Qué País

Diciembre 2015

Sin transnacionalización económico territorial.

 

 


 

 

 

SITUACIÓN / CRISIS CIVILIZATORIA / ALTERNATIVAS

 

 Situación

 

Partamos de porqué el 2001 ha dado lugar a desarrollos de otra sociedad-mundo. Al respecto  Raúl Cerdeiras nos aclara: “El concepto mismo de acontecimiento, para nombrar la irrupción de una excepción que no se puede reducir a la legalidad que regula la situación en que se inscribe y que exige se piense y se haga algo diferente al orden establecido. Es difícil afirmar la existencia de un acontecimiento clave, para sancionarlo hay que ver sus efectos en el tiempo; entretanto, opera como una apuesta que orienta la acción y el pensamiento. Pero si miramos a América Latina, creo que la emergencia del zapatismo y el discurso que lo acompañó, sobre todo en su primera etapa, tuvo un impacto decisivo para nuestros propósitos; renunciar a la toma del poder del Estado y plantear nuevas relaciones al interior de las organizaciones políticas eran dos principios que  veníamos sosteniendo hacía más de cuatro años. En cuanto a nuestro país, sin duda que las jornadas del 19/20 de diciembre de 2001 producen un corte desde el cual se puede conformar el cuadro político nacional según sea el posicionamiento que se tome al respecto,  y
exige un esfuerzo creativo a los que pensamos en su capacidad disruptiva”.
Leer

 

Tanto en el plano grupal como individual, el 2001-2002 adquirió significados de ruptura con la obediencia debida, el sentido común, lo normal, lo racional, etc. . Su sentido esencial fue la afirmación de sujetos colectivos en el hacer económico, artístico, comunicacional, profesional, científico, político o  intelectual conforme a las necesidades de los de abajo. Según avanzaron, desde ese entonces hasta hoy, el acaparamiento gran capitalista y su seguridad jurídica se fueron planteando problemas vitales a pueblos, comunidades y barriadas que han protagonizado y protagonizan no sólo resistencias al avasallamiento de derechos sino también prefiguran buenos vivires, convivires y la socialización de sus respectivas actividades. Evaluemos cómo se enfoca unir las actuales luchas de potencial emancipador en:

 

Actualidad de la Izquierda Independiente y Movimientos
enero de 2015

 

Por: Federico Orchani, Facundo Nahuel Martin y Carina López Monja

Militantes del Frente Popular Darío Santillán

Aunque el titulo parezca redundante, no lo es. Hace referencia, por un lado, a un nuevo sujeto histórico, nacido de la resistencia al neoliberalismo,  conformado por un entramado de clases subalternas que sufren directamente los efectos de la opresión y explotación que somete el gran capital a las personas, por el otro, con el término Izquierda Independiente, se definen una serie rasgos y características político identitarios que algunos de estos  movimientos fueron adoptando al calor de la lucha y organización, al mismo tiempo que se iban delineando perfiles político ideológicos y formatos organizativos fruto de una práctica política anticapitalista novedosa.

 

Un nuevo sujeto histórico

Generalmente se dice que somos “hijos del 2001” haciendo referencia a la rebelión popular de Diciembre de aquel año. El año del “que se vayan todos” es sin duda un punto de inflexión que marcó un cambio de época, en los hechos fue la derrota del capital financiero y el proyecto neoliberal en Argentina (al menos durante un tiempo); sin embargo, el origen de los nuevos movimientos sociales se debe rastrear aun más allá, a mediados de la década de los años noventa.  Cutral Co, Tartagal, Mosconi, y luego el Puente Pueyrredón fueron el símbolo de un tiempo de resistencia que marcó a fuego la nueva generación militante. Este señalamiento no nos parece menor, el Frente Popular Darío Santillán (FPDS), organización social y política de la que somos parte nace con las luchas de los trabajadores desocupados, aunque no solamente.  Los años noventa y la década que inauguró políticamente el año 2001 vieron nacer producto de la lucha a fábricas recuperadas, asambleas populares en los barrios, la resistencia en el campo frente al avance del agronegocio, las luchas estudiantiles, el surgimiento de comisiones internas antiburocráticas, la multiplicación de medios comunitarios y espacios culturales autónomos, la lucha de los pueblos originarios, las asambleas ciudadanas en las provincias que enfrentan la mega minería contaminante contra del modelo extractivo, etc.

La izquierda independiente fue una forma de nominación  política, ideológica y programática de los nuevos movimientos sociales, que se proponía como síntesis política, apelando a una confluencia “por abajo” de prácticas comunes que reivindicaban el antimperialismo, el anticapitalismo y el anti patriarcado, y tenían como  faro las experiencias de lucha en la región, de los zapatistas en México, los campesinos sin tierra del Brasil, el faro de Cuba, pero sobre todo la revolución bolivariana. Además de recuperar la experiencia histórica de lucha del propio pueblo argentino, cuestión en sí compleja para el común de la izquierda y su relación por lo menos  tormentosa con la experiencia política del peronismo. Nuestra opinión es que este proceso al que hacemos referencia se encuentra congelado en su potencial mejor versión, se vio interrumpido, veamos el o los por qué.

 

El Estado, una relación conflictiva

La llegada en 2003 del kirchnerismo al poder político modificó entre muchas otras cosas, la relación entre el Estado y los Movimientos Sociales.  El kirchnerismo, montado sobre el relanzamiento de la acumulación del capital, relegitimó el rol del Estado como garante del compromiso entre clases, combinando una serie de medidas progresistas con la construcción discursiva del “proyecto nacional” y el “modelo”. Durante el neoliberalismo, impugnar frontalmente al Estado y priorizar la construcción de base, permitió al espacio de la nueva izquierda crecer y proyectarse políticamente, en la medida en que esas coordenadas coincidían con la experiencia que estaba haciendo el pueblo trabajador en Argentina.

El análisis del caso argentino que bien puede extenderse a otras latitudes nos lleva a pensar el Estado no como lo definiera Federico Engels, como el “comité de negocios de la burguesía” al menos no solamente. El Estado es además de un “instrumento” de la clase que se encuentre en el “poder”, reflejo directo o indirecto de pujas entre clases sociales antagónicas que se desenvuelven en el seno mismo de la sociedad civil, es decir que la forma del Estado es resultante de una correlación de fuerzas.  El Estado es entre muchas otras cosas, un Estado “ampliado” que atraviesa un sinfín de momentos de la vida cotidiana, civil y política. El Estado moderno capitalista es sobre todo, un Estado hegemónico.

Ante los desafíos impuestos por los cambios históricos, la respuesta ensayada por la Izquierda Independiente fue recuperar y desarrollar el concepto de poder popular, pero no sólo como idea, sino el concepto vuelto carne, praxis transformadora.

El poder popular –concepto clave de la Izquierda Independiente y aun de otras expresiones del campo popular– aparece definido por Miguel Mazzeo como “la fuerza del pueblo en manos del propio pueblo”; como “puesta en acto del poder colectivo” y de la “fuerza colectiva de la hermandad de los explotados y oprimidos.

“La pre-figuración, como transición al socialismo ya desde ahora, junto con la posibilidad de aportar a la constitución de un gobierno popular que –toma del poder mediante– entienda que ese episodio no cierra la transición, son otros de los elementos que aparecen como centrales a la hora de definir una delimitación de lo que es, o más bien, de lo que debería ser, la lógica de construcción del espacio.”

Pero la cuestión del poder y el estado, el dilema de la estatalidad, es uno de los nudos problemáticos que atraviesan hoy el debate en el seno de la Izquierda Independiente y que son, en parte, responsables de su crisis. Podemos citar además, al menos dos formas de entender el poder que tienen un peso relativo en el marco de la Izquierda Independiente.

A quienes ponderan en exceso el potencial en sí de las construcciones de base, valoración que se basa en la creencia de que la construcción de organización popular en un territorio tiene de por sí la combatividad necesaria y que sumadas todas esas pequeñas o medianas micro experiencias, progresivamente, en un determinado tiempo van a lograr reemplazar el viejo estado (sin intervenir en el más que para denunciarlo) por una forma superadora.

Hay otros que entienden el poder de forma “fetichizada, es decir, como un lugar de llegada para desde ahí emprender las tareas transformadoras necesarias. Esta visión se caracteriza por depositar peligrosamente su estrategia en “penetrar” las instituciones democráticas (burguesas) para de esa manera modificar la correlación de fuerzas (desde adentro) en favor de los sectores populares.  El “abajo” y los trabajos de base no quedan excluidos de la estrategia, pero son subordinados al plano de “la política” y la disputa por arriba.

El poder popular plantea una superación de estas dos visiones que acabamos de enunciar, es la vía de reconciliación entre el momento de la construcción por abajo, en sí, y el” asalto al poder”, para sí. El poder popular es medio y fin que forman una totalidad. No niega la “toma del poder” aunque la entiende como un momento en la transición necesaria entre un gobierno popular y la sociedad sin explotación ni opresión fruto de experiencias político organizativas surgidas en el momento de la prefiguración.

Los debates en torno al poder y el estado devienen naturalmente en la discusión acerca de las distintas formas de intervenir en las instituciones, desde qué lugar, acerca de qué herramienta o instrumento político resulta más adecuado para hacer política en este contexto específico.

 

Herramienta política y nueva institucionalidad

El abordaje de la institucionalidad (burguesa) ha generado grandes debates en la Izquierda Independiente, en particular la intervención electoral. A esta altura casi resulta ociosa la pregunta “elecciones sí o no”… aunque quizás la cuestión merece algún comentario ya que la forma en cómo se resolvieron los debates no fue del todo sana para el espacio, ocasionando fuertes tensiones hacia el interior de las organizaciones.

Hace algunos años, en un artículo que escribimos sobre la cuestión de la herramienta hacíamos la diferencia entre lo que significa pensar una herramienta política de “síntesis estratégica”, es decir orgánica, y una herramienta política “a secas” más de tipo instrumental, parecida a un brazo electoral alimentado por uno o varios movimientos en función de intervenir en la arena institucional burguesa.

La “herramienta política estratégica”, decíamos, deberá preparar las condiciones para una perspectiva de largo aliento, porque así definimos “nuestro objetivo estratégico, nuestra tarea histórica, entonces, es derrotar al capitalismo, el patriarcado y el colonialismo como sistemas de dominación y opresión, para sentar las bases de una sociedad de iguales”. Esa tarea estará atravesada por definiciones que se convierten en “invariantes” más allá de cada período histórico o etapa: la lucha de clases como motor de la historia en tanto haya sociedades de opresión; el protagonismo directo del pueblo a través de sus organizaciones de base, como sujeto de la historia y como ejecutor de decisiones y acciones que definan su destino; la necesidad de herramientas sociales y políticas para cada contexto, que eviten reproducir estructuras de dominación al interior del proyecto revolucionario, mediante la puesta en práctica de valores que prefiguren la sociedad por venir. Es aquí dónde volcaremos nuestros mayores esfuerzos, también para que el camino sea compartido, no imaginamos ni creemos que tal o cual organización política sea de por sí LA herramienta superadora, tampoco que ésta se halle hoy constituida.

Aquí es donde aparece la posibilidad de intervenir en el plano de la disputa electoral, entendiendo éste como un “momento más” de la lucha política, subordinado al plano estratégico y a las necesidades, más bien a las posibilidades, del espacio. Reafirmamos esta visión, aunque no pareciera ser compartida por el conjunto del espacio, al menos a la luz de cómo fue la experiencia electoral de la Izquierda Independiente en las pasadas legislativas de 2013.

Si analizamos las primeras experiencias  electorales de la izquierda independiente en 2013, del “Frente para la Ciudad Futura” en Rosario, del Frente Ciudad Nueva en La Plata o Izquierda Popular y Camino Popular en la Ciudad de Buenos Aires, nos vamos a encontrar con una serie de matices en relación a la campaña electoral, las propuestas políticas, el discurso,  las alianzas, etc. No es objeto de este artículo analizar en detalle cada experiencia, sólo señalar que a nuestro entender, las diferencias o matices, responden a concepciones diferentes sobre el poder, el momento de la estatalidad y la herramienta política, de las que hicimos mención anteriormente.

 

Situación política, tareas y posibilidades del espacio

Toda proyección de mediano plazo (proyección para la etapa) se basa en delinear el espacio político en el cual la propia fuerza se va a instalar discursiva y tácticamente para interpelar a la sociedad, relacionarse con otras fuerzas, priorizar aliados y también antagonistas, etc. Frente al cambio de etapa que significó el kirchnerismo, la izquierda independiente mantuvo su oposición y crítica al gobierno, pero también mantuvo diferencias con los planteos más clásicos de la izquierda tradicional.

Esto tuvo algunos pilares:

a) Reconocer algunas medidas progresistas del gobierno que venían siendo peleadas y reclamadas por el campo popular, pero delimitarse del proyecto oficialista en su sentido de totalidad, manteniendo la independencia de clase y el carácter socialista y anticapitalista del proyecto propio. Tras la rebelión popular y la profunda crisis de representatividad y del sistema político en su conjunto, el kirchnerismo hizo una lectura “acertada” y su accionar fue producto de la misma. El planteo de colocar al Estado como “mediador” entre los trabajadores y los capitalistas, cual si fuera juez, la concepción de Estado como eje de un pretendido modelo inclusivo de “redistribución de riqueza”, y la apuesta al mercado interno, fueron pilares de la respuesta de los de arriba al cambio parcial en la correlación de fuerzas impuesto en el 2001. Todo esto sirvió para consolidar el capitalismo “serio” y que los empresarios “se la llevaran en pala”, al tiempo que acotaba el conflicto social. Este entramado económico, político social y cultural supo construir una poderosa hegemonía y eso nos obligó a delimitarnos globalmente del kirchnerismo, sin dejar de señalar las medidas puntuales que fueron resultado de las peleas de nuestro pueblo.

Durante casi todo el período kirchnerista, la izquierda independiente no quiso, no pudo o no supo darse nuevas arenas de disputa, como la electoral, y priorizó y profundizó la constitución de organizaciones de base que crecieron en barrios, lugares de trabajo, escuelas, profesorados, universidades. Esta izquierda interpeló y organizó a una base social que, más allá de su elección electoral, estaba dispuesta a apostar a una nueva  izquierda en los espacios de base. Mientras el kirchnerismo se imponía en las urnas una y otra vez, la izquierda independiente supo acompañar la experiencia política de nuestro pueblo, organizando a las bases de forma independiente y autónoma del Estado, priorizando la construcción desde abajo y manteniendo una delimitación del gobierno;

b) Finalmente, el giro al socialismo del proceso bolivariano devolvió lo que años de derrota neoliberal nos habían quitado: un proyecto estratégico posible para pensar el avance hacia el socialismo en nuestro tiempo. El ciclo piquetero fue fundamentalmente “resistencialista”, porque el pueblo se largó a resistir al neoliberalismo, a impugnar la política de los de arriba, sin tener una hipótesis muy clara de cómo construir un orden social alternativo. La tenaz resistencia del pueblo argentino impuso nuevas condiciones a la burguesía, al punto de que no se pudo seguir manteniendo el consenso neoliberal. Pero los movimientos no fuimos capaces de capitalizar la resistencia para un proyecto de ofensiva o de poder propio.

 

El proceso bolivariano, con todos sus límites y contradicciones, nos permitió discutir el posibilismo oficialista: acá cerquita, en América Latina, un gobierno popular se propuso construir el socialismo. Este proceso nos ofrece, desde una experiencia y práctica concretas, una idea de por dónde podría llegar a pasar, en las condiciones actuales, una eventual disputa socialista en Nuestramérica. Esta hipótesis pasa por articular construcción de poder popular con la generación de rupturas parciales desde el seno del Estado, de parte de un gobierno popular antiimperialista con aspiraciones socialistas, conquistado por la vía democrático-electoral.

La construcción de base, la elaboración de una delimitación compleja y matizada frente al oficialismo y el acompañamiento a los procesos más avanzados de Nuestra América  así como el aprendizaje y la crítica a estos procesos fueron elementos claves en la construcción de la izquierda independiente.

 

Hoy la etapa que se abre parece estar signada por una generalizada derechización política. El kirchnerismo desactivó la movilización social y garantizó el “consenso” entre clases, lo que  socavó sus propias bases como gobierno “progre”: al desmovilizar al pueblo trabajador, la burguesía dejó de tener miedo. La clase dominante es hoy más reacia a hacer concesiones sociales porque ya no hay un pueblo combativo cortando rutas y gritando “que se vayan todos”. La clase dominante sólo cede pensando en “perder algo para no perderlo todo”. Hoy, ya no tiene miedo a perderlo todo. Al mismo tiempo, el modelo se reveló insolvente desde un punto de vista económico: la acumulación de capital, tras 10 años de crecimiento, se volvió a estrangular, en uno de los típicos cuellos de botella que enfrentan los proyectos de desarrollo nacional-burgués en la Argentina. El kirchnerismo como experiencia de “capitalismo con inclusión” y conciliación de clases se agota porque se desdibujan sus bases económicas y sociales. Todo exige, en ese marco, el pasaje a un peronismo conservador como el de Scioli, y el ascenso de figuras nefastas como Milani o Berni, rechazadas por una parte importante de la militancia  kichnerista. Sin que sea previsible un ajuste económico brutal, la derechización política del espectro parece clara.

 

Si el cambio de etapa estará signado por una generalizada derechización política (situación que de hecho ya está ocurriendo), deviene la necesidad de asumir posturas claras sobre el accionar del gobierno. El discurso profundizacionista, que plantea la necesidad de “seguir adelante” con el proceso de cambio que supuestamente habría instalado el kirchnerismo, hace una reconstrucción sesgada de nuestra historia reciente, reconstrucción que carece de perspectiva de clase. Lee los “avances” de estos años como producto de la iniciativa independiente del gobierno, olvidando que fueron las jornadas de 2001 las que hicieron posible la política progresista del oficialismo. Además, ese discurso omite leer el resultado del kirchnerismo, que es la transición a un peronismo ortodoxo que no tiene nada de progresista. En ese sentido, el discurso de la profundización omite ver que el kirchnerismo fue una experiencia de recomposición burguesa a partir de concesiones a las y los de abajo, dada la nueva correlación de fuerzas impuesta por el 2001, y no una experiencia de “avance desde el Estado”, como dicen sus defensores.

Creemos que, en los años que se vienen, la posibilidad de reconstruir la izquierda independiente pasa por asumir con toda claridad que las tareas que se imponen son de resistencia y recomposición de la clase. En un marco defensivo, creemos que el espacio político a construir pasa por la lucha, la impugnación al gobierno conservador que se venga, la construcción de poder popular e ir afianzando el proyecto propio, alternativo, que vaya fortaleciendo ese país y ese continente para la vida digna y la emancipación de los pueblos, al tiempo que incorpora la disputa electoral como espacio de denuncia y de propaganda de una alternativa socialista y de emancipación.

Finalmente, la etapa que se abre parece llevar a cierta “contradicción” entre la táctica y la estrategia. La táctica, como decíamos, es de resistencia, lucha defensiva y denuncia de la generalizada derechización política. La discusión de estrategia nos exige poner en el centro la discusión del Estado y cómo pensar una ofensiva socialista en Nuestramérica. Solemos decir que en el 2001 no hubo condiciones para pasar de la resistencia a la ofensiva. Esto dejó en manos de los Kirchner la tarea de recomponer la dominación social, mediante el consenso de clases y la relegitimación del Estado. De esa experiencia se impone un balance histórico claro: no es posible hacer política socialista puramente desde abajo. “Crear poder popular” no puede ser la única tarea de la izquierda anticapitalista.  Es necesario plantearse seriamente el problema de acceder al poder del Estado.  Creemos que es ingenuo pensar que la tarea va a ser solo “acumular mucho poder popular”, hasta que seamos lo bastante fuertes “desde abajo” como para medirnos globalmente con el enemigo-Estado burgués.

Hoy es necesario repensar el anti-estatalismo que caracterizó a parte de la izquierda independiente, porque entendemos que la construcción del socialismo debe ser integral, debe tener un pie en el poder popular y otro en la lucha estatal (y electoral) y debe prepararse para propulsar rupturas en ambos planos de disputa.

Enfrentamos un Estado capitalista ampliado, hegemónico, que va a desactivar (por la cooptación, por la represión o por una combinación de ambas) cualquier crecimiento demasiado grande de la organización por abajo. Esto nos exige plantearnos con seriedad la cuestión del poder del Estado, la estatalidad de forma integral y nuestro acceso o relación con la misma, como episodio no necesariamente prioritario, pero sí indispensable, de cualquier proceso revolucionario y de ofensiva socialista para nuestro tiempo.

Lejos estamos de ese escenario. Hoy enfrentamos Estados formalmente democráticos, parcialmente porosos a los intereses del pueblo trabajador y capaces de vigorosas construcciones hegemónicas, que tornan improbable la proyección de escenarios de tipo insurreccional que motoricen el acceso al poder. Al mismo tiempo, experiencias como el proceso bolivariano nos permiten proyectar la hipótesis estratégica de una articulación entre un gobierno popular que motorice “desde arriba” rupturas con el capitalismo, y la ampliación y profundización del poder popular como motor del antagonismo social desde abajo y de construcción de un nuevo orden social.

Claro que, dado el estado de la lucha de clases en la etapa, no estamos hablando de tareas inmediatas o siquiera mediatas en algún plazo previsible. Obviamente, en la Argentina que se viene nos tocará resistir y rearmarnos desde la lucha, la creación de poder popular y de nueva institucionalidad, la táctica electoral como denuncia y el cultivo de una perspectiva clasista. Al mismo tiempo, mientras nos rearmamos en un contexto defensivo, es indispensable que propugnemos la reelaboración política desde la izquierda independiente. Las tareas estratégicas, a nuestro humilde entender, pasan por una reorientación de la idea de transición socialista, que otorgue un lugar más preponderante a la disputa del Estado y a los procesos electorales como jalones en la lucha. Las tareas tácticas, en cambio, pasan por la denuncia del giro a la derecha de todo el escenario político y la impugnación de la nueva ofensiva de los de arriba.

Los desafíos que se abren son grandes y es importante enfrentarlos con creatividad política pero sin caer en atajos oportunistas que desdibujen el perfil y la identidad políticas creadas hasta hoy. La nueva izquierda tiene la tarea histórica de repensar su propio legado para una nueva etapa de la lucha de clases, recuperando lo mejor de lo construido hasta el presente. Debemos pararnos sobre los aprendizajes hechos por nuestro pueblo, de los que somos parte. Esos aprendizajes, que reafirmamos, tienen que ver con la construcción de poder popular, la apuesta por el protagonismo directo del pueblo en la lucha y la toma de decisiones, la prefiguración del socialismo, la lucha de clases como motor del cambio histórico y la valoración de la experiencia histórica de nuestro pueblo. Todo eso es parte del acumulado histórico de la nueva izquierda y de nuestro pueblo trabajador que lucha y se organiza. Recuperar ese acumulado, y proyectarlo para los nuevos desafíos tácticos y estratégicos, es hoy la tarea de la izquierda anticapitalista. (...) 

Fuente: http://contrahegemoniaweb.com.ar/actualidad-de-la-izquierda-independiente-y-movimientos/#more-872

En consecuencia: "Los desafíos que se abren son grandes y es importante enfrentarlos con creatividad política pero sin caer en atajos oportunistas que desdibujen el perfil y la identidad políticas creadas hasta hoy. La nueva izquierda tiene la tarea histórica de repensar su propio legado para una nueva etapa de la lucha de clases, recuperando lo mejor de lo construido hasta el presente. Debemos pararnos sobre los aprendizajes hechos por nuestro pueblo, de los que somos parte. Esos aprendizajes, que reafirmamos, tienen que ver con la construcción de poder popular, la apuesta por el protagonismo directo del pueblo en la lucha y la toma de decisiones, la prefiguración del socialismo, la lucha de clases como motor del cambio histórico y la valoración de la experiencia histórica de nuestro pueblo".Lo dicen Federico Orchani, Facundo Nahuel Martin y Carina López Monja a principios de 2015 cuando el gobierno CFK disfrutaba del amplio consenso, que inculcó, sobre nuestro porvenir en el capitalismo. Éste es reconocido infierno por los K recién a raíz del balotaje pero personificado en Mauricio Macri. Al respecto Claudio Katz nos advierte: "El 'macrismo' es la cara más visible del giro conservador que propician todos los partidos del sistema". Leer

 

De ahí lo prioritario del debate mayoritario, más cuando desde quienes votaron por Scioli sostienen que hay variantes del capitalismo, para situarnos:

 

En las redes del neocolonialismo

23 de noviembre de 2015

Por Jaime Fuchs (Rebelión)

Nuestro pueblo, en particular su clase obrera, ha escrito páginas memorables en una larga lucha por la conquista de la definitiva independencia económica y política, objetivo histórico pendiente cuyo contenido naturalmente varía en cuanto en nuestra formación socioeconómica se han producido importantes cambios.

En la actual etapa de la globalización capitalista, el dominio de los monopolios y del capital financiero aplicado a la especulación entra en una creciente tensión con leyes fundamentales del capitalismo: la ley del valor por el trabajo y la ley de la plusvalía (trabajo no remunerado), que constituyeron históricamente el núcleo principal del sistema, aparecen como señales cada vez más débiles del accionar del capital concentrado.

Con una crisis socio económica, sin precedentes, la lucha por la liberación nacional, con sus objetivos antiimperialistas, debe adquirir así características nuevas.

En las últimas décadas, se ha producido una extraordinaria expansión en el mundo de las empresas transnacionales con sus subsidiarias procedentes de los EE.UU. y de otras potencias, donde se encuentran las casas matrices.

Estamos en presencia de una nueva distribución del trabajo en el mundo capitalista, favorecida en buena parte por la actual revolución científica, técnica e informática. Se generalizaron el trabajo precario, las migraciones internas y externas que adquieren enormes proporciones, mientras la desocupación estructural va en aumento. Al lado de las ingentes masas de capital ausentadas del ciclo productivo, crece la población marginal. Arribamos así a un salto cualitativo en la ley del desarrollo desigual de los países capitalistas y dentro del propio país, adquiere formas nuevas afectando ya no sólo el nivel de vida y bienestar de la población trabajadora, sino condenando a una parte cada vez mayor de la población a la marginación de todo desarrollo.

Con los acuerdos de “libre comercio” y mayores privilegios para monopolios, haciendo caso omiso de los derechos soberanos y las fronteras nacionales, sólo posible con la complicidad de las políticas económicas de los países sometidos, el capital transnacional, acomete una explotación rapaz de los recursos naturales y transforma a países enteros en campos de experimentación de los nuevos descubrimientos genéticos, a través de la alimentación, lo que hubiera causado envidia al criminal régimen nazista.

Un hecho notable por sus proyecciones y futuro es la socialización de la economía y de las fuerzas productivas, que adquiere dimensiones desconocidas.

 

Este proceso, que en el capitalismo conlleva la concentración de la riqueza en pocas manos, provoca que, en lugar de aminorar, crezca el polo de pobreza y miseria de una gran parte de la población.

Tal situación contradice la difusión de teorías acerca del crecimiento de las capas medias y la movilidad ascendente de las clases sociales.

Basta observar lo sucedido en nuestro país, que puede alimentar diez veces su población: las décadas de mayor crecimiento económico han sido acompañadas con el cuadro dramático del crecimiento de una generación de débiles mentales por desnutrición.

 

El sistema financiero monopólico capitalista moderno ha engendrado una economía voraz de muy difícil control.

El capital financiero adquiere formas especulativas y usureras nunca vistos. Su acción destructiva altera las propias leyes capitalistas y su núcleo central, el productivo. Se expande el capital ficticio, el que surge al margen de la producción e intercambio de bienes, encabezado por el dólar norteamericano. Actualmente circula mundialmente más de cien veces la cantidad de dólares de lo que establecen las leyes capitalistas sobre circulación monetaria.

Se ha desencadenado una feroz lucha competitiva entre las distintas monedas mundiales.

La magnitud de los gastos militares del imperialismo, los grandes negociados, la corrupción y los graves problemas del trafico de drogas, ligado estrechamente con la trata de blancas y la esclavitud, la descomposición y la violencia de las tituladas democracias burguesas con sus principales instituciones y valores, así como la ofensiva que se ha lanzado contra las conquistas y reindivicaciones de la población asalariada.

 

Considerando lo escrito, nos permitimos subrayar que la lucha antiimperialista se ha entrelazado estrechamente con la lucha anticapitalista.

Nuestra formación socioeconómica está madura para cambios revolucionarios. Sin embargo, estamos en notable retraso en la unidad sindical y popular, en la formación de alianzas con sectores golpeados hoy por el capital monopólico y, sobre todo, existe confusión difundida acerca de quién es el enemigo principal.

 

No hay debate serio y reflexiones constructivas del porqué del fracaso de una variedad impresionante de modelos y planes que se ensayaron con vistas a lograr un funcionamiento capitalista “inclusivo”, “equitativo”, o que mínimamente “derrame” mejoras al conjunto de la sociedad.

Raúl Prebich, durante muchos años director de la CEPAL, educó a varias generaciones en la defensa de “la economía del mercado”, y difundió las teorías clásicas, neoclásicas, estructuralistas y keynesianas.

Tuvo la honradez, de reconocer el fracaso de sus enseñanzas, llegando a la conclusión de que nuestro país es objeto de la explotación monopólico capitalista. Como síntesis, decía con razón que: “…la libertad económica es la libertad de ser pobres, en los países periféricos.”

¿Lo sabían los economistas “progresistas”, “nacionales y populares” o los que se titulan de “izquierda y críticos marxistas”?

En esta breves páginas, abarcaremos tres aspectos, utilizando mi ultimo libro ¿“El capitalismo argentino en su etapa final? publicado por la CTA Autónoma, ediciones 2015

a) Peso y poder en la vida nacional a cargo de las grandes empresas capitalistas, en su mayoría de capital extranjero.

b) La revitalización, con la “modernización del agro”, de la vieja y nueva burguesía terrateniente.

c) El notable retroceso que tuvo la industria.

Preguntamos: ¿se hubieran producido estos cambios sin la participación del Estado, y sus políticas económicas, con la complicidad de economistas académicos y los jerarcas sindicales?

¿Es posible revertir este proceso que no tiene futuro?

 

Jaime Fuchs continúa su artículo poniendo de relieve en qué consistió el capitalismo neodesarrollista y porqué la impunidad de ayer es la de hoy.

 

 

¿QUIEN MANDA EN EL PAIS?

Se ha tomado como punto de referencia la información del INDEC sobre las 500 grandes empresas, que no incluye la actividad agropecuaria, las finanzas, los servicios de vivienda, la administración publica ni los servicios personales.

Conviene aclarar que los datos provienen de encuestas periódicas iniciadas en 1993 y se realizan cada dos años. La información es proporcionada por las empresas, que no siempre refleja la verdadera magnitud de sus operaciones. La entidad oficial ha señalado en otras encuestas que, en la escala de los ingresos más altos, los datos están subestimados por las empresas o por los individuos, y se abultan los gastos para pagar menos impuestos.

Una idea sobre el peso de las grandes empresas y el capital extranjero en la economía lo proporcionan algunos índices como los siguientes:

1) En el año 1993, las 500 primeras empresas generaban el 19,3% del valor agregado de todas las actividades del país.

2) Para el año 2012, este porcentaje ascendía al 23,4%. Si se incluyen la actividad agropecuaria, las finanzas, servicios y la economía no declarada, en las que participan muchas de las grandes empresas, el peso de las mismas sobre el conjunto de la economía nacional sería más elevado.

3) Solamente 100 empresas, en su mayoría extranjeras, reúnen el 70,6% del valor agregado y el 75% de las utilidades declaradas del total de las 500 empresas.

4) De las 500 empresas, 335 son extranjeras y, para el año 2013, abarcaban el 78% del valor de la producción, y el 77% de las ganancias declaradas del total.

5) Un dato revelador: En las empresas extranjeras, en 2010, con un salario medio mensual de 8.219 pesos, el trabajador producía bienes y servicios por 533.700 pesos por mes, esto es, 65 veces su salario.

6) En 2013, esta desproporción se había incrementado: pagando un salario mensual de 10.090 pesos, la empresa obtenía 907.000 pesos, 90 veces el salario invertido.

Los comentarios sobran.

 

Cabe tener en cuenta que la transnacionalización de la economía argentina, significa una enorme subordinación a la red de operaciones de los monopolios de las potencias imperialistas, que tienen un peso decisivo en las finanzas, las industrias, las comunicaciones, el transporte, el comercio internacional, así como en las principales innovaciones científicas y técnicas y los profundos avances del conocimiento. ¿No implica esta realidad una pérdida de soberanía, y la disminución del poder de decisión política independiente?

Cuando la burguesía terrateniente y el gran capital local, dueños y arrendatarios de la dos terceras partes de la pampa húmeda y de otras zonas, se han asociado con los monopolios (Monsanto, Nidera, Dupont, etc.) ¿No han cedido por codicia la decisión respecto de qué producir y a quien vender, limitando con altos precios el acceso popular a los alimentos y desentendiéndose del interés nacional y de la necesidad de dar uso racional a la tierra?

 

Además, el complejo agro-industria fuente principal de las exportaciones, implica también el control de los puertos, virtualmente privatizados a través de concesiones de rasgos monopólicos, transporte, multitud de servicios y la vida de muchas poblaciones del interior. ¿No implica en los hechos la entrega del territorio nacional a potencias extranjeras?

Las concesiones y ventas a grupos extranjeros de valiosos recursos naturales en minería, petróleo, agua dulce, incluidos los de zonas fronterizas ¿no implican un despojo de sectores estratégicos para el desarrollo nacional?

La inédita concentración extranjera, asociada a intereses locales, del transporte marítimo, terrestre y fluvial y la hegemonía del transporte por carretera que encarece la comunicación con el interior y acentúa el desarrollo desigual entre las provincias ¿no constituye la versión actual y agravada de la política ferrocarrilera del imperialismo británico?

Merecería algunas páginas el grave proceso de la desindustrialización del país, destruyendo fuentes de trabajo, reduciendo drásticamente el nivel que había alcanzado tres décadas atrás, destruyendo decenas de miles de pequeñas empresas. Sobre todo, la llamada sustitución de importaciones fue reemplazada por una dependencia inédita de importaciones de bienes de capital, materias primas y repuestos y se ha impuesto el ensamblaje, llegando a su índice más bajo la relación del producto industrial con el PBI.

 

¿Puede ignorarse el papel de condicionante político y económico que tiene la enorme deuda externa, denunciada judicialmente por fraudulenta, que pese a las sucesivas renegociaciones seguirá absorbiendo cuantiosos recursos durante los próximos veinte años?

 

Este cuadro es el resultado de un largo proceso histórico que se expresa en un tributo neocolonial que la “sagrada familia” del poder económico-financiero dominante carga sobre las espaldas de varias generaciones de trabajadores y amplios sectores populares...

Esta sangría, que no incluye las vidas perdidas, puede ser estimada .Nos indicaría el contraste que existe entre las necesidades no cubiertas por el magro presupuesto popular y los raudales de riqueza que fluyen a los bolsillo sin fondo de los viejos y nuevos amos de la Patria.

