Qué Mundo

Agosto 2018

Sin la UNASUR por promover COSIPLAN-IIRSA y embaucar de estar emancipando la Patria Grande.

 

 

 

 

SITUACIÓN/ CRISIS CIVILIZATORIA / ALTERNATIVAS

 

 

 Situación

 

Expliquemos porqué emanciparnos de la opresión-represión capitalista nos exige, previamente, desenmascarar a dirigentes e intelectuales progresistas y de las izquierdas reformistas. Examinemos el siguiente artículo:

 

Dramáticos días para la integración latinoamericana

Poderoso golpe contra UNASUR

14 de agosto de 2018

Por Eduardo Paz Rada

Rebelión

 

La coordinación conservadora de los presidentes de Argentina, Mauricio Macri, y de Brasil, Michel Temer, ha conseguido desmontar los más importantes avances de la integración de los países de América del Sur que, en los pasados diez años, conformaron la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) como bloque referente de las relaciones mundiales marcadas por la multipolaridad de potencias y de proyectos integracionistas regionales.

La potencia económica y política de los dos gobiernos, respaldados por los presidentes de Perú, Chile, Colombia y Paraguay (el denominado Grupo de Lima), consiguió hacer tambalear las estructuras integradoras de la región en abril pasado, cuando determinaron “suspender su participación” en el organismo de confluencia de intereses y proyectos de unidad, anhelados durante casi dos siglos desde que Bolivar y San Martín lucharon por constituir la Patria Grande durante la Guerra de la Independencia. Ahora, el presidente conservador de Colombia Ivan Duque ha anunciado el “retiro” de Colombia de UNASUR.

Encontraron el momento preciso --la asunción de la presidencia Pro-Tempore de Bolivia en UNASUR-- para dar curso a su ofensiva conservadora y neoliberal en la región después de dos años de sigilosos movimientos de debilitamiento y parálisis de todos los proyectos integracionistas construidos al margen de la influencia y predomino de Estados Unidos: MERCOSUR, ALBA, CELAC y UNASUR.

Venganza histórica

El trasfondo de esta decisión está vinculado a la “venganza histórica” del gobierno de Washington y de las clases y grupos aliados a su estrategia en la región latinoamericana por los avances conseguidos en los procesos nacionalistas, antiimperialistas y bolivarianos de los primeros tres lustros del siglo XXI. A pesar, incluso, del maltrato que reciben Macri y Temer del gobierno de Estados Unidos y de la profunda crisis económica y social que han producido en sus países.

La figura, liderazgo y carisma del comandante Hugo Chavez fueron trascendentales en la construcción de la integración emancipadora tanto por su rescate de la memoria histórica de las grandes gestas revolucionarias, como el haber desarrollado un proyecto político e ideológico que sentó las bases de la proyección latinoamericanista y caribeña hacia el siglo XXI. Ya el general Perón de Argentina y el general Torrijos de Panamá habían sentenciado que el siglo XXI nos encontrará “unidos o dominados”.

En estos años se recuperó el proyecto bolivariano de la unidad regional latinoamericana y caribeña al producirse primero el rechazo al Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) en la Cumbre Presidencial de Mar del Plata, en 2005, en la que confluyeron los movimientos sociales y populares en coordinación con los gobiernos de los países de la región para impulsar una vía emancipadora e independiente, e ir construyendo después los organismos encargados de impulsar y llevar adelante la unidad.

 

UNASUR en la geopolítica mundial

De esta manera América Latina y el Caribe se convirtieron, en la acción unitaria y coordinada, en un interlocutor y protagonista de importancia mundial para debatir y promover estrategias propias frente a las potencias internacionales como Estados Unidos, Rusia, China e India, o a regiones que actúan cohesionadas defendiendo sus intereses.

Las políticas de defensa y protección, la recuperación del Estado como conductor económico, la recuperación industrial y las políticas de protección social y redistribución de la riqueza fueron rasgos centrales de los gobiernos reformistas.

En ese contexto, Brasil adquirió un lugar preponderante en el orbe no solamente porque encabezaba a una región de más de 650 millones de habitantes y con las reservas mundiales más importantes de recursos estratégicos como agua, energía eléctrica, bosques, hidrocarburos, biodiversidad y minerales diversos, lo cual lo posicionó en la confluencia BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) capaz de definir los destinos políticos, económicos y sociales de la humanidad y del planeta.

Al mismo tiempo, los distintos países de la región abrieron caminos importantes de relacionamiento con los países del Oriente Medio, del Asia Pacífico y África en una óptima perspectiva de consolidar las relaciones horizontales Sur-Sur como alternativa a la vertical e impositiva relación Norte-Sur, recogiendo así las experiencias solidarias del tercermundismo de la Organización de Países No Alineados (MNOAL).

Retroceso integracionista

Ante el retroceso integracionista de UNASUR y la suspensión de la participación de Brasil, el ex Canciller brasileño Celso Amorin manifestó que es “una decisión lamentable, una decisión absurda de geopolítica”. En el mismo sentido las organizaciones sindicales, populares y sectores de la izquierda de la región se manifestaron repudiando la decisión de los gobiernos neoliberales.

Entretanto, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dejó plantados a los miembros del Grupo de Lima en la Cumbre presidencial y el maltrato y desprecio de la cabeza del imperio ha sido clara frente a la genuflexión de presidentes como Macri, Kuczynski (expulsado de la presidencia de Perú por corrupción), Piñera o Duque.

Por otra parte, durante los últimos dos años no han cejado los esfuerzos por reflotar la OEA como referente hemisférico, especialmente con la finalidad de coadyuvar a la conspiración lanzada contra el gobierno del Presidente Nicolás Maduro de Venezuela, teniendo al Secretario General Luis Almagro como a uno de sus alfiles más peligrosos.

El panorama de multipolaridad mundial, en medio de la crisis del capitalismo occidental en Estados Unidos y Europa y el avance de China en la economía y política internacional demanda una estrategia propia de América Latina, en la que los movimientos populares, los sindicatos, y el pueblo reclaman retomar la senda de la unidad y la integración para que sean los conductos hacia la liberación y la independencia plena de América Latina y el Caribe.

Eduardo Paz Rada. Sociólogo boliviano y docente de la UMSA. Escribe en publicaciones de Bolivia y América Latina.

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=245265

 

 

Progresistas e izquierdistas afines reproducen la lógica del Capital y por tanto, se quedan en proyectos de aparente atención a los pueblos. Paz Rada distingue:  "Las políticas de defensa y protección, la recuperación del Estado como conductor económico, la recuperación industrial y las políticas de protección social y redistribución de la riqueza fueron rasgos centrales de los gobiernos reformistas.

En ese contexto, Brasil adquirió un lugar preponderante en el orbe no solamente porque encabezaba a una región de más de 650 millones de habitantes y con las reservas mundiales más importantes de recursos estratégicos como agua, energía eléctrica, bosques, hidrocarburos, biodiversidad y minerales diversos, lo cual lo posicionó en la confluencia BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) capaz de definir los destinos políticos, económicos y sociales de la humanidad y del planeta".

 

Pero la realidad concreta de la integración implícita en UNASUR es que expandió la IIRSA o las infraestructuras para la eficacia del saqueo con consecuencias casi irreversibles por la desterritorialización (desintegración comunitaria, contaminación ambiental, escasez de agua y ecocidios) y reterritorialización a favor de facilitar la exportación a gran escala de bienes comunes naturales convertidos en commodities.

 

 

IIRSA – COSIPLAN: algunos apuntes sobre

el ordenamiento extractivo del territorio en América Latina.

Publicado en 

 

 

El último viaje a China del presidente Macri (1) (2) tuvo varias repercusiones. Entre otras novedades llama la atención un comentario del mandatario sobre el proyecto IIRSA (Iniciativa de Infraestructura Regional Suramericana) como complemento a la política exterior china.(3) ¿En qué anda hoy uno de los pilares del ordenamiento extractivo del territorio en nuestro continente, puesto en marcha a inicios de siglo XXI?

 

La idea de integración regional en América Latina vía mercado tiene varios antecedentes, que Raúl Zibechi y otros analistas han reseñado con suficiencia en forma de intervención externa en la planificación del territorio. Acusa larga data con las políticas de inserción formuladas desde oficinas extranjeras, si por ejemplo nos remontamos hasta la Alianza del Progreso. Se sucedieron las reformas estructurales planteadas por el Banco Mundial y el BID, y posteriormente un giro en la gobernabilidad a la gestión global-local, aceitada por propuestas de inversiones desde los mismos países que los impulsaran a “sumarse” al mercado internacional. IIRSA y el Plan Puebla-Panamá (PPP) se destacan como la cara lavada de la economía regional en el siglo XXI, para acelerar y profundizar la mercantilización de los bienes comunes naturales. Señala Zibechi: “La derrota del ALCA en 2005 y la llegada al gobierno de fuerzas progresistas y de izquierda impulsó una redefinición de la IIRSA. El COSIPLAN (Consejo de Infraestructura y Planeamiento de la Unasur) se creó en la cumbre de presidentes de agosto de 2009 en Quito. Desde ese momento, la IIRSA es el Foro Técnico para temas relacionados con la planificación de la integración física de la UNASUR. El Consejo está integrado por las ministras y los ministros de las áreas de infraestructura o planeamiento.”(4). El contexto general ha sido conceptualizado como “post-regionalismo”, en un intento por distinguirlo del cumplimiento directo del Consenso de Washington y la sombra de Estados Unidos en la región, para dar lugar al UNASUR (Universidad de ONU: 5).

Con la UNASUR como principal operadora, la actividad de IIRSA bajo los velos del COSIPLAN poco se ha transmitido en los grandes medios de comunicación, aunque la Argentina haya asumido recientemente la presidencia temporal del organismo.

Hoy en día atravesamos idas y retrocesos entre los proteccionismos, las políticas de apertura comercial, y el ascenso de nuevas figuras políticas. Efecto Trump; nacionalismos contra la Unión Europea —con tintes nacionalistas y xenófobos incluidos— no debe extrañar que las aguas de la política y economía internacional para los sectores dominantes de América Latina también comienzan a moverse. Es parte del nuevo juego geopolítico, con actores revitalizados en la última década con Rusia y China a la cabeza.

 

Citando a Macri en China: “Tenemos interés en que Una Franja, Una Ruta (un foro mundial al que asistió) se articule conIIRSA para impulsar entre nuestras regiones la clave del siglo XXI: la conectividad” (6). Vale la pena prestar atención a la mención de la IIRSA en un contexto de nueva apertura de mercados para la Argentina y de refuerzo de los extractivismos. Con la UNASUR como principal operadora, la actividad de IIRSAbajo los velos del COSIPLAN poco se ha transmitido en los grandes medios de comunicación, aunque la Argentina haya asumido recientemente la presidencia temporal del organismo. En un foro llevado a cabo el pasado abril (XXX Reunión del Foro Técnico IIRSA y XV Reunión del Comité Coordinador) se reajustaron las líneas del proyecto original ante el nuevo escenario global, y se acordaron fechas específicas para los planes anuales de trabajos de infraestructura. Uno de los objetivos primordiales se trata actualmente el de viabilizar los mercados con el continente asiático, particularmente mediante el proyecto del Corredor Bioceánico. En esta oportunidad, China se perfila como la “cenicienta” de este proceso, aportando fondos para la concreción de proyectos (7), en un viraje de defensa del mercado libre que ahora opondría a la postura estadounidense. Algunos autores también destacan la preeminencia de empresas trasnacionales con sede en Brasil en la adjudicación de licitaciones (8), sobre todo teniendo en cuenta serios impactos sobre el pulmón verde del Amazonas.

 

A las inversiones en infraestructura directamente para mercados, las agendas gubernamentales han obligado sumar un componente esencial, el de cambio climático. Así, con proyectos destinados a gestionar riesgo y desastres ambientales, los encuentros de XXX Reunión del Foro Técnico IIRSA y la XV Reunión del Comité Coordinador incluyeron a los fenómenos de catástrofes desde una visión siempre naturalizada: “Adicionalmente (Rogelio Frigerio, Ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda argentino) comentó sobre la situación compleja que están atravesando once provincias de Argentina con motivo del impacto de graves inundaciones. Esto es un fiel reflejo del aumento de los desastres naturales como consecuencia del cambio climático, y demuestra la importancia de la planificación de obras de infraestructura resilientes a los efectos de estos eventos” (9). Sin dejar de lado la importancia de las obras técnicas para prevenir impactos, la mirada ingenieril y siempre atenta a esta adaptación disminuye y a veces anula la posibilidad de trabajar localmente desde las necesidades de los pueblos que sufren regularmente la exposición, y ven a sus territorios modificarse sin siquiera una previa consulta.

alt_text

En 2006, la IUCN propuso crear un observatorio ambiental sobre los proyectos de IIRSA, pero poco más que una crítica se encuentra en los documentos finales. Entre algunas propuestas siguen insistiendo con metodologías de enfoque ecosistemrico, las cuales, provenientes de la economía ambiental, sugieren correcciones de los proyectos en sus componentes socioambientales que busquen nuevos resultados a nivel de costo-beneficio para las comunidades. Como se ve, continúa pensando en la matriz del IIRSA, plenamente neoliberal en su corazón. El trabajo pretende buscar la alquimia que permita compatibilizar megaproyectos y biodiversidad —en su sentido amplio—, con el salvoconducto del mercado: con la biodiversidad puede generarse ganancias, siempre y cuando se respeten principios socioculturales y ambientales. Nuevamente, el desarrollo sustentable como discurso de salvavidas.

Las oposiciones a los proyectos se traducen en “dificultades” de implementación, como obstáculos que no dejan hacer.

Es que la dinámica es conocida. Ya se encuentran planteados y formulados decenas de proyectos a lo largo y ancho de los países, con el hábil recurso de la transparencia (todo puede accederse públicamente en los documentos correspondientes vía web). Cada proyecto tiene su ficha, con detalles por doquier. Las oposiciones a los proyectos se traducen en “dificultades” de implementación, como obstáculos que no dejan hacer. No debe sorprender entonces la excusa de la adaptación al cambio climático para intervenir en el territorio con proyectos de mitigación, a la vez que en el afán de generar corredores y vías para los recursos que se extraen, se deterioran los ecosistemas y comunidades que de ellos dependen.

La denominada licencia social y la participación sigue siendo clave, sin embargo, para las autoridades, que las tienen bien presentes aunque no aparezcan hasta que el proyecto se pone en marcha sin más. Una declaración de autoridades chilenas a este respecto es reveladora del lugar que ocupan.

Como máxima autoridad en San Juan, en elPTI que se desarrolla en la provincia, Lidia Zamora expresó que a pesar de los esfuerzos y el trabajo llevado adelante por parte de la delegación chilena que compone el EBITAN, es necesaria generar una política de visibilidad con respecto a los avances en la planificación de la construcción del Túnel de Agua Negra para conseguir apoyo por parte del pueblo chileno: “Necesitamos informar a todas las regiones que van a ser beneficiadas por el túnel cómo van a estar involucradas y brindarles más detalles de lo que se está trabajando. Ese es nuestro desafío , mayor difusión para que la comunidad sepa lo que se viene en materia de infraestructura, del intercambio comercial, entre tantas cuestiones más que se van a desarrollar con esta mega obra”. El proyecto, de aquí se deduce, ya se encuentra diagramado de punta a punta y solo faltan aspectos para la implementación; paso siguiente recién se plantea la necesidad de “transmitir” los beneficios de la megaobra. Es solo una autocrítica, no un paso fundamental.

 

Autores como Gudynas y Salama han revisado las propuestas de integración para comenzar a pensar en otros regionalismos, “autónomos”, que prioricen la capacidad de los países de generar sus propias propuestas de desarrollo.

Además, como lo han mostrado diversos analistas, es escaso el espíritu integrador-regionalista de los planes de infraestructura, y en cambio, se vuelcan exorbitantes sumas entre capitales trasnacionales y gobiernos, pero que a la vez permitan espacios locales mínimos de compra-venta para justificar públicamente las iniciativas. No tardaremos en apreciar, lentamente, pequeñas muestras de estos negociados en los medios de comunicación hegemónicos. Nos contarán seguramente sobre emprendimientos que se ven modernos y de enormes proporciones, como soluciones a la desconexión, el abandono, y los problemas cotidianos de intercambio para pequeños y medianos productores y comerciantes. Así se presentan el Túnel de Agua Negra (10), el mejoramiento del paso Cristo Redentor, o el mencionado Corredor Bioceánico. Para concretar esos proyectos, el COSIPLAN trabaja con gran planificación, concentrando esfuerzos en una Agenda de Proyectos Prioritarios de Integración (API) (31 proyectos estructurados y 103 proyectos individuales con un monto de inversión estimado en US$20.148,6 millones) que se encuentran clasificados y monitoreados.

