falta de acción pública del gobierno, frente a una serie de desechos mineros abandonados, que han causado daño en niños y mujeres expuestas al agua.

· En El Salvador, destaca Dora Sortos, asesinada en el 2009. Ella y su esposo eran parte del Comité Ambiental de Cabañas y habían sufrido amenazas. Finalmente, asesinaron a la Sra. Dora Sortos con 8 meses de embarazo, cuando estaba en el río lavando la ropa con su hijo de 4 años.

· En Ecuador, la comunidad de Intag, que ha sufrido una serie de agresiones y amenazas, incluso armadas, para tomarse por asalto las concesiones. En mayo de este año, nuevamente entró la policía, ahora de la mano de la Empresa Nacional Minera – ENAMI EP de Ecuador, y la policía se quedó en la comunidad. El presidente de la comunidad ha sido tomado preso y es dramático ver cómo en menos de una hectárea hay la permanencia de 120 policías controlando el territorio y ejerciendo una serie de acosos contra las mujeres, que antes tenían la libertad de bañarse en el río, niñas que iban y venían a su escuela y que ahora tienen miedo. En Intag y Junín se ha impuesto el miedo, se ha roto el tejido comunitario. Las mujeres en esta comunidad han tenido un rol importantísimo, tanto de difusoras de los impactos como de las alternativas.

· Por último destacar a las mujeres amazónicas, que hace algunos meses en el Ecuador caminaron 237 kilómetros, para llegar hasta Quito y manifestarse en contra de la explotación de petróleo en la Amazonía. En esta marcha las mujeres visibilizaron que el proceso de dominación sobre los cuerpos y sobre la naturaleza, está totalmente vinculado, y fueron enfáticas en señalar que la tierra y las mujeres no somos territorio en conquista. La explotación de la naturaleza y mujeres tiene un punto común, que es la insubordinación frente a este “desarrollo” que somete la reproducción de la vida y prioriza la reproducción del capital. De modo que la lucha por la soberanía de la tierra está estrechamente ligada a la soberanía de los cuerpos, son indisociables. En un contexto de acelerada masculinización del espacio, las mujeres sufren los impactos de las actividades extractivas en sus propios cuerpos.

Digamos, hay una disputa y confrontación que no es sólo a nivel político, sino que es a nivel comunitario, este tejido más profundo… porque hay una enorme colaboración, las empresas tienen a unos aliados cercanos en los compañeros varones, en los jóvenes que son seducidos para el trabajo… esto supone confrontaciones internas que llegan a quebrar no solo el núcleo comunitario, sino familiar. La defensa del territorio va más allá. Significa cuestionar un modelo de desarrollo occidentalista, capitalista, colonialista y patriarcal que, en su búsqueda de organizar la vida en torno a un pretendido crecimiento económico sin límites, ha declarado la guerra a la vida misma. Las mujeres están venciendo obstáculos, están comprendiendo los alcances de decir no a una mina o a un pozo, y están reivindicando su defensa a la vida de manera organizada, defendiendo la tierra, reclamando otros futuros posibles distintos al extractivismo

Lucio Cuenca: Proyecciones del Chile extractivista

En Chile estamos en el inicio de un gobierno que ha hecho una serie de promesas, relacionadas sobre todo con saldar las deudas sociales, y a la vez con una movilización y articulación creciente de las comunidades en proceso de conflicto contra el extractivismo. Una de las temáticas centrales de esta articulación que se visibiliza y ha debido ser tomada por la agenda política, ha sido la problemática de la crisis hídrica. Quiero presentar un diagrama de la política, de la situación de los recursos hídricos, desde el punto de vista de la institucionalidad que hoy en día rige, y que es un pilar fundamental en la expansión del extractivismo en nuestro país.

A diferencia de otros países, en donde el extractivismo es parte de un modelo económico, en Chile, es pilar de la política pública, está arraigado en la Constitución, está expresado en ella, y eso hace una distinción muy importante. Por eso Chile es “el modelo del modelo”, porque por ejemplo, la manera de gestionar el extractivismo minero, la privatización del agua y la protección al desarrollo, están establecidas en la Constitución. No es asunto de una ley que pueda cambiarse de un parlamento a otro. Las bases están en la carta fundamental del país, y podemos ver cómo esto se ha ido profundizando, porque acá la promesa neoliberal de los años ´80, es que este modelo centrado en la explotación de los recursos naturales de manera intensiva, pasaba luego a una segunda fase exportadora, donde se incorporaba el procesamiento de las materias primas; esta promesa tuvo continuidad en la transición a la democracia de los “90, pero nunca se concretó.

Hoy no se habla ni se promete eso, ya no es necesario, ya se instaló en las propuestas programáticas y en el sentido común que somos un país extractivista. Según datos de CEPAL, hoy en Chile, de cada 100 dólares que exportamos, 90 son materias primas prácticamente sin ninguna transformación. Entonces estamos en un momento político que encamina una serie de reformas para saldar las deudas sociales, pero que piensa hacerlo a costa de profundizar el extractivismo, y con ello la crisis ecosistémica profunda en la que se encuentran cientos de territorios. En este escenario, una de las grandes preocupaciones que cruza toda la conflictividad por causa de este modelo, ha sido la conflictividad por el agua. Hemos visto que en el caso de la minería y su expansión transnacional principalmente en Chile, hay un triángulo depredador, un círculo vicioso: expansión minera, agua y energía.

 

La profundidad de la crisis que vivimos hoy, ha significado que por ejemplo, en los últimos 5 años la explotación minera esté congelada en sus niveles de producción, y no es porque falte inversión, se debe a que se han ido estableciendo límites, desde el punto democrático, por la falta de legitimidad social y porque las comunidades están despertando ante la devastación y la contaminación; pero también límites ecosistémicos, se agota el agua, y para tener más y poder seguir extrayendo, se está planteando resolver la disponibilidad de agua a partir de “falsas soluciones” que para su implementación requieren de mucha energía, y entonces, en el ámbito de la generación de energía también están surgiendo innumerables conflictos.

Esto se ha dado en Chile, en un modelo de institucionalidad del agua, de política del agua, que es bueno recordar. En Chile el agua es un bien económico, gestionado por el mercado. Los derechos de aprovechamiento del agua se entregan de manera gratuita y a perpetuidad a los privados. Se separa el dominio del agua del de la tierra, lo que facilita los procesos de transferencia y negocio en el marco del mercado del agua. Se crea la categoría de derechos consuntivos y no consuntivos, lo que nuevamente facilita los procesos especulativos. Esto que está a la base del extractivismo, está a la base también de la escasez, por acaparamiento, que está condenando a ecosistemas y comunidades. Pero también esto ha conllevado un creciente despertar social. La movilización en miras a derogar los instrumentos privatizadores, y lograr el reconocimiento constitucional del agua como un bien nacional de uso público, ha determinado que el actual gobierno proponga una reforma del agua, para hacerla, instauró un Delegado Presidencial del Agua, que hizo un diagnóstico y en virtud de él elaboró una propuesta que debiera hacerse pública en los próximos días. Lo que se sabe o se ha hablado, es que elevarían el agua al rango constitucional de “bien nacional de uso público”, pero sin alterar el modelo de propiedad ni de gestión, o sea, se mantendría como bien nacional de uso público, pero de aprovechamiento privado.

Antes de finalizar me gustaría dar cuenta de que la transformación del rol del Estado que se consagró también constitucionalmente, ha generado una curva interesante, pues se pasó del Estado tradicional, a un Estado subsidiario que retrocedía en sus espacios y funciones para permitir la expansión de los privados, pero frente a la crisis social y a la profundización de la deuda social que esto indiscutiblemente ha traído aparejado, ahora el Estado vuelve a pretender saldar la deuda, claro que ahora naturalizando el extractivismo como única salida posible, y promoviendo la intensificación de la producción, porque vive de las rentas no de la extracción directa. Indudablemente esto supone una presión ilegítima a las demandas de defensa del agua y la vida, pues hace aparecer a quienes se oponen al extractivismo, como los opuestos a la educación o la salud gratuita y de calidad, logrando el objetivo de confrontación entre pares y de desviación del verdadero problema: la promulgación de políticas que atentan contra la vida para beneficio de los sembradores de la muerte.

III. Extractivismo lo que nos sacan, crear lo que nos queda (...)

Fuente: http://rosaluxspba.org/wp-content/uploads/2015/05/SEMINARIO-Internacional-EXTRACTIVISMO.pdf

 

 Alternativas postcapitalistas

 

Necesitamos, abajo y a la izquierda, tener en cuenta qué están construyendo diversidades de nosotros aproximándonos al poder de decisión popular sobre los bienes comunes. En ese camino anda la:

 

Campaña en defensa de los humedales

Bajo el lema "Más humedales, menos inundados", distintas organizaciones de la cuenca se convocaron en Tigre. Además de los efectos ambientales, denunciaron la fragmentación social que generan los barrios cerrados.

Autor: Nicolás Grande

En la explanada de la estación de trenes de Tigre, se realizó el lanzamiento formal de la campaña “Más humedales, menos inundados”, impulsada por distintas organizaciones de la cuenca del río Luján. La jornada, que se materializó a través de propuestas como disertaciones de especialistas, recibió el apoyo de diferentes personalidades como Adolfo Pérez Esquivel (Premio Nobel de la Paz), Nora Cortiñas (Madre de Plaza de Mayo), el ex canciller Jorge Taiana; el diseñador Benito Fernández; el actor Pablo Echarri; y legisladores de distintos signos políticos.

En diálogo con el programa de radio El Tábano (FM Asteroides), Pablo Badano, referente del Movimiento en Defensa de la Pacha, opinó que “la actividad que planificamos salió muy bien, con mucha gente”. En ese sentido, explicó que “estuvieron organizaciones de distintos puntos de la cuenca del río Luján pero también de otros lugares de la provincia de Buenos Aires y realmente fue un muy buen puntapié para esta campaña”.

“No es sólo en defensa de los humedales, sino también contra los emprendimientos de barrios privados por la segregación social que generan, por la privatización de caminos, calles y costas, la desigualdad social, la pérdida de sitios arqueológicos. La problemática no es solamente ambiental, hay muchos temas detrás que nos unen a organizaciones muy diversas”, indicó.

Badano comentó que “la campaña está sumando muy buenas adhesiones en un mes”. Entre los objetivos figura el efectivo cumplimiento de los recientes fallos judiciales que tienden a frenar obras inmobiliarias en zonas de humedales, como lo dispuso la jueza Sandra Arroyo Salgado: “La idea es garantizar que los fallos judiciales se cumplan, porque sabemos de algunos lugares donde no se están cumpliendo. También garantizar el estudio pericial acumulativo para ver las consecuencias de los barrios privados en toda la región, ordenado por la jueza Arroyo Salgado, porque todavía no está encargado y hay que garantizar que lo realicen peritos que no estén bajo relación de dependencia de los gobiernos o empresas”.

El integrante del Movimiento en Defensa de la Pacha, a cargo del sitio arqueológico Punta Querandía, comentó que “principalmente el reclamo de fondo es la paralización inmediata de obras, porque no nos conforma la posibilidad de una ley nacional de humedales o de normas locales que prohíban emprendimientos a futuro, esto necesita una paralización precautoria ya, porque el camino es muy burocrático, va a tardar años, y en ese tiempo sabemos el poder de destrucción que tienen estos emprendimientos”.

“A mucha gente le debe dar tranquilidad ver que el gobierno provincial hace obras, pero lo cierto es que mientras no se prohíban nuevos emprendimientos que generan el encajonamiento del agua en la cuenca baja, por más que gasten millones en obras, los resultados no se van a ver. Lo primero que hay que hacer es normalizar la gestión del territorio, poner un límite”, explicó.

Badano recordó que “en febrero Macri hizo política en la Reserva Natural de Pilar anunciando que iban a mandar un proyecto de ley de humedales, pasó el tiempo, no lo hicieron, y recién ahora anunciaron que se va a hacer un inventario para después hacer una ley”.

Al respecto, apuntó que “evidentemente están dando vía libre para que siga el festival de la mafia inmobiliaria, y hablamos de mafia porque se comportan así, porque incumplen fallos judiciales, pasan por encima de intendentes, hay una prepotencia muy fuerte y no vemos todavía la decisión política de ponerle un freno”.

Desde Luján, estuvo presente el concejal Leonardo Boto, vinculado a la creación reciente del Comité de Cuenca del Río Luján (COMILU). 

PUNTOS CENTRALES

A través de un comunicado, las distintas organizaciones que articulan la campaña exigieron a los tres niveles del Estado que “respeten el marco jurídico vigente y se abstengan de autorizar emprendimientos que no lo cumplan”. A su vez, denunciaron que “en estos últimos años se registró un agravamiento evidente de las inundaciones en numerosas localidades debido principalmente, entre otras causas, a la ocupación y al relleno que estos emprendimientos realizan en zonas naturalmente inundables”.

“Este proceso de desarrollo urbano guiado por los intereses de inversores inmobiliarios y no en función de las necesidades de toda la comunidad conduce a una privatización de los paisajes que promueve la segregación y marginación social y la desigualdad, una de las fuentes que alimentan la violencia creciente en nuestra sociedad”, manifestaron.

Por otra parte, marcaron que “en esta región se localizan numerosos sitios arqueológicos ancestrales con enterratorios de los pueblos originarios, muchos de los cuales ya han sido arrasados por estos megaemprendimientos”.

“Lamentablemente el Estado, tanto en sus niveles municipal, como provincial y nacional, no han jugado el papel que les corresponde, tratando de velar por el bien común y la aplicación de las leyes”, dijeron.

Reclamaron, además, que “los responsables de avanzar ilegalmente con la obras” resulten “procesados y juzgados como así también los funcionarios que los autorizaron u omitieron intervenir incumpliendo leyes vigentes y los debidos procedimientos”.

