Qué Mundo

Marzo 2019


Con dictadura del 1% humano sobre todos los pueblos planetarios por democracias ocultando el capitalismo tras los buitres.

 

 

 

 

SITUACIÓN/ CRISIS CIVILIZATORIA / ALTERNATIVAS

 

 

 Situación

 

Hablamos del poder real en referencia a los grandes capitales pero: "El saqueo del patrimonio público y la especulación sobre la economía nacional tienen soporte en una red de poder, un entramado de relaciones en el que Estado y grandes empresas se confunden y se combinan gracias a acuerdos implícitos, puertas giratorias y comunión de intereses. Una estructura antidemocrática que difícilmente garantiza un horizonte económico estable y próspero para la mayoría".

 

La falta de democracia engrasa el expolio económico

La red bipartidista que ayuda a los fondos buitre

26 de enero de 2019

 

Por Andrés Villena

CTXT

 

Para el visionario economista Joseph Schumpeter, el capitalismo avanza gracias a la denominada ‘destrucción creativa’, es decir, a los emprendedores que, introduciendo innovaciones, acaban con las viejas formas de hacer e incorporan nuevos productos al mercado.

El problema de dicha destrucción es sobre quién caen los escombros: ¿qué ocurre cuando la economía avanza a costa de aprovechar las crisis y la debilidad estatal para obtener cuantiosas plusvalías a partir de bienes imprescindibles? La de los denominados fondos buitre es una historia de complejidad financiera, pero, sobre todo, es un relato sobre el poder y sobre cómo el expolio que ha sufrido España tiene mucho que ver con una estructura institucional escasamente democrática.

El estallido de la crisis mundial, hace ya más de diez años, acabó con las innovadoras ‘hipotecas subprime’, préstamos de difícil devolución empaquetados y enviados a todas partes del mundo por bancos de inversión que llegaron a apostar grandes cantidades de dinero a que dichos préstamos no se devolverían nunca.

Esta orgía delictiva nunca se detuvo, únicamente cambió de escenario: la podredumbre del cadáver de Lehman Brothers condujo al rescate y a la sumisa recapitalización de algunos de los bancos que habían incurrido en las peores prácticas. Salvado del castigo, el espíritu ‘creativo-destructor’ encontró en la necrosis del resto de los sectores de las economías nacionales nuevos focos de ‘plusvalía’: los buitres habían detectado la carroña.

LA PODREDUMBRE DEL CADÁVER DE LEHMAN BROTHERS CONDUJO AL RESCATE Y A LA SUMISA RECAPITALIZACIÓN DE ALGUNOS DE LOS BANCOS QUE HABÍAN INCURRIDO EN LAS PEORES PRÁCTICAS

Participados por un amplio abanico de inversores institucionales, particulares, bancos y otras entidades, grandes fondos de inversión, provenientes en su mayoría de Wall Street, han adquirido todo tipo de activos a precios de ocasión para una venta con una enorme plusvalía. Están de moda, hasta tal punto que medios como el Financial Times consideran que han llegado a sustituir buena parte de las funciones de una banca todavía con achaques; además, los bajos tipos de interés actuales han hecho del inmobiliario un objetivo casi irrenunciable, de nuevo.

Pero para dar el verdadero pelotazo, estos fondos necesitan una serie de condiciones: en primer lugar, un contexto crítico que rebaje los precios de los activos a adquirir; en segundo lugar, unas instituciones que, bajo presión financiera, tengan ‘empatía’ con los inversores; en tercer lugar, los cambios legislativos que permitan que estas adquisiciones relámpago para una venta lucrativa no sean sólo legales sino fiscalmente óptimas. España iba a ser el escenario perfecto para esta ‘doctrina del shock’.

Rajoy: el gobierno ‘de los mejores’

En enero de 2012, la derecha aunaba la mayoría absoluta en el Congreso y en el Senado, con el poder en casi todas las capitales importantes y las comunidades autónomas. El Partido Popular no tenía oposición, salvo un conjunto de protestatarios en las calles a los que había comenzado a reprimir y multar.

En abril de aquel año, la patronal Círculo de Empresarios homenajeó en Madrid a su presidente cesante, Claudio Boada Pallarés. Boada recordó en aquel evento a su padre, Claudio Boada Villalonga. Presidente franquista del Instituto Nacional de Industria (INI) y primer ejecutivo de Ford en España, Boada había pasado de la dictadura autárquica a la democracia, protagonizando una exitosa carrera de saneamiento y reducción de costes empresariales. Sus colaboradores y discípulos Miguel Boyer, Mariano Rubio y Carlos Solchaga lo pondrían al frente del establishment empresarial público para impulsar la reconversión industrial en los años ochenta.

Si Boada padre había formado parte de la beautiful people posindustrial socialista, el hijo había terminado adhiriéndose a la financiera. En aquel homenaje a Claudio Boada Jr. estuvieron presentes importantes representantes del gobierno del PP, como los ministros Miguel Arias Cañete (Agricultura), Pedro Morenés (Defensa) y altos cargos gubernamentales como Pedro Argüelles (secretario de Estado de Morenés) y Fernando Eguidazu (una de las bazas del Ministerio de Exteriores para vender la Marca España).

Morenés y Eguidazu habían entrado en el ejecutivo de Rajoy provenientes precisamente del equipo directivo de Boada en el Círculo de Empresarios, como también el entonces nuevo presidente del Instituto Nacional de Estadística, Gregorio Izquierdo. Además, el aristócrata Carlos Espinosa de los Monteros y Bernaldo de Quirós, secretario de Estado de la Marca España, había sido presidente del Círculo de Empresarios.

BLACKSTONE ADQUIRIÓ A PRECIOS IRRISORIOS 40.000 HIPOTECAS DE CATALUNYA BANK (UNOS 5.000 MILLONES POR UNA CARTERA VALORADA EN 30.000) Y 1.860 VIVIENDAS DE PROTECCIÓN OFICIAL PROPIEDAD DEL AYUNTAMIENTO DE MADRID, POR SOLO 125 MILLONES

Boada Jr., ingeniero industrial como su progenitor, dejaba el Círculo y se consolidaba como senior officer –hombre fuerte y ‘abrepuertas’– del fondo de inversión Blackstone en España. Después de trabajar durante casi veinte años en Lehman Brothers, especializado en la venta y reventa de paquetes tóxicos de viviendas y otros activos, Boada dirigiría la estrategia de adquisición, arreglo –con desahucios– y posterior puesta en el mercado de todo tipo de inmuebles en manos de bancos y otras instituciones públicas y privadas. Una reconversión financiera, fiscal y contable de la que su padre se habría sentido orgulloso.

El gobierno popular le esperaba a él y a sus colegas con los brazos abiertos: fondos como Blackstone servirían para desatascar la banca de las llaves de los pisos sin vender y contribuirían a producir una ilusión de recuperación económica que mantendría al Partido Popular en el poder.

El ejecutivo Rajoy sabía de finanzas y, por tanto, entendía. El ministro De Guindos y una de sus manos derechas en el Ministerio de Economía, Íñigo Fernández de Mesa, habían pasado por Lehman Brothers y por otros bancos; el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, había fundado en 2006 ‘Montoro y Asociados’ –después ‘Equipo Económico’–, una consultoría dedicada a minimizar el pago de impuestos de las empresas, y había llevado a buena parte de su equipo a su cartera ministerial, desde la que iniciaría su mandato con una subida de impuestos a la mayoría de la población.

La auditora y consultora PriceWaterHouseCoopers (PwC), implicada en el escándalo de paraísos fiscales ‘Lux-Leaks’, contaba también con varios ex directivos en el gobierno. Uno de ellos, el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre-Navarrete, presidente, además, de la Agencia Tributaria; otro, el director del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Antonio Carrascosa, que se encargaría de gestionar los activos tóxicos de las antiguas Cajas de Ahorro, carne de fondo buitre. Ambos altos cargos habían trabajado con De Guindos en PwC.

Las nuevas SOCIMI

Con la presión de la deuda pública, la prima de riesgo y la nacionalización y el rescate de Bankia, la élite gubernamental precipitó los cambios legales: la Ley 16/2012, publicada en el Boletín Oficial del Estado el 28 de diciembre, día de los Inocentes, supuso una sustancial modificación de los requisitos a las denominadas Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión en el Mercado Inmobiliario, las ‘SOCIMI’.

Inspiradas en las ‘Reit’ estadounidenses, las SOCIMI habían sido concebidas en 2009 para incentivar la inversión en un mercado inmobiliario hundido. En 2012, la virtuosa interacción entre la gran empresa y el nuevo Estado del PP –dos actores que resultaban difíciles de distinguir– contribuiría a una flexibilización de dicha legislación para que casi cualquier rico pudiera tener una SOCIMI, promoviendo un entramado societario con el objeto de que los grandes fondos consiguieran las mayores plusvalías sin apenas tributar. El pelotazo inmobiliario estaba servido. El sueño del libre mercado consistía, en realidad, en una reducida red social de poderosos capaz de hacer casi todo posible.

 El resto de esta historia ha sido narrado por la mayoría de los medios de comunicación. Blackstone adquirió a precios irrisorios 40.000 hipotecas de Catalunya Bank –en manos del FROB–, la mitad del ladrillo del extinto Banco Popular (unos 5.000 millones de euros por una cartera valorada en 30.000) y, con un mayor revuelo mediático, 1.860 viviendas de protección oficial propiedad del Ayuntamiento de Madrid, por solo 125 millones.

Parte del equipo de aquel consistorio, presidido por Ana Botella, ha sido condenado por el Tribunal de Cuentas por malvender este patrimonio público por debajo del precio de mercado y con numerosas irregularidades procedimentales. El esposo de Ana Botella, José María Aznar, se ha prestado recientemente a ‘abrir puertas’ a más fondos de esta estirpe en España para aprovechar las incertidumbres financieras del probable brexit. Uno de sus hijos, José María, dirige el fondo buitre Cerberus en España, que se hizo con casi todo el negocio inmobiliario del banco BBVA por 4.000 millones de euros y lo que los medios financieros denominan eufemísticamente “un importante descuento”.

El proceso judicial por el caso del Ayuntamiento de Madrid continúa al margen del dictamen contable del Tribunal de Cuentas, aunque los abogados de la acusación no se hacen grandes ilusiones. Más esperanzador es el que afecta a la venta de casi 3.000 viviendas públicas propiedad del Instituto de Vivienda de Madrid (IVIMA) al fondo Azora-Goldman Sachs en 2013 por el gobierno regional del fenecido Ignacio González.

En dicha venta sobresalen conexiones ilustrativas. Una de las mayores directivas del IVIMA, Ana Gomendio, pertenece a una familia de la construcción y es, además, prima de Montserrat Gomendio Kindelán, entonces número dos del ministro de Educación José Ignacio Wert; más sospechosas son aún las redes del exconsejero de Vivienda, el multimillonario Pablo Cavero, cuya SICAV estaba gestionada por BBVA y Goldman Sachs, precisamente el propietario de Azora.

EL SAQUEO DEL PATRIMONIO PÚBLICO Y LA ESPECULACIÓN SOBRE LA ECONOMÍA NACIONAL TIENEN SOPORTE EN UNA RED DE PODER, UN ENTRAMADO DE RELACIONES EN EL QUE ESTADO Y GRANDES EMPRESAS SE CONFUNDEN

La repercusión del caso del IVIMA y de la condena a Botella y compañía no ha impedido, sin embargo, que la rapacería financiera continúe en todo el territorio nacional: los fondos buitre crecen por el ecosistema económico para hacerse con todo tipo de locales, cadenas de hoteles, empresas y relevantes paquetes accionariales. Los portavoces de estas empresas se jactan, además, de haber sacado a España de la crisis, contribuyendo a “estabilizar” los precios de las viviendas. Otro eufemismo que los mortales han experimentado en forma de incremento de precios de venta y alquiler.

Su capacidad para influir queda fuera de toda duda recordando las amenazas de Blackstone al gobierno de Pedro Sánchez para que no regulara el alquiler. El propio Claudio Boada reprochó a la ministra de Economía, Nadia Calviño, que Blackstone había invertido hasta 25.000 millones de euros en España y que podría llegar a marcharse ante una legislación más restrictiva. Un consejo que la disciplinada ministra se tomaría muy en serio al retirar la propuesta de limitación de los precios del alquiler de los Presupuestos Generales del Estado correspondientes a 2019. El martes 22 de enero, Podemos retiró su apoyo al Decreto sobre alquileres del Gobierno por considerar que este había cedido a las presiones de Blackstone para no regular los precios.

El expolio continúa. Los buitres han hecho negocios que hubieran sido imposibles sin la complicidad de determinadas élites políticas. El saqueo del patrimonio público y la especulación sobre la economía nacional tienen soporte en una red de poder, un entramado de relaciones en el que Estado y grandes empresas se confunden y se combinan gracias a acuerdos implícitos, puertas giratorias y comunión de intereses. Una estructura antidemocrática que difícilmente garantiza un horizonte económico estable y próspero para la mayoría.

https://ctxt.es/es/20190123/Politica/24009/Andr%C3%A9s-Villena-politica-fondos-buitres-democracia-economia.htm

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=251764

 

En consecuencia, abajo y a la izquierda, nos urge generalizar la percepción (conocimiento y toma de partido) de cuán nefastos fueron los gobiernos CFK también en este caso. Por supuesto tuvieron sus cómplices en la izquierda reformista o aburguesada. Sigamos el siguiente análisis en tono irónico:

 

Fondos buitres, “son sólo negocios”

31 de diciembre de 2012

Por Rolando Astarita

 

El 22 de octubre, la presidenta Cristina Kirchner dijo: “Mientras yo sea presidenta, se podrán quedar con la Fragata, pero con la libertad, la dignidad y la soberanía de este país, no se va a quedar ningún fondo buitre ni nadie”.
El 31 de octubre Lorenzino fue terminante: “Argentina no va a cambiar de posición: no le vamos a pagar un solo dólar a los fondos buitre. No hay nada que negociar con ellos”.
El 12 de noviembre, en un discurso en Villa Constitución, CK repasó palabras de Néstor Kirchner, en 2004, sobre los fondos buitres, que terminaba con la frase “no vamos a aflojar”. “Y no lo vamos a hacer”, prometió. “Si él hubiera cedido, si él se hubiera inclinado, nada de esto existiría. No habría clase media, no habría nuevas universidades, no habría becas. Es bueno tener memoria, no para refregarle nada a nadie, sino para no volvernos a equivocar más argentinos”.
“No existe margen para recurrir a ajustes ni a endeudamiento. Por eso cuidamos las divisas que necesitamos para las importaciones y para pagar la deuda que otros gobiernos contrajeron”.
“No pagaremos a costa de que cada vez más argentinos vean postergados su acceso a la salud, a la vivienda y a la educación”.
El 27 de noviembre CK pidió que en la Unasur se tratase el “colonialismo judicial”, en referencia al fallo de Thomas Griesa. Junto al presidente de Perú, Ollanta Humala, dijo: “Tendremos que debatir algunas cuestiones, problemas que nos son comunes, problemas que está teniendo la Argentina respecto de cierto colonialismo judicial”.

 

“Patria o capital financiero”

¿Qué conclusiones sacó de esto la izquierda “nacional revolucionaria”? Pues que estábamos en presencia de un choque entre la Patria y el capital financiero, entre los caranchos y el pueblo, entre los globalizadores y la América Latina unida, solidaria y anti-imperialista. “Liberación o Dependencia”, “País soberano o fondos buitres”, “Movimiento nacional o colonia judicial de EEUU”, “Monopolios o pueblo”, fueron algunas de las consignas avanzadas.

En definitiva, un enfrentamiento bien definido, de un lado el capital financiero, apátrida y buitre, con sus socios locales (en primer lugar, el grupo Clarín) y del otro todo el pueblo, con Cristina a la cabeza. No había lugar a dudas acerca del lugar a ocupar en la trinchera. Lo del colonialismo judicial estaba más que claro. Los menemistas nos habían entregado atados de pies y manos, ya que durante la década de los 90 emitieron bonos de deuda en los que constaba la renuncia irrevocable del Estado a oponer la defensa de la inmunidad soberana. Que los Kirchner hubieran sido menemistas en aquella década, por supuesto, es un detalle. Otro lógico detalle era que Néstor Kirchner también hubiera renunciado a la inmunidad soberana (decreto 319/04) cuando reestructuró la deuda, en 2005. Problemitas irrelevantes, que sólo pueden suscitar los agentes del desánimo y el escepticismo. Lo esencial es que el pueblo estaba unido detrás de las banderas de la liberación.

Precisemos que incluso la asociación del término carancho con los fondos buitres era precisa y contundente. Es que en la película Carancho un estudio de abogados busca víctimas de accidentes de tránsito entre gente de bajos recursos, con el objetivo de abrir pleitos con pruebas falsas o plantadas. El estudio está protegido por la policía, y tiene un comportamiento mafioso. De todas maneras, se impone una aclaración: la metáfora vale para los fondos buitres, o para los jubilados que hacen juicios contra el Estado porque no les alcanza la mínima de 1800 pesos. Pero tiene limitaciones: no se considerará “carancho” a los abogados-financistas que en los años 80 se hicieron de muchas propiedades ejecutando hipotecas de gente de bajos recursos. Hay formas y formas de ser “carancho”, como todos sabemos. La burguesía nacional y patriota nunca integrará el lote de “caranchos”.

 

El curso anti-imperialista

Con este enfrentamiento con el capital financiero en desarrollo, rápidamente el gobierno K adoptó temibles medidas anti-imperialistas. Una de las primeras fue pagar a los tenedores de bonos que habían entrado en los canjes. El 2 de noviembre CK explicó la táctica. Ya que la conspiración internacional procuraba que el Estado argentino no pagara, la lucha era por pagar: “El negocio es que no paguemos. Pero, ¿saben qué? Les tengo una muy mala noticia. Vamos a pagar y vamos a pagar con dólares”. ¿Se puede concebir mayor desconcierto y desesperación en las filas del capital financiero internacional? En medios bien informados se comenta que algunos banqueros pensaron en suicidarse después de escuchar el discurso de CK.

Por eso, a partir de ese momento los patriotas anti-imperialistas (los verdaderos, los que no se andan con remilgos) pasaron a festejar los pagos de la deuda externa. Incluso aplauden los pagos inflados por el inflado índice de crecimiento del PBI. La idea es que cuanto más paga el Estado, más profunda es la herida que se abre entre los chupasangres financieros internacionales. Sabemos que esto puede sonar un poco raro, pero las lumbreras económicas de La Cámpora, versadas en Keynes y demás yerbas heterodoxas, ya lo van a explicar. Como sea, lo cierto es que CK presentó, el 8 de diciembre, como un gran triunfo del pueblo argentino el último pago del Boden 2012 con reservas del Banco Central.

 

En segundo término, y tal vez más importante, Cristina K estableció, de hecho, una unidad de acción anti-imperialista con la Reserva Federal, el Departamento de Estado y el Tesoro de EEUU, el Grupo de Tenedores de Bonos (Exchange Bonholder Group) liderado por el Gramercy Funds Managements, el fondo estadounidense Fintech, la Compañía Depositaria Fiduciaria y las casas de clearing Clearstream BanKing, Euroclear Bank y el Sistema Euroclear. Todos ellos se presentaron ante el juez Griessa para que no diera la razón a los fondos buitres, y se pronunciara a favor de nuestra querida Patria. A lo que se sumó el Bank of New York Mellon, preocupado por mantener su rol de agente de pago. En este punto podría ser interesante alguna tesis de nuestra intelectualidad K- progre acerca del poder de CK para operar “transformismos”, pero al revés, a favor de la lucha contra la dependencia. La clave es que se mantenga vivo el espíritu de lucha. Nunca debe olvidarse el norte: “Liberación o dependencia”, “Patria o capital financiero”.

 

Y ahora, en el punto más alto de la lucha

Pues bien, así es como hemos llegado a la cumbre de la lucha anti-imperialista: el viernes 28 de diciembre el gobierno argentino presentó en la Cámara de Apelaciones del Segundo Circuito en Nueva York un escrito en el que afirmó que si se aplica el fallo del juez Griessa se perjudicarán reestructuraciones futuras de deuda, y se afectarán los intereses de los bonistas que entraron en los canjes (obsérvese el filo anti capital financiero del argumento). Pero además, y aquí vino la estocada maestra, el escrito afirma que si la Justicia fallara en favor del país, el Gobierno sometería a consideración del Congreso la reapertura del canje, en las mismas condiciones que había propuesto en la reestructuración del 2010. Destacados economistas del “establishment” como Daniel Marx, Martín Redrado y Carlos Melconian manifestaron rápidamente que se había avanzado por el camino correcto, De nuevo, en los próximos días seguramente serán de esperar clarificadores escritos del anti-imperialismo militante.

Conclusiones sin ironías

La ironía que recorre la nota nace de la incongruencia que existe entre los discursos y las acciones concretas. Después de todo, como explican algunos filósofos, se trata de una estrategia posible del conocimiento. Es cierto que muchos “se la creen”, pero hay que tragarse demasiados “sapos” para ello. En otras notas del blog (la más cercana aquí) he propuesto una interpretación alternativa (y pienso que más realista) de la que pretende el mito de la lucha anti-imperialista. No están en juego “la Patria”, ni la preocupación “por el pueblo argentino”. El asunto es mucho más prosaico y material. Como lo dicen varios personajes de El Padrino, “sólo son negocios”, no están involucradas las emociones ni los sentimientos “elevados”. Se trata simplemente de explotadores discutiendo qué tajada les corresponde del botín.

Descargar el documento:
[varios formatos siguiendo el 
link, opción Archivo/Descargar Como
Fondos buitres, “son sólo negocios”

Fuente: https://rolandoastarita.blog/2012/12/31/fondos-buitres-son-solo-negocios/

 

La 'épica' CFK contra el fallo de Griesa y la justificación del pago de la estafa oficializada como deuda externa pública continúa

 

Después del Club de París, fondos buitres

20 de junio de 2014

Por Rolando Astarita

 

 

El martes 16 de junio la Corte Suprema de Justicia de EEUU dejó en firme el fallo del juez Thomas Griesa, por el cual se obliga a Argentina a pagar US$ 1500 millones al fondo MNL Capital y otros litigantes por sus bonos en default, que no entraron en los canjes de 2005 y 2010 (holdouts, que tienen el 7% del total de los títulos). Antes el fallo de Griesa ya había sido ratificado por la Corte de Apelaciones de Nueva York. Esa misma noche la presidenta Cristina Kirchner dirigió un mensaje al país por cadena nacional, en el que dijo que Argentina estaba siendo sometida a una extorsión, que no la iba a aceptar. Pero prometió que su gobierno dispondría todas las medidas tendientes a garantizar el pago de la deuda a los tenedores de bonos que aceptaron entrar en las reestructuraciones anteriores. Y subrayó que su gobierno está dispuesto a negociar con los fondos buitres. Al día siguiente, el ministro Kicillof dijo que Argentina no podía pagar a los holdouts, pero que aseguraría los pagos a los que habían entrado en los canjes, incluso trasladando el lugar de pago de Nueva York a Buenos Aires, a fin de evitar que se retengan fondos. “No pasarán. No van a impedirnos pagar la deuda al 93% de los bonistas que aceptaron los canjes de 2005 y 2010”, aseguró. Pero el cambio de lugar de pago es impracticable -Griesa prohibió a los bancos estadounidenses colaborar en la operación- y además desataría un default de toda la deuda (entre otras razones, porque podría activar cláusulas llamadas de cross default).

Pero lo más importante es que el Gobierno no quiere un default, como no lo desea la totalidad de la clase dirigente criolla. Aunque Cristina Fernández tampoco quiere renunciar al discurso patriótico detrás del cual ha venido agrupando a la militancia (peronismo de izquierda, PC y ex PCs, y similares). Por eso, toda la situación se sintetiza en esta contradicción flagrante: mantener la retórica de “resistencia nacional al capital financiero internacional”, al tiempo que se arreglan las cosas con el conjunto del capital financiero internacional. La dificultad de la tarea es que hay que enhebrar el nuevo “arreglo” en la saga de Ciadi, Milani, Chevron, Repsol, devaluación, ajustes de salarios, Club de París… Son demasiados los “sapos” que se viene tragando la militancia nacional. ¿Qué queda de las transformaciones “revolucionarias” de Argentina? ¿De qué se puede alardear ahora? ¿De una cuarta parte de la población en la pobreza? ¿Del 35% de los trabajadores precarizados? ¿De las jubilaciones de miseria? ¿De la fuga de capitales? ¿De pagarle 9700 millones al Club de París en 5 años?

Por supuesto, todo esto debía ir debajo de la alfombra, pero ahora hay que hacerle tragar a las bases del kirchnerismo un nuevo y gigantesco sapo: pagar a los fondos buitres, después de haber jurado y recontrajurado durante años que no se les daría un dólar. El discurso de hoy, 20 de junio -día de la bandera en Argentina- de Cristina en Rosario se puede sintetizar en “unidad nacional… para pagar”. El mensaje fue “la Patria pagará la deuda a todos los acreedores”. Incluso ya se habla de que estaría acordada una nueva emisión de bonos, para entregar a los holdouts, junto con una parte del pago en efectivo. El juez Griesa dejó abierta una puerta para esta negociación al aclarar que el pago no tiene por qué ser todo en efectivo. The Wall Street Journal dice que los fondos buitres ya habrían aceptado recibir bonos. Los mismos acreedores que entraron en los canjes pueden estar interesados en que Argentina llegue a algún tipo de acuerdo con los holdouts, antes de que haya un default general que obligue a renegociar todo de vuelta. Con esto en vista, en esta nota presento algunas reflexiones en torno la deuda y el discurso K sobre el asunto.