¿Qué relaciones conviene generar? El debate de la integración en América Latina ha tenido muchos aportes, tanto desde el reducto académico como en iniciativas socio-políticas. Autores como Gudynas y Salama han revisado las propuestas de integración para comenzar a pensar en otros regionalismos, “autónomos”, que prioricen la capacidad de los países de generar sus propias propuestas de desarrollo. Sucede que a veces estas iniciativas también reproducen desigualdades entre los países, dando lugar en ocasiones a puras negociaciones bilaterales en las que salen beneficiados capitales especulativos. El caso de Brasil ha sido reseñado (LINK). Aunque se eviten Tratados de Libre Comercio, o Alianzas del Pacífico, existe el desafío también de trascender la esfera nacional, hacia adentro, estimulando formas más genuinas de generar soberanía. El marco de un comercio regulado entre países de la región debe habilitar también las expresiones de la diversidad de pueblos que en ellos viven. No sólo de América del Sur, sino el resto de América y el Caribe. Gudynas habla por ejemplo de “bioregión”, una “articulación ecológica y productiva entre biorregiones.” (Gudynas, 2002) con bases en la complementariedad y la soberanía alimentaria como ejes productivos. De esta manera se guía al comercio por otros valores, siempre respetando los mecanismos reales de participación de la sociedad, en su diversidad.

Las implicancias están a la vista. El discurso de la conectividad y la apertura de mercados, bajo el manto “protector” de alianzas de gobiernos regionales, posee fuertes efectos sobre las entidades financieras y las empresas con intereses productivos y comerciales en América Latina y el exterior. Promueve inversiones y estimula la rueda financiera en instituciones como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Fondo Financiero de la Cuenca del Plata (FONPLATA) y el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), nuevos actores internacionales (China sobre todo) y administraciones locales ávidas por incorporar proyectos desarrollistas y clavar cartelería de nuevos trabajos. Sin embargo, este proceso no es nuevo; se alinea con el histórico sometimiento de nuestra América. Las obras —o megaobras, que básicamente alteran la geografía del continente para facilitar la extracción de sus riquezas— se traducirán en duras consecuencias para la biodiversidad en su sentido amplio.

FUENTES Y CITAS:

(1) “Macri en China, por la Ruta de la Seda(Macri en China por “la Ruta de la Seda)

(2) China y Argentina. Las represas del Río Santa Cruz. Macri: ¿cambiemos o volvieron? El retorno del país chico y las viejas “relaciones” ¿internacionales?

“ Macri propone que China colabore conIIRSA para conectar Asia con Sudamérica

(4) Interconexión sin integración: 15 años de IIRSA

(5)Documento: The rise of Post-hegemonic Regionalism. The Case of Latin America

(6) Macri en China por la Ruta de la Seda

(7) China en el centro: la Inglaterra victoriana de este tiempo

(8) La sociedad público-privada por la hegemonía regional

(9) Argentina asume la presidencia Pro Tempore del COSIPLAN

Fuente: https://tierrasocialista.org/iirsa-cosiplan-algunos-apuntes-sobre-el-ordenamie/

En consecuencia, la Patria Grande o mejor el Abya Yala liberada plantea el desafío de cambio radical de nuestra naturalización de la lógica del Capital y de la percepción mercantilista de la cotidianeidad al fetichizar la sociedad de consumo. Es descolonizarnos.

 

Frantz Fanon: de la descolonización

al pensamiento crítico.

14 de agosto de 2018

 

Por Raúl Zibechi (La Jornada)

Uno debe ponerse del lado de los oprimidos en cualquier circunstancia, incluso cuando están equivocados, sin perder de vista, no obstante, que están hechos del mismo barro que sus opresores (Emil Cioran)

Frantz Fanon fue un ser extraordinario. Vivió su breve vida entre cuatro países: en su Martinica natal, en Francia y en Argelia-Túnez, donde se comprometió con la lucha por la independencia integrándose como militante al Frente de Liberación Nacional (fln). La coherencia entre su vida y su obra es un faro que nos debe guiar en estos momentos de incertidumbre, cuando afloran riesgos notables que ponen en peligro la existencia misma de la humanidad de abajo.

Intervino en una de las guerras más crueles de la historia moderna. El fln estimó que fueron asesinados un millón 500 mil de argelinos entre el comienzo de la guerra en 1954 y la proclamación de la independencia en 1962, lo que representa el quince por ciento de una población que no llegaba a los 10 millones. Historiadores franceses reducen esa cifra a un tercio, lo que sigue siendo un porcentaje asombroso. Una cantidad similar de argelinos fueron torturados.

Como médico-jefe del hospital psiquiátrico de Blida (nombrado en 1953), Fanon tuvo una experiencia fenomenal: recibió y atendió tanto a franceses torturadores como a argelinos torturados, lo que le permitió acceder a los recovecos más recónditos de la opresión y la humillación coloniales. Uno de los aspectos menos conocidos de su maravillosa vida fue haber convertido el hospicio-prisión en “una nueva comunidad que introdujo el deporte, la música, el trabajo, y donde se tiraba un periódico escrito por enfermos”.

Su profesión como psiquiatra le permitió comprender actitudes de los seres humanos que nunca fueron explicadas adecuadamente por el pensamiento crítico. En esos años se había consolidado el giro hacia el economicismo y el materialismo vulgar, que todo lo apostaban al desarrollo de las fuerzas productivas, camino en el cual las ideas emancipatorias tendieron a mimetizarse con los postulados capitalistas.

La interiorización de la opresión

La generación militante de las décadas de 1960 y 1970 conocimos a Fanon a través de Los condenados de la tierra , su obra póstuma publicada en 1961. Es el libro/manifiesto de un combatiente que afirma la necesidad de la violencia para enfrentar y superar la colonización, porque sabe que “el colonialismo no cede sino con el cuchillo al cuello”.

Los condenados… es un texto luminoso, plagado de ideas que marchan a contrapelo del sentido común revolucionario de la época, como su defensa del campesinado y del lumpen-proletariado como sujetos políticos, ya que observa que en las colonias los proletarios son el sector más “mimado por el régimen colonial”. Critica también la cultura política de las izquierdas, que se dedican a captar a las personas más “avanzadas” –“las élites más conscientes del proletariado de las ciudades”, constata Fanon- sin comprender que en el mundo del colonizado el lugar central, y liberador, lo juegan la comunidad y la familia, no el partido ni el sindicato.

Su apasionada defensa de la violencia del oprimido debe ser tamizada. Siempre es necesario recordar, como enfatiza Immanuel Wallerstein, que “sin violencia no podemos lograr nada”. No es un tema menor, porque el grueso de los partidos y movimientos antisistémicos parecen haberlo olvidado en su apuesta por incrustarse en las instituciones estatales.

Pero también es cierto, como reconoce el sociólogo, que la violencia por sí misma no resuelve nada. Fanon va más lejos cuando afirma que “la violencia desintoxica”, porque “libra al colonizado de su complejo de inferioridad”. En esa línea de argumentación, en Los condenados de la tierra concluye: “La violencia eleva al pueblo a la altura del dirigente.” Sabemos que las cosas son más complejas, como lo enseña medio siglo de lucha armada en América Latina.

Pese a la importancia que tuvo en nuestra generación el último libro de Fanon, considero que el primero, Piel negra, máscaras blancas, de 1952, es el que nos brinda mejores pistas sobre un siglo de fracasos de las revoluciones triunfantes. Aporta una mirada desde la subjetividad del oprimido, algo que los marxistas nunca habíamos conseguido desentrañar de forma tan cristalina. Nos dice que el complejo de inferioridad del colonizado tiene dos raíces: la económica y la interiorización o “epidermización” de la inferioridad. El varón negro desea blanquearse la piel y tener novia rubia. La mujer negra se plancha el pelo y sueña con un varón blanco. Deben abordarse ambos aspectos o la liberación será incompleta.

Fanon pone el dedo en la llaga cuando afirma que “el colonizado es un perseguido que sueña permanentemente en convertirse en perseguidor” (Los condenados de la tierra). En consecuencia, el colonizado no sólo quiere recuperar la hacienda del colono, sino que también desea su lugar, porque ese mundo le suscita envidia. Mira de frente el núcleo duro de los problemas legados por las revoluciones y que no podemos seguir eludiendo, en vista de dramas como los que atraviesa Nicaragua. ¿Por qué los revolucionarios se colocan en el lugar, material y simbólico, de los opresores y los capitalistas, y en ocasiones de los tiranos contra los que lucharon? Nos deja con la pregunta, ofreciendo apenas pistas sobre los caminos posibles para salir de este terrible círculo vicioso que reproduce la opresión y el colonialismo interno en nombre de la revolución. Fanon recorre los vericuetos de la psiquis del oprimido, con el mismo rigor y valor con que cuestiona a los revolucionarios que, cegados por la rabia, cometen abusos en el cuerpo de los colonizadores.

Las similitudes entre oprimidos y opresores sólo pueden desbordarse desde una lógica distinta a la del poder, y sólo pueden desarmarse si somos capaces de reconocerlas. Los dirigentes sandinistas comenzaron ocupando las residencias de Somoza y usando sus coches por razones de “seguridad”, hasta que el clan gobernante terminó actuando como el dictador.

La zona del no-ser

Fanon comprendió en carne propia que existe una zona de nuestras sociedades donde la humanidad es vulnerada sistemáticamente por la violencia del opresor. Se trata de un lugar estructural, que no depende de las cualidades de las personas. Estima que es justamente en esa zona, que denomina “zona del no-ser”, donde puede nacer la revolución por la que está dando su vida, y advierte que el mundo colonial tiene compartimentos cuyas fronteras están señalizadas por cuarteles y estaciones de policía. Esos dos mundos tienen vida propia, reglas particulares y se relacionan jerárquicamente. Sostengo que el período actual de acumulación por despojo/cuarta guerra mundial, implica la actualización de las relaciones coloniales.

Es probable que la potente actualidad de Fanon venga de la mano de la creciente polarización entre el uno por ciento más rico y la mitad más pobre y humillada de la humanidad, rasgos propios del período colonial.

En todo su trabajo, el autor se empeñó en mostrar que lo que vale para una zona, no necesariamente puede trasladarse a la otra. Que los modos de hacer política en la metrópoli no pueden ser los mismos que en la colonia. Que las formas de organización legales y abiertas de las zonas donde rigen los derechos humanos de los ciudadanos, no pueden ser copiadas por quienes viven en territorios arrasados como las favelas, los palenques, las comunidades de los pueblos originarios y las barriadas de las periferias urbanas.

Para Fanon, los pueblos oprimidos no deben caminar detrás de los partidos europeos de izquierda, cuestión que en el mismo período denunció su maestro Aimé Césaire en la Carta a Maurice Thorez, donde enuncia el “paternalismo colonialista” del Partido Comunista Francés, que consideraba la lucha de los pueblos contra el racismo como “una parte de un conjunto más importante”, cuyo “todo” es la lucha obrera contra el capitalismo.

*

En América Latina existen varios movimientos que muestran cómo los oprimidos y las oprimidas van resolviendo a su manera los dos asuntos que he abordado. Los textos “Economía Política i y ii ” del subcomandante insurgente Moisés del ezln , las memorias del dirigente nasa-misak del Cauca colombiano, Lorenzo Muelas, así como las reflexiones y análisis de autoridades mapuche, entre muchas otras que no puedo citar, son buenos ejemplos de pensamiento critico en la zona del no-ser.

En el mismo sentido, las voces de las mujeres de abajo pueblan el grueso volumen recopilado por Francesca Gargallo, Feminismos desde Abya Yala. Ideas y proposiciones de las mujeres de 607 pueblos en nuestra América. A esa multiplicidad de voces habría que sumar otras formas no occidentales de expresar cosmovisiones, desde el tejido y la danza hasta el cuidado de los animales, las plantas y la salud.

En segundo lugar, descubren que para despojarse de la imagen del opresor no alcanza con recuperar los medios de producción. Es un paso necesario sobre el que debe crearse algo nuevo, pero sobre todo diferente al mundo viejo, tejido de relaciones sociales no jerárquicas ni opresivas. La historia de las revoluciones nos enseña que este es el aspecto más complejo y la piedra con la que hemos tropezado una y otra vez.

Fanon advirtió los riesgos de que la acción rebelde termine reproduciendo la lógica colonial, en una luminosa y premonitoria referencia a Nietzsche: al final de Piel negra, máscaras blancas advierte que siempre hay resentimiento en la reacción. Sólo la creación de lo nuevo nos permite superar las opresiones, ya que la inercia reactiva tiende a invertirlas.

Medio siglo después podemos celebrar que muchos movimientos están empeñados, aquí y ahora, en vivir con dignidad en la zona del no-ser, esquivando las jerarquías estadocéntricas y patriarcales. Imaginemos que en esas creaciones late el corazón generoso de Fanon, desbordante de compromiso y creatividad.
http://semanal.jornada.com.mx/2018/08/12/frantz-fanon-de-la-descolonizacion-al-pensamiento-critico-6809.html


Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=245239

 

 Crisis civilizatoria

 

Reflexionemos y generalicemos la deliberación sobre que los extractivismos e IIRSA-Proyecto Mesoamérica implican la violencia de expropiaciones sistémicas, ecocidios-genocidios y reestructuración geográfica casi irreversible que llega al extremo de instalar zonas económicas especiales o neofeudos para maximizar la imposición de los intereses lucrativos de grandes capitales locales e imperialistas.

 

Reconfiguraciones territoriales y neoextractivismo: la nueva zona económica especial de Chiapas, México

 

Por Agustín Ávila Romero y León Enrique Ávila Romero

1 Resumen

Mediante esta investigación se da cuenta de las reconfiguraciones territoriales que se observan en Chiapas por la profundización del modelo extractivista de recursos naturales que se incrementará a raíz de la declaratoria como Zona Económica Especial del puerto Chiapas, México.

 

Se ubica el funcionamiento del sistema capitalista y los procesos de expansión geográfica del capital como uno de los elementos constitutivos de la actual ampliación de los procesos colonizadores que se viven en Chiapas, México. Entre los diferentes procesos que se observan que tienen impactos en las dinámicas socioespaciales porque significan la construcción de otras formas de vida y de producción del espacio se encuentran la reconversión agroexportadora, los monocultivos forestales como la Palma Africana, la privatización de los recursos energéticos, la minería, el turismo capitalista convencional y los megaproyectos de infraestructura. Todo ello forma parte de la apropiación capitalista de los territorios que implica la transformación de las construcciones territoriales previas.

 

Introducción

Para David Harvey (2004) la tendencia del sistema capitalista a producir crisis de sobreacumulación de capital, desarrolla excedentes de capital y excedentes de trabajo (creciente desempleo) que coexisten sin verse claramente la posibilidad de combinarse en forma útil. Para resolver dicha tendencia a la sobreacumulación, el capital hace uso del proceso expansión geográfica y de reorganización espacial que permite a otras partes del mundo incorporarse plenamente a las dinámicas de valorización de capital y por tanto de explotación y despojo de sus prácticas económicas y sociales distintas. Esta nueva producción de espacio, es así, una continuación del proceso de dominación colonial, ya que la penetración de relaciones sociales y las nuevas divisiones territoriales del trabajo, implican básicamente una confrontación violenta con las comunidades campesinas e indígenas que mantienen otra forma de relacionarse, de construir su economía y sus sentidos de vida.

 

Es ahí donde la dinámica de la vida campesina e indígena de Chiapas choca con los grandes intereses económicos que se impulsan en la región. Lo que aparece entonces claramente es el conflicto, la lucha entre diversas clases sociales para hacer frente a las dinámicas espaciales del capital, donde por un lado aparecen claramente los elementos privatizadores y despojadores -no sólo de sus medios productivos sino de las valoraciones sociales de los pueblos- y del otro lado, los sentidos de geografías del espacio, donde se mantiene la reexistencia, la valorización social territorial construida y los horizontes del buen vivir descolonial como futuro. A este proceso David Harvey (2003, 2007, 2014) le llama acumulación por desposesión (Despojo). Un mecanismo de acumulación del capital que se basa en la privatización de los bienes públicos y comunitarios; un modelo de explotación de los recursos naturales que proporciona a las empresas excepcionales condiciones de rentabilidad pero sin mejorar las condiciones de vida de sus habitantes.

Mediante este escrito se realiza un recorrido por los procesos de despojo que se viven actualmente en el estado de Chiapas, entre los que se encuentran la Reconversión Productiva agro-exportadora; el impulso a sistemas de plantaciones forestales y de agrocombustibles; la privatización de los recursos energéticos (petróleo, gas, energías renovables como la solar, eólica, geotermia entre otros ); minería; el impulso al Turismo Capitalista convencional y los Megaproyectos para obras de Infraestructura. Todo ello dentro de la declaración de Zona Económica Especial que se le ha dado a Chiapas.