Solamente en el período 2003-2014, por pago de intereses y servicios de la deuda externa, fugas de ganancias a través de la manipulación de precios en el comercio exterior cautivo entre empresas extranjeras pertenecientes al mismo grupo económico,y pagos anuales por fletes marítimos, seguros y comisiones, transferencia de utilidades, royalties, comisiones, etc, el país ha perdido 500 mil millones de dólares.

A dicha cantidad habría que agregar la “llamada fuga de capitales” de los últimos veinte años. De acuerdo a distintas estimaciones alcanzaría un volumen entre 350 a 400 mil millones de dólares transferido por 2 a 3 mil personas.

¿Cómo ha repercutido la profundización de la extranjerización de la vida nacional en manos del capital monopólico transnacional extranjero y el fortalecimiento de la gran burguesía terrateniente, en la situación socio-económica del pueblo argentino?

 

Unos pocos datos nos proporcionan la magnitud de la explotación y expropiación que sufren la clase obrera y en menor escala, amplios sectores de las capas medias y pequeña burguesía, con el apoyo y bajo la tutela de diferentes gobiernos que se sucedieron en las últimas décadas, donde el movimiento peronista, bajo distintas denominaciones, desempeñó un papel predominante, con su política de colaboración de clases y hegemonía en el movimiento sindical, que continuaron en plena vigencia bajo “el gobierno “nacional y popular con inclusión social” del kirchnerismo:

1) En las 500 empresas más grandes el pais, el peso de los monopolios extranjeros, había alcanzado a fines de 2014, el 85% del volumen total de sus actividades y beneficios. Solamente las 200 empresas de mayor facturación aumentaron su participación entre un 40% y 45% en los últimos veinte años. (INDEC)

2) El monopolio de la tierra se acrecentó, con la liquidación de más de 200.000 pequeñas explotaciones, de acuerdo con los últimos censos. A la vieja oligarquía rural se sumaron nuevos participantes, las transnacionales sojeras y se estima que en manos de 150 familias, muchas de ellas emparentadas entre sí, está más de la mitad de la tierra en explotación, equivalentes al territorio de varios países europeos. La renta capitalista de la tierra, absoluta y diferencial, ha llegado a niveles nunca alcanzados, estimándose que oscilaría entre un 25 a 30 por ciento sobre los precios finales de los alimentos y productos del agro. (Censos nacionales e investigaciones de organizaciones sociales y privadas)

3) La pobreza estructural se ha disparado en el país y alcanzaría entre el 25%y 30 % de los hogares argentinos. Se ha estimado que el 50 % de la sociedad argentina sufre de carencias sociales básicas. (UCA)

El empleo precario y “en negro”, ascendería al 40%, la desocupación cerca del 10% y el subempleo inestable a 15,5% (fuentes oficiales y organizaciones sociales)

4) Datos recientes han desinflado la supuesta magnitud de los planes sociales. “A nivel nacional, los subsidios benefician más a los hogares con ingresos medios y altos que a los sectores de menores ingresos” El 20% de los hogares de mayores ingresos reciben más del 30% de los subsidios, mientras que el 20% de los de más bajos ingresos, apenas el 10% (Cippec)

5) “La desnutrición infantil, la herida argentina”, titula su nota el neurólogo y neurocientífico Facundo Manes-de los diarios 15/05/2015-Dice indignado: “ …hoy la Argentina tiene la capacidad de producir alimentos para 400 millones de personas. Es una inmoralidad y un fracaso como comunidad que exista en nuestro país un solo chico que no tenga garantizada su buena alimentación y protección.”…“ Un niño desnutrido, mal nutrido o poco estimulado tiene el cerebro en peligro”… Ni Vaca Muerta, ni los campos sembrados de soja, ni las reservas del Banco Central valen más que eso….los cerebros de nuestros niños están mal nutridos y mal estimulados; representan, además de inmoralidad, una hipoteca social”

6) De una encuesta de 10.997.547 niños de 2 a 17 años, el consumo semanal de alimentos (frutas, verduras, carne, pasta y lácteos para un universo del 34,4% es insuficiente, y el 12,7% no come frutas, verduras ni lácteos y el 5% no desayuna…(UCA)

7) En la provincia de Buenos Aires, el 15% de los jóvenes (entre 15 y 29 años, un total de 566.000) no estudia ni trabaja. La tasa de desocupación, duplica a los de adultos. Fuentes oficiales y particulares)

8) En materia de educación, 4 millones de jóvenes, entre 20 y 29 años, no completaron el secundario. (Fuentes Oficiales y privadas)

9) El 34% de los hogares encabezados por jóvenes, viven en viviendas deficitarias, con dos o más personas por cuarto; 522.000 son las mujeres argentinas que cada año se practican un aborto clandestino, que arroja un alto porcentaje de muertes. (CTA autónoma)

10)El Estado argentino, contribuye a su vez, a través de los impuestos que recauda a agravar la situación social del pueblo. Diversos estudios documentan que los alimentos de una canasta básica de alimentos y servicios esenciales tienen una carga impositiva por encima del 30% (si se incluyen bebidas puede alcanzar el 40%) con las siguientes características: el 20% más pobre de la población soporta una carga impositiva mayor que la que recae sobre el 10% más rico.(Iaraf)

Aproximadamente, el 70% del sistema impositivo estatal recae directa e indirectamente sobre la clase obrera y sectores populares. Este sistema de impuestos es la fuente oficial de los subsidios y ayuda social. No hacen falta más comentarios.

11)Diversos estudios, muestran que aproximadamente el 50 % de la población,-hay que tener en cuenta que entre el 70 y 75 por ciento de la población activa son asalariados- tiene un 20,8% del Ingreso total del país en un año. No cubre, en su mayoría, lo mínimo indispensable de las necesidades básicas para vivir.

Mientras tanto, la elite de la gran burguesía argentina y particularmente, los monopolios transnacionales, que representarían aproximadamente el 0,5% de la Población Económica Activa del país (alrededor de 90.000 personas) se apropian entre el 55 a 60% del Ingreso Nacional.

Para dar una idea del grado de explotación de que es objeto nuestra clase obrera, del análisis de los balances anuales de las 500 más grandes empresas del país, se puede determinar el grado de explotación , o sea la tasa de plusvalía. El salario que recibe el trabajador equivale al valor de dos horas de trabajo y las restantes 6 horas de la jornada trabaja gratis para el dueño de la empresa.

Cabe preguntar: ¿Por qué se ignoró el artículo 14 bis de la Constitución Argentina y los tratados firmados sobre los derechos humanos y económicos sociales?

Ante el tribunal del pueblo, habría que preguntar por qué se dejaron en pie medidas financieras y concesiones el capital extranjero de la época de Martinez de Hoz, y más de 40 tratados bilaterales con las transnacionales de la época de Menen, con la subordinación a la justicia norteamericana y otras jurisdicciones incluida.

¿ Porque no fueron juzgados como criminales de querra los integrantes del Consejo Empresario Argentino, que cambió su nombre por Asociación Empresaria Argentina, que junto con el gobierno de los EE.UU. preparó el plan de operaciones económicas, políticas y la desaparición de más de 30 mil argentinos?

No descendieron de otra galaxia los nuevos multimillonarios, amigos y cercanos al poder estatal, cuyo nombre figuran en el apéndice del libro “¿El capitalismo argentino en su etapa final? Ensayo marxista.” Ediciones CTA Nacional (Autónoma) 2015.

No estamos solos. Argentina está rodeada en el continente de países hermanos empeñados en construir un mundo libre de explotación. Sus integrantes han tendido sus manos solidarias con los acuerdos UNASUR, ALBA y otras iniciativas sociopolíticas, para afianzar el legítimo derecho a la autodeterminación, alcanzar el poder político y la dirección de sus gobiernos, bajo las banderas de soberanía , democracia y justicia social.

Las campañas patrióticas emancipadoras, ejemplos de unidad y soberanía, nos enseñaron no solamente a cantar el Himno Nacional. También ponerlo en práctica.

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=205974

 

 Crisis civilizatoria

 

Sigamos intentando un balance de más de una deKada. Constatamos que el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación se consagró ante todo a desplegar la biotecnología para la  promoción del sistema global de agronegocios en Argentina. Pensemos:

 

Lino Barañao, ¿el gerente-coordinador de las multinacionales?

Agronegocios, o el negocio del hambre
22 de junio de 2011


La biotecnología (junto a la nanotecnología y la informática) es una de las tres áreas prioritarias definidas por el Ministerio de Ciencia Tecnología e
 Innovación Productiva.
 
El 10 de marzo, en su visita a la UNR, el ministro Lino Barañao decía a Rosario 12: Rosario "se está convirtiendo en un caso emblemático en ciencia y tecnología". Para el funcionario nacional, la ciudad "tiene una educación universitaria de primerísimo nivel, y se da algo que no pasa todavía en
otros lugares: existe una interacción del sector público con el privado, que hace al crecimiento". Lino Barañao, en sintonía con su pensamiento, estará en Rosario el viernes 24 en el Biotech Forum.
 
 Quien ingrese a la página oficial del evento http://www.biotechforum.com.ar/se encontrará con el siguiente mensaje: “BIENVENIDO AL FORO DEL NEGOCIO GLOBAL DE LA BIOTECNOLOGÍA VEGETAL”. Al final de la página de inicio se va a encontrar con una singular lista de “Sponsors Platino” donde aparecen: Monsanto, Nidera, Bayer, Basf, INDEAR, Info Campo y Bolsa de Comercio de Rosario.
 
Más abajo, como auspiciantes, encontrarán AAPRESID, Fundación Libertad (o Esclavitudn según se mire), Maestría en Genética Vegetal (la que prepara los cuadros de Monsanto en la Facultad de Agronomía de la UNR), IBR (CONICET), etc. Es muy interesante hacer el ejercicio de observar la lista completa de sponsor platino, oro, plata, bronce y auspiciantes y hacer memoria sobre las discusiones del 2008 en relación a las retenciones a las exportaciones de soja y sus protagonistas. Algún desprevenido podría pensar que Lino Barañao no estaba en el país en el 2008. No es así. El sabe muy bién que en el 2008 no se discutía el modelo agrario, sediscutía la apropiación de la renta, que no es lo mismo. El modelo es éste, el que sale todos los sábados en el Clarín Rural, el que se muestra en la Expoagro (-Grupo Clarín-. Donde se firmó el convenio de creación del INDEAR en el stand de AAPRESID), y el que defiende Lino Barañao descalificando a Andrés Carrasco y su investigación sobre el glifosato de Monsanto.
 
 Monsanto, Nidera, Bayer, Basf, Sponsors Platino del Biotech Forum, son actores centrales del modelo agrario mundial dominante y del hambre en el mundo (que hoy alcanza a más de mil millones de seres humanos) y junto al resto de la lista son actores centrales del exitoso modelo sojero argentino (un puesto de trabajo cada 500 hectáreas, contaminación de aire, suelo y aguas, numerosas patologías en humanos causadas por el uso indiscriminado de agroquímicos, deforestación, pérdida de biodiversidad, erosión, desplazamiento de la ganadería, despoblamiento del ámbito rural, concentración de la tierra y las exportaciones, expulsión y muerte de campesinos y aborígenes, etc.).

 
Los precios internacionales de los alimentos los reúne a todos en la Bolsa de Comercio, la catedral rosarina del agronegocio, para darle una vuelta más al negocio de la biotecnología vegetal, porque en este modelo todo se lee en clave de "oportunidades".
 
 Cuanto más crece la producción agropecuaria en el mundo, más crece el hambre, los precios de los alimentos y la concentración de los negocios
 asociados (entre ellos los avances en Biotecnología vegetal, Biología sintética y Nanotecnología), pero seguramente en el foro se escucharán
 aplausos y vivas a los discursos que prometen alimentar a toda la humanidad gracias a la biotecnología.

 
 Y claro!!! Cómo no van a aplaudir.
 ¡Bienvenido ministro Lino Barañao!! al Foro del Negocio Global de la
 Biotecnología Vegetal.

Fuente: http://el-circo-de-la-vida.blogspot.com.ar/2011/06/lino-baranao-el-gerente-coordinador-de.html

 

 

Hemos sido embaucados mediante la creación del Ministerio de Ciencia,... y el escenario- espectáculo de Tecnópolis. Porque estamos acostumbrados a parcializar significados de una realidad y abstraerlos de la totalidad del funcionamiento capitalista con las consecuencias ejemplificadas por la siguiente nota:

 

 

ECONOMÍA

La “ciencia” en contextos extractivistas

1 de diciembre de 2015

 

Por Horacio Machado Aráoz * y Ramón Navarro **

“Ignorantes”, “desinformados”, “ideologizados”, “irracionales”, “fundamentalistas”... Tal una somera graduación de las categorías que habitualmente se emplean para aludir a sujetos y colectivos que se oponen a actividades extractivas que, como la megaminería a gran escala, implican no sólo graves riesgos ciertos y comprobables de contaminación sino, ya de partida, gravosos impactos de destrucción de ecosistemas, afectación a la biodiversidad y consumos siderales de agua y energía.

 

La lucha por la defensa de los ambientes glaciares y periglaciares, nacientes de la gran mayoría de las cuencas hídricas que sustentan la vida de nuestras provincias cordilleranas, ha sido un capítulo clave en la búsqueda por poner un límite a la voracidad extractivista. Sin embargo, está visto que ninguna ley es suficiente para garantizar los derechos más elementales de las poblaciones cuando del otro lado hay una poderosa articulación de intereses públicos-privados, que hace “socios” a grandes corporaciones transnacionales, controladoras del negocio, con gobiernos interesados en la participación (mínima, hay que decir) de la renta minera.

 

Asistimos actualmente a una nueva estocada del poder minero sobre la ley de presupuestos mínimos de protección de glaciares (Ley 26.639). Esta vez, en el campo de burlar su aplicación. Todas las artimañas son, al parecer, válidas. Hasta la de la cooptación de “expertos”, o “técnicos” que, presentándose bajo el manto impoluto de la “objetividad científica”, certifican y sentencian visiones de la realidad muy a la medida de los intereses corporativos.

Tal es el caso de la reciente “gira” que vienen haciendo por estos días los doctores Matthias Jakob y Pablo Wainstein, presentados como “prestigiosos científicos” en el artículo titulado “La Ley de Glaciares calienta el debate”, publicado en este diario el 21 de noviembre pasado, al dar cuenta de su intervención en la Comisión de Minería de la Cámara de Diputados, en un claro tono crítico a la ley. Lo que omite decir el artículo es que estos “prestigiosos científicos” pertenecen a la consultora canadiense BGC, empresa internacional con sede en Vancouver, costa occidental de Canadá, que se ha expandido a América del Sur, Africa, Asia, Europa y Australia con una constante: ir de la mano de las megamineras multinacionales.

Por caso, la consultora BGC trabaja para la Barrick en Doulin Creek, Alaska; en Cortez Hills, EE.UU. En Rusia también investigan para Barrick en Proyecto Fedorova, en la Península de Kola. En Africa, en la Southern Deeps y la Mina North Mara, ambas de Barrick. En Su-damérica, la consultora de estos ilustres seminaristas opera en Pueblo Viejo, en República Dominicana; en Las Cristinas, en Venezuela; en Pascua-Lama, Argentina y Chile; en Agua Rica, Catamarca, Argentina, y en el desastroso Mineraloducto de Minera Alumbrera Ltd, Catamarca, entre otras.

Estos mismos “especialistas” se presentaron también en noviembre en la capital de La Rioja para dar un “Seminario Internacional sobre Permafrost y Ambiente Periglaciar”, promovido por el gobernador Beder Herrera, tristemente célebre por vetar las leyes de prohibición de la megaminería con las que llegó a la gobernación. Antes pasaron también por San Juan, dictando el mismo seminario, en la provincia de Gioja, de manifiestos vínculos con la minería transnacional.

 

Así asistimos a un ya clásico “recurso” de las industrias extractivas, las que para apropiarse de los territorios sometidos a voladuras precisan también de una poco disimulada maniobra de apropiación epistémica, recurriendo sistemáticamente a la “sabiduría académica de expertos internacionales” fuertemente ligados por jugosos contratos a las propias empresas interesadas en “tener” el control de la “verdad” sobre los territorios.

La mercantilización de los bienes comunes de la naturaleza, en este caso las altas cumbres nacientes de nuestras aguas y de toda la biodiversidad de nuestros ecosistemas cordilleranos, va de la mano con la mercantilización del “conocimiento”. Para las mineras, la “verdad científica” es, ni más ni menos, una mercancía estratégica que pueden manipular a su antojo; se creen dueños de nuestros cerros; se creen dueños de la “verdad” y de la razón.

 

Frente a ellos, los ojos de pueblos informados y movilizados, esos que desde el poder descalifican como “ignorantes” o “fundamentalistas”, son los que hacen caer las máscaras de la “cientificidad de empresa”. Pueblos de pie, contra la mercantilización de los bienes comunes y contra la mercantilización del saber.

* Universidad Nacional de Catamarca - Colectivo Sumak Kawsay.

** Asambleas Ciudadanas de La Rioja - Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC).

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-209235-2012-12-05.html

 

 

 

Hemos privilegiado reivindicaciones sectoriales o identitarias y nuestro bienestar sin percatarnos de cómo avanzaba el acaparamiento económico territorial. Hoy averigüemos sobre causas de la degradación de la democracia representativa y razones para discutir las elecciones, abajo y a la izquierda, como desvío del camino emancipador.

 

 

Paisajes neocoloniales de la minería transnacional en NuestrAmérica

 

1 de diciembre de 2015

 

 

Por Horacio Machado Aráoz (Rebelión)

Los primeros meses de 2012 se abrieron en el Noroeste Argentino con la intensificación del crónico conflicto que atraviesa a nuestras sociedades por la instalación de megaproyectos de minería metalífera a gran escala. Los detonantes de este nuevo ciclo de resistencias populares fueron, otra vez, las arremetidas del poder gubernamental, que insisten en llevar adelante proyectos extractivos en contra de la voluntad de sus poblaciones. Primero, el levantamiento del Pueblo de Famatina, amenazada por un nuevo contrato de exploración entre el gobierno de La Rioja con la canadiense Osisko Mining Co. Luego, los bloqueos selectivos que en distintos puntos de la ‘ruta minera’ cicatrizada en la provincia de Catamarca se levantaron con la intención de impedir el suministro de los insumos tóxicos a Minera Alumbrera, una empresa controlada por la gigante suiza Xstrata. Estos bloqueos fueron la modalidad de protesta adoptada ante el inicio de las exploraciones de Xstrata de un nuevo proyecto, Agua Rica, distante a 35 km de Alumbrera y que cuenta con una histórica y mayoritaria resistencia del pueblo de Andalgalá.

Tras más de veinte días de bloqueos, ante el escenario de paralización de las actividades de la transnacional Xstrata, el poder represivo del Estado no se hizo ‘esperar’: violento desajolo de los bloqueos en Santa María, Aimacha del Valle, Belén; aplicación de la ley anti-terrorista recientemente sancionada por el congreso de la Nación, bajo las instrucciones de Washington; y violenta represión de fuerzas especiales de la policía de Catamarca contra los pobladores de Tinogasta que mantenían la medida de protesta en la Ruta Nacional N° 60. Varones, mujeres, adultos, ancianos, niños, adolescentes, familias enteras, alrededor de un millar, de una localidad de 10000 habitantes, fueron indiscriminadamente blanco de balas de goma, gases lacrimógenos y bastonazos por parte del Grupo ‘Kuntur’ y la guardia de Infantería de la policía provincial… Acá en el Norte argentino, tiene lugar el desarrollo de una escena que se replica trágica y monótonamente a lo largo de toda región mineralógica de NuestrAmérica: la violencia represiva del Estado usada en contra de sus propios ‘ciudadana/os’ para viabilizar el interés depredador del capital transnacional… Triste paisaje del colonialismo de nuestros días, donde la devastación ecológica se consuma con la expropiación política y la represión.

En el breve lapso que se desarrollaron los bloqueos selectivos acá, en Catamarca, el ‘modelo minero’ transnacional se ‘cargó’ tres (nuevos) muertos en América Latina: Bernardo Méndez, en San José del Progreso (Oaxaca, México), Jerónimo Rodríguez Tugri y Francisco Miranda, del pueblo originario Ngöbé-Bugle (Panamá). En distintas circunstancias, fueron víctimas de los mismos intereses y factores de poder: Bernardo, asesinado por un grupo paramilitar  (que comandaba  el Presidente Municipal) por intentar impedir la concesión de agua a la minera canadiense Fortuna Silver Mines Inc.; los hermanos del pueblo Ngöbe-Bugle, asesinados durante una represión ordenada por el presidente Martinelli a un bloqueo de la carretera Intercontinental en oposición a un proyecto minero en territorio de sus comunidades. A ellos, hay que sumar un largo centenar de heridos, y encima, judicializados. Si también tuviéramos en cuenta la cantidad de personas que fueron reprimidas en Cajamarca (Perú) por oposición al proyecto Conga (de la empresa Yanacocha, contralada por la norteamericana Newmont), las víctimas se contarían por millares. Allí, en el norte del Perú -como Beder en La Rioja- Ollanta Humala hizo campaña diciendo proteger las cuatro lagunas altoandinas amenazadas por el proyecto minero y prometiendo decretar su inviabilidad. Ahora, siendo presidente, cambió su postura: “Conga se hace sí o sí”, dijo, y lanzó una fuerte escalada represiva que incluyó la militarización el dictado del estado de y la excepción y la militarización de la región.

No sólo acá, en ‘nuestro pueblito chico’, sino a lo largo de toda América Latina, la minería transnacional a gran escala genera resistencias populares, por los devastadores ‘impactos’ de su voraz metodología extractiva que implica la voladura de cerros enteros, la destrucción de acuíferos y ecosistemas, y el consumo descomunal de agua y energía. En toda América Latina, vemos también el mismo paisaje político: gobiernos e instituciones estatales, funcionando como ‘capataces’ de las transnacionales, usando la fuerza pública para reprimir las resistencias. Ganando elecciones con clientelismo o falsas promesas; luego, más allá de toda ideología, gobernando para las empresas. Lo hacen, dicen, para “combatir la pobreza”; para “fomentar el progreso”… “Es que es la única vía que tenemos para desarrollarnos”, afirman…

Desde que fue ‘descubierta’, NuestrAmérica nació ‘subdesarrollada’; se nos conquistó para ‘civilizarnos’, pues éramos una tierra de ‘bárbaros y salvajes’; desde que nos ‘independizamos’, las clases dirigentes y ‘patricias’ han gobernado ‘persiguiendo’ el “desarrollo”; han construido y destruido en nombre del desarrollo; han prosperado (ellos) y han empobrecido (a las mayorías); han dictado leyes y han matado en nombre del “desarrollo”… Cuanto más esfuerzos y recursos se invierten en pos de él, tanto más ‘subdesarrollados’ nos hacemos…

Es que el “desarrollo” es el nombre de la colonialidad, ese estado mental, afectivo y político en el que la dominación y la depredación de nuestras energías vitales, de nuestras riquezas y de nuestros sueños no precisa ya de fuerzas de ocupación extranjeras, ni de ‘virreinatos’; se administra más ‘económicamente’ (como quería Jeremy Bentham en su “Manual de Economía Política”, de fines del siglo XVIII). Los colonos son ‘celosos guardianes de nuestros intereses’, no implican ningún costo a las finanzas de la metrópoli y son incluso más decididamente violentos con su propio pueblo que los mismos (y onerosos) ejércitos de ocupación… Así, Bentham instaba a la corona británica a cesar en su política de imperialismo militarista; el libre comercio, las finanzas y los encantos de la inversión del capital podrían hacer todo mucho más barato y ‘más civilizadamente’…

En pleno siglo XXI, seguimos inmersos en ese viejo trauma colonial; sólo que ahora, tras más de cinco siglos de ‘desarrollismo voraz’, estamos llegando a un estadio definitorio de agotamiento del mundo. La crisis climática, la crisis energética mundial y la drástica reducción del stock de recursos no renovables (entre ellos, las fuentes de agua, los hidrocarburos y los minerales) plantean un escenario geopolítico para nada pacifista. La guerra, motor impulsor del ‘desarrollo’ de Occidente, está más extendida y diversificada que nunca. No hablamos sólo de las convencionales; los colonos ahorran esas ‘barbaridades’ a los centros de poder mundial; llevan adelante una cotidiana guerra de intensidad variable, que nos va ‘acostumbrando’ a niveles crecientes de violencia y (auto)destrucción… La ilusión desarrollista se acompaña cíclicamente de momentos de ‘auge’, donde la ‘plata dulce’ y el consumismo de las ‘novedades tecnológicas’ va anestesiando las sensibilidades colectivas sujetas-a-expropiación…

A la expropiación de nuestras fuentes de agua, de nuestra energía y recursos minerales, le sigue la expropiación política: la expropiación de derechos y la defraudación de la ‘voluntad popular’. Sistemáticamente vemos a los ‘partidos políticos’ ganar elecciones prometiendo defensa de las fuentes de agua, protección de derechos, y recurrentemente los vemos después defraudar esas ‘promesas’ en ‘nombre del desarrollo’… La oficialidad del poder asume el discurso de las empresas: es que las ‘inversiones’ son necesarias para ‘generar empleo’ y ‘activar’ la economía… Oponerse a las explotaciones es, en el lenguaje del poder, ‘fundamentalismo’… El extractivismo senil persigue a los pobladores tildándolos de ‘ecologistas ingenuos’; ‘oscurantistas’, ‘ignorantes’, ‘eco-terroristas’, hasta ‘aliados de los poderes del imperialismo’(?!!)…

La expropiación política se consuma en estas tierras donde el extractivismo es ‘política de estado’. Oficialistas y opositores terminan defendiendo la minería transnacional a gran escala como una ‘política de estado’. Pero entendamos bien, acá la expresión no alude a la existencia de un amplio consenso mayoritario y transparente, a un mandato de la voluntad popular que es respetado por todo el arco político-partidario; acá, la ‘minería como política de estado’ significa que en estos territorios gobiernan las grandes corporaciones transnacionales; que nada ni nadie puede ir contra sus intereses; que éstos, son ‘política de estado’.

Así, los gobiernos, más allá de sus diferentes adscripciones partidarias e ideológicas, terminan avalando la depredación y ejecutando la represión. Ganan elecciones prometiendo acabar con la represión y el saqueo, pero, más temprano que tarde, terminan reprimiendo…

La represión parece ser un acto reflejo, más cuando de defender los intereses de las ‘grandes empresas’ se trata… Es que, en contextos (neo)coloniales de depredación, la represión no es un exceso; es una ‘necesidad’. La violencia represiva del estado es el recurso último al que apela la oficialidad del poder. Dosis diversificadas y variables de asistencialismo, de resignación y de represión configuran la ‘ecuación de gobernabilidad’ del coloniaje administrado por ‘colonos’… Parece que Bentham tenía razón: esto es más eficaz y más barato que el colonialismo ‘a secas’… Lo que no calculó bien el filósofo londinense es el ‘costo’ de las rebeliones internas…

Afortunadamente -lo digo como deseo y por convicción-, tenemos alternativas… No tenemos por qué resignarnos a ser el ‘open pit’ y los ‘diques de colas’ para la industrialización de China, India y los países del Norte… Más que crear vías alternativas ‘de’ desarrollo, necesitamos y podemos crear alternativas ‘al’ desarrollo –otro desarrollo

El ‘destino minero’ es un destino colonial. Pero lo que se pretende imponer como tal, no es una fatalidad. Podemos cambiarlo. Necesitamos hacerlo. Desde lo más profundo de NuestrAmérica, la resistencia histórica al colonialismo re-surge con renovada fuerza… Los ‘nuevos salvajes’ que se oponen al ‘progreso’ crecen día a día en comunidades campesinas, pueblos originarios, asambleas de vecinxs, movimientos de estudiantes y trabajadores… Imaginando, soñando y construyendo un nuevo futuro… Un futuro radicalmente otro...

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=144631

 

En consecuencia es hora de comprobar que los gobiernos progresistas de Nuestra América han continuado hundiéndonos en el sometimiento al capitalismo imperialismo. Aún los más radicales como Ecuador practican:

 

Terrorismo en Intag

Crónicas del extractivismo neocolonial contemporáneo
15 de julio de 2014

 

 

Por Horacio Machado Aráoz (Rebelión)

1.- Luego de varios viajes al Ecuador, es la primera vez que estoy personalmente en la zona de Intag. Sus montañas, de una belleza conmovedora y generosidad exuberante, vienen dando que hablar bastante en las últimas décadas. Yo escuché de ellas allá por 2005, cuando empezaba las investigaciones para mi tesis doctoral. Me enteré por entonces de uno de los primeros y más fuertes conflictos provocados por la nueva ola de fiebre mineral que se desató desde la última década del siglo pasado en América Latina. La lucha de las comunidades campesinas de Intag contra la Bishi Metals (empresa minera japonesa ligada al holding de Mitsubishi Corporation) en 1997 y más tarde contra la Ascendant Copper Co. (canadiense) en 2002, sería no sólo una de las pioneras, sino también emblemáticas en la defensa de los sistemas de vida locales, amenazados por las crecientes pretensiones extractivistas.

Muchas otras resistencias contra mega-proyectos mineros en la región, se inspirarían más tarde en la valentía de esas comunidades al enfrentar y finalmente expulsar a esas grandes corporaciones, que ya en aquellos años supieron desplegar todo el arsenal de violencia diversificada que les es característico: donaciones y persecuciones, sobornos a líderes locales y dirigentes políticos, agresivas campañas mediáticas prometiendo el “desarrollo” y “nuevos empleos”, y hasta el amedrentamiento y las balas de fuerzas parapoliciales… Nada de eso pudo quebrantar entonces la férrea convicción de esas comunidades; para ellas era claro que ninguna promesa de “desarrollo” y de “oportunidades de enriquecimiento” era siquiera comparable a las riquezas, bellezas y bienestar que ellos ya disfrutaban y cultivaban con sus sistemas de vida. Antes que se transformara en un potente concepto político extendido a lo largo y a lo ancho de Nuestra América, antes de que la cartografía de los imaginarios políticos se viera sacudida por la emergencia de un nuevo horizonte emancipatorio condensado en la voz quecha deSumaj Kawsay, esas comunidades de Intag ya sabían de qué se trataba el BUEN VIVIR… Ellos viven, practican, cultivan y disfrutan del Buen Vivir. Ya desde entonces, ellos saben que ese Buen Vivir nace y depende de sus montañas; han aprendido, por tanto, muy bien que el “desarrollo” es la principal amenaza, el arma más poderosa que apunta, hoy por hoy, contra el Buen Vivir…

2.- Estoy por primera vez en esa políticamente densa zona de Nuestra América que es Intag. Me encuentro en medio de una reunión de vecina/os de distintas localidades y pueblitos que se llegaron –no fácilmente- a la sede de la cooperativa de tamberos de Chalguayacu Alto. Más que los obstáculos del relieve, debieron esforzarse para pasar los “filtros” que los cuerpos de la policía nacional han instalado en los caminos para controlar e impedir, según los casos, el tránsito de la/os vecina/os por sus propios caminos… Veo rostros de aflicción; las voces suenan trémulas; como apagadas; unas como ahogadas en el dolor y la desesperanza; otras intentando contener tanta rabia y tanta indignación… Un vecino cuenta el estado de desesperación de la esposa de Javier Ramirez Piedra, presidente electo de la comunidad de Junín, detenido en condiciones irregulares (por decir lo menos) desde el 10 de abril de 2014 bajo los cargos de “rebelión, sabotaje y terrorismo”; es que lo que se creía una medida intimidatoria extrema pero de corta duración, ya va para largo: más de tres meses de detención, sumando arbitrariedades judiciales, unas tras otras… Otra vecina comparte el estado de angustia de su hija adolescente: “Nidia”, de trece años, tiene desde hace unas semanas trastornos de sueño y digestivos; padece de insomnio, y de noche, despierta sollozando; de día, le acompaña un estado de náuseas y vómitos… No quiere ir a la escuela; siente temor de tener que atravesar las propias calles del pueblo donde nació, ahora surcadas y ocupadas por numerosos policías, uniformados, de civil, y hasta con el torso desnudo.

Están ahí, exhibiendo la “presencia del Estado”, haciendo saber que están ahora controlados y vigilados; lo escuchan y lo ven todo; que ellos son la fuerza, la razón y la ley. Están, unos acampando en las escuelas y otros, “alquilando” camas a vecinos a razón de 10 dólares la noche, a modo de “adelanto” de la prosperidad que traerá la minería… Ya las primeras voladuras han sido detonadas; no todavía en los cerros, sino en el tejido social de la comunidad. El dinero ofrecido es más ácido que el drenaje de mina: dinamita los vínculos y las relaciones; produce fracturas prácticamente irreversibles. Por qué aceptar la limosna estatal; por qué oponerse a lo que parece “inevitable”; dejarse vencer y traicionar a la comunidad; darse cuenta a tiempo y “aprovechar lo que sea posible”: las acusaciones cruzadas surcan los territorios de solidaridades históricas… Y con esas primeras grietas se “cuela” el poder de fuego de la voracidad extractivista en ciernes

3.- Quién hubiera pensado unos pocos años atrás que el gobierno nacido y construido bajo el espíritu revolucionario del proceso constituyente que legara no sólo al Ecuador, ni sólo a Nuestra America, sino a la humanidad toda, la Constitución de Montecristi (2008), quien hubiera imaginado que ese gobierno terminara luego persiguiendo, judicializando, criminalizando y reprimiendo a los defensores de los Derechos de la Naturaleza. Más todavía, un gobierno que ejerce el poder en nombre de una supuesta “revolución ciudadana” acusando de terroristas a “simples” campesina/os, cafetalera/os, agricultora/es, criadores de vacas, de frutas, de ríos y de bosques, simplemente porque quieren seguir manteniendo y cuidando sus sistemas de vida, la salud y vitalidad de sus territorios; simplemente porque no quieren saber nada con una minería que no tiene nada que ver con ellos, con sus modos de producir y habitar sus montañas: porque la tecnología es extraña, como extraños son los motivos y los fines de la explotación; porque el cobre es deseado por otros y para otros; porque los caminos y la infraestructura, serán para usufructo de la “empresa”… Porque nada de lo que ofrecen compensará las pérdidas… Y hacer la voluntad de lo extraño en el propio territorio, produce extrañamiento, alienación ecobiopolítica.

Las comunidades de Intag lo saben y por eso se oponen. Esa oposición los ha convertido en enemigos declarados de la “causa nacional”, la nueva ola desarrollista que sopla ahora bajo los discursos grandilocuentes de la “revolución ciudadana”. Extraña revolución, que se parece tanto a las formas y los modos de una dictadura; extraña apelación a la “ciudadanía”, cuando los que salen a las calles a expresar su voluntad son perseguidos y judicializados; cuando las propias autoridades electas son acusadas de “terrorismo” por intentar cumplir el contrato político con sus electores…. Javier Ramirez Piedra es, como me lo describen sus vecinos, “un campesino honrado, pacífico y solidario”, comprometido desde siempre con la defensa de esa parte de la Cordillera de Toisán que es hoy su hogar. En reconocimiento precisamente a su honestidad y compromiso, ha sido electo presidente de la comunidad de Junín. En cumplimiento de su “mandato electoral” ha participado y apoyado las manifestaciones populares contra el ingreso de la ENAMI (Empresa Nacional de Minería) a la zona. Esta empresa, creada por Rafael Correa, para arremeter en la zona con el proyecto Llurimagua, de explotación de cobre en casi 5000 hectáreas, en alianza con la transnacional chilena, oneroso legado de la dictadura de Pinochet, la CODELCO, procura ahora “revestir” de presuntamente “nacional” una explotación que por sus características, condiciones, modalidades y objetivos, es, más que transnacional, de carácter insoslayablemente (neo)colonial.

