Qué País

Diciembre 2017

Con red e industrias ferroviarias vs. el dominio de automotrices imperialistas.

 


 

 

 

SITUACIÓN / CRISIS CIVILIZATORIA / ALTERNATIVAS

 

 Situación

 

Hablamos de otros «territorios» posibles pensando en nuevas relaciones sociales que los diversos de abajo entablen al ir creando sus  buenos vivires convivires desde ahora. Forma principal de este rumbo arraiga en la tierra y es concretada por comunidades campesinas e indígenas a las que se incorporan, desde los 90, los movimientos de los despojados de trabajo y/o de derechos de los trabajadores. Pero también implica la desalienación del trabajo de modo colectivo e individual al humanizar las correspondientes actividades o ejercerlas caminando hacia otra sociedad y mundo posibles. Apreciemos qué significa la primera en la:

 

Entrevista a Moira Millán, referente mapuche

“El pueblo mapuche no lucha por la propiedad de la tierra,

sino por un modo de vida en la tierra”

4 de diciembre de 2017

 

Por Álvaro Hilario (Rebelión)

Moira Millán, referente de la comunidad Pillán Mahuiza, de Chubut (Puelmapu) es sin duda uno de los rostros más conocidos a nivel internacional de la comunidad mapuche. Huyendo de las amenazas en su contra, el mes pasado recorrió Europa para informar sobre el pueblo mapuche y su resistencia. Aprovechamos su presencia en Bilbao, en Ekoetxea, para conversar con ella.

¿Podrías explicar en pocas palabras cuál es la situación actual de la nación mapuche? 

—El territorio mapuche se denomina Wallmapu. El lado oeste, bajo administración chilena, es el Gulumapu; y el que se encuentra bajo administración argentina, el este, es el Puelmapu. En conjunto, serán poco más de 4 millones de mapuches los que pueblan estos territorios. Quizás sean más, pero hablamos de gente que se autodefine como mapuche: en la provincia de Chubut, de donde yo vengo, el último censo arrojó un 60 por ciento de autoafirmación identitaria mapuche.

El Wallmapu va del centro-sur de la provincia de Buenos Aires, sur de Mendoza, sur de Santa Fe hasta la provincia de Santa Cruz: a cuenta de la represión, nos dispersamos hasta allá. Este territorio estructura el 60 por ciento de la economía argentina y chilena. Allí hay gas, petróleo, minerales y, algo muy importante, hay agua. El agua hace de Wallmapu un territorio especialmente estratégico.

La situación es muy grave porque, además de la presencia de trasnacionales –la mayoría de origen europeo– expoliando el territorio, también existe, a partir de los latifundios, la conformación de una suerte de nuevos estados feudales posmodernos. Son multimillonarios, terratenientes, que compran muchísimas hectáreas –como (Luciano) Benetton, que tiene 1,9 millones de hectáreas–, y financian la represión. Tienen al Ejército y a la Gendarmería como serviles guardianes de sus posesiones. Tienen sus helipuertos y han cerrado infinidad de caminos. Lewis, ex dueño de la cadena Hard Rock Café, por ejemplo, alambró su estancia dejando aislado, dentro de sus tierras, el lago Escondido. No se puede acceder al mismo; hay que hacerlo a pie, y el camino, de 40 kilómetros, está cerrado.

Todo esto se está dando en una realidad donde las comunidades están dispersas físicamente. La Patagonia es inmensa. Hay media persona por kilómetro cuadrado, lo cual la convierte en un lugar idóneo para la formación de latifundios.

Parece haber aumentado la represión en Puelmapu, y adoptado las mismas modalidades que se observan desde hace tiempo del lado oeste de la cordillera…

—Las mineras y forestales que operaban en Gulumapu perciben que hay un entramado perjudicial para su anclaje en aquellas tierras: nuestro pueblo lleva a cabo acciones de autoprotección, de defensa del territorio, sabotajes. El incendio de camiones y maquinaria, golpes efectivos y certeros contra su capital, les preocupa muchísimo. Tienen que contratar seguridad privada para custodiar los camiones con los que depredan el bosque, y esto es un gasto adicional. En la medida que el escenario de la resistencia mapuche contra las trasnacionales se hace más complejo, se va encareciendo la producción. Así, deciden trasladarse a una zona con los mismos recursos, y ahí tienen Puelmapu. Y se van con garantías de que en su nueva ubicación no va a haber conflictos sociales.

En Puelmapu se logró articular con el pueblo argentino. La lucha contra la minería en Esquel (Chubut) logró frenar el avance de la minería en la cordillera, porque las comunidades mapuches articularon su lucha con otras organizaciones de base, con vecinos autoconvocados, especialmente. A partir de esta resistencia crecieron las asambleas de ciudadanía autoconvocada, centradas en la problemática ambiental, en todo el Estado argentino. Esto preocupa a las trasnacionales y al gobierno.

En Puelmapu el pueblo mapuche tiene una herramienta legal que el resto del pueblo argentino no tiene: el convenio 169 de la Oit y el artículo 75 de la Constitución argentina. Gracias a estos dos soportes legales se han presentado muchos amparos para detener el avance minero, las represas, el fracking. Así, la “corporocracia” necesita que el Estado argentino levante, anule esas garantías legales. Y para ello necesita crear un escenario favorable que justifique la aplicación de la nueva ley antiterrorista; necesita convencer a la población de que somos terroristas. Por eso crean un enemigo interno, que es el pueblo mapuche. Se valen de los hermanos (Jones Huala)  que recuperan legítimamente tierras usurpadas por Benetton: los hostigan y reprimen ante la indiferencia social y el tremendo racismo que existe en Argentina. Argentina es la Europa sudamericana, es la blanca de Indoamérica que no quiere asumir la cantidad de pueblos que la conforman: Argentina invadió el territorio de más de 40 naciones originarias; en la actualidad existen 36. Así que el Estado argentino lanza una campaña mediática de demonización del pueblo mapuche.

En la provincia de Chubut hay 145 mapuches desaparecidos. Santiago Maldonado no fue el primero. Uno de los casos más emblemáticos que hemos denunciado es el de Luciano González. Desapareció el 8 de marzo de 2009, durante un muy violento operativo de allanamiento. Venía de una comunidad muy pobre, fue torturado y asesinado. Nadie marchó por él.

¿La represión sólo se hace visible cuando afecta a blancos, como a Elena Varela o Santiago Maldonado?

—Así es. Santiago Maldonado fue a solidarizarse con la causa por la libertad del lonko Facundo Jones Huala, en la comunidad mapuche Pu Lof en Resistencia, de Cushamen, que son quienes realizaron el corte de ruta, violentamente reprimido y en el que Santiago fue desaparecido. Ahí salta la sociedad argentina porque Santiago Maldonado era un joven blanco, su familia viene del epicentro de la zona sojera, 25 de Mayo, su hermano es empresario… Todo esto hizo que la sociedad argentina pensara que le podía haber sucedido a cualquiera de ellos. La lucha comienza a trascender el dolor y el color de la piel del pueblo mapuche, empieza a tocar al pueblo argentino, que se ve remitido a hechos de la última dictadura militar.

También hay sectores que quieren abstraer la desaparición de Santiago de la lucha mapuche. Otros, directamente, culpabilizan a las víctimas cuestionando a Santiago, a su familia, a los mapuches. Y hay un tercer sector que, solidariamente, empieza a descubrir que hay mapuches en Argentina, que algo está pasando en la Patagonia, que hay intereses multimillonarios en nuestro territorio, que son el origen del conflicto. El pueblo mapuche no lucha por la propiedad de la tierra, sino por un modo de vida en la tierra. Ese modo es en armonía con la naturaleza, en reciprocidad con los pueblos; y esa lógica, por supuesto, no encaja dentro del sistema, de los valores de la matriz civilizatoria.

Lo que ocurrió no fue sólo desaparecer a Santiago Maldonado y con él intentar hacer desaparecer la solidaridad de los pueblos, sino intentar hacer desaparecer la lucha del pueblo mapuche. No se puede mostrar la ideología que alimenta esa pelea, que nutre de esperanza a ese pueblo, porque esa esperanza te puede llegar también a vos; es una esperanza que abraza el planeta, porque estamos planteando una nueva matriz civilizatoria, la constitución de una nueva sociedad, de una nueva humanidad que se replantee la forma de vivir y recupere el arte de habitar que teníamos antaño. Es, entonces, una lucha revolucionaria sumamente estructurada.

¿Qué retos afrontan ustedes a corto plazo?

—Queremos la inmediata libertad del lonko Facundo Jones Huala, el cese de la represión. Yo estoy en Europa porque me están amenazando de muerte: han torturado, sacrificado y colgado de la puerta de mi casa una zorra, señalando que el siguiente cadáver va a ser el mío. Mensajes mafiosos que revelan la impunidad con que actúan. Sabemos que quienes nos amenazan ahora son la propia Gendarmería y la Policía, con el consentimiento del gobierno. Así que estamos en alerta, pidiendo solidaridad, pidiéndole al pueblo argentino también por mi seguridad ya que no tenemos ninguna instancia a la cual recurrir.

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=234846

 

 

Solidarizarnos nos exige hacerlo mirando a praxis fundadoras de la confraternización pluricultural e internacionalista revolucionarias. Esto nos plantea generalizar el cuestionamiento al capitalismo como sistema para el lucro de minúsculas minorías. Los ferrocarriles prueban qué tipo de democracia se desarrolló a partir de 1983 al ir constituyendo ámbitos privilegiados de acumulación oligopólica de la riqueza y el poder.

 

 

El dirigente de APEDFA analizó el choque de Once

Veschi: "Hay que definir si los ferrocarriles son para

negocios de unos pocos o para el pueblo".

 23 de febrero de 2012

 

Por Inés Haves 

 

En entrevista exclusiva con la Agencia de Noticias de la CTA, Élido Veschi, secretario general de la Asociación del Personal de Dirección de Ferrocarriles Argentinos (APEDFA-CTA), profundizó sobre las causas que llevaron al choque que dejó un saldo de 50 muertos y más de 600 heridos en la estación de Once de la Ciudad de Buenos Aires.

Aquí el análisis de Élido Veschi, secretario general del Personal de Dirección de los Ferrocarriles Argentinos (APEDFA-CTA) en entrevista con ACTA.

 

¿Cuál es el análisis que usted hace de lo que pasó ayer a la mañana?
Mirá, yo lo que vengo notando es que
si vemos la cosa como un flash nos quedamos en la superficie aunque es tremendo por la cantidad de muertos, pero si lo vemos en proceso no podemos dejar de decir que el sistema ferroviario nacional está absolutamente destruido y esta destrucción no sólo implica lo material (el material rodante, las vías, las instalaciones, las herramientas) sino que implica también el aprendizaje de los hombres, el mantenimiento de un negocio que da rentabilidad directa a grupos concesionarios y por lo tanto la idea de ellos es gastar lo menos posible y recaudar lo más posible con activos físicos que son del Estado, que son nuestros y todo eso configura una mezcla explosiva que lleva a esta situación.

 

El reclamo es de larga data.
Desde hace mucho tiempo nosotros venimos diciendo que en Argentina hay que definir si son necesarios los ferrocarriles para que hagan negocio unos pocos o si los ferrocarriles, como fueron en su momento, son un elemento estratégico al servicio de un proyecto nacional como lo son la energía, las comunicaciones, el agua y esa definición implica la discusión de ideas y
si en esa discusión algunos van a tomar el concepto este atravesado de amigo/enemigo, estamos fritos: acá necesitamos una discusión a fondo, incluso a dónde fueron a parar los fondos que el Estado viene derogando desde más de 15 años para el sistema ferroviario que está cada vez peor.

 

¿Cuándo se puede fechar este desmejoramiento, en la década del ’60?

Claro, en la década del ’60 fue terrible el golpazo que se dio con el Plan Larkin, es decir, ahí había una necesidad de los norteamericanos de colocar elementos de transporte y lo que lograron ellos fue anarquizar el sistema de transporte nacional y con la merma de la carga del ferrocarril se logró que los costos generalizados del transporte en la Argentina sean los más altos del mundo. Entonces la gente paga por vía indirecta y por vía directa, lo que se llaman las externalidades del transporte.

 

Y después se profundizó con la privatización de los ‘90.

Sí, no hay duda, en la época de Alfonsín hubo intentos de privatizaciones y el ferrocarril estaba deteriorado pero estaba entero, es decir, se podía reconstituir a partir de una decisión muy fuerte en política porque estaba entero no como ahora que está desguazado absolutamente: se ha perdido prácticamente el 90% del patrimonio. De cualquier manera es una decisión política que tarde o temprano va a haber que adoptar. Espero que esto sirva para sensibilizar a los que tienen que tomar la decisión de discutir esto y hacerlo en serio.

 

Y usted cree que tiene que ver también con que es un transporte utilizado por la clase trabajadora básicamente.

Yo creo que eso le da el signo para el poder que, bueno, tiene importancia pero no tanto, pero no hago eje en eso. Yo creo que hay un saqueo de los recursos naturales, un saqueo del patrimonio público y ese saqueo determina operaciones del poder político, empresario, gremial, etc.

 

Cuando nació, el ferrocarril tenía uno de los tendidos ferroviarios más importantes del mundo.

Sí, llegaba a los 42 mil y pico de kilómetros

¿Y hoy?

Y hoy utilizables, quedan 8 mil kilómetros más o menos.

 

Y los trenes están en estas condiciones.

Sí, sí, pero lo peor no es lo que vemos acá, lo peor son los servicios de carga donde hay accidentes todos los días pero como no se producen muertes ni heridos sino descarrilamientos y pérdida de materiales no tienen tanta visión. Pero para tomar dimensión, en esos kilómetros de vía antes se podía circular a 100, 120 kilómetros por hora, hoy no se puede ir a más de 35, 40 kilómetros por hora o sea que hemos retrocedido enormemente y esa es la descapitalización.

 

¿Hoy todos los trenes están privatizados?

Sí, todos, salvo un servicio suburbano de Chaco.

 

¿Y quién es el responsable del choque, es TBA, es el Gobierno, es el sistema?

Es un conjunto de cuestiones que hacen a lo que estamos conversando que llega un momento que desemboca en esto, en que se rompa la vía, puede pasar cualquier cosa, lo más terrible es este tipo de accidentes que ocurren cada vez más seguido.

 

Que tiene que ver con la descapitalización.

Claro y hay una Comisión que es la de Transportes que es la primera responsable de custodiar la marcha de los trenes que evidentemente no trabaja a favor de la población. Alguna vez la muerte de tantos argentinos en estos accidentes, en las rutas también, porque la falta de trenes hace que se colapsen las rutas, alguna vez empecemos a pensar en serio en el país y dejemos algunos intereses y tengamos un proyecto nacional donde estas herramientas estratégicas, como pensaron tantos hombres del movimiento nacional, se pongan al servicio de la población.

Fuente: http://agenciacta.org/spip.php?article3743

 

 

Resumamos consecuencias de que los ferrocarriles fueran concesionados a grandes grupos económicos locales: "130.000 trabajadores pasaron a engrosar el ejército de desocupados, es decir, fue un genocidio silencioso, se convirtieron en desaparecidos sociales. En forma paralela se clausuraron ramales dejando amplias zonas de nuestra geografía sin comunicación, agua, intercambio de mercancías, cesando la interconexión entre zonas y poblaciones, como resultante sobrevino la desestructuración territorial y con ella la ruina de las economías regionales.Se vaciaron de pobladores, aproximadamente 1200 pueblos se transformaron en zonas fantasmales. Comenzaban las corrientes migratorias del campo a las ciudades".

 

 

El ferrocarril es una cuestión nacional,

su importancia geoeconómica (Parte I)

3 de Julio de 2010  Publicado en Opinión

 Por Juan Carlos Cena

(…)La participación de los Estados Nacionales recorre, de punta a punta del riel, toda la historia ferroviaria de América Latina y el mundo. Definiendo el papel que debían cumplir en cada territorio.

En nuestro país el Estado Nacional jugó un fuerte protagonismo en cada una de las etapas de su edificación, desde su primaria construcción (emprendimiento privado con ayuda del Estado y su posterior fracaso), luego, este Estado retomó ese proyecto, lo desarrollo (F. C del Oeste) y consolidó.

Casi en forma paralela se amplió la red, en parte, por la geografía nacional, al instalarse las nuevas líneas de capital inglés con visto bueno y anuencia de ese Estado. Esta expansión privada (inglesa y francesa) duró hasta 1915. El fuerte agregado al engrandecimiento de la red ferroviaria fue la creación de los ferrocarriles del Estado, durante el gobierno de Figueroa Alcorta, (primero llamados de Fomento – hoy F.C. Belgrano y los F.C. Patagónicos) cuyo desarrollo y consolidación duró hasta 1930.

El Estado interviene nuevamente pero con otro criterio durante el gobierno peronista, nacionaliza todas las líneas de capital extranjero. En ese acto junto a los ferrocarriles estatales, constituye un Sistema Integrado de Transporte Ferroviario, de Industrias y comunicaciones. Transformándose este Sistema en un servicio público sin fines de lucro. Cumpliendo una función que tiene que ver con el Beneficio Público y no privado.

El auge de este nuevo sistema integrado de transporte ferroviario fue en el año 1950, producto de la nacionalización. Se había formado una sola empresa con un solo objetivo, ser un servicio público. Los índices estadísticos señalaron que la carga por tonelada/kilómetro y de pasajeros/ kilómetros transportados fueron los más altos de la historia de los ferrocarriles en la Argentina, con una dotación de 220.000 trabajadores, donde la capacidad instalada de sus talleres, depósitos de locomotoras diesel, vapor y coches motores funcionaban a pleno y en forma coordinada. Razón que le permitió a la nueva empresa ferroviaria estatal desarrollar una tecnología nacional independiente. En ese contexto, se crearon escuelas de aprendices, programas de capacitación para los trabajadores, como resultado político de esas estrategias se generó un desarrollo tecnológico independiente.

Luego, a partir del golpe de estado cívico-militar de 1955, comienza desde el Estado, administrado por otros factores de poder: el boicot, vaciamiento, desestructuración, desguace, paralización y la posterior tupacamarización siniestra desmembramiento para su ulterior saqueo, de esa manera concesionar sus restos; todo fue implementado como política de Estado.

A partir de ese golpe de Estado, los ferrocarriles fueron sufriendo un ataque feroz, metódico, sistemático, sin pausas, hasta lograr su vaciamiento integral (ferrocarril y ferroviarios).

Para comenzar, primero fue su desarticulación, luego, la desintegración hasta llegar al objetivo buscado: la paralización. A raíz de esta embestida Ferrocarriles Argentinos fue perdiendo participación en el mercado nacional de transporte por la competencia desleal del camión (transporte de carga) y ómnibus (pasajeros).

El principal silogismo contra los ferrocarriles fue la de agitar, en forma sistemática y permanente, a partir de 1955, el argumento del déficit ferroviario. Los sofismas remontaban vuelo sin que nadie contestara. No se podía. Se publicaban informes estadísticos con una falta total de rigurosidad técnica, y sobre los estudios realizados concernientes al estado de situación de los ferrocarriles. Datos falaces se propagaron. La invención de la mentira se hacía costumbre, práctica, rutina. Si lo anunciado era verdad o no, era secundario. Lo importante era instalar la mentira en la sociedad, hasta que la república creyera que era una verdad. La mentira se multiplicaba sin contención. El déficit de los ferrocarriles era el cáncer nacional, decían.

El doctor Roberto Verrier, Ministro de Hacienda de los golpistas de 1955, fue uno de los voceros de la mentira. En 1957 elabora y publica un informe que se llamó el Plan Verrier, y dentro de él contenía el mentado déficit ferroviario, mismo que es apoyado por Prebisch.

El doctor Roberto Verrier determina, en esa publicación, que el déficit que dejaron los ferrocarriles en el ejercicio –1956– era de 4.195 millones de pesos, una cifra sorprendente, impactante. Al tiempo la falsedad se desmorona cuando se valora y se compara con los años anteriores.

Veamos: Los ferrocarriles tuvieron un déficit incluidas las cuentas de amortización de 1.179 millones de pesos en 1954 y de 1.407 millones de pesos en 1955.

¿Cómo puede ser que haya una diferencia de casi 2.000 millones de pesos en este informe?, de un ejercicio para el otro.

Cuando se refiere a las cuentas de los ferrocarriles pertenecientes al año 1956 en forma tendenciosa da a conocer la cifra de 4.195 millones de pesos, cuando apenas comenzaba el año 1957. Anuncia estos valores en forma compulsiva, a pesar de que aún no estaban elaborados los balances técnicos económicos definitivos, única representación fidedigna para saber cual es la información final sobre los resultados de la explotación de los ferrocarriles del Estado en 1956.

Resultados que debían ser de conocimiento público. Así era el comportamiento de los cipayos y vende patrias. El ocultamiento y la deformación de la realidad eran sus herramientas.

La mentira es amparada y protegida a través de la represión. Esta adquiere, falsamente, un valor de verdad verdadera, pero es una mentira. La fuerza de la verdad, al poco tiempo desmiente esta falacia, pero no la anula. La mentira ya estaba instalada en el conciente colectivo, invención que aún perdura.

Con este marco se inicia la ofensiva contra el sistema ferroviario y las empresas del Estado. En 1958 los trabajadores resistimos el primer intento ofensivo contra nuestra fuente de trabajo que era el ferrocarril, nos movilizan militarmente y nos arrestan en nuestros lugares de trabajo.

La baja inversión, inducida desde este Estado dependiente y colonizado, derivó en deficiencias en el servicio; se le asignó un volumen presupuestario que no alcanzaba para reparar o reponer el desgaste del material rodante y de sus infraestructuras. A esto hay que agregarle el boicot interno a través de funcionarios venales en la no aplicación de los magros presupuestos asignados.

Todos los gobiernos civiles o militares continuaron hasta la fecha con esa política sin intentar cambiarla.

Hoy el Estado Nacional Argentino continúa siendo el responsable de esta tragedia nacional. Se expulsaron 85.000 trabajadores de los ferrocarriles, más los trabajadores que laboraban en las firmas proveedoras, sumando un total aproximado de más de 130.000 trabajadores. Estos últimos ligados al ferrocarril por trabajar en plantas proveedoras de vagones, vagonetas, fundiciones, rectificadoras y otros insumos para Ferrocarriles Argentinos. Totalidad que pasó a engrosar el ejército de desocupados, es decir, fue un genocidio silencioso, se convirtieron en desaparecidos sociales.

En forma paralela se clausuraron ramales dejando amplias zonas de nuestra geografía sin comunicación, agua, intercambio de mercancías, cesando la interconexión entre zonas y poblaciones, como resultante sobrevino la desestructuración territorial y con ella la ruina de las economías regionales.

Se vaciaron de pobladores, aproximadamente 1200 pueblos se transformaron en zonas fantasmales. Comenzaban las corrientes migratorias del campo a las ciudades. Estas iban ocupando estaciones deshabitadas, vagones, coches, playas de maniobras, instalaciones ferroviarias, edificaban precarias viviendas sobre las vías oxidadas, las periferias de las grandes ciudades se colmaron de nuevos habitantes: fueron en busca de los sobrantes de las zonas urbanas, del mendrugo miserable.

El paisaje cambiaba, la geografía se modificaba, de la movilidad ferroviaria a la quietud de la desolación y la miseria, ésta, se aposentaba sobre un territorio inesperado, otro genocidio se engendraba: del país de las proteínas al de la desnutrición infantil.

El Estado es el responsable de este desastre nacional, Estado que continúa siendo el afrentoso administrador de los bienes nacionales, al no restituir a ese sistema de transporte ferroviario que jugó un fuerte papel vertebrador y articulador, integrando la geografía de nuestra nación.

