Qué Estado

Octubre 2016

Sin el PJ que nombra presidente suyo al hacedor del feudo funcional a Barrick Gold en momentos de los derrames cianurados. El PJ premia...

 

 

 

 

Lucha de clases/capitalismo/alternativas

 

 

 En/con la lucha de clases

 

Pongamos en debate, abajo y a la izquierda, la conciliación de nosotros con quienes nos oprimen y han instalado la democracia restringida después de haber planificado e impulsado el genocidio de los setenta. Se trata ante todo de desenmascarar a la llamada clase política que encabeza el Partido Justicialista. Éste ha sido imprescindible para maximizar el despliegue del neoliberalismo en los noventa y para recomponer las rentabilidades extraordinarias de los grandes capitales locales e imperialistas durante la deKada ganada por ellos. Lo consiguió por su constante actualización y perfeccionamiento del interpelar a las mayorías. Pero el balotaje en noviembre de 2015 que cierra un año donde se distrajo a los de abajo con demasiadas jornadas electorales mientras la institucionalidad opresora-represora se reforzaba como la entrada en vigencia del código civil comercial, prueba su creencia en ser omnipotente e impune para seguir apartando a las mayorías de definir sus aspiraciones e intereses. Su indiferencia por ambas expresiones populares lo conduce hoy a la perversión de su representación político social que tratemos de indagar:

 

A un año, Barrick informó un nuevo derrame tóxico
15 de septiembre de 2016

 Por Radionauta

Hablamos con Gustavo Herrnann, Integrante de la Asamblea Jáchal No se toca, sobre el nuevo derrame que informó ayer la minera Barrick Gold, pero que ocurrió hace una semana. Anoche hubo una verdadera pueblada: “Jáchal está cansado de una minera que hace 12 años hace lo que quiere y un gobierno completamente corrupto” explicó el asambleísta jachaleño. Pese a que el gobernador clausuró preventivamente la mina (que había seguido tras el derrame sin detener la producción) los vecinos creen que el derrame fue más grave que el anterior, y que la única alternativa frente a la desidia de la empresa es el cierre definitivo de Veladero.

https://ia801501.us.archive.org/8/items/160915DeMananaEsMejor519GustavoHernan-AsambleaDeJachal-derrame/160915DeMananaEsMejor519GustavoHernan-AsambleaDeJachal-derrame.mp3

Fuente: http://www.anred.org/spip.php?article12822

 

 

 

José Luis Gioja asumió en el PJ y llamó a los disidentes
4 de Mayo de 2016

 

 Renovación en el justicialismo. En un multitudinario acto, el ex gobernador criticó al gobierno nacional y convocó a los peronistas a "trabajar juntos" para volver al poder en 2019.

 

El ex gobernador de San Juan José Luis Gioja asumió ayer al frente del Partido Justicialista (PJ) con un acto en el Teatro Avenida, en el que cuestionó al gobierno de Mauricio Macri y convocó a todos los sectores del espacio a "trabajar juntos" de cara a las elecciones de 2017 y 2019.

Junto a su número dos, el ex gobernador bonaerense Daniel Scioli, y el resto de las nuevas autoridades partidarias, Gioja resaltó que "todos están convocados" y "nadie sobra" en el rearmado de la fuerza.

"Tenemos que ponernos todos juntos a trabajar para que el año que viene haya mayoría de legisladores justicialistas y también trabajar para que en 2019 el presidente, sea varón o mujer, sea justicialista", enfatizó el flamante titular del consejo nacional del PJ. Ante dirigentes y militantes que lo ovacionaron durante el acto, Gioja llamó a los disidentes a sumarse a la "nueva etapa" partidaria en su rol de oposición al destacar que "el PJ debe estar abierto a todos sin excluir a nadie"

Gioja cuestionó a la administración de Cambiemos, y resaltó: "Este gobierno eligió el camino del ajuste. En solo cuatro meses empujó a la pobreza a más de un millón y medio de argentinos; tiene un odio que parece que brota cada vez que toma un micrófono porque no tiene nada más que decir que la culpa es de otro". Luego apuntó que al gobierno le "falta sensibilidad" y "política y justicia social".

"Tenemos la tarea de construir una alternativa superadora de lo que estamos viviendo", aseguró el diputado nacional, e ironizó —en alusión a una consigna del PRO— que "no le gusta la revolución de la felicidad".

Al referirse a la ley antidespidos que impulsa la oposición y a la que se opone el gobierno, Gioja señaló: "Le pido al presidente que use el corazón, que nos dice que hay familias angustiadas porque tienen miedo de perder la fuentes de trabajo".

"Cuando hablan del cepo laboral se me paran los pelos, porque no es ningún cepo, es defender los puestos de trabajo.

Lo que queremos es un cepo a la pobreza, a la desigualdad, a los que no saben hacer política y solo saben hacer números", completó.

 

Homenaje a Néstor. Tras homenajear a Néstor Kirchner, Gioja ponderó los "logros" y "conquistas" del gobierno del fundador del Frente para la Victoria y el de su sucesora, Cristina Fernández. "Tuvimos la posibilidad de gobernar un país hasta hace muy poco, con muchos logros, conquistas y algunas cosas que corregir. La bandera de la justicia social es la que más se ha trabajado en los últimos años de gobierno justicialista", valoró.

Antes que Gioja habló el saliente titular partidario, Eduardo Fellner, quien señaló que se lleva los "mejores recuerdos" de su mandato al frente del PJ, y agregó que desde la oposición el peronismo debe enfocarse en "reconstruir" el movimiento para volver a gobernar.

Sobre el escenario se ubicaron los gobernadores Juan Manuel Urtubey (Salta), Gildo Insfrán (Formosa), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Lucía Corpacci (Catamarca); el secretario general de la CGT Alsina, Antonio Caló; el ex gobernador de Entre Ríos Sergio Urribarri; el presidente del PJ bonaerense, Fernando Espinoza, y el ex intendente de Tres de Febrero, Hugo Curto, entre otros dirigentes.

Tras el acto, Scioli subrayó a la prensa que el "rol" del peronismo debe ser el de ofrecer a la sociedad una "oposición responsable, con experiencia y republicana".

A su vez, aprovechó para disparar contra el gobierno, al que acusó de haber adoptado "decisiones políticas muy rápidas para responder a determinados sectores", como sacar las "retenciones a la minería" y otras medidas que "transfirieron recursos de los sectores más vulnerables a los sectores concentrados".

 

Sin La Cámpora

El intendente de Malvinas Argentinas Leonardo Nardini, quien ingresó en la lista como vicepresidente cuarto en el lugar que en la conducción anterior correspondía al jefe camporista Eduardo “Wado” de Pedro, reconoció la ausencia de integrantes de La Cámpora. “Tal vez a ellos no les toca hoy ser parte de la lista y nos toca a otros ser protagonistas, pero todos tenemos la responsabilidad de buscar la unidad”, aseveró el jefe comunal.
Fuente:http://www.lacapital.com.ar/jose-luis-gioja-asumio-el-pj-y-llamo-los-disidentes-n781379.html

 

Investigación / Gioja: El gran lobista de Barrick Gold

21 de octubre de 2015

 El derrame de un millón de litros de cianuro por parte de Barrick Gold en el rio Jáchal provincia de San Juan, volvió a poner la íntima relación entre la minera y el gobernador José Luis Gioja. En una investigación exclusiva, el sitio stripteasedelpoder.com cuenta como durante 25 años, primero como diputado, luego como senador, y finalmente como gobernador, el mandatario cuyano fue un gran protector de los negocios Barrick en Argentina.

 

Por Lázaro Llorens y Javier Llorens (*)

“No hay ninguna contaminación del Río Jáchal” aseguró el gobernador José Luis Gioja, ni bien comenzó a hacerse pública la noticia de contaminación del río Jachal por parte de la minera Barrrick Gold en la provincia de San Juan. “Hay que tratar estos temas muy seriamente, porque sabemos lo que circula por las redes sociales. Quienes quieran tergiversar esto o llevar agua para su molino usándolo políticamente, se van a equivocar”, amenazó el mandatario cuyano, uno de los defensores número uno de la minería a cielo abierto en Argentina y de los emprendimientos de Barrick Gold.

Gioja, máxima autoridad pública de San Juan, se equivocaba. Hubo contaminación y mucha. Así lo constató la prestigiosa, Universidad Nacional de Cuyo -UNCUYO- quien encontró residuos altamente peligrosos 14 veces más lo permitido en el suministro de agua local en la localidad de Jáchal. “El vertido furtivo del 13 de septiembre producido por la minera Barrick en Veladero contaminó al agua de los ríos de deshielo. Se encontraron aluminio y manganeso (en gran proporción), además de arsénico, boro, cloruros y sulfatos, peligrosos para cualquier tipo de vida en la zona. Además, se detectaron bacterias muy nocivas y difundidas, como la Escherichia coli, en el fluido en la zona donde se originan los ríos montañosos”, detallaba el informe de la UNCUYO.

 

Claro que nada es casual. Durante estos últimos 25 años, primero como diputado, luego como senador y finalmente como gobernador, Gioja ha sido el gran lobista de Barrick en Argentina, implementando una serie de políticas, a favor de la multinacional, cuyos dueños son grandes fondos de inversión estadounidenses. 

 

Entre estas: la aprobación de media docena de leyes a favor de la gran minería; el derrocamiento del gobernador radical Alfredo Avelín; la entrega de los Hielos Continentales a Chile; la aprobación del Tratado Minero con Chile redactado por Barrick, la firma del proyecto binacional “Agua Negra”; la aprobación del proyecto Pascua Lama, y el más grosero, el veto a la primera Ley de Glaciares aprobada en el 2008, renombrado como “el veto de la Barrick”.

 

Hecha la ley, hecha la megaminería

Actualmente, los vitales metales como oro, plata, el cobre y otros, escasean en el mundo. Sólo se encuentra diseminado adentro de la montaña, en ínfimas proporciones. En el caso del oro, en el orden de un gramo por tonelada de roca. En ese marco, sintéticamente, la minería a cielo abierto, conociste en dinamitar la montaña, moler la roca en enorme molinos hasta reducirla casi a polvo, y finalmente rocíarla con cianuro para producir la separación del metal de la roca. Este proceso se lo conoce como lixiviación y termina con el cianuro en un gran dique de cola, en alta montaña, protegido por una membrana supuestamente impermeable, que queda como secuela más peligrosa de todo el proceso.

 

Dique de Cola con Cianuro y membrana

En Argentina, estos emprendimientos comenzaron a instalarse a mediados de los noventa, bajo el gobierno de Carlos Menem, del cual Gioja fue una de sus principales espadas en el congreso. Para su radicación, un paso fundamental fue el establecimiento de su marco legal. Es decir las leyes que regularían este millonario negocio. Al respecto, como si fuese un maravilloso logro, el propio Gioja en su sitio web, www.joseluisgioja.com, enumera las principales leyes favor de las grandes mineras y Barrick que contaron con su participación como diputado y senador de la Nación. Estas fueron:

§  Ley de Inversiones Mineras (24.196).

§  Ley de Reordenamiento Minero (24.224).

§  Ley de Modificación de Código de Minería (24.498).

§  Ley de creación del Sistema Nacional de Comercio Minero (24.523).

§  Ley de Creación del Parque Nacional San Guillermo en la provincia de San Juan (25.077).

§  Ley de definición el valor de bocamina (25.161).

Como un detalle, esta última Ley, la 25.161, definió el valor del metal en la boca de mina. Mediante ella, siendo senador Gioja logró la gran proeza anti-argentina de reducir el ínfimo canon minero que cobra el Estado establecido un 3 %, a la mitad. Para ello, en dicha Ley, aprobada por el congreso, como senador Gioja logró que se descontaran de ese 3%, todos los costos de transformación, incluidos fletes al lugar de destino. De esta manera, favoreciendo enormemente a las mineras, logro reducirlo a un casi insignificante… ¡1,5%! Eso es lo que le deja una empresa minera al estado Argentino, por llevarse el oro y dejarnos el cianuro en la Cordillera.

Hace relativamente poco tiempo que la Argentina está en la consideración mundial como una de las últimas fronteras mineras del mundo, es decir como uno de los grandes puntos del globo de grandes yacimientos mineros prácticamente vírgenes. Pero un inadecuado marco jurídico para esta actividad y la crónica inestabilidad institucional conspiraron siempre en contra del desarrollo de la gran minería en el país”, dijo al respecto Gioja, en el congreso, para justificar estas generosidades a favor de las mineras.

Conscientes de esta realidad se encaró la política de desarrollo minero en la Argentina como una cuestión de Estado, por encima de toda diferencia partidaria. Una acción concertada entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo nos permitió establecer un nuevo y moderno marco legal en concordancia con la transformación económica del país que se operó en esta década. Fueron sancionadas una serie de leyes, desde la de Inversiones Mineras, que marcó el camino, hasta la modificación del Código de Minería, incorporando la Ley Ambiental para la actividad productiva minera” añadió el gobernador sanjuanino.

Y no exageraba. Gracias a esas leyes, que regulan la producción metalífera, en nuestro país las grandes mineras multinacionales, gozan de un rosario de beneficios impositivos y fiscales que no goza ninguna PYME argentina. Entre estos:

§  Estabilidad fiscal por 30 años.

§  Amortización acelerada de capital.

§  Doble deducción del IVA.

§  Deducción del 100% impuesto a las ganancias por lo invertido en la etapa de factibilidad del proyecto.

§  Exenciones de aranceles y tasas aduaneras.

§  Autorización para liquidar el 100% de sus divisas en el exterior.

§  Potestad para deducir del impuesto a las ganancias los gastos por remediación ambiental.

§  Exención del impuesto a las ganancias en las utilidades obtenidas por capitalización de sociedades.

§  Pago del 3% de regalías a los cuales hay que descontarle los costos del extracción.

§  Exención 100% del impuesto a la ganancia mínima presunta.

§  Capitalización hasta un 50% en las apreciaciones de reservas mineras.

§  Subsidios energéticos.

Este rosario de beneficios, el actual gobernador sanjuanino, casi como un empresario minero, lejos de ocultarlos, los defiende a ultranz. “Hoy podemos decir con orgullo que contamos con una legislación minera clara, precisa, coherente, que garantiza transparencia, previsibilidad y seguridad; valores que son indispensables, para atraer grandes capitales a esta actividad (…) En 1992 sólo cuatro empresas extranjeras operaban en el país. Hoy son más de ochenta las empresas que están radicadas en la Argentina, entre las que se ubican las de primer nivel en el orden mundial”. 

 

 

Barrick en San Juan

De todas las leyes que Gioja aprobó a favor de la gran minería, la principal es la Ley 24.196, más conocida como Ley de Inversiones Mineras. Esta fue aprobada en 1993 durante el gobierno de Carlos Menem, que Gioja integraba como diputado nacional y presidente de la Comisión de Minería del congreso.

Inmediatamente después de su aprobación, en septiembre de 1994, con el giño de Gioja, Barrick Gold desembarcó en San Juan. Lo hizo a través de una compañía subsidiaria “Minera Argentina Gold S.A.”, para explotar el yacimiento de oro Cerro Veladero, donde se rompió la cañería del circuito de cianuro.

También ese año, Barrick puso había puesto su primer pie en Pascua Lama, al adquirir en Chile las acciones de la minera LAC Minerals Ltd. Compañía aurífera que tenía en la Tercera Región de ese país, en la zona de Pascua, un pequeño yacimiento que luego por las necesidades de agua, se expandió hacia el lado argentino, en la provincia de San Juan, dando nacimiento al primer yacimiento binacional del mundo: Pascua-Lama.

Ubicación de los emprendimientos de Pascua Lama y Veladero en San Juan, más la cuenca de Jáchal. La foto de la derecha muestra el río Las Taguas, efluente del río Jáchal. Imagen editada por noalamina.org

Por ese entonces, San Juan estaba gobernada por el empresario menemista Jorge Escobar, un polémico mandatario que en 1992 había sido destituido por “delitos contra la administración pública”, pero que en 1994, en el mismo momento en que Barrick hacía su desembarco en San Juan, logró retornar al poder, gracias a un polémico fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, controlada por el menemismo.

El “arquitecto” político de Escobar era Gioja. Fueron justamente ellos dos quienes, a principio de los noventa, comenzaron a realizar continuos viajes a Canadá y Australia, para reunirse con ejecutivos de Barrick Gold y poder concretar los dos proyectos mineros que tienen en San Juan: Cerro Veladero y Pascua Lama. Así nacía “San Juan Minero”.

Asunción a la gobernación de Jorge Escobar. Entrega el mando Eduardo Menem. En el fondo José Luis Gioja aplaudiendo.

 

La entrega de Los Hielos Continentales a Chile

Claro que no todo fue color de rosa Gioja y Barrick. Para poder llevar adelante el proyecto binacional minero de Pascua Lama, donde se planea sacar el oro de Chile, trasportarlo hasta la Argentina, para acá procesarlo, y luego tributar en Chile, se necesitaban aceitar las relaciones con los chilenos, resolviendo algunos históricos conflictos.

Con ese propósito, en 1998, Gioja, que en ese entonces había saltado al senado de la Nación, tuvo que interceder para que el congreso controlado por el menemismo, aprobara el polémico y famoso acuerdo entre Chile y Argentina por Los Hielos Continentales Patagónicos.

Este acuerdo había sido firmado por los presidentes Carlos Menem –Argentina- y Patricio Alwyn –Chile-. Vino a poner fin a un largo pleito entre Chile y Argentina de más de 100 años, donde nuestro país tenía todas las de ganar. Consintió en la entrega de más de 1.000 kilómetros cuadrados de superficie de hielo que pertenecían a la provincia de Santa Cruz, y que hoy son una de las reservas de agua dulces más importante del mundo.

Nos encontrábamos en los años ´90 con 23 conflictos no resueltos con Chile. Se resuelven 22 coordinadamente y sin perjuicios para ambos países, pero surge un problema en los Hielos Continentales (Santa Cruz)… En 1990, se reúnen los presidentes Carlos Menem y Patricio Aylwin, y dan instrucciones para la demarcación. Esta se concreta en julio de 1991, donde Argentina decide hacer una poligonal… Esta fue aprobada por mayoría en el Senado (en 1998), en la que uno de los principales expositores fue el actual gobernador de José Luis Gioja”, relató el por entonces senador de San Juan Alfredo Avelín, autor del libro “Hielos Continentales Patagónicos: la Historia nos Juzgara”.

 

En esa oportunidad, Avelín acusó públicamente a su coterráneo Gioja de ser un “instrumento de la Barrick”, denunciando que esa entrega a favor de Chile era para hacer viable el emprendimiento binacional de Pascua Lama de Barrick. También relató que el acuerdo con Chile fue aprobado, violando la Constitución de Santa Cruz, que taxativamente prohibía esta entrega; omitiendo los informes de Instituto de Hielos Continentales Patagónicos; y omitiendo 67 pedidos de informes que había sobre este tema. “Preguntando a sectores de Cancillería nos dicen que la decisión de la poligonal fue política (…)” detalló el senador Avelin.

 

Sobre esta acusación, fue el propio Gioja desde el Senado quien, en momentos que se aprobaba el polémico acuerdo, se encargó de explicar los motivos “políticos” que empujaban de esa entrega. “El acuerdo fue esencialmente político (…) El camino de la integración argentino-chilena tenía una piedra en el zapato. Y esa piedra era precisamente este problema de los Hielos Continentales. Por ejemplo, esa piedra se hace llaga, luego se infecta y te puede costar un pie o la vida, y esto a nosotros nos puede costar la integración. Creo que el acuerdo es lo más maduro que hay. Y lo demuestran los hechos. Estamos pasando por un momento espectacular en las relaciones con Chile (…) Esto ha abierto muchos beneficios como el tratado de integración minera que está firmado por el Poder Ejecutivo y yo calculo que en el presente período legislativo va a hacer aprobado por ambos parlamentos”, explicó Gioja en su alocución parlamentaria.

 

Aun así, sus explicaciones no convencieron a Avelín ni tampoco a la actual presidenta Cristina Fernández de Kirchner, actual socia política de Gioja, que por ese entonces era senadora nacional por la provincia Santa Cruz. Mediante un duro informe de 52 páginas, la presidente desechó el convenio sosteniendo que “la integración con Chile es algo cotidiano, fundada en la convivencia diaria en nuestra región”, por lo tanto no se justificaba, bajo ningún concepto, la entrega de Los Hielos Continentales.

 

El “Tratado Minero” de Barrick

Un año después de entregar Los Hielos Continentales a Chile, en 1999, desde el senado Gioja ayudó a Barrick a dar otro paso fundamental. Fue con la aprobación del controvertido Tratado sobre Integración y Complementación Minera con Chile, cuyo exclusivo propósito era consolidar el emprendimiento Pascua Lama.

Este acuerdo, firmado por Menem y Eduardo Frei, no solo fue un traje hecho a medida de los intereses auríferos que Barrick tiene en Pascua Lama, si no que tal como se conoció después, había sido redactado por la propia Barrick. Así lo reconoció Sergio Jarpa y José Antonio Urrutia, dos ejecutivos de la empresa en Chile, ante el senador chileno Jorge Lavandero, presidente de la comisión de minería del senado de ese país, quienes en un increíble arrojó de sinceridad afirmaron: “Fue la Barrick Gold la que elaboró el Tratado Minero entre Chile y Argentina.”

“Fue la Barrick Gold la que elaboró el Tratado Minero entre Chile y Argentina.” Mapa publicado por Corporación de Defensa de la Soberanía (Chile)

Sintéticamente este tratado, lo que hizo fue destruir las fronteras políticas que separaban Chile de Argentina, y generó un nuevo país llamado “área de operaciones”, dentro del cual, Barrick Gold puede utilizar de manera indistinta, todo los recursos naturales que hay en esa zona (agua o minerales) sin importar el país de origen. A su vez dispuso que los tributos del oro extraído en Chile, y procesado en Argentina, se pagaran en Chile.

A lo largo de la Cordillera de los Andes, Argentina y Chile comparten numerosos yacimientos que, por una cuestión de costos o por restricciones legales, en las zonas fronterizas son inviables, a menos que sean explotados desde ambos países, en forma integrada y complementaria. Entonces, ello motivó que se iniciaran las conversaciones para encontrar las soluciones” destacó Gioja, desde su banca en el senado, hablando casi como un ejecutivo Barrick.

 “Es una iniciativa formidable, cuya aprobación tendrá una influencia decisiva en la calidad de vida de muchísimos argentinos, entre ellos los que habitan regiones empobrecidas y aisladas del país” agregó.

 

Nuevamente, uno de los pocos que se opuso a este nuevo tratado con Chile, fue el doctor Avelin, que por ese entonces, con un discurso antiminería, había sido electo gobernador de la provincia de San Juan por la UCR.

“Queremos integrarnos con Chile y con todos los países; integrarnos en forma económica, espiritual, cultural y social… Pero también hay que tener en cuenta todas estas cosas para que no equivoquemos el camino y para que sigamos defendiendo el patrimonio geográfico, el patrimonio cultural, el patrimonio de nuestra propia identidad…¿Sabe lo que se ha globalizado? La corrupción y las estructuras supranacionales para ser dependientes de los grandes países… Una vez que asuma como gobernador de la provincia de San Juan el 10 de diciembre, vamos a aplicar la estabilidad jurídica, sin coimas, sin corruptela, sin que se convierta la política en negocio, sino con la transparencia y virtudes republicanas que tenemos que mostrar porque es la única forma de dar garantías a los inversores” advirtió Avelín.

 

Avelín gobernador, problemas para Barrick

Con un discurso antiminería, en mayo de 1999, Avelín, un viejo caudillo radical, medico de profesión, le arrebató al peronismo imprevistamente la gobernación de San Juan imponiéndose por más de 15 puntos. Como era de prever, y lo había anticipado en sus discursos como senador, su llegada a la gobernación sanjuanina implicó un duro revés para Barrick, que justo ese año tenía previsto comenzar sus actividades en su codiciado yacimiento Pascua Lama por el que tanto había bregado.

Este distanciamiento esta en el sitio web de Barrick Gold –http://www.barricksudamerica.com-. Allí se observan las sucesivas trabas administrativas con que se encontró Barrick, luego de la llegada del doctor Avelín, para poder avanzar con el de Pascua Lama.

Comenzó el 2 de agosto del 2000 con el expediente 0292-B-00 donde Barrik Gold presentó ante las autoridades de San Juan su primer Estudio de Impacto Ambiental (EIA), fundamental para poder empezar con la explotación del yacimiento.

El mismo fue objetado, en lo que respecta a sus diques de cola de cianuro. Por eso, la empresa minera debió presentar la “Addendum N° 1 especificando algunas cuestiones.

Cuatro meses después, el 21 diciembre del 2000, ante nuevos cuestionamientos, Barrick Gold tuvo que presentar la “Addendum Nº 2 “Balance de Aguas”. En ella la multinacional canadiense respondió una serie de precisiones respecto al uso de agua. Uno de los puntos más controvertidos que tiene el proyecto de Pascua Lama dado que será Argentina la única proveedora de este vital recurso.

Luego, el 30 Marzo 2001, mediante la Addendum N° 3”, la corporación minera tuvo que efectuar otra ampliación más en relación a los peligrosos diques de cola. Y otras más el 1 Octubre 2001, dando más precisiones sobre el uso del agua en el proceso de extracción. A partir del allí la relación se cortó. “Durante este primer proceso, -de Pascua Lama- las autoridades de la provincia, coordinadas por el Departamento de Minería, solicitaron información complementaria en cuatro oportunidades. Barrick respondió tales requerimientos a través de la presentación de informes (o addendum) con antecedentes adicionales, el último de ellos en octubre de 2001” explica textualmente, la empresa, en su sitio web.

 

El derrocamiento de Avelín

Urgidos por la necesidad de comenzar con Pascua Lama, al comprobar que el gobierno del doctor Alevín oponía trabas administrativas al proyecto, aprovechando la feroz crisis del 2001, que se llevó puesto cinco presidentes en pocos días, comenzaron las maniobras de desestabilización en contra el viejo caudillo radical, que para una gran mayoría, por la grave crisis política reinante en el país, pasaron casi inadvertidas.

“José Luis Gioja es un golpista. Un hombre que hizo un golpe de estado institucional para derrocar a un gobernador legítimamente elegido por el pueblo, el Dr. Alfredo Avelín”, denunció al respecto Alfredo Avelín hijo del ex gobernador de San Juan ya fallecido. “Gioja hizo un boicot contra el gobierno de mi padre porque nosotros no queríamos que entrara la megaminería con lixivación de cianuro cielo abierto. Que lleva a una posible contaminación de la tierra y el agua que son nuestras reservas” añadió.

El boicot comenzó desde el Gobierno Nacional, a cargo del ex presidente Eduardo Duhalde, quien durante todo el 2002, le pisó a la provincia de San Juan los recursos de la coparticipación y los planes sociales “Jefas y Jefes”, que había implementado para apagar el incendio social apenas asumió. Por eso, el clima social que se vivía en esa provincia era casi irrespirable. A punto tal que a mediados de ese año, por los graves estallidos sociales que se dieron en esa provincia, Gioja debió encabezar una reunión de urgencia, en plena madrugada, en Casa Rosada, donde se autorizó el envío de 12 millones de pesos en Lecoppara pagar una parte de los salarios atrasados a los empleados públicos sanjuaninos, para evitar que San Juan se incendiara.

Eran momentos donde el gobernador Gioja tenía mucho poder político. Dado que luego de la renuncia del presidente de la Alianza Fernando De la Rúa a fines del 2001, el sanjuanino había logrado quedarse con la presidencia de la cámara del Senado. Con lo cual, en los hechos, era un virtual vicepresidente, dado que tras las sucesivas renuncias de Carlos “Chacho” Alvarez y De la Rúa, este cargo quedó bacante durante toda la presidencia de Duhalde. De esa manera en diciembre del 2002, durante el viaje de Duhalde a Brasil para la asunción de Ignacio Lula da Silva, el actual gobernador de San Juan llegó hasta ejercer la presidencia de la Nación.

Y este poder, Gioja, empujado por Barrick, lo hizo sentir. Hasta que en septiembre del 2002, agobiado por la crisis económica, Avelín fue destituido por“incumplimiento de los deberes de funcionario público”, al no poder pagar los sueldos a sus empleados públicos. Así, la gobernación quedó en manos Ubaldino Acosta, un político de otra extracción partidaria, quien tuvo como asesor número uno al senador Gioja. De esta manera, Barrick volvía a respirar tranquilo.

 

Gioja Gold, un hombre de oro

Tras la destitución de Avelin, con algunas reformas, de la mano de Gioja, los proyectos de Barrick comenzaron inmediatamente a reactivarse en San Juan. El 14 marzo 2003, cinco meses después de la destitución del gobernador radical, Barrick Gold presentó ante el nuevo gobernador Acosta el “Plan Corporativo de Barrick”. En él, la empresa indicaba que antes de comenzar con el proyecto Pascua-Lama, iba a comenzar con el desarrollo del yacimiento de Cerro Veladero, donde acaban de ocurrir los volcamientos de cianuro, y que para ello, según su prospecto iba a actuar sobre los glaciares que hay, en la zona como se puede ver en la imagen abajo.

Este cambio de planes tenía como objeto empatizar con el pueblo sanjuanino que hasta ese entonces, en su gran mayoría, rechazaba la minería a cielo abierto. El objetivo principal seguía siendo Pascua Lama, donde para poder explotar el oro chileno, Barrick Gold se vio obligada a avanzar sobre el agua argentina, donde quedaran para siempre los desechos industriales en la Cordillera de los Andes con enormes diques de cianuro. Y donde además, según denuncias, también se afectaron los glaciares.

Tras cartón, en octubre de ese año, con el 41% de los votosGioja, a esa altura un gran lobista de Barrick, se consagró gobernador de San Juan, cargo que retiene hasta el día de la fecha. Tres días antes de asumir, en noviembre del 2003, el gobernador interino Acosta, asesorado por Gioja, con una velocidad inusitada, aprobó sin observación alguna el Estudio de Impacto Ambiental del nuevo proyecto de Cerro Veladero, que se componía por seis extensos tomos.

 

Sin dudas la llegada de Gioja a la gobernación marco un antes y un después para Barrick. Un año después de su asunción al cargo, 12 Noviembre 2004, mediante el expediente 414.0657-B-04 Barrick Gold presentó ante el gobierno sanjuanino, un nuevo Estudio de Impacto Ambiental para su anhelado proyecto binacional de Pascua-Lama. A la velocidad de un rayo, el mismo fue sometido a dos consultas públicas. La primera se realizó el 5 de febrero del 2005, en plenas vacaciones.

La segunda, el 30 de diciembre del 2005, en plenas fiestas.

Luego de esas audiencias, el 14 de diciembre del 2006, dos años después de la llegada de Gioja al poder, el gobierno de San Juan mediante la Resolución 121/06, aprobó el Estudio de Impacto Ambiental de Pascua Lama. De esta manera, gracias a la tenaz labor de Gioja, en tan solo tres años, logró que los dos principales proyectos que Barrick tiene en Argentina, Cerro Veladero y Pascua Lama, estuvieran listos para comenzar a operar.

 

 Al respecto, el ex gobernador Avelín, destacó: “Gioja no merece ser gobernador de San Juan y debe ser juzgado por los tremendos daños que le hizo al país y a la provincia. Levantó las dos manos para entregar un patrimonio nacional: los hielos continentales patagónicos (mil kilómetros cuadrados), que es una de las reservas más importantes del mundo; y cedió la minería a empresas extranjeras, que sólo dejan el 1 por ciento de sus ganancias en la provincia”.

 

El veto de la Barrick

Luego de la aprobación de los Estudio de Impacto Ambiental de Cerro Veladero y Pascua Lama, conseguido gracias a la tenaz labor de Gioja, el camino parecía allanado para Barrick al menos en Argentina. Sin embargo, a fines del 2007 surgió, en el seno del congreso de la Nación, un gran imprevisto que puso en jaque sus emprendimientos en Argentina.

Este sucedió el 22 noviembre del 2007, cuando la Cámara de Diputados dio media sanción a la Ley 26.148, más conocida como Ley de Protección de Glaciares.

Esta ley, diseñada por la ex senadora del ARI Marta Maffei, procuraba resguardar los glaciares y la zona periglaciar -área que rodea el glaciar- como reserva de agua dulce. Con ese fin prohibía la realización de una serie de actividades industriales en los glaciares y las zonas periglaciares, entre estas las actividades mineras.

Esta Ley de Protección de Glaciares, hería de muerte los dos emprendimientos de la Barrick en San Juan, por los que tanto había bregado durante años. En Cerro Veladero, porque la propia multinacional había reconocido que por sus trabajos un glaciar había sido destruido. Y en Pascua Lama, porque la planta de procesamiento, donde se iba a volcar la roca molida con cianuro, estaba del lado argentino en una zona periglaciar.

Sin que muchos se percataran de ello, la Ley 26.148 fue aprobada por la cámara de diputados, por unanimidad, en noviembre del 2007, a libro cerrado. Su tratamiento se hizo dentro de un paquete de once leyes, donde los proyectos sólo estaban identificados por un número.

Por eso, uno de los diputados que votó a favor de la Ley de Glaciares fue Carlos Gioja, hermano del actual gobernador, que por levantar la mano de manera automática, no estuvo al tanto de lo que votaba.

 

Tras su aprobación, el proyecto pasó al Senado y allí comenzó a gestarse un escándalo, que derivó en su veto, renombrado luego como “el veto de la Barrick”. Este se inició el 22 octubre del 2008, el mismo día en el que el senado aprobó la ley. En esa sesión, el miembro informante fue el senador oficialista Daniel Filmusdel FPV quien su alocución afirmó que “el objeto de la ley es preservar los glaciares, como reservas estratégicas de recursos hídricos y proveedores de agua.. (Por eso) se  prohíbe y restringe la ejecución de proyectos y actividades cercanas a las inmediaciones de los glaciares o a áreas de influencia que los pueden dañar”.

Como da cuenta el diario de sesiones del senado, en la apertura de la sesión donde se trató la ley de Glaciares, estuvo presente el senador César Gioja, otro hermano del gobernador Gioja, por entonces presidente de la Comisión de Minería de la cámara alta. Sin embargo, al momento de la votación, César Gioja estuvo misteriosamente ausente, dejando su banca vacía.

 

¿Qué pasó en el ínterin? La ex secretaria de Medio Ambiente Romina Picolloticomentó al respecto: “Cuando se votó la primera ley en Senadores, leyeron artículo por artículo. Recién ahí, Gioja entendió lo que estaba votando. Entonces salió del recinto y empezaron los llamados telefónicos que derivaron en el veto”.

Y estos llamados tuvieron sus frutos. Quince días después de aprobada, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, contrariando lo que su propio bloque había votado, pagando un alto costo político, vetó la flamante Ley de Protección de Glaciares votada por unanimidad.

 

Razones para un veto

El veto de la presidenta desató la polémica. Sin vueltas, el diputado Miguel Bonasso, ex periodista de Pagina 12 y hasta entonces aliado del gobierno nacional, denunció que la abolición de la ley de Glaciares había sido promovida por el gobernador Gioja y la Barrick para salvaguardar los emprendimientos Pascua Lama y Cerro Veladero, que con la ley debían bajar sus persianas.

Según una confidencia que me hizo Romina Picolotti, la presidenta vetó por presión del gobernador Gioja (de San Juan), vinculado estrechamente a la Barrick Gold, que está llevando adelante el proyecto de Pascua Lama. Si hubiera una Ley de Glaciares, no podrían trabajar” explicó el diputado, por ese entonces presidente de la Comisión de Recursos Naturales, autor del libro “El Mal” donde relata el poder de la Barrick en Argentina.

El autor intelectual del veto decidido por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner fue el gobernador sanjuanino, José Luis Gioja. La Ley de Protección de los Glaciares fue vetada por la injerencia de intereses bastardos, vinculados a la minería, que cuestionaron la norma porque prohibía el desarrollo de emprendimientos en la zona de los hielos cordilleranos”, añadió.

