Qué Estado

Mayo 2019

En imposición de ecocidios-genocidios para el lucro de todos los poderes constituidos por dictadura-democracia.

 

 

 

 

Lucha de clases/capitalismo/alternativas

 

 

 En/con la lucha de clases

 

Situémonos en la lucha de clases que la unidad contra Macri encubre e ilusiona sobre nuestro porvenir venturoso si cambiamos de gobierno. Pero atendamos a:

 

Estado de Derecho y democracia

bajo la política del capital en América Latina (I)

 

26 de mayo de 2018 

Por José Luís Ríos Vera (Rebelión)

 

La crisis de las economías dependientes latinoamericanas, vinculada a la del sistema mundial capitalista, agrava los conflictos de clase precipitando a nuestros pueblos al mayor deterioro de la soberanía y socavamiento de la democracia. Los impactos de la crisis en nuestros países, conducen a la guerra del capital contra el trabajo, lo que implica que las clases dominantes (locales y trasnacionales) no cedan ni un átomo de valor económico y político en el complejo sistema de dominación. Los imperativos de la etapa actual del capital tienden a arrastrar las propias necesidades y derechos sociales fundamentales. El signo de nuestro tiempo está marcado por una radical ofensiva de la contrarrevolución en América Latina unida a la agresiva y militarizada reformulación geopolítica del imperialismo a nivel global.

Los gobiernos estadounidenses de Obama y Trump, han reaccionado, con extraordinaria fuerza, a las victorias de los gobiernos progresistas sobre las “democracias gobernables” impuestas a nivel continental (de ahí las “cláusulas democráticas” de la OEA) por los mismos gobiernos de Estados Unidos. Más aún, éstos han venido reaccionando en clave geopolítica ante la profundización de las relaciones económicas de estos gobiernos con las potencias de China y Rusia [1]. Así, la región experimenta el salto cuántico de las condiciones formales de las democracias “controladas” a los Estados de excepción que adquieren cada vez mayor profundidad.

La ofensiva para-fascista de la derecha oligárquica local y las fuerzas del imperialismo sobre la región, ha venido disponiendo de un amplio abanico de cartas utilizadas, una a una en función de la inestable correlación de fuerzas en cada uno de nuestros países. Hasta ahora, se han puesto de relieve los golpes de Estado “de nuevo tipo”, constituidos mediante la salvaguardia del “Estado de Derecho”, las magnas operaciones contra la corrupción y la instrumentalización política de los poderes de Justicia (Lawfare [2]), además de los procesos de criminalización de la protesta social, y la acentuación de ésta con la militarización de las sociedades, procesos que elevan a rango “constitucional” al Estado de excepción permanente. Estos recursos han predominado de un modo heterogéneo en Honduras (2009/2018), Paraguay (2012), Brasil (2016/2018), Ecuador (2018), Argentina (2017-2018), México (2017-Ley de Seguridad Interior). Por otro lado, Venezuela experimenta, además de los fracasos golpistas mediante estos procesos señalados y otros más, una enorme ofensiva de desestabilización y “guerra no convencional”, entre las que sobresalen, el furioso despliegue de la guerra económica y la amenaza de una intervención militar de corte mediática “humanitaria”, amparada por las condiciones infra-soberanas del Grupo de Lima en una nueva e ignominiosa especie de MINUSTAH, al tiempo que el pueblo venezolano ha propinado una nueva, contundente e inédita victoria con el 68% de los votos contra la reacción en este histórico 20M.

La degradación de la Justicia como instrumento político, tiene sus raíces -en la era neoliberal- en la destrucción del pacto social basado en el intercambio de concesiones y protección social (de ningún modo universal) entre el Estado y clases dominadas, el cual dotaba de legitimidad al régimen político que precedió al neoliberalismo. La ruptura del pacto por el viraje neoliberal precipitó la crisis de legitimidad del régimen agravada con la acentuación de la superexplotación del trabajo y la crisis de la democracia representativa centralizada en las manos de las oligarquías. Estallaron entonces las crisis políticas en toda la región latinoamericana a finales de siglo. A partir de aquí se configura la sustitución de esta forma de consentimiento por una nueva modalidad de legitimidad (para nada exitosa) del sistema de dominación. Las grandes campañas contra la “corrupción” y la afirmación prevaleciente del “Estado de Derecho”, constituyeron el factor central de una forma abstracta de legitimidad vinculada a los nuevos regímenes democráticos hegemonizados por el discurso abstracto de la “igualdad política”, el “pluralismo”, y la “ciudadanización política”, preservados éstos por el “Estado de Derecho”. El neoliberalismo es también “una superestructura ideológica y política”, señalaría en su momento Göran Therborn.

Con la nueva relación de fuerzas en la región y las limitantes de los gobiernos progresistas para modificar las bases institucionales del aparato de Estado (no es el caso de V777 asistimos al re-despliegue de enormes cruzadas contra la corrupción y el aseguramiento “pleno” del “Estado de Derecho”, en tanto formas encontradas por las clases dominantes locales y el imperialismo, para frustrar a los gobiernos ajenos a sus intereses. No obstante, dentro del multidimensional abanico estratégico del capital, señalamos al menos otras dos cartas que demandan su rigurosa discusión. La primera versa sobre la metamorfosis del Estado de Derecho en Estado de derecho de excepción que pretende efectivizar y legitimar el derecho a la fuerza del Estado con la militarización de la vida social, precisamente en un periodo histórico caracterizado por la lucha por los derechos laborales y colectivos vaporizados con la espiral de la crisis estructural del capital. Colombia, México, Brasil, Perú, Honduras, Argentina, destacan dentro de esta morfología estatal.

La segunda carta, quizá la vía maestra del capital, alcanza las capas tectónicas de las estructuras sociales de nuestros países. Se refiere, grosso modo, a un proceso de deconstrucción neoliberal de la política y de la democracia, que pone en juego, mediante una conculcación de derechos políticos (el inhabilitamiento del Demos), un proceso de despolitización de la democracia (despojo de la política). Se trata de una neoliberalización de la política y de la democracia que las constriñe a un carácter cada vez más abstracto y puro, esto es, aislándolas en una dimensión que el capital presenta como exclusivamente “política”. Dentro de esta perspectiva, el capitalismo manipulatorio de nuestra época se interesa en circunscribir a “la política” dentro del ámbito restringido de las instituciones, competencias electorales, participación “ciudadana”, “gestión de gobierno”, etc., una serie de “comportamientos estrictamente políticos” con enorme repulsión a cualquier vínculo con lo económico y sus fundamentos estructurales. De igual modo, orienta y reconstituye a la “democracia” sobre la base de una independencia respecto a la producción y reproducción material de la vida social, desprendiéndola de sus determinaciones económicas y sentidos sociales, es decir, inhabilitándola de cualquier capacidad (incluso de dirimir) para incidir sobre modificaciones de carácter económico-estructural.

Sobre una portentosa “ficción real”, se ha venido estableciendo una “ruptura entre la economía y la política en el mundo del capital” [3], la cual lleva a constituir a la “democracia” degradándola a una dimensión “política” abstraída de todo contenido sustantivo, alienándola dentro de una forma superior. Si el poder del Demos incidiese en lo económico, aplasta “las libertades” y junto con ello, erosiona el orden “natural” de “lo económico”. Es esta la narrativa del capital en la decadente era neoliberal. Las clases dominantes pretenden someternos a esta forma democrática del Estado oligárquico latinoamericano, forma sutil de exclusión y despolitización del poder popular.

La capacidad de invulnerabilidad de lo económico establecida mediante este proceso de neoliberalización de la democracia, termina por radicar en el “Estado de Derecho”, así como en la “confianza en la fortaleza institucional” que éste resguarda.