 

Explicación materialista y capital financiero

Es necesario, en primer lugar, abordar la cuestión desde un enfoque materialista, esto es, dando prioridad explicativa a los condicionamientos de clase por sobre los relatos y las ensoñaciones ideológicas. Es que si bien las relaciones sociales no determinan mecánicamente el comportamiento de los personajes históricos, y por eso nadie puede descartar alguna “pirueta” nacionalista circunstancial, lo cierto es que las piruetas no determinan el curso de los acontecimientos. Apenas alteran algo de las formas. Y en todo este asunto, el curso profundo está determinado por el hecho de que entre el capital “en general” y el capital financiero existe una relación orgánica. Esto es, el capital financiero no es un capital “aparte”, sino una de las formas que adopta el capital, y que como tal, es indisociable del modo de producción capitalista. Esto no se interrumpe fronteras adentro, y por una razón muy sencilla: no hay acumulación del capital sin crédito; no hay crédito sin tasas de interés y mercados financieros; y no hay mercados sin especuladores. Y cuando el capitalismo se internacionaliza, no hay manera de desligar el capital local del capital internacional ni, por supuesto, del capital financiero internacional. Esta es la razón de fondo por la cual toda la clase dominante criolla -incluidos sus representantes más “izquierdistas”- presiona para que se llegue a un acuerdo con los buitres. Incluso los economistas K heterodoxos se han puesto serios, y hablan de las “dificultades que tiene el país por sus serias restricciones externas”.

Esta actitud no se debe a que la burguesía argentina, o sus representantes políticos, estén “colonizados” por el capital financiero internacional, como creen algunos. Es una relación de distinta naturaleza que la colonial, porque es entre participantes del botín de la plusvalía, que discuten de qué manera arreglan con los menores costos (menores costos para ellos, no para el pueblo, se entiende). Esta relación es la que pone un límite objetivo -el marxista posmoderno se pone incómodo- al devaneo “anti poder financiero global especulativo”.

La insulsa tesis (Laclau y compañía) de que las clases y los movimientos políticos son construcciones retóricas y discursivas, no tiene forma de disimular el carácter objetivo de la vinculación entre modo de producción capitalista – crédito – intereses – deudas – especulación – carácter internacional del capital. Y esto significa, entre otras cosas, que existe un nexo orgánico, interno, entre la Patria -construcción burguesa- y el capital financiero, incluido el más especulativo. La oposición que el militante nac & pop cree absoluta, se da en realidad en el marco de la unidad entre las formas del capital, y no puede no darse en el plano de esa unidad.

Bajemos a tierra el planteo. Si el capital es, en esencia, valor que se valoriza mediante la explotación del trabajo (dinero que da más dinero, para dar más dinero), es inevitable que todo capitalista quiera ganar más y más saltando toda barrera y especulando de cualquier forma. Y para esto no hay que ir a Nueva York. Pensemos, por ejemplo, en capitalistas financieros operando bajo la dictadura militar argentina, y quedándose con las viviendas de quienes no podían pagar sus hipotecas. O en contratistas haciendo negociados como proveedores del Estado, y multiplicando sus fortunas de la noche a la mañana. O en inversores comprando tierras fiscales a precios viles, para revenderlas en poco tiempo por montos varias veces superiores. O en “asesores de deuda” cobrando millones a una provincia hambreada por “asesorar” una reestructuración de deuda con el gobierno nacional. O de nuevo imaginemos a inversores comprando, entre 2003 y 2005, títulos defaulteados a 20 o 25 centavos de dólar, entrando luego en el canje y enriqueciéndose de manera colosal con las altas tasas que se les pagaban (más “propinas” como el cupón PBI) y con la valorización de los títulos. Pero además, el capital acumulado por el especulador inmobiliario, por el contratista del Estado, por el adquirente de bonos, por el “old fund”, conecta por todos los poros con el capital mundial. Es parte de este, es sangre de su sangre y carne de su carne.

 

Veámoslo todavía en relación al país que se ha convertido en la bandera del nacionalismo pequeño burgués militante, la Venezuela chavista: entre 2005 y agosto de 2008 Venezuela le prestó a Argentina 7.599 millones de dólares a tasas que empezaron en 8,5% y terminaron, en agosto de 2008, en la astronómica cifra de 14,8%. Cuando se llegó a esos niveles, Argentina dejó de colocar deuda al compañero Chávez. ¿Qué tiene que ver esto con la patria o la liberación nacional? ¿O acaso van a explicar que Chávez cobraba esa tasa a Argentina porque estaba colonizado por el capital financiero internacional? Precisemos también que esta compra de bonos dio lugar a jugosos negociados de funcionarios chavistas y amigos del régimen: el gobierno de Venezuela vendía una parte de los bonos argentinos a bancos locales cobrando en bolívares al tipo de cambio oficial. Luego los bancos vendían los bonos en el mercado del dólar paralelo (precio más elevado que el oficial); quienes compraban los bonos los utilizaban para sacar divisas de Venezuela.

 

Toda una demostración de cómo funcionan estos mecanismos de liberación nacional y lucha contra el capital financiero especulativo internacional. A comienzos del siglo XXI ya no queda huella alguna del carácter medianamente progresista que pudo tener el capitalismo estatista de mediados del siglo pasado, que al menos procuraba invertir en desarrollo de las fuerzas productivas (aun con sus deficiencias). Actualmente, en esta era de nacionalismo estatista senil, lo que predomina es el lumpen, el aventurero sin límites ni escrúpulos. Por eso “Patria o buitres” es “solo” discurso. Coloco comillas en el “solo” porque no quiero disminuir la relevancia del discurso, la incidencia de lo ideológico (en el sentido de Marx) en el accionar de los seres humanos. Pero lo que trato de significar es que el discurso no afecta en ningún sentido profundo a la lógica del capital (el marxista posmoderno se pone nervioso de nuevo). Aun en el caso extremo de que el Gobierno K hubiera terminado defaulteando, ello no hubiera implicado una medida “revolucionaria”. Incluso en esa eventualidad (que no va a darse, todo indicaría) hubiera vuelto a negociar con el capital financiero de conjunto, y a recomponer relaciones. Es parte de su naturaleza social; segregan este curso con la misma espontaneidad con que un gusano segrega seda.

 

Deuda y transferencia de excedente

Ahora hay que particularizar lo anterior en el movimiento histórico concreto de la deuda externa argentina. Recordemos que la deuda ha venido creciendo de manera sostenida desde 1976. Al momento de producirse el golpe militar era de 8500 millones de dólares; al llegar Alfonsín había subido a 44.000 millones de dólares; en 1989 era de 65.000 millones; con Duhalde alcanzó los 176.000 millones; y en diciembre de 2013 (no hay muchos datos oficiales, el gobierno oculta mucha información) el stock de deuda era de 202.000 millones de dólares. Pues bien, el cuento que se cuenta habitualmente sobre este proceso viene a decir que la deuda externa fue una pura imposición de la dictadura militar, en combinación con los bancos y los centros financieros, y que desde entonces se estableció un mecanismo de explotación por vía del pago de intereses y refinanciación de los principales prestados, cuya víctima fue el pueblo argentino de conjunto (hasta que llegaron los Kirchner a liberar al país).

 

La realidad, sin embargo, es otra. Por empezar, ya en 1975, bajo el gobierno de Isabel Perón, hubo un intento de tomar grandes cantidades de deuda a tasa variable para superar la aguda crisis de la balanza de pagos que Argentina estaba atravesando. Luego, a partir de 1976, el endeudamiento fue aprobado, o por lo menos consentido, por amplios sectores de la clase dominante. Por este motivo continuó después de caída la dictadura militar, y se prolonga hasta el día de hoy. ¿Cuál fue la lógica? Pues que la deuda sirvió para financiar las grandes salidas de capitales que ocurrieron a lo largo de todos estos años. En este punto, un trabajo de economistas K del Banco Nación (Gaggero, Casparrino y Libman, “La fuga de capitale. Historia, presente y perspectiva”, Cefidar, 2007) muestra con meridiana claridad cómo el stock de la deuda externa y el stock de capitales fugados crecieron casi a la par desde mediados de los 1970 hasta los mediados de los 2000. Esto no fue una “imposición” del imperialismo colonialista sobre una burguesía sometida, sino una operación consciente y libre de los explotadores criollos, obedeciendo a sus propios intereses. Por esta vía se operó concretamente la soldadura con el capital financiero internacionalizado.

 

Naturalmente, las refinanciaciones también dieron lugar a repetidos festivales de dinero -cada una de estas operaciones dejaba suculentos ingresos a quienes participaban de ellas-, saqueo de los fondos públicos y corruptos negociados de todo tipo. Es muy significativo que en los 1990 y comienzos de los 2000, cuando se anunciaban las reestructuraciones de la deuda externa -en el marco de un creciente empobrecimiento del pueblo trabajador- la clase dominante saludaba estas operaciones como “triunfos”.

 

Subrayo: fue una política general, de clase. Y esa política se integró con las privatizaciones -que implicaban siempre nuevas y gigantescas transferencias de riquezas-, con las aperturas de los mercados, y el despliegue a pleno de las leyes del capital. La dirigencia K, que hoy se hace la víctima, no puede negar que participó de cuerpo y alma en el asunto.

 

Por otra parte, muchos de los que adquirían los bonos de deuda también eran argentinos. Para bancos, financieras y otros inversores, los títulos eran vistos como una oportunidad de buenas ganancias. De esta manera se estrechaban también los vínculos con el capital financiero internacional. Por eso no se puede decir que la clase dominante argentina fuera o sea actualmente “explotada” por medio de la deuda. Los argentinos que tienen colocaciones financieras en Suiza, Miami o paraísos fiscales como las Seychelles, no están oprimidos por los centros financieros internacionales, sino son partícipes de la explotación del trabajo a través del capital de préstamo, al mismo nivel que cualquier otro capitalista financiero, sea de EEUU o de cualquier otro país.

 

 

Condiciones para los buitres

Recurrir a la historia y ampliar la lente hasta las relaciones sociales subyacentes permite desnudar al impostor. La “niebla ideológica” del nacionalismo estatista no sólo pretende ocultar “el reino de las estructuras”, para sustituirlas por mera apariencia -bandera argentina, patria, unidad nacional- sino también su propia participación en el crimen que denuncia con palabrerío infinito. Por eso, escuchando en el día de hoy a Cristina Fernández, me vino a la memoria el pasaje de Marx que dice “si de verdad creyera en su propio ser, no lo escondería bajo la apariencia de un ser ajeno ni buscaría su salvación en la hipocresía y el sofismo”. Es que no fue “un ser ajeno” a los Kirchner el que estableció las cláusulas que posibilitaron a los fondos buitres litigar en Nueva York.

 

Los datos, los duros datos de la realidad y de la historia reciente -esos que nunca podrá “coordinar” el funcionario “coordinador del pensamiento nacional”- están allí para quien quiera verlos. Cuando se reestructuró la deuda en 2004, el decreto firmado por el presidente Kirchner (decreto número 319 del PEN)prorrogó la jurisdicción de los tribunales de Nueva York y la renuncia a oponer la defensa de inmunidad soberana. Esta renuncia de soberanía fue mantenida en el nuevo canje de 2010 (decreto 1953 de 2009, presidencia Cristina Kirchner). Alejandro Olmos Gaona (del que tomo muchos de estos datos) señaló repetidas veces que los funcionarios argentinos que aceptaban los tribunales de Nueva York no podían desconocer las tradiciones del derecho anglosajón en cuanto hacer cumplir contratos de deudas. Pero el criterio sigue vigente: entre las cláusulas (que se intentan mantener en secreto) del convenio que el gobierno K firmó con Chevron, hay una que establece que en caso de existir desacuerdos entre Chevron e YPF, la jurisdicción para arreglarlos no serán los tribunales argentinos, sino la Corte Internacional de Arbitraje de la Cámara de Comercio con sede en Francia. Y otra que dispone que la ley aplicable del acuerdo en caso de incumplimientos o disputas no es la de Argentina, sino la que rige en la ciudad de Nueva York.

Tengamos presente también que en los canjes de 2005 y 2010 actuaron como intermediarios grandes grupos financieros: Citigroup Global Markets Inc. y Deutsche Bank Securities Inc. y Barclays Capital Inc., UBS Limited y Merrill Lynch, Pierce, Fenner & Smith Incorporated, que cobraron, como siempre, jugosas comisiones. Además, se fijaron otras cláusulas muy favorables a los acreedores, como las “cross default” (que disparan el default generalizado si no se cumple con el pago a algunos bonos), o la “RUFO” (siglas en inglés de derecho acerca de futuras ofertas), que garantiza que cualquier mejora que se otorgue a los que no entraron en el canje se aplicará a los que sí lo hicieron. Naturalmente, la Presidenta se niega a recordar estas cuestiones. Pero son datos históricos que no deberían olvidarse.

Permanencia de la dependencia y el subdesarrollo

Como lo hemos señalado más arriba, aquí hay un sendero que se profundiza y afianza. Los acuerdos con el Ciadi, con Repsol, Club de París, ahora con los fondos buitres, no se pueden separar de la devaluación y el ajuste de salarios, ni de cuestiones como la ley antiterrorista, la inteligencia sobre organizaciones de izquierda y movimientos sociales, o la designación de Milani. Y todos ellos conectan con algo fundamental, que hemos discutido en otras notas: el pretendido “modelo industrialista con inclusión social” no cambió en absoluto la matriz dependiente y atrasada del capitalismo argentino.

Los “pilares” de la economía K durante la última década siguieron siendo el complejo sojero, maicero, la gran minería, la industria automotriz (deficitaria en términos de balanza comercial) y la industria liviana, con crecimiento más bien extensivo (esto es, basado en plusvalía absoluta). En este marco, desde 2007 a 2012 se produjo una nueva y gigantesca fuga de capitales (unos 80.000 millones de dólares hasta el cepo cambiario), expresión mayúscula del subdesarrollo. Agreguemos que en la “década ganada” los acreedores recibieron 173.000 millones de dólares (cifra proporcionada por Cristina Fernández). Y desde fines de 2013 la economía entró en estancamiento y recesión; a la vez, disminuyó el superávit comercial, y continuó aumentando el déficit fiscal. Por eso están dadas todas las condiciones para un nuevo incremento del stock de deuda. A los 9.700 millones de dólares que se comprometieron con el Club de París y a los 5000 millones de endeudamiento con Repsol, se sumarán ahora los montos que “arreglen” con los holdouts.

Cuando el gobierno devaluó en enero, los escribas K escribieron que “esta vez iba a ser distinto”. Desde este blog -y desde todas las publicaciones de la izquierda marxista- se pronosticó que venía más explotación y penalidades para el pueblo trabajador. No nos equivocamos. Ahora nos quieren vender que están “liberando la Patria” con este nuevo ciclo de endeudamiento masivo. La realidad es que esta “liberación” va a significar nuevos y mayores “ajustes” sobre los salarios y el bienestar de la clase trabajadora. De nuevo, esta vez tampoco será “distinto”.

Descargar el documento:
[varios formatos siguiendo el 
link, opción Archivo/Descargar Como]
“Después del Club de París, fondos buitres”

Fuente: https://rolandoastarita.blog/2014/06/20/despues-del-club-de-paris-fondos-buitres/#more-4741

 

 

 

Observemos que como hoy, en 2014 Rolando Astarita señala: "Es el conflicto en torno a cómo se distribuye  entre el trabajo y los propietarios del capital, el valor que ha generado el trabajo. Siempre y en todo lugar, el capital y los gobiernos de turno responden a la crisis desvalorizando el salario, cerrando empresas, y aumentando la represión. Los palos de las fuerzas de represión contra los trabajadores de Lear, para citar sólo un caso reciente, se inscriben en esta lógica. No hay discurso que pueda ocultar esta realidad de fondo".

 

Desde 2018 a 2019  se trata de paralizar la protesta social y enfervorizar con la unión en torno a la del impune Partido Justicialista para derrotar a Macri. Pero hoy como en 2014 Rolando Astarita advierte:

Se abren así dos estrategias opuestas por el vértice. Por un lado, los que anteponen la unidad nacional. Por el otro, los que ponen el énfasis en la lucha de clases, esto es, en el accionar independiente de los trabajadores en pos de sus reivindicaciones. El gobernador Scioli acaba de expresar la propuesta de unidad nacional: pidió a los trabajadores que “miren la Patria” y hagan un paréntesis en las protestas, ya que “el país atraviesa un momento muy especial que necesita la unidad y el respaldo de todos los argentinos”.

 

 

 

Deuda y buitres:

¿unidad nacional o lucha de clases?

31 de julio de 2014

Por Rolando Astarita

 

 

En notas anteriores planteé que la contradicción principal y determinante en la actual coyuntura no pasa por la disyuntiva “Patria y buitres”, como pretende la izquierda nacional y popular (PC, Nuevo Encuentro, peronismo de izquierda, Frente Grande, partido Humanista, socialismos nacionales varios y similares), sino por la oposición entre el capital y el trabajo, esto es, entre explotadores y explotados. Contra lo que dice el discurso dominante, aquí no está en juego una lucha por “la segunda independencia”, sino una negociación en curso -con sus tensiones y conflictos- por cómo se reparten los costos del pago de la deuda (ver aquí y aquí). En otros términos, afirmamos que no hay diferencias sustanciales entre los buitres financieros que compran títulos depreciados para exigir su libra de carne (amparándose en los tribunales que pusieron a su disposición los “defensores de la Patria”), y los buitres especulativos que operan los Old Fund, o saquean los fondos públicos con negociados de todo tipo.

 

Pues bien, en un escenario de crecientes conflictos sindicales, estas cuestiones se ponen en el primer plano. Miles de docentes, portuarios y marítimos, mecánicos y metalúrgicos, bancarios, trabajadores de la alimentación y de medios de comunicación, para citar sólo algunos casos, están luchando contra la caída de salarios (vía impuesto a las ganancias o inflación), o contra las suspensiones, despidos y cierres o vaciamientos de empresas. Es que con la recesión y crisis, las mejoras conseguidas durante los años de ascenso económico retroceden por todos lados, y los trabajadores tratan de defender sus posiciones. Es el conflicto en torno a cómo se distribuye  entre el trabajo y los propietarios del capital, el valor que ha generado el trabajo. Siempre y en todo lugar, el capital y los gobiernos de turno responden a la crisis desvalorizando el salario, cerrando empresas, y aumentando la represión. Los palos de las fuerzas de represión contra los trabajadores de Lear, para citar solo un caso reciente, se inscriben en esta lógica. No hay discurso que pueda ocultar esta realidad de fondo.

Se abren así dos estrategias opuestas por el vértice. Por un lado, los que anteponen la unidad nacional. Por el otro, los que ponen el énfasis en la lucha de clases, esto es, en el accionar independiente de los trabajadores en pos de sus reivindicaciones. El gobernador Scioli acaba de expresar la propuesta de unidad nacional: pidió a los trabajadores que “miren la Patria” y hagan un paréntesis en las protestas, ya que “el país atraviesa un momento muy especial que necesita la unidad y el respaldo de todos los argentinos”. Las fuerzas “nacionales y populares”, aunque no lo expresen de manera tan frontal, tienen la misma postura: a lo sumo critican “excesos” de la represión, pero descalifican las luchas, o miran para otro lado, y cargan contra la izquierda que las apoya o conduce. “Es la hora de la unidad nacional frente a los buitres”, vienen a decir.

Desde el enfoque que defiendo, se trata de una postura reaccionaria, favorable a los intereses de la clase dominante de conjunto. Sea cual sea el resultado final de las negociaciones con los acreedores internacionales, la situación del trabajo tenderá a empeorar. En última instancia, las salidas “K progresistas” son como el “arreglo” de la deuda con el Club de París. Por eso decimos que no hay salida progresista -esto es, sin costos para el pueblo explotado- de la actual recesión y de la crisis de la deuda. La estrategia y el discurso nac & pop llevan a reforzar el dominio ideológico y político del capital de conjunto. En contraposición, el socialismo científico -esto es, basado en la teoría de la plusvalía y la lucha de clases- sostiene que los trabajadores deberían mantener a toda costa su independencia, y que el camino de la “causa nacional” sólo debilitará sus luchas.

Descargar el documento:
[varios formatos siguiendo el 
link, opción Archivo/Descargar Como]
Deuda y buitres: ¿unidad nacional o lucha de clases?

Fuente: https://rolandoastarita.blog/2014/07/31/deuda-y-buitres-unidad-nacional-o-lucha-de-clases/#more-4790

 

 Crisis civilizatoria

 

Escuchamos a los gobiernos progresistas hablar sobre cuanto hacían por la Patria Grande. Sin embargo, el 30 de abril de 2004 se crea la Minustah donde militares y policías de los gobiernos progresistas (a excepción de Venezuela) participan en lugar protagónico. Consideramos al comportamiento respecto a Haití como la contradicción básica de los gobiernos progresistas con los pueblos.

 

 

 

Deberíamos estar, como nuestros hermanes, todes los del Abya Yala movilizados contra el FMI. Pero es:

 

El estallido haitiano

 26 de julio de 2018

 

Por Arnold Antonin

Haití vivió estos días un amotinamiento social producto de la suba de los combustibles reclamada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que derivó en una crisis política y en la renuncia del primer ministro Jack Guy Lafontant. Sin haberse recuperado del terremoto de 2010, que destruyó buena parte de las infraestructuras, el país sigue sometido a una elite corrupta y a la crónica inestabilidad política y social.

El viernes 6 de julio se jugaba el partido Brasil-Bélgica en la Copa Mundial. Ya desde la época de Pelé y Diego Maradona los haitianos, a falta de un equipo local que los represente, han adoptado a esos equipos e hinchan como fanáticos «brasileños» o «argentinos» como si fueran nativos de esos países. Por eso el gobierno haitiano, pensando que el equipo de Brasil ganaría el partido, decidió lanzar el decreto del aumento del precio de los combustibles impuesto por el Fondo Monetario Internacional (FMI) apostando a que la euforia por ese triunfo serviría de distracción para que los haitianos aceptaran ajustes de gran magnitud (38% en la gasolina, 47% en el diésel y 51% en el kerosene).

La combinación de la derrota brasileña y del aumento de precios fue, sin embargo, un coctel explosivo que desencadenó el estallido social más grande que se haya conocido desde hace años. Las causas del amotinamiento social venían acumulándose desde hace tiempo e hicieron que el volcán social explotara en todo el país. Media hora después del final del partido, bandas de jóvenes y motociclistas de barrios marginales tomaron las principales calles, incluso las de zonas secundarias no asfaltadas. Instalaron barricadas de piedras, neumáticos incendiados, automóviles y todo lo que pudieron encontrar a la mano. Luego empezaron los saqueos, la destrucción y el incendio de numerosos comercios, incluyendo los más importantes de la zona metropolitana.

La ciudad de Pétion-Ville, que forma parte de la zona metropolitana de Puerto Príncipe –la capital haitiana– y que desde el terremoto de 2010 es el principal centro comercial del país, con los principales hoteles y supermercados, fue el epicentro de las mayores destrucciones. Al día siguiente de los motines la zona parecía el escenario de una guerra. Y estas imágenes se repitieron en el área cercana del aeropuerto, donde se encuentran los mayores concesionarios de venta de vehículos. En las ciudades de la provincia se vieron las mismas escenas, pero sin destrucción de negocios.

Las características de los motines

El país se bloqueó. Los ciudadanos que no pudieron regresar a sus casas la tarde del viernes y el sábado que siguieron a los disturbios debieron refugiarse donde pudieron y regresar a sus hogares al día siguiente de madrugada o varios días después, muchos recorriendo grandes distancias a pie. Pero ¿cuáles fueron las características de este movimiento y de este momento particular, además de la violencia inusitada?

La primera característica de este movimiento es su simultaneidad en puntos distantes del país, y su organización. Existe un debate en las redes sociales sobre si ha sido un movimiento espontáneo del pueblo enfurecido o si ha sido un movimiento bien preparado y dirigido. Contra la tesis de la espontaneidad juegan la buena organización y la enorme extensión territorial de los motines, junto con el hecho de que la mayoría de los blancos de los ataques parecían bien determinados de antemano. Aparte de algunos daños colaterales, las principales víctimas fueron las grandes tiendas, hoteles, concesionarios de vehículos, todos ellos pertenecientes a familias acaudaladas, en muchos casos descendientes de cristianos sirio-libaneses, así como sucursales de las compañías de teléfonos celulares. No se tocó ningún medio de comunicación, ni siquiera la Televisión Nacional de Haití (RTNH).

Una estación de radio difundió durante los días precedentes consignas bastante precisas y jugó en un cierto sentido un papel de organizador colectivo de la rebelión. Nadie, empero, quiso asumir la responsabilidad por los acontecimientos, probablemente por los riesgos de consecuencias penales. Por otro lado, como son muchos los grupos que rivalizan para presentarse como la «vanguardia» de la sublevación popular, el motín ha quedado en manos del «pueblo», para satisfacción de todos. Lo evidente es que se trata de un movimiento sin dirección política y con una actitud incluso nihilista. En consecuencia, hay que pensarlo en un contexto en el que los «desarraigados» del éxodo rural y los «desesperados» que viven en los barrios marginales, presentes en todos los rincones de las ciudades, se están volviendo el grupo mayoritario del país.