Javier Ramirez ha sido acusado de “rebelión, sabotaje y terrorismo” presuntamente por participar en una manifestación de vecinos que intentaron impedir el paso de agentes de la ENAMI a iniciar una nueva exploración de la zona. Desde el 10 de abril hasta la fecha permanece detenido. El 8 de mayo de este año, empleados de la ENAMI ingresaron a la fuerza, a la zona de Intag, escoltados por un cuerpo de 250 policías y fuerzas especiales anti-motines, en más de 30 vehículos policiales y acompañados por el gobernador de Imbabura. En su cuenta de Twitter, la ENAMI publicó la “noticia” con un lacónico y cínico comentario: “Una entrada pacífica y con apoyo de la comunidad a la zona de Llurimagua. Mineria Responsable”…Para más, esos policías ingresaron para no salir: han hecho de Junín y sus alrededores un territorio literalmente ocupado. Controlan y administran a su propio antojo y arbitrio no sólo el ingreso de “externos y foráneos” a la región, sino incluso, el propio tránsito de los mismos vecinos entre pueblo y pueblo. El 14 de junio pasado, el día antes de mi llegada a la zona, las comunidades de la región decidieron reunirse en Cotacachi y emprender una caravana en solidaridad con Junín y con su presidente detenido y en defensa de Intag. Se congregaron más de 400 personas en la plaza. El alcalde de Cotacachi, los concejales y funcionarios municipales, vecinos de localidades vecinas, vieron sin embargo, frustradas sus intenciones: la Policía Nacional les negó el paso en nombre de las medidas de seguridad tomada por el “Operativo Nacional Intag”, bajo órdenes directas del Ministerio del Interior, según respondieron… Ese sábado 14 de junio, la prepotencia estatal ejercida bajo el discurso legitimador de “revolución ciudadana” aplastó toda pretensión de mínima de ciudadanía; cobró las formas y los gestos de la más tosca dictadura. Ese día quedó claro que desde abril por lo menos a esta parte, Intag pasó a estar bajo un régimen de estado de sitio de facto.

4.- Yo llegué a Intag al otro día, de ese soberano atropello a la voluntad popular. El domingo 15 de junio era un día especial para todo Ecuador: ese día no sólo se festejaba el día del padre, sino que además debutaba la selección en el mundial de fútbol contra Suiza. Mientras en todo el país se vivía un clima de fiesta, en la zona de Intag predominaba un ambiente de terror. El terror alude no sólo a un estado fisiológico que se apodera de los cuerpos, sino también a un estado social donde las prácticas y las relaciones se hallan bajo el dominio del miedo y la angustia. Eso era lo que veía y percibía en cada rostro y en cada palabra que intercambiaba con la/os pobladores de la zona. La empresa minera, la ENAMI, como es del protocolo de sus políticas de fabricación de “consenso”, organizó un festejo para los padres, pero fueron muy pocos. Las calles estaban habitadas por el silencio y la mirada vigilante de patrulleros y policías de a pie. La gente, en la reunión convocada para hablar de la marcha frustrada del día anterior, hablaba bajito y mirando para el suelo… El miedo se percibía en el silencio y en los gestos. El proceso de “socialización” minera ya ha empezado; el clima de angustia y de terror es uno de sus primeros efectos/resultados. Pareciera ser que lo que no lograron años atrás grandes empresas extranjeras, ahora sería factible bajo la fachada de una “empresa nacional” que, encima, actúa con todo el poder de un gobierno que dice haber dejado atrás la larga noche neoliberal y gobernar ahora en nombre del “socialismo del siglo XXI” y la “revolución ciudadana”… Extraña situación en la que los nuevas administraciones progresistas y o de izquierda vienen ahora a continuar la agenda y los planes de gobierno que no pudieron ejecutar y completar los “neoliberales”…

Extraña situación en la que las poblaciones que actúan en defensa de los principios de la Constitución de Montecristi, los defensores de los Derechos de la Madre Tierra, son ahora perseguidas y acusadas bajo el cargo de “terrorismo”; donde los “terroristas” viven literalmente aterrorizados por los atropellos del Estado… Es que así es la ecuación de la gobernanza neocolonial del extractivismo: el “desarrollo” minero, desde sus primeros pasos, desde la etapa de la “exploración”, no puede avanzar sino por medio de la fabricación e implantación de un estado social y corporal de terror Bajo ese régimen está hoy Intag. El terrorismo extractivista –que pareciera más peligroso aún bajo los ropajes del “progresismo desarrollista”- está asfixiando las esperanzas y semillas del Buen Vivir que hay ahí guardadas en la cordillera de Toisán. Esa zona que fue pionera y emblema en la lucha por el Buen Vivir, pionera en la defensa de los Derechos de la Madre Tierra, y madre de tantas otras luchas semejantes en Nuestra América, está hoy bajo amenaza; literalmente sitiada; bajo estado de excepción… Precisa, hoy, de nuestras miradas y de nuestro corazón, de nuestra comprometida atención y apoyo… Allí en Intag se está librando una batalla clave por la revolución civilizatoria del Buen Vivir.

Horacio Machado Aráoz. Investigador del Conicet, Argentina

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=187272

-----

 

Ecuador: reprimen protestas contra reformas constitucionales
4 de diciembre de 2015

 

Por ANRed 

Ayer, se aprobaron en Quito, dieciséis enmiendas constitucionales impulsadas por el gobierno de Correa. También hubo una manifestación de oposición que fue reprimida y dejo detenidos. Según la CONAIE, las reformas buscan,“ privatizar la comunicación, militarizar el país, restringir los derechos laborales, reducir el derecho a la consulta popular en todos los niveles de gobierno” entre otras cosas. 

Cerca de una veintena de personas fueron detenidas luego de una protesta contra un paquete de enmiendas constitucionales que impulsa el gobierno de Correa. Los manifestantes que también se habían concentrado el día anterior en Quito y en varias provincias del país fueron reprimidos por un fuerte operativo policial que arrojo varios heridos, entre ellos al periodista del diario El Comercio, Diego Pallero y el ex-congresista César Montúfar.

La dispersión de la concentración de manifestantes comenzó luego de la aprobación de reformar las enmiendas constitucionales con 100 votos afirmativos, 8 negativos y una abstención en una sesión de la Asamblea Nacional, en Quito.

La CONAIE (Confederación de nacionalidades indígenas del Ecuador) se pronuncio contra las reformas constituciones y fue una de las organizaciones protagonistas de la movilización,“Ante la pretensión de querer aprobar el paquete de las 16 Enmiendas Constitucionales con el fin de privatizar la comunicación, militarizar el país, restringir los derechos laborales, reducir el derecho a la consulta popular en todos los niveles de gobierno, restar competencias a la Contraloría General del Estado para las debidas y responsables auditorias, eternizarse en el poder y otros atentados en contra de los Derechos Humanos, de la Naturaleza y Derechos Colectivos. La Asamblea Nacional madrugará este jueves 3 de diciembre para el debate y aprobación en Paquete las Enmiendas Constitucionales”.

El comunicado continua:“Ratificamos al pueblo ecuatoriano que nuestra lucha va más allá de las Enmiendas, en la actualidad los sectores más desposeídos históricamente están siendo golpeados por la real crisis económica que avecina en el Ecuador, que al contrario los sectores empresariales se han aprovechado de las políticas del gobierno de Correa de la “revolución ciudadana”. Por eso rotundamente rechazamos el alto costo de la vida ya que afecta a cada bolsillo de nosotros y nosotras, exigimos el libre acceso a las universidades, aprobación de una Ley de Tierras integral, exigimos de manera inmediata la respuesta a las demandas planteadas en la plataforma de lucha del Colectivo Nacional de Organizaciones Sociales, Indígenas, Trabajadores y de la sociedad en general”.

 Fuente: http://www.anred.org/spip.php?article11153

 

 

Veamos otra fundamental forma de degradar la democracia representativa, ideada e impulsada por el capitalismo mundializado, que asumen gobiernos progresistas y neoliberales en Nuestra América:

 

 

Comunicación estratégica, marketing político,

psicología de masas y control de la información en el régimen correísta.
27 de octubre de 2014

Este texto es el capítulo elaborado por el sociólogo y periodista Decio Machado para el libro "La restauración conservadora del correísmo", el cual aparece al público a partir del mes de noviembre del presente año y ha sido elaborado por diversos autores.



Por Decio Machado   

 

“Una educación que remueve la cultura política para que la sociedad no busque salvadores, sino que genere socialidades para convivir, concertar, respetar las reglas del juego ciudadano (…) la educación debe desarrollar sujetos autónomos ya que frente a una sociedad que masifica estructuralmente, una sociedad que tiende a homogeneizar incluso cuando crea posibilidades de diferenciación, la posibilidad de ser ciudadanos es directamente proporcional al desarrollo de sujetos autónomos, es decir, de gente libre tanto  interiormente como en sus tomas de posición. Y libre significa gente capaz de saber leer la publicidad y para qué sirve, y no dejarse masajear el cerebro, gente que se capaz de tomar distancia del arte de moda, de los libros de moda, gente que piense con su cabeza y no con las ideas que circulan a su alrededor.”

 

Jesús Martín Barbero, Oficio de cartógrafo (2002)

 

Desde la vuelta de las democracias a América Latina, tras el aciago período histórico que se caracterizó por una concatenación de dictaduras militares en la región[1], la actividad política se ha convertido en un asunto de importante interés público para los ciudadanos de la región. Según los indicadores emanados de Latinobarómetro[2], la ciudadanía latinoamericana más allá de desear estar al día con respecto a los asuntos que les afectan cotidianamente, demandan la participación directa en la actividad política de su contexto social. Este es el origen de la enorme importancia adquirida por la comunicación estratégica en nuestros días.

 

Las acciones realizadas por los candidatos, líderes políticos, partidos e instituciones gubernamentales por mantener y fortalecer el respaldo de la gente hacia sus propuestas, programas y políticas públicas, se ha convertido en un factor crítico tanto para alcanzar los puestos de elección popular a los que aspiran, como para  el mantenimiento del orden, el control social y la gobernabilidad en sus respectivos ámbitos de intervención.

 

La imposición -dentro de un mundo globalizado y en plena evolución- de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, de técnicas y herramientas innovadoras que permiten la expansión casi sin límites de la comunicación ha hecho que a causa del marketing político, las ideas ya no basten para que los políticos convenzan a la ciudadanía de que son los más apropiados para ejercer los cargos a los que aspiran e incluso para perpetuarse durante años en el poder.

 

Si bien es cierto que la comunicación política existe desde los tiempos de la Antigüedad, donde se aprovechaba la reputación de los guerreros para amedrentar a potenciales enemigos internos y externos, así como para recaudar los impuestos entre sus súbditos (Maarek, 2009), las nociones actuales en las que se manifiestan este tipo de técnicas se remontan apenas a la segunda mitad del siglo XX[3].

 

Paralelamente, desde hace aproximadamente un par décadas, se vive un momento en el que las relaciones entre las élites políticas y los medios de comunicación se han complejizado a escala global. Mientras asistimos a una enorme concentración de medios de comunicación a nivel planetario, en algunos países a los políticos se les reprocha que ya sólo actúen o comuniquen en función de la visibilidad mediática de sus operaciones a riesgo de una suerte de populismo modernizado (Tironi y Cavallo, 2004), mientras que otros gobiernos, independientemente de su sensibilidad política, intentan desarrollar el control sobre la información con el objetivo de sufrir el menor desgaste posible en el ejercicio de su autoridad.

 

Campaña de 2006: punto de partida de la expertise correísta en marketing y comunicación política

 

De igual manera que otras tantas campañas latinoamericanas del momento, la campaña presidencial del año 2006 en Ecuador fue una campaña fuertemente mediática (Dávalos, 2012).  La campaña de comunicación política y estrategias de marketing electoral correísta se sustentaron –al igual que otras tantas en la región- en el establecimiento de alianzas entre “grupos de interés”, “poderes fácticos”, líderes de opinión y medios masivos de comunicación (López, 2003). Todo ello, más allá de la realización de múltiples eventos electorales en un recorrido que abarcó el conjunto del país, llegando a lugares que sus adversarios desecharon, ganándoles también en el pulso del contacto directo con el electorado.

 

En base a esta estrategia el entonces candidato Rafael Correa, además de incrementar sus indicadores de conocimiento, identificación y penetración entre la ciudadanía, generó el escenario idóneo para lanzar sistemáticos ataques en contra de sus rivales, lo que fue la base de su campaña electoral. Dichos ataques se hicieron fundamentalmente en contra de los ya muy desgastados partidos políticos tradicionales, los cuales se encontraban altamente deslegitimados ante la ciudadanía y muy deteriorados en la realidad política nacional. Con cada nuevo ataque dialéctico, el entonces presidenciable ganaba en popularidad, logrando vehicular a su favor los resentimientos de las y los ecuatorianos en contra de la llamada “partidocracia” e implementando con su modelo de comunicación una imagen que ganaba enteros en consistencia y coherencia política durante toda su campaña. En este sentido, la estrategia correísta cumplió dos de los fundamentos existentes en los actuales manuales políticos electorales modernos: a) si hay descontento social la estrategia debe ser de ataque y descalificación de los adversarios; y b) cuando un candidato tiene una estrategia clara y definida, el candidato debe mantener su postura de manera coherente durante toda la campaña electoral (Durán y Nieto, 2010).

 

Bajo estos criterios, la campaña de Rafael Correa durante la primera vuelta se concentró en el discurso político –necesidad de un cambio radical en el país, deslegitimación de la partidocracia e implementación de un nuevo proceso constituyente-, mientras que sus rivales se limitaron a posicionar ofertas políticas y promesas básicamente en materia de vivienda y empleo. No sería hasta la segunda vuelta cuando el hoy mandatario ecuatoriano, inmerso ya en una fuerte y estratégicamente elaborada campaña de desprestigio respecto a su adversario Álvaro Noboa, posicionara diversas propuestas y compromisos políticos para su futura gestión de gobierno.

 

El éxito electoral del correísmo se basó en saber segmentar de forma adecuada sus mensajes hacia los diferentes públicos objetivos de su comunicación. Así, mientras Noboa basaba su discurso en las clásicas estrategias clientelistas que han caracterizado históricamente la política ecuatoriana, dirigidas –entre dádivas, regalos y promesas de campaña- al sector más empobrecido de la población, y autodefiniéndose como “enviado de Dios” (Recalde, 2007); el correísmo se articuló con base en el desprestigio del Congreso Nacional y de los partidos políticos entonces existentes (Dávalos, 2009); dotando a su campaña de una gran creatividad publicitaria –videos que fueron virilizados en redes sociales[4] desprestigiando a sus oponentes y spots publicitarios con gran originalidad y acierto mediático[5]-. En base a lo anterior, el correísmo consiguió  conectar con sectores medios de la población y de manera especial con el target más joven del electorado.

 

Fueron los medios de comunicación de masas, hoy en conflicto con el oficialismo, los que se encargaron de posicionar de forma sistemática que Rafael Correa era un candidato nuevo, un outsider en la política ecuatoriana, y sobre todo una persona joven que se enfrentaba a candidatos de mayor experiencia. Aunque este posicionamiento fue intencionalmente provocado por los mass media nacionales, más que afectar a Correa lo que propició fue un positivo posicionamiento ante amplios sectores del electorado ecuatoriano. Se afianzó la imagen de Correa como un político nuevo, sin secuelas por su pasado y de fuerte personalidad contestaría. Esto lo visibilizó de forma muy diferenciada frente a su rival, un candidato de mayor edad, millonario, aburrido y reiterativo en las campañas políticas ecuatorianas. Correa se convirtió así en el exponente del cambio, en la identificación política del creciente malestar de perfil “antisistémico” existente entre la ciudadanía y en la expresión del descontento generalizado ante las tradicionales formas de hacer política y el actuar de los eternos grupos de poder (partidos políticos, empresarios, banqueros y medios de comunicación) existentes en el país.

 

Enmarcada en esta cuidada estrategia electoral, se articuló el compromiso de un nuevo proceso constituyente en el Ecuador. Esto permitió una nueva innovación electoral más, Rafael Correa y Alianza PAIS prescindieron de presentar candidatos a un muy desprestigiado Congreso Nacional, lo que como elemento novedoso tuvo un afortunado impacto entre el electorado. En la práctica y de esta manera, la campaña electoral correísta incorporaba en su estrategia comunicacional una consigna ya anteriormente interiorizada por millones de ecuatorianos durante el derrocamiento de Lucio Gutiérrez: el “Que se vayan todos!” (Dávalos, 2012). Bajo esta lógica estratégica electoral, se generalizaron las esperanzas ciudadanas en un cambio político de carácter radical, más allá de la sensibilidad política del votante ecuatoriano del momento, el cual estaba ya muy lejos de canalizar su descontento por vías revolucionarias.

 

En materia de imagen, el candidato Correa también supo diferenciarse de sus adversarios, pues realizó su campaña vestido de manera informal  -camisetas color verde y pantalones jeans-, lo que generó una imagen de cercanía con la población. Correa no aparecía como un político al uso, sino como un ciudadano similar al electorado al que le pedía su voto. Esta estrategia de imagen respondía a otra regla clásica de manual electoral, la cual hace referencia a la resonancia que determinadas imágenes tienen sobre el electorado en momentos determinados, buscando con acierto los estímulos provocados que evocan significados cercanos al votante (Schwartz, 2001). El posicionamiento de Correa como un ciudadano alejado de la política tradicional, un joven y aguerrido ciudadano -no político- que buscaba la profunda transformación del país, polarizó la elección y situó al hoy Presidente de la República en una posición privilegiada electoralmente respecto a sus contendores.

 

Otro elemento referenciable de la campaña correísta fue el acertado uso de la identidad corporativa que se desarrolló y el empleo del color verde brillante fosforescente. El color verde flex tuvo su origen en un anterior y agresivo posicionamiento publicitario elaborado por la transnacional española Movistar –líder en telefonía inalámbrica-, que quedó plasmado en el subconsciente de la ciudadanía, lo cual fue utilizado adecuadamente por la campaña de Correa. Respecto a eso que los expertos publicistas en la materia llaman eye tracking[6], los afiches y bandeloras del correísmo tuvieron una más que destacada visualización frente a los de sus adversarios, los cuales manejaron colores apagados como fondos de su campaña electoral.

 

Por último, dentro de la imagen gráfica de campaña y más allá del color verde flex, se utilizó el rostro de Correa en forma de negativo fotográfico, lo que tuvo fuerte impacto social, debido a la simpleza de la imagen y su aspecto “urbano” juvenil –asemejado a un graffiti o la imagen de un líder revolucionario[7]- (Dávalos, 2012).  La lógica icónica de un líder mirando hacia el futuro se traducía en la idea de un preparado académico que irrumpe en el mundo de la política en un país sumamente corrupto, pero que mira hacia el infinito enfocando sus sueños para la Nación más allá del horizonte inmediato. La idea aunque básica tuvo una carga innovadora y efectiva, pues a través de un efecto de fotogenia, un joven profesor universitario con escasa trayectoria política (acumulaba apenas unos meses como ministro de Economía del gobierno anterior) fue transformado en héroe revolucionario. Con su imagen elevada por una especie de luz sobrenatural que lo inspiraba, al entonces candidato presidencial se le trabajó publicitariamente como un ícono simbólico asociado al Che Guevara, lo cual combinado con eslóganes como “recuperemos la patria” y setenteras canciones de los Quilapayún o los Inti-Illimani en cada uno de sus actos electorales, reforzó el aire revolucionario y heroico de su figura mediática.

 

Sólo faltaba entonces para ganar, amortiguar el fuerte carácter y las puntuales salidas de tono del entonces aspirante a presidente. Esto se hizo a través del asesoramiento externo de una empresa de comunicación política mexicana que llegó al Ecuador tras haber asesorado al partido conservador salvadoreño Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), organización política fundada por el paramilitar Roberto d´Aubuisson en 1989. La consultora mexicana Cuarto de Guerra fue la encargada de transformar el perfil marcadamente irascible del hoy mandatario ecuatoriano en una suerte de “Pasión por la Patria”[8].

 

Es a través de esta campaña electoral del 2006 donde se sentarán las bases de la futura comunicación político-estratégica del correísmo en el gobierno. El correísmo, ya como doctrina oficialista en el poder, combinará innovadoras técnicas de comunicación política en el país con un desarrollado y estratégicamente calculado culto a la personalidad del líder, la agresividad y descalificación dialéctica como norma de desacreditación sobre los adversarios políticos del régimen, el factor sorpresa como herramienta de quiebre ante sus rivales, las técnicas que reflejan proximidad ante la ciudadanía (gabinetes itinerantes, enlaces ciudadanos desde los lugares más recónditos del país o permanentes apariciones del mandatario rodeado de masas ciudadanas), los acordes de las viejas canciones revolucionarias, así como una cuidada campaña publicitaria (tanto por la destreza en la elaboración de piezas audivisuales como por la creatividad de su cartelería, gigantografías y otras herramientas de imagen estática) basadas en los logros obtenidos a través de determinadas políticas públicas auspiciadas por el gobierno.

 

Siete años y medio de un modelo de comunicación político-estratégica innovadora en Ecuador

 

Los estudios elaborados por diferentes entidades ecuatorianas especializadas en sondeos de opinión, desde finales de los años noventa hasta hoy, vienen a indicar que los ecuatorianos se identifican desde lo místico mayoritariamente como seguidores de la fe cristiana y sus valores; desde el ámbito del ocio como acérrimos seguidores del deporte del futbol; mientras que en la esfera política desean tener un líder fuerte que guíe al pueblo hacia un futuro próspero, que fomente la seguridad, el afianzamiento de la dolarización y la justicia al interior de un país que sea socialmente más o menos equilibrado. La honestidad en la gestión pública, la vuelta de los emigrantes, la implementación de una democracia real y el desarrollo económico nacional son los elementos más deseados por la ciudadanía, transversalizándose también entre estos sentimientos el orgullo de ser ecuatorianos.

 

En este sentido, tanto el presidente Correa como sus asesores políticos, desde la campaña del 2006 hasta la fecha, han sabido encauzar acertadamente el sentir nacional y los aspectos cognitivos de la conducta del pueblo ecuatoriano. En base a ello, se han manejando estrategias como la del famoso “correazo” (símbolo de machismo y autoridad, dado que refleja la forma en que se castigaba a los niños en el país) durante la campaña de 2006, hasta el “Rafael para el pueblo, Correa para los corruptos” o el “Ya tenemos Presidente!!” de campañas posteriores. De forma paralela, el mandatario hace gala permanente de ser un férreo seguidor de uno de los equipos estrella del campeonato de fútbol ecuatoriano, llegando incluso a dedicar amplios espacios de sus programas destinados a la rendición de cuentas a la ciudadanía a opinar sobre la calidad del juego de los diferentes equipos punteros del Ecuador y de su selección. De igual manera, el líder oficialista ha manifestado de forma permanente su fuerte identificación con la doctrina cristiana, llegando incluso a sancionar disciplinariamente a diversas asambleístas de su partido por manifestarse en el Legislativo favor del aborto en casos de violación.

 

Tampoco se dejó atrás el drama de la emigración nacional, el cual ha tenido un fuerte impacto sobre las familias ecuatorianas. La estafa de las políticas neoliberales en Ecuador llegó a  su “climax” con el gobierno de Jamil Mahuad (1998-2000), cuyo gabinete estaba controlado por la bancocracia, protagonizando el “salvataje bancario”[9] y la dolarización[10]. Esta crisis provocó una fuerte emigración hacia el exterior, principalmente hacía España e Italia; y aunque los números son confusos, se estima que en el año 2000 más de medio millón de personas –un 4% de la población en ese momento existente- salieron del Ecuador en busca de su supervivencia. Es por ello que en marzo de 2007, apenas dos meses después de su investidura, el presidente Correa ponía en marcha una de sus innovaciones políticas: la creación, con rango de ministerio, de la Secretaría Nacional del Migrante (SENAMI), siendo su misión “la definición y ejecución de políticas migratorias, encaminadas al desarrollo humano de todos sus actores, que servirá de enlace en las acciones de atención, protección y desarrollo de la persona migrante”[11]. Al año siguiente se pondría en marcha el Plan Bienvenidos a Casa, lo que en la práctica significaba el inicio de la llamada “operación retorno”[12]. Según datos oficiales, la combinación de las políticas del Plan Bienvenidos a Casa y del Plan Voluntario de Retorno[13], este último impulsado por el gobierno español, significó que a finales de 2013 los migrantes retornados al país alcanzaran la cifra de 37.000 ecuatorianos. Lo que desde las instituciones ecuatorianas se presenta como un triunfo de las políticas nacionales enmarcadas en la vuelta de los exiliados económicos, no oculta más que una visión muy parcializada de este “supuesto” éxito. Según los datos del INE[14], el número de ecuatorianos residente en el Estado español viene disminuyendo paulatinamente desde el año 2009, habiendo abandonado dicho país unos 47.000 migrantes ecuatorianos tan solo en el transcurso del año 2012. En resumen, la mayoría de los migrantes ecuatorianos que han salido de territorio español desde la llegada de la crisis a este país lo han hecho con destino a otros lugares de Europa (Machado, 2013); y en este sentido, cabe señalar que la Casa Ecuatoriana en Londres recibió durante ese mismo año –mediante cita previa, con tan solo tres operarios y carente de bolsa de trabajo- una media de 300 personas diarias, cuyo perfil común era ser ecuatorianos emigrados desde España en busca de trabajo y con necesidad de solicitar prestaciones sociales. Un informe elaborado en mayo del 2012 por la Universidad Queen Mary bajo el título No Longer Invisible (No más invisibles) concluía que 85% de los jóvenes sudamericanos residentes en Londres sufre abuso laboral, recibiendo un 11% de estos una remuneración inferior al salario mínimo reglamentado. En referencia a dicho informe, organizaciones de trabajadores migrantes con sede en Londres como Latin American Workers Association (Lawas), señalan que “los trabajadores latinoamericanos suelen trabajar hasta 16 horas al día, en algunos casos son racialmente abusados y pueden terminar siendo víctimas de abusos físicos y sexuales”.

 

Por otro lado, desde la utilización del rostro del presidente Correa con apariencia de negativo en su primera campaña electoral, han sido múltiples las imágenes  desarrolladas del mandatario bajo leyendas patrióticas y manteniendo su mirada de forma elevada hacia el horizonte o el infinito, plasmándose cierto mensaje mesiánico que no le es para nada hostil a la población ecuatoriana. El aparato de propaganda gubernamental ha ido conformando una lógica de culto a la personalidad de su líder que convirtió al presidente Correa en una especie de gran demiurgo del corazón ecuatoriano, con cierta iluminación por lo divino y un agudizado perfil caudillesco, lo cual lejos de ser entendido de manera caricaturesca forma parte de la tradición política latinoamericana. La estrategia permitió que en los ámbitos más empobrecidos y con menor formación cultural de la sociedad, al Presidente de la República se le haga alusión incluso como “Papi Correa”, en referencia a la devoción de sus votantes y el reconocimiento a la “sabiduría” y la “autoridad” del padre para determinar el futuro de sus hijos.

 

Encuadrados en esta realidad social, se ha desarrollado una permanente campaña publicitaria de gran creatividad, una propaganda de proximidad a la población en la cual se crea la ficción de la participación social del conjunto de los ecuatorianos en la toma de decisiones del Estado, así como la profundización de la ironía y la polémica en los discursos presidenciales, lo cual ha sido la base de la comunicación estratégica y del marketing político del correísmo durante estos casi ocho años de gobierno.

 

Lo anterior no quiere decir que todas las campañas de ataque y confrontación (Durán y Nieto, 2010) en las cuales se sostiene la dialéctica presidencial estén siempre destinadas a lograr penetración y recordación popular. Los equipos de marketing político y asesoramiento comunicacional de los que dispone la Presidencia de la República entienden bien que este tipo de estrategias deben basarse en los temas que realmente cuentan con la fuerza necesaria entre el electorado para movilizar simpatías y votantes. De igual manera, se busca bajo la estrategia de la descalificación política e incluso personal de los disidentes por la izquierda del oficialismo o de sus adversarios políticos conservadores, continuar con el desgaste de las figuras opositoras asociándolas a la vieja y deslegitimada partidocracia nacional. Como elemento de apoyo estratégico, se explota un discurso de lógica soberanista y patriotera basado en la convicción de que el país camina unilateralmente[15] hacia el desarrollo para salir de lo que se ha venido a llamar comúnmente “Tercer Mundo”, lo cual califica a los críticos de dichas políticas como antipatriotas e incluso como malos ciudadanos. Se pretende a su vez, mantener la imagen del presidente Correa como un político no convencional, estrategia para lo cual es necesario posicionar su figura como un líder diferenciado y reconocido en el ámbito internacional. Para ello se posiciona desde las campañas político-publicitarias auspiciadas desde el aparato de propaganda estatal y cuyo público cautivo es la ciudadanía residente en el Ecuador, el que un país de quince millones y medio de habitantes y apenas 283.560 kilómetros cuadrados de extensión –siendo más del 40% de su territorio selva húmeda tropical apenas poblada- es un referente geopolítico de gran importancia en el concierto de la gobernanza global. Todo ello se enmarca a su vez en la adulteración del término “socialismo”, concepto que si bien es cada vez más olvidado en los discursos del correísmo, tomó en el régimen un matiz “cristianismo humanista” que pretende rebajar su carga ideológica y las resistencias que pudiera ocasionar en determinados sectores de la población ecuatoriana.

 

Es así, inmersos en la ciencia ficción auspiciada por el aparato de propaganda gubernamental, donde por ejemplo organizaciones campesinas cercanas al régimen y conformadas mayoritariamente por población rural de escasos recursos económicos que demandan transparencia respecto al reciente acuerdo comercial firmado entre el Ecuador y la Unión Europea, encabezan sus cartas al ministro de  Comercio Exterior bajo el subtítulo “compañero Francisco Rivadeneira”, en alusión a un ex gerente del Citibank[16] y de la CORPEI[17].

 

La estrategia de marca de Rafael Correa

 

La mejor estrategia electoral del presidente Rafael Correa, desde el 2006 hasta hoy, se ha basado en la construcción de un “branding[18] asociado a su nombre y figura. Dicho branding esta conformado por cinco elementos: a) naming: creación de un nombre, b) identidad corporativa, c) posicionamiento, d) lealtad de marca, y e) desarrollo de marcas y arquitectura de una marca. Es por ello que Rafael Correa construyó su proyecto político posicionado sobre las iniciales de su propio nombre - Revolución Ciudadana (RC)- e imagen. Esta estrategia acompañada de un sinfín de herramientas auxiliares sostenidas sobre un estilo personal de gestión y la aplicación de sofisticadas técnicas publicitarias, convierte en extremadamente difícil desmontar el espejismo sociopolítico creado sin una contra campaña altamente inteligente que hasta hoy ninguno de sus rivales ha sido capaz de articular. Los que enfrenten a futuro a Rafael Correa en las urnas, deben pasar no solo el filtro del branding posicionado, sino también por el de su empoderamiento social con tintes populistas (promesa democratizadora de devolver el poder secuestrado por las élites a los ciudadanos) para poder derrocarlo. El reto es complejo, dado que el populismo surge cuando los sistemas representativos y de partidos son percibidos como excluyentes, posicionándose como las alternativas políticas que pretenden terminar con el dominio de las élites y convirtiendo a la imagen del líder en la encarnación del pueblo[19].

 

El correísmo no sólo ha implantado una nueva forma de hacer política en el país, sino que también continúa intentando vivir estratégicamente del odio y la frustración acumulada por la ciudadanía ecuatoriana durante las dos décadas y media de un neoliberalismo que tuvo consecuencias dramáticas. Es por ello que una parte del discurso correísta se sostiene sobre el temor ciudadano a volver a un pasado caótico donde los grupos de poder existentes en el país hicieron -sin control del Estado- lo que les vino en gana. Así, la marca corporativa auspiciada durante todo el actual gobierno de la revolución ciudadana, se posiciona como única en la historia del país, unificando mensajes, el desarrollo de una propaganda que enmarcada al conjunto de instituciones públicas en una estrategia global, las cadenas gubernamentales en radio y televisión, así como el sabatino Enlace Ciudadano. Respecto a lo último, cabe señalar que los Enlaces Ciudadanos fueron concebidos inicialmente como una herramienta de comunicación entre el mandatario y la ciudadanía para ser utilizada como un espacio de rendición de cuentas, pero que ha sido transformado en una especie de “púlpito” donde el presidente da rienda suelta a su propio estilo personal de comunicación.  Es a través de esta herramienta de conexión entre el presidente Correa y la ciudadanía donde se visibiliza uno de los mayores problemas que tiene Alianza País para desarrollarse como herramienta de un proyecto de alcance nacional: en los países donde la relación política entre el gobernante y la población es una relación de líder/masa, no son necesarios los partidos políticos; es más, pudieran incluso ser contraproducentes, pues podrían generar debates políticos internos respecto a ideología, programas y liderazgos de futuro, circunstancia que se encuentra muy alejada de intención de la dirección política actualmente existente en el partido de gobierno[20].

 

Comunicar es persuadir y persuadir es buscar efectos en el receptor. De esta manera la comunicación desarrollada desde el poder se convierte en una herramienta más de la gestión gubernamental orientada a la consecución de los objetivos estratégicos del oficialismo. Cabe señalar al respecto de todo lo anterior, que a pesar de que ya sea notorio un mayor desgaste en la capacidad comunicativa del régimen, la estrategia aún continúa dando sus frutos. Sin embargo, tanto el presidente Correa como sus asesores estratégicos son conscientes que aquello que nos cantara Héctor Lavoe[21] décadas atrás: “todo tiene su final, nada dura para siempre…”. Es por ello, que tras las elecciones seccionales de febrero del 2014 y tras unos resultados electorales por primera vez poco alentadores para el oficialismo, el presidente Correa rectificó sobre las directrices dadas a sus ministros en junio del 2012, cuando ordenó la prohibición a los altos funcionarios del Estado de conceder entrevistas a medios privados, a los que acusó de atacar al gobierno con mentiras.