 

Expansión geográfica y despojo

La creación de zonas económicas especiales y del proceso de acumulación por desposesión tienen sentido como iniciativas que buscan colonizar en la lógica del capitalismo regiones o territorios donde la subordinación a la dinámica de capital no se ha desarrollado plenamente. Ello responde también a la búsqueda de ganancia del capital que requiere reducir sus costos laborales y de acceso a materias primas. David Harvey lo explica de la siguiente forma:

 

“Cuando los costos locales aumentan rápidamente, los capitalistas buscan otros lugares en la economía global donde realizar sus actividades. Esto sucede particularmente cuando surgen nuevas combinaciones tecnológicas y productivas y se agudizan las luchas de los trabajadores. Desde finales de la década de 1960, por ejemplo, Silicon Valley fue desplazando poco a poco a Detroit como el centro de la economía capitalista estadounidense, y de forma parecida Baviera desplazó al Ruhr en Alemania y Toscana a Turin en Italia, mientras que aparecían con gran pujanza nuevos competidores globales como Singapur, Hong Kong, Taiwan, Corea del Sur y finalmente China, en la competencia global por la preeminencia en ciertas líneas de producción. (Harvey, 2014: 153)

 

Ello genera un desarrollo geográfico desigual donde hay territorios dentro de un país que se ven plenamente impulsados por la llegada de capitales y la puesta en marcha de infraestructuras impresionantes, y otras partes del territorio que quedan prácticamente en ruinas ante la dinámica del capitalismo. Por lo que añade:

 

“Los desarrollos geográficos desiguales enmascaran convenientemente la auténtica naturaleza del capital. La esperanza puede mantenerse eternamente, porque siempre hay alguna localidad, región o zona afortunada, en que las cosas van bien mientras que a su alrededor todo son calamidades”. (Harvey, 2014: 161)

 

Y eso es lo que vemos precisamente en el funcionamiento actual del sistema capitalista, algunas regiones geográficas concentran la llegada creciente de inversiones, de personas y de dinámicas extractivistas de la naturaleza. Mientras que otras sufren procesos de deterioro social sin precedentes donde la criminalidad, la delincuencia organizada, el desempleo y la exclusión son sus características fundamentales. Se suma a ello la gran presencia de las corporaciones trasnacionales en la dinámica económica marcando claramente el ritmo y la dirección de las tendencias económicas mundiales.

 

“La particularidad de su fase actual en el terreno de la economía es la dislocación del capital y, por lo tanto, de la inversión. Este es un proceso de mutación espacial del capital que permite una doble modificación: pasar de la lógica del intercambio comercial a la de una estrategia de las firmas multinacionales; salir de la lógica de las relaciones internacionales entre las naciones para inaugurar una entre las firmas multinacionales”. (Rodríguez, 2015: 45)

 

Esta nueva fase es profundamente depredadora de la naturaleza ya que las firmas trasnacionales en el proceso de expansión geográfica requieren la construcción de infraestructuras, ciudades y mercados en los nuevos espacios sociales que abre casi siempre de manera violenta el movimiento de capital. Para ello el capitalismo hace uso de la emisión de dinero sin respaldo metálico para abrir terreno al dominio de las finanzas internacionales sobre el proceso de valorización de capital de los territorios. Así cuando el precio de las materias primas fue alto muchas inversiones se concentraron alrededor de la naturaleza, cuando el precio baja se dirigen hacia la esfera especulativa, productos derivados y demás productos financieros de alto riesgo. Por eso como señala Bartra (2014: 200):

 

“El capitalismo de los tiempos de la Gran Crisis es de nuevo un capitalismo ferozmente territorial, porque en tiempo de escasez la privatización de los recursos naturales promete enormes rentas; pero es también un capitalismo radicalmente desterritorializado pues cuando caen las utilidades de la inversión productiva no hay mejor negocio que la especulación financiera”.

 

Todo este proceso se realiza en un continuo enfrentamiento con pueblos originarios y campesinos que defienden su tierra pero también su modo de vida y sus prácticas sociales y culturales. Así a lo largo del planeta, los movimientos socioambientales de defensa del territorio, la vida y la ecología, marcan claramente las disputas que existen entre los intereses de las corporaciones y la vida de las comunidades. De esa forma se ve que:

 

El control del territorio se convierte en factor productivo clave en tanto directamente genera condiciones para engendrar valor. Este es hoy por hoy el escenario de las confrontaciones más significativas entre el capital y los guardianes de la tierra, los pueblos originarios”. (Rodríguez, 2015: 50) Ello es lo que sucede fundamentalmente en el estado de Chiapas, donde el conjunto de intereses territoriales y socioespaciales de las mineras, el turismo, los agroexportadores, entre otros, se contraponen a la racionalidad campesina e indígena que permanece en las comunidades rurales de México.

 

Dinámicas socioespaciales de despojo en Chiapas

La continuación del modelo económico neoliberal en México ha tenido como consecuencia el abandono de la producción campesina por parte de las políticas públicas en México, lo cual se ha traducido en la pérdida de la soberanía alimentaria de nuestro país. Los espacios rurales han sido vistos como lugares desde los cuales poner en práctica la extracción o aprovechamiento de recursos naturales para beneficio fundamental de unas cuantas empresas ligadas a los mercados internacionales.

 

Entre los diferentes procesos que se observan en Chiapas que tienen impactos en las dinámicas socioespaciales porque significan la construcción de otras formas de vida y de producción del espacio se encuentran la reconversión agroexportadora, los monocultivos forestales como la Palma Africana, la privatización de los recursos energéticos, la minería, el turismo capitalista convencional y los megaproyectos de infraestructura. Todo ello forma parte de la apropiación capitalista de los territorios que implica la transformación de las construcciones territoriales previas.

 

Es necesario entender al territorio no sólo como un espacio geográfico determinado, sino como un entramado complejo y dinámico de relaciones (bioculturales, sociales, económicas, etcétera). Pueblos indígenas y campesinos practican sus formas de gobierno, crean y recrean relaciones territoriales en la comunidad, entre pueblos, frente a los poderosos, con las tierras, los montes y el agua. Los cargos de servicio al pueblo, el trabajo colectivo, los sistemas agrícolas tradicionales, que se vuelven mano vuelta, tequio, alimento, fiesta y comunidad, los saberes, las prácticas o el acuerdo, son formas complejas de construcción colectiva de un territorio, que es lo que encontramos precisamente en Chiapas y que diversos impulsos capitalistas buscan desmontar.

 

a)    Reconversión agroexportadora

Con la entrada de México a la Organización Mundial de Comercio (OMC) y la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) nuestro país se insertó dentro de una división internacional del trabajo donde renunciaba de manera estratégica a la producción de alimentos para el mercado interno nacional para posicionarse como un exportador de hortalizas y frutas al mercado estadounidense fundamentalmente. Como parte de ese proceso se abandonaron los apoyos en subsidios al proceso productivo en el campo mexicano, pero se mantuvo la dependencia a tecnologías e insumos externos como los fertilizantes químicos o los apoyos monetarios. Los paquetes tecnológicos contribuyeron a transformar las relaciones campesinas de la agricultura familiar y a desplazar a una generación entera. Tanto la tecnología como el subsidio limitan la fuerza de la comunidad, del trabajo colectivo e incluso del familiar, y buscan generar dependencia. No se apoya a la producción pero se crea el asistencialismo con los subsidios a la reproducción de la fuerza de trabajo. Todos los programas: Prospera, el Programa Especial de Seguridad Alimentaria (PESA), 70 y más, entre otros, son aplaudidos por el Banco Mundial como la panacea frente a la pobreza. Sin embargo, el problema de la pobreza no encuentra su origen ni su núcleo en una cuestión de ingreso, sino en la explotación, el despojo y la discriminación. Además, se trata de individualizar la pobreza, de excluir a muchos, de cambiar la alimentación y la salud, de romper tejidos sociales y modos de vida. Lo que el Estado ofrece es convertir al ciudadano en individuo y de ahí en cliente, busca además romper el tejido social, borrando del mapa toda referencia a lo colectivo y a su historia de pueblos viviendo en comunidad. La producción así de monocultivos comerciales para la exportación se convierte en un mecanismo de conflictos en el medio rural , porque el ser campesino es antes que nada un asunto ontológico y cultural.

 

 Olvidan los neoliberales que los campesinos como afirmaba el ruso Teodor Shanin (2008:) son un modo de vida …y eso es fundamental para comprender su naturaleza. El impulso de la agroexportación en Chiapas se ha realizado de manera vertical y autoritaria a través de la imposición de programas gubernamentales que premian la comercialización de monocultivos y no la producción de los alimentos básicos que consumimos los mexicanos. Hoy Chiapas ocupa el primer lugar a nivel nacional por la producción de cultivos como la palma africana, café, plátano, papaya y cacahuate, a ello se suma la actividad pesquera con el atún y la mojarra que son de los principales productos de exportación. Los principales países a los cuales se dirigen las exportaciones son Estados Unidos, Francia, Alemania, España e Inglaterra. Si observamos los datos del año 2014 del Compendio de Información Geográfica y Estadística de Chiapas (CIGECH), podemos darnos cuenta de los desplazamientos espaciales agrícolas que se presentan en el campo chiapaneco, donde los cultivos agroexportadores cada vez ocupan más número de hectáreas en detrimento de la producción de alimentos como frijol, arroz y maíz. Por ejemplo de Aguacate se reporta más de 3 mil 293 hectáreas sembradas, mientras que de Arroz Palay un cultivo esencial para la alimentación solamente 588 hectáreas.

Si observamos la Tabla 1 podemos darnos cuenta de datos interesantes como el hecho de que el valor de la producción de mango rebasa el valor de la producción de fríjol en el estado, lo que nos habla de la desvalorización de la producción campesina e indígena de Chiapas frente a los otros productos agrícolas base del modelo agroexportador y la consiguiente pérdida de la soberanía alimentaria. La construcción del Parque Agro logístico de la Costa de Chiapas y de la Zona Económica Especial de Puerto Madero busca mejorar la logística para el traslado de mercancías rumbos a esos mercados externos en detrimento de los apoyos que se requieren para la producción alimentaria en Chiapas.

 

b) Plantaciones forestales: el caso de la palma africana

La palma africana en Chiapas se ha convertido en uno de los impulsores centrales de la deforestación de la Selva Lacandona y de la promoción al cambio climático. Ello porque el modelo de negocios que promueve basado en la agricultura de contrato impulsa a los campesinos a desmontar la floresta para sembrar dicho cultivo. Es muestra del ―proceso de mundialización (que) ha generado la incorporación de grandes actores económicos a la producción agrícola, es así que las empresas trasnacionales han visto como un nicho de oportunidad, el cultivo de la palma africana para el abastecimiento en primer término de la industria alimentaria y de cosméticos, y en un segundo término la conversión a biodiesel de la pasta obtenida. (Ávila, 2014: pp. 60) Ello es importante visualizarlo porque como afirma la Organización de la Sociedad Civil Otros Mundos (2014) las empresas transnacionales son los principales responsables de los problemas que causan las plantaciones: el acaparamiento de los territorios y de los bienes comunes; la destrucción de áreas biodiversas y formas de vida asociadas; el secamiento y la contaminación por pesticidas de los ríos, arroyos y pozos; el agotamiento y la erosión del suelo; condiciones de trabajo degradantes; un creciente proceso de financiarización2 de la naturaleza sobre las tierras y la producción. Sin embargo, estas empresas no sólo persisten en negar y encubrir sistemáticamente todos estos procesos de injusticia social y ambiental, sino también se consideran parte de las ‗soluciones‘ a estos problemas. Algunas de las falsas soluciones de mercado, o más bien, las soluciones para el propio capitalismo financiero, aumentan las injusticias asociadas a los monocultivos, con una serie de iniciativas que legitiman las operaciones empresariales sin obligarles a rendir cuentas por los crímenes y violaciones cometidos. En estudios anteriores (Ávila et. al, 2014, 2015) se señalan tres grandes impactos que dicha actividad forestal genera:

 1) la concentración del ingreso en pocas empresas y transferencias de subsidios gubernamentales a grandes agentes privados, 2) la gran utilización de fertilizantes y agroquímicos con lo que se contribuye enormemente al cambio climático y se elimina de manera extraordinaria la biodiversidad que caracteriza al estado de Chiapas y

3) es una imposición colonial-cultural a la vida campesina e indígena ya que los productores son subordinados como simples trabajadores de la agroindustria capitalista. Según Compendio de Información Geográfica y Estadística de Chiapas (CIGECH) la Palma Africana tenía al año 2014 un total de 43 mil 206 hectáreas sembradas, de las cuales en 32 mil 264 hectáreas se obtuvo cosecha, para un total de 453 mil toneladas por un valor económico de más de 643 millones de pesos.

 

Es un negocio creciente donde a la deforestación que se produce en Chiapas se le suma la alta utilización de agentes químicos y tóxicos y la superexplotación del trabajo a la que son sometidos los trabajadores en la cosecha del producto. Alrededor del lugar geográfico que abarcará la Zona Económica Especial de Puerto Chiapas es donde se han impulsado los cultivos de este bien y la construcción de plantas agroindustriales para su posterior transformación. En Puerto Chiapas se tiene la base para la construcción de una planta de producción de biodiesel en base a palma africana con asesoría y tecnología colombiana enmarcado en el Plan Mesoamérica (Ávila, 2008) .

 

 c) Privatización de recursos energéticos

Aprobada bajo la idea de aprovechar los recursos energéticos del océano, el nuevo marco energético que significo una reforma a la constitución de la República en México que se aprobó en el año 2013 abrió a las empresas extranjeras la posibilidad de apropiarse de los recursos del subsuelo, del viento, de las mareas y de la energía que puede producirse con el sol. Todo ello a cambio de compartir unas ganancias mínimas con las comunidades donde se instalan estos parques energéticos y con el gobierno que ha visto reducir de manera sorprendente sus ingresos petroleros y ha recurrido a un endeudamiento público exorbitante.

A pocos años de su instrumentación la reforma energética no ha significado un incremento en la producción petrolera de México y solo ha abierto a las empresas extranjeras recursos que antes pertenecían a todos los mexicanos. La gasolina y el gas siguen subiendo para los consumidores mexicanos y buena parte del territorio nacional funciona bajo la explotación de fracking3 lo que ocasiona graves daños ambientales a muchas comunidades rurales sobre todo en el Noreste de México, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas y el Norte de Veracruz.

Así se observa que un gran objetivo de la reforma fue abrir nuevos mercados para la exploración y extracción de energías no convencionales, la construcción de infraestructura de gasoductos y oleoductos, y los sectores de la petroquímica y productos derivados para los negocios de corrupción de la clase política. Además la apertura para la iniciativa privada de la producción y transportación de la energía eléctrica es punto nodal de esta propuesta junto con el fomento las energías renovables y de la ‘economía verde‘ por parte de la Iniciativa Privada.

 

El gran negocio no es la venta de dichos energéticos sino la construcción de infraestructura donde participan ya muchas empresas extranjeras y de capital nacional. A ello, se suma la creación de un mercado de energías alternativas o renovables bajo el control de la iniciativa privada (IP). Donde la idea fundamental del gobierno de Enrique Peña Nieto es dejar todas las infraestructuras de las redes eléctricas, gasoductos y oleoductos en manos de capital privado. El marco legal quedo definitivamente fijado el 11 de agosto de 2014 y abrió al sector privado nacional y extranjero, la explotación, refinación, distribución y comercio de hidrocarburos, así como la generación y venta de la electricidad.

 

En su implementación la ley de hidrocarburos y la reforma energética ya no apuestan a la compra de tierras de los campesinos sino a la ocupación temporal de las mismas. Hay un modelo de ocupación temporal donde se rentará la tierra por un periodo fijo y los dueños de los terrenos recibirán entre 0.5 y 2.5 por ciento de las utilidades y 3 si se explota gas. El contratista tendrá que llegar a un acuerdo con el dueño de la tierra, si en 180 días no hay un arreglo entre el ejidatario y el contratista, este podrá acudir al Tribunal Agrario o al juzgado de distrito para que se inicie la servidumbre voluntaria. Las rondas cero, uno y dos ya han puesto en marcha por parte de más de 15 mil ejidos procesos legales.

 

En los territorios de la Ronda cero se ubican 1 mil 899 núcleos agrarios, la ronda uno fluye por 671 territorios comunitarios. Ello afecta a 13 pueblos indígenas y suma casi 48 mil kilómetros cuadrados, entre los afectados figuran chontales, totonacas y popolucas en la planicie costera del Golfo en Veracruz y Tabasco fundamentalmente. La ronda uno por su parte a huastecos y nahuas en la Huasteca con más de 3 mil 200 kilómetros cuadrados. Con ello se espera un proceso de despojo de tierras a comunidades indígenas sin precedentes.

 

La reforma energética trae consigo también, la eliminación de los subsidios a la electricidad y donde se imponen multas de 637 mil pesos hasta 3 millones de pesos a las personas o empresas que se cuelguen de los “diablitos”. Desaparece paulatinamente la Comisión Federal de Electricidad y nace la Comisión Nacional de Energía que desde febrero 2016 ya opera en el país. A ello, se añade ya las licitaciones para que diversas empresas extranjeras y de capital privado operen gasolineras con lo cual se perderán casi medio millón de empleos. A partir del 2017 el precio del gas lo fijará el mercado lo que significará un alza significativa de su precio.

 

Como parte de esta gran ofensiva del capital en el terreno energético se contempla la completa entrega de espacios geográficos regionales a las empresas trasnacionales. Es así como se instrumenta ya la puesta en marcha de Zonas Económicas Especiales (ZEE), donde destaca en el tema la que se visualiza para los estados de Campeche y Tabasco. En el caso del estado de Chiapas la privatización energética es importante porque en la zona del Norte del existen recursos petroleros abundantes y en la zona de la Costa se instalan ya diversos parque eólicos donde confluyen el capital privado nacional y los intereses de corporaciones trasnacionales.