Por su parte el senador César Gioja, quien luego fue denunciado ante la justicia federal de tener negociosos incompatibles con la función pública, al ser proveedor de la Barrick Gold mediante su empresa Bentonitas Santa Gema, encargada de proveer la membrana para los dique de cola de cianuro, alegó que la denuncia del diputado Bonasso era falsa. Sostuvo que él había votado a favor de la Ley de Protección de Glaciares que la presidenta había vetado. Coartada que según los registros de asistencia del Senado no era cierta. Dado que si bien cuando comenzó la sesión César Gioja estuvo presente, no lo estuvo al momento de la votación. Por eso figura ausente en ella.

 

Más beneficios para Barrick

Luego de este escandaloso veto, que tuvo un alto costo político para el gobierno nacional que aparecía claramente defendiendo a una multinacional extractora de recursos naturales, los beneficios para los emprendimientos mineros de Barrick en San Juan, lejos de menguar continuaron. El primero de diciembre del 2008, el gobierno nacional, a través de la Secretaría de Energía, aprobó la Resolución 1310/2008 firmada por Daniel Camerón, donde le encomendó al Comité de Administración del Fondo Fiduciario para el Transporte Eléctrico Federal “iniciar el proceso de gestión de la Ampliación ‘Interconexión San Juan – Rodeo’, Tercer Tramo de la denominada Línea Minera.

Esta “Línea Minera” de 500 Kv tenía como único propósito interconectar las tres principales provincias mineras de Argentina: Mendoza, San Juan y La Rioja. Y su ampliación a la provincia de San Juan fue pergeñada únicamente para proveer energía a los emprendimientos mineros de Pascua Lama y Cerro Veladero de Barrick.

La idea había surgido en 1994, justo cuando Barrick, apoyado por Gioja, comenzó con sus proyectos de Pascua Lama y Cerro Veladero en San Juan. Adquirió carácter formal el 5 de diciembre del 2006, cuando Gioja y Barrick Gold suscribieron un acta acuerdo manifestando su interés por las obras, y donde el actual gobernador cuyano comprometió a la provincia de San Juan a efectuar aportes para el tramo San Juan–Rodeo.

Poco meses después, en abril del 2009, el Secretario de Hacienda de la Nación,Juan Carlos Pezoa y el Director de Servicio de Impuestos Internos de ChileRicardo Escobar, firmaron un acuerdo tributario para el emprendimiento de Pascua Lama. Mediante él, para evitar la doble tributación entre Argentina y Chile, quedó establecido que la tributación en el área internacionalizada de Pascua Lama, se hará conforme el origen del material, o sea Chile.

De esta manera, quedó plasmado un acuerdo ruinoso, por el cual la Barrick y Chile se llevarán las ganancias y los tributos provenientes de la actividad minera desarrollada en esa área, mientras que en Argentina, proveedora del agua, quedará la contaminación con los diques de cianuro y los desechos industriales. Con lo cual, el emprendimiento Pascua Lama para Argentina básicamente consiste en darle gratuitamente una servidumbre de agua a Barrick para poder explotar el oro chileno, convirtiéndose en un basurero de sus desechos mineros, sin recibir nada a cambio.

Inmediatamente después de firmar de este vergonzoso acuerdo tributario, en octubre del 2009, las presidentas Cristina Fernández de Kirchner –Argentina- y Michel Bachelet –Chile- respaldaron el proyecto de Barrick Pascua Lama. Es esa oportunidad, ambas mandatarias, también firmaron un “protocolo de complementación” donde se comprometieron a concretar el súper túnel de “Paso Agua Negra”, que atravesará la cordillera de Los Andes interconectando la ciudad de Coquimbo (Chile), con San Juan (Argentina) y Porto Alegre (Brasil), favoreciendo a Barrick enormemente.

 

Con 2.600 kilómetros cuadrados de terrenos, los cuales serían difíciles de juntar hoy, Barrick está estratégicamente posicionado para seguir explorando esta región en busca de nuevos depósitos de oro. La aplicación exitosa del Tratado de Integración Minera, y los protocolos asociados entre los dos países, que ha permitido iniciar Pascua-Lama, potenciará el atractivo de descubrimientos futuros”dijo al respecto Aaron Regent director ejecutivo de Barrick Gold en Argentina, aplaudiendo a rabiar las iniciativas del gobierno.

Para concretar el “Paso Agua Negra”, las presidentas Cristina Fernández de Kirchner y Bachelet, crearon una “Entidad Binacional” y, con un presupuesto de 3.500 millones de dólares, le adjudicaron los trabajos al grupo Eurnekían, cuyo abogado es el ex canciller kirchnerista Rafael Bielsa. “Espero que todos estos años sirvan para que aquel sueño estratégico, como lo es el paso de Agua Negra, se concrete y pronto sea realidad, y así generar mayor integración entre chilenos y argentinos. Esto, además de ser un sueño, es una necesidad” reclamó Gioja en consonancia con Regent, CEO de Barrick.

 

Nueva Ley de Glaciares

Como si toda la estructura burocrática del estado argentino funcionase para los intereses de Barrik Gold, en octubre del 2009, poco después de derogar, de relanzar la “Línea Minera”, de firmar el acuerdo tributario con Chile y formalizar el “Paso Agua Negra”, a los efectos de tratar de reparar el costo político que generó el veto la Ley de Protección de Glaciares del 2008, en silencio el gobierno nacional hizo aprobar en el senado de la Nación un nuevo proyecto de Ley de Protección de Glaciares.

El mismo era totalmente favorable a los intereses mineros de Barrick en San Juan. Había sido plagiado de dos proyectos presentados previamente por los dos hermanos del gobernador Gioja, Carlos y César Gioja -diputado y senador respectivamente-. Por eso, su aprobación, contó con el voto y la defensa del senador César Gioja.

 

Nuevamente el miembro informante de este nuevo proyecto de Protección de Glaciares pro Barrick, fue al senador K, Daniel Filmus. El mismo que el año anterior también había sido el miembro informante del proyecto vetado por la presidenta, gracias a las gestiones de Gioja. Quien sin medir sus acciones, había incurrido en evidente y comprobable prevaricatoDelito que ocurre cuando un funcionario público o juez cambia su posición sobre un asuntosin fundamento alguno y que le fue enrostrado a Filmus por el diputado Bonsasso.

Entre todos hemos avanzado durante estos meses cosa que no fue fácil, y logramos un proyecto común que no sólo recupera lo mejor de la iniciativa original sino que, también, profundiza y avanza en temas fundamentales como definir a los glaciares como un bien de carácter público, y aclara y precisa las zonas en las que hay que defender los glaciares y los periglaciares” destacó Filmus en su alocución, contradiciendo totalmente lo que él mismo había manifestado un año antes.

Claro que esta vez la maniobra no salió como se esperaba. Tras el polémico veto del 2008, debido a los cuestionamientos de la oposición y algunas organizaciones ambientales, el tema de la Ley de Glaciares se había instalado con fuerza en la sociedad y se exigía una aprobación. En ese contexto, cuando el nuevo proyecto de Ley de Filmus y Gioja pasó a la cámara de diputados, se encontró con una fuerte oposición y con otro Proyecto de Ley, presentado por el diputado y periodista Bonasso.

Este otro proyecto de Bonasso era una copia fiel de la ley que había vetado la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en noviembre del 2008, y por ende volvía a poner en la picota los proyectos de Barrick en San Juan.

Fue así que el 14 de julio del 2010, luego de una durísima batalla en ambas cámaras, acusación de pago de coimas mediante, finalmente se aprobó el proyecto de Ley de Protección de Glaciares de Bonasso -Ley 26.639- que al ser una insistencia de la ley anteriormente vetada por el Poder Ejecutivo, impedía ser vetado nuevamente. Proyecto que como se dijo, dañaba profundamente los emprendimientos de Pascua Lama y Cerro Veladero donde los glaciares se habían afectado.

Vamos a revertir esta situación adversa en todos los estrados, en toda las instancias y con todas las armas legales disponibles” amenazó visiblemente contrariado el senador Gioja, casi como un ejecutivo de Barrick, en el mismo momento en que el congreso, por mayoría aprobaba la nueva Ley de Protección de Glaciares.

Y así fue. Tras cartón, el gobernador de San Juan, junto a sectores vinculados con la actividad minera, presentaron ante la Justicia Federal de esa provincia, a cargo del juez Miguel Ángel Gálvezex diputado menemista y funcionario de la dictaduraun pedido de inconstitucionalidad de la flamante ley

 

En él, Gioja y los empresarios mineros, solicitaba la no aplicación de la nueva Ley de Protección Glaciares 26.639, en toda esa provincia cuyana, solicitando incluso que se impidiera el relevamiento de glaciares por parte del IANIGLIA (Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales) que funciona en Mendoza, depende del CONICET, y estipulaba la Ley.

Con una celeridad llamativa, su pedido fue aceptado un mes después por el juez Gálvez, quien a los poco días, dictó dos medidas cautelares más, extendiendo específicamente estos mismos “beneficios” a los emprendimientos Veladero y Pascua-Lama de Barrick Gold. Con lo cual, la polémica en torno la Ley de Glaciares volvió a resurgir.

En julio del 2012 la Corte Suprema de Justicia de la Nación anuló las medidas cautelares dictadas por el juez menemista Galvez, diciendo que, al ser una ley legitima, aprobada por el congreso, las cautelares había sido apresurada y sin fundamentos. Por lo cual, era absurdo impedir el relevamiento de los glaciares como esta lo disponía. Y que en todo caso, luego de efectuado este relevamiento, recién se podría plantear la existencia de derechos que podrían haber sido afectados por la Ley 26.639.

 

Sin embargo, para el gobernador Gioja, parece que poco importa lo que diga el congreso, la Corte, o quien sea, cuando está Barrick en el medio. El inventario de glaciares, que según la Ley debía hacerse en 180 días, cinco años después de su sanción, sigue sin haberse concretado en la provincia de San Juan. ¿Las razones? El IANIGLIA, quien comenzó por relevar a los glaciares de baja altura no los de alta montaña donde la Barrick tiene sus emprendimientos, no tiene presupuesto para hacerlo.

A lo anterior se le añaden denuncias, por parte de los ambientalistas, donde señalan que la cúpula del IANIGLIA estaría infectada de intereses mineros. Y que ésta se las habría ingeniado para delegar directamente en las provincias, la concreción del inventario de glaciares. Es decir, en el caso de San Juan, en Gioja Gold. Lo que equivale a poner a un zorro a contar las gallinas y huevos que hay en un gallinero.

Por su parte en Chile, por los graves daños infligidos por la Barrick a los pequeños glaciares chilenos en el lado de Pascua (Toro I y II, y Esperanza) a los que proponía incluso trasladar de lugar, poniendo en serio riesgo la disponibilidad de agua en esa desértica región, la Corte Suprema de ese país convalidó la paralización indefinida del proyecto de la Barrick, hasta tanto se concreten todas las medidas ambientales comprometidas. Medida que la Corte de Apelaciones de Copiapó ratificó a mediados de este año.

Por esa razón a fines de 2013 Barrick anunció la desaceleración en la ejecución del proyecto Pascua Lama. Medida que tras el fallo de la Corte de Copiapó, se transformó directamente en la suspensión de este proyecto por tiempo indefinido. Así la Barrick y su aliado Gioja Gold, pese a las trapisondas de este último, han sido momentáneamente derrotados en sus salvajes emprendimientos mineros, por la conciencia del valor superior del agua por sobre el oro, existente en el desierto de Atacama chileno. Agua que Gioja Gold está dispuesto a regalar a cambio de nada en el lado argentino. Incluso aunque para su gente termine siendo cianurada como sucedió en la mina Veladero, de la que según afirma, se puede “tomar medio vaso sin que pase nada”.

Mientras que por su parte el Tribunal Constitucional de Chile, prohibió el otorgamiento de servidumbres mineras de paso y de agua, para las explotaciones mineras que se hagan en el lado argentino. Haciendo así que el “Tratado de integración minera con Chile”, funcione hacia un solo lado, con los derechos del lado chileno, y las obligaciones del lado argentino. Por lo que el súper lobista de la Barrick Gold Gioja Gold y sus secuaces, habrían otorgado todo a cambio de nada, actitud que antaño se la denominaba “vendepatria”.

Fuente: http://www.prensared.org.ar/33460/investigacion-gioja-el-gran-lobista-de-la-barrick-gold

En consecuencia, el partido Justicialista ha sido y es fundamental para políticas de Estado que viabilizan la acumulación gran capitalista de exterminio sin necesidad de guerra e invasión de los poderes imperialistas. La expansión del extractivismo y acaparamiento de tierras la garantizó con el liderazgo del matrimonio Kirchner valiéndose de su poder territorial y su poder sindical. Estos dos comparten formas de terrorismo estatal-paraestatal y de manipulación de las necesidades e ideologías de los subalternos. Durante más de una deKada son ilustrativos: -el funcionamiento de la provincia de Santa Cruz más agigantado en su poder por la intervención directa de la presidenta Cristina Fernández para condenar a perpetua a trabajadores petroleros que se atrevieron poner en cuestión la superexplotación laboral de las petroleras; -el papel clave de Gerardo Martínez (dirigente de UOCRA) en la tercerización de la represión que el gobierno K desplegó empleando a este ex integrante del batallón 601 durante la dictadura genocida. De ésta y de su inteligencia también proviene César Milani, autor del proyecto X y de toda una actualización CFK del súper control sobre la diversidad de abajo.

 

El Estado garantizador del clima de negocios de las transnacionales y sus socios locales se consolidó con el neoliberalismo pero el neodesarrollismo lo continuó viabilizando la enorme concentración y transnacionalización económico territorial y sabiendo ilusionar masivamente con un capitalismo que hoy está en crisis estructural y ha hundido a la humanidad en crisis civilizatoria. Insistamos en los simulacros de democracia que se patentizan en las provincias, en los barones del conurbano bonaerense y en las CGT.

 

 

 

Recordemos la descentralización del Estado, programada por el Banco Mundial, que comienza con la dictadura genocida pero se justifica como procurando facilitar la participación de la población en decidir el desarrollo local.  Lo cierto es que se profundiza con la Constitución de 1994 y conduce a reforzar el carácter semifeudal de la mayoría de las provincias que favorece a los enclaves extractivistas según la reterritorialización de las transnacionales en contubernio con los poderes locales y nacionales.

 

 

El kirchnerismo feudal

2 de octubre de 2013

Por Juan Brodersen

La verdadera cara del kirchnerismo: "En provincias como Chaco hay una segregación de características coloniales".

Néstor y Cristina Kirchner han llevado a cabo una serie de políticas que fueron calificadas por el mismo kirchnerismo como progresistas. La asignación universal por hijo como una ayuda para los sectores más desprotegidos es, seguramente, la medida en la que se ha apoyado el oficialismo para sostener esta posición. Sin embargo, en las provincias, los gobernadores kirchneristas, con el apoyo de la Presidenta, muestran la cara más retrógrada: eternizados en el poder, aplican prácticas represivas contra trabajadores, campesinos y comunidades originarias.

Empleo en negro, clientelismo y narcotráfico son moneda corriente en algunas provincias a lo largo y ancho del territorio nacional. Formosa tiene a un gobernador, Gildo Insfrán, hace dos décadas. La Tucumán de José Alperovich presenció crímenes como el asesinato de Paulina Lebbos, encubierto por fiscales corruptos porque están involucrados hijos del poder. Juan Manuel Urtubey dicta la materia de religión católica en las escuelas públicas de Salta y no promueve la educación sexual, en una provincia seriamente afectada por embarazos adolescentes. Y la lista sigue.

 

¿Qué explica el desacople entre las medidas progresistas impulsadas por el ejecutivo nacional y las prácticas cuasi feudales de los "caciques" provinciales? ¿Cómo no hay un límite a la reelección indefinida de ciertas provincias? ¿Hay un hiato entre relato kirchnerista y realidad? ¿O el kirchnerismo manifiesta su esencia a nivel provincial?

 

El periodista Diego Rojas (autor de "Argentuits" y "Quién mató a Mariano Ferreyra") acaba de lanzar "El kirchnerismo feudal", un trabajo que cuenta detalladamente cómo operan los gobernadores kirchneristas en las provincias más golpeadas por la pobreza, la mortalidad infantil y el clientelismo que los hunde en un pozo sin fondo. Aquí, algunos conceptos sobre las prácticas de los gobernadores y sus duras consecuencias en los sectores populares.

 

- El título del libro es "El kirchnerismo feudal": ¿en qué sentido usás la palabra?

- El título no se refiere al sentido historiográfico más generalizado que refiere a un modo de producción previo al capitalismo, medieval, donde hay siervos que rinden tributo. Me refiero al uso más popularizado del término "feudal" y que tiene una relación directa con lo que sucede en el interior argentino, donde hay gobiernos encarnados en el poder desde hace décadas, que hacen negocios que responden a sus intereses particulares, represivos, y con prácticas conservadoras -a veces hasta fascistas-. Eso es lo que hoy se puede plantear como un kirchnerismo feudal, son expresiones concretas del kirchnerismo en distintas partes del país.

 

- ¿Hay una cultura política más "atrasada" en el interior del país, o a qué responde que por ejemplo en ciertas provincias las constituciones locales permitan la reelección indefinida?

- No me parece que responda a un atraso o no atraso. En todo caso lo que plantea el libro y que responde a una tesis más bien política es la posibilidad de un desarrollo desigual: existe la posibilidad de planteos muy modernos en ciertos aspectos de la sociedad, la cultura y la política que conviven en las sociedades capitalistas con cierto estancamiento, que corresponde a estadios anteriores. Están estas convivencias, se puede decir de "atraso" entre comillas.

El tema de las constituciones me parece interesante. Por ejemplo, uno puede pensar que en Santa Cruz, donde se realizaron experiencias constitucionales interesantes, como la eliminación de la ley de lemas. Pero luego, en Santa Cruz mismo, se planteó la reelección indefinida (Néstor Kirchner fue uno de los primeros gobernadores en extender su mandato por tercera vez). Creo que responde a las necesidades políticas de ciertos sectores, y eso hace que convivan planteos modernos con otros de culturas políticas anteriores.

 

- Hay algunos episodios como el del narcoconcejal K que podrían pasar en la Provincia de Buenos Aires, o en la Capital. ¿Qué particularidad tienen estos casos en el interior del país?

- Es que el caso puntual de Formosa, además de estar atravesado por la corrupción y el fascismo como tantas otras, está muy afectada por el narcotráfico. Puntualmente, hay un concejal kirchnerista al que se le encuentran 700 kilos de cocaína en el despacho, hay una concejala a la que se le hallan tres kilos de marihuana en su auto, otra con una cocina de cocaína en su departamento. Además, Formosa es un lugar de paso de cocaína de Bolivia y marihuana de Paraguay -más allá de la posición que uno pueda tener respecto de la despenalización de los estupefacientes- y se convierte en una zona de tránsito muy frecuentada. Ahí yo cuento algo que cuenta Félix Díaz, líder de la comunidad Qom La Primavera, que es cómo la misma policía cortaba la ruta que está a la vera de donde están ellos, aterrizaba una avioneta, descargaba algo, la avioneta se iba y la policía volvía a su puesto. Es algo que no podría ser realizado sin la complicidad del poder político con el policial, claramente.

 

- A los qom los han descrito como una "anomalía" desde el gobierno provincial. ¿Cómo es la relación entre el Estado y los Qom?

- En Chaco y Formosa, donde se concentra la población Qom del país, tienen una relación de distancia, segregación. En el Chaco ha habido un montón de muertos qom, crímenes de odio, amparados bajo el poder del Estado, venganzas políticas, ha habido dirigentes políticos qom muertos como el caso de Mártires López en el Chaco en situaciones muy dudosas. En Formosa, la policía misma ha matado gente y le ha causado graves heridas a la comunidad. Hay una situación de segregación que responde quizás a una cuestión muy anterior, quizás instalada por la colonia, pero lo cierto es que se mantiene hasta el día de hoy. Y además, hay que tener que estas comunidades aborígenes y estas dos provincias es donde se concentran los mayores índices de analfabetismo, de pobreza y mortalidad infantil a nivel nacional.

 

- Cuando contás los casos de represión, pareciera haber distintos responsables. En Formosa, por ejemplo, los cortes de la ruta 86 van de la mano de Insfrán. Pero cuando pensamos en la represión de Neuquén por Chevrón, se cuelan los intereses sectoriales de los empresarios. ¿Cómo son los vínculos entre los estados provinciales, el empresariado y las policías locales?

- Hay lugares donde las corporaciones son como estados paralelos al Estado mismo. Hay algo que no conté en el libro, pero porque hay muchísimas cosas para contar, y es que hay una mina que funciona dentro del municipio El Aguilar. Y el intendente, cada vez que sale de la mina, tiene que registrarse ante los guardias de seguridad del yacimiento. Es un caso increíble porque el poder real lo ejerce la minera que le da a los trabajadores de la mina vivienda, trabajo y demás. Es decir, el poder político está en manos de un municipio que está soslayado a ese poder empresarial. Eso mismo sucede en Ledesma con los Blaquier, hasta hace poquito su presidente le escribía poemas a Cristina Fernández. En síntesis, el poder del Estado sirve a un poder económico. En Jujuy está el caso de las tierras tomadas del ingenio Ledesma, por la Corriente Clasista y Combativa, que fueron reprimidos por brigadas en las que estaban las guardias de seguridad de la empresa, junto con la policía provincial.

 

- ¿Creés que Cristina podría romper con los gobernadores, o hay configuraciones pragmáticas que le impediría cortar esos lazos?

- Esa es una justificación muy triste que usa muchas veces el kirchnerismo que, avergonzado de la realidad de sus políticas, la une a una causa sumida en esa realpolitik. Pero la realidad es que el kirchnerismo ha convivido con esos gobiernos, los ha incentivado, es socio de ellos, Cristina saluda a Insfrán en actos oficiales, banca a Alperovich en Tucumán… No pareciera haber una tensión, sino por el contrario, hay un uso conveniente de ambos. Hay una relación de conveniencia para que estos regímenes mantengan su poder en las provincias que gobiernan, por más que el ejecutivo nacional se diga a sí mismo progresista. 

 

- ¿Qué cambió con la llegada del kirchnerismo en Jujuy, por parte de Milagro Sala?

- Ahí pasa algo interesante. Hay una tensión muy fuerte entre el desarrollo de esta fuerza política que tiene características populistas muy marcadas, pero que a la vez ha sido usada en función de la represión del Estado y de un uso de la violencia contra los movimientos de lucha, y hasta incentivada por el Estado mismo.

A mí me parece muy interesante esto: que la barrabrava del club más importante de Jujuy, que es Gimnasia y Esgrima, que se llame "la banda de la flaca" en referencia a Milagro Sala, que tenga grupos de choque y que cuando va la prensa -como le sucedió a Lanata, más allá de la opinión que uno pueda tener sobre Lanata- les roben los equipos y agredan a sus periodistas, marca usos fascistizantes de la agrupación que, sin embargo, se está consolidando y tiene un poder muy fuerte al amparo del Estado. Habrá que ver para dónde evoluciona este grupo, pero que en principio tiene estos rasgos que me producen un cierto escozor. Lo que me parece a mí es lo siguiente: si no hay caminos estructurales, si no se actúa en función de transformaciones profundas, lo que hay son cambios que se realizan para que, en el fondo, nada cambie.

 

- ¿Hay un rédito político del Estado en su interés por estos movimientos populares?

- Claro que lo hay. Jujuy es uno de los casos más representativos en función de la cooptación que ha tenido el Estado de movimientos de lucha para transformarlos en movimientos paraestatales a través de beneficios. En Jujuy nació el movimiento piquetero con el Perro Santillán y expresiones culturales populares explosivas. Eso tuvo en el movimiento de Sala su máxima expresión, pero atravesado por la cooptación del Estado para acabar, justamente, con ese movimiento de lucha que ha sido usado como brazo de choque en varias oportunidades. En 2003 los planes sociales y las mesas de enlace que creó el gobierno con los movimientos piqueteros apuntaban apuntaba a una cooptación. Es más, en 2003 la CCC participó de actos con Néstor Kirchner. Había una gran tensión en ese sentido en ese momento. La expresión más cristalizada de la cooptación de esos movimientos se da en el movimiento de Milagro Sala.

 

- En un momento del libro marcás una diferencia al interior de los movimientos sociales: están los casos como el del MTD, que aceptan la paz social, mediante la construcción de emprendimientos subsidiados por el Estado, por ejemplo, y los que le oponen resistencia al aparato represivo del Estado. ¿Cómo funcionan ambos?

- Sí, tiene que ver con lo que decía antes, hay dos clases de movimientos. La cooptación de estado que comentaba, que terminan convirtiéndose en administradores de planes del Estado, que incluso va en contra de los derechos de los trabajadores en general: todos los emprendimientos, las cooperativas, los planes de construcción, no responden a los requerimientos más básicos establecidos por la ley general de contratos de trabajo ni los convenios de la construcción, sino que son cooperativas truchas que precarizan el trabajo. Hay un trabajo precarizado extendidísimo a través de estos planes del Estado. Una cosa es la aceptación de esto como parte de la lucha como objetivo político de transformación social más trascendente y otra cosa es la conformidad de esto que crea burocracias en el campo de estos sectores, de estos movimientos sociales que se convierten en administradores de la pobreza. Me parece que esta es la situación: existen los que quieren transformar la sociedad y por eso luchan y los que se conforman con lo que el Estado les da y se transforman en administradores de las miserias de este sistema.

 

- Muchas constituciones provinciales facilitan la eternización en el poder, en tanto no le ponen topes a la reelección de los gobernadores. ¿Qué podría hacerse desde un ejecutivo nacional para limitar estos regímenes cuasi feudales?

- Dos cosas. Primero, uno no debería dejar de diferenciar que el poder del Estado es el máximo poder al que se puede acceder en cualquier nación. El poder del Estado nacional es la concentración de los poderes, incluso de la fuerza y del aparato físico de la fuerza. Señalado esto, hay que tener en cuenta que estas regiones provinciales, por sus características, constitucionalmente estarían habilitados a ser intervenidos estatal-nacionalmente, si hiciera falta. Y si no fuera el caso, los poderes estatales nacionales deberían incentivar y promover los movimientos que están en contra de estos poderes feudales, y no asociarse con ellos para alentar su permanencia en las esferas de lo elevado durante tiempos eternos.

Estoy convencidísimo que un ejecutivo nacional que esté dispuesto realmente a una transformación social profunda y trascendente puede combatir a estos gobiernos provinciales de una manera efectiva. Y una cosa interesante es la siguiente: yo en el libro trato de mostrar cuáles son las características de estos gobiernos conservadores en las provincias que hoy representan al kirchnerismo como tal en las provincias. Pero también trato de mostrar los movimientos de lucha que existen en esos lugares y que se enfrentan, y que son parte del puntal que puede transformar totalmente estas estructuras. Donde hay poder, hay resistencia.

Fuente: http://www.lahaine.org/mundo.php/el-kirchnerismo-feudal

 

 

Superemos la fatalidad de depender del sindicalismo empresario para una resistencia y ofensiva contundente frente al ataque del poder real. Revisemos la historia:

 

 

A 85 AÑOS DE SU CREACIÓN

Los orígenes de la CGT

 

Jueves 1ro de octubre de 2015 | Edición del día

 

Fundada en 1930, la CGT cumplió hace pocos días 85 años de vida. Los comienzos de la central que logró mayor peso en la clase obrera sindicalizada.

 

Por Claudia Ferri

 

El aniversario llega con una central fragmentada en al menos tres sectores. Hugo Moyano, encabezó un acto con motivo del nuevo aniversario desde la histórica sede diciendo que por aquellos años los dirigentes “no hacía mucho habían bajado de los barcos y no paraban de deslucir con politiquerías indescifrables el derecho de los trabajadores” y que “insistían en vanas querellas y controversias ideológicas que en nada ayudaban a mitigar la explotación en la que estaban sumidos los obreros”.

 

Estas “controversias ideológicas” a las que se refiere Moyano son las ideas socialistas, sindicalistas, anarquistas (y tiempo después comunistas) que confluyeron en la conformación de la CGT el 27 de septiembre de 1930, tres semanas después de haberse producido el primer golpe de estado en el país. La clase obrera argentina llegó a la década del ’30 con un importante grado de organización y de experiencia en la lucha de clases.

Las primeras centrales obreras creadas a comienzos del Siglo XX se encontraban fuertemente influenciados por los anarquistas que consideraban a los sindicatos como una herramienta de los trabajadores para enfrentar los abusos del Estado y de los empresario. Los fuertes niveles de represión de la época se vieron en “la Semana Roja”, la “Semana Trágica” y la “Patagonia Rebelde” (las dos últimas huelgas fueron reprimidas bajo el gobierno del radical H. Yrigoyen). Con el paso de los años, la corriente anarquista fue perdiendo influencia, cediéndole su lugar a los “sindicalistas” quiénes consideraban que los trabajadores sólo debían jugar un rol activo dentro del plano sindical y reivindicativo. Las condiciones económicas adversas que desencadenaron una profunda crisis económica a nivel mundial en 1929, sumado a la crisis del régimen político y a la agudización de la represión, van a producir el franco retroceso del sindicalismo, pasando de 100.000 afiliados a tan sólo 10.400 en 1927. Para este momento el movimiento obrero organizado se encontraba divido en tres centrales sindicales.

La conformación de la CGT y la estatización de los sindicatos impulsada primero por la Federación Obrera Poligráfica Argentina (FOPA) que representaba a los imprenteros, se le sumaron la Unión Sindical Argentina (USA) – sindicalistas- y la socialista Confederación Obrera Argentina (COA). A pesar de haber sido creada para fortalecer al movimiento obrero en una coyuntura económica y social adversa, la cúpula de la CGT prefirió comenzar su historia pactando con el gobierno militar de Uriburu, antes que organizar a los trabajadores en sus lugares de trabajo. Impotente para enfrentar la coyuntura, la resistencia quedó en manos de una minoría anarquista y comunista.

La década del ’30 vio un creciente fortalecimiento de la clase obrera, incentivado por la industrialización, como quedó demostrado en la gran huelga de la construcción dirigida por el PC (de más de cien días) y los paros generales de enero de 1936. Como ocurre en la actualidad con gremios como camioneros, UOM, SMATA o la UTA, la primera CGT estaba dirigida por los gremios que tenían mayor poder de negociación. Éstos son los que pueden afectar de alguna forma el normal funcionamiento de la economía. Fueron los ferroviarios los que encabezaron la central de trabajadores a partir de 1930, representando al 65% del total de los afiliados. Tenían lo mejores sueldos y recibían una serie de beneficios impensados para ese momento como vacaciones pagas, licencia por enfermedad y caja de jubilaciones.

 

La influencia alcanzada por los grandes gremios llevó a que sus dirigentes se separen cada vez más de las bases acelerando el proceso de burocratización y logrando importantes beneficios para sus propios intereses sectoriales. La figura paternalista de los caudillos sindicales que deciden a espaldas de los obreros, reemplazó al histórico método de democracia directa de viejos sindicatos anarquistas. Perón, desde la Secretaría de Trabajo y Previsión (1943 a 1945) reguló las relaciones entre el capital y el trabajo y medió en los asuntos gremiales. Entendió que si quería gobernar necesitaba a los dirigentes y a sus sindicatos como aliados estratégicos para contener, cuando sea necesario, la lucha de clases. En enero del ‘45 se sumaron a la CGT nuevos gremios en expansión: metalúrgicos, construcción, vestido, madereros, vitivinícolas, panaderos, portuarios y azucareros.

 

El gobierno peronista, además de impulsar masivamente la sindicalización de los trabajadores, le brindó un lugar central a la burocracia sindical. Esto la llevó a pegar un salto de calidad, recibiendo importantes beneficios económicos del Estado. La CGT se subordinó plenamente al gobierno y actuó bajo su órbita. Con una serie de concesiones que permitieron mejorar las condiciones de los trabajadores, los sindicatos se convirtieron en un grupo de apoyo político directo al régimen y a Perón. Si bien la central había sufrido desde sus orígenes una serie de rupturas, con Perón, volvió a unificarse reforzando el proceso de burocratización y estatización de las organizaciones obreras. La Ley de Asociaciones Profesionales fue clave para consolidar esta relación: le permitía al Estado controlar la actividad sindical, reglamentar las huelgas y determinar qué gremios estaban autorizados a negociar con las patronales.

 

El “modelo sindical peronista” se convirtió en la columna vertebral del movimiento, abandonando la independencia política de los trabajadores organizados y alejando a sus direcciones de los intereses de los “representados”. Sin embargo este modelo se vio desafiado en numerosas oportunidades por el avance de los sectores clasistas y de izquierda en los cuerpos de delegados y las comisiones internas, sobre todo en las etapas de ascenso del movimiento obrero.

 

¿Qué sindicatos queremos?

Hoy en día existen 5 centrales sindicales. Dicen que se quieren unificar, pero el objetivo no es fortalecer al movimiento obrero para enfrentar el ajuste. Antes que nada, los burócratas se proponen como garantes de la “paz social” en las calles y en los lugares de trabajo, al mismo tiempo que buscan mantener las posiciones de privilegios, que tienen desde hace décadas, y su poder real (y material) que les dejan los sindicatos: cajas de jubilaciones, subsidios y negociados con las tercerizadas. Los marxistas revolucionarios consideramos una necesidad de primer orden recuperar los sindicatos de las manos de la burocracia traidora que, hoy en día, tiene a los mismos dirigentes atornillados en sus sillones desde hace décadas, muchos de ellos acusados de corrupción como es el caso de Antonio Caló.

Peleamos para que los sindicatos sean independientes del Estado y para que la democracia sindical sea el método que permita construir sindicatos activos, militantes que construyan una alternativa real para el conjunto de las masas explotadas apuntando a la auto-organización. El sindicato ceramista de Neuquén marcó el camino conquistando una herramienta fundamental para la lucha, organizándose en asambleas, rotando en sus cargos para volver a trabajar cobrando el mismo salario que cualquier trabajador y asegurando la posibilidad de que sean revocados mediante asambleas.
Fuente: http://www.laizquierdadiario.com/Los-origenes-de-la-CGT

 

Confrontemos no sólo con el sistema mundo capitalista  en sus expresiones local e imperialistas sino ante todo con el progresismo K y los latinoamericanos que nos embaucan de tener presente-futuro en nuestro subdesarrollo mirando a las necesidades e intereses de oligopolios y estados imperialistas a través del neoextractivismo. Pero, entonces, recuperemos territorialidades o tejidos sociales e ideales por organización y lucha enmarcada en el internacionalismo revolucionario. En la medida que nos restrinjamos a la unidad de acción de los gobiernos de Nuestra América estaremos presos del coloniaje implícito en nuestros Estados mirando por los negocios de China, las transnacionales y los poderes locales . Reflexionemos sobre qué hacer según:

 

 

Ponencia para el Seminario Internacional "La crisis del capitalismo y

las perspectivas de la clase trabajadora", ENFF, 18 a 21 de septiembre, Sao Paulo

La izquierda eurocéntrica frente a los valores comunales
16 de septiembre de 2016

 

Por Iñaki Gil de San Vicente (Rebelión)

 

 

1.                   Introducción

2.                   Derrota

3.                   Autocrítica

4.                   Estudiando

5.                   Marx

6.                   Kautsky

7.                   Lenin

8.                   Buen Vivir

9.                   Resumen

 

1. Introducción

A mediados de septiembre va a tener lugar en Sao Paulo un necesario debate internacional organizado por el MST. Es muy significativa la importante presencia de organizaciones campesinas y populares de casi todo el mundo. La lucha antagónica entre el capital y el trabajo a nivel mundial está marcada por la progresiva toma de conciencia de los pueblos en los que la economía campesina y ganadera es aplastada por la agroindustria transnacional. En los Estados imperialistas sucede algo parecido: por un lado, la Política Agraria Común de la Unión Europea para el quinquenio 2015-2020 ha levantado duras críticas populares1; y por otro lado, la primera transnacional láctea del mundo, la francesa Lactalis, se enfrenta a la resistencia de ganaderos castellanos, franceses, gallegos…, contra su política de reducir precios causando la ruina de este sector2.