Hace falta un análisis profundo de lo que Karl Marx llamaba con desprecio el «lumpenproletariado» y los cristianos han recuperado como «un pueblo mesiánico». Pero no cabe duda de que el propio gobierno contribuyó a esta explosión social. Desde hace meses, contra todos las advertencias de sindicatos, asociaciones gremiales, organizaciones de la sociedad civil, oposición política, iglesias, universitarios y economistas, el gobierno del primer ministro Lafontant y su portavoz, el ministro de Cultura y Comunicaciones Guyler C. Delv, anunciaban la inminencia del aumento de los combustibles, indicando que, no obstante, esta medida iba a afectar principalmente a las clases pudientes con grandes vehículos. Era claro que esto no era cierto, ya que el aumento del transporte se derramaría luego sobre otros productos de consumo popular. Se agregaba además el hecho de que los trabajadores demandaban, desde hacía meses, el aumento del salario mínimo –hoy de poco más de 5 dólares mensuales– sin obtener satisfacción a su reclamo. Pero no solo eso: agregando leña a la caldera social, el 4 de julio, solo dos días antes de los motines, el fiscal de Puerto Príncipe dio la orden, sin un fallo de un tribunal que lo aprobara, para demoler sorpresivamente, incluso con personas adentro, una veintena de casas de bloques pobres, construidas ilegalmente en la alrededores de la casa donde vive el presidente Jovenel Moïse, y dejar en la calle a las familias desalojadas. La razón que dieron es que esas casas representaban un peligro para la seguridad y la intimidad de la pareja presidencial.

La población de diferentes estratos sociales interpretó esta noticia como un abuso de poder de un ser insensible hacia los pobres. Durante dos días se erigieron barricadas de protesta por las víctimas de estos actos en la vía de acceso a la casa del presidente, en medio de insultos. Hay que señalar que Moïse, al ser elegido presidente en 2017 por el Partido de Haitianos de Calabazas Rapadas (PHTK, en referencia a su propio look personal), eligió esa casa para instalarse en la capital en una zona en la que ya existían estas casas precarias. Durante el año y medio de su mandato, el número de viviendas precarias siguió aumentando, como sucede en toda área metropolitana ante la ausencia total de una política pública de construcción de viviendas de bajo costo, y más aún después del terremoto de 2010 que dejó sin techo a cientos de miles de haitianos.

La otra característica del estallido social fue la pasividad e inacción de la Policía Nacional, que no tomó ninguna medida preventiva para proteger los puntos neurálgicos de la ciudad ante la inminencia del aumento de precios ni intervino durante las jornadas del 6 y 7 de julio. El jefe de la Policía, Michel-Ange Gedeon, al ser interrogado por periodistas, dijo que el gobierno no le había pasado ninguna información ni directiva en previsión de posibles movimientos de protesta en caso de publicarse oficialmente el decreto del aumento de los combustibles. Tampoco llegó ninguna orden durante los acontecimientos, y por otra parte no disponían de los medios necesarios, ni en efectivos, ni en material, para hacer frente a motines de esa envergadura. Por el contrario –dijo–, la Policía evitó un baño de sangre.

Una parte del sector privado declaró que la Policía era responsable de lo sucedido por falta de asistencia a las personas en peligro. Hasta se sugirió que la institución policial habría estado en el origen de las revueltas, en una tentativa de derrocar al gobierno actual. Se rumoreó incluso que los motines podrían ser un complot de la Policía con agentes de Estados Unidos por la posición amigable del gobierno haitiano hacia el presidente venezolano Nicolás Maduro en la Organización de Estados Americanos (OEA), donde recientemente Haití se abstuvo de condenar a Venezuela. Desde hacía varias semanas reinaba un clima de descontento en la dirigencia de la Policía respecto del Poder Ejecutivo, debido a que este último trató de atribuirse prerrogativas como el nombramiento y desplazamiento a puestos de provincia de los comandantes de las policías regionales.

Marcha atrás con los aumentos

Las fuertes manifestaciones y motines se prolongaron desde el viernes 5 a la tarde hasta el sábado por la noche, cuando el presidente, tras 24 horas de silencio, apareció en la Televisión Nacional y pronunció un discurso surrealista en el que, parafraseando al general Charles de Gaulle, declaró: «Ustedes hablaron y yo los escuché», para anunciar que el gobierno retiraba el decreto del aumento de los precios de los combustibles.

Sin embargo, para aumentar la confusión y el surrealismo, el domingo, cuando las manifestaciones se calmaron, el secretario del Consejo de Ministros Renald Luberice afirmó que ni él ni el primer ministro ni el presidente estaban al tanto de la publicación del decreto de aumento. Inmediatamente después empezaron las reacciones. La oposición radical al gobierno, que ya desde el principio del mandato de Moïse en febrero de 2017 había organizado varias marchas y manifestaciones en su contra, pidió la renuncia del presidente.

El diputado de Pétion-Ville Jerry Tardieu, ex-directivo del Hotel Oasis, uno de los afectados por los motines, pidió la renuncia del primer ministro, por inepto, en una carta al presidente. Los diferentes grupos del sector privado de la economía, reunidos en el Foro Económico del Sector Privado, emitieron el lunes 9 de julio un comunicado en el que condenaban «los actos de violencia y vandalismo que han golpeado empresas e instituciones privadas y públicas, a ciudadanos haitianos y extranjeros, actos de barbarie que perjudican la capacidad de atraer inversiones». Subrayaron, además, «su convicción que estos actos reflejan en gran medida un alto grado de frustración y hasta de desamparo de la mayoría de los conciudadanos frente al deterioro de sus condiciones de vida desde hace muchos años». El Foro «se extrañó de la inacción de las fuerzas del orden» y estimó que «esta situación refleja la ausencia de liderazgo de las más altas autoridades del Estado haitiano, incluyendo el presidente y al primer ministro». En el documento se sostiene que «el presidente de la República debería sacar las conclusiones lógicas de esta situación y pedir al primer ministro y a su gobierno que presenten su renuncia».

El miércoles 11, los alcaldes de todo el país se sumaron a los pedidos de renuncia de Lafontant, un médico amigo del presidente sin pasado político. El Core Group, heredado de la Misión de Estabilización de la Naciones Unidas en Haití (Minustah) que finalizó en 2017 y constituido por el representante del secretario general adjunto de la ONU, la OEA y los embajadores de Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania y Brasil, también se reunió con Moïse, pidiéndole la renuncia de su primer ministro para salvar la Presidencia. Sin embargo, Lafontant parecía aferrado a su puesto. Los parlamentarios, incluso muchos de su mismo grupo político, reclamaban su renuncia y denunciaban intentos de «compra de votos» para conseguir una mayoría que evitara su renuncia. Lafontant estaba ya bajo interpelación del Parlamento, cuya sesión final había sido pospuesta por maniobras del Poder Ejecutivo para evitar la caída del primer ministro.

En estas circunstancias, el Parlamento lo convocó nuevamente y Lafontant se presentó triunfante a la sesión el sábado 14 creyendo que iba a tener la mayoría a su favor o que la sesión no tendría lugar por falta de quórum. Finalmente, el primer ministro escuchó las alegaciones en su contra e inmediatamente, en un breve discurso de 10 minutos, expresó su frustración, pidió que el Parlamento le quitara el poder a la Policía y profetizó que esta terminaría disuelta, como el Ejército de Haití. Se despidió sin mayor protocolo anunciando que ya había entregado su carta de renuncia al presidente antes de asistir a esa sesión.

Por otra parte, el miércoles 11, el ministro de Relaciones Exteriores haitiano Antonio Rodríguez se reunió de urgencia en Caracas con el canciller venezolano, Jorge Arreaza, para reactivar proyectos de desarrollo en Haití en el marco del proyecto Petrocaribe, un convenio de cooperación para el suministro de petróleo a bajo costo y en condiciones preferenciales. Hay que recordar que este convenio, que comenzó hace una década, cuando Hugo Chávez y René Préval –ambos ya fallecidos– estaban en el poder, ha sido la fuente de malestar y de manifestaciones y disturbios: cuando Moïse llegó al poder en 2017, salió a la luz que gran parte de este fondo de unos 3.800 millones de dólares se había esfumado sin dejar ninguna obra tangible que ayudara al desarrollo del país. Pero aunque el actual presidente declaró ser el paladín de la lucha anticorrupción, no tomó ninguna medida contra los corruptos de una lista que presentó el Parlamento, y bloqueó así las posibles salidas para que estos fueran llevados a tribunales.

El jueves 12 de julio, Jerry Rice, representante del FMI, declaró en Washington que iba a seguir cooperando estrechamente con las autoridades haitianas para corregir la estrategia de aumento de las tarifas y avanzar en aumentos progresivos en paralelo a la reducción progresiva de las subvenciones al precio del combustible.

En busca de un nuevo gobierno

Ya empezaron las tratativas para designar a un nuevo primer ministro y formar un nuevo gobierno. Moïse, por ahora, logró permanecer en el cargo. Pero la mayoría de las voces aconsejan conformar un gobierno de consenso nacional, con un primer ministro que no pertenezca al círculo del presidente. Habrá que eliminar los privilegios suntuarios de las autoridades y parlamentarios, llevar adelante una verdadera lucha contra la corrupción y apuntar a políticas de desarrollo económico y social que den la esperanza de una salida real a la mayoría de la población pobre, para evitar que continúe el éxodo masivo de jóvenes al exterior en busca de una vida decente, para que Haití pase a ser un país con esperanza.

Mientras tanto, hay una sensación de vacío de poder y todos los políticos están con los colmillos afuera. «Hay un perfume de poder en el aire», en palabras del fallecido presidente Leslie Manigat. Todas las opciones son posibles en Haití en este verano caliente y en esta estación ciclónica.

nuso.org
Fuente: http://contrahegemoniaweb.com.ar/el-estallido-haitiano/

 

Señalemos la perversión de los gobiernos progresistas en el manejo de su poder simbólico.  Enfervorizan  asociando UNASUR con la Patria Grande cuando la función principal de la primera fue de reterritorializar la segunda (mediante IIRSA) a favor de transferir a gran escala nuestros recursos naturales hacia mercado e industrias de las potencias. Aún más, consideremos su establecer la ocupación militar de Haití. Constituyeron: "una fuerza de ocupación tercerizada a las Naciones Unidas aceptando servir de esta manera a los intereses de los países más poderosos, como EE.UU., Francia y Canadá, que durante más de dos siglos y a través de diversas formas de ocupación, siguen buscando someter a Haití y hacerle pagar la osadía de ser el primer pueblo en liberarse de la esclavitud y universalizar los derechos humanos".

 

 

¡NO! En nuestro nombre.

¡Que retiren las tropas y cesen la ocupación de Haití Ya!

-Septiembre 2015

Nosotros, movimientos, organizaciones, redes y personas parte de los pueblos que, según reza su Carta, constituimos las Naciones Unidas, nos dirigimos una vez más al Consejo de Seguridad, incluyendo en particular a los gobiernos de EE.UU. y Francia; a los gobiernos llamados “Amigos de Haití” y a todos aquellos que participan y apoyan a la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de aquel país (MINUSTAH); a los órganos multilaterales como la OEA, el FMI, el Banco Mundial, el BID, UNASUR, CARICOM, CELAC; a los organismos pertinentes de NN.UU. y a todos los Estados miembros, para reclamarles que retiren ya las tropas de la MINUSTAH y que pongan fin a toda ocupación de Haití.

Desde hace más de 11 años, hemos escuchado las excusas que ofrecen para intentar justificar la supresión de la soberanía del pueblo haitiano y la violación de su derecho a la autodeterminación.  Es hora de dejar de lado las mentiras y el autoengaño y escuchar la voz de las comunidades y organizaciones haitianas que reclaman respeto por su dignidad, sus derechos, su capacidad.

Haití no es una amenaza a la paz y la seguridad hemisférica, como afirma el Consejo de Seguridad cada 15 de octubre cuando renueva el mandato de la MINUSTAH.  Ni es la MINUSTAH una misión de paz o una misión humanitaria, como suele ser presentada. Es una fuerza de ocupación tercerizada a las Naciones Unidas y en especial, a los países del Sur que han aceptado servir de esta manera a los intereses de los países más poderosos, como EE.UU., Francia y Canadá, que durante más de dos siglos y a través de diversas formas de ocupación, siguen buscando someter a Haití y hacerle pagar la osadía de ser el primer pueblo en liberarse de la esclavitud y universalizar los derechos humanos.

La MINUSTAH, además, ha fracasado a un costo muy grande, con relación a los objetivos que ella misma proclama. Sin ir más lejos, NN.UU., la OEA, el llamado “CoreGroup de la comunidad internacional”, deben hacerse cargo de la manipulación escandalosa de las elecciones presidenciales de 2010/2011, de haber seguido aplaudiendo el aplazo de cuatro años de las elecciones legislativas y locales requeridas por la Constitución haitiana y ahora de continuar enalteciendo como un “importante avance”, el escrutinio realizado el pasado 9 de agosto, con toda clase de violencia e irregularidades denunciadas por organizaciones haitianas pertinentes, y en el cual apenas votó un 18% del electorado – claramente poniendo en tela de juicio, cuando menos, la legitimidad y credibilidad de sus resultados y continuidad.

La MINUSTAH también ha sido, y sigue siendo. responsable de innumerables violaciones a los derechos humanos de la población, entre ellas la violación y abuso sexual de mujeres, niñas, niños y jóvenes, y la introducción del cólera que ha resultado, hasta la fecha, en la muerte de más de 8000 personas y la infección de otras 700.000. Peor aún es la excusa de la “inmunidad diplomática” tras la cual las Naciones Unidas y todos los gobiernos e instituciones intervinientes, se auto-otorgan impunidad por sus crímenes.

No aceptamos que en nuestro nombre, en nombre de las NN.UU., un puñado de intereses imperialistas busca imponer su voluntad sobre un pueblo soberano. Rechazamos que en nuestro nombre se violan la dignidad y los derechos del pueblo haitiano, empezando con su derecho a la autodeterminación.

Por eso reclamamos nuevamente el retiro inmediato de las tropas extranjeras que ocupan a Haití y el fin de la MINUSTAH y de toda forma de ocupación extranjera. Reclamamos que NN.UU. y todos los gobiernos participantes de la MINUSTAH den el ejemplo, reconociendo su responsabilidad en la comisión de graves violaciones contra el pueblo haitiano, sometiéndose a la justicia y asegurando la reparación de los crímenes cometidos. Al respecto, no podemos dejar de apoyar la recomendación del Experto Independiente de NN.UU. sobre Haití y los Derechos Humanos, quien hace ya dos años pidió la “creación de una comisión de reparación para las víctimas del cólera que permitiera hacer inventario de los daños, ofrecer las indemnizaciones o las compensaciones pertinentes, identificar a los responsables y erradicar la epidemia, entre otras medidas.”

Finalmente, hacemos un firme llamado a las organizaciones sociales de nuestra región, así como a la comunidad internacional y a los organismos multilaterales de vocación universal y regional que han sido parte, de una u otra forma, en las distintas etapas de este infausto proceso en Haití, para que adopten auténticas medidas de solidaridad con el hermano pueblo haitiano, sustentadas en el respecto indeclinable a la soberanía y autodeterminación, de forma tal de fortalecer y acrecentar las experiencias de cooperación y construcción de poder popular ya existentes en Haití. ¡Viva Haití Libre y Soberano!

 

 PRIMERAS FIRMAS:

Fuente: http://www.adolfoperezesquivel.org/?p=3760#more-3760

---

 

Campaña Solidaridad – Haití no Minustah

17 de febrero de 2017

 

Llamamos a sumar fuerzas a favor de una Haití Libre y Soberana, uniendo su voz, la voz de su organización, al petitorio a presentarse a los gobiernos, parlamentos y la ONU, durante la Semana de Solidaridad con Haití, del 15 al 22 marzo. Enviar un correo haiti.no.minustah@gmail.com o hacer click aquí

A los gobiernos y parlamentos de América latina y el Caribe
A los órganos e instituciones de integración regional
A los gobiernos de los países integrantes del Consejo de Seguridad o contribuyentes de tropas
Al Secretario General de la ONU, Sr. António Guterres

¡Fuera la MINUSTAH ya!
Organizaciones populares, movimientos sociales y políticos de nuestra América y de otras latitudes reclamamos a nuestros países y al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, decisiones inmediatas para asegurar el retiro total de las tropas de ocupación de la MINUSTAH, el cierre de la Misión y la reparación de los daños y crímenes cometidos.
Haití no es una amenaza para la seguridad hemisférica y condenamos que así lo vienen asegurando desde hace 13 años para intentar justificar la ocupación militar ilegal de ese país.

La presencia de la MINUSTAH, al contrario, sí ha significado una tremenda afrenta a la dignidad y la capacidad del pueblo haitiano, al ejercicio de su soberanía, al respeto de sus derechos humanos y su derecho de tomar decisiones sobre los bienes naturales y comunes que garantizan su sobrevivencia y buen vivir.

Ni qué decir de las mujeres, jóvenes, niñas y niños que han sufrido el abuso, violaciones y explotación sexual a mano de las tropas impunes que se dicen enviadas para cumplir una misión de apoyo y estabilización al país. O de las y los campesinos, estudiantes, trabajadores y trabajadoras que han sufrido la represión de las tropas para obstaculizar sus conquistas. O sobre todo, de las más de 10.000 personas muertas y 800.000 infectadas a consecuencia del cólera, a causa de la negligencia, cuando menos, de esta Misión, agravada escandalosamente por la política de negación e impunidad mantenida por la propia ONU durante 6 largos años desde que las tropas introdujeron el cólera.

Es hora que los gobiernos de América latina y el Caribe en especial, y la comunidad internacional en general, reconozcan que la MINUSTAH no es la respuesta que precisa Haití. De hecho, el fracaso del proceso electoral que acaba de concluirse con la participación de menos de 21% del electorado, resultados cuestionados y la instalación de una gran cantidad de candidatos denunciados por su relación con diversas actividades criminales, evidencia la permanencia de una crisis de legitimidad del Estado y sus aparatos cuya resolución se suponía al centro del mandato de la Misión.

Reclamamos que retiren de inmediato las tropas – la mayoría proveniente de América latina – y pongan fin a la hipocresía de una Misión llamada de paz donde no hay ni hubo guerra, incumplidora de su mandato formal y violadora impune de los derechos de la población que se dice querer ayudar. Una misión, encima, gastadora de los recursos financieros con que el pueblo haitiano pudiera construir su propio presente y futuro. Unos poco países ya han retirado sus tropas de Haití, y otros han anunciado su disposición para hacerlo a la brevedad, pero junto a nuestras organizaciones miembros y referentes en Haití, reclamamos que se vayan todas, y ahora.

NO EN NUESTRO NOMBRE gritamos nuevamente. Pero tampoco es suficiente que la MINUSTAH se retire de Haití. La ONU, el Consejo de Seguridad, los países que contribuyen a su presupuesto y los que mandan sus tropas, tienen la obligación de reparar los crímenes y violaciones de derechos humanos cometidos, incluyendo la implementación de un sistema para lograr el acceso universal al derecho humano al agua potable.

La MINUSTAH tiene un presupuesto aprobado este año de USD 350 millones, y el plan lanzado con bombo y platillas, para erradicar el cólera e indemnizar a las víctimas y sus familias, intenta hasta ahora sin éxito, conseguir USD 400 millones durante este año y el próximo. Para nosotros, la matemática es muy sencilla; el problema son los intereses de quienes ponen la plata o se contentan con aprovecharla por sus propios fines. NO EN NUESTRO NOMBRE.

Reafirmamos nuestra voluntad a seguir defendiendo los derechos del pueblo haitiano, apoyándole solidariamente en su lucha cotidiana por superar el empobrecimiento y la explotación a lo cual ha sido sometido, el saqueo y la continuidad de más de 100 años de ocupación.

Reclamamos de Uds., gobiernos y parlamentos, representantes oficiales del más alto nivel, que cumplan con sus obligaciones y responsabilidades a respetar su soberanía y autodeterminación y a colaborar con el pueblo y gobierno de Haití, para asegurar todas sus necesidades y derechos.

PRIMERAS FIRMAS: Jubileo Sur/Américas, …

Fuente: https://seguimosenlucha.wordpress.com/2017/02/17/campana-solidaridad-haiti-no-minustah/

 

En consecuencia, abajo y a la izquierda sin fronteras, debemos generalizar el cuestionamiento al progresismo e izquierdas afines y a sus líderes.

 

Lula en Haití: sub-imperialismo brasileño en acción
30 de mayo de 2008

Por Sandra Quintela

Facebook0 Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp

El pasado 28 de mayo, el Presidente Lula visitó Haití por segunda vez. La primera se llevó a cabo en 2004, junto con la selección brasileña. En esa ocasión, desfiló por las calles de Puerto Príncipe en coche (de guerra) abierto. En esta vez, llegaron en la comitiva la Odebrecht, Andrade Gutiérrez y Camargo Corrêa, entre otras empresas invitadas. Una de ellas, cuyo nombre se mantiene en reserva, ya recibió US$ 80 millones del Banco de Desarrollo Europeo para la primera fase de las obras de reconstrucción de las carreteras haitianas. Al mismo tiempo, el movimiento social haitiano Batalla Operaria solicitó autorización a la Policía para hacer un acto en la puerta del Palacio Nacional, en Puerto Príncipe, para protestar contra la presencia de las tropas militares en el país. La Policía Nacional haitiana negó el pedido.

Mientras tanto en Río de Janeiro, la tropa de elite – el Bope – entrenó en la favela Tavares Bastos, que ocupa, desde el 2000, parte de las tropas brasileñas que componen el cuerpo de 1.213 hombres de las Fuerzas Armadas que están en Haití desde el 2004.

Allá, la población que ya no aguanta tanta hambre, sale a las calles a protestar contra el alza abusiva de los precios de los alimentos. Aquí, la población sale a las calles en las favelas a protestar también de forma espontánea contra los abusos policiales que matan diariamente 7, 8, 9 personas en cada incursión supuestamente buscando traficantes.

Aquí como allá, la estructura de la desigualdad es llamativa. En Brasil, según recientes estadísticas dadas a conocer por el IPEA (Instituto de Políticas Económicas Aplicadas), el 10% de los más ricos detenta 75% de la riqueza. Allá, el profundo deterioro de la economía haitiana ha llevado al 76% de la población a vivir en situación de pobreza.

La situación socio-política de Haití se agudiza. Las tropas de la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH) cumplen, cada vez más con el papel de policía, empleando todas las tácticas de represión a las poblaciones empobrecidas utilizadas por la policía de Rio de Janeiro. 

La lógica es la misma. Cada vez más los enemigos del sistema son las poblaciones empobrecidas. Haití y Río están sirviendo muy bien como campo de experimentación de esas nuevas estrategias del sistema capitalista.

Aquí y allá, hay una proximidad de criterios del gobierno Lula con gobiernos que ponen en práctica esa estrategia. Las visitas de Lula y sus ministros a Río son frecuentes. Las matanzas también. La del Complexo do Alemão, ocurrida el 27 de junio de 2007, dejó 19 muertos y 10 personas gravemente heridas. El Ministro Tarso Genro, en reunión con los secretarios de seguridad de todo el país para discutir el llamado PAC de la Seguridad (Pronascin - Programa Nacional de Seguridad Pública con Ciudadanía), un día después de dicha matanza, consideró que la operación en Río era un ejemplo de cooperación, señalando: “Es una acción de las policías militar y civil, comandada por el gobernador del estado y por el secretario de seguridad, que tienen la retaguardia de la Fuerza Nacional”. (1) 

También Itamaraty considera un ejemplo de cooperación lo que Brasil está haciendo en Haití. En una reunión del pasado 26 de mayo, los integrantes de la Red Jubileo Sur llevaron un manifiesto firmado por 73 organizaciones sociales brasileñas. Un funcionario de la División de Naciones Unidas de aquel ministerio afirmó: “Haití también es prioridad para el gobierno brasileño, es la misión más importante por ser un país de la región. Es también la única donde Brasil tiene tropas, con apoyo del Congreso”.

El pasado 7 de abril, en Puerto Príncipe, 7 personas fueron asesinadas por protestar, junto a 3 manifestantes más, contra la subida generalizada de los precios de los alimentos. El 1º de mayo, en las manifestaciones por el Día Internacional del Trabajo, los nombres de todas las personas que hicieron uso del micrófono durante la marcha fueron apuntados por parte de la MINUSTAH y de la Policía Nacional.


El pueblo haitiano también está saliendo a las calles para protestar por la presencia de tropas extranjeras en el país. Crece el clamor por la retirada de las tropas compuestas en gran parte por soldados de los países del sur. La evaluación negativa de la efectividad de misiones como la MINUSTAH también se incrementa. Recientemente, activistas, ganadores del Premio Nobel e intelectuales también firmaron un documento afirmando que esas tropas “violan los derechos humanos con total y escandalosa impunidad, de modo flagrante y en contradicción con el mandato definido por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que les atribuyen la tarea de impulsar el respeto a los derechos humanos y reforzar el sistema judicial”.

La MINUSTAH fue establecida el 30 de abril de 2004, según resolución 1542 del Consejo de Seguridad, y tiene mandato hasta 15 de octubre de 2008 (S/RES/1780).
Es urgente y necesario que se haga un esfuerzo en Brasil en el sentido de presionar/solicitar a los gobiernos nacionales a que retiren sus tropas a partir de un plan discutido con sectores representativos del pueblo haitiano.