 

El caso de la energía eólica es importante en Chiapas porque se puede observar la confluencia de capital privado en la dinámica de despojo de tierras de los campesinos de la costa de dicha entidad. Tan sólo para los años 2015 a 2018 se esperan inversiones por más de 14 mil millones de dólares en la construcción de parque eólicos en México, donde Chiapas se visualiza con un punto estratégico en la privatización del viento para la generación energía eléctrica. Tal es el caso de la construcción del Parque Eólico de Arriaga, el cual se realizó por parte del Grupo Dragón -del dueño de Televisión Azteca Ricardo Salinas Pliego- por una inversión de más de 1 100 millones de pesos y que posee capacidad para producir 28.8 megavatios equivalente a la demanda de energía que requieren más de 40 mil viviendas. Ello tiene un impacto en el paisaje relevante ya que cada aerogenerador tiene una altura aproximada de 130 metros y un diámetro de 90 metros equivalente a un edificio de 25 pisos.

 

Con la reforma energética es un negocio redondo para el Grupo Dragón, ya que la Comisión Federal de Electricidad les compra la electricidad y la coloca a ocho municipios del estado de Chiapas: Tapachula, Tuxtla Gutiérrez, Arriaga, Tonalá, Suchiapa, Siltepec, Huehuetan y Escuintla.

 

La Comisión para el Diálogo de los Pueblo Indígenas (CDPIM) de la Secretaría de Gobernación de México (2012), ubica de forma más detallada algunas implicaciones entre las que destaca que los parques eólicos, en especial los aerogeneradores, son intensivos en el uso de energía y materiales durante todo su ciclo de vida, es decir, desde la procedencia de materia prima hasta su disposición terminal como residuos. Las obras de parques eólicos a gran escala puede afectar significativamente el paisaje del sitio de operaciones y de sus alrededores, así como, la apreciación que las personas le imputan al paisaje. También, puede resultar en la fragmentación de extensiones contiguas de ecosistema, afectando primariamente a la avifauna. Entre todos los impactos, este es sin duda el más controversial, la muerte de las aves por la colisión con las aspas de aerogeneradores en funcionamiento. Sumemos a ello, la inconformidad de los ejidatarios debido al cambio de tenencia de la tierra colectiva a privada por medio de la firma de contratos de arrendamiento de tierras entre sus propietarios y las empresas eólicas, que permite a éstas el acceso exclusivo a la tierra para instalar aerogeneradores que aprovechen el recurso eólico. Estos contratos se realizan en condiciones de clara desventaja para los propietarios porque permiten a las empresas obtener derechos sobre el uso de la tierra durante 30 años, con posibilidad de renovarse por otros 30, y apropiarse de gran parte de las ganancias de los parques eólicos al fijar los montos por el pago de la renta de cada hectárea arrendada. Además los contratos de arrendamiento limitan las actividades de los campesinos o comuneros alrededor de los espacios donde se instalan los parques eólicos lo que trae consigo que no puedan construir casas, granjas, locales para granos, obras en los caminos, plantar árboles o sembrar cultivos que crezcan más de dos metros y limitar sustancialmente el uso de maquinaría agrícola.

 

“Las empresas además estipulan que serán las únicas con derecho de construcción, operación y venta de energía eléctrica, de bonos verdes y de otros beneficios derivados de las operaciones de usufructo. Adicionalmente, son las únicas que pueden dar por terminado el contrato de manera anticipada”. (Alonso; García :2016, p. 191) En enero de 2013, los ejidatarios cerraron el acceso a las instalaciones del parque eólico del Grupo Dragón ya que señalaron que fueron engañados por la empresa ya que muchos no saben ni leer ni escribir. Anotaron que reciben una renta mínima por la instalación de los aerogeneradores y por el paso del cableado por sus terrenos. (La Jornada, 19 de enero de 2013).

 

d) Minería (…)

 

f) Megaproyectos de infraestructura

Un megaproyecto genera la reconfiguración del espacio geográfico y la puesta en marcha de otras relaciones sociales, económicas y políticas en múltiples escalas y con diversos impactos tanto a nivel local, regional, nacional. Suelen visualizarse como megaproyectos la infraestructura carretera, un gasoducto, la ampliación de un puerto, un desarrollo inmobiliario o la construcción de un centro comercial, entre diversas actividades. Los megaproyectos “no sólo transformaron el paisaje y la organización territorial; asimismo produjeron un nuevo espacio que condujo a nuevas relaciones económicas, políticas y por supuesto de poder, donde participaron múltiples actores en diferentes escalas, se utilizaron considerables extensiones territoriales y recursos naturales, y fluyeron billones de dólares de organismos privados y públicos. Así, dichos megaproyectos originaron todo un nuevo espacio material, representado y vivencial. (Ibarra, Talledos; 2016: pp 10) En el caso de Chiapas diversos megaproyectos se ponen en marcha basados en la lógica neoextractivista y de funcionamiento del capitalismo moderno-colonial, entre ellos destacan dos que indudablemente han generado impactos considerables sobre las dinámicas socioespaciales del territorio. Nos referimos a la construcción del proyecto hidroeléctrico Chicoasen II y la ampliación de Puerto Chiapas.  (…)

 

Zonas Económicas Especiales

La Ley Federal de Zonas Económicas Especiales que fue votada por el Congreso de la Unión y publicada en el Diario Oficial de la Federación el primero de junio del 2016, otorga una serie de beneficios fiscales, aduaneros y financieros a las empresas que decidan hacer uso de la infraestructura que se encuentra en el Puerto Chiapas, el corredor Coatzacoalcos-Salina Cruz y el puerto de Lázaro Cárdenas, -y recientemente fueron incorporados Campeche y Tabasco-. Dichas zonas económicas especiales (ZEE), no sólo vienen a entregar parte de nuestro territorio nacional a empresas extranjeras sino que sobre todo vienen a modificar la forma de vida campesina e indígena que se encuentra mayoritariamente en dichos estados de nuestro país. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público reconoce que el Banco Mundial aportó elementos para reforzar la iniciativa de Ley, validar vocaciones productivas y conocer necesidades específicas de inversionistas potenciales. Y se señala que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) no sólo está apoyando el proceso de planeación de las Zonas Económicas Especiales en temas como el desarrollo urbano y las políticas públicas complementarias sino es el constructor de una estrategia de estabilidad social que garantice el flujo de las inversiones a las Zonas Económicas Especiales.

 

Es de llamar la atención, que las Zonas Económicas Especiales implicarán también ordenamientos territoriales de las comunidades campesinas cercanas a la costa de Chiapas, Istmo de Tehuantepec, Oaxaca y el puerto de Lázaro Cárdenas en Michoacán , en ello ya se contempla claramente propiedades mixtas de la tierra para los impulsos agroindustriales, mineros, hidro-energéticos y de construcción de infraestructura que ya se visualizan en el sur-sureste. Y que vienen a ubicar a estas regiones dentro de la estrategia extractivista para saquear sus minerales, petróleo, agua y fuerza de trabajo.

 

Ello es acorde, a lo que Harvey ha señalado como las nuevas divisiones internacionales del trabajo a nivel territorial: “La organización de nuevas divisiones internacionales del trabajo territoriales, de nuevos complejos de recursos y de nuevas regiones como espacios dinámicos de acumulación de capital, proporciona nuevas oportunidades para generar beneficios y absorber excedentes de capital y mano de obra. Sin embargo, tales expansiones geográficas suelen amenazar los valores ya fijados en otros lugares. Esta contradicción es inevitable: o bien el capital se traslada y deja tras de sí un rastro de devastación y devaluación (por ejemplo, en Detroit) o permanece ahogándose en los excedentes que inevitablemente produce, sin encontrar oportunidades de inversión rentable para ellos”. (Harvey, 2014: pp 154)

 

En ese sentido es de esperarse que la implementación de las zonas económicas especiales jalará inversiones hacia la zona sur del país, en detrimento de los desarrollos que se encuentran en el norte, dando origen a un desarrollo geográfico desigual. Ahora bien, lo más importante es visualizar que muchas de las áreas donde pretende desarrollarse la infraestructura que requiere la zona económica especial se encuentran en tierras cuya propiedad agraria es de campesinos, indígenas y pequeños productores. Por ello, es previsible que los conflictos agrarios y los movimientos socioambientales se desarrollen con mayor intensidad en dichas regiones en los próximos años. La Zona Económica Especial de Chiapas El diseño de las zonas económicas especiales en México trata de retomar las experiencias internacionales en la materia donde China destaca como ejemplo de impulso al crecimiento económico y la equidad. Pero es de resaltar que también existen experiencias desastrosas como las que se han impulsado en África y que sólo han significado la construcción de elefantes blancos sin impactos reales en el comercio y el desarrollo económico. En el caso de Chiapas tal parece que su impulso se encuentra en esa disyuntiva. Construida desde una visión economicista y colonial, las comunidades campesinas e indígenas no han participado en su construcción y diseño. Con ello se viola el principio y derecho fundamental de los pueblos indígenas a la consulta y a la información. La información sobre los alcances de la misma, los grupos empresariales involucrados y las infraestructuras a desarrollar se mantienen en la secrecía de la elite política y económica con lo cual la transparencia está ausente de esta política institucional de gran calado. A nivel federal se nombra una Autoridad Federal para las Zonas Económicas Especiales dependiente de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) que es la encargada de la labor de cabildeo con los grupos económicos internacionales y nacionales sobre el destino de estos territorios nacionales. Como resultado de ese cabildeo sabemos que en los espacios donde van a actuar libremente los capitales internacionales, la ganancia del pueblo mexicano y chiapaneco será mínima, que el monto de inversiones que se desarrollarán en pocos años sobrepasaran los 100 mil millones de pesos, por lo cual el impacto en la vida de millones de personas será contundente. Como parte del capital globalizado, los espacios de capital trasnacional que se construyen con estas zonas económicas especiales no sólo generarán territorios libres de cargas aduaneras, fiscales, laborales y de gestión territorial diferenciada, sino que sobre todo son enclaves de las nuevas relaciones económicas mundializadas donde a México le corresponde seguir insertándose a través de estas empresas trasnacionales con materias de primas, productos agrícolas y turismo como se observa en Chiapas. (…)

 

Reflexiones finales

El estado de Chiapas resalta por su belleza natural, la diversidad biocultural que se presenta en su territorio y por la presencia de una cultura viva de los pueblos originarios. Las dinámicas socioespaciales que se han impulsado en los últimos tiempos van ocasionando un impacto sobre esa diversidad, así somos testigos del impulso de monocultivos forestales y agrícolas frente a la diversidad biológica de la selva lacandona. Además se promueve la minería a cielo abierto con efectos brutales sobre el paisaje, el agua y la vida de personas cercanas a reservas ecológicas fundamentales para la preservación de especies animales y vegetales.

 

La nueva Zona Económica Especial que se impulsa para Chiapas traerá consigo un conjunto de transformaciones socioterritoriales con la consiguiente construcción de 31 infraestructuras que impactará de manera creciente en la dinámica extractivista de la entidad. Lo cual, probablemente generará empleo precario pero a costa de la pérdida de un modo de vida, de una forma de ser de los pueblos indígenas y los campesinos de Chiapas y sobre todo de un deterioro innegable de la naturaleza. Además, para su puesta en marcha la tenencia agraria donde los campesinos e indígenas son dueños de la tierra, hace necesario que este neoextractivismo y modelo de acumulación por desposesión, busque los mecanismos jurídicos y de violencia para hacer posible el impulso tanto de megaproyectos, monocultivos, minería, energías eólicas, turismo convencional, entre otras.

 

 Las alternativas a esta dinámica expoliadora, surgen de la elaboración de nuevas políticas publicas en las que se tome en cuenta a los pobladores de los territorios afectados, nuevas epistemologías como los derechos de la naturaleza, el buen vivir, que trastoca la forma en cómo se relaciona el ser humano y la naturaleza. Nuevos concepto como el de agroecología, se convierten en una estrategia de defensa territorial, y en la posibilidad de la custodia colectiva del patrimonio biocultural de los pueblos.

Bibliografía (…)

Fuente: https://revistas.unc.edu.ar/index.php/cardi/article/viewFile/16249/16095

En consecuencia, los pueblos del Abya Yala precisan unir sus enfrentamientos locales/ zonales con las corporaciones locales e imperialistas. Ya ese potencial se está dando en la defensa de  territorios o sea de modos de vida, prácticas sociales y culturales. Pero el poder derrotar a la gran ofensiva del capital requiere de mayor articulación, coordinación y afirmación concreta de alternativas postcapitalistas.

 

Desde el progresismo nos quieren seguir embaucando. En efecto, mienten sobre la UNASUR al ocultar la expansión del neoextractivismo que consiste en completa guerra contra nuestra emancipación del sistema de capitalismo e imperialismos y contra nuestros buenos vivires abajo. Veamos qué dicen:

 

Los desafíos de la UNASUR en la perspectiva boliviana (Análisis)

Resumen Latinoamericano*, 15 de agosto de 2018

 

Por Lourdes Pérez Navarro La Paz (PL) 

 

(…)En entrevista exclusiva con Prensa Latina el presidente boliviano, Evo Morales consideró que en estos momentos hacen mucha falta Luiz Inácio Lula da Silva (Brasil), y los extintos Hugo Chávez (Venezuela) y Néstor Kirchner (Argentina), ‘quienes (en su momento) de conjunto y con mucho esfuerzo integramos Sudamérica después de casi 200 años de la fundación de las repúblicas’.

‘Esta es una integración por la liberación de nuestros pueblos, para asentar soberanía y dignidad y yo siento que hermanos de Sudamérica, presidentes, autoridades, van a reflexionar porque (no hacerlo) se ve como una gran traición, una traición a la liberación, una gran traición a la emancipación, una gran traición a la dignidad y soberanía de nuestros pueblos’, sentenció.

MOMENTO DE UNIDAD, NO DE DIVISIONES

Al resaltar los desafíos de la región frente al embate imperialista, quien fuera el secretario general de la Unasur de 2014 a 2017, Ernesto Samper, afirmó recientemente que este es el momento de estar unidos y no divididos.No olvidemos que a partir del año 2019 Bolivia va a tener la presidencia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, que es el mecanismo de integración en el cual estamos todos sin los Estados Unidos, apuntó.

‘Ahí vemos que podemos seguir trabajando en la integración y la alternativa es clara: por un lado, progreso y justicia social con integración, y atraso y exclusión social, por el otro; esos son los dos caminos. Espero que de forma consciente los países de la región escojan el camino de la integración y no el camino de la desintegración’, sentenció Samper.

* PRENSA LATINA Leer

 

El foro de Sao Paulo se congratuló del triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador pero examinemos:

 

El síndrome del tratado McLane-Ocampo

11 de agosto de 2018

Por Gilberto López y Rivas (La Jornada)

¿Cuál podría ser  la razón para que el próximo gobierno de México sostenga, contra viento y marea, el proyecto de crear un corredor económico y comercial en el Istmo de Tehuantepec, y, con ello, destaca el ahora presidente electo en carta a Donald Trump, facilitar el transporte de mercancías entre los países de Asia y la costa este de Estados Unidos?

¿Por qué revivir, en pleno siglo XXI, uno de los actos de gobierno más controvertidos del presidente Benito Juárez, que fue el tratado de tránsito y comercio McLane-Ocampo, que en su artículo I cedía: a Estados Unidos y sus ciudadanos y bienes, en perpetuidad el derecho de tránsito por el Istmo de Tehuantepec, de uno a otro mar? El artículo V de dicho tratado estipulaba: en el caso excepcional de peligro imprevisto o inminente para la vida o las propiedades de ciudadanos de Estados Unidos, quedan autorizados las fuerzas de dicha República para obrar en protección de aquellos, sin haber obtenido previo consentimiento. Por fortuna, el tratado no fue ratificado por el Senado de Estados Unidos, que, de haberlo hecho, México hubiera quedado como un virtual protectorado de ese país.

Los gobiernos neoliberales de la partidocracia que se han sucedido en estas décadas hicieron realidad otros artículos igualmente vergonzosos del tratado McLane-Ocampo (VI, VII y VIII), en los que México cedía el derecho de tránsito entre puntos de la frontera entre los dos países y puertos del Golfo de México y el océano Pacífico.

 

Hoy día, las líneas de ferrocarril de la corporación estadounidense Kansas Southern de México (KCSM), considerada como eslabón confiable de la cadena logística global, con sus 4 mil 251 kilómetros de vías férreas, según sus publicistas, mueve más de 30 por ciento de la carga ferroviaria del país atendiendo a industrias diversas, transportando productos en contenedores, semiterminados y terminados. Esta red ferroviaria de contenedores es parte importante del objetivo planteado en el Programa Nacional de Infraestructura respecto de convertir a México en la “Gran Plataforma Logística de Norteamérica.”

Mientras la izquierda social y los pueblos originarios se manifestaban contra el Plan Puebla-Panamá, que amenazaba los territorios y recursos naturales del sureste, en sigilo, y desde la frontera norte, se estableció esta importante red de comunicación corporativa al servicio de la recolonización neoliberal. Andrés Barreda, en significante artículo publicado en nuestro diario, señalaba que: “El corredor Lázaro Cárdenas-Nuevo Laredo (mancuerna del corredor carretero Manzanillo-Nuevo Laredo) fue concesionado desde 1996 a la firma Kansas City Southern. Es uno de los flujos intermodales más importantes de Norteamérica, por la excepcional profundidad del puerto Lázaro Cárdenas, que ofrece una alta capacidad para recibir buques de carga descomunales”.