 

En resumen, el presidente Correa ha sido convertido a través de elaboradas estrategias de comunicación política y marketing electoral en un “lovemarks[22]. Su rostro aparece por todas partes, su voz cierra los spots publicitarios del conjunto de la propaganda emitida por los diferentes ministerios del gobierno nacional, y los medios pueden llegar incluso a ser sancionados por no recoger como noticia destacada alguno de sus viajes al extranjero o sus exposiciones académicas en el exterior[23]. Respecto a lo último, es curioso señalar el hecho de como los recién creados órganos de control sobre los medios de comunicación consideran la estrategia de posicionamiento internacional del presidente Correa como información “relevante”, argumentación sobre la que basan la justificación de sus posibles futuras sanciones sobre los medios de comunicación que no la destacan. Además, la figura del mandatario ecuatoriano ha sido no solo trabajada desde la propaganda y publicidad masiva, sino también a través de historias que lo interrelacionan: obras inauguradas –en algunas ocasiones por tramos, lo que permite reiteradas inauguraciones en la misma obra- que pretenden ser míticas, discursos posicionados como referenciales en los foros internacionales, y una visión con cierto perfil mesiánico sobre el futuro del Ecuador y del conjunto de la Humanidad. Todo ello cumple con las reglas básicas del “Lovemarks”, las cuales buscan lograr una conexión basada en el amor entre el consumidor y la marca, lo que  se soporta sobre una plataforma estratégica que explota los sentimientos y el respeto[24], o lo que es lo mismo, se carga al producto publicitado de densidad y volumen. En definitiva y gracias a los avances de la neurociencia y su aplicación al marketing (neuromarketing), lo que se viene a demostrar es algo tan sencillo como que la publicidad ya entendió que lo que mueve a los seres humanos es la emoción por encima de la razón. En base a lo anterior, se desarrollan estrategias que buscan la construcción de vínculos emocionales profundos y duraderos con los clientes/electores, consiguiendo el máximo grado de fidelidad y lealtad más allá de la razón; lo que combinado con el misterio -grandes historias que hay detrás de las grandes marcas-, crean la fuente de inspiración que suponen estas marcas/partidos para sus clientes/electores.

 

Desde la perspectiva corporativa de las empresas o marcas políticas, puede parecer una obviedad, pero cotidianamente se hace visible el escaso respeto que tienen la mayoría de las marcas/partidos por sus clientes/electores. Sin embargo, en el mundo del Marketing 3.0.[25], los Lovemarks se ganan el respecto de sus consumidores/electores a través de técnicas aplicadas basadas en la estrategia, determinación y autodisciplina cotidiana.

 

Todo lo anterior ha hecho del presidente Rafael Correa un candidato vencedor de largo tiempo, que basa sus estrategias políticas en la comunicación negativa sobre sus opositores y en el irrespeto por todo lo que pueda ser considerado como disidencia política u oposición ideológica. A su vez, como estado moderno en que se ha convertido, el gobierno ecuatoriano y por lo tanto también el partido de gobierno, utiliza las herramientas más modernas en materia de marketing político para posicionar a través de estudios cuantitativos y cualitativos los elementos que están en el sentir más profundo del pueblo ecuatoriano, con independencia que estos sentimientos puedan considerarse más o menos afortunados (entre ellos la lógica política popular de un líder/padre que implementa autoridad sobre sus subordinados/hijos). De igual manera, el correísmo se especializó en implementar elementos sorpresa en sus campañas políticas, electorales o no, basadas en claves de ataque –los cuales están siendo incorporados dentro del imaginario de los y las ciudadanas ecuatorianos- sobre el discurso de los opositores al régimen. Es por ello que gran parte de las y los ecuatorianos utilizan en la actualidad frases hechas y calificativos posicionados por el régimen a través de sus cadenas gubernamentales, su propaganda política o los Enlaces Ciudadanos. Entre esa terminología destacan calificativos como el de “ecologistas infantiles” para calificar a los ambientalistas críticos con la política neodesarrollista emprendida por el gobierno, el de “tirapiedras” o “izquierda caduca” al hacer referencia a los opositores del régimen por la izquierda, el de “ponchos dorados” o “emplumados” para significar a la dirigencia indígena no afín al régimen, el término de  “opositores caretucos” para señalar a la oposición política en general, o frases como “de donde va a salir la plata para las escuelas del milenio y el desarrollo si no es del petróleo o de la minería” para cuestionar las resistencias locales emprendidas por comunidades afectadas a las políticas extractivistas implementadas por el actual gobierno, entre tantas otras. 

 

A pesar de declaraciones tan ingenuas como las realizadas por el anterior secretario ejecutivo de la agrupación política oficialista, Galo Mora, quien diría en octubre del 2012 que "no necesitamos de una empresa, porque Alianza PAIS es capaz de contar y socializar los nuevos sueños"[26], la estrategia política del correísmo se ha ido perfeccionando con el paso del tiempo y ha sido incluso reconocida internacionalmente no precisamente por sus capacidades internas. No es tan solo que algunos movimientos y organizaciones políticas europeas que están apareciendo hoy, fruto de la decadencia neoliberal en Europa, estén copiando parte del discurso y la estrategia electoral de Rafael Correa en Ecuador (casos como el del Frente de Izquierda en Francia o el de Podemos en el Estado español), sino que incluso su última campaña electoral (2013) fue galardonada en una reciente edición de los Victory Awards 2014[27]. Allí se reconocieron los trabajos del ministro Vinicio Alvarado y de los consultores políticos mexicanos José Adolfo Ibinarriaga y Roberto Trad –quienes comandaron la campaña electoral presidencial oficialista de febrero del 2013- como finalistas en la categoría “Campaña del Año”[28].

 

 

Otra categoría en la que estuvo vinculada la última campaña presidencial de Rafael Correa fue la “Consultor Político del Año”. En este apartado el proyecto desarrollado en Ecuador obtuvo el primer lugar, siendo José Adolfo Ibinarriaga –consultor político que actualmente desarrolla funciones como profesor del diplomado de Comunicación Gubernamental del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM- y Roberto Trad -consultor internacional en comunicación estratégica y comunicación política, y director del Instituto de Artes y Oficios para la Comunicación Estratégica- reconocidos profesionalmente por su trabajo en la reelección de Correa.

 

En pocas palabras, el régimen tiene dinero y no escatima por lo tanto en gastos para traer a los mejores consultores internacionales en comunicación, cuesten estos lo que cuesten. La lista de consultores extranjeros implicados en las estrategias de marketing y comunicación política del régimen es amplia y abarca desde el prestigioso profesional norteamericano –hoy consejero presidencial- Ralf Murphine quien con más de medio millar de campañas electorales por diferentes partes del planeta ha acompañado al oficialismo desde 2006, hasta el recientemente incorporado Antoni Gutiérrez, un reconocido profesional catalán especializado en asesorías de comunicación estratégica.

 

El correísmo ha hecho suya aquella lógica emanada del psicólogo social antimarxista francés Gustave Le Bon[29], por la cual se afirma que conocer el arte de impresionar la imaginación de las masas equivale a conocer el arte de gobernarlas, y maneja por lo tanto a través de la comunicación estratégica lo que este pensador escribiría en su obra La psychologie des foules (1898): "Son siempre los lados maravillosos y legendarios de los sucesos los que más las impresionan. Así, los grandes hombres de estado de todas las edades y países, comprendidos los más absolutos déspotas han considerado la imaginación popular como el sostén de su poder".

 

Es así que las apariciones públicas de Correa se dan entre una multitud que lo abraza, hace high five, exponen a sus hijos para que el líder les bese en la frente y se fotografíe con ellos, brindan sus manos y cuerpos con el afán de ser saludados e incluso abrazados por el mandatario, mientras entran en una especie de éxtasis, entre banderas verdes y un nutrido cordón de seguridad presidencial. A pesar de lo anteriormente descrito, cabe referenciar que esto no se da tan solo por determinación popular, dotándose el régimen -a través de la Secretaria Nacional de Gestión de la Política- de mecanismos para “incentivar” la asistencia de funcionarios públicos y receptores de bonos y subsidios a los actos presidenciales.

 

El control sobre la información

 

Habría que empezar este apartado del texto por indicar que no es posible sostener un branding bajo una fuerte campaña de comunicación negativa en contra. En las estrategias corporativas de las grandes compañías transnacionales de hoy, una de las funciones más importantes de sus comunicadores es precisamente el control y la desarticulación de la información negativa contra sus empresas. Tal es así, que los Community Manager, los responsables de Public Affairs, o los técnicos especializados en comunicación y marketing que trabajan para este tipo de corporaciones no solo tienen entre sus objetivos posicionar lo bueno y competitivos que son sus productos en el mercado, sino también desarmar los flujos de información negativa que afectan a su imagen y que emanan tanto de consumidores insatisfechos como de estrategias auspiciadas por empresas competidoras. En la actualidad y a pesar de la ilegitimidad del caso, gran parte de los periodistas de medios financieros y económicos de todo el planeta reciben sustanciales prebendas económicas ya no solo por posicionar artículos en formato publirreportaje camuflados para alabar corporaciones y productos comerciales, sino también para silenciar la información negativa que en un momento determinado puedan manejar sobre dichas empresas.

 

Llevado esto al terreno de la política, es de señalar que en ningún otro momento de la historia del Ecuador el periodismo se ha convertido en un tema tan protagónico del debate político nacional. La legitimidad de las empresas privadas-lucrativas por ejercer como medios de información para la ciudadanía; el concepto de la información como bien de interés público; el desarrollo del concepto “terrorismo mediático”; la honra o reputación de las personas tratadas por los medios de comunicación; la veracidad de la información; la censura previa y la autocensura; el concepto de linchamiento mediático; los principios de democratización de la información; el concepto de información relevante; el derecho de rectificación y el de réplica; la información de circulación restringida; o, el derecho a la reserva de la fuente; entre otros, no esconden más que el debate de fondo: el derecho a la libertad de expresión y opinión; para quiénes, cómo y para qué se informa; el cumplimiento ético de las normas deontológicas del periodismo; y el quién, cómo y para qué se ejerce el control sobre la información. 

 

En el Ecuador se vive en la actualidad un debate que recuerda en muchos casos al existente durante el origen de los primeros periódicos, los cuales tendían a tomar como objetivo a las personas vinculadas al poder (motivo por el cual eran definidos como “balas de papel”, símil dialéctico al utilizado por presidente Correa cuando se ha referido en múltiples ocasiones a los periodistas como “sicarios de tinta”), siendo censurados por batallar contra la Iglesia y el Estado mientras cortejaban al mercado.

 

El control de la información y la censura de la información han acompañado históricamente al periodismo. A comienzos del siglo XVI, poco después de la invención de la imprenta por Gutenberg, el cardenal Wolsey, cerebro en la sobra del gobierno de Enrique VIII en Inglaterra diría: “Debemos destruir a la prensa o la prensa nos destruirá a nosotros”[30]. El pasar de los años y el reconocimiento a la libertad de comunicación del pensamiento y de las opiniones en la Declaración de los Derechos del Hombre (1789) no se modificó por parte del poder su visión sobre el periodismo. Sería Napoleón Bonaparte, desde su exilio en la isla de Santa Elena, quien señalaría que “la libertad de prensa debe estar en manos del gobierno, la prensa debe ser un poderoso auxiliar para hacer llegar a todos los rincones del Imperio las sanas doctrinas y los buenos principios. Abandonarla a sí misma es dormirse junto a un peligro”[31]. En pocas palabras, lo que expresaba el derrotado emperador francés no es más que una evidencia: la información es poder y en la medida en que los Estados intentan controlar los escenarios en los que intervienen, los medios de comunicación son espacios de contrapoder frente al poder político.

 

Más allá de la cercanía de los primeros editores europeos con el Estado[32], fue con la llegada de la Primera Gran Guerra cuando los Estados comenzaron a desarrollar una serie de mecanismos ya bien coordinados y en aquel entonces innovadores para el control de la prensa. La Primera Guerra Mundial convirtió a los medios de comunicación en aparatos de propaganda estatal (Sohr, 1998), silenciándose a cualquiera que fuesen las voces críticas. El mismo primer ministro británico de la época, Lloyd George, diría sobre este estilo de censura: “Si la gente realmente supiera lo que ocurre, la guerra se detendría mañana. Pero por supuesto, no saben y no pueden saber. Los corresponsales no escriben la verdad y la censura no la dejaría pasar”[33].

 

En esa misma línea, el periodista y escritor  británico George Orwell escribiría unos años después sobre su participación como brigadista internacional en Guerra Civil española: “Tempranamente en mi vida noté que ningún hecho es informado en forma correcta en los diarios. Pero en España leí por primera vez reportajes que no guardan relación alguna con los hechos, ni siquiera la relación que suele existir en una mentira común y corriente. Vi reportajes sobre grandes batallas donde no hubo combates y completo silencio donde murieron centenares de hombres”[34].

 

El colofón de este tipo de tesis sobre el control y manipulación de la información se daría en Alemania y sus frentes de guerra durante el III Reich, definiendo este ámbito de manipulación mediática como “el cuarto frente”. El ejercito alemán fue el primero en contar con unidades destinadas específicamente a la propaganda y la manipulación informativa. El propio Adolf Hitler escribiría años antes en su obra Mein Kampf, que “la propaganda efectiva debe ceñirse a unos cuantos puntos y machacar con estos eslóganes hasta que el último ciudadano de esa audiencia entienda qué es lo que queremos que comprenda con ese lema que le proponemos”[35]. Pero el control de la información en los países aliados tampoco fue mejor. Winston Churchill diría por aquel entonces: “En tiempo de guerra, la verdad es algo tan preciado que debe ser cuidada por un guardaespaldas de la mentira”[36]. Por su parte, la Unión Soviética prohibiría la posesión particular de receptores de radio durante el conflicto, difundiéndose la información a través de altoparlantes situados en lugares públicos. Evidentemente Japón no fue una excepción, en ese mismo período la posesión de un receptor de onda corta podía conllevar para un ciudadano nipón la pena de muerte.

 

Ya incluso en los años ochenta, durante el conflicto de las Malvinas entre Gran Bretaña y Argentina, el gobierno británico se encargó de transportar por medio de la Royal Navy un grupo de seleccionados periodistas –todos británicos- a la zona de conflicto. Todos tuvieron que aceptar firmar un documento en el que se sometían a la censura de sus despachos antes de enviarlos, siendo sus transmisiones realizadas a través del sistema de comunicación de las Fuerzas Armadas[37]. Por su parte, en Argentina, el comunicado de rendición de su ejército se presentó como “un acta en la cual se establecen las condiciones de cese de fuego y retiro de tropas”[38].

 

En América Latina, la libertad de prensa ha tenido una existencia muy frágil, lo que ha impedido la construcción de una cultura periodística independiente y de investigación. Lo anterior, tiene que ver a su vez con que la sociedad latinoamericana –el conjunto de instituciones no estatales, entre las cuales se encuentra la prensa- posee escasa fortaleza a pesar de haber estado históricamente al servicio de los grandes grupos de poder económico.

 

Lamentablemente en América Latina nunca se cumplió aquello que John Delane, quien accediera en 1841 a director del The Times[39] de Londres –cargo que mantendría hasta su muerte en 1877-, sentenciaría como valor supremo de la independencia periodística: “El deber de la prensa es hablar; el de los estadistas, guardar silencio. Los gobiernos deben tratar a otros con respeto extremo, por oscuro que sea su origen y por infames que sean sus actos; pero, afortunadamente, la prensa no se encuentra sujeta a tales impedimentos (…) El deber del periodista es buscar la verdad sobre todas las cosas, y presentar a sus lectores, no aquello que los estadistas desearan que conociesen, sino la verdad, hasta donde le sea posible alcanzarla”[40].

 

La limitación ideológica de sus oligarquías, así como la enorme concentración de la riqueza en manos de estas selectas élites, han sido los elementos que históricamente han obstaculizado el pluralismo periodístico y información objetiva en la región. Los medios de comunicación han estado históricamente controlados por oligarcas locales, los cuales han utilizado a estos medios como herramienta de confrontación ideológica frente a los nuevos gobiernos autodefinidos como “progresistas”[41] y surgidos a lo largo de la pasada década. Esta realidad ha complicado notablemente la labor informativa en el subcontinente, no habiendo sido Ecuador una excepción al respecto.

 

Es por ello, que con la llegada de Rafael Correa a la poltrona presidencial de Carondelet, el gobierno puso en marcha un aparato estatal de comunicación a los que referencia como medios de comunicación pública, pero que se conciben desde la misma lógica que la establecida por Napoleón Bonaparte a finales del siglo XVIII. Dicha situación poco o nada ayuda al establecimiento de una información veraz para el conjunto de la ciudadanía, pues estos medios actúan como voceros gubernamentales y aparatos de propaganda del régimen político en el poder, sirviéndose del entreguismo de profesionales del sector para la ejecución de sus funciones. Al fin y al cabo, citando al ilustre periodista argentino Rodolfo Walsh[42], “el periodismo es libre o es una farsa”.

 

Más de un año en vigor de una conflictiva Ley de Comunicación

 

Un análisis de la Ley Orgánica de Comunicación, aprobada el 14 de junio de 2013 por la Asamblea Nacional, basado estrictamente en la lectura de su texto legal no debería tener como conclusión más que su consideración como un triunfo de las organizaciones sociales que desde hace años han reivindicado mejores condiciones para ejercer el derecho humano a la comunicación, la información fidedigna para el conjunto de la ciudadanía y el acceso universal a las tecnologías y medios que la facilitan.

 

La distribución equitativa de las frecuencias radioeléctricas, una de las principales reivindicaciones desde la sociedad civil, fue reconocida en su Artículo 106, donde se establece que las frecuencias del espectro radioeléctrico destinadas al funcionamiento de radio y televisión se distribuirán con un 33% para medios públicos, otro 33% para medios privados, y un 34% para medios comunitarios. En teoría esto debería significar un avance histórico para las voces históricamente excluidas del país.

 

De igual manera, otro aspecto muy positivo de la Ley es la prohibición de concentración o acumulación de frecuencias o señales para estaciones de radio y televisión (Art. 113); así como la obligación por parte de los medios a difundir contenidos que expresen y reflejen la cosmovisión, cultura, tradiciones, conocimientos y saberes de los pueblos y nacionalidades indígenas, afroecuatorianas y montubias (Art. 36); y, la inclusión de las personas con discapacidad a través de diversas medidas (Art. 37). Por su parte, el Estado, a través del Articulo 35, se obliga a implementar políticas públicas para que ninguna comunidad, por más alejada o pobre que sea, quede marginada del acceso a Internet y otras tecnologías, o de la posibilidad de tener sus propios medios de comunicación locales.

 

Como aspectos oscuros, la Ley incorpora la responsabilidad ulterior de los medios de comunicación (Art. 20), estableciendo responsabilidades subsidiarias hacia estos por los comentarios que se formulen en sus páginas webs. Esta amenaza ha significado en la práctica la anulación de la valoración y participación de los lectores sobre la noticia, habiendo suspendido varios medios de información cualquier posibilidad de comentar sus noticias publicadas digitalmente, lo que conlleva un claro recorte sobre la libertad de expresión de la ciudadanía. La separación entre la información generada por el medio y los comentarios de particulares debería haber sido suficiente para deslindar las responsabilidades entre unos y otros. Por otro lado, a través de una ambigua formulación del término “linchamiento mediático” (Art. 26), en la práctica se ha coartado el rol del periodismo de investigación en hechos de interés público, quedando múltiples documentos sostén de importantes denuncias de corrupción y abusos por parte de las autoridades guardados en los cajones de los denunciantes y de los profesionales especializados en la investigación periodística.

 

Más allá de estas observaciones, el problema fundamental de la Ley de Comunicación no es otro que el que acompaña de forma habitual a la mayoría de las leyes instauradas por el correísmo: el problema fundamental no radica en el análisis de sus textos sino en la mecánica de aplicación de estas.

 

Los organismos de control sobre los medios de comunicación creados a partir de la entrada en vigor de esta ley, son como ya es habitual en otros casos, cooptados por miembros afines al régimen, lo que predispone un actuar orientado a sancionar la crítica y la disidencia política, mientras paralelamente los medios “gubernamentales” gozan de impunidad para los “excesos” en sus labores “informativas”.   

 

 

También está por ver los mecanismos por los cuales se esta estableciendo la distribución de frecuencias, máxime cuando las prácticas gubernamentales ponen en entredicho la ética profesional y política en la que se basa la objetividad de la información que se le brinda a las audiencias. Vale señalar que las radios comunitarias que el Estado entregó en 2010 a las nacionalidades indígenas todavía no son autónomas, y por tan solo poner un ejemplo de los mecanismos auspiciados por el Estado para el control de la información, seis de las catorce que están en Pastaza han firmado contratos con la Gobernación de dicha provincia para transmitir un programa en el que dicha institución –representación del gobierno central en el territorio- rinde cuentas a la comunidad, es decir, venden su espacio aire al Estado. A cambio, estas emisoras radiales se someten a una serie de compromisos, como usar la prensa gobiernista –la cual tiene bajo índice de lectores dada la escasa objetividad de su información- en sus espacios informativos.

 

Cabe reconocer en este sentido, que todas las sociedades están sometidas al progreso técnico y que en el campo mediático existe una presión constante por la masificación de la entrega noticiosa; sin embargo, en un sentido histórico la ampliación de audiencias es un fenómeno neutro, pudiendo tanto fortalecer la democracia, la tolerancia y el pluralismo, como contribuir al autoritarismo, la intolerancia y el ideologismo (Sohr, 1998). En pocas palabras, los medios de comunicación se definen por su postura ante el poder, lo que viene determinado por capacidad de solvencia económica –que es lo que tradicionalmente ha asegurado su autonomía frente a los gobiernos-. El sencillo ejemplo expuesto con anterioridad, viene a demostrar la capacidad de la que dispone el Estado para orientar el sentido de la información, con su consiguiente carga ideológica, de los medios de comunicación que teóricamente deberían ser autónomos tanto de los medios de comunicación privados, como de los medios de comunicación públicos controlados desde el Ejecutivo. De esta manera, se hace muy difícil de creer que la Ley de Comunicación esté dando voz a los que históricamente no han tenido voz en este país.

 

La libertad de expresión en cuestión

 

La libertad de expresión según la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), “es un elemento sobre el cual se basa la existencia de una sociedad democrática. Es indispensable para la formación de la opinión pública [...]. Es, en fin, condición para que la comunidad, a la hora de ejercer sus opciones esté suficientemente informada”[43]. Por su parte, la libertad de pensamiento se enmarca en la facultad que tiene toda persona de desarrollar ideas, analizarlas, sintetizarlas, juzgarlas o en general considerarlas en el sentido que consideren adecuadas (Morales, 2012). Sin libertad de expresión no existirá la posibilidad de manifestar aquellas ideas a quien considere pertinente hacerlo.

 

Ahora bien, aunque la libertad de expresión sea un derecho de vital importancia para el sistema democrático, no consta ni debe constar de una protección absoluta, lo que tampoco quiere decir que deben imponerse filtros sumamente difíciles de superar para sancionar al quien hiciere un uso abusivo de este derecho. Hay que tipificar de forma que sea efectiva la tutela a quienes han sido lesionados en su reputación por el abuso de la libertad de expresión, pero a la par de no deteriorar las posibilidades de expresión e información (Ferrajoli, 2009), dado que la libertad de expresión forma parte de derechos subjetivos que corresponden universalmente a todos y todas.

 

 Sin embargo, con el Presidente de la República a la cabeza, notables políticos ecuatorianos del oficialismo han interpuesto ya diversas demandas judiciales contra periodistas y medios de comunicación, basando sus argumentos en que su derecho al honor y al buen nombre están siendo vulnerados por estos. Ya son tristemente  famosas algunas sentencias emitidas y posteriormente ratificadas por jueces ecuatorianos, como la que determinó una indemnización sin precedentes de 40 millones de dólares al jefe del Estado contra el diario El Universo por una delirante columna escrita con el “hígado” por el que fuera entonces su editor de opinión Emilio Palacios[44]; o los 2 millones de dólares[45]de sanción impuestos sobre los periodistas Juan Carlos Calderón y Christian Zurita, autores del libro “El gran hermano”, como indemnización al mandatario al publicarse en dicha obra de investigación periodista que “el presidente conocía de todos los contratos de su hermano” en base a una entrevista que forma parte de su contenido con Fabricio Correa. Ambas sentencias se ampararon en la figura de algo tan complejo, difícil de demostrar y con tan alto grado de subjetividad como el “daño moral”, y fueron posteriormente perdonadas por el mandatario ecuatoriano, aunque generaron un precedente que lesiona de forma grave la libertad de prensa y expresión en el Ecuador.

 

Esta realidad posiblemente se agudizará con la entrada en vigor del Código Orgánico Integral Penal, dado que la discrecionalidad en la actuación de determinados jueces del sistema judicial ecuatoriano puede verse aun más agravada a partir de este momento –han sido varias las ocasiones en las que el jefe de Estado ha “sentenciado” determinadas cuestiones con implicaciones legales los sábados en sus enlaces sabatinos, y los jueces han procedido inmediatamente después acorde a las directrices presidenciales-. En este sentido, ¿cómo entender que el Presidente de la República utilice de forma habitual el término corrupto para calificar a determinados adversarios políticos e incluso a la prensa privada en general –lo cual es entendido por el oficialismo como una alusión a un categoría vinculada a lo antiético cuando es pronunciada por el mandatario- y que un periodista en un medio de comunicación pueda ser sancionado por mala practica profesional o por injurias si utiliza el mismo término para calificar a un alto funcionario el gobierno sin presentar las pruebas pertinentes?

 

La aplicación de la justicia en esta materia está conllevando a que bajo el arcaico principio del dura lex sed lex (la ley es dura), se hallan dictaminando sentencias carentes del principio de proporcionalidad[46] en las cuales se pretendió castigar severamente a medios y periodistas de investigación que habían sido denunciados, entre otros, por el mandatario ecuatoriano en su calidad de ciudadano. Dicha estrategia ha conllevado, desde el punto de vista de las limitaciones en el accionar periodístico, la autocensura de medios y periodistas durante la fase de elaboración de la noticia, crónica o artículo de opinión pertinente (Machado, 2013).

 

 

El nuevo ámbito de la información es el Internet. Los medios de comunicación se verán obligados a interactuar de una forma muy diferente a la que hoy lo hacen con sus lectores/consumidores. La industria periodística se transformará inevitablemente, pues la historia del periodismo no es otra cosa que la búsqueda incansable por encontrar una solución en cada momento al problema de informar. A nivel global son contadísimos los medios que cuentan con haks labs(laboratorios hackers) dedicados a la experimentación. Es por ello que los pocos medios que cuentan con algún esquipo de experimentación logran marcar la diferencia. Entre ellos destacan casos como The New York Times (que goza de un equipo de innovación y desarrollo que trabaja fundamental en la experimentación de APIs –Application Programming Interface- que ofrece en tiempo real la labor de los congresistas estadounidenses y presentaciones interactivas); Los Angeles Times Projects (quienes desarrollan una infinidad de proyectos a base de información pública disponible); la BBC- Backstage (uno de los pioneros en generar proyectos de innovación sobre desarrollos propios); The Guardian (con infinidad de proyectos innovadores que incluyen APIs y la innovación de suData Store desde 2009); el Mail & Guardian Online (pequeño periódico semanal sudafricano especializado en innovación de procesos periodísticos y referencia periodística por las investigaciones que publica);20fourLabs (quienes desarrollaron un departamento de Research & Development con fuerte interés en aplicaciones móviles); o, el News Australia (con un equipo de desarrolladores y periodistas dedicados a crear nuevas formas de diseño y visualización de la información).

 

En pocas palabras, mientras el régimen ecuatoriano sigue considerando a los hackers bajo la imagen estereotipada de criminales informáticos, el nuevo periodismo que va tomando una forma sobre la cual los medios de comunicación ecuatorianos –públicos y privados- poco o nada saben, tiene claro que sin hackersya no hay periodismo, y que a través de estos se logra incrementar la productividad del medio y adaptarlo a la forma actual en la que los usuarios leen las noticias. En Ecuador, la crisis de la industria periodística está lejos de ser el equivalente al cambio, más bien al contrario, se tiende al conservadurismo profesional y a esconder la cabeza, sin plantearse la necesidad de mirar alrededor e reinventarse.  

 

Sin embargo, y a pesar de todo lo anteriormente expresado, esta claro que el espacio cibernético es el ámbito de interacción de la nueva comunicación e información en el presente siglo. Esto convierte al ciber-espacio en un espacio en disputa, tal y como antes lo hemos señalado. En ese sentido, WikiLeaks[53] ha sido la propuesta más disruptiva de los últimos años. Comenzando a operar en 2007, durante sus primeros cuatro años de existencia publicó más documentos clasificados que todo el resto de la prensa mundial en el transcurso de su historia. El modo de entender y usar la tecnología ha sido clave para este proyecto (Mancini, 2011), el cual a través de la publicación de un video donde se visualizaba el asesinato de dos periodistas de la agencia Reuters en Bagdad, los diarios de la guerra de Afganistán, los registros de la guerra de Irak, y los Cablegate del Departamento de Estado de los EEUU, pusieron a esta organización mediática internacional en el punto de mira no solo de los EEUU, sino del conjunto de gobiernos que conforman el planeta.

 

WikiLeaks es la demostración práctica de que el periodismo puede ser independiente, puede ir mucho más allá de lo que hoy por hoy contemplamos de manera impresa y en las páginas digitales de los medios de comunicación convencionales. WikiLeaks demostró que el valor de la información no sólo se produce a través de experimentados periodistas con buena pluma u olfato para la investigación.

 

Esta experiencia es en la práctica la demostración de que la circulación de la información es ahora incontrolable. Las consecuencias de la ruptura de los moldes preestablecidos por el periodismo convencional e inadaptado al actual ciclo de revolución tecnológica en la que vivimos, están a la vista de todos. El encierro de Julian Assange en la embajada ecuatoriana en Londres es la condena que sufre el principal auspiciador de la nueva era de la información periodística. Es un periodismo realizado por hackers–Obama y sus “halcones” del Pentágono diría por terroristas- más que por profesionales de la comunicación. Las espadas están en alto, y aunque el proyecto WikiLeaks aparece prácticamente anulado tras el encierro de Assange en el recinto diplomático londinense, es una cuestión de tiempo que surgen nuevas experiencias y episodios en este sentido.

 

Todo esto preocupa a los gobiernos a escala mundial, quien piense que hay algún Estado en el conjunto del planeta que no tenga cloacas que ocultar es un ingenuo. Citando a escritor y poeta español Antonio Gala, “al poder le ocurre como al nogal, no deja crecer nada bajo su sombra”, quizás es por ello que con el nuevo Código Orgánico Integral Penal, Julian Assange en el Ecuador hubiera sufrido una pena de tres años de cárcel y Edward Snowden de cinco.

 

Lo que será la comunicación y la información del futuro no será concedido desde ningún ámbito del poder –independientemente que este sea político o económico-, sino que deberá serle arrebatado por la ciudadanía y sus organizaciones de la sociedad civil.

Fuente: http://www.deciomachado.blogspot.com.ar/2014/10/comunicacion-estrategica-marketing.html

 

 Alternativas postcapitalistas

 

Hagamos el imprescindible balance de más de una deKada  teniendo en cuenta a:

 

 

 1) El entramado de negocios espurios de la alianza estatal con las transnacionales y los grandes capitales locales.

 

 

Argentina transgénica


Darío Aranda
.

Mu, el periódico de lavaca

Octubre 2015

El gobierno aprobó una nueva soja y una variedad de papa transgénica para consumo humano. Las irregularidades y ocultamientos, los funcionarios/empresarios, la falta de investigación científica y el rechazo de otros países, investigados por Darío Aranda.

 

(…)Detrás de la semilla

Para desarrollar este transgénico el Estado estrechó alianza con la empresa Bioceres, un grupo privado compuesto por el “rey de la soja” Gustavo Grobocopatel (Grupo Los Grobo, el mayor pool de siembra del país), Víctor Trucco (presiente honorario de Aapresid, que reúne a empresarios referentes del agronegocio e impulsores de los transgénicos en Argentina), y el científico Moisés Burachik (férreo impulsor de los transgénicos y secretario ejecutivo de la Conabia entre 2004 y 2010). Otro socio de Bioceres es Hugo Sigman (Grupo Insud), multifacético empresario que posee desde laboratorios farmacéuticos hasta la editorial Capital Intelectual, el mensuario Le Monde Diplomatique y fue productor de la película Relatos Salvajes. Sigman suele hacer eje en la responsabilidad social empresaria. En su propio sitio destaca: “Nos interesa el cuidado de las personas, las políticas sustentables con el medio ambiente y devolver a la sociedad parte de lo que recibimos”. Al mismo tiempo, Sigman es director de la Cámara de Biotecnología, que reúne a todos los empresarios del sector, e impulsa monocultivos forestales y transgénicos. Del aspecto científico de la nueva soja está a cargo la bióloga Raquel Chan, del Instituto de Agrobiotecnología del Litoral y el Conicet. “Este desarrollo significaría mayor producción de alimentos, con una población mundial que crece cada vez más”, afirmó, en sintonía con el argumento central del agronegocio y la falsa necesidad de más alimentos para la humanidad: está comprobado que el hambre se debe a la injusta distribución, y no a la falta de alimentos. Otro de sus tópicos en diversas entrevistas va en línea con lo dicho por el ministro de Ciencia, Lino Barañao, sobre este asunto: “También implicaría un crecimiento del PBI, un aumento de la riqueza del país”. Bioceres ya conformó su alianza con la compañía Arcadia Biosciences, de Estados Unidos, que se materializó en una empresa conjunta (Verdeca) que trabaja en sociedad con la multinacional Dow Agrosciences para utilizar el gen tolerante a sequía.

 

Presidenta

El lunes 5 de octubre, desde Tecnó- polis y por cadena nacional, la Presidenta celebró la nueva soja. “Es un gran día porque, ustedes saben que yo soy una enamorada de la ciencia y la tecnología, tal como se lo había dicho el otro día a la doctora Raquel Chan, esa brillante bióloga, que hoy nos permite el primer evento biotecnológica de soja resistente a la sequía, la primera en el mundo”. Cristina Fernández de Kirchner afirmó que los nuevos transgénicos (soja y papa) “serán fundamentales para la economía de los productores y permitirá un fuerte desembarco en mercados internacionales”. Remarcó que es la primera vez que la patente no estaba en manos de una transnacional, sino de un consorcio estatal-privado.

 

Doce años

El espacio clave para la aprobación de transgénicos en Argentina es la Comisión Nacional de Biotecnología (Conabia), creada en 1991 y cuyos integrantes fueron secretos hasta fines de 2014. De 47 especialistas, más de la mitad (27) pertenecen a empresas (Monsanto, Syngenta, Bayer, Dow, Ledesma, Don Mario) o son científicos que realizan trabajos para las mismas compañías. El más claro conflicto de intereses se observa en el máximo responsable de la Conabia y director de Biotecnología del Ministerio de Agricultura, Martín Lema, quién escribió el “paper científico” Desarrollo de construcción basada en criterios de evaluación de riesgo para cultivos junto a Monsanto, Syngenta, Bayer, Basf y Dow Agroscience: todas empresas a las que debe controlar. Desde 1996, la Conabia aprobó 33 eventos transgénicos de maíz, soja y algodón y, ahora, papa. El 78 por ciento de ellos (26) tuvieron luz verde durante el kirchnerismo. Las empresas favorecidas fueron Monsanto (12 semillas transgénicas), Syngenta (siete), Pioneer-Dupont (cuatro), Dow Agrosciences (tres), Bayer (dos) y Nidera y Basf (una cada empresa). En algunos casos, las semillas aprobadas son compartidas por dos compañías.