A la vez, es urgente el debate alrededor de la militarización de las periferias urbanas como estrategia de apropiación de territorios donde viven los más pobres. Lula lleva en su comitiva a Haití a las mismas empresas que harán gran parte de las obras del Plan de Aceleración del Crecimiento.
El Complexo do Alemão es el escenario de una de las obras del PAC. Fue necesario que entre la policía para limpiar el territorio y garantizar la obra. ¿No sería justo cuestionar que el mismo papel esté haciendo también la MINUSTAH para garantizar que esas mismas empresas realicen sus trabajos en Haití?

Limpiar territorio de negros, mujeres, viejos y niños pobres; ¿será que esto mismo es lo está detrás de esas políticas tanto aquí como en Haití? (Traducción ALAI)


- Sandra Quintela es miembro del Pacs y de Jubileo Sur.

(1) Correo Brasiliense, 29 de junio de 2007

Fuente: https://www.alainet.org/es/active/24402 

 

Partamos de la definición de Juan Luís Berterretche: Se debe comenzar por ubicar el actual rol de la favela en la relación Capital/trabajo, siglo XXI.  Para destapar que el Partido de los Trabajadores (PT) y su líder Lula prefirieron asumir la lucha de clases desde el lado de los opresores 'nacionales' e imperialistas. Lo han hecho para enriquecerse o sea es clave superar el discurso embaucador del progresismo sobre que hay judicialización de la política y denunciar la corrupción como contraria al porvenir de los pueblos Leer.

 

Consideremos las conclusiones de Juan Luís Berterretche: 

 

Como podemos apreciar por todo este panorama, la intervención militar en Río de Janeiro es algo que ha contado con la ayuda y la anuencia del gobierno petista. Y su objetivo es aplastar el movimiento de demandas de un proletariado incipiente y una población ultra-explotada y discriminada por su pertenencia étnica.

La acción conjunta de gobernantes estaduales y municipales aliados a las policías, los parapoliciales, los militares y la justicia, ha significado una enorme pérdida de derechos y libertades en la población más pobre de la ciudad. Con las justificaciones de la “seguridad” y el gran embuste de la ficticia “guerra contra las drogas”.
 

Los militares que ocupan las favelas en su gran mayoría vienen de reprimir a la población pobre de Haití. Las fuerzas brasileñas de la Minustah se ejercitan en el pequeño país ocupado hace 10 años por orden del imperialismo, para continuar desplegando su oficio represor en las favelas de Río de Janeiro. Y la naciente policía haitiana es entrenada por la policía militar carioca y sus batallones especiales de pésimos procederes como el BOPE. Por todo esto la capital carioca se está transformando en la Haití de Brasil. Y la intervención en Haití, como ejemplo de ultraje al derecho de autodeterminación de los pueblos, es una afrenta para todo el continente.

 

 

Río de Janeiro, Haití de Brasil
11 de agosto de 2014

 

 

Por Juan Luís Berterretche (Rebelión)

La favela no puede hoy ser entendida a partir de una serie de peculiaridades culturales -en el sentido de costumbres en común/1- exclusivas de su proceso histórico de formación bajo la mirada costumbrista benevolente de las élites, que le reservaron sólo su derecho a hegemonizar el carnaval y proveer personal de servicio. Se debe comenzar por ubicar su actual rol en la relación Capital/trabajo, siglo XXI. 

Favelas: guetos de explotación y discriminación de clase y étnica 

Río de Janeiro y en especial su estructura urbana que combina gran cantidad de viviendas precarias e infraestructura miserable, con barrios de altísimo padrón edilicio y amplitud de servicios, es un territorio clave para entender la desigualdad en Brasil. Porque

Río
hace años que tiene sucesivos gobernadores y prefeitos en la avanzada de las políticas que encaminan la in-justicia, la represión, la especulación inmobiliaria, la discriminación étnica y económica y en conjunto todas las medidas institucionales y corporativas necesarias para una defensa irrestricta de la continuidad de la desigualdad en el país. Es en verdad una vidriera de todos los aspectos e interrelaciones estructurales que articulan la persistencia de esa enorme desigualdad social brasileña.

Los guetos favelados y su discriminada existencia conviven en Río con barrios y zonas residenciales y empresariales con instalaciones privativas sociales y culturales, en forma de enclave excluyente, en áreas separadas de otras partes de la ciudad por barreras sociales, económicas y muchas veces físicas como los condominios cerrados o los shoppings que impiden el ingreso a sectores populares.


Para el arquitecto/urbanista Roberto Rocco /2 la favela no es un gueto, “en lo que se refiere a los beneficios que la élite realiza con su existencia”. Pero reconoce que se trata de “una fuente de mano de obra barata y descalificada que se traduce en un ejército de domésticas, porteros, obreros de la construcción, empleados de empresas de seguridad, que se encargan de mantener el mundo de las clases privilegiadas funcionando”...”son parte de un modelo de desarrollo excluyente que amplifica las ganancias de la clase dominante por la vía, entre otros factores, de las bajas inversiones en vivienda social, dándole prioridad a las inversiones en infraestructura para las zonas de “clase alta” facilitando la especulación inmobiliaria y la consecuente acumulación de capital”.

La favela no es, estrictamente un gueto clásico de exclusión racial, cultural o religioso como aquellos donde fueron recluidos los judíos en la Edad Media o bajo el nazismo.
Pero Peter Marcuse /3 utilizó con propiedad el término gueto para nombrar las zonas pauperizadas de los suburbios urbanos que combinan la exclusión de clase con la “racial”. Es este un fenómeno que se expande desde el siglo pasado en el mundo. Un nuevo tipo de gueto que “armoniza” la discriminación étnica con la explotación de clase. En las favelas brasileñas es indudable que el factor etnia (afro descendientes) se interrelaciona con la pertenencia al más bajo estamento de una clase social que trabaja a cambio de un salario.

La descripción de Rocco sobre la favela y sus trabajadores descalificados se ajusta más a la existencia favelada del siglo XX, donde habitaba un sub proletariado que a lo más que podía aspirar era a cumplir funciones de “servicios personales” de la clase media y la burguesía. Con la inclusión en el mercado procesada por el “lulismo” de ese sub-proletariado que abarca decena de millones de nuevos trabajadores y que, en significativa medida, habitaba y habita las favelas, en la actualidad hay una explotación de clase por el capital por la vía de acceder a puestos de trabajo “con remuneraciones por debajo de 2 salarios mínimos (R$ 1.448 en 2014) principalmente en el sector empresas de servicios y con alta rotación, precarización, fragmentación y menor presencia en un centro de trabajo fijo” /4.

Es decir estamos frente a territorios que antes del “lulismo” eran habitados mayormente por ese sub-proletariado que no era parte de la relación capital/trabajo, era discriminado, sin los derechos de los trabajadores sindicalizados y segregado por su pertenencia a la etnia afro-descendiente. Y que ahora integran el sector de la clase obrera más pauperizado. Pero que están en la actualidad en un proceso de conquistas indudables de nuevos derechos como trabajadores, así como etnia discriminada.

Rocco también afirma con justeza que existe una resistencia -entre otras académicas- a reconocer el factor étnico como determinante en su discriminación social. Se responsabiliza del prejuicio excluyente a la “nefasta herencia del esclavismo”, sin reconocer abiertamente en el país la notoria existencia de un “racismo” estructural, institucional e interpersonal /5.

Es por esas características mencionadas de los nuevos empleos, -diferentes al trabajo industrial sindicalizado-, que en muchos casos la protesta contra la desigualdad explota a partir del ámbito de convivencia común, -en el espacio de la favela- antes que en el lugar de trabajo.

Aquí es importante la relación que el Estado siempre creó con la favela “lazos de clientelismo electoral y de corrupción política con el dinero del tráfico”...”En el caso brasileño, la favela es más que nada un producto del Estado, que se excluye de asumir sus responsabilidades naturalizando la pobreza y apuntando a la favela como ‘infeliz producto de la historia’ “. Explicación ideológica que intenta exculpar al Estado de su real responsabilidad. A la vez que se demoniza a los favelados por los “reinos de terror en torno del crimen organizado” que el propio Estado desarrolló /6.

La favela es entonces un área donde se combina la discriminación y explotación de clase con la étnica. A la que se suma la incomprensión de ese proceso en los viejos sindicatos y centrales de trabajadores y movimientos sociales antiguos, así como en la mayoría de la “izquierda” tradicional, que pretende encuadrar al nuevo proletariado en las organizaciones sociales del siglo pasado.

Déficit habitacional

Aunque en los últimos 10 años entre los trabajadores con ingresos familiares mayores de 3 salarios mínimos el déficit de vivienda disminuyó, en los hogares con ingreso por debajo de 3 salarios mínimos el déficit aumentó un 3%, pasando de 70,5% en 2007 a 73,6% en 2012. La razón es que el ingreso familiar menor a 3 salarios mínimos no cumple los requisitos de la Caixa Económica para intervenir en los planes “Minha casa, Minha vida”. Las medidas “asistencialistas” del “lulismo” no incluyeron predecir las demandas por vivienda que surgirían del seno de ese nuevo proletariado con ingresos familiares menores a 2 o 3 salarios mínimos. Menos aún se anticiparon a las protestas callejeras que se desatarían como expresión de ese déficit, que en un 81% es urbano /7.

Confiados en su control de los movimientos sociales institucionalizados, los gobiernos petistas no previeron que se multiplicarían las demandas urbanas por el acceso a los servicios públicos y el ejercicio de nuevos derechos como el de la vivienda. Y ubicaron como centro del desarrollo nacional, la inversión estatal en obras de infraestructura que darían impulso al capitalismo brasileño y responderían a necesidades de las clases medias (profesionales y tecnócratas) y de algunos estamentos más favorecidos del trabajador industrial.

Durante los dos ejercicios que gobernó Lula se lanzaron los Programas de Aceleración del Crecimiento (PAC I y II) apuntando a realizar las obras de infraestructura que permitieran un crecimiento que transformaría a Brasil en la “China latinoamericana”. El PAC I contó con US$ 370 mil millones para la realización de 2471 proyectos de infraestructura. El PAC II anunciado oportunamente antes de iniciarse la campaña electoral de 2010, destinó US$ 878 mil millones con igual objetivo.
Una enorme inyección de capital que favoreció en primer lugar a las constructoras transnacionales de capital brasileño y que -en algún caso- se derramó incluso hacia las inversiones de capital de origen delictivo /8.

El gobierno de Dilma lanzó un Plan Nacional de Logística (PNL) dirigido al desarrollo de la infraestructura del país, (autopistas, ferrovías, puertos, aeropuertos, etc.) así como a las obras “necesarias” para alojar mega eventos deportivos (copa de las confederaciones -2013- campeonato mundial de futbol -2014- y Juegos olímpicos de 2016).
Y utilizó y utiliza ese Plan para realizar una contra reforma urbana en las principales ciudades del país. La mayoría de los desplazamientos de pobladores favorecieron una “limpieza de indeseables” en zonas conflictivas, donde se trató de desmontar la organización comunitaria. En todo Brasil fue desatendida la mejoría de condiciones de vida de la población carente, en los aspectos de infraestructura urbana, vivienda, saneamiento básico, salud, enseñanza y transporte. Dándole prioridad a grandes emprendimientos que desarrollaran la especulación inmobiliaria.

 

Como David Harvey señala “la producción del espacio urbano se conecta cada vez más a la forma mercadería que sirve a las necesidades de la acumulación promoviendo cambios, exigiendo readaptaciones de usos y funciones de los lugares en la ciudad, reproduciéndose bajo la ley de lo reproducible. Esto es así porque hoy, cada vez más, el espacio producido como mercadería entra en el circuito del intercambio atrayendo capitales que migran de otros sectores de la economía de modo de viabilizar la reproducción en un momento de super-acumulación del capital que coacciona y solapa la producción de la ciudad como espacio-tiempos de realización de la vida humana.” Y concluye “El capital tiene la capacidad de construir las ciudades que quiera sin importarle lo que necesita la gente. Como individuos nos vemos obligados a vivir en el tipo de ciudad que el capital quiera y el tipo de ciudad que es coherente con mantener la acumulación de capital" /9.

Mientras el tema habitacional se destacó como el principal problema urbano de las capitales estaduales. São Paulo ya engendró un enorme movimiento urbano por vivienda que se organiza en el Movimento dos Trabalhadores Sem-teto (MTST) y que obtuvo con sus movilizaciones y ocupaciones de tierra un importante reconocimiento en la votación por los vereadores (ediles) de la ciudad, del Plano Director de São Paulo (julio 2014), con la aprobación de varias Zonas Especiales de Interés Social (ZEIS), para construcción de viviendas populares.

Este factor de déficit de vivienda, aumenta en Río de Janeiro la situación de rebelión social de las favelas. Río es la segunda ciudad del país con el mayor déficit habitacional en números absolutos. Sólo pierde para São Paulo. Pero en relación a la población, São Paulo tiene casi el doble de pobladores, tanto en la ciudad propiamente dicha, como en su región metropolitana /10. Lo que convierte al déficit habitacional carioca en el peor del país, en relación al número de pobladores. Déficit que se concentra en las favelas.
En Río, en la medida que el problema de la ausencia o pésima calidad de las viviendas se fue transformando en consciencia de necesidad /11, la comprensión sobre la desigualdad social se hizo más evidente y la lucha popular por viviendas se intensificó. Es lo que pasó en los últimos años. Pero alcaldes -prefeitos- y gobernadores estaduales con apoyo federal han dado prioridad a una política de “seguridad” exacerbada contra las poblaciones de favela, con el objetivo de entorpecer la organización y el desarrollo de las luchas de los sin-techo y de las poblaciones sin los servicios públicos indispensables del Estado.

De cualquier forma la situación social de Río por la complejidad y diversidad de factores que la enervan se ha convertido en algo explosivo. Durante junio y julio de 2014 el escenario de las luchas populares en la ciudad se ha visto agravado por la persecución policial y judicial contra los activistas de las protestas. A la vez que, a la tradicional violencia mortífera de policías militares y milicias para-policiales se sumó una intervención de las fuerzas armadas en varias favelas y el intento judicial de instalar una abierta ilegalidad de “estado de excepción” en su territorio. Lo que ha transformado a la ciudad en un escenario de intolerancia institucional negativa, ejemplar para todo Brasil.

Amarildo: los crímenes de la PM y de la “policía pacificadora”

La notoriedad nacional e internacional que tomó el caso del trabajador de la construcción Amarildo de Souza, de la favela Rocinha, desaparecido en las manos de la policía carioca, llevó a tomar consciencia de una situación delictiva de las fuerzas de seguridad del estado: el aumento de las desapariciones forzadas estarían encubriendo crímenes policiales.

La investigación presionada por la movilización social, terminó comprobando que Amarildo fue torturado dentro de la propia sede de la Unidad de Policía Pacificadora (UPP) y que ese “método” era utilizado allí con asiduidad. Las “técnicas” usadas incluían asfixia con saco plástico, choque eléctrico en la planta de los pies mojados y “submarino” en el inodoro. Es decir no se las puede definir con el eufemismo estadounidense de “técnicas innovadoras de interrogatorio”. Lo de las torturas de la “policía pacificadora” volvió a revelarse el mes pasado: la organización Human Rights Watch denunció el 28 de julio, 64 casos de torturas y violaciones de los derechos humanos en Brasil en los últimos cuatro años y afirmó que por lo menos 150 policías estarían implicados. La denuncia está en un comunicado enviado por el grupo de DDHH a presidencia y al Congreso Nacional /12.

Durante los dos ejercicios de Sérgio Cabral como gobernador, los “tipificados” como “auto de resistência” en la jerga policial, es decir muertes de civiles en falso “enfrentamiento con la policía” que eran la norma, han pasado a ser desaparecimientos forzosos. Y las muertes por arma de fuego son clasificadas ahora como “muertes violentas de causa indeterminada”, para prescindir en ambos casos de cualquier investigación. Existen varias investigaciones independientes que concluyen con igual convencimiento sobre este tema /13.


El abogado João Tancredo, que representa a la familia de Amarildo en la Justicia, define con claridad esta tesis:

“Para mí, el ‘auto de resistência’ hoy en día se ha tornado desaparecimiento. ¿Por qué? El “auto” tiene los nombres de las víctimas y de los policías militares que intervinieron en el hecho. Si la familia de la víctima exige que se investigue y la sociedad civil se moviliza, el PM que ejecutó cobardemente va a la cárcel. Para el gobierno del estado es mejor no ser evidenciado por la brutalidad policial. El aumento de los desaparecidos tiene sentido en esta idea. Desaparecimiento no tiene autor evidente” /14.

En el período 2007-2013 bajo el mandato de Sérgio Cabral como gobernador de Río, las propias estadísticas del Instituto de Seguridad Pública (ISP), vinculado a la Secretaría de Seguridad Pública, registraron casi 35 mil desaparecidos!! Un verdadero genocidio que supera las desapariciones en Chile bajo Pinochet y lo asemeja con la actuación de la junta militar argentina. Si lo relacionamos al tamaño de las poblaciones, el estado de Río y Chile son similares, pero Argentina tiene más de 2 veces y media la población del estado brasileño. Al ritmo de desapariciones hasta el año pasado, al fin de 2014 los desaparecidos sumarían más de 40 mil. Lo que hace imperioso la instalación de una Comisión de Verdad sobre desaparecidos que realice una amplia y exhaustiva investigación independiente. De acuerdo al mismo ISP, en 22 años las desapariciones sumaron 92 mil personas /15.

Río: prototipo de desigualdad e injusticia

Según el censo demográfico de 2010 de IBGE, el primer mundo y el último conviven en los 1.182 kilómetros cuadrados del estado de Río de Janeiro. Los barrios “nobles” poseen un Índice de Desarrollo Humano (IDH) entre los diez primeros mayores IDH del mundo. Gávea tiene el mismo IDH que Australia (0.970) que está en segundo lugar en el listado mundial. Leblon tiene un IDH (0.967) mayor que Canadá (0.966) que ostenta el cuarto lugar en el mundo. Jardim Guanabara iguala en IDH a Suecia (0.963) que se ubica séptimo e Ipanema con 0.962 supera a Francia (0.961) octavo en el ranking, Lagoa iguala a Finlandia (0.959) décimo en el mundo.

En el extremo opuesto tenemos el barrio de Manguinhos con un IDH (0.726) menor que el de Mongolia (0.727) que se ubica en el lugar 115 en el mundo; el Complexo do Alemão con un IDH (0.711) menor que Guinea Ecuatorial (0.719); la favela de Rocinha con un IDH (0.735) menor que los Territorios Palestinos y Jacarecinho con un IDH (0.731) menor que el de Honduras (0.732).

De acuerdo al censo de 2010 el Instituto Brasileiro de Geografia e Estatística (IBGE) en los denominados por el Instituto “aglomerados subnormales” en términos de vivienda (con que se nombra a todos los asentamientos irregulares conocidos como favelas, invasiones, grotas, baixadas, comunidades, vilas,, ressacas, mocambos y palafitas, entre otros) dan la pauta de la desigualdad social en las ciudades. La explicación no es difícil: en Río de Janeiro la cuarta parte (25,6%) de la población favelada tiene un rendimiento nominal domiciliar de hasta medio salario mínimo. Mientras que en el resto de la ciudad ese porcentaje baja a poco más del 10% (10,7%).

En educación sólo el 1,2% de la población favelada de Río contaba con curso superior, mientras que en el resto de la ciudad ese porcentaje alcanzaba casi el 15%. En las viviendas de las favelas también hay menos electrodomésticos y menor conexión a Internet, por domicilio.

La circulación interna en las favelas se realiza a través de una infraestructura vial precaria de escaleras, callejones, callejuelas y rampas. La región metropolitana de Río  de Janeiro fue la segunda -después de la región metropolitana de Sao Paulo en concentración de domicilios en “aglomerados subnormales” con el 14,9% del total nacional. En la región metropolitana de Río de Janeiro estaban las mayores cantidades de viviendas en fajas laterales de dominio de ferrovías y carreteras /16.

La ocupación militar de las favelas de Río

Definitivamente, las comunidades miserables de Haití sirvieron de laboratorio para la actuación del ejército brasileño en las favelas de Río. Así como la Unidades de Policía Pacificadora (UPPs) sirven como modelo para la organización de la policía haitiana. En mayo de 2013 el gobernador Sergio Cabral y el primer ministro haitiano Laurent Lamothe firmaron un acuerdo de intercambio de profesionales y de experiencias entre la policía militar de Río y la policía nacional de Haití en el tema de intervención policial en las comunidades pobres. En enero de 2014 llegó a Río un grupo de policías haitianos, para interiorizarse sobre la metodología de las UPPs y la estructura de la policía militar fluminense. La nueva policía nacional de Haití que impone la intervención de la Minustah bajo dirección de Brasil, está siendo desarrollada con todos los vicios y transgresiones a los derechos ciudadanos, de las unidades expertas en represión como el Batallón de Operaciones Policiales Especiales (BOPE). La intermediaria entre ambas fuerzas policiales es una ONG, Viva Río no Haití, cuyo coordinador Ubiratá Angelo explicó: “el proceso de pacificación engloba la decisión del gobierno, cual área será pacificada, ahí entra la inteligencia policial, después entran las tropas de intervención, por eso los visitantes conversan con esos tres sectores inicialmente” /17.

Morro da Providencia. En 2008 cerca de 200 hombres del ejército, del Comando Militar del Este, ocuparon el “Morro da Previdencia” en la zona portuaria de Río supuestamente para garantizar obras de un proyecto denominado “Cimento social”. “En este morro lo principal era favorecer el proyecto del Porto Maravilha, donde algunas familias fueron removidas por la construcción de un teleférico, y otras sin ninguna justificación desde áreas sin riesgo”...“Esos procesos de remociones dan prioridad a las inversiones empresariales y los negocios y se realizaron a través de un proceso decisorio autoritario, cerrado, no transparente y simbólicamente muy violento” /18. En 2014, en una confraternización con empresarios de la construcción, donde participaba Carlos Carvalho que remodela la zona portuaria, el prefeito de Río, Eduardo Paes (PMDB) se vanaglorió: “Hoy, el puerto es el lugar de la ciudad donde hay más especulación inmobiliaria, y gracias a dios es así.”

Bajo la ocupación, en junio de 2008, once militares participaron de la muerte de tres jóvenes supuestos “minoristas de traficantes” de dicho “morro”, que fueron entregados a narcos antagónicos del “Morro da Mineira” para ser torturados y muertos. En realidad los militares vendieron los jóvenes por R$ 60 mil a los traficantes de la “Mineira”. Los hechos se hicieron públicos porque una moradora de la favela salvó a uno de los jóvenes que estaban siendo golpeados por el grupo de militares introduciéndolo en su casa y trancando la puerta.

A raíz de este acontecimiento que se hizo público intervino una jueza de Río que dictaminó la salida de los militares de la favela. Pero una instancia judicial superior decidió mantener los militares en el “morro”. Los efectivos del ejército se redujeron a 60 y la justicia estableció restricciones a su actividad. Según decisión judicial los militares no podrían ejercer actividades que impliquen seguridad pública o garantía de la ley y el orden, ya que dichas funciones les están impedidas constitucionalmente. Este fue el primer intento de ocupación militar de una favela bajo gobierno de Lula, para crear un antecedente en ese sentido. La importancia de esta “operación experimental” y su descrédito fue tal, que el propio presidente Lula se entrevistó con las madres de los jóvenes asesinados y se comprometió a indemnizar a las familias, para detener cualquier acción judicial.

Complexo do Alemão. El último fin de semana de noviembre de 2010 todas las cadenas de TV de Brasil realizaron una cobertura “espectacular” de la invasión a algunas favelas de Rio por centenares de policías militares (PM) de elite -el varias veces acusado de corrupción, Batallón de Operaciones Especiales (BOPE) y 800 infantes de marina del Comando Militar del Este -integrantes de las Fuerzas Armadas con experiencia de represión a civiles en Haití- apoyados por helicópteros y vehículos blindados. La operación comenzó el jueves 25 de noviembre en la Vila Cruzeiro y continuó el domingo 28 sobre el Complexo do Alemão que reúne 13 favelas donde viven unas 150 mil personas. No hay cifras oficiales sobre la cantidad de muertos que dejó como saldo la acción represiva. Ni imágenes de TV sobre detalles del operativo.

Durante la operación en la Vila Cruzeiro y el Complexo do Alemão el Batallón de Operaciones Especiales (BOPE) derrumbó puertas y allanó viviendas y destruyó o sustrajo pertenencias de los pobladores sin ninguna clase de autorización o fiscalización judicial. Ni la Orden de Abogados de Brasil (OAB) ni su filial de Río de Janeiro reclamaron por este obvio abuso del truculento BOPE. Tampoco la Justicia hizo declaraciones al respecto. Se considera axiomático que los favelados no tienen los mismos derechos que los demás ciudadanos.

Comencemos por decir que en los tres años anteriores a la intervención, la policía y los servicios del Estado no ingresaron para nada en dichas favelas. Después de tres años sin aparecer, el lunes 29 de noviembre de 2010 se realizó allí una escenificación de recolección de residuos y de basurales para las cámaras de TV. Escuelas, guarderías y policlínicas o no existen o son insuficientes. La TV Record News combinó escenas anodinas del operativo policial-militar con llamamientos a los favelados para que aplaudieran la intervención de los uniformados y publicidades de la faja abdominal “abdomil” que “le garantiza la pérdida instantánea de 8 centímetros de cintura”. En una modesta guardería para niños de 2 a 5 años estos ya habían aprendido que, al sentir los primeros disparos de una balacera, debían concurrir a un pequeño salón resguardado y cobijarse bajo una mesa. “Para que no nos maten” explica con convicción un niño de 3 años.