 

Por su parte, los expertos empresariales resaltan: KCSM tiene presencia en 15 estados del centro y noroeste del país. Cruza el corazón industrial de México, pasando por Lázaro Cárdenas, Morelia, Querétaro, San Luis Potosí, Monterrey, Saltillo y Nuevo Laredo. Tiene la ruta más corta y segura desde el Pacífico y centro del país hacia la frontera con Estados Unidos. Su conexión con los puertos de Lázaro Cárdenas, Michoacán; Tampico y Altamira, Tamaulipas, y Veracruz, así como la sinergia positiva que ha alcanzado con los servicios portuarios y de autotransporte le permite ser altamente competitivo a escala mundial.

 

José Iniesta en 2005 notificaba que: “el grupo ferroviario Kansas City Southern, Hutchison Ports México y la Administración Portuaria Integral, harán oficial su alianza con las principales navieras del mundo para el establecimiento del corredor intermodal transpacífico entre este puerto y la ciudad de Kansas City, el cual hará posible el tránsito de mercancías de Asia con destino a Estados Unidos a través de este puerto y del territorio mexicano (…) esta ruta se erigirá como una alternativa a las saturadas rutas logísticas entre Asia y Estados Unidos a través de los puertos de Los Ángeles y Long Beach, California, las cuales enfrentan problemas de congestionamiento ante la evolución que ha tenido el intercambio comercial entre China y la Unión Americana”. De aquí el mote ruta Kansas-Shanghái.

 

Luis Hernández Navarro analiza la propuesta transísmica, recorre la historia moderna del megaproyecto y llega a una conclusión coincidente: el corredor transísmico, la extensión de las ZEE, la pretensión de convertir a México en un paraíso de la inversión, anuncian un inminente choque de estos proyectos con los pueblos indígenas.

¿Cuándo cesará el maleficio McLane-Ocampo?

http://www.jornada.com.mx/2018/08/10/opinion/020a2pol

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=245182

 

 

La confrontación emancipatoria se establece desde abajo pese a la militarización y el terrorismo tanto estatal como paraestatal.  "El concepto de capital humano, desarrollo y explotación de recursos naturales, choca frontalmente con la autoorganización de los pueblos y la defensa de la vida y el territorio".

 

 

 

Foro en Chiapas por

la libre determinación de los pueblos

13 de agosto de 2018

 

 

Por Xicoténcatl

Rebelión

 

 

La tersa transición mexicana, transición de terciopelo le llaman algunos, muestra en Chiapas otra cara en la que no se aprecian signos de cambio hacia una regeneración social, ni la esperanza de cambio en las formas y modos políticos que apunten en la dirección marcada por el discurso del líder nacional de MORENA Andrés Manuel López Obrador. Va un repaso de las últimas semanas sobre la violencia en Chiapas en medio de las declaraciones de apoyo y parabienes del gobierno aún en funciones (Partido Verde Ecologista de México, PVME) hacia el triunfo electoral del Movimiento de Regeneración Nacional, MORENA, que ganó la silla presidencial y en Chiapas ganó la gubernatura alcanzando las presidencias de 26 municipios ( el PVEM ganó en 28 municipios y el PRI en 18 ).

CHENALHO (Altos de Chiapas) .- 4 de agosto, los miembros de una familia que se trasladaba a bordo de una camioneta fueron agredidos con armas de alto poder sobre el camino que comunica a Saclum y Santa Martha, cerca del municipio de Aldama. Cinco muertos y dos heridos de gravedad fue el resultado de la acción en una zona donde la disputa de tierras está en el centro aparente del problema desde hace años y en un municipio donde es frecuente la acción de grupos paramilitares armados desde la década de los 90 que gozan del amparo y la impunidad de los sucesivos gobiernos estatales. En los límites de los municipios de Chenalhó y Chalchihuitán continúa habiendo familias desplazadas por la violencia paramilitar. En esa zona hasta el día de hoy es frecuente escuchar disparos de intimidación durante la noche.

COMITÁN (Región frontera) 30 de julio, cinco muertos y más de 30 heridos por agresión armada en el mercado público. Alrededor de 400 personas adheridas al Frente de Alianza de Organizaciones Sociales Independientes de Chiapas (FAOSICH) atacaron a vendedores ambulantes afiliados a la Orgsanización Popular Emiliano Zapata (OPIEZ). Los de FAOSICH atacaron con pistolas y fusiles kalashnikov (cuernos de chivo), los de la OPIEZ se defendieron con piedras y palos. Aparentemente el problema fue por la disputa de puestos de venta de frutas y verduras. La sombra de la lucha por dominar “la plaza” en la venta de drogas es larga y ancha en una región donde durante los últimos años ha sido común el decomiso de miles de toneladas de precursores químicos, la ubicación de narcolaboratorios selva adentro y múltiples agresiones armadas en los municipios de la zona fronteriza con Guatemala.

SIMOJOVEL (Zona norte).- La noche de las elecciones, 1 de julio, el grupo de caciques armados agrupados en “Fuerza Gómez” que se postulaban como candidatos a la presidencia municipal por Chiapas Unido (cobijado por el PRI) inconformes con los resultados electorales que no les favorecían, desataron una balacera en el Parque Central provocando el pánico y obligando a la gente a refugiarse en la iglesia católica donde oficiaba misa el párroco Marcelo Pérez. Este sacerdote católico es conocido en el Estado por su activismo social y por animar y acompañar la organización de los pueblos en su lucha contra el narcotráfico y la defensa del territorio. Está amenazado de muerte por la familia Gómez y en los últimos días de julio sufrió un sospechoso accidente carretero del que salió ileso. Agresiones y ataques armados en la noche del 1 de julio se repitieron en municipios como Chicomuselo y Ocozocuautla donde hubo balaceras con resultado de dos personas muertas. Un militante de MORENA asesinado en la cabecera municipal de Venustiano Carranza, otro muerto en Tapilula en la zona norte. 

Y así ataques armados, amenazas, bloqueos carreteros y asaltos al transporte público conforman el actual escenario en los pueblos chiapanecos donde lo que se percibe es la tersa textura de la sangre.

FORO POPULAR EN BACHAJÓN, MUNICIPIO DE CHILÓN.- Los días 8 y 9 de agosto, pueblos tzeltales, tzotziles, ch’oles, zoques y mestizos organizados en el Movimiento en Defensa de la Vida y el territorio, MODEVITE, realizaron el Foro por la Libre Determinación y Defensa del Territorio y declararon que “si para el mundo occidental el sistema de partidos y la propiedad privada son parte de su derecho, para nosotros la Asamblea y los Bienes Naturales son parte de nuestro derecho comunitario”. Durante el Foro dieron su testimonio y compartieron su experiencia de lucha las Autoridades de la Comisión Permanente por la Paz y la Justicia de Oxchuc, Chiapas. 

Conocimos la experiencia organizativa de la comunidad de San Felipe de los Herreros, Michoacán. La selva era el fondo natural donde más de 600 personas procedentes de los 13 municipios chiapanecos organizados en el MODEVITE, se encontraron y convivieron durante dos días. 

El escenario presidido por un altar maya y la correspondiente ceremonia donde se reza a los cuatro puntos cardinales más un quinto, el centro. El sonido de la caracola, el acompañamiento de guitarras, violines, flauta de carrizo y tambor. Diferentes mantas con sus mensajes:

“Por la vida y el territorio construimos una manera diferente de vivir - Fuera la privatización del agua - No a las altas tarifas y los nuevos medidores de la luz - (son digitales) -. Palabras de bienvenida y comienzan los testimonios:

- Colectivo Emancipaciones de Michoacán: La abogada Blanca Montes y el profesor de la Universidad Autónoma de Morelia explican el acompañamiento legal y solidario a diferentes comunidades de Michoacán. El colectivo nació por la necesidad de hacer frente a la violencia y la corrupción que sufren los pueblos del estado. La comunidad purépecha de Cherán fue un referente con su organización para enfrentar a narcotraficantes y talamontes (2011). Además decidieron autoorganizarse por usos y costumbres, rechazando a los partidos políticos. Un escrito formal dirigido al Instituto Electoral de Michoacán fue rechazado por este organismo, que les negaba el derecho al autogobierno. Continuaron el procedimiento legal hacia instancias superiores hasta que en el 2011 y tras un juicio, por primera vez en la historia de México se reconocía el derecho a gobernarse un pueblo sin la estructura clásica de regidores y presidente municipal. 

Invitados a dar su testimonio fueron el Presidente del Consejo Indígena de Gobierno 

Comunal de San Felipe de los Herreros, Michoacán, Raúl Hernández y el Asesor jurídico Jorge Gómez . San Felipe de los Herreros, 2,000 habitantes, cuatro barrios. Fue agencia municipal dependiente de la presidencia de Charapa . Ante las promesas incumplidas del anterior presidente municipal en lo referente a la construcción de viviendas, y la indiferencia del gobierno estatal, el 2 de julio del 2015, la comunidad se organizó en Asamblea y decidió que el dinero destinado al municipio, les llegara directamente a los comuneros de San Felipe. 

23 de febrero del 2016, la comunidad detiene al Presidente municipal de Charapan para que respete la decisión de la agencia de San Felipe de los Herreros.
20 de marzo de 2017.- Inicia el camino legal apoyados por abogados del colectivo Emancipaciones; se conformó un Consejo Comunal que declaró su rechazo explícito a la participación de los partidos políticos y a los procesos electorales. Cinco miembros de cada barrio se organizan nombrando presidente, secretario y tesorero. 

27 de abril.- Sentencia favorable del Tribunal Electoral de Michocacán

En junio del 2017 empieza a llegar el recurso económico directamente a los comuneros. Seis personas del Consejo Administrativo organizados para destinar cuatro millones y medio de pesos en beneficio directo de los comuneros de San Felipe. Para este 2018 el presupuesto es de 8 millones de pesos. Ante el micrófono y previo a los aplausos de los asistentes al Foro, los representantes populares de San Felipe de los Herreros destacan que la lucha es más que conseguir el presupuesto. Que es total su rechazo a los partidos políticos y a los intereses particulares que estos generan. NO al yo quiero ser… yo quiero tener. Bienestar para la comunidad.

OXCHUX, Chiapas… El camino de la experiencia. 

Se dirigen a los pueblos presentes en el Foro por la Libre determinación y Defensa del Territorio los miembros del Consejo Comunal de Oxchuc que representan al Juzgado de Paz y Conciliación, el representante de Bienes Comunales y el de la Comisión Permanente por la Paz con Justicia en Oxchuc.
Oxchuc se encuentra a hora y media de San Cristóbal de las Casas, (48 kms) en la ruta turística hacia Palenque; pueblo tzeltal con una población de 43 mil habitantes. Expresión concentrada de la corrupción y el caciquismo de María Gloria Sánchez Gómez y su esposo Norberto Sántiz, que se alternaban el poder de la presidencia municipal durante los últimos quince años, lo que se tradujo en poder político y económico reflejado en casas, propiedad de restaurantes y tiendas de materiales de construcción. El hartazgo se fue fraguando hasta que… 

el 26 de octubre del 2015 se forma la Comisión Permanente por la Paz con Justicia que declara sin efecto la existencia de 12 partidos políticos que operaban y dividían el municipio. 107 comunidades optan por la autoorganización popular y nueve siguen apoyando a la expresidenta que tiene que huir del pueblo y sigue intentando retomar el poder desde algún lugar en San Cristóbal. Todavía en agosto del 2017 el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, ordenó la restitución de la alcaldesa quien “víctima de violencia política, institucional y social ha sido obligada a separarse del cargo”. 

El día 8 de enero de 2016, los vecinos de los diferentes barrios en la cabecera municipal se organizan y derrotan una incursión policial de 500 elementos estatales , apoyados por helicópteros, que son puestos en retirada cargando a 50 policías heridos. La mañana del lunes 11 de enero organizaciones civiles alertan que policías, militares y efectivos de la Marina tomarán Oxchuc por la fuerza . Se habla de un operativo de más de dos mil elementos. Se desestimó este operativo pero…

24 de enero.- Poco después de las 10 de la mañana un ataque armado sorprendió a los habitantes de Oxchuc; disparos, incendios de casas, quema de vehículos, ejecuciones en caliente, se ocultan las cifras que la gente conoce, las imágenes de cuerpos ensangrentados circulan por los celulares y las redes sociales… cincuenta muertos incluidos algunos que se refugiaron en la iglesia. 

El gobierno sigue protegiendo a María Gloria Sánchez y sus paramilitares, pero la organización popular ya es imparable. Los miembros de la Comisión Permanente declaran que la democracia son nuestros usos y costumbres y no los intereses personales ligados a los partidos políticos. 

Durante el pasado proceso electoral no se permitieron las campañas de los partidos ni el proselitismo. Se votó a mano alzada por Andrés Manuel López Obrador como Presidente de México y por Rutilio Escandón Cadenas como gobernador de Chiapas. No hubo elecciones municipales. No se rechazan los programas sociales del gobierno estatal ni los apoyos a adultos mayores. Desde febrero del 2018 existe un Presidente Municipal de la Comisión Permanente, reconocido de manera formal y legal. Apenas cinco comunidades del municipio aún no se han integrado a la organización popular… cuestión de tiempo.

REGIÓN ZOQUE (NOROESTE DE CHIAPAS) Aquí el MODEVITE se transforma en ZODEVITE, que abarca 21 municipios organizados contra los megaproyectos. Su triunfo más sonado fue en la lucha para oponerse a las licitaciones petroleras de la llamada Ronda 2.2, donde se cuadricula el territorio (84,500 hectáreas) para que empresas extranjeras exploren y exploten 12 pozos petroleros, algunos mediante la ultra contaminante fractura hidráulica. La organización, asambleas y marchas lograron la supresión temporal del decreto gubernamental para licitar la ronda 2.2, pero no su anulación definitiva. 77 mil hectáreas están contempladas para explotación de empresas mineras a las que acompañan la construcción de micro hidroeléctricas puesto que es un territorio montañoso rico en nacimientos de arroyos y cursos fluviales. 

24 de marzo del 2018 convocaron un foro en la región al que asistieron más de dos mil zoques que se pronunciaron contra los proyectos de muerte del gobierno, declarando que no quieren cambiar la forma de uso de suelo, queremos dedicarlo a las cosechas que nos dan de comer. Las mujeres reclaman el derecho a participar en las Asambleas y ser titulares de las tierras; tierras ejidales que el gobierno pretende convertir en propiedad privada, para dividir y evitar la figura de la Asamblea ejidal, a la que en teoría hay que consultar para el cambio de uso de suelo.

El MODEVITE exige al Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Chiapas realice las diligencias necesarias para que en Chilón, Sitalá y Oxchuc, se haga efectivo el derecho a elegir las autoridades municipales de acuerdo a los sistemas normativos internos de los pueblos, el cual se encuentra consagrado en el artículo II, apartado A, fracción III de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Amanece en Bachajón el 9 de agosto. Tras el desayuno con frijoles tortillas y café, los sacerdotes de diferentes municipios y hermanas de la Misión jesuita de Bachajón que acompañan la lucha de los pueblos, encabezan una marcha que parte del lugar mismo donde tiene lugar el Foro, pero los 600 asistentes se multiplican y le calculo unos dos mil manifestantes que, al rato son cuatro mil recorriendo las escasas calles de Bachajón hasta llegar al parque Central. 


Habitantes del municipio de Chilón se han sumado para expresar su rechazo a los proyectos del gobierno federal que, necesariamente habrá de tomar nota a partir del 1 de diciembre, del reto que suponen los pueblos organizados en el MODEVITE. Desde Palenque a San Cristóbal y desde Chicomuselo a Simojovel hay un eje trazado de norte a sur que atraviesa otro de sureste a noroeste donde va a ser muy difícil la implementación de las Zonas Económicas Especiales, la extracción de hidrocarburos y la explotación de titanio, barita y otros minerales estratégicos para la guerra y la muerte. El concepto de capital humano, desarrollo y explotación de recursos naturales, choca frontalmente con la autoorganización de los pueblos y la defensa de la vida y el territorio.

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=245235

 

 

 Alternativas postcapitalistas

 

 

Evaluemos qué significa ver como futuro a los gobiernos progresistas y circunscribirlo a:

Una salida para Brasil

Por João Pedro Stédile

Folha de São Paulo

 

Resumen Latinoamericano, 10 de agosto 2018

Brasil vive una grave crisis económica, política, social y ambiental. Muchos factores contribuyeron a su eclosión, principalmente la subordinación de nuestra economía al capital financiero e internacional, que extorsiona a toda la sociedad.

El golpe de 2016 fue el intento de la burguesía de salvarse sola de la crisis, poniendo todo su peso sobre la clase trabajadora. Para ello, movilizó su poder mediático, judicial y parlamentario. El plan era asaltar recursos públicos, retirar derechos, subordinar el país totalmente a los intereses internacionales, entregar los recursos naturales -como el presal, los minerales y el agua- y empresas como Petrobras, Eletrobras y Embraer.