 

En sólo dos casos (soja RR, de 1996 y soja Intacta RR2, de Monsanto, en 2012) los expedientes fueron públicos. El primero por una filtración durante el conflicto por la resolución N° 125. El segundo, por una demanda judicial. En ambos casos se denunció que los procedimientos de aprobación estuvieron plagados de irregularidades y se confirmó que el Estado no realiza estudios propios. El gobierno de Argentina aprueba los transgénicos en base a los estudios de las empresas interesadas, las mismas compañías que integran la Conabia y que son juez y parte al momento de liberar soja, maíz y algodón transgénico, todos con uso masivo de agroquímicos. Martín Lema no habla con la prensa. Sí habló Federico Trucco, director de Bioceres: “Conabia determinó que estos genes de tolerancia a sequía no son un riesgo para el ambiente”. Luego el Senasa (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria) determinó que también son inocuos para la salud humana. Ni Conabia ni Senasa respondieron los llamados de MU ni hicieron públicos los dictámenes de aprobación. (…)

Fuente: http://www.rebelion.org/docs/205476.pdf

 

 

Entramado que implica, al mismo tiempo, criminalidad y delincuencia de los científicos a cargo de la dirección del desarrollo biotecnológico en el país. Aunque tampoco cabe aceptar la obediencia debida en universidades e institutos científicos tecnológicos.

 

 

 

Argentina: El hombre detrás de la papa

9 de noviembre de 2015

 

Transgénicos para todos, extinción del peón y malformación por incesto: las confesiones de un Jefe de Gabinete que nació comunista. Otro anticipo de "El Laboratorio", mi nuevo libro de investigación: El hombre detrás de la papa.

 

Octubre de 2015

Por Patricio Eleisegui (@Eleisegui)

Su curriculum es extenso y profuso en referencias, honores, y antecedentes. Doctor en Ciencias Químicas por la Universidad de Buenos Aires (UBA), bioquímico, licenciado en Análisis Clínicos. Su cargo actual es, cuanto menos, decisivo: coordinador ejecutivo del Gabinete Científico y Tecnológico en el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva. En concreto, y desde el año 2012, no es más que el Jefe de Gabinete de la cartera que hasta el momento conduce José Lino Salvador Barañao.

 

Alejandro Mentaberry

En su libro "La FEDE: alistándose para la revolución", el escritor, periodista y ensayista Isidoro Gilbert lo menciona como uno de los refundadores de la Federación Juvenil Comunista junto a Aníbal Cedrón y Raúl Carnota. Esto, tras el desalojo de las universidades perpetrado por soldados y policías el 29 de julio de 1966 en lo que, hasta hoy, se conoce como "La noche de los bastones largos".

Más aquí en el tiempo, y tras más de una década al frente de la coordinación del programa de Biotecnología de la UBA y de ejercer el rol de investigador adjunto en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), el año 2000 lo encuentra como jurado de la beca Monsanto. 

Apenas dos años antes, en representación de la UBA, ya había comenzado a tallar en las decisiones de la Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria (Conabia), esto es, uno de los organismos clave para la aprobación de eventos transgénicos en la Argentina.

Su nombre vuelve aparecer en un escándalo de malversación de subsidios en torno al CONICET expuesto en 2009 por Eduardo Saguier, un investigador perteneciente al mismo organismo que desnudó el reparto a dedo de más de 650 millones de pesos en alrededor de una década. En una extensa denuncia, Saguier destacó al actual funcionario del Ministerio de Ciencia como uno de los beneficiarios de distintos fondos desviados.

En sucesivos artículos divulgados en el mismo año, Saguier también dio cuenta de trabajos de asesoría por parte del especialista a empresas como Biosidus -hoy Grupo Sidus, y donde el actual ministro de Ciencia, Lino Barañao, desempeñó un rol fundamental para el desarrollo, en 2002, de las primeras vacas clonadas transgénicas, aunque tal información se omite en el curriculum del funcionario-, en lo referente al desarrollo de papas modificadas genéticamente para resistir a los virus PVY y PVX. 

En 2004, organiza las líneas de investigación del Instituto de Agrobiotecnología de Rosario (INDEAR). Se trata del brazo de investigación y desarrollo de Bioceres, la empresa para el desarrollo local de organismos genéticamente modificados en la que participan los grandes dueños del negocio agropecuario argentino. Un ejemplo: Grupo Los Grobo.

 

Una de las organizaciones que más se oponen al actual modelo de producción atado al uso irrestricto de semillas transgénicas y agroquímicos, el Grupo de Reflexión Rural (GRR), lo recuerda en su espacio en redes sociales como un científico que alguna vez en cierto reportaje, y alegando falta de presupuesto en su laboratorio de investigaciones, no dudó en reconocer su dedicación completa "a mejorar las técnicas de transgénesis y sus aplicaciones empresariales" antes que "estudiar los efectos de los organismos genéticamente modificados en la población".



Corría marzo de 2014 cuando a este autor, en trabajo de producción para un documental del francés Canal Plus referido al modelo de agricultura argentino y sus consecuencias en la salud de las personas -presentado a nivel internacional en el segundo semestre de ese año bajo los títulos, en francés e inglés respectivamente, "Bientôt dans vos assiettes" y "Transgenic Wars"- se le encomendó a modo de misión fundamental dar con el doctor Alejandro Mentaberry para una posterior entrevista.

A contramano de lo que rige para los periodistas locales cuando solicitan un encuentro de prensa con funcionarios de la primera línea kirchnerista, el equipo de comunicaciones del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, ubicó al funcionario y cerró la instancia de encuentro en menos de 24 horas. Desde aquellos días hasta el momento en que se escriben estas líneas -últimos días de agosto de 2015-,todos los nuevos pedidos de entrevista elevados por este autor han sido rechazados.

Del encuentro con Mentaberry tomaron parte un corresponsal de guerra y un camarógrafo enviados por Canal Plus a Buenos Aires, y quien aquí escribe en calidad de enlace argentino. El Jefe de Gabinete, tenso y a la defensiva respecto de la consulta periodística extranjera, jamás reparó en que este autor grabó todos sus dichos. Nunca supo, además, que el equipo europeo con posterioridad autorizó a este periodista a divulgar las opiniones del funcionario nacional en lo que hace a transgénicos, agroquímicos, y el modelo agrario vigente.

En su disertación, Mentaberry no tuvo inconvenientes en definir como un problema de "cruzamiento genético" a las malformaciones que se multiplican en las zonas donde se utilizan plaguicidas, con énfasis en supuestos casos de incesto -práctica a la que el funcionario describió como "cruzamiento frecuente en las familias-, y reconoció que no hay estudios hechos respecto de la toxicidad expandida que alienta la tan en boga combinación de productos químicos.

Si bien lo más usual es desmenuzar las declaraciones de un personaje de tamaña relevancia, lo cierto es que las opiniones de Mentaberry ante determinados temas ostentan una contundencia imposible de igualar en el ejercicio de la escritura. 

Dado que su pensamiento no hace más que exponer los lineamientos de un Gobierno, un proyecto político, que en la última década promovió hasta imponer a organismos genéticamente modificados y agroquímicos como una opción posible en términos de producción agrícola, a continuación se replica los dichos -casi sin editar- del funcionario ante determinadas consultas.

Sobre la ganancia económica generada por la soja transgénica:

"65.000 millones de dólares es el beneficio neto de 1996 a 2011 (que originó la exportación de soja). Beneficio total, y lo que se ha estudiado es cómo se ha repartido ese beneficio entre productores y el Estado argentino. El tema es muy diferente para la soja que para el maíz.
Para la soja el 72 por ciento del beneficio fue a los productores, un 21 por ciento al Estado, y un 6 por ciento a las compañías que trajeron la tecnología. Los productores se quejan de las retenciones. Eso también muestra que el aumento de la productividad es muy grande.
La Argentina tiene una agricultura muy desarrollada. Supimos aprovechar algunos factores macroeconómicos de la década del 90, como la inexistencia de impuestos, para introducir tecnología. Tecnología que ya estaba ya estaba en otros países desarrollados, Estados Unidos principalmente.
La otra gran cuestión fue la introducción de la tecnología de siembra directa en la Argentina. La siembra directa es la siembra sin arar la tierra. Eso generó un paquete tecnología, la confluencia de tecnologías relativamente conservacionistas; la siembra directa ha permitido en la Argentina regenerar suelos, evitar la degradación del suelo, y recuperar suelos, con una tecnología muy avanzada de genética que es la tecnología de transgénesis.
Y además esto se dio alrededor de un caso, que es la tolerancia a los herbicidas. Entonces teníamos un punto tecnológico que encajaba perfectamente con la situación de Argentina, que venía adoptando tecnología para la conservación de suelo con esta nueva tecnología.
Esto impulsó dos cosas. Por un lado, aumento de la productividad y descenso de los costos de producción. Sobre todo en términos de motorización, de tractores. Descenso del costo del combustible en el proceso de producción de soja es de cerca del 38%. Eso es un componente muy grande del costo de producción. Los costos de producción bajaron en promedio un 20% con la introducción del paquete de siembra directa más tecnología transgénica.
Eso es un motor muy importante. Pero además permitió, este paquete alrededor de los herbicidas, acceder a regiones donde era imposible desarrollar soja. De hecho, la agricultura era muy difícil por la gran cantidad de malezas que había. Pero como el paquete estaba dirigido al dominio de las malezas eso expandió la enormemente la superficie del territorio cultivable en la Argentina, que pasó a ser ahora cerca de 25 millones de hectáreas, pero entre los componentes de uno y otro, el aspecto de la expansión territorial de la frontera es muy importante."

Por qué el uso intensivo de agroquímicos:

"Eso tiene que ver con la expansión territorial de la agricultura. Argentina ha incorporado un mayor consumo global de agroquímicos, pero todavía por hectárea, por unidad de superficie, está muy por debajo de muchos países europeos.
Uno de los problemas que hay es el uso que se hace de los productos químicos, que es muy difícil de controlar. Veamos el caso de los herbicidas, por ejemplo, que son el núcleo de la introducción de transgénicos en la Argentina. Eso tiene un beneficio que es haber pasado de herbicidas ambientalmente más asimilables, que se degradan más rápidamente, y haber disminuido el uso de los herbicidas más tóxicos. Todos los herbicidas son tóxicos, así que es un problema de manejo. Al final es la cantidad. El Roundup les facilitó mucho el manejo de la agricultura, porque pasaron de hacer tres o cuatro aplicaciones de herbicidas por año a hacer una sola.
Estoy seguro que acá ha habido un exceso. Es como utilizar mal un antibiótico. El médico que usa antibióticos continuamente al final genera resistencias. Esto ha pasado, tenemos resistencias a herbicidas, no es muy grave, porque a todos los herbicidas les han aparecido resistencias, ya sea en la agricultura transgénica como clásica. 
Esto se puede manejar, pero tiene un costo mayor. Y reintroduce herbicidas que habían sido dejados de lado."

Los cocteles de agroquímicos y sus efectos en la salud de las personas y el medioambiente en general:

"Pero la intensificación de la agricultura en los últimos veinte, veinticinco años, lleva a una mayor utilización de agroquímicos, no sólo herbicidas e insecticidas, sino también fertilizantes. Siempre hay que recordar que cuando uno saca granos de la tierra está exportando minerales y toda una serie de cosas que están en el suelo y eso hay que reponerlo permanentemente.
(Lo que genera la combinación de químicos) habría que verlo combinación por combinación. Evidentemente hay que estudiarlo. No son efectos aditivos, seguramente.
Hubo mal uso de los herbicidas. Se usó demasiado herbicida probablemente, y esta carga produjo aparición de resistencia de algunas malezas. Esto está bajo control: sabemos perfectamente dónde están los focos de aparición de resistencias, no son muchos: norte-centro del país. Es dónde se ha hecho agricultura más intensiva.
Siempre la recomendación es usar lo menos posible.
Y además los límites están puestos por las regulaciones en términos de la toxicidad de los herbicidas. Hay un balance que hay que hacer entre toxicidad, exposición ambiental, duración del químico en el medio ambiente, que es lo que dice o da la recomendación de uso.
Todo esto tiene un límite, y el límite puede ser irreversible. Y esa es una cosa con la que hay que tener cuidado.
Por otra parte, la única solución que tenemos a los agroquímicos por ahora es la propia biotecnología, reemplazar resistencia química por resistencia genética. Eso es posible. Pero los desarrollos comerciales han llevado a complementar el uso de agroquímicos, por los intereses en juego, y no a generar por ejemplo tolerancias genéticas a las malezas, que eso es posible también. Hay enfoques experimentales que muestran que podríamos tener así como hay malezas muy competitivas frente a otras plantas, cultivos muy competitivos frente a las malezas. Eso es concebible."

Las víctimas de las fumigaciones:

"Yo no diría que es una epidemia. Conocemos casos, sobre todo en el noroeste y norte del país, que son zonas de frontera agropecuaria, donde es más probable que la utilización de agroquímicos sea muy poco cuidadosa. 
Primero, no sabemos bien cuál es el origen de esto. Eso hay que investigarlo bien. Habitualmente se le echa la culpa al glifosato, o a cualquier cosa que tenga una marca conocida, pero en realidad están estos cocteles de agroquímicos, por ejemplo los insecticidas son mucho más tóxicos que los herbicidas… para los humanos. 
Puede haber uso de insecticidas y sobre todo muy malas prácticas agrícolas, porque el uso de agroquímicos es mucho más intenso en el triángulo central, el norte de buenos aires, sur de Santa Fe, sur de córdoba, ahí es donde está el núcleo agrícola de la Argentina y ahí no hay tanta documentación de casos de este tipo. Y hay mucha más utilización de agroquímicos.
Hay que ver bien qué es lo está pasando en estas localidades. Sabemos que existen esos casos, pero no tenemos claros cuál es el origen. Puede relacionarse con agroquímicos pero hay cuestiones que nadie considera, por ejemplo, son poblaciones que están muy aisladas, en el cual el cruzamiento genético es muy frecuente entre las mismas familias. No digo que sea la causa. Pero son malformaciones congénitas muy grandes, pueden tener un orden genético."

La contaminación con químicos:

"Es bastante clara con el avance de la frontera agrícola, y probablemente tenga que ver con el uso de agroquímicos. Hay que ver qué combinación de químicos son. Eso hay que verlo. Tiene dos componentes este asunto: uno es investigar qué está pasando realmente. Y el otro es las regulaciones de usos de agroquímicos que existen y no se cumplen. Es un problema de policía que no podemos asumirlo desde acá.
A veces uno tiene el campo pegado a la población, es muy delicado. Entonces la contaminación de la población con productos químicos es una posibilidad muy cierta. En las zonas donde la agricultura está más organizada hay más control, los productores son más conscientes, pero tampoco es que tenemos millones de casos. Está bastante localizado. Es en las zonas más pobres y más marginales, por lo menos lo que yo conozco.
Tiene que ver no con la tecnología transgénica en particular, tiene que ver con la intensificación de la agricultura. El incremento de los agroquímicos va de la mano con la intensificación agrícola y si no le ponen pautas de manejo racionales, y controles, es casi inevitable que tengamos accidentes de este tipo. Uno a veces se encuentra gente que está viviendo en el campo, en zonas marginales, y al lado tiene el tambor de agroquímicos, al lado de la vivienda, y si uno se descuida están tomando agua de ese tambor.


Son todos los problemas asociados a un proceso de fuerte intensificación y muy rápida de la agricultura.
Hay más casos de este tipo en el cinturón de Buenos Aires que en la agricultura. Si vamos a buscar problemas, Buenos Aires tiene 4 ó 5 millones de personas que están bebiendo agua contaminada en su alrededor. En el cinturón de villas miserias, etc. El tenor de metales pesados en esa agua es terrible. La corte suprema le ha hecho un pedido al gobierno de Buenos Aires de la provincia, de que tome medidas para resolver la contaminación ambiental.
Ahora cualquiera que conoce San Pablo o ciudad de México se encuentra con algo similar."

La extinción del peón de campo:

"Está claro que la tecnología expulsa trabajo del campo, no solamente la biotecnología: la mecanización, los satélites, la tecnología de precisión. Es un proceso universal.
La respuesta, que estamos tratando de articular desde acá, es promover la agro industrialización en las ciudades pequeñas. Es decir, el procesamiento de la biomasa, de los materiales agrícolas, a nivel local. Porque eso generaría ocupación industrial. Que es la respuesta al éxodo hacia las grandes ciudades.
Este proceso va a seguir, si nosotros pretendemos intensificar la agricultura va a haber todavía una cantidad de gente que va a salir del campo. Cálculos que yo tengo: 200, 300.000 personas más todavía van a emigrar del campo en los próximos años. En la Argentina. Que es un país sumamente urbanizado ya. Argentina está urbanizado en un 92%, es decir gente que vive en un pueblo o ciudades. Nuestro problema es tratar de evitar algo que es inevitable."

La falta de pruebas contundentes de inocuidad para la aprobación irrestricta de transgénicos:

"Nadie vive alimentándose solamente de soja (transgénica). La dieta es muy variada, y los accidentes que pueden ocurrir alimentarios pueden tener muchas causas. Es la eterna discusión con la gente que trae este argumento. Bueno ¿qué quieren? ¿Qué agarremos a 10.000 personas y los alimentos nada más que con soja transgénica? Si la alimentamos así seguro que vamos a sacar una conclusión después de 10 años pero ¿quién se presta a ese experimento? Nadie. Es un experimento imposible."

Baja de costos como muestra de éxito del modelo agrícola vigente. Consagración de los agroquímicos como herramientas fundamentales para garantizar productividad y rédito económico. Orgullo ante el predominio aplastante de las variedades transgénicas de soja, maíz y algodón. La contaminación por agroquímicos como un error concerniente únicamente a aquellos que lo aplican. Relativización de los efectos de combinar químicos por falta de estudios que debería hacer el Estado como una obligación constitucional. Malformaciones como una consecuencia de prácticas de incesto u otros vínculos intrafamiliares. Extinción del trabajo agropecuaria como resultado de una tecnificación a ultranza que se celebra. Negación de los potenciales efectos negativos derivados del consumo de transgénicos por considerarlo un experimento inverosímil.

Alejandro Mentaberry, coordinador ejecutivo del Gabinete Científico y Tecnológico en el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, funcionario clave para el desarrollo de estrategias de producción fundamentales, adhiere y promociona cada uno de estos conceptos sin el menor reparo. Por supuesto, desde su posición de poder continúa orientando esfuerzos para que semejante visión de los agronegocios se perpetúe incluso más allá de su gestión nacional.

Y vaya si lo hace: según confío a este autor un integrante de Conabia en estricta confidencialidad, el científico sigue de cerca la evolución del proyecto de papas transgénicas resistentes a virus para el que asesorara a la misma compañía que en 2002 sorprendió al escenario genético con la obtención de las primeras vacas clonadas transgénicas. Aunque, claro, dicha labor representa una clara violación a sus obligaciones como funcionario público. El desarrollo en cuestión, anunciado el reciente 5 de octubre por la presidenta Cristina Fernández, fue anticipado en una reunión que Conabia celebró en Resistencia, provincia del Chaco, a fines de abril de 2015.

Sus impulsores: la firma Tecnoplant, la división de biotecnología vegetal de una corporación bien conocida tanto por Mentaberry como por el ministro Lino Barañao, y que ahora goza de las mieles de tener en el más alto nivel de la administración pública a dos de sus más importantes investigadores: Grupo Sidus.


Artículo de difusión o reproducción libre siempre que se mencione la fuente
Patricio Eleisegui
Email: patricio.eleisegui@gmail.com

El-galo  Fuente: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Secciones/Documentos/Argentina_El_hombre_detras_de_la_papa

 

 

2) La soberanía alimentaria interpelándonos a erradicar al sistema global de agronegocios que se ha apoderado del país por alianza de capitales y estados imperialistas con los locales. ¿Cómo derrotarla? El poder lo crearemos apreciando el concepto-principio de comunalidad en forma de toma generalizada de conciencia sobre los cambios (que implica) en nuestras relaciones convivenciales-sociales y de practicarla en nuestras resistencias al avasallamiento de derechos.

 

 

Reflexiones en torno a una potente veta de pensamiento crítico para el presente

¿Qué fue el Primer Congreso Internacional de Comunalidad?
27 de noviembre de 2015

 

Por Huascar Salazar Lohman (Rebelión)

Entre el 26 y el 29 de octubre de 2015, en la ciudad de Puebla (México), se llevó cabo un importante evento: El “Primer Congreso Internacional de Comunalidad. Luchas y estrategias comunitarias: horizontes más allá del capital”. Este acontecimiento, organizado por el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (ICSyH) de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), junto a la Academia de Comunalidad de Oaxaca y al Centro de Estudios Latinoamericanos (CELA) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), además de un conjunto grande de otras instituciones, organizaciones y colectivos que apoyaron y acompañaron; logró reunir a más de 500 académicxs, intelectuales, activistas y estudiantxs de veinte países del mundo, principalmente de Latinoamérica, en torno a un denominador común: lo comunitario, la comunalidad, lo común; y la manera en que desde ahí se piensan y se practican realidades de lucha frente al capitalismo.

En esos días se instalaron alrededor de 40 simposios que abordaron diversas temáticas: reproducción comunitaria de la vida, género y luchas de las mujeres, ecología política, gobiernos progresistas, migración, vida urbana, historia y memoria, luchas indígenas, problemas epistemológicos y desafíos teóricos, y muchas cuestiones más; la mayoría de ellas puestas a discusión desde la clave de la producción de lo común. Entre los cientos de personas que nos encontramos ahí, nos escuchamos y nos dimos cuenta que desde la interpretación heterogénea del mundo –eso que también reivindicamos– hablábamos de cosas comunes: de una manera no estadocéntrica de pensar la transformación social; de la potencia de una política que emerge desde abajo, desde las actividades centradas en el cuidado de la vida y desde dónde se posiciona una legitima manera de organización colectiva de la sociedad; de la crítica tenaz a la modernidad capitalista sostenida en la explotación y a sus formas políticas de organización de la vida que expropian la decisión colectiva. En fin, este congreso, sirvió, entre otras cosas, para poner en común sentidos compartidos para el despliegue de tejidos sociales rebeldes.

Por este motivo es que no fue un congreso académico clásico, de esos acartonados en los que lo que importa es el flujo de conocimientos especializados entre gente especializada. La mayor parte de los participantes del Congreso de Comunalidad, compartieron sus experiencias y formas de comprensión del mundo desde la necesidad de construir un conocimiento colectivo y útil para afrontar la permanente agresión –últimamente intensificada– del capital. En este particular momento en el que tanto gobiernos neoliberales como gobiernos progresistas promueven políticas de muerte y despojo, el dotarnos de palabras con sentido político común para afrontar las luchas desde posicionamientos fértiles que superen el ya tan trillado posibilismo estatal –oferta de la mayoría de las propuestas partidarias de la izquierda estatalista–, ha sido muy provechoso. La seriedad del congreso no se midió por la suntuosidad, ni los grados académicos, ni las miles de páginas de las ponencias de los participantes del evento; sino por la profundidad de las experiencias compartidas; por la búsqueda de conocimientos colaborativos; por la legitimación de discusiones que emergen de los sentires y no desde aquella racionalidad moderna y masculina que intenta mostrarse como neutra y objetiva. La mayoría de las discusiones –teóricas o no– tuvieron su origen en sentidos prácticos y no, parafraseando a Silvia Rivera Cusicanqui, en pensamientos rancios que sólo se nutren de otros pensamientos. Muchas de estas discusiones han quedado condensadas en el “Pronunciamiento del Comité Organizador” del congreso2.

Varixs intelectuales conocidxs arribaron desde distintas latitudes, nos acompañaron y se volvieron parte del evento: Silvia Federici, Jaime Martínez Luna, Raúl Zibechi, Silvia Rivera Cusicanqui, Sinclair Thomson, Márgara Millán, Luis Tapia, Luis Hernández Navarro, Horacio Machado, Sarela Paz, Gustavo Esteva, entre otrxs más. Lo interesante fue que lo que principalmente convocó a estas personalidades fue un compromiso y una afinidad política, la formalidad académica quedó en un segundo plano. Ellxs participaron de las mesas centrales, pero también fueron parte de los múltiples simposios y de las actividades culturales que se realizaron. Fue un momento en el que ellxs –lxs más conocidxs– y todo el resto, quizá menos conocido pero con compromisos muy similares nos reafirmamos en nuestra convicción de que no estamos solxs y de que hay muchas cosas por hacer en conjunto. Así pues, desde este Congreso de Comunalidad también se hizo un esfuerzo por consolidar solidaridades recíprocas con distintas luchas, desde la mapuche en Chile, hasta las zapatista en México, siempre apostando por la política que brota desde abajo.

Otro elemento que es importante resaltar es el porqué de este congreso en Puebla. El Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la BUAP vio, hace ya varios años, nacer y cultivarse una veta muy fértil del marxismo abierto, aquella impulsada por intelectuales como John Holloway y Sergio Tischler, entre muchxs otrxs. Sin embargo, en debate recíproco y nutritivo con aquel espacio, durante estos últimos años, se ha venido consolidando una nueva escuela de pensamiento en la que Raquel Gutiérrez, Mina Lorena Navarro y Lucia Linsalata son sus máximas exponentes y confluyen en el Seminario de Investigación Permanente: “Entramados comunitarios y formas de lo político”. Esta escuela de pensamiento –de la cual varixs de los participantes en el congreso hemos abrevado y nos sentimos parte– ha venido aportando una mirada renovada y fértil sobre, entre otras cosas, la concepción de lo comunitario desde la reproducción de la vida, es decir, desde todas aquellas actividades colectivas –principalmente femeninas– centradas en dar continuidad a la vida (no al capital) y que resultan ser profundamente políticas, subversivas y anticapitalistas.

Hace un año atrás, en el marco de un pequeño coloquio en el que participaron Márgara Millán del CELA/UNAM y Jaime Martínez Luna de la Academia de Comunalidad - Oaxaca, nació la idea de hacer un gran congreso sobre lo comunitario, la comunalidad y lo común, en ese momento se acordó que se denominaría “Congreso de Comunalidad” por ser la “comunalidad” un término con mucho sentido político y que aglutina múltiples experiencias colectivas y de luchas en México, particularmente en la región de Oaxaca. El seminario de “Entramados comunitarios y formas de lo político”, junto a una serie de personas y colectivos asumieron el reto de organizar dicho evento y de acuerpar esfuerzos con tal fin. Lo que las personas que hacen parte de este espacio de pensamiento demostraron fue una gran capacidad de organización y de articulación entre su hacer intelectual y su experiencia en el activismo, y, además, el esfuerzo de muchos años de todxs ellxs se vio reflejado en el gran despliegue de trabajos en forma de libros, fotos, revistas, etc., que fueron presentados durante el evento.

El congreso tuvo una serie de repercusiones y seguramente las seguirá teniendo hacia adelante. La mayoría de los comentarios y opiniones encontraron que el Primer Congreso de Comunalidad fue un espacio muy útil para compartir experiencias, para encontrarnos entre lxs que andamos haciendo cosas parecidas en latitudes diferentes, para tejer lazos de amistades politizadas, para conocer y solidarizarnos con lo que ocurre en otros lugares, para mirarnos auto-críticamente; en fin, para, de alguna manera, construir un común. También fue muy interesante ver como surgieron las críticas, en su mayoría provenientes de espacios intelectuales que actualmente soportan ideológicamente a los gobiernos progresistas. Lastimosamente, la mayor parte de esa crítica fue excesivamente dogmática, poco argumentativa, centrada en la descalificación personal y, lo peor de todo, imprecisa y faltante a la verdad; esperamos que esto cambie con el tiempo para poder entablar un debate serio en torno al acontecer político de la región.

Se vienen más congresos como éste. Esperamos tener el siguiente en dos años, aún no se decidió la sede –¿será Guatemala, Bolivia, Argentina, México?–, pero más allá de eso, estamos seguros que será nuevamente un espacio profundamente rico para la discusión, y además esperamos que, entre congreso y congreso, otras experiencias y proyectos también se gesten y se consoliden. 

1 Huáscar Salazar Lohman (1983). Economista boliviano, vivió seis años en México donde realizó sus estudios de posgrado. Su más reciente publicación: “Se han adueñado del proceso de lucha” Horizontes comunitario-populares en tensión y la reconstitución de la dominación en la Bolivia del MAS (2015). Es miembro de la Sociedad Comunitaria de Estudios Estratégicos.

2 http://www.congresocomunalidad2015.org/pronunciamiento-del-comite-organizador/

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=206154

 

 

Nos desafía a afirmarnos en nosotros, los diversos de abajo, como elaboradores de una agenda común y ejecutores de su puesta en práctica contra el capitalismo e imperialismo.

 

 

Soberanía alimentaria: por un futuro sin hambre
 10 de abril de 2007

 

Por Irene León*

En la localidad de Selingué, Malí (África occidental), del 23 al 27 de febrero de 2007 se llevó a cabo el Foro por la Soberanía Alimentaria -Nyéléni 2007- con la participación de organizaciones de campesinos y campesinas, agricultores familiares, pescadores, pastores, pueblos indígenas, comunidades forestales, mujeres, consumidores, ambientalistas y algunos sectores urbanos, para fortalecer el movimiento global comprometido con esa causa. Especialmente para albergar al Foro y sus 600 participantes, cerca de Selingué, se construyó el espacio comunitario de Nyéléni, un pueblito simbólico de la soberanía alimentaria, edificado con diseño, materiales y mano de obra autóctonos. En adelante permanecerá al servicio de los movimientos sociales africanos y del mundo.

Este resultado tangible da cuenta de la visión integral de sustentabilidad, subyacente a una propuesta de amplio alcance, acuñada inicialmente por la Vía Campesina, y ahora compartida, asumida y debatida por una amplia gama de otros sectores, cuyo involucramiento en el proceso de construcción y desarrollo del Foro, precisamente, permitió que se perfile un nuevo movimiento de propuesta y acción por la soberanía alimentaria. La soberanía alimentaria, concebida como el derecho de los pueblos a contar con alimentos nutritivos y culturalmente adecuados, accesibles, producidos de forma sostenible y ecológica, y su derecho a definir sus propias políticas agrícolas, pesqueras, etc., y de gestión tanto de la tierra como de los recursos hídricos, semillas y biodiversidad, constituye el más amplio marco para la vigencia del derecho a la alimentación. A la vez, la interrelación con modos de vida, opciones de desarrollo, miradas geopolíticas y visiones del futuro, abarca un espectro del reordenamiento socioeconómico que, además del asunto alimenticio, alude al futuro de las sociedades y la propia supervivencia planetaria.

 

La agenda común adoptada en el Foro de Nyéléni, además de las definiciones y contenidos sociopolíticos de la soberanía alimentaria, señala las prácticas que permitirán su consecución: la soberanía de los pueblos; la autosuficiencia alimentaria; la producción agro-ecológica y local; la pesca y ganadería artesanales; los intercambios económicos igualitarios; el respeto de la biodiversidad; la igualdad entre los géneros; el consumo conciente y otras.

 

Identifica también al capitalismo y la apropiación comercial del proceso alimenticio como los principales obstáculos para la soberanía alimentaria, y más aún, señala que éstos factores constituyen las principales causas del hambre mundial y del empobrecimiento creciente del conjunto de colectividades -por lo general centradas en la pequeña producción local- que intervienen en la producción y en las cadenas alimenticias autónomas del mercado transnacional. La transnacionalización del proceso alimentario, la búsqueda de lucro y el desarrollo de normativas internacionales para legitimarlos, especialmente las de la Organización Mundial de Comercio, aparecen, entonces, como la antitesis de la propuesta de sustentabilidad vislumbrada por la tesis de la soberanía alimentaria, que reserva a los pueblos el derecho a proteger y regular la producción y el comercio interno y externo; impedir el dumping de alimentos; resistir ante la arremetida de la biopiratería; defender las semillas nati vas que producen alimentos sanos y rechazar las genéticamente modificadas.

Entre las singularidades del principio de soberanía alimentaria, destaca la existencia efectiva de un enorme acervo mundial de conocimientos y prácticas, que ha permitido alimentar a la humanidad por generaciones. En esto radica su viabilidad, pues la realidad indica que el mundo entero, pero sobre todo los paí- ses pobres, son alimentados por la pequeña agricultura, la pesca y ganadería artesanales, contribuyendo decisivamente para ello las cadenas de abastecimiento alimenticio sensibles a las necesidades humanas. No obstante, la conocida sinrazón subyacente a las reglas del mercado, que nutre las políticas internacionales sobre la alimentación, argumenta que la producción transnacional es la única salida para la erradicación del hambre. Además de delinear políticas, se afana en multiplicar las condiciones para fortalecerla, en desmedro de la producción local. Más aún, las reglas mercantiles aplicadas al proceso alimentario, colocan a la pequeña producción autónoma ante el imperativo de su desaparición, pues la perspectiva corporativa impone no sólo la competencia desigual sino visiones que colocan los intereses corporativos y el lucro como parámetros centrales y únicos del desarrollo.

Líneas de acción

Las propuestas de acciones comunes adoptadas en el Foro de Nyéléni, subrayan la necesidad de la movilización y la resistencia frente a la omnipresencia de las corporaciones transnacionales en la alimentación, incluyendo la desobediencia a las reglas del neoliberalismo, sus políticas y expresiones, entre ellas las políticas y acuerdos de libre comercio.

Las luchas por la tierra, el agua y las semillas, figuran como ejes de la propuesta, señalándose que, para el efecto, cuentan las acciones directas y demandas de moratorias sobre los transgénicos; la reforma agraria integral; la protección de las semillas como patrimonio de los pueblos; el rechazo a los agro-combustibles y a la privatización del agua, la tierra, el mar y los recursos naturales. En esa misma línea, abundante en iniciativas, están las de generar territorios libres de transgénicos y resistir a la multiplicación de desiertos verdes; recuperar los recursos naturales acaparados por distintas corporaciones; y crear tribunales y observatorios de las transnacionales y los efectos de las políticas neoliberales en la alimentación. También están en el orden del día iniciativas que propugnan reformar la Política Agrícola Común europea y la política Farm Bill de Estados Unidos; la inclusión de la soberanía alimentaria en las Constituciones de los países, como ya sucedió en Nepal; y demandas de reparaciones por los daños causados por el agro-negocio, la privatización del mar y la producción ganadera y pecuaria mercantilizadas.