El territorio invadido poseía poco más que el 7% de la población de las favelas y no mucho más del 1 o 2% de la superficie favelada de la ciudad. Pero la acción fue presentada como una batalla definitiva contra el narcotráfico de Río. Las fuerzas permanecieron en dichas favelas por casi 2 años.

Favela Santo Amaro.
Desde mayo de 2012, cerca de 150 hombres de la Força Nacional /19 ocupan la favela de Santo Amaro, en Catete, Zona Sur de Río de Janeiro. Para este comando de la Força Nacional el 21/07 pasado hubo una ampliación del plazo de permanencia por más 90 días para “continuar dando un supuesto apoyo al programa ‘Crack, é Possível Vencer’. Y ya se prevé que su actuación podrá ser prorrogada nuevamente /20.

Complexo da Maré. Desde abril de 2014, 2700 hombres del ejército y la marina substituyeron parte del efectivo de la policía militar de la Maré en la zona norte de la ciudad. El Complexo da Maré es un denso territorio donde viven más de 130 mil personas, auto-organizadas en dieciséis favelas. Estas existen porque sus moradores resisten la exclusión de la ciudadanía y luchan por el derecho a ser parte de la ciudad de Rio de Janeiro. Para la gente del “asfalto” el Complexo da Maré, es un lugar peligroso pero de pasaje obligatorio pues arterias fundamentales de movilidad urbana en Río-Avenida Brasil, Linha Vermelha y Linha Amarela- cruzan o circulan el territorio. La ocupación preveía facilitar el desplazamiento de turistas por la Copa del mundo. Es simbólico que el Complexo de Maré sea también conocido como “Faja de Gaza”. El 31/07 la presidente Dilma Rousseff postergó hasta el 31/10 la permanencia del ejército y la marina en el Complexo da Maré.

Fuerza Nacional de Seguridad. Para la Copa del Mundo de 2014, la Força Nacional aportó un efectivo de más de 10 mil hombres para actuar en el control y la represión de protestas populares en las 12 ciudades sede de la Copa. En Rio de Janeiro, el pedido de prórroga para el mantenimiento de los efectivos en la ciudad, hecho por el gobernador Luiz Fernando Pezão (sustituto de Sérgio Cabral por la campaña electoral de este año). Pezão argumentó que prevé aumento de las demandas populares durante el período electoral, lo que va a requerir la movilización de todo el efectivo de la Policía Militar (PM). O sea las razones para el mantenimiento de la tropa son abiertamente represivas.

Para el Ministerio de Defensa, movimientos sociales son “amenazas”

Luego de un cierto ocultamiento gubernamental de las disposiciones que se estaban tomando para defender el Mundial de Futbol, a fines de enero de 2014 se dio a conocer la Portaría 3.461 del Ministerio de Defensa, con la firma del ministro Celso Amorim. El documento considera a los movimientos sociales como “fuerzas oponentes” y “amenazas” (p. 15) del Ejército, Marina y Aeronáutica en las situaciones en que éstas fueran accionadas para garantir la ley y el orden, e iguala a las organizaciones populares con cuadrillas contrabandistas y facciones criminosas.

El texto está redactado en un lenguaje que recuerda la antigua Doctrina de la Seguridad Nacional de los golpistas del 64. Empleo de “inteligencia y contra inteligencia” y el “uso progresivo de la fuerza” (p. 26). Incluye entre las “principales amenazas” (p. 29) el “bloqueo de vías públicas”, “disturbios urbanos”, “invasión de propiedades e instalaciones rurales y urbanas” y hasta mismo “la paralización de actividades productivas”. Es decir en el documento inquisidor militar no se excluyen de la condena ni las huelgas de los trabajadores /21.

La Comisión Nacional de Verdad (CNV) había solicitado a los comandos de las tres fuerzas -ejército, marina y aeronáutica- que informaran a la Comisión sobre el uso ilegal de siete unidades militares, durante la dictadura cívico/militar/empresarial de 1964 a 1985. En esos locales fueron torturados por lo menos 15 personas y muertas por lo menos 9. Sin embargo, en las respuestas enviadas en junio/2014 a la Comisión, los comandantes presentaron tres informes similares sobre el histórico de dichas unidades, afirmando que ellas siempre actuaron de acuerdo con las leyes de la época, sin hacer referencia a casos de muerte o tortura. Argumentaron que mucha documentación fue destruida y concluyen que “no existen registros formales que permitan comprobar el uso de las instalaciones militares para fines diferentes de los que tenían prescripto”.

Las Comisiones de Verdad en todo el país comprobaron hechos vergonzosos de tortura y muerte, en el combate militar a un supuesto “enemigo interno”. Las respuestas de las tres fuerzas muestran que el actual comando de las FFAA brasileñas se niega a colaborar en el esclarecimiento de los crímenes cometidos por sus integrantes.

Los informes del comando de las FFAA fueron desmentidos al mes siguiente (31/07/2014) por las declaraciones del juez militar jubilado Nelson Guimarães que admitió en su exposición ante la CNV que había tortura sistemática en las prisiones ilegales en dependencias militares y policiales durante la dictadura. Y que tanto el sindicalista Olavo Hansen, como el líder estudiantil Paulo Vannuchi y Frei Tito murieron a consecuencia de la tortura /22.

Pero existe un hecho incontrovertible que ubica a los comandantes en jefe de las tres armas en actitud de prepotencia y desprecio a la legalidad democrática. Uno de los 7 centros de represión mencionados por la CNV en su requerimiento de informes a las FFAA, es el conocido DOI-CODI del II ejército, ubicado en la calle Tutoia de la capital paulista. En él fue torturada durante 22 días una estudiante mineira integrante del grupo guerrillero VAR-Palmares, conocida bajo el seudónimo de “Estela”. Cuatro décadas después, la ex-guerrillera Dilma Vana Rousseff, es hoy, como presidente de Brasil, supuesta comandante suprema de las fuerzas armadas. Y éstas, vuelven a ultrajarla con su respuesta a la CNV.

Es indudable que estos hechos son el resultado de la impunidad de sus crímenes bajo la dictadura; su desempeño como invasores y represores del pueblo haitiano, en la Minustah, y las nuevas funciones que les está adjudicando el gobierno petista en la ocupación y control de la “seguridad” en la favelas de Río de Janeiro.

Inocentes pueden acabar como reos de la justicia militar /23


Cualquier persona acusada de cometer un crimen contra militares o instituciones militares federales puede ser juzgada por un tribunal militar de la Unión, sin necesidad de validez de pruebas por la justicia civil. Con la ocupación militar de espacios urbanos, esta posibilidad se acrecienta ya que se convive con posibles abordajes autoritarios de militares que se sienten protegidos por un sistema de justicia en el cual ellos mismos están en el comando.

Y esto no es sólo una posibilidad remota. En el Complexo do Alemão en 2011, una joven de 22 años salió de la casa para ayudar un vecino que pedía socorro en cuanto era forzado a entrar en un jeep por militares. Sin entender que pasaba pidió para hablar con él y la respuesta fue un tiro de bala de goma en el pie izquierdo. En el hospital donde la atendieron por tres dedos quebrados, se recusó a firmar un papel en blanco presentado por un oficial militar. La detuvieron acusándola de desacato y otros crímenes. En primera instancia, 5 jueces -cuatro militares y un civil- la condenaron a 6 meses de prisión en base al testimonio de militares del mismo agrupamiento que la agredió. Como apeló fue nuevamente juzgada por el superior tribunal militar -integrado por 15 jueces, 10 militares y 5 civiles- que mantuvo -como era obvio por su integración- la decisión de primera instancia. Los militares agresores contaron con total impunidad. Al contrario de la justicia federal no existe un tercer recurso antes del supremo.

Es decir, a pesar de vivirse en una democracia, cualquier ciudadano civil puede transformarse en reo por acusación de desacato o cualquier otra forma de supuesta insubordinación a las fuerzas armadas. La procuraduría general de la república entró con una acción en el supremo tribunal federal (STF) para terminar con ese absurdo. Los militares no quieren perder ese privilegio e intentan presionar a los ministros del STF. Sin embargo la sociedad civil ya comenzó a organizar una gran movilización para desmilitarizar la justicia.
La ocupación militar en las favelas favorece crecimiento de las “milicias”.

En el caso del Complexo da Maré, la ocupación militar, tiene un comportamiento permisivo respecto a las milicias parapoliciales. El “enemigo interno” es el traficante y no el policial corrupto que integra las milicias. La tarea de “pacificar” se centra en las áreas de influencia del tráfico. Existe un proceso de decadencia de los comandos narcos que se inició en 1990 con la caída del precio de la cocaína y el surgimiento y popularización de drogas sintéticas como ecstasy o LSD comercializados fuera de la favela por traficantes de clase media y media alta. Indirectamente la acción estatal fortaleció las milicias pues su territorio no fue casi alterado desde el inicio del programa de “pacificación”.

Existen estimativas de que en cuanto las tres fracciones del tráfico (Comando Vermelho, Terceiro Comando Puro y Amigos dos Amigos) controlan hoy el 40,6% de todas las favelas cariocas, las milicias dominan el 42,5% del área total. Pero con el agravante, que el tráfico posee los mercados consumidores menos dinámicos y de más bajo poder adquisitivo. La expansión de las milicias fue muy agresiva por el consentimiento e incluso el estímulo del propio Estado, como solución alternativa a los narcos.

El favorecimiento a las milicias pudo comprobarse desde el alcalde (prefeito) de Río de Janeiro César Maia (1993-1996, 2000-2003 y 2005-2008) que apoyó a los grupos de milicias y llegó a llamarlas “autodefensas comunitarias” y un “mal menor que el tráfico” asegurando en 2004 que el fenómeno de las milicias era una reacción natural de los habitantes de las favelas. La gobernadora del estado Rosinha Matheus (2003-2006) no reconocía la existencia de las cuadrillas parapoliciales. El gobernador Sergio Cabral contó con los jefes de las milicias en los actos de su primera campaña electoral de 2006. Reelecto en 2010 por la coalición que lideraba Lula, anunció al inicio de su gobierno que reprimiría las milicias. Pero luego, tanto la policía como el Ministerio Público de Río de Janeiro declararon que la “integración a una milicia no constituye un delito criminal”
y la expansión de los parapoliciales se siguió extendiendo. Y Eduardo Paes, actual prefeito carioca, “enumeró y colocó en Internet durante su candidatura al gobierno del estado, en 2006, los ‘benefícios’ que los “milicianos” aportaban a sus territorios en Jacarepaguá.

Sin duda los paramilitares se debilitaron con la CPI de las “milicias” realizada en Rio en 2008, donde se identificó sus principales áreas de actuación y sus estrategias para lucrar, posibilitando la acusación formal y la casación de muchos agentes públicos de seguridad y políticos envueltos con las cuadrillas. Esto los ha llevado a hacer menos visible su presencia y evitar demostraciones de fuerza públicas. Actuando ahora en centros de tortura clandestinos y casas de muerte con desaparecimiento garantido de
cuerpos /24.

Primeros presos políticos del siglo XXI en Brasil

El ministro de Justicia José Eduardo Cardozo, en la misma semana del sospechoso atentado con una bengala contra el camarógrafo de la TV Bandeirantes Santiago Andrade y el “brote histérico” represivo promovido por los medios para aprobar una ley anti-terrorista auspiciada por la FIFA, anunció que presentaría a la presidencia un proyecto para reglamentar las manifestaciones. En él se agravan las penas para crímenes cometidos en protestas callejeras.

Cuando se pretende tipificar o agravar las penas para delitos “cometidos en protestas callejeras”, el objetivo es amedrentar a quienes concurren en forma pacífica para que dejen de ejercer su ciudadanía.

José Mariano Beltrame, titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Río de Janeiro, con responsabilidad por su cargo en la expansión explosiva de las milicias y de la inmensa “burbuja” de desapariciones forzadas en el estado carioca, concurrió luego del fallecimiento de Andrade a la comisión de Constitución y Justicia del Senado a entregar un proyecto de ley que tipifica “desorden” como crimen.

En el proyecto de Beltrame se declara delito con pena de 2 a 6 años de reclusión y multa por “causar desorden en lugar público o accesible al público”...”con el pretexto de protestar o manifestar desaprobación o descontento con relación a actos o situaciones con los cuales no se concuerde” Es decir se tipifica disentir y protestar como delito, con pena de cárcel.

Y se responsabiliza a todos los manifestantes por cualquier delito que se cometa en una protesta. Las penas pueden llegar a ser de 6 a 12 años de reclusión y multa, por la simple participación en la protesta, en caso que haya una muerte en la reunión o manifestación pública. Un proyecto que intenta impedir no sólo el derecho a manifestar sino también el derecho al descontento.

Aún sin haber sido aprobado, este proyecto se ha comenzado a aplicar en Río de Janeiro desde la víspera del último partido de la Copa del mundo. En una operación denominada “Firewall” la policía ha salido a detener a los que identifica como “activistas” de las protestas, los lleva ante la justicia y ésta los condena a prisión temporaria sin cualquier indicio o pruebas que puedan comprobar las acusaciones. De esta forma se realizaron más de dos decenas de detenciones. Varios diputados federales (Jandira Feghali - PCdoB; Chico Alencar e Ivan Valente - Psol; etc.) han acusado al juez Flávio Itabaiana de Oliveira Nicolau por actuar como si se tratara de un “Estado de Excepción” y accionaron el Consejo Nacional de Justicia contra la decisión judicial. Por eso estas detenciones ya son denunciadas como los primeros presos políticos bajo presidencias petistas.

La activista, abogada Eloisa Samy, 45 años, fue presa en Río de Janeiro acusada de hacer reuniones en su casa y de abandonar su actividad profesional para intervenir en las protestas. En base a esos “delitos” se le tipificó “formación de cuadrilla” por la policía civil carioca. Fue detenida en el presidio de Bangú, liberada por un “habeas corpus” y vuelta a procurar por un nuevo pedido de prisión. Samy ganó atención al huir de la detención y pedir asilo en el consulado de Uruguay. Lo que abrió un debate sobre la vigencia del estado de derecho democrático en Brasil.

Para ella el país ya no es de hecho un estado de libertades democráticas. Y agrega: “quien experimenta esa situación todos los días son los favelados, las comunidades carentes”...“Yo vivo en una clase privilegiada, por eso tengo el deber de reconocer las personas más vulnerables en ese sentido. Es mi responsabilidad, por los privilegios que tuve, que recibí por los estudios, por el color de mi piel y por los salarios que gano”.

La trascendencia de estos hechos obligaron al presidente del PT Rui Falcão, al secretario de Movimientos Populares, Bruno Elias y al coordinador de Derechos Humanos del partido, Rodrigo Mondego a realizar una declaración donde consideran dichas prisiones como violación de derechos y libertades democráticas.

Pero lo cierto es que estas graves transgresiones policiales y judiciales en Río son resultado de una política gubernamental, que desde hace algunos años incentiva la compra de armamentos, proyectiles y tanquetas contra movilizaciones callejeras, (principalmente al estado genocida de Israel); creó y desarrolló cuerpos de élite para agredir y perseguir todo tipo de protestas populares. Ha hecho intervenir en la represión a las fuerzas armadas no sólo en aspectos puntuales -como el “resguardo” de la licitación internacional de la cuenca de Libra, del pre-sal sino también en invasiones y ocupaciones de favelas en la capital carioca.

En Río de Janeiro 2010 el PT apoyó la reelección del gobernador Sergio Cabral Filho, que bajo su ejercicio impulsó la expansión de las milicias parapoliciales y las desapariciones forzosas; y la elección del actual prefeito Paes (PMDB) un candidato de las grandes constructoras, que no se avergüenza de hacer declaraciones públicas a favor de la especulación inmobiliaria en la ciudad y que también ensalzó las ventajas de la expansión de las milicias en Río.

***


Como podemos apreciar por todo este panorama, la intervención militar en Río de Janeiro es algo que ha contado con la ayuda y la anuencia del gobierno petista. Y su objetivo es aplastar el movimiento de demandas de un proletariado incipiente y una población ultra-explotada y discriminada por su pertenencia étnica.

La acción conjunta de gobernantes estaduales y municipales aliados a las policías, los parapoliciales, los militares y la justicia, ha significado una enorme pérdida de derechos y libertades en la población más pobre de la ciudad. Con las justificaciones de la “seguridad” y el gran embuste de la ficticia “guerra contra las drogas”.
 

Los militares que ocupan las favelas en su gran mayoría vienen de reprimir a la población pobre de Haití. Las fuerzas brasileñas de la Minustah se ejercitan en el pequeño país ocupado hace 10 años por orden del imperialismo, para continuar desplegando su oficio represor en las favelas de Río de Janeiro. Y la naciente policía haitiana es entrenada por la policía militar carioca y sus batallones especiales de pésimos procederes como el BOPE. Por todo esto la capital carioca se está transformando en la Haití de Brasil. Y la intervención en Haití, como ejemplo de ultraje al derecho de autodeterminación de los pueblos, es una afrenta para todo el continente.


Notas

1/ Edward Palmer Thompson, Costumbres en Común Barcelona, Crítica. Grijalbo 1995.

2/ Roberto Rocco, Favela: Gueto ou enclave? Correio da Cidadania - Columna Cidade Aberta. Rocco es arquitecto-urbanista y doctorado por la Universidad Técnica de Delft, Holanda.http://www.correiocidadania.com.br/antigo/ed388/cidadeaberta.htm

3/ Peter Marcuse The Ghetto of Exclusion and the Fortified Enclave Columbia University 1997.

4/ J.L.B. Brasil: Estrategia del “lulismo” para el próximo decenio Rebelión.org  Julio 2014.http://www.rebelion.org/docs/187283.pdf

5/ ONU: negros ainda sofrem racismo estrutural institucional e interpessoal Instituto Humanitas Unisino 20 12 2013.
Un grupo de trabajo sobre afro-descendientes de la ONU en una visita de 10 días a Brasil, elaboró un informe para presentar en el Consejo de Derechos Humanos de ONU en setiembre de 2014. Allí se afirma que en Brasil existe racismo estructural, institucional e interpersonal; que existe falta de oportunidades para la población afro-descendiente en las áreas de educación y de trabajo; que a pesar de que el grupo de personas de ascendencia africana son más de la mitad de la población brasileña permanecen sub-representadas o invisibles en la mayoría de las estructuras de poder, en los medios de comunicación y en el sector privado; y destacó que además existe situación de desventaja para los negros en la áreas de vivienda, salud e infraestructura.
http://www.ihu.unisinos.br/noticias/526844-onu-negros-ainda-sofrem-racismo-estrutural-institucional-e-interpessoal

6/ Roberto Rocco, Ibíd.

7/ Carolina Gonçalves. Déficit habitacional cai 12% em 5 anos, aponta estudo do Ipea Rede Brasil Atual 18 05 2013. 
http://www.redebrasilatual.com.br/cidadania/2013/05/deficit-habitacional-cai-12-em-5-anos-6300.html

Gabriel Brito y Paulo Silva Junior O déficit habitacional no Rio é gritante; vai provocar mais lutas e mobilizações’ Correio da Cidadania 28 04 2014. 
http://www.correiocidadania.com.br/index.php?option=com_content&view=article&id=9557:manchete280414&catid=63:brasil-nas-ruas&Itemid=200

8/ La constructora Delta que obtuvo la participación en la construcción de varios estadios tenía como socio oculto al “bicheiro” Carlinhos Cachoeira (banquero de máquinas caza-níquel ilícitas) relacionado amistosamente a todo el espectro partidario del Congreso brasileño y a varios gobernadores estatales.

9/ Intervención de David Harvey en el marco del VI Encuentro Internacional de Economía Política y Derechos Humanos, organizado por la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo, que tuvo lugar entre el 4 y 6 de octubre de 2012, en Buenos Aires.

10/ Ana Conceição Déficit habitacional cai no geral, mas cresce na baixa renda, diz Ipea Valor Económico, 25 11 2013. Esta caída del déficit habitacional no se manifestó en los domicilios con renta familiar menor a 3 salarios mínimos. En este sector de la población el déficit de vivienda aumentó.
http://www.valor.com.br/brasil/3350444/deficit-habitacional-cai-no-geral-mas-cresce-na-baixa-renda-diz-ipea#ixzz38fDhLbf9

11/ “Las clases respiran desde el momento en que, al situarse de desigual manera en la génesis de riqueza, en cuanto a los medios de producción fundamentales, y respecto al consumo de excedente, sus intereses son distintos, aunque las facciones involucradas, en particular, las clases dominadas, puedan no ser conscientes de esos intereses... la construcción de una conciencia en torno a los intereses de clase por una clase, es una elaboración que llega más tarde, pero que supone la existencia de la clase que arribará a esa conciencia”. Edgardo Adrián López, Facultad de Humanidades, Universidad Nacional de Salta, Salta capital, provincia de Salta, Argentina. 
http://www.fisyp.org.ar/media/uploads/thomp17.pdf

12/ Human Rights Watch denuncia torturas no Brasil e acusa 150 policiais Gazeta do Povo 28 07 2014.
http://www.gazetadopovo.com.br/vidaecidadania/conteudo.phtml?id=1487151

13/ Fabio Araújo. Das Consequèncias da “Arte” Macabra de Fazer Desaparecer Corpos - Violência, sofrimento e política entre familiares de víctima de desaparecimento forçado. 
http://es.scribd.com/doc/131456664/Tese-Fabio-Versao-Final

Daniel Cerqueira. “Mortes Violentas Não Esclarecidas e Impunidade no Rio de Janeiro” Instituto de Investigación Económica Aplicada (IPEA). Enero 2012. Michel Misse, Quando a polícia mata. Libro ISBN: 9788577291380, 196 páginas 2013. 
http://www.ipea.gov.br/portal/index.php?option=com_content&view=article&id=15129

Alba Zaluar y Christovam Barcellos “Saúde Urbana – Homicídios no entorno de favelas do Rio”. IESP - Universidad Estadual de Rio de Janeiro y Fiocruz. Ver reseña en link: 
http://www.icict.fiocruz.br/content/pesquisa-realizada-pelo-icict-avalia-novos-rumos-para-politica-de-seguranca-do-rio

Ignácio Cano No Sapatinho A evoluçao das milicias no Rio de Janeiro 2008-2011 Versión PDF.
http://br.boell.org/downloads/no_sapatinho_lav_hbs.pdf


14/ Giuliander Carpes.
Desaparecidos y Esquecidos. Brasil de Fato 27 02 2014.http://www.brasildefato.com.br/node/27590

15/ CPI do Amarildo: deputado propõe comissão para investigar desaparecimentos no Rio. SRZD 04 10 2013.
http://www.sidneyrezende.com/noticia/21785

16/ Censo 2010 mostra as características dos aglomerados subnormais e suas diferenças das demais áreas das ciudades - IBGE 06 11 2013. 
http://saladeimprensa.ibge.gov.br/noticias?view=noticia&id=1&busca=1&idnoticia=2508

17/ Flavia Villela. Policiais haitianos estão no Rio para conhecer programa das UPPs Agência Brasil 29 01 2014.
http://agenciabrasil.ebc.com.br/geral/noticia/2014-01/policiais-haitianos-estao-no-rio-para-conhecer-programa-das-upps

18/ Sônia Fleury Megaeventos y violación de los derechos humanos en Rio de Janeiro. Instituto Humanitas -Universidade do Vale do Rio dos Sinos. 28 05 2013. 
http://www.ihu.unisinos.br/entrevistas/520433-entrevista-especial-com-sonia-fleury

19/ La Força Nacional de Segurança Pública con sede en Brasilia (Distrito Federal) fue creada en la primera presidencia de Lula y depende de la Secretaria Nacional de Segurança Pública, del Ministerio de Justicia. El comando se comparte entre la Policía Federal y la Policía Militar y tiene una unidad de élite denominada batallón especial de despliegue rápido. Al parecer como las nutridas y variadas fuerzas represivas federales y estaduales no eran suficientes el gobierno de PT agregó un nuevo escuadrón.

20/ Força Nacional permanecerá no Morro do Santo Amaro por mais 90 dias Agência Brasil 21 07 2014.
http://agenciabrasil.ebc.com.br/geral/noticia/2014-07/forca-nacional-permanecera-no-morro-do-santo-amaro-por-mais-90-dias

21/ Portaria 3461 do Ministério da Defesa ¿Criminalização das ruas? EcoDebate e Instituto Humanitas Unisinos – IHU, da Universidade do Vale do Rio dos Sinos – Unisinos, em São Leopoldo, RS.
http://www.ecodebate.com.br/2014/01/22/portaria-3-461md-do-ministerio-da-defesa-criminalizacaodas-ruas/

22/ Juiz militar admite tortura e prisões ilegais na ditadura Comissão Nacional da Verdade 31 07 2014.
http://www.cnv.gov.br/index.php/outros-destaques/513-juiz-militar-admite-tortura-e-prisoes-ilegais-na-ditadura

23/ Você sabia que no Brasil você ainda pode ser julgado por um tribunal militar? Desmilitarização da Justiça.
http://desmilitarizacaodajustica.meurio.org.br/

24/ Lia Imanishi Rodrigues. Milicias como no tempo da ditadura 17 07 2014.
http://outraspalavras.net/brasil/milicias-como-no-tempo-da-ditadura/

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=188334

 

 

Hemos comprobado que no hay antagonismo irreconciliable entre Lula y Bolsonaro. Sucede lo mismo entre Cristina Fernández y Mauricio Macri. De modo que es fundamental la revisión crítica de todos los gobiernos progresistas para  reflexionar desde otras perspectivas sobre cómo la democracia burguesa se está militarizando intensificando su ejercicio del terrorismo paraestatal y estatal.