“Exigimos, por último, la detención definitiva de los emprendimientos sobre los humedales y las urbanizaciones cerradas sobre toda la cuenca del río Luján y el Delta del Paraná y, en particular, en las islas de las tres secciones del Delta bonaerense”, concluye el documento.

Como parte de la jornada de concientización y denuncia, legisladores de la Primera Sección Electoral firmaron un compromiso público para trabajar en la defensa de los humedales”.  Fuente:  ttp://www.elcivismo.com.ar/notas/25160/

----

 

ADVERTENCIA DE PROYECTO SUR 
Los vecinos debemos conocer el peligro ambiental del proyecto de Techint en las costas del río

Hay un lugar que casi no existe para algunos quilmeños todavía: la costa del Río de la Plata, que linda con nuestro partido – espacio público que alguna vez dio abrigo a nuestros abuelos y padres para el esparcimiento y el disfrute en familia-, hace tiempo que ha quedado olvidada para muchos.

En la ciudad de Bernal, para llegar a la costa hay que cruzar la entrada de la autopista, en la intersección entre Espora y Avenida Caseros. Allí mismo, el panorama a primera vista parece despojado de toda belleza natural. 

Cualquier persona que viene a la ciudad de Bernal se encuentra con una primera imagen: el predio perteneciente a la papelera Smurfit Kappa. Ruidos y emanaciones contaminantes, montañas de fardos de basura que se disponen a 4 o 5 metros de las medianeras de las viviendas de los vecinos y ese olor a pestilencia a causa de los ( 80.000 litros por hora de agua contaminada que terminan cada día en el río).

Los vecinos le llaman la "Botnia" de Bernal. De acuerdo a informes realizados por el OPDS (Organismo Provincial de Desarrollo Sustentable) la situación de los vuelcos habría mejorado pero simultáneamente el ADA (Autoridad del Agua) verifica que no, y que peor aún, la empresa no tiene el permiso de vuelco ni los planos exigibles aprobados.

Por otra parte, los efluentes industriales que circulan por los arroyos contiene sustancias contaminantes (fósforo, sulfato y polifenoles entre otros) cuyos valores están excedidos 75 veces más de lo permitido.

Aquí cabría preguntarse, una vez más, a quiénes son realmente funcionales las autoridades de control y el mismísimo Secretario de Medio Ambiente, Claudio Olivares. Está claro que no al pueblo.

Por otro lado, los desagües pluviales, que vienen desde las viviendas de Bernal centro, Villa Cráter y Villa Alcira, han sido rellenados por la empresa Caggiano y hoy utilizada por la empresa Cosugas, quien se había asido de los lotes de humedales naturales que contaban con una tupida vegetación y animales de toda clase (los cuales por supuesto fueron muriendo). Hasta aquí, el lado visible más cercano a la costa.

Sin embargo, más allá de los basurales y las fábricas, hay un mundo que no todos los vecinos conocen. Gracias a las recorridas guiadas y organizadas por el Foro de Asambleas por el Plan Urbano Ambiental, y acompañados por varios ambientalistas y biólogos, centenares de vecinos de distintos puntos del distrito llegan año a año a la Reserva Natural de la Ribera a "conocer para defender".

Una gran cantidad de especies vegetales, autóctonas y exóticas, así como diferentes aves (entre las cuales pudimos ver garzas, lechuzas y teros) habitan en un ecosistema que intenta sobrevivir a los ataques del hombre. En esta reserva tenemos los humedales que funcionan esencialmente para mantener el ambiente sano. Actúan naturalmente como filtros de los tóxicos y materiales contaminantes, y sin ellos el río estaría mucho más deteriorado.

En la recorrida se puede observar los espacios con relleno del CEAMSE, el que fuera cerrado el 31 de enero del año 2004 gracias a los reclamos de los vecinos. Desde entonces las organizaciones de vecinos vienen cuestionando que la empresa Saneamiento y Urbanización SA (SyUSA) -subsidiaria de Techint a cargo del control en el procesamiento de la basura- se quedará con las 230 hectáreas que estaban libres de basura, cuando se había acordado que recibirían como parte de pago un tercio de las parcelas utilizadas como rellenos.

Era el relleno más grande y activo de Latinoamérica. Aún hoy vemos como los líquidos lixiviados brotan de la tierra junto con los gases y fluyen hacia el zanjón del pluvial de la calle Lomas de Zamora.

En el año 1978 se creó el CEAMSE (Techint era el encargado de los trabajos de ingeniería y de los movimientos de tierra) gracias a que durante los gobiernos militares se hicieron tratos con las empresas, dándoles permiso a éstas de rellenar las tierras vírgenes de la costa, a cambio de quedarse con las mismas. Actualmente existen más de 50 millones de toneladas de basura que están fermentando bajo la tierra.

Pero para no perder la costumbre, las multinacionales (que ni lerdas ni perezosas han ido tejiendo acuerdos con los funcionarios de turno), especialistas en negocios privados con bienes públicos, se quieren apoderar de este milagroso espacio virgen. Esto no es una novedad. La corporación Techint, tiene previsto el proyecto "Nueva Costa del Plata", que plantea la urbanización de los últimos espacios verdes de la orilla que van desde Avellaneda a Quilmes.

En nuestro distrito, y con el aval del intendente de Quilmes Gutiérrez, se ha presentado un proyecto edilicio que prevé la construcción de torres de hasta 40 pisos sobre la costa, lo que requiere de la destrucción del ecosistema y que amenaza con provocar una nueva agresión a la región costera del Río de la Plata con el relleno del humedal y la elevación de la costa.

A pesar de todo eso, el intendente Francisco Gutiérrez parece muy apurado por aprobar este emprendimiento en el Concejo Deliberante, desoyendo los reclamos y las denuncias que desde hace años llevan adelante los vecinos.

Sin embargo, no todo está perdido. Adentrándose en la selva bernalense nos encontramos con lugares donde la vida está todavía floreciente. Los humedales y la selva marginal de las costas del Río de la Plata, desde Quilmes hasta Berazategui, todavía tienen la oportunidad de ser recuperados y protegidos. Pero necesitan de todos nosotros.

Como solemos decir quienes defendemos la vida, quienes defendemos los derechos y lo que es de todos: la vida no se negocia, y nuestro verde, los pulmones urbanos que nos quedan, así como el agua, valen más que unos cuantos millones -de dudoso destino- en el bolsillo de algunas personas.

Desde Proyecto Sur, sostenemos que es vital que los vecinos conozcamos nuestras posesiones para luego poder defenderlas. El medio ambiente es una asignatura que todavía está pendiente para la sociedad y para los gobiernos.

Debemos recapacitar y comprender que los humedales de la costa del río están protegiéndonos de un ambiente hostil y pestilente, que sin darnos cuenta, enferma y contamina nuestro barrio y a nuestras familias afectando la salud de todos. El agua del río cada vez está más contaminada. Sabiendo que solo el 3 % del agua del mundo es potable y que uno de los pocos lugares que reservan agua aún apta para el consumo humano es el Río de La Plata ¿qué estamos esperando para decir BASTA? Detengamos la privatización y urbanización de nuestra reserva costera. Si hoy no lo hacemos mañana lo lamentaremos.

Por muchas razones, todo el pueblo de Quilmes y de sus barrios debería acercarse, confraternizarse, conocer y sumarse a la defensa por el patrimonio público y los recursos naturales que ayer fueron de nuestros abuelos, que hoy son nuestros y que mañana deberían ser de nuestros hijos y nietos. El agua debe dejar de ser contaminada porque de no hacerlo en el futuro ya no podrá ser tratada para el consumo familiar, y lo peor, es que sabemos que se seguirá distribuyendo.

Estemos alertas, la ribera está siendo depredada. Evitemos que se dé curso al proyecto de Techint en el Consejo Deliberante y exijamos hasta el cansancio a las autoridades la defensa de lo público por sobre los intereses mezquinos de los privados.

Este domingo, 13 de junio, se realizará otra caminata guiada a la ribera organizada por el Foro de Asambleas por el Plan Urbano Ambiental. La concentración es a las 9:30 hs. en Espora y Caseros (bajada de la autopista), en Bernal.

Comisión de Medio Ambiente

Proyecto Sur

Junta Promotora Quilmes

Hipólito Irigoyen 132-1º piso

http://www.quilmesadiario.com.ar/notas.php?orden=00000002532

 

 

 

Consideremos que las disputas por territorios  de diversidades de abajo se da contra el poder económico, estatal y mediático de las transnacionales y de los grandes capitales transnacionalizados. Desde 1983 los gobiernos constitucionales hasta hoy han legalizado, legitimado y subsidiado directa e indirectamente al contubernio de los dos últimos. Pero sobre todo han ido afianzando al Estado represor lo podemos comprobar no sólo en el cuerpo jurídico sino también en la acelerada intensificación de la criminalización tanto de los desposeídos de todo como de quienes se organizan y luchan contra el avasallamiento de derechos humanos. Se ha ido incrementando el gatillo fácil y la superpoblación de jóvenes pobres en las cárceles bajo estado de excepción.

 

Es crucial superar la convicción de que se trata de sustituir el gobierno de Macri por el de CFK  recordando cómo más de una deKada expandió los mega emprendimientos mineros, agroindustriales, petroleros e inmobiliarios con la consiguiente maximización tanto de la concentración como de la transnacionalización económico territorial. Reflexionemos para situarnos en la actualidad del capitalismo local del mundializado:

 

 

El intento de aplicar la Ley Antiterrorista sobre el pueblo mapuche en Argentina

25 de abril 2015.

 

Por Sebastian Polischuk, Resumen Latinoamericano- El día 24 de abril se llevo adelante una conferencia de prensa en el Servicio de Paz y Justica (SERPAJ) de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, por parte de la hermana mapuche Relmu Ñamku que fue acusada de tentativa de homicidio en el marco del intento de desalojo por parte de la empresa petrolera Apache[1] ocurrido el 28 de diciembre del año 2012 donde la comunidad Winkul Newen (ubicada entre las localidades de Cutral-Có y Zapala de la provincia de Neuquén) resistía por el quite de sus tierras ancestrales y contaminación por parte de esta empresa y que ya hace rato le venía impidiéndole el paso. En ese hecho fue herida una oficial de policía, mientras los integrantes de la comunidad se defendían de las topadoras que pretendían avanzar cuando en ese mismo momento, ellos estaban llevando a cabo un velatorio a un bebé que fue muerto de malformaciones por causa de la contaminación de estas empresas petroleras.

La caratula por la que se acusa a Relmu, fue al principio de lesiones, como pasó con los otros dos mapuches imputados: Martín Maliqueo de la misma comunidad y Mauricio Rain de la comunidad Wiñol Folil acusados por daños, por romper vidrios. Pero con el correr del tiempo y tras una movida del la justicia penal, el gobierno provincial y la propia empresa, en el proceso penal cambió de pasar de ser por lesiones a pasar por “tentativa de homicidio con alevosía”. Para esto último la justicia neuquina se basó en Ley 26.734, conocida como Ley Antiterrorista (aprobada en nuestro país en diciembre del año 2011)[2].

Recientemente el 13 de abril de este año, la fiscal de la causa Sandra González Taboada solicitó una pena para Relmu de quince años de prisión, y la imputación se la redujo a la de tentativa de homicidio. Pero a Relmu le pueden dar más años ya que el poder político y judicial de la provincia pretenden que su juicio pase a ser un juicio por jurado. Figura que fue incorporada dentro del nuevo código penal provincial sancionado a fines del año pasado, y que se aplica a casos de suma violencia, como asesinatos, contemplando penas que superan la de los quince años de prisión.

Es por todo esto que se realizó esta conferencia de prensa donde Relmu Ñamku habló, junto a representantes de varias organizaciones de derechos humanos y de pueblos indígenas, como Félix Díaz, Nora Cortiñas de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora; Adolfo Pérez Esquivel del SERPAJ y Premio Nobel de la Paz; Pablo Pimentel de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) de La Matanza; Nilo Cayuqueo de la Mesa de Pueblos Originarios de la Provincia de Buenos Aires y Capital Federal; y Bartolo Fernández, Presidente de la Federación de Comunidades del Pueblo Pilagá en Formosa.

Los exponentes se solidarizaron con las luchas mapuches y de los pueblos originarios en general, marcando la necesidad de una mayor unidad junto al resto de las organizaciones sociales y de derechos humanos, además de establecer una mayor alianza con los campesinos y campesinas de nuestro país que padecen situaciones similares de despojo de sus territorios y situaciones de pobreza. Además criticaron duramente al gobierno de la provincia de Neuquén de Jorge Sapag, al gobierno Nacional de Cristina Fernández de Kirchner que se dice ser “defensor de los derechos humanos”, y donde ambos gobiernos junto con la justicia de la provincia de Neuquén y Nacional son cómplices y favorecen toda clase de atropellos a estos pueblos por parte de las empresas petroleras, mineras y sojeras del país.

La conferencia de prensa empezó con la toma de palabra de Relmu, quien explicó el hecho y la situación de constantes violaciones a derechos humanos que vive su comunidad Winkul Newen. Relmu contó que el conflicto que se inicio con su comunidad y la empresa Apache, fue porque en el territorio en que viven hay nueve posos gasíferos-petroleros y la empresa pretende ampliarlos hasta la actualidad a cuarenta pozos. Tras esto y por detectar fuerte contaminación su comunidad empezó a bloquearle el paso a Apache, lo cual derivo en que la respuesta de esta sean los constantes intentos de desalojo. Los  y las integrantes de Winkul Newen resistieron duramente, pasando a ser golpeados y golpeadas por patotas de la compañía que sin resquemor golpeaba a niños y niñas, ancianas y mujeres embarazadas, hasta llegar al intento de desalojo de diciembre del año 2012. Lograron hasta el día de hoy que la empresa se fuera, pero desde ese momento les llegaron las órdenes judiciales, donde ella quedo imputada, por haber resultado herida de una piedra una oficial de la policía provincial.