Está, asimismo, fundamentada la denuncia de la responsabilidad de los organismos multilaterales en la destrucción de las sociedades y el pillaje de recursos. De otro lado, se destaca la urgencia de fortalecer los mercados locales y el enlace entre productores/as y consumidores/as; el desarrollo de nuevas propuestas de integración pensadas desde los pueblos y su autodeterminación, y basadas en la soberanía alimentaria. Y, como los responsables de la crisis alimenticia mundial son también nacionales, se acordó igualmente combatir a los gobiernos neoliberales, la militarización del campo y la criminalización de las luchas sociales. Delgados de África y de distintos grupos temáticos que abordan aspectos como el de la tecnología y el conocimiento, enfatizan en el derecho a la información y la comunicación, como aspecto nodal no sólo para la construcción del movimiento por la soberanía alimentaria, sino también como estrategia necesaria para fortalecer los análisis y acciones de sensibilización que se acordaron en el Foro. Se señala, asimismo, la importancia de la defensa de los conocimientos de los pueblos y la urgencia de una moratoria de las tecnologías que experimentan con los seres vivos, poniendo en riesgo la biodiversidad y la propia supervivencia humana. En suma, las conclusiones del Foro de Nyéléni enfatizan sobre la importancia de forjar una soberanía alimentaria bajo el control de los pueblos; crear una economía y política basadas en la solidaridad; cambiar el mundo y sus relaciones, y hacer todo esto, dando prioridad a la igualdad entre los géneros y la lucha contra el patriarcado. El reto y la agenda común están trazados.

*Irene León, socióloga ecuatoriana, es miembro de ALAI.

Fuente: http://www.dhl.hegoa.ehu.es/ficheros/0000/0410/alai-soberan%C3%ADa_alimentaria.pdf

 

 

Nos demanda revisar el enfoque de la lucha por un nuevo orden internacional y la unión entre los diversos de abajo subordinado a los gobiernos progresistas e izquierda.

 

 

Foro de Malí Construyendo consensos

10 de abril de 2007

 

Por João Pedro Stedile*

 

La realización del Foro Mundial por la Soberanía Alimentaria, que tuvo lugar en Malí, África, constituyó un hito importante tanto para la articulación entre redes internacionales y movimientos sociales que comparten el objetivo común de esa reivindicación, como para establecer un concepto colectivo mucho más amplio que el que teníamos hasta ahora. Los problemas del hambre y de la pobreza en el campo, la falta de mercados para productos agrícolas de los campesinos, han quedado más en evidencia y se han multiplicado en los últimos 30 años, como consecuencia de la revolución verde y del capitalismo en su fase neoliberal. En el Foro dimos un gran paso adelante, bajo el punto de vista teórico y político. En efecto, este proceso de unidad contribuyó para construir un concepto más amplio sobre este tema. Antes existía una concepción genérica de la soberanía alimentaria como derecho de los pueblos a producir sus propios alimentos. Ahora añadimos que es también un deber, porque toda población que desea ser libre y autónoma tiene la obligación de producir sus propios alimentos. Por lo tanto, es más que un derecho, es una determinación, una condición política. Por ello, nosotros pasamos a aplicar este concepto a todos los espacios territoriales: países, regiones, ciudades y comunidades rurales. Otro avance fue el entendimiento de que la soberanía alimentaria solamente será posible si se produce en paralelo con la soberanía política de los pueblos. Éstos necesitan tener condiciones políticas para ejercer la autonomía en sus territorios y frente al Estado, para que éste pueda aplicar políticas que permitan la autonomía en la producción de alimentos.

 

Por último, avanzamos en el concepto de la necesidad de utilizar técnicas agrícolas que respeten el medioambiente, que sean agroecológicas; es decir, que aumenten la productividad y autonomía de la agricultura alimentaria pero de una forma sostenible, preservando la naturaleza para las futuras generaciones y produciendo alimentos saludables.

Nuestros adversarios

 

En el plano político, aún cuando no hubo consensos en ciertos temas, avanzamos en el debate para caracterizar a los enemigos que impiden la soberanía alimentaria. Identificamos que, dentro del neoliberalismo, unas 20 empresas transnacionales son las que controlan toda la cadena de producción alimenticia: semillas, herbicidas, comercio agrícola, agroindustrias y comercio internacional. En Malí hubo acuerdo de que estas empresas son nuestras principales adversarias. Eso no estaba presente en los debates de nuestras reuniones anteriores. Asimismo, se estableció que también los gobiernos neoliberales son un obstáculo, porque buscan promover y aplicar políticas que interesan sólo al capital internacional, con el consiguiente abandono de las políticas públicas de protección a la agricultura, dejando todo para el mercado, o sea, bajo control de las empresas transnacionales. Pero si bien llegamos a un consenso y avanzamos mucho en esta caracterización, no sucedió lo mismo respecto a las tácticas políticas. Entre los movimientos campesinos, de pastores, de pescadores hay una opinión mayoritaria de que tenemos que combatir este sistema; pero algunas redes ambientalistas y ONGs identifican como solución al problema de la soberanía alimentaria, sólo las pequeñas iniciativas localizadas, asistencialistas, o un tal comercio justo. Eso puede resolver el problema de comunidades o de pequeños productores, pero no permite combatir el sistema en sí, que genera tanta injusticia y desigualdad. Felizmente la amplia mayoría de las redes de ambientalistas y científicos que estuvieron en Malí, también piensa como los movimientos campesinos. Por otra parte, vimos que es necesario incorporar como un principio de nuestra lucha la definición de que los alimentos no pueden ser una mercancía; los alimentos deben ser un derecho de todas las personas. Un segundo principio es la lucha contra la privatización del agua en tanto un bien de la naturaleza que no puede ser propiedad privada de nadie. En este sentido, alentamos a que los movimientos campesinos y los movimientos que resisten a la privatización del agua en diversos lugares del mundo comiencen a coordinar sus respectivas luchas con una definición común: el cuestionamiento a que todo sea mercancía u objeto de lucro en el sistema capitalista. Esto no quiere decir que nos oponemos al comercio de productos agrícolas, sino que éste no puede basarse en la ganancia sino en la necesidad de los pueblos.

En ese sentido, por ejemplo, se enmarca la lucha campesina contra las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y, en general contra el Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial y organismos afines, porque no representan los intereses de los pueblos. Nosotros tenemos que luchar por un nuevo orden internacional.

Nuevos temas

Durante el Foro también estuvieron presentes, aunque no se les trató en profundidad, temas nuevos que van a marcar la agenda de los próximos años, tal el caso de los desastres ambientales que se están produciendo cada vez con mayor frecuencia, como consecuencia del calentamiento global y el cambio climático. Otro tema considerado fue el de los biocombustibles y el impacto sobre nuestros países, particularmente de aquellos que estarán a merced de las acciones de las transnacionales, como es el caso de México, Argentina y Brasil; en estos países, las transnacionales tienen la capacidad operativa de transformar grandes áreas productivas para la producción de biocombustibles. De hecho consideramos que es más apropiado hablar de "agrocombustibles" o agroenergía para referirnos a los combustibles energéticos hechos a partir de vegetales y de productos agrícolas. En esta materia, se reconoció además la necesidad de promover el debate sobre una nueva matriz energética para los transportes, que son los mayores consumidores de petróleo y, consecuentemente, los mayores causantes de la contaminación. Esta discusión es fundamental, pues de nada sirve discutir cómo producir alcohol más barato, si la industria automovilística continúa fabricando esa gran cantidad de coches, aunque sean movidos por alcohol: en el fondo, la cuestión pasa por encarar ese sistema de transporte individual actualmente prevaleciente. Entonces, acogemos favorablemente la producción de energía a partir de productos agrícolas, pero con la condición de que eso no sustituya la producción de alimentos y que no utilice productos alimentarios como, por ejemplo, la soya o el maíz. Si bien es importante tener energía renovable, como el agrocombustible, que puede ser cultivada todos los años, es igualmente fundamental que esta producción sea sostenible. El agronegocio puede producir soya, caña, maní, algodón para energía, pero lo hará de forma insostenible, basada en el herbicida y en el monocultivo. Aspectos que traen consecuencias perversas para el medio ambiente, para la migración, para el mundo campesino e incluso para el calentamiento global.

 

Participación latinoamericana

Las organizaciones de América Latina tuvieron una presencia importante en el Foro. A ello contribuyó el hecho de que tenemos una unidad muy importante entre movimientos sociales, y entre estos y otros sectores y redes; por ejemplo, existe una buena articulación entre los movimientos que integran la Vía Campesina y los de la Marcha Mundial de Mujeres y otros sectores. En Asia también se registra un nivel de unidad muy bueno. El gran reto que tenemos es África, porque es un continente que ha sido tan despojado, robado, criminalizado y explotado, que sufre todas las maldiciones del capitalismo y del imperialismo. En ese continente, casi no existe organización popular y las que existen son de carácter localizado, en parte por la tradición tribal y también por la influencia de ciertas ONGs europeas que surgen con ideas colonizadoras, que poco contribuyen a la autoorganización de los movimientos africanos. Esa gran presencia latinoamericana en Malí repercutió en los debates y reflexiones, y de manera general, todos aprendimos con el intercambio, ya que salimos con conocimientos que no teníamos, y con compromisos para impulsar acciones comunes.

 

Proyecto político común

El tema de la soberanía alimentaria, a pesar de estar presente en el pensamiento filosófico de casi todas las corrientes políticas e ideológicas (por ejemplo en la obra de José Martí y de Mariátegui), por lo general no ha logrado encontrar piso en la izquierda; que sigue sin asumirla como una bandera política importante. Es una tarea pendiente. Cabe acotar que en nuestro continente estamos viviendo un nuevo período cuya caracterización todavía resulta muy compleja, pero se ve la necesidad de la unión de todas las fuerzas populares y los sectores representados en los gobiernos progresistas y de izquierda para construir un proyecto político común, de liberación del pueblo. La izquierda social contemporánea desarrolló la idea de que los movimientos sociales deben mantenerse autónomos de los partidos y de los gobiernos. Creo que esa autonomía debe ser preservada y que es una condición de supervivencia de las organizaciones sociales. La autonomía permite que los movimientos tengan una relación independiente con gobiernos, sea de presión o de diálogo, dependiendo de la situación de cada país; pero esto no niega la necesidad de impulsar la unidad.

*João Pedro Stedile es dirigente del Movimientos de los Trabajadores sin Tierra de Brasil -MST- y de la Vía Campesina.

Fuente: http://www.dhl.hegoa.ehu.es/ficheros/0000/0410/alai-soberan%C3%ADa_alimentaria.pdf

 

En consecuencia, abajo y a la izquierda, "desplegar tejidos rebeldes" hacia posibilitar la decisión colectiva del destino común nos exige enfocar la unión en diversidad como producto de instalar la deliberación popular sobre los problemas fundamentales. Con ese fin, resulta crucial:

 

 

1) "Pensar y practicar la resistencia y la revolución desde el lugar físico y espiritual de los oprimidos". Pero, entonces, debemos:

 

 

Descolonizar el pensamiento crítico y las rebeldías
15 de agosto de 2015

 

Por Gilberto López y Rivas (La Jornada)

El libro más reciente de Raúl Zibechi, Descolonizar el pensamiento crítico y las rebeldías, autonomías y emancipaciones en la era del progresismo, publicado recientemente en nuestro país por Bajo Tierra Ediciones (2015), constituye una sólida y profunda contribución al debate de las ideas en el ámbito de las resistencias y los procesos autonómicos anticapitalistas, así como una crítica de gran calado a los progresismos de las denominadas izquierdas institucionalizadas, considerados por el autor incluso como una nueva forma de dominación.

Dividida en cuatro secciones, precedidas de una introducción (I. Las sociedades en movimiento; II. Los movimientos en la era progresista; III. Los progresismos como nuevas formas de dominación; IV. Abajo y a la izquierda), la obra se fundamenta en un conocimiento vivencial del autor de importantes movimientos antisistémicos en Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Paraguay, Perú, Venezuela, Uruguay y, en especial, en México, a partir de la convivencia de Zibechi con el proceso de los pueblos mayas agrupados en el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

La introducción es clave para la comprensión del extenso texto de 375 páginas, e inicia con el impactante y poco conocido relato acerca de la masacre de al menos 200 argelinos y el arresto de otros miles en París el 17 de octubre de 1961, así como de los costos en vidas humanas y torturados de la guerra de liberación, que según informes del Frente de Liberación Nacional, de un total de entre 9 y 10 millones de habitantes, un millón de argelinos fue muerto, mientras que otro millón fue torturado. Zibechi señala que nunca hubo condenas por asesinar argelinos y que este es el clima en el que reflexionaba Frantz Fanon, considerado como la “zona del no-ser (...) donde la humanidad de los seres es violentada día tras día, hora tras hora. Se reivindica la actualidad del pensamiento de Fanon al cuestionar la teoría crítica hegemónica, o sea, el marxismo soviético de las décadas de 1950 y 1960, y por
pensar y practicar la resistencia y la revolución desde el lugar físico y espiritual de los oprimidos: allí donde buena parte de la humanidad vive en situaciones de indecible opresión, agravada por la recolonización que supone el modelo neoliberal.

Zibechi sostiene que sigue siendo necesaria una estrategia que aborde el complejo de inferioridad sufrido por el colonizado, y se pregunta: ¿De qué sirve la revolución si el pueblo triunfante se limita a reproducir el orden colonial, una sociedad de dominantes y dominados? Por ello, abordar la cuestión de la subjetividad es un asunto estratégico-político de primer orden, sin el cual el dominado volverá a repetir la vieja historia: ocupando el lugar material y simbólico del colonizador, reproduciendo así el sistema que combate. Criticando el papel liberador que Fanon atribuye a la violencia, al elevar al pueblo a la altura del dirigente, se retoma la necesidad de abordar el problema de la subjetividad como una prioridad política, rompiendo así con la centralidad de la economía y con el papel excluyente concedido a la conquista del poder y a la recuperación de los medios de producción y de cambio por la teoría de la revolución.

A partir de estas ideas, Zibechi desarrolla aspectos que considera centrales, y que ciertamente están presentes en los textos que integran el volumen: autonomía y dignidad, poder, re-producción y familia, comunidad o vanguardia, identidad, producción colectiva de conocimientos y creación de un mundo nuevo. Señala que los que viven en la zona del no-ser no pueden ser autónomos en la sociedad opresora, ya que la violencia es vida cotidiana y la sociedad no los reconoce como seres humanos; por ello, los colonizados (Fanon), los de abajo (zapatistas), deben crear espacios seguros a los que los poderosos no puedan acceder. Asimismo, las autonomías de los pueblos indígenas, campesinos y mestizos deben ser integrales, esto es, abordar todos los aspectos de la vida, desde la producción de alimentos hasta la justicia y el poder. Los dominados no pueden apelar a la justicia del Estado, sino crear instituciones propias. De esta manera, los procesos de cambio no pueden ordenarse alrededor de los estados actuales. Los procesos autonómicos se fundamentan en poderes democráticos, no estatales, anticoloniales porque destruyen las relaciones de subordinación de raza, género, generación, saber y poder heredadas, construyendo otras nuevas en las que las diferencias coexisten sin imponerse unas a las otras.

Los movimientos de la zona del no-ser se cuentan por familias. El paso político fundamental es el pasaje de la reproducción en la casa familiar a la reproducción colectiva en los movimientos, modificando la inmovilidad de la sociedad dominada, renovar su sangre y su alma (Fanon). Es en la reproducción donde la sociedad de los de abajo puede hacer un esfuerzo sobre ella misma.

Se sigue también a Fanon en su denuncia al elitismo de las izquierdas, incluyendo la noción de partido que considera importada de la metrópoli. Su rechazo a la organización centrada en las élites más conscientes y organizadas se basa en su capacidad de negociar e incrustarse en el aparato estatal. No tienen necesidad de destruirlo, ya que esperan un lugar a la sombra del sistema. Zibechi destaca que el zapatismo, por el contrario, se propone organizar el conjunto del pueblo. El EZLN invirtió la lógica colonial de las izquierdas, al ponerse al servicio de las comunidades, esto es, del vanguardismo revolucionario al mandar obedeciendo; de la toma del Poder de Arriba a la creación del poder de abajo; de la política profesional a la política cotidiana; de los líderes, a los pueblos (sub Marcos). El zapatismo transita este camino de descolonización del pensamiento crítico, sostiene Zibechi, revitalizando tradiciones de carácter comunitario, y a partir de saberes que enseñan que para construir un mundo nuevo no es necesaria una teoría revolucionaria separada de la realidad y que se coloca por encima de ella.

Fuente original: http://www.jornada.unam.mx/2015/08/14/opinion/020a2pol Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=2021

 

 

2) Descubrir la criminalidad de la modernidad capitalista y la posibilidad concreta de buen vivir abajo. Es romper con nuestro racismo, nuestra concepción de solvencia y autoridad cognoscitiva e intelectual  y nuestro extrañamiento de pueblos originarios, también de comunidades campesinas y ruruurbanas.

 

 

 

Comunidades, y no financiadores, deben gestionar los bosques
5 de noviembre de 2015

Un nuevo paradigma de conservación de los bosques está ganando terreno, escribe el autor: su “financiarización” y la del clima y los servicios ecológicos que proporcionan a los inversores mundiales. Sin embargo, se trata de una falsa solución que excluye a las comunidades locales e indígenas de los bosques, que son a quienes realmente se debe confiar el mantenimiento de su patrimonio.

Este es un artículo de opinión para IPS de Isaac Rojas, coordinador del Programa de Bosques y Biodiversidad de Amigos de la Tierra Internacional. 

Por Isaac Rojas

Integrantes de una comunidad de Costa Rica en el bosque que luchan por proteger. La comunidad demanda el cese de la tala corporativa intensiva y que el área no sea dedicada a la insostenible actividad de la agricultura y los pastos. Crédito: Coecoeiba/Amigos de la Tierra Costa Rica

MONTREAL, Canadá, 4 nov 2015 (IPS) - Revertir la tendencia con respecto a la deforestación y el cambio climático es un desafío grande y complejo: las victorias fáciles no se logran fácilmente.

Sin embargo, mientras entre el martes 2 y el jueves 5 se reúne en la ciudad canadiense de Montreal un importante comité del Convenio sobre la Diversidad Biológica, al parecer, los tecnócratas económicos creen haber encontrado la respuesta: la financiarización de la naturaleza.

En el caso de los bosques, esto significa convertirlos en bienes financieros cuyo valor depende, por ejemplo, de su carbono, como describe un nuevo informe de Amigos de la Tierra Internacional (ATI) sobre financiarización de la naturaleza.

Esto ocurre, a pesar de que no hay pruebas de que financiarizar a los bosques sea una estrategia remotamente eficaz para conservarlos. De hecho, aleja sistemáticamente la conservación de los bosques de las comunidades indígenas y otros pueblos que viven de los bosques, y que constituyen sus acérrimos y más resilientes defensores.

La financiarización de los bosques significa básicamente entregar los derechos de esos bosques a inversores. En algunos casos eso puede provocar su destrucción absoluta, ya que los diversos ecosistemas naturales se convierten en monocultivos.

En otros, puede dar lugar a que los pueblos indígenas que viven de los bosques no puedan cultivar de manera sustentable los productos forestales de los que dependen para su alimento, vivienda, vestimenta, medicinas y, en definitiva, su supervivencia.

El primero es claramente más destructivo que el segundo, pero en ambos casos las comunidades locales son eliminadas de la ecuación, incapaces de participar en el manejo de sus propios bosques y alejadas del patrimonio que les corresponde por derecho.

 

Entregar el control a las comunidades locales

La solución que funciona y que ha demostrado funcionar una y otra vez en todas partes del mundo es entregar (o devolver) el control de los bosques a las comunidades que los han sostenido desde siempre.

Como establece un nuevo informe de ATI sobre el Manejo Comunitario de los Bosques (MCB) es una forma de describir una serie de prácticas para el manejo comunitario de los recursos, utilizada por los pueblos indígenas y las comunidades locales que dependen de los bosques en todo el mundo.

  • El MCB es la mejor manera de que las personas y las comunidades se beneficien de los bosques y la tierra sin agotar los recursos naturales ni dañar el medio ambiente. Un creciente cuerpo de investigaciones demuestra que el MCB es una solución fuerte, equitativa e imparcial a la deforestación, la degradación de los bosques, la pérdida de biodiversidad y el cambio climático.Un meta análisis de estudios de casos que cubre 40 Áreas Protegidas y 33 experiencias de MCB en América Latina, África y Asia concluyó que, en general, las áreas de manejo comunitario presentan una tasa anual de deforestación inferior a aquellas con regímenes de protección absoluta.

  • El MCB es una política ventajosa desde todo punto de vista, ya que combina la tecnología y los conocimientos ancestrales, descentraliza el poder y la toma de decisiones mediante el respeto de los bosques, recursos y territorios, y la protección y fortalecimiento de los derechos de las comunidades.

Dicho de otro modo, contribuye a la justicia social y económica mientras protege y preserva los bosques. El MCB brinda una gran oportunidad a las comunidades para que ejerzan el control político de sus territorios y recursos.

Pero los beneficios no se terminan aquí. El MCB puede ayudar a mitigar los efectos del cambio climático al reducir la deforestación. Los bosques absorben 2.600 millones de toneladas de dióxido de carbono al año. Es decir, alrededor de un tercio de todo el dióxido de carbono emitido por la quema de combustibles fósiles.

Los bosques también protegen de los eventos climáticos extremos, que se volverán cada vez más frecuentes debido al cambio climático, y ayudan a prevenir la erosión del suelo y las inundaciones que provoca, como forma de proteger los recursos hídricos.

Suena bien, pero entonces, ¿cuál es el problema?

Las comunidades locales de Liberia dependen de los recursos de sus bosques, que son además un sitio espiritual para sus pobladores, por contener sus espacios sagrados. La gestión comunitaria sostenible de estos bosques es crucial para proteger la vida y el patrimonio y de esas comunidades, así como para preservar la mayor porción de selva tropical que queda en África occidental. Crédito: Jason Taylor/Amigos de la Tierra Internacional.

Las prácticas de forestación industrial han destruido nuestros bosques y ello ha tenido un gran costo para las personas y su bienestar.

Cuando los tomadores de decisión de los gobiernos buscan soluciones a la pérdida de biodiversidad y el cambio climático, con mucha frecuencia escuchan a las personas equivocadas. Muchas de las soluciones que proponen y defienden plantean una amenaza directa al MCB.

Algunos enfoques, como el de las Áreas Protegidas utilizado por el Convenio sobre la Diversidad Biológica, a menudo tienen como consecuencia la exclusión de las comunidades de sus territorios.

Además, está el tema del dinero. La cuestión de cómo financiar la conservación de la biodiversidad dio lugar a que muchos tomadores de decisiones de los gobiernos promovieran lo que denominamos la financiarización de la naturaleza.

La financiarización de la naturaleza es una tendencia compleja, que considera que la naturaleza se redefine y divide en elementos que la componen para crear productos, tanto reales como abstractos, con fines comerciales. En teoría, estos enfoques ayudan a la naturaleza al darle incentivos basados en los beneficios para protegerla.

Por ejemplo, la Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los Bosques (REDD), un programa supuestamente diseñado para proteger a los bosques, con frecuencia provoca que las personas que viven en los bosques pierdan acceso a sus tierras y sus derechos.

De manera similar, la contaminación o la compensación de la biodiversidad (la idea de que el daño causado en un lugar puede remedirse pagando por la protección de un área en otro lugar) con demasiada frecuencia terminan otorgando una licencia a las empresas para que contaminen o destruyan la naturaleza.

Quienes defienden estas políticas de “crecimiento verde” sugieren que la financiarización puede proteger las condiciones de vida del planeta y perpetuar el crecimiento económico. En realidad, la financiarización profundiza los problemas económicos mientras que los ricos se vuelven más ricos y los pobres más pobres.

Los argumentos acerca de convertir a la naturaleza en una mercancía son tan antiguos como la obra de John Locke. Durante siglos ha existido la preocupación de que reducir la naturaleza a un bien o servicio le quita sus atributos de invalorable e interconectada y reduce a los pueblos indígenas y las comunidades que viven cerca de la naturaleza a poco más que una especie protegida.

La financiarización va más lejos aún. Del mismo modo que las finanzas están fuera de la economía real, la financiarización también saca a la naturaleza de su contexto natural.

 

Otra forma de “recinto” de las finanzas mundiales

El “crecimiento verde” redefine lo “verde”, no el “crecimiento”. Llamar reserva a una gran área de bosque primario que podría utilizarse para recreación ya es problemático, pero cuando se lleva esta lógica más allá y se etiqueta la misma porción de bosque como “servicio ecológico” (una unidad de la naturaleza que puede ser comercializada para compensar la contaminación o la pérdida de biodiversidad en otra parte del mundo), se produce una redefinición que separa a la naturaleza de sus interacciones dinámicas y la reduce a unidades divisibles estáticas y bastante abstractas.

Los defensores de la financiarización también afirman que el valor de la naturaleza solamente se hace evidente cuando se lo mide en términos monetarios. Sin embargo, cuando se aplican restricciones morales o legales para evitar el daño a la naturaleza, la sed de la financiarización de unidades divisibles de la naturaleza hace que se vuelva demasiado fácil evadir estas restricciones.

La contaminación en Indonesia, por ejemplo, estaría permitida si el contaminador ha pagado para proteger una “unidad equivalente” de naturaleza en otro país. Paradójicamente, lejos de hacer más visible el valor de la naturaleza, la financiarización le da una apariencia “verde” para permitir que los contaminadores continúen contaminando.

Las personas y las comunidades que están en el camino de la financiarización son víctimas del arrebato de su historia y su memoria, su consuelo y a menudo su medio de subsistencia, con la promesa de que les serán restauradas en otra parte.

La financiarización quita el poder a las comunidades y los habitantes locales al transferir los derechos de la tierra y la naturaleza a las personas y empresas que a menudo se encuentran a una gran distancia y casi nunca se ven afectadas directamente por la comercialización de la “unidad” natural en cuestión.

 

Debemos abandonar las falsas soluciones

Las personas y las comunidades que son afectadas son a menudo desfavorecidas por las empresas trasnacionales que acuden a ellas con contratos repletos de términos jurídicos. Si bien las empresas o incluso los gobiernos prometen empleo, mejoras a la infraestructura o la repartición de los beneficios, la realidad para muchas comunidades ha sido el desplazamiento, la exclusión y el desempleo.

La financiarización de la naturaleza permite que continúe la destrucción por las empresas, a pesar de las flagrantes crisis ecológicas asociadas con ella. Desde la perspectiva de la justicia ecológica, es una falsa solución y debe ser rechazada. Es fundamental sensibilizar a la población acerca de los peligros asociados a ella y de la solución del Manejo Comunitario de los Bosques, que resulta beneficiosa para todas las partes.

Es posible revertir la tendencia con respecto al cambio climático y la deforestación. Sólo hace falta aplicar soluciones reales y abandonar las falsas soluciones.

Editado por Estrella Gutiérrez

Fuente original: IPS Fuente: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Secciones/Documentos/Comunidades_y_no_financiadores_deben_gestionar_los_bosques

 

 

3) Establecer la agenda común de todas las disputas por territorios a lo largo y ancho del país-continente con las luchas contra otros avasallamientos de derechos en Argentina como en el mundo entero. Es enfocar la reforma agraria popular e integral de los campesinos como un proceso emancipatorio del capitalismo imperialismo en lo urbano y lo rural a cargo de los diversos de abajo a la izquierda. Este último posicionamiento precisa ser construido como unidad de voluntad de derrotar a los impunes de siempre que constituyen la alianza de los oligopolios y estados imperialistas con los locales. También se trata de organizar nuestra convivencia y reestructurar las economías regionales conforme a erradicar los latifundios y la desterritorialización por reterritorialización a favor de la transnacionalización económica.

 

Observemos a qué se asocia la reforma agraria desde el Movimiento Sin Tierra (MST) de Brasil.

 

 

Reforma agraria en Brasil: Por justicia social y soberanía popular
10 de abril de 2007

 

Por Egídio Brunetto*

En la década de los '90, el capital internacional concentró esfuerzos para apoderarse de las grandes empresas estatales, tanto del sector productivo cuanto de servicios públicos, y de empresas nacionales. En un corto espacio de tiempo, menos de una década, el gobierno brasileño, connivente con los intereses del capital internacional, privatizó y desnacionalizó la economía brasileña. Cumplida esa primera etapa, ya al final de aquella década, todavía bajo el gobierno Fernando Henrique Cardoso, los intereses del gran capital, bajo hegemonía del sector financiero, colocaron en la mira el control de territorios y de la agricultura brasileña.

Es decir, el capitalismo trató de reproducir en el campo lo que ya había hecho en el espacio urbano. Así, el capital financiero promovió un proceso de concentración de diversos sectores productivos vinculados a la economía agrícola, formando grandes conglomerados agro-industriales. También, siempre bajo el dominio del capital financiero, se promovió la centralización de varias ramas de la producción agropecuaria en una única empresa. El tercer movimiento del capital financiero fue en la dirección de promover la internacionalización de la agricultura, a través de la desnacionalización de las empresas agro-industriales y de la internacionalización de los precios de los insumos y productos agrícolas. Por último, complementariamente a esos cuatros movimientos iniciales, el capital financiero trató de asegurar el dominio de grandes extensiones de tierras, promoviendo todavía más la concentración agraria en nuestro país. A partir de esos movimientos, se consolidó un modelo agrícola que tiene como principales características: la utilización de grandes extensiones de tierras -grandes caseríos; propiedades especializadas en un monocultivo; control completo de la cadena productiva, desde la producción hasta la distribución; superexplotación de los recursos naturales y de la mano de obra agrícola; uso intensivo de fertilizantes e insumos químicos; mecanización pesada; utilización de poca mano de obra ("una agricultura sin agricultores"); y, la subordinación de la agricultura a las empresas industriales y al capital financiero.

El agronegocio

Esa reestructuración económica de la agricultura promovió, consecuentemente, una redefinición del perfil de la clase dominante en el campo y opuesta a la lucha por la reforma agraria. Los movimientos campesinos no enfrentan más al latifundista atrasado, propietario de grandes extensiones de tierras improductivas. Este tradicional enemigo de la reforma agraria fue sustituido por una alianza de clase que involucra a los capitalistas agrícolas (grandes propietarios), las transnacionales que monopolizan la agro-industria y el capital financiero. Con el apoyo del Estado, este segmento social, denominado como agronegocio, logró implementar un modelo agrícola altamente lucrativo, una vez que se especializó en ocupar algunos espacios específicos del mercado internacional, como el de la celulosa, de la soja, del zumo de naranja y del alcohol de la caña de azúcar. Lucrativo para cerca de 30 mil propietarios rurales que están insertados en ese modelo, en un universo total de 4,9 millones de propietarios rurales. Un modelo eficiente para generar saldo en la balanza comercial y recaudar los dólares necesarios para que el gobierno continúe pagando los estratosféricos intereses de la deuda pública y posibilitar que las transnacionales envíen a sus matrices los fabulosos lucros que obtiene con las empresas privatizadas y desnacionalizadas en la década de. '90. Ese modelo de agricultura de la clase dominante, orientado exclusivamente al lucro y a los intereses del mercado externo, es incompatible con el fortalecimiento de la agricultura campesina y disputa con los trabajadores rurales sin tierras, las tierras aptas para la reforma agraria. Así, hoy el agro-negocio es el principal enemigo de la agricultura campesina y de la lucha por la reforma agraria en nuestro país.

 

Teníamos la expectativa de que victoria electoral de 2002, con Luis Inácio Lula da Silva, pudiese alterar la correlación de fuerzas y frenar el proyecto de la clase dominante para agricultura brasileña. Pasado el primer mandato del gobierno Lula, esa expectativa fue frustrada. El actual gobierno se mostró rehén de las políticas neoliberales, dio continuidad a la política económica del gobierno anterior, en ningún momento demostró disposición para enfrentar al latifundio y atendió casi todas las demandas del agro-negocio. Para los movimientos sociales del campo, su actuación se ha limitado a medidas asistenciales y de compensaciones sociales. Y como todos los gobiernos anteriores, Lula se vanagloria de hacer la mayor reforma agraria de la historia del país. Sin embargo, las familias permanecen en campamentos y el latifundio se siente intocable, siendo que se trata tan sólo de una reforma agraria virtual.

 

Nuestro proyecto

Esa ofensiva del gran capital en la agricultura brasileña elevó la lucha por la reforma agraria a un nivel superior del que existía hasta entonces. Fue superada la fase de la lucha corporativa por la reforma agraria dentro de los marcos de las reformas burguesas. Ahora, la reforma agraria ha adquirido la dimensión de una lucha por cambiar el modelo económico y, consecuentemente, del modelo de agricultura implantado en el país por la clase dominante y sus gobiernos. Continuaremos con nuestra lucha, concentraremos esfuerzos para que en nuestro país se dé la democratización de la posesión de la tierra, la democratización de la renta y riqueza producida, la democratización del acceso a la educación e información y que la población del campo sea beneficiada con políticas públicas que le garanticen condiciones de vida digna y perspectivas de desarrollo social y económico.

Pero, de modo más objetivo y concreto, hoy luchar contra el modelo del agro-negocio significa enfrentar a las transnacionales que monopolizan las actividades económicas de la agricultura, derrotar el latifundio retrasado e improductivo que sirve como instrumento de dominación política sobre poblaciones enteras; derrotar el monocultivo y la injerencia de la Organización Mundial de Comercio (OMC) que trata a los alimentos como simple fuente de lucro y explotación económica. Al derrotar el modelo de la clase dominante, será nuestro desafío presentar a la sociedad lo que queremos con la agricultura brasileña. Queremos un proyecto popular para la agricultura que asegure acceso y control del territorio a la población que vive en el campo; que posibilite e incentive el uso de tecnologías que aseguran la preservación del suelo, de las aguas y de la biodiversidad; que garantice la preservación de la identidad social y cultural de las poblaciones rurales, sea de los campesinos, indígenas y "quilombolas"; que haya políticas de Estado orientadas al fortalecimiento de la agricultura campesina y de la producción de alimentos; que promueva la implementación de nuevas matrices energéticas, adecuadas a las condiciones y preservación ambiental y que rompan con la dependencia del monocultivo como es hoy la alternativa del agro-combustible defendido por las clases dominantes. Y, por último, un proyecto popular para la agricultura que asegure el concepto de soberanía alimentaria -garantizando que todos los pueblos tienen el derecho de alimentarse y de producir su alimento- y que las semillas sean un patrimonio de la humanidad y no propiedad de los laboratorios de algunas transnacionales.

*Egídio Brunetto, Coordinación nacional del Movimiento Sin Tierra (MST) Brasil

Fuente: http://www.dhl.hegoa.ehu.es/ficheros/0000/0410/alai-soberan%C3%ADa_alimentaria.pdf

 

Tomemos algunas de las luchas por justicia social y soberanía popular.

 

 

Acampe Qopiwini

Si no cumplen, volveremos a acampar

7 de diciembre de 2015

Por Darío Aranda (brujulacomunicacion.com)

Los pueblos indígenas de Formosa levantan el acampe en Buenos Aires. El próximo secretario de Derechos Humanos se comprometió a un plan de trabajo y que serán recibidos en Casa de Gobierno. Entre la confianza y el escepticismo.

Luego de diez meses de acampe indígena en Buenos Aires, y ninguna solución del gobierno nacional, el acampe de la organización Qopiwini (Qom, Pilagá, Wichí y Nivaclé) vuelve a Formosa. Así lo anunciaron ayer los voceros de los pueblos originarios, en una conferencia de prensa de la que participó el futuro secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj. Félix Díaz, autoridad qom de la comunidad Potae Napocna Navogoh (La Primavera) explicó que ellos aún creen en la palabra de las personas, pero también afirmó que podrían volver a acampar. Amanda Asijak (esposa de Díaz) y Nora Cortiñas explicitaron su desconfianza y que querían mantener el acampe. Avruj ratificó que Mauricio Macri los recibirá antes del fin de año, que trabajará en soluciones concretas (territoriales, salud, educación, identidad) y anunció el pase del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI).