 

 

Haití fue el laboratorio para

la ocupación de Río por el Ejército
1 de marzo de 2018

El día 1º de junio del 2004, el gobierno de Lula aceptaba la invitación realizada por la ONU para comandar las fuerzas militares de ocupación en Haití, la llamada Minustah (Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización en Haití). La misión era, en realidad, la continuidad de un golpe de Estado, perpetrado directamente por EE.UU, que depusieron al entonces presidente electo Jean-Bertrand Aristide, preso y deportado por marines hacia la República Centro-Africana.

 

Escribe Diego Cruz

 

Desgastado por la malograda invasión y ocupación de Irak y Afganistán, el entonces presidente de EE.UU., George W. Bush, recurrió a la ONU, a fin de concretar la ocupación en el país caribeño. El gobierno de Lula aceptó prontamente la oferta. Era una forma de agradar a Bush y, al mismo tiempo, anhelar la tan codiciada vacancia en el Consejo de Seguridad de la ONU, algo soñado por el gobierno, en esa época, como una compensación por los servicios prestados al imperialismo.

 

Liderada por Brasil, la Minustah reunió soldados de varios gobiernos “progresistas” de Argentina, Chile, Uruguay, Bolivia, Paraguay, entre otros países. Trece años después que los primeros cascos azules desembarcaron en la isla, escenario de la primera revolución negra de la historia, la Minustah fue oficialmente desactivada en el 2017, dejando un largo rastro de denuncias de crímenes, como violaciones y asesinatos, además de una epidemia de cólera, que acabó con la vida de al menos 9 mil haitianos.

 

Detrás del discurso humanitario, que justificó la acción militar, estaba el interés de EE.UU de estabilizar la región, para la actuación plena de las llamadas “maquilas”, fábricas de grandes empresas extranjeras, que super explotan la mano de obra haitiana, con un salario que, muchas veces, se resumía a la mitad del que ganaba un obrero chino.

 

Para Brasil había un interés mayor. El envío de soldados, para que actuaran en áreas urbanas de Haití, sería el laboratorio perfecto para el posterior uso de las Fuerzas Armadas en el propio país. Precisamente en Río de Janeiro. “[El envío de las tropas a Haití] traerá (experiencia) para garantizar la ley y el orden interno, un objetivo que yo diría que puede ser alcanzado”, declaró al periódico Folha de São Paulo, en mayo del 2004, el general Américo Salvador, que estaba listo para asumir el comando de la brigada brasileña.

 

Y fue eso lo que hicieron los 37.500 militares brasileños, que pasaron por Haití, durante el tiempo que duró la Minustah (además de 53 policías militares). Entrenaron en situaciones reales de combate y probaron equipos militares. Brasil no ganó el asiento en el Consejo de Seguridad, pero aumentó sus exportaciones de armas para el país y quedó, aquí, con miles de militares con experiencia en actuación en las favelas. Como afirmó el investigador del Grupo de Estudios en Conflictos Internacionales, João Fernando Finazzi, al Nexo Jornal, “las intervenciones y ocupaciones de favelas, por parte de los más de 30 mil militares y policías brasileños, que pasaron por la Minustah, posibilitó el entrenamiento y perfeccionamiento de acciones de pacificación, que después fueron implementadas en contextos similares, como en las favelas cariocas, durante la Copa del Mundo y las Olimpíadas”.

Esa experiencia influenció directamente la política de las UPP’s (Unidades de Policía Pacificadora) en Río. La lógica partió de la creación de “puntos fuertes” en Cité Soleyl (mayor favela de Puerto Príncipe), a partir del 2015, o sea, la construcción de “fuertes” en medio de la comunidad, a partir de los cuales se establece un perímetro de seguridad, militarizado. La PM de Río, incluso, envió representantes para el acompañamiento de la operación. El propio gobierno de Cabral firmó un acuerdo de cooperación entre la PM y la Política Nacional Haitiana, con vistas a reproducir aquí esa experiencia.

 

Represión

Al contrario de lo que tanto se divulga por aquí, la actuación de las tropas no se resumía al combate a los “mercenarios”, pandillas o paramilitares. La represión a los movimientos populares, incluso movilizaciones estudiantiles y huelgas obreras, formaba parte del cotidiano de las tropas en el país. Como afirmó el dirigente de Batay Ouvriye (Batalla Obrera), Didier Dominique, al portal del PSTU: “en el 2008 y 2009, comenzaron a reprimir directamente a los obreros movilizados, tanto en las fábricas como en las luchas más generales, como en el 2009, contra el salario mínimo de miseria, que los burgueses del sector textil y su gobierno reaccionario querían imponer”.

 

La represión de las tropas de la ONU se volvió contra cualquier tipo de manifestación, incluso, contra protestas estudiantiles. En el 2009, la Policía Haitiana y las tropas brasileñas invadieron la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Estadual de Haití y reprimieron brutalmente os estudiantes, apresando a varios de ellos. Esta es la “estabilización” que la Minustah y los EE.UU. querían.

Durante años, el papel represivo cumplido por la Minustah fue exhaustivamente denunciado por organizaciones como la propia Batay Ouvriye y, en Brasil, por organizaciones como la CSP-Conlutas, Jubileu Sul y el PSTU.

 

En Brasil

La actuación del Ejército en las comunidades de Río no es una novedad. La llamada GLO (Garantía de la Ley y del Orden), dispositivo que permite el uso de las Fuerzas Armadas de forma puntual, autorizada por el presidente de la República, fue utilizada durante la Copa del Mundo, las Olimpiadas y la visita del Papa a Brasil, en el 2013.

En el 2007, las Fuerzas Armadas actuaron en el Complejo del Alemán, experiencia repetida en el 2010. En el 2012, el Ejército ocupó el Morro de la Providencia, para apoyar un proyecto del gobierno federal, en el área. En esa ocasión, tres jóvenes, de la comunidad, fueron detenidos por “desacato”, por los militares, y entregados a traficantes del morro de la Mineira, controlado por una facción opuesta a la que domina la Providencia. Los tres jóvenes, uno de ellos menor de edad, fueron ejecutados.

El día 24 de mayo del año pasado, cuando se realizaba una manifestación en Brasilia, contra el gobierno y sus reformas, enfrentó de forma tenaz una salvaje represión. Temer firmó una GLO que daba poder a las Fuerzas Armadas para reprimir.

La intervención militar, decretada por Temer, no debe ser vista como un caso más del Ejército en las calles. Se trata de una medida de excepción, grave, y la mera intención de lanzar mano de mandatos colectivos, busca mostrar como eso va a representar el aumento de la represión contra la población de las comunidades de Río. No fue por casualidad que, el mismo general Augusto Heleno, quien comandó a las tropas en Haití, haya sugerido que jueces sean llevados a las operaciones, para que pudiesen, en el lugar, emitir mandatos colectivos instantáneos, tal como fue hecho en el país caribeño. De la misma forma, el general propone que sean flexibilizadas las leyes para los soldados, en ese tipo de operación. Es, en la práctica, la carta blanca para hacer lo que quieran, como fue el caso de los militares brasileños denunciados por violaciones en Haití, que nunca tuvieron ningún tipo de penalización.

La intervención tiene, como telón de fondo, el desgaste político del gobierno de Temer, ante una crisis profunda, un descontrol de las instituciones, en un Estado prácticamente quebrado y, contando con la experiencia de la actuación del Ejército en Haití, incluso, el riesgo de una explosión social.

Traducción Laura Sánchez

Fuente: https://litci.org/es/menu/mundo/latinoamerica/brasil/haiti-fue-laboratorio-la-ocupacion-rio-ejercito/

 

 

 Alternativas postcapitalistas

 

 

Estamos, todos los pueblos planetarios, subsumidos en el sistema capitalista o dominio de oligopolios imperialistas que progresa destruyendo a los subsistemas vitales de la Tierra como el del agua. En efecto:

 

 

El agua de Europa en peligro,

pendiente de un acuerdo de protección

18 de febrero de 2019

 

 

Por Alejandro Tena (Público)

Los Estados miembros de la Unión Europea pretenden cambiar la Directiva Marco del Agua que regula la calidad de los cauces de los ríos, acuíferos y humedales, y retrasar los márgenes de acción más allá de 2027.

La Directiva Marco del Agua (DMA), la normativa que protege el agua en Europa corre peligro. Sus objetivos –que buscan asegurar y certificar el bienestar de los ríos , humedales y acuíferos– podrían ser reducidos si se cumplen las pretensiones de algunos de los países que en los últimos meses han cuestionado la norma, como Alemania, Holanda o Bélgica. Curiosamente, tres de los Estados que menos cumplen con las pretensiones de conservar el entorno que tiene esta ley, según los datos de la Agencia Ambiental Europea .

En el año 2000 los Estados miembros impulsaron esta legislación pionera con la intención de mejorar las condiciones medioambientales de las diferentes fuentes de agua del continente. La norma daba varios plazos para reconducir la situación y garantizar niveles de calidad y cantidad óptimos en las aguas europeas. El límite de actuación era 2027. Con esta fecha cada vez más cerca, el balance no es nada positivo, en tanto que el 60% de los ríos y humedales se encuentran en mal estado. El 40% si ponemos el ojo en España.

Pese a los datos alarmantes, los países europeos están buscando modificar la norma y ampliar los plazos de acción más allá de 2027. De esta forma los Ejecutivos de la UE pretenden evitar multas como la que ya se impuso a España por la sobreexplotación de Doñana . De hecho, el plazo temporal para el cumplimiento de los objetivos de la norma ya se retrasó con anterioridad, pues originalmente los países europeos acordaron que 2015 era la fecha límite para garantizar la recuperación de la calidad y cantidad de las masas de agua del continente.

"Si no han cumplido con lo acordado en estos 19 años, ¿qué hace pensar que los Estados van a hacerlo en el futuro?", se pregunta retóricamente el experto en Agua de SEO Bird/Life, Roberto González, que denuncia que retrasar la fecha de cumplimiento restaría ambición y garantías a la legislación.

Sin embargo, los directivos del Agua justifican sus intenciones alegando que, "pese a los esfuerzos, hay riesgos de que los objetivos medioambientales no se cumplan en 2027" porque en los últimos años "las condiciones naturales han cambiado". Amparados en ello, se remiten al Artículo 4.5 de la DMA , que da autonomía a los Estados para "cumplir con los requisitos mínimos de la Directiva".

En ese sentido, la modificación de la DMA no sólo alargaría en el tiempo los plazos para el cumplimiento de los acuerdos, también establecería un marco mucho más permisivo con las situaciones excepcionales que justifican la " exención del cumplimiento de los requisitos para lograr el buen estado de las aguas ".

"Las sequías son fenómenos naturales en España, por lo que de manera ordinaria se deben efectuar planes de prevención"

Algo que podría afectar de lleno a España, debido a su clima sujeto a sequías cíclicas. Y es que, según denuncian más de cien asociaciones en un manifiesto , los cambios pretendidos desde Bruselas podrían servir de excusa a las instituciones españolas para saltarse sus compromisos con el bienestar de las masas de agua durante las etapas más secas del año, como los veranos. No sólo eso, sino que también se podría abrir la puerta a futuros trasvases.

"Las sequías son fenómenos naturales en España, por lo que de manera ordinaria se deben efectuar planes de prevención", explica Rafael Seiz, especialista del Programa de Agua de WWF España, que piensa que una apertura de las situaciones consideradas como excepcionales podría traducirse en que España califique sus ciclos de sequía natural como periodos climáticos extraordinarios y, con ello, eludir sus compromisos con la Unión Europea.

Por otro lado, algunos de los directivos del Agua de la Comisión Europea pretenden despejar las restricciones económicas de los usos del agua que garantizan que actividades socioeconómicas nocivas para el entorno ambiental, como la agricultura intensiva, paguen para emplear sistemas de regadíos. "Hay muchos sectores en España que dependen del agua", señala Natalia Funes, coordinadora de Agua de Ecologistas en Acción , para evidenciar las evidentes presiones de la industria agrícola. El grupo medioambientalista explica que se trata de una medida que, lejos de garantizar estabilidad en los niveles del agua de España, podría incentivar aún más la sustracción de acuíferos y ríos.

Desde la Fundación Nueva Cultura del Agua (FNCA) denuncian que "no es el momento adecuado para modificar la norma" y reivindican que lo que precisamente hace falta es que se aplique "más y en mayor medida". Una visión similar a la expuesta desde WWF, que señalan a los datos sobre el mal estado de los ríos, humedales y acuíferos de España.

Opacidad y contradicciones internas

Estos son tan sólo algunos de los cambios pretendidos y denunciados por cientos de grupos y asociaciones. Sin embargo, quedan muchos aspectos que no se han revelado debido a la opacidad que hay detrás del proceso. “No tenemos toda la información, falta transparencia”, lamenta Julia Martínez, directora técnica de la FNCA.

"No tenemos toda la información, falta transparencia"

Por el momento las premisas para modificar la Directiva se encuentran en la primera fase, vinculada a una consulta ciudadana que finaliza el próximo 4 de marzo . No obstante, los sectores ecologistas denuncian que no se está haciendo un llamamiento a la participación ciudadana ni se está informando de lo que suponen estas leyes.

“Por el momento sabemos que el documento que pide la modificación ha sido elaborado por doce de los 27 miembros de la UE y se apoya en unos argumentos que ni siquiera fueron apoyados por la propia Comisión”, denuncian desde la FNCA.

Desde WWF ponen en el foco la contradicción que supondría que Bruselas atendiera las demandas de los grupos de presión. "Esta propuesta se contradice con la conclusión a la que llegó la CE en su evaluación intermedia, realizada en 2012, en la que afirmaba que esta norma era adecuada para su propósito y que los esfuerzos debían dirigirse a mejorar y extender su aplicación por parte de los Estados Miembros", denuncia el grupo ecologista en un comunicado.

González, sin embargo, aunque advierte que "es muy difícil hablar de expectativas", reconoce que aún hay esperanzas en que las masas de agua europeas sigan estando protegidas por la DMA . El experto acude a la hemeroteca para demostrar que la presión de la sociedad civil puede tener efectos en las decisiones políticas. "No sería la primera vez. Ya se consiguió frenar mediante firmas los cambios en la Directiva de Hábitats y Aves", zanja.

@alxtena

https://www.publico.es/politica/agua-europa-peligro-pendiente-acuerdo-proteccion.html

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=252629

---

 

Ni se arrugan

El Gobierno pretende entregar

los derechos de agua

a “perpetuidad”.

28 de enero de 2019

 

Por El Desconcierto (Rebelión)

 

El gobierno prepara cambios al proyecto de ley que modifica el Código de Aguas presentado durante el gobierno de la ex presidenta Bachelet. Entre las modificaciones que ingresarán en la indicación sustitutiva se encuentra la de entregar por “perpetuidad” los derechos del uso de agua tal como confirmó el ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine.

En entrevista con La Tercera el ministro señaló la necesidad de entregarle certeza jurídica y confianza a los dueños de los derechos del agua, por lo que la modificación incluirá “incentivos adecuados para el buen uso del agua”, además de reinstalar la perpetuidad para que exista “plena confianza en que el dueño de los derechos del agua va a seguir siendo dueño”.

Esto va en total contrariedad con la necesidad de que el agua sea un bien nacional de uso público, constitutivo como un derecho y que no quede en manos de privados para que no siga ocurriendo lo que pasa en Petorca o en otras partes de Chile. Al día de hoy, más del 90% del derecho al agua está gestionado por el sector privado.

El ministro también comentó sobre la acotación a 30 años de concesión para los nuevos derechos de agua que incluye la reforma presentada por el gobierno anterior, y a pesar de la gran cantidad de años, Fontaine declaró que es “muy poco tiempo” e inconveniente para el desarrollo agrícola.

“Respecto de los nuevos derechos, el gobierno anterior se iba por acotarlos en su plazo de duración, sistema que creemos es inconveniente, por cuanto el plazo, incluso si es relativamente largo, como de 30 años, a poco andar uno empieza a acercarse al año 30 y ya entonces es muy corto el tiempo que queda como para, por ejemplo, hacer una nueva plantación frutal”, finalizó.

http://www.eldesconcierto.cl/2019/01/27/ni-se-arrugan-gobierno-pretende-entregar-perpetuidad-a-los-derechos-de-agua/

 Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=251802

 

 

Generalicemos la percepción ( conocimiento y toma de partido) de cómo los gobiernos progresistas han sido y son activos promotores del capitalismo que hoy avanza avasallando todos los derechos tanto de la Naturaleza como de la humanidad. Y por supuesto, también, que no es cuestión de sustituir a Macri por el kirchnerismo y el PJ.

 

 

A quiénes sirve la privatización del agua

18 de febrero de 2018

 

 

El Agua es un bien natural finito y vulnerable, esencial para la vida. En el año 2004 el Pueblo DECIDIÓ. “El agua no es una mercancía es un derecho humano fundamental.” Firmemos para derogar la Ley de Riego, privatizadora, mercantilista y contaminante.

Extractado de la revista Caudal (Enero de 2018), órgano oficial de FFOSE.

Es sabido que disponemos de importantes fuentes de agua dulce en el país, integran estas ríos, arroyos, lagunas, cañadas y dos importantes acuíferos, el Guaraní que abarca 1:200.000 kilómetros cuadrados correspondiéndonos 5% (58.545 Km2.) de la extensión, que compartimos con Brasil (70% / 840.245 Km2.), Argentina (19% / 225.424 Km2.) y Paraguay (6% / 72.540 Km2.), y el acuífero Raigón, al sur del departamento de San José, con una extensión de 1.800 Km2.

Nos hemos caracterizado por la excelente calidad de las fuentes de agua dulce superficiales y subterráneas. Los casos de degradación del agua estuvieron relacionados con el desarrollo urbano y, en alguna medida, con la contaminación industrial, concentrándose particularmente en Montevideo, Canelones y Paysandú. Salvo raras excepciones en algunos casos puntuales de erosión, históricamente el sector agrícola no fue un actor relevante en sus impactos sobre el agua dulce.

Sin embargo, hace una década esta realidad ha venido cambiando. El paulatino deterioro de las fuentes de agua tanto superficial como subterránea vinculada al cambio del uso del suelo ha mostrado sus consecuencias. Hoy estamos pagando una “tasa ambiental”, que significa el 7,3 % más en el cargo fijo del servicio de agua, para mitigar el impacto que han sufrido las fuentes de agua donde OSE tiene las tomas (Rio Santa Lucia, Laguna del Sauce, Laguna del Cisne).

En el plebiscito de 2004 en defensa del agua y de la vida se enfrentaron dos concepciones: la que sostenía que el agua dulce era una mercancía, y por lo tanto tenía un valor comercial, y los que sosteníamos que el agua era un bien común esencial para la vida. Esta contienda se dirimió con el voto de más de 1:400.000 ciudadanos (64,7% del padrón electoral) que decidieron que el agua no es una mercancía sino un bien común esencial para la vida, por tanto no forma parte del mercado. Sin embargo, esta voluntad del pueblo es ignorada y violentada.

Basta con ver hoy como se pretende burlar la voluntad del pueblo con esta Ley de Riego cuyo único objetivo es intensificar el uso del agua a niveles nunca vistos, al servicio del agronegocio y vinculada exclusivamente a los mega emprendimientos agrarios, sin ningún miramiento de las condiciones de las aguas, ni medidas que garanticen su cuidado.

Para entender las causas del paulatino deterioro en las aguas fruto del modelo productivo vigente tenemos que remontarnos a unas cinco décadas atrás.

 

La mentada Revolución Verde

En la segunda mitad del Siglo XX se introdujo en la agricultura mundial la denominada Revolución Verde, consistente en el desarrollo de variedades de semillas de alto rendimiento (principalmente para cultivos de cereales: arroz, maíz, trigo y soja), acompañado de paquetes de fertilizantes, plaguicidas y herbicidas y de maquinaria apropiada. La Revolución Verde sentó las bases de la agricultura a gran escala del presente, basada en extensos monocultivos, la aplicación masiva de insumos químicos, manipulación genética y altos niveles de mecanización.

El uso de la misma variedad de semillas durante períodos prolongados y las grandes extensiones de monocultivos reducen la biodiversidad, lo que implica una disminución de su resistencia a las plagas. Como resultado, se incrementa el uso de plaguicidas y fertilizantes, generando un impacto negativo en el suelo, provocando el agotamiento y salinización del mismo, así como su compactación por la maquinaria utilizada.

El uso creciente de plaguicidas y fertilizantes da lugar a una alta concentración de nutrientes en los cursos y espejos de agua, comenzando a generarse problemas de eutrofización e híper-eutrofización en las fuentes de agua.

Socialmente este modo de producción agrícola excluyó más que incluyó gente, desaparecieron pequeños y medianos productores, cuyas tierras pasaron a ser ocupadas por monocultivos en manos de grandes empresas quedando las tierras en poder de unos pocos.

En este tipo de agricultura el productor se vuelve dependiente de los proveedores, ya que las semillas cosechadas (híbridas o transgénicas) no pueden ser usadas para una nueva siembra y, además, deben ir acompañadas de un paquete de plaguicidas y fertilizantes, así como de costosa maquinaria agrícola. Está basada, asimismo, en el desarrollo de cultivos exportables, de forma tal que cada vez se destinan menos tierras a aquellos cultivos locales y tradicionales, con menor interés de exportación.

 

La defensa de este modo de producción agrícola a nivel internacional ha estado asociada con el slogan de la “lucha contra el hambre”. La realidad demuestra lo contrario, enormes extensiones de tierras productoras de alimentos se destinan a monocultivos de caña de azúcar, soja y maíz transgénico, arroz y eucaliptos, cuyo destino principal no es luchar contra el hambre, sino abastecer la demanda de insumos por los países industrializados.

 

¿Hacia donde va Uruguay?

En Uruguay, los monocultivos de soja transgénica y de eucaliptos -de pinos en menor media- ocupan más de 2:000.000 de hectáreas, muchas de ellas en las mejores tierras, antes destinadas a la producción de alimentos. También aquí, la Revolución Verde sirvió para expulsar a pequeños y medianos productores rurales, con la consiguiente concentración de la tierra que continúa hasta el presente.

Este modo de producción agroindustrial o agroexportador ha sido el responsable de que muchos cuerpos de agua dulce del país (incluyendo importantes reservas de agua potable, como las cuencas de la Laguna del Sauce y el río Santa Lucía) sufran una creciente eutrofización y presencia de residuos de plaguicidas.

A 13 años del pronunciamiento popular por la enmienda del agua, los gobiernos han venido desconociendo, en beneficio del lucro y del gran capital, lo que la ciudadanía estableció en la Constitución. La promoción del cultivo de eucaliptos sin tener en cuenta las fuentes de cosecha del agua, la instalación de dos plantas industriales de celulosa y la proyección de una tercera planta; el intento de un emprendimiento minero a cielo abierto en el centro del país y la no prohibición del ‘fracking’ para la eventual explotación petrolera, hacen comprender que lejos están de la política de aguas establecida en la Constitución.

Nadie puede negar, en estos últimos años, el impacto negativo que ha causado en las fuentes de agua el cambio de la matriz productiva y con ella el cambio del uso del suelo. Basta con mencionar tres episodios ocurridos en el país. En marzo de 2013 en el Rio Santa Lucia fuente de agua que abastece a la mitad de la población radicada en la capital. En marzo de 2015 en Laguna del Sauce en el departamento de Maldonado donde se encuentra el centro turístico más importante, Punta del Este. Y en el Depto. de Canelones en la Laguna del Cisne en el 2016. Todos a causa del cultivo de soja transgénica en sus cuencas.

El país vive un proceso de degradación ambiental y social asociado con ese modelo de agricultura, además de gastar millones de dólares en importar fertilizantes y plaguicidas. Este sistema productivo no sólo provoca la eutrofización y contaminación de las aguas, sino que además conlleva la pérdida de biodiversidad en general y agrícola en particular, así como la degradación de los suelos.

 

Agravamiento del deterioro

Aunque el ex ministro de Ganadería Agricultura y Pesca (MGAP), Tabaré Aguerre, decía que la Reforma de 2004 sólo hizo mención al agua potable, para sostener sus argumentos en defensa de la Ley de Riego y su corte privatizador, en realidad, no hacía más que demostrar su ignorancia o la falta de argumentos frente a la evidente violación a la disposición de la Constitución.

La iniciativa de Reforma Constitucional de 2004 se llevó a cabo precisamente para impedir la apropiación privada o la desposesión por contaminación de las fuentes de agua que se estaba implementando por aquellos entonces en la región.

Con la aprobación de la Política Nacional de Aguas (Ley N° 18.610) en 2009, se avanzó sustancialmente en la implementación práctica de la reforma constitucional. Allí se estableció una serie de instrumentos para trabajar y gestionar los “recursos hídricos” a nivel de cuencas hidrográficas. Se definieron tres niveles de trabajo: el Consejo Nacional de Agua Ambiente y Territorio, los Consejos Regionales de Recursos Hídricos y las Comisiones de Cuencas, con participación del gobierno, los usuarios y la sociedad civil en cada uno.