Por ejemplo, en su momento, el exjefe del Banco de México, Agustín Carstens, señaló que “el mejor antídoto contra el populismo es que existan instituciones robustas como es el caso del banco central” [4], institución que se vanagloria por operar de un modo “independiente a los ciclos políticos”. Así también, el influyente empresario Miguel Alemán Velasco, en el foro “México Cumbre de Negocios”, nos obsequia una auténtica pieza del despotismo del capital de nuestros días, cuando advierte ante el depositario del poder Ejecutivo en México: “es preciso consolidar la fortaleza institucional del Estado mexicano para obtener un modelo de gobernabilidad constitucional y una reforma para consolidar un estado de derecho que asegure que nuestro modelo de desarrollo no sea sujeto a visiones personales” [5]. En este sentido, hay que entender la proliferación actual de los “decálogos” dictados por distintas fracciones del capital [6], en el marco de la campaña electoral en México, así como otra serie de intervenciones de estas fuerzas en la región [7].

En suma, el lugar que ocupa la política, el Estado de Derecho y la democracia en el mundo del capital, es el de otorgar previsibilidad sobre la invulnerabilidad de las bases económicas, esto es, inmunizar los intereses y poderes económicos, o lo que es lo mismo, perpetuar las bases prevalecientes del patrón de reproducción del capital. La existencia y aseguramiento de “un régimen legal e institucional que brinde certidumbre” [8], los organismos empresariales que exigen “confianza y certeza jurídica” [9], en suma, los llamados “blindajes” y “candados” jurídicos (nacionales e internacionales) para impedir cambios en el “modelo de desarrollo”, se encuentran en el corazón de este proceso de despolitización de la democracia cuyo principal impacto reside en el despojo de la política a las clases populares. Quien osara modificar el orden institucional amparado en una sustantiva capacidad del Demos (al que el capital pretende alienar), no haría sino “patear la mesa” en una “afrenta” al “Estado de Derecho”, lo cual se atendría a la intervención del Poder Judicial (asesorado en Washington) para asegurar el statu quo. En México se agudiza esta carta del capital, la cual en Venezuela ha logrado quebrantarse. De ahí parte del brutal recurso a “todas las opciones políticas” (Marco Rubio, El País, 21/05/2018) con el golpe de Estado permanente a la revolución bolivariana. Con el histórico 20M y la nueva etapa de combate a la guerra económica, el poder popular en Venezuela camina en las antípodas de la democracia neoliberal en la época del capitalismo manipulatorio.

Notas:

 

[1] Véase nuestro trabajo “13 tesis sobre el trumpismo imperialista de Rex Tillerson y su expedición por América Latina”, www.lahaine.org, 10/02/2018, https://www.lahaine.org/13-tesis-sobre-el-trumpismo https://www.lahaine.org/mundo.php/13-tesis-sobre-el-trumpismo

[2] Silvina Romano, et all., “Lawfare: la vía ´justa´ al neoliberalismo”, www.celag.org, 23/01/2018, http://www.celag.org/lawfare-la-via-legal-al-neoliberalismo/

[3] Jaime Osorio, “La ruptura entre economía y política en el mundo del capital”, Revista Herramienta.com.ar, 09/10/2013. Consúltese en: http://www.herramienta.com.ar/herramienta-web-14/la-ruptura-entre-economia-y-politica-en-el-mundo-del-capital

[4] El Economista, 23/03/2017, https://www.eleconomista.com.mx/sectorfinanciero/Instituciones-solidas-el-mejor-antidoto-para-el-populismo-Carstens-20170323-0136.html

[5] “Empresarios: necesaria, reforma que dé continuidad al modelo de desarrollo”, La Jornada, 24/10/2017, http://www.jornada.unam.mx/2017/10/24/economia/021n1eco

[6] Ver el “decálogo” de la Asociación de Bancos de México, El Economista, 4/04/2018, https://www.eleconomista.com.mx/sectorfinanciero/ABM-emite-decalogo-para-el-desarrollo-economico-de-Mexico--20180404-0052.html;https://www.eleconomista.com.mx/empresas/Empresas-energeticas-envian-decalogo-de-solicitudes-a-candidatos-presidenciales-20180516-0051.html

[7] Ver, https://www.lanacion.com.ar/1977014-los-empresarios-pidieron-al-gobierno-certezas-sobre-la-continuidad-del-modelo

[8] El presidente de México señala ante Ángela Merkel y “ante representantes de la poderosa industria alemana en una abierta invitación para llevar sus capitales al país”: “México ha removido obstáculos y creado condiciones para el despegue de su economía en los próximos años y tiene además ´un régimen legal e institucional que brinda certidumbre a los inversionistas y emprendedores, conscientes de que ésta es la única base firme para el bienestar y la prosperidad’. La Jornada, 23/04/2018, http://www.jornada.unam.mx/2018/04/23/politica/012n1pol.

[9] “En su desplegado, el Consejo Mexicano de Negocios (CMN) condenó las expresiones de López Obrador y sostuvo que las condiciones de confianza y certeza jurídica son fundamentales…” La Jornada, 4/05/2018, http://www.jornada.unam.mx/2018/05/04/politica/004n3pol.

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=242062

 

 

Reflexionemos sobre lo que José Luís Ríos Vera destaca: "se ha venido estableciendo una «ruptura entre la economía y la política en el mundo del capital» y esto lleva a una degradación de la política".

 

Plantea que si el poder del Demos incidiese en lo económico, aplastaría “las libertades” y  erosionaría el orden “natural” de “lo económico”. Sin embargo se posiciona junto a Venezuela y a Bolivia por sus extraordinarios poderes constituyentes sustentados en el poder popular. Se despreocupa de analizar cómo esos poderes no pueden concretarse real y efectivamente por las respectivas expansiones de los extractivismos. Tampoco tiene en cuenta que esas políticas extractivistas de los gobiernos progresistas (y las de los neoliberales) violan los derechos tanto de los pueblos como de la Naturaleza. Ni la militarización de los conflictos y los asesinatos de quienes están defendiendo los territorios de comunidades.

 

 

 

Estado de Derecho y democracia

bajo la política del capital en América Latina (II)

 

26 de agosto de 2018

 

Por José Luís Ríos Vera (Rebelión)

En la primera parte de nuestro trabajo, expusimos las tendencias actuales que llevan a la región latinoamericana a experimentar el penoso tránsito de las condiciones formales de las democracias “controladas” a los nuevos Estados de excepción. Dentro de este cuadro señalamos el papel que viene ocupando el papel del “Estado de Derecho” y de la “democracia” en la actual contra-ofensiva política de las derechas en su interés por reestablecer su sistema de explotación y dominio en la región.

Dentro de la panoplia de cartas que concentra la oligarquía regional subordinada al imperialismo estadounidense, se han puesto de manifiesto golpes de Estado “de nuevo tipo”, los cuales, han sido constituidos apelando a los sacrosantos principios del “Estado de Derecho”, concatenados al uso político de los poderes de Justicia (Lawfare). Los casos más recientes son la persecución judicial contra el expresidente de Ecuador y el seguimiento de una versión Argentina de la operación “Lava-Jato”.

Dentro de este contexto, es posible señalar que, los crecientes procesos de criminalización de la protesta social, y la acentuación de éstos mediante los agudos procesos de militarización de las sociedades latinoamericanas, desde la narrativa neoliberal, no se contraponen al “Estado de Derecho”. Antes bien, al apoyarse en la esfera “constitucional”, el Estado de excepción asume un nivel superior.

Cada vez más, nuestros países tienen al Estado de excepción permanente normalizado en su cuerpo constitucional, y allí en donde existen “lagunas jurídicas” o persistan “insuficiencias”, las clases dominantes se apresuran a poner en práctica esta modalidad jurídico-política “de excepción”. Colombia, Brasil, México, Argentina, Perú, Honduras, destacan dentro de esta morfología estatal.

En un periodo histórico marcado por las luchas por los derechos laborales, sociales y colectivos, desmantelados y corroídos por los imperativos de acumulación y reproducción del capital –en un cuadro de crisis estructural, se tiende a abrir una nueva etapa en el papel de Fuerza del Estado, el cual en un primer momento se presenta con la metamorfosis del Estado de Derecho en Estado de derecho de excepción. Cuando se asiste a un relativo ascenso de las demandas populares, a su protagonismo en las calles, y las luchas sociales alteran los equilibrios del orden político amenazando una reorganización de relaciones de fuerza –en el plano local e internacional–, se presentan nuevas etapas de crisis e inestabilidad política, bajo las cuales, el papel del Estado de excepción cobra vida en la actualidad con los procesos de militarización de la vida social.