Por todo esto, uno debe taladrar la realidad tratando de comprender qué lugar ocupa el Estado en ese espacio, más precisamente en esa geografía, no sólo hablar de él peyorativamente; hay que esforzarse para saber cuál es su verdadera naturaleza. Esa es la única manera de poder entender en nuestro caso y, en el de algunos países latinoamericanos, qué ocurrió con nuestros ferrocarriles, cuáles fueron las causales de su destrucción, a que intereses favoreció para privilegiarlos antes que a la nación, la Patria, el país o nuestra tierra y sus habitantes.

Podemos señalar, arriesgando una definición pero que no es absoluta, que el Estado es el estado de poder entre las clases sociales; es decir, es poder. Luego está el aparato del Estado con sus leyes, instituciones que hacen al régimen y al gobierno. Definir el Estado en su doble función: poder y hegemonía.

Al adentrarnos en la verdadera naturaleza del Estado, uno va descubriendo que el Estado es una herramienta de la clase dominante, no es un Estado árbitro entre las clases sociales como dicen algunos intelectuales progresistas.

Quienes poseen el poder en la actualidad administran el Estado a través de sus funcionarios y políticos. En Argentina el poder sobre el Estado lo ejerció, casi siempre, la oligarquía.

Desde esa posesión, el Estado tuteló, dirigió y controló las actividades económicas a través de los gobiernos. En consecuencia, podemos inferir que el Estado destruyó los ferrocarriles para beneficiar a otros intereses que poseen el poder y dominan el aparato del Estado. En esta primera apreciación uno puede sostener que el Estado es un aparato para mantener el dominio de una clase sobre otra.

La importancia de conocer lo más profundamente el funcionamiento del Estado radica en que podemos apropiarnos de una herramienta esencial para poder ejercer cualquier actividad política, social, sindical, cultural, económica, ideológica.

Una teoría del Estado es también una teoría de la sociedad y de la distribución del poder en esa sociedad; es, además, la relación entre Estado y movimiento social; “relaciones que establecen los hombres entre sí y en relación con otros hombres, las que se organizan en sistemas de relaciones sociales las que en conjunto y articuladas, toman forma de formación económica-social y que comportan en la sociedad en relación de los intereses inmediatos y estratégicos de las dos grandes clases sociales fundamentales en sociedades de carácter capitalista”, Cuadernos de CICSO-Nº 13 – Algunas consideraciones acerca de la temática de los movimientos sociales- B.Balvé.

Consecuencia de esto, ningún gobierno que actúe en nombre del Estado puede dejar de responder, a no muy largo plazo, a los deseos y exigencias de los intereses en pugna.

Para leer bien esta realidad, la del ferrocarril y la importancia de este en el desarrollo geoeconómico de cualquier país, es necesario estudiar la naturaleza y el papel del Estado, la relación entre el Estado, el poder y las clases sociales en nuestro país y América Latina.

ArgenPress

Fuente: http://www.infrapublica.com/index.php/opinion/item/418-el-ferrocarril-es-una-cuestion-nacional-su-importancia-geoeconomica-parte-i

 

 

"Podemos inferir que el Estado destruyó los ferrocarriles para beneficiar a otros intereses que poseen el poder y dominan el aparato del Estado. En esta primera apreciación uno puede sostener que el Estado es un aparato para mantener el dominio de una clase sobre otra".

 

Comprobamos que hasta hoy el Estado privilegia a las automotrices imperialistas sin responsabilizarse por las graves consecuencias:

 

 

El ferrocarril es una cuestión nacional,

su importancia geoeconómica (Parte III)

3 de Julio de 2010  Publicado en Opinión

 Por Juan Carlos Cena

La competencia del transporte automotor

(...)El general Justo crea Vialidad Nacional, este organismo estatal es el encargado de la construcción de las rutas. La construcción de rutas con sus puentes alcantarillas, peraltes (curva con inclinación) por parte del gobierno nacional, es una subvención encubierta al autotransporte automotor. Este no paga con sus impuestos la totalidad del gasto de las vialidades: nacional, provincial y municipales. No paga el peso por eje máximo permitido que es de: 10,6 toneladas para los vehículos. No paga las rutas de 30 cm de espesor necesario para resistir su peso en lugar de los 10 cm, como corresponde para permitir el peso de los automóviles; tampoco paga el camión el deterioro de la ruta que provoca.

Un camión perjudica igual que el peso de 50.000 autos

El costo de construcción de un kilómetro de una ruta de dos carriles es aproximadamente de 250.000 dólares. Debiendo ser reconstruida cada 7 años.

La construcción de un kilómetro de vía férrea es aproximadamente de 205.000 dólares y es apta para circular en ambas direcciones, con una vida útil de 30 años, con sólo mantenimiento liviano.

* La capacidad de tráfico de esa vía férrea es 17 veces más que el de la ruta.

* Una locomotora que arrastra una carga determinada sólo puede ser reemplazada por 50 camiones (Provistos por la industria del transporte automotor), que a su vez consumen 3,5 veces más combustible.

* Un tren de ocho (8) coches equivale a 68 colectivos

En esta proporción se contamina más el aire, se triplica el ruido ambiente, aumenta la congestión vehicular y se incrementan los accidentes.

El ferrocarril, único medio de transporte, junto con el subterráneo y el trolebús pueden utilizar energía renovable. Los otros utilizan el no renovable como petróleo o gas.

El autotransporte automotor no cumple con las leyes laborales, no paga a la sociedad el daño que produce por la contaminación, el ruido y el estrés; la parte social de los accidentes vehiculares, la utilización de los combustibles no renovables, la congestión vehicular, etc.

ArgenPress

Fuente: http://www.infrapublica.com/index.php/opinion/item/529-el-ferrocarril-es-una-cuestion-nacional-su-importancia-geoeconomica-parte-iii

 

 

Analicemos cómo, detrás del embaucamiento de Patria Grande y proyecto nac&pop, se construyó una infraestructura del saqueo que completa los ecocidios-etnocidios y genocidios de los mega emprendimientos extractivos exportadores e inmobiliarios, turísticos.

 

 

El ferrocarril es una cuestión nacional,

su importancia geoeconómica (Parte VI)

3 de Julio de 2010  Publicado en Opinión

 

El regreso de los ferrocarriles de la mano del Banco Mundial

Así es, volverá, pero no será un servicio público integrador y regulador del transporte en general enmarcado en un proyecto de país soberano, sino que será un servicio privado que beneficiará a los grandes cargadores y a las multinacionales, serán graneleros/sojeros acarreadores de materias primas orientados hacia un mercado cautivo que es Asia. Este mega proyecto fue diseñado por un organismo llamado IIRSA con financiamiento del Banco Mundial, entre otros (todo comprobado en esta actualidad del Bicentenario).

 

La tan mentada integración regional es explicitada por los grupos económicos que a su vez comparten las políticas desarrolladas por los países del Cono sur en los últimos años. Esta es una mirada sesgada, es decir, de la clase dominante, defendida como una verdad absoluta. Esta contrasta con la visión compartida en general de los trabajadores y desde el MONAREEFA:

Mayor distribución de la riqueza en la región.

Nivelación hacia arriba del nivel de vida de los habitantes en forma equitativa y armónica.

Priorizar la integración cultural.

Mayor trabajo, traducido en puestos laborales con creciente calificación de los mismos; entre otras cosas.

Armonización de los convenios colectivos, tomando como referencia el más avanzado.

“El impacto de los proyectos a grandes escalas, en especial los del Transporte, deben formularse cuidadosamente y prever alternativas para reformularse de la mejor manera si fuere necesario modificar el proyecto, a los fines de no perjudicar el medio ambiente, la salud, la calidad de vida económica y equidad de los pueblos”…”El medio ferroviario combinado con los otros medios da como resultado la forma multimodal que tiende a optimizar los costos. La integración de la infraestructura de las líneas férreas de todos los países de América del sur es el objetivo que debemos alcanzar para conformar una súper red ferroviaria”…

“La integración de la infraestructura es un paso fundamental para integrar a los pueblos, en lo social en lo político y económico, es crítico para estudiar “espacios geográficos”… La situación de que la Argentina posea tantas vinculaciones ferroviarias con otros países es una clara señal del sentido de integración que ya existe desde hace muchos años…La integración de la Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay,, Chile, Bolivia, Perú ofrece una alternativa de enorme valor agregado a estos países, la integración social, económica debe asegurar resultados altamente positivos”. Ing. Ramón Nievas – Aproximación para la evaluación del transporte ferroviario en cercanías al norte argentino. Ponencia Foro Argentino de Transporte.

Debemos reflexionar y preguntarnos ¿Cómo vamos a cumplir con ese mega proyecto si nuestros ferrocarriles han sido descuartizados? Ya no son más un servicio público. Predomina el lucro. La ganancia, a través de transformar a estas empresas subsidiadas por el Estado, en empresas recaudadoras. No existe más el pasajero, ahora es un cliente. Y las cargas son para los sectores que transportan sus propios productos a precio más bajo que el costo, o un determinado tonelaje, el Estado les ha proporcionado una empresa gratis.

 

El ferrocarril ha sido desintegrado. No cumple más una función social, ya no va a todas partes, ha dejado pueblos sin agua, sin comunicación, dejó en estado de quebranto las economías regionales por la desconexión territorial, ya no transporta todo, sino lo que les conviene.

El F.C. Belgrano Carga, a pesar del destrozo ocasionado por la nefasta administración del sindicato Unión Ferroviaria es el elegido para ese mega plan. Es una pieza clave para ese proyecto que es impulsado por el IIRSA. (Infraestructura Regional en América del Sur) Auspiciado por el Banco Mundial. Es el mismo organismo que financió el estudio y el cerramiento de los ferrocarriles en la Argentina.

Están sentados y auspiciando este proyecto del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Fondo para el Desarrollo de la Cuenca del Río de la Plata (FONPLATA), en el contexto de América del Sur. Son dos caras de un mismo proyecto. Informe de los técnicos de IIRSA.

“A primera vista el proyecto espanta, pues deja claro que profundizará todavía más el saqueo de las riquezas naturales de nuestro continente y centrará los recursos para inversión en el capital privado, dice una especialista*, y continua: “Se trata de un megaproyecto centrado esencialmente en los sectores del Transporte, energía y telecomunicaciones que pretende crear grandes canales multimodales construyendo e interconectando la utilización de vías fluviales, carreteras, aeropuertos y puertos. Son llamados multimodales exactamente, porque abastecen múltiples "modos" de transporte. Se trata de un proyecto de infraestructura orientado al desarrollo de canales de exportación de los recursos naturales de América del Sur hacia fuera.

¿Cómo se interrelaciona el IIRSA con otros proyectos de integración en el continente? El Acuerdo de Libre Comercio para las Américas (ALCA) busca esencialmente liberalizar el comercio y la inversión e, inversamente, proteger la Tecnología y el conocimiento científico (como dar plena libertad al capital privado, privatizar y concentrar poder en las corporaciones transnacionales).

La mayor parte son tratados firmados por los Estados Unidos con otros países del continente americano, sea individualmente, como el tratado entre Estados Unidos y Chile, sea con un bloque subregional, como el Tratado de Libre Comercio que está en negociación actualmente con América Central, y otro con los países que componen el Pacto Andino. El ALCA y los otros tratados de libre comercio son de facto estrategias continentales de los Estados Unidos para controlar el comercio y la inversión de todas las Américas” Fuente: Sandra Quintela, socio economista brasileña, es integrante del Instituto Políticas Alternativas para el Cono Sur.

Toda esta producción hay que transportarla a un mercado cautivo que es Asia. Es dable tener en cuenta que la mercancía toma valor cuando interviene el transporte, es una ley de la economía que los financistas conocen.

¿Cómo se transporta esta producción, en que tiempo y cuál es el medio? Camiones, es imposible. Ferrocarriles e Hidrovías son los medios. ¿Y por dónde? Por el sur se encarece la mercancía. Argentina es el territorio ideal, el modo correcto es el ferrocarril, por el norte es el paso ideal para cruzar a Chile, que en esa zona tiene puertos secos, de escasa precipitación pluvial, todo es ideal.

Pero en vez de jugar un papel integrador, el ferrocarril recorrerá la geografía argentina sólo transportando materia prima en forma directa, camino a un mercado cautivo que es Asia, pero cuyos beneficiarios principales serán las multinacionales, como Monsanto, Cargill, Bunge y Born, entre otras. Seremos un país de tránsito y el F.C. Belgrano Carga es la estructura ideal. Es la política diseñada de este gobierno, que es la de concesionar los ferrocarriles a cualquiera de estos cerealeros. Será un ferrocarril para uso y abuso de los cargadores de granos con mercado cautivo situado en Asia.

Es dable preguntarse ¿Qué ocurrirá cuando el suelo se agote, la tierra sea una madre yerma y estéril, y el F.C. Belgrano Cargas una estructura inútil y oxidada? ¿Qué nos quedará? Nos quedará la deuda contraída con el Banco Mundial. El Estado Argentino es el garante de ese crédito otorgado para reactivar el ferrocarril, que usufructúan las multinacionales y que las utilidades nunca llegarán al país.

Someramente podemos apreciar la inexistencia de la cuestión nacional y el papel secundario del Estado Nacional, tanto en el tema ferroviario como en el control de los puertos tanto secos como de agua, es decir, no juega ningún papel. El Estado abandonó ese control soberano, lo concesionó a precio vil. Esto es así porque los puertos nacionales, aéreos y marítimos están concesionados - privatizados, no lo debemos olvidar. Se ha abandonado el control, verificación y recaudación de los controles aduaneros, tal como lo diseñó la oligarquía agrícola ganadera.

A este mega proyecto lo van a acompañar las multinacionales como Cargill, Monsanto y Vicentín, Alstom y el gobierno de Salta, entre otros; mientras que Celsum Logística, un Banco Inversor de Estados Unidos, United Rall y Tennessi Wayoming completan el panorama.

Todo era así, pero es cuando aparece imprevistamente un cuarto componente, el dueño del mercado comprador: los chinos. Los chinos dicen: Si el mercado cautivo somos nosotros, pues, nos vamos a encargar del transporte así abaratamos los costos de intermediación.

La corporación Noble con sede en Hong Kong, que hace un tiempo anunció la construcción de un puerto cerealero en Timbúes, está dispuesta a participar Monsanto niega su participación, ALL-brasilera (ferroviarios que surcan nuestro territorio encabalgando la infraestructura ferroviaria nacional): Mesopotamia -ex F.C. Urquiza y Buenos Aires Mendoza – ex San Martín) manifiestan lo mismo.

Son especulaciones, nada más que eso porque el mercado es sustancioso.

El secretario de Transporte de la Argentina más una comisión de funcionarios del Ministerio de Economía de la Nación y de la cartera de Infraestructura habrían solicitado al Banco Mundial un préstamo de 400 millones de pesos, dinero que se aplicaría en dos etapas. Sin embargo, agregó que el Estado hará sus propias inversiones para el mejoramiento de la infraestructura del F.C. Belgrano Cargas en forma paralela con recursos del presupuesto nacional y, suelto, sin incontinencias verbales les solicitó ayuda a las autoridades de cada una de las provincias cuando les solicitó: “Para eso estamos pidiéndole que nos aporten personal técnico” Como si en cada una de las provincias hubieran reservorios de técnicos ferroviarios, toda una ignorancia supina, mejor no seguir con las ignorancias ni las mediocridades colectivas. Ya se sabe.

Esa carga demandada sólo el F.C. Belgrano Cargas la puede transportar en forma masiva y efectiva, los camiones no son el medio idóneo. Debemos destacar, antes y ahora, el papel del ferrocarril en el desarrollo de la economía. La diferencia es que antes era un servicio público sin fines de lucro, ahora es un servicio privado al servicio de las multinacionales donde el objetivo es la ganancia máxima. Todo esto, al 2010, fueron anuncios en cuanto al mejoramiento de la infraestructura ferroviaria. Lo mismo que el Tren Bala, otro mega proyecto que jamás fue puesto en marcha.

ArgenPress

Fuente: http://www.infrapublica.com/index.php/opinion/item/532-el-ferrocarril-es-una-cuestion-nacional-su-importancia-geoeconomica-parte-vi

En consecuencia, abajo y a la izquierda, nos urge derrotar a la alianza de capitales y estados imperialistas con los locales para poner fin al capitalismo por incompatible con la vida y la dignidad humana. Se trata de hermanarnos con las resistencias/re-existencias del pueblo-nación Mapuche y de todos los originarios así como con las comunidades campesinas que el sistema condena a desaparición forzada. Son quienes nos han legado bosques-selvas y culturas agrícolas diversificadas y nos han alimentado. Hoy compartimos el desafío de crear buenos vivires convivires abajo. Es unirnos, sin las fronteras ni muros en que el capitalismo nos subsumió, articulando nuestras diversas disputas socioterritoriales con los poderes opresores. Nos aclara sobre vínculos entre los desposeídos y excluidos la carta titulada:

 Resistencia Ancestral de Facundo Jones Huala para las asambleas

villeras.


Yo vengo del barrio 169 Viviendas, en Alto de Bariloche, donde crecí en conflicto con las fuerzas del “orden”, por ser joven, pobre y sobre todo mapuche: pocos delitos traen peores represalias que los rasgos originarios. Pues nadie nunca ha garantizado nuestra seguridad. Ya en 2001 pasamos hambre, muchísima hambre. Estuvimos en los piquetes y recuerdo bien cómo cagaron a palos a mi vieja. Me tocó vivir en la calle, pasarla mal de verdad, pero así aprendí a defenderme, a no permitir que me falten el respeto, a no callarme la boca. Muchas de nuestras familias debieron buscar mejor suerte en otras provincias. Y sí, gran cantidad de hermanos y hermanas se instalaron en distintas villas, donde todavía intentan reencontrarse con sus orígenes, sembrando organización política a través del trabajo, para ir hacia el mundo que sueñan. No estamos planteando desde aquí que nadie destruya nada, ni que construyamos de conjunto un Estado paralelo, sino apenas que seamos capaces de reconstruir nuestras raíces. Ahora más que nunca, es imprescindible fortalecer los vínculos dentro de las comunidades, no esperando a un Estado asistencialista, sino exigiéndole que nos devuelva las tierras, porque tenemos manos para trabajar...

Los derechos no se mendigan, se practican.

Las comunidades indígenas, como las villas, necesitamos desarrollar autonomía, esa que hizo posible un medio como La Garganta, para ganar independencia informativa, sí, pero sobre todo independencia política. Por eso, es fundamental y muy valorable la decisión que tomaron, al mantenerla sin pauta oficial ni publicidad comercial: así, han podido socializar esas herramientas que tanto cuesta forjar y sostener, rompiendo con los prejuicios que las clases dominantes cargan sobre los pobres, los mapuches y todo sector marginado de la sociedad. Siento orgullo y esperanza, leyendo cada nota que publican, por la calidad que defienden al elegir el papel. Y cada concepto. De esto se trata, de generar cantidad mediante la calidad orgánica, siendo exigentes con los niveles de reflexión y de acción, para no negociar esa coherencia revolucionaria capaz de romper la mentalidad burguesa.

Me gusta, me gusta verlos confrontar todos los días con este sistema, generando preguntas y cultivando la conciencia, porque muchas veces nos plantean que la única salida posible sería volvernos gendarmes para servir al poder. Y no es casualidad. Nos quieren moldear, para que nunca se nos ocurra transformar la realidad, ni ser creativos, ni pensarnos junto a otros. Hasta dentro de la cárcel, tengo que discutir los imaginarios que han instalado desde la más pobre interpretación de la "seguridad". 

Y sí, me indigna tanta enajenación. Pero también pienso que nos tocó nacer en este mundo y debemos cambiarlo. Por eso, les hablo a ustedes, las pibas y los pibes de los barrios, como les hablo a mis compañeros de celda. Ahí, en una de las paredes, tengo un afiche de Bertolt Brecht, que dice: “El peor analfabeto es el analfabeto político”. Y con ese disparador, hace varios días venimos discutiendo sobre la dialéctica que nos mantiene presos, aún en libertad.

Hoy, lamentablemente, existe mucha violencia hacia los barrios pobres, que necesitamos poder reciclar, para convertirla en el motor de nuestra resistencia, frente a quienes históricamente nos han oprimido. Contra toda esa basura que nos inculcan, debemos seguir un mismo camino, que nos sirva para avanzar unidos, porque todavía existe el colonialismo sobre algunos pueblos, perfectamente visible en la sumisión y en la falta de desarrollo interno. No podemos dejar de pensar. Y mucho menos podemos dejar de enseñar.

 

Siempre, la teoría es más fácil. Ustedes vienen llevando adelante el ejercicio constante de la confraternización entre las comunidades y eso cuesta, porque hay que saber discutir hacia dentro. A veces, muy fuerte, porque hace falta. No podemos dejar de ser críticos de nosotros mismos, ni dejarnos caer en fanatismos centrados sobre nuestros propios ombligos. Ni calcos, ni copias, ni dogmas, ni prepotencia, por encima de la realidad.

Parece resistencia, pero se llama dignidad.

-- 
-- 
UAC Unión de Asambleas Ciudadanas Contra el Saqueo y la Contaminación
www.asambleasciudadanas.org.ar
facebook.com/unionasambleasciudadanas
http://twitter.com/prensauac
 
(Cuadernillo Sistematización Encuentros de la UAC -PDF-) --> 
https://goo.gl/c6AkmJ

 

 

Necesitamos confraternizar entre los diversos de abajo y entre comunidades, pueblos, naciones para derrotar al capitalismo. Vincularnos al reconocernos con voluntad de decidir cómo resolver problemas en común pero también al sensibilizarnos por realidades distintas a las nuestras e involucrarnos en que concreten justicia social o ambiental comprendiendo al nosotros implícito.

 

En el camino de expandir esas relaciones de nueva sociedad y mundo a la vez que arraigarlas por creación o recuperación de territorios propongo:

 

 

 Un frente cultural político que procure la reforma agraria anticapitalista

El Frente se constituye a partir de las comunalidades pertenecientes a la UAC que se han formado a consecuencia de defender los bienes comunes. Persigue articularlas con las de los pueblos originarios y las de los campesinos en afirmar la autogestión de sus respectivos territorios. Pero promueve un rumbo en común: la puesta en práctica de la reforma agraria integral. En la actualidad, el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra de Brasil la caracteriza de popular al ser un desafío emancipatorio de los pueblos y no sólo de los campesinos. La Vía Campesina anticipa esta concepción cuando, en 1996, plantea la soberanía alimentaria en contraposición a la seguridad alimentaria de la FAO.

El Frente amplía y profundiza este enfoque de las organizaciones campesinas de otra sociedad, otro país y otro mundo para arraigar avances poscapitalistas. Por un lado, procura que las disputas de territorios con los poderes establecidos e instituidos vayan afianzando a todas las comunidades en construir sus autonomías e interrelaciones de confederadas sin fronteras. Las encamine a ir constituyendo el poder de los pueblos planetarios de paz mundial por inviabilizar las guerras del capitalismo. Las esmere en establecer la sinergia de la recuperación o creación de territorios pertenecientes a ruralidades y urbanidades hermanadas entre sí y con todos los pueblos del continente-mundo.

 

Por otro, el Frente aborda la reforma agraria integral en base al poder de decisión sobre los bienes comunes que las organizaciones populares conquistan en sus luchas antiextractivistas. Esa soberanía requiere que las mayorías deliberen sobre porqué y cómo ejercer las soberanías

popular, alimentaria, energética e hídrica. Las vea caminos ineludibles para garantizar la vida y las condiciones de habitabilidad y trabajo en el país-continente tanto del presente como del futuro. Establezca, en diálogos de colectivos, cómo la reforma agraria integral se correlaciona con la humanización del trabajo al implicar subjetividades subversivas del orden vigente que implanta 'la normalidad' de trabajar para, directa e indirectamente, el constante incremento del poder y las riquezas de los oligopolios opresores. Subversivas e internacionalistas por voluntad de defensa de la vida planetaria y la dignidad humana de todos los pueblos e individuos.