Según Relmu: “En principio está causa se inicio como lesiones, pero con el correr del tiempo y cuando se empezó a mover todo el aparato judicial, corporativo y de la empresa petrolera y del gobierno de la provincia de Neuquén, esta carátula cambió de lesiones a tentativa de homicidio con alevosía. Hoy es peligroso que en Neuquén, que una piedra como defensa represente una causa que sea interpretada por la justicia como una tentativa de homicidio, porque detrás de nosotros van a caer todos aquellos que estamos en lucha por nuestros derechos sean pueblos originarios o no. Entonces esta es la gravedad de esta situación, y además porque ellos construyeron la caratula “tentativa de homicidio” con las bases de la ley antiterrorista.

Nosotros tenemos el caso muy cercano de los mapuches en Chile que están siendo procesados por esta ley, y nosotros vemos que estamos yendo a ese camino, donde la justicia a pesar de que hay molestias porque el premio nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel se expresó sobre esta situación en una carta al gobernador, senadores y diputados se dirigieron al fiscal general de Neuquén, no hicieron oídos a lo que están planteando porque pensar en esta causa es una locura, el pensar de que nosotros quisimos matar a alguien cuando nosotros estábamos velando a un bebé que nació mal formado producto de la contaminación, estábamos en pleno velorio de ese bebé y nos vinieron a sacar. Es una locura pensar que nosotros estábamos planificando esto de lo cual se nos acusa. Por eso es que estamos denunciando esa situación porque nosotros vemos que detrás de nosotros se va a ampliar a todos los que estamos luchando y eso es lo peligroso, y esa es un poco la situación que tenemos. Ayer hubo una audiencia en donde a pesar de todo esto, vemos la intención que tiene la justicia de criminalizar y de persecución política, logramos de que se aceptara en el juicio por jurado que nosotros lo hemos rechazado por lo que implica, porque se imaginan conformar un juicio por jurado de petroleras y estancieros, si pudieran resucitar a Roca, también lo sentarían en el jurado”

Pero a pesar de todo esto, Relmu planteo que lo que sí han logrado es que, en el juicio haya una representación de seis mapuches, y seis representantes de la comunidad civil y también de mujeres, siendo algo positivo a pesar de todo, porque en caso de ser así van a poder ser parte de la administración de la justicia frente a esta grave imputación.

Y resaltó con fortaleza que: “la situación en la que estamos, vamos a llegar al final, sabiendo de qué vamos con esta causa a poner al gobierno provincial y nacional, porque acá hay responsabilidad de las dos partes, pero también necesitamos el apoyo y el acompañamiento de las organizaciones porque esto no va a ser solamente para nosotros”.

Luego de Relmu, tomó la palabra Pablo Pimentel de la APDH de La Matanza[3]. Pablo puso el énfasis en que detrás del hecho judicial que le armaron a Relmu, están todas las comunidades originarias entre ellas, la de Félix Díaz (quien también fue procesado por la justicia de su provincia Formosa por resistir a desalojos). Y encima según Pablo no se respeta ninguno de los derechos de los pueblos indígenas que contempla la Constitución Nacional tras su reforma en 1994, ni los acuerdos internaciones firmados. Y en eso también coincidieron el resto de los exponentes de la conferencia.

Por otra parte dudo de que se llegue a conformar un juzgado como el que Relmu mencionaba, de poder lograr representación del pueblo mapuche, porque si ese juicio por juzgado que es como se pretende acorde al nuevo código penal de la provincia neuquina, lo llegan a conformar representantes de empresas petroleras y estancieros, la situación sería terrible, pero va acorde a los intereses de estos últimos y de los gobiernos provinciales y nacionales que lo que quieren es sentar jurisprudencia para que no haya más resistencias y levantamientos, y que, en base a sus propias palabras: “toda la extracción de petróleo, todo el tema de la soja, se siga haciendo como se dijo en una reunión privada que trascendió de la señora presidente, después del desfile en el 2010, donde hayan recursos naturales iremos trasladando a los pueblos, y no uso la palabra consulta”.

Al cerrar su discurso dijo que: “Nosotros hemos viajado a donde vive Relmu, se ven animales deformados, se ven pasar los camiones de las empresas norteamericanas sin ningún problema en las narices de las propiedades comunitarias que les son ancestrales y hay un gobierno provincial que lo avala y hay un gobierno nacional que lo avala, además hay una justicia que lo único que hace en la Argentina y en las provincias feudales es condenar a los pobres y dentro de los pobres están los hermanos originarios, eso nosotros lo rechazamos, lo denunciamos y pedimos que se revea nuevamente esta carátula y que no sienta un precedente y que no llegue a juicio, pedimos la desestimación lisa y llana de la acusación que le están haciendo a la comunidad Winkul Newen”.

 

Otra de las personalidades que habló fue Nilo Cayuqueo de la Mesa de Pueblos Originarios de la Provincia de Buenos Aires y Capital Federal. Nilo en su discurso sumó más las críticas al gobierno nacional por intentar desarrollar un proyecto de explotar los recursos al máximo sin importar las consecuencias de contaminación ambiental, las violaciones a derechos humanos, y donde encima este se dice nacional y popular, democrático, tratando de manipular y cooptar a la gente y dirigentes. Además crítico al gobierno nacional y a la derecha recalcitrante de su intensión de silenciar sus luchas. Puso para esto el ejemplo la resistencia de la comunidad mapuche de Cuyamel en Chubut que resiste en la actualidad los despojos por parte de la familia Benetton de sus tierras ancestrales que manda a reprimir y le paga a matones y que por suerte no han herido a nadie la situación es alarmante y hay según sus palabras: “toda una serie de conflictos en todo el país que se quiere acallar, que se quiere ignorar y se quiere descalificar”.

Nora Cortiñas, por su parte encaminó su discurso resaltando que ya con el caso de Relmu, lo preocupante es que los gobiernos apoyados por Estados Unidos, estén empezando a usar la Ley Antiterrorista, además de estar enjuiciados otros dirigentes como Félix Díaz, e incluso defensores de derechos humanos como Pablo Pimentel.

Por eso ella resaltó que lo que hoy tenemos que hacer como organismos de derechos humanos y organizaciones sociales y de pueblos originarios es: “primero una campaña contra la Ley Antiterrorista que tenemos que hacer todos los días porque esto sí que hay que sacarla, sacarlo a (Cesar) Milani (Jefe del Ejército argentino), él es el que dirige además la Ley Antiterrorista, el Proyecto X (proyecto de espionaje por parte de las fuerzas de seguridad a organizaciones y militantes sociales) y esto es correr peligro toda la población. El negocio que estarán haciendo entre los políticos es muy dudoso, (Mauricio) Macri (actual Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires) con el gobierno (se refiere al gobierno nacional presidido por Cristina Fernández de Kirchner), es una preparación de un camino de represión y de avasallamiento de los derechos humanos más de lo que estamos viviendo en estos días. Propongámonos un plan en conjunto: Basta de judicialización de la protesta social, y después abajo estás leyes que son como una espada que tenemos, que nos va amenazando día por día”.

 

Luego de Nora Cortiñas le toco hablar a Félix Díaz dirigente de la comunidad Qom, La Primavera en Formosa, que se apeno de que organizaciones de derechos humanos como el CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales), algunas de las seccionales de HIJOS, entre otras ya no los estén acompañando en sus luchas como pueblos indígenas, y que muchas de ellas sigan estando cooptadas por el gobierno nacional. Resalto que la situación que viven ellos como pueblos originarios es muy grave, al acusarlos contantemente por el simple hecho de defender sus territorios y de armarles causas legales por el hecho de ser pobres, siendo ellos encima los que menos chances tienen al contar con menos recursos económicos, mientras el sistema de por sí ya cuenta con muchos aliados.

Bartolo Fernández, Presidente de la Federación de Comunidades del Pueblo Pilagá, también dio su palabra diciendo que ellos también han estado sufriendo los ataques de las empresas petroleras y de los gobiernos, que encima los dividen, pero que aun así y pese a los atropellos constantes a sus derechos, siguen adelante, y se solidarizan también con la hermana Relmu.

Por último está conferencia de prensa cerro con la palabra del premio nobel de la paz, Adolfo Pérez Esquivel, quién agrego la necesidad de unificar todos los conflictos que se vienen dando, y sumar todas las fuerzas posibles con una estrategia conjunta. En base a esto afirmo:

“Tenemos que convocar a todo el país, en cada provincia, en cada lugar para sumarse y hacer acciones en cada provincia para hacer luego una gran acción en la ciudad de Buenos Aires tratando de hacer una gran movilización desde el Congreso y vamos a ver dentro del Congreso a los diputados y senadores para ser recibidos y al Palacio de Justicia para que seamos recibidos por la Corte Suprema de Justicia. Nosotros nos hemos reunidos con el Presidente de la Corte Suprema de Justicia y le hemos pedido dos cosas: una volver a hacer una audiencia pública para tratar el problema de los pueblos originarios, que ya hubo una, se consiguió una vez; y el otro una convocatoria para tratar el problema de las empresas transnacionales sobre los daños ambientales por la megaminería, el caso de Andalgalá, hemos propuesto hacer eso, lo tienen en este momento en estudio. Porque una cosa no está separada de la otra, el caso de las empresas petroleras que se están apropiando de los territorios ancestrales y violando la Constitución Nacional, la 169 de la OIT (Convenio sobre los pueblos indígenas y tribales) y la misma Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas de Naciones Unidas, además de las leyes nacionales”.

Dada las palabras de todos estos dirigentes resulta indispensable resaltar la gravedad del hecho por cómo se pretende seguir criminalizando a nuestros pueblos indígenas y a todos aquellos y aquellas que luchan en reclamo de los derechos humanos, siendo que cada vez más el estabishment pretende aplicar cada vez más leyes más duras que nos acusan de terroristas, de asesinos por el simple hecho de defendernos, mientras nos despojan de nuestras tierras y nos sumergen en la pobreza, nos contaminan nuestros hogares afectando nuestra salud, además de acallarnos cada vez que denunciamos cada atropello que nos hacen, cada tortura, persecución y enjuiciamiento. Por eso es fundamental solidarizarse con la lucha de pueblo mapuche y de todas las comunidades indígenas, siendo que si nos tocan a uno, nos tocan a todos.

[1]Apache actualmente pertenece a la empresa Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) donde el gobierno nacional compró la mitad de sus acciones, y la misma tiene acuerdos con la empresa estadounidense Chevron.

[2] Esta ley permite judicializar a cualquier militante por el simple hecho de considerar que sus acciones aterrorizan a la población, y establece penas que van a los quince y veinte años de prisión, y se pueden llegar a considerar a organizaciones políticas y sociales como terroristas, al considerarlas ilícitas. Y es una ley que fue impulsada por los Estados Unidos para que se aplique en todos los países del mundo.

[3] Es importante mencionar, el hecho de que a Pimentel le armaron una causa por extorsión en el 2013, los abogados defensores de policías acusados de asesinar al joven Gabriel Blanco encontrado muerto en su celda en el año 2007 en la localidad de Isidro Casanova (a quién él es el defensor de sus familiares).

Fuente: http://www.resumenlatinoamericano.org/2015/04/25/el-intento-de-aplicar-la-ley-antiterrorista-sobre-el-pueblo-mapuche-en-argentina-el-caso-de-la-comunera-relmu-namku/

 

 

Insistamos para que las elecciones de octubre sean un inicio de la ruptura con el neoliberalismo desfachatado y con el progresismo disfrazado de nacional, popular y latinoamericano. Repitamos la convocatoria de Nora Cortiñas en abril de 2015 a: “primero una campaña contra la Ley Antiterrorista que tenemos que hacer todos los días porque esto sí que hay que sacarla, sacarlo a (César) Milani (Jefe del Ejército argentino), él es el que dirige además la Ley Antiterrorista, el Proyecto X (proyecto de espionaje por parte de las fuerzas de seguridad a organizaciones y militantes sociales) y esto es correr peligro toda la población. El negocio que estarán haciendo entre los políticos es muy dudoso, (Mauricio) Macri (actual Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires) con el gobierno (se refiere al gobierno nacional presidido por Cristina Fernández de Kirchner), es una preparación de un camino de represión y de avasallamiento de los derechos humanos más de lo que estamos viviendo en estos días. Propongámonos un plan en conjunto: Basta de judicialización de la protesta social, y después abajo estás leyes que son como una espada que tenemos, que nos va amenazando día por día”.

 

Leamos nuestro presente apreciando el proceso integral que lo originó y contextualizándolo en la mundialización del capital. Si atendemos a San Juan es fundamental recordar la ostensible relación de CFK con Peter Munk de la Barrick Gold, la defensa de la megaminería transnacional y a José Gioja reestructurando la provincia como economía de enclave o neofeudo de ese oligopolio global. 

 

 

Argentina: Contra todo el oro del mundo

9 de enero de 2017

 Los hechos que aquí contamos ocurrieron en San Juan, en lo que fue el bloqueo durante 12 horas en el acceso a la mina Veladero en Jáchal. Un grupo de activistas de Rosario, con los que dialogó enREDando, participó del corte con una consigna clara. “Cierre, remediación y prohibición de la megaminería”. Fueron reprimidos, golpeados y arrestados por la policía de San Juan. La Barrick Gold ya provocó al menos cinco derrames de cianuro. Viola la Ley de Glaciares y proyecta nuevos emprendimientos mineros en la provincia.

 

Por María Cruz Ciarniello

Aunque los grandes medios apenas hayan difundido la noticia, que además fue tergiversada, lo que ocurrió en San Juan, más precisamente en Jáchal, da cuenta de una escalada represiva que tiene a los militantes sociales en el blanco de la escena. No sorprende que la represión y la persecución sea la respuesta de los gobiernos para quienes deciden poner el cuerpo contra el extractivismo. Lo ha sido siempre a lo largo de la historia. Lo es todavía más con un gobierno nacional de claro corte neoliberal, integrado por empresarios que además responden a las corporaciones mineras. La eliminación total de las retenciones como una de las primeras medidas de Mauricio Macri indica la profundización de un modelo que envenena la vida.