La adscripción de Colombia como “socio global” de la OTAN, además del cerco a Venezuela que representa, adquiere dimensiones de coerción y desarticulación hacia los movimientos populares de la región. Colombia es, al decir de Kurt Tidd –jefe del Comando Sur de los Estados Unidos–, un “exportador neto de seguridad en la región”.[1] Más aun, en Brasil y Argentina, estancados en la crisis económica y social, en agudas relaciones de ajuste, superexplotación del trabajo y dependencia, así como en niveles álgidos de lucha de clases y rearticulación popular que llevan a la crisis política, de legitimidad y de gobernabilidad, se suceden simultáneamente acentuados procesos de militarización y judicialización de la política. Dos momentos vinculados a la profundización de las relaciones de Temer y Macri con Washington y el Comando Sur.[2]

Resulta cada vez más claro que las condiciones económicas y políticas del capitalismo dependiente latinoamericano empujan a una nueva etapa en el ejercicio de la “violencia extraeconómica”. Para el capital, los nuevos periodos de crisis política vuelven inestable el aseguramiento de las finanzas, de los ejes principales de la acumulación, el papel de la industria, del agronegocio exportador; vuelven vacilantes las transferencias de valor al exterior, la concentración de la riqueza, así como las propias condiciones políticas internas (y geopolíticas) que hacen prevalecer las relaciones de poder y dominio. Del lado del movimiento popular se impugna el saqueo de recursos, la eliminación de los derechos sociales, las elevadas condiciones de explotación del trabajo; se cuestiona la profundización de la dependencia, y se lucha contra el agudo deterioro de las condiciones de existencia social.

Bajo estos marcos económicos y políticos se afirma una etapa sometida al despliegue de fuerzas policiaco-militares con los cuales se busca hacer prevalecer los intereses de las oligarquías, los nuevos imperativos a la reproducción del capital, y por consecuencia, se pretende subyugar los grandes obstáculos sociales.

En este sentido, distintos países latinoamericanos experimentan crecientes procesos de militarización de la vida social. El caso de Honduras a raíz de las fuertes manifestaciones populares contra el fraude electoral en la pasada elección presidencial de noviembre de 2017. Cabe señalar que el golpe hondureño de junio de 2009, el cual depuso al expresidente Manuel Zelaya, fue apoyado mediante intervención militar, además del Congreso y el papel de los medios de comunicación.

Con el gobierno de Temer, se asiste a la profundización del uso de las fuerzas armadas. Primero contra las manifestaciones “Ocupa Brasilia”, que llevaron al Ejecutivo a decretar el uso de las fuerzas armadas en el Distrito Federal (mayo de 2017). Posteriormente, con el decreto que instituye la intervención militar en Rio de Janeiro (febrero 2018), el cual agravó la violencia social y el número de homicidios, como el que produjo el asesinato de Marielle Franco, socialista negra que denunció la militarización de los barrios más pobres de Río. Y más recientemente, con la crisis de gobernabilidad y desabasto acaecida por la paralización generalizada de los transportistas a fines de mayo de 2018, frente a la cual el gobierno decretó la acción de las fuerzas armadas para desahogar los más de 600 bloqueos organizados en todo el país como parte de la inconformidad contra el incremento a los precios de los combustibles. Asimismo, cabe señalar los numerosos posicionamientos de mandos militares en el gobierno de Temer, y el renovado protagonismo de éstos en la vida política nacional. Dos ejemplos. Primero, las amenazas del general Luiz Gonzaga Schroeder Lessa al Tribunal Supremo Federal (abril de 2018) de una “reacción armada” en caso de “habilitar” el pedido de habeas corpus a Lula, el cual le permitiría recobrar su libertad, y con ello, la presentación oficial de su candidatura a la presidencia. Segundo, apenas hace unos días, con la presentación formal de la candidatura presidencial del ex capitán del Ejército, Jair Bolsonaro, rodeado de “amigos y hermanos policías y militares” a los que ha prometido su “reconocimiento” y “muchos puestos en su gabinete”.

En Argentina, con la creciente movilización social, el gobierno de Macri ha venido respondiendo con la represión. Así lo hizo con las protestas de los mapuche, en donde asesinó al joven Santiago Maldonado, tras su larga desaparición y la presentación de su cuerpo momentos antes de las elecciones legislativas de agosto 2017. Tras su triunfo en éstas, Macri aceleró el proceso de regresión económica. Con las fuerzas policíacas por delante, contestó las protestas populares contra la imposición de la reforma de la seguridad social en diciembre de 2017. Así, el gobierno argentino ha venido fortaleciendo el aparato militar, por ejemplo, además de acceder a armamento especializado de origen israelí [3] y estadounidense, ha re-articulado la gendarmería y las policías a los dispositivos militares, empujando así a las fuerzas armadas a ejercer tareas de seguridad pública nacional, prohibidas por la Ley de seguridad interior.

Sometida a los ataques de especulación financierista –que en sí mismos encierran el traspaso de partes sustantivas del fondo de consumo de las masas populares al fondo de acumulación del capital–, la grave crisis económica argentina (cambiaria, inflacionaria, monetaria, comercial) con efectos profundos en la producción y consumo interno, crisis que se agrava con el crédito “stand-by” fondomonetarista por 50 mil millones de dólares, que implica una inaguantable carga social agravada por violentas políticas de ajuste, lleva a un nuevo y explosivo periodo de movilización social anunciado con mayor fuerza el pasado 25 de mayo bajo la consigna “la patria está en peligro”.

Dentro de este cuadro, Argentina experimenta “dos tendencias convergentes” de gran velocidad: la declinante senda hacia una “implosión económica” y la tendencia perfilada hacia la erupción de una enorme “explosión social”, las cuales pueden amenazar “al entramado institucional y mediático que sostiene al sistema” (Jorge Beinstein [4]). De ahí que en el gobierno Macri se ponga en el orden del día el fortalecimiento del aparato represivo militar cuya expresión más clara se presentó con el anuncio (25 de julio) de la reestructuración militar, la “colaboración de las fuerzas armadas en seguridad interior” y “la custodia de los objetivos estratégicos”. 

En México, ante el estancamiento permanente de la economía, el fracaso de la etapa contra-reformista dirigida por el presidente Enrique Peña Nieto, quien en alianza con los jefes de los hasta ese momento principales partidos políticos (PRI, PAN, PRD), impusieron al país un programa de reestructuración neoliberal compuesto por once reformas estructurales de carácter anti-nacional y anti-obrero, en el plano laboral, educación, energía, etc. Las promesas de “crecimiento” y “desarrollo”, pronto se toparon con la realidad de una modalidad de acumulación dependiente, subordinada y excluyente, que ha generalizado las condiciones de pobreza y de violencia social, sin que faltasen álgidos momentos de insurrección social en distintas regiones del país. Dentro de este contexto, se vincula la desaparición en 2014 de los 43 estudiantes normalistas, y la profundización de la crisis social, así como el estado de agotamiento democrático expuesto con la crisis de representación y de legitimidad política, que llevó al gobierno a imponer en diciembre de 2017 la Ley de Seguridad Interior, una ley que modifica el Estado de excepción de facto (tras diez años del Ejército en las calles) elevándolo a su plena condición de jure. Todo esto no hizo sino jugar en favor del cataclismo electoral [5] que se produjo en las recientes elecciones en México con los resultados conocidos. No obstante, el próximo gobierno mexicano (2018-2024) tendrá que encarar –entre otros desafíos– el elevado proceso de militarización [6] de la vigente forma de acumulación y reproducción del capital que violenta de un modo permanente los derechos sociales y colectivos del grueso de la sociedad mexicana.