Comenzaron a hacer el servicio sucio contra el pueblo de la forma más rápida y sorpresiva posible. ¿Y cuál fue el resultado? La crisis económica se agravó. La crisis social llegó a niveles de barbarie, con 66 millones de trabajadores al margen de la economía, mientras que las seis familias más ricas ganan más que 104 millones de brasileños. La crisis política también se profundizó: el gobierno golpista tiene la mayor impopularidad de la historia republicana. ¡Y nadie más cree en los políticos!

La lógica reinante en el Poder Judicial, que vive de la soberbia, invierte el principio constitucional: ahora todos son culpables hasta que prueban lo contrario. El Power Point diciendo “no tenemos las pruebas, pero tenemos convicciones” ganó estado de ley.

Mientras miles de investigadores corren el riesgo de perder sus becas, jueces como Sergio Moro usurpan recursos públicos, recibiendo subsidio a la vivienda pese a vivir en casa propia, además de otros privilegios inaceptables pagados por el pueblo.

El Movimiento Sin Tierra, así como las 80 organizaciones que integran el Frente Brasil Popular, cree que el país necesita un nuevo proyecto de desarrollo, soberano y popular. Más subordinación, sumisión y explotación del pueblo no representan una salida para Brasil.

El pueblo expresa en todas las investigaciones de intención de voto y defiende como alternativa electoral a Luiz Inácio Lula da Silva, por su trayectoria y representatividad -y también en solidaridad, por percibir la persecución en curso que los poderes mediático y judicial ejecutan para obstruir la posibilidad de una salida popular a la crisis.

Si Lula no es candidato, las elecciones serán un fraude, pues impedirán que la mayor parte del pueblo tenga el derecho de elegir a quien desea para la Presidencia. Y las crisis se profundizarán y tendremos otros cuatro años de conflictos, violencia y agravamiento de las desigualdades sociales.

Para construir un nuevo proyecto para el país, con reformas estructurales en la política, en el Poder Judicial, en los medios de comunicación y en la economía, es necesario garantizar la participación de Lula en las elecciones.

Por eso, integrantes de los movimientos populares están en huelga de hambre desde el 31 de julio por tiempo indeterminado. Este viernes (10), hubo una movilización nacional de los trabajadores, convocada por todas las centrales sindicales. Los movimientos del campo hacen una marcha nacional rumbo a Brasilia hasta el miércoles (15), cuando se inscribirá la candidatura de Lula.

Esperamos que el Poder Judicial recuerde que, por encima de sus vanidades e intereses, está la Constitución, que ya ha sido suficientemente violada y despreciada en los últimos años. Que los jueces se sometan a la voluntad popular y a la Carta Magna, y no a los intereses de la Red Globo y del proyecto golpista del gran capital.

João Pedro Stédile es miembro de la coordinación nacional del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra y del Frente Brasil Popular.
Traducción: Resumen Latinoamericano
.

 

Fuente (original en portugués): https://www1.folha.uol.com.br/opiniao/2018/08/uma-saida-para-o-brasil.shtml

Fuente (traducción): http://www.resumenlatinoamericano.org/2018/08/10/una-salida-para-brasil-por-juan-pedro-stedile/

 

 

Nos urge, abajo y a la izquierda sin fronteras, concentrar esfuerzos e iniciativas para instalar otra agenda pública que salga de la política centrada en contrastar a gobiernos identificados con la alianza de capitales y estados imperialistas con los locales y gobiernos que impusieron a las rebeliones populares contra el neoliberalismo: la conciliación con esa alianza opresora y represora. Es hora de que:

 

 

Hablemos del desarrollo capitalista e IIRSA

La infraestructura para el desarrollo que tiene el G20 se planificó en el 2000 como Iniciativa para la Integración Regional Suramericana (IIRSA). Con motivo de sus quince años (en 2015) Raúl Zibechi señaló es "Interconexión sin integración" y aclaró:

"La IIRSA es una iniciativa que rompe con la tradición histórica de Latinoamérica como una región con personalidad propia, para situarse en el estrecho marco de América del Sur. El concepto de América Latina había nacido en el siglo XIX en contraposición a la América imperialista, pero ahora asistimos a un paulatino desplazamiento que coloca en el centro del escenario la idea de América del Sur, como destaca con acierto Porto Gonçalves.

 

Por el contrario, Sudamérica es una espacio geopolítico formulado por los estrategas militares ligados a la dictadura brasileña (1964-1985), como Golbery do Couto e Silva, uno de los principales teóricos de la doctrina de seguridad nacional elaborada en la década de 1950 por la Escuela Superior de Guerra. Fue además creador del Servicio Nacional de Informaciones en 1964, presidió la filial de la multinacional estadounidense Dow Chemical y fue autor del libro “Geopolítica del Brasil”[8]". Leer

La implementación de IIRSA ha sido en silencio y se completa con el Plan Puebla Panamá también presentado en el año 2000 pero desde hace años se lo conoce como Proyecto Mesoamérica. Ambas megas infraestructuras, la del sur y la del norte de nuestro continente, están orientadas a hacer más eficiente la exportación de commodities extraídas en escala gigantesca del país-continente. A consecuencia de esta transferencia de riquezas que se acompaña de fuga de capitales y endeudamiento, se consolida el subdesarrollo del Abya Yala (o sea su empobrecimiento y dependencia).

La IIRSA que UNASUR propulsa dentro del COSIPLAN (Consejo Suramericano de Infraestructura y Planeamiento) utiliza préstamos usurarios no sólo de los BID, CAF y Fonplata sino que incorpora como nuevos acreedores y planificadores de esa interconexión al Banco de Desarrollo de China y el Banco de Desarrollo de BRICS. El Observatorio de la Deuda en la globalización (OGD) nos esclarece sobre este financiamiento al titular su artículo "Mega-infraestructura como mecanismo de endeudamiento", «el riesgo de deuda ilegítima, ecológica y de género».

Examinemos la IIRSA desde la violencia que practica en las clasificadas, por el capitalismo, como "zonas de sacrificio". El sistema ejerce racismo cuando así las designa y también encubrimiento de la violencia de:
a) Convertir derechos esenciales a la vida (agua, energía y alimento) en commodities o mercancías para los oligopolios de las potencias. Es privar de esas condiciones básicas para la supervivencia humana.

b) Despojar y/o contaminar territorios (comunidad, economía, cultura...y no sólo ambiente físico). Aún más complementa a los extractivismos (monocultivos de transgénicos, mega minería, súper explotación de la pesca y los hidrocarburos) en la reconfiguración territorial que implica cambios en la naturaleza casi irreversibles.

c) Interconectar enclaves o neofeudos donde las transnacionales y sus socios locales reinan restringiendo acceso, y degradándolos, a los subsistemas sostén de la vida como son: el suelo, el agua, el aire y la biodiversidad del lugar.

Ejemplifiquemos mediante la megaminería del litio. Se la proyecta sin importar las 33 comunidades indígenas (hoy 7.000 personas) que desde siglos habitan las Salinas Grandes. Sin embargo, éstas defienden sus territorios (es decir modos de vida o culturas, propiedad colectiva..) y reclaman que no se alimentan de baterías. "Saben que la minería del litio extrae grandes cantidades de salmuera y agua que luego se secan al sol en mega piscinas. Son concientes que viven en cuencas cerradas cuyas fuentes de agua están interconectadas y pueden llegar a secarse definitivamente haciendo la vida en el salar inviable. Como explica Sandra Flores, de la comunidad de Coyo en Atacama, esta posibilidad se vive como un potencial genocidio cultural". Leer

 

Por el contrario, las elites locales como la clase política, los científicos e intelectuales afines tratan de convencer a la opinión pública del país que la del litio se distingue de la "a cielo abierto" por no envenenar pero nada dicen del consumo enorme de agua en desiertos ni del cambio radical del ecosistema aniquilando sus equilibrio dinámico, humedales y perturbando al ciclo del agua hasta de zonas alejadas. En torno de esta superexplotación de la Naturaleza se hallan las grandes automotrices, principales beneficiarias también de la IIRSA. La solución de Bolivia de estatizar la extracción e industrializar el litio no cuestiona la escala de la extracción que es ecocida ni el destino hacia la sociedad de consumo que es alienante de la humanidad. La investigadora y docente Bárbara Jerez nos ubica: “El eco-capitalismo en torno al litio esconde la devastación de siempre”.

 

Tampoco el modelo económico social comunitario productivo del gobierno de Evo Morales-Álvaro García Linera se contrapone al capitalismo, por el contrario es exitoso en incorporar las culturas indígenas al crecimiento económico capitalista. Veamos cómo lo describe Luis Alberto Arce: " se identifican cuatro sectores estratégicos en Bolivia para generar excedentes económicos: hidrocarburos, minería, electricidad y recursos ambientales.

Son los viejos y tradicionales sectores de los que ha vivido el modelo primario exportador.(...)

Por otro lado, entre los sectores generadores de ingreso y empleo figuran la industria manufacturera, el turismo, la vivienda y el desarrollo agropecuario.

De acuerdo con el nuevo modelo, para desarrollar a Bolivia, generar esa transformación productiva y modificar el modelo primario exportador, se requiere llevar los excedentes de minería, hidrocarburos, energía eléctrica y recursos naturales hacia los sectores que generan empleos para los bolivianos. En este modelo -amplió Arce- el Estado funciona como ente redistribuidor, con la capacidad de transferir los recursos de los sectores excedentarios a los generadores de empleo e ingreso".

 

En la visión extractivista del progresismo, la naturaleza es un cúmulo de recursos naturales que soporta una extracción ilimitada. También su conciliación con el capitalismo se da en el planteo de objetivos de la industrialización y de fuentes laborales. Coincide con el sistema-mundo al ignorar o menospreciar que la naturaleza es sistémica y finita. En cuanto a la generación de empleos e ingresos y la industrialización no procura una nueva sociedad sino la mercantil con cierta distribución abajo. Tampoco se hace cargo de la devastación, el agotamiento de recursos naturales, la contaminación ambiental, la extinción de la biodiversidad de cada lugar y el ataque mortal a la salud de las comunidades.

 

Según avanzamos en intentar explicar la IIRSA, no podemos dejar de escrutar el desarrollo capitalista. El agropecuario ha introducido la soja transgénica en los países bajo gestiones progresista y neoliberal. La expansión de la soja transgénica concreta el acaparamiento gran capitalista de tierras, de agua de riego y de las gigantescas infraestructuras. Hace a la contaminación ambiental (suelo, agua, aire y alimento) y al envenenamiento primero de las poblaciones cercanas pero luego a todas por la falta de fronteras en la naturaleza y por mercancías contaminadas. Desertifica porque, a diferencia del desierto donde hay especies adaptadas, sólo vive el monocultivo con genética modificada para resistir al glifosato u otro agrotóxico más letal. Éste mata los seres que construyen la fertilidad del suelo, los polinizadores como las abejas, los otros cultivos...las personas.

 

La ampliación de las fronteras agrícolas deforesta o sea elimina bosques y selvas cuyas biodiversidades generan los tan imprescindibles equilibrios ecológicos. Lleva a cabo ecocidios que son etnocidios. También produce genocidios silenciosos al arrasar con la agricultura diversificada, la ganadería, los tambos y envenenar. Está aniquilando la soberanía alimentaria y haciendo a la desaparición forzada de pequeños- medianos productores, campesinos e indígenas. Todavía más, el capitalismo representado por la asociación de corporaciones del agronegocio con las automotrices y petroleras pero también con capitales financieros concentra tierras para los agrocombustibles en detrimento de la producción de alimentos.

 

En fin, para perfeccionar la República Unida de la Soja (Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay y Bolivia) como la designó Syngenta está la Hidrovía Paraguay- Paraná-Uruguay que profundiza los cambios irreversibles en los ecosistemas como las disminución de la densidad de poblaciones, y extinción, de las especies que los componen. Toda esta reterritorialización ataca las posibilidades de buenos vivires abajo y es causa de sequías e inundaciones de mayor frecuencia y gravedad.

El capitalismo se empeña en mantener la civilización petrolera y nos hunde en crisis ecológica, energética, alimentaria. Confía que la sociedad de consumo puede seguir encandilando a las grandes mayorías pero éstas cada vez más resultan víctimas de las injusticias social y ambiental. Ahora pretende embaucar que la extracción del litio está incluida en un desarrollo sustentable con lo cual oculta los ecocidios-genocidios que generan sus enormes dimensiones y su suicida industrialización dedicada a individuos extrañados de la condición social de la humanidad. Pues mira por autos, celulares y computadoras e incluso programa esta producción hacia su obsolescencia rápida.

Otro engaño masivo, criminal e irracional lo practica mediante la ocupación de continentes por los agrocombustibles que denomina biocombustibles para que las mayorías los asocien con la vida. Nada más alejado de la verdad. No sólo desertifican, envenenan y liquidan las soberanías alimentarias sino también rompen los equilibrios ecológicos que crean las biodiversidades en simbiosis con las comunidades campesinas e indígenas. El capitalismo las sustituye con enormes extensiones de monocultivos que, aún peor, son transgénicos sostenidos con derivados de petróleo de modo que no son energía limpia ni procuran reemplazar esa fuente de energía en agotamiento. Aunque el capitalismo se despreocupa de lo último. Considera hallar solución en la expansión mundial del fracking que es destructor de las condiciones de vida y de trabajo, con lo cual agrava la tendencia hacia un planeta inhabitable o desprovisto de vida.

Tomemos en cuenta que el capitalismo arrasa las selvas tropicales del mundo para plantar monocultivos de futuros agrocombustibles. "La tala de selvas libera grandes cantidades de carbono a la atmósfera. A esta conclusión también llegan estudios encargados por la UE. El biodiésel de aceite de palma libera tres veces más emisiones dañinas para el clima que el diésel fósil. (...) Las superficies de biocombustibles para la UE abarcan 8,8 mill de has (¡tamaño de Austria!). Dos tercios de éstas se encuentran fuera de la UE. En el Sudeste de Asia, las plantaciones de palma para biodiésel europeo se extienden 2,1 mill de has, según el informe de la UE". Leer Como la demanda aumenta y escasean las tierras disponibles en esa zona tradicional para la palma aceitera, el capitalismo despliega esa política de estado en Centroamérica de deforestar e invadir con el monocultivo de palma aceitera. También tiene en las miras a la Amazonía y ya consiguió apropiarse de ese bioma tan imprescindible para la humanidad. Lo hizo en Perú, Ecuador y Colombia.

Cuando hablamos de defender la Amazonía como causa común de toda la humanidad debemos tener en cuenta no sólo su función insustituible en los equilibrios ecológicos del planeta sino también las muchas naciones-comunidades indígenas que participaron protagónicamente en su creación. Consideremos que 350.000 dólares canadienses harán posible el juicio contra Chevron promovido por más de 30 mil campesinos e indígenas de 6 nacionalidades en la Amazonía de Ecuador, organizados en la UDAPT (Unión de Afectados por Texaco). Leer

En Bolivia, el conflicto del Tipnis involucra la defensa de un territorio de la Amazonía por los pueblos originarios de ese bioma que es fundamental para el agua de todo el país y que el gobierno de Evo Morales impone dividirlo en su parte central mediante una mega autopista de la IIRSA a beneficio de Brasil, de los cocaleros y de las petroleras, automotrices.

La Amazonía de Brasil es devastada por la expansión de la soja transgénica, la megaminería y las megarepresas. Estas últimas como la Hidrovía componen la IIRSA y se apoderan de ríos para usarlos según objetivos lucrativos sin considerarlos ecosistemas socionaturales e interrelacionados con los circundantes. A fines de diciembre de 2017 tuvo lugar el cuarto encuentro de la Red por los Ríos Libres en Chile. Fue a pocas semanas de conocerse la positiva noticia respecto al fin definitivo de Hidroaysén y "en la región de la Araucanía, los defensores de los ríos reafirmaron sus esfuerzos y convicción para hacer ver a autoridades y ciudadanía el importante valor social y ecosistémico que estos tienen. «Se ha hecho un lugar común hablar de que el ‘agua de los ríos se pierde en el mar’ lo cual no sólo denota un enorme intento por engañar a la población, sino una negación al ciclo de la naturaleza», manifestaron desde la red. Así mismo, hicieron un llamado a todas las comunidades amenazadas con la intervención de sus ríos, a defenderlos y hacer ver que la destrucción de los ríos no es señal de desarrollo para el país".Leer

La IIRSA destruye lo construido por la naturaleza durante eras geológicas y por la humanidad adaptándose y transformándola durante siglos. Sus mega infraestructuras además despilfarran energía y agua tan insustituibles para la vida. Las mega represas son fundamentalmente para la megaminería y el fracking. Tres metodologías que afectan de modo grave e irreversible al ciclo del agua, en la naturaleza.  En efecto arruinan los ríos, desintegran los glaciares con sus periglaciares e inutilizan acuíferos. Arrasan economías regionales y suelos.

 

Sin embargo, sigue este crecimiento y modernidad destructiva porque la mayoría de nosotros( los de abajo) y  la intelectualidad naturaliza las lógica del Capital e ideología de la sociedad de consumo.