 

Las luchas campesinas y urbanas adquirirán aún más trascendencia estratégica conforme se acelere el agotamiento de los recursos naturales para satisfacer las necesidades mundiales3 según las define e impone el capitalismo. Semejante resistencia chocará con mayor virulencia si cabe con las profundas raíces ideológicas, morales y racistas del eurocentrismo. Teniendo en cuenta el objetivo de esta ponencia, conviene adelantar que en 1868, el británico Charles Dilke escribió el libro Greater Britain en el que argumentaba que la desaparición de las «razas inferiores» no sólo era una ley de la naturaleza sino una bendición para la humanidad4. Fue en este contexto en el que Macaulay ridiculizaba a quienes pretendían instruir a los habitantes de la India 5 . La dinámica actual recuperación del mensaje de Kipling6, novelista que legitimó e impulsó el expansionismo eurocéntrico en el siglo XIX, responde no sólo a la perspectiva estratégica del imperialismo yanqui7 sino que también es coherente con todo lo visto hasta ahora.

 

Para no adelantarnos demasiado, recordemos que E. Dussel afirma que la «modernidad» surge al final del siglo XV con la conquista de las Américas, momento en el que el ego cogito moderno es antecedido en más de un siglo por el ego conquiro, propone siete características de la «modernidad»:

1.      el eurocentrismo se define superior a otras civilizaciones y culturas;

2.      al ser superior tiene la obligación moral de desarrollar a los más primitivos, rudos y bárbaros;

3.      este desarrollo debe ser siempre copia y calco del anterior desarrollo europeo;

4.      dado que el bárbaro se resiste a ser civilizado, el eurocentrismo debe aplicar la guerra justa colonial en bien del bárbaro;

5.      las víctimas de la guerra justa colonial son por ello inevitables y tienen el sentido cuasi-ritual de víctimas propiciatorias en el sacrificio;

6.      la negativa del bárbaro a ser civilizado exime de toda culpa a la modernidad, traslada ésta a los bárbaros por resistirse y dota al eurocentrismo de contenido emancipador; y

7.      por esto, son inevitables los costos de la modernización de los pueblos atrasados e inmaduros8.

 

La importancia del debate es cuádruple:

 

·         Una, divulgar qué sucede en Brasil y en toda Nuestra América especialmente desde la perspectiva de la lucha por la propiedad colectiva de la tierra, de los bienes comunes, etc.

·         Dos, saber cómo evoluciona la alianza entre el movimiento campesino y popular, también proletario en sentido amplio, y el resto de movimientos de protesta y lucha, fundamentalmente el obrero, el feminista, el ecologista y el de liberación nacional, siempre como expresiones concretas de la lucha a muerte entre el capital y el trabajo.

·         Tres, cómo enlazar las reivindicaciones comunales que subsisten o renacen en muchas luchas campesinas y populares con la praxis comunista, con la lucha contra el trabajo asalariado, contra el tiempo del capital, contra el individualismo metodológico, contra el verticalismo obediente, contra el fetichismo de la mercancía, contra la propiedad privada…

·         Y cuatro porque al analizar las tres cuestiones topamos con un problema clásico del reformismo europeo: su creencia de que Europa es el continente de la «civilización democrática», la que va a salvar al mundo en general y en especial a los pueblos campesinos que no tienen otra alternativa que seguir los pasos, aplicar sus consejos, abandonar sus culturas aceptando la europea.

 

Aquí vamos a centrarnos casi exclusivamente en el tercer y cuarto puntos aunque deberemos referirnos a los dos primeros. Y lo haremos no como espectadores, como observadores externos que desde la perspectiva eurocéntrica miramos el mundo desde arriba, sino como participantes activos en la larga lucha de los pueblos hermanos contra el imperialismo. El eurocentrismo, la civilización del capital es el dúctil pegamento que ensambla la multiplicidad material y moral de la extracción de plusvalía a los pueblos no europeos pero a las naciones trabajadoras europeas, especialmente a las oprimidas. Todavía quedan algunos marxistas y demasiados socialistas que defienden la supremacía de los Estados multinacionales sobre las naciones a las que se les impiden disponer de su propio Estado. Esta creencia, que oculta un interés material, viene de los albores del socialismo y del marxismo.

Las y los vascos sufrimos también esa situación porque en su tiempo fuimos calificados por Engels como pueblos sin historia condenados a desaparecer9. Obtuvimos un fugaz consuelo al leer la demostración de Román Rosdolsky sobre la causas contextuales, las limitaciones culturales y los errores políticos «refutados por la historia»10 de Engels, Bakunin y demás pero fue un fugaz respiro porque el estatalismo eurocéntrico tenía raíces más profundas de lo que creíamos. Además, un autor tan poco comprensivo con las problemáticas nacionales, como es E. J. Hobsbawm, ha mostrado que aquellas afirmaciones de Engels deben contextualizarse en los parámetros intelectuales de su época en vez de achacarle a él todos los males11.

La refutada idea de Engels suscitó permanentes debates que se intensificaron al poco tiempo debido no tanto a las ediciones de los textos de Marx sobre la comuna campesina rusa, sobre la linealidad de la historia, etc., sino sobre todo al endurecerse en choque político entre quienes defendíamos la necesidad de la independencia basándonos en el marxismo y quienes defendían la primacía de la revolución estatal española y francesa, también basándose en el marxismo. La larga lucha comunal era y es para nosotros un argumento incuestionable a favor de la independencia socialista, lo que nos llevó a, con mucho respeto, ofrecer nuestra opinión en debate boliviano12 sobre la comuna, el ayllu y el socialismo.

 

Nuestra tesis es que una de las razones del creciente debilitamiento de la izquierda europea en la segunda mitad del siglo XX hasta caer en su lamentable situación actual es la de haber asumido los valores eurooccidentales precisamente cuando más falta hacía combatirlos en todos los órdenes de la vida cotidiana. Tal asunción, que ya empezó a darse con fuerza a finales del siglo XIX en los debates de la II Internacional sobre el colonialismo, ha llegado ahora a plasmarse en la impotencia de la izquierda para, por ejemplo, combatir el racismo, apoyar a las y los migrantes, explicar el porqué del llamado fundamentalismo islámico como respuesta al imperialismo y al fundamentalismo cristiano, etc. Impotencia ya existente poco antes cuando el grueso de la izquierda aceptó el caramelo envenenado de las «guerras humanitarias» e incluso de la «guerra de civilizaciones», y cuando algo después se tapó los oídos, la boca y los ojos ante la ofensiva de la OTAN contra el norte de África.

 

Simultáneamente, el reformismo práctico, la prioridad dada al parlamentarismo burgués, el abandono de la autoorganización y de la independencia política de clase, etc., fue paralelo a las desestructuraciones sociales impuestas por la burguesía desde poco antes de los ’80 del siglo pasado. Muy contada izquierda occidental se lanzó a (re)construir e impulsar las prácticas comunitarias y horizontales que identificaron al movimiento obrero desde su inicio, y que, no sin problemas, se enlazaban con las organizaciones de vanguardia. Una lectura actualizada de los cuatro primeros congresos de la Internacional Comunista nos descubre la debacle de la izquierda en estas y otras cuestiones.

 

2. Derrota

El «desarrollismo» que resurgió con fuerza después de 1945 en el capitalismo europeo tenía la doble función prioritaria de recuperar la tasa de beneficio y de derrotar la fuerza del movimiento socialista, de la URSS, en el interior de las clases trabajadoras europeas. La burguesía europea, Gran Bretaña y Estados Unidos sabían que la izquierda comunista tenía un enorme prestigio que le facilitó una considerable influencia de masas, influencia reforzada por la admiración de las clases explotadas hacia el Ejército Rojo. La democracia formal, abstracta, fue mitificada al extremo sobre todo desde 1948, mientras que se depuraba muy superficialmente el nazifascismo y se silenciaba el enorme apoyo que había tenido entre las burguesías ocupadas y «democráticas». A la vez, se inflaba la cuantía de personas que, supuestamente, habían participado en la resistencia antinazi para minimizar el heroísmo de las izquierdas y borrar de la memoria colectiva el hecho de que hasta finales de 1943 la mayoría de la población había permanecido pasiva13, excepto el sector de izquierda comunista que pagó un altísimo precio en vidas: solo en el Estado francés fueron asesinados 60.000 comunistas14.

 

El «desarrollismo» estaba asentado internamente en una dura vigilancia social y en la represión silenciosa o descarada de las fuerzas revolucionarias, en la que la OTAN como «fuente de terror»15 jugaba un papel central. También se basaba en la convivencia con dictaduras europeas como la española, la portuguesa, etc., y en la represión salvaje de las luchas de liberación nacional antiimperialista para asegurar y aumentar el flujo de bienes y recursos saqueados a esos pueblos. Hay que recordar que nada más concluir la Segunda Guerra Mundial, el debilitado imperialismo europeo se lanzó a recuperar las posesiones que había perdido y contener en lo posible mediante cesiones negociadas la expansión yanqui en las antiguas posesiones europeas, sobre todo en Asia, en el extenso «Este rojo»16, pero también en Oriente Medio.

 

La propaganda proimperialista y eurocéntrica fue masiva y permanente ya que buscaba que los pueblos empobrecidos por la ocupación nazifascista aceptasen los altos gastos militar necesarios para recuperar el imperio. A la vez, esa propaganda belicista era parte de la guerra cultural anticomunista en todos los sentidos. Todas las formas de laborismo, socialdemocracia y socialismos-democráticos situados más al centro-derecha, así como el cristianismo en sus múltiples sectas, se volcaron en esta tarea, siempre bajo la vigilancia directa o indirecta de los Estados Unidos para imponer la «verdad»17 del capital de modo que las clases explotadas terminasen aceptando el sistema.

 

 

Ahora bien, ni la «verdad» fabricada por la industria político-cultural, ni la alienación ni el fetichismo inherentes al capitalismo, ni las sobreganancias imperialistas, ni otros factores, explican por sí mismos la larga estabilización burguesa europea. Reafirmando la efectividad de estos factores, las auténticas razones hay que buscarlas en la interacción de, por un lado, la intensa reconstrucción y la aplicación de las tecnologías militares; por otro lado, la dirección estratégica yanqui y la estabilidad monetaria y financiara; además, el recurso al crédito y la industria militar; y por último, el reparto de Europa entre la URSS y Estados Unidos, el keynesianismo y los gastos sociales admitidos por la burguesía como mal menor, el sindicalismo reformista y la socialdemocracia18.

 

La ideología burguesa del trabajo, el productivismo y el individualismo había ido penetrando en las clases trabajadoras antes de 1940, y volvió a infectarlas inmediatamente después porque no la combatían ni la socialdemocracia ni la versión estalinista de un marxismo, y menos aún el sindicalismo. Sobre este contexto de democracia formal, mejora cuantitativa de las condiciones de vida, amnesia creciente del pasado, etc., fue extendiéndose la falsa creencia de que era posible anular los aspectos «malos» del capitalismo y administrar los «buenos». En la burocracia estatal, la casta académica, los grupos empresariales, el reformismo y amplias franjas trabajadoras aceptaron la tesis de la estabilidad permanente19 del capitalismo, mientras que los sectores concienciados del proletariado aceptaron la de la burocracia rusa de la «coexistencia pacífica» Así, en dos décadas, de 1945 a 1965, matriz social20 del capitalismo volvió a asentarse con más fuerza que en la larga crisis inaugurada en 1917 por la revolución bolchevique.

 

En efecto, aunque desde finales de la década de 1960 se inició una larga oleada de luchas que se sostuvo casi otras dos décadas, hasta mediados de los años 80, la burguesía europea no tuvo que recurrir al nazifascismo para vencer sino al neoliberalismo. El imperialismo yanqui, apoyado por el europeo, sí recurrió a golpes militares e invasiones sangrientas para imponer el neoliberalismo más duro como muestra N. Klein en su descripción cuantitativa impactante de la ferocidad burguesa, pero débil y superficial en la calidad teórica y política.

 

La tesis de la extinción de la lucha de clases estaba siendo impulsada desde los años 50. Los meritorios logros teóricos que demostraban que la lucha de clases no sólo había desaparecido sino que se estaba endureciendo21 a finales de los 60, como se confirmaba en el Mayo 68, destrozaban la demagogia de la «sociedad post-industrial». Desde la perspectiva actual, incluso un reformista confeso como Paul Mason que asume su «reformismo revolucionario»22, debe reconocer la fuerza de la oleada prerrevolucionaria derrotada al final por el neoliberalismo. El Mayo 68 y los primeros años de la década de 1970 fueron controlados mediante una efectiva interacción de fuerzas conservadoras y reformistas, de palos y zanahorias, y de incapacidad de la izquierda revolucionaria. El capital había aprendido mucho de las oleadas posteriores a 1917, y la propia estructura del sistema era más maleable y flexible para absorber muchas de las protestas, reprimiendo sin piedad a las no integrables. La «represión democrática» de la Alemania Federal interrogó a 1.500.000 personas sobre sus ideas políticas entre 1971 y 1979 y condenó al ostracismo a otras 4.00023.

 

En 1974 un golpe militar progresista acabó con la dictadura portuguesa pero no avanzó abiertamente al socialismo, sino que estabilizó el capitalismo «democrático». Entre 1975 y 1978 la socialdemocracia y el eurocomunismo español orientaron las luchas de clases y de liberación nacional hacia el cepo monárquico, todavía vigente. La II Internacional llegó en 1981 al gobierno francés y en 1982 al español, asentando el poder capitalista. En Italia, el eurocomunismo lideró además de la represión del movimiento revolucionario, también la claudicación de otros eurocomunismos europeos. En la Europa capitalista que aún no había caído en el neoliberalismo, pero sí imponía ya políticas monetaristas como el Alemania Federal, por ejemplo, fue extendiéndose el «desencanto»24. En Gran Bretaña y en Estados Unidos, el neoliberalismo machacó al movimiento obrero sindicalizado como primer paso para atacar luego al conjunto de las clases trabajadoras.

Simultáneamente, la fábrica ideológica burguesa producía en serie modas intelectuales, la llamada «moda post», que apenas encontraba resistencia en el dogmatismo mecanicista del estalinismo. Aunque este tema concreto, la moda post, está relacionado con la de nuestra ponencia, no vamos a desarrollarlo aquí más que en lo que hace referencia a la capacidad penetrar en las contradicciones de la realidad.

 

El postmodernismo, el postmarxismo y corrientes marxistas rechazaron la dialéctica en general y en concreto en su versión engelsiana y leniniana25, con los efectos dañinos sobre la lucha filosófica y teórica, por ello mismo política, precisamente en una fase capitalista en la que la ciencia y la técnica tienen una importancia clave26. Pero también la tienen para nuestro objeto de debate porque, como veremos, los estudios de Marx y Engels sobre la comuna campesina, los modos de producción precapitalistas, la posibilidad de saltos y adelantamientos bruscos en el devenir histórico, etc., toda esta concepción sólo se descubre desde la «lógica dialéctica»27.

 

3. Autocrítica

Pero grupos de la izquierda revolucionaria no se resignaron pasivamente a la espera de mejores tiempos, sino que se lanzaron a estudiar crítica y autocríticamente por qué se había producido la derrota de la oleada iniciada a finales de los años 60, por qué se había desplomado la URSS y su «socialismo», etc. En enero de1992, se publicó un interesante dossier sobre la crisis de la izquierda en el que se recogían las opiniones de antiguos maoístas y trotskistas. Aquí solamente vamos a recoger dos opiniones: Toni Domènech sostuvo que ya no había ninguna «alternativa global satisfactoria» al capitalismo y que tampoco existía «una idea colectiva clara del tipo de igualdad y de justicia que queremos y que propugnamos»28.

Por su parte, Miguel Romero sostuvo que la izquierda sufría una crisis de credibilidad, que se habían perdido los referentes revolucionarios, que el estalinismo impedía una reflexión creativa sobre las relaciones entre poder popular y revolución, y que había que socializar los valores profundos de la revolución socialista en el sentido de las ideas de Ernst Bloch del «alma caliente» del marxismo –la utopía roja y concreta que recorre las resistencias populares desde su origen, decimos nosotros–, y que:

 

Conquistar y defender la independencia de los movimientos sociales respecto al Estado, extender la conciencia de que se trata de institución hostil a los intereses populares, incluso cuando existe un régimen parlamentario, es una tarea de máximo valor, que justificaría por sí sola la necesidad de una organización revolucionaria. Es una tarea difícil porque en ella existe una división muy aguda entre reformistas y revolucionarios. Y es, en fin, una tarea muy compleja porque no puede resolverse con la propaganda, la crítica teórica, etc., sino sólo en la experiencia práctica. Y esta experiencia no se realiza entre dos campos separados, trinchera contra trinchera, sino en sociedades en las que el Poder penetra en todos sus poros y, por ello, la orientación de los movimientos sociales respecto a él es un problema permanente y decisivo29.

 

La importancia de esta cita radica en que, como se irá viendo a lo largo de la ponencia, la recuperación de la izquierda revolucionaria sólo puede lograrse mediante la praxis de masas, colectiva, en la permanente lucha contra la hostilidad descarada del Poder, aumentando la independencia política de clase del pueblo explotado. Muy en síntesis, según estos autores la crisis de la izquierda se debía entre otras razones también a que había abandonado la lucha por los valores y por la autoorganización frente y contra el Estado. Ambos constituían principios irrenunciables de la izquierda desde antes incluso del Manifiesto comunista de 1848. Ambos constituían principios inaceptables para el reformismo desde incluso el socialismo utópico. Uno de los valores y reivindicaciones fundamentales echadas a la cuneta desde hacía mucho tiempo fue la lucha contra la ideología del trabajo y la defensa del tiempo libre y del placer emancipado, como veremos.

 

El problema para la izquierda radicaba en que la dejación de tales principios se había dado precisamente cuando el capitalismo imponía unas relaciones de explotación que desestructuraban la larga cotidianeidad de la fase Taylor-fordista del llamado «obrero masa» en el marco regulado por el Estado keynesiano, por utilizar esta terminología. En 1995 se editó una revista en la que se estudiaban los efectos de la desestructuración de la cotidianeidad y del empobrecimiento causado por las reducciones salariales y de asistencia sobre la vida colectiva, demostrando que generan vulnerabilidad, preocupación, ansiedad y miedo: existe una unidad entre pobreza y peligro30 que reactiva las tendencias autoritarias, dogmáticas y racistas, como en Austria31 a mediados de los años 90 con el ascenso neofascista.

 

Valores permanentes y esenciales como el de solidaridad comunal, propiedad colectiva, ayuda mutua, horizontalismo, democracia directa, etc., cayeron en el olvido tras ser desprestigiados por el individualismo burgués. Colapsaba un universo de referentes solidarios, creativos y críticos, y se imponía su antagónico, el de la insolidaridad, la rutina y la obediencia como patología32. La dejación de los valores y del antagonismo reforzó la ideología interclasista, la creencia de que la «sociedad» no está estructurada internamente por relaciones de propiedad, de explotación, opresión y dominación estratégicamente centralizadas por un Estado absolutamente hostil al pueblo, y por un Poder a la vez omnipresente, ubicuo, multiforme e invisible en muchas de sus formas, pero también macizo y aterrador cuando hacía falta. La centralidad estratégica del Estado se muestra en que es una «máquina de obediencia»33.(...)Leer

 

 En/con el capitalismo mundializado

 

Repitamos: "la crisis de la izquierda se debía entre otras razones también a que había abandonado la lucha por los valores y por la autoorganización frente y contra el Estado. Ambos constituían principios irrenunciables de la izquierda desde antes incluso del Manifiesto comunista de 1848".

 

Tomemos un ejemplo de hacia dónde rumbea toda Nuestra América extractivista y qué valores perseguimos los de abajo:

 

Entrevista con Bertha Zúñiga, hija de la líder ecologista asesinada, Berta Cáceres y Tomás Gómez Membreño, líder del del Consejo Indígena

"El Estado hondureño es el promotor de

todos los proyectos mortíferos para las comunidades indígenas"
10 de agosto de 2016

Por Alexandre Anfruns (Público)

El pasado 3 de marzo, el asesinato de la defensora medioambiental Berta Cáceres tuvo una repercusión internacional, sacando a la luz la amplitud de las violaciones de derechos humanos en Honduras. Desde entonces, su hija Bertha Zúñiga y el nuevo coordinador del COPINH Tomás Gómez Membreño siguen luchando para que se haga justicia.

En los últimos años, el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) se ha centrado en la reivindicación de los derechos de las comunidades indígenas y su acceso a los bienes comunes de la naturaleza. También ha reclamado los títulos comunitarios de las tierras en las comunidades indígenas.

La organización forma a militantes, en las diferentes comunidades, para que defiendan una propuesta frente al extractivismo, frente al despojo de territorios y destrucción de las cosmovisiones. indígenas. Pero también frente a ese proceso de “desarrollo”, como le llama el Estado, que está derivado de las políticas neoliberales.

En esa lucha frente a un Gobierno autoritario de las oligarquías, surgido del golpe de Estado de Roberto Micheletti contra Manuel Zelaya, el COPINH ha sufrido numerosos asesinatos entre sus filas, como el de su líder más destacada, Berta Cáceres. Su hija, Bertha Zúñiga, y su sucesor al frente del consejo indígena, Tomás Gómez Membreño, explican sus objetivos, reivindicaciones y ejes de trabajo.

-¿Qué crítica le hacen a la visión dominante del desarrollo?

-Tomás Gómez Membreño: Las políticas neoliberales dicen que el desarrollo tiene que ver ante todo con la implementación de extractivismos, concesiones mineras, proyectos eólicos, hidroeléctricos... mientras que nosotros como COPINH creemos que para el desarrollo de las comunidades indígenas, de las familias, lo primero es el acceso a la tierra. Segundo, que los bienes comunes como el agua, el oxígeno, los bosques, etc., no estén privatizados. Y derivado de eso, el desarrollo tiene que ver con que las comunidades estén sembrando maíz, frijoles, yuca, mandanga o cítricos, para la autosuficiencia de las comunidades. Eso creemos nosotros que es el desarrollo. Eso se contrapone al desarrollo visto por el Estado... 

Bertha Zúñiga: El Estado es el principal promotor de todos estos proyectos mortíferos. También es el que impulsa toda la represión necesaria para instalar estos proyectos por la fuerza. Eso se demuestra en la impunidad con la que operan las empresas nacionales y multinacionales en alianza con el Estado. 

-¿Qué responsabilidad tienen las multinacionales en la persecución y recientes asesinatos de luchadoras sociales como Berta Cáceres y Lesbia Yaneth Urquia?

-Tomás Gómez Membreño: Fíjese que según la visión de las políticas neoliberales y las capitalistas, los bienes comunes de la naturaleza, como el agua, el oxígeno, el bosque... los ven como una mercancía. Pero las comunidades indígenas lo vemos más bien como algo que es parte de nuestra vida. Vemos que la responsabilidad de estas multinacionales consiste en el aceleramiento del calentamiento global en el planeta. En los últimos años se han ido incrementando cada vez más las concesiones y las privatizaciones de recursos naturales. 

Respecto a las más de 50 concesiones en el Río Blanco, cuando se le oponen resistencias o luchas populares como las del COPINH, entonces las multinacionales apuestan por aumentar la seguridad o recurrir al Ejército o la Policía. Y asesinar a personas como la compañera Berta Cáceres o el compañero Tomas García Domínguez. 

El 35% del territorio hondureño está entregado a las multinacionales y las corporaciones extractivistas para proyectos “de desarrollo”. Así que la responsabilidad que tienen es muy grande, al querer imponer sus proyectos de saqueo y despojo en las diferentes comunidades indígenas y en todo el territorio hondureño.

En los últimos seis años, la represión en Honduras contra los movimientos de defensa de la naturaleza ha arrebatado la vida a más de cien activistas. ¿Han recibido algún tipo de apoyo los familiares de las víctimas de esta represión?

-Bertha Zúñiga: La mayor parte de estos crímenes siguen en la impunidad. Los asesinatos de activistas en defensa de la tierra y de los bienes comunes de la naturaleza se han vuelto algo constante. En el caso excepcional de mi madre hubo una presión muy grande hacia los representantes del Gobierno. Pero aun así, se han limitado a hacer algunas detenciones en la línea de las investigaciones que nosotros sugerimos al principio, y lo hicieron tardíamente. Más apoyo que ése no ha habido, más bien al contrario. Hay personas obstaculizando e impidiendo que haya procesos transparentes y objetivos.

Como familia, nosotros hemos solicitado desde el principio una comisión de investigación internacional e independiente, que nos garantice la transparencia. Pero el Estado hondureño ha hecho caso omiso, no dice que sí ni que no. Nunca contesta a esta solicitud, ni a la voluntad de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Así que lo que tenemos es una situación de doble victimización. Se nos ignora, nunca se escucha nuestra voz ni nuestras demandas. El Estado se arropa en un secreto ilegal que nos victimiza de nuevo, con nuevas violaciones de nuestros derechos.

-Tomás Gómez Membreño: De hecho, el Estado no va a responder, porque esta él mismo involucrado en esos asesinatos. Nosotros tenemos un dicho: “No puede una gallina cuidarse del coyote”, y también “el coyote no se come al mismo coyote”. El Estado de Honduras es el que impulsa todas estas privatizaciones y concesiones, y los asesinatos de la compañera Berta Cáceres y de otros ambientalistas en el país. Berta era una persona integral. Su lucha iba más allá de cuidar un árbol. En su caso, nosotros creemos que el Estado no va a pedir una comisión independiente por la sencilla razón de que es el poder económico y político de este Estado el que está involucrado. Por lo tanto, no va a solicitar la comisión independiente para que este caso sea esclarecido.

-¿Y cómo valoran el apoyo recibido a nivel internacional?

-Bertha Zúñiga: Ahí sí hemos tenido un respaldo muy fuerte por parte de las diferentes organizaciones que han acompañado la lucha del COPINH. La sociedad civil de muchos países está acompañando nuestras demandas, lo cual es muy importante para nosotros, ya que en el país en el que vivimos es muy difícil alcanzar la justicia. Pero eso no significa que nos vamos a entregar a la impunidad, al contrario. Sabemos que la justicia sólo llegará mediante nuestra lucha. Pero insisto en que el caso de mi madre fue excepcional, mientras que el resto de familias siguen olvidadas, con casos sin investigar, e incluso han sido fuertemente criminalizadas. En el caso de los activistas de El Bajo Aguán, que es una zona con alta conflictividad, se les trata como personas vinculadas al terrorismo. Nunca reciben la menor atención.

-Su hermana Laura Zúñiga está en una gira por EEUU para dar a conocer el caso de su familia. Hace unos días incluso irrumpió en un acto de la campaña de Hillary Clinton para denunciar su papel en el golpe contra el presidente Zelaya en 2009. ¿Qué consecuencias tuvo aquel golpe en las políticas económicas y sociales?

-Bertha Zúñiga: Nosotros consideramos que el asesinato de mi madre tiene sus raíces en el golpe de Estado. Fue a partir del golpe cuando se profundizó el modelo extractivista en todos los sentidos: creando un ambiente jurídico que posibilitara la instalación de todos estos proyectos de muerte, incentivando la implementación del militarismo con la creación de fuerzas especiales y el reforzamiento de la policía nacional... eso es lo que garantizaba que todas esas inversiones se ejecutaran a pesar de que hubiese un descontento social.

Obviamente, el golpe preparó el clima y abrió todo un paquete de concesiones para la implementación en los ríos de toda Honduras, y especialmente en nuestra región, que es una zona de bosque y montaña donde nacen los ríos. Así, la riqueza natural de nuestras regiones puede terminar siendo destinada a proyectos hidroeléctricos, mineros o de otras índoles. El golpe fue la raíz.

-¿Cómo valoran la situación actual de las fuerzas progresistas en Honduras para construir una alternativa a ese sistema neoliberal?

-Tomás Gómez Membreño: Desde el ámbito político vemos que no hay una estrategia suficiente para contrarrestar el sistema neoliberal capitalista. Más bien nos parece que las fuerzas progresistas están enfrascadas en el tema electoral, es decir en cómo llegar a ser presidente o estar en la magistratura, pero no ven cómo construir una base social que tenga que responder al posible desafío de otro golpe de Estado. Respecto al golpe contra Zelaya, nosotros pensamos que si hubiese habido una base social sólida, fuerte, se hubiese revertido el golpe de Estado. O al menos habría habido una alternativa a este modelo extractivista y capitalista, que sólo se sustenta en el despojo y el asesinato de las compañeras y compañeros que luchan con organizaciones que son una piedra en el zapato de este sistema. Es el caso del COPINH, de OFRANEH, que están siempre en esa lucha territorial, pero que también cuentan con una propuesta muy sólida para contrarrestar a estas políticas neoliberales.

-Bertha Zúñiga: Yo agregaría que hay un cambio con lo que pasó inmediatamente después del golpe de Estado y lo que está pasando ahora. Las organizaciones que sufren más agresiones, a las que más se criminaliza y persigue, están localizadas ahora en las zonas rurales donde tienen lugar la invasión de los territorios y todo el saqueo de los bienes comunes de la naturaleza. Ya no están tanto en las ciudades. Pero es que la represión es tan grande, con el incremento del presupuesto de seguridad, la creación de fuerzas militares especiales... eso ha asestado un golpe muy duro a las organizaciones. Sí que hay intentos de articularse, hay luchas muy potentes en los territorios. Pero están invisibilizadas, nunca se habla de ellas a nivel nacional en los grandes medios; al contrario, se las criminaliza. Así que es una situación de gran complejidad.

-¿Pueden hablarnos de algún proyecto de las comunidades en lucha, en el seno de la COPINH, que la gente de otros países pueda apoyar con su solidaridad? 

-Bertha Zúñiga: 
Tenemos muchos proyectos en diversas áreas, como la educación, la salud, la comunicación popular, la agricultura alternativa... Un proyecto que pueden apoyar internacionalmente son las radios comunitarias, que transmiten las luchas de los pueblos y del COPINH, no sólo de Honduras sino de los pueblos de América Latina. Ese es un proyecto al que el COPINH apuesta para seguir creciendo, y que es bastante importante para dar a conocer estas luchas territoriales.

-Tomás Gómez Membreño: También tenemos las escuelitas, que tienen el objetivo de ser procesos de formación comunitaria. Van desde la formación política hasta la construcción de una propuesta alternativa global, que es lo que mencionaba Bertita: incluye tanto la educación, la salud, como lo espiritual, cultural y cosmológico de las comunidades indígenas. Intentamos propiciar la autogestión en la vida de las comunidades, por ejemplo con la recuperación de las semillas criollas. Hay una intensa lucha que el COPINH ha liderado en contra de los productos transgénicos de las grandes corporaciones agroindustriales como la Monsanto, entre otras. Eso es muy importante y tiene que ver con ese modelo neoliberal que viene arrasando con todas las semillas criollas, pero también patentando las medicinas naturales y prohibiendo y castigando nuestras formas de salud comunitaria.


Fuente original: http://www.publico.es/internacional/hondureno-promotor-proyectos-mortiferos-comunidades.html

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=215396

 

 

Advirtamos también otra tendencia de la dominación capitalista e imperialista que ya se concretó tanto en provincias como en países enteros. La comprobamos en que "(...)México es un narcoestado: no solamente está caminando de la mano de las grandes empresas transnacionales, sino también con el crimen organizado, con la política de exterminio de gente mediante la desaparición y el asesinato, fomentando el terror, desorganizando a la gente para encontrar menor resistencia para la apropiación de los recursos, la tierra y la mano de obra. Las cifras oficiales –que, según las organizaciones de derechos humanos habría que triplicar-, indican que desde 2006 a la actualidad hubo más de 200.000 personas asesinadas y 80.000 desaparecidas. Solamente desde que asumió Peña Nieto hace cuatro años hay más de 10.000 personas desaparecidas y 65.000 asesinadas. No son cifras reales porque la gente no se anima a denunciar. El grado de impunidad en México es muy elevado, estamos hablando de que un 99% de los crímenes cometidos no se investigan. (...)" Leer

 

Esa dominación de espectro completo abarca asimismo:

 

 

 

El proyecto educativo de la nueva derecha
30 de septiembre de 2016

Por Raúl Zibechi (La Jornada)

 

Ha nacido una nueva derecha adecuada a los tiempos extractivos y de expolio-piratería contra los pueblos; una derecha posterior al Estado del bienestar, que ya no aspira al desarrollo, sino a consolidar las desigualdades, la segregación de la mitad pobre, mestiza, india y negra de nuestro continente. Una derecha implacable formada en el rechazo a lo popular, a la soberanía nacional, a las leyes y las constituciones.

En el terreno educativo, esa nueva derecha busca desembarazarse de los anteriores compromisos, entre ellos la laicidad y la libertad de cátedra, para adecuar el sistema educativo al periodo de guerra y confrontación que atravesamos. El objetivo es retomar el control del conjunto del sistema educativo, desde los ministerios hasta el aula, consolidando una educación antiemancipatoria, en la que el control de la población es el objetivo casi excluyente.

Hace 12 años nació en Brasil la organización no gubernamental Escuela Sin Partido, muy activa en las redes sociales y los grandes medios, articulada con diputados y concejales de los más diversos partidos para hacer aprobar sus propuestas. En su página web (escolasempartido.org/) se puede acceder al programa de seis puntos titulado Deberes de los profesores, en el que se destaca que el profesor no promoverá en el aula sus propias ideas, ni perjudicará a los alumnos que profesen ideas diferentes, ni hará propaganda político-partidaria se limitará a exponer de forma neutra el programa, y otorga a los padres la elección de la educación moral que quieren para sus hijos.

Algunos principios de Escuela Sin Partido parecen compartibles. Sin embargo, conllevan objetivos que nos hacen retroceder más de un siglo. Por un lado, disocia entre el acto de educar y el de instruir. Para ellos la educación es responsabilidad de la familia y la iglesia, mientras los profesores deben limitarse a instruir, o sea a trasmitir conocimiento como si éste fuera neutro, ahistórico, descontextualizado.

La segunda es lo que consideran como adoctrinamiento en el aula. Hablar sobre feminismo, homofobia o derechos reproductivos, por ejemplo, sería tanto como imponer una ideología de género en las escuelas. Todo lo que sea desviarse de la asignatura se considera adoctrinamiento, situación que en los proyectos de ley que ha presentado Escuela Sin Partido en varios municipios y en parlamentos de los estados sería tipificada comocrimen de acoso ideológico y abuso de autoridad, punibles con cárcel y penas agravadas.

En el apartado capturando al adoctrinador, en su web, aparece una larga lista de situaciones comunes en las aulas, como difamar personalidades históricas, políticas o religiosas, entre muchas otras. El docente debería mencionar a Hitler, Pinochet o Mussolini sin más, como a cualquier otra personalidad, sin establecer diferencias, dejando a los padres la exclusividad de opinar. Lo mismo respecto a los genocidios, los feminicidios y así, porque está rigurosamente prohibido mentar valores. Consideran que los debates sobre diversidad sexual, contemplados en las currículas de muchos países, serían en este caso inconstitucionales.

Una de las prácticas más graves promovidas por Escuela Sin Partido es el espionaje de la práctica docente para luego denunciarla. Bajo el epígrafePlanifique su denuncia, pide a los alumnos y a sus padres que anoten cuidadosamente o filmen los momentos en los cuales el docente estaríaadoctrinando a los alumnos. Promueven actitudes que llevan a los jóvenes a convertirse en policías de los docentes.

Uno de los objetivos centrales de la nueva derecha en el terreno educativo es la descalificación de los docentes que serían culpables de todos los males de la educación, desde el fracaso escolar hasta la baja calidad de la enseñanza. De ese modo consiguen desviar la atención de los problemas estructurales en la educación, focalizando sólo las consecuencias y ocultando sus causas. El profesor siempre es sospechoso de izquierdismo. En paralelo, consideran que los alumnos no tienen capacidad para formar sus propias convicciones y que deben estar sujetos a la autoridad paterna, eclesial o docente.