En Jáchal, provincia de San Juan, la minería a cielo abierto tiene a uno de las multinacionales más importantes operando de manera irrestricta. No hay límites para la Barrick Gold, ni siquiera la Ley nacional de Glaciares, que la Barrick viola impunemente (Ver nota en Revista MU 106). El agua de Jáchal está contaminada aunque oficialmente intenten ocultar los estudios que así lo determinan, como el de la Universidad Nacional de Cuyo. En los mismos pueblos, los métodos extorsivos de la empresa acallan conciencias. “Veladero no se toca” dicen algunas paredes, como si esa mina fuese todo para lxs vecinxs. Al menos ya ocurrieron cinco derrames de cianuro pero ni siquiera esto impide el trabajo extractivo que realiza la Barrick. Hay dos causas judiciales en curso; una en la justicia federal, que investiga las responsabilidades de funcionarios públicos por el derrame ocurrido en el 2015.

Todas están paralizadas.

Así y todo, Jáchal también cuenta con resistencias locales. Desde hace un año hay un acampe que denuncia los proyectos mineros que se ubican sobre zonas glaciares y periglaciares. Denuncian que el extractivismo no solo afecta a estos pueblos: el derrame también contamina los ríos de otras cinco provincias.

Iván Balmaceda integra la Asamblea Jáchal No Se Toca. Esto le decía a enREDando: “Desde hace unos meses se rumoreaba la creación de un nuevo valle de lixiviación al costado del que actualmente provocó estos derrames. Se va a encontrar mucho más cerca del rio Potrerillos. Cada proyecto minero que se quiere instalar tiene que hacer un informe de impacto socioambiental y al hacerlo saltarian que van trabajar en zona glaciar y periglaciar y estas minas no podrían trabajar en estos lugares, por lo tanto no tendrían el derecho de explotación. La idea es crear este nuevo valle para instalar todos estos proyectos mineros sin tener el estudio de impacto ambiental y de lo que extraigan estas mineras, hacer el lixiviado en Veladero. Es decir, ya no habría una empresa sino varios proyectos operando en el lugar”.

"Infraestructura de la devastaciónes el nombre de un documental chileno que da cuenta de lo que significa el llamado PLAN IIRSA. “El mapa político que conocemos de Sudamérica está siendo silenciosa y constantemente redibujado a nuestras espaldas. Mega obras de infraestructura se construyen en estos momentos en cada rincón de nuestra Abya Yala (Sudamérica): Carreteras, túneles, puertos, hidroelectricas, hidrovías, con el fin de facilitar, intensificar, agilizar y encadenar la extracción de los bienes naturales, rediseñando la geografía del continente e imponiendo una territorialidad neoliberal total en función del saqueo capitalista. La IIRSA (Iniciativa de Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana) no es simplemente una adecuación técnica-material, sino que constituye más bien una avanzada colonizadora jamás imaginada –en términos económicos, políticos y culturales- sobre todo el subcontinente”, refiere el grupo de documentalistas que llevó adelante el audiovisual. Es imprescindible entender al modelo extractivista, que no solo impera en Argentina sino en muchos otros países de Sudamérica, en el marco de este plan continental.

La iniciativa IIRSA surge en 2000 en Brasilia, y es un trato entre doce países de América del Sur (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Fondo Financiero de la Cuenca del Plata (FONPLATA) y el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF). “El plan de ejecución de IIRSA, elaborado y promocionado por instituciones financieras multilaterales de la región –la Corporación Andina de Fomento (CAF), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Fondo Financiero para el Desarrollo de la Cuenca del Plata (Fonplata)–, propone en nombre de “la integración política, social y económica suramericana” un gigantesco conjunto de obras de alto impacto para los ecosistemas y los medios de subsistencia de los países de América del Sur. Se trata, en esencia, de una mirada de la región como unidad geoeconómica: una planificación del futuro productivo del subcontinente, según los preceptos de competitividad e integración del comercio global. El proyecto de IIRSA debe ser entendido como un proceso amplio que persigue, además del desarrollo de infraestructura, la flexibilización de la legislación social y la realización de reformas estructurales en los países, para facilitar la apertura de los mercados y la libre circulación del capital financiero. (…) Bosques, Ríos, Selvas, Humedales, Tierras fértiles, Comunidades Originarias, Estructuras institucionales pueden ser considerados por los planificadores de IIRSA o bien como recursos –naturales y humanos– para ser aprovechados, o bien como “obstáculos” que deben ser superados para desarrollo del comercio. Desde el surgimiento mismo de IIRSA, comunidades afectadas en forma directa y organizaciones ciudadanas locales, regionales e internacionales, comenzaron a identificar los proyectos –algunos de vieja data– y a cuestionar las obras priorizadas y el espíritu mismo de este “proceso de integración”, caracterizado por grandes represas, carreteras e hidrovías en zonas de riqueza natural y ubicación estratégica”, señala el documento IIRSA, el doble rostro de la integración, elaborado por la Fundación M´Bigua.

Pasar a la acción

Frente a esto se decidió realizar una acción directa el sábado 17 de diciembre. Para muchxs, lo sucedido quedará en el olvido. No así para una treintena de jóvenes que están imputados en una causa penal por violación a la propiedad privada y alterar el tránsito. El bloqueo jamás impidió el paso de los vecinos y el corte se realizó sobre un empalme que lleva al camino privado de la minera. Que estuvieron cerca de cinco horas “desaparecidos”, que fueron torturados psicológicamente, golpeados y expuestos a un maltrato constante. Que jamás tuvieron armas ni molotov, como indujeron los medios. Apenas unos mates para pasar el tiempo.

Su único delito: defender la vida.

El bloqueo al acceso que conduce a la Mina Veladero comenzó bien temprano, a más de 40 kilómetros de Jáchal, en las primeras horas de la mañana del sábado 17 de diciembre. El corte fue decidido en el Encuentro Interterritorial de Jóvenes que tuvo lugar los días anteriores.

Cansados y hartos de esperar respuestas que nunca llegan, cerca de treinta activistas de diferentes provincias subieron hasta la zona de precordillera en el Departamento de Iglesias. A las pocas horas, la Gendarmería ya estaba acechando el lugar, sin tener jurisdicción para intervenir. Los dos únicos caminos de acceso al corte fueron bloqueados por las fuerzas de seguridad, impidiendo que vecinos de Jáchal e Iglesias pudieran acercar bebida y comida a lxs compañerxs.

“En ese momento quedamos completamente aisladxs, ni siquiera nos pudieron traer agua, hasta eso nos negaron. Tampoco dejaron pasar a los medios de prensa”.

El relato del comunicado da cuenta del accionar represivo: “un vecino de Iglesia logró llegar a traernos agua fresca y luego fue perseguido y amedrentado por la policía, que lo amenazó y siguió hasta su domicilio. Otros dos se acercaron trayendo comida y agua, no pudieron llegar al bloqueo y fueron detenidos luego a kilómetros del corte y encarcelados. Hoy están imputados con las mismas causas que las personas que participaron efectivamente del bloqueo.”

 “Acá si sos ambientalista estás en contra de la Barrick y si estás en contra de la Barrick, estás en contra del pueblo. Acá se tapan muchísimas cosas. No se puede hablar.”

Ese vecino también cuenta lo que tuvo que padecer: “Me acerqué para llevar agua fresca, cuando vuelvo para mi casa, veo un movimiento raro de los policías. A 10 kilómetros me viene al encuentro un patrullero, bruscamente, se bajaron dos policías, uno con un arma en la mano y el otro a tratar de patearme para tirarme en la moto. No me frené porque me asusté cuando ví el arma, me siguieron por una calle principal hasta la casa de mis viejos. Me preguntan por qué iba tan rápido. Me insultaron, me dijeron que me iban a hacer una contravención, estuvimos unos 20 minutos discutiendo. Estuvieron unos 15 minutos en la entrada y después se retiraron. Ellos tenían mucha bronca y me decían que yo me había dado a la fuga, eso no fue así, nunca me hicieron seña de que frenara, me quisieron parar con un arma en la mano y otro intentando patearme. Yo simplemente fui a llevar agua fresca”. Y agrega: “acá si sos ambientalista estás en contra de la Barrick y si estás en contra de la Barrick, estás en contra del pueblo. Acá se tapan muchísimas cosas. No se puede hablar.” El mensaje de este vecino es un alerta: “hay gente que tiene mucho miedo. No nos dejen solos, eso es lo que pido.”

El camino que conduce a Veladero es sinuoso y alejado. “No hay nada, ni una sombra”. La policía de San Juan lo sabía, por eso impidieron la provisión de alimentos y agua, indispensable para soportar la alta temperatura de ese día.

 

Ni armas ni molotov, represión

A las 19 de la tarde llegó la orden de desalojo dictada por el juez Oritja, el mismo magistrado que tiene paralizada la causa judicial por el derrame de miles de litros de agua cianurada a los afluentes del Río Jáchal por la Barrick Gold, ocurrida en el 2015. Fue el Subsecretario de Seguridad de la provincia, Gustavo Fariña, el que se apersonó con dicha orden cuya copia nunca entregó, denuncian los jóvenes “No hubo posibilidad de negociación. No nos dejaron ni resguardar a lxs niñxs. Directamente se procedió al violento desalojo sin miramientos. Intentaron separar violentamente a un menor de los brazos de su padre, obligándolxs a presenciar situaciones traumatizantes de todo lo acontecido”.

Esas situaciones es lo que llamamos represión: mujeres zamarreadas y arrastradas a la fuerza por personal policial masculino y golpes para los pibes. La brutalidad policial puesta al servicio de la corporación minera.

16 jóvenes varones fueron detenidos en un furgón con capacidad para solo 6 personas. Hacinados, sin agua, golpeados y bajo una temperatura infernal, algunos de ellos se descompensaron.

Las mujeres fueron llevadas a la Comisaría 22 de El Rodeo, luego a la comisaria 1 y 2da, pero jamás le informaron adonde las trasladaban. “En la Comisaría 22° de Rodeo las compañeras fueron requisadas y a algunas les realizaron un manoseo innecesario durante el procedimiento. Hubo un ensañamiento particular con una de ellas. Las madres que estaban con sus niñxs fueron amenazadas de separarlas de ellxs.”

Durante 5 horas estuvieron incomunicados. “A quiénes llamaban a las comisarías involucradas (22° de Rodeo, 21° de Jachal, 1°,2° y la central de policía de San Juan) les decían que no estaban ahí y no daban información.” Desde la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia decían que ningún abogado reclamaba por ellos como si eso fuese excusa para justificar una flagrante violación a los derechos humanos. 24 horas después de lo sucedido, dos abogados pudieron tomar contacto con los jóvenes y las mamás detenidas que pasaron la noche presas en una comisaría junto a sus pequeños hijos.

“Queremos denunciar a los medios hegemónicos de comunicación junto a funcionarios del estado que tergiversaron y mintieron sobre nuestro accionar. Sus “noticias” sólo fueron estigmatizaciones hacia nosotrxs y repetición del relato de las fuerzas policiales y la minera. No hablaron sobre la causa legítima que había detrás del corte, fogonearon versiones irreales de los hechos con fotos de “molotov” que nunca hubo. Silenciaron todos los abusos que habían cometido las fuerzas represivas del estado argentino minero”.

enREDando tuvo la oportunidad de dialogar con los jóvenes que viajaron desde Rosario. Ya en sus casas y con una causa judicial en curso, relatan lo que vivieron. “Viajamos al Encuentro de Jóvenes que fue totalmente autoconvocado. La idea era poder juntarse a debatir la problemática del extractivismo. Había gente de todas las provincias”. Al ser el primero, el encuentro tuvo un carácter más informal. El objetivo fundamentalmente fue trazar lazos y pensar acciones concretas de resistencia. Que las consignas como “el agua vale más que el oro” no sea solo una frase de pancarta. “Había que poner el cuerpo en la lucha, defendiendo la vida misma”, dicen. Y eso hicieron. A las 7 de la mañana partieron para el bloqueo. Bajo el sol furioso estuvieron cerca de 12 horas hasta que se produjo la represión. Durante todo el día fueron vigilados por policías de civil, camionetas, gente que filmaba desde adentro de la empresa. También cuentan lo que se vive en la zona: “Hay paredes que dicen: “Veladero no se toca. La empresa incluso compra la producción de verduras a los pobladores para que no la tiren, porque esa producción no es apta para consumo”.

Fariña es un ex empleado de la Barrick Gold. Tiene formación en antiterrorismo e inteligencia. Es el Subsecretario de seguridad de la provincia de San Juan, el mismo que rompió la orden de desalojo dictada por el juez en la cara de lxs vocerxs del corte. El mismo que desoyó el pedido de los jóvenes para que no repriman y los permitan levantar sus cosas en paz. No hubo diálogo. Los rodearon y los reprimieron. “En un video se ve a una de las voceras discutiendo con Fariña, pidiendo que no avancen porque había niños y familias. Fariña rompe la orden, no me dejaron acercarme para filmar”, dice una de las chicas de Rosario que hacía prensa en el lugar. “El procedimiento fue un asco. Las policías mujeres fueron agarrar a los chicos, intentamos que eso no suceda. Después ya empezaron a llevarnos. Nos sacaban y empezó el forcejeo. Nos descompusimos, nos faltaba el aire adentro de la camioneta, uno de los chicos se empezó a descomponer, recién ahí nos empezaron a dar agua. Para que no se escuchen desde afuera nuestros gritos pusieron música. De a ratos abrían la puerta y después cerraban, nos querían llevar así hasta San Juan. No había forma de respirar ahí dentro”, apunta otro de los jóvenes cuyos nombres resguardamos por motivos de seguridad.

“Hay paredes que dicen: “Veladero no se toca. La empresa incluso compra la producción de verduras a los pobladores para que no la tiren, porque esa producción no es apta para consumo”.