 

La reforma agraria integral (RAI), según Vía Campesina y el MST de Brasil, procura la reestructuración económica territorial para la democratización del acceso a la tierra y hacerlo desde la contraposición al sistema globalizado de agronegocios. Este ocupa Nuestra América acaparando tierras para la expansión de los monocultivos de transgénicos que desertifican y el sometimiento de nuestros pueblos por el hambre. Al contrario, los trabajadores y trabajadoras sin Tierra usan la agroecología (que surgió de debates colectivos) mirando a desarrollar la agricultura diversificada y respetuosa del binomio indisoluble de la sociedad con la naturaleza.

 

El Frente atiende que la RAI vaya más allá del derecho a la tierra de comunidades rurales, campesinas e indígenas y de los sin techo o de los otros desposeídos por el capitalismo. Desde priorizarlos, instala la multiplicación de espacios en común para deliberar sobre una distribución demográfica con sustentabilidad por fundarse en el acceso de los diversos de abajo a todos los bienes comunes. La opone a la configuración y ordenamiento territorial para la exportación. Hoy esta última subyace a la de las economías de enclave para los extractivismos, por lo cual hay refuerzo de las satrapías en su función de imponer ciudadanías de baja intensidad. De ahí que la RAI confronta construyendo democracia.

 

Con la introducción de la soja transgénica en los noventa y su gran expansión durante más de una déKada se consolida el despoblamiento de las provincias y la multiplicación de los pueblos fantasmas. Estos se originan en la destrucción de la red ferroviaria a favor de las automotrices imperialistas que se instalan entre 1958 y 1960. En 1961 Arturo Frondizi implanta el Plan Larkin pero la lucha de los ferroviarios impide su puesta en práctica hasta que el Partido Justicialista bajo liderazgo de Carlos Menem hizo posible ese desmantelamiento en los noventa. Por eso, la RAI mira a restablecerla con otro diseño. Estará al servicio de todos los pueblos y sin las fronteras impuestas por los de arriba. Hará, además, al viraje clave de la industrialización desde la hegemonía automotriz imperialista hasta el entrelazamiento de todas las economías regionales e industrias ferroviarias sin la opresión oligopólica. Refuerza la recuperación del trabajo mirando a necesidades e intereses populares.

 

El Frente va más allá de la concepción de un foro de debates y de incorporarse a la RNMA para comunicarlos de modo cada vez más extendido. Pretende praxis o actividades teórico-prácticas de deconstrucción de las relaciones sociales que cada colectivo laboral realice como partícipe de la creación y evolución de una comunidad decidida a solucionar sus problemas fundamentales. Pero comprometida con las varias formas de reciprocidad implícitas en constituir cada provincia y región según una visión multifacética e integral del país-continente mirando hacia un mundo a beneficio de todos los pueblos planetarios. Así tanto las comunidades locales como las provincias y regiones recuperan sentidos humanistas del trabajo. 

 

 

 Crisis civilizatoria

 

Pensemos el capitalismo progresa profundizando la desigualdad y la exclusión sociales y entre los países. "Desde esta situación de precariedad económica y social es que se puede entender la necesidad de creación de formas de resistencia que den sentido a la existencia y que, desde la recuperación de la dignidad, se construyan alternativas de vida donde la esperanza en un mundo diferente se convierte en la construcción del presente a partir de conectarse las diferentes acciones e iniciativas, que por más sencillas y elementales, representa un golpe mortal al sistema de reproducción capitalista que tiene en la separación-fragmentación entre los seres humanos, su fundamento. Se trata, pues, de la reconstitución del flujo social del hacer [Cf. Holloway, 2002]".

 

Apreciemos:

 

La resistencia como forma de hacer política

del zapatismo ante la IV guerra mundial contra la humanidad

29 de julio de 2017

 

(...)La Cuarta Guerra Mundial contra la humanidad: la guerra como forma de hacer política

La guerra es el escenario que impone a la humanidad entera el capitalismo que por ese medio pretende renovarse. La crisis de la globalización neoliberal tiene en la estrategia de guerra preventiva, con sus modalidades de contrainsurgencia que aplica que según la localidad, su apuesta para revertir la resistencia que cientos de miles de organizaciones, comunidades, pueblos y movimientos sociales realizan por todo el planeta, desde sus localidades y regiones.

La idea de la “Cuarta Guerra Mundial” la planteó el SubComandante Insurgente Marcos [SCI Marcos] del EZLN a propósito de una visita que la Comisión Civil Internacional de Observación de los Derechos Humanos realizó a La Realidad, Chiapas, en noviembre 20 de 1999. En esa ocasión definió toda una concepción sobre la Guerra Total que se comprobaría, en todas sus modalidades de operación durante los años que siguieron. Entonces advertía:

Hay varias constantes en las llamadas guerras mundiales, sea la Primera Guerra Mundial, la Segunda o las que nosotros llamamos la Tercera y Cuarta… Una de estas constantes es la conquista de territorios y su reorganización. Después de la Primera Guerra Mundial hay un nuevo mapamundi, después de la Segunda Guerra Mundial hay otro mapamundi.

Al término de lo que nosotros nos atrevemos a llamar Tercera Guerra Mundial y que otros llaman Guerra Fría, hubo una conquista de territorios y una reorganización. A grandes rasgos, se puede ubicar a finales de los años ochenta, con el derrumbe del campo socialista de la Unión Soviética y al principio de los años noventa al vislumbrarse lo que llamamos la Cuarta Guerra Mundial. [SCI Marcos, 1999].

 

El SCI Marcos señala que hay dos constantes más en las guerras mundiales: la destrucción del enemigo y la administración de la conquista. De la Tercera Guerra Mundial que se extiende desde 1946 y hasta 1985-1990, dice que es una gran guerra mundial compuesta de muchas guerras locales y tenía a dos actores principales: Estados Unidos y la Unión Soviética, y la mayoría de los países europeos, América Latina, África y partes de Asia y Oceanía, en las que intervenían las dos superpotencias. Después, con la victoria de EE.UU. sobre la URSS, se inicia la Cuarta Guerra Mundial, donde el territorio por conquistar y reorganizar es ya todo el planeta y el enemigo por destruir son dos terceras partes de la humanidad que sobran, según la lógica del mercado, pues ni son productores ni son consumidores adecuados a la acumulación de capital. En este sentido el SCI Marcos puntualiza “no quiere decir acabar con la gente, sino con las formas de ser de la gente” y que “después de destruir hay que reconstruir. Reconstruir los territorios y darles otro lugar. El lugar que determinen las leyes del mercado” [SCI Marcos, 1999].

En este contexto, sostiene el SCI Marcos, la estrategia de guerra tiene varias dimensiones y formas de operación que han evolucionado durante el transcurso de la Tercera y Cuarta Guerra Mundiales, a saber: donde haya que colonizar con la intervención de ejércitos completos se hará así, y donde sea suficiente con la intervención de los ejércitos propios de cada país, pues así será. Lo mismo que si se requiere de fuerzas de ocupación militar combinadas con paramilitares y policías (como en el caso de Chiapas), de tal manera que el control de las sociedades civiles y pueblos completos se garantice. Así, las guerras ya no se rigen por las convenciones establecidas sino que ahora “se desarrolla el concepto de Guerra Total: en la doctrina militar entran elementos que ya no son militares… los medios de comunicación… medidas económicas, con medidas políticas y con diplomacia… la ideología… no es sólo una guerra en todos los frentes, es una guerra que puede estar en cualquier lado, una guerra totalizadora en donde el mundo entero está en juego. Guerra Total quiere decir: en cualquier momento, en cualquier lugar, bajo cualquier circunstancia… el mundo ya no es el mundo, es una aldea y todo está cerquita” [SCI Marcos, 1999].

En la Guerra Total, de acuerdo con el SCI Marcos, la doctrina militar considera la totalidad del mundo como traspatio porque el mundo globalizado produce simultaneidad y un esquema ya no es suficiente para construir todas las respuestas militares que se requieren en todas las partes del mundo. En esta doctrina se agrega otro elemento: el paso de la “estrategia de contención” a la de “alargamiento” o de “extensión”, en la que además de conquistar un territorio y contener al enemigo, se trata de prolongar el conflicto a “actos de no-guerra”, configurando así una nueva concepción militar de “intensificación de la ocupación del territorio”, ocupando a todo y todos cuanto lo habitan, de tal manera que “ya no hay civiles y neutrales. Todo el mundo es parte del conflicto… eres aliado o enemigo” [Cf. SCI Marcos, 1999]

 

La resistencia, base de las formas de hacer política zapatista

Las condiciones de vida y socialidad que trajo consigo el sistema capitalista y que exacerba su modelo neoliberal desde la década de los ochenta en que se globalizó, están colapsadas de tal manera que la mayoría de la población tiene serios problemas para sobrevivir y sus redes de solidaridad social son objeto de ataque por las políticas tanto de asistencia social como de seguridad policíaca por parte de la clase política dominante.

Desde esta situación de precariedad económica y social es que se puede entender la necesidad de creación de formas de resistencia que den sentido a la existencia y que, desde la recuperación de la dignidad, se construyan alternativas de vida donde la esperanza en un mundo diferente se convierte en la construcción del presente a partir de conectarse las diferentes acciones e iniciativas, que por más sencillas y elementales, representa un golpe mortal al sistema de reproducción capitalista que tiene en la separación-fragmentación entre los seres humanos, su fundamento. Se trata, pues, de la reconstitución del flujo social del hacer [Cf. Holloway, 2002].

El EZLN advierte esta situación especialmente desde su gran recorrido por toda la geografía de México, en 1999 cuando destinó a cinco mil zapatistas5 –dos por cada uno de los más de dos mil cuatrocientos municipios que conforman los 32 estados de la federación– para que dialogaran con toda la población; ahí observaron que existía una gran insubordinación (incluyendo la no subordinación) que no se expresaba en discursos públicos o manifiestos, y que en muchos casos se expresaba de manera ambigua y contradictoria en las acciones de lucha y resistencia, pero siempre, en todos los casos, haciendo evidente el dolor y el coraje ante las condiciones indignas y de miseria a que estaban sometidos.

 

El EZLN ponía en juego el despliegue del diálogo que inauguraría, como forma de hacer política, en 1995 con la iniciativa de convocar e incidir en los llamados Diálogos de San Andrés que sostuvo con el gobierno en San Andrés Sakamchen de los Pobres, Chiapas, para acordar la paz con base en la inclusión de los derechos y el reconocimiento de las culturas indígenas en la ley constitucional, a todas las organizaciones de la sociedad civil y los más de cincuenta pueblos indios que habitan la república mexicana. Posteriormente, con la marcha-caravana de los comandantes del EZLN, en los primeros meses del 2001, donde recorrieron desde la Selva Lacandona hasta la ciudad de México, la mitad del territorio nacional, volverían a promover el diálogo, en el que los zapatistas experimentarían su método para hacer política, uno de cuyos desafíos es pensar, en lugar de teorizar, en función de lo que hacen y dicen los no subordinados y los que ya se insubordinan. Ellos sostienen que para pensar como zapatistas hay que escuchar, preguntar, observar-mirar, para dar cuenta de los sujetos concretos desde su práctica; es decir, caminar, preguntándose a propósito de la acción experimentada por los sujetos.

 

Uno de los resultados de ese reconocimiento de la resistencia que fueron encontrando por todos los lugares, lo presentaron en un amplio documento conocido como México 2003 Otro Calendario. El de la Resistencia, dado a conocer en febrero de 2003 y que posteriormente se completó con el documento denominado Chiapas, la treceava estela: Un Caracol; en él dan cuenta de la propia rebeldía que como pueblos indígenas zapatistas estaban llevando a cabo. El EZLN abre una coyuntura el 1° de enero del 20036 orientada a construir un escenario donde se articulen todo tipo de resistencias y rebeldías, no para disputar políticamente los espacios en el tablero de la guerra total contra la humanidad. La apuesta está por la acción que tomen los millones de seres humanos que en y desde sus regiones y localidades resisten y optan por la rebeldía. No se trata de un optimismo ingenuo sino del reconocimiento del quehacer de los sujetos en resistencia desde su vida cotidiana entendida como un “dado dándose” que no tiene por qué confundirse con la idea de la Revolución en tanto momento espectacular dentro del curso de la historia.

La organización y la lucha que se experimenta con el desarrollo de la autonomía, la dignidad y la resistencia entre los pueblos y comunidades zapatistas es una forma de hacer política, y en ese sentido, habrá que entender también el silencio que ha marcado siempre la práctica zapatista en situaciones previas al lanzamiento de iniciativas político-organizativas, silencio que solo es la forma en que construyen la plataforma para lanzar sus proyectos; es el tiempo de escuchar y preparar el siguiente paso.(...)

 

Citas

1 Sociedad del Poder es un concepto que utiliza el SCI Marcos para referirse al “colectivo de dirección que ha desplazado a la clase política de la toma de decisiones fundamentales. Se trata de un grupo que no sólo detenta el poder económico y no sólo en una nación. Más que aglutinada orgánicamente se conforma por compartir objetivos y métodos comunes. Aún en proceso de formación y consolidación, la Sociedad del Poder trata de llenar el vacío dejado por los estados nacionales y sus clases políticas. La Sociedad del Poder controla organismos financieros (y, por ende, países enteros), medios de comunicación, corporaciones industriales y comerciales, centros educativos, ejércitos y policías públicos y privados. La Sociedad del Poder desea un Estado mundial con un gobierno supranacional, pero no trabaja en su construcción” [SCI Marcos, 2003].

2 Denominaré “paradigma de la realpolitik” al modelo teórico que tiene la idea de que el fin justifica los medios como la base fundamental para justificar el pragmatismo y el realismo en las formas de entender y hacer política.

3 El concepto de Intersubjetividad en los Tojolabales, nos lo muestra Carlos Lenkersdorf: advierte que a diferencia de la cultura occidental, carece de objetos subordinados a los sujetos. En la estructura Tojolabal en la ausencia del objeto aparece otro objeto. “En la cosmovisión intersubjetiva, desde la palabra clave del nosotros, todos somos sujetos que nos necesitamos los unos a los otros y nos complementamos entre nosotros” [Lenkersdorf, 2002].

4 Pablo González Casanova ha escrito algunos ensayos al respecto, destacando su ensayo “La teoría de la selva Lacandona” y John Holloway en su libro Cambiar el mundo sin tomar el poder y su ensayo “El zapatismo y las ciencias sociales”.

5 Habrá que recordar que antes ya habían hecho recorridos, como cuando salieron 1.111 representantes de las 1.111 comunidades base de apoyo zapatistas como delegados a la fundación del Frente Zapatista de Liberación Nacional en 1997.

6 Ver los discursos de los diferentes comandantes dando por terminada la coyuntura del silencio que guardaron desde mediados de 2001 en que los tres poderes del Estado incumplieron con los Acuerdos de San Andrés. En esos discursos dejaron claro, entre otras cosas que dejaban de ser interlocutores todos los miembros de la clase política mexicana.

Bibliografía: (...)

Leer

 

 

Ejemplifiquemos significados y sentidos del capitalismo en guerra contra la humanidad. Alertémonos ante la destrucción de: "La selva amazónica es la mayor extensión de Bosque Primario del planeta y en ella viven el 50% de las especies vegetales y animales conocidas, y 220.000 indígenas de 180 pueblos diferentes. Pero está desapareciendo a un ritmo alarmante. Todas las medidas que se han tomado para atajar esta situación se están revelando inútiles, ya que la tasa de deforestación continúa aumentando. Este aumento se debe, en buena parte, a un nuevo agente de deforestación, que se suma a la actividad maderera ilegal, y que se ha agravado durante los últimos años: la plantación de soja transgénica en zonas de selva previamente deforestadas".

 

 

 

Arrasando la Amazonia en nombre del progreso (de las multinacionales). Destrucción de la selva amazónica por el avance del monocultivo de soja.

12 de junio de 2006

Por Hernán L. Giardini (desde Santarém, Brasil)

El viaje en avión desde Manaus hacia Santarém fue de lo más revelador: pude comprobar la inmensidad de la Amazonia y deslumbrarme con el imponente río Amazonas y sus brazos; pero también pude observar con mis propios ojos la destrucción de miles de hectáreas de bosque.

La selva amazónica es la mayor extensión de Bosque Primario del planeta. La vastísima y compleja red fluvial que configura el río Amazonas y sus innumerables afluentes es el mayor reducto de biodiversidad intacta que queda en el mundo y su reducción es un problema de escala global.

Cubriendo el 5% de la superficie terrestre, la Amazonia se extiende por aproximadamente 7,8 millones de kilómetros cuadrados en nueve países (Brasil Bolivia, Colombia, Ecuador, Guayana, Perú, Surinam, Guayana Francesa y Venezuela). Del total, más de 5 millones de Km2 se concentran en Brasil. La región amazónica posee 25 mil kilómetros de ríos navegables y contiene cerca del 20% del agua dulce del planeta, y se estima que allí viven el 50% de las especies vegetales y animales conocidas:

- 350 especies de mamíferos, siendo 62 sólo de primates. - 1.000 especies de pájaros. - 60.000 especies de plantas, siendo 5.000 sólo de árboles. - 3.000 especies de peces. - 100 variedades de anfibios. - 30 millones de especies de insectos. - Millones de invertebrados.

En las profundidades de la selva amazónica habitan unos 180 pueblos originarios diferentes (unas 220.000 personas) que, junto con muchas más comunidades tradicionales, dependen del bosque que les proporciona todo lo que necesitan, desde alimento y cobijo hasta herramientas y medicinas, y que juega un papel crucial en su vida espiritual.

La soja, nueva amenaza

Al igual que los bosques nativos argentinos, la selva amazónica está desapareciendo a un ritmo alarmante. Todas las medidas que se han tomado para atajar esta situación se están revelando inútiles, ya que la tasa de deforestación continúa aumentando. Este aumento se debe, en buena parte, a un nuevo agente de deforestación, que se suma a la actividad maderera ilegal, y que se ha agravado durante los últimos años: la plantación de soja transgénica en zonas de selva previamente deforestadas.

El cultivo de soja se ha convertido en uno de los principales agentes de la destrucción de la selva amazónica brasileña. Se calcula que, hasta el momento, 1,2 millones de hectáreas de selva han sido arrasadas para cultivar soja. La expansión del monocultivo de soja en la Amazonia implica la pérdida de biodiversidad y en muchos casos la contaminación del agua de las reservas indígenas.

Entre agosto de 2003 y agosto de 2004 se han perdido en un solo año 27.200 km2 de selva amazónica, un área del tamaño de Bélgica, y tres cuartas partes de dicha destrucción fueron ilegales. Se calcula que se pierden más de 3 km2 por hora.

En 2004 y 2005 se plantaron más de un millón de hectáreas de soja dentro del bioma amazónico. Soja que, por su alto valor proteico, se utiliza principalmente para producir el alimento del ganado que comen en Europa.

Lo cierto es que empresas multinacionales están devorando la Amazonia para plantar soja. Y la carne alimentada con esta soja (pollos, cerdos y vacas) termina en los estantes de los supermercados europeos y en los mostradores de empresas de comida rápida como Kentucky Fried Chicken y Mc Donald´s. En ese sentido, la norteamericana Cargill no oculta que está ayudando a establecer plantaciones de soja en la Amazonia y, junto a Archer Daniels Midland (AMD) y Bunge, controlan el 60% de la soja brasileña. Además, estas tres compañías juntas controlan mas de tres cuartas partes de la trituración de soja en Europa.

Organizaciones ambientalistas comprobaron que mucha de la soja que llegaba a las instalaciones de Cargill procedía de la Hacienda Lavras, que se asienta en terrenos adquiridos ilegalmente y parte de los cuales se habían deforestado para plantar la oleaginosa. Muchas de estas haciendas están implicadas en otras actividades ilegales, como robo de tierras y esclavitud (el gobierno brasileño ha reconocido la existencia de 8.700 trabajadores en régimen de esclavitud en dos estados brasileños).

El gigante agroalimentario Cargill, es la mayor firma privada de los Estados Unidos, con unos ingresos cercanos a los 63.000 millones de dólares en 2003. Es el rey indiscutible del comercio mundial de grano. Compra, vende, transporta, mezcla, muele, moltura, refina y distribuye por todo el planeta.

En febrero de 2006, el segundo tribunal más importante de Brasil falló que Cargill debía cumplir la legislación brasileña y realizar una Evaluación de Impacto Ambiental, no sólo del puerto que ya habían construido en la ciudad amazónica de Santarém, sino por los distintos impactos en toda la región. A pesar de los fallos adversos, el puerto ilegal de Cargill sigue funcionando y diariamente envía toneladas de soja amazónica hacia los puertos europeos. La multinacional posee 13 silos en zonas de selva deforestada, más que ninguna otra empresa. Pero tanto Bunge como ADM siguen los pasos de Cargill, y cuentan con ocho y cuatro silos respectivamente en la Amazonia.

La deforestación de la Amazonia por el avance de la frontera agrícola debe ser imperiosamente detenida, tanto por lo que implica la importante pérdida de biodiversidad como por su influencia en las condiciones meteorológicas de la región y sobre el cambio climático global, dada la capacidad de los árboles de fijar el dióxido de carbono y producir oxígeno. Además, la quema de la selva, como paso previo a la plantación de soja transgénica, produce el 75% de las emisiones de efecto invernadero de Brasil.

Marcha por la selva en pie

Pero las voces de oposición también se hacen escuchar: A pesar de un insoportable calor, en Santarém, el domingo 21 de mayo cerca de mil personas participaron desde la mañana de la “Marcha Pela Floresta em Pé” (“Marcha por la Selva en pie”) realizada en defensa de la producción familiar y contra el monocultivo de soja. La misma fue organizada por varias agrupaciones, como el Sindicato de los Trabajadores y Trabajadoras Rurales, el Grupo de Trabajo Amazónico, el Frente en Defensa de la Amazonia y Greenpeace. En la pacífica manifestación estuvieron presentes ribereños, pescadores, indígenas, campesinos, estudiantes y trabajadores rurales de toda la región.

Las más de 30 organizaciones participantes de la marcha prepararon una carta para ser enviada al presidente Lula, señalando la contradicción existente entre el apoyo dado por su gobierno al agronegocio y su intención de proteger el medio ambiente. La carta, firmada también por varios movimientos sociales y organizaciones de todo Brasil, solicita recursos para la producción familiar, la implementación de las reservas forestales comunitarias y el manejo adecuado de recursos naturales para la generación de renta.

La marcha comenzó con una concentración frente al Mercado 2000, un local simbólico para las comunidades locales ya que allí los productores familiares comercializan sus productos. Luego siguió en dirección a la entrada del puerto ilegal de Cargill.

Durante la caminata las personas gritaban: “¿Qué pasó con la selva que estaba aquí? ¡La soja se la comió!”. Al llegar a la puerta de la multinacional, estallaron los gritos de: “Fuera Cargill, nosotros somos de la Amazonia y defendemos Brasil”. Cerca de cien hombres de la Policía Militar armaron un vallado humano frente a la entrada de la empresa, impidiendo el ingreso de los manifestantes. Allí se realizó un acto con oradores y números musicales.

“Nosotros, nativos, estamos sintiéndonos agredidos en nuestra cultura, etnia y naturaleza porque forasteros agreden nuestra región, generan lucro para pocos y nosotros nos quedamos sin nuestra selva y sin futuro para nuestro pueblo”, señaló Edilberto Sena, del Frente en Defensa de la Amazonia.