La Ley de Riego promulgada el 27 de octubre de 2017, que pretende basarse en la recolección del agua de lluvia mediante embalses multiprediales para uso de riego agropecuario, contradice la normativa constitucional vigente no solo porque privatiza y agrava la contaminación del agua, sino porque además no prevé la participación en la gestión de los usuarios y la sociedad civil.

Las modificaciones aprobadas a la Ley de riego para favorecer y garantizar la producción del monocultivo de soja transgénica, agravan el impacto negativo sobre las fuentes de agua. La construcción de represas gestionadas por privados configura una amenaza potencial a la calidad del agua superficial, contraviniendo el principio de gestión sustentable y la preservación del ciclo hidrológico, establecidos en la Constitución. Ponen en riesgo además el consumo humano como derecho fundamental y prioritario consagrado en la misma.

El escenario que proyecta esta ley y las políticas asociadas profundizará la expulsión de los pequeños productores que quedan aún en el campo debido a las exigencias económicas que por medio de gravámenes e hipotecas dejarán a los productores a merced de los gestores privados del sistema de riego. Por lo tanto, tenderá a agravar la concentración y la extranjerización de la tierra.

Fuente: http://www.observatoriodelaguaenuruguay.com/a-quienes-sirve-la-privatizacion-del-agua/

 

 

Generalicemos el análisis de cómo el sistema mundializado sigue este rumbo catastrófico usando las ciencias de avanzada  y cuáles son las gravísimas consecuencias de no enfrentar a los capitalismos e imperialismos haciéndoles detener su crecimiento económico.

 

 

La industria petrolera y la geoingeniería

19 de febrero de 2019

    

Por Silvia Ribeiro 

 

La industria de los combustibles fósiles (petróleo, gas, carbón) ha estado siempre en la vanguardia de la negación del cambio climático: son sus principales culpables e intentan así desviar la atención sobre su responsabilidad. 

Un notable reporte de investigación, Combustible al fuego ( Fuel to fire), publicado esta semana por el Centro Internacional de Derecho Ambiental (CIEL, por sus siglas en inglés), muestra además que desde hace décadas impulsan la manipulación tecnológica del clima, o sea, la geoingeniería. Ésta no es, como plantean sus promotores científicos, una medida de emergencia frente a la crisis climática, sino una forma de asegurar la permanencia de los combustibles fósiles y, con ello, de empeorar el cambio climático (https://tinyurl.com/y4gjzbys).

Es conocido que las petroleras impulsan y controlan las tecnologías de captura y almacenamiento de carbono (CCS, por sus siglas en inglés). Además, también han estudiado muchas otras formas de geoingeniería, incluyendo la modificación de la radiación solar, en pos de proteger sus ganancias y seguir sus actividades con altas emisiones de dióxido de carbono, argumentando que se puede contrarrestar el calentamiento global bajando la temperatura y retirando el exceso de carbono de la atmósfera, lo cual también son negocios adicionales para la misma industria, que creó el problema.

El informe del CIEL revela que ExxonMobil, Shell, BP, Total, Chevron y otras tienen intereses, patentes e investigación en todas las formas de geoingeniería e incluso algunas han sido pioneras en investigarlas. Exxon, por ejemplo, investigaba desde la década de 1940 formas de modificación del clima, como por ejemplo cubrir áreas con asfalto para aumentar la absorción de calor con la idea de provocar lluvia en otras zonas.

James F. Black, uno de los investigadores de Exxon que participó en ese proyecto, tuvo también un papel clave en la investigación de la empresa sobre cambio climático y dióxido de carbono en las décadas siguientes.

Desde la década de 1940, las mayores petroleras han hecho investigación sobre el clima –tanto para proteger sus inversiones como para entender sus impactos–. Cuando el debate sobre cambio climático empezó a generalizarse, tenían amplia información para construir formas de negar el fenómeno y evadir su responsabilidad.

Complementariamente han investigado, promovido y cabildeado el desarrollo de una amplia gama de técnicas de manipulación del clima, tanto técnicas de remoción de dióxido de carbono, por ejemplo, plantaciones para bioenergía, captura directa de aire (ambas, combinadas con CCS), alcalinización del mar y fertilización oceánica, como técnicas de geoingeniería para alterar la radiación solar que llega a la Tierra. Entre estas últimas, crear y blanquear nubes marinas para reflejar el sol o inyectar sulfatos en la estratósfera para bloquear los rayos del Sol, imitando el efecto de las nubes volcánicas, todas con la intención de bajar la temperatura.

El informe aporta numerosos datos y nombre de científicos y cabilderos de la industria petrolera que han tenido enorme influencia en las políticas de Estados Unidos sobre energía y cambio climático para impedir el desarrollo de políticas de energías renovables y para promover la geoingeniería, tanto bajo la administración de Barack Obama como en la actual. El propio director ejecutivo de Exxon, Rex Tillerson, pasó de ese cargo a secretario de Estado con Trump hasta 2017. La existencia de opciones de geoingeniería justifica, según éstos, que no es necesario hacer recortes en las emisiones.

Uno de los más activos proponentes científicos de la geoingeniería es David Keith, de la Universidad de Harvard. Argumenta que son medidas que deben prepararse frente a la inacción climática. En 2017 presentó el proyecto ScoPex, experimento para diseminar partículas reflejantes del Sol, a realizarse en Arizona o Nuevo México, probablemente en territorio indígena. Sería el primer experimento a cielo abierto de manejo de la radiación solar. Más que un experimento científico, ScoPex es punta de lanza para comenzar con experimentos de geoingeniería solar y posteriormente su desarrollo a gran escala.

Keith se presenta como científico, pero es simultáneamente fundador y accionista de Carbon Engineering, empresa comercial de remoción de dióxido de carbono con la técnica de captura directa de aire. El carbono es usado para hacer combustibles sintéticos. El reporte del CIEL muestra que esto no remueve el carbono de la atmósfera, sino, incluso, por su alta demanda energética, podría emitir más. En enero 2019 las petroleras Chevron y Occidental Petroleum se sumaron como inversores a esa empresa, que fue financiada inicialmente por Bill Gates, entre otros.

Es una muestra de lo que plantea el informe: hay una línea de continuidad entre la industria de combustibles fósiles, sus excusas para seguir extrayendo petróleo, gas y carbón y todas las formas de geoingeniería.

La creciente consideración de geoingeniería en informes y negociaciones internacionales sobre cambio climático debe cuestionarse radicalmente, a la luz de que en lugar de paliar los síntomas la geoingeniería es un argumento para posponer la necesaria reducción de emisiones.

La Jornada

Fuente: http://www.biodiversidadla.org/Recomendamos/La-industria-petrolera-y-la-geoingenieria

---

 

El hielo de la Antártida se derrite

hasta seis veces más rápido que hace 40 años

21 de enero de 2019

 

Por La Vanguardia

La Universidad de California ha realizado un estudio gracias a las fotografías aéreas de alta resolución tomadas por la Nasa para comprobar cuánto ha aumentado el nivel del mar

La Antártida es una de las protagonistas indiscutibles del cambio climático. En los últimos 40 años, el hielo derretido de la Antártida ha provocado que el nivel del mar aumente (al menos) en 13,8 milímetros. Y parece que no va a parar.

Un nuevo estudio, publicado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) , ofrece más datos sobre el deshielo de la Antártida Oriental, situada hacia el lado del océano Índico, una zona considerada hasta ahora como “estable e inmune al cambio climático”.

Varios científicos de la Universidad de California (Estados Unidos), el Laboratorio a Propulsión a Reacción (JPL, por sus siglas en inglés) de la Nasa y la Universidad de Utrecht (Países Bajos), que han participado en el estudio, han analizado fotografías satelitales, tomadas por la Nasa -entre otras agencias espaciales- y recogidas durante ese periodo de tiempo, y han descubierto que se está derritiendo a un ritmo acelerado. Concretamente, seis veces más rápido que en la década de 1980.

El análisis realizado desde el año 2009 demuestra que la Antártida ha perdido casi 278.000 millones de toneladas de hielo por año. En comparación con el 1980, cuando perdía 44.000 millones de toneladas anualmente. Y, en los próximos siglos, “a medida que la capa de hielo de la Antártida continúa derritiéndose, esperamos un aumento de varios metros del nivel del mar desde esta zona”, explica Eric Rignot, el autor principal del estudio, a la revistaScience.

Técnicas empleadas

Para llevar a cabo este análisis, el equipo de Rignot ha medido la velocidad a la que se derrite el hielo a través de diferentes puntos de referencia visuales en las capas de los glaciares, desde 1979 a 2017. “La búsqueda de fotos aéreas antiguas y el análisis posterior han valido la pena porque nos ha permitido crear la evaluación más extensa de la masa de hielo antártica restante”, continúa.

Además del registro fotográfico, también se han empleado técnicas para estimar el balance de la capa de hielo gracias a una comparación de la acumulación de nevadas en la Antártida con la descarga de hielo por los glaciares en sus líneas de conexión a la tierra, donde el hielo comienza a flotar en el océano y se separa del suelo.

A salvo de la entrada de agua caliente

Uno de los hallazgos clave de su estudio es la contribución que la Antártida Oriental ha hecho a la pérdida total de masa de hielo en las últimas décadas. “Esta región es, posiblemente, más sensible al cambio climático de que tradicionalmente se ha asumido, y es importante saberlo porque contiene incluso más hielo que la Antártida Occidental y la Península Antártica en su conjunto”, ha añadido Rignot, explicando que las áreas que más masa de hielo pierden son las más próximas al agua tibia del océano.

En cambio, los científicos que están detrás del estudio creen que las temperaturas frías mantienen la capa de hielo de la Antártida Oriental relativamente a salvo de la entrada de agua caliente. “A medida que los gases de efecto invernadero calientan gran parte del planeta y envían más calor a la Antártida, se seguirá contribuyendo al incremento del nivel del mar en las próximas décadas”, ha señalado Rignot.

“Si el estudio está en lo cierto, podrían cambiar las previsiones del aumento del nivel del mar para este siglo. Las científicos saben que la zona de la Antártida Oriental tiene el potencial de perder cantidades significativas de hielo, pero hasta ahora se desconocía con cuánta rapidez”, señala el científico Michael Oppenheimer, de la Universidad de Princeton (Estados Unidos), según declaraciones recogidas por la revista Science .

Artículo científico de referencia:

Four decades of Antarctic Ice Sheet mass balance from 1979–2017 . Eric Rignot, Jérémie Mouginot, Bernd Scheuchl, Michiel van den Broeke, Melchior J. van Wessem, and Mathieu Morlighem. PNAS . January 14, 2019https://doi.org/10.1073/pnas.1812883116

https://www.lavanguardia.com/natural/cambio-climatico/20190115/454155406774/el-hielo-de-la-antartida-se-derrite-hasta-seis-veces-mas-rapido-que-hace-40-anos.html 
Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=251539

 

---

 

Planeta en crisis

El calentamiento que nos invade

19 de enero de 2019

 

Por Dahr Jamail 

TomDispatch

 

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

Me encuentro en lo alto de Rush Hill, en la remota isla de St. Paul,en Alaska. Si bien solo tiene unos 200 metros de altura,brinda una vista de 360 ​​ grados de esta parte –alrededor de21 kilómetros de largo por11 de ancho- de las islas Pribilof que está cubierta de tundra. Mientras la capucha de mi chubasquero se agita al compás del frío viento, clavo la mirada en las aguas plateadas del mar de Bering. El viento, siempre presente, azota la superficie formando un caos de olas espumosas y niebla.

El antiguo cono de escoria en el que estoy posado me recuerda que St. Paul fue, hace ya mucho tiempo, uno de los últimos lugares en los que podían encontrarse mamuts lanudos en América del Norte. Estoy aquí haciendo una investigación para mi libro The End of Ice . Y eso, a su vez, me devuelve a la nueva realidad en estas aguas del norte: con todo lo frías que siguen siendo, la perturbación climática causada por el hombre las está calentando lo suficiente como para amenazar con un posible colapso de la red alimenticia que sostiene esta isla de los unangan, sus habitantes aleutas, también conocidos como “el pueblo de las focas”. Dada el nivel con el que su cultura está vinculada a un estilo de vida de subsistencia, junto con la nueva realidad de que el número de focas, aves marinas y otras especies marinas que cazan o peces están disminuyendo, ¿cómo podría no afectarles esta crisis?

Mientras estuve en St. Paul hablé con muchos ancianos tribales que me contaron historias sobre menor cantidad de peces y aves marinas, tormentas más severas y temperaturas más cálidas, pero lo que más me impactó fueron sus relatos sobre el desplome de las poblaciones de focas peleteras. Dijeron que las madres de las focas tenían que nadar mucho más lejos para encontrar comida para sus crías y que los bebés morían de hambre antes de que pudieran regresar.

La difícil situación de esas focas en dramático declive podría convertirse en la situación de los propios Unangan, y en las próximas décadas, a medida que aumente la turbulencia del clima, podría ser también la situación de todos nosotros.

Justo antes de volar a St. Paul, me encontré con Bruce Wright en Anchorage, Alaska. Es un experimentado científico de la Asociación Aleutiana de las Islas Pribilof, ha trabajado para el Servicio Nacional de Pesquerías Marinas y fue jefe de sección de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica durante once años. “No vamos a poder detener este choque de trenes”, me asegura con gravedad. “Ni siquiera estamos tratando de frenar la producción de CO2 [dióxido de carbono] y hay ya suficiente CO2 en la atmósfera”.

Al describir el calentamiento, las aguas cada vez más ácidas alrededor de Alaska y el daño causado a la red alimenticia marina, recordó un momento de hace unos 250 millones de años, cuando los océanos experimentaron cambios similares y el planeta padeciósucesos de extinción masiva “motivados ​​ por la acidez del oc é ano. La extinci ó n masiva del P é rmico, donde despareció el 90% de las especies, eso es loque estamos viendo ahora”.

Termino la entrevista con gran pesar, metoelordenador portátil en mi mochila, me pongo la chaqueta y le doy la mano. Sabiendo que estoy a punto de volar a St. Paul, Wright tiene una última cosa que decirme mientras me acompaña: “Las Pribilofs fueron el último lugar donde sobrevivieron los mamuts porque allí no había gente para cazarlos. Nosotros nunca hemos experimentado la situación hacia la que nos encaminamos. Tal vez las islas se conviertan en un refugio para una población humana”.

Un fracaso que es nuestro

Al menos durante dos décadas pude encontrar consuelo en las montañas. Viví en Alaska desde 1996 hasta 2006, y pasé más de un año de mi vida escalando los glaciares de Denali y otros picos en la cordillera de Alaska. Sin embargo, fueron momentos agridulces para mí, ya que los dramáticos impactos del cambio climático se estaban manifestando rápidamente, incluidos el veloz retroceso de los glaciares y las temperaturas invernales más cálidas.

Después de años de guerra y de informar después sobre el cambio climático, me retiraba regularmentea las montañas para recuperar aliento. Cuando llenaba mis pulmones de aire alpino, mi corazón se tranquilizaba y podía sentir mi arraigo en la Tierra.

Más tarde, misinvestigaciones en los libros me llevarían de vuelta a los glaciares de Denali, que están contrayéndose rápidamente, y también al Parque Nacional Glacier en Montana. Allí conocí al Dr. Dan Fagre, un ecologista investigador del Servicio Geológico de los Estados Unidos y director del Proyecto de Cambio Climático en los Ecosistemas de las Montañas. “Esto es una explosión”, me aseguró, “una explosión nuclear de cambio geológico. Esto... supera la capacidad de adaptación normal. La hemos lanzado a toda marcha y hemos quitado las manos del volante”. En el parque para el que trabaja, a pesar de su nombre,está básicamente garantizado que no habrá glaciar activo alguno en 2030, en tan solo once años a partir de ahora.

Mi investigación me llevó también a la Universidad de Miami, Coral Gables, donde conocí al presidente del Departamento de Ciencias Geológicas, Harold Wanless, un experto en el aumento del nivel del mar.

Le pregunté qué diría a las personas que piensan que todavía tenemos tiempo para mitigar los impactos del desenfrenado cambio climático. “No podemos deshacer esto”, respondió. “¿Cómo vas a enfriar el océano? Hemos llegado yaa ese punto”.

Para subrayar ese aspecto, Wanless me dijo que, en el pasado, el dióxido de carbono había variado de aproximadamente de 180 a 280 partes por millón (ppm) en la atmósfera a medida que la Tierra pasaba de los períodos glacial a interglacial. Vinculado a esta fluctuación de 100 ppm hubo un cambio de aproximadamente 30 metros en el nivel del mar. “Cada aumento de 100 ppm del CO2 en la atmósfera nos da 30 metros de aumento en el nivel del mar”, me dijo. “Esto sucedió cuando entramos y salimos de la Edad del Hielo”.

Como conocía, desde que comenzó la revolución industrial el CO2 atmosférico ha aumentado ya de 280 a 410 ppm. “Esa cifra representa 130 ppm en los últimos 200 años”, le señalé. “Lo que equivale a un aumento de 39 metrosen el nivel del mar que ya está incorporado al sistema climático de la Tierra”.

Me miró y asintió con tristeza. No pude evitar pensar en esa realidad como un saludo de despedida a las ciudades costeras, desde Miami a Shangai.

En julio de 2017, viajé al Campamento 41, en el corazón de la selva amazónica brasileña, que forma parte de un proyecto fundado hace cuatro décadas por Thomas Lovejoy, conocido por muchos como el “padrino de la biodiversidad”. Mientras lo visitaba, también me reuní con Vitek Jirinec, un ornitólogo de la República Checa que había ido ocupando once posiciones diferentes de vida silvestre desde Alaska hasta Jamaica. En ese proceso, se había familiarizado demasiado bien con los signos de colapso biológico entre las aves que estaba estudiando. Había observado cómo algunas poblaciones del Amazonas, como el ojeador de cola negra, disminuían en un 95%; había observado cómo los mosquitos en Hawai estaban matando poblaciones de aves nativas; había explorado cómo la intrusión de agua salada en el permafrost de Alaska estaba cambiando los hábitats de las aves allí.

Su tono se volvió sombrío cuando debatimos sobre su investigación y una nota de ira se deslizó lentamente en su voz. “El problema de las poblaciones de animales y plantas que quedaron aisladas dentro de varios fragmentos [de su hábitat] bajo circunstancias que son insostenibles a largo plazo, han comenzado a aparecer en toda la superficie terrestre del planeta. Las consabidas preguntas se reiteranuna vez más: ¿Cuántos gorilas de montaña quedan enlas laderas boscosas de los volcanes Virunga, a lo largo de las fronteras compartidas de la República Democrática del Congo, Uganda y Ruanda? ¿Cuántos tigres viven en la Reserva de Tigres de Sariska, en el noroeste de la India? ¿Cuántos quedan? ¿Cuánto tiempo pueden sobrevivir?”.

A medida que continuaba hablando, la ira se iba haciendo cada vez más palpable en su voz, especialmente cuando comenzó a exponer cómo la “biogeografía de las islas”había llegado al continente y loque estaba sucediendo, a causa del desarrollo humano, con las poblaciones de animales aisladas en fragmentos de tierra en lugares como la selva del Amazonas. “¿Cuántos osos pardos ocupan el ecosistema de North Cascades, una parcela separada de bosque montañoso a lo largo de la frontera norte del estado de Washington? No son suficientes. ¿Cuántos osos pardos europeos hay en el Parque Nacional de los Abruzos en Italia? No son suficientes. ¿Cuántas panteras de Florida en el Big Cypress Swamp? No son suficientes. ¿Cuántos leones asiáticos en el Bosque de Gir? No son suficientes... El mundo está ya hecho añicos”.

“Doce años terroríficos”

En octubre de 2018, quince meses después de que las palabras de Jirinec hicieran que se me saltaran las lágrimas en la Amazonía, los principales científicos del clima elaboraron un informe para el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (PICC) de la ONU que nos advierte que solo nos quedan una docena de años para limitar los impactos catastróficos del cambio climático. La clave de esto es lo siguiente: ya hemos calentado el planeta un grado centígrado. Si no logramos limitar ese proceso de calentamiento a 1,5 grados, incluso medio grado más de ese límite empeorará significativamente el calor extremo, las inundaciones, las sequías generalizadas y los aumentos del nivel del mar, entre otros fenómenos sombríos. El informe se ha convertido en el punto central de las conversacionesentre los progresistas políticos estadounidenses, quienes, como en el caso de la periodista y activista Naomi Klein , hablan ya de los "doce años terroríficos" que nos quedan para reducir las emisiones de combustibles fósiles.

No obstante, incluso en este enfoque se plantea un problema. Se supone que las conclusiones científicas en el informe del PICC son completamente sólidas. Sin embargo, es bien sabido que ha habido un elemento político que se ha incorporado al proceso científico del PICC, basado en la necesidad de que haya tantos países como sea posible a bordo del Acuerdo del Clima de París y otros intentos de refrenar el cambio climático. Para conseguirlo, esos informes tienden a utilizar un mínimo común denominador en sus proyecciones, lo que hace que su ciencia sea excesivamente conservadora (es decir, excesivamente optimista).

Además, los nuevos datos que sugieren la posibilidad de una voluntad política confluyendo por todo el planeta para cambiar la economía global, dejando totalmente fuera los combustibles fósiles en un futuro razonablemente cercano, son esencialmente una fantasía. Y eso es así aunque, para marcar la diferencia, pudiéramos eliminar bastante de los cientos de miles de millones de toneladas de CO2 que ya se encuentran en nuestra sobrecargada atmósfera (por no hablar del aumento de temperatura que están ya sufriendo los océanos).

“Llegar al objetivo de no superar los 1,5ºC es un desafío extraordinario y no estamos nada próximos a lograrlo", dijo Drew Shindell, un científico del clima de la Universidad de Duke y coautor del informe del PICC, a The Guardianapenas unas semanas antes de que se publicara. “Si bien es técnicamente posible, es extremadamente improbable sino hay un cambio real en la forma en que evaluamos el riesgo. Y no estamos nada cerca de lograrlo”.

De hecho, incluso los mejores escenarios muestran que nos dirigimos a un calentamiento de al menos tres grados y, en términos realistas, vamos camino, sin duda, de que esa cifra sea bastante más alta en el año 2100, cuando no mucho antes. Tal vez por eso Shindell fue tan pesimista.

Por ejemplo, un estudio publicado en la revista Nature, que apareció también en octubre, mostraba que, durante el último cuarto de siglo, los océanos han absorbido un 60% más de calor por año de lo estimado en el informe del PICC de 2014. El estudio subrayaba que, de hecho, los océanos del globo han absorbido ya el 93% de todo el calor que los humanos han agregado a la atmósfera, que la sensibilidad del sistema climático ante los gases de efecto invernadero es mucho mayor de lo que se pensaba y que el calentamiento planetario está mucho más avanzado que el que se había previamente percibido.

Para darles una idea de la cantidad de calor que han absorbido los océanos: si ese calor hubiera ido a parar a la atmósfera, la temperatura global sería 36ºC más alta que la actual. Para aquellos que piensan que todavía quedan doce años para cambiar las cosas, la pregunta planteada por Wanless parece dolorosamente adecuada: ¿Cómo eliminamos todo el calor que han absorbido ya los océanos?

Dos semanas después de que saliera el artículo de Nature, un estudio en Scientific Reports advertía que la extinción de especies animales y vegetales debido al cambio climático podría llevar a un “efecto dominó” que podría, finalmente, aniquilar la vida en el planeta. Se sugería que los organismos se extinguirán a velocidades cada vez más rápidas porque dependen de otras especies que también están en vías de desaparecer. Es un proceso que el estudio llama “coextinción”. Según sus autores, un aumento de cinco a seis grados Celsius en las temperaturas globales promedio podría ser suficiente para aniquilar a la mayoría de las criaturas vivientes de la Tierra.

Poniendo esta información en perspectiva: solo un aumento de dos grados dejará inundadas decenas de las megaciudades costeras del mundo, gracias principalmente al deshielo de las capas de hielo en Groenlandia y la Antártida, así como a la expansión térmica de los océanos a medida que se calientan. Habrá 32 veces más olas de calor en la India y casi 500 millones más de personas sufrirán escasez de agua. Con tres grados más, el sur de Europa estará en permanente sequía y el área quemada anualmente por incendios forestales en los EE. UU. se multiplicará por seis. Vale la pena señalar que estos impactos pueden ya incorporarse al sistemaaunque todos los países que firmaron el Acuerdo del Clima de París cumplieran plenamente sus compromisos, que la mayoría de ellos no está cumpliendo actualmente.

Con cuatro grados más, los rendimientos globales de grano podrían reducirse a la mitad, lo que probablemente provocaría crisis alimentarias anuales en todo el mundo (además de más guerras, conflictos generales y migraciones que en la actualidad).

La Agencia Internacional de la Energía ha demostrado ya que, de mantener nuestro actual sistema económico alimentado con combustibles fósiles, está prácticamente garantizado un aumento de seis grados en la temperatura de la Tierra antes de 2050. Y si no fuera suficiente con eso, un análisis de 2017 de las gigantes del petróleo BP y Shell indicaba que se esperaba que el planeta fuera cinco grados más cálido a mediados de siglo.