Como era de esperar, los profesores han reaccionado con campañas de denuncia del proyecto, que ya fue aprobado en el estado de Alagoas, Brasil, y será abordado en otros. Pero no debemos olvidar que lo que se proponen en esta coyuntura, no sólo en Brasil, es frenar en seco al creciente movimiento estudiantil, en particular a los estudiantes de secundaria, que son los menos susceptibles de ser cooptados por las instituciones estatales y de la izquierda electoral.

En efecto, la crisis política brasileña está modelada por las movilizaciones de junio de 2013; una crisis que está lejos de haberse cerrado con la destitución ilegítima de la presidenta Dilma Rousseff. Incluso Chile, el régimen neoliberal modélico por su estabilidad, atraviesa una crisis de legitimidad a consecuencia del potente movimiento estudiantil, que desde 2011 abrió brechas por las que están pasando diversos actores sociales. Uno de los más importantes empresarios, Andrónico Luksic, reconoce que el país se está cayendo y destaca el papel del movimiento por la educación en esta crisis (goo.gl/qpXIsA).

En otros países sucede algo similar. En Paraguay los estudiantes se mostraron como un actor potente en pleno gobierno reaccionario de Horacio Cartes. Nuevas camadas de jóvenes rebeldes están presentes en casi todos los países. Ni qué hablar de México, después del parteaguas que fue Ayotzinapa.

Buena parte de los objetivos que se propone Escuela Sin Partido en Brasil parecen utopías de orden que cuentan con escasos apoyos. Sin embargo, no se los debe subestimar. Cuando las crisis políticas se profundizan, aparecen potentes bifurcaciones; la derecha se quita el velo para mostrarse como lo que es: el partido del orden, dispuesto a pasar por encima de todo. Son las izquierdas las que deben decidir si optan por las instituciones o por acompañar las resistencias.

http://www.jornada.unam.mx/2016/09/29/opinion/019a1pol

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=217373

 

 

Incorporémonos a la lucha por el presente y el futuro de todos los pueblos con dignidad de vida y de trabajo.  Es confrontar no sólo con la ultraderecha sino también con el progresismo que en su tercer Encuentro Latinoamericano convoca a adherir "al gran Pacto Ético y Latinoamericano y a establecer una estrategia común para erradicar y prohibir los paraísos fiscales, que con su inmoral lógica de casino, son instrumentos que encubren el saqueo y perpetúan la dependencia y explotación de los pueblos del planeta”. Leer

 

Constatemos, porqué el progresismo nos quiere seguir embaucando sobre el capitalismo humano. En efecto, nos oculta que el sistema mundo no sólo persigue hambrear haciendo desaparecer a campesinos e indígenas sino también:

 

 

 

Apagón Pedagógico Global (APG)

Las reformas educativas en clave de resistencias

10 de septiembre de 2016

Por Luís Bonilla-Molina (Viento Sur)

Una vorágine de mutaciones culturales presiona a los sistemas escolares en el siglo XXI, impulsando su transformación de manera acelerada; lo que permanece invariable, en la inmensa mayoría de lugares del mundo, es el sistema económico, político, social y cultural de explotación del hombre por el hombre.

El cambio educativo suele venir en presentaciones de reformas y en algunos casos de revoluciones. A veces las reformas son lo más revolucionario posible en un momento histórico dado; en otros casos las reformas sólo intentan impedir revoluciones y contradicen la propia esencia etimológica de ‘acción para volver a formar’ reproduciendo las mismas políticas y prácticas que enuncian cambiar. Muchas reformas son en realidad contrarreformas que procuran eliminar o minimizar el impacto en la acumulación de capital, de importantes conquistas sociales. Dialécticamente hablando, todos estamos de acuerdo en cambiar constantemente, sólo que algunos abiertamente aspiramos que la transformación sea el camino para construir otro mundo posible de solidaridad y justicia social en el cual el ser humano deje de ser considerado un simple consumidor de mercancías.

Respecto al cambio educativo actual Unesco (2015) plantea:

Vivimos tiempos turbulentos. El mundo está rejuveneciendo y aumentan las aspiraciones a los derechos humanos y la dignidad. Las sociedades están más conectadas que nunca, pero persisten la intolerancia y los conflictos. Han aparecido nuevos centros de poder, pero las desigualdades se han agravado y el planeta está bajo presión. Las posibilidades de un desarrollo sostenible e inclusivo son muy amplias, pero las dificultades son arduas y complejas. El mundo está cambiando: la educación debe cambiar también. (p.3)

En el presente, es creciente el interés del capitalismo globalizado por generar una centralización de las reformas educativas a escala mundial que le permita introducir de la manera más homogénea y rápida los cambios educativos que demanda el modelo de producción del siglo XXI. En contraposición, ciudadanos y magisterio entienden cada vez de manera más nítida, la urgencia de construir una agenda internacional alternativa en defensa de la educación pública.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), aprobados por los países miembros de la ONU en Septiembre de 2015, expresan la tensión actual entre aspiraciones ciudadanas e intereses del gran capital. Los ODS o nueva versión de las llamadas metas del milenio [ii] , incorporan en esta oportunidad un objetivo específico dedicado a la educación, el cuatro, que contiene diez metas [iii] las cuales exigen ser leídas, valoradas y trabajadas con una clara visión política.

Hasta hace tan sólo un par de décadas, el proceso de reformas había construido una imagen-pinza pública de cambios “generados” desde el nivel nacional, los cuales en la medida que fueran progresistas contarían con el respaldo de los organismos internacionales especializados en la agenda educativa. Hoy, se construye una imagen pública para las transformaciones educativas diametralmente opuesta. Las reformas educativas aparecen ahora como resultantes de un consenso mínimo internacional que guiará los procesos de cambio de los sistemas escolares nacionales.

No es una novedad que el centro capitalista le imponga a la periferia la ruta de las adaptaciones que requiere el modelo de producción y sus sistemas de engranaje, en este caso el educativo. La variante en el presente viene dada por el hecho de legitimar ante el público en general, los mecanismos de determinación de la agenda de cambios desde el propio centro de gobernanza global.

Ministerios de Educación Nacionales -o sus equivalentes- aparecen ahora interpelados a cambiar; ya sea conforme a las orientaciones que dictan los organismos económicos internacionales o, en la dirección convergente que acordaron sus gobiernos a través de los ODS, cuyo monitoreo, supervisión y evaluación –en el último de los casos- está a cargo del sistema de Naciones Unidas.

Al ser los sistemas escolares parte sustantiva de los mecanismos de gobernabilidad de los Estados Nacionales, ello impone dinámicas de alianzas y acuerdos entre perspectivas e intereses comunes a escala planetaria por parte de quienes gobiernan; lo cual debería hallar un correlato entre quienes resistimos. El curso que tomen los cambios educativos en cada lugar dependerá, en gran medida, de la correlación de fuerzas que caracterice al mundo político en un momento histórico dado y de las tensiones existentes entre las clases en esa sociedad.

Pero, ¿cuál es el lugar de enunciación de las reformas educativas? Ante todo es importante destacar el papel de la ex URSS en el triunfo del paradigma de la educación para todos y todas. En 1917 los bolcheviques toman el poder en la Rusia Zarista e inician la revolución socialista en uno de los países más atrasados, económicamente hablando, sin acueductos, electricidad y con muy pocas escuelas. En solo décadas logran concretar una política pública que hasta ese momento parecía ser una utopía a nivel mundial: hacer llegar la educación a todo el territorio de Rusia y la Unión Soviética, es decir lograr la masificación educativa en un país. La educación para todos y todas dejó de ser una aspiración de ilustrados, maestros(as), sectores progresistas y políticos radicales en el mundo, para convertirse en un paradigma emergente de la gestión pública.

Al culminar la Segunda Guerra Mundial creció la esperanza de los pueblos del mundo respecto a las posibilidades de la educación para evitar otra confrontación a gran escala y como camino para mejorar sus sociedades. No es osado señalar que la educación de masas es una conquista del socialismo, independientemente de la degeneración burocrática y liquidacionista de la experiencia soviética desde el periodo post leninista.

Por ello, el surgimiento del paradigma mundial de la educación de masas debemos ubicarlo en el marco de las tensiones propias de la crisis capitalista que llevó a las dos guerras mundiales del siglo XX y la insurgencia de la revolución rusa.

En ese contexto, al finalizar la Segunda Guerra Mundial los sectores capitalistas más conservadores se vieron forzados a aceptar, no sólo la creación de la UNESCO, sino el impulso de la masificación de la educación a escala planetaria.

Con la creación de la ONU se estructuran un conjunto de organismos especializados en las distintas áreas de gobierno e interés político, los cuales fueron delineados a partir de los acuerdos de la conferencia monetaria y financiera de las Naciones Unidas (1944). En el caso de la educación se asume que la tarea central le corresponde a UNESCO, quien puede establecer alianzas en determinados casos con otras agencias dependientes del sistema de Naciones Unidas e incluso más allá.

Sin embargo, con el desembarco del neoliberalismo educativo en la década de los ochenta del siglo XX, organismos económicos globales como el Banco Mundial (BM) la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), entre otros, decidieron fortalecer sus oficinas de educación y asumir un mayor protagonismo en las propuestas, diseños y orientación de las reformas educativas globales. De esa etapa hasta el presente han evolucionado adquiriendo un protagonismo central que amenaza, incluso, la continuidad de convergencia de la agenda educativa en UNESCO.

Es necesario señalar que UNESCO sigue siendo -por carencia de otro espacio mundial similar o parecido- el lugar privilegiado para expresar las tensiones entre lo económico, lo político, lo pedagógico y lo social; por ello, mantiene su carácter progresivo respecto a las instancias económicas señaladas. El creciente protagonismo en la agenda educativa de los organismos económicos globales amenaza con sustraerle a UNESCO su papel de líder en el sector, dejándole sólo protagonismo en cultura y comunicación.

Hoy en casi todos los sistemas educativos del mundo se habla de calidad de la educación como preocupación central de las reformas y el mecanismo hegemónico que se está utilizando para determinar su curso es el modelo del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes o PISA (por sus siglas en inglés). PISA es diseñada y puesta en marcha por la OCDE, convirtiéndose su propuesta en el paradigma de la medición y estandarización educativa a nivel global. La direccionalidad estratégica de la política educativa suele ser decidida por el centro de poder del sistema mundo derivado del acuerdo de Bretton Woods (1944) [iv] .

La bitácora de las reformas educativas se inicia en las reuniones del G7 (o G8); su memorándum activa al Fondo Monetario Internacional (FMI) quien delinea la ruta de solución a los “problemas” y transformaciones que requieren los sistemas educativos nacionales para satisfacer las demandas del modelo de producción. Estas recetas generan demandas concretas para los sistemas escolares, vistos como lugares donde se forma la mano de obra especializada y/o calificada que requiere el capital en la coyuntura.

El Banco Mundial (BM), Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), entre otros, estructuran y coordinan las políticas económicas y sociales, así como escenarios presupuestarios financieros por regiones y países, para los sistemas educativos a partir de los acuerdos del G7 (ó G8) y el FMI.

Luego, estas decisiones y orientaciones son legitimadas ante el público en general, mediante documentos, discursos, libros, declaraciones, noticias, estudios, que circulan de manera profusa en la organización y desarrollo de Conferencias internacionales, regionales, especiales, sectoriales organizadas según la magnitud de la transformación requerida, en la telaraña de instituciones pertenecientes a:

(1) el sistema de Naciones Unidas (UNESCO, FAO, UNICEF, PNUMA, entre otras);

(2) muchas organizaciones no gubernamentales internacionales y nacionales;

(3) las cada día más influyentes Fundaciones Filantrópicas pertenecientes a grandes magnates industriales y financieros.

Los debates, acuerdos y resoluciones que acompañan esta operación son difundidos de manera profusa en formatos de noticias, estudios especializados, artículos de opinión, programas especiales de TV y radio, colecciones bibliográficas, videos, hasta en canciones y películas por parte de la industria cultural. El propósito es construir hegemonía cultural que propicie la cimentación de consenso social, respecto a la inminente necesidad de emprender cambios en una determinada dirección y sector, en este caso el educativo.

Esta dinámica permea los debates nacionales y construye “viabilidad política” para emprender los cambios: La narrativa de presentación en cada país, solía ser la propia de un clamor de la ciudadanía local, ocultando –en la mayoría de los casos- su lugar de enunciación real, la teleología del cambio propuesto y la dependencia nacional respecto a centros de poder económico mundial. Estas iniciativas que antes se imponían bajo el formato inicial de “Comisiones Nacionales de Currículo” y “Comisiones de Estado para la Reforma Educativa”; hoy suelen presentarse como “Comisiones por la Calidad Educativa” y, la narrativa que las alimenta es la de la estandarización de los aprendizajes.

 

Reformas, contrarreformas y educación pública

Las reformas y contrarreformas educativas se convirtieron en los mecanismos que expresaban las tensiones entre educación para élites y educación para todos y todas. Desde la perspectiva de los intereses del gran capital se procuró hipotecar las reformas educativas a los requerimientos del modo de producción; desde las resistencias al modelo capitalista, las reformas fueron consideradas oportunidades para avanzar en el concepto de educación pública, gratuita, popular y de la calidad incluyente.

Al analizar los procesos de reformas educativas generadas desde el surgimiento del Sistema de Naciones Unidas podemos identificar tres grandes ciclos, un número similar de operaciones de control de destino y cinco modas.

El primer ciclo fue el de la masificación de la educación. Éste aparece vinculado a la reestructuración del mundo capitalista post segunda guerra mundial; el cual demandaba mano de obra más especializada, burocracia gubernamental capaz de absorber y comunicar los nuevos códigos de gobernanza mundial y, la generación de una inmigración masiva de sectores de la población del campo a la ciudad en los países de la periferia capitalista que posibilitara la industrialización de la agricultura.

El segundo ciclo, es el de las reformas educativas neoliberales que se inicia en los ochenta con la crisis de las deudas externas, la revolución de las Tecnologías de la Comunicación y de la Información y, la reestructuración económica global. El propósito de este ciclo es la promoción de la privatización y la mercantilización educativa como mecanismos para liberar al sector público de la “carga” presupuestaria que implicaba la educación pública.

El tercer ciclo, se inicia a finales de los noventa e inicios del siglo XXI; siendo éste el ciclo el de la estandarización de la evaluación de docentes y estudiantes, la expansión acelerada de la mercantilización, la virtualización de la educación y del Apagón Pedagógico Global (APG).

En este ciclo se concreta el abandono de la agenda de la educación superior o universitaria por buena parte de los organismos educativos internacionales, dejando a merced del mercado y los rankings universitarios el destino del sector. UNESCO, por ejemplo, una vez culminada la primera Conferencia Mundial de Educación Superior (CMES, 1998) paradójicamente cierra su dirección de educación superior.

Por otra parte, en las últimas décadas se distinguen tres grandes operaciones de control de destino caracterizadas por: (a) la creciente centralización internacional de la agenda de reformas de los sistemas escolares nacionales, (b) la homogenización de las narrativas ciudadanas y gubernamentales respecto a la educación y, (c) la determinación del uso de los recursos del PIB y el presupuesto público en educación a través de la imposición de las llamadas “tendencias” del cambio.

En el primero de los casos se logra construir una lógica mediante la cual las Conferencias Mundiales, Regionales y/ o Sectoriales constituyen el espacio privilegiado para consensuar las rutas marco de las reformas educativas nacionales. En ese sentido se oculta el papel de la economía en la orientación estratégica de las reformas, dotando a algunos organismos internacionales del sector educación con una especie de aureola de “neutralidad” que les faculta para elaborar documentos base, permeados por la agenda económica en educación, los cuales son presentados con el lenguaje propio de los educadores y el sector educativo.

En el segundo, se logra construir un sentido común de lo educativo que tiene como rango distintivo “despolitizar” el debate en el sector. La despolitización procura ocultar la dependencia de los sistemas educativos respecto a las agendas de dominación política global. Si éstas se ocultan resulta más limitadas las posibilidades de que emerjan propuestas alternativas al modelo hegemónico de dominación, de neo colonización cultural y –como lo alerta Henry Giroux- de conformación de zombis políticos como sustitutos de la ciudadanía crítica. Un indicador claro de ello, son las dinámicas mediante las cuales los sistemas escolares fueron abandonando -progresiva y aceleradamente- - las finalidades, tareas y estrategias vinculadas al pleno desarrollo de la personalidad que les caracterizó a sus inicios.

En el tercero, se logra consensuar la determinación de un monto mínimo del PIB (6%) y del presupuesto público (20%) para el sector de educación. Detengámonos brevemente en este último aspecto. Esta conquista de carácter progresivo, que sintetizaba una aspiración histórica del magisterio y sus organizaciones sindicales para garantizar el funcionamiento de robustos sistemas escolares nacionales y la ampliación de la cobertura de la educación pública, comenzó a ser vista como una importante porción del presupuesto público por parte de las grandes transnacionales del sector y para los empresarios locales.

Cada vez más economistas, administradores, especialistas en informática, comienzan a ocupar los cargos de Ministros de Educación o sus equivalentes; en muchos casos ya ni los viceministros del sector son educadores, ni tienen experiencias mínimas de aula en los sistemas escolares.

El Foro Mundial de Educación realizado en Incheon, Corea (2015) -donde se consensuaron las metas y el Marco de Acción 2030 para el sector- contó con la casi nula presencia de docentes en comparación con el protagonismo de los directores de los organismos económicos globales, los representantes de la filantropía empresarial y grandes transnacionales del sector educativo [v] . En este sentido, el logro más importante de este Foro que fue consensuar un monto mínimo del PIB y del presupuesto para alcanzar metas en EPT 2030, resultó ser un escenario privilegiado para allanarle el camino a las grandes transnacionales del sector tecnológico y de la medición estandarizada, quienes entienden el 6% PIB y el 20% del presupuesto público educativo, como un mercado global a disputar.

Hoy buena parte de este monto –del PIB y el presupuesto público en educación- está siendo invertido en la compra de chatarra tecnológica de rápida obsolescencia, el cual va a parar a las finanzas de las grandes trasnacionales informáticas. Otra porción es destinada a la aplicación de las pruebas estandarizadas (PISA y Ranking universitario, como ejemplos) cuyos resultados vienen prediseñados con orientaciones para las políticas públicas educativas. Crecientes montos del presupuesto educativo se destinan en compras de materiales bibliográficos a los grandes consorcios editoriales, así como a las corporaciones de alimentos que invaden el mercado de las llamadas políticas compensatorias y los programa sociales que se viabilizan a través de la educación. Finalmente, otra porción importante del PIB y el Presupuesto Público del sector se utiliza en infraestructura y actualización de las condiciones de planta física para albergar plataformas tecnológicas. Todo en nombre del necesario cambio educativo.

Paradójicamente, en momentos en los cuales se logra acordar un piso mínimo de inversión en educación, se genera una desinversión en salarios y condiciones de trabajo de los docentes y, en requerimientos que emanen de la determinación de necesidades, prioridades y aspiraciones desde las propias escuelas.

Analizados los ciclos y las operaciones de control a distancia, veamos ahora el último de los elementos: las modas educativas. Ellas se convierten en elemento discursivo central sobre el cuál gravitan las reformas educativas en cada uno de los ciclos y operaciones de control.

 

Las modas educativas que fragmentan la pedagogía

El fragmento es la herramienta ontológica y epistemológica predilecta del capitalismo para imponer su dominio. Por su parte el análisis de la realidad como totalidad y la dialéctica entre lo global y lo local, emergen como antítesis de ese proceso epistémico de dominación. Por caminos distintos a los de otros campos profesionales, la pedagogía se auto constituyó en la ciencia o la convergencia de ciencias que estudian al ser humano en su proceso de aprendizaje no limitándose a lo cognitivo, sino relacionando la organización escolar con la realidad histórica, política, económica y social concreta.

Esta comprensión de la relación entre el todo y las partes, dota a la pedagogía de perspectivas políticas no siempre compatibles con el sistema. Por ello, se inicia un proceso inducido desde esferas económicas, tanto en el magisterio como en las políticas públicas, de ruptura con la posibilidad de interpretación holística de la realidad. Las modas y “novedades discursivas acompañan y hacen “creíbles” para el público en general, las contrarreformas educativas que debilitan los avances progresistas precedentes.

Desde los años cincuenta del siglo XX las reformas dejan de hablar de las pedagogías, sustituyéndolas en distintos momentos por alguno de sus componentes como epicentro de la actividad de cambio educativo. Se habla de la importancia de trabajar un determinado fragmento de la pedagogía y se desacredita el potencial del conjunto de ellos actuando en la cotidianidad educativa. No desconozco con ello que detrás de cualquier enfoque pedagógico subyace una ontología y una epistemología política que condiciona su teleología. Lo que pretendo subrayar es el desarrollo de contrarreformas educativas que se fundamentan en modas educativas para romper cualquier posibilidad de interpretación de la realidad como totalidad.

Primero fue la moda de las didácticas (´50s), seguida de la moda de la formación de directores, supervisores y planificadores (´60s), posteriormente las modas del gerencialismo y la evaluación cualitativa (´70s). En la década de los ochenta del siglo pasado desembarca la moda educativa de más larga duración, la del currículo, la cual se instaló en los sistemas escolares durando casi treinta años, además con concepciones curriculares separatistas de las políticas y prácticas pedagógicas.

En cada una de estas modas se nos dijo que el fragmento era el epicentro de la actividad pedagógica y el elemento más importante para las reformas educativas. El común identificador de las modas educativas lo constituye, la concepción nomotética del ser humano, la invisibilización de la tríada contexto-docente-estudiante en interacción, y especialmente, la ruptura con la interpretación de la relación entre lo general y lo particular, del todo con las partes, de lo escolar con el contexto, es decir de la totalidad con lo cotidiano del hecho educativo.

Esta dinámica logró permear la estructura y el diseño organizacional de muchos Ministerios de Educación, los cuales cuentan, con direcciones de planificación, currículo, evaluación, supervisión, entre otros, pero no cuentan con una instancia organizacional que las integre; peor aún aparecen separadas administrativamente en vice ministerios distintos que no se articulan entre sí. El objetivo de romper con la mirada integral e integradora del hecho educativo fue realizado mediante la imposición de modas a partir de fragmentos de la pedagogía.

La moda más reciente es la de la evaluación de los sistemas educativos (dos primeras décadas del siglo XXI) con dos aristas centrales: la del rendimiento de los aprendizajes; limitándolo a cuatro áreas (lectura y escritura, matemáticas, tecnología y nociones de ciencia) y, de los docentes (uso del tiempo escolar, rendimiento estudiantil, mecanización de la carrera docente). En el caso de la educación superior se impone el modelo de los rankings. Se pretende ahora decir que lo importante son los resultados de estas evaluaciones y clasificaciones.

A tal punto han logrado construir hegemonía para sus propósitos que buena parte de las reformas y/o contrarreformas educativas que vienen generándose gravitan y son determinadas por los resultados de las pruebas PISA/OCDE y los rankings universitarios surgidos del tejido de sistemas estadísticos internacionales promovidos por el Banco Mundial y la OCDE.

Paralelo a las modas educativas, y con el propósito de destruir cualquier resistencia a la regresión educativa en marcha, se ha generado una renovada ofensiva contra el magisterio y la idea de planteles escolares. Estos mecanismos buscan socavar y destruir el espacio de la educación pública. Veamos las expresiones de cada una de ellas.

La docencia una profesión en riesgo de desaparición

La dominación y las resistencias son procesos objetivos y subjetivos, que se expresan en la realidad social, en este caso educativa. Los docentes somos actores/autores fundamentales en la construcción de ciudadanía no domesticada, interpretación científica del mundo, el aprender a aprender y el desarrollo del pensamiento crítico. Si se indaga con meridiana precisión, encontraremos que detrás de cada proyecto emancipatorio colectivo ha sido notoria la presencia de docentes, quienes coadyuvaron a abrir -desde las ideas y el ejemplo de sus posiciones- el camino. Por ello, el capitalismo desprecia tanto a los docentes.

El capitalismo ha querido arrebatar hasta la identidad a quiénes ejercen la docencia. Los apologistas del capitalismo han señalando, en distintos momentos y regiones –incluso desde paradigmas aparentemente progresistas- que, por ejemplo, no es correcto llamarse maestro o profesor. Esta línea discursiva se complementa con la que señala que “cualquiera puede dar clase y no se requiere mayor formación profesional que aquella propia de la transferencia de conocimientos” –como si la docencia y la pedagogía fueran simples tecnologías de enseñanza de contenidos- o que “la docencia es una seudo profesión de paso, es decir, para ejercerla mientras se alcanza el dominio de otra profesión de larga duración”.

Lo que está ocurriendo en muchos países donde se presentan las contrarreformas neoliberales de nueva generación (siglo XXI), no es otra cosa que un gigantesco ensayo del gran capital para aplicar la más feroz involución educativa en el plano de la educación pública con un capítulo especial en la eliminación de la profesión que lo ha caracterizado: la docencia. Si logran imponerlo en algunos países procurarán generalizarlos como nuevo modelo para América Latina y el Mundo.

Estas contrarreformas en marcha en distintas latitudes del planeta, son para el capitalismo en educación del presente, lo que en los noventa fue la Chile de Pinochet. El centro de las reformas neoliberales de nueva generación apuntan a la destrucción de la profesión docente atacando:

(a) El prestigio, la tradición y el reconocimiento social de los centros de formación profesional, especialmente aquellas caracterizadas por su perfil crítico como las normales y muchos institutos pedagógicos;

(b) la estabilidad laboral, que en las décadas precedentes había logrado un estatus singular en buena parte de las legislaciones nacionales; el Caballo de Troya que utilizan para ello son las evaluaciones docentes, la imposición de nuevos modelos de sistemas de ingreso y ascenso, el horizonte difuso de los sistemas de jubilaciones y pensiones docentes, muchos de ellos generados en la frontera de lo extra jurídico.

Paralelo a ello, en muchos lugares se está procediendo a la creación de un “ejército de reserva docente” que trabajaría por periodos cortos de 1 a 6 años, para lo cual son preparados mediante modelos Fast Track de enseñanza de técnicas básicas de transferencia de conocimiento. Finalmente, mediante el impulso de modelos de virtualización educativa.

Si no son necesarios docentes, no existe razón en las políticas públicas para financiar o poner en marcha normales o universidades pedagógicas. Para su progresiva sustitución se diseñan programas de formación docente inicial y de formación permanente de los docentes en servicio, paralelos o independientes a los que se realizan en las normales o universidades pedagógicas en la Región.

Los administradores de los sistemas educativos nacionales comienzan a aplicar el modelo norteamericano de formación docente Fast Track, cuyo rasgo más distintivo es la sustitución de lo pedagógico por tecnología de la enseñanza administrados por ahora en la mayoría de los casos, por y desde los Ministerios de Educación Nacional o sus equivalentes, pero que seguramente serán privatizados en el corto plazo;

(c) a las organizaciones sindicales autónomas del magisterio. Para ello coaptan, condicionan o desprestigian a las direcciones sindicales más patronales, persiguen a las más combativas y colocan nuevos mecanismos y obstáculos para limitar la sindicalización y las posibilidades de procesar cotizaciones sindicales. Sindicatos débiles o sumisos no serán herramientas eficaces del magisterio para resistir;

(d) el concepto de lo público, abriendo paso a la idea de mercado educativo. La profundización de las iniciativas de mercantilización y privatización educativa son crecientes, en las cuales el docente es un simple asalariado condenado a trabajar un fragmento de la mercancía educativa, objetivada en títulos.

El propósito de cada una de estas iniciativas no es otro que poder mostrar que se pueden administrar y llevar adelante sistemas educativos sin maestros(as), sin profesoras(as) y sin la profesión docente. Pero la ofensiva de las contrarreformas de nueva generación no se detiene allí. El nuevo espacio de desmantelamiento de la educación pública es el plantel y el aula como lugares de encuentro y construcción del imaginario colectivo de los sistemas escolares masificados.

 

Plantel educativo o pantalla virtual: la tecnología acecha a la escuela

Si la prospectiva planificadora de los sistemas educativos, desde la lógica capitalista, ya no requiere normales ni universidades pedagógicas porque la docencia deja de ser una profesión, el capítulo siguiente de la contrarreforma neoliberal será la destrucción del plantel escolar como espacio educativo socialmente construido para la enseñanza-aprendizaje durante los siglos XIX y XX.

La virtualización juega un papel especial en esta tarea. Un dato ilustra esta tendencia, durante el año 2014 desde el Banco interamericano de Desarrollo (BID) se promovió el modelo de enseñanza de “pirámide invertida” que en esencia y síntesis planteaba que dada la proliferación de computadores caseros y portátiles, los teléfonos celulares inteligentes y las tabletas electrónicas, así como la expansión de la internet y el wifi, estaba llegando el momento de desarrollar un modelo de aprendizaje “casero” basado en videos masivos y uniformes de enseñanza, en el cual la escuela se convierta fundamentalmente en un espacio de evaluación.

Evidentemente, ello se alimenta de la tendencia a sustituir inversión en infraestructura escolar por servicios tecnológicos -hardware y software- para mantener la expansión económica de la industria de las tecnologías de la comunicación y la información a escala global. La disputa por las partes del PIB y el presupuesto público en educación es cada vez más feroz y como en los demás campos confronta al capital nacional con el trasnacional.

 

Apagón Pedagógico Global (APG)

Todos los procesos descritos anteriormente nos han permitido señalar, desde hace ya varios años, el riesgo cierto, que en el marco de las transformaciones del capitalismo mundial del siglo XXI se genere un Apagón Pedagógico Global (APG). En la carta que el 9 de julio de 2015 doscientos treinta y seis educadores e investigadores educativos de todo el mundo le entregáramos a la señora Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, así lo alertamos. Esta tendencia a generar un APG se expresa en:

  1. la fragmentación de la pedagogía, en el impulso de modas temporales de algunos de sus componentes (didácticas, planeación, gerencialismo, evaluación, currículo, sistemas de evaluación escolar) que terminan generando una despedagogización de la educación y especialmente de la escolaridad;

  2. una desvaloración institucional y social de la profesión docente que conlleva a impulsar la idea que cualquier titulado puede ejercer la docencia, rompiéndose la noción de profesionalidad en el sector y de carrera docente e, incluso cuestionando la existencia de normales y universidades que forman docentes;

  3. un creciente discurso de desvaloración de la escuela, del centro educativo, con alternativas que golpean la noción de educación pública, como lo son la virtualización, la educación en casa o el concepto de espacios de aprendizajes como sustitutos permanentes de plantel y aula;

  4. la evaluación de aprendizajes en dos áreas cognitivas (pensamiento lógico matemático / lectura y escritura), una informativa (conocimiento sobre ciencias) y una instrumental (uso de tecnología) creando la noción que el resto de los aprendizajes son de segundo orden. Todo aquello que apunte al desarrollo integral del ser, individual y social, y la construcción de ciudadanía pasa a ser accesorio y prescindible. La estandarización de los criterios y valores de estas cuatro áreas de aprendizajes se presentan como equivalentes a la calidad educativa como aspiración ciudadana colectiva.

No es osado ni delirante plantear que de continuar esta tendencia al APG capitalista en educación, en las próximas décadas podría desaparecer la escuela y la escolaridad como las hemos conocido en los últimos siglos. El sustituto de los sistemas educativos pareciera ser una especie de apartheid educacional que llevaría la exclusión educativa a un nivel inimaginable en el presente, conduciendo a la humanidad a una barbarie civilizacional sin precedentes.

El giro economicista de las contrarreformas educativas que se está imponiendo de manera abierta y sin medias tintas, obliga a abrir un debate mundial respecto a su impacto en el corto y mediano plazo.

No es tiempo de lecturas románticas o aparentemente “despolitizadas”. Ni las reformas educativas ni los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son neutros y los resultados de su implementación dependerán en buena medida de la orientación política que alcance la sociedad mundial en el corto y mediano plazo..

Lo que está en juego, es el futuro de la educación pública de masas en el mundo. Es tiempo de revisar, analizar y proyectar el papel de las resistencias en la actual coyuntura de las reformas y contrarreformas educativas a escala global. Las reformas educativas que no se piensan, diseñan y aplican democráticamente con los y las docentes, terminan en dominación y conflictos para las sociedades.

Quizá sea tiempo de soñar con una organización de los educadores a nivel mundial que no esté atrapada por las lógicas de los partidos del status quo mundial ni por las trasnacionales económicas; es tiempo de pensarnos desde el protagonismo central de los docentes de aula. Las resistencias son la única garantía de una educación pública para todos y todas como camino para construir juntos otro mundo posible.

 Lista de referencias y trabajo recientes vinculados
Bonilla-Molina, L. (2015). Calidad de la educación: Ideas para seguir transformando la educación. Ediciones CIM. Caracas Venezuela.
Bonilla-Molina, L (2016). Educación en la agenda para la elección del nuevo(a) Secretario (a) General de Naciones Unidas. Disponible en http://otrasvoceseneducacion.org/ archivos/99542

Bonilla-Molina, L. (2016). No dejemos solos a las maestras y maestros(as). (Carta a los candidatos a la secretaría general de la ONU). Disponible en http://questiondigital.com/?p=34137

Bonilla-Molina, L. (2016). La universidad Latinoamericana ¿Tiene falla de origen? Disponible en http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/101099

Bonilla-Molina, L. (2016). Universidad, apertura, cierre de carreras y programas de formación. Disponible en http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/108540

Giroux, Henry (2011). Zombie Politics and Culture in the Age of Casino Capitalism. Series: Popular Culture and Everyday Life - Volume 23- EEUU.

ONU (2016). Objetivos de Desarrollo Sostenible. Disponible en: http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/education

UNESCO (2015). Replantear la educación: ¿Hacia el bien común mundial? Ediciones Unesco. París. Francia. Disponible en http://unesdoc.unesco.org/images/ 0023/002326/232697s.pdf

UNESCO (2016). Unesco Science Report: Towards 2030. Ediciones Unesco. Paris Francia. Disponible en http://unesdoc.unesco.org/images/0023/002354/235406e.pdf


 


El autor es docente con 37 años de experiencia de aula en la educación primaria, el bachillerato, el pregrado y el postgrado universitario. Actualmente es el coordinador internacional del portal http://www.otrasvoceseneducacion.org y Presidente del Centro Internacional Miranda.

[ii] Su análisis específico escapa a los propósitos y límites de extensión de este trabajo por lo que lo desarrollaré en otro artículo.

[iii] Ver las metas en http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/education/

[iv] La Conferencia de Bretton Woods deliberó en Julio de 1944 sentando las bases del sistema monetario, financiero y de gobernabilidad que rige al capitalismo mundial desde ese momento.

[v] Esto generó una firme carta de rechazo de centenares de educación en el mundo, la cual me correspondió consignar el 9 de julio de 2015 ante la Directora General de la UNESCO y actual candidata a la Secretaria General de la ONU Dra. Irina Bokova. Pueden leer y firmar la carta en la siguiente dirección electrónica https://www.change.org/p/maestros(as)-as-profesoras-es-investigadores-as-en-educacion-estudiantes-familias-organizaciones-del-magisterio-centros-de-investigacion-educativa-organizaciones-y-movimientos-soci-si-compartes-el-contenido-por-favor-expresa-tu-adhesion

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=216524

 

En consecuencia, abajo y a la izquierda, atendamos a que -según Pablo González Casanova-:

 

"Es necesaria una reforma educativa emancipadora y crítica"

11 de agosto de 2016

Por desInformémonos

(...)En su ponencia “Hacia la construcción del proyecto de educación democrática”, González Casanova reiteró su solidaridad con la lucha magisterial y señaló que el fracaso de la reforma educativa y su inviabilidad en diversos estados es resultado de un proceso histórico que ‘‘se da entre confrontaciones y negociaciones’’.

Necesitamos, dijo, pensar más profundamente en la situación, “en el proceso de que es parte, y en cómo podemos dar esta lucha –que es mundial y tormentosa-, en cómo podemos luchar entre las confrontaciones y las negociaciones que se han dado y se den por una educación emancipadora”.

Reconoció con profesoras y profesores que “la nuestra es una lucha contra la globalización neoliberal que están impulsando las corporaciones y complejos empresariales-militares–políticos y mediáticos con sus asociados y cooptados que, con el capital financiero a la cabeza, y amparados por una legislación que violan y que cambian a su antojo, se están quedando de la manera más evidente con riquezas y empresas e instituciones nacionales –antiguas fuentes de empleo– que ya han privatizado y desnacionalizado”.