La violencia política bajo el espectro abstracto del Estado del capital

Las relaciones de poder, de explotación y dominio en el mundo del capital no se presentan de un modo transparente. Un orden de mediaciones fetichizadas las reconstituye como relaciones de “igualdad” y “libertad”. La lógica general que asume el capital en el metabolismo social opaca permanentemente la violencia política de clase. La estatalidad del capital tiende a auto-legitimarse como una organización política “neutra” situada “por encima de la sociedad”. El Estado en el mundo del capital se presenta como instancia representativa de “individuos libres”.[7]

La forma que asumen las relaciones de producción mercantil (premisas materiales de la sociedad capitalista moderna) reproduce un orden estatal que en su desenvolvimiento práctico se presenta de un modo desvinculado de las relaciones de explotación y dominación (clasistas). Más aún -lo que refuerza la ficción de “neutralidad” del Estado- cuando se constata que el Estado capitalista es la primera forma de organización política que se manifiesta como autónoma a las clases sociales, como un órgano distanciado de las clases sociales. En la forma general del Estado capitalista, la clase dominante se encuentra directamente separada de la administración del aparato estatal. Todo ello establece una autoridad política que se constituye como un “poder público”, una entidad “abstracta” o una “fuerza impersonal”.[8] En síntesis, el Estado asume caracteres universalistas con los que se presenta como la encarnación del “interés general”, como un “Estado de Todos”.

En este sentido, el conjunto de aparatos del Estado (justicia, administración, ejército, etc.), incluso las instituciones pertenecientes al ámbito “privado”, como los medios de comunicación, reproducen su discurso de un modo inmerso en estos principios abstractos que la estatalidad del capital permanentemente reconstruye, creando con ello el imaginario de una comunidad (ilusoria). Principios tales como igualdad política (jurídica y electoral), libertad económica (“libre mercado”), “unidad nacional”, derechos democráticos, Estado de Derecho, conforman a este imaginario.

La forma democrática del Estado oligárquico latinoamericano, implica el uso de la fuerza y de la justicia bajo estos peculiares sentidos. Los procesos de militarización pronunciados cada vez con mayor fuerza en América Latina se despliegan dentro de este espectro abstracto y universalista que la política del capital reproduce.

El despliegue de la fuerza estatal es ejercido bajo los cánones formales y abstractos del Estado. Por ejemplo, bajo el llamado a la “democracia”, los “derechos ciudadanos”, el “Estado de Derecho”, el “restablecimiento del orden” y de la “paz social”. Estos principios son integrados incluso bajo una crisis de legitimidad y del consenso (en su mayor desgaste), la cual cuestiona la eficacia de los principios del imaginario de comunidad y la reproducción de la relación de dominio, lo que agrava la deriva estatal hacia la militarización.

Es aquí donde se visualizan mejor discursos como el de Mauricio Macri, quien en el anuncio del plan de reforma de las Fuerzas Armadas, hace apenas unos días señaló: “Estoy acá porque queremos saldar la deuda con las fuerzas armadas de la democracia".

Así también, tras las masivas protestas de la sociedad hondureña contra el Fraude electoral en la elección presidencial de noviembre de 2017, el ministro del gobierno de Honduras, Jorge Ramón Hernández, anunció en cadena nacional [9] el decreto que impuso el Estado de excepción y la suspensión de garantías constitucionales a partir del 1º de diciembre de 2017, y en el cual señaló: “Se determina que las Fuerzas Armadas apoyen de forma conjunta o separadamente cuando la situación así lo requiera a la Policía Nacional, debiendo poner en ejecución los planes necesarios para mantener el orden y la seguridad de la República y garantizar el ejercicio de los derechos democráticos”. Posteriormente, en su toma de posesión presidencial, Juan Orlando Hernández, llamó a “recuperar la paz y la tranquilidad del pueblo hondureño”, y convocó a la sociedad a “unirnos por la paz”.

Recordemos también aquella expresión de Michel Temer en su participación en la 71ra Asamblea General de la ONU, en septiembre de 2016, cuando poco más de tres meses del golpe de Estado, arguyó que el proceso de destitución de Dilma Rousseff respetó “el inquebrantable compromiso con la democracia”, al tiempo que señaló que Brasil “dio al mundo un ejemplo de que no puede haber democracia sin Estado de derecho”. Más aun, en su discurso proclamado en el marco de su decreto de intervención de las fuerzas armadas en la seguridad pública de Río, señaló que el “crimen organizado” “amenaza la tranquilidad de nuestro pueblo”.

No muy lejos se encuentra de estos discursos el gobierno mexicano de Enrique Peña Nieto, quien, por ejemplo, a su llegada de su viaje a China -el día 15 de noviembre de 2014- cuando se encontró con las manifestaciones masivas contra su gobierno a raíz del crimen de Estado con la desaparición forzada de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, señaló: “el Estado está legítimamente facultado para usar la fuerza ´cuando se ha agotado cualquier otro mecanismo para restablecer el orden´ […] Yo aspiro y espero que no sea el caso de lo que el gobierno deba hacer; que no lleguemos a este extremo de tener que usar la fuerza pública. Queremos convocar al orden, a lapaz.[10] En marzo de 2017, el comandante Guillermo Almazán Bertotto, de la 11 zona militar, en una conferencia frente a 400 estudiantes de la Escuela Preparatoria de la Universidad Autónoma de Zacatecas, en el marco de la difusión de las ideas castrenses para aprobar la Ley de Seguridad Interior, señaló: “Las fuerzas armadas somos el último recurso del poder político para proporcionar a la sociedad esa gobernabilidad democrática que es el funcionamiento de las instituciones, que es vivir en paz, que esestado de derecho’’.[11]

Así, en nuestros países latinoamericanos, distintos discursos, proclamas, anuncios, frases, están encaminados a revestir permanentemente a la materialidad letal del uso de la fuerza estatal, y ello, bajo el manto abstracto del Estado de Derecho, de la “democracia” y de la “seguridad”, fundamentos formales de la “libertad” y de la “igualdad” en el mundo del capital.

Más allá del desgastamiento del discurso estatal y mediático, que influyen en la crisis política (y de legitimidad), y en la acentuación progresiva del papel de la fuerza del Estado, el despliegue operativo de la violencia del Estado exacerba su revestimiento en la esfera de la ideología y sus procesos de fetichización.

Neoliberalismo y exacerbación del universalismo abstracto del Estado

La ruptura del pacto social propiciada con la afirmación del neoliberalismo, llevó a la crisis de legitimidad, lo que provocó agudos periodos de inestabilidad política en la región, y de la cual brotaría la oleada de gobiernos progresistas. Las políticas sociales de bienestar fueron desmanteladas al unísono de la acentuación de la concentración de riqueza y del crecimiento de las desigualdades. La ofensiva de clase dirigida por las políticas económicas neoliberales era incompatible con un equilibrio relativo de compromisos y prerrogativas que el Estado bienestarista organizaba entre las principales clases sociales, y sobre el cual reposaba el viejo orden de legitimidad.

Sin tregua alguna con el mundo del trabajo, y sin ceder a las demandas sociales, el neoliberalismo erosionó las otroras bases redistributivas que dotaban de legitimidad al viejo Estado. Al hacerlo, el orden neoliberal reorientó las bases de legitimidad en la construcción de un “nuevo capitalismo democrático”, y para lo cual se encauzó hacia el exacerbamiento de los universalismos abstractos, como nuevo eje del patrón de legitimidad.[12] El “mundo libre”, las “democracias modernas”, el Estado de derecho, el combate a la “corrupción”[13], la defensa de la “seguridad” y de la “paz social”, entre otros, han constituido los principales recursos (objetivos y subjetivos) de la política del capital en la era neoliberal. C on éstos, el neoliberalismo refuerza los procesos de construcción de la comunidad (ilusoria). Y en ello reposa sin descanso la acción efectiva del ejercicio de los aparatos de fuerza.

Así, Estados Unidos ha desplegado la guerra contra el “terrorismo” en distintos países del mundo enarbolando los principios de la Libertad, de la Democracia y de los Derechos Humanos. El Comando Sur envuelve sus ejercicios militares apelando a la defensa de la democracia, los derechos humanos, y al combate al “narcotráfico”[14].