A finales de 2013, escribí un artículo para Tom Dispatch titulado “Are We Falling Off the Climate Precipice?” [¿Estamos cayendo por el precipicio climático?] Incluso entonces, estaba ya lo suficientemente claro que íbamos de cabeza hacia ese precipicio. Más de cinco años después, una lectura sobria de la última ciencia del cambio climático indica que estamos realmente ya en caída libre.

La pregunta no es ya si vamos a fracasar o no, sino cómo vamos a comportarnos en la era del fracaso.

Escuchando aunque digamos adiós

Se ha estimado que entre 150 y 200 especies de plantas, insectos, aves y mamíferos se extinguencada día. En otras palabras, durante los dos años y medio que estuve trabajando en mi libro, pueden haberse extinguido 136.800 especies.

Nos queda un tiempo limitado para coexistir con partes significativas de la biosfera, incluidos los glaciares, los corales y miles de especies de plantas, animales e insectos. Vamos a tener que aprender a decirles adiós, parte de lo cual debe implicar hacer cuanto podamos humanamente para salvar lo que quede, aun sabiendo que las probabilidades están en nuestra contra.

Para mí, mis despedidas implicarán pasar tanto tiempo como pueda en los glaciares del Parque Nacional Olímpico del estado de Washington y en el Parque Nacional de las Cascadas del Norte, cerca de donde vivo, o, mucho más modestamente, en los árboles de mi casa todos los días. No está claro, después de todo, cuánto tiempo queda para que esas áreas forestales permanezcan totalmente intactas. A menudo visito un pequeño altar natural que he creado en medio de un círculo de árboles de cedro que crecen alrededor de un árbol madre en descomposición. En este lugar mágico, lamento y expreso mi gratitud por la vida que todavía sigue aquí. También voy a escuchar.

¿A dónde van a ir Vds. a escuchar? Y ¿qué están escuchando?

Para mí, estos días, todo comienza y termina haciendo cuanto puedo para escuchar a la Tierra, haciendo todo lo posible para comprender cómo puedo servirla mejor, cómo puedo dedicarme a hacer cuanto esté en mi mano por el planeta, sin que me importe que, durante esta época de la historia humana, el pronóstico sea cada vez más desolador.

Tal vez si escuchamos con suficiente profundidad y regularidad, nosotros mismos acabemos convirtiéndonos en la canción que este planeta necesita escuchar.

Dahr Jamail , colaborador habitual de TomDispatch , es autor de “The Will to Resist: Soldiers Who Refuse to Fight in Iraq and Afghanistan” (Haymarket Books, 2009) y “Beyond the Green Zone: Dispatches From an Unembedded Journalist in Occupied Iraq” (Haymarket Books, 2007). Su ultimo libro, recientemente publicado, es “ The End of Ice: Bearing Witness and Finding Meaning in the Path of Climate Disruption (The New Press).   Jamail estuvo informando desde Iraq durante más de un año, al igual que en los últimos diez años desde Líbano, Siria, Jordania y Turquía. Ha sido galardonado, entre otros, con el premio Martha Gellhorn de periodismo de investigación y, en 2018, con el Izzy Awardfor Outstanding Achievement in Independent Media .

Fuente:http://www.tomdispatch.com/blog/176516/

Esta traducción puede reproducirse libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelión.org como fuente de la misma.

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=251476

 

 

Comprobemos la validez actual de la consigna de Vía Campesina sobre el imperativo de cambiar el sistema para superar la crisis climática. Se la verifica en las disputas de territorios al Capital-Estado contra los extractivismos y en las movilizaciones estudiantiles de Europa.

“La lucha contra el cambio climático es fundamental para nosotros, ya que se trata de nuestro futuro”, explica Anna V. Los jóvenes no dudan en manifestarse por el clima, pero tampoco en llevar a las autoridades delante de los tribunales. Con el apoyo de la oenegé Our Children Trust, 21 adolescentes estadounidenses denunciaron el gobierno de su país por inacción climática. En Colombia, la mayor instancia judicial del país exigió el año pasado al ejecutivo que terminara con la desforestación, tras una denuncia presentada por 25 adolescentes con la ayuda de la oenegé Desjusticia. Y siete menores portugueses también han presentado un recurso en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por los devastadores incendios del pasado verano.

En el caso de Francia, cuatro oenegés quieren llevar al Estado ante la justicia por la inacción climática. Tienen previsto presentar su denuncia durante las próximas semanas, después de que su petición lanzada a finales de diciembre lograra más de dos millones de firmas, una cifra récord en este país. Quizás las autoridades deberían tomas más en serio los anhelos ecologistas de las nuevas generaciones.

 

Las huelgas estudiantiles contra el cambio climático

se multiplican por Europa

19 de febrero de 2019

 

 

Por Enric Bonet (Público)

Siguiendo el ejemplo belga, las manifestaciones llegan ahora a Francia y Reino Unido, con la mirada puesta en la jornada de movilización mundial del 15 de marzo. Una marea verde inspirada en el ejemplo de la adolescente sueca Greta Thunberg.

 

 

Una incipiente marea verde emerge entre los jóvenes occidentales. Primero, fueron los belgas, luego se les unieron suizos, holandeses, alemanes… Y el pasado viernes las movilizaciones estudiantiles contra el cambio climático empezaron en Francia y Reino Unido. Siguiendo la llamada de la adolescente sueca Greta Thunberg, de 16 años, las manifestaciones de jóvenes contra el cambio climático se multiplican por Europa con la mirada puesta en la convocatoria de una huelga estudiantil mundial del 15 de marzo . Un movimiento que revela el hartazgo de las nuevas generaciones ante las medidas insuficientes contra el cambio climático.

“Los jóvenes deben reaccionar por el clima ante la inacción de los políticos”, asegura Elie Souciet, de 21 años, presente en la concentración parisina del pasado viernes delante del Ministerio de la Transición Ecológica, donde se manifestaron varios centenares de estudiantes. “Cada viernes volveremos aquí delante”, añade este estudiante de un master en desarrollo sostenible en la Universidad París-Dauphine, quien confía que la movilización no deje de crecer en Francia, como sucedió en Bélgica, hasta la jornada mundial a mediados de marzo. Otras acciones tuvieron lugar en diversas ciudades francesas, como Estrasburgo, Nantes o Valence.

“Ministerio de la traición ecológica”, “Somos la naturaleza que se defiende”, “No hay un planeta B”… Eran algunos de los mensajes escritos en las pancartas de los manifestantes en París. De entre 13 y 25 años, muchos de ellos llevaban brazaletes verdes, como símbolo distintivo, inspirándose en el ahora icónico chaleco amarillo. Pese a un gran despliegue policial, un ambiente desenfadado predominó a lo largo de la concentración. Así lo reflejaron eslóganes como “solo queremos estar a 1.000 °C en nuestras fiestas”. También hicieron proclamas de “A-anti-anticapitalismo”. “Hace falta cuestionar el liberalismo, no sirve de nada subir un impuesto u otro . Debemos cuestionar todo el modelo económico”, explica Anoucha Bardet, de 24 años, estudiante de agrónomos en la escuela universitaria AgroParisTech.

 

“Nosotros, los jóvenes hemos nacido en una sociedad globalizada responsable de la actual catástrofe ecológica y social, es nuestro futuro el que está desapareciendo delante de nuestros ojos” , asegura el manifiesto escrito por los estudiantes franceses movilizados en la lucha contra el cambio climático. En él, exigen al gobierno francés que “desbloquee medios excepcionales para adoptar el camino que permita una reducción anual del 4% de las emisiones de dióxido de carbono”. Una exigencia bastante más ambiciosa de la que suelen hacer las oenegés y los verdes franceses. También invitan a todos los estudiantes a unirse a las manifestaciones de los chalecos amarillos. “El viernes verde y el sábado amarillo”, reivindican.

 

Siguiendo la estela de Greta Thunberg

Con más fuerza que en Francia, las huelgas estudiantiles por el cambio climático también empezaron este viernes en Reino Unido. Miles de jóvenes participaron en manifestaciones en decenas de ciudades británicas, como Brighton, Oxford, Leeds, Manchester o Londres. Delante del Parlamento británico, centenares de adolescentes lanzaron gritos de “Save our planet” (“Salvad nuestro planeta”). Y exigieron al gobierno medidas valientes contra el calentamiento global.

De esta forma, los estudiantes franceses y británicos se unen a la causa de Greta Thunberg, que hace tan solo seis meses parecía clamar en medio del desierto. Esta adolescente sueca dejó de ir a clase cada viernes en septiembre para manifestarse sola delante del Parlamento en Estocolmo. Con ello, pretendía denunciar la inacción climática de los dirigentes de su país en plena campaña electoral. Estas acciones tuvieron un gran éxito mediático. Lo que la llevó a la Conferencia del Clima de la ONU en Katowice (Polonia), donde pronunció un emotivo discurso. A finales de enero también asistió al Foro de Davos. Allí sermoneó a los oligarcas mundiales por haber acudido a la cumbre en jet privado .

 

“Thunberg ha sido la chispa que encendió la llama de este movimiento”, reconoce Souciet. Los estudiantes que siguieron con más ímpetu su ejemplo fueron los belgas. Desde principios de enero, cada jueves miles de jóvenes llenan las calles de Bruselas, pero también de Lieja, Amberes, Lovaina… El pasado 24 de enero, llegaron a los 35.000 en todo el país. Este movimiento, impulsado por el colectivo Rise for Climate Belgium, ya se ha consumado su primera víctima: la ministra flamenca de Medio Ambiente, Joke Schauvliege, que tuvo que dimitir tras afirmar que los estudiantes “estaban manipulados”. Conocidas como #Fridaysforfuture, estas iniciativas también se han repetido en Holanda, Suiza o Alemania.

 

Según un recuento a nivel mundial del diario británico The Guardian , unos 70.000 estudiantes han participado en estas huelgas estudiantiles en unas 270 ciudades. Más allá del viejo continente, estas movilizaciones también se repiten en Canadá o Australia. De hecho, fue en Sidney donde el 30 de noviembre se celebró la primera manifestación juvenil por el cambio climático. Miles de jóvenes protestaron contra la explotación de una mina de carbón por la empresa local Adani. En España, se están preparando convocatorias incipientes en Barcelona, Madrid o Girona.

 

“Se trata de nuestro futuro”

Hasta ahora, las autoridades han acogido estas protestas de forma positiva, pero también condescendiente. “Estoy contenta de vuestra movilización, esto significa que hemos superado una etapa. Detrás de las puertas de este Ministerio solo tenéis a aliados, no somos vuestros adversarios”, declaró la secretaria de Estado francesa del Ministerio de Transición Ecológica, Brune Poirson, que salió a saludar a los manifestantes. Una reacción casi calcada tuvo la ministra de Energía británica, Claire Perry. “Estoy increíblemente orgullosa de que los jóvenes defiendan con fuerza que debemos pasar a la acción”, afirmó.

Estas muestras de afecto, sin embargo, no se ven correspondidas entre los manifestantes. Al menos en el caso de París. “Tenemos que abandonar el greenwashing —barniz ecologista de algunos gobiernos neoliberales —“, defiende Souciet. “Macron pronuncia bonitas frases sobre el clima, pero no hace nada en la lucha contra el cambio climático”, asegura Anna V., 20 años, estudiante de Ciencias de la Tierra.

Debido a la política de “pequeños pasos” del presidente francés, Emmanuel Macron, el reputado activista Nicolas Hulot abandonó en septiembre su cargo de ministro de la Transición Ecológica. Esta dimisión supuso un electrochoque en la sociedad francesa. Más de 130.000 personas protestaron el pasado 8 de septiembre en una de las movilizaciones ecologistas más importantes en la historia de Francia. Desde entonces, estas marchas por el clima se repiten con regularidad. “Los menores de 26 años representan la población más determinada a manifestar contra el cambio climático” , explica en declaraciones al diario Libération el sociólogo Maxime Gaborit, que forma parte del colectivo Quantité critique, que analizó el perfil sociológico de estos manifestantes.

“La lucha contra el cambio climático es fundamental para nosotros, ya que se trata de nuestro futuro”, explica Anna V. Los jóvenes no dudan en manifestarse por el clima, pero tampoco en llevar a las autoridades delante de los tribunales. Con el apoyo de la oenegé Our Children Trust, 21 adolescentes estadounidenses denunciaron el gobierno de su país por inacción climática. En Colombia, la mayor instancia judicial del país exigió el año pasado al ejecutivo que terminara con la desforestación, tras una denuncia presentada por 25 adolescentes con la ayuda de la oenegé Desjusticia. Y siete menores portugueses también han presentado un recurso en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por los devastadores incendios del pasado verano.

En el caso de Francia, cuatro oenegés quieren llevar al Estado ante la justicia por la inacción climática. Tienen previsto presentar su denuncia durante las próximas semanas, después de que su petición lanzada a finales de diciembre lograra más de dos millones de firmas, una cifra récord en este país. Quizás las autoridades deberían tomas más en serio los anhelos ecologistas de las nuevas generaciones.

@EnricQuart

https://www.publico.es/sociedad/huelgas-estudiantiles-cambio-climatico-multiplican-europa.html

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=252677

En consecuencia,  abajo y a la izquierda, estamos urgidos de generalizar la ruptura con la lógica productivista y mercantil del capitalismo porque: "investigaciones registran la contaminación del aire y fuentes hídricas subterráneas y superficiales, el agotamiento de los suelos fértiles, el calentamiento del planeta, la deforestación, la extinción de los picos nevados, el derretimiento de los casquetes polares, la multiplicación de los 'desastres naturales', la destrucción de la capa de ozono, la pérdida de las selvas ecuatoriales y la erosión de la biodiversidad, la extinción de millares de especies, el aumento de la desertificación, la acumulación de residuos tóxicos, la contaminación de los alimentos por pesticidas o su alteración por manipulaciones genéticas".

 

Quimbo: extractivismo, despojo, ecocidio

y resistencia

8 DICIEMBRE, 2017

Publicado en: LATINOAMÉRICA

Introducción

La humanidad vive una encrucijada frente al inminente peligro de una catástrofe sin precedentes ocasionada por la lógica productivista y mercantil del capitalismo industrial.

Investigaciones registran la contaminación del aire y fuentes hídricas subterráneas y superficiales, el agotamiento de los suelos fértiles, el calentamiento del planeta, la deforestación, la extinción de los picos nevados, el derretimiento de los casquetes polares, la multiplicación de los “desastres naturales”, la destrucción de la capa de ozono, la pérdida de las selvas ecuatoriales y la erosión de la biodiversidad, la extinción de millares de especies, el aumento de la desertificación, la acumulación de residuos tóxicos, la contaminación de los alimentos por pesticidas o su alteración por manipulaciones genéticas, problemáticas que reclaman la necesidad de construir otra forma de relacionarnos con la naturaleza y entre nosotros como seres humanos.

El afán de acumulación de capital basado en la implacable competencia explica la destrucción de los equilibrios naturales y la intensificación de la disputa global por los Bienes Naturales y Culturales Comunes -BNCC- entre dos proyectos: uno que resiste por la autoafirmación, la soberanía, la autonomía y el poder territorial para el Buen Vivir y otro, por el control corporativo de nuestros territorios sustentado en el modelo extractivista, financiarista que despoja a las comunidades, destruye los territorios con potencialidad agroalimentaria, menoscaba la soberanía territorial, afecta las cuencas hídricas, deteriora los suelos fértiles y depreda la biodiversidad a manos de empresas transnacionales y multinacionales que exportan sus ganancias sin importar la destrucción de nuestros ecosistemas. Ha sido este modelo extractivista, el que ha perpetuado la opresión, el despojo y el ecocidio con el aval de los gobiernos, que expiden leyes para garantizar a las empresas el marco legal requerido para la extracción intensiva de nuestros BNCC y la explotación de la fuerza de trabajo.

Esa disputa global en Colombia se expresa, de una parte, en la imposición de “las locomotoras del desarrollo minero energéticas y los agronegocios” a nombre de los Proyectos de Interés Nacional y Estratégicos -Pines- mediante una legislación para el despojo de facto, la represión, judicialización de las protestas sociales y el asesinato de defensores de Derechos Humanos y el medio ambiente, generando múltiples conflictos económicos, socio ambiéntales y culturales. Y, de otra, las resistencias sociales, que como en el caso de la Asociación de Afectados por el Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo -Asoquimbo- son la expresión organizada y argumentada de “víctimas del desarrollo” contra la imposición del modelo neoliberal extractivista y por la Defensa del Territorio y la Vida.

En el contexto de la problemática económica, social, ambiental y cultural que afronta la comunidad de seis municipios en particular, del departamento del Huila por el Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo -PHEQ, producto del modelo extractivista, se desarrolla el trabajo de investigación “El Quimbo: Extractivismo, Despojo, Ecocidio y Resistencia” fundamentado en la Investigación Acción Participativa, como un aporte significativo al fortalecimiento del Movimiento Social en Defensa del Territorio, la Soberanía Hídrica y Alimentaria, el Patrimonio Nacional y los Proyectos de Vida de las Comunidades.

Asoquimbo con aportes significativos del Movimiento Colombiano por la Defensa de los Territorios y Afectados por Represas ¡Ríos Vivos! ha realizado diferentes estudios, que han sido fundamentales para orientar la resistencia social y todas las acciones organizativas, comunicativas, jurídicas, psicosociales que se han expresado en recursos jurídicos de restitución de derechos vulnerados ante la Corte Constitucional, de medidas cautelares ante el Consejo de Estado y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con el acompañamiento del Centro de Estudios para la Justicia Social “Tierra Digna” con incidencia en Informes Técnicos de la Contraloría General de la República -CGR-, construcción de agendas ecosociales con diversas organizaciones y la asesoría de estudios realizados por centros académicos y ONG a nivel nacional e internacional.

 

El impulso de modelos de extracción de nuestros BNCC hacen parte de la Iniciativa de Infraestructura Regional de Sur América -IIRSA- con el propósito de favorecer los intereses de las transnacionales, razón por la cual son pertinentes los trabajos de investigación participativa, de interacción de saberes desde la acción, que orienten la movilización social hacia la construcción de un nuevo modelo minero energético soberano y autónomo, gestionado por las comunidades según sus necesidades y el uso de otras fuentes de energía como la solar, la eólica, la geotérmica, las mareas oceánicas, entre otras, porque éstas permiten un aprovechamiento limpio y sin destrucción irracional de ecosistemas.

 

El presente estudio se construye desde las luchas de resistencia contra el extractivismo, por la defensa del territorio, la biodiversidad, la soberanía alimentaria y las comunidades que se oponen a la imposición de megaproyectos energéticos, mineros y agro-combustibles debido a los daños ambientales, sociales, económicos y culturales como en el caso de El Quimbo.

(…)

Destaca cómo las “víctimas del desarrollo” se transforman en actores de la resistencia y el conjunto de acciones que desde lo local hasta lo global se van tejiendo para transformar un conflicto de intereses antagónicos, entre los actores de la resistencia y los del Estado corporativo, donde la única posibilidad de defender el territorio y la vida es el fortalecimiento permanente de la movilización social y su articulación con los procesos de resistencia contra el extractivismo a nivel nacional e internacional. Desde un principio se descartó cualquier posibilidad de negociación con las transnacionales, sin importar las condiciones asimétricas, debido a que de hacerlo sería legitimar el modelo de despojo, ecocidio, represión, judicialización y asesinatos de defensores del territorio para la acumulación de capital y el consumismo, responsables de la destrucción de la vida en el planeta.

La reconstrucción del proceso histórico de la resistencia contra el extractivismo y, específicamente, contra el PHEQ parte de reconocer las visiones de resistencia desde sus actores y los imaginarios que pretenden ser destruidos y /o silenciados a través de todo el proceso de disputa por el control territorial, donde, en una interacción de conocimientos, saberes, experiencias de organización y acción se van formando otros referentes de identidad individual/colectiva, contra la explotación, exclusión, discriminación, despojo, desplazamiento, ecocidio y destrucción del Patrimonio Cultural Común y al mismo tiempo, construcción de poder y autogobierno de los sectores subalternos, actores ecosociales plurales, que se oponen a la imposición de megaproyectos minero energéticos de las corporaciones transnacionales para la acumulación de capital.

 

El proceso se resumió en cinco momentos que dan cuenta de las formas organizativas, comunicativas, educativas y jurídicas, tejidas desde lo local hasta lo global, que fueron orientando las acciones de movilización social contra todo el poder corporativo enraizado en las instituciones del Estado. Estos momentos se refieren a las tensiones ante la imposición del Proyecto, las contradicciones al interior de instituciones estatales, la incidencia política y jurídica, la expansión organizativa y movilización social contra el Plan de Privatización del Río Magdalena y los procesos de autonomía y poder territorial.

 

Reconstruir lo vivido hace visible y comprensible los aprendizajes y retos para avanzar en la construcción de otra alternativa al capitalismo. El proceso de investigación desde la acción permitió rescatar la dimensión histórica de la resistencia desde el colonialismo hasta el neocolonialismo.

La resistencia lleva implícita una alternativa de poder. Es decir, es fuente de nuevo derecho y de nuevas formas de relacionarnos con la naturaleza y con nosotros mismos desde una perspectiva colectivista, entendiendo que las diferencias individuales, también son producto de la forma como interactuamos: de “cada quien según su capacidad a cada quien según su necesidad” (Marx). La resistencia desde lo local contra el PHEQ hace parte de la lucha global contra el modelo extractivista de reprimarización de la economía y sus proyectos megamineros e infraestructurales y la necesidad de construir un nuevo Sujeto Ecosocial Plural y el Poder Territorial.

 

Desde la resistencia nos apropiamos del paradigma ecocéntrico de las relaciones naturaleza humanidad contra los discursos de “desarrollo sostenible” que hacen parte del pensamiento ambientalista de mercado para el fortalecimiento del capitalismo verde corporativo. El argumento central es que el “crecimiento” infinito, sustentado en el valor de cambio, se soporta, de una parte, en la extracción intensiva de los BNCC, es decir, el ecocidio y, de otra, la explotación de la fuerza de trabajo y la acumulación por despojo que tiene por objetivo mantener el sistema actual, trasladando a los sectores empobrecidos la crisis de sobreacumulación del capital, razón por la cual hablar de responsabilidad social empresarial desde la perspectiva del mercado es otra forma de alienación. 

La comprensión de estos fenómenos es fundamental para rechazar las propuestas que desde muchas ONG plantean como estrategia la “negociación con las transnacionales” que equivale a la subordinación (asimetría) de “las víctimas del desarrollo” (objetos de mercado) a las corporaciones, donde el Estado, que formalmente se reconoce como garantista de derechos, asume su función real de Estado Corporativo que legisla para la acumulación por desposesión.

La deslocalización del capital intensifica la disputa por el control territorial entre las corporaciones transnacionales para hacer negocios y los actores sociales que habitan sus territorios y defienden su permanencia en los mismos donde construyen sus proyectos de vida. Esa disputa conduce a la territorialización de las resistencias y su articulación a nivel glocal donde se construye el nuevo sujeto político (indígenas, afros, campesinos, obreros, etc) y su poder popular territorial donde se plantea una ruptura radical con la concepción de partidos de vanguardia y de movimientos sociales sectoriales (fraccionados) donde las nuevas relaciones de poder se construyen desde movimientos ecosociales que buscan liberarse de la ideología productivista del desarrollo y el progreso y se oponen a la expansión infinita del modo de producción y consumo capitalista y/o burocrático que destruye la naturaleza.

 

El reconocimiento del trabajo de Asoquimbo obedece fundamentalmente a la visión de resistencia que recupera el conocimiento estrechamente ligado a la transformación de las condiciones materiales y simbólicas de la vida, donde se supera la epistemología centrada en la razón instrumental, por las epistemologías que desde el sur construyen y se apropian de los sabereres ancestrales y de los conocimientos que otorgan validez a las prácticas cognitivas de las clases sociales y de los pueblos que han sido históricamente victimizados, explotados y oprimidos, por el colonialismo y el neocolonismo. Además, por sus aportes a la construcción de una Agenda Común y de un movimiento nacional de resistencia articulado a nivel internacional que confronta el modelo extractivista, depredador de la vida y la naturaleza y propone la sustitución progresiva de la cultura fósil por otro modelo de producción, distribución y gestión de la energía y de definición de prioridades, soberano y autónomo, gestionado por las comunidades y que responda a sus necesidades, sustentado en otras alternativas como la energía solar, eólica, que no afecten los derechos fundamentales individuales y colectivos y, especialmente, el ambiente sano.

Implica la moratoria de la política minero energética, la suspensión de cualquier explotación en áreas protectoras de la Amazonía, Páramos, Macizos y de gran biodiversidad natural y priorizar la conservación de las selvas como única garantía de la diversidad cultural y ambiental, la protección de las altas montañas, donde surgen las aguas para la pervivencia de los pueblos, la garantía de la Seguridad Alimentaria basada en las economías campesinas, indígena, afrodescendientes como la agroecología y la autonomía de las comunidades para decidir en sus territorios. En tal sentido, se han logrado avances significativos en la jurisprudencia con las Sentencias de la Corte Constitucional T-135/13, T-445/16 y T-622/16 que hacen parte de la lucha por una legislación socio ambiental alternativa a la mercantilización de los bienes comunes, surgida desde la organización y la resistencia social de las comunidades y fundamentada en una nueva relación entre la naturaleza humana y no humana, en un nuevo sistema donde impere la justicia social y ecológica.

https://movimientom4.org/2017/12/el-quimbo-extractivismo-despojo-ecocidio-y-resistencia/