A continuación el discurso íntegro:

Hacia la educación que necesita la nación mexicana

Por Pablo González Casanova

Profesoras y profesores, compañeras y compañeros todos:

Para nosotros la solidaridad no es una palabra sin consecuencia. Quiero decir primero, que estoy aquí para manifestarles una vez más mi solidaridad con su lucha. Y quiero antes que nada decirles algo que les puede parecer exagerado, pero que es exacto. Y es, que más que para enseñar vengo a aprender lo mucho que a ustedes es familiar, que es el conocimiento de las escuelas y el saber de los pueblos. Al mismo tiempo, quiero contarles cómo veo su lucha desde los trabajos en que estoy empeñado que se refieren a la globalización neoliberal, en un proceso que está afectando a la inmensa mayoría del mundo y a nuestro país.

Y lo primero que viene a mi mente es lo que dice Luis Hernández Navarro en su reciente libro sobre La novena ola del magisterio, y es que desde el l5 de mayo pasado se descarriló la puesta en marcha de la reforma oficial y se manifestó su inviabilidad en amplias zonas del país…Me parece que eso es exacto. Eso es un hecho. Y es parte de un proceso histórico que se da entre confrontaciones y negociaciones. En su curso, necesitamos pensar más profundamente en la situación, en el proceso de que es parte, y en cómo podemos dar esta lucha –que es mundial y tormentosa-, en cómo podemos luchar entre las confrontaciones y las negociaciones que se han dado y se den por una educación emancipadora, a sabiendas de que la nuestra es una lucha contra la globalización neoliberal que están impulsando las corporaciones y complejos empresariales-militares–políticos y mediáticos con sus asociados y cooptados que, con el capital financiero a la cabeza, y amparados por una legislación que violan y que cambian a su antojo, se están quedando de la manera más evidente con riquezas y empresas e instituciones nacionales –antiguas fuentes de empleo– que ya han privatizado y desnacionalizado.

No podemos ignorar que las fuerzas dominantes ya se han hecho de importantes medios legales, políticos, mediáticos y represivos que ponen al servicio de sus intereses, y que les sirven no sólo para legalizar sino para legitimar y para dejar hacer y dejar pasar su despojo de propiedades públicas y sociales, sus disminuciones y evasiones de impuestos, y muchos actos más que explican el enriquecimiento que han logrado unos cuantos a costa de la Nación y de la inmensa mayoría de una población, que con las anteriores medidas ya sufre la disminución de empleos derivada de la perdida de servicios públicos de salud, de seguridad social, de educación, y de actividades agropecuarias, industriales, comerciales bancarias y de transporte terrestre y aéreo, que antes había logrado obtener la Nación, mediante cruentas luchas del pueblo mexicano, y de un gran número de sus comunidades y trabajadores ahora despojados, que han perdido tierras, aguas y otros recursos naturales, o empleos y derechos laborales y sociales.

A los hechos anteriores se añaden cambios en la correlación de fuerzas que ya se venían dando desde hace varias décadas y que habiendo estallado en l968 en un proyecto estudiantil-popular fueron nuevamente mediatizados por los gobiernos sucesivos con el empleo de sindicatos blancos y corrompidos a su servicio, y con nuevos recursos por los que con una apariencia de democracia en la alternancia de los partidos, se acentuó la creciente integración de México al proyecto del capitalismo corporativo, neoliberal y globalizador.

A las medidas anteriores se añade la criminalidad creciente e impune que ha hecho de los periodistas y los comunicadores algunas de sus principales víctimas, y no se diga ya de la juventud rebelde y sus múltiples desaparecidos…una juventud a la que lejos de intimidar la han convertido en un luchador cada vez más lúcido y firme, viendo que en su vida el sistema le ofrece un presente y un futuro sin trabajo, sin escuela, sin familia que formar, y, en el campo, sin tierras que labrar o sin ganado menor o mayor del que vivir.

Sobre los pobres y los menos pobres de todas las edades han recaído costos crecientes y constantes de la gasolina, de la electricidad y de los alimentos, al tiempo que sus salarios están congelados, cuando los tienen. Y en tan dolorosa situación los que mandan y organizan este mundo inhumano desde las corporaciones y organizaciones patronales, todavía muestran su inmensa irresponsabilidad moral defendiendo pomposamente la inversión privada como si ésta fuera hecha para crear empleos y no estuviera gozando de crecientes privilegios para crear utilidades. Sus beneficiarios –en una actitud que no es de creer– se dan el lujo de regañar a sus funcionarios, a sus asociados y subordinados del gobierno porque no emplean una mayor energía para acabar con toda resistencia del pueblo empobrecido y subyugado. Y es en ese terreno donde vemos como la persecución se hace contra las juventudes, contra los pueblos, los trabajadores y los profesores.

Las organizaciones patronales o sus integrantes, por una parte se declaran gozosos de que están haciendo grandes negocios “como nunca”, y por otra se dan el lujo de regañar, como sus señores, a los del gobierno porque no están persiguiendo con más energía a los maestros y no están cumpliendo con su función principal que es defender y promover “eficientemente” a la empresa privada. Altaneros y presumidos, piden a sus ministros que usen más y más violencia, y toda la que sea necesaria para que la empresa privada siga construyendo el maravilloso país en que los mexicanos son primero y “el dinero es más primero”. Tenemos que distinguir en ellos, sin embargo, a quienes rechazan la represión y reclaman el diálogo, que hasta ahora son los menos.

Pero es en esas circunstancias como surgen las confrontaciones y las negociaciones. Lograr que éstas tengan éxito para el “interés general”, para la juventud, para los trabajadores y los pueblos es un problema que entre sus múltiples dificultades plantea la de decirse y decir cuál es en verdad la situación y cuál la posibilidad de negociación. Por mi parte veo dos motivos de las diferencias y de los acuerdos a enfrentar: 1º. Los que se refieren a los derechos de los maestros como trabajadores y 2º. Los que buscan precisar quién educa, sobre qué educa, a quién educa, y cómo se evalúa a los educandos, precisando los criterios de la evaluación y aclarando su validez y confiabilidad.

En cuanto a los derechos de los profesores creo que son los profesores quienes pueden esbozar las formas del acuerdo. En estas palabras me quiero limitar a dos alternativas que veo para acercarse a una solución en el terreno de la docencia, la investigación y la difusión de las ciencias, las humanidades, las artes y las tecnologías.

Frente al proyecto de la globalización neoliberal, que busca hacer de la educación, una cultura de la servidumbre en la que el conocimiento del educando sea puramente instrumental es indispensable presentar un proyecto en que se prepare a la niñez y a la juventud para tener una cultural general científica, crítica y humanista, y poseer tanto el dominio de una especialidad u oficio, como los conocimientos necesarios para cambiar de especialidad u oficio.

En nuestro proyecto será fundamental impulsar los valores de la moral y la verdad, de la experimentación y la práctica tanto en el conocimiento y el saber, como en la conducta y la acción, tanto en las humanidades como en las ciencias, en las técnicas y las artes. El proyecto habrá de precisar sin equívocos lo que se entiende por estos valores. Así por moral, como valor central de la educación, se entiende la moral de lucha, la moral de cooperación, la moral de defensa del interés general –en todo lo que se pueda–, frente al individualismo, frente al consumismo, y a los intereses particulares con que el ser humano se enajena. Por verdad se entiende una crítica permanente a la cultura de la servidumbre y un cuestionamiento constante de lo que se cree que pasa y lo que lo determina, así como de los mejores caminos y medidas para alcanzar valores y objetivos a lo que se añadirá el principio cada vez más generalizado de aprender a aprender… NO me extiendo más.

Por lo pronto esbozo otro tema esencial a enriquecer, corregir y precisar. Se basa en un sencillo proyecto que puede llevar al acuerdo: Consiste éste en recurrir a la Escuela Normal Superior, a la Universidad Pedagógica Nacional, así como a todas las instituciones destinadas a la educación y a la ampliación de conocimientos del magisterio para que se les den los medios y atributos necesarios a fin de poner en práctica la reforma con un programa destinado a casi un millón y medio de profesores que laboran en la República Mexicana. El programa se propondría la actualización de la enseñanza en ciencias y humanidades, artes y tecnologías en un período razonable, y al mismo tiempo se elaboraría el proyecto profundo de reforma de la educación por comisiones de trabajo en las que participen especialistas de las organizaciones de los profesores y de las dependencias que tiene la Secretaría de Educación Pública.

Un esfuerzo de concertación semejante podría establecerse de manera permanente para la tarea de organizar cursos de actualización en ciencias y humanidades, en artes y tecnologías a fin de que el profesorado, de manera institucional y por su cuenta, tanto en los sistemas de educación presencial como en los de educación a distancia, tenga el hábito y las facilidades necesarias para ponerse al día en sus actividades docentes y lo haga de manera periódica y sin presión alguna.

Para la elaboración del plan se coordinarían las direcciones, coordinaciones y oficinas de Educación Superior de las Normales, Universidades, Politécnicos y profesionales de la educación, así como las de ciencias y tecnologías agropecuarias e industriales; las de ciencias y tecnologías del mar, las de educación intercultural y bilingüe, las de educación indígena, las de educación básica, educación secundaria y bachillerato.

El proyecto señalaría tareas fundamentales a realizar por los especialistas en formación continua, en actualización y renovación curricular, en gestión educativa, educación básica, televisión educativa, materiales educativos. En el mismo colaborarían expertos en planeación, en programación, en coordinación, en evaluación válida y confiable, en estadística educativa. De acordarse este proyecto u otro semejante podría trabajar en su elaboración más detallada una comisión que presentara propuestas fundadas y concretas para un acuerdo ejecutivo.

Si semejante camino no lograra los apoyos necesarios pienso que las asociaciones y uniones de profesores podrían asumir, por su parte y de manera autónoma, la promoción de la educación que la nación necesita, y con ese objeto se organizarían en “Círculos pedagógicos en ciencias y humanidades”, que se comunicarían y enlazarían en redes presenciales y a distancia, ya sea en programas concretos de ciencias y humanidades que operaran en las instituciones y escuelas donde laboran, ya por su cuenta en los sitios disponibles.

Si, como es evidente, los acuerdos que lleven a una solución de la actual crisis requieren resolver muchos problemas más que escapan a esta propuesta, creo que el movimiento de los pueblos y los profesores, a más de avocarse a resolver los problemas de la reforma educativa que con el gobierno emprenda, puede y debe, por su parte organizar en el país esa red de grupos de maestros que practiquen la educación que la nación necesita…

No me es posible dar término a estas palabras sin reparar en algunas acciones y metas necesarias para que este programa tenga el impacto que se requiere. Las enuncio a continuación como un llamado a todos los que luchemos por un gran avance en la educación nacional:

1º. Antes que nada es necesario respetar la dignidad de los maestros como ha ocurrido siempre en las etapas más notables de la historia del país.

2º. Hay que defender los derechos de los trabajadores de la educación, así como los derechos de los trabajadores y los pueblos de México y de toda la Nación.

3º. Hay que defender y promover la cultura humanística y científica, la artística y la tecnológica y no sólo la apologética sino la crítica y creadora de un mundo mejor, libre, justo y democrático.

4º. Hay que dar a la práctica de la moral una importancia prioritaria: como moral de lucha, de cooperación, de corresponsabilidad.

5º. Hay que respetar a las distintas religiones, razas, sexos, edades y ver constantemente qué medidas se deben tomar para un proceso emancipador permanente y general.

A los valores y metas anteriores añado algunas medidas a tomar:

1º. Hay que organizar la gran campaña de la alfabetización en un país que de acuerdo con los últimos datos oficiales tiene 4,749,057 millones de analfabetos.

2º. Por lo que se refiere a los trabajadores de la educación no sólo debemos organizarnos en forma sindical para la defensa de los derechos laborales sino organizarnos para la construcción de comunidades pedagógicas, de extensión cultural, en que prive la filosofía del aprender a aprender y a construir otro mundo posible, otro México posible en que ideales y valores encarnen en la realidad.

3º. En lo que se refiere a nuestras tareas docentes es de prioridad inmediata que los profesores en cuyas escuelas se suspendieron las actividades atiendan el problema de los conocimientos que no pudieron adquirir los alumnos en el año escolar pasado. A este respecto se les podrá enviar desde ahora una circular a todos ellos.

Estas y otras muchas acciones se requerirán para diseñar y realizar un proyecto serio y profundo de una verdadera reforma educativa.

Con mi firme solidaridad, les deseo un gran éxito.

http://desinformemonos.org/es-necesaria-una-reforma-educativa-emancipadora-y-critica-pablo-gonzalez-casanova/

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=215438

 

 

 

Comparemos la anterior visión (que nos interpela desde México a todos quienes estamos en lucha por la vida y la autodeterminación de todos los pueblos) con el progresismo expresado en la convocatoria siguiente:

 

 

 

De la lucha de ideas a la lucha política
8 de octubre de 2016

Por Emir Sader (Página/12)

 

Todo gran avance de la izquierda en el plano político fue antecedido por conquistas en el plano de las ideas. El precepto gramsciano, retomado por Álvaro García Linera, permite entender cómo fue posible el período de gobiernos posneoliberales en América Latina, así como su crisis actual.

Los gobiernos neoliberales han logrado imponerse, después de promover como sentido común la idea de que el centro de la crisis económica residía en los gastos excesivos del Estado, preparando el terreno para los gobiernos de ajustes fiscales. Se trataba de hacer del Estado el blanco sobre el cual tirar la ira de la gente y las acciones de los gobiernos.

El fracaso de los gobiernos neoliberales ha dejado el campo libre para que las reacciones a esos gobiernos impusieran un nuevo consenso nacional: en el continente más desigual del mundo, la prioridad tiene que ser, si los gobiernos reflejan las necesidades de la sociedad, el ataque a las desigualdades y no el ajuste fiscal. Por lo tanto, se necesita de má y no de menos Estado, para implementar políticas sociales como su actividad fundamental. Aquí también la lucha de las ideas generó las condiciones para un nuevo avance político progresista en los países que han adherido a la visión posneoliberal.

La derecha ha logrado frenar esos avances en algunos de esos países y amenaza con hacerlo en otros, cuando logro, mediante campanas sistemática llevadas a cabo por los monopolios de los medios, reimponer la criminalización de la acción del Estado, así como diseminar la idea de que el problema central de nuestras sociedades es la corrupción y el combate a ella. Esta es la base de la contraofensiva de la derecha, que busca reimponer el fracasado modelo neoliberal, intentando borrar todos los avances de este siglo en esos países, así como el fracaso en la aplicación de ese mismo modelo en los años 1990.

 

Superar esa ofensiva requiere, de parte de la izquierda, reconstruir su proyecto de sociedad, de país, de Estado, desarrollar extensa lucha de ideas en todos los recantos de la sociedad, para recomponer el bloque social y político que pueda reconquistar la hegemonía ideológica, retomar la ofensiva política, en base a nuevas ideas y valores.

Para ello la izquierda necesita, además de balance de las experiencias, avances y problemas acumulados, la participación del pensamiento crítico latino-americano, que más que nunca está llamado a colaborar con la izquierda en la intensa disputa hegemónica que se desarrolla en nuestras sociedades.

 

Los avances políticos no se dan ni por la práctica pura y simple, ni por la elaboración teórica por si sola. Se dan como resultado de la combinación concreta entre las experiencias de prácticas políticas y sociales y de la construcción intelectual. Es un movimiento que no se da en las entidades que congregan a la intelectualidad, como la universidad y los centros de investigación, pero que tienen que volver a contar con esos eslabones, articulados con los balances llevados a la práctica por los partidos, movimientos sociales y sindicatos, para que la práctica no se pierda en su dimensión singular, y la elaboración teórica no quede en su intranscendencia, por alejada de la practica política.

Temas como el nuevo rol del Estado, las formas concretas de participación política de las fuerzas sociales, la refundación del Estado, las formas de Asamblea Constituyente por las cuales se debe luchar, el tipo de sociedad radicalmente democrática que se ambiciona, los grandes temas de la juventud, de las mujeres, de los distintos sectores oprimidos en la sociedad actual, tienen que conformar nuevos objetivos de lucha, de busca de futuro, de construcción de nuevos consensos de trasformación radical de nuestras sociedades.

La intelectualidad latinoamericana tiene deudas, en el período histórico actual, con las grandes disputas de ideas que tienen que ver directamente con las durísimas luchas políticas que el continente enfrenta en esta segunda década del nuevo siglo. Se deben recuperar los espacios que antes fungían como lugares de elaboraciones teóricas vinculadas directamente a los grandes dilemas contemporáneos, para movilizar y promover el trabajo teórico articulado con las necesidades y las prácticas de las fuerzas sociales y políticas que más directamente organizan la decisiva lucha hegemónica en nuestros países.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-311171-2016-10-07.html

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=21772

 

 

Observamos en el artículo de Sader lo esencial del progresismo: no rompe con la conciliación de clases de ahí que recurra a definirse contra la derecha y el neoliberalismo en vez de contra el capitalismo e imperialismos. No aclara sobre qué entiende de esos enemigos suyos, imprecisión que repite respecto al Estado, su refundación, democracia radical y otras generalidades sobre un orden social bastante parecido al actual,  con la sola diferencia de promesas renovadoras de una izquierda ya demasiado amiga de los poderes concentrados. Lo cierto es que nos desvía de los sujetos y problemas concretos implícitos en la confrontación con el sistema mundo capitalista.

 

Percibamos (conocimiento y posicionamiento político e ideológico) cómo participar en la lucha de clases o en la confrontación con nuestros opresores. En ese rumbo nos interpela:

 

 

 

Simposio Internacional sobre educación comparada en el siglo XXI (México)

Llamado a realizar un "Encuentro Continental contra el neoliberalismo y por la Educación Pública" en América Latina

12 de agosto de 2016

Por Red Global/Glocal por la calidad educativa (Rebelión)

 

Cientos de maestros y maestras de distintos lugares de México junto a luchadores por la educación pública mundial nos encontramos a finales de julio en La Ensenada Baja California cobijados por el Instituto Internacional de Pedagogía Crítica Peter McLaren. Allí analizamos las reformas educativas que se vienen desarrollando en el continente y su impacto en el destino de la educación pública; lo más importante nos atrevimos a pensar otra educación posible para nuestros pueblos. Un arco iris de posibilidades se abrieron dibujando una ruta de trabajo para garantizar que los millones de niños, niñas y jóvenes de la región puedan contar con una escuela pública que les cobije garantizándoles ser actores fundamentales en el mundo por venir.

El presente resulta ser un tiempo especial en la agonía capitalista. Desde los pueblos se conforma un nuevo tejido de solidaridad y cooperación para enfrentar al neoliberalismo en todos los planos. En ese contexto la educación juega un papel estelar en las resistencias y propuestas alternativas; el elemento unificador en este caso es la defensa de la educación pública, gratuita, integral, de calidad e inclusiva.

En la década de los ochenta y noventa del siglo XX el neoliberalismo educativo desembarcó en la región Latinoamericana con su agenda de privatizaciones y subordinación de los sistemas escolares a los llamados designios del mercado. Durante dos décadas, el magisterio, los estudiantes y las comunidades resistieron la embestida del gran capital y han acompañado las experiencias alternativas de los gobiernos progresistas y revolucionarios en la región.

En la más reciente década, el neoliberalismo ha lanzado una nueva ofensiva contra el derecho a la educación expresado en

1. La puesta en escena de modelos de evaluación estandarizados para estudiantes y maestros. En el primero de los casos conducen a centrar la tarea de los sistemas educativos en la medición de cuatro áreas de aprendizajes: matemáticas, lectoescritura, tecnologías y novedades científicas, borrando de un solo plumazo la función central que los Estados nacionales y los pueblos le habían asignado a la escuela: la construcción de ciudadanía, el desarrollo integral de la personalidad y el impulso del pensamiento crítico. En el segundo de los casos, las llamadas evaluaciones del desempeño procuran destruir definitivamente el prestigio social de los docentes, culpándoles de todas las deficiencias del aparato escolar a la par de romper con la capacidad del magisterio para proponer, impulsar y crear modelos alternativos de educación a los que se implantan por órdenes de los organismos económicos internacionales como el FMI, la OCDE, el Banco Mundial o el BID.

2. La progresiva eliminación de la carrera docente, mediante la desaparición de las normales, el cuestionamiento a las Universidades Pedagógicas y las instituciones de educación universitarias que forman docentes. Se pretende convertir en política pública que cualquier profesional, sin formación especializada, pueda trabajar con niños y adolescentes rompiendo con los principios del Estado Docente y la carrera docente que tantas luchas y vidas han costado en el continente.

3. Disminuir sensiblemente la inversión pública en infraestructura escolar, mediante el impulso del principio de las llamadas “escuelas de bajo costo” para los más pobres. Un ejemplo notable de ello, es el caso mexicano donde cerca del 10% de sus escuelas -a la cual acuden los más pobres- no tienen las mínimas condiciones higiénicas, de salubridad y agua potable como lo confesó el propio secretario de educación pública de México el Sr. Nuño.

4. El destinar el grueso del 6% de PIB acordado por todos los países del mundo, en Incheon Korea 2015, como base mínima de inversión en educación, a la compra de chatarra tecnológica de rápida obsolescencia que sólo sirve para enriquecer a las grandes trasnacionales de la tecnología, sin que ello venga mediado por el desarrollo de software educativo, salarios y condiciones dignas de trabajo para los docentes, agenda social integral para los estudiantes, entre otros elementos. Por el contario el salario docente y sus condiciones de vida sufren presiones crecientes para la desinversión pública.

Para destruir la educación pública el neoliberalismo necesita pulverizar la tarea escolar de construcción de ciudadanía crítica, eliminar la carrera docente y sujetar los sistemas educativos al carro del mercado mediante pruebas estandarizadas que midan y conduzcan la dinámica de los planteles educativos a la formación escolar para los requerimientos del modo de producción del capitalismo del siglo XXI. Para ello, vienen utilizando a México como el gran laboratorio de la contrarreforma educativa regional, para que cumpla la tarea que en su momento se le asignó al modelo educativo chileno en los 80 y 90 de paradigma a generalizar.

En franca contraposición a tales intenciones del gobierno mexicano respaldado por grupos oligárquicos nacionales y trasnacionales, el magisterio del país encabezado por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), viene desarrollando desde el pasado 15 de mayo una intensa jornada de luchas cuyo objetivo principal es lograr la derogación de las reformas neoliberales a los artículos 3 y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como las modificaciones a la Ley General de Educación (LGE), además de la anulación de la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y la Ley General del Servicio Profesional Docente, esta última considerada por los propios ideólogos de la contrarreforma como el corazón de la misma.

Como era de esperarse, el Estado Mexicano ha respondido a los maestros en resistencia con todo tipo de represiones: suspensión de salarios, ceses laborales, encarcelamiento, desalojos por la fuerza pública y hasta el asesinato de militantes y simpatizantes de la CNTE, tal y como ocurrió el pasado 19 de junio en Nochixtlán, Oaxaca, todo ello reforzado por intensas campañas de descalificación y denostación hacia los trabajadores de la educación a través de los medios de información.

Sin embargo, la solidaridad y respaldo de múltiples organizaciones sociales del país y del mundo, sobre todo ante los hechos represivos registrados en Oaxaca, han obligado a las autoridades del gobierno federal a abrir mesas de diálogo y negociación con la representación de la CNTE, desde donde se busca avanzar en la suspensión inmediata de la aplicación de la contrarreforma educativa y su posterior abrogación definitiva y, como consecuencia, la construcción de una verdadera reforma, consensuada con el conjunto de actores sociales involucrados en la educación.

Conscientes de que dicho proceso de diálogo y negociación tiene sus riesgos y puede ser usado por las autoridades como táctica para la administración y el alargamiento del conflicto, los participantes en el Simposio Internacional sobre educación comparada en el Siglo XXI, organizado por el Instituto McLaren de Pedagogía Crítica y celebrado los días 30 y 31 de julio en Ensenada, BC, declaramos lo siguiente:

I. Estamos a favor de las luchas de resistencia del magisterio mexicano y compartimos plenamente sus objetivos: lograr la anulación de la contrarreforma educativa y avanzar hacia la construcción de una verdadera transformación de la educación en México que se proponga sostener y fortalecer la escuela pública, de acuerdo a los intereses y necesidades del pueblo en el presente siglo; en lo inmediato, recuperar la estabilidad laboral de todos los docentes en situación de cese, suspensión y descuentos de salarios de manera injustificada y otras formas de hostigamiento por parte de las autoridades educativas, así como la liberación pronta e incondicional de todos los presos políticos por su participación de las actividades del movimiento magisterial, además del resarcimiento al daño moral y físico hacia las personas que han sido víctimas de la represión gubernamental.

II. Esta lucha por la defensa y fortalecimiento de la educación desde los intereses populares corresponde no sólo a los trabajadores del magisterio, como se ha manifestado en la actual coyuntura, donde padres de familia organizados, comunidades y pueblos, movimientos sociales, además de sectores de la intelectualidad de todo el país participan de manera activa en esta disputa por lo social y lo público en nuestra nación, frente a la vorágine privatizadora del régimen neoliberal que amenaza con cancelar el conjunto de derechos y conquistas heredados de las luchas de Independencia y la Revolución Mexicana. Por lo tanto, estamos a favor de la construcción de un gran frente social y popular por la edificación colectiva de un Nuevo Proyecto de Nación a partir de criterios axiológicos como la justicia social, la soberanía nacional, la democracia popular y la solidaridad internacional.

III. Dado que la lucha por la defensa de la educación pública va más allá de nuestras fronteras, debido a que nos enfrentamos a políticas privatizadoras de los organismos internacionales de la globalización capitalista, proponemos al Instituto McLaren de Pedagogía Crítica y a la Comisión Nacional Única de Negociación (CNUN) de la CNTE, conjunten esfuerzos para la realización de un Encuentro Continental contra el neoliberalismo y por la Educación Pública en los próximos meses, al que se convoquen a todas las resistencias activas de los países del Norte, Centro y Sur de nuestra América, con la finalidad de articular todos los esfuerzos y organizar un potente movimiento a favor del derecho social a una educación pública, integral, laica, científica y popular, base para la formación de la ciudadanía que requiere la superación de la actual crisis civilizatoria a nivel continental y mundial. Juntemos nuestras mentes, conciencias, corazones y manos en la defensa del futuro de los niños y los jóvenes del mundo, es decir en la defensa de la educación pública; la cita es en México y quienes nos convocan es quienes lideran en el presente esta lucha a nivel planetario: los y las maestras mexicanas y las comunidades populares de la tierra de Zapata. Asistamos desde todos los lugares y con todas las experiencias.

Finalmente, ratificamos nuestro compromiso con la necesaria transformación social, económica y política del país y del mundo, desde de la trinchera de la pedagogía crítica y la educación popular, reafirmando el sueño de nuestros libertadores y grandes pedagogos: Simón Bolívar, Miguel Hidalgo, José María Morelos, José Martí, Simón Rodríguez, Paulo Freire, Rafael Ramírez, Lizardo Pérez, Orlando Fals Borda, Fernando Cardenal, Luis Bigott, entre otros.

Para contactar escribir a: Magisterio Educación Pública <encuentrocontinentalmagisterio@gmail.com>

Participantes en el Simposio Internacional sobre Educación Comparada en el Siglo XXI

Peter McLaren (Estados Unidos)

Marco Raúl Mejía (Colombia)

Luis Bonilla-Molina (Venezuela)

Lisardo García (Cuba)

Huang Zicheng (China)

JuhaSuoranta (Finlandia)

Anna Renfors (Finlandia)

Alberto Arnaut (México)

Sergio Quiroz Miranda (México)

Lev Velázquez (México)

Ysabel Camacho (México)

Sergio Quiroz Valdez (México)

Heber Peñaloza (México)

Isaías Dieguez (México)

Jorge Cázares (México)

Y 200 firmas más

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=215474

 

 Alternativas postcapitalistas

 

Percibámoslas como rupturas con la conciliación de clases y esto nos desafía a multiplicar espacios en común de deliberación y toma de decisiones sobre problemas fundamentales a resolver para ir concretando la autodeterminación de los pueblos desde abajo y a la izquierda. Consideremos:

 

 

 

a. La triple alianza del empresariado con el gobierno de turno y los jerarcas sindicales.

 

 

Lear: Suspendieron a los 16 trabajadores reincorporados
enero de 2015

 

Este lunes 19 de enero, la empresa norteamericana Lear suspendió a los 16 trabajadores reincorporados mediante un fallo judicial de mediados de diciembre y que debían ingresar a la planta de Pacheco. Ante la actitud desafiante de la patronal yanky, los trabajadores suspendidos  decidieron cortar la Panamericana y mediante un comunicado plantearon: “Nos obligan a profundizar nuestras medidas de lucha”.

 

El fallo judicial que ordenó la reincorporación de los despedidos establece que la empresa no había realizado el trámite pertinente de “procedimiento preventivo de crisis” para poder ser aprobados los despidos masivos (el fallo habla de 28 trabajadores, pero 12 ya habían arreglado su salida con la empresa). Así se cerraba una lucha de 7 meses, que comenzó a fines de mayo con la suspensión de 330 trabajadores, que derivó en el despido de 240, de los cuales 61 fueron reincorporados en los primeros meses del conflicto y finalmente los últimos 16 este lunes. El resto arregló su indemnización, la cual por cierto fue bastante elevada como muestra de la presión que ejerció la patronal para quebrar la resistencia de los luchadores. A partir de las nuevas suspensiones, el conflicto no se cierra y la lucha continua.

 

A lo largo del año pasado, en el sector industrial hubo 20855 despidos, según cifras del Indec. La industria automotriz sufre una crisis que se expresó en una producción 25% menor que el año anterior. De esta industria, la mayor cantidad de empleo se registra en las autopartistas, los trabajadores de estas sufrieron decenas de miles de suspensiones y más de mil despidos a lo largo del año.

 

En esta coyuntura, la empresa norteamericana Lear decidió realizar suspensiones y despidos masivos, incluyendo ilegalmente a la comisión interna de la fábrica. Los trabajadores expulsados emprendieron distintas medidas de lucha para lograr su reincorporación como cortes en la autopista Panamericana, un acampe en la puerta de la fábrica, bloqueos a la empresa y jornadas nacionales de lucha a partir de la solidaridad del sector combativo del movimiento obrero, estudiantes y organizaciones de izquierda. Además realizaron diferentes presentaciones judiciales.

 

El gobierno nacional intentó frenar las medidas de lucha de los despedidos y a través del Ministro de Trabajo Tomada, emprendió negociaciones con la empresa y la conducción del sindicato del SMATA enfrentada a la comisión interna independiente de la fábrica de Pacheco. En un comienzo, el gobierno planteó que la empresa no se encontraba en crisis por lo cual no había lugar a los despidos. La persistencia en la lucha de los despedidos hizo que se reincorporaran 61 trabajadores y por medio de diferentes fallos judiciales que se restablecieron en sus puestos a los delegados. Ante esto, la empresa decidió intimidatoriamente cerrar las puertas de su fábrica por 14 días argumentando un tema de seguridad ante la acción de los despedidos. De ahí en más, el gobierno nacional a través de su Secretario de Seguridad, Sergio Berni, decidió enfrentar abiertamente a los despedidos reprimiendo una y otra vez los cortes en Panamericana, sin respetar los protocolos de acción de las fuerzas de seguridad.  A la vez, infiltró un milico de civil entre los manifestantes y montó una escena teatral con un gendarme que se arrojó sobre un auto que manifestaba en la Panamericana, a través del novedoso método de protesta de la caravana de autos, con la intención de simular ser atropellado por este y así detener a los conductores. Estas ilegales acciones provechosamente documentadas por el equipo de comunicación del Partido de Trabajadores Socialistas (PTS) sirvieron para que la justicia tenga que quitar a la gendarmería de los operativos de represión y Berni tuvo que bajar el perfil ante semejante mamarracho.

La empresa Lear direccionó los despidos a la comisión interna, que cuenta entre sus integrantes a militantes del PTS, y el activismo combativo que desde el año 2011 conduce sindicalmente la fábrica de Pacheco y es independiente de la burocracia del gremio de mecánicos, SMATA. A fines del 2013, esta conducción había sido ratificada por más del 60% de los votos. Ya en el 2012, el SMATA intentó fallidamente revocar el mandato de los delegados a través de una asamblea. Este año, a partir de los despidos y la reincorporación de los delegados, el SMATA forzó una asamblea en la sede del sindicato a la cual fueron trasladados los trabajadores en los micros con los que ingresaban todos los días a la fábrica a partir de los bloqueos de los despedidos. En esta asamblea plagada de irregularidades y ciertamente intimidatoria para los participantes, se decidió la revocación del mandato de los delegados, una acción que debería ser desconocida por la justicia.  Los trabajadores que este lunes fueron reincorporados y nuevamente suspendidos reconocieron la necesidad de reconstruir su agrupación ante el duro golpe generado por la burocracia y la patronal.

 

La lucha de los trabajadores despedidos de Lear tuvo derrotas y triunfos. Por un lado, solamente fueron reincorporados un tercio de los despedidos y la conducción combativa resulto debilitada. En el último mes, antes del fallo judicial de reincorporación un grupo de 14 luchadores que aún continuaba resistiendo terminó arreglando su desvinculación siendo un duro golpe para el sector combativo. Por otro lado, se lograron por medio de la lucha frenar 77 despidos, restablecer a la comisión interna en la fábrica (por más que luego fueran ilegalmente revocados sus mandatos) y abrir la posibilidad de reconstruir la conducción combativa. Las conclusiones de la lucha mostrarán que la mayor debilidad del movimiento fue la separación entre los trabajadores activos y los despedidos, el aislamiento de estos últimos fue el resultado de no poder contrarrestar el accionar intimidatoria, ante el despido inminente, por parte de la patronal y la burocracia del SMATA. Y la mayor fortaleza, fue la voluntad de lucha de gran parte de los despedidos que siguen enfrentando a la patronal, la burocracia y la acción represiva del gobierno nacional.

 

Los tiempos de crisis son difíciles para el desarrollo de la lucha sindical. Los trabajadores combativos deberán continuar profundizando su coordinación para fortalecerse y prepararse para futuras duras batallas. La lucha de los trabajadores despedidos de Lear es una nueva experiencia de la cual sacar conclusiones, en el sinuoso camino de construir un movimiento obrero fuerte y combativo.

 

Lear: la empresa no acató el fallo y los trabajadores convocan nuevas medidas

 

La Izquierda Diario - La patronal norteamericana de Lear está nuevamente en la ilegalidad. No cumplió el fallo judicial de la Sala X de la Cámara de Apelación del Trabajo al suspender y no dejar ingresar a los trabajadores reincorporados. Inmediatamente, se realizó un acto en la puerta de la fábrica, después un corte total de la mano a Capital de la Panamericana por más de 3 horas. Anunciándose luego nuevas medidas de lucha.

 

Ayer lunes 19 de enero, cuando la empresa Lear volvía de las vacaciones, más de 500 personas se concentraron a las 5 de la mañana para realizar un acto en apoyo a los trabajadores que debían ingresar a trabajar. Se hicieron presentes organizaciones obreras y comisiones internas, organismos de derechos humanos, centros de estudiantes y partidos de izquierda. Los trabajadores de Madygraf, Kraft, Pepsico, Stani, Ferroviarios del Sarmiento, aeronáuticos, telefónicos, trabajadores de Emfer, Fate, Printpack, los Sutebas opositores de Tigre, La Plata, Matanza, Quilmes, etc., directivos de la CTA de Capital, la Coordinadora Sindical Clasista del Partido Obrero y una importante delegación del PTS. Entre las organizaciones de izquierda también estuvieron Izquierda Socialista, Opinión Socialista, Convergencia de Izquierda, el Nuevo MAS y el MST. Entre las personalidades reconocidas en materia de derechos humanos se destacaron María Victoria Moyano, nieta recuperada y miembro del CeProDH, Enrique “Cachito” Fukman, de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, María del Carmen Verdú, referente de CORREPI. Otras personalidades presentes fueron el Diputados Bonaerense Christian Castillo, la dirigente del MST Vilma Ripoll y el dirigente de la CTA autónoma Ricardo Peidro entre otras personalidades.