Las crisis económicas y políticas que atraviesan a los distintos países de la región, lleva a los gobiernos de derecha a su mayor radicalización reaccionaria: se hace la guerra en nombre de la paz; se militarizan las sociedades en nombre de la democracia; se criminaliza y reprime la movilización social en nombre del Estado de Derecho; se reproducen mecanismos de control disciplinario en nombre de la seguridad ciudadana; se derriban gobiernos en nombre del derecho y de la justicia. En este marco, la amenaza latente de una “intervención militar” en Venezuela es continuamente revestida de una “emergencia humanitaria”.

La violencia del capital se agrava con el enmascaramiento del lenguaje abstracto del Estado vinculado a la neoliberalización de la democracia, procesos que fortalecen el uso letal de la fuerza del Estado como mecanismo de restablecimiento del dominio y de la cohesión social.

Notas

[1] Jim Garamone, “Southern Command Chief Says South American Allies ‘Got Game’”, 7/06/2018, http://www.southcom.mil/MEDIA/NEWS-ARTICLES/Article/1544677/southern-command-chief-says-south-american-allies-got-game/

[2] Al decir de Kurt Tidd, Colombia, Perú, Chile, Argentina y Brasil "son naciones que compartiría con nuestros mejores socios en la OTAN […] Estos son ejércitos orgullosos y capaces que han asumido responsabilidades de seguridad más amplias". Ibid.

[3] Ver, Guillermo Martínez, “Las compras secretas de armas de Argentina”, 18-02-2018, http://virginiabolten.com.ar/politica-argentina/las-compras-secretas-armas-argentina/

[4] “Dos tendencias convergentes. En ruta hacia la implosión económica y la explosión social”, www.lahaine.org, 30/07/2018, https://beinstein.lahaine.org/dos-tendencias-convergentes-en-ruta-hacia/

[5] Ver nuestro artículo: Efectos y razones del cataclismo electoral en México, www.rebelión.org, 11-07-2018, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=244000

[6] “Militarizan más, suben muertes”. Reforma, 19/07/2018 , ver, https://www.debate.com.mx/mexico/Militarizan-mas-suben-muertes-mexico-despliegue-militar-asesinatos-delincuencia-20180719-0090.html

[7] Sobre esto, ver, Jaime Osorio, “Acerca del Estado, el poder político y el Estado dependiente”, RevistaHerramienta.com.ar, 20/04/2018, https://www.herramienta.com.ar/articulo.php?id=2809

[8] De ahí la paradigmática pregunta de Pashukanis: “¿Por qué la dominación de clase no permanece como lo que es, es decir, la sujeción de una parte de la población a otra? […] Por qué el aparato de coacción estatal no se constituye como el aparato privado de la clase dominante, por qué se separa de esta última, y reviste un aparato de poder público impersonal, separado de la sociedad?”. E. B. Pashukanis, La teoría general del derecho y el marxismo. México, Grijalbo, 1976. p. 142.

[9] Ver su transmisión por Telesur, https://www.youtube.com/watch?v=AuIQY-IIfS0

[10] “El Estado, facultado a usar la fuerza para restablecer el orden, advierte Peña”. La Jornada, 16-11-2014. p. 7. http://www.jornada.com.mx/2014/11/16/politica/007n1pol

[11] “La seguridad interior no es responsabilidad de las fuerzas armadas: general Almazán”, La Jornada, 16/03/2017. https://www.jornada.com.mx/2017/03/16/politica/005n1pol. Sobre el recurso al Estado de Derecho en la crisis política con el movimiento magisterial en el gobierno de Peña Nieto, ver nuestro trabajo: “Estado de Derecho: El fundamento del Estado autoritario mexicano”, en, cdamcheguevara.wordpress 4/07/2016, https://cdamcheguevara.files.wordpress.com/2016/12/edo-de-derecho-el-fundamento-del-estado-autoritario.pdf

[12] “… ´las nuevas democracias latinoamericanas´, con su mezcla de inconsecuentes procesos de ciudadanización política cabalgando sobre una creciente “desciudadanización económica y social”, culminan en una ciudadanía formal y fetichizada, vaciada de contenido sustantivo y segura fuente de futuros despotismos”. Atilio Boron, Estado, capitalismo y democracia en América Latina. Clacso, 2003. “Introducción: Después del saqueo: el capitalismo latinoamericano a comienzos del nuevo siglo”. p. 34; “El neoliberalismo, como forma de organización del capitalismo a partir de sus módulos y redes más poderosas, logra la hegemonía ideológica con una democracia en que lo social es adjetivo”. Pablo González Casanova, “Prólogo: La trama del neoliberalismo, una introducción.” En Emir Sader y Pablo Gentili (Compiladores) La trama del neoliberalismo. Clacso. 2ª edición 2003. p. 8.

[13] El “combate a la corrupción”, vinculado a la defensa del “Estado de Derecho”, ha mostrado ser una herramienta importante (Lawfare) en los golpes “de nuevo tipo” en América Latina. Es de señalar que el tema central –“de vital importancia”, según Mike

Pence– de la VIII Cumbre de las Américas, en abril de 2018, fue: “Gobernabilidad Democrática Frente a la Corrupción”. En dicha Cumbre, en una réplica al agresivo discurso del vicepresidente M. Pence, el canciller cubano Bruno Rodríguez expresó: “se utiliza la lucha contra la corrupción como un arma política; los fiscales y jueces actúan como ´partidos políticos´ y se impide a los electores votar por candidatos con fuerte apoyo popular […] Hoy existe el peligro del retorno al uso de la fuerza, la imposición indiscriminada de medidas coercitivas unilaterales y de golpes militares cruentos. http://www.cubadebate.cu/especiales/2018/04/14/bruno-rodriguez-en-cumbre-de-las-americas-cuba-no-aceptara-amenazas-ni-chantajes-de-estados-unidos/#.W2OdhtUzaM8

[14] El discurso de Mike Pence (14/04/2018) en la VIII Cumbre de las Américas, resume buena parte del manto ideológico que envuelve a la política del imperialismo en América Latina: “hemisferio de libertad”, “valores democráticos”, “restauración de la democracia”, “derechos humanos básicos”, “desafíos de seguridad”, “corrupción”, “régimen totalitario”, “tiranías”, “dictaduras”, “Estado fallido”, “crisis humanitaria”, son nociones recurrentemente utilizadas por Pence y con las que se revisten las agresiones intervencionistas de Estados Unidos en la región. Ver el discurso completo: https://mx.usembassy.gov/es/discurso-del-vicepresidente-pence-en-la-primera-sesion-plenaria-de-la-cumbre-de-las-americas/

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=244959

 

 

Generalicemos el debate sobre porqué construir un Nunca Más contra los extractivismos. Su criminalidad de lesa humanidad consiste en llevar a cabo ecocidios-etnocidios-genocidios.

 

Empecemos( yendo en contra de la intelectualidad K que da por sentado el nexo de las  industrias con la contaminación) por la catástrofe socioambiental o ecocidio-genocidio de los envenenamientos:

 

 

El de Brumadinho es uno más en una lista de desastres en el mundo

Los derrames de las mineras

18 de febrero de 2019

 

Las Naciones Unidas confirmaron el registro de 104 desastres de diques de colas desde 1990 hasta 2016. Entre las responsables figuran la multinacional Vale, que produjo el alud de Brasil, y la BHP Billiton (Inglaterra-Australia).

 

Por Darío Aranda

 

Más de cien muertos, 200 desaparecidos y un pueblo sepultado bajo miles de toneladas de barro tóxico. Es el desastre de la minera Vale en Brumadinho (Brasil), ocurrido en enero pasado. Pero no es la única tragedia de la megaminería, que acarrea cientos de “accidentes”, muertos y gravísimos hechos de contaminación. Datos de Naciones Unidas afirman que desde la década del 90 la megaminería provocó al menos 100 “fallas-accidentes”, 27 de ellos “muy graves” (con más de 20 muertos). En Argentina, los derrames de Barrick Gold en San Juan y la contaminación de Minera Alumbrera en Catamarca son las mayores preocupaciones.