Avenida de Mayo y 9 de Julio. Plazoleta del Quijote. El pasacalles blanco resume: “523 años resistiendo. Despojos territoriales, masacres y persecuciones”. En febrero pasado se reinstaló el acampe de la comunidad qom La Primavera, en reclamo territorio, salud, educación, obras inconsultas por parte de la Provincia y por justicia por Roberto López (asesinado en la represión de noviembre de 2010). A los pocos días se sumaron más de treinta comunidades (de la flamante organización Qopiwini, de Formosa). 

Pidieron ser recibidos por la Presidenta. Protagonizaron dos marchas históricas (a los tres poderes del Estado -Corte Suprema, Congreso y Casa Rosada- y otra desde Retiro al acampe). La Presidenta nunca los recibió. Sí tuvieron media decena de reuniones con Martín Fresneda, secretario de Derechos Humanos, que fueron del diálogo a las promesas incumplidas, y luego al maltrato

A inicios de noviembre, en plena campaña electoral, Mauricio Macri visitó por primera vez el acampe. Firmó un acta compromiso de recibirlos si era electo Presidente. Félix Díaz aclaró que no apoyaban ninguna candidatura, que se reunían con todos los sectores y que también sería bien recibido Daniel Scioli. El candidato del Frente Para la Victoria nunca asistió.

Diez meses

A las 18 en punto comenzó la conferencia de prensa. Una mesa, la Whipala (bandera multicolor de los pueblos indígenas), un centenar de militantes y una decena de periodistas.

Félix Díaz recordó la dificultades que vivieron desde febrero (sobre todo en el invierno, donde muchos enfermaron). Explicó que acamparon porque creyeron que en Buenos Aires “donde están los tres poderes” estaban las soluciones negadas en Formosa. “Nuestra lucha no tiene nada que ver con los partidos políticos. Queremos que se cumplan nuestros derechos”, destacó en reiteradas oportunidades.

Agradeció a las Organizaciones sociales, a algunos legisladores, “a toda gente buena que nos ayudó”, y nombró en particular a Adolfo Pérez Esquivel, Nora Cortiñas, Pablo Pimentel y Aldo Etchegoyen (de la APDH, recientemente fallecido). 

Recordó que también han recibido maltratos “de quienes no entienden que la lucha indígena no tiene que ver con los partidos”. 

Anunció que en las últimas semanas se avanzó en diálogos con el próximo secretario de Derechos Humanos. “Ojalá que el nuevo gobierno nos escuche y cumpla. Desde nuestros ancestros somos un pueblo que cree en la palabra. Esperamos que cumplan”, señaló.

Remarcó que los derechos humanos no se deben mendigar, se deben cumplir, y aclaró que no agradecerán “un ranchito, un pozo de agua, una obra, porque corresponde que los funcionarios lo hagan”.

Afirmó que el gobierno saliente “ha hecho buenas cosas, pero tiene una deuda con los pueblos indígenas, crea derechos pero no llegan a los territorios”. Lamentó que algunos funcionarios no les dieron la posibilidad de diálogo, pero “les deseamos los mejor, no queremos rencores”.

Pidió a todos los partidos que respeten la cultura y las decisiones de los pueblos indígenas, reclamó que la política indígena debe ser encabezada por las propias comunidades y exigió “basta de muerte por hambre, enfermedades y desalojos de tierras”. 

“Ojalá que estas autoridades visiten los territorios. No queremos más manipulación, queremos una construcción colectiva con todos los sectores”, aclaró.

Demandas y luchas

Ernestina Moreno, wichí de Ingeniero Juárez, agradeció a todos los presentes, pidió que se cumplan los acuerdos y dio paso al joven Nicanor Miranda, qom de La Primavera. “Se han perdido muchas vidas. No tenemos educación, trabajo, salud. Esperamos que se resuelva esta situación”, señaló.

Pablo Pereyra, de la comunidad de Bartolomé de las Casas, también pidió que la salud y la educación lleguen a las comunidades indígenas. Lamentó que el gobierno saliente no haya podido solucionar “pero igual le agradecemos y deseamos suerte”.

“No queremos más despojos. Esperamos que este nuevo gobierno tome nuestra agenda, agradecemos que hayan venidos a dialogar con nosotros. Esta lucha va a continuar”, advirtió.

Desacuerdo

Amanda Asijak, compañera de Félix Díaz, se manifestó “un poco triste” por la situación. Explicó que han sufrido mucho en estos diez meses y que no quería levantar el acampe, pero también mencionó al Consejo de Ancianos de La Primavera (órgano máximo de la comunidad que el fin de semana pasada le pidió a los líderes qom que vuelvan al territorio). En los pocos minutos que habló mencionó diez veces la palabra “lucha” y otro tanto “territorio”.

“Ojalá que el nuevo gobierno no mienta”, advirtió, mirando al próximo secretario de Derechos Humanos. Recordó que además de territorio se reclama salud, educación. Lamentó que haya “personas que nunca nos respetan”. Recordó la importancia del monte nativo y el agua. “Sin ellos no podemos vivir”, aclaró. Y volvió a pegarle a los funcionarios: “Los gobiernos mienten”. Reiteró que no quería dejar el acampe. “Ojalá que el nuevo Presidente sí escuche. Nosotros también queremos escucharlo. Pero cuando llegan al poder se olvidan”, lamentó.

Macri

Luego de 35 minutos de voces indígenas, fue el turno de Claudio Avruj, futuro secretario de Derechos Humanos de Mauricio Macri. Señaló que ellos (junto al Presidente electo) están “comprometidos con el valor de la palabra” y han asumido un “compromiso con los derechos humanos, que tiene directa relación con la dignidad humana”.

“Venimos a reafirmar el compromiso (de cuando Macri visitó el acampe”, afirmó. Especificó que recibirán a los pueblos originarios en Casa de Gobierno, pasarán el Instituto Nacional e Asuntos Indígenas (INAI) a la órbita de Derechos Humanos (una vieja demanda de las comunidades, que deje de estar en Desarrollo Social). “Los pueblos indígenas no deben ser objeto de asistencialismo ni de cooptación de ningún tipo”, sostuvo Avruj.

Se comprometió a solucionar las demandas de las comunidades. Habló de “diálogo, convivencia y respeto“. Mencionó la “agenda 20-30”, que implicaría “acabar con la pobreza, fortalecer el derecho a identidad, acceso a la justicia y salud”. Afirmó que irán al territorio a conocer las realidades locales. Y anunció que han entablado diálogo con organismos de Naciones Unidas para “soluciones concretas a problemas de larga data de los pueblos originarios”. Precisó que se impulsará articulación con otros ministerios, gobiernos provinciales e intendencias. “No se trata de un problema de los pueblos originarios, es un problema de toda la sociedad argentina”, sostuvo y finalizó: “Les pido que confíen. Vamos a cumplir con la palabra empeñada”.

Desconfianza

Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora e histórico pilar de los qom, respaldó la posición de Amanda Asijak. “523 años fueron maltratados y traicionados. Que esta lucha no haya sido por un ranchito. Está lucha es por territorio, y para no sufrir más”, recordó.
Pidió que no haya “trueques”, advirtió que “los cargos (en los gobiernos) anulan” a los que luchan. “No quiero una nueva desilusión para los pueblos indígenas” y reclamó: “Que este Gobierno (de Macri) primero de pruebas, que se comprometa y lo vamos a acompañar”.
Pidió “verdad, justicia, territorios y no limosnas”. Reclamó que “no se perpetúe la historia” de dolor y engaños.

“Queremos vivir”

Félix Díaz no eludió las dudas de Amanda, Nora Cortiñas y muchos de los que acompañan el acampe. Recordó los cuatro meses de corte de ruta en Formosa (previo a la represión de 2010). “La lucha no se entrega a nadie. Levantamos el acampe voluntariamente, pero si no se resuelven las demandas y si no cumplen, volveremos a acampar. No es desafío a nadie, queremos colaborar en la política indígena pero que se cumpla la palabra”, advirtió.

Agradeció al gobierno saliente porque “nos visibilizó con su indiferencia”.

También dejó un mensaje para (según este periodista) tanto a las organizaciones sociales, personas que acompañan como a funcionarios. “Nosotros decidimos sobre nosotros. Queremos ser actores directos de nuestra política. Sobrevivimos miles de años, ahora queremos vivir”.

Futuro

Hoy sábado habrá una ceremonia por la noche (una gran fogata) para agradecer “a la madre tierra”. Y mañana domingo regresarán a Formosa. Díaz confirmó que Avruj les solicitó una propuesta concreta para corregir las graves falencias de la Ley 26160 (que frena los desalojos y ordena relevar los territorios indígenas) y pidió que las comunidades propongan al próximo presidente del INAI. “Vamos a juntarnos los pueblos en lucha y consensuar un nombre”, explicó Díaz.

El 11 de diciembre será la primera reunión con Avruj como funcionario de Derechos Humanos en ejercicio. Y antes de fin de año los recibirá Macri. En pocas semanas se sabrá si el nuevo gobierno cumplirá las promesas o repetirá la línea de acción del kirchnerismo. En el acampe resonaron las palabras de Asijak: los políticos “se olvidan cuando llegan al poder”.

 

Fuente original: http://brujulacomunicacion.com/index.php/noticias/notas/item/1660-acampe-qopiwini-si-no-cumplen-volveremos-a-acampar

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=206488

 

Panorama sindical de Argentina

Condena a 28 trabajadores en Tierra del Fuego
7 de diciembre de 2015

 

Por Mario Hernández (Rebelión)

Judicialización de la protesta en Tierra del Fuego, Línea 60 y Perfil. Marchas de CTA-A y docentes contra la criminalización de la protesta. Fallo de la Corte Suprema en defensa de la libertad sindical. UTA cuestiona reconocimiento de Metrodelegados. Legisladores contra trabajadores. Paros en los ingenios San Juan y Santa Bárbara. Despidos en Newsan, frutícolas, medios, Zoo de Buenos Aires y Metalsa. Cierre de Paraná Metal. Triunfo en Minetti. Próximas paritarias 

El miércoles 2 de diciembre en los Tribunales de Ushuaia se leyó la sentencia a los 33 trabajadores fueguinos imputados por supuestos hechos ocurridos en el marco de una protesta en el 2013. La fiscalía, partidaria de la gobernadora Fabiana Ríos, había pedido 3 años de prisión para 28 de ellos, y la absolución solo de 5. 

Finalmente, veintiséis de ellos (catorce docentes y doce camioneros) fueron condenados entre 8 meses y dos años con prisión en suspenso por resistencia a la autoridad y daños leves. Otros dos camioneros fueron condenados con prisión efectiva, aunque aún no ha quedado firme, por lo que no fueron encarcelados. Sólo cinco fueron finalmente absueltos. 

Entre los trabajadores de la educación condenados se encuentra Horacio Catenas quien es actualmente el Secretario General del SUTEF (docentes). El 11 de diciembre se leerán los fundamentos de la condena, donde la querella pedirá la nulidad del proceso judicial y aspiran a lograr en próximas instancias la absolución de los trabajadores. 

En un comunicado difundido por el SUTEF denunciaron que “el mayor bochorno fue la declaración de un ex funcionario, Diego Bóxer, quien contó que Sergio Giadas, un funcionario de Fabiana Ríos, por orden del jefe de Gabinete, lo convocó a él y a otros testigos a tomar un café en la Casa de Gobierno donde le decían cómo debía declarar. Por último mostró los mails recibidos”. Este solo hecho demuestra las implicancias del gobierno en la condena, y lo pertinente que es el pedido de nulidad por parte de la querella. 

Línea 60: quieren procesar por “estafa” a choferes que no cobraron boletos a pasajeros 

Los jueces Alberto Seijas, Carlos Alberto González y Mariano González Palazzo sostuvieron que “no puede descartarse la hipótesis de administración fraudulenta ya que tal obrar de los conductores (no cobrar boleto a los pasajeros) podría representar una violación de los intereses confiados por la empresa que le ocasiona un perjuicio económico a ésta y, al mismo tiempo, genera un lucro indebido a terceros”. 
A su vez los jueces descartaron lo dicho por la defensa de los choferes sobre que éstos “no se beneficiaran personalmente con la maniobra”, refutándolo con el argumento de que “el lucro indebido en la hipótesis lo obtendrían terceros, concretamente, los pasajeros que utilizarían el servicio sin pagar y en consecuencia guardarían para sí el precio del boleto”. 

El expediente fue remitido a la jueza de instrucción Alicia Iermini, quien deberá investigar la conducta de los choferes de la línea que transporta diariamente a 250.000 pasajeros entre el barrio porteño de Constitución y la localidad bonaerense de Ingeniero Maschwitz, partido de Escobar. 

Esta “investigación” se suma al juicio de desafuero que la misma empresa Monsa inició recientemente contra cuatro delegados de La 60 que encabezaron la lucha en junio pasado. Lucha que terminó en un histórico triunfo de los trabajadores contra la prepotencia del grupo empresario, obligando a retroceder en decenas de despidos y a reconocer derechos hasta entonces negados. 

Recientemente habían sido revocados los procesamientos a delegados de la misma línea de colectivos por supuestas “amenazas coactivas” durante el conflicto. Allí, frente a lo absurdo de las acusaciones patronales, se impuso la “falta de mérito”. 

Frente a este panorama de criminalización de la protesta social, la Asociación de Trabajadores del Estado marchó junto a la CTA Autónoma el pasado miércoles para repudiar la “judicialización de la protesta social” en todo el país tras la continua persecución que ya suma 5.000 trabajadores procesados. 

La concentración se trasladó desde el Obelisco hasta los Tribunales y además se reclamó por un bono de emergencia para fin de año de 5.000 mil pesos para todos los trabajadores. 

De la manifestación participaron junto a la CTA la Multisectorial que integran la CCC, el MST Teresa Vive, la Federación Agraria Argentina, la FUBA, la OTR, Barrios de Pie, los pueblos originarios y campesinos en lucha. 

Al día siguiente se realizó una Marcha Educativa, desde el Palacio Pizzurno a Plaza de Mayo. La movilización de docentes y estudiantes pasó previamente por la Casa de Tierra del Fuego, para exigir la absolución de los trabajadores condenados el día anterior, y la nulidad del juicio. 

A menos de 24 horas del fallo judicial que dictó la condena sobre 28 docentes y camioneros fueguinos, Ariel Iglesias, Secretario de Organización de SUTEBA La Matanza, declaró: “Repudiamos la condena a los trabajadores fueguinos. Este fallo demuestra la creciente política de criminalización de la protesta por parte del gobierno, ya que el Tribunal leyó una sentencia hecha a pedido de la gobernadora Fabiana Ríos. Pero a su vez es sólo un adelanto de lo que se viene, en el marco de un ajuste que ya empezó. Exigimos la absolución de los trabajadores y la nulidad del juicio. La CTERA y SUTEBA provincial, que responde a Baradel, inmediatamente deberían convocar a plenario de delegados provincial y nacional, para decidir las medidas a tomar contra este fallo contra los trabajadores que luchan por sus derechos y enfrentan el ajuste que afecta sus condiciones de vida y a la educación pública”. 

La criminalización de las luchas de los trabajadores, va de la mano del intento de profundizar los ajustes y recortes laborales. La semana pasada, fueron absueltos como resultado de una enorme movilización popular, los docentes y padres de Santa Cruz, enjuiciados por su participación en las manifestaciones y actividades de la gran huelga de ADOSAC en 2011, cuando reclamaban por el aumento salarial y la defensa de la escuela pública.

Continúan los juicios 

En fallo dividido la Sala VII de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional resolvió el procesamiento de trabajadores de Editorial Perfil. La decisión alcanza a toda la Comisión Gremial Interna de prensa, pero además dispone un embargo preventivo de 210.000 pesos contra los delegados Rubén Schofrin, Marcelo Iglesias, Raúl Mileo, Carlos Rodríguez, Héctor Velázquez y José Luis Quartana. 

Los delegados están acusados de infringir el artículo 161 del Código Penal por violación a la libertad de prensa, desconociendo la existencia de un conflicto sindical que llevaba más de 2 meses por el despido de un grupo de trabajadores el mismo día de la elección de delegados. 

“La patronal inició en forma sigilosa esta denuncia penal que dos años después lleva al procesamiento a los delegados. En este período fueron numerosas las veces en que el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Dr. Ricardo Lorenzetti, visitó las instalaciones de la empresa y se entrevistó con sus dueños. Dos semanas después de la gran movilización de los trabajadores de prensa de La Nación contra el editorial de su patronal en defensa de los genocidas de la dictadura, el fallo judicial busca consagrar la impunidad patronal contra el gremio de prensa”, agregaron desde la Comisión Interna a través de un comunicado. 

Una a favor: nuevo fallo de la Corte Suprema en defensa de la libertad sindical 

"En el caso “NORTE c/ Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados” estableció que los delegados y dirigentes de los sindicatos con simple inscripción tienen derecho a gozar de las mismas franquicias gremiales que la Ley de Asociaciones Sindicales le otorga, con carácter exclusivo, a los representantes de las organizaciones sindicales con Personería Gremial. 

En particular, la Corte declaró la inconstitucionalidad de los artículos 44 y 48 de la Ley de Asociaciones Sindicales, estableciendo que los derechos allí reconocidos también pueden ser ejercidos por los representantes de los sindicatos simplemente inscriptos. 

De esta manera, la Corte vuelve a reconocer el derecho de las organizaciones sindicales simplemente inscriptas a desarrollar su programa de acción, tal como lo establece ampliamente el Convenio 87 de la OIT. 

Tal como ha vuelto a reconocer la Corte en este último fallo, la ley solo puede establecer en favor de los sindicatos con personería gremial “una prioridad en materia de representación en las negociaciones colectivas, en la consulta ante las autoridades y en la designación de delegados ante organismos internacionales”. 

Según la propia Corte “ninguna otra facultad concedida a los sindicatos con personería gremial puede serles negada a aquéllos que no la tienen”. 

“Independientemente de la necesidad de reformar la Ley de Asociaciones Sindicales, recogiendo los criterios de la jurisprudencia de la Corte, no menos cierto es que cada vez son menos los obstáculos normativos para que las organizaciones que ya cuentan con Inscripción Gremial lleven adelante las acciones sindicales que estimen más convenientes para la defensa de los intereses de los trabajadores", concluye un comentario del Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma. 

La UTA no comparte este criterio y aún siguen sorprendidos por la resolución del Ministro de Trabajo, Carlos Tomada, que a 10 días de dejar la gestión le otorgó la personería gremial en el ámbito del subte a los Metrodelegados. 

En primera instancia recorrerán la senda judicial, donde el gremio ya realizó una presentación en pos de impugnar la totalidad de lo actuado hasta el momento. 

El segundo camino que recorrerán es el político. “No tiene sentido hablar con los que se van en 10 días”, sostuvo Mario Calegari, secretario de la UTA. 

El gremialista reconoció que desde la UTA ya iniciaron gestiones con los nuevos funcionarios para buscar una salida. Además confió que esos contactos cuentan con el respaldado implícito de la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT). 

Por el momento desde la UTA no hay medidas de fuerza previstas, pero no se descarta que en caso de no haber una respuesta favorable en el corto plazo se pueda activar un paro de corta, media y larga distancia. 

Este jueves la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) se movilizó al Ministerio de Trabajo para exigir que le otorguen la personería gremial. 

“Hace tres años venimos en negociaciones con el Ministerio de Trabajo para que nos den el reconocimiento gremial como CTEP”, explicó Nicolás Caropresi del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE-Cartoneros) que integra la Confederación. 

El dirigente recordó que desde el Ministerio “primero no querían reconocer al sector como trabajadores sino que fuera el Ministerio de Desarrollo Social nuestro interlocutor. Pero después empezaron a aceptar algunas cuestiones que veníamos planteando como que somos trabajadores y no subsidiados. Por eso se habían comprometido a entregar la personería social que es parecida a la que tienen las amas de casa”, añadió. 

“La idea era hacer un acampe pero en la primera reunión que tuvimos a la mañana nos dijeron que no iban a hacer nada ni firmar nada, que cualquier cosa que quisiéramos negociar iba a tener que ser con el próximo gobierno”, relató el integrante del MTE. Por eso “respondimos que no, que ellos mismos reconocían que el próximo gobierno iba a pasar por encima de los derechos conquistados y decidían dejarnos a nosotros totalmente desprotegidos”. 

Fue entonces que los manifestantes prendieron fuego “algunos tachos y se tensionó con la policía. Hubo empujones y salió lastimado Sergio Sánchez. Después de eso nos replegamos para ver la semana que viene si tomamos una medida de cara al nuevo gobierno”, concluyó Caropresi. 

Las Legislaturas porteña y bonaerense a tono con el ajuste por venir 

El jueves, sin debate ni participación docente y sin pasar por la Comisión de Educación, 50 legisladores del PRO, FPV y UNEN aprobaron el proyecto de Ley de la legisladora del PRO, Victoria Morales Gorleri, que elimina las elecciones de Juntas de Clasificación. A la nefasta “Ley Abrevaya", aprobada en 2011 a pesar de la masiva resistencia docente, se suma ahora esta nueva ley que elimina de un plumazo toda la historia de conquistas de los derechos de los trabajadores de la educación en la garantía de concursos públicos y transparentes, eliminando todo resabio democrático. 

Ademys fue el único sindicato que se manifestó en contra de la aprobación de esta ley, que cercena el derecho democrático de la gran masa de trabajadores docentes de elegir a quienes los representen en las Juntas de Clasificación, restringiendo la representación a los designados solamente por un puñado de sindicatos que lejos están de representar realmente a los trabajadores. 

Esta ley, que no podría haber avanzado sin el acuerdo de sectores sindicales a espaldas de los trabajadores, perjudica al conjunto de la docencia y beneficia a un puñado de sindicatos que vienen teniendo una política de integración y acuerdos con el gobierno macrista porteño, en detrimento de los intereses de la docencia y la educación pública (UTE, UDA, AMET, Camyp). 

También se hicieron presentes en la Legislatura trabajadores del Garrahan rechazando el nuevo recorte presupuestario previsto para el hospital. Será de $ 348 millones, al cual hay que sumarle la deuda acumulada por el gobierno porteño en los últimos años y que asciende a $ 453 millones. El último recorte, como todas las leyes que le permitieron gobernar al macrismo, fue aprobado con los votos del FpV. 

En el gigante de 9 manzanas se realizan 534.000 consultas externas anuales y el 60% de los trasplantes pediátricos, se concentra el 60% de las internaciones pediátricas de toda la Ciudad y el 35% de los pacientes oncológicos del país. Además su centro de Hemoterapia garantiza sangre segura para todos los bancos de sangre de CABA. Por estos recortes ya ven afectada su atención niños de familias humildes y trabajadoras de todo el país. En el año 2006 el hospital tenía la capacidad de aceptar el 59% de las solicitudes de derivación, ya en el año 2014 este porcentaje descendió a un 33%. Esto significa que cientos de niños de todo el país, que requieren la atención en este centro de alta complejidad, no tienen acceso. 

En contraste con el acuerdo que sellaron todos los bloques -FpV, UCR-PRO, massismo- de la Cámara de Diputados bonaerense de dedicar la sesión exclusivamente a homenajear a los legisladores salientes, el diputado provincial del Frente de Izquierda, Guillermo Kane, planteó “la necesidad de tratar problemas cruciales que atraviesan a los bonaerenses como el déficit habitacional que padecen un millón de personas en la Provincia, o la crisis industrial que en el caso de Cresta Roja amenaza con dejar sin fuente de trabajo a 5.000 trabajadores”. 

“Se está conformando un nuevo bloque de gobierno en esta Cámara, que pretende hacer pasar un brutal ajuste: devaluación, tarifazos, exenciones a las empresas. Nos va a encontrar, tanto en la calle como en esta Legislatura, luchando por el trabajo y el salario, la tierra y la vivienda, la salud y la educación pública”, finalizó Kane. 

Los trabajadores de Cresta Roja siguen movilizados desde hace varias semanas para reclamar el pago de salarios caídos y la continuidad de la fuente laboral. En esta oportunidad llevaron su reclamo al predio de la AFA, donde los medios esperaban novedades por la conducción de la institución del fútbol argentino. "No al cierre" y "Ninguna familia en la calle", fueron los mensajes de los trabajadores. 

Los trabajadores del Ingenio San Juan (Tucumán) volvieron a parar por el atraso en el pago de los salarios de octubre y noviembre. 

Sin esperar ya nada de los sindicatos, que firmaron un acuerdo en el que se comprometieron a no realizar asambleas en el ingenio, los obreros del San Juan designaron a cinco representantes para encabezar las discusiones con la patronal y que la asamblea decida. 

El mismo día que los trabajadores del San Juan realizaban un paro por el pago de los salarios, los trabajadores del Ingenio Santa Bárbara realizaban medidas de fuerza frente al ingenio por el atraso en los salarios. Con la excusa de los precios del azúcar las patronales están aprovechando para atacar el bolsillo de los trabajadores. 

Despidos 

La semana pasada, la ensambladora que el grupo Newsan -Electronic Sytem- tiene en Campana despidió a 159 trabajadores. 

Se trata de la empresa líder en Argentina en la fabricación, comercialización y distribución de electrónica de consumo y artículos para el hogar. Algunas de sus marcas son Atma, Sanyo, Philco, Noblex, Siam, entre otras, y también tiene las licencias de varias más como Motorola y Alcatel. La facturación millonaria que alcanzó el grupo en el 2015 asciende a unos 2.800 millones de dólares. 

Si las perspectivas para la temporada frutícola entrante eran poco prometedoras en el Valle Medio de Río Negro, como consecuencia de fenómenos climáticos, el panorama se agravó en las últimas horas, cuando se supo que empresas importantes del rubro desvincularon a unos 150 trabajadores en distintas localidades de la comarca. 

Se trata del segundo impacto en el mercado laboral de la zona en menos de una semana, luego de que la tomatera "Molinos Bruning" dejara cesantes a 23 empleados luego de la clausura de su planta en Darwin. 

Además, la preocupación comenzó a extenderse hacia otros sectores de la economía regional, porque productores chicos y medianos, al no tener fruta, tampoco podrán absorber mano de obra. 

Ayer se confirmó desde el mismo Sindicato de la Fruta que los telegramas llegaron esta semana para dejar afuera de la empresa Expofrut a 109 trabajadores. Además se indicó que no tomarán más personal. 

Por su parte, la empresa Salentein en Chimpay cerró sus puertas, despidiendo a 45 empleados. 

El Grupo Octubre, cuyo dueño es Víctor Santa María, decidió despedir esta semana a cuatro trabajadores de prensa que se desempeñaban en la revista infantil PIN. Al cerrarla, al igual que la revista de tango Pichuco, está dejando también sin trabajo a los colaboradores externos. Días antes, el SipreBA había alertado sobre la posibilidad de que los empresarios de medios intentaran ejecutar planes de ajuste con la excusa del cambio de gobierno y de escenario político. Santa María es uno de los primeros en intentarlo. 

Los despidos de los cuatro integrantes de PIN se concretaron el lunes último y no se les ofreció la indemnización que marca la ley. Santa María, Secretario General de uno de los sindicatos más importantes del país y presidente del PJ porteño, intenta imponer un mal llamado “retiro voluntario”, con una cifra correspondiente a un cargo administrativo. Los trabajadores pidieron que se evalúe la posibilidad de su reinserción en otros medios del grupo. 

A 26 días del paro en Radio Rivadavia y 4 despidos de trabajadores de prensa, desde el SiPreBA condenan y responsabilizan al empresario Luis Cetrá y su familia, propietaria de la emisora quienes se han enriquecido con la pauta publicitaria otorgada por el Estado Nacional que asciende a más de 10 millones de pesos mensuales, a costa de hambrear a los trabajadores de la emisora quienes no cobraron aún los sueldos de septiembre, octubre y medio aguinaldo 2015. 

El SiPreBA reclama una urgente audiencia con las autoridades nacionales actuales y las que asumirán el gobierno nacional para que tomen medidas de manera inmediata ya que el Estado no puede continuar enriqueciendo a empresarios que no cumplen con las mínimas obligaciones legales respecto a sus trabajadores. 

El SiPreBA además solicitará audiencias con los anunciantes privados y las Cámaras que los representan quienes no pueden seguir financiando con publicidad a este empresario y su familia que no tienen la más mínima responsabilidad social. 

Este jueves una asamblea de los trabajadores de La Nación se pronunció en contra de los despidos anunciados por la gerencia de Recursos Humanos. 

Hace una semana la empresa despidió a una compañera del área de comercial, y esta semana, en una reunión con la Comisión Interna, el diario comunicó su decisión de despedir entre cinco y diez compañeros en los próximos días. 

El viernes los trabajadores del Ministerio de Economía realizaron una nueva reunión abierta porque los avances parciales y las promesas no cubren la incertidumbre sobre la renovación de todas las formas de contratación. 

El sábado, la empresa concesionaria del Zoo de Buenos Aires despidió a una trabajadora que se desempeña en el patio de comidas. Se trata de una reconocida activista de la Asamblea unificada del Zoológico y candidata a delegada por su sector en el sindicato de pasteleros. Su despido constituye una clara persecución sindical y, por lo tanto, una “práctica desleal” e ilegal. La patronal avanzó contra la compañera como paso siguiente a la aplicación de los descuentos por días de paro aplicados días antes a la masa de los trabajadores. 

No conformes con esta acción, el jueves los empresarios a cargo de la concesión y subconcesiones despidieron a tres trabajadores del acuario, lugar que hace poco fue noticia por la muerte de dos lobos marinos en las vacaciones de invierno. 

Entre lunes y martes, la empresa mexicana Metalsa, ubicada en la zona norte del GBA, dejó sin trabajo a diez operarios. En lo que va del año ya suman unos 300 despidos, incluyendo delegados de base. 

Paraná Metal 

El 30 de noviembre venció el plazo que había estipulado Paraná Metal para definir su continuidad o cierre. A último momento, definieron que no seguirán con la autopartista, por lo que 160 personas se quedarían sin trabajo. 

Leandro Del Greco, miembro de la Comisión Interna, relató el encuentro que mantuvieron con los dueños de la empresa en la sede porteña del Grupo Indalo, también propiedad de López: “de la cual una hora cuarenta nos pasamos planteando que queríamos laburar, que había forma, que había producción, que la planta la puede salvar y hay muchos puestos de trabajo dependiendo y Villa no da más. Fabián De Souza, uno de los dueños, insistió en que no iba más y quería pagar las indemnizaciones en cuotas a seis meses”. 

Finalmente, en este punto se acordó, tras largas discusiones, el pago de indemnizaciones en 3 cuotas a 45 días, sumando un mes más al monto. 

Luego, se llevó adelante una asamblea junto con delegados de Acindar y otros talleres metalúrgicos. Según explicó Del Greco, el eje de la reunión fue “resistir incluso hasta el cambio de gobierno, para que el que llegue diga algo, porque el que se está yendo se hace ya el desentendido. Vamos a resistir para recuperar el trabajo”, aseguró, sin perjudicar el cobro de la indemnización. 

Reproducimos la nota que Mariano Fortuna publicara en El Sur: 

“La empresa que conocimos hasta esta semana como Paraná Metal, en sus inicios (1957) se llamó Acinfer; y fue algo así como una planta satélite de Acindar, que en ese momento encaraba un proceso expansivo, promoviendo el auge industrial de Villa Constitución. Acindar, controlaba el 61 % del capital accionario de Acinfer, y buscaba que la planta fuera la proveedora de motores y otras piezas fundidas para las fábricas de automotores y tractores que se estaban instalando en el país, como IKA Industrias Kaiser Argentina y Fiat Concord. 

Luego de casi una década controlada por Autolatina (sociedad constituida por Ford y Volkswagen en Argentina y Brasil que existió entre 1987 y 1996), pasa a propiedad de Metcon, dominada sólo por Ford, hasta que en octubre de 2002, vende el paquete accionario al Grupo Mansud S.A., que la rebautiza como Paraná Metal. En ese momento, Mansud accede a la compra con el compromiso de que Ford le continuaría comprando durante unos tres años blocks de motores. Así la planta contaba con un reaseguro que se sumaba a la fuerte devaluación del peso impulsada por el gobierno de Eduardo Duhalde, que la ponía otra vez en carrera para la exportación. En ese período, la fábrica retornó a niveles relativamente normales, e incluso ingresaron nuevos empleados; llegando a producir un 100 % más, orillando las 3.500 toneladas mensuales. 

Paraná Metal fue una de las primeras empresas que comenzó con los despidos masivos. Por la crisis económica global, el 16 de diciembre de 2008 anunció que despediría a los 1.200 trabajadores y cerraría la planta (en noviembre de ese año los despachos de autopartes habían disminuido en un 54 %). Luego de ingresar a un concurso preventivo de crisis, que le permitió contar con los subsidios 
RE.PRO . del Ministerio de Trabajo, la compañía se presentó en convocatoria de acreedores con una deuda que ascendía a 50 millones de pesos. Paralelamente a esa decisión, se paralizó la planta por falta de producción y los operarios iniciaron un plan de lucha que se extendió por varios meses. 

Ya en 2009, con la intervención del gobierno nacional, lograron acordar que se suspendieran y bajaran los salarios de los operarios a cambio de que se mantuvieran las fuentes de trabajo; en tanto, desde la gestión kirchnerista buscaban un comprador que quisiera hacerse cargo de la empresa. 

Con la convocatoria de acreedores en stand by, y luego de la negativa de varios empresarios para hacerse cargo de la autopartista, aparece Cristóbal López, que con intenciones de comprarla le inyecta 7 millones de pesos para pagar salarios atrasados y mantener una producción básica. El 22 de enero de 2010 Oil M&S (López) realiza la compra definitiva, pero el buen clima se esfumó rápidamente. Entre marzo y abril de ese año se presentaron los primeros retrasos de sueldos y en mayo los trabajadores pararon por 15 días la planta porque la empresa no cumplía con las paritarias. En ese momento, por la falta de entrega y la deficiencia del producto, Ford de Brasil dejó de comprar los blocks de motores, y con ello la autopartista perdió a su principal cliente. “Desde que desembarcó en la planta quiso deshacerse de la mitad de los trabajadores, ahora dice que no es viable y se escuda en que Ford Brasil suspendió las compras a Paraná Metal (hace casi tres meses dejó de adquirir los block de motor que representan el 95% de la producción de la autopartista) para dejarla al borde de la quiebra”, señalaban en ese tiempo los trabajadores. Que también llamaban la atención que “las inversiones en maquinarias y tecnología que prometieron en un principio, nunca se hicieron”. 