 

Antes de las 6 AM los trabajadores reincorporados intentaron ingresar a sus puestos de trabajo como ordena el fallo judicial, pero la patronal incumplió y les mostró en persona los telegramas que habían mandados en los que informan que los suspenden con goce de sueldo. El fallo judicial de la Sala X obligaba a la reinstalación de los trabajadores en sus puestos de trabajo y en sus tareas y cualquier cambio en estas condiciones no puede interpretarse más que como una violación al fallo y una acción discriminatoria y persecutoria. El SMATA se hizo presente con parte de su directiva dentro de la planta, mostrándose como de costumbre del lado de la patronal. Por su parte, el Ministerio de Trabajo ni siquiera se hizo presente. Frente a esto, rápidamente se resuelve cortar Panamericana mano a capital durante 3 horas bajo una insistente lluvia. Con esta acción, se daba inicio a un nuevo plan de lucha hasta que los trabajadores reincorporados estén en sus puestos de trabajo.

Así es como se resolvió una gran concentración frente a la fábrica para el próximo jueves 22, y se están evaluando acciones para el miércoles y el viernes. Por la tarde del día de hoy, un comunicado de prensa informará e invitará a todos al plan de lucha de la semana. Los trabajadores mostraron una vez más que están decididos a seguir luchando. Ya van casi 8 meses de lucha y sigue firmes, siguen indomables. Se muestra la predisposición a luchar y enfrentar nuevamente a la patronal, el SMATA y el gobierno. Estos 8 meses de conflicto no fueron en vano, hay firmeza y convicción en los trabajadores en volver a sus puestos de trabajo, a sus puestos de lucha.

 

Cortan la Panamericana contra incumplimiento judicial de la empresa

 

Un grupo de trabajadores de la autopartista Lear cortó esta mañana la autopista Panamericana, a la altura de Pacheco, debido a que la empresa "mantiene la suspensión" sobre los empleados reincorporados, desoyendo un fallo judicial.

 

La protesta se inició poco antes de las 7 en el kilómetro 31 y se extendió durante cuatro horas. Los trabajadores habían anunciando que hoy iban a volver a sus puestos de trabajo tras ser reincorporados por decisión de la Sala X de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo.

 

"La justicia había ordenado la reinstalación y los compañeros firmaron un acta pero hoy no los han dejado entrar a la fábrica", señaló el delegado Rubén Matu en declaraciones a Télam.

 

El sindicalista indicó que Lear "mantiene la suspensión" contra los trabajadores reincorporados y adelantó que si esto no se modifica "habrá más protestas durante la semana".

 

Por su parte, uno de los trabajadores reinstalados por la Justicia, Damián González, declaró que “la empresa no nos dejó ingresar hoy, cuando la fábrica volvió de las vacaciones, violando escandalosamente la sentencia del 16 de diciembre que les ordenó que volvamos a nuestros puestos de trabajo”.

 

“Primero nos adelantó las vacaciones, no nos pagó los salarios caídos y ahora no nos deja entrar. Es una prepotencia absoluta que no respeta ni siquiera los fallos judiciales. Nos obligan a profundizar nuestras medidas de lucha”, dijo.

Además, González reclamó la presencia de autoridades del Ministerio de Trabajo “para hacer cumplir el fallo”. “Estamos más decididos que nunca a llevar hasta el final nuestro plan de lucha hasta que la empresa nos reinstale, como ordena el fallo de la Cámara”.

RESUMEN LATINOAMERICANO

y del Tercer Mundo

Diarios de Urgencia

 

Director: CARLOS AZNAREZ

 

Redacción: Leandro Albani, Facundo Guillén, Ana Guillermina Roca, Antonela Di Candia, Marina Pérez Damil, Sebastian Polischuk, Gladys Quiroga

 

CONSULTE NUESTRA WEB www.resumenlatinoamericano.org

y en nuestro blogspot http://resumenlatinoamericano.blogspot.com/

----

Panorama Sindical

23 de septiembre de 2016

 

(...)Las patotas de la burocracia sindical buscan frenar la organización independiente de los trabajadores

El pasado miércoles 20/7, tuvo lugar un nuevo ataque de las bandas de Gerardo Martínez hacia el Sitraic. Las víctimas fueron esta vez los trabajadores de la delegación San Pedro.
La agresión se desarrolló al término de una asamblea del Sitraic con los trabajadores afiliados en la obra del Hotel Azahar, radicada en la ciudad. Se trata de una obra de casi 100 trabajadores donde un cuarto de ellos decidió comenzar una experiencia sindical con una nueva alternativa gremial para los trabajadores.

Una semana después, la delegación La Matanza del Sitraic sufrió graves amenazas por parte de personal de la UOCRA a cargo del Secretario General de la seccional de la zona Heraldo Cayuqueo.
Una vez en las instalaciones del sindicato manifestaron que las obras identificadas con las banderas de la UOCRA les pertenecían a ellos y que no querían ver al Sitraic en aquellos lugares, ni mucho menos dialogando con los trabajadores de esas obras. La advertencia fue seguida de distintas amenazas en la que se tomarían represalias a la integridad física de los compañeros del Sitraic. El personal de la UOCRA manifestó que conocía el paradero y la vivienda de cada uno de los integrantes del equipo del Sitraic, como un medio para persuadirlos para que desistan de su actividad gremial.

El pasado viernes 1 de julio, y luego de una semana de desarrollo del juicio oral y público, se conocieron las primeras condenas por el juicio a los responsables del asesinato del trabajador de la construcción Darío Avalos. 
De los 6 delegados de la UOCRA imputados, dos fueron hallados culpables de homicidio agravado y otros cuatro de homicidio en agresión. 
El juicio no fue uno cualquiera, sino que se sustanció por medio de un jurado de 12 ciudadanos que dictó el veredicto condenatorio contra la patota de la UOCRA. Durante 5 días corridos, los jurados fueron espectadores de la trama de negocios, acuerdos y frivolidad que caracterizan el modus operandi de la UOCRA en todo el país. El plan criminal que terminara con la vida de Darío Avalos y del que participó la empresa, el estado y la UOCRA, es una práctica común de Gerardo Martínez que ha instalado una marca registrada en todo el país.

La condena de los primeros imputados de la UOCRA abre el camino para la prisión de los responsables intelectuales de este crimen: Walter Leguizamón y Héctor Cabrera. Es la primera condena a una organización criminal que se extiende por todo el país y que se encuentra en una profunda descomposición como lo demuestra el SITIC, de la ciudad de Santa Fe, que logró la Inscripción Gremial para operar en el territorio santafesino. Víctor Grosi, secretario general del Sitraic, aseguró que “es una muy buena noticia que los trabajadores puedan optar por afiliarse al sindicato con el que se sientan más representados”.

Desde el lunes se está cumpliendo un acampe con una importante movilización de trabajadores de la zona sur a la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), entidad que nuclea a las principales empresas de la industria. El Sitraic instaló un acampe en pleno Bajo porteño por el reclamo de la inmediata reapertura de las paritarias, un 40% de aumento del básico de la construcción, la reactivación de la obra pública y los puestos de trabajo y un seguro económico para el parado de la construcción hasta tanto se garanticen los puestos de trabajo.

Leer

 

 

b. El Estado represor de la democracia restringida en continuidad desde la dictadura genocida y la organización lucha de los de abajo contra él.

 

 

Boletín informativo nº 680 de CORREPI
 6 de diciembre de 2012

Sumario:
1. Gerardo Martínez y su patota: Represión y encubrimiento, las dos caras de una política de estado. 2. Avanza la coordinación en la lucha antirrepresiva. 3. Maverick: Invirtiendo en represión. 4. Libertad a los presos de Corral de Bustos. 5. A 20 años de la muerte de Rodolfo
Fito Ríos y Sergio Durán: La tortura en cárceles y comisarías sigue siendo política de estado. 6. Próximas actividades.

 

Gerardo Martínez y su patota: Represión y encubrimiento, las dos caras de una política de estado.

El martes 27 de noviembre, varios integrantes de organizaciones ambientalistas autoconvocados en la legislatura de Chubut, que se oponen a la minería contaminante, fueron reprimidos por 500 patoteros de la UOCRA contratados por funcionarios del gobernador Martín Buzzi. El resultado fue de varios heridos, algunos de gravedad.

La misma semana, varias organizaciones populares, entre ellas CORREPI, se concentraron en las puertas de los tribunales de Comodoro Py para exigir la reapertura de la causa contra Gerardo Martínez, alias Gabriel Mansilla, su “nombre de guerra” cuando era un informante del batallón 601 en la ultima dictadura militar.

La causa contra el secretario general de la UOCRA , que hoy forma parte de la CGT oficialista en la que se apoya el kirchnerismo, fue archivada porque, según los jueces y fiscales “No se registran desapariciones de trabajadores de la construcción al momento en que Martínez ingresó a los servicios de inteligencia” (ver boletín N° 674).

Lo cierto es que la causa fue archivada por orden del gobierno, quien necesita a Martínez para, por una parte, contrarrestar la ruptura con el moyanismo, y, por la otra, tercerizar la represión, como es el caso de Chubut.

Cuando un periodista le preguntó a Mateo Suárez, dirigente de la UOCRA en Chubut, si ellos habían actuado por voluntad propia, la elocuente respuesta fue “Nosotros no hacemos nada por cuenta propia”. Claro que no, ellos son el garrote que ejecuta las políticas represivas del estado.

El jueves, la audiencia que estaba prevista para tratar la reapertura de la causa a Gerardo Martínez en la cámara federal se pospuso por “problemas de agenda de los jueces”, hecho del cual se dieron cuenta el mismo jueves, aparentemente, ya que nada se notificó a las partes, en otra maniobra clara para continuar encubriendo al leal represor de ayer y hoy. En la nueva fecha fijada, martes 11 de diciembre, a las 10:30, volveremos a movilizar junto a los compañeros del SITRAIC, AEDD y todos los que denunciamos no sólo el pasado al servicio de la dictadura del burócrata, sino también su presente al servicio del actual gobierno, siempre para reprimir trabajadores.

 

Avanza la coordinación en la lucha antirrepresiva.

Hace poco más de un año, compañeros de diferentes organizaciones antirrepresivas de todo el país, nos planteamos aunar esfuerzos para que nuestra lucha se visibilice y sea cada vez más fuerte. Así, llegamos a noviembre de este año, para realizar el 3º Encuentro Nacional Antirrepresivo. Son parte de esta iniciativa compañeros de Córdoba, Comodoro Rivadavia, Mendoza, Mar del Plata, Olavarría, Rosario, El Bolsón, Gran Buenos Aires y ciudad de Buenos Aires.

El trabajo conjunto de todo un año se vio reflejado en importantes avances en la discusión y la organización, y se plasmaron en el crecimiento del Encuentro, que llega a más lugares del país.

Frente a la política represiva del gobierno que se perfecciona y que sostiene los índices de asesinados por el gatillo fácil y la tortura, la impunidad ante los hechos de desapariciones, la persecución y los asesinatos a los que luchan, desde el Encuentro construimos diariamente, en distintas provincias del país, una coordinación que nos permite enfrentar juntos esta nefasta política con la que se ataca sistemáticamente al pueblo.

Mientras los esfuerzos del gobierno por cooptar organizaciones y despegarse de la responsabilidad política de los hechos de represión ante la “opinión pública”, hoy particularmente planteando una “Campaña contra la violencia institucional”, desde las organizaciones antirrepresivas nos toca contrarrestar este discurso y organizarnos más y mejor. En estas tareas están puestos nuestros esfuerzos en los que damos pasos firmes en el camino de la lucha.

Hoy podemos plantearnos que, a lo largo y ancho del país, ante cada hecho de represión, somos muchos más los compañeros que responderemos con ORGANIZACIÓN Y LUCHA.

 

Maverick: Invirtiendo en represión.

Este mes llegó a Argentina una nueva herramienta represiva, el blindado Maverick. El vehículo, con el que nos encontraremos próximamente en las calles reprimiendo manifestaciones, tiene capacidad para 12 policías, está completamente blindado y fue construido específicamente “para las Fuerzas Policiales y organismos encargados del cumplimiento de la Ley , con el fin de controlar disturbios, el orden público y operaciones especializadas,” según la descripción de sus fabricantes, el Grupo Paramount (http://www.paramountgroup.biz/es/maverick). En otras palabras, es un vehículo hecho concretamente para reprimir manifestaciones.

El Grupo Paramount es una empresa sudafricana que se dedica a fabricar armas y elementos represivos para gobiernos en todo el mundo y se presentan de la siguiente manera: “Porque queremos la paz, trabajamos para la defensa y la seguridad interior“, frase que expone una realidad: la paz se hace con balas y ellos trabajan para eso, construyendo armamento para reprimir. Sabemos que el orden social se garantiza reprimiendo a quienes se opongan, como pueden ser los trabajadores llevando adelante luchas por sus reivindicaciones, como bien supieron los 33 mineros fusilados este año en Sudáfrica cuando estaban haciendo una huelga. El armamento que utilizó la policía del estado Sudafricano para fusilar a los mineros y así, terminar con la huelga, fue hecho por el Grupo Paramount.

El blindado está siendo probado por la policía de Buenos Aires, para su pronta incorporación al arsenal represivo con el que cuentan las fuerzas de seguridad del Estado. De esta forma, el gobierno kirchnerista mantiene su inversión en elementos de represión. Frente a un escenario donde la crisis económica pesa sobre las espaldas de los trabajadores, y donde los reclamos del pueblo y los trabajadores se hacen sentir cada vez más, el gobierno sabe que, si quiere cumplir su tarea de garantizar ganancias a los empresarios y el orden que necesitan para esto, deberá seguir reprimiendo.

De hecho ha sido éste el gobierno que más efectivos policiales, gendarmes y prefectos puso en la calle, y el que más ha invertido en represión. En palabras del diario kirchnerista Página/12: “El presupuesto de la Policía Federal , la Gendarmería , la Prefectura y la Policía de Seguridad Aeroportuaria creció 800 por ciento en los últimos años. La Gendarmería tiene hoy 30.435 efectivos, 70 por ciento más que en 2003, y del año pasado a éste creció en mil efectivos. Sólo en 2011 y en lo que va 2012 se compraron 156 automóviles, 153 camionetas, 66 camiones, 20 furgones y 71 cuatriciclos. Seis mil efectivos se sacaron de las zonas de frontera y se sumaron a la seguridad en Capital Federal, Gran Buenos Aires y las rutas claves de varias provincias.” (Nunca hubo tantos, Página/12, 26/08/2012), bastante para un gobierno que dice no reprimir la protesta social.

A poco de cumplirse dos años de la represión en el Parque Indoamericano, el gobierno no descansa en perfeccionarse en su política represiva.

 

 

Libertad a los presos de Corral de Bustos.

El 4 de diciembre de 2006, los vecinos de la localidad cordobesa de Corral de Bustos, conocida como el triángulo de las bermudas reaccionaron masivamente hartos ya de la impunidad, encubrimiento y complicidad con que jueces, fiscales y policías actuaron frente al asesinato de Ariana Sabache, de 3 años de edad. A la falta de atención a las denuncias de la abuela de la chiquita anteriores al hecho, se sumaron el manejo de pistas de aterrizaje clandestinas para tráfico de drogas a cargo de la policía local; fiscales y policías dedicados al armado de causas a favor de los ricos y poderosos; encubrimiento de mafias en el lavado de dinero; la trata regenteada por el poder político y judicial que fueron el detonante, junto a la bronca contenida durante años, para que luego del entierro de Ariana, el pueblo estallara en rebelión popular y se dirigiera a la plaza a manifestar su rabia.

Durante el entierro hubo tres detenidos, y en la plaza los esperaba un cerco represivo a cargo de la guardia de infantería que generó la indignación de los manifestantes y que terminó con el incendio del edificio de tribunales. En los días siguientes, comenzó una verdadera caza de brujas cuyo saldo fue de 42 detenidos, de los cuales 34 fueron llevados a juicio después de una instrucción plagada de vicios y denuncias de torturas.

Seis de ellos resultaron condenados a cárcel efectiva y otro tanto a penas de cumplimiento condicional: Víctor Barbero y Omar Pasquini, condenados a 7 años de prisión efectiva; Rubén Astudillo, Juan José Guayanes, Juan Marcelo Farías y Horacio Guayanes, a 5 años de prisión efectiva; Karina Ripoll, Pedro Dobba, Oscar Guayanes, Jorge Alberto Luna y Julio César Suárez, a 2 años de prisión de ejecución condicional y Hugo Dobba a 3 años de prisión de ejecución condicional.

Como muestra de la connivencia de los poderes del estado, están las acusaciones y las imputaciones por las que fueron juzgados los compañeros, propias del paquete de las denominadas leyes antiterroristas: incitación a la violencia colectiva, coautores e instigadores de incendio doblemente agravado, lesiones en riña, fabricación y tenencia de bombas incendiarias, fabricación y tenencia de materiales capaces de causar estragos, al solo efecto, y con la firme decisión política, de escarmentar la rebelión popular, criminalizar la pobreza y la protesta.

Las condenas no están firmes, pero los compañeros continúan presos, padeciendo las peores condiciones de alojamiento. El estado, que premia a los policías, gendarmes, prefectos y penitenciarios asesinos y torturadores con beneficios a manos llenas, y sólo excepcionalmente los mantiene en las cárceles aun con condenas firmes hasta a prisión perpetua, en cambio, es implacable con sus enemigos de clase. Si para los presos pobres no hay excarcelaciones, morigeraciones, prisiones domiciliarias, ni nada salvo los húmedos muros de las cárceles, para los presos políticos, menos aún.

Por eso, hace unos días, tres de los compañeros presos en Corral de Bustos iniciaron una huelga de hambre, que luego levantaron, a la espera del resultado de las actividades a realizarse en Bellville y Villa María y la movilización a la Casa de Córdoba en Buenos Aires el 17 de diciembre.

Desde el Encuentro Nacional Antirrepresivo (ENA) expresamos nuestra rotunda solidaridad con los presos de la pueblada en Corral de Bustos, reivindicamos su condición de represaliados por enfrentar al aparato de poder estatal, y reclamamos su inmediata e incondicional libertad.

 

 

A 20 años de la muerte de Rodolfo Fito Ríos y Sergio Durán: La tortura en cárceles y comisarías sigue siendo política de estado.

A nosotros nos llegó una comunicación de que mi hijo había tenido una descompensación y que estaba internado en el hospital Pirovano. No nos dijeron nada de golpes. Entonces mi nuera fue al hospital y le dijeron que en ese momento no podía verlo, que estaba internado ahí, con custodia policial y que fuera al día siguiente. Cuando nosotros fuimos, el lunes a la mañana, a primera hora, estaba el policía en la puerta y le preguntamos. Dijo: ‘¿Qué, uno flaco y alto? Murió ese pibe’. Y no pudimos preguntarle más nada porque desapareció. cuenta Delia Garcilazo (67), mamá de Rodolfo Fito” Ríos, asesinado por agentes del Servicio Penitenciario Federal. Preguntábamos en un lado, en otro… Después viene una mujer policía de la custodia y nos dice: ‘Señora, ¿usted es la mamá del pibito que estaba preso? Está en la morgue, ya le dimos parte al juez. Ese pibe no murió así nomás: estaba todo golpeado y lleno de barro. Yo me encargué de bañarlo y de esconderle la ropa’. Ahí nos enteramos de que estaba golpeado. Estaba descerebrado. Le habían pegado con un palo que le rompió el hueso etmoides. O sea que automáticamente pasó de estar con todos los sentido a un coma cuatro; era irreversible.

Para 1992, Fito tenía 24 años y estaba detenido en la cárcel de encausados de Caseros. El 21 de noviembre de ese año, Fito estaba charlando con un vecino del barrio con el que se encontró en un recreo y demoraron unos minutos en reintegrarse a los pabellones. Como castigo, ambos fueron aislados por los penitenciarios en un patio, al que bajó el Cuerpo de Requisa. Los patearon ferozmente, calzados en sus gruesos borceguíes, y los apalearon con sus bastones. Entre otras muchas lesiones, Fito, que llevó la peor parte, sufrió cuatro fracturas en la base del cráneo.

Tuve que sacar entereza, porque mi nuera estaba con la beba que tenía dos años y diez días y se quería derrumbar. Entonces yo no se lo permití, le dije que no era momento de llorar, que con llorar no hacíamos nada. La dejé para que se tranquilizara y yo me fui para el Servicio Penitenciario Federal. En la cárcel de Caseros me querían hacer callar porque yo quería hablar con la persona que estaba a cargo. Les dije que a mí ya no me hacían callar más nada, porque mi hijo entró caminando ahí y me lo sacaron en un cajón, ¿y no me van a dar explicaciones? Me trajeron una psicóloga. ‘No, no, yo no quiero psicóloga, no quiero nada’, les dije. En ese momento yo estaba muy tranquila porque me propuse que no iba a llorar adelante de ellos. Mi hijo siempre me decía: ‘Mami, el familiar de un preso nunca tiene que llorar ante los del Servicio Penitenciario porque ellos gozan’. Eso lo aprendí muy bien, dice Delia.

Fue entonces cuando Delia comenzó a recorrer el mismo peregrinaje que le toca vivir a todas las familias pobres a las que las fuerzas represivas les asesina a un ser querido. Buscó ayuda en CORREPI para enfrentar el poderoso mecanismo de encubrimiento destinado a garantizar la impunidad de los asesinos a sueldo del estado. Siete años y medio después, comenzó lo que Delia caracterizó como una parodia de juicio. Durante los primeros cinco años de la instrucción, los jueces se empecinaron en acusar al otro preso por el homicidio. Recién entonces, y después de una importante movilización frente a la Cámara de Apelaciones, logramos que se imputara a tres oficiales jefes del SPF, los prefectos Mir, Tocayuk y Galarza, que llegaron a juicio acusados por “homicidio en riña”, y en libertad, desde luego, defendidos por abogados de planta del ministerio de Justicia.

La causa era enorme, no sé cuántas fojas tendría. El juicio tardó 7 años y 8 meses en llegar, pero yo todas las semanas durante ese tiempo fui al juzgado. Los martes a la noche nos reuníamos en la CORREPI y a la mañana yo me iba al juzgado. No había una sola hoja, un solo papel que no estuviera firmado; lo leí todo. En el momento en que estaban testimoniando empezaron a decir que no podía ser, como yo dije, que mi hijo hubiera trabajado en el mercado central. Empezaron a sacar todos los antecedentes de Fito y entonces yo interrumpí el juicio, les dije a los jueces que yo había venido a que se haga justicia por el delito que habían cometido con mi hijo, y no para que me saquen los antecedentes. A los antecedentes yo los conocía, no precisaba que ellos me los dijeran. Yo no quería que se juzgaran los antecedentes de mi hijo, él estaba muerto ya. Él estaba cumpliendo por lo que había cometido, si no terminó fue porque ellos no lo dejaron. Yo quería que ellos cumplieran lo que debían cumplir. Fue una parodia de juicio., recuerda Delia.

Las condenas a los jefes del Cuerpo de Requisa de la cárcel de Caseros fueron ridículamente bajas, como siempre. El oficial Galarza fue condenado a tres años de prisión en suspenso por homicidio en riña. Y los oficiales Tocayuk y Mir, a dos años en suspenso por encubrimiento. Así y todo, poco después la Cámara de Casación les revocó la condena.

Organizada en CORREPI con otros familiares de la represión estatal, Delia conoció a la familia Durán, cuyo hijo Sergio “Gondi” había sido asesinado pocos meses antes en la comisaría 1ª de Morón. Segio Durán era un joven verdulero que, con apenas 17 años, era padre de un niño. El 6 de agosto de 1992 fue detenido por el servicio de calle. Lo levantaron en un patrullero con la excusa de la averiguación de antecedentes, herramienta legal que el poder político le brinda a la policía para que pueda actuar discrecionalmente en el ejercicio del disciplinamiento y el control social en los barrios, generando temor y sumisión hacia los uniformados.

Dentro de la comisaría 1ª, Segio fue torturado durante ocho horas para que confesara ser el autor del homicidio de un vecino. El subcomisario Miguel Ángel Rojido; los oficiales Luis Alberto Farese y Jorge Ramón Fernández; y los cabos Raúl Rodolfo Gastelú y Hugo Nicolosi, golpearon a Sergio, le produjeron la ruptura de un diente y un corte en la lengua, lo asfixiaron empleando el submarino seco o bolsita, le aplicaron picana en los testículos y lo sometieron a maniobras sádicas de masturbación violenta que, además de constituir una tortura en sí, intensifica el dolor causado por la picana. La intensidad del dolor agotó los recursos biológicos de defensa de su cuerpo, descompensando el sistema nervioso y endocrino y produciendo un paro cardio-respiratorio. En otras palabras, Sergio murió de dolor. Doce horas después de su detención, lo llevaron muerto al hospital. La familia Durán y CORREPI, desde entonces, libran una batalla desigual contra la impunidad de los policías torturadores facilitada por el encubrimiento de sus colegas.

Jorge Ramón Fernández fue el primer enjuiciado. Fue condenado a prisión perpetua en 1995. En diciembre de 2003, sin siquiera cumplir 10 años efectivos de esa perpetuidad, fue excarcelado por los mismos jueces que lo sentenciaron. Hugo Nicolosi estuvo prófugo. En 2003 fue enjuiciado y condenado a prisión perpetua. Ya se encuentra en libertad. Raúl Rodolfo Gastelú, también estuvo prófugo. Fue condenado a prisión perpetua en 2005. Sin embargo, su condena aún no está firme, lo que significa que una vez cumplidos los plazos legales (dentro de poco tiempo), estará libre nuevamente. El subcomisario Miguel Ángel Rojido y el oficial Luis Alberto Farese aún están prófugos, mientras que la salud de Olga Durán, la mamá de Sergio, se deteriora tras 20 años de espera por verlos tras las rejas. Una y otra vez, los prófugos fueron encontrados en sus propios domicilios y denunciados a los medios por CORREPI, con la ayuda de vecinos que nos pasaron la información, porque, como dicen nuestros afiches con las fotos de los policías escapados, “Si los ve, NO avise a la policía”.

 

En estos 20 años, la utilización de la tortura en cárceles y comisarías continuó siendo implementada en todo el país. En la última actualización del Archivo de CORREPI, contabilizamos 3.773 personas asesinadas por las fuerzas represivas estatales, desde diciembre de 1983. De ese total, el 39% (o sea, 1.471 personas) corresponde a muertes violentas en cárceles y comisarías. El uso cotidiano del submarino seco, la picana, el apaleamiento, el “pata-pata”, el aislamiento en buzones, entre otros métodos de tortura, no escapa al conocimiento de fiscales y jueces, ni del poder político, ya que se debe a la aplicación sistemática de una política estatal en lugares de encierro, y no a meros abusos o excesos policiales.

 

Desde hace 20 años no ha cambiado nada, -continúa Delia- siguen matando a los chicos sea el gobierno que sea, porque esto que pasó con mi hijo pasó en el gobierno de Alfonsín, pasó en el de Menem, en el de De la Rua , en el de Duhalde y sigue, sigue y sigue pasando. Políticamente no creo en ninguno de los gobernantes. Por eso yo una vez escribí que el ‘Nunca más’ es un nunca más mentiroso. Por esas palabras que yo dije una vez, tuve un problema con Alicia Conti. Para mí sigue igual, siguen matando a los mismos. Antes se perseguía a las ideas, ahora se persigue a las clases, y como los más vulnerables somos los pobres, a donde más nos quieren pegar es justamente en la clase baja. Pero creo que si nosotros, los familiares, nos ponemos firmes a luchar, podemos enseñarle a la gente también a que luche, que no se calle la boca, que reaccione. Yo aprendí que no hay que arrodillarse frente a los poderosos. Ellos también son vulnerables. Les tenemos que buscar la forma de que en algún momento podamos desgastarles ese poder.

Nuestra lucha, no tan sólo la mía, sino la de todos los familiares de CORREPI, es eso: hacer que la gente entienda, que nos comprenda. Este año se cumplieron 20 años del asesinato de Sergio Durán, muerto en la comisaría 1ª de Morón; se cumplieron 24 años del asesinato de Marcelo “Peca” Rivero, asesinado por policías de Rafael Castillo; se cumplieron 22 años de la muerte de Walter Bulacio.

Su mensaje a las víctimas de la represión: Yo no quiero servir de ejemplo de nadie, creo que cada compañero tiene su forma de luchar, pero lo que sí les puedo decir es que no es bueno quedarse encerrado en el dolor, porque ahí sí que los estamos matando del todo. Hay que ponerse la foto de ellos, hay que salir con ellos. Y entonces, no somos nosotros los que andamos en la calle. Es como que ellos son los que están hablando, los que están protestando, los que nos están dando fuerza. Es una forma de que uno salga a la calle. No puedo ser ejemplo de nada, no hago nada que sea sobrenatural, hago lo que como mamá debí hacer.
Fuente:http://correpi.lahaine.org/?p=1169

----

 

Gatillo fácil: a las buenas, o a las balas
4 de octubre de 2016

Por Santiago Dacal Torrado (Diagonal)

 

 

La Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional cifra en 4.644 las muertes a manos de la policía en Argentina desde 1983 hasta hoy

Es 28 de junio de 2003. Hasta entonces nadie sospecha que Rodrigo Corzo, de 27 años, se va a convertir en uno de los más de 4.000 casos de violencia policial documentados en Argentina.

Dos estruendos reverberan en el cielo oscuro de esa madrugada de un invierno cualquiera en Buenos Aires, de esas donde no hay nadie en la calle, menos Rodrigo, que en ese momento cruza con el Renault 19 de su padre el puente de Santa Rosa, que conecta las localidades vecinas de Villa Tesei e Ituzaingó, para ir a visitar a su novia. También hay un patrullero de policía, siguiéndole. Y nadie más. O sí, pero eso se supo más tarde. Dentro del patrullero conduce Horacio Nuñez, inspector de la policía Bonaerense, y le acompaña Cristian Alfredo Solana, subinspector oficial. Es éste último el que saca el brazo por la ventanilla y aprieta el gatillo. Bang. Una vez. Bang. Hasta dos veces lo aprieta.

Uno de esos dos estruendos aloja consigo una bala de 9 milímetros que, desde el momento en que sale disparada del revólver Bersa Thunder del subinspector, ya tiene dueño. Esa bala atraviesa el maletero, los asientos traseros y el asiento del conductor del coche de Rodrigo. A continuación atraviesa su séptima vértebra lumbar, su pulmón izquierdo y acaba alojándose en el corazón de Rodrigo, a quien sólo le da tiempo de cambiar la marcha antes de que deje de latir. Porque, según la autopsia, su corazón deja de latir exactamente veintiocho segundos después.

Todo cambió porque nada cambia en Argentina. Podría hablarse de un caso aislado, o de un error, o de un exceso, o de cualquier otra excusa que justificase un asesinato. Pero parece que todo tambalea cuando son 4.644 –también entran aquí los muertos bajo detención o encarcelamiento– los casos aislados, los errores, los excesos, las excusas que justifican este número de asesinatos desde que la Coordinadora para la represión policial e institucional (CORREPI) empezara a recontar los casos en 1983. Incluso uno podría seguir manteniendo este argumento si 32 años después –sólo en los diez primeros meses de 2015– no hubieran otros 227 casos aislados. Es decir, 22 al mes. Cinco por semana. Uno cada 30 horas.

Puede haber desacuerdos entre los distintos expertos de organismos que se preocupan por este problema. Es lo que ocurre por ejemplo con Esteban Rodríguez Alzueta, sociólogo integrante en la Campaña Nacional contra la Violencia Institucional, y María del Carmen Verdú, abogada de Correpi. Para unos –Esteban– “no es una política de Estado. Sobre todo estamos pensando en prácticas de Estado. Nos apartamos de ideas conspirativas que tienden a pensar o sugerir que la violencia policial es un violencia decidida en las más altas cúpulas políticas”. Para otros –Verdú– “es causa directa del sistema capitalista. Es una herramienta que está en el arsenal de cualquier gobierno que tenga que administrar una sociedad de ricos y pobres. ¿Cómo haces si no para que 40 millones de tipos mantengan a un puñado de parásitos porque sí?”.

Independientemente de en qué ADN se encuentre esta violencia, ambos están de acuerdo en que dicha violencia no está de ningún modo compuesta por errores o excesos. En que “es una violencia rutinaria y no es caótica. Tiene una racionalidad y unas reglas”.

Cabe preguntarse entonces por qué el Estado mata de forma tan impune a los suyos –pobres– en los barrios –pobres– de Argentina. Y además lo hace independientemente del color político que gobierne. Pasó con Alfonsín (década de los 80), pasó con Menem (década de los 90), se disparó en la etapa Kirchner (década del 2000) y se está volviendo a disparar con Macri en la actualidad.

Tampoco cambia el perfil, que suele ser casi siempre el mismo: joven pobre de barrio humilde, morocho (moreno) y con una edad comprendida entre los 15 y los 25 años. Mayoritariamente ocurre en los barrios del conurbano bonaerense (45%), Santa Fe (12%) y Córdoba (8%), y a manos de las policías provinciales (57%).

Una de las claves del asunto la da Esteban Rodríguez, quien señala que “en la década de los 90 es donde tiene lugar la emergencia de la inseguridad. No sólo aumenta la conflictividad si no que hay una mutación de la conflictividad. Con la emergencia de seguridad se produce el desdoblamiento entre el delito y el miedo al delito”. Es decir, es a partir de los años 90 cuando la sociedad argentina empieza a tener unasensación de inseguridad mayor de la que en realidad hay, un contexto que es caldo de cultivo para el uso de la brutalidad policial.

Cuando llegó, en 2001, una de las crisis económicas más devastadoras de Argentina y que en febrero de 2003 ya había dejado a un 57% de la población –20 millones de personas– por debajo de la línea de pobreza, se disparó el número de delitos (un 130% más desde 1990 hasta 2002), pero también este miedo al delito. Gabriel Kessler, sociólogo experto en materias de sentimiento de inseguridad, apunta en su último libro que en 1996 el miedo a sufrir un delito ocupaba la cuarta preocupación de los argentinos.

Para 2004 este miedo ya ocupaba la primera posición, superando por primera vez al desempleo: un 61% frente a un 75%, según el Centro de Estudios Nueva Mayoría. Es entonces cuando el estigma aparece más fuerte. Cuando ciertos sectores vulnerables son identificados rápidamente como un ente sospechoso, originado por un excesivo miedo al delito que acaba produciendo una legitimización colectiva e inconsciente de la brutalidad policial.

“Si yo te convenzo de la equivalencia entre cualquier morocho que camina por la calle con pinta de pibe de barrio con un delincuente que puede matarte o violar a tu madre, cuando el policía le mete un tiro en la espalda vos decís ‘un chorro (ladrón) menos. Si no me robó ya me iba a robar’”, dice Verdú.

 

Los fallos de la institución

El miedo no sería suficiente para explicar la alarmante cifra de muertos a manos de la policía. Una de las peculiaridades que permiten los casos de gatillo fácil o violencia policial es el tinte militar que adquiere la institución policial. Sofía Tiscornia, coordinadora del equipo de Antropología Política y Jurídica de la Universidad de Buenos Aires y especializada en violencia policial, asegura que “las estructuras organizativas militarizadas son comunes a todas las fuerzas policiales del país. Si bien las leyes orgánicas que las rigen destacan que se trata de cuerpos de seguridad civiles, la normativa y la práctica las han estructurado como cuerpos con esquemas de autoridad militar, con jerarquías rígidas y sistemas de control interno corporativos y poco transparentes”.