 

El Programa para el Ambiente de Naciones Unidas (Pnuma-ONU) confirmó al menos 104 desastres de diques de colas (gigantescos basureros mineros) desde la década del 90 hasta 2016. El informe, publicado en 2017, se titula “Dique de colas: la seguridad es no accidente”, de 70 páginas.

El informe procesó información desde 1915 hasta 2016 y contabilizó en total 289 “fallas” de diques mineros. Cuarenta y tres fueron “muy graves”, con más de 20 muertos y/o derrame de más de un millón de metros cúbicos. 

El antecedente directo a Brumadinho es el colapso del dique de la mina Samarco en noviembre 2015 (en la localidad de Bento Rodíguez, también en Brasil), con 17 muertos y 200 desaparecidos. Las empresas responsables fueron las multinacionales Vale (Brasil) y BHP-Billiton (Inglaterra-Australia).

En Agosto de 2014, en Canadá, colapsó el dique de colas de la mina Mount Polley (de la empresa Imperial Metals) y provocó el mayor desastre minero de la historia de ese país. Derramó más de 25 millones de metros cúbicos de desechos mineros en el lago Polley. 

En 2014 la multinacional Grupo México (del magnate Germán Larrea) provocó el mayor desastre minero del país con su minera Buenavista del Cobre, en Cananea. Derramó 40.000 metros cúbicos de sulfato de cobre, contaminó tres ríos a lo largo de 250 kilómetros y dejó sin agua a más de 22.000 personas. Marcelo Giraud es integrante de la Asamblea Popular por el Agua de Mendoza, geógrafo y estudioso de los efectos de la mgaminería. Afirmó que los desastres de la multinacional Vale en Brasil no son excepciones. “Sabemos que la empresa Vale o el estado brasileño no son particularmente más irresponsables que el resto. Vale actúa como todas las otras empresas transnacionales de su tipo y el gobierno de Minas Gerais y Brasil no son ni más ni menos  corruptos o irresponsables que los demás de América Latina”, aclaró.

La Asamblea de Jáchal (San Juan) escribió una carta abierta a las víctimas de Vale en Brasil. Recordó el derrame de Barrick Gold en la mina Veladero en 2015 (más de un millón de litros de solución contaminada que llegaron a ríos) y también resaltó la situación de Samarco en 2015 (Brasil): “Ambos hechos no sólo están impunes, también siguen contaminando, y lo hacen con la complicidad de gobiernos. La primarización de la economía es tan brutal e impiadosa que podemos asegurar que Sudamérica enfrenta un nuevo saqueo histórico. Y acá estamos, resistiendo a la destrucción de nuestras vidas”.

En Catamarca funciona desde hace más de 20 años Minera Alumbrera (empresas Glencore Xstrata, Goldcorp y Yamana Gold). Su mineraloducto (un gran caño que lleva el concentrado a lo largo de cientos de kilómetros) tuvo al menos media docena de roturas y derrames. La compañía reconoció la filtración del dique de colas (que contamina napas subterráneas). Y desde hace años los vecinos de Catamarca (muchos de ellos nucleados en la Asamblea El Algarrobo, de Andalgalá) alertan sobre el posible colapso del dique de colas (enorme basurero de 30 hectáreas y 150 metros de profundidad). El gobierno provincial, que siempre impulsó la actividad minera y defendió el accionar de Alumbrera, dice que no hay riesgos. Pero nunca permitió el ingreso de peritos independientes para examinar el yacimiento. El mismo accionar del gobierno de Brasil ante la minera Vale.

Horacio Machado Aráoz forma parte del reducido grupo de académicos que vive en los territorios afectados por el extractivismo (Catamarca), camina junto a las asambleas socioambientales (integra el Colectivo Sumak Kawsay) y no teoriza desde escritorios de la ciudad. Investigador del Conicet, en su tesis doctoral “Naturaleza mineral. Una ecología política del colonialismo moderno”, analizó los peligros y riesgos de la minería. De los casos de América Latina detalla el derrumbe en la mina El Soldado (Chile, 1965), con un saldo de 154 víctimas fatales. El colapso de la presa de la Planta Otapara (Perú, 1996) provocó el derrame de relaves sobre el río Acarí (Arequipa). La rotura del dique de la División Andina de Codelco (Chile, 2000), con un derrame de 5300 metros cúbicos de relaves provocó muerte de ganado y anegamiento de cultivos. La fractura del dique de la mina Cerro Negro (Chile, 2003), con derrame de 50.000 toneladas de lodos tóxicos que contaminaron cursos de agua. Recordó que el colapso de los diques de colas no son los únicos peligros de la megaminería. Agregó a la lista las filtraciones subterráneas de esos diques, la falla en las tuberías, el derrame de sustancias químicas, el transporte de sustancias tóxicas y la contaminación del aire producto de las explosiones, entre otras. 

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/175701-los-derrames-de-las-mineras

 

Prosigamos con el enfoque de la lucha de clases. Hoy debe posicionarse como internacionalismo revolucionario, también debe identificarse con todos los oprimidos sin fronteras y en las distintas situaciones bajo estado de excepción. Por último, requiere un viraje radical del concepto de trabajo.

 

 

Rompamos con la 'normalidad' de la democracia burguesa de menosprecio racista sobre el estado de excepción en las cárceles, los talleres textiles clandestinos y entre los trabajadores "golondrinas". Frenar la criminalidad del capitalismo de lesa humanidad al concentrar-centralizar tanto la economía como los territorios, exige generalizar la percepción (conocimiento y posicionamiento respecto a) la incompatibilidad con la democracia de criminalizar las personas y familias que son desposeídos de todo y son expoliadas mientras ellas se esfuercen en sobrevivir sea como sea.

 

 

Profundicemos significados e implicancias de las políticas de estado implícitas en la expansión de los extractivismos.

 

Derrame de cianuro en Veladero:

todo lo que necesitás saber de esta catástrofe ecológica

 

provocada por la Barrick Gold en la cordillera de San Juan

9 de noviembre de 2015

 

El día 13 de septiembre de 2015, Barrick Gold vertió de manera repentina más de cinco millones de litros de cianuro y metales pesados a los ríos de San Juan, en la Mina Veladero. El derrame se produjo por la rotura de una válvula de un caño que lleva estos químicos disueltos en agua, de la planta de lixiviación al dique de colas (tranque de relaves) de la mina. El vertido terminó fluyendo hacia los cursos de agua, contaminando la cuenca del Río Jáchal.

 

¿CÓMO NOS ENTERAMOS DE SEMEJANTE CATÁSTROFE?

 

Como siempre ocurre en TODOS estos casos, la corporación al principio ocultó el incidente, el cual trascendió porque los trabajadores de la mina enviaron mensajes por las redes sociales, a sus familiares residentes aguas abajo, para que tomaran precauciones con el agua, ante la inminente contaminación. Los medios, al principio hablaron de "supuesta" contaminación. De acuerdo a las primeras versiones, el vertido fue de 15.000 litros y se volcó directamente en un curso de agua de la Cuenca del Río Jáchal, estimándose inicialmente que el vertido pudo haber ocurrido durante 4 horas. Luego veremos que estas primeras estimaciones se quedaron cortas

Como la cadena de mensajes se viralizó, la población empezó a movilizarse y a reclamar medidas al gobierno para salvaguarda de la población. La respuesta de la corporación volvió a ser de manual: salió a reconocer el hecho, aunque minimizándolo, como si se hubiera tratado de un incidente menor.

En ese sentido, el gobernador de San Juan y otros funcionarios, en completa complicidad con la empresa, se despacharon ante los medios con expresiones poco felices que subestiman la inteligencia de las personas: El Gobernador Gioja salió a decir que "son cosas que pueden pasar" . Hasta hubo falsos iluminados, como el Presidente de la Cámara Minera de San Juan, Jaime Bergé, que dijo públicamente, sin el más mínimo tapujo, que "se puede tomar medio vaso y no pasa nada" olvidándose que el ser humano requiere más de dos litros diarios.