“A las chicas también, las ponían en unas camionetas todas apretadas. Me llamaban para que me acerque a los patrulleros, y me decian que las amenazaban con que las iban a golpear y tenían miedo. Había una situación de pánico. Las chicas las dieron vuelta un rato, fueron al Rodeo, después a la 1 y a la 2da.”

El domingo al mediodía, el secretario de Derechos Humanos se acercó a la Central de San Juan. “Directamente fue a increparnos”, dicen los chicos. “Nos querían hacer firmar una declaración pero nos negamos”.

Durante el día lunes fueron liberados algunos de los detenidos y el día martes quienes habían viajado desde distintas provincias. Hubo movilizaciones de repudio en diferentes lugares del país, incluso en San Juan.

“En vez de asustarnos y debilitarnos, lo único que lograron fue demostrar los lazos de solidaridad y reafirmar la continuidad de estas luchas”, señalaron en un comunicado. Lejos de aminorar la lucha, estos hechos no hacen más que reafirmar las acciones globales de resistencia de quienes de forma totalmente autoconvocada y autogestiva, se enfrentan a los poderes económicos reales de la manera más desigual y descarnada que puede haber. “El actual gobierno es cómplices del ecocidio por la quita de retenciones y el anterior gobierno por vetar la ley de glaciares. Todos los gobiernos son empleados de las mineras y lobistas de los commodities (soja, petroleo, energia, etc)”, señalan los militantes que viajaron desde Rosario.

Saben que la Barrick es un monstruo demasiado grande. Pero no dudan: “Monsanto también lo es y en Malvinas Argentinas lograron echarlo”.

enREDando

Fuente: http://www.biodiversidadla.org/Portada_Principal/Documentos/Argentina_Contra_todo_el_oro_del_mundo

En consecuencia, abajo y a la izquierda, atrevámonos a proyectar e implementar desde ahora la «reforma agraria integral» afirmándonos en territorios libres de fronteras y de extractivismos. Sintámonos en sintonía con:"Queremos unirnos y complementarnos en la defensa de nuestra ñuke mapu ante el avance de las empresas extractivistas en nuestros territorios y específicamente en la región de Los Ríos. Este avance se sitúa de cordillera a mar, centrales y minicentrales hidroeléctricas, forestales, mineras, agroindustria, celulosas, mega parques eólicos y salmoneras; proyectos que vulneran los derechos al buen vivir, a la identidad cultural como Pueblo-Nación mapuche."

 

Chile - Declaración Encuentro Wadalafken:

Organizaciones y comunidades alertan por proyectos mineros en la Costa Valdiviana

27 de julio de 2017

 

WADALAFQUEN, Los Molinos; PÜKEM 2017

En el marco del encuentro por la Defensa del Lafken Mapu realizada en la ciudad de Valdivia y en la localidad de Los Molinos los días 22 y 23 julio, las organizaciones que firmamos estas declaración queremos declarar lo siguiente:

Queremos unirnos y complementarnos en la defensa de nuestra ñuke mapu ante el avance de las empresas extractivista en nuestros territorios y específicamente en la región de Los Ríos.

Este avance se sitúa de cordillera a mar, centrales y minicentrales hidroeléctricas, forestales, mineras, agroindustria, celulosas, mega parques eólicos y salmoneras; proyectos que vulneran los derechos al buen vivir, a la identidad cultural como Pueblo-Nacion mapuche. Invocamos el respeto por nuestros derechos colectivos expresados en el convenio 169 OIT y en la declaración UNIVERSAL DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS.

Es por esto que hacemos un llamado a construir y gestar colectivamente entre los territorios, organizaciones, colectivos y personas una coordinación de trabajo para defender nuestros bienes comunes.

Desde este encuentro por la defensa del Lafken mapu, queremos expresar nuestra profunda preocupación por lo que se vive actualmente en la costa valdiviana, ante las concesiones de explotación minera aprobadas por Sernageomin y localizadas en los sectores de Las Minas y Cutipay.

La ejecución de estos proyectos impactaría gravemente el patrimonio cultural y natural de la Costa Valdiviana; afectando directamente la calidad de vida de las comunidades y localidades que la habitan, especialmente en cuanto a la contaminación y disponibilidad de agua, elemento esencial para el Kume Mongen o Buen Vivir.

Estas futuras explotaciones mineras afectarán directamente sitio ceremoniales y de alta significación cultural quebrando el equilibrio espiritual y el itrofill mongen o biodiversidad de nuestro territorios ancestrales en la costa valdiviana.

Nuestras organizaciones y comunidades llamamos a impulsar procesos de construcción de alternativas de soberanía territorial de las comunidades, en ámbitos como la energía, la alimentación y las economías locales y comunitaria, para lograr el buen vivir.

Finalmente queremos llamar pu lamngen Ka pu wenuy que están en la lucha y defensa de los territorios y aguas a la Marcha por la Defensa de los Territorios a realizarse el 28 de octubre en Valdivia.

Suscriben y adhieren:

Kiñe Rakizuam

Lof Michillanka

Lof Coliñir Huapi

Comunidad Quinan Chicuy

Lof Newen Mapuche Punta Niebla

Comunidad Fey tañi Mapu

Parlamento de Koz Koz

Red por la defensa de los Territorios los Rios

Red de Defensa de los Territorios Zona Sur

Coordinadora por la Defensa de los Territorios Bio Bio

Colectivo Viento Sur

Pichi Newen

Red por la Defensa de Infancia Wall Mapu

CDDC Agua y Bosque

Comunidad Chanlelfu

Movimiento Ñuble Libre

Centro de Estudios Antropológicos Comunitarios Valdivia

Coordinadora Tomecina

SEPAAP- ANAMURI

Red Defensa Territorios/ Red Economias Territoriales

CODECIAM

Estudiantes Mapuche Valdivia Weche Ke Kawiñ

ONG AYNI

El Puelche Comunicaciones

Red Organizaciones Sociales y Ambientales de Panguipulli Mapuexpress

Red de Medios de los Pueblos

Red de Defensa de los Territorios y los Rios Libres Melipeuco Geografía Construyendo Territorio

Red de Estudiantes por la Sustentabilidad de Chile

Escucha el audio aquí

Ver video a continuación:

Leer

 

 

Prosigamos atendiendo al Pueblo-Nación Mapuche: "hacemos un llamado a construir y gestar colectivamente entre los territorios, organizaciones, colectivos y personas una coordinación de trabajo para defender nuestros bienes comunes".

 

Compenetrándonos de a qué se enfrenta el Pueblo-Nación Mapuche  no sólo definimos a quiénes representan las democracias y cómo están en guerra por el despojo total y totalitario a las diversidades de abajo sino también surgen solidaridades internacionalistas que fundamentan porqué-cómo avanzar en soberanías energética e hídrica.

 

 

Chile - Conflicto Hidroeléctrico: Lo que hay detrás de la querella a Mapuexpress

28 de julio de 2017

Diversos medios informativos se han referido al tema de fondo con respecto a la querella criminal que interpuso un consultor del Banco Interamericano del Desarrollo (BID) quien además ha prestado servicios a la empresa consultora internacional TECO con el Ministerio de Energía, en contra de Mapuexpress por injurias graves con publicidad, solicitando tres años de cárcel contra uno de sus integrantes, una multa de 150 UTM, más costas, hecho que se enmarca en un conflicto hidroeléctrico en el territorio Huilliche.

 

La acción de criminalizar a Mapuexpress e imputar a un comunicador que es parte de organizaciones sociales, ha generado el repudio y rechazo de numerosas expresiones, ya que no sólo afecta al medio, sino a la libertad de expresión, el derecho a la comunicación y al legítimo derecho de comunidades y organizaciones a oponerse a proyectos que son considerados atentatorios desde el punto de vista de los derechos colectivos, la cultura, la espiritualidad y la relación que familias, comunidades y autoridades tradicionales sostienen con elementos de la naturaleza y el cosmos en virtud del Az Mapu, tal como se señaló en una intervención pública convocada por organizaciones Mapuche este 25 de julio en Temuco.

En el presente, empresas, instituciones públicas y financieras internacionales, pretenden imponer políticas de “asociatividad” entre sectores privados y sectores mapuche, intensificando conflictos sociales y culturales internos en territorios, tal cual ha ocurrido en el sector Rupumeica – Maihue – Lago Ranco, donde la organización local ya frenó a la transnacional SN Power.

A continuación, se extiende dos reportajes sobre este grave caso, realizado por el Diario EL DESCONCIERTO y por RADIO UNIVERSIDAD DE CHILE.

La historia tras la querella por injurias a Mapuexpress, el principal medio de comunicación mapuche del país / De un megaproyecto de 400 megawatts a mini centrales hidroeléctricas de paso. Las comunidades mapuche de las cuencas de los lagos Maihue y Ranco llevan años oponiéndose a proyectos energéticos en la nutrida zona precordillerana de la Región de Los Ríos. Una querella por injurias de un consultor del BID y asesor del Ministerio de Energía contra el ex director de Mapuexpress marca un nuevo capítulo en esta historia / Ver aquí.

Querella contra Mapuexpress genera críticas por atropello a la libertad de expresión / El medio digital Mapuexpress enfrenta una querella criminal por injurias interpuesta por un consultor del Banco Interamericano del Desarrollo asociado a un proyecto energético que se instalaría en la región de Los Ríos. Sin embargo, la acción fue calificada como una transgresión a la libertad de expresión por medios independientes y por el Colegio de Periodistas. Ver aquí.

MapuExpress

Leer 

---

 

Chile: Estudio alerta sobre efectos letales de los eucaliptos para la biodiversidad en ríos y esteros

28 de julio de 2017

 

Un reciente estudio realizado en el país vasco demuestra que el eucalipto, por si solo, tiene efectos letales y subletales sobre larvas de insectos en cursos de agua. Al comparar las larvas alimentadas con hojas de especies nativas, versus las de Eucalyptus, el estudio concluyó que con este árbol introducido aumenta la mortalidad, se reduce el crecimiento y se deteriora la construcción de las cápsulas protectoras de larvas tricópteras, las que participan en procesos clave de reciclaje de nutrientes en ecosistemas de ríos y esteros.

 

Con una superficie cercana a las 827.512 hectáreas de cobertura de Eucalyptus en la zona centro-sur de Chile, y una alta proporción de cursos de agua con estos monocultivos en sus riberas, se puede inferir un alto impacto sobre la biodiversidad en ecosistemas acuáticos chilenos.

El estudio “Resource-allocation tradeoffs in caddisflies facing multiple stressors” fue publicado en la revista Ecology and Evolution y fue encabezado por Francisco Correa, investigador del Departamento de Zoología de la Facultad de Ciencias Naturales y Oceanográficas de la Universidad de Concepción. En la publicación también participaron Luz Boyero y Ana Basaguren, de la Universidad del País Vasco, Roberto Adbala de la Universidad de Málaga y Alan Tonin, de la Universidad de Brasilia.

Según explicó Francisco Correa en el sitio de la Facultad de Ciencias Naturales de la UdeC el equipo “estudió el efecto de estresores múltiples sobre la sobrevivencia y desarrollo de organismos dulceacuícolas. Específicamente analizamos la sustitución del bosque nativo ribereño por monocultivos de especies exóticas, como los de Eucalyptus, los que disminuyen la calidad de la materia orgánica que ingresa a los ríos en forma de hojas y que sirven como alimento para larvas de insectos. Y como este reemplazo además a menudo reduce la cubierta ribereña, eleva la temperatura del agua” explicó.

El estudio se llevó a cabo en 2016 en laboratorios de la universidad del país vasco, a través de ensayos de microcosmos, donde se replicaron algunas condiciones naturales y además se agregaron distintos factores para estudiar y evaluar las respuestas generadas por los organismos. “Nosotros estudiamos de manera combinada si estos factores de estrés pudiesen tener efectos en la sobrevivencia, desarrollo y la construcción de las cápsulas protectoras de invertebrados dulceacuícolas que consumen hojas. Los organismos que estudiamos construyen estas cápsulas utilizando pequeñas piedras o fragmentos de hojas y ramas con el fin de camuflarse y protegerse ante depredadores” indicó Francisco Correa.

En este experimento, se utilizó un ambiente de microcosmos experimental, usando larvas tricópteras de la especie Sericostoma pyrenaicum, un organismo común en los sistemas de agua dulce del norte de España, que construye un estuche cilíndrico, curvado y en base a partículas minerales muy finas.

En el experimento de microcosmos, se probó si la pobre calidad de la hojarasca influye en la construcción de estuches protectores de la larva. Esto debido a que en ambientes pobres asociados a la hojarasca de Eucalyptus, la asignación preferencial de la escasa energía disponible para la larva es concentrada en el crecimiento o las reservas de nutrientes.

También los investigadores analizaron si este efecto es potenciado por el aumento de las temperaturas, al comparar entre 15° y 10° C, y evaluar si se desarrollaba un metabolismo más rápido o un mayor gasto energético. Además, se analizó la eventual respuesta de las larvas ante señales químicas de depredadores.

El estudio indica que la calidad de la hojarasca de Eucalyptus es más pobre que la de Alnus glutinosa, el más común árbol nativo de esa región, debido a su menor concentración de nutrientes, y posiblemente también por su alta toxicidad. Aunque no se reportaron diferencias en las concentraciones de compuestos fenólicos entre ambas especies, el estudio señala que es probable que los desechos de Eucalyptus tengan concentraciones más altas de otros compuestos tóxicos, como taninas y/o aceites esenciales.

Esta pobre calidad de Eucalyptus explica estos efectos letales y subletales en las larvas de tricópteros en el experimento. La mortalidad fue al menos 5 veces mayor para las larvas en un ambiente de Eucalyptus, donde también se inhibió el crecimiento y su eficiencia.