Esta estructura militarizada equipara al delincuente a un enemigo peligroso, lo que acaba propiciando que se utilice la fuerza y las armas para aplacarlo. Al final, abatir delincuentes se convierte en una práctica rutinaria y aceptada dentro de las policías provinciales. Esta militarización de la policía también permite que sea autónoma e independiente, lo que provoca que, una vez se haya producido el caso de violencia policial, la misma policía sea la encargada de llevar la investigación, lo que posibilita que se oculten, destruyan o directamente se creen pruebas para evadir la justicia. Fue así como se fabricó la historia de Rodrigo Corzo.

Los inspectores dirían que ellos empezaron a disparar porque estaba recibiendo disparos desde el coche de Rodrigo. Pero la posición corporal que tenía Rodrigo a la hora de recibir la bala en la espalda era incompatible con que fuera disparando por la ventanilla. Además, las ventanillas del coche iban cerradas, por lo que difícilmente podría haber disparado a través de ella.

Tampoco se hallaron restos de pólvora ni en el coche, ni en el cuerpo, ni tampoco en la supuesta arma de Rodrigo. La versión oficial también dijo que Rodrigo iba acompañado de otro hombre y que éste salto del coche en medio de la persecución. Que un hombre saltara de un coche que va a 30, 40, 50 km/h –incluso más rápido porque estaban en una persecución– cerrase la puerta mientras salta –todas las puertas del coche estaban cerradas– se levantara y echara a correr, sin que el patrullero que iba perdiguiéndole pudiera hacer nada para detenerle tampoco pareció muy plausible en el juicio.

La parte de los acusados llevó dos testigos que supuestamente habían visto lo ocurrido y que confirmaron esa versión. Uno era un verdulero, que al final reconoció que él venía del baño cuando ocurrió todo y que no había visto nada. La versión del otro testigo también se desestimó. El testigo habría escuchado la detonación de las armas y él, taxista de profesión, habría podido diferenciar que una de ellas era de un calibre 22, justo el arma que encontraron a Rodrigo. En el mismo juicio se comprobó que ambos testigos eran amigos de los policías.

Es cierto que a Rodrigo se le encontró un arma en el coche. Pero en el juicio, el subinspector que disparó reconoció que el coche estaba “limpio” cuando lo inspeccionarion. Es decir, Rodrigo no tenía ningún arma, se la colocaron después. “Solana ahí se puso las manos en la cabeza mirando a su abogado porque sabían que estaban perdidos”, dice sonriendo Micaela, hermana de Rodrigo.

 

La justicia y Rodrigo Corzo

No hay ninguna institución que controle los abusos policiales. Cuando hay algún caso de abuso policial todo queda dentro de la comisaría. Ellos mismos reconstruyen el relato de los hechos de modo que parezca siempre que el policía disparó por legítima defensa. Aunque los disparos sean por la espalda. Aunque algunos incluso sean a escasos milímetros de la nuca, donde sería lógico pensar que el policía está cometiendo un fusilamiento y no defendiéndose en un tiroteo, como esgrimen. Después, para justificarlo, es habitual que los policías sitúen en la escena del crimen un arma a la víctima, o documentación robada, con el fin de aparentar que sólo se abatió a un delincuente en legítima defensa. Aquí hay otra institución que debería entrar en escena, pero que no entra: el poder judicial.

Es lógico pensar que si el poder judicial fuera intransigente con los casos de violencia policial, los datos de asesinatos por la policía no serían desde luego tan alarmantes. La pasividad del aparato judicial permite un sentimiento de impunidad en el policía que contribuye a que cometa un ‘exceso’ o ‘abuso’ en su ‘legítima defensa’. Según Correpi, menos de un 10% de los casos llega a juicio. De los que llegan, muy pocos reciben una condena y, de los que reciben una condena, ninguno la acaba cumpliendo en su totalidad.

Sofía Tiscornia sostiene que “los jueces no investigan ni producen pruebas, sólo evalúan las que los agentes les elevan”. Si solamente evalúan las pruebas totalmente falsificadas o destruidas que les elevan los agentes, esto quiere decir que se conforman sólo con la versión oficial que le da la policía, lo que al final produce que se acaben sobreseyendo la gran mayoría de los casos.

Según Correpi, en el 90% de los casos el policía llega en libertad al juicio incluso acusado por la fiscalía de cargos que traen aparejados penas de prisión perpetua o de 25 años. “En cambio, si robas una cartera, que pueden ser cuatro años, vas a estar preso desde el momento del hecho”, dice indignada Verdú.

El caso de Rodrigo fue una excepción. Solana entró preso desde el momento del hecho a la espera del juicio, que se celebró en febrero de 2007 en el Tribunal Oral de Morón, casi cuatro años después. Tras desmontar toda la versión del acusado, el veredicto del tribunal fue dictar 16 años de prisión para Solana. Sin embargo, sólo dos años después la condena se rebajó a diez años y ocho meses. Gracias a la rebaja de condena, en unos pocos meses Solana cumplió las tres cuartas partes de la misma y salió en libertad condicional. Así fue como, en noviembre de 2009, sólo seis años y cinco meses después de asesinar a sangre fría a Rodrigo por un ‘movimiento sospechoso’, Solana ya cenaba en libertad con su familia.

Nunca se supo exactamente qué ocurrió antes de esos veintiocho segundos, ni cuál fue la motivación de Solana para apretar el gatillo de forma tan arbitraria. Sólo se sabe que hasta entonces Rodrigo era un chico normal. Nada hubiera cambiado en la vida de Rodrigo si todo hubiera cambiado en la sociedad Argentina. Si uno no pudiese ser asesinado mientras va a buscar a su novia por una simple sospecha. Porque cuando pasó lo de Rodrigo Corzo llegaron muchos más. Todos del mismo modo. Pibes de barrio con un estigma encima como una losa, dispersados en una sociedad adicta al miedo. Bang. Una vez. Bang. Hasta 4.644 veces lo aprietan.

http://www.diagonalperiodico.net/libertades/31496-gatillo-facil-argentina-buenas-o-balas.html

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=217529&titular=gatillo-f%E1cil:-a-las-buenas-o-a-las-balas-

 

 

c. El despertar abajo respecto a la precarización de las condiciones de vida y de trabajo que, en Argentina, se origina por las luchas frente a las masacres tanto en el boliche Cromagnon como en la estación ferroviaria de Once. Pero en Chile, como en Brasil, surge:

 

 

 

La indignación cotidiana

4 de octubre de 2016

Por Antonio J. Salgado (Punto Final)

 

Todos los días, millones de santiaguinos sufren con la movilización colectiva. Buses que ya están desvencijados; pasajes caros; un ferrocarril urbano, en su mayor parte subterráneo, sobrexigido que sufre constantes fallas. Estas temáticas son abordadas en el libro Transantiago. La capital indignada de Claudio Garrido, Ediciones Radio Universidad de Chile, 214 págs. Un reportaje que presenta la historia de ese plan y sus consecuencias. El académico Claudio Salinas Muñoz, profesor del Instituto de Comunicación e Imagen, lo destaca así: “Estamos ante un libro informativo, pero sobre todo que ofrece una perspectiva de interpretación para todo aquel lector que una vez escandalizado o indignado requiere explicaciones de la ineptitud de sus dirigentes”.

Un libro de denuncia y ofensiva, que abarca tres gobiernos y medio que han tratado de encontrar solución al problema del transporte colectivo del Gran Santiago. Antes de 2007 cientos de empresarios particulares operaban en forma caótica miles de vehículos altamente contaminantes en su mayoría, que ponían en peligro la vida de los pasajeros disputándoselos, incentivados por la competencia entre choferes. No respetaban a los estudiantes con su agresividad, provocaban situaciones de tensión y tratamiento inaceptable para niños y adolescentes. Entretanto, el Metro de Santiago extendía sus líneas convirtiéndose en columna vertebral del transporte colectivo que, al menos en los planes, debería ser complementado por una red de transporte de superficie a tono con las exigencias de una gran ciudad. En 2001, preparando el cambio, se realizó una Encuesta de Origen-Destino de Viajes que serviría de base para el nuevo sistema. El gobierno del presidente Lagos chocó con los empresarios privados del transporte, llegando incluso a aplicarles la Ley de Seguridad Interior del Estado ante paros ilegales.

Al mismo tiempo, comenzó a prepararse el nuevo sistema, con medidas tales como cobradores automáticos en los buses (que fracasaron sin atenuantes), ensayos de nuevos recorridos, reemplazo de buses antiguos, etc. Un equipo de trabajo dirigido por el ex ministro Germán Correa puso manos a la obra, teniendo como modelos la ciudad de Bogotá, en Colombia, y Curitiba (en Brasil). No fue tarea sencilla. Los intereses eran de todo tipo. Hasta de simple figuración que podía o no ir unida a ventajas materiales, como también coimas y sitios privilegiados. Estaban en juego miles de millones de pesos. Una empresa española, Sacyr, presentó un proyecto que significaba la construcción de cien kilómetros de líneas férreas. Y también pidió un anticipo suculento. La compra de buses a Volvo, transnacional sueca, fue, según se dijo, la mayor operación en la historia de la firma. En algún momento fueron mencionados algunos parientes de ministros que tenían intereses en la empresa LIT de transportes de pasajeros y carga. El alcalde de Santiago, Jaime Ravinet, trató de dirigir los planes, y por su parte el intendente de Santiago, Marcelo Trivelli, discurrió pavimentar nuevamente la Alameda para asegurar una carpeta óptima para los buses. Esfuerzo acompañado de abundante publicidad que tuvo que silenciarse cuando se comprobó que la pavimentación había quedado defectuosa. Las pugnas y errores técnicos determinaron la salida de Germán Correa y también de Javier Etcheberry, ministro de Obras Públicas.

El presidente Lagos no vaciló en hacer promesas. Anunció que en mayo de 2006 los santiaguinos tendrían un transporte de “clase mundial”, menos contaminante, rápido y eficiente. Se pagaría con una tarjeta una tarifa semejante a la que se pagaba entonces en la movilización privada. Es decir unos 300 pesos que llegarían a 400 en el sistema integrado. Los usuarios podrían adquirir tarjetas y recargarlas en locales próximos a sus domicilios. Los horarios serían flexibles y habría plena cobertura en el conjunto de la ciudad. Habría, por lo anterior, un trato amable y menos accidentes.

Poco de eso se cumplió y correspondió al primer gobierno de Bachelet afrontar una puesta en marcha que resultó fatal y que se recuerda hasta ahora como un episodio bochornoso. Se acercaban las elecciones presidenciales y el día en que debería comenzar a funcionar el Transantiago. Sería, sin falta, el 10 de febrero de 2007.

Fue un día de pesadilla. A pesar de los avisos e instrucciones, los santiaguinos sintieron que los cambios no habían sido preparados debidamente. De un día para otro, los recorridos antiguos desaparecieron y surgieron, además, zonas de cambio de medio de transporte para completar los recorridos. Las tarjetas no eran fáciles de manejar y sólo se vendían en determinados lugares, los choferes no conocían bien los recorridos y en no pocas esquinas los buses articulados no podían virar. Las protestas estallaron en todas partes. El ministro de Transportes, Sergio Espejo, se convirtió en el funcionario más aborrecido del gobierno. Se hicieron esfuerzos por normalizar la situación, pero resultaron inútiles. El 25 de marzo la propia presidenta de la República debió pedir disculpas por cadena nacional de radio y televisión.

El ministro Espejo tuvo que renunciar. Fue reemplazado por René Cortázar cuya primera preocupación fue conseguir dinero. En los dos primeros meses las pérdidas del Transantiago ascendieron a 10 millones de dólares. Entre negociaciones y medidas de emergencia, y con la utilización a fondo del Metro, las cosas se fueron normalizando dentro de una evidente precariedad, hasta hoy.

Si bien las cosas han mejorado, todavía el Transantiago está muy por debajo de lo prometido. En parte porque los buses están obsoletos y no se han construido los corredores troncales para facilitar el desplazamiento expedito. Las empresas concesionarias abusan aprovechando el término de los contratos. Manipulan la frecuencia de los buses privilegiando las horas punta y dilatando hasta la exasperación el servicio en los otros horarios. Desde el primer día pudo comprobarse que las empresas no enviaban toda la flota a las calles, amparadas por el pago asegurado por la demanda referenciada. Resultado: el Metro fue sometido a sobreutilización y el Transantiago es un servicio en cotidiano deterioro.

A finales del año, el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones publicará las nuevas bases de licitación para que las compañías que operan el Transantiago se interesen en participar desde 2018. No bajarán las tarifas, que ya son altas. El pasaje cuesta en promedio un dólar, mucho más caro que en otros países. Pasajes altos favorecen la evasión, especialmente en los recorridos populares. Las empresas para bajar costos abusan con los trabajadores. Choferes y mecánicos sufren malos tratos y falta una infraestructura básica, de manera que son corrientes los conflictos que afectan la circulación de los buses. El 2 de junio de 2014, un dirigente de Redbus, Marco Antonio Cuadra, se empapó con combustible y se prendió fuego luego de ser despedido por la empresa a pesar de su calidad de dirigente sindical. Murió 25 días más tarde.

Volviendo al libro: hay que decir que, junto con sus méritos, faltan opiniones de urbanistas que integren el transporte a los necesarios cambios de la ciudad. Igualmente el detallismo de la exposición debilita elementos principales del problema.

Citemos textualmente algunos párrafos: “En septiembre de 2015, Transantiago recibió 400 mil millones de pesos anuales, equivalente a 578 millones de dólares al tipo de cambio de entonces. La ley 20.897 promulgada en 2015, aumenta ese subsidio a 430 mil millones de pesos hasta el año 2017 y tendrá un alza hasta los 500 mil millones de pesos entre 2018 y 2022. Desde el año que comenzó este subsidio, 2009, el sistema ha recibido 1 billón 800 mil millones de pesos”.

El libro permite reflexionar. Y enfrentar una vez más la pregunta: ¿No sería mejor estructurar un sistema de transporte del Estado u otro ente público, como en muchos países?

Publicado en “Punto Final”, edición Nº 861, 30 de septiembre 2016.

revistapuntofinal@movistar.cl

www.puntofinal.cl

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=217454

 

 

 

d. El Partido Justicialista como la derecha en sintonía con la época de gobernabilidad del capitalismo local. Bajo el liderazgo de los Kirchner se suma a los gobiernos progresistas y éstos han sido y son ejercidos por izquierdas funcionales a la alianza de los capitales y estados imperialistas con los locales. Hoy desde el III Encuentro Latinoamericano Progresista (ELAP) no sólo se proponen engañar a los pueblos de que el empobrecimiento se debe a la existencia de los paraísos fiscales sino también apropiarse de lo construido desde la diversidad de abajo mediante su inclusión en los procesos electorales de la democracia restringida.

 

 

 

ELAP: Los movimientos sociales
4 de octubre de 2016

Por Juan J. Paz y Miño C. (El Telégrafo)

En el III Encuentro Latinoamericano Progresista (ELAP, 28, 29 y 30 de septiembre 2016) en Quito, y que contó con delegaciones políticas y académicas de izquierda de distintos países de la región y del mundo, se desarrollaron varias mesas de trabajo. Fui invitado a participar en 2 de ellas: una relativa al pensamiento político latinoamericano contemporáneo, y otra sobre los movimientos sociales. 

En cuanto al tema de los movimientos sociales destaqué que faltan investigaciones que sigan, con rigurosidad teórica y metodológica, su trayectoria, los cambios observables, la significación que los diversos movimientos sociales tienen en la actualidad o su impacto sobre las condiciones políticas del país precisamente durante el ciclo de la Revolución Ciudadana. 

Desde la perspectiva de la historia, no se ha dado continuidad al esfuerzo que hiciera el historiador Patricio Ycaza (1952-1997), quien dejó una amplia obra sobre el movimiento obrero ecuatoriano. Todavía son puntuales los estudios sobre el movimiento indígena, y falta sobre él una visión de conjunto. Algo parecido puede decirse sobre maestros, ambientalistas, afroecuatorianos y otros movimientos sociales. 

Pero la coyuntura electoral para el 2017 también es propicia para reflexionar sobre un asunto que siempre resulta sensible: cada movimiento social tiene sus especificidades y sus demandas propias que, cuando están bien expresadas, provocan la unidad de sus bases, porque las causas de lucha se vuelven comunes. 

Así ocurrió por ejemplo, con la creación del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), que unió a las grandes confederaciones (CTE, Cedoc y Ceosl), y que desarrolló importantes huelgas nacionales en la década de 1980. El movimiento indígena, que desde el levantamiento de 1990 adquirió una presencia nacional inédita, desplegó luchas y posicionamientos trascendentales para el país. Trabajadores e indígenas lograron amplios respaldos ciudadanos. 

Sin embargo, es otro el comportamiento de las mismas bases frente a los procesos electorales, porque la política electoral tiene otras lógicas, desafíos y comportamientos con respecto a las demandas y reivindicaciones específicamente clasistas. 

Pretender que las bases de todo movimiento social voten por un candidato determinado y a gusto de los dirigentes, no ha ocurrido, como se demostró durante las elecciones de febrero de 2013. La candidatura presidencial de la ‘Unidad Plurinacional de las Izquierdas’ apenas obtuvo el 3.26% de la votación nacional. 

Esa experiencia, más o menos reciente, no puede desestimarse para las elecciones de 2017, porque como votantes, las bases asumirán distintas definiciones políticas, tal como hacen sus dirigentes; de manera que, así como habrá seguidores de las posiciones acordadas por tal o cual movimiento social, también habrá sectores del mismo movimiento que definirán su voto por otras candidaturas, bien sean de centro, de derecha, o de izquierda. 

El problema de fondo queda en otro lado: ¿cómo fortalecer la organización de los movimientos sociales para que sean una opción de poder y no una simple base electoral?


http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/columnistas/1/elap-los-movimientos-sociales
Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=217514

 

En consecuencia, las alternativas post-capitalistas exigen ruptura de una creciente mayoría con la conciliación de clases. Conseguirlo nos desafía a aprender de experiencias e historias de otros países apreciando que los pueblos compartimos necesidades y aspiraciones. Desde Chile nos aclaran qué Argentina es la restaurada tras el esfuerzo K por imposibilitar otro 2001-2002. Analicemos:

 

Crisis de Régimen y alternativas de izquierda

12 de septiembre de 2016

Por Felipe Lagos D. (Rebelión)

 

1. NUEVA MAYORÍA: CRISIS DE PROYECTO Y CRISIS DE RÉGIMEN

Desde sus orígenes la Concertación experimentó una transformación ideológica: a partir de las tradiciones socialista y socialdemócrata, progresivamente abandonadas, derivó en una coalición neoliberal. Vivió de este modo la descomposición global de la socialdemocracia, incorporando el liberalismo como ideología y como valor; experimentó la elitización y corrupción progresiva de sus cúpulas y operadores políticos; fue sufriendo pérdidas de liderazgos y de proyecto; y el abandono de las bases y la militancia, que fueron volviéndose burocracia o clientela; hasta llegar hoy a una importante desafección, deslegitimidad e indignación por parte de la ciudadanía.

Entonces, por un lado, tenemos la crisis de una coalición que fue el pivote político del régimen neoliberal, que supuestamente garantizaba la democracia, el progreso y la estabilidad, y por otro, la emergencia de la crisis o al menos el resquebrajamiento del régimen neoliberal mismo.

La coalición hegemónica fue perdiendo base social y electoral, militancia, legitimidad, credibilidad y proyecto político, capacidad de distinguirse del proyecto de la derecha tradicional, lo que desembocó en que la Concertación perdiera las elecciones presidenciales de 2010 (en segunda vuelta) frente a la alternativa de la derecha tradicional.

Ante las movilizaciones sociales que empiezan a multiplicarse desde el movimiento estudiantil de 2011, seguidas de las movilizaciones regionales o territoriales asamblearias, especialmente socioambientales, y de algunos sectores de trabajadores de las industrias pesqueras y forestales, entre otros, el sistema neoliberal comienza a resquebrajarse.

Para sanear este resquebrajamiento, salvaguardar la gobernabilidad y contener las movilizaciones sociales, la Concertación se transmuta en Nueva Mayoría, que plantea un programa de reformas cuyo objetivo no es transformar el modelo sino modernizarlo. Para todo esto, en un giro táctico, la Nueva Mayoría incorpora en ella a sectores que habían estado fuera de la Concertación, donde el caso más importante es el del Partido Comunista, afiliado a la coalición con el objetivo de cooptar sectores antineoliberales y ampliar la base burocrática del Estado.

La Nueva Mayoría es entonces, como lo fue antes la Concertación, la coalición del Estado neoliberal que busca modernizarse, sanear los resquebrajamientos del sistema, mantener la gobernabilidad y contener la protesta social. Y la crisis de régimen es un espejo de la crisis de la Nueva Mayoría, pero también de la derecha tradicional agrupada hoy en Chile Vamos. Crisis de régimen y del duopolio Nueva Mayoría/Chile Vamos, quienes, junto a los grandes empresarios y las fuerzas armadas, constituyen el bloque histórico en el poder.

La diferencia entre la Nueva Mayoría y la oposición de derecha tradicional, no se puede definir en ningún caso entre izquierda y derecha, sino entre la derecha conservadora (Chile Vamos) y los liberales dispuestos a pequeñas reformas a cambio de mantener la gobernabilidad y sanear el modelo: no es reformismo sino transformismo. Esto se expresa también a nivel latinoamericano, donde el Estado de Chile, y sus consecutivos gobiernos, se han mostrado contrarios a los procesos de cambio y la integración regional alternativa al imperialismo norteamericano, y a favor de la Alianza del Pacifico y hoy al TTP, Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica.

Si la disyuntiva en los años 90 era entre un bloque antipinochetista frente a otro pinochetista, esto ha cambiado, desembocando en la existencia de dos proyectos neoliberales, uno conservador y otro modernizador. Por eso la crisis de régimen es, a la vez, crisis de proyecto.

Hoy, hay una inestabilidad de equilibrio político y de proyecto. El capitalismo neoliberal pone cada vez más límites a la democracia. Y la Nueva Mayoría no es, ni será, capaz de vertebrar un proyecto transformador y democrático.

Pero la sociedad chilena está mutando. Latinoamérica está cambiando, lo mismo el mundo, respecto a la hegemonía neoliberal. Y a eso se enfrenta la Nueva Mayoría, a la crisis de los pactos de la transición de la que fuera vanguardia y pivote del bloque político-empresarial en el poder.

El duopolio gobernante está en un momento de debilidad social, aunque con muchísimo poder burocrático e institucional. Si bien está cerca de una crisis orgánica, la coalición de gobierno y la oposición, tienen y mantienen el poder, hábiles operadores políticos y tecnócratas, dinero, clientes, experiencia de gobierno, recursos y maquinaria estatal.

Es cierto que hay desencanto con la modernización neoliberal y con ello, frente al duopolio, pero éste es un desencanto relativo, puesto que ideológicamente ha calado muchísimo el individualismo y el consumismo, el chovinismo y el militarismo, la segregación y el arribismo, es decir, los valores de la sociedad neoliberal existente.

2. EL ARCHIPIÉLAGO DE IZQUIERDAS

Es posible apreciar en la izquierda, en términos muy generales, tres bloques en construcción en un contexto de sustantiva dispersión y raquitismo. Por un lado, lo que podríamos llamar la nueva izquierda, que reúne o reunirá a la Izquierda Autónoma, Revolución Democrática, la UNE, Izquierda Libertaria, Ukamau, entre otras organizaciones y figuras como Cristian Cuevas y Rodrigo Mundaca; por otro lado, la izquierda de la cultura comunista, como el Movimiento Patriótico, Partido Igualdad, los Comités Comunistas, el PC-AP, entre otros; y por último, el bloque de la cultura mirista, como los Guachuneit, Izquierda Guevarista, Trabajadores al Poder, Juventud Rebelde y varios colectivos universitarios o territoriales.

Es cierto que la coyuntura electoral municipal ha puesto a algunas agrupaciones junto a otras, como Ukamau en el Pacto Pueblo Unido de Igualdad y el Movimiento Patriótico, y a otros los ha separado, como el PC-AP que no integra Pueblo Unido. Pero sin duda, pasando tal coyuntura, y muy probablemente reordenando el tablero de la izquierda en vista a las elecciones generales de 2017, esos tres bloques irán tomando contornos más definidos si sus actores colectivos no quieren seguir atomizados y en la marginalidad.

También es cierto que en el archipiélago de la izquierda chilena existen otras muchas organizaciones que se agrupan en torno a otras identidades políticas, como trotskistas y libertarias. Pero ante la perspectiva de un agravamiento del actual resquebrajamiento del modelo neoliberal hacia una crisis de régimen, serán los bloques de la nueva izquierda, la cultura comunista y la cultura mirista, los únicos que podrían plantear una alternativa política al conservadurismo del duopolio Nueva Mayoría/Chile Vamos y sus partidos satélites.

Otras agrupaciones más clásicas, como los Humanistas y los Ecologistas, muy probablemente optarán por el bloque de la nueva izquierda. Y el Partido Comunista, hoy parte de una coalición conservadora, se enfrentará a la decisión histórica de seguir alimentando el gatopardismo de la Nueva Mayoría y adjudicarse para sí la debacle socialdemócrata a cambio de poder institucional, o a decidirse por fin a tomar el riesgo de agudizar las contradicciones del sistema neoliberal.

Las diferencias entre los bloques de la nueva izquierda, la cultura comunista y la cultura mirista, son variadas, tanto ideológicas, de tácticas y estrategia, como generacionales, de clase e incluso de estratificación social. Por ejemplo, es indudable que la táctica electoral genera un precipicio entre la cultura mirista por un lado, y la nueva izquierda y la cultura comunista, por otro. Pero también la composición de clase de la nueva izquierda (especialmente de la Izquierda Autónoma y Revolución Democrática), genera un distanciamiento respecto a los otros dos bloques (más populares).

Éste último punto no es anecdótico ni extrapolítico. En Chile existe la referencia histórica del MAPU, una organización compuesta por militantes de las juventudes democratacristianas que fueron asumiendo el marxismo como ideología e integraron la Unidad Popular, haciendo un gran aporte bajo el liderazgo de Rodrigo Ambrosio. Pero tras la muerte del caudillo marxista, los debates de los líderes sucesores no hicieron sino hacer aparecer esa composición de clase burguesa que hizo del MAPU, en los años posteriores, el principal impulsor de la renovación socialista hacia el liberalismo y sus antiguos dirigentes se trocaron en insignes empresarios o lobbistas.

No estoy diciendo que esto vaya a pasar con la nueva izquierda o que la nueva izquierda no pueda precaverse de esto si comenzara a suceder una vez acceda a puestos de poder estatal (cuestión que ya está logrando), sino que los resquemores políticos en base a una constitución de clase e incluso de estratificación social no son gratuitos, y precisamente lo propio de la política de izquierda es propiciar la conducción por parte de los sectores populares y trabajadores.

Este asunto planteará una encrucijada al bloque de la cultura comunista, especialmente al Partido Igualdad y el Movimiento Patriótico, que ante el crecimiento de la nueva izquierda, que el próximo año sumará a organizaciones que hoy se encuentran en el Pacto Pueblo Unido, tendrá que decidir llevar una candidatura presidencial propia y listas propias de congresistas, estableciendo con ello un límite respecto a quiénes son sus aliados en la izquierda, o incorporarse a una coalición amplia de izquierda para hacer frente al duopolio conservador. Para esto último, será necesario que tanto la nueva izquierda como las organizaciones de la cultura comunista sean capaces de resolver no sólo temas tácticos o estratégicos, sino de sus lógicas de construcción, actitudes, afectos y pasiones, prejuicios, soberbias, discriminación y petulancias.

Respecto a la estrategia, la nueva izquierda y las organizaciones de la cultura comunista apuestan por una ruptura democrática respecto a los partidos del orden neoliberal, combinando la movilización social con la lucha electoral, mientras que las organizaciones de la cultura mirista apuestan por la acumulación de fuerza y construcción de militancia. En este punto se plantea la gran diferencia, políticamente esencial, entre la nueva izquierda y la cultura comunista, por un lado, respecto a la cultura mirista, por otro: la cuestión del proyecto.

Estrategia y proyecto aquí son indisolubles. Si bien varían las estrategias entre uno de los bloques respecto a los otros dos, en términos de proyecto pareciera que no hay diferencia: la construcción de un horizonte anticapitalista. La cuestión entonces es, ¿qué clase de anticapitalismo? La nueva izquierda y el bloque comunista se plantean un anticapitalismo que combine la lucha institucional con la movilización social, al interior mismo del Estado capitalista, sus instituciones, sus derechos, su propia política, sin desmedro de plantearse a la vez la transformación de esas instituciones y el desarrollo de la autonomía y el poder popular. El bloque mirista, por el contrario, en su estrategia de acumulación de fuerza y construcción de militancia no aspiran sino al proyecto político histórico del mirismo: la construcción de una organización marxista-leninista y de un poder paralelo al Estado capitalista.

Ahora bien; es cierto que todo proceso de cambio requiere de varios núcleos militantes que incorporen elementos leninistas, además del desarrollo de espacios de autonomía y poder popular. A lo que se suma el hecho de que precisamente lo que ha faltado en los procesos de cambios antineoliberales (no sólo en América Latina sino también en Grecia y España), son sectores revolucionarios que profundicen la voluntad anticapitalista y no permitan el retroceso al progresismo. Pero considerar que el “poder dual o alternativo” al Estado burgués es el proyecto revolucionario en el actual periodo histórico caracterizado por nuevas instituciones, nuevas identidades y subjetividades, necesidades y deseos, es confundir los sueños con la realidad.

Hoy por hoy, la nueva izquierda se plantea con mayores perspectivas para crear una alternativa al duopolio, no sólo por contar con dos diputados, sino porque, por su constitución de clase, poseen recursos de movilización más legitimados y visibles (para bien o para mal en una sociedad neoliberal), que los recursos tradicionales de movilización de los bloques comunistas y miristas. El principal de esos recursos es el comunicacional, especialmente el de los medios de comunicación: radio, televisión, youtube y redes sociales. A lo que se suma la capacidad de generar recursos económicos, teóricos y de infraestructura, a partir de fundaciones y centros de pensamiento… Los dos principales desafíos de la nueva izquierda consistirán en no priorizar la vía electoral ante la movilización social y no ceder a pactar ante la perspectiva de un reacomodo del bloque en el poder, sino saber agudizar las contradicciones y plantear una alternativa antineoliberal.

Respecto al bloque de la cultura comunista, se encuentran allí elementos de la memoria histórica que las nuevas generaciones no pueden desechar, especialmente en torno a los Derechos Humanos, la gesta de la Unidad Popular, la experiencia del FPMR, el latinoamericanismo y la experiencia internacionalista. Se encuentra ahí, en el Partido Igualdad y en el rodriguismo, los elementos esenciales de la cultura comunista que el Partido Comunista de Chile está hoy echando por la borda.

Por parte de las organizaciones de la cultura mirista, su valor ha consistido en mantener una militancia revolucionaria anticapitalista, prodigada en el trabajo de base (principalmente universitario o territorial) y con una perspectiva ideológica amplia que de a poco ha integrado al anticapitalismo, elementos antipatriarcales, socioambientales y anticolonialistas. Pero su debilidad consiste en que su estrategia política (basada en la acumulación de fuerza y construcción de militancia, el desarrollo del poder popular y la creación de un poder dual) encuentra en la “formación económico-social” chilena, en las transformaciones productivas, las nuevas identidades y subjetividades, valores, pasiones y necesidades, un complejo de realidad históricamente determinada que vuelve infructuoso su proyecto, poniendo enormes límites a su capacidad de acumulación de fuerzas.

En los intersticios de estos tres bloques, de la nueva izquierda, la cultura comunista y la cultura mirista, se encuentra en germen y potencia, un cuarto bloque aun inexistente que debiera ser capaz de incorporar los recursos de movilización y habilidades de la nueva izquierda pero con una constitución de clase popular y trabajadora, la memoria histórica y el latinoamericanismo de la cultura comunista, y el compromiso revolucionario y anticapitalista de la cultura mirista.

Está en el horizonte de este cuarto bloque de izquierda el desarrollo del poder popular y al mismo tiempo la conquista de la autonomía relativa del Estado; la acumulación de fuerza pero no como una tarea externa a la espera de la crisis capitalista sino como un proceso de democratización y empoderamiento de los sectores populares; construcción de militancia que recoja elementos leninistas, pero también guevaristas y libertarios, es decir, antiburocráticos; un compromiso latinoamericanista esencial y no testimonial; la capacidad de creación de liderazgos orgánicos, individuales y colectivos, y el uso de las nuevas tecnologías, especialmente comunicacionales; y fundamentalmente la capacidad de impulsar un movimiento masivo de protesta y trabajo de base.

3. LA ALTERNATIVA AL NEOLIBERALISMO: LO NACIONAL-POPULAR

La tarea del periodo no se puede plantear en términos tácticos (ganar elecciones, protesta social, acumulación de fuerza), generando confusión respecto a lo estratégico y derivando en maniqueísmos tales como electoralismo/antielectoralismo, reformistas/revolucionarios, izquierda política/izquierda social. El desafío consiste en saber cómo los sectores populares y las organizaciones de izquierda dejan de ser subalternas. Y para dejar de ser subalternos se requiere hacer propuestas y generar alternativas que hagan sentido y movilicen a las y los trabajadores, pero también al pueblo en general, a los pueblos…

Debemos problematizarnos como izquierda, entender los límites de los proyectos tradicionales como el marxismo-leninismo, el poder paralelo, el electoralismo y la socialdemocracia. Es cierto que el poder de la izquierda reside en la capacidad de autoorganización, de los movimientos sociales y las luchas populares, pero de ahí a esperar la crisis general del capitalismo para que la acumulación y correlación de fuerzas pueda expresarse favorable a los sectores transformadores, es enceguecimiento e inmovilismo.

Es cierto que definir qué es la izquierda significa también evidenciar la crisis de la socialdemocracia y su transformación en liberalismo, donde sus representantes son el Partido Socialista, el PPD y todos esos seudosocialistas que son en verdad neoliberales y proimperialistas.

Pero el límite o inexpresividad del eje izquierda-derecha se está pronunciando en Chile. Hoy, los ejes o límites deben orientarse al pueblo trabajador, al ciudadano, a la mayoría social, contra la elite política, el duopolio, las castas corruptas.

Hoy tenemos una izquierda no relevante en términos ni de votos ni de poder, incómoda con un discurso nacional-popular y soberano. Una izquierda peleándose con el Partido Comunista o la Nueva Mayoría para decir que ellos no son la izquierda, en vez de construir una mayoría política y social.

Lo que las personas quieren es salir del malestar social producido por el exceso de tiempo de trabajo y la mala calidad de los contratos, el endeudamiento, la degradación y el descontento. Las personas buscan protección en la salud, la educación, la previsión social, el transporte, la vivienda, seguridad no sólo publica sino en lo concerniente al futuro, defensa del medioambiente, redistribución de la riqueza y el excedente, la reivindicación de los derechos sociales y la soberanía comunitaria en el caso del regionalismo y las luchas socioambientales, y el reconocimiento constitucional y la autonomía política en el caso de los pueblos indígenas.

Se requiere entonces la construcción de un movimiento que, con poder desde abajo, sea  capaz de generar espacios de poder institucional, centros de pensamientos y medios de comunicación. A la vez que sea capaz de tomar por las manos la política y la lucha por la hegemonía cultural. Las marchas No + AFP, los movimientos estudiantiles, movimientos regionalistas y territoriales asamblearios, movimientos socioambientales, gremios de trabajadores y organizaciones mapuche, tienen ese horizonte.

El pueblo no quiere una izquierda dogmática y nostálgica que cree que los cambios sociales se realizan a partir de una lenta acumulación de fuerza social que generaría un nuevo espacio político; una izquierda que rechaza los liderazgos y las pasiones, cuando los liderazgos y las pasiones hoy movilizan mucho más que una pequeña organización marxista-leninista universitaria o territorial; no quiere el pueblo una izquierda que siga planteando el antagonismo derecha-izquierda y que no puede enfrentarse a la “izquierda socialdemócrata” (en verdad centro-liberal) de la Nueva Mayoría en términos de poder. Para la gente, la izquierda sigue siendo el Partido Comunista, todo lo demás, salvo en las universidades o las jóvenes generaciones, es casi inexistente.