Respecto de las causas, al principio, la corporación, comunicaba que pudo haber sido "un temblor o las bajas temperaturas". El tono dubitativo que empleó en la redacción de sus comunicados, los hacían quedar especulativos y poco creíbles, con lo cual o no sabían las causas y consecuencias de lo que pasó, o las estaban ocultando.


Como suele ocurrir en estos desastres completamente previsibles provocados por la negligencia de las propias corporaciones, la información más aproximada y fehaciente de lo sucedido surgió de medios alternativos. Ante la elocuencia de los hechos y lejos de hacerse cargo o de aplicar un plan de contingencias para salvaguardar la salud de la población, en una torpe actitud, en vez de tomar cartas en el asunto, los lobbystas utilizaron los medios corporativos para criticar el uso de las redes sociales, obviando que en esencia, fue la única forma de enterarse respecto de lo que pasó en ese lugar alejado e inaccesible, por tratarse de una enorme porción del territorio en manos de Barrick Gold, con acceso vedado para el público.

Recordemos además que, más allá de las declaraciones delirantes de empresarios y funcionarios asociados, el cianuro es veneno. Es un veneno altamente tóxico y letal que puede provocar la muerte de plantas, animales y personas, como ya a sucedido en varios derrames megamineros en diferentes partes del mundo.

Por su parte, los Vecinos Autoconvocados de Jáchal desde un principio y en medio del desconcierto y la conmoción que generó el hecho, salieron a la calle (como hacía mucho no lo hacían) y exigieron ser escuchados, conocer información concreta del hecho, el monitoreo imparcial del Río Jáchal y el cierre definitivo de la mina Veladero, tal como ocurrió en Chile con Pascua Lama.
Rápidamente también fue difundido el hecho por todo el país y el mundo, y desde los diferentes colectivos populares empezaron a emitir comunicados de apoyo a la gente afectada y reclamando las mismas exigencias de los vecinos del lugar.

A modo de ejemplo, uno de ellos fue la Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Uspallata, que emitió un comunicado público de apoyo a los Vecinos de Jáchal, exigiendo el cierre de todas las explotaciones megamineras en funcionamiento y rechazo de todos los proyectos en marcha y con la consigna NO a Veladero, NO a Pascual Lama. Este comunicado tuvo amplia difusión, incluso en Chile, donde fue leído en los escraches que se hicieron a las oficinas de Barrick Gold, en respuesta a esta catástrofe ambiental y como parte de su lucha contra Pascua Lama.

 

¡ALARMISTAS QUE CAUSAN PÁNICO EN LA POBLACIÓN!

 

A dos días de ocurrido el vertido de cianuro en los ríos de esa provincia, el Gobierno de San Juan, comunica que en algunas localidades YA NO SE PUEDE CONSUMIR AGUA. Así las cosas, tenían la presunción concreta de que el agua de los ríos que provienen de la zona de Veladero está contaminada, cuando resultó ser que horas antes salían a decir que éramos alarmistas.

Evidentemente, ante una catástrofe como esta (que en el fondo sabíamos que iba a pasar), alguna vez iban a tener que llegar a aplicar los principios preventivo y precautorio (art 4º de la Ley Nacional 25.675), aunque sea de manera transitoria y eso no le simpatice a gobierno y corporación. Esperábamos también que reconocieran que el pueblo tenía razón en descreer de las promesas de "responsabilidad empresaria" y "estrictos controles", aunque eso, seguramente nunca va a ocurrir, sobre todo teniendo en cuenta la actitud corporativa que ha adoptado el lobbyng megaminero local, defendiendo sus intereses económicos particulares por sobre la vida y la salud de la población.

Queda en evidencia, también, que de no haber sido por aquellos mensajes que mandaron los trabajadores de la mina y la posterior movilización del pueblo de Jáchal, empresa y gobierno habrían tapado todo y no hubiéramos sabido que ocurrió el derrame sino hasta sus consecuencias; total, pasó allá arriba, lejísimos del punto a partir del cual no se puede ingresar, si no es con permiso de la Barrick. La persistencia del reclamo masivo en Jáchal y San Juan finalmente logró que se empezara, a conocerla punta del iceberg de una verdad que sinceramente jamás conoceremos del todo.

 

 

Versiones contradictorias: conforme iban tomando estado público las dimensiones del vertido de cianuro que se produjo en Veladero, empezaron a circular versiones contradictorias respecto de la contaminación y el riesgo para la población, ya sea en declaraciones de funcionarios y voceros de la empresa, o en sus comunicados oficiales.

 

EL PUEBLO QUIERE SABER DE QUÉ SE TRATA...

 

Durante mucho tiempo se pensó que el pueblo de San Juan estaba durmiendo una larga siesta, desanimado, rendido ante el gigante extractivista y silenciado por el aparato estadual censor y represor de la protesta social. Sea como fuere, lo cierto es que un día pasó lo que indefectíblemente ya sabíamos que tarde o temprano iba a pasar, y por ende, despertó. Los días posteriores al derrame se sucedieron movilizaciones como nunca había pasado en esa provincia, desde que es gobernada por Gioja. La respuesta fue masiva y contundente:

 

POR DECISIÓN UNÁNIME DEL PUEBLO AUTOCONVOCADO EN ASAMBLEA SOBERANA EN JACHAL con más de 3.500 personas contra Barrick y el Gobierno de San Juan, Argentina. Ante el derrame de cianuro en la cuenca del río Jáchal por parte de la minera Barrick Gold, se ha decidido: El día Miércoles 16 de septiembre el PUEBLO DE JACHAL no tiene ningún tipo de actividad. Se mantienen cerrados los comercios, no se envían a los alumnos a clases, y se realiza una convocatoria ante las puertas de la Municipalidad a partir de la hora 8. Con el pedido de renuncia del gobernador Gioja y todo sus funcionarios, se cierra la asamblea popular realizada en la noche del martes 15 de septiembre. También se determinó que, mientras tanto se conoce y soluciona el problema, el Gobierno y la Empresa Barrick suministre agua mineral en bidones a todos los ciudadanos de Jáchal.

Esa misma noche se presenta a la Municipalidad de Jáchal una Iniciativa popular, a raíz del derrame de cianuro en Veladero, que da lugar a la sanción de la ordenanza que declara la emergencia ambiental, social, sanitaria, educativa y laboral, ordena a la Municipalidad de Jáchal iniciar un juicio de amparo colectivo ambiental y autoriza a realizar los gastos necesarios para la provisión de agua mineral envasada, con cargo a la empresa.

 

LA VERDAD DE LA MILANESA SOBRE LOS ESTRICTOS CONTROLES Y LA TECNOLOGÍA DE ÚLTIMA GENERACIÓN QUE DICEN EMPLEAR LAS CORPORACIONES MEGAMINERAS

 

Luego de que se ordenara un allanamiento a la mina Veladero, comenzaron a circular fotografías del lugar del derrame y a trascender las verdaderas causas del vertido tóxico, así mismo se conocieron detalles de la operatoria de la mina y el control de los procesos y materiales empleados en la explotación.

Por lo que se concluyó en esas inspecciones oculares, una válvula de venteo del caño que lleva solución cianurada, se rompió y el vertido que emanó debería haber vuelto al dique de colas (valle de lixiviación), sin embargo, escurrió directamente al Río Potrerillos, que nace en la zona y alimenta la cuenca del Río Jáchal.

 

De cómo la vida y la economía del pueblo jachallero depende de una compuerta de morondanga: De acuerdo a los trascendidos, el agua con químicos tóxicos escapada de la válvula rota, escurrió al río porque alguien dejó una compuerta abierta...

Pero de acuerdo a las fotografías que circularon, pudimos saber que, lo que Barrick Gold usaba como compuerta era una lata carcomida por el óxido, doblada porque evidentemente la colocaban a golpes o  pateándola... ¿Será esta la ecnología de punta de la que tanto hablan? Lo cierto es que ni el tomero más ciruja y rasca usa una porquería como esa para tapar una acequia...