 

Elena Cedrón, de Confraternizarhoy

En consecuencia, abajo y a la izquierda sin fronteras, tenemos el desafío de instalar la agenda pública sobre los extractivismos (rurales y urbanos) e IIRSA-Proyecto Mesoamérica.

 

La resistencia de las asambleas de vecinos autoconvocados contra la megaminería a cielo abierto y por la vida, desde 2006, ha constituido la UAC con organizaciones en lucha contra los otros extractivismos. Concluye que "el agua vale más que el oro". En septiembre se hará la Primera Cumbre Latinoamericana del Agua para los Pueblos. Será en Catamarca y se convoca a todos los movimientos sociales y ambientalistas de Nuestra América con el objetivo de promover acciones y políticas para proteger el agua de los extractivismos. Leer  En el mismo camino andan las "Demandas de Ecologistas en Acción al nuevo Gobierno, en relación con la gestión del agua"(Rebelión 18/06/2018).

 

No a la IIRSA/COSIPLAN/UNASUR la ruta del saqueo y la contaminación de los territorios.

14 de febrero de 2017


Desde el colectivo social y ambiental “Unidos por las Aguas de la Cuenca Curru Leuvu” hacemos público nuestro repudio a la presencia del presidente Mauricio Macri, el Gobernador de Chubut Mario Das Neves, de Neuquén, Omar Gutiérrez; de Santa Cruz, Alicia Kirchner; y de Tierra del Fuego Rosana Bertone en Viedma en este momento socio/político y ambiental turbulento denunciamos la continuidad y profundización de las políticas extractivistas que se vienen desarrollando a expensas del agua de la cuenca curru leuvu, desde hace más de una década, el despojo y la destrucción que está cometiendo el capitalismo y sus empresas multinacionales en complicidad del los distintos gobiernos al servicio del capital internacional en este momento histórico de entrega del agua y del territorio al extractivismo.
El agua de la cuenca del Curru Leufu viene siendo contaminada de distintas formas desde hace décadas como consecuencia del modelo extractivista imperante que desarrolla la explotación indiscriminada de la tierra y de todos los seres, los derrames constantes de la industria del petróleo, el vertido de los efluentes cloacales SIN TRATAMIENTO como política de Estado y la falta de inversión en obras de infraestructura en las distintas ciudades, el vertido de agrotóxicos, la utilización del Agua como bien privado para el abastecimiento de los casi 1.000 pozos de petróleo no convencional que actualmente están en actividad en Vaca Muerta, Neuquén y Allen, Río Negro, sumado a la pretendida explotación del yacimiento “Chelforo”, las represas que aprisionan el agua generando su putrefacción, el avance de las empresas mineras en la línea sur del territorio y de las empresas petroleras hacia el valle medio conlleva el despojar a pequeños productores, chacareros y comunidades mapuche de la tierra productiva, condenado a quienes resisten a enfermedades respiratorias, falta de agua potable ante el avance de la contaminación desmedida y que en la actualidad busca ser “legalizado” mediante la modificación del “código de tierras fiscales”.
Mientras se favorece la apropiación de “reservas de agua” por parte de conocidos magnates como Joe Lewis que avanza con el proyecto laderas sobre la Pampa Ludden, el tendido de una hidroeléctrica sobre el robado “lago escondido” siendo uno de los inversores de la empresa Pampa Energía encargada de la explotación mediante fracking en la zona de Allen y que hace más de una década cuentan con la complicidad de los gobiernos municipales, provincial y nacional , y de los diversos medios de comunicación regional que han dado apoyo de manera sistemática a los proyectos extractivistas de la megaminería, la fractura hidráulica, el agronegocio y a la entrega del territorio, como así también de los actores políticos que permitieron la derogación de la ley anticianuro en Rio Negro, avalaron el paquete de leyes hidrocarburiferas con la “renovación de los contratos petroleros” y de la corrupción del Poder Judicial que declaro inconstitucional la ordenanza anti fracking que fuera promulgada en la ciudad de Allen en 2013, pero que hace años no exige la libre circulación del “lago escondido” apropiado por Joe Lewis y protegido por su testaferro Van Dittmar a quien recibieron en la primera audiencia a pocos días de haber asumido la gobernación Carlos Soria y Alberto Weretilneck.
La explotación del agua de la cuenca del curru leufu se hace sin escrúpulos para el beneficio de diversos capitalistas a los que les sería imposible saquearnos sin la complicidad de lxs funcionarixs y de los sectores políticos partidarios que hoy pretenden la cooptacion de las luchas camuflándose capciosamente de ambientalistas, ante esta avanzada nuestrx objetivo es RECUPERAR EL AGUA DE LA “CUENCA CURRU LEUVU
EXIGIENDO:

Que prevalezca el Valor Natural del Agua como Esencia de Vida: ya no más Agua para la electricidad, fracking gas y petróleo no convencional y minería hidrotóxica en la Cuenca Curru Leuvú.Show

Contra el saqueo y contaminación del territorio NO SEREMOS ZONA DE SACRIFICIO…
DE LA CORDILLERA AL MAR BEBEMOS LA MISMA AGUA!!
Colectivo Social y Ambiental Unidos por las Aguas de la Cuenca Currú Leuvú.

Viedma – Carmen de Patagones.
Febrero 9 de 2017

Fuente: https://porlatierraycontraelcapital.wordpress.com/2017/02/14/no-al-iirsacosiplanunasur-la-ruta-del-saqueo-y-la-contaminacion-de-los-territorios/

 

 

"El agua se ha convertido en un campo de batalla y es, a la vez, un poderoso aglutinante político. Actores sociales y políticos con intereses muy distintos convergen cuando del agua se trata, llegando, inclusive, a la alta diplomacia. Una chispa aportada por el Gobierno boliviano encendió en 2010 toda una presión internacional que llevó a la firma, por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de la Resolución que establece el derecho humano al agua y al saneamiento".

 

En octubre del 2017 se constituyó el Foro Alternativo al "Foro Mundial del Agua, instancia en la que participan las principales Corporaciones que dominan las fuentes de agua en el Mundo (Nestlé, Evian, Coca Cola, Pepsi Cola, Suez y Veolia), apunta a dirigir la toma de decisión de gobernantes e influir en la opinión pública para una visión privatista en la gestión de los recursos hídricos. Por contraparte, la iniciativa social conformada por 32 organizaciones Brasileras y 16 asociaciones internacionales entre las que destaca MODATIMA de Chile, planteó un evento democrático y participativo con simultaneidad al Foro Mundial del Agua en Brasilia durante marzo de 2018.

Dentro de los objetivos que estableció FAMA para su versión 2018, destacan:

-Sensibilización y Movilización de la población sobre la problemática del Agua y su saneamiento; -Proponer y reclamar acciones de los Gobiernos para generar políticas públicas que entreguen pleno acceso al agua y saneamiento por parte de los pueblos; y

-Reforzar la lucha contra la mercantilización del Agua, entre otros".Leer

En la declaración final del Foro Alternativo Mundial de las Aguas 2018 leemos:

"Nosotras y nosotros, constructoras y constructores del Foro Alternativo Mundial del Agua (FAMA), tras reunirnos del 17 al 22 de marzo de 2018 en Brasilia, declaramos a la sociedad lo que acumulamos después de muchos debates, intercambios, sesiones culturales y relatos, tanto durante los varios meses de preparación cuanto en estos últimos días en que nos reunimos aquí. Somos más de 7 mil trabajadoras y trabajadores del campo y la ciudad, de las aguas y las selvas, representantes de pueblos originarios y comunidades tradicionales, articulados en 450 organizaciones de todos los continentes. Somos movimientos populares, tradiciones religiosas y espiritualidades, organizaciones no gubernamentales, universidades, investigadores/as, ambientalistas; organizados en grupos, colectivos, redes, frentes, comités, foros, institutos, articulaciones, sindicatos y consejos.

Con la grandeza de los pueblos, intercambiamos experiencias de conocimiento, resistencia y lucha. Somos conscientes de que lo que producimos es para garantizar la vida y su diversidad. Estamos creando unidad y fuerza popular para reflexionar y luchar juntas y juntos por el agua y por la vida en sus más variadas dimensiones. Lo que nos une es la vida. Y por ella luchamos. Eso es lo que nos diferencia de los proyectos y relaciones del capital, expresados en el Foro de las Corporaciones, el Foro Mundial del Agua (FMA). (...)

Lo que proponemos

Reafirmamos que las diversas luchas en defensas de las aguas dicen alto y claro que el agua no es ni puede ser una mercadería. No es un recurso para ser apropiado, explotado y destruido para el buen rendimiento de los negocios. Agua es bien común y debe ser preservada y gestionada por los pueblos para las necesidades de la vida, garantizando su reproducción y perpetuación. Por eso, nuestro proyecto para las aguas tiene a la democracia como un pilar fundamental. Es solamente por medio de procesos verdaderamente democráticos -que superen la manipulación de los medios y del dinero- que los pueblos pueden construir el poder popular, el control social y el cuidado efectivo de las aguas, afirmando sus saberes, tradiciones y culturas en oposición al proyecto autoritario, egoísta y destructivo del capital. (...)".Leer

 

Constatemos el avance en la lucha organización de un contrapoder de los diversos de abajo.

 

Un movimiento fluido: construyendo

un buen gobierno del agua en México
mayo 2018

Gerardo Alatorre Frenk

 

Los conflictos sociales, políticos y ambientales ligados a la gestión del agua en el mundo actual son clara muestra de las tensiones características de este momento histórico, en el que el sistema capitalista desata su voracidad por lo que considera “recursos energéticos, hídricos y minerales”. Este modelo neoliberal de acumulación tiene graves consecuencias para el tejido social, el acceso de la gente al agua, las cuencas hidrográficas y los territorios. Muchas regiones del planeta, incluyendo a México, son un campo de batalla, y lo que está en juego es la vida misma de las comunidades y de los ecosistemas.

Vivimos en un mundo transnacional; una élite global corporativa maneja los flujos financieros y comerciales, la geopolítica, los grandes medios de comunicación; y la mayoría de nuestros gobiernos latinoamericanos son engranes de esa máquina. Esto impacta directamente las políticas de gestión hídrica: además de fomentar la privatización de los servicios de abasto y saneamiento de agua, se impulsan reformas estructurales que buscan asegurar la disponibilidad del líquido para la minería a cielo abierto y los emprendimientos energéticos (hidroelectricidad, extracción de hidrocarburos mediante fractura hidráulica y cultivo de agrocombustibles).

Sin embargo, los Estados pueden verse obligados (o están viéndose obligados) a abrir espacio político a otras maneras de concebir e instrumentar la gestión de las cuencas y el agua.

Veremos aquí el caso de Agua para Tod@s Agua para la Vida, un ejemplo de cómo están gestándose futuros distintos al que el sistema hegemónico nos presenta como único posible. Quizá en todo el planeta están emergiendo futuros de carácter comunitario, solidario y sustentable; si en ocasiones resulta difícil percibirlos es, probablemente, porque son tan nuevos que faltan palabras para nombrarlos.
 

Una coyuntura propicia para la defensa del agua y el territorio.

Al ir estructurándose el proyecto corporativo de control del agua como elemento de la acumulación capitalista, y

al hacerse visibles sus efectos sociales y ambientales, también van surgiendo otros proyectos, en los que el agua es concebida como un bien común, un elemento vital para los seres humanos y no humanos, y un sustento para la salud, la alimentación y diversas necesidades sociales básicas. Frente a las pretensiones de centralizar la toma de decisiones al servicio de la acumulación de riqueza y poder, surgen actores políticos que buscan instaurar formas de gobierno democráticas y descentralizadas donde las comunidades, a distintas escalas, asumen el control de la gestión del agua y las cuencas. Así va adquiriendo consistencia un poder alternativo, un poder emergente, un contrapoder, que cristaliza en organizaciones, instituciones, redes, programas, agendas de acción política, etc., desde la escala local hasta la mundial.

 

 El agua se ha convertido en un campo de batalla y es, a la vez, un poderoso aglutinante político. Actores sociales y políticos con intereses muy distintos convergen cuando del agua se trata, llegando, inclusive, a la alta diplomacia. Una chispa aportada por el Gobierno boliviano encendió en 2010 toda una presión internacional que llevó a la firma, por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de la Resolución que establece el derecho humano al agua y al saneamiento.

 

 El Gobierno mexicano suscribió dicha Resolución y, dos años después, el derecho humano al agua quedó plasmado en la Constitución mexicana, reconociéndose la necesidad de una nueva legislación del agua, capaz de garantizar el ejercicio de dicho derecho; la nueva ley habrá de llamarse Ley General de Aguas (LGA). El artículo 4 constitucional establece que “toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible. […] El Estado garantizará este derecho y la ley definirá las bases, apoyos y modalidades para el acceso y uso equitativo y sustentable de los recursos hídricos estableciendo la participación de la Federación, las entidades federativas y los municipios, así como la participación de la ciudadanía para la consecución de dichos fines”.

A raíz de esta reforma constitucional se produce en México un fenómeno muy poco común: la sociedad civil se organiza, sin pasar por los partidos políticos, para elaborar una iniciativa ciudadana de ley. Un grupo de profesionistas políticamente activos en distintos lugares del país convocó a diversas organizaciones de la sociedad civil, comités comunitarios de agua e investigadores que desde años atrás ya veníamos movilizándonos a escala local, regional o de cuenca, para construir contrapoder en cuestiones ligadas a la gestión del agua. Consideramos que se trataba de una coyuntura favorable para avanzar hacia una más consistente coordinación de esfuerzos, con vistas a incidir políticamente a escala nacional, así como a potenciar, fortalecer y proteger las luchas regionales.

 En diciembre de 2012 tuvo lugar un primer Congreso Nacional, al que asistimos cerca de 400 personas y así nació la Coordinadora Nacional Agua para Tod@s Agua para la Vida (www.aguaparatodos.org.mx), en la cual ha venido participando quien esto escribe. No solo se planteó la redacción de una Iniciativa Ciudadana de Ley General de Aguas (IC-LGA); en última instancia, lo que nos convocó fue el propósito de construir lo que llamamos un buen gobierno del agua, es decir una gestión democrática, participativa, descentralizada y sustentable del agua y las cuencas. Actualmente participan en Agua para Tod@s algunos sindicatos, centrales campesinas, comunidades eclesiales de base, periodistas y abogados,

además de distintos comités comunitarios de agua, organizaciones de la sociedad civil y académicos.

   ¿Cómo se tejen sinergias entre tan diversos actores? ¿Cómo se articulan distintas escalas temporales y espaciales de construcción de contrapoder? ¿Cómo dialogan y se complementan –o no– los distintos saberes, haceres y poderes que confluyen en Agua para Tod@s? Son cuestiones que aquí abordaremos; pero antes, veamos qué es lo que está en juego.

 

La gestión hídrica en México.

Nuestro país es sumamente contrastante en lo social, lo cultural y lo climático. Más de la mitad de la población vive en la pobreza, en tanto que algunas familias figuran entre las más acaudaladas del mundo. Hay una importante diversidad étnica, que se refleja, por ejemplo, en los 7,4 millones de hablantes de lenguas originarias, de las que hay más de 70; el náhuatl es la lengua materna de casi dos millones de personas y el maya, de más de 860 000. En cuanto a la diversidad climática e hídrica, todo el norte del país está expuesto a las sequías, mientras en el sur hay zonas que se inundan durante las temporadas de lluvias. Tres millones de habitantes no tienen acceso al agua potable, y 40 millones sufren las consecuencias de la sobreexplotación de los mantos acuíferos.

Son muy diversas las formas de organizar el abasto de agua. En las áreas rurales y semiurbanas de México, las comunidades suelen tener Comités de Agua, encargados de dar mantenimiento a los manantiales o pozos donde las familias se abastecen, y de convocar el trabajo comunitario para dotarse de infraestructura de almacenamiento y distribución del líquido. En el extremo opuesto están las gigantescas obras de infraestructura con que las megalópolis buscan resolver su abasto de agua y el drenaje de las aguas servidas.

La política hídrica mexicana ha tenido un carácter centralizador. El Gobierno federal, a través de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), tiene el poder de concesionarlas o no. Aunque desde 2004 ha habido procesos de descentralización, estos no se han traducido en más participación social, comunitaria, sino del sector privado.

En la escala local, el abasto y saneamiento están a cargo de los gobiernos municipales. En general, sus procedimientos de gestión excluyen la participación de los habitantes y, en lugar de ello, propician el clientelismo y la corrupción. Los fondos se manejan, en muchos casos, de manera discrecional, en beneficio de intereses político-partidarios o privados.

La ineficacia de los organismos operadores municipales ha venido utilizándose como argumento a favor de la privatización de los servicios. Al mismo tiempo, como ya dijimos, el agua se convierte en elemento clave para los emprendimientos mineros y energéticos. Estas políticas vulneran el derecho al agua del 10 % de la población del país1, afectaciones que están agudizándose por los ya mencionados contrastes climáticos, que podrían ir acentuándose como consecuencia del cambio climático global.

Distintos proyectos de país, distintas propuestas de LGA.