Concluyendo la jornada fue servido un almuerzo con productos cultivados mediante agricultura familiar. Cerca de allí unos cincuenta productores de soja intentaron impedir la marcha y agredieron verbalmente a los participantes desde sus autos y camionetas, pero fueron contenidos por los policías. Mientras tanto, en las profundidades de la selva amazónica, las comunidades resisten a las topadoras que siguen “preparando el terreno” para la futura producción de soja transgénica.

Fuentes:- COIAB – Coordinación de las Organizaciones Indígenas de la Amazonia Brasileña. www.coiab.com.br - Diario da Amazonia.www.diariodaamazonia.com.br - Diario Vermelho.www.vermelho.org.br - Frente en Defensa de la Amazonia - Greenpeace Brasil. www.greenpeace.org.br - GTA - Grupo de Trabajo Amazónico. www.gta.org.br
Leer

 

Frente a tamaño ecocidio-etnocidio Pablo Cingolani indica “Defender a los pueblos indígenas es el único camino para defender a la Amazonia”. (Biodiversidadla.org/ 30-08-2012) Nos interpela a:

 El reconocimiento que la conservación y el manejo de la biodiversidad amazónica es mérito y responsabilidad de los pueblos indígenas. La herencia ambiental amazónica no es sólo un milagro de la naturaleza, sino la acción histórica y decidida de los pueblos indígenas que la habitaron y que viven actualmente en ella. El patrimonio natural de la Amazonía es obra y legado de sus pueblos. A la vez, debe existir por eso mismo, un reconocimiento histórico a esos pueblos que han sido víctimas de genocidio, etnocidio, hostigamiento y persecución a lo largo de los últimos cinco siglos, y que recién en el siglo pasado, comenzaron a ser visibilizados y respetados, en muchos casos, con el reconocimiento legal de sus territorios ancestrales.

En 2017: La Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica llamó a la humanidad a sumarse activa y protagónicamente a la primera movilización panamazónica este 22 de septiembre. “Nueve confederaciones indígenas, una por cada uno de los nueve países amazónicos, que agrupan a 400 federaciones nacionales y miles de comunidades, integran la COICA. Todas tienen un factor en común, la amenaza de exterminio como pueblos y de destrucción material de la mayor reserva forestal y acuífera del planeta. Este peligro se cierne sobre toda la humanidad, sin excepción. Aunque los pueblos amazónicos están en la primera línea de defensa de esta lucha por la vida, el Amazonas interactúa con todos los demás biomas del planeta. Su pérdida sería también la pérdida de las lluvias y el aumento de ciclones devastadores en lugares tan distantes como Los Andes, Buenos Aires, Nueva York e Indonesia”.(Biodiversidadla.org/18-09-2017)

En consecuencia, abajo y a la izquierda, debemos generalizar el viraje desde restringir la resistencia al gobierno de M.Macri a enfocar la:

Carta de organizaciones sociales de Colombia en apoyo a la contracumbre de la OMC

La Organización Mundial del Comercio se ha constituido como una institución para la imposición y perpetuación de las relaciones desiguales en un mercado totalmente inhumano.

3 de diciembre de 2017

 

Por CADTM Colombia

Colombia ha estado y esta trastocada por diferentes organizaciones internacionales como es el caso de la Organización Mundial de Comercio, la cual ha implementado con beneplácito de los gobiernos de turno, las transformaciones económicas, políticas y jurídicas en el país necesarias para la dinamización de la globalización neoliberal.

Dicha globalización parte de la necesidad de generar una mayor acumulación de capital por medio de la pauperización de los derechos laborales, la privatización y mercantilización de los servicios públicos y los derechos sociales, culturales y políticos, la subordinación a una división internacional del trabajo que impone la sobreexplotación de los bienes comunes y de los trabajadores, el blindaje normativo al interés individual y de acumulación de capital sobre el conjunto de la sociedad por medio de los tratados de libre comercio y los tratados bilaterales de inversión, la desregulación estatal que ocasiona una debilidad endémica ante las fuerzas del mercado, el aumento y transferencia de las cargas impositivas tributarias desde los grandes capitales hacia la población en general, entre otras dinámicas totalmente odiosas e ilegitimas, impuestas por medio de la violencia física, estructural y simbólica en el país.

Hemos podido evidenciar que, desde finales de la década de los años 60, el país fue liberalizando la economía con varios flujos y reflujos en la incorporación de las políticas de reducción arancelaria y aniquilamiento de las políticas de subsidios y fomento impulsadas por la OMC otrora GATT -Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio-, consecuencia directa del vaivén de los precios internacionales de la exportación por antonomasia de la época el café. Sin embargo, debido al fin del pacto de cuotas a nivel internacional de este producto, desde el año 1990 se ha vivido la completa liberalización de la economía, bautizada en nuestro país como el momento de la apertura económica.

Estas leves pero concisas transformaciones desde finales de la década de los 60 y la completa liberalización en la década de los 90 ocasionaron una transferencia de la dependencia de la exportación del café hacia el aumento de la exportación de la minería en el país, en la que evidenciamos como el café pasa de tener una participación en las exportaciones de aproximadamente el 60% en el año 1970 ha rondar el 7% en el año 2012, mientras que la exportación derivada de la minería en Colombia pasara de ser aproximadamente un 20% en el año 1970 a rondar el 65% en el año 2012 como se puede cotejar en la anterior gráfico.

Esta transferencia de la dependencia de la exportación del café hacia el extractivismo en el país, es consecuencia directa de la apertura económica jalonada entre otras por la OMC, puesto que el fin de las políticas de fomento y la dramática reducción arancelaria generó la materialización de la nueva división internacional del trabajo en done Colombia, como país periférico, está subsumida a la exportación de los llamados recursos naturales o commodities mientras los países metropolitanos demandan estos recursos a bajos precios y los transforman generando un aumento de capital en las mercancías que posteriormente serán exportadas hacia nuestros países, caracterizando la subordinación económica directa desde las metrópolis hacia las periferias bajo el sistema imperialista.

Esta subordinación puede ser vista en el desenvolvimiento en el tiempo de la participación de los sectores económicos en el Producto Interno Bruto del país, donde el sector agropecuario pasó de una participación en el PIB de aproximadamente el 30% en el año 1964 a menos del 7% en el año 2015 como se puede evidenciar en la siguiente gráfica, cotejando que el 30% de los alimentos que se consumen en el país son importados, equivalente a unos 14 millones de toneladas para el año 2016. Algo paradójico manifestando el gran potencial agrario de nuestra nación, que se podría materializar en una soberanía alimentaria base de cualquier política progresista y/o revolucionaria. 

 

Una de las grandes consecuencias de las múltiples políticas de la Organización Mundial de Comercio materializada en la economía colombiana, es la reducción dramática de los aranceles en el país que pasaron de representar en los ingresos fiscales un 33% en 1970 a tan sólo el 3% en el año 2017, mientras que los impuestos indirectos en particular el IVA -Impuesto al Valor Agregado- en nuestro país pasó de 9% en el año 1970 a rondar parcialmente el 39% en el año 2017, donde el impuesto al valor agregado en la última reforma tributaria en el año 2016 pasa del 16% al 19% y se plantea una nueva reforma para el año 2018 donde el IVA aumente entre 2 a 3 puntos porcentuales.

Estas transformaciones evidentes en el siguiente grafico implican que la caída de los ingresos devenidos por los impuestos arancelarios en el país bajo la política de apertura económica desde finales de la década de los 60, ejercieron una transferencia de la opresión fiscal hacia el aumento de los impuestos indirectos y regresivos, los cuales parten de una lógica que grava la demanda sin tener en cuenta la desigualdad económica en la sociedad.

Por otro lado, aunque se evidencia una aparente estabilidad en el impuesto a la renta (impuesto directo) en el país, que pasó de tener una participación del 53% de los ingresos fiscales en el año 1970 a rondar el 34% en el año 2016 y parcialmente en un 42% en el año 2017, estos datos no ejemplifican las transformaciones y transferencias de las cargas impositivas desde los grandes capitales hacia la sociedad en común, puesto que las múltiples reformas desde 1970 han partido de la reducción de impuestos directos al gran capital por medio del aumento del margen impositivo en la sociedad.

Esta política de transferencia de los impuestos desde el gran capital hacia la sociedad en común, manifiesta una de las base de la globalización neoliberal financiera, que parte del aumento de la opresión fiscal en la sociedad como fuente indirecta de acumulación de capital y paralelamente la reducción de los aranceles en el país generaron el aumento radical de la dependencia y subordinación a la nueva división internacional del trabajo que nos impone una lesiva reprimarización de la economía.

Como se ha evidenciado la Organización Mundial del Comercio junto a sus similares, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, han gestado las trasformaciones de nuestras naciones en los últimos años. Los múltiples tratados de libre comercio y los tratados bilaterales de inversión impulsados por la OMC implican la prelación de los derechos del capital por encima de los derechos humanos.

Estas prelaciones de los derechos del capital por encima de los derechos humanos se pueden dar por medio de la subordinación de la normatividad nacional y/o por la manipulación económica en la cual recaen nuestros Estados al firmar estos tipos de tratados donde las empresas poseen un mayor poder, ejemplificando el poder del 1% por encima del otro 99%. 
Colombia actualmente está oprimida por aproximadamente 6 demandas internacionales interpuestas por multinacionales con un peso económico de aproximadamente 23.500 millones de dólares, algo semejante a 70 billones de pesos, que equivale a 23 años de presupuesto de la educación superior, a más de 3 años de presupuesto de salud y protección social y a más de 100 veces el presupuesto dirigido a ambiente y desarrollo sostenible.
 

Demandas en curso contra Colombia en tribunas internacionales de arbitramento  |4|

Estas demandas implican la materialización de las ataduras de la globalización neoliberal ejercidas por el derecho corporativista internacional en el cual los derechos humanos son totalmente subordinados al interés de acumulación, donde la vida de grandes franjas de la población es menos importante que la tasa de ganancia y rentabilidad, y donde los estándares de humanidad dan paso al consumo desmedido y fetichizado.

A su vez, estas demandas en conjunto con los Tratados Internacionales -sin importar su naturaleza ya sea comerciales o de inversión, entre otros- constituyen un nuevo orden jurídico transnacional que se impone sobre los paises y su orden jurídico interno, incluso sobre las decisiones judiciales sobre vulneraciones de derechos humanos como ha sucedido en nuestro país, generando un ambiente de impunidad en torno del actuar de las empresas transnacionales en nuestros países que se encuentran cobijadas por estos tratados e instrumentos internacionales.

Por lo que hemos reseñado anteriormente manifestamos nuestro apoyo a la contra cumbre de la OMC que se llevara a cabo entre el 7 y 13 de diciembre en Buenos Aires – Argentina, en la cual anudamos nuestros gritos de dignidad, estrechamos nuestros lazos de solidaridad y sumamos nuestras formas de resistencia y lucha por una sociedad en la que prevalezca las necesidades humanas por encima de las del mercado.

Desde Colombia llamamos a la unidad del pueblo y de nuestra América en contra de las instituciones financieras internacionales en este caso la Organización Mundial del Comercio con sus intereses mezquinos e individualistas.

¡Por una Nuestra América sin TLC’s y sin OMC!

Firmantes:

Grupo de Investigación Grupo de Estudio Economía Digna – GEED de la Universidad Nacional de Colombia

Plataforma Ciudadana por la Auditoria de la Deuda en Colombia -En Deuda con los Derechos

Movimiento Ecosocialista de Colombia

Sindicatos REDES Red de Empleados de la energía y los servicios públicos domiciliarios

Grupo de Investigación de Derecho y Política Ambiental de la Universidad Nacional de Colombia

Grupo de Investigación y Editorial Kavilando

Red Interuniversitaria por la Paz- RediPaz

Grupo de Investigación de Socioeconomia, Instituciones y Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia

Comité Promotor Consulta Popular “Por el medio ambiente Yopal se siente”

Enrique Hernández Contreras, Secretario de Política Nacional e Internacional de la Unión Nacional de Empleados Bancarios – UNEB

Federación Nacional de Sindicatos Bancarios – FENANSIBANCOL

CUT Subdirectiva Risaralda

Comando Departamental Unitario de Risaralda

Sindicato Nacional de Trabajadores y Empleados Universitarios de Colombia – SINTRAUNICOL

Grupo de Investigación Ignacio Torres de la Universidad Libre de Colombia

Semillero de Investigación Orlando Fals de la Universidad Libre de Colombia

Octava Papeleta por la Salud y la Seguridad Social como Derechos Fundamentales

Luis Alberto Rubiano, Periodista y teólogo luterano

Alirio Uribe Muñoz, Representante a la Cámara por el Polo Democrático Alternativo

Alba Luz Arrieta C., Coordinadora Regional Central Programa Alternativas a la Violencia-PAV Colombia

John Hernández, Pastor Iglesia Evangelica Luterana de Colombia en Medellín y Coordinador de la Casa de Paz Emaús

Alberto Cerón Diaz, Defensor de DD.HH.

Anna Jiménez Mauri, Secretaria Ejecutiva de RIZOMA Internacional.

Mesa de Cerros Orientales de Bogotá

Comité Páramo Cruz Verde

Centro Integral de Educación Ambiental de Sevilla

Otros artículos en español de CADTM Colombia: (...)

 

Fuente: http://www.cadtm.org/La-Organizacion-Mundial-del,15542

 

 

Es alertarnos de la extensión y comprensión de la:

 

 

 

Latinoamérica, territorio ocupado

7 de diciembre de 2017

 

Por Marcelo Colussi (Rebelión)

 

 “El rol de las fuerzas armadas de Estados Unidos será mantener la seguridad del mundo para nuestra economía y que se mantenga abierta a nuestro ataque cultural. Con esos objetivos, mataremos una cantidad considerable de gente.” Ralph Peters, Armed Forces Journal, agosto de 2006

 

Latinoamérica y la zona del Caribe constituyen la reserva “natural” de la geopolítica expansionista de la clase dominante de Estados Unidos. Desde la tristemente célebre Doctrina Monroe, formulada en 1823 (“América para los americanos”…, del Norte), la voracidad del capitalismo estadounidense ha hecho de esta región del planeta su obligado patio trasero.

En todos los países de esta gran zona geográfica, desde el momento mismo del nacimiento de las aristocracias criollas, el proyecto de nación fue siempre muy débil. Estas oligarquías y “sus” países no nacieron -distintamente a las potencias europeas, o al propio Estados Unidos en tierra americana- al calor de un genuino proyecto de nación sostenible, con vida propia, con vocación expansionista; por el contrario, volcadas desde su génesis a la producción agroexportadora primaria para mercados externos (materias primas con muy poco o ningún valor agregado), su historia está marcada por la dependencia, incluso por el malinchismo.

Oligarquías con complejo de inferioridad, buscando siempre por fuera de sus países los puntos de referencia, racistas y discriminadoras con respecto a los pueblos originarios -de los que, claro está, nunca dejaron de valerse para su acumulación como clase explotadora-, toda su historia como segmento social, y por tanto la de los países donde ejercieron su poder, va de la mano de potencias externas (España o Portugal primero, luego Gran Bretaña, y desde la doctrina Monroe en adelante, de Estados Unidos).

No queda ninguna duda que, en muy buena medida, el atraso comparativo y el clima de represión que han vivido los países de América Latina y del Caribe a lo largo del siglo XX y en lo que va del presente, tiene como causa la política imperial de Washington. Ello podría llevar a pensar, quizá con algo de ingenuidad, en la “perfidia” de ese país. Sería, en tal caso, el imperio más sanguinario de la historia, con mayores ansias de dominación, perverso por antonomasia.

Pero esa visión es corta, parcial, incorrecta en términos de análisis político-social. La situación concreta de Latinoamérica y su sujeción a los dictados de la Casa Blanca deben entenderse en la lógica del sistema imperante: el capitalismo, y en la dinámica propia que el mismo conlleva.

El capitalismo, desde sus albores, mostró una tendencia irrefrenable: su expansión como sistema y la concentración del capital. La necesidad de mercados, nuevos y cada vez más variados y extendidos, le es intrínseca. “La tarea específica de la sociedad burguesa es el establecimiento del mercado mundial (…) y de la producción basada en ese mercado. Como el mundo es redondo, esto parece tener ya pleno sentido”, anunciaba Marx en 1858. Con el grito de “¡tierra!” proferido por Rodrigo de Triana desde el palo mayor de la Santa María la madrugada del 12 de octubre de 1492, se inicia la expansión del capitalismo y la verdadera globalización. Ahí la Tierra efectivamente se hace redonda, y los capitales comienzan a esparcirse planetariamente en búsqueda de 1) mercados (para realizar la plusvalía), y 2) de materias primas para la producción de nuevas mercancías, inventando interminablemente nuevas necesidades.

Todos los continentes se interconectan comercialmente desde aquel momento, y tres siglos después ya están totalmente definidas las tendencias: Estados Unidos aparece como la potencia emergente, con una dinámica de crecimiento que supera al capitalismo europeo. Sus ansias expansionistas se hacen insaciables ya a mediados del siglo XIX (aparece la Doctrina Monroe), y los países latinoamericanos terminan siendo su retaguardia.

Entrado el siglo XXI, la situación se mantiene igual. Según expresara con total naturalidad Colin Powell en el 2002, entonces Secretario de Estado de la administración Bush cuando la potencia del norte intentaba poner en marcha un proyecto de libre comercio panamericano, el ALCA -Área de Libre Comercio de las Américas-: “Nuestro objetivo con el ALCA es garantizar para las empresas estadounidenses el control de un territorio que va del Ártico hasta la Antártida y el libre acceso, sin ningún obstáculo o dificultad, a nuestros productos, servicios, tecnología y capital en todo el hemisferio. Dicho en otros términos: un continente cautivo para la geoestrategia de dominación de Washington basada en el saqueo institucionalizado de materias primas, recursos naturales, mano de obra barata y precarizada e imposición de sus propias mercaderías en una zona de reinado del dólar. Por supuesto que la dependencia se asegura también con la injerencia en las políticas internas de cada país, y en último término, en las armas (léase: sus bases militares que hoy atenazan todo el subcontinente, desde Centroamérica a la Patagonia, en un número desconocido pero no inferior a 70).

Lo que establecen los llamados “tratados de libre comercio” impuestos por la Casa Blanca, firmados en forma bilateral por Washington y distintos países de la región, no deja lugar a dudas de quién manda y quién fija las reglas de juego: 1) Servicios: todos los servicios públicos deben abrirse a la inversión privada, 2) Inversiones: los gobiernos se comprometen a otorgar garantías absolutas para la inversión extranjera, 3) Compras del sector público: las compras del Estado se abren a las empresas transnacionales, 4) Acceso a mercados: los gobiernos se comprometen a reducir, llegando a eliminar, los aranceles de protección a la producción nacional, 5) Agricultura: libre importación y eliminación de subsidios a la producción agrícola, 6) Derechos de propiedad intelectual: privatización y monopolio del conocimiento y las tecnologías, 7) Subsidios: compromiso de los gobiernos a la eliminación progresiva de barreras proteccionistas en cualquier ámbito, 8) Política de competencia: desmantelamiento de los monopolios nacionales, 9) Solución de controversias: derecho de las transnacionales de enjuiciar a los países en tribunales internacionales privados.

¿Por qué sucede esto? No por una maldad inmanente de los halcones que gobiernan desde Washington; es el sistema socio-económico imperante el que lleva a este estado de cosas. El capitalismo actual, absolutamente globalizado y dominador completo de la escena política internacional en estos momentos, tiene en Estados Unidos su principal exponente. Los megacapitales que manejan el mundo siguen siendo, en fundamental medida, estadounidenses, hablan en inglés y se rigen por el dólar. Ese capitalismo desenfrenado necesita en forma creciente materias primas y energía. La mundialización del “ american way of live ” lleva a un consumo interminable de recursos. Poder asegurarse esos recursos y las fuentes energéticas, otorga la posibilidad de manejar la Humanidad. Henry Kissinger lo dijo sin ambages en 1973: “ Controla los alimentos y controlarás a la gente, controla el petróleo y controlarás las naciones, controla el dinero y controlarás el mundo ”. Esa es la consigna con la que la clase dominante de Estados Unidos maneja las cosas. Si algo falla en ese cometido: ahí están sus poderosas fuerzas armadas siempre listas para intervenir. 

Latinoamérica entra en esa lógica de dominación global, ante todo, como proveedora de materias y primas y fuentes energéticas. El 25% de todos esos recursos que consume Estados Unidos provienen del subcontinente latinoamericano. Es imprescindible saber que de las distintas reservas planetarias, el 35% de la potencia hidroenergética, el 27% del carbón, el 24% del petróleo, el 8 % del gas y el 5% del uranio se encuentran en esta región. A lo que debe agregarse el 40% de la biodiversidad mundial y el 25% de cubierta boscosa de todo el orbe, así como importantes yacimientos de minerales estratégicos (bauxita, coltán, niobio, torio), además del hierro, fundamentales para las tecnologías de punta (incluida la militar), impulsadas en gran medida por el capitalismo estadounidense. Esa búsqueda insaciable de minerales metálicos y no metálicos, imprescindibles para los nuevos procesos productivos, ha traído como consecuencia una masiva entrada de explotaciones extractivas en toda la región, con capitales de Estados Unidos básicamente, a veces enmascarados en empresas canadienses, presuntamente más respetuosas en los cuidados medioambientales, pero siempre en la lógica de acumulación por desposesión (aniquilando biosfera, pueblos originarios y culturas ancestrales). 

Debe agregarse que en esta nueva fiebre conquistadora -como en pasadas épocas coloniales- vuelve a cobrar gran importancia el oro, no tanto por su utilidad práctica en la industria, sino como posible reemplazo del dólar, dada la tendencia a la baja en el concierto internacional que presenta la moneda estadounidense. Para desgracia de sus habitantes, Latinoamérica es un enorme reservorio de este metal precioso. La actual avalancha extractivista ha disparado sus precios al alza, y su explotación intensiva no repara en daños a la ecología. Por supuesto, el único beneficiado en todo esto es el gran capital estadounidense. 

 

La deuda externa de toda la región hipoteca eternamente el desarrollo de los países, y sólo algunos grandes grupos locales -en general unidos a capitales transnacionales- crecen; por el contrario, las grandes mayorías populares, urbanas y rurales, decrecen continuamente en su nivel de vida. Lo que no cesa es la transferencia de recursos hacia Estados Unidos, ya sea como pago por servicio de deuda externa o como remisión de utilidades a las casas matrices de las empresas que operan en la región. 

 

Definitivamente, entonces, la gran potencia del norte necesita de Latinoamérica. La noción de “patio trasero” es patéticamente verídica: de aquí extrae cuantiosos recursos en la actualidad, es su reserva estratégica (Venezuela, por ejemplo, almacena en su subsuelo 300.000 millones de barriles de petróleo, suficientes para 341 años de producción al ritmo actual, o el Acuífero Guaraní, en la triple frontera argentino-brasileño-paraguaya incluyendo también a Uruguay, es una reserva de agua dulce fabulosa -en la actualidad, sólo en Brasil alrededor de 500 ciudades se surten de él-), le posibilita mano de obra barata para su producción transferida desde su territorio (maquilas, ensambladoras, call centers ) y, pese a la actual política anti-migratoria de la administración Trump, sigue proporcionándole recurso humano casi regalado para la industria, el agro y servicios a través de los interminables ejércitos de indocumentados que siguen llegando a su geografía. Sin contar con el mercado cautivo que tiene para los productos que continúa elaborando en su propio país, y que obliga a consumir en Latinoamérica (piénsese en Hollywood, por ejemplo: el 85% de las películas que se ven en nuestros países provienen de Estados Unidos; o la dependencia científico-técnica en que se encuentra la región, virtual esclava institucionalizada de las “marcas registradas” de infinidad de mercaderías que llegan del norte). 