Luego de años, marchas y contramarchas, y de semanas enteras de vigilia de toda la comunidad villense, en noviembre de 2012, la presidente Cristina Fernández llegó a la ciudad para inaugurar Laminados Industriales y anunciar la reapertura de Paraná Metal. En videoconferencia, rodeado de trabajadores, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, le comentaba a la mandataria que “desde 2009 a la fecha se recuperaron puestos de trabajo y se capacitó para reintegrar a nuevos trabajadores (…) Aquí estamos, la empresa se pone de pie con un gran esfuerzo de los trabajadores, de los inversores y del Estado nacional”. Irónico. De las 1.200 personas que trabajaban en 2008, en 2012 sólo quedaban 150 y esperaban para volver a producir (con una marcada obsolescencia tecnológica) ya no blocks, sino piezas más chicas, como campanas y discos de freno, que los últimos meses orillaron las 300 toneladas. 

Hasta agosto de esta año, de aquellos 1.200 trabajadores, unos mil habían quedado en el camino: se fueron tras conseguir otro trabajo, se plegaron a un retiro voluntario, fueron despedidos e indemnizados, o se jubilaron. El martes 1 de diciembre de 2015, Paraná Metal despidió al último plantel de trabajadores, y cerró sus puertas”. 

Una buena 

Tras 2 meses de un duro conflicto con la patronal molinera, los trabajadores de Molinos Minetti lograron un importante triunfo. Mediante un acta firmada en la Casa de Gobierno, a un día de que concluyera la conciliación obligatoria, la empresa, Molinos Minetti, desestimó los 31 telegramas de despido enviados y se pagarán los días caídos. 

El conflicto entre los trabajadores molineros y la patronal llevó más de 6 meses y se endureció en los últimos dos con los despidos de 17 efectivos y 14 contratados que llevaban adelante el reclamo por 15 meses de deuda en los aportes previsionales, ART y obra social. 

Maximiliano Gómez, referente de los trabajadores expresó: "lo importante de este triunfo es que la empresa se dispone a cumplir el Acta Acuerdo firmada el pasado 4 de septiembre en el Ministerio, donde se comprometió a efectivizar a trabajadores contratados encuadrados como eventuales". 

Próximas paritarias 

El próximo ministro de Trabajo, Jorge Triaca, advirtió que le van a pedir "un esfuerzo de comprensión" a los gremios para que las paritarias se discutan en base a la inflación futura, pero destacó que también le van a reclamar a los empresarios que "cuiden los precios". 

"Hay que ayudar para que se generen estos incentivos, lo del mínimo no imponible, el esquema de reducción del IVA y otras cosas más en que podamos avanzar", señaló y puntualizó que la reducción de IVA se aplicaría "en algunas cosas que tengan que ver con la canasta familiar para sectores más vulnerables". 

Triaca también reiteró que Cambiemos no va a "establecer un techo a las paritarias, pero también que el gobierno va a hacer un gran esfuerzo". 

"Estamos discutiendo otros temas que tienen que ver con beneficios asistenciales y jubilaciones, destinando algunos recursos que puedan morigerar la situación particular de esos sectores", amplió. 

El futuro ministro de Trabajo dijo que "va a haber un esfuerzo también de los empresarios, a los que les vamos a pedir que controlen los precios, y a los gremios que consideren el pasado inflacionario pero también las expectativas de futuro que queremos generar". 

Finalmente, se concretó el encuentro entre el futuro Presidente y el líder sindical que se mostró más cerca durante la campaña electoral. 
A la salida, Hugo Moyano se mostró optimista ante una posible modificación en el impuesto a las Ganancias, pero anticipó que la próxima negociación paritaria debería estar por encima del 28%. 

El gremialista se refirió a los aumentos de precios que se verificaron en las últimas semanas y señaló que "para la CGT las subas fueron de un 28%". Al ser consultado si las paritarias deberían estar por encima de ese porcentaje, Moyano respondió afirmativamente: "Sí, por supuesto". 
Fuentes: Red Eco Alternativo, www.agencia.cta.org , DyN, La Izquierda Diario, El Día, ADN, Notas.org.ar , Rionegro.com.ar , www.sipreba.org , Equipo de Comunicación de CTA Rosario, El Sur y Anred. 

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=206499

 

 

Informe anual de CORREPI: gatillo fácil y violencia institucional, políticas de Estado

30 de noviembre de 2015

 

La Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) presentó el 19° Informe Anual de la Situación Represiva en Argentina en la Plaza de Mayo el pasado jueves 26. La Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) realizó una transmisión especial en vivo del acto del organismo antirrepresivo, en el cual se hizo un repaso cronológico de la situación represiva durante los 12 años del ciclo del gobierno kichnerista, donde se contabilizaron 3.070 casos personas asesinadas por gatillo fácil, represión en marchas y asesinatos en cárceles, comisarías e instituciones de encierro, dejando en claro la continuidad de una política represiva que se mantiene como política de Estado. 

 

Por RNMA.

 

Estar allí en la Plaza durante la presentación del archivo anual es natural para quienes integramos la RNMA. Los actores sociales que desfilaron por el escenario tomando la voz, son parte esencial de nuestros medios. Son noticias, pero no casos. La diferencia conceptual entre noticia y caso no es menor. Somos parte de ese proceso que contamos. Caminamos al lado de los familiares que reclaman justicia. ¿Cómo no íbamos a estar allí? Naturalmente sí.

La transmisión comenzó a las 18 junto con el acto, dando cuenta de la finalización de los números artísticos que diferentes colectivos militantes culturales venían desplegando en la plaza desde las 17 y la feria de stands de organizaciones y familiares de víctimas de la represión policial e institucional, que ofrecían sus materiales, periódicos, remeras, pines y banderas.

Para darle un marco general a la presentación del informe, el primer móvil de la RNMA fue con María del Carmen Verdú, referente del organismo antirrepresivo, quien comenzó caracterizando el repaso represivo de diciembre de 1983 hasta la fecha, en el marco de la transición presidencial de este año, con el triunfo de Mauricio Macri en el balotaje: “Nos estamos enfrentando ahora a un escenario en el que tenemos una ultraconcentración de fuerzas represivas en manos de una sola expresión política, la alianza Cambiemos, que va a tener el control de la totalidad de las fuerzas federales, de las fuerzas de la Ciudad de Buenos Aires - la Policía Metropolitana más la Federal que va a ser transferida-, más las policías de la provincia de Buenos Aires y su Servicio Penitenciario, más las policías de las tres provincias en las cuáles la gobernación es radical o de integrantes de la misma alianza Cambiemos. La conclusión es obvia: si no nos organizamos, si no mejoramos todos los mecanismos habidos y por haber para la coordinación y la unidad de acción, estamos en el horno”.

Con respecto a la continuidad de las políticas represivas estatales a pesar de los cambios gubernamentales, Verdú remarcó que “la curva general de casos represivos siempre es ascendente, hay alguna etapa de amesetamiento, por lo general, después de las grandes crisis de crecimiento, que coinciden absolutamente con las crisis del capitalismo”, y agregó: “si comparamos el momento en qué el número anual se instaló en los tres dígitos o en qué momento salió del centenar para ubicarse mucho más arriba de los dos centenares de casos, va a coincidir con la crisis 1999/2000/2001, o te va a coincidir con la crisis 2007/2008/2009. O sea, te está mostrando cuándo se reprime más. Pero después de esos picos ascendentes no se produce una baja, se produce un amesetamiento”.

Verdú caracterizó los asesinatos ocurridos durante el ciclo kirchnerista y dejó cifras contundentes: “Hoy estamos hablando, sobre 4.970 casos totales, de 3.070 ocurridos en los últimos 12 años. El 65 % del total son muertes ocasionadas después del 25 de mayo del año 2003, y eso incluye a todos los que están gobernando hoy y a todos los que van a seguir gobernando después del 10 de diciembre. Y sabemos que el 49 % del total son chicos de entre 15 y 25 años, y de 0 a 25 años es el 52 %, donde la mayoría de los niños menores a 12 años son femicidios vinculados, niños asesinados junto con sus madres en hechos de femicidio, que abarca casi al mitad del archivo, donde el femicida es integrante del aparato represivo estatal”.

Cerrando el análisis destacó, finalmente, que en el total de casos, las provincias de Santa Fé, Tierra del Fuego, Mendoza, Córdoba y Buenos Aires son, en ese orden, en las que se mantiene el mayor índice de personas asesinadas por al aparato represivo del estado.

El origen de CORREPI: la continuidad de la represión en democracia

Siguiendo un orden cronológico, y con carteles que anclaban lo que decía la voz en off el relato contaba la poco difundida historia de la continuidad represiva e impunidad incluso con la vuelta de la democracia: “El 8 de mayo de 1987, Willi, el Negro y Oscar, tomaban una cerveza en Figueredo y Guamini, Budge. Dos autos patrulleros pararon frente a ellos, al grito de ´¡al suelo señores!´. Descendieron tres policías de la bonaerense: Juan Ramon Balmaceda, Isidro Romero y Jorge Miño. Los efectivos apuntaron, los tres pibes tirados en el piso recibieron 19 disparos. La Masacre de Budge destapó lo que ya muchos sabían. Para los pibes del barrio y los trabajadores el verso que decía ´con la democracia se come, se educa, se cura´ no era más que un eslógan televisivo. Aunque estos no fueron los primeros casos de gatillo fácil de nuestra historia, fue la primera vez que el dolor individual de las familias se rodeó de solidaridad y militancia popular”.

Y comenzaba a contar, luego, la resistencia que se empezó a dar en torno a ese emblemático caso de represión policial: “Las movilizaciones de las comisiones de amigos y vecinos fueron el inicio de un largo camino para visibilizar la represión en los barrios. Aunque con distintos métodos y con diferentes objetivos, la represión en democracia seguía existiendo. Los fusilamientos, las torturas, el verdugueo y las detenciones arbitrarias no eran casos aislados, ni obra de algún loquito suelto, sino parte de una política de estado. Los desaparecidos tampoco habían terminado con la dictadura, aunque muchos fueron y siguen siendo ocultados. El primero que se supo, José Luis Franco, ocurrió en 1983. Fue detenido en Rosario por personal policial del comando radioeléctrico. Durante meses su familia lo busco. Su cuerpo fue encontrado en un descampado, tenía 23 años”.

Asimismo, CORREPI hizo un repaso de la Masacre de La Tablada: “Los días 23 y 24 de enero de 1989, 32 combatientes del Movimiento Todos por la Patria fueron fusilados en los cuarteles del regimiento de Infantería Mecanizado 3 General Belgrano, en La Tablada. Habían presentado su rendición 3 veces, antes de haber sido atacados con fósforo blanco y torturados. Cuatro de ellos: Carlos Samojedny, Francisco Provenzano, Ivan Ruiz y José Alejandro Díaz, siguen hasta hoy desaparecidos”.

Luego sería el turno de recordar los hechos de la década del 90’ sobre todo uno, el que dio comienzo a la historia de CORREPI, el crimen de Walter Bulacio: “unas prematuras elecciones, daban como presidente a Carlos Menem. El 19 de abril de 1991, Los Redondos tocaban en el estadio de Obras Sanitarias. La banda mas convocante del país. Allí la policía asesinó a Walter Bulacio. Por los golpes, Walter murió una semana después había estado 15 hs en la comisaria antes de ser llevado al hospital.

El asesinato del Walter provocó las movilizaciones populares más masivas desde las marchas contra el indulto. Sacó a la calle a miles de jóvenes que le decían al estado y al gobierno de turno que no se iban a quedar inmóviles frente a la represión. La detención por portación de rostro, las torturas, el hostigamiento y el gatillo fácil eran responsabilidad del estado. Y la respuesta era la organización y la lucha. El grupo de militantes que se había movilizado con la masacre de Budge se definió como organización antirrepresiva, y años de gestación dieron vida a CORREPI”.

Otro momento sobresaliente del relato estuvo vinculado a la memoria de Delia Garcilazo, quien ideó el archivo antirrepresivo de CORREPI: “En 1986, el ministro del Interior Carlos Corach intervino públicamente sobre el gatillo fácil. Nuestra compañera Delia Garcilazo, mama de Fito Rios, propuso que hiciéramos las listas de las víctimas del aparato represivo del estado en democracia, y las discutiéramos con un acto en Plaza de Mayo. En ese momento la lista apenas tenía 200 nombres”. Delia falleció el año pasado.

Un repaso por casos emblemáticos del ciclo kichnerista

Luego del relato cronológico, la RNMA entrevistó a Leo Santillán, hermano del militante piquetero Darío Santillán - asesinado por el comisario Alfredo Luis Franchiotti el 26 de junio de 2002, en medio de una represión ordenada por el gobierno de Eduardo Duhalde -, quien se refirió a cómo se vive la presentación cada año de nuevos casos, siendo familiares de un caído: “Nos encontramos muchas veces en situaciones similares. En la desidia y en el desamparo, pero también nos encontramos reflejados. La lucha nos permitió encontrar una canalización e, incluso, poder creer que a pesar de la impunidad podemos revertir algunas cosas si las luchamos. Lo contrario es resignarse, es como que uno muere en vida”.

Poco después se escuchaba desde los parlantes del escenario la voz del Alberto, padre de Darío Santillán, quien destacaba: “Una lucha no es una sola lucha, sino que es de todos. Venir es una manera de reafirmar que estamos juntos. Es para que nos vean, sobre todo, y sepan que no somos invisibles, por más que lo quieran”. Asimismo, el padre del militante asesinado, remarcó con respecto a la causa de su hijo: “Pensaban que nos iban a conformar con la prisión de Franchiotti y Acosta, pero nosotros seguimos, apuntamos para arriba, a los responsables políticos. Hay dos justicias: una para los que menos tienen, que es palos, presos o desaparecidos; y otra para los poderosos y políticos que siguen amparando”.

Como representante de los organismos de derechos humanos, pasó por la transmisión especial de la RNMA Enrique “Cachito” Fuckman, integrante de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEDD) y del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, quien explicó el porqué de su presencia en el acto: “Vinimos aquí, desde nuestro lugar de militantes populares. Nosotros siempre decimos: porque luchamos nos desaparecieron, porque aparecimos seguimos luchando. Desde ese punto de vista, nuestra postura desde hace 30 años, desde que existe la AEDD, es siempre acompañar a todos aquellos que luchan por sus derechos y a su vez denuncian las violaciones actuales a los derechos humanos. Acá en la plaza quizás tengamos a los máximos exponentes, que son los familiares de aquellos que fueron asesinados por el propio estado. Me parece que lo correcto, justamente por ser sobreviviente de las políticas genocidas de este estado, es estar al lado de ellos, luchando por memoria, verdad y justicia. La misma que pedíamos frente a los juicios de los genocidas. Tenemos que entender mas allá de las diferentes situaciones y los diferentes momentos del país, no es lo mismo hoy que hace 35 años atrás, la dictadura, pero el aparato represivo del estado sigue cumpliendo su mismo rol. Por eso, nos parece que tenemos que acompañar a todos aquellos que hoy en día están en la calle reclamando”.

En ese sentido, uno de los temas sobre los que opinó Fuckman fue el del editorial del diario La Nación que pidió el cierre de los juicios a los genocidas: “Los juicios los conseguimos porque habíamos logrado un consenso social a favor de ellos. Los vamos a seguir manteniendo mientras sigamos teniendo ese proceso social. Lo de La Nación no me extraña absolutamente nada, es lo que esperábamos que haga. Salir a reclamar por sus socios cómplices”.

También acercó sus palabras al escenario Mónica Alegre, madre del joven Luciano Nahuel Arruga, desaparecido y luego encontrado sin vida enterrado como NN en el cementerio de Chacarita. Mónica denunció: “Hay todavía chicas y chicos que no se encuentran, que los siguen matando día a día, y que nadie hace nada, ni los Kirchner, ni los Scioli. Nosotros vamos a seguir acá, de pie, pidiendo justicia para nuestros hijos. O nos dan la justicia que se merecen nuestros hijos o nosotros la vamos a tomar. Estamos cansados de que nos pisoteen y nos ultrajen. A mi me llevaron 17 años de mi hijo, y no me voy a conformar con 10 años (de condena a los autores materiales del crimen), porque ellos van a salir y mi hijo no va a volver. Voy a ser su sombra, les voy a respirar en la espalda, no me van a ver caer. Voy a seguir como una loca, como me ellos me dijeron. Me van a ver de pie siempre. Donde haya un pibe desaparecido ahí va a estar esta loca”, aseguró, en un grito emocionado y dolorido.

Acercaron, entre otros también, su solidaridad y palabras Marcelo Ramal, legislador de la Ciudad por el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT), y dirigente del Partido Obrero, una delegada de la comisión interna de ATE de trabajadores del Hospital Garrahan, como así también el trabajador y delegado de la Línea 60, Néstor Marcolín.

La Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) también tuvo su espacio en el acto para decir una palabras. Dos de sus integrantes, Ezequiel e Irina, leyeron un texto consensuado por los medios que integramos la RNMA, donde destacaron: “estamos acá en el escenario y eso no es casual. Porque nosotros somos comunicadores populares y somos militantes populares. Las familias que están aquí nos conocen. Para los medios hegemónicos del sistema ellos son, en la mejor de las circunstancias, algunos casos; a veces ni eso, porque no les dan espacios en sus medios. Cuando hablan de las causas, toman como un hecho la versión policial; ponen a las víctimas en el lugar de victimarios; siembran dudas; instalan mierda. Para nosotros, estas causas no son casos ajenos. Son nuestras causas. Y en nuestros medios hablan las familias. Denunciamos, juntos, la represión policial e institucional que sufren nuestros pibes y pibas en los barrios. Nuestros medios son sus medios y también una herramienta de lucha”.

“Cuando vamos a una marcha, somos parte de las luchas que contamos, así que estamos de este lado -continuaron- como pasó el 13 de marzo de 2013, que durante uno de los intentos de desalojo de la Sala Alberdi, dos compañeros nuestros, Esteban Ruffa de ANRed y “El Polaco”, de Dtl! y Antena Negra TV, fueron heridos con balas de plomo por la Policía Metropolitana, la nueva policía de la nueva política, que solo quiere ser como las peores policías. La Metropolitana, cuando sea grande, quiere ser como la bonaerense, o como cualquiera de las policías provinciales o la federal. Quieren ser eso, asesinos de nuestros pibes disfrazados de justicieros. También, como nos ocupamos tanto de los derechos humanos de hoy como los de ayer, los genocidas de la ESMA han utilizado durante el juicio que está en su etapa final, materiales de La Retaguardia, otro medio integrante de la RNMA para apretar a los fiscales. Por supuesto, también, para apretarnos a nosotros”.

Concluyeron su intervención señalando la histórica lucha de la RNMA por el reconocimiento de sus medios: “Hemos dado debate en los espacios previos a la sanción de la Ley de Medios.Hemos marcado durante los primeros cinco años como el AFSCA de por Martín Sabatella, se dedicó a no cumplir la ley. Denunciamos, exigimos, movilizamos. Finalmente conseguimos, hace algunos días, que varios de nuestros medios, y otros que pertenecen a otras redes de medios comunitarios, alternativos y populares, obtengan un reconocimiento de parte del estado. No tenemos licencias, pero algunos sí tenemos reconocimiento del estado. No nos lo dieron, lo arrancamos en las calles”. También la RNMA remarcó su preocupación por el allamiento y decomiso de equipos sufrido por el canal Antena Negra TV: “conseguimos en las calles, que también nos los devuelvan. Sin embargo, un compañero del canal, Martín Sande, está imputado por comunicar. Este martes 1 de diciembre, en la Cámara Penal en Comodo Py, ahí en la calle vamos a estar exigiendo su absolución, acompañados como siempre, por los y las compañeras de CORREPI”.

Hacia el fin del acto, una gran cantidad de familiares de víctimas de la represión policial e institucional fueron subiendo al escenario para mencionar, uno a uno, el nombre de su familiar caído, detalles de las circunstancias de su asesinato y el nombre del policía asesino. Mientras, otros familiares posaban para los fotógrafos con las imágenes de sus víctimas.

 

Tres familiares de víctimas del gatillo fácil leyeron el documento central y las palabras finales quedaron a cargo de María del Carmen Verdú, que detalló, analizó y caracterizó las estadísticas generales del informe anual represivo 2015 y de los últimos 12 años.

ESCUCHAR la transmisión completa de la RNMA

Fuente: http://www.anred.org/spip.php?article11127

 

 

Examinemos la interpelación multisectorial y plurinacional  del señalamiento de Egídio Brunetto: "Queremos un proyecto popular para la agricultura que asegure acceso y control del territorio a la población que vive en el campo; que posibilite e incentive el uso de tecnologías que aseguran la preservación del suelo, de las aguas y de la biodiversidad; que garantice la preservación de la identidad social y cultural de las poblaciones rurales, sea de los campesinos, indígenas y "quilombolas"; que haya políticas de Estado orientadas al fortalecimiento de la agricultura campesina y de la producción de alimentos; que promueva la implementación de nuevas matrices energéticas, adecuadas a las condiciones y preservación ambiental y que rompan con la dependencia del monocultivo como es hoy la alternativa del agro-combustible defendido por las clases dominantes".

 

Comprobemos cómo se concreta en Argentina

 

 

Neuquén, 15 de marzo de 2013

Viernes 22 de marzo // 18 Horas // 

Playón Universidad Nacional del Comahue

 

Atención a todxs, a las mujeres, hombres, niñxs que en pie defienden la vida.

El decenio 2005-2015, ha sido declarado por las Naciones Unidas como Decenio Internacional para la Acción “El agua fuente de vida”.

En las provincias de Neuquén y Río Negro, los gobiernos han interpretado esta declaración de manera excéntrica, entregando el agua a las empresas mineras y petroleras, que la usurpan y la contaminan sin hacerse cargo de formas adecuadas de saneamiento o remediación.

Hay antecedentes ilustres (Loma de la Lata) que demuestran que estos últimos conceptos son muy relativos y que no hay mejor forma de cumplir con la seguridad hídrica que prohibir cada forma de contaminación.

Sin embargo, los gobiernos no lo piensan así. En Río Negro lo dejan en claro tanto el veto a la ley de cianuro como el de la ordenanza anti-fracking en Cinco Saltos. En Neuquén las emergencias hídricas de los últimos años han demostrado que la gestión de las aguas se ha llevado a cabo teniendo en cuenta casi exclusivamente los intereses de las empresas.

Considerar el agua como fuente de vida, quiere decir que el agua no es una mercancía, ni un bien común, ni tampoco un derecho. Es más bien parte de nosotros mismos, que estamos hechos por un 70 % de agua, y sin Ella la vida en todas sus formas, no sería posible. Por este motivo, expresamos la necesidad de exigir políticas que realmente resguarden el agua, que sepan relacionarla con su fin vital y la mantengan no contaminada.

La actitud neoliberal por parte del Estado nacional y provincial (Sapag – Wertelineck) fomenta políticas empresariales que, lejos de generar el desarrollo socio-económico interno prometido, perjudica los siguientes ámbitos:

-Cantidad de agua: El uso voraz de agua que se hace para llevar adelante la fractura hidráulica produce emergencias hídricas constantes. Por un lado, contamina las aguas subterráneas y superficiales, agotando estas últimas y dejándolas inutilizables. AIC y EPAS están involucrados en esta dinámica: restringen el uso a la población y por otro lado concesionan a las empresas el uso indiscriminado del agua. Sapag anunció la construcción de un acueducto abocado a abastecer las petroleras y otro para la población. En las inversiones millonarias que se hicieron para la construcción del acueducto Mari Menuco no se quiso tomar en consideración que el agua del mismo lago está contaminada (proviniendo de un reservorio  artificial rodeado por pozos de petróleo, que tiene explotación _off shore_ y hecho arriba de pozos supuestamente no sellados de YPF). Otro caso emblemático de este tipo de política es el proyecto de acueducto para Cutral-co y Plaza Huincul: se quiere abastecer los dos centros urbanos con el agua de Los Barreales que, según un peritaje hecho por la Justicia Federal en 2012, contiene cantidades de metales pesados muy sobre los valores permitidos. 

 

-Efectos sobre la salud humana: Considerando la contaminación de ríos y napas (y también de suelos y aire), las aguas quedarían inutilizables para cualquier tipo de riego y sobre todo para consumo humano.  Además de benceno, tolueno, xileno, antraceno, pireno, fenantreno y benzapireno (todos cancerígenos), también podemos encontrar metales pesados como el cadmio, cromo, plomo, mercurio, cobalto y cobre y sobre todo elementos radioactivos como iridio 190 y 191, uranio, torio, estroncio 90 y radio 226 (isótopos radioactivos que se encuentran atrapados en las profundidades de la roca madre. Una remediación apropiada de estas aguas es extremadamente costosa y aún no hay ningún plan concreto. en marcha. Sobre los efectos que podemos destacar en la salud son: malformaciones genéticas, cerebrales, disminución del coeficiente intelectual, esterilidad, abortos espontáneos, alteraciones endocrinas, sistema Inmune, cáncer, problemas en la piel y en órganos sensoriales, sistema Hepático (páncreas),  hígado, riñones y sistema Respiratorio. La fractura hidráulica (fracking) además de todo esto, nos expone a una cantidad de químicos (más de 700) cuya composición no ha sido conocida aún, ya que los fabricantes de los productos, no divulgan los ingredientes químicos que utilizan.

 

-Pueblos originarios: Las prácticas de exploración y explotación llevada en adelante por las empresas estatales y privadas ignoran y pisotean sistemáticamente los derechos de los pueblos originarios como la consulta previa, los estudios de impacto cultural y  el convenio 169 de la OIT. Muchas comunidades se encuentran afectadas a nivel de salud gravemente, con lo cual  corre peligro de muerte biológica y cultural (genocidio).

 

-Efectos sobre la naturaleza (ecocidio): el elevado impacto ambiental de la contaminación de la industria extractivista, y del fracking en particular, amenaza de manera concreta la biodiversidad. Las culturas de los pueblos originarios y los últimos avances científicos demuestran que la diversidad de las formas de vida tienen un valor en sí mismas y contribuyen al florecimiento de la vida humana y no humana en la tierra. La amenaza de  extinción de especies autóctonas tiene un ejemplo concreto en la reserva natural provincial de Auca Mauhida, en donde, con el aval del gobierno, la empresa Total S.A. está perforando un pozo exploratorio de hidrocarburos no convencionales a fracturando y explotando, generando un alto impacto sobre la biodiversidad al intensificarse la fragmentación de hábitat, pérdida de cobertura vegetal, aumento de accesos a cazadores furtivos en la zona sur de Auca Mahuida el alejamiento y la muerte de algunas especies animales. Para recuperar el equilibrio perdido con la naturaleza necesitamos cuidar y conservar las formas de vida no humana porque nos encontramos en un ecosistema que está perdiendo cada vez más sus elementos imprescindibles para garantizar el ciclo de la vida.

 

-Petróleo y Trata: La dinámica laboral de la industria hidrocarburífera, hombres lejos de su hogar y altos sueldos, desembocan en la trata de mujeres y niñas para la explotación sexual. La ruta de la trata está ligada a la ruta del petróleo. En la Patagonia, (donde se encuentran las mayores reservas hidrocarburíferas), existen prostíbulos que fueron creados por la misma YPF para satisfacer la demanda sexual de sus trabajadores, y que camuflaban la prostitución bajo el nombre de empleadas del Estado. Sobre las bases de esta actividad, crecen las redes de Trata, redes, que son gerenciadas por políticos corruptos  y empresarios explotadores pertenecientes al crimen organizado.

Mercantilización del saber: Actualmente la UNCO cerró diferentes convenios con fundaciones que responden a empresas petroleras como YPF, GyP Neuquén, Apache. Las empresas juegan un papel hegemónico dentro de la universidad, en la formación de los estudiantes  y en la orientación del saber científico y de las investigaciones que se inclinan a favorecer los planes económicos Atrás de lo que se suele llamar responsabilidad social empresarial se encuentra un foco de corrupción y de compraventa de voluntades y conciencia con que las empresas lavan su cara y callan tanto a la población como a las autoridades institucionales.

 

-El aspecto productivo: La contaminación de los suelos y las aguas aniquila las posibilidades de desarrollar otras actividades de producción a mediano y largo plazo. Al coincidir matriz energética y matriz productiva, se fomenta al extractivismo como única fuente de riqueza y producción.

-Mercado laboral: La industria petrolera produce puestos de trabajo para pocos y a corto plazo.  La mayoría de las mujeres se ve excluida del ámbito petrolero. Si bien los sueldos son altos estos mismos producen desigualdad social. La fractura hidráulica necesita recursos humanos especializados que hoy día no se encuentran en el país; por lo cual la gran mayoría de sus especialistas son extranjeros. La actividad petrolífera, por su efecto sobre la naturaleza, anula la posibilidad de otras producciones que implican la creación de nuevos puestos de trabajo, haciendo creer que esta es la matriz productiva más conveniente para la región.  

MULTISECTORIAL NO FRACKING

Comisión Prensa y Comunicación
UAC Unión de Asambleas Ciudadanas
www.asambleasciudadanas.org.ar

 

 

Comprobemos cómo la imprescindible e ineludible unión internacionalista avanza y cómo desde Colombia, país neoliberal cuya democracia encubre el vigente terrorismo de estado, nos iluminan caminos emancipatorios.

 

 

Declaración de la Asamblea de los Movimientos Sociales - Foro Social Mundial 2015

"Construir una agenda común contra

el capitalismo, el imperialismo, el patriarcado y el racismo"

 

Por Asamblea de los movimientos sociales (Rebelión)

Nosotras y nosotros, nos hemos reunido en la Asamblea de los Movimientos Sociales, durante el Foro Social Mundial de Túnez 2015, teniendo en cuenta toda nuestra diversidad para construir una agenda común de luchas contra el capitalismo, el imperialismo, el patriarcado, el racismo y todas las formas de discriminación y de opresión.

Hemos construido una historia y un trabajo en común que ha permitido avances, con la esperanza de conseguir la victoria contra el sistema dominante y poder concretar alternativas en pro de un desarrollo socialmente justo y respetuoso de la naturaleza.

Los pueblos de todo el mundo sufren actualmente los efectos del agravamiento de una profunda crisis del capitalismo, en la que sus agentes (bancos, transnacionales, conglomerados mediáticos, instituciones internacionales) buscan potenciar sus beneficios a costa de una política intervencionista y neocolonialista, con la complicidad de gobiernos neoliberales.

Guerras, ocupaciones militares, tratados neoliberales de libre comercio (Transatlántico, Transpacífico, ALECA, UE- MERCOSUR , ADE, e Israel-MERCOSUR y diferentes tratados bilaterales) y políticas de austeridad se traducen en paquetes económicos que privatizan los bienes comunes y los services publiques, rebajan los salarios, violan los derechos, multiplican el desempleo, aumentan la precariedad y la sobrecarga de las mujeres en el trabajo de los cuidados, y destruyen la naturaleza.(...) Leer

 

Pronunciamiento del Seminario de Tierra y Territorio

del Sur de Bolívar, Centro y Sur del César

13 de agosto de 2015

 

Por Rebelión

Nos hemos encontrado durante los días 07 y 08 de agosto, más de 120 delegados y delegadas de diversos procesos comunitarios pertenecientes a la Comisión de Interlocución del Sur de Bolívar, Centro y Sur del Cesar-CISBCSC. Somos comunidades campesinas, mineras, afrodescendientes y pescadoras; somos hombres y mujeres, jóvenes y víctimas de crímenes de Estado y del despojo, a quienes nos une la lucha por la defensa de la tierra y la permanencia en el territorio y la necesidad de que nuestros derechos sean plenamente reconocidos. 

Decidimos hacer el Seminario de Tierra y Territorio en la Zona Humanitaria de la comunidad de Bellacruz, quienes valientemente decidieron retornar a las tierras que les fueron despojadas hace más de 19 años. Se ha desarrollado este seminario como una acción de identidad y solidaridad. 

El seminario nos permitió fortalecernos en nuestro espíritu e identidad, avanzar en la unidad, consolidar una idea clara de las problemáticas que nos afectan y acordar un contundente plan de trabajo para hacerles frente. 

Para ello, durante estos días hemos compartido esperanzas y experiencias de lucha; reflexionado sobre el despojo violento de nuestras tierras y territorios que se recrea con nuevas y sofisticadas formas legales, pero también violentas; analizado como las leyes aprobadas y en curso, los megaproyectos de infraestructura, mineros y energéticos que se implementan en la región constituyen constantes atropellos y amenazas a la vida y la integridad física de nuestros pobladores. 

Reafirmamos que en las aguas que confluyen hacia el gran río Magdalena, nuestros ancestros recrearon la vida y la cultura, en la generosidad de ellas nos hemos alimentado de las tierras que fertiliza en sus inundaciones. En las ciénagas alimentadas por sus aguas, han crecido el jaguar, el bocachico, el ponche, entre muchos otros; haciendo parte de humedales únicos en el mundo e integrados a bosques secos tropicales en peligro de desaparecer, por la cínica destrucción de nuestros territorios amparada en el dogma de los negocios y el desarrollo. 

Seguimos denunciando que la muerte del río, de sus ciénagas y sus afluentes, ha significado la desaparición paulatina de la pesca y la caza, que nos otorgaba una invaluable fuente de proteína, y que era la base alimentaria. Con el agotamiento de la pesca, con la muerte del río, con el despojo de nuestras tierras nuestros hijos crecen amenazados por la desnutrición. 

En este Seminario encontramos que nuestros territorios son despojados y transformados en función de mega proyectos como la canalización del río Magdalena y la ruta del sol que marginan y desplazan a las comunidades en su recorrido. También, que en nuestros territorios está proyectada la utilización de 3'500.000 Has para proyectos extractivistas, mientras las comunidades contamos con 100.000 Has para alimentarnos. 

 

  • Queremos construir gobiernos profundamente democráticos y que garanticen la vida digna, que posibiliten relaciones de cuidado con la naturaleza, queremos territorios para la salud y el bienestar, queremos territorios para recrear la alegría y la fraternidad. Somos comunidades que construimos la paz desde y para el territorio. 
  • Hemos mandatado recuperar nuestras tierras con coraje y valentía. Hemos mandatado recuperar nuestros territorios para defender nuestra vida, para construir nuestros gobiernos de vida digna, para recrear nuestra cultura. Es nuestro mandato que la tierra debe ser para quien la trabaja. 
  • Queremos profundizar nuestros lazos de unidad con nuestros hermanos y hermanas campesinas y campesinos, indígenas y afrocolombianos quienes vienen adelantando valientes procesos de liberación a la madre tierra, de construcción de territorios colectivos, de territorios pluriétnicos y multiculturales, de defensa de la economía campesina. También estamos caminando junto a quienes están trabajando en el reconocimiento por parte del Estado colombiano de los derechos del campesinado, en la construcción de territorios agroalimentarios, en la construcción de gobiernos propios que pasa por nuestra propia financiación, nuestra educación, nuestra salud, en nuestros propios proyectos de generación de riqueza para la comunidad y por la comunidad. 
  • Invitamos a las colombianas y a los colombianos, invitamos todos aquellos que les conmueva la injusticia somete a nuestra región, invitamos a todos aquellos que sueñan con la justicia y la dignidad de nuestros pueblos, a los que insisten en recrear la vida y la dignidad. Los invitamos a acompañarnos en nuestras luchas por la liberación de la madre tierra, a compartir nuestras apuestas por construir gobiernos propios por la vida digna, a defender a nuestro río Magdalena porque es dador de vida y alegría, a seguir soñando que nuestro destino puede ser labrado por nuestras manos. 

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=202108