En 2015, el Gobierno federal mexicano sometió su proyecto de LGA a la aprobación de la legislatura. No lo logró, en parte por las violaciones al reglamento que conllevó su intento de hacerlo en modalidad fast track, y en parte por la fuerte oposición que suscitó por parte de la ciudadanía y sectores de la clase política. Se trataba de un proyecto de ley favorable a los procesos de privatización y al uso de agua para megaproyectos de distinta índole. Además, se perpetuaban con él los esquemas “lineales” y “tuberos” característicos de la actual legislación; lineales, porque sigue planteándose una gestión del agua basada en la secuencia extracción > conducción > utilización > contaminación > desecho, y no un esquema cíclico. Y “tuberos” porque, para abastecer a las poblaciones, se plantea la construcción de obras de conducción, bombeo y trasvase, trayendo agua de donde sea, y afectando a las cuencas y a las comunidades expropiadas, en ocasiones de manera irreversible.

Por su parte, la Iniciativa Ciudadana de Ley General de Aguas (IC-LGA) va encaminada a construir un gobierno del agua basado en los principios ético-políticos de sustentabilidad, equidad y participación. El primero establece nuestra responsabilidad de asegurar el acceso al agua tanto para las comunidades humanas como para las demás especies y los ecosistemas. El principio de equidad establece la obligatoriedad del Estado de garantizar el acceso de la gente al volumen mínimo necesario para cubrir sus necesidades cotidianas, independientemente de su poder adquisitivo, edad, género y lugar de residencia. El de participación postula que es en lo local, en la gestión de los manantiales, arroyos, pozos y tomas de agua, en cada comunidad o colonia, donde pueden potenciarse los saberes de la gente, sus formas de organización y sus mecanismos para planear, conducir y supervisar la gestión del agua. Existe aquí una apuesta por descentralizar los saberes y el poder.

 En la redacción de la IC-LGA participaron personas de muy distintos sectores: profesionistas de diversas organizaciones y redes de la sociedad civil, así como equipos de académicos que trabajamos con comunidades rurales y urbanas en temas de gestión territorial. Durante 2012 y 2013 el trabajo se organizó en comisiones que generaron propuestas de políticas para distintos ámbitos temáticos: sistemas municipales de agua y saneamiento, manejo de cuencas, protección de acuíferos, sistemas de concesiones, justicia hídrica, prevención de la contaminación, soberanía hídrico-alimentaria y otros. Un equipo de abogados tradujo estas propuestas al lenguaje jurídico y así se llegó a un borrador final en 2014.

 

Durante 2013 y 2014 se organizaron 99 foros públicos en distintas regiones del país, con la participación de organizaciones de base, asociaciones ciudadanas, instituciones académicas y algunos funcionarios de gobierno y legisladores. De esos foros surgieron propuestas que permitieron afianzar la iniciativa de ley. En febrero de 2015, la Iniciativa Ciudadana de LGA fue presentada a diputados y senadores en un acto público de entrega-recepción y ese mismo mes fue publicada en la Gaceta del Senado, respaldada con las firmas de 22 senadores de cuatro partidos políticos.

El proceso de elaboración de la IC-LGA y la conformación de un movimiento nacional por un buen gobierno del agua han conllevado diálogos entre saberes y discursos de muy distinta índole. Un ejemplo ilustrativo concierne a las distintas maneras de concebir y ordenar el territorio: el enfoque de cuenca, que acostumbran emplear los hidrólogos, los geógrafos y los ecólogos, puede ser muy diferente a la territorialidad mítica ancestral, la lógica de gestión productiva y el control agrario en que suele basarse la gestión territorial comunitaria; pero del diálogo entre ellos surgen aprendizajes muy útiles para unos y otros, y las posibles contradicciones se convierten en complementariedades. Asistimos a una ‘polinización cruzada’ entre el saber científico y los saberes arraigados de quienes trabajan en los territorios. En el ámbito de los derechos, se retroalimentan mutuamente las exigencias inmediatas de las comunidades con las reivindicaciones de quienes, en el ámbito nacional e internacional, luchan por mayor transparencia y contra la impunidad de las empresas transnacionales3.

 

La IC-LGA establece prioridades de uso y destino del agua, colocando en primer lugar a los propios ecosistemas, en segundo al consumo personal doméstico y, en tercero, a la soberanía alimentaria. Las concesiones quedarían supeditadas a la disponibilidad del líquido una vez cubierto lo prioritario. En la planeación del manejo del agua y las cuencas, el instrumento central serán los Planes Rectores, que se elaborarán por consenso desde el nivel local.

Se trata de una propuesta bien fundamentada en términos técnicos, sociales, políticos, financieros y jurídicos. Señal de ello fue su adopción por parte de la Comisión de Recursos Hidráulicos de la Cámara de Diputados, durante un lapso de año y medio (2013-2014).

 Para la gestión del agua (planeación, ejecución, vigilancia y sanción), la IC-LGA propone un diseño institucional conformado por instancias ciudadanizadas en distintas escalas, respetando los usos y costumbres de las poblaciones, en particular sus formas organizativas. Se busca asegurar el acceso de la gente al agua mediante una gestión integral de las cuencas, y se aplica el principio precautorio: cualquier actividad o proyecto que pudiera significar un riesgo para las comunidades, su territorio y sus aguas necesitará someterse a su consentimiento libre e informado.

Agua para Tod@s está potenciando y enlazando las corrientes de contrapoder que en la dimensión local, regional o institucional ya venían alimentando quienes en ella confluyen. La IC-LGA ha sido un elemento aglutinador, que se complementa con las estrategias para construir, en el aquí y el ahora, un buen gobierno del agua. (De hecho, sabemos que una ley no es suficiente para el ejercicio del contrapoder; numerosas leyes mexicanas, que podrían propiciar una gestión territorial participativa y sustentable, se quedan en el papel cuando la correlación fáctica de fuerzas les es desfavorable.) Pero veamos cuál ha sido la estrategia legislativa.

Estrategias legislativas de construcción de contrapoder.(...)
Leer

 

 

Observamos la gran expansión en el país-continente y el mundo del movimiento por los derechos de las mujeres que se complementa con los de las disidencias sexuales.

 

 

Los patios traseros del poder

Mayo feminista: La rebelión contra el patriarcado

14 de agosto de 2018

 

Por Faride Zerán

Carcaj

Texto de presentación del libro Mayo feminista: La rebelión contra el patriarcado. Faride Zerán (editora). LOM, Santiago de Chile, 2018

Esta lectura es un agradecimiento. Las gracias profundas a cada una de las compañeras, compañeros, compañeres, con “e” y con “x”, que respondieron a la urgencia. Escribir la historia del feminismo, su propia historia, es rebelarse contra el patriarcado que nos ha dejado marginadas a un pequeño recuadro de la historia que se nos ha mostrado como neutral e imparcial. “En 1952 las mujeres de Chile votaron por primera vez en una elección presidencial”, señalan los pequeños cuadros de ¿sabías qué? de los libros de historia y ciencias sociales del Ministerio de Educación. No hay nombres, ni mujeres, ni feminismos.

Una historia que pareciera no tener autor, con la cual debemos coincidir, y de la cual, sin embargo, no somos parte. Esa historia de las dominaciones, de las opresiones, de la relegación al rol de la reproducción, es la historia a la cual Mayo Feminista se rebela. Los patios traseros del poder, los patios comunes de los conventillos donde nos hemos reunido a gestar la política, o mejor dicho, una política: una política otra. El tejido enredado del feminismo/los feminismos, con sus nudos y sus lugares comunes, nos convoca a articulaciones para la resistencia. Las escrituras que hoy nos reúnen, provocan a todas quienes estuvimos y estamos en este campo de disputa, la sensación de que si somos las locas, las locas somos cada vez más, y hace siglos hay locas tramando y tejiendo el camino que hoy podemos recorrer. Espero que cada una, uno, une de ustedes pueda encontrarse en estas palabras, dibujadas con la profunda emoción y admiración que sentí y siento con cada una de sus escrituras.

“Las mujeres en la historia son únicas, siempre están solas y sus historias son narradas en el vértigo de la primera vez" (1). Para muchas de nosotras, la mayor enseñanza de este estallido feminista fue comprender que nuestra lucha siempre es en colectivo, que no existirá “la” dirigenta, “la” vocera, “la” representante del mundo feminista. Al levantarse la toma de derecho de la universidad de Chile, quisieron decir que mi caso era la excepción, a lo que respondimos con fuerza que nuestra toma no era la única, y que la violencia de género y el abuso de poder eran problemas estructurales. Entonces quisieron decir, que era la primera, a lo que nuevamente respondimos con fuerza, como las compañeras de Valdivia y Temuco se habían organizado unas semanas antes que nosotras. Me nombraron como el caso emblemático, la niña símbolo, la primera, la más relevante, la cabeza del movimiento. Sacaron mis iniciales a la luz, luego pedazos inconexos de mi relato, de mis vivencias. La historia del patriarcado nos informó que la violencia de género no es algo tan grave si no estamos muertas, y que si estamos muertas podemos tener una ley con nuestro nombre. Que es algo natural, que éramos las histéricas, las exageradas, que ¿qué es eso de una educación no sexista?, que la libertad de cátedra, que la libertad de expresión, que el debido proceso, que ¿cómo puede ser esto en una facultad de derecho?… la cuna de La República. La historia que intenta mostrarse desde aquella neutralidad, aquella que se dice imparcial desde el positivismo androcéntrico, y que nos denomina despectivamente como ideológicas, se contrapone a esta historia, una historia que volvió para quedarse y no va a dejar ser contada. Nuestra historia.

La mitología que entraman las políticas del género, había dejado la lucha de las mujeres y disidencias sexuales en un marco inconexo de demandas suspendidas en el aire. Las mujeres no tienen lugar, ni tiempo. La supuesta minoría en que se encasillan los problemas de género, en este escenario, a lo más que puede aspirar es a ser “un sector”. El sector de las mujeres, el Servicio de las mujeres, el departamento de las mujeres. En la historia oficial las mujeres no tenemos clase, no tenemos raza, tenemos un solo cuerpo: vagina y útero, y tenemos dos formas de estar presentes y ser presentadas: como víctima o como madre. Es por esto que la palabra feminismo se mostró como palabra prohibida todos estos años. El género como dispositivo era activado cuando se hablaba de esa agenda que supuestamente se hacía cargo de nuestros asuntos. En los primeros años de la lucha feminista post 2011, en el movimiento estudiantil, constituimos secretarías y vocalías de género en los liceos y universidades, por miedo a ser tildadas de posmodernas o de dividir la lucha de los estudiantes. El velo del género nos anclaba en nuestro sector, aquel sector donde la masculinidad que se preocupaba de los grandes problemas de la política no podía entrar, ni hacerse parte. Sin embargo, el legado feminista del que somos continuidad nos empezó a interpelar también, para correr los cercos propios en los cuales nos habíamos mantenido. Las feministas al interior de los movimientos sociales habíamos existido desde siempre, solo faltaba una irrupción, una interrupción que activase cada una de las luces que portamos, aquellas luces que hoy iluminan nuestras luchas por la recuperación de los derechos sociales, contra la precarización de nuestras vidas, contra el despojo de un sistema que nos explota y acumula en base al sostenimiento que le dan nuestros cuerpos.

De este modo, la toma feminista es la toma del lugar y del tiempo, la interrupción de aquel orden que nos situaba en la suspensión propia del particularismo. Cuando el feminismo se sitúa en la lucha contra la precarización de la vida, y se plantea la disputa de la educación no sexista de manera masiva, son otras las aperturas y los riesgos. Ahí, lo que aquella historia oficial intenta decirnos nuevamente, es que dichas tomas están aisladas en nuestra cronología, que nuestro movimiento no es heredero de nada, que es una pataleta, que jamás lograremos algo a la altura del movimiento sufragista, que somos una élite venida a menos, encerradas en las paredes del academicismo.

Y entonces, nosotras nos miramos entre nosotras, miramos a nuestras compañeras que vuelven cansadas a la toma después del trabajo, a las trabajadoras que bajo el régimen precario de la subcontratación van a darnos apoyo, a quienes a veces no pueden venir por tener que cuidar a algún abuelo o familiar enfermo. Miramos nuestra deuda educativa, el beaucher que se nos ha vendido como supuesta gratuidad, la expulsión de la educación que ha significado para tantas otras antes que nosotras, el no someterse a los mandatos del acoso sexual. Nos miramos utilizando nuestros medios para la lucha invisibilizada que lleva el Machi Celestino Córdova, desplegando lienzos comunes. Recordamos y repensamos a Macarena Valdés y Marielle Franco, y entonces, la historia es de nuevo otra, esta historia. Nuestra historia. La de nuestras abuelas que se tomaron los conventillos para luchar por una vivienda digna, que migraron desde diversas latitudes para buscar mejores condiciones de vida. La de nuestras tías lesbianas que tuvieron que huir de la familia. La de las colas del barrio, la de esos niños que no se sentían tan niños, la de esas niñas que no se sentían tan niñas.

Entonces, al reconocernos en esa historia del feminismo. El feminismo incomoda, pues nuestro desorden, nuestra porfía implica saltar la reja hacia los patios delanteros del orden dominante. En esos patios trastocamos aquel espacio infranqueable de lo político, paralizamos la agenda del gobierno en las calles, transitamos lo político irrumpiendo en el género, en el capitalismo patriarcal que nos enseñó que nuestros cuerpos debían ser cubiertos cuando no servían para el consumo, y que calladas éramos más bonitas.

Y entonces, la incomodidad vino, puesto que en la toma feminista no hay voceros a los cuales pegarles una palmada en la espalda para zanjar los pactos de caballeros. “Oiga pos compadre, controle a su gente. No deje que se le descarrilen las yeguas”. Los presidentes se revuelcan en sus tumbas mientras la élite intelectual desarma los pilares de su debido proceso, trasviste sus emblemas, hace mixtos los baños. Esa misma élite intelectual cuya casa embargan las deudas del Crédito con Aval del Estado, mendiga subsidios habitacionales para sus familias, y lucha por pensiones dignas. Y aun así tienen la desfachatez de preguntarnos: ¿cuál es nuestra relación con el movimiento estudiantil?, porque el 2011 sí fue un verdadero movimiento político.

El 2018 venimos a notificar que nosotras somos el movimiento estudiantil. Mirar la alianza entre el sexismo y el mercado en la educación es profundizar en las demandas, que nuestros compañeros, “los grandes líderes de la política”, nunca quisieron mirar, puesto que hacerlo era mirarse también a ellos mismos. Las formas en que ellos también reproducían dicha opresión, el mandato implícito a que en la toma fuéramos a hacer los baños y la comida, mientras ellos seguían en las importantes negociaciones con el gobierno.

Y ahora que se han bajado nuestras tomas, los veremos nuevamente intentando restaurar aquel orden de comodidad. Los veremos nuevamente intentando encasillarnos en el ser víctimas y ser madres, y ser mujeres, y ser minoría. Ahora que pasó la revuelta, “podemos volver a la política”. Pero no, porque sin feminismo no habrá política posible, solo repeticiones, reiteraciones con empaques novedosos, “deconstruidos”, pero que terminan siendo más de lo mismo. Sin incomodidad no hay política, sin feminismo no habrá emancipación posible.

Este transitar que nos propone Mayo Feminista, es para muchas de nosotras el respaldo de esperanza de que nuestro camino se va a seguir tejiendo, con todos sus nudos, con todas sus redes, con todas sus articulaciones. Ese mismo respaldo de esperanza que en un momento, donde la emoción, la pena y la rabia me carcomieron, salí llorando de una de las reuniones con el decanato y la rectoría de la universidad, donde se jugaba mi vuelta a clases y posibilidad de la bajada de la toma. Lo único que pensaba era: “la expulsada seré yo, mi delito fue romper el pacto de silencio, la sanción es la relegación al lugar donde nos han hecho pertenecer, y el cual me atreví a desafiar”. En ese momento, Faride Zerán y mis compañeras voceras de dicha toma, salieron tras de mí: “Si te vas, es una derrota para el feminismo”. Esas palabras, estas escrituras, son el recordatorio y las reflexiones que necesitamos dar, ahí cuando pensamos que todo está perdido. Por suerte, nunca se es loca sola. No sabían, ni saben, que las feministas somos la Hidra de Lerna, una bestia con un solo cuerpo, de múltiples cabezas. Por cada cabeza que corten, nacerán nuevas, con múltiples voces, con sus propios unísonos y disonancias.

Esta insurrección profunda, que se viene trazando hace siglos, que muchas y muchos de ustedes que hoy están presentes, que quienes estuvieron en las tomas de terrenos, en los campamentos, en los pueblos chicos, en la lucha por la democracia en los centros de madres, en las universidades, en los liceos, y hasta en los más impensados rincones vienen trenzando, me dio y me da la fuerza para reconocer mis dolores propios como heridas de guerra de la lucha contra el patriarcado, para que nunca más ninguna de nosotras seamos la cuna de los cuidados de La República, para unirme a trenzar el camino del cual hemos sido expulsadas como subalternas, para ser socialmente libres, y sacarnos lo hombre y lo mujer de encima.

1) CASTILLO, Alejandra. De la revuelta feminista, la historia y Julieta Kirkwood. pp. 41-42.

http://www.carcaj.cl/mayo-feminista-la-rebelion-contra-el-patriarcado/

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=245187