Todos estos intereses -vitales sin dudas para el mantenimiento de sus privilegios- la clase dirigente estadounidense se cuida muy bien de no perderlos. Para ello está su política exterior latinoamericana, consistente básicamente en el papel que juegan sus gobiernos, no importando si son demócratas o republicanos: la historia ya se muestra escrita desde siempre. Desde la época de Simón Bolívar, quien en 1829 dijera que “Los Estados Unidos parecen destinados por la providencia para plagar la América de miseria en nombre de la libertad”, a nuestros días, la tendencia se mantienen similar. Para graficarlo, se podría apelar a una humorada muy pertinente: “En Estados Unidos no hay golpes de Estado porque no hay embajada americana”. Tal como lo expresa el Documento Santa Fe IV, titulado “Latinoamérica hoy”, del año 2000: “El poder del país [Estados Unidos] se basó ante todo en este hemisferio [Latinoamérica], a veces llamado Fortaleza América”. En otros términos: la región es vital para el proyecto hegemónico de Washington.

Dicho de otro modo: los intereses de los grandes capitales estadounidenses necesitan de los países latinoamericanos y caribeños. Para ello controlan la región al milímetro. La controlan con diversos medios: con la manipulación injerencista en la política local, con la dependencia tecnológica, con la impagable deuda externa, con la sujeción comercial. Y cuando todo ello no alcanza, con las armas. 

Tanto el Documento Santa Fe IV -clave ideológica de los actuales halcones ligados al complejo militar-industrial, que son quienes realmente fijan la política exterior- como el “Documento Estratégico para el año 2020 del Ejército de los Estados Unidos” o el Informe “Tendencias Globales 2015” del Consejo Nacional de Inteligencia, organismo técnico de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), presentan las hipótesis de conflicto social desde una óptica de conflicto militar. La reducción de la pobreza y el combate contra la marginación recogidas en la ambiciosa (y quizá incumplible en los marcos del capitalismo) agenda de los “Objetivos de Desarrollo Sostenible 2015-2030”, de Naciones Unidas, es algo que no entra en los planes geoestratégicos del imperio. Al que proteste o intente ir contra sus intereses hegemónicos: ¡mano dura! No hay otra respuesta. 

Para eso están las alrededor de 70 bases militares con alta tecnología resguardando toda Latinoamérica y el Caribe. En realidad, dada la secretividad con que se mueve esta información, no hay seguridad del número exacto de instalaciones militares estadounidenses en la región, pero es sabido que están y no dejan de crecer, lo que se complementa con la Cuarta Flota Naval, destinada a accionar en toda América Central y del Sur. Lo cierto es que su alto poder de fuego, su rapidísima posibilidad de movilidad y sus acciones de inteligencia a través de las más sofisticadas tecnologías de monitoreo y espionaje, permiten a Washington un control total de la zona. 

¿Por qué tanto control? Las excusas del combate al narcotráfico o al terrorismo internacional quedan cortas. La instalación más grande y poderosa se está construyendo en Honduras, muy cerca de las reservas petrolíferas de Venezuela. ¿Coincidencia? En el Chaco paraguayo se localiza la base Mariscal Estigarribia, pudiendo albergar 20.000 soldados, cerca del Acuífero Guaraní y de las reservas de gas de Bolivia. ¿También coincidencia? Cuando luego de décadas de inactividad se reactivó la Cuarta Flota Naval, el entonces presidente brasileño Lula da Silva se preguntó: “ Ahora que hemos descubierto petróleo a 300 kilómetros de nuestras costas, nos gustaría que Estados Unidos por favor nos explique lo que está en la lógica de esta flota en una región tan pacífica como esta”.

Está claro que Latinoamérica es un territorio ocupado por la geopolítica hemisférica de la Casa Blanca. Y no hay, precisamente, fortuitas “coincidencias” entre su intervencionismo (político o militar) y los intereses que defiende. Hay, para decirlo con exactitud, una calculada agenda de dominación. “Con esos objetivos”, tal como asevera el epígrafe: el de mantener la supremacía mundial como potencia para asegurar un capitalismo consumista y depredador, “mataremos una cantidad considerable de gente”. El despliegue de fuerzas militares en nuestros países no lo permite dudar.

Pero no está todo perdido. Si bien Estados Unidos parece una potencia invencible, no lo es. La historia nos lo demuestra. Aunque su control sobre nuestros territorios se muestra omnímodo, siempre quedan resquicios. La historia de la Humanidad, en definitiva, es una larga, interminable lucha entre opresores y oprimidos. Y la historia ¡no está terminada!, como triunfalmente cantara el sistema hace unos años atrás, tras la caída del Muro de Berlín. Si tanto se arma el imperio para controlar, es porque sabe que en algún momento la olla de presión puede explotar. Por eso, para no quedarnos con el amargo sabor que no hay salida ante tanta dominación, recordemos a Neruda: “Podrán cortar todas las flores, pero no detendrán la primavera”.
Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=235008

 

 Alternativas postcapitalistas

 

Pensemos el capitalismo progresa profundizando la desigualdad y la exclusión sociales y entre los países. Para ello implanta la cuarta guerra mundial contra la humanidad. Continuemos reflexionando sobre identificarnos con generalizar el desafío de:

 

La resistencia como forma de hacer política

del zapatismo ante la IV guerra mundial contra la humanidad

29 de julio de 2017

 

 

(...)La articulación de las resistencias, base de la rebelión contra la globalización neoliberal

El zapatismo, más allá de las evidencias, da cuenta de que no sólo es un movimiento de resistencia, también es una rebelión ética, un movimiento por nuevas relaciones sociales: que no lucha por el poder, ni por ser un partido político, ni por tomar el control de las instituciones del Estado. El EZLN planteó la resistencia como forma de defensa de la soberanía popular en el contexto en que se produce la crisis de las soberanías nacionales. Es decir, una política donde el tiempo y la forma los determina el método de consultar, escuchar y mandar obedeciendo a los integrantes de todo el movimiento. Así, ya no sólo se trata de construir un nuevo sistema político, sino el de lograrlo a través de una nueva forma de hacer política donde el reconocer la diferencia de los otros se traduce en un mundo donde quepan todos; no por otra cosa se puede observar que el EZLN siempre se refiere a los diferentes: hombres, mujeres, niños, ancianos, lesbianas, homosexuales, bisexuales, trabajadores y trabajadoras sexuales, jóvenes, estudiantes, etcétera.

En la perspectiva zapatista de la rebeldía, además, existe un deslinde de lo que ha sido la forma política de entender la revolución, tanto como forma de hacer política y objetivo de los revolucionarios. La crítica a la idea de la revolución por lo que de ella se ha realizado: un proceso para reproducir las relaciones sociales de dominación, luego del asalto al poder por aquéllos que se convierten en los nuevos gobernantes que de ella emanan.

La revolución entendida como hacer política para tomar el poder y controlar el Estado.

El EZLN, a través de su vocero el SCI Marcos, introdujo a la discusión y al debate nuevos elementos sobre el método zapatista de hacer política, durante la “caravana de la dignidad” que realizaron los comandantes en marzo del 2001. A continuación algunos extractos del discurso zapatista:

Consideramos que no es ético que todo se valga por el objetivo del triunfo de la revolución… No es ético que la toma del poder cubra de bondad las acciones de cualquier organización de revolucionarios. No creemos eso de que el fin justifica los medios. Finalmente, nosotros pensamos que el medio es el fin. Construimos nuestro objetivo a la hora en que vamos construyendo los medios por los que vamos luchando. En ese sentido, el valor que le damos a la palabra, a la honestidad y a la sinceridad es grande, aunque a veces pequemos de ingenuos [SCI Marcos, 2001].

Nosotros nos ubicamos más como un rebelde que quiere cambios sociales. Es decir, la definición como el revolucionario clásico no nos queda. En el contexto donde surgimos, en las comunidades indígenas, no existía esa expectativa, porque el sujeto colectivo lo es también en el proceso revolucionario, y es el que marca las pautas… El revolucionario tiende a convertirse en un político y el rebelde social no deja de ser un rebelde social… Porque un revolucionario se plantea fundamentalmente transformar las cosas desde arriba, no desde abajo, al revés del rebelde social. El revolucionario se plantea: vamos a hacer un movimiento, tomo el poder y desde arriba transformo las cosas, y el rebelde social, no [SCI Marcos, 2001].

Con la idea de rebeldía, los zapatistas ratifican su renuncia a ser vanguardia, cuestión que va contra la teoría y la práctica tradicional de la izquierda. En este sentido, la idea no es quién tiene la verdad o el programa más revolucionario, sino cómo se integra a todos con sus diferencias, de tal manera que el calendario tiempo y la agenda de los pueblos y movimientos sociales no son los de los partidos políticos y los gobiernos. Y en esto habrá que destacar la forma en que actualmente, con la modernización neoautoritaria del régimen, la elite del poder ha resuelto salir de la crisis política en que se encuentra: a través de un proceso de distribución selectiva del poder político entre la clase dominante, entre la burocracia de los partidos y la burguesía, que no significa siquiera la democratización del poder y menos un cambio en la relación entre gobernantes y gobernados. Se trata también, de parte del imperio del capital, de tener el control sobre los “nativos” del poder y el dinero local, en la perspectiva de la globalización neoliberal de romper con las fronteras de la soberanía de las naciones para dejar paso libre al mercado dominado por las transnacionales.

Con todo, la misma condición de la acumulación del poder y el dinero, no logra una fórmula hegemónica que se traduzca en disciplina y control mundial del mercado y conformación de un sistema político internacional. El uso de la guerra como extensión de la política en la concepción de la Sociedad del Poder y el Dinero tiene en las guerras locales y en los conflictos nacionales, además de un sistema de control de las luchas de liberación nacional, un gran negocio de armas, drogas y saqueo de recursos naturales.

 

Así, en la lógica de la rebeldía, estamos frente al desafío que representa superar el trauma de la conquista de que hemos sido objeto durante más de quinientos años y de una cultura paternalista, y corporativista [Cf. Páramo, 1992]. La estrategia de la Resistencia y la Dignidad, el modelo y método zapatista de hacer política, donde los medios son el fin y los seres humanos no son vistos como medios, nos convierte en Sujetos de la acción y por tanto en los condicionantes para el tipo de futuro que hoy ya existe con sólo nombrarlo.

 

Citas

1 Sociedad del Poder es un concepto que utiliza el SCI Marcos para referirse al “colectivo de dirección que ha desplazado a la clase política de la toma de decisiones fundamentales. Se trata de un grupo que no sólo detenta el poder económico y no sólo en una nación. Más que aglutinada orgánicamente se conforma por compartir objetivos y métodos comunes. Aún en proceso de formación y consolidación, la Sociedad del Poder trata de llenar el vacío dejado por los estados nacionales y sus clases políticas. La Sociedad del Poder controla organismos financieros (y, por ende, países enteros), medios de comunicación, corporaciones industriales y comerciales, centros educativos, ejércitos y policías públicos y privados. La Sociedad del Poder desea un Estado mundial con un gobierno supranacional, pero no trabaja en su construcción” [SCI Marcos, 2003].

2 Denominaré “paradigma de la realpolitik” al modelo teórico que tiene la idea de que el fin justifica los medios como la base fundamental para justificar el pragmatismo y el realismo en las formas de entender y hacer política.

3 El concepto de Intersubjetividad en los Tojolabales, nos lo muestra Carlos Lenkersdorf: advierte que a diferencia de la cultura occidental, carece de objetos subordinados a los sujetos. En la estructura Tojolabal en la ausencia del objeto aparece otro objeto. “En la cosmovisión intersubjetiva, desde la palabra clave del nosotros, todos somos sujetos que nos necesitamos los unos a los otros y nos complementamos entre nosotros” [Lenkersdorf, 2002].

4 Pablo González Casanova ha escrito algunos ensayos al respecto, destacando su ensayo “La teoría de la selva Lacandona” y John Holloway en su libro Cambiar el mundo sin tomar el poder y su ensayo “El zapatismo y las ciencias sociales”.

5 Habrá que recordar que antes ya habían hecho recorridos, como cuando salieron 1.111 representantes de las 1.111 comunidades base de apoyo zapatistas como delegados a la fundación del Frente Zapatista de Liberación Nacional en 1997.

6 Ver los discursos de los diferentes comandantes dando por terminada la coyuntura del silencio que guardaron desde mediados de 2001 en que los tres poderes del Estado incumplieron con los Acuerdos de San Andrés. En esos discursos dejaron claro, entre otras cosas que dejaban de ser interlocutores todos los miembros de la clase política mexicana.

Bibliografía: (...)

Leer

 

Pero en Argentina tiene gravitación el progresismo de varias modalidades pero todas comparten la conciliación con el capitalismo. De modo que no asumen a los extractivismos y acaparamientos de tierras de la alianza de capitales y estados imperialistas con los locales como ecocidios, etnocidios y genocidios. Aun cuando una parte esté en la lucha por buenos vivires convivires abajo, su totalidad confía en la democracia por elecciones y por diálogos que encubren a la cuarta guerra del capitalismo contra la humanidad. De ahí que convoquen desde incorporar a Felipe Solá impune por implantar el desertificador modelos de soja transgénica en 1996 y por ser uno de los principales responsables de la masacre de Puente Pueyrredón en junio de 2002:

 

 

Por la creación de una Mesa Nacional para la Paz y el Diálogo Intercultural

Enviar adhesiones a: 
mesanacionalintercultural@gmail.com 


Pueblos indígenas y violencia estatal en Argentina.

El camino hacia un diálogo intercultural

 

Buenos Aires, 30 de noviembre de 2017

 

La desaparición inicial y la posterior muerte de Santiago Maldonado en el marco de un uso represivo e ilegal de la fuerza por parte de Gendarmería en la comunidad mapuche Pu Lof en Resistencia Cushamen en la provincia de Chubut, y el asesinato del joven mapuche Rafael Nahuel, por parte de la Prefectura como corolario del desalojo de la comunidad Lafken Winkul Mapu en la provincia de Río Negro, instalan varios debates que no se pueden postergar y que obligan a clarificar algunos de los aspectos centrales que son la génesis de los conflictos territoriales.

 

1-Existen pueblos indígenas en Argentina y existen derechos indígenas que se encuentran vigentes, tanto en la Constitución Nacional, como en instrumentos jurídicos internacionales ratificados por Argentina (Convenio 169 de la OIT, Declaración de Naciones Unidas sobre Derechos de los pueblos indígenas y Declaración americana de los Derechos de los pueblos indígenas). Los derechos territoriales, entonces, tienen un estatus jurídico, y los reclamos de las comunidades mapuches tienen su asidero en el derecho constitucional a la propiedad comunitaria indígena.

 

2- En la última década se ha hecho evidente el incumplimiento por parte del Estado de su propia obligación de garantizar y hacer efectivos estos derechos indígenas, tal como lo dispone la tan mencionada ley de emergencia 26160, y su última prórroga (la ley 27.400 publicada en el boletín oficial el mismo día que el Juez Villanueva ordenó el desalojo de la comunidad en la región del lago Mascardi, el 23 de noviembre pasado). Los retrasos injustificados del relevamiento técnico jurídico-catastral de los territorios indígenas reivindicados, sumado a los desalojos que siguen produciéndose a pesar de que la misma ley los suspende, generan una situación de incertidumbre que conspira contra una solución definitiva de estos conflictos. Las "recuperaciones territoriales” se deben encuadrar en ese contexto.

 

3- Se ha omitido deliberadamente decir que las tierras reivindicadas por comunidades indígenas han adquirido un interés económico notable, cruzado por la expansión de la frontera extractiva y los negocios inmobiliarios y turísticos que los convierten en un bien disputable tanto por empresas trasnacionales como nacionales, dado que buena parte de éstos son ricos en minerales, hidrocarburos, madera, agua, etc. En ese marco, resulta cada vez más incompatible el reconocimiento de los derechos colectivos de los pueblos indígenas sobre sus territorios ancestrales (convenio 169 de la OIT), con la expansión de los territorios rentables para el capital. En el caso de los parques nacionales, se instaló junto con la Administración de Parques Nacionales (APN) la figura del “comanejo”. No es la primera vez que se suscitan diferencias en estos territorios, y ya se había previsto una reunión para el 27 de noviembre pasado (sólo unos días después del desalojo y el posterior asesinato) para iniciar un camino de diálogo para resolver el conflicto. Con el asesinato de Rafael Nahuel, el Estado optó, en los hechos, por la violencia.

 

4. Son variadas las experiencias y visiones de las numerosas comunidades y organizaciones mapuches. En el discurso del gobierno, la llamada "RAM" aparece como un grupo presente en distintas partes del país pero casi ninguno de los líderes indígenas reivindica ser parte de él y ni siquiera se conoce con nombre y apellido quiénes son sus miembros, cómo son financiados, por cuántos miembros está conformado, entre otras cuestiones. Así, la RAM se ha convertido en la excusa perfecta para que desde distintos ámbitos oficialesconstruyan “un enemigo interno”; lo cual demoniza al pueblo mapuche y lo estigmatiza como violento y terrorista; hecho que erosiona gravemente el uso legítimo de la fuerza por parte del Estado y debilita la democracia.

 

5- No sólo se ignoran los derechos indígenas vigentes en Argentina, sino que se menosprecia la identidad indígena -puntualmente la identidad mapuche- endilgándoles invocaciones “cuasi mágicas”, cuando se trata de elementos espirituales de su cultura que merecen comprensión y respeto; se los acusa de desconocer el Estado –un Estado que en pleno siglo XXI los sigue persiguiendo--cuando lejos están de querer construir un Estado independiente, sino que pretenden vivir como mapuches, y ser respetados por ello. En Argentina, tal como ha venido sucediendo por años en otras latitudes es clave avanzar hacia concepciones más inclusivas y pluriculturales, que fortalezcan la unidad territorial e institucional del país.

 

 6- El despliegue de la violencia estatal es preocupante por conceptos expresados por altos funcionarios gubernamentales. En sendas declaraciones tanto la Vicepresidenta como la Ministra de Seguridad formulan la teoría de que las fuerzas de seguridad “siempre deben contar con el beneficio de la duda” y que las acciones de las fuerzas de seguridad no deben ser justificadas porque se encuentran enmarcadas en acciones “legales y legítimas”. Afirmaciones que, en realidad, tergiversan un conocimiento básico elemental: la violencia de los aparatos del Estado debe ser limitada y especialmente restringida precisamente por la enorme concentración de poder y la correlación de fuerzas dispar. Quedar sometidos al accionar discrecional y arbitrario de las fuerzas de seguridad empieza por socavar aspectos centrales de un Estado de derecho.

 

7-. Estos hechos, lejos de ser aislados, ocurren en diferentes puntos del país. Así, desde fines de 2015 la situación de las comunidades indígenas y campesinas que reclaman tierras ancestrales ha empeorado. En Neuquén, en julio de este año, la Gendarmería irrumpió en Campo Maripe, por pedido de YPF, para sitiar y resguardar la zona de explotación de YPF-Chevron; y un fiscal declaró en rebeldía a seis integrantes del lof Campo Maripe, sobre quienes pesa la acusación de «usurpar» un camino privado que conduce al yacimiento  Loma Campana. En los últimos días, desmontes ilegales, como los ocurridos en Salta, en Corralito, departamento de San Martin en una zona protegida por la Ley de bosques y Tierras indígenas, donde viven 10 familias wichis y 7 criollas, dan cuenta de la escasa voluntad gubernamental nacional y provincial, por proteger los derechos de los sectores más vulnerables, favoreciendo así  la expansión de la frontera sojera, en manos de grandes propietarios rurales.

 

8- Es necesario reencauzar el conflicto en términos de derechos y dar una resolución en términos políticos. Debe gestarse un espacio de diálogo intercultural entre diferentes actores, representantes de la comunidad, organizaciones mapuches, representantes de la sociedad civil, que pueda dar una respuesta a esta comunidad y a otras, y que implica reconocer que es fundamental saldar una deuda en términos de reparación histórica, legítimamente demandada por los pueblos indígenas. 

 

En esta línea, apoyamos la creación de la mesa de diálogo solicitada por el Lof Lafken Winkul Mapu, en la cual participan diferentes organizaciones indígenas, sociales y de derechos humanos de la provincia de Río Negro, así como diferentes diputados y representantes políticos provinciales y nacionales.

 

Y en ese sentido proponemos:

 

1)     El lanzamiento de una Mesa Nacional para la Paz y el Diálogo Intercultural, que propicie  el diálogo franco y respetuoso con las comunidades indígenas sobre el lugar de estos pueblos en el Estado argentino.  

2)     La intervención de la sociedad civil para hacer posible la apertura del esperado debate sobre el avance del acaparamiento de tierras, de la mano de modelos de desarrollo altamente expulsivos y destructivos en los territorios, que hoy encuentran importantes resistencias sociales en nuestras provincias.

3)     El cese de la represión y el fin de la campaña de hostigamiento hacia los pueblos indígenas y la adopción de un compromiso decidido de toda la sociedad y del Estado en apoyo de éstos y otros grupos vulnerables de la población.

 

Sólo con mayor democracia y compromiso social será posible saldar la deuda histórica que el Estado argentino tiene para con los pueblos indígenas.

  

Por la creación de una Mesa Nacional para la Paz y el Diálogo Intercultural

 

Adolfo Pérez Esquivel, Vìctor Abramovich, José Auletta, Roberto Aramayo, Pablo Bergel, Juan Grabois, Nilo Cayuqueo, Claudia Briones, Mario Cafiero, Alicia Ciciliani, Victoria Donda, Roberto Gargarella, Alejandro Grimson, Diana Lenton, Claudio Lozano, Diana Kordon, Silvina Ramírez, Ruben Lo Vuolo, Luna Miguens, Cinthia Mónaco, Magdalena Odarda, Beatriz Sarlo, Felipe Solá, Fernando Pino Solanas, Maristella Svampa, Juan Toklatian, Enrique Viale.

 

Con la participación de la Confederación Mapuche del Neuquén, Parlamento Mapuche-Tehuelche de Río Negro y Parlamento Plurinacional.

 Adhesiones Personales: (...)

 

 

Adhesiones de Organizaciones (...)

 

-- 
UAC Unión de Asambleas Ciudadanas Contra el Saqueo y la Contaminación
www.asambleasciudadanas.org.ar
facebook.com/unionasambleasciudadanas
http://twitter.com/prensauac
 
(Cuadernillo Sistematización Encuentros de la UAC -PDF-) --> 
https://goo.gl/c6AkmJ

 

 

 

Recordemos, durante el festejo del bicentenario de la Revolución de Mayo, Cristina Fernández de Kirchner les aclaró a los pueblos originarios/indígenas que si en sus territorios había petróleo los iba a desplazar hacia otro lugar. Menospreciaba así significados y sentidos vitales, comunales, culturales e históricos de los territorios.

 

Es decir, el racismo capitalista viola los derechos humanos hasta los más elementales sin responsabilizarse de estar ejerciendo violencia extrema. Pero sobre todo la resistencia/re-existencia de los pueblos indígenas es imprescindible para la Madre Tierra a la cual pertenecemos todos. Apreciemos:

 

Nación Mapuche. IIRSA-COSIPLAN acechando al Wallmapu

11 de diciembre de 2017

Resumen Latinoamericano

Entendiendo las condiciones materiales que genera el plan IIRSA-COSIPLAN, es que debemos entender los proyectos de reposición de las carreteras P-70 que conecta Peleco (comuna de Cañete) con Tirúa en un tramo de 60 kilómetros y P60R que enlaza Cerro Alto (comuna de Los Álamos) con el límite regional del Biobío y La Araucanía. Bajo esta misma lógica también se explican las 72 solicitudes presentadas por empresas privadas para la crianza y cultivo de salmones en las costas de la Región del Bío Bío, de las cuales 25 acechan las costas de Lebu, Cañete y Tirúa.