A esto se agrega el hecho innegable que las personas tampoco están dispuestas a dejar de vivir una forma de vida individualista o consumista, por muy endeudadas o apesadumbradas que estén. Sin embargo, sí hay una mayor exigencia al grado de democracia existente, un reclamo por más derechos sociales y transparencia financiera. Por eso la tarea es la construcción de un pueblo trabajador y ciudadano frente a la elite; construir la frontera acerca de quién es el pueblo y quiénes son el exterior, enemigo del pueblo, de la democracia y el bienestar de las mayorías. Y para eso se requiere de una ruptura democrática y la necesidad de una alternativa de los de abajo.

Ahora bien, sin un movimiento masivo de protesta y sin el desarrollo del poder popular, no se cambiará nada. De ahí, por un lado, la importancia de 2011, las marchas por No + AFP, las movilizaciones territoriales socioambientales, las huelgas de trabajadores, la construcción de base y las experiencias comunitarias, la edificación de una identidad política indígena; y de ahí también el fraude y la trampa de un programa de gobierno como el de la Nueva Mayoría, hecho para sanear los ámbitos gangrenados del neoliberalismo y un “proceso constituyente” hecho para mantener la gobernabilidad.

La soberanía en Chile es una ficción y la democracia existente está en déficit. Quienes gobiernan son los poderes fácticos no elegidos por nadie (Luksic, Paulmann, Saieh, Matte, Angelini, Penta, SQM, Corpesca), y los poderes elegidos por los votos, en el congreso o en el gobierno, responden a los intereses de esos poderes fácticos, del gran empresariado nacional y transnacional y del imperialismo norteamericano. Las instituciones han sido secuestradas.

Y la única forma de recuperación de la democracia, la distribución de la riqueza social y del poder, para las grandes mayorías, pasará por una ruptura protagonizada por las y los estudiantes, las asambleas territoriales, regionales o socioambientales, los pueblos indígenas, las y los trabajadores.

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=216577

 

 

 

Desde España coincidimos en "la crisis de identidad de lo que algún día fue la izquierda revolucionaria que se manifiesta principalmente en su participación 'crítica' en la recuperación del sistema". E incluso, como Nuevo Encuentro con Martín Sabbatella a la cabeza, ha caído en la obsecuencia incondicional.

 

 

 

Izquierda y post-modernidad: ciudadanía, pobreza y emprendedores

23 de septiembre de 2016

Por Mauricio Castro 

La crisis de identidad de lo que algún día fue la izquierda revolucionaria se manifiesta principalmente en su participación “crítica” en la recuperación del sistema.

Puede parecer un dramatismo excesivo, pero son muchas las evidencias de que vivimos tiempos de disolución de toda una civilización, la burguesa-capitalista. La cual, a lo largo de varios siglos, tuvo, como todas las civilizaciones históricas anteriores, su época de surgimiento y apogeo, y que en la actualidad vive una lenta, pero inexorable decadencia que atraviesa de manera cada vez más visible todos los poros de su existencia social.

La más conocida y patente de sus manifestaciones es la crisis económica. Mucho se esfuerza la ideología aún dominante en explicarnos que se trata de una crisis episódica, incluso subjetiva o de “estado de ánimo”. Ese era el mensaje –os acordais?– de aquella campaña de 2010 en el Estado español: “Esto lo arreglamos entre todos”.
Financiada por 18 de las mayores grandes empresas españolas y a través de una serie de caras amables del mundo del espectáculo, su objetivo declarado era “contagiar confianza y fomentar las actitudes positivas” como mejor vía para dejar atrás la crisis.

 

A pesar de la fuerte financiación de Telefónica, Repsol, BBVA y El Corte Inglés, entre otras, la propaganda ideológica tiene sus límites. Aquella campaña ayudó a difundir el “ciudadanismo” y a amortiguar las luchas de clases, lo que no es poco, pero se quedó lejos de su falso objetivo inicial: dejar atrás una crisis que, como ya era evidente entonces, no respondía a ningún problema de confianza o autoestima, sino a los límites históricos del propio sistema, que continúan ahí, ante nuestros ojos.

Sin embargo, me gustaría en esta ocasión abordar otra manifestación bastante ilustrativa de la disolución a que aludía más arriba. Me refiero a como la propia izquierda participa de la decadente concepción de vida burguesa, de manera inevitable hasta que consiga ver primero, planificar después y aplicar por fin, un programa alternativo de superación de esta decadente civilización.

La crisis de identidad de lo que algún día fue la izquierda revolucionaria, derrotada en sus diversas tentativas de superación del sistema capitalista, después de tumultuosos y contradictorios avances y retrocesos, se manifiesta principalmente en su participación “crítica” en la recuperación del sistema. El tema es suficientemente complicado para no intentar despacharlo aquí en un pequeño artículo como éste, pero sí me gustaría referirme a algunos ejemplos de como el lenguaje expresa la lamentable integración de nuestra izquierda en la cosmovisión burguesa.

 

Desarmada de cualquier herramienta teórica transformadora, las posiciones y referencias de la izquierda posmoderna contrastan fuertemente con cualquier afirmación de ruptura revolucionaria con el sistema, lo que se ve inmediatamente en sus categorías programáticas.

 

Vamos a comentar tres que consideramos bastante significativas.

La primera renuncia destacable es la adopción de la “ciudadanía” como sujeto y referente político  permanente del cambio que esa izquierda defiende. El significado profundo de tan superficial etiqueta va mucho más allá de la renuncia al uso de categorías científicas cómo “proletariado”, “clase trabajadora” o su antagonista, “burguesia”. En realidad, el conjuro se dirige a la esencia misma de la noción de “clase social”, que en la versión de la izquierda de nuestros tristes días se quedó reducida a vestigio arqueológico.

 

Lo que puede parecer un puro bizantinismo terminológico se convierte en puerta abierta a la ideología liberal que, en nombre del individualismo metodológico, pretende convertir la sociedad en una colección de personas en busca de la satisfacción particular de deseos, base explicativa de la teoría económica actual.

Desaparecen así del tablero de juego, de un plumazo, dos categorías imprescindibles para una comprensión cabal del funcionamiento de cualquier sociedad de clases: la de “antagonismo” y la de “totalidad”. Dejan de tener ningún sentido tanto la lucha colectiva con criterio de clase como la visión de la sociedad como complejo integrado de determinaciones e intereses materiales conectados al propio papel de cada grupo en la reproducción social. La renuncia a la comprensión global hace imposible una abordaje político integral, que es sustituido por los parches y medidas parciales de los gobiernos “para todos”, con simpáticos programas de reformas que nada sustancial resuelven.

 

Quede claro que la reivindicación de la “ciudadanía” tuvo pleno sentido en el capitalismo ascendente, conectado al surgimiento de una nueva sociedad marcada por la contradicción central entre quien compra y quien vende la fuerza de trabajo en el mercado capitalista. Sin embargo, una vez universalizada así la contradicción motor de la nueva reprodución social burguesa, carece de cualquier significado resucitar semejante etiqueta, a no ser que continuemos pensando que un sector significativo de la sociedad gallega vive en un sistema de tipo servil o feudal.
Tengamos en cuenta que, de hecho, el término “ciudadano/ciudadana” incluye hoy en Galiza a cualquier indíviduo de cualquier clase social que compra o vende fuerza de trabajo: tanto el dueño de Inditex como la última de sus obreras ejercen de ese modo su ciudadanía. Todas ellas son, por lo tanto, ciudadanas o ciudadanos.

 

Otra referencia anestésica que está teniendo un gran éxito los tiempos posmodernos que vivimos es la de “pobreza”.
Nuevamente, no se trata de negar la existencia de la pobreza, ni mucho menos de ocultar su significativa y creciente dimensión. El problema en este caso es que la exhibición del efecto oculta por completo la causa y, en esa medida, retira del foco aquello que debe realmente ser combatido: la “explotación”.

 

Invito a quién me lee a notar la gran frecuencia con que todo tipo de partido, ONG católica, campaña institucional y colectivo social reconocen y denuncian la “pobreza” y, en simultáneo, la casi absoluta desaparición de referencias a su causa, que no es otra que la “explotación” y la desigualdad creciente que aquella genera. El motivo de esa desaparición parece evidente: la “explotación” es el núcleo duro del capital.
Cuestionarla significa cuestionar radicalmente la propia reproducción del sistema, lo que ninguna izquierda “realista” está dispuesta a hacer en el día de hoy. En lugar de eso, se queda en el asistencialismo y en la distribución de la renta, sin mayores pretensiones.

 

La tercera de las categorías posmodernas que comentamos proviene directamente del campo de la ideología liberal dominante.Se trata de la figura del “emprendedor” como parte del programa de salida de la crisis propuesta por el conjunto de fuerzas políticas de todo el espectro parlamentario, incluidas las de la izquierda.

En este caso, la noción remite, por una parte, al espíritu del “american way of life”, situando la iniciativa particular y el autoempleo como mejor alternativa en tiempos de crisis, sin esperar que ni el Estado ni nadie te solucione “tus” problemas; y por otra parte, a la defensa de los pequeños capitales, de la pequeña empresa, como alternativa a la hegemonía incontestable del gran capital.

 

Frente a ambos mitos, no debería ser necesario insistir en la doble falacia: la de la salida individual mediante la conversión de cada trabajador/a en autónomo o pequeño empresario; y la de la supuesta alternativa progresiva del pequeño capital frente al grande.

Por una parte, la propia dinámica del capital promueve que la pequeña empresa y el trabajador autónomo colaboren abaratando el coste de producción mediante la autoexplotación o la presión sobre los salarios de su personal, generalmente bastante inferiores en las pequeñas empresas que en las grandes, por el más pequeño margen objetivo para la extracción de plusvalía.

 

Por otra parte, el propio desarrollo histórico del capitalismo implica desde su nacimiento la imparable concentración y centralización del capital, haciendo impracticable el regreso a fases históricamente superadas, de librecambismo y pequeña escala productiva. Un programa de izquierda debería proponer que la socialización creciente de la actividad productiva sea coronada por la socialización de la propiedad, mediante una determinante intervención pública en la economía, y no la intervención en defensa de unos capitalistas “buenos” contra otros “malos”.

La lista de conceptos, categorías y prácticas que delatan la integración de la izquierda política actual en el sistema que había combatido es muy amplia y muestra claramente la dimensión de una derrota histórica. Sin embargo, considero los tres ejemplos brevemente comentados significativos de nuestra incapacidad colectiva para hacer frente en serio a la crisis estructural del sistema de la única manera efectiva: con la imprescindible reconstrucción de una izquierda que, con todas las mediaciones y luchas parciales que sean necesarias, apunte hacia la superación histórica del capital, un modo de producción agonizante que debe ser definitivamente relegado.

Ferrol, GALIZA, septiembre de 2016

Texto completo en: http://www.lahaine.org/izquierda-y-post-modernidad-ciudadania

 

 

Desde el yo de cada cual y de una creciente mayoría de nosotros, los de abajo y a la izquierda, apuntemos:

 

 

Hacia una nueva cultura política
10 de enero de 2014

Por Nicolás Fava (Rebelión)

Construir una nueva cultura política requiere de algunos esfuerzos. No vamos a corregir los efectos del neoliberalismo, el nuevo capitalismo “serio”, y la corrupción estructural en la clase política tan sólo con palabras y promesas, decretos o referéndums, creando y gestionando centros culturales, pintando paredes, organizando charlas-debate, brindando apoyo escolar u ofreciendo propuestas que funcionen como parches del sistema en el que vivimos. Tampoco vamos a cambiar la historia por el simple hecho de dejar de votar al gobierno de turno y elegir enrolarnos en el principal aglomerado opositor. Esta práctica en la que muchas veces cae la gran masa del electorado (y hasta grandes cuadros políticos) al recurrir a lo que se denomina el “voto útil” (que de útil tiene poco), o “voto castigo” (que nos castiga más a nosotros mismos), subyuga a nuestro país a una vida política pendular que nos distrae de los verdaderos cambios que hace falta realizar. Ese péndulo nos hipnotiza creando falsos binomios para que nunca se resuelvan las contradicciones fundamentales de nuestra sociedad como, por ejemplo, la “lucha de clases”, una idea todavía demasiado vigente para entender el mundo en que vivimos.

En primera instancia, debemos por supuesto dejar de embobarnos en la observación de péndulos y caracterizar profundamente el momento histórico-político que vive nuestra sociedad, particularmente la clase obrera como eje troncal de todo movimiento de liberación, pero incorporando al mismo tiempo la militancia y la representación de nuevos sujetos sociales y colectivos políticos que han surgido en los últimos años. Con perspectiva internacional de vocación internacionalista y con elementos conceptuales concretos que sirvan para la intervención local. Implica entre otras cosas rehuir a todo posibilismo y plantear claramente la necesidad de una Revolución. Desbaratar todos los mecanismos de dominación y desarrollar una fuerte crítica del poder, sin perder de vista que el enemigo central es el gran poder concentrado, y teniendo presente la necesidad de empoderar al pueblo y a cada ciudadano para su propia emancipación. Es decir, sin renunciar a la toma del poder, pero sin alucinar que llegar al gobierno es sinónimo de tomar el poder.

Es necesario eludir todo dogmatismo paralizante y todo sectarismo, para abrir el juego a todo el campo popular y pasar de un discurso “contra-hegemónico” a la realización de una hegemonía popular, para la construcción de un estado y un humano nuevo en una sociedad diferente. Y tener presente que la revolución es una tarea de realización continua e inacabada, que no tiene fecha de cumpleaños, sino referencias históricas en la luchas de los pueblos de todo el mundo, y que tiene el deber de nacer cada día, al calor de la autocrítica y la revisión constante sobre sus propios pasos, en la misma marcha, sin jamás caer en asambleísmos inoperantes que, en el afán de democratizar nuestras acciones, atenten con detener el curso de nuestros sueños. Fundamentalmente hay que tener en claro, que en el mundo actual, hablar de revoluciones no es hablar de hitos que se concretan con el degollamiento de un fulano o con el asalto de una casa de gobierno, sino que significa un proceso socio-cultural que debe tener como protagonistas a las grandes mayorías que en su avance respeten ferozmente a cada minoría, y los derechos fundamentales de cada ser humano, para poner al nuevo estado al servicio de cada ciudadano y no al revés. Respetando el ámbito de libertad necesaria para que la prosperidad de las mayorías y los excluidos no deba nunca significar una guerra civil contra los que pierden privilegios económicos, o una persecución política contra los que piensan diferente.

Instalar el socialismo del siglo XXI no como una meta que una vez alcanzada sólo hay que defender, sino como un horizonte que, como en el texto de Galeano, se aleja a cada paso que damos para ayudarnos a caminar. Sólo en esta concepción perfeccionista y superadora es que podremos decir una y otra vez: “Hasta la Victoria, siempre”. Porque si la Victoria para nosotros es un hecho que queda a nuestras espaldas, inmortalizado en algún hito, territorializado en alguna meca, o solidificado en alguna estatua, o alguna referencia insuperable, entonces, ese día, habremos colgado la camiseta de revolucionarios y nos habremos hecho conservadores.

“Una sociedad diferente no puede ser construida por personas indiferentes”, así que el primer paso debería consistir en generar conciencia política en la sociedad, rompiendo con el paradigma político-electoral imperante e impregnando el discurso público de sinceridad, rebeldía, y profundidad. Apartándonos del desprecio de las masas que se encuentra tanto en el cinismo burgués como en el vanguardismo revolucionario. Descartando el doble discurso, las prácticas clientelares, y la subordinación a todo poder económico como premisas fundamentales. Es decir, básicamente, considerando a las personas como seres humanos y no simplemente como votos o cuadros susceptibles de cooptación. Más que un doble discurso, en reconocimiento de la dignidad y las condiciones subjetivas de cada persona (pues nadie puede ostentar la verdad revelada ni proponerse como modelo de ser humano), la militancia revolucionaria de nuestro tiempo requiere el desarrollo de un discurso claro y preciso, pero articulable de múltiples maneras, con el poder de interpelar a todos los sectores de la sociedad, y a cada individuo en particular. Conciliando la contradictoria y a veces hasta esquizofrénica tarea de lograr apoyo electoral y convocar militantes. Dos formas de la militancia que en la sociedad fuertemente despolitizada y atravesada por la ideología capitalista en que vivimos se presentan casi como expresiones opuestas y que debemos sintetizar para lograr que cada ciudadano profundice su conciencia política al punto de convertirse en un compañero creador y propulsor de la lucha emancipadora mientras que cada cuadro político, por más formado que esté, tenga la capacidad de “ascender” a las clases populares, en el contacto fluido y constante con el pueblo.

 

Ideología dominante, medios de comunicación y democracia

Los negocios y su ideología han “copado” el terreno del discurso público (basta mirar las grandes campañas electorales regidas por la ley de la oferta y la demanda, respondiendo a encuestas, sondeos de opinión y “focus groups” antes que a ideas, doctrinas o convicciones. Tienen más de publicidad (generar necesidad y provocar la compra) que de propaganda (crear conciencia y motivar la acción). Los consultores políticos han sido elevados a la categoría de “gurúes” y su profesionalidad se mide directamente por los resultados electorales. Pero no sólo los aparatos políticos han adoptado estas formas (que son formas y revelan contenidos a la vez, -o la ausencia de los mismos-) sino que todos nosotros hemos internalizado esta manera de pensar y he ahí el triunfo de esta ideología.

 

Una ideología se vuelve hegemónica cuando sus premisas pasan a ser parte de lo que se denomina el sentido común. Muchas concepciones derivadas de la primacía del mercado sobre la política (y por lo tanto de las empresas sobre los gobiernos y de los dólares sobre los votos) se han naturalizado en el mundo de la política como si siempre hubieran estado allí y no pudiera ser de otra manera. Por ejemplo, cuando hablamos de “marketing político”, cuando decimos que un candidato “vende bien su propuesta”, o siempre que la masividad prima sobre la calidad o la profundidad y los políticos se ven más tentados a ocupar espacios en el “prime time” de la televisión que a participar en asambleas populares o a tener contacto directo con la ciudadanía, mientras que a ninguno de nosotros nos sorprende demasiado que actúen de esa manera, y “comprendemos” y hasta “justificamos” el hecho de que se nos trate como objetos de cooptación.

Muchas veces, y los medios de comunicación tienen gran responsabilidad en ello (pues se encargan de reproducir y legitimar estas formas de vaciamiento del discurso público), somos nosotros mismos los que medimos la capacidad de un dirigente o evaluamos su idoneidad conforme sus prácticas se ajusten o no al “paradigma televisivo”: hablar poco, vestirse “bien”, ser suficientemente histriónico/a, tener un lenguaje “positivo”, ser “conocido”, etc. Son los operadores mediáticos (conductores de programas de TV, “analistas políticos”) los que a través de la legitimidad previa y la cercanía con el público y la confiabilidad que produce tener presencia constante en los medios masivos de comunicación, legitiman, deslegitiman, desoyen o atacan grupalmente a determinados grupos políticos, determinados hechos, determinadas manifestaciones populares, etc. Nos olvidamos a veces que esos personajes no son parientes nuestros que nos vienen a contar todo lo que saben por lo mucho que nos quieren, sino que son profesionales del mundo de la comunicación y la información que trabajan para determinados grupos económicos, pertenecen a determinada clase social, y tienen determinada ideología.

Los medios de comunicación, y especialmente la televisión, funcionan como una gran pasarela en la que grupos concentrados de poder (económico o político) hacen desfilar a los personeros públicos con el discurso que mejor se acomode a sus necesidades (económicas, o políticas); pero rara vez (qué digo, ¡nunca!) funcionan como divulgadores o generadores de pensamiento crítico, salvo tal vez contadísimas y marginales excepciones como las de la comunicación popular, alternativa y autogestionada.

Es así como, una vez posicionados, los mercaderes del discurso público (comunicadores sociales y representantes políticos) reducen al pueblo a la categoría de meros consumidores. Los políticos particularmente diluyen toda la conexión que existe entre el hecho de haber sido votados y las demandas sociales e invierten el supuesto “mandato popular”, que se convierte de ahí en más en un contrato por el cual el pueblo cede su derecho a elegir libremente y se somete a seguir a determinada persona para recibir algo a cambio: el reconocimiento de un derecho, la gestión de un trámite, algún beneficio, estabilidad económica, seguridad jurídica.

 

Aunque el clientelismo generalmente (y discriminatoriamente) aparece asociado a los sectores populares, atraviesa toda la sociedad. Así como las personas empobrecidas posiblemente acompañen la propuesta de un puntero ante la promesa de satisfacción inmediata de necesidades básicas, la clase media dentro de la cual encontramos al famoso medio pelo argentino que caracterizaba Jauretche, se subordina por cargos públicos (muchas veces con contratos basura), y los ricos hacen lo que tengan que hacer por un negocio con el estado a través de sus grandes empresas.

 

Cabe preguntarse: ¿Quién es libre en una democracia así? ¿Qué es una democracia sin libertad? ¿Estamos eligiendo políticas sustancialmente distintas cada vez que elegimos, o sólo optando entre diferencias superficiales? Como diría Eduardo Galeano, más bien parece que fuéramos como gallinas a las que se les otorga el privilegio de elegir la salsa con la que quisieran ser devoradas.

Sin embargo se nos ofrece, como una amplia paleta de colores, una lista interminable de partidos y candidatos, que las más de las veces representan al mismo sector social, quieren exactamente lo mismo, y están dispuestos a hacer las mismas cosas para conseguirlo. Partidos burgueses maquillados de distinta forma con fuertes compromisos con la oligarquía nacional y transnacional que subordinan las necesidades populares a su vocación de poder, cual reyes medievales que ven en su misma supremacía y felicidad (y la de su clase social) el bienestar de sus súbditos y la grandeza de su nación.

 

El ser humano como animal político

Yo le voy a citar pedantemente a Aristóteles, porque es un lugar común. Aristóteles dice: "el hombre es un animal político", y si usted le saca la política, ¿qué queda? - David Viñas

Esta praxis política que referíamos tiene tanta inercia que no se puede parar solamente con discursos ni con notas de opinión: se necesitan hechos. Hechos contundentes que conmuevan a los ciudadanos descreídos del valor de la política como herramienta de construcción de bien común y los movilicen a participar, a tomar partido por cada asunto público, a definirse en cada problema político conforme a su propia idea de bien común y a dejar de optar (como hacemos comúnmente cada uno de nosotros) por su propio bienestar.

 

Como propone John Holloway, necesitamos producir “eventos” que “agrieten” el capitalismo y se conviertan en rendijas en la historia por donde se filtre algo de luz que vaya aclarando el camino hacia un mundo mejor, más justo y más libre. Hay un camino para alumbrar, como decía Germán Abdala. Para eso necesitamos comenzar a pensar por fuera de esta lógica social de la política como negociación colectiva del bienestar personal en la que estamos imbuidos y atrevernos a pensar en la actividad política como compromiso personal en los asuntos públicos. Compromiso con los demás, claro, ¿con quién va a ser si no? Una idea sólo se evidencia como una convicción cuando requiere de nosotros algún sacrificio. Nadie se beneficia a sí mismo por cuestión de principios.

A veces encubrimos todo tipo de pereza, de mezquindad y de cobardía tras la fachada de alguna especie de convicción o inteligencia. “Si no aprovecho yo, va a aprovechar otro”, se puede escuchar decir a algún vecino que sacando una ventaja indebida, y jactándose de identificar la deshonestidad ajena como quien descubre la pólvora, trata de justificar su comportamiento en esta idea de la corrupción generalizada que nos exculpa a todos. Proyectamos en los demás nuestros mismos temores, nuestra misma flojera, nuestras mismas dudas e incapacidades y resolvemos actuar en contra de nuestros propios principios por una cuestión de “viveza”, anticipándonos a la posibilidad de ser embaucados por otros.

¿Es que esperamos que el sistema funcione perfectamente y que todos los demás sean unos santos para comportarnos sencillamente como consideramos que corresponde? ¿Es que esperamos que los principios sean llaves maestras que nos abran todas las puertas de la satisfacción? Si existen principios de ese tipo que alguien me avise porque sería ideal una tabla de valores que garantice la conveniencia personal siempre. Aunque estimo que sería imposible sin cagarse un poco en los demás. Los principios son más parecidos a palos en la rueda que a llaves maestras. Más parecidos a escollos y “peros” y piedras en el zapato que a puentes, y sendas, y premios. Aunque bien pueden ser motores excepcionales y profesarse con alegría, todo principio político demanda un sacrificio personal, inmediato o eventual.

No se puede cambiar la política de la noche a la mañana, por más buena voluntad que tenga un gobernante o cualquier grupo de ciudadanos. Pero la inmensidad de la tarea no le quita responsabilidad a cada mujer y hombre. Y por eso cada uno de nosotros, individualmente u organizadamente en estructuras políticas o sociales deberíamos empezar dando algunos pasos en el camino hacia un nuevo paradigma político. Realizando algunos gestos, asumiendo algunos compromisos, contagiando las ganas, poniendo a trabajar nuestras esperanzas, y por supuesto, haciendo algunos sacrificios. Teniendo presente las tres recomendaciones de Antonio Gramsci:

Instrúyanse, porque necesitamos toda nuestra inteligencia. Conmuévanse, porque necesitamos todo nuestro entusiasmo. Organícense, porque necesitamos de toda nuestra fuerza.” (...)


Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=179274

 

 

 

Desde las organizaciones populares denunciando, explicando y buscando soluciones a los problemas fundamentales del mal desarrollo, del mal vivir en vigencia, atendamos porqué rebelarnos contra el capitalismo sea progresista sea neoliberal.

 

 

 

Manifiesto de la 39º Asamblea de RENACE
6 de octubre de 2016

 

Por Renace

 

 

Las zonas de sacrificio que aumentan día a día en nuestro territorio, en la forma de mineras, zonas contaminadas, suelos agotados o tierras saturadas de químicos, nos va convirtiendo en refugiados ambientales empobrecidos, aglutinados y aislados en ciudades colapsadas, insustentables, poluídas, fragmentadas y riesgosas, despejándose de habitantes amplias áreas del país que resultan utilizadas luego por corporaciones. En esos territorios hay historia, había cultura, había gente. Nos preguntamos dónde está la soberanía, dónde está la patria en este escenario trágico.

El ecologismo pugna por instalar una mirada y una acción crítica que interpele el crecimiento capitalista y sus procesos insustentables que han llevado a la civilización a la crisis, y que a la vez, de cuenta desde la ética, de las prácticas de desarrollo que aseguren la permanencia de la especie en el planeta, y de todas las demás especies, pues la pérdida de una sola de ellas, nos empobrece como humanidad.

DE LA CIENCIA Y LA TECNOLOGIA

RENACE cuestiona la política de Ciencia y Tecnología del gobierno, que continúa privilegiando las prácticas e investigaciones que producen deterioros ambientales y sociales, concentran el ingreso y generan dependencia tales como la megaminería hidrotóxica, los transgénicos o la generación nucleoeléctrica.

DE LA MINERÍA Y LAS POLÍTICAS EXTRACTIVAS

RENACE participa en las luchas de las comunidades que defienden sus ecosistemas y sus culturas contra la megaminería hidrotóxica y reclama que se modifique la Ley de Inversiones Mineras, que permite y avala la contaminación y el saqueo, como constatamos en Jáchal con los últimos derrames de la Barrick Gold.

Las comunidades siguen alertas y reactivas frente a las posturas políticas que anuncian la intensificación del extractivismo minero. Promovemos el restablecimiento de la legislación contra la megaminería hidrotóxica y defendemos las normas protectivas existentes.

ENERGÍA PARA QUÉ, PARA QUIÉNES Y PARA CUÁNTOS

La provisión de energía primaria a partir de fósiles como el petróleo, el carbón y el gas natural han desencadenado grandes problemas climáticos y desequilibrios debido a la emisión de gases que contaminan y se acumulan en la atmósfera. Existe una unívoca relación entre pobreza y consumo de energía en las sociedades humanas capitalistas, en donde el uso de energía está íntimamente ligado al nivel de industrialización de un país. Es necesario preguntarnos para qué y quiénes hacen ese uso descomunal de la energía. Las empresas transnacionales como parteras de celulosa o las que extraen oro y otros minerales valiosos necesitan que los gobiernos las provean de energía subsidiada para extraer oro suntuario para moneda o joyería, que dejan gigantescos pasivos ambientales, han hecho uso de agua en cantidades inimaginables y han sostenido conflictos sociales en las comunidades.

DE LA ENERGIA NUCLEAR

RENACE reitera su oposición a la energía nuclear. No hay buenas prácticas ni buenas técnicas que puedan evitar los atentados posibles, garantizar la prevención de los accidentes como los ya ocurridos, ni gestionar con seguridad los residuos y las plantas radiactivas al final de su vida útil, en todas las centrales existentes, las obsoletas y en las que se proponen construir.

Además del descomunal costo económico oculto de esta forma de generar energía, en cada etapa del ciclo nuclear, desde la minería del uranio hasta el reprocesamiento del combustible agotado, se producen desechos nucleares, muchos de los que serán letales por miles y miles de años, dejando un legado radioactivo a las generaciones futuras. ¿Cómo podemos, como especie, dejar ese legado a los que vendrán después de nosotros? ¿Qué derecho nos arrogamos para semejante cosa?

DEL SISTEMA AGROALIMENTARIO AGROECOLÓGICO, SOSTENIBLE Y SOLIDARIO

RENACE cuestiona la continuidad de la producción de comodities, en vez de promover la producción agroecológica, que articulada con la agricultura familiar permite recuperar la seguridad y la soberanía alimentaria, con mayor valor agregado en los territorios y mayores fuentes de trabajo

RENACE se opone a la continuidad del uso de los agroquímicos biocidas, clasificados y registrados en forma fraudulenta por el SENASA, ocultando la mayor parte de los riesgos y daños toxicológicos que generan y presentándolos menos tóxicos de lo que en realidad son. Señalamos la falta de estudios epidemiológicos en general, y en particular los referidos a los daños que producen estas sustancias.

RENACE manifiesta su preocupación ante los proyectos de ley sobre biocidas en legislaturas de provincias como la de Buenos Aires, que plantean un escenario regresivo de alto riesgo para la salud de las comunidades y los ecosistemas, ya que obvia toda la irrefutable evidencia científica que constata el riego para la salud y los ecosistemas de este modelo agrícola industrial transgénico con alta demanda de biocidas.

DE LOS MUNICIPIOS ECOLOGICOS

RENACE celebra las iniciativas de municipios ecológicos, y reclama la promoción de estos municipios donde se tienda a basura cero, a la agroecología y la agricultura familiar que permitan la recuperación de la seguridad y la soberanía alimentaria; el consumo de cercanía; el uso de energías renovables y su uso racional; transportes no contaminantes; espacios verdes y arbolado público vinculado al paisaje y al mejoramiento del hábitat.

DEL AGUA Y DEL AGUA POR GAS Y PETRÓLEO

El agua se está contaminando, agotando y privatizando. RENACE reclama la restitución de los 35 metros del camino de sirga y el acceso público a los cursos de agua. Exigimos análisis de aguas potables con detección de químicos utilizados en la agricultura industrial, en la minería, en el fracking y los productos veterinarios utilizados en Feedlot.

DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS

RENACE reivindica la autonomía de los pueblos originarios, la recuperación de su cultura y territorio. Seguimos en la lucha por la defensa del Territorio, las comunidades y los Bienes Comunes, hacia la búsqueda del Buen Vivir.

DE LA LEY DE SEMILLAS

Rechazamos un año más la propuesta de modificación de la Ley de Semillas que ha hecho pública el gobierno en el mes de setiembre y que limita el derecho básico a guardar semillas de los agricultores y fortalece un sistema policial para que el Estado garantice el cobro de regalías a las corporaciones.

Nos sumamos a la propuesta de la Multisectorial no a la ley Monsanto rechazando toda forma de derecho de propiedad intelectual sobre las semillas – ya sean estas patentes o derechos de obtentor- reivindicando a las semillas como un patrimonio de los pueblos al servicio de la humanidad y reclamando políticas públicas de protección y fomento de uso de semillas criollas en manos de campesinos y productores familiares.

DE LOS GLACIARES

RENACE se opone a cualquier emprendimiento minero que quiera hacer uso del suelo de los glaciares y del agua proveniente de ellos. Los glaciares son parte del ciclo del agua, y sus sistemas incluyen las zonas periglaciares y el permafrost. Son insostenibles el uso de millones de litros diarios de agua o los diques de colas mineros. Los derrames de dominio público son prueba de lo inestable del sistema industrial minero de aguas cianuradas.

Exigimos la real aplicación de la Ley de Glaciares y la ejecución del censo de glaciares en la cordillera argentina

DE LA FAUNA

RENACE acompaña la lucha contra el tráfico de fauna silvestre, y denuncia la depredación sin control de la fauna oceánica y continental.

La pérdidas de ecosistemas producen desplazamientos de especies hacia zonas urbanizadas generando situaciones como la cacería y matanza sistemática de pumas, habiéndose realizado muchas reuniones y pedidos, presentado miles de firmas pidiendo la derogación de las legislaciones desactualizadas y sin embargo, la matanza continúa. Es imperioso hacer estudios serios sobre el daño real que hace este felino a la ganadería, así como censos fidedignos del estado de las poblaciones y medidas integradas de control y planes de manejo que no impliquen necesariamente su matanza.

Denunciamos el uso de la red social facebook a través de la cual grupos organizados se asocian ilícitamente para vender y traficar animales de la fauna silvestre como así elementos de caza prohibidos.

Solicita a la Cámara de Diputados de la Nación se apruebe el proyecto de ley expte 3638-D-2011 que declara el 31 de octubre como Día de la Conservación de la Naturaleza Argentina.

Pedimos que se prohíba en todo el territorio argentino el uso de cartuchos de cacería con perdigones de plomo ya que los mismos contaminan tierra y agua provocando saturnismo en aves que luego son consumidas.

DE LAS TIERRAS PÚBLICAS URBANAS

Los movimientos vecinales ambientalistas siguen manteniendo duras luchas contra las administraciones de la Ciudad y de la Nación para la defensa de los espacios verdes públicos urbanos, para la preservación del paisaje y el respeto de los usos para los que fueron creados, para la conservación del patrimonio arquitectónico, paisajístico y artístico, en oposición a los proyectos y leyes que enajenan los espacios públicos, que los desnaturalizan para la explotación comercial privada.

En Buenos Aires, por ejemplo, se solicita la creación de un Sistema Metropolitano de Grandes Parques en base a tierras públicas nacionales y de la Ciudad.

RENACE denuncia que varios participantes de campañas, reclamos y luchas ecologistas han recibido amenazas, intimidaciones o demandas judiciales, habiendo en muchos casos sido víctimas de episodios de violencia.

DE LOS MEDANOS COSTEROS

RENACE se declara en contra de los emprendimientos inmobiliarios sobre los médanos costeros, el robo constante de arena y conchilla y la depredación del recurso ictícola. Además, exige la provisión de agua sana para las poblaciones

costeras.

HUMEDALES y LEY DE BOSQUES

RENACE celebra el dictamen favorable de las comisiones de Ambiente y Agricultura que permitirá tratar la Ley de Humedales en el recinto del Senado de la Nación. De este modo de podrá tenerse un inventario y herramientas para que cada provincia pueda avanzar en la preservación de los humedales que son reguladores hídricos y espacios de conservación.

Con esto repudiamos las presiones del lobby del agronegocio que necesita que no exista ninguna normativa, para continuar con su avance depredador.

RENACE rechaza la nueva ley que se está tratando en diputados cuyo fin es modificar la ley nacional de protección de bosques nativos 26.331 en un sentido regresivo que desprotege aquello que pretender preservar.

DE LA EDUCACION

RENACE ve con preocupación que la ecología se haya teorizado de tal modo en la educación pública, que hemos llegado a que los niños pasen al aire libre menos tiempo que los presidiarios. Entendemos que la naturaleza y sus redes interactivas son las que nos sostienen en el planeta como especie.

Aislar a los educandos del ambiente los desnaturaliza como seres humanos. 

Santa Fe, 2 de octubre 2016.

http://renace.net/?p=5986

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=217582