Estos efectos letales y subletales de Eucalyptus, están mediados por la pobre calidad y la toxicidad de la hojarasca que entra en los cursos de agua que fluyen a través de plantaciones forestales. Este ambiente influenciado por Eucalyptus, reduce significativamente los recursos disponibles y puede comprometer importantes funciones biológicas. Los experimentos demuestran que la reducción en la calidad de la hojarasca y el incremento de la temperatura, dos agentes de estrés que actúan en conjunto en ríos, pueden modificar el destino de la energía disponible en larvas de Sericostoma, afectando su crecimiento. La mayor parte de este proceso ocurre cuando los riesgos de depredación son altos y la energía disponible es usada en la construcción de estuches protectores.

Estos organismos acuáticos son sensibles a perturbaciones antropogénicas y su rol es fundamental en los ecosistemas acuáticos. Las larvas de tricópteros son dominantes en ambientes menos intervenidos, tales como pequeños ríos y esteros, además son alimento de peces nativos, y como organismos detritívoros, participan de forma determinante en la fragmentación de la hojarasca y reciclado de nutrientes, procesos clave para el funcionamiento del ecosistema. De esta forma, las hojas que caen a los ríos son la base de las redes alimentarias en estos ambientes.

Efectos de estrés combinados generados por plantaciones de Eucalyptus

Muchos ecosistemas de aguas continentales están sujetos a múltiples agentes de estrés de origen antropogénico, los cuales afectan negativamente la biodiversidad y causan impactos de largo alcance en los ecosistemas. Estos agentes de estrés actúan de forma sinérgica, es decir, mediante interacciones complejas y frecuentemente causan efectos de mayor escala, que los impactos esperados de estos agentes de estrés, actuando por separado.

El entendimiento de cada una de estas interacciones es particularmente relevante debido a que una sola alteración antropogénica conduce al surgimiento otros agentes de estrés que pueden generar impactos impredecibles en los ecosistemas. En el caso de las larvas de tricópteros, el gasto energético de la construcción de estuches protectores puede afectar funciones de adultos reproductivos, tales como la capacidad de vuelo.

La destrucción de los bosques nativos y su reemplazo por monocultivos de árboles introducidos, tales como Eucalyptus sp. para la producción de pulpa de celulosa y papel, es un fenómeno asociado al desarrollo de las economías extractivistas en América del Sur, África y el Sudeste Asiático, y que afecta extensas regiones geográficas y cuerpos de agua dulce. Este reemplazo, además de reducir directamente la biodiversidad vegetal y animal del territorio, también afecta gravemente a la biodiversidad en los sistemas de agua dulce.

Reemplazo de bosques nativos por monocultivos en Chile e incremento en la superficie plantada con Eucalyptus

Según datos del Instituto Forestal (INFOR), en Chile, las plantaciones forestales cubrían una superficie de 2.426.722 hectáreas en 2014, de las cuales 59,1% correspondían a Pinus radiata, seguido de Eucalyptus globulus (23,6%), Eucalyptus nitens (10,5%). Esto implica que un 34,1% de los monocultivos forestales en Chile corresponden al género Eucalyptus, abarcando una superficie cercana a las 827.512 hectáreas.

Durante los últimos años, la superficie de pinos ha decrecido mientras que la de eucaliptos se ha incrementado. Pese a que la industria de monocultivos forestales debería restringir la cercanía de los monocultivos a cursos de agua, en la realidad, una gran cantidad de ríos y cursos de agua presenta una influencia directa de monocultivos en estos ambientes.

Reconstrucciones del bosque y la vegetación en la eco-región de los bosques valdivianos durante los últimos 450 años, han estimado que el bosque nativo cubría un área de 11.3 millones de hectáreas al arribo de los conquistadores españoles en 1550, disminuyendo a 5,7 millones de hectáreas en 2007, lo que representaba un 50.4 % del área original. Los autores concluyen que esta reducción se debe a la conversión de bosques nativos a pastizales, matorrales, tierras agrícolas y, desde 1974, plantaciones de monocultivos forestales de rápido crecimiento.

14.3% de bosques en Maule, 12.6% Bio-Bio y 11.1 %, de la Araucanía fueron convertidas a plantaciones forestales entre 1986 y 2011. Otras estimaciones anteriores indican que entre 1974 y 1992 fueron sustituidas más de 200 mil hectáreas de bosque nativo en Chile; que en las regiones del Maule y del Biobío 48 mil hectáreas de bosque nativo fueron reemplazadas por plantaciones de Pinus radiatadurante el período 1978-1987; y que en la Región de los Ríos, el 48.8 % de las plantaciones efectuadas entre 1981 y 1993 (1,902 hectáreas) fueron establecidas sobre áreas anteriormente cubiertas por bosque nativo. En 1992, se estimaba que en Chile anualmente desaparecían 6.195 hectáreas de bosques debido a su sustitución por plantaciones.

Pese a que el presente estudio de agentes de estrés en cursos de agua se desarrolló en el país vasco, podemos inferir que efectos negativos similares han estado ocurriendo desde hace varias décadas en los ecosistemas acuáticos de la zona centro-sur de Chile.

Finalmente, Correa explicó a la Facultad de Ciencias Naturales de la UdeC, que para responder diversas interrogantes con respecto a esta problemática en Chile, se postuló recientemente al concurso de Fondecyt de Iniciación 2017 de CONICYT con el proyecto “Multiple stressors in freshwater streams: Global warming and forest plantations”. De ser aprobado este proyecto se podrían abordar diversos agentes de estrés con mayor profundidad, al incluir especies que cumplen otros roles en los ecosistemas y al analizar efectos en las comunidades biológicas y ecosistemas locales.

Resumen.cl, 17 de junio, 2017

Leer

 

 

Descubrimos que los pueblos originarios también nos ayudan a encaminarnos hacia la recuperación de la soberanía alimentaria y hacia la  superación de la crisis civilizatoria en que el capitalismo subsumió a la humanidad entera.

 

 

México: Redes agroalimentarias de los pueblos originarios,

raíces con memoria y horizonte de futuro

29 de agosto de 2017

A propósito de la cuestionada hegemonía alimentaria mundial en contraste con las agri-culturas que persisten contracorriente. A propósito de la invasión de productos alimenticios industrializados y la pertinente continuidad del uso y disfrute de los sanos alimentos milenarios.

Por Pio Giovanni Chávez Segura*

A propósito de un sistema mundo que se derrumba y de los nuevos horizontes civilizatorios, imparables, que brotan por doquier.

Para variar, atravesamos una etapa crítica y decisiva en nuestra historia como pueblo mexicano, producto de pésimas decisiones y acciones de un Estado fallido y ausente que se acumulan por décadas con saldos lamentables e irreparables. Para muestra un botón, el impugnado Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ha significado en estos 25 años buenos negocios para una minoría de agro empresarios favorecidos, dedicados a exportar los frutos de esta tierra, junto a los bienes hídricos y minerales, sumados el trabajo calificado y el futuro incierto de más de dos millones de jornaleros agrícolas que se juegan la vida año con año.

Como hemos constatado, a partir del TLCAN no existe un mejoramiento significativo de las condiciones de vida y del trabajo para la gran mayoría de la población mexicana; por el contrario, la situación nacional está agravada.

El TLCAN y el modelo neoliberal también son sinónimos del desmantelamiento de la capacidad productiva del medio rural, con la exclusión de los pueblos campesinos y originarios, a los cuales se les condiciona a emigrar o convertirse en consumidores y beneficiarios de dádivas. Las afectaciones a las agri-culturas y los espacios rurales son multidimensionales y multiescalares. Con la predominancia de un paradigma productivista centrado en el papel prioritario del mercado, con impulso de paquetes tecnológicos con fuertes repercusiones ambientales, daños a la salud humana y fuertes impactos a la agrodiversidad.

En torno a la profunda temática agroalimentaria, es indispensable sumar esfuerzos hacia el reconocimiento de los pueblos originarios por su crianza milenaria de milpas, chinampas, huamiles, tlacololes, oasis, tajos y diversos sistemas agroforestales de inconmensurable importancia ecológica, que aportan una vasta y diversificada producción alimentaria de alto valor nutricional con tecnologías adaptadas a condiciones limitantes, cuya trascendencia está documentada continuamente por estudios etnocientíficos y por diversas áreas del conocimiento.

Van en aumento los procesos de revaloración y auto legitimación de estos sistemas por sus aportes ante escenarios de fragilidad climática y como opciones viables ante la innegable crisis planetaria y civilizatoria que atravesamos como humanidad. Así las agri-culturas de los pueblos originarios se han convertido en fuentes de inspiración y aprendizajes para nuevos empeños que están en camino de cultivar socioambientes sustentables.

 

La mega diversidad agroalimentaria que disfrutamos actualmente es sostenida por el trabajo silencioso y digno de las guardianas y guardianes del patrimonio biocultural de los pueblos, basados en procesos co-evolutivos entre sociedad-naturaleza vigentes y dinámicos; fundamentados en relaciones de reciprocidad entre individuos, familias y comunidades con sus territorios, y con trascendencia a escala regional y nacional. Su vitalidad se expresa en fiestas comunitarias y rituales agrícolas, y también en plazas de intercambio semanal o tianguis tradicionales, en regiones rurales caracterizadas por su fuerte economía pre industrial, que han logrado resistir desde la era precuauhtémica hasta nuestros días. Ejemplos que manifiestan la pertinencia de los circuitos de comercialización cortos, solidarios y alternativos que hoy florecen en distintos lugares, escalas y formas en México y el mundo.

Los tianguis tradicionales son también redes agroalimentarias vivas, espacios de intercambio y convivencia coloridos, variados, ubicados en territorios estratégicos, donde acuden poblaciones aledañas a ejercer el derecho a la reciprocidad, con venta, compra o trueque de productos diversos: granos nativos, frutos de temporada, verduras, alimentos transformados, productos artesanales, plantas medicinales, especies pecuarias y ornamentales, entre otros.

Estas redes agroalimentarias nativas subyacen gracias a la capacidad productiva y de alimentos, bienes y servicios bajo condiciones limitantes de energía y tecnología y en pequeña escala, sustentadas en conocimientos, prácticas, formas de organización, semillas nativas, recursos genéticos y enseñanzas relevantes hacia nuevos horizontes civilizatorios.

Tenemos mucho que seguir aprendiendo de los pueblos originarios y campesinos que, a contracorriente histórica, han logrado mantener sus formas de vida, manejo de bienes comunes, agri-culturas y territorios. A la par, seguir aprendiendo de las múltiples experiencias de la sociedad civil en general, cuyos empeños construyen mundos más equitativos y contribuyen al cuidado de los derechos humanos elementales: a la vida con paz, justicia y dignidad, por el agua y su saneamiento, por el derecho a la alimentación basada en la agro diversidad libre como bien común para todos, (¡No a los transgénicos!), por el cuidado de la madre tierra a nivel planetario.

*Colaborador del Grupo de Estudios Ambientales (GEA A.C.) y partícipe en proyectos de investigación-acción del Sistema de Centros Regionales de la Universidad Autónoma Chapingo.

La Jornada del Campo N° 119  Leer

 

 

Ejemplifiquemos cómo la realidad concreta de Nuestra América nos interpela a proyectar e implementar desde ahora la «reforma agraria integral» afirmándonos como comunidades en territorios libres de fronteras y de extractivismos. Significa que las comunidades y su confederación tienen el poder de hacerse cargo de la complejidad de contenidos y formas implícitos en la satisfacción de nuestras necesidades populares, en este caso del transporte:

 

 

 

Entre la comodidad de los transportistas y la falta de voluntad política

La complicidad estructural

28 de agosto de 2017

Por Soledad Stoessel (Rebelión)

 

 

El paro realizado por los transportistas el viernes 25 de agosto en la ciudad de Quito echa luz a dos fenómenos. Por un lado, se constata desde hace por lo menos tres décadas la falta de un política de Estado a largo plazo para planificar y regular el transporte público en Ecuador. La liberalización de la economía en los tiempos en que regía sagradamente la “mano invisible” construyó un sistema de transporte mercantilizado y actores sociales y políticos cómodos y desprovistos de algún interés más allá de su pequeña parcela. 

La clásica e histórica reivindicación de los dirigentes sindicales del transporte (que en estricto rigor muchos de ellos son empresarios del transporte) ha sido el aumento de los pasajes. Los gobiernos siempre se han enfrentado a los efectos impopulares de conceder dicho reclamo. Pero aún así, los gobiernos cedían. No se discutía –porque no estaba en la “agenda” de los sindicatos en cuestión y al poder político eso le convenía- las (pésimas) condiciones laborales de los choferes, ni la mejora del servicio público ofrecido. Este esquema funcionaba cómodamente. Los que sufrían los efectos de este confortable pacto era el pueblo y los trabajadores del transporte. 

El cambio de ciclo político con la llegada de la Revolución Ciudadana modificó este esquema. A cambio de congelar las tarifas del pasaje, los transportistas obtuvieron un conjunto de concesiones materiales. Además, la voluminosa política salarial redistributiva mejoró la situación de los trabajadores (no sólo del sector de transporte). Las calles, de forma inédita, dejaron de ser el escenario predilecto de la protesta de los transportistas. A pesar de haber recortado su poder social dentro del Estado (hasta el 2007 controlaban el ente regulador del transporte), el gobierno de Correa no debió enfrentar siquiera una huelga nacional de los choferes. El problema de las tarifas parecía licuado. La paz social lucía un hecho. 

Parafraseando a García Linera, cuando uno arroja una piedra a un vaso de vidrio y éste se quiebra, es tramposo atribuir al impacto de la piedra la causa de la rotura del vaso. En definitiva, éste era rompible. 

Las sucesivas reformas legislativas desde 2008 para ordenar el transporte no modificaron la situación del transporte público. La economía política del transporte quedó intacta. La competencia de la definición de las tarifas se descentralizó a los GAD y con ella, también se descentralizó el conflicto. No se discutió la creación de empresas públicas del transporte para evitar el oligopolio a cargo de un puñado de cooperativas, el tipo de sindicalización de los choferes de buses ni sus condiciones laborales (formalización, vacaciones, estabilidad laboral, seguridad social, pensión jubilatoria, jornada ordinaria de ocho horas), ni el modo de mejorar el servicio público. 