 

1. IIRSA-COSIPLAN y los corredores del saqueo

La iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA) es una plataforma de proyectos viales, energéticos y de comunicaciones que pretende integrar, bajo lógicas mercantiles, los territorios sudamericanos para facilitar y potenciar las dinámicas extractivistas1. Esta iniciativa surge el año 2000, siguiendo los lineamientos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el año 2011 es asumida como Foro Técnico del Consejo Sudamericano de Infraestructura y Planeamiento (COSIPLAN) de UNASUR.  En ella participan los 12 Estados de la región que, independientemente de la orientación política de sus gobiernos, buscan una mejor inserción en las redes globales de acumulación capitalista. Hoy en día, la plataforma cuenta con 562 proyectos, con una inversión estimada de USD 198.574 millones (www.iirsa.org).

La IIRSA-COSIPLAN reordena el mapa de Sudamérica en 10 Ejes de Integración y Desarrollo (EID)2, que se definen como “franjas multinacionales de territorio en donde se concentran espacios naturales, asentamientos humanos, zonas productivas y flujos comerciales” (www.iirsa.org). Estos ejes dan lugar a corredores bioceánicos que, mediante carreteras, ferrovías, túneles, hidrovías, sistemas portuarios, etc., conectan áreas ricas en agua, minerales, hidrocarburos y biodiversidad con las costas del Atlántico y el Pacífico. Más allá de la conectividad, la explotación de estos bienes se potencia con proyectos hidroeléctricos y nucleares que nutren energéticamente las faenas de extracción. Los EID imponen una nueva territorialidad, que actualiza el rol de Sudamérica como región proveedora de materias primas para la industria transnacional3.

Estos EID no sólo reordenan el espacio físico, también reconfiguran las relaciones sociales y disciplinan las subjetividades, pues las obras de infraestructura articuladas entre sí materializan determinadas visiones de desarrollo y, por ende, de orden social. En este sentido, podemos comprender a IIRSA-COSIPLAN como una nueva avanzada colonizadora, que somete los territorios, saquea sus bienes naturales y subordina los sistemas tradicionales de vida. De esta forma, la infraestructura cumple un rol claramente político.

A través de sus obras, IIRSA-COSIPLAN desplaza las territorialidades preexistentes, particularmente aquellas que, tras siglos de resistencia, solo parcialmente fueron integradas al sistema capitalista4. Los corredores operan como ‘rutas del despojo’ que aceleran la explotación y circulación de bienes que fueron comunes, y que hoy se mercantilizan como ‘recursos naturales’.  En toda Sudamérica la implementación de esta iniciativa ha generado verdaderas ‘zonas de sacrificio’, donde las economías tradicionales son desplazadas por la explotación intensiva de minerales e hidrocarburos y el desarrollo de la agroindustria o la industria forestal. Los gobiernos, fieles al empresariado transnacional, despliegan complejas estrategias de ‘pacificación social’, normalizando la sobreexplotación de la naturaleza como el único camino para ‘superar la pobreza’, cuando estas estrategias ya no funcionan recurren a la violencia explícita. La máquina extractivista funciona con violencia y corrupción.

Los puertos chilenos cumplen un rol estratégico en la territorialidad extractivista impuesta por IIRSA-COSIPLAN, en tanto puerta de salida a los mercados del Asía Pacífico, particularmente China, cuya acelerada industrialización demanda grandes cantidades de materia prima. La imagen de un ‘Chile plataforma’ para la inversión y un ‘Chile puente’ se sostiene en los más de 4.000 kilómetros de costa que permitirían comunicar Sudamérica con el ‘gigante asiático’. Por eso, 5 Ejes de Integración y Desarrollo (EID) atraviesan este país: Andino del Sur, Capricornio, Interoceánico Central, MERCOSUR-Chile, y Del Sur. 

 

Sin embargo, la iniciativa es prácticamente invisible, no existe bibliografía especializada, ni documentación de las obras o los conflictos que estas pudiesen generar. Aun así, IIRSA-COSIPLAN cumple un rol central en la implementación de pasos fronterizos, la ampliación de puertos, aeropuertos, redes viales, redes eléctricas e hidroeléctricas. Lo relevante de este caso es que la territorialidad de IIRSA-COSIPLAN coincide con el ‘neoliberalismo de guerra’ imperante en Chile. De hecho, la estrategia de regionalización según orientaciones productivas, que promueven los Ejes de Integración y Desarrollo (EID), es similar al proceso de regionalización aplicado por la dictadura pinochetista en la década del setenta. En ese periodo, las reformas estructurales liberalizaron la economía y, paralelamente, reorganizaron el territorio en función de las necesidades del comercio exterior. Cuatro décadas después, los efectos ecológicos y sociales del modelo son impactantes, pero también lo es la capacidad de gestión de conflictos de las instituciones estatales. En Chile, la eficiencia neoliberal ha triunfado invisibilizando IIRSA-COSIPLAN y atendiendo conflictos puntuales que se presentan desconectados unos de otros, con escasa capacidad de articular solidaridades.

 

2. El Eje del Sur en Wallmapu

La IIRSA-COSIPLAN se hace presente en Wallmapu a través del Eje del Sur, que abarca las regiones del Biobío, Araucanía, Los Lagos y Los Ríos (Chile), y las provincias de

Chubut, Neuquén, Río Negro y la porción sur de Buenos Aires (Argentina). El área de influencia de este EID es de 686.527 Km2 , con tan solo un 2% de la población regional, correspondiente a 6.473.238 habitantes. Este EID contempla 47 proyectos, con una inversión estimada de USD 4.507 millones. Su cartera de proyectos está compuesta por 27 proyectos carreteros, 6 ferroviarios, 3 pasos de frontera, 8 marítimos y 3 de interconexión energética5. Estos proyectos se organizan en dos grupos: el Grupo 1 Concepción- Bahía Blanca-Puerto San Antonio Este y el Grupo 2 Circuito Turístico Binacional de la Zona de Los Lagos. El foco productivo del EID son los hidrocarburos, el mineral de cobre, los porotos de soja y las explotaciones forestales y pesqueras, además del turismo.

Por el lado chileno, tenemos la siguiente cartera de proyectos:

(a) Región del Biobío: Mejoramiento y pavimentación Ruta Q 45 Los Ángeles- Paso Pichachén, Modernización del Puerto de Talcahuano, Ruta 180 Nahuelbuta (Negrete-Los Ángeles). Doble Vía Ruta 160 Coronel-Cerro Alto (ya terminada).

(b) Región de La Araucanía: Mejoramiento del Acceso al Paso Icalma, Adecuación y mantenimiento de la Ruta Interlagos, Ruta 5 Temuco-Valdivia, Mejoramiento del acceso al paso Tromen – Mamuil Malal, Pavimentación del tramo hasta la frontera con Argentina, acceso a Pino Hachado Ruta CH-181, Mejoramiento Ruta 181 CH Curacautín-Pino Hachado, Readecuación Túnel Las Raíces, Implementación del control integrado de frontera en Pino Hachado.

(c) Región de Los Lagos: Construcción del camino de acceso al Paso Fronterizo Río Manso, Construcción del Complejo fronterizo Hua Hum, Puerto Varas-Puerto Mar y Aeropuerto, Implementación del control integrado de paso de frontera Cardenal Samoré, Repavimentación de Ruta CH 215 Entrelagos– Paso Cardenal Samoré y Pavimentación Ruta CH 231 Puerto Ramírez – Paso Futaleufú.

(d) Región de Los Ríos: Mejoramiento y pavimentación Ruta 201-CH Coñaripe -paso Carirriñe y Mejoramiento del acceso al Paso Hua Hum.

Cabe señalar que los proyectos de la cartera IIRSA-COSIPLAN van asociados a Programas Territoriales de Integración (PTI), mediante los cuales se promueven otros proyectos que los hagan viables. En este sentido, cada proyecto del Eje del Sur encadena obras locales de adecuación (infraestructura, logística, desarrollo productivo, educación, etc.) además de encadenarse a emprendimientos extractivos que, si bien no son parte de la plataforma, son posibles gracias a las condiciones materiales que los proyectos IIRSA-COSIPLAN generan. Consecuentemente, podemos plantear que el Eje del Sur está imponiendo una territorialidad para el extractivismo, en la que el avance de las obras supone el avance de un modelo de desarrollo que inserta violentamente a Wallmapu en relaciones de explotación y dependencia, abriendo un nuevo ciclo de colonización. Si comprendemos la ocupación del espacio como la dimensión articuladora del conflicto político, es necesario analizar el rol de los proyectos IIRSA-COSIPLAN en la configuración de un nuevo proceso de ‘Pacificación de La Araucanía’, donde los Estados empresariales de Chile y Argentina, convergen intensificando las dinámicas de despojo territorial y violencia sistemática sobre el mundo mapuche.

Un ejemplo que nos permite comprender la complejidad de este proceso, es la relación entre la explotación de hidrocarburos no convencionales en Neuquén (Argentina) y lo que se conoce como el ‘Corredor Norpatágonico’ del Eje del Sur de IIRSA-COSIPLAN. De hecho, el potencial del yacimiento de arenas para fracking de Vaca Muerta se asocia a la promoción, por parte de los gobiernos y sectores empresariales de Chile y Argentina, de la activación del Ferrocarril Trasandino del Sur6, que permitiría la salida del producto por los puertos chilenos rumbo al Asía Pacífico. La viabilidad de ese ferrocarril se asocia a su vez a la mejora de los pasos cordilleranos con obras como la readecuación del Túnel Las Raíces, y la modernización del Puerto de Talcahuano (ambas incluidas en la cartera IIRSA-COSIPLAN), además de otras obras locales de infraestructura, como posibles puertos secos y puertos menores, que están siendo promovidos en la comuna de Victoria y la costa de Lebu7, respectivamente. De hecho, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, actual ‘Embajador extraordinario y plenipotenciario en misión especial para Asia-Pacífico’, tras reunirse con autoridades de Neuquén y Chubut, ha enfatizado la importancia de concretar una ruta bioceánica por la antigua ruta de Lonquimay, que tenga salida por los puertos del Bío Bío. Frei subraya el potencial de Chile como plataforma de servicios portuarios, desde donde se gestione el transporte de las mercancías provenientes de Argentina y Brasil, cuyo destino sean los mercados asiáticos8.

En este punto es necesario subrayar los fuertes conflictos que la industria del fracking ha generado en la zona de Neuquén, parte del Puelmapu, donde se ha intensificado tanto el rechazo a estas prácticas por los daños territoriales que conlleva, principalmente la escasez de agua, como la represión militarizada por parte del Estado argentino. Claramente, en este caso podemos ver la articulación de obras IIRSA-COSIPLAN con el despojo extractivista que avanza de la mano de una nueva ofensiva colonizadora, intentando someter las territorialidades en resistencia de Wallmapu.

En este contexto, entendiendo las condiciones materiales que genera el plan IIRSA-COSIPLAN, es que debemos entender los proyectos de reposición de las carreteras P-70 que conecta Peleco (comuna de Cañete) con Tirúa en un tramo de 60 kilómetros y P60R que enlaza Cerro Alto (comuna de Los Álamos) con el límite regional del Bío Bío y La Araucanía en las comunas de Contulmo y Purén. Ambos proyectos se encuentran en fase de diseño y el Ministerio de Obras Públicas (MOP) trabaja en crear las condiciones que le permitan sacar adelante los procesos de consulta indígena que den luz verde a ambos proyectos carreteros.

Bajo esta misma lógica también se explican las 72 solicitudes presentadas por empresas privadas para la crianza y cultivo de salmones en las costas de la Región del Biobío, de las cuales 25 acechan las costas de Lebu, Cañete y Tirúa. Entendiendo la dinámica estratégica de IIRSA-COSIPLAN, el mejoramiento vial de las rutas se hace indispensable para el éxito de los planes extractivistas en zona lavkenche con fines exportadores. Lo mismo ocurre con la posible construcción de tres centrales hidroeléctricas de paso en el Valle de Elicura (comuna de Contulmo) y con la modernización del Puerto Lebu, donde autoridades locales, sumado a reconocidos lobistas IIRSA (destacan entre ellos el ex concejal por RN en Cañete Jorge Maldonado por el lado chileno; y el empresario argentino Ricardo Partal por el lado trasandino), se encuentran gestionando con autoridades centrales el financiamiento del diseño del proyecto bajo el argumento de ser incorporados y recibir “las bondades económicas del desarrollo” que traería consigo el cordón bioceánico “Ruta Lógica” que pretende conectar los puertos de Lebu por el Pacífico y Bahía Blanca por el Atlántico en un tramo de 1200 kilómetros estimándose que, de materializarse la iniciativa, el transporte de materias primas entre ambos puertos aumentaría de 1.000 a 7.000 toneladas diarias9.

Notas

1.       Entendemos el extractivismo como la explotación intensiva de bienes de la naturaleza a un ritmo que sobrepasa sus capacidades de regeneración. Para el extractivismo, los bienes de la naturaleza son ‘recursos naturales’ mercantilizables, cuyo destino es la exportación.

2.       Si bien en su documentación oficial se habla de 10 EID, solo se presenta información de 9 EID.

3.       Ver texto “Aproximaciones críticas a la iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA)” Jiménez Cortés, E. 2015. Disponible en http://www.colectivoelkintral.cl/wp-content/uploads/2015/07/Aproximaciones-cr%C3%ADticas-a-IIRSA-20151.pdf

4.       En esta categoría consideramos principalmente a pueblos y naciones indígenas que mantuvieron ciertos niveles de autonomía en geografías de difícil acceso para el capital, como la Amazonía, el altiplano, los boques australes, la Patagonia, etc.

5.       “Informe de la cartera de proyectos 2016” COSIPLAN. Disponible en https://www.flipsnack.com/IIRSA/informe-de-la-cartera-de-proyectos-del-cosiplan-2016.html Estas cifras pueden variar según la actualización en línea del sistema de información de COSIPLAN.

6.       Este sería la continuación del Ramal Ferroviario Bahía Blanca -Cipolletti-Añelo de IIRSA-COSIPLAN. Ver ficha de proyecto en http://www.iirsa.org/proyectos/detalle_proyecto.aspx?h=925

7.       Sobre Lebu, revisar la siguiente nota http://www.lebu.cl/noticia/Id_noticia-154/ 

8.       Presentación en el seminario internacional “Competitividad del Corredor Bioceánico Central (CBC) en El Mercado Asiático” realizado en Coquimbo, 10 de agosto de 2017

9.       Ver nota en http://www.australtemuco.cl/impresa/2016/10/11/full/cuerpo-principal/2/

Aukin.org

Fuente: http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/12/11/nacion-mapuche-iirsa-cosiplan-acechando-al-wallmapu/

 

 

Estamos, en la Argentina, los diversos de abajo siendo dominados también con discursos y acciones que recortan la realidad nacional e internacional. Ante todo recordemos que ,durante la deKada, se pretendió embaucar con la coexistencia del sistema global de agronegocios y la agricultura familiar. Hoy se busca -con el diálogo- profundizar la democracia ocultando que expandió, afianzó el poder económico e imperialista de las corporaciones extractivistas y multiplicó las comunidades destinadas a "zonas de sacrificio". Algunos lo hacen sin reparar que estamos subsumidos en la cuarta guerra del capitalismo contra la humanidad y otros lo saben pero creen en su salvación.

 

Argentina. Universidades llaman a frenar represión estatal

11 de diciembre de 2017

Resumen Latinoamericano

Los rectores se reunieron en Bariloche y advirtieron que los pueblos originarios “no son un enemigo interno”. Advierten sobre las penosas consecuencia de la intervención de fuerzas militarizadas.

El plenario extraordinario del Consejo Interuniversitario Nacional advirtió sobre la violenta represión de las fuerzas federales a cargo del Estado nacional, las dos muertes provocadas en el sur por la Gendarmería y la Prefectura y el encarcelamiento sin juicio previo y sin atender los reclamos de organismos internacionales de Derechos Humanos.

Las universidades de todo el país, en el encuentro que contó con la participación del rector de la UNLPam Sergio Baudino, se reunieron en Bariloche para fijar posición frente a esas problemáticas. El encuentro también sirvió de marco para la definición de cuestiones institucionales y la constitución de debates que apuntan a estrategias comunes.

El CIN reclamó “el cese de la violencia y la represión” y aseveró que “promueve el diálogo con los pueblos originarios para la restitución de tierras‘.

Enmarcó la postura en el accionar de Gendarmería que ‘reprimió a un grupo de mapuches y militantes sociales en lucha por la restitución de tierras, lo que tuvo, como lamentable consecuencia, la muerte de Santiago Maldonado‘ y ‘más recientemente la Prefectura reprimió a otra comunidad mapuche, lo que causó la muerte de Rafael Nahuel, un joven de 21 años residente de un humilde barrio de San Carlos de Bariloche‘.

‘La cuestión de la tierra y los reclamos de quienes son pueblos originarios de la Patagonia argentina obligan al Estado nacional a desarrollar una política pública de reconocimiento, comprensión y diálogo, en la búsqueda de soluciones de convivencia, sobre la base del principal derecho humano que es el derecho a la vida, tal como lo expresa la Constitución nacional y el derecho internacional‘, expresa el documento en uno de sus párrafos.

‘Basar la política pública en las fuerzas de seguridad y en la represión no tiene otra consecuencia que la que estamos viviendo. Han perdido la vida dos seres humanos. Estos hechos no hacen sino revelar la gravedad de recurrir a las fuerzas de seguridad militarizadas para resolver los reclamos de acceso a la tierra‘, insistieron las universidades.

 

Inacción estatal

Indicaron además que ‘la inacción del Estado nacional para resolver la tenencia de tierras conlleva a luchas por su restitución, en las que familias originarias y militantes sociales se ven confrontados por fuerzas de seguridad armadas con ametralladoras, fusiles y pistolas. Pasar del uso de armas disuasivas frente a un conflicto de esta naturaleza al de armas de guerra es desconocer todos los protocolos de seguridad existentes en el mundo para este tipo de situaciones'.

 

El conjunto de rectores reclamaron ‘por el cese inmediato de toda forma de violencia, en particular la ejercida por la fuerza pública, la prudente actuación de la justicia y la formulación y consenso de una política de estado que implemente los derechos de los pueblos originarios. Confiamos en que la mesa de diálogo que se ha abierto entre todas las partes, en la que participan activamente dos de nuestras universidades nacionales, sea la instancia de la que surja un camino satisfactorio para dar solución a este conflicto‘.

 

El CIN recuerda que la Constitución nacional reconoce la pre-existencia étnica y cultural de los pueblos indígenas, el derecho a la tierra que ocupan y les garantiza, en caso de no alcanzar las que ocupan, otras tierras aptas y suficientes para el desarrollo humano. “Los pueblos originarios no son nuestro enemigo interno. Los argentinos debemos asumir el desafío de hallarnos unidos a fin de construir una mejor y más justa nación, ‘para todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino’, tal como lo establece nuestra Constitución Nacional”, finalizaron.

 

“Régimen carcelario sin juicio previo”

En tanto sobre Milagro Sala los rectores manifestaron su “profunda preocupación” por su situación e instaron a que ‘el Estado nacional cumpla con el reclamo de protección inmediata difundido por el máximo tribunal en materia de derechos humanos de la región que exige que la prisión de Sala se cumpla en su lugar de residencia habitual o de cualquier otra manera menos restrictiva de sus derechos‘.

En los términos de la declaración de referencia adhirieron al pedido de la Corte Interamericana de Derechos Humanos para que el Estado argentino “adopte, de manera inmediata, las medidas de protección que sean necesarias y efectivas para garantizar la vida, integridad personal y salud de la señora Milagro Sala”.

Indicaron que ‘desde su detención el 16 de enero de 2016, Milagro Sala fue condenada bajo un régimen carcelario sin juicio previo‘. Agregaron que ‘el organismo dependiente de la Organización de los Estados Americanos dictó una medida provisional a favor de Milagro Sala y reclamó al Gobierno nacional que ’de manera inmediata’ sustituya la prisión preventiva en el penal de Alto Comedero “por la medida alternativa de arresto domiciliario”.

Sumaron a ello que ‘organismos internacionales, como el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de Naciones Unidas, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Organización de los Estados Americanos y Human Rights Watch, han determinado que la detención de Sala es arbitraria y exigen su inmediata liberación‘.

 

“Garantizar calidad y graduación”

Durante la apertura del plenario del CIN, Mónica Silva -ministra de Educación y Derechos Humanos de la provincia de Río Negro- celebró el arribo de los rectores a su ciudad: “Resaltó la importancia de conversar y trabajar de manera integrada y continua con el sistema universitario desde los ministerios provinciales. Les deseo buenas discusiones y buenas respuestas para las preguntas que se hagan”.

La secretaria de políticas Universitarias del Ministerio de Educación de la Nación, Danya Tavela, realizó un informe de lo hecho y de lo proyectado para 2018 desde esa cartera educativa. “Tenemos la responsabilidad de articular entre todos el sistema universitario, garantizar la calidad, la integración y, sobre todo, la graduación”, estimuló.

Antes de la designación de un nuevo director general para los próximos tres años, Oscar Spada -autoridad saliente- destacó la visión histórica del Consejo por entender a la educación como un bien social y un derecho humano. “Se debería elaborar un plan estratégico para el CIN y para el sistema en general que plantee una dimensión tecnológica, institucional, sociocultural y económica”, propuso.

 

Luego de agradecer la gestión de Spada, los rectores designaron a Mario Lozano, ex rector de la Universidad Nacional de Quilmes, como el nuevo director general. Acordaron la ratificación de la propuesta de René Nicoletti, vicerrector de la Universidad Nacional de La Matanza, como representante del sistema universitario ante la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU).

 

Posteriormente, Carlos Manuel De Marziani, rector de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, fue designado por el plenario como el nuevo vicepresidente de la Comisión de Posgrado, en reemplazo de Alberto Ayape, quien terminó su mandato en la casa de estudios de Chubut.

Con respecto a lo ocurrido al Submarino Ara San Juan, los rectores declararon su profundo pesar e hicieron llegar ‘su afecto y acompañamiento a los familiares y amigos de todos sus tripulantes‘.
Instaron ‘enfáticamente al Estado nacional a continuar con la búsqueda y a llevar adelante las actuaciones pertinentes que permitan el total esclarecimiento de lo sucedido a su tripulación y a la nave‘.

Nota publicada en El diario de La Pampa 6 de diciembre 2017

Fuente: http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/12/11/argentina-universidades-llaman-a-frenar-represion-estatal/

 

 

Constatemos la nación Mapuche no concilia y nosotros, abajo y a la izquierda, tampoco si aspiramos a nuestros buenos vivires convivires.

 

 

Nación Mapuche. Pewenches marchan reivindicando su autonomía y anuncian recuperaciones territoriales

11 de diciembre de 2017

Resumen Latinoamericano

Eduardo Godoy, Resumen.cl

A eso de las 10 de la mañana del este sábado 9 de diciembre, se dio inicio a la marcha convocada por Segundo Suárez Marihuan, Lonko de la Comunidad de Malla Malla, que junto a las comunidades de Alto Biobío, Quilaco, Santa Bárbara, Quilleco, Antuco y Lonquimay buscan reivindicar la lucha de la Nación Mapuche en el territorio Pewenche, zona de la VIII y IX Región que durante gran parte de su historia se ha visto arrasada por grandes proyectos hidroeléctricos y enormes zonas de monocultivo forestal.

 

La marcha dio inicio en la ciudad de Ralco junto a familiares del Lonko y gran parte de las comunidades que fueron convocadas. Asimismo, se hicieron presentes un gran número de personas no mapuches que apoyan la autonomía política y que rechazan el modelo económico que se sostiene por el robo de territorios y que paulatinamente ha ido expulsando a las familias pewenches a lo más alto de la cordillera, sitios que corresponden a una de las entradas principales a Alto Biobío, limitando de esta forma la agricultura y la ganadería con la que subsistieron durante muchos años.