Al parecer y por lo que se ve en las fotos e imágenes satelitales, existe una zanja de hormigón por donde debería haber sido recuperado el vertido, pero, ¡oh casualidad!, es la misma zanja por donde escurre el deshielo de las intensas nevadas que ocurren en invierno en esa zona, el cual es desviado a los cursos naturales de agua, para no saturar el dique de colas. Esta operación se lleva a cabo tan sólo levantando la susodicha compuerta, que tanta polémica generó y que podría haber sido (en parte) evitado, si en lugar de esa lata, con una mínima inversión para los costos que maneja la corporación, hubieran construido otra zanja paralela.

Cabe mencionar además algunos detalles que pintan de cuerpo entero los "estrictos controles" que realiza el gobierno y la empresa en Veladero (por propiedad transitiva en el resto de las explotaciones megamienras):

a) de acuerdo a datos que trascendieron, pasaron varias horas desde la última vez que fue revisasa la válvula, hasta que fue detectado el vertido y posteriormente detenido.

b) la válvula que se rompió nunca tuvo mantenimiento y su vida últil había expirado. Además era una válvula de venteo, sin sistema de recuperación, con lo cual es probable que estuviera derramando agua cianurada cada tanto y de manera periódica, dependiendo la presión del líquido sobre el caño que lo conducía...

 

Con esto queda claro que el discurso de la megaminería ambientalmente responsable es una falacia: ¿no era que el circuito del cianuro es cerrado y que existe recuperación en caso de pérdida por fallas del sistema? Evidentemente no es así: primero porque no se sabe dónde va a parar el cianuro una vez deshechado; y segundo, como es público y notorio, que ante cualquier eventualidad, para las corporaciones y gobiernos asociados, y por más circuitos cerrados que hayan, en última instancia, el destino inexorable de los tóxicos siempre son los cursos y cuerpos de agua, total, la naturaleza se encarga de diluirlos...

 

 

Aparentemente esta compuerta debía estar cerrada y al momento del incidente estaba abierta. El tema es que la zanja es multipropósito, por ende, debería haber un sistema de monitoreo con una compuerta automática para que se cierre y abra al momento cuando corresponda, pero para una corporación que basa su reparto de dividendos en el "low cost", eso es demasiado pedir...

Fotos 1 y 2 muestran la compuerta desde arriba hacia bajo, fotos 3 y 4 en sentido inverso. Nótense los detalles de óxido y corrosión, al punto que hay una compuertita adosada, que seguramente debe evitar las filtraciones por corrosión. Nótese además la abolladura que presenta la compuerta en la parte superior, evidentemente la colocan a golpes o pateándola.... pensar que a quienes nos oponemos a la megaminería nos llaman cavernícolas...

Se puede apreciar también en todas las fotos que el canal está obstruido por piedras y hielo, con lo cual evidenciamos dos cosas:

a) Mantenimiento cero del canal, con lo cual es muy probable que parte del vertido se haya desbordado del canal, contaminando el suelo circundante ¿habrá tratamiento de ese suelo contaminado...? (cri, cri...) ¿y con las rocas y el hielo que tuvieron contacto con el agua cianurada, qué piensan hacer...? (cri, cri...) ¿tendrán un repositorio de suelos contaminados...? (cri, cri...) ¿o directamente lo van a dejar ahí y esos materiales contaminados caerán también al río cuando venga el deshielo y abran la compuerta...? creo que ya sabemos la respuesta.

b) Veladero está dentro de ambiente periglaciar, protegido por la Ley Nacional 26.639 (Ley de Glaciares), con lo cual, al día de hoy, es una explotación ilegal. Recordemos que por destruir este mismo tipo de ambientes, a la misma Barrick le fue clausurada y suspendida por tiempo intdeterminado la mina Pascua Lama, en plena construcción, medida tomada por las autoridades y la justicia de Chile, país que curiosamente no cuenta con Ley de Glaciares... Tan sólo por esta razón, y más allá del derrame, esta explotación megaminera debe ser cerrada de inmediato.



Válvulas cianuradas sin mantenimiento ni control: Desde un principio se supo que el escape de agua cianurada de la cañería que conduce dicho compuesto por las cañerías que atraviesan el complejo, fue por la rotura de una válvula. En ese momento, Barrick Gold salió a decir, en un tono entre especulativo y dubitativo, que "podría haber sido" por un sismo o por congelamiento.

Pero como los comunicados de la empresa siempre fueron mentirosos, a la gente le quedó la duda:

1) En los días previos al vertido, el registro sísmico más cercano a Veladero fue un movimiento con intensidad de 4 a 5 grados en la escala de Richter, con epicentro ubicado a 250 kilómetros, con lo cual, la intensidad del movimiento que se podría haber percibido en el lugar es muy leve y de ninguna manera puede dar lugar a roturas, ya que además tampoco las hubo ni siquiera en las viviendas precarias de las poblaciones cercanas, menos aún en instalaciones que, por tratarse de una zona propensa a este tipo de actividad geológica, deberían ser ante todo, sismo-resistentes.

2) ¿Cómo es que la válvula se rompió por congelamiento, ya en septiembre? y supongamos que fuese así, (por lo riguroso del clima de la alta montaña y por que la primavera viene muy atrasada): ¿cómo es que el agua se congeló, si contiene las más diversas variedades de elementos disueltos que producen descenso crioscópico?¿a qué temperatura se congela la solución cianurada?
Recordemos que, más allá de este derrame, las válvulas que se rompieron son de venteo, esto quiere decir que ante una alteración, por más mínima que sea, en el caudal que circula por esas cañerías, o la presión que el líquido ejerce en las paredes de la misma, el agua con cianuro y metales pesados, puede verter por ahí en cualquier momento.

 

 

Estas fotos únicamente aparecieron en un sólo medio de San Juan (luego fueron reproducidas por otros) y dicen ser de la válvula que se rompió, causando el derrame de cianuro en la mina Veladero, de Barrick Gold. Foto 1: la válvula in situ, foto 2: detalle de las especificaciones del fabricante de la válvula, foto 3: acta judicial, foto 4: resguardo como prueba.
Si estas fotos fueran reales, nos estarían hablando bastante mal, tanto de las condiciones en las que se encontraba instalado el artefacto, como en las que se está procediendo a resguardar el mismo como prueba:

a) in sutu se observa que el aislamiento de las válvulas está rota y se encentra atada con sunchos de embalaje y cinta adhesiva (otro ejemplo de tecnología de punta empleada por Barrick Gold). Se observa también que no hay ningún sistema de recupero de los venteos, o sea que el agua cianurada cayó directamente al suelo, que en ese lugar se ve a simple vista que está removido, con lo cual debe haberse infiltrado una gran cantidad (a menos que el suelo se encuentre impermeabilizado por permafrost, con lo cual estamos ante otra evidencia de violación a la Ley de Glaciares)

b) el elemento fotografiado, se observa que es una pieza metálica nueva, con lo cual podríamos dudar que se trate de la válvula rota; o sino que la lavaron, con lo cual, ya no sirve como prueba en una causa judicial donde se tenga que peritar dicho elemento.

c) luego de proceder a la confección de actas (foto 3), se observa que la envuelven en celofán y la colocan en una caja plástica desechable (de esas de guardar papeles), con lo cual no cabe ninguna duda que el resguardo de la prueba dista mucho de contar con las mínimas medidas de seguridad para su preservación.

d) todo el procedimiento fotografiado parece más bien una suerte de circo montado para la ocasión, del cual incluso, el medio que las publicó, se jacta de llevar adelante.

 

Tecnología de punta versus "Low Cost": De acuerdo a las versiones y fotografías que se filtraron (desde ese inexpugnable lugar vedado al acceso público que es Veladero) y circularon por los medios, la tan mentada tecnología de última generación empleada por Barrick Gold como medida de seguridad, consistía en una lata oxidada haciendo las veces de compuerta que supuestamente alguien dejó abierta y una cañería con válvulas sin mantenimiento ni monitoreo alguno. Con esto, las mentiras de la UTE conformada por gobierno y corporación quedaron expuestas. 
Sobre la rotura de las válvulas también los “técnicos especialistas en la materia” aún sin haber realizado peritaje alguno, salieron a