Los gobiernos locales tampoco se mostraron preocupados por estas cuestiones. Desde 2014 Mauricio Rodas replicó el mismo esquema. Tuvo la oportunidad de surfear su progresivo debilitamiento político a través de una propuesta integral que transformara el transporte público. Ni siquiera necesitaba sentarse a pensar en un programa político para gobernar la capital ecuatoriana. Tamaña tarea para el alcalde de los colores. El problema público del transporte estaba ahí, desde hacía tiempo, a la vista de todos. Sin embargo, un tropiezo de la autoridad local para continuar sosteniendo dicho esquema particularista de negociación redundó en un escenario social de ingobernabilidad (http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/quito/11/paro-de-buses-dejo-4-heridos-y-14-detenidos-en-quito ) 

El otro fenómeno que la huelga del viernes reveló fue la imperiosa necesidad de reconstruir el poder social de los movimientos y sindicatos en una perspectiva de defender a los trabajadores y sectores populares.
Los gremios de los transportistas funcionan como cámaras empresariales que defienden los intereses de los propietarios de buses. El tan mentado diálogo promovido por el recién posicionado presidente Lenin Moreno resulta espurio si no se traduce en propuestas reales de participación y fortalecimiento del tejido social. La mano extendida con los poderes mediáticos y las elites políticas de antaño lejos está de dirigirse en esa orientación. La profundización de procesos de organización política “desde abajo” es clave entonces para construir una política nacional que no se reduzca a una mera preocupación por la gobernabilidad. Los trabajadores del transporte, no sus patrones, aún la aguardan. 

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=230748

 

 

Analicemos cómo la soberanía hídrica se plantea en Bolivia sin  proyectar e implementar desde ahora la «reforma agraria integral» al generalizar la afirmación en territorios libres de fronteras y de extractivismos. Si hubiera esta puesta en práctica se podría llevar a cabo una concepción holística del país-continente y en perspectiva a favor de los buenos vivires convivires abajo. Porque implica la conciencia de una creciente mayoría sobre significados e implicancias de la destrucción de la cordillera-precordillera, de los acuíferos y humedales, de los suelos y de las ecorregiones. Pero también que esta devastación es por despojo a quienes se clasifican como pobres y por tanto, se trata de ir contra la acumulación oligopólica de riquezas y poder en vez de constituir un frente contra la pobreza.

 

 

 

Revista Virtual REDESMA v.5 n.1 La Paz mar. 2011

 

El enfoque de gestión integral de recursos hídricos por cuencas,

como propuesta base de la regulación hídrica en Bolivia.

¿Por qué la importancia de una visión de cuencas en la futura ley de aguas?

 

Por Gonzalo Mondaca

 

Introducción

Cuidar el agua que compartimos. Así se podría explicar en una frase el significado de la gestión por cuencas para los recursos hídricos. Se trata de un proceso en el que todos los usuarios1 de una cuenca (concepto que se desarrolla más adelante) empiezan a conocerse entre sí y reconocen que “aguas arriba” y “aguas abajo” existen otros usuarios con los que existen relaciones de interdependencia.

 

Dichas relaciones de interdependencia son complejas y están estrechamente vinculadas con la disponibilidad de agua, superficial y subterránea, en cantidad y calidad suficientes y en el momento adecuado para el desarrollo de diferentes actividades cotidianas y productivas.

 

Al mismo tiempo, tienen lugar en un espacio geográfico naturalmente delimitado: la cuenca hidrográfica.

Esta aparente claridad, ha sido asumida como un referente para la construcción de la gestión de los recursos hídricos, pero el debate conceptual y los alcances aún están abiertos. Por ejemplo, la legislación española2 habla de “cuenca hidrográfica”, mientras que en México3 se habla de “cuenca hidrológica”, incorporando a la definición las aguas subterráneas.

Así, el enfoque puede tener diferente amplitud. Inclusive, desde otra perspectiva, podría incluso descartarse el enfoque de gestión por cuenca, sea hidrológica o hidrográfica, como base de la gestión hídrica. Este artículo proporciona algunos elementos que pueden ser analizados en el proceso de construcción de una Ley de Recursos Hídricos o Ley de Aguas que, permita conservar el espíritu de la Constitución Política del Estado Plurinacional (CPEP).

 

La cuenca

Siguiendo las definiciones de cuenca hidrográfica e hidrológica vemos que el agua que corre, siempre hacia abajo, es la escorrentía o escurrimiento superficial. El agua, dicen los abuelos, es humilde: corre hacia abajo, venciendo todos los obstáculos silenciosamente, mientras su fluir crece hasta convertirse en aquel caudaloso río que nos muestra su fuerza y su enigma.

 

El agua que fluye, empieza su caída y crecimiento en una simple gota de lluvia. Gota que cae en la cresta de la montaña: la divisoria de aguas. Un centímetro más o menos y el agua y todos sus beneficios pueden desembocar al otro lado de la montaña: en otra cuenca.

 

Son las crestas de las montañas, sus alturas y su forma las que diferencian el espacio por donde fluye el agua y su destino final en nuestros diferentes ríos. Así, la forma de la “pachamama” establece los límites espaciales para la gestión del agua.

Si bien estos límites pueden ser determinados con bastante precisión, la gestión en sí representa retos complejos cuando contrastamos dichos límites con los límites de la división política (límites de jurisdicción administrativa) o los límites de territorios indígenas o comunales.

 

De allí surge una primera pregunta fundamental para la formulación de la Ley de Recursos Hídricos o Ley de Aguas: ¿Cuál será la unidad de gestión?

Como veremos más adelante la gestión integral (o integrada) propone la gestión por cuencas y, desde el punto de vista técnico, la cuenca es la unidad básica. Entonces es inevitable la pregunta: ¿Estamos dispuestos a supeditar el control político de los recursos hídricos a los límites que establece la naturaleza?

Los avances en Bolivia

Emprender una adecuada gestión de los recursos hídricos tiene un Norte definido por la Constitución Política del Estado Plurinacional (CPEP). Dicho norte es el derecho humano al agua y la protección del agua para la vida. La puesta en práctica de estos principios constitucionales necesita de un conjunto de políticas públicas expresadas en una norma legal concreta y reglamentación particulares.

 

A nivel internacional el referente son los “Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en materia de reducción de la pobreza, del hambre, de las enfermedades de origen hídrico y de la degradación ambiental, incluyendo la reducción a la mitad de la proporción de las personas sin acceso a los servicios de agua potable y saneamiento”4,5.

 

Al analizar las alternativas para la Gestión de los recursos hídricos, los expertos recomiendan empezar por los problemas críticos del país para mantener el interés político y el apoyo público6. En Bolivia varios especialistas coinciden en que los principales problemas ambientales del país son los siguientes, sin importar el orden en que se presentan:

  1. Deforestación.
  2. Uso no regulado de agroquímicos.
  3. Desertización.
  4. Déficit hídrico
  5. Contaminación del agua por actividad minera
  6. Gestión de aguas internacionales
  7. Gestión de aguas residuales
  8. Gestión de residuos sólidos
  9. Uso sostenible de los suelos
  10. Gestión del territorio, crecimiento no planificado de la frontera agrícola

Adicionalmente, entre todos los problemas mencionados existen complejas interrelaciones.

Los sistemas hidrográficos están interconectados, por lo que los problemas medioambientales repercuten de un extremo al otro de los mismos. Los puntos del 4 al 7 tienen una importancia fundamental en la gestión de los recursos hídricos, sin que su tratamiento reduzca la importancia de los otros temas.

Por otra parte, las demandas sociales se orientan, entre otros, a los siguientes temas:

  • Defensa de los usos y costumbres
  • Protección de las fuentes ante otros usos (ordenamiento territorial)
  • Defensa de la calidad del agua
  • Asistencia técnica
  • Ágil gestión de proyectos
  • Optimización del riego
  • Infraestructura de almacenamiento para periodos de sequía
  • Información para la planificación de explotaciones alternativas (especialmente aguas subterráneas)

El punto de encuentro entre estas situaciones críticas y las demandas sociales no puede ser otro que el análisis participativo de situaciones concretas. Las mismas que, en algunos casos, conllevan conflictos por el uso del agua y se dan en un espacio físico concreto: el espacio donde fluye el agua, la cuenca.

Así, la gestión por cuencas puede consolidarse como un espacio natural de encuentro entre los usuarios del agua interesados en la resolución de una situación concreta. Ello implica, un nivel de descentralización complejo considerando que son muchas las cuencas existentes en Bolivia7.

Reducir el espacio de las decisiones con el objetivo de facilitar la participación es una de las razones por las que se plantea el trabajo con y entre aquellos usuarios que comparten un mismo espacio hídrico; se busca garantizar la presencia de todos aquellos que comparten el agua en un territorio.

Algunas de estas situaciones concretas unificadoras son:

  • Sequías.
  • Inundaciones.
  • Competencia por el agua de riego.
  • Contaminación por actividades domésticas o industriales.
  • Deficiencias y falta de infraestructura de agua potable.
  • Deficiencias o falta de infraestructura para el tratamiento de aguas residuales.

Estas condiciones se presentan en la gran mayoría de de las cuencas del país. Siendo algunas de ellas verdaderamente críticas dependiendo del contexto particular. El país es afrontar estos desafíos conservando el enfoque de la CPEP respecto a los derechos las responsabilidades que establece sobre el agua y los recursos naturales8.

La gestión integral de recursos hídricos

La gestión integrada de los recursos hídricos (GIRH) es un concepto cuyo desarrollo se remonta a la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible el año 2002. Junto con el mismo, se inició del debate sobre el uso eficiente del agua o Eficiencia Hídrica.

La Asociación Mundial para el Agua (GWP; siglas en inglés) ha propuesto la siguiente definición de la GIRH (GWP Technical Advisory Committee, 2000):

“La Gestión Integrada de los Recursos Hídricos (GIRH) se puede definir como un proceso que promueve la gestión y el desarrollo coordinados del agua, la tierra y los recursos relacionados, con el fin de maximizar el bienestar social y económico resultante de manera equitativa, sin comprometer la sostenibilidad de los ecosistemas vitales”.

Se puede observar un enfoque que va más allá de la gestión física de los recursos hídricos, enfoque clásico de la hidrología y la ingeniería. Sus alcances implican una mejora en los mecanismos sociales que gestionan el agua, tomando en cuenta que se encuentran en juego intereses aguas arriba y aguas abajo.

El punto de partida suele ser la planificación, sin embargo, cuando se trata de recursos hídricos, la misma no puede formularse desde una estructura institucional sino a partir de procesos que garanticen la participación de todos los actores que afectan o son afectados por los recursos hídricos empezando en los espacios locales. Esta situación es un potencial para el desarrollo de la democracia participativa y un enorme reto para los organismos e instituciones responsables de su gestión.

Así, el concepto de participación adquiere un nuevo sentido. No se trata de una consulta sino de una construcción participativa. Ello implica:

Promoción. Los usuarios de la cuenca expresan sus problemas y demandas respecto a la gestión del agua (diagnóstico participativo), conocen la información técnica generada sobre la cuenca (investigación científica) y toman conciencia de la existencia de otros usuarios.

Comunicación. Interactuar con los usuarios para adoptar instrumentos de observación de la dinámica de la cuenca (monitoreo: vigilancia y control), recuperando la memoria histórica y los conocimientos de las comunidades y combinándola con la información científica.

Movilización social. Compromiso de los usuarios para dialogar y encontrar soluciones a los problemas críticos a partir de acciones individuales y colectivas.

Gestión hídrica por cuencas y la gestión de cuencas

Según la definición de la Gestión Integral de Recursos Hídricos (GIRH), la gestión del agua implica la consideración de otros recursos naturales. Así, empezar por el agua implica tocar muchos aspectos de la gestión ambiental. Ello puede llevar con seguridad a una complejidad muy grande así que es preciso medir bien las capacidades y establecer algunos límites.

En este sentido, es importante establecer la diferencia entre la gestión de cuencas y la gestión de los recursos hídricos de una cuenca. La gestión de cuencas tiene un alcance mayor que la GIRH. La misma considera aspectos relacionados con el uso de todos los recursos naturales existentes dentro de una cuenca. La experiencia del Programa de Manejo Integral de Cuencas (PROMIC) revela que “dentro de los recursos disponibles en las cuencas, el agua es el recurso cuya gestión a nivel de cuencas presenta menores avances y sobre el cual la generación de conflictos es cada vez más creciente”9.

Considerando que el agua es la base del desarrollo de la vida y a través de su manejo adecuado se puede influir en la protección y gestión de otros recursos naturales, se propone empezar por la gestión de los recursos hídricos.

El desarrollo de la GIRH tomando como unidad de gestión a las cuencas es una experiencia que tiene antecedentes en varios países del mundo. A la luz de dichas experiencias, Bolivia tiene la oportunidad de establecer un modelo propio rescatando las lecciones aprendidas.

La gestión de recursos hídricos por cuenca en Bolivia

En Bolivia existen tres cuencas importantes: Cuenca Amazónica (65 % del territorio nacional), Cuenca del Plata (21 %) y Cuenca endorreica del Altiplano (14 %) (Figura 1).

Las legislaciones sobre recursos hídricos de diferentes países europeos y latinoamericanos han incorporado, dentro de su marco legal, instituciones responsables de la gestión de los recursos hídricos. Por lo general, las mismas dependen de alguno de los ministerios responsables de la planificación y gestión de recursos naturales.

La propuesta de Ley de Recursos Hídricos elaborada, en Enero de 2011, por varias organizaciones sociales de Bolivia, sugiere que las cuencas sean la unidad de planificación de la gestión integral de los recursos hídricos. También sugiere la creación de Directorios de Cuenca Macroregionales para las tres grandes cuencas del territorio boliviano10.

Dichos directorios de cuenca, en el marco de esta primera propuesta tienen un rol de planificación territorial de la gestión de los recursos hídricos y deben coordinar su trabajo con una instancia nacional superior.