En palabras del Lonko Segundo, lo que ha impulsado todo aquel despojo de derechos a la gente mapuche ha sido la ambición y la poca consciencia de los grupos económicos que -con ayuda del Estado de Chile- buscan deslegitimar cualquier clase de antigua autonomía territorial de la zona, sin pensar en el futuro de las familias mapuche y pewenche, ni en la naturaleza que forma parte fundamental de la vida de las comunidades.

Lo que pretenden las comunidades de la zona es comenzar con un proyecto de autonomía  que arrancaría con la recuperación de los territorios correspondientes a el Fundos Las Lengas, Infiernillo, Queuco, los Chenques (Cauñicu y Pitril), Rañilhuenu, San Miguel, de la Ribera del Queuco y Guallaly, Los Guindo (Familia Bustener y Campagna), Villucura, Lolco de la ribera del Biobío, en Alto Biobío y Fundo Aguas Blanca de la Familia Matte, Las Quinientas de la Comuna de Santa Bárbara y Carta Ajena (Forestal Mininco), Cahual, Noiman, Trompelhueno (Forestal Mininco) de la Comuna de Quilaco. Proceso que daría comienzo, según las palabras del Lonko en abril del próximo año.

La marcha que mayoritariamente se desarrolló en automóvil, finalizó unos 2 kilómetros antes de llegar a la central Angostura perteneciente a la empresa Colbún, a la entrada de la Comuna de Quilaco, donde se dio inicio nuevamente a la caminata hasta un lugar aledaño a la entrada donde se realizó un almuerzo y posteriormente una gran conversación entre todos los asistentes, dirigida por el Lonko Segundo, en la que se determinaron los límites de la autonomía Mapuche en el territorio Pewenche, luego se plantaron dos grandes y altas banderas Pewenches y una bandera de la nación Mapuche, donde se realizaron ceremonias rogativas con la que se daría inicio al proyecto emancipador.

Carabineros de Chile y el Ejército se hicieron notar con más de 6 camiones que circulaban constantemente en la zona, clara muestra de la violenta presencia del Estado de Chile en la zonas declaradas autónomas.

Fuente: http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/12/11/nacion-mapuche-pewenches-marchan-reivindicando-su-autonomia-y-anuncian-recuperaciones-territoriales/

 

 

Indaguemos cómo establecer nuestra unión en diversidad que sea base a la rebelión anticapitalista, antiimperialista, antirracista y antipatriarcal. Hallamos una metodología para construcción desde abajo pero disentimos en el posicionamiento ante las mayorías al procurar movilizar  y aceptar las elecciones. Tampoco coincidimos en el fin de constituir una "nación fuerte, independiente, soberana y desarrollada". El Frente sigue caminos sin ruptura con la lógica y la cultura impuesta por el capitalismo. Es el pensamiento de muchos de que lo posible es más realista y eficaz. En tiempos de crisis estructural y civilizatoria es conveniente subvertir el modo de organizarse, actuar, hacer y comunicarse.

 

Frente Brasil Popular realizará

Congreso del Pueblo Brasileño en 2018

11 de diciembre de 2017

Resumen Latinoamericano

2ª Conferencia Nacional del Frente Brasil Popular en la Escuela Nacional Florestan Fernandes (ENFF), en el municipio de Guararema,

São Paulo / Patrícia de Matos/Divulgación FBP

La idea resulta del objetivo de “construir un proyecto de nación con el pueblo y para el pueblo”

Los movimientos populares en Brasil realizarán en el primer semestre de 2018 una actividad inédita en el escenario político y social del país: el Congreso del Pueblo Brasileño. La idea viene del objetivo de “construir un proyecto de nación con el pueblo y para el pueblo brasileño”. Se anunció la propuesta el último fin de semana durante la 2ª Conferencia Nacional del Frente Brasil Popular (FBP), realizada en la Escuela Nacional Florestan Fernandes (ENFF), en el municipio de Guararema, en el interior del estado de São Paulo.

El Congreso tendrá diferentes etapas, las primeras en las organizaciones barriales, después con los encuentros municipales y regionales hasta llegar a la etapa nacional. “Vamos a hacer una amplia movilización, con reuniones que van a acontecer en los salones parroquiales y en las escuelas para debatir la situación que viven los brasileños y quienes son los culpados por ese escenario [de crisis]”, dijo João Pedro Stedile, del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), en entrevista con la comunicación del Frente Brasil Popular.

Para el Frente, la transformación del país en una “nación fuerte, independiente, soberana y desarrollada” depende de la participación de la clase obrera. El Congreso es considerado algo inédito por su amplitud, si se considera que contará con la movilización de movimientos populares de todo el país, al igual que la perspectiva de que se convoca al pueblo para construir “con sus propias manos el proyecto de desarrollo del país”.

Frente Brasil Popular tiene el objetivo que el Congreso del Pueblo Brasileño pueda incidir sobre las elecciones presidenciales y al mismo tiempo construya una agenda de movilización y de formación de la sociedad brasileña. “Vamos a aprobar un proyecto unitario para que los candidatos del campo democrático se comprometan con una plataforma mínima para un proyecto amplio y con los principios firmados en el compromiso con la restitución de las conquistas democráticas, con un Estado que garantice el desarrollo, la educación pública y gratuita, la inversión en ciencia y tecnología”, explicó Nalu Faria de la Marcha Mundial de las Mujeres, en entrevista a la comunicación del Frente.

Conferencia

La 2ª Conferencia Nacional del Frente Brasil Popular se inició el último viernes (08), con la realización de una manifestación político y cultural en solidaridad con Venezuela, en la sed del Sindicato de Periodistas en la ciudad de São Paulo.

El sábado (09) por la mañana participaron del debate sobre la coyuntura nacional e internacional la presidente del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffmann; Ricardo Gebrim, de la Consulta Popular; y Valter Sorrentino, del Partido Comunista de Brasil (PCdoB).

Hoffmann aseveró los puntos primordiales para la construcción de un proyecto que responda a las preocupaciones de algunos sectores de la sociedad, es decir, un proyecto popular, progresista e inclusivo. Para la presidente del PT, aunque la política nacional sea blanco de una intensiva campaña de desmantelamiento, es necesario construir herramientas para la politización de la población.

“La única gobernabilidad que tenemos es la certeza de que podemos luchar. Creo que hay que avanzar. Las elecciones no presentan todas las respuestas necesarias, pero representan un momento importante de movilización de la población brasileña. Yo insisto en la necesidad de construir comités populares ahora y en el futuro”, dijo.

Ricardo Gebrim señaló las dificultades “rotativas” de los movimientos en reiniciar las grandes movilizaciones y de comprender algunos sectores de la sociedad, como el sector de servicios, para realizar la disputa ideológica, política y económica. Para eso, destacó la importancia de la realización del Congreso del Pueblo. “Que el Congreso sea la concreción, la fuerza social necesaria para resolver esa cuestión táctica que nosotros identificamos. Hay diferentes matices y lecturas, pero sabemos que necesitamos intervenir con elementos tácticos, de un modo claro y concentrado”, afirmó.

El sábado por la tarde los representantes de los movimientos populares debatieron los “Desafíos políticos del Frente Brasil Popular”. En el debate, João Pedro Stedile, del MST, enumeró tres desafíos del momento en Brasil.

Primero Stedile afirmó el desafío de movilizar la clase obrera que vive en las periferias. “La izquierda no va a la periferia actualmente, allá están solamente el PCC [se refiere al grupo Primer Comando de la Capital, una de las facciones del crimen organizado en el país] y las iglesias evangélicas, que podrían volverse evangélicos de izquierda”, puntuó.

El segundo desafío señalado por Stedile es la necesidad de poner en práctica la autocrítica en la forma de hacer política. “Hay que decir a los partidos y a los nuestros candidatos: ‘el discurso no atrae los votos’. No vamos a convencer las personas con discurso”, aclaró. El tercer desafío tiene que ver con la formación política. “Hay que aprovechar ese período para formar militantes. ¿Cómo formar militantes? Con la praxis, con la teoría y con la práctica. Es tiempo de rejuvenecer”.

En el cierre de la conferencia, más de 350 militantes de movimientos sociales y entidades divulgaron la Declaración Política del encuentro del Frente que, en síntesis, indicó el objetivo de “construir un proyecto de nación con el pueblo y para el pueblo”.

Se puede acceder al documento en la íntegra [en portugués] aquí.

Edición: Camila Maciel | Traducción: Luiza Mançano

Brasil de Fato | São Paulo (estado de São Paulo)

Fuente: http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/12/11/frente-brasil-popular-realizara-congreso-del-pueblo-brasileno-en-2018/

En consecuencia, abajo y a la izquierda, podemos hallar en los tres ejemplos mencionados anteriormente argumentos para definir que nuestras diferencias -las de quienes luchamos por emanciparnos del capitalismo- con los progresismos son irreconciliables y resulta de corto plazo e incluso involutiva la unidad de acción en base a las apariencias de compartir ideales que terminan desvirtuados por ellos.   

 

Escuchamos a Patricia Bullrich y a Mauricio Macri insistir en invocar el diálogo como el modo de abordar un conflicto. Quienes convocan a la mesa de diálogo para la paz coinciden. Ambas partes abstraen el diálogo del gobierno-estado en patente violencia contra los derechos de los diversos de abajo para consagrarse a privilegiar en exclusivo al poder económico e imperialista, fiel a la cuarta guerra del capitalismo contra la humanidad. Lo descontextualizan del capitalismo e imperialismos en su fase de maximización de la acumulación por despojo y por superexplotación tanto de los trabajadores y pueblos como de la Naturaleza.

 

A su vez, los rectores eluden situarnos ante los extractivismos como violación sistemática de derechos humanos y en sus gestiones de las universidades a favor de dichos ecocidios-etnocidios-genocidios. Asimismo restringe el “régimen carcelario sin juicio previo” a Milagro Sala (dirigente K muy cuestionable) cuando la Comisión Provincial por la Memoria, desde el período 2013 a 2014, caracteriza de “sistema de la crueldad” a cárceles, comisarías, centros de menores, neuropsiquiátricos y políticas de “seguridad” en la provincia de Buenos Aires. Los rectores son indiferentes a los jóvenes despojados de todo por el capitalismo que están bajo estado de excepción tanto al superpoblar cárceles y sin condena como al vivir en villas miseria.

 

En fin João Pedro Stedile, dirigente del MST de Brasil, plantea rejuvenecer la política dejando el predominio de los discursos para dedicarse a la formación de la militancia y movilizarse en las barriadas pobres compitiendo tanto con el narcotráfico como con las iglesias evangélicas.

 

Cuando habla de autocrítica una piensa en que hará el balance de los gobiernos del PT pero el Frente Brasil Popular proyecta lo mismo y con iguales términos ambiguos: popular, progresista e inclusivo. Sigue proponiendo lo anacrónico e inviable: “nación fuerte, independiente, soberana y desarrollada”.

 

El hacer política emancipatoria debe confrontar -desde raíces concretas en la realidad del presente nacional e internacional- con la expropiación oligopólica de tierras tanto rurales como urbanas y con el trabajo subsumido totalitariamente al Capital-Estado. Implica asumir el lugar colectivo e individual desde el compromiso con ir instaurando hoy a la sociedad, el país y el mundo de paz entre los pueblos.

 

Por tanto lo fundamental a los cambios postcapitalistas o socialistas es arraigar, desde ahora, nuevas relaciones entre nosotros -los diversos de abajo- y con la Madre Tierra que exige diálogos pero entre los diversos de abajo y de izquierda.

 

Pensemos más en las organizaciones, maduraciones y luchas abajo sin fronteras impuestas desde siglos por los de arriba:

 

La minería juega un papel importante en la destrucción de la tierra

Colombia en contravía con el planeta

8 de diciembre de 2017

 

Por Agencia Prensa Rural

 

 

Cuando el planeta se está deteriorando a gran velocidad, algunos países se ven en la necesidad de alargarle la vida y frenar el desastre. Del 6 al 17 de noviembre se realizó la versión 23 de la Conferencia de las Partes en Bonn (Alemania), sobre el cambio climático; 190 países acordaron disminuir el uso del carbón y duplicar la generación de energía limpia y así reducir la temperatura del planeta. Estados Unidos estuvo ausente en la conferencia.

La ganadería, por ejemplo, no aparece en los planes nacionales de protección del ambiente, por el contrario aporta el 14,5% de las emisiones de gases de efecto invernadero según la FAO.

“Ahora hay fenómenos naturales recurrentes e intensos en los últimos veinte años: huracanes, sequías, incendios, tormentas de polvo, tsunami, acidificación del agua, pérdida de cascos polares, muerte del mar Muerto”, dice Luis Álvaro Pardo, director del centro de estudios mineros Colombia Punto Medio.

Es evidente que las energías fósiles ya no son eficientes en este momento donde la tecnología ha avanzado y la humanidad ha aumentado, además que aportan en gran proporción al cambio climático.

Colombia está en una posición geográfica estratégica para generar energía limpia: hay sol, viento y dos mares. “Pero este es un Estado cooptado por empresarios a quienes no les interesa invertir en energías renovables”, dice Luis Álvaro Pardo. Algunos países ya son pioneros en transformar las energías fósiles como Suecia, Dinamarca, Alemania, Francia, Chile o Argentina.

 Colombia en contravía

 

“En 1949 el oro, en el Bajo Cauca antioqueño, parecía hierba. Miles de personas sacaron oro y no había quién comprara tanto. Los maestros, albañiles, vendedores de paletas, carpinteros, almacenistas, vaqueros, cantineros, negociantes y pescadores han dejado sus oficios en el Bajo Cauca para meterse a ‘miniar’. El aumento de los precios del oro, desatado a finales de 1979 han hecho crecer muchos caseríos que se han visto invadidos por una nueva oleada de mineros de todas partes. Los colonos que antes sembraban maíz, arroz, después de tantos años de abandono, resolvieron aprender a sacar oro”, escribía el periodista Juan José Hoyos en 1980

 

Hoy el periodista tendría que escribir sobre las nuevas dinámicas de la minería y volver al Bajo Cauca para ver la devastación, la descomposición social, la persecución que el Gobierno y las empresas multinacionales han emprendido contra ese minero que vio brotar oro y al que nunca le dieron la tierra porque ahí estaba la riqueza.

Y una de las principales banderas de este gobierno es que hay que darle paso a la locomotora minera porque las regalías servirán para el posconflicto. “Es un discurso extorsionista: si no nos compran carbón, no hay paz. Este es un país quebrado. El Gobierno distorsiona la realidad.

 

Hay que meterle a la locomotora porque aporta a la economía: mentira. En el 2015 los hidrocarburos aportaron 80% en las regalías mientras la minería aportó 20%”, agrega Luis Álvaro Pardo.

Mientras otros países buscan estrategias para mejorar la vida en el planeta, Colombia continúa en su plan consumista y depredador de las reservas forestales. El Bajo Cauca antioqueño ya está casi todo explotado con minería a cielo abierto. Allí las empresas multinacionales ejercen control del territorio, no las instituciones y a los pequeños mineros ya no les pagan por producción, sino por salario, es decir, una nueva esclavitud.

El proyecto minero La Colosa, en el Tolima, “acabaría con la despensa agrícola que es Cajamarca, se traslapa con ecosistemas de alta montaña, genera conflictos socioambientales y hay descomposición del tejido social. El 85% de la cuenca del río Coello está concesionada. Después de sufrir desplazamientos y masacres por el conflicto, llegó la minería también a desplazar”, dice Robinson Mejía, líder de Cajamarca.

En Girardota (Antioquia), Enka de Colombia instaló hace un par de años una termoeléctrica a carbón, cuando la industria ya la califica como obsoleta. Esta ha aportado a la contaminación que prende las alarmas en Medellín. En el oriente antioqueño hay proyectadas 50 hidroeléctricas. En el 2018 inundan Hidroituango. Y así, en casi todo el país se implementa un desarrollo que va en contravía de la vida humana, animal y vegetal.

“Estamos siendo desplazados a nombre del desarrollo. Lo de la minería bien hecha es una ideología, no tiene ningún contexto”, dice Jairo Castrillón, líder del municipio de San Roque, en Antioquia.

 

San Roque

Rosa Elena Monsalve es coordinadora de la mesa municipal de la asociación de víctimas y comité de derechos humanos del corregimiento de Providencia, en San Roque. Llegó hace poco a este corregimiento con la intención de ayudar a organizar esa comunidad de dos mil habitantes que están en riesgo permanente por Gramalote, una filial de la Anglogold Ashanti.

“San Roque y sobre todo Providencia fueron muy aporreados por el conflicto armado y ahora nuevamente son víctimas, ahora por el Gobierno que los criminaliza por ser mineros”.

Cuenta Rosa Elena que Gramalote hace desplazar a la gente voluntariamente porque vivir allí se vuelve costoso con la llegada de foráneos a trabajar en la mina. “Fuera de eso están cerrando las minas y entables, y quedan las familias sin con qué alimentarse”.

Ella recuerda que en julio, cuando los niños entraron de vacaciones a la escuela, muchos fueron sin desayunar. “El Gobierno, por un acto administrativo, hizo levantar unos entables y no hubo donde lavar el oro. La gente no tenía con qué comer. ¿Eso es construir paz? Es algo complejo y absurdo”.

 

Recuperar el Estado

Robinson Mejía cuenta que en Cajamarca hacen el festival del carrao, “carros que adornamos con lo que produce la tierra, fomentando identidad”. En el 2011 realizaron la primera marcha carnaval con doce mil personas, a la segunda llegaron treinta mil, este año en la novena participaron 120 mil y para el 2018 esperan que 125 municipios completos asistan. “Resistir es una fiesta, defender la vida es una fiesta”.

Luis Álvaro Pardo dice que es necesario recuperar el Estado para los colombianos. “Unas políticas enfocadas al interés general, un nuevo código minero desde las comunidades. No subsidiemos más las empresas multinacionales”.

Rosa Elena, con el apoyo de organizaciones sociales, quiere crear una mesa minera en San Roque “En esa mesa queremos hacer la propuesta de la defensa del territorio. Providencia va a ser un epicentro de minería a cielo abierto y van a desaparecer las montañas. Es un pulmón que vamos a dejar desaparecer si no nos ponemos las pilas”.

Fuente original: http://prensarural.org/spip/spip.php?article22442

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=235064

 

 

-----

 

Pueblo Palomas Salto, sábado 9 de diciembre de 2017.

II Marcha en Defensa del Acuífero Guaraní.

 

PROCLAMA.

Estamos reunidos hoy aquí en Pueblo Palomas en el departamento de Salto ciudadanos de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, porque la agresión a nuestro Acuífero Guaraní sigue en marcha. Estamos reunidos hoy aquí en la tierra de José Gervasio Artigas, en la tierra de los Charrúas, en la tierra de los Gauchos y Paisanos que poblaron nuestra campaña, quiénes nos dejaron el legado de cuidar nuestro terruño y cuidar el agua.

 

La empresa Schuepbach Energy Uruguay y ANCAP, junto a su principal accionista australiana Petrel ya están perforando en Cerro de Chagas y luego vendrán para Cañada Fea o del Diablo próximo a nuestro Pueblo.

 

Las perforaciones petrolíferas se ubican muy cerca de la cuenca del Río Uruguay y muy cercanas a la Represa Hidroeléctrica de Salto Grande y de los pozos termales de Arapey y Daymán. Según estudios geológicos realizados en el año 2006, se considera altamente peligroso perforar cerca de la represa, en una zona de gran profundidad. Además se pone en riesgo cerca de medio millón de personas que viven en la región, dado que el agua y la represa pueden ser afectadas. Estás acciones invasivas de perforación exploratoria, removerán 1400 metros de sedimentos, incluidos 100 metros más de basalto, utilizando productos químicos algunos de ellos considerados cancerígenos y otros radiactivos, que contaminarán el Acuífero Guaraní, considerado uno de los reservorios de agua dulce más importante del mundo.

 

Hoy los vecinos de Palomas, de Saucedo, de Salto, del Uruguay todo y de los países vecinos le decimos a las autoridades de la DINAMA y del Poder Ejecutivo que: “SIN AGUA NO HAY VIDA, NO A LAS PERFORACIONES SOBRE EL ACUÍFERO GUARANÍ”.

 

Pero, ¿por qué le decimos que no a las perforaciones exploratorias en búsqueda de hidrocarburos? Porque toda perforación convencional o no convencional utilizan miles de litros de agua cargados con sustancias químicas altamente tóxicas. Dicha mezcla se prepara en superficie y se inyecta al pozo para remover los cortes de roca, luego se la extrae, formando los lodos de perforación, cuya deposición final aún no ha sido informado por la DINAMA.

 

Le decimos no a las perforaciones porque las empresas extractivistas no tienen licencia social de la ciudadanía aunque tengan el aval del gobierno de turno.

 

En Uruguay, no podemos permitir que nos contaminen el agua y el suelo. Al perforar el acuífero ponemos en riego la producción de la zona e hipotecamos el futuro de generaciones venideras. El agua dulce es la única riqueza, que con certeza, puede volvernos prósperos en el futuro, sin agua no hay vida.

 

Exigimos el cumplimiento de los decretos departamentales contra el fracking y la aprobación de una ley de prohibición de la fractura hidráulica en todo el territorio nacional, teniendo en cuenta el artículo 47 de la Constitución de la República que establece una clara obligación de protección del medio ambiente.

 

No queremos que nos suceda como en la ciudad de Allen en la provincia de Río Negro Argentina, dicha ciudad se encuentra desolada y arruinada porque en sus alrededores tienen plantaciones de peras y de manzanas su principal riqueza, contaminadas con hidrocarburos mezclados con agua como consecuencia del fracking.

 

Recordemos que la fracturación hidraúlica utiliza explosivos para “punzar el pozo”, es decir abrir pequeños agujeros en la cañería para que pueda fluir el petróleo y además puede provocar movimientos sísmicos inducidos, utilizando gran cantidad de agua que se contamina y no vuelve a recuperarse.

 

Por eso le decimos no a las perforaciones, no a la moratoria y sí a una ley nacional que prohíba el fracking. En Alemania, Francia, Rumania, República Checa, Gran Bretaña e Irlanda, así como también en provincias españolas, en algunos estados de Canadá y Estados Unidos el fracking ha sido prohibido por los daños irreversibles que provoca al medio ambiente. También en más de cien localidades de Brasil, en la provincia de Entre Ríos en Argentina y en los departamentos de Salto, Paysandú, Rivera, Tacuarembó, Artigas y Rocha en Uruguay, el fracking ha sido prohibido por sus impactos negativos probados a nivel mundial.

 

Muchos vecinos nos preguntamos: ¿Cuánto le cuesta al Uruguay las perforaciones de exploración en búsqueda de hidrocarburos? ¿Por qué las autoridades no informan correctamente a la ciudadanía? ¿Por qué no nos dicen dónde se depositaron los lodos tóxicos de la perforación de Cerro Padilla? ¿Por qué el Uruguay no cumple con los tratados internacionales que protegen el Acuífero Guaraní? ¿Por qué no nos informan de los productos químicos cancerígenos y radiactivos que utilizan en las perforaciones? ¿Por qué quieren establecer una zona de sacrificio del agua y del suelo, que afectará la economía de pequeños productores y pobladores de la zona? ¿Dónde se depositarán los desechos peligrosos que se extraerán de los pozos en Salto?

Para finalizar le decimos a nuestro Intendente Dr. Andrés Lima, a las Delegaciones de Argentina y Uruguay ante la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande, a las autoridades de la DINAMA, a nuestros Legisladores y Representantes Nacionales, a los integrantes del Poder Ejecutivo y al Presidente de la República Dr. Tabaré Vázquez, que somos un PUEBLO SOBERANO, que no queremos más el doble discurso, que no queremos más que nos mientan, que no queremos más que nos den la espalda y que sólo se acuerdan de nosotros cuando vienen a buscar el voto. Ustedes no son los dueños del agua ni de la tierra que son patrimonio de todos los uruguayos. Ustedes NO TIENEN LICENCIA SOCIAL, para “vender el rico patrimonio de los Orientales al bajo precio de la necesidad”, SIN AGUA NO HAY VIDA, NO A LAS PERFORACIONES SOBRE EL ACUÍFERO GUARANÍ. Ustedes son los responsables de las consecuencias y el impacto ambiental que tendrán las perforaciones.