Como se mencionó al principio, la cuenca es una unidad territorial cuya delimitación corresponde con la morfología o forma del territorio. Así, el área de una cuenca hidrológica11, puede corresponder, al mismo tiempo a diferentes jurisdicciones administrativas departamentales, municipales o de territorios indígenas.

Los diferentes niveles de gobierno, dentro de la organización territorial establecida por la CPEP, que compartan atribuciones dentro de una determinada cuenca hidrológica deberán coordinar la planificación de la gestión de los recursos hídricos al interior de la misma.

Por ejemplo, el Directorio de la Cuenca Amazónica necesitará diferentes directorios de subcuencas y una de ellas sería la del Río Mamoré. La gestión de los recursos hídricos dentro la misma deberá considerar la participación de los usuarios de agua dentro de su delimitación y de los gobiernos departamentales autónomos de Cochabamba, Beni y Santa Cruz, además de los gobiernos municipales de dichos departamentos que sean parte de la cuenca. Adicionalmente, como la cuenca del Río Amazonas es compartida con otros países de Sudamérica y el Río Mamoré llega a la frontera con el Brasil, las decisiones más importantes sobre su gestión hídrica deberán ser comunicadas de forma oficial al vecino país.

En un nivel menor, las microcuencas también necesitarán de un directorio. Siguiendo el ejemplo anterior, una microcuenca del Río Mamoré sería la del Río Chapare. En este caso toda la cuenca se encuentra en el Departamento de Cochabamba. Desarrollar participativamente las formas de participación de los usuarios, las entidades territoriales autónomas12 y el gobierno central en los diferentes directorios de cuenca deberá considerar a qué jurisdicciones políticas corresponden los límites de las cuencas, subcuencas y microcuencas.

Como se muestra en el ejemplo, la gestión integral de los recursos hídricos obliga a establecer nuevos espacios de diálogo entre el gobierno central, responsable del régimen general de recursos hídricos, sus fuentes y servicios, además de los servicios básicos y la política ambiental ; las entidades territoriales autónomas, responsables de los planes de ordenamiento territorial y uso de suelos, además de la promoción de servicios para el desarrollo productivo y agropecuario (sistemas de microriego)13.

Al mismo tiempo deberán coordinarse importantes responsabilidades relacionadas directa o indirectamente con la gestión del agua como: la protección ambiental y el equilibrio ecológico; prevención de la contaminación; la conservación de recursos forestales, suelos y bosques; los servicios de meteorología ; proyectos de agua potable y riego; y, la protección de cuencas. Todas compartidas y concurrentes según la CPEP14.

Considerando lo anterior, solamente la fortaleza de las organizaciones de usuarios podrá garantizar el funcionamiento de una estructura de estas dimensiones que, permanentemente, respete y fortalezca los principios constitucionales de participación igualitaria y directa, el derecho humano al agua, el uso prioritario del agua para la vida y, la protección de los recursos naturales y el medio ambiente.

Aún más importante, en su condición de usuarios de agua para el consumo humano y agua para la producción agrícola, es la participación de las comunidades. Su capacidad para reunirse y seguir de cerca las actividades de sus representantes es la única garantía de que sus demandas sean consideradas y atendidas suficientemente en la planificación de la gestión de los recursos hídricos.

La CPEP establece las bases para una gestión integral de los recursos hídricos que priorice el uso del agua para la vida. En términos prácticos, la gestión por cuencas es una alternativa para lograr la participación directa de los usuarios en la misma a través de los directorios de microcuenca.  Más, incluso en el nivel de microcuenca, en país tan vasto como Bolivia, es necesario un arduo trabajo de integración de los grupos de usuarios. Muchos pequeños sistemas de riego comunal desconocen lo que sucede con las comunidades regantes aguas arriba o las de aguas abajo. En tales condiciones, existe una gran fragilidad frente a los intereses de otros usuarios.

Al momento de las negociaciones para distribuir el agua de la cuenca, la unidad de cada uno de los gremios será un requisito fundamental para lograr acuerdos en los que todos ceden algo y todos ganan mucho. No podemos permitir que existan perdedores y tampoco ganadores cuando se trata de la gestión del agua y la defensa de la vida.

Requisitos para una gestión hídrica por cuencas

Al mismo tiempo que se necesitan organizaciones de usuarios fuertes y con demandas y propuestas claras, es necesario un marco institucional capaz de sostener directorios de cuenca que logren cumplir con las expectativas de los usuarios y las entidades territoriales autónomas. La experiencia latinoamericana nos muestra que algunos aspectos a considerar son15:

  • Contar con sólidos mecanismos de financiamiento.
  • Contar con una estructura interna que garantice la participación equitativa y equilibrada de representantes de los usuarios, el gobierno central y las entidades territoriales autónomas.
  • Integración de la legislación sobre recursos hídricos con otros marcos legales aplicados a la planificación territorial, los servicios básicos, las industrias, las actividades extractivas (minería e hidrocarburos), la Ley del Medio Ambiente y otras.
  • Mecanismos claros para la resolución de temas que trascienden las competencias sectoriales. Por ejemplo, niveles de contaminación por actividades mineras y protección de fuentes para el consumo humano y la irrigación.
  • Formación de equipos técnicos con adecuada capacidad para afrontar responsabilidades técnicas y administrativas para la prevención de conflictos de uso.
  • Armonizar el trabajo de los directorios de cuenca con otros niveles institucional de carácter normativo, consultivo, productivo y de investigación.
  • Evitar la superposición de funciones y competencias respecto al gobierno central y las entidades territoriales autónomas.
  • Desarrollar mecanismos claros para la participación de otras organizaciones sin fines de lucro, públicas o privadas, nacionales o extranjeras, en las actividades de gestión de los recursos hídricos de la cuenca.
  • Con un marco institucional complejo como el establecido  en la CPEP, el funcionamiento de los organismos de cuencas debe estar adecuada y oportunamente respaldado por un sistema integrado de información ambiental.

Dado que se propone empezar por el agua, es necesario aumentar el presupuesto y fortalecer el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (SENAMHI). Ello implica mejorar la coordinación, modernización16, optimización de puntos de control, densificación de la red y mejora de la gestión y, aumento de la fiabilidad de los datos. Ello también puede incluir la ampliación de estaciones de propósito general que midan, por ejemplo: flujos y almacenamientos de agua superficial, tanto en tramos naturales como afectados; evaluar las crecidas de los ríos; complementar la interpretación de los datos de aguas subterráneas y calidad; proporcionar información para la planificación; apoyar la investigación hidrológica y la gestión de los sistemas de explotación de otros recursos naturales.

Algunos de los datos técnicos necesarios para la adecuada toma de decisiones al interior de los directorios de cuenca son:

  • Condiciones meteorológicas detalladas, especialmente en zonas de altitud17.
  • Recursos hídricos totales, superficiales y subterráneos.
  • Recursos hídricos utilizables, superficiales y subterráneos (los que se pueden distribuir).
  • Zonas potenciales para el almacenamiento de agua.
  • Zonas potenciales para instalación de centrales hidroeléctricas.
  • Diagnóstico y cuantificación de usos y tomas de agua.
  • Diagnóstico de retornos de agua desviada de un determinado cause.
  • Balances hídricos en diferentes zonas de la cuenca.

Además de la información anterior es necesario profundizar sobre las potencialidades reales de los recursos hídricos de origen subterráneo. La delimitación de los acuíferos, sus características y la estimación de los volúmenes aprovechables, es información fundamental para la planificación nacional en diferentes campos. Las aguas subterráneas son un recurso estratégico en caso de emergencias naturales o déficit hídrico.

Con el objetivo de proteger la salud de la población y el medio ambiente, también es necesario contar con información adecuada y periódica sobre la calidad microbiológica y físico-química de los recursos hídricos.

Al mismo tiempo otros aspectos complementarios, vinculados a la investigación científica son el establecimiento de metodologías para el cálculo del caudal ecológico18 en base a criterios multidisciplinarios, las demandas reales de diferentes usuarios y las interacciones entre aguas superficiales y subterráneas, entre otros.

Otros desafíos

La visión de cuenca parte del reconocimiento entre los usuarios del agua. Dicho reconocimiento implica un acercamiento a otras necesidades y condiciones de uso del agua. Las cuencas bolivianas, inclusive en el nivel de microcuenca19, pueden implicar la combinación de diferentes características complejas. Por ejemplo, es necesario considerar diferencias geográficas (morfológicas, ecológicas, geológicas, etc.) y demográficas entre la cuenca alta, media y baja.

El peso político y económico de los diferentes usuarios y la capacidad técnica y de gestión de los diferentes niveles de gobierno se podrán en la mesa de de las negociaciones para la distribución de los recursos hídricos. Promover “el uso y acceso al agua sobre la base de principios de solidaridad, complementariedad, reciprocidad, equidad, diversidad y sustentabilidad”20, requiere de equipos multidisciplinarios y de sistemas de entrenamiento y capacitación continua.

La gestión de recursos hídricos en un país con diferentes sistemas ecológicos y condiciones sociales implica el desarrollo de metodologías de trabajo flexibles y adaptaciones locales permanentes. Las mismas deberán considerar además, una creciente variación de las condiciones ambientales generales causadas por el proceso global del cambio climático.

No se puede olvidar que la gestión integral de los recursos hídricos implica también el manejo de las aguas residuales y sustancias susceptibles de contaminar los recursos hídricos. Empezar por el tratamiento y depuración de las aguas residuales domésticas puede ser un referente significativo para iniciar una regulación y control sistemático de otros vertidos peligrosos como los generados por las operaciones mineras e industriales.

Por otra parte, el gobierno boliviano ha sugerido a la comunidad internacional una nueva concepción de la naturaleza como “sujeto colectivo de interés público”: Madre Tierra. Así, la define como un “sistema viviente dinámico conformado por la comunidad indivisible de todos los sistemas de vida y los seres vivos, interrelacionados, interdependientes y complementarios, que comparten un destino común”21. Este cambio de paradigma respecto a la naturaleza nos compromete a un esfuerzo mayor en el desarrollo de método, metodologías en instrumentos de protección de los recursos naturales.

Finalmente, el esfuerzo colectivo que se realice para cumplir con los mandatos constitucionales del derecho humano al agua potable y la prioridad del agua para la vida implican una transformación y crecimiento significativo de las estructuras institucionales y sociales relacionadas con la gestión de los recursos hídricos. También implica inversiones importantes en recursos humanos, tecnología e infraestructura y un aumento de la demanda de agua. Si paralelamente no se establecen los volúmenes de agua aprovechable, prevención de la contaminación hídrica y se implementan sistemas de ahorro y optimización del uso agropecuario, industrial y doméstico, se corre el riesgo de llegar a una situación de sobre explotación. La sustentabilidad tendrá que ser un principio central de este objetivo nacional.

Conclusiones

Este panorama general de las implicaciones de una gestión integral de los recursos hídricos por cuencas, sus implicaciones en el contexto boliviano y las experiencias previas en otros países latinoamericanos permite concluir que se trata de un proceso complejo y una importante movilización de recursos.

Al hablar de “Madre Tierra” se propone un nuevo enfoque respecto a la gestión de los recursos naturales. El derecho humano al agua y la prioridad del uso del agua para la vida implican una orientación hacia el abastecimiento de agua potable y agua para la producción agrícola vinculada a la seguridad alimentaria22.

Los principios de gestión establecidos en la CPEP hacen énfasis en aspectos sociales (Art. 373º) y en la sostenibilidad ambiental. Para ello es necesaria una importante cantidad de datos e investigaciones científicas que deberán traducirse en obras de infraestructura y complejos sistemas de mantenimiento, monitoreo, vigilancia y control con participación social en el nivel operativo y de decisión.

La magnitud del territorio nacional, la complejidad de los sistemas hidrológicos son una oportunidad para desarrollar una gestión participativa en espacios físicos claramente delimitados y con organizaciones sociales con experiencia en gestión de recursos naturales en diferentes pisos ecológicos. Sin embargo, es preferible desarrollar experiencias puntuales antes que aventurar normas demasiado detalladas o grandilocuentes. Algunos aspectos que se pueden trabajar sobre casos concretos son:

Marco económico - financiero para el sostenimiento de las instituciones responsables de la gestión de los recursos hídricos.

  • Definir la estructura interna de los directorios de cuenca y mecanismos para garantizar la representatividad de los miembros.
  • Establecer prerrogativas, al interior de los directorios de cuenca, a favor los diferentes miembros del directorio en relación a las competencias, derechos y deberes establecidos en la CPEP.
  • Evaluar la posibilidad de desarrollo de reglamentación específica o especial al interior de los directorios de cuenca, definiendo sus alcances y limitaciones.
  • Desarrollo de reglamentos para el análisis de temas de carácter multisectorial, respetando las prioridades de uso con relación a los principios del derecho humano al agua y el uso del agua para la vida.
  • Establecer metodologías flexibles para la realización de diagnósticos participativos, la generación y difusión de información técnica, el monitoreo y el logro de compromisos básicos para la prevención de conflictos de uso.
  • Definir los alcances y límites de participación del directorio de cuenca en materia consultiva, normativa, productiva y de investigación.
  • Definir mecanismos para el establecimiento de redes mínimas de medición y registro de datos meteorológicos, hidrológicos y de calidad del agua superficial y subterránea.
  • Empezar por el agua y por experiencias concretas permitirá establecer las condiciones reales y metas temporales que cumplan con los mandatos constitucionales involucrando a todos los actores posibles y en un proceso, lento pero constante que, por si mismo, permita regular las expectativas.

Notas
1 Los usuarios del agua somos todas las personas agrupadas de diferente forma (asociaciones vecinales, comunidades campesinas, industrias, instituciones públicas, empresas privadas, comunidades in…(…)
Fuente: http://www.revistasbolivianas.org.bo/scielo.php?pid=S1995-10782011000100008&script=sci_arttext