No queremos que nos envenenen el agua, no queremos que nos agujereen el suelo, porque el agua dulce es la única riqueza, que con certeza, nos volverá prósperos en el futuro. Por eso le decimos NO a las perforaciones, por eso le decimos que no damos ni un paso atrás en la defensa de nuestro Acuífero Guaraní.

 

El Sr. ALEXIS SILVA poblador de Palomas leerá la proclama en representación de todas las organizaciones ambientalistas.

Coordinadora Ambiental Todas las Manos.

Asociación Civil Ambientalista de Salto.

Asamblea Ciudadana Concordia.

Asamblea Popular Ambiental Colón-Ruta 135.

Uruguay Libre de Megaminería.

Coesus Latinoamericana contra el Fracking.

Foro Regional Contra el Fracking.

Asamblea Ambientalista de Chajarí.

Grupo Gensa Paysandú.

Paysandú Libre de Fracking.

Paysandú Nuestro.

Tacuarembó por el Medio Ambiente.

350. org Argentina.

Rivera por la Vida Sustentable y el Agua.

-- 
-- 
UAC Unión de Asambleas Ciudadanas Contra el Saqueo y la Contaminación
www.asambleasciudadanas.org.ar
facebook.com/unionasambleasciudadanas
http://twitter.com/prensauac
 
(Cuadernillo Sistematización Encuentros de la UAC -PDF-) --> 
https://goo.gl/c6AkmJ

 

 

 

Nos indican que: "El gran reto es combinar los pensamientos, acciones y luchas desde lo local y comunitario con las disputas en otros niveles de acción, reconociendo el potencial de unos y otros, así como sus limitaciones".

 

 

 

Entrevista a Alberto Acosta

“El Buen Vivir abre posibilidades más profundas que la simple alternativa económica al neoliberalismo”

2 de diciembre de 2017

 

 

Por Koldo Unceta (Revista Galde)

Alberto Acosta Espinosa (twitter: @AlbertoAcostaE ), economista, académico, político, y activista social ecuatoriano, es una de las personas más representativas de la nueva izquierda latinoamericana. Participó activamente en la Revolución Ciudadana y en la fundación del Movimiento Alianza País, llegando a ser ministro de Energía y Minas en el gobierno de Rafael Correa y posteriormente Presidente de la Asamblea Constituyente de Ecuador. Tras dimitir de su cargo por sus discrepancias con la deriva del proceso, Alberto Acosta ha sido una de las principales figuras de la oposición a las políticas neoextractivistas en su país y en América latina en su conjunto. Es, además, uno de los principales teóricos del Buen Vivir y firme defensor de replantear el pensamiento de las izquierdas y un nuevo horizonte emancipatorio desde la confluencia de corrientes diversas y la participación activa de los movimientos sociales. En 2013 fue candidato a la presidencia de la república en representación de la Unidad Plurinacional de las Izquierdas.

Koldo Unceta: En tu último libro, escrito junto a Ulrich Brand, planteas la necesidad de buscar propuestas que permitan salir del laberinto capitalista. Por tanto, nos gustaría empezar por ahí ¿Cómo ves al sistema capitalista actual, tras la evolución sufrida por el mismo en las últimas décadas? ¿Estamos más cerca o más lejos de poder superarlo?

Alberto Acosta: El patriarcado capitalista, en tanto civilización dominante, vive una crisis múltiple, generalizada, multifacética, interrelacionada y sistémica. El capitalismo evoluciona cual zombie infectado por una suerte de “virus mutante”. Lo que si debemos señalar es que nunca afloraron a la vez tantos problemas como ahora, en donde lo económico y social se combina con graves problemas políticos, éticos, energéticos, alimentarios, culturales y una crisis ambiental inocultable… Vivimos incluso una crisis de sentido histórico en cuanto a las grandes soluciones se refiere. Estas, al parecer, ya no están más presentes.

Tal lectura hace pensar que nos encontramos frente a una crisis civilizatoria. Sin embargo, es difícil anticipar si el capitalismo está ad portas de su colapso. Incluso, quizás ya inició dicho colapso pero no tenemos suficiente conciencia de eso. Además, cabe recordar que la transición hacia otra civilización será larga y compleja, durante la cual el capitalismo puede presentar graves recaídas -con tintes hasta fascistas y con brutales brotes de terrorismo- que no pueden marginarse sin una acción política que profundice la democracia en todos los ámbitos.

K.U.: La cuestión de las transiciones, que ocupa un lugar importante en los debates sobre alternativas al desarrollo capitalista, remite a la necesidad de concretar las salidas y adaptarlas a cada situación específica, a cada realidad. Ahora bien ¿Cómo conjugar las alternativas y luchas locales con la existencia de una globalidad fáctica, que requiere también una acción y unas propuestas de alcance universal?

A.A.: Esta cuestión es crucial. Las luchas desde ámbitos comunitarios son y serán las mayores portadoras de grandes transformaciones. Esos espacios de resistencia se convierten, cada vez más, en constructores de otras formas de convivencia mucho más armoniosa y equilibrada. De todas formas, no se puede marginar otros espacios estratégicos de acción: los niveles estatal, regional e internacional. El gran reto es combinar los pensamientos, acciones y luchas desde lo local y comunitario con las disputas en estos otros niveles de acción, reconociendo el potencial de unos y otros, así como sus limitaciones.

Un punto medular aquí será saber desde que bases se construyen las acciones alternativas teniendo en mente la visión utópica de futuro, que nos sirva de meta referencial para las transiciones. Cómo dar respuestas de corto plazo sin perder la visión de largo plazo, algo así como conducir un coche con luces bajas y simultáneamente con luces altas. Y por cierto, habrá que identificar quienes son los compañeros tácticos de lucha con los que podemos transitar una parte del camino, de los compañeros estratégicos con los cuales se comparten los mismos objetivos de largo plazo. Todo esto sin marginar nunca los diversos niveles de acción estratégica.

K.U.: En línea con lo anterior, las críticas del postdesarrollo han cuestionado los referentes universales por considerarlos propios de una propuesta occidental y colonial, que no tenía en cuenta otras realidades y/o cosmovisiones. ¿Cuáles podrían ser en estos momentos unos referentes universales que permitieran una convergencia de las distintas luchas locales y sirvieran para avanzar en una globalización alternativa?

A.A.: Difícil dar una respuesta general a una pregunta tan profunda y compleja. Tal vez algunos ejemplos concretos permitan aterrizar la reflexión.

Quizá entre las piedras angulares de una propuesta que enfrente el capitalismo a nivel global esté el combate a una de sus facetas más perversa: la especulación financiera. Tal combate podría librarse construyendo un Código Financiero Internacional (o códigos regionales inicialmente), el cual norme y exija el control de los flujos financieros internacionales, combatiendo así a la especulación y al uso de las finanzas internacionales -sobre todo endeudamiento externo- como herramientas de dominación económica y política inclusive.

Uno de los capítulos medulares del Código debería tratar sobre la legalidad y la legitimidad de las finanzas. Urge separar las deudas adquiridas legal y, sobre todo, legítimamente -que merecen ser pagadas- de aquellas deudas que pueden y deben impugnarse desde la doctrina de las deudas odiosas, usurarias y corruptas. También es hora de procesar la deuda ecológica e incluso la deuda histórica, donde los países empobrecidos son los acreedores.

Asimismo, urge crear un Tribunal Internacional de Arbitraje de Deuda Soberana, siguiendo -por ejemplo- los términos que propusimos con Oscar Ugarteche. Un paso mínimo para que tal Tribunal funcione es la inmediata disolución del Club de París como marco de negociación. Este Club carece de base jurídica y debe dejar de ser un espacio de decisión sobre acuerdos de reestructuración de deudas, en donde los acreedores imponen condiciones a los deudores. Además, se debe dejar sin guaridas a los especuladores desapareciendo los paraísos fiscales, al tiempo que se los asfixia con impuestos sobre las transacciones financieras internacionales (en línea con la tasa Tobin).

También es necesaria la creación de un Banco Central Mundial -totalmente distinto al Banco Mundial- que pueda emitir una moneda o una canasta de monedas globales. Esto no implica reconstruir el sistema de Bretton Woods. Es más, el Banco Mundial y el FMI, tal como los conocemos tendrían que dejar de existir.

K.U.: ¿Y en el campo de los problemas ecológicos globales?

A.A.: En el campo ecológico global los temas son por igual candentes. Si bien la voracidad capitalista ha creado cambios climáticos inocultables, el capitalismo busca ampliar espacios de maniobra mercantilizando cada vez más la Naturaleza. Los mercados de carbono y de servicios ambientales están entre las más “innovadoras” formas para sostener la acumulación del capital. La conservación de los bosques termina en el terreno de los negocios mientras se mercantiliza y privatiza el aire y el clima. Así vemos que a la víbora capitalista no le importa continuar devorándose su propia cola, arriesgando su propia existencia y de la Humanidad misma. El único fin es acumular capital que, en definitiva, implica acumular poder.

Como respuesta a esta crisis emergen los Derechos de la Naturaleza. Más temprano que tarde tendremos una Declaración Universal de los Derechos de la Naturaleza y un tribunal internacional que castigue los crímenes en contra de la Madre Tierra y sus defensores tal como si fueran crímenes contra la Humanidad (pues, de hecho, lo son); esta inciativa ya se formuló en la Cumbre de los Pueblos en Bolivia, en el año 2010. Incluso ya existe una acción potente desde la sociedad civil de todos los continentes: el Tribunal Ético Permanente de los Derechos de la Naturaleza, en el que tengo el honor de participar en calidad de juez, incluso fui presidente de una de sus sesiones.

K.U.: En relación con esto ¿Cómo ves la salud de las propuestas y movimientos altermundistas? ¿Ves espacios de trabajo y de coordinación contrahegemónicos que respondan a las necesidades del momento? ¿Cómo ves el Foro Social Mundial más de una década después de su puesta en marcha en Porto Alegre?

A.A.: La convergencia de esas acciones de resistencia y de construcción de propuestas de cambio configuran los caminos. Nos urge tejer local, nacional, regional e internacionalmente las luchas de resistencia, tanto como la construcción de alternativas. Esa tarea debe repensarse permanentemente, siempre evitando el mal de la burocratización y partidización. Y eso me parece que está matando al Foro Social Mundial, que devino en aplaudidor de los gobiernos “progresistas” de América Latina; gobiernos que, al transformarse en caudillescos y modernizadores del capitalismo, perdieron el rumbo y su potencial transformador.

Hoy hay nuevos procesos en ciernes. Por ejemplo, quienes cuestionan el crecimiento económico cada vez se acercan más a los críticos del extractivismo. Ahí tenemos dos vertientes que buscan soluciones y que merecen ser tomadas en cuenta. Pero el grueso de las acciones en marcha en todas partes del planeta gira alrededor de las resistencias a las destrucciones sociales y ecológicas que genera el sistema. Es interesante constatar, a modo de ejemplo, las luchas de resistencia de diversos grupos de la sociedad civil a los extractivismos en todas partes del planeta, inclusive en los países considerados equivocadamente como desarrollados, caso de Alemania contra la minería de lignito o carbón vegetal, o contra el fracking o fractura hidráulica en Europa y los Estados Unidos.

Otro caso notable, presente desde hace ya varias décadas en diversas partes del mundo, es el relativo a las diversas acciones que se despliegan desde la sociedad civil para enfrentar la deuda externa. Esta experiencia ameritaría una reflexión mucho más profunda. Aquí hay una tensión permanente entre quienes se oponen terminante a dicha deuda en tanto expresión del capitalismo, sistema que habría que derribar, con quienes, sin llegar a negar ese objetivo de largo plazo, se mueven con mucha habilidad entre los intersticios del poder para conseguir algunos cambios que contribuyan a mejorar las condiciones de vida de las poblaciones afectadas. Sin duda, el riesgo de caminar al filo de la navaja es grande, pues muchas veces se termina contribuyendo con propuestas funcionales al poder y al mismo sistema capitalista.

K.U: Una de las grandes cuestiones de las que te has venido ocupando es la de la controversia entre Desarrollo Alternativo y Alternativas al Desarrollo. En ocasiones, sin embargo, la línea que separa ambos planteamientos es bastante fina, especialmente cuando hablamos de la práctica social. ¿Cómo ves esta cuestión?

A.A.: Para identificar esa delgada línea nada mejor que recordar los elementos característicos del desarrollo: su pretensión de mandato global; su vocación de síntesis en los logros conseguidos a través de maximizar permanentemente los resultados; sus profundas raíces antropocéntricas y patriarcales; entre otros puntos.

La crítica, empero, debe superar estos predicados o características básicas. Debe desarmar la visión del progreso como fundamento del devenir histórico de la Humanidad. Así, la crítica de esta representación no se enfoca en formular “desarrollos alternativos”, sino en construir alternativas a la idea misma de desarrollo, es decir, en última instancia, alternativas al llamado progreso.

Del mandato global del desarrollo requerimos transitar a visiones plurales, sin pretensiones hegemónicas. De la maximización insostenible -por múltiples razones- caminemos a un mundo donde la religión del crecimiento económico sea derrumbada. Por igual debemos desmontar el patriarcado, el racismo y el antropocentrismo. Estas acciones explican en gran medida lo que implica construir una alternativa al desarrollo.

K.U.: Hablemos un poco del Buen Vivir, tema al que has dedicado gran parte de tu trabajo político, social y académico. ¿Cómo valoras la aportación de esta propuesta a los debates sobre las alternativas al desarrollo y/o al capitalismo? ¿Cómo valoras los casi 15 años transcurridos desde que esta idea comenzó a alcanzar difusión más allá del mundo indígena andino? ¿Cuál es la salud actual de las propuestas sobre el BV?

A.A.: Al buscar alternativas al neoliberalismo nos dimos de narices con el Buen Vivir. Nos topamos con ideas, valores, experiencias y muchas prácticas existentes hace tiempo en muchas comunidades indígenas. Una realidad en nuestros países, pero marginada por la conquista y la colonización que aún perduran. Y de su estudio comprendimos –al menos ese es mi caso- que no se trataba de simples alternativas económicas al neoliberalismo, sino que el Buen Vivir planteaba posibilidades alternativas más potentes y profundas.

En los saberes del mundo indígena no existe una idea análoga al “desarrollo”. No hay una concepción lineal de la vida que establezca un estado anterior y posterior, que siempre sería mejor en base a una creciente disponibilidades de bienes. No asoma esa dicotomía de subdesarrollo y desarrollo, como plantea la modernidad occidental. Tampoco existen conceptos como “riqueza” y “pobreza” determinados por la acumulación y la carencia de bienes materiales. Es más, el ser humano es visto como un actor más en la Naturaleza, y no como su dominador.

Esas lecturas encontraron espacios importantes en las constituciones de Ecuador y Bolivia. Sin embargo, no son definiciones indiscutibles, ni mucho menos. Su posición en esas constituciones está jalonada por varias contradicciones. No obstante, su constitucionalización, que no asegura su cristalización, fue un potente aliciente para su difusión. Cada vez hay más interés en el Buen Vivir o en el Vivir Bien, en un debate con creciente interés fuera de estos dos países, como lo demuestra esta entrevista.

K.U.: Tu relación con el gobierno de Ecuador y con Rafael Correa, desde tu dimisión como Presidente de la Asamblea Constituyente hasta hoy, ha estado jalonada por una cadena de desencuentros bien conocidos. ¿Cómo valoras la trayectoria global del gobierno de Alianza País? ¿Ha servido para impulsar la idea del Buen Vivir?

A.A.: Para decirlo en pocas palabras, el gobierno de Rafael Correa sintetiza una década desperdiciada. Correa fue el presidente que más tiempo estuvo continuadamente en funciones en toda la historia republicana ecuatoriana, tuvo los mayores ingresos económicos, concentró -como ningún otro- el poder estatal en todas sus funciones, coincidió con una época en donde varias administraciones regionales tuvieron el mismo signo ideológico: el “progresismo”, y que, además, tuvo a su mano una guía para grandes transformaciones: la Constitución de Montecristi, que visibilizó como potentes conceptos horizonte al Buen Vivir, a los Derechos de la Naturaleza, al agua como un derecho humano fundamental… A pesar de tener todas esas mareas a favor para propiciar cambios profundos, Correa se limitó a intentar modernizar el capitalismo.

Para lograr tal modernización, Correa vampirizó el concepto de Buen Vivir y lo transformó en un dispositivo de poder y una herramienta de propaganda oficial al servicio de sus apetencias de concentrar poder, disciplinar, y hasta adormecer a la sociedad. Una verdadera aberración.

K.U.: En lo que respecta específicamente a los Derechos de la Naturaleza –oficialmente reconocidos en la Constitución- y a las políticas extractivistas del gobierno ¿Qué balance cabe hacer?

A.A.: Los Derechos de la Naturaleza se proyectan con fuerza fuera del Ecuador. Su aprobación constitucional, un hito civilizatorio, potenció procesos existentes desde antes en varias regiones del planeta. Paradójicamente casa adentro los Derechos de la Naturaleza se redujeron a “supuestos derechos”, como afirmó Correa al admitir, en agosto del 2013, que le quedó grande la Iniciativa Yasuní-ITT (surgida desde la sociedad civil mucho antes de su gobierno, dicho sea de paso). Tal era una propuesta revolucionaria acorde a los Derechos de la Naturaleza, acorde al Buen Vivir, con una clara y potente estrategia post-extractivista.

K.U.: Continuando con este tema, nos gustaría conocer tu valoración sobre lo que en América Latina llamáis gobiernos “progresistas” (Ecuador, Bolivia, Venezuela, etc.), y que aquí en Europa suelen verse como gobiernos “de izquierda” por algunos sectores y de “corte populista” por otros.

A.A.: Eduardo Gudynas diferenció categóricamente a los gobiernos “progresistas” de los gobiernos neoliberales y de lo que podrían ser gobiernos de izquierda, que actualmente no existen en América.

¿Son gobiernos de izquierda aquellos que consolidan regímenes caudillescos y autoritarios, que ahondan más y más las modalidades de acumulación primario exportadoras al profundizar y ampliar los extractivismos, que despliegan prácticas conservadoras en cuanto a libertades sexuales, que consolidan el patriarcado y la colonialidad, que limitan y debilitan a los movimientos sociales, que ponen cortapisas a la libertad de expresión…? No, definitivamente no.

Los gobiernos “progresistas” no son de izquierda. Es más, para colmo, con muchas de sus acciones han terminado retornando al redil del neoliberalismo. El gobierno de Correa es un ejemplo claro: basta anotar que suscribió un TLC con la Unión Europea, que en definitiva fue la adhesión al TLC suscrito por los gobiernos neoliberales de Perú, Colombia y de la propia Unión Europea.

K.U.: Otro asunto: ¿Puede hablarse de un análisis “latinoamericano” sobre la llegada de Trump a la Casa Blanca y sus consecuencias? ¿Qué repercusiones específicas puede tener para América Latina?

A.A.: Hay múltiples impactos. Destacaría la política migratoria de Trump. Una posición, con acciones violatorias de los Derechos Humanos, que afecta a muchas familias latinoamericanas afincadas a los dos lados del rio Grande…

El negacionismo climático de Trump, un personaje perdido en su iluso mundo de los negocios a ultranza e incapaz de leer la compleja y cada vez más crítica realidad ambiental del planeta, pasará factura a América Latina. Para empezar muchas acciones en marcha destinadas a frenar la barbarie del capitaloceno se verán debilitadas inclusive por el mal ejemplo que emana desde Washington. Al mismo tiempo que las empresas extractivistas darán rienda suelta a su voracidad alentadas por los discursos y las disposiciones del régimen estadounidense.

Quizás Trump, en medio de su aparentemente confusa gestión, hasta llegue a alentar salidas políticas violentas y dictatoriales a los problemas de “su patio trasero”. Su política en contra del gobierno venezolano parece ir en esa dirección. Si bien cabe rechazar enérgicamente cualquier agresión imperial contra Venezuela, es realmente triste ver cómo el deterioro del “progresismo” en el caso venezolano podría dar los justificativos perfectos para la injerencia norteamericana, bajo la típica farsa de “restaurar la democracia y la libertad”.

K.U.: Hace dos años las Naciones Unidas proclamaron solemnemente la Agenda 2030 y los ODS. En ellos se reconocía claramente la inviabilidad del actual modelo de producción y consumo y, sin embargo, no parece haberse dado ningún paso hacia adelante ¿Qué valoración haces de los ODS y de la Agenda 2030? ¿Tienen alguna utilidad?

A.A.: Los ODS están impregnados de un pecado original: la idea del desarrollo, que en realidad es un fantasma. Hace rato debimos desencantarnos de esa alocada carrera detrás del desarrollo. Si bien hay cada vez más gente demanda un cambio radical de rumbo en el mundo, esta no es aún la tendencia mayoritaria. Menos aún en Naciones Unidas.

Un punto clave: Naciones Unidad es lo que es, una amalgama en donde predominan los intereses de los más poderosos y en donde el todo no puede superar a sus partes. Me explico, no es posible superar estructuralmente los problemas del capitalismo mundial desde el seno de las actuales Naciones Unidas. Allí la mayoría de gobiernos de los países representados defienden privilegios de los grupos de poder, mientras buscan a como dé lugar el progreso y el desarrollo. Esto aclara porque sólo se llega a tibios acuerdos como aquellos conseguidos en la Cumbre de Cambio Climático en París, a fines de 2015, que para colmo ya no son respaldados por el gobierno de Trump.

De todas maneras, abrir la discusión sobre los ODS podría profundizar la crítica al sistema y podría ser una oportunidad para reinventar las propias Naciones Unidas.

K.U.: Una última cuestión. Como buen conocedor de Europa que eres. ¿Cómo ves Europa desde A. Latina? ¿Crees que hay aún alguna esperanza de que la UE desempeñe algún papel positivo en este momento en la búsqueda de alternativas a la crisis sistémica en la que vivimos, o por el contrario constituye un obstáculo para ello?

A.A.: Es cierto que viajo con frecuencia a Europa y que recorro algunos países europeos discutiendo las posibles alternativas, algunas de ellas esbozadas anteriormente. Pero de allí a decir que conozco Europa hay mucho trecho. En realidad hay muchas Europas. Como bien anota el gran sociólogo José María Tortosa, Europa presenta muchas caras, por ejemplo, cuando se leen las diversas aproximaciones al tema de la migración.

Lo que si me atrevería a plantear es que Europa ya no es el continente de las luces. Quedan perdidos en los pliegues de su historia el nacimiento y difusión de muchas ideas-horizonte, como liberalismo o socialismo, que emergieron desde Europa o que se expandieron a través del viejo continente sacudiendo al mundo. Ese tiempo ya pasó. Es más, a ratos me parece que en Europa se ha perdido incluso la capacidad de aprender de su propia historia. Basta ver su incapacidad para enfrentar definitivamente los problemas de endeudamiento externo de los países del sur del continente, cuando en 1953 ofrecieron una salida completa a la Alemania que venía de desatar dos grandes guerras en el continente y en el mundo.

A pesar de esos cuestionamientos encuentro cada vez más acciones desde las comunidades y localidades europeas que tendrán una fuerte resonancia futura si se sintonizan con otras luchas de resistencia y de construcción muy vivas y activas a lo largo y ancho del planeta.

http://www.galde.eu/eu/entrevista-alberto-acosta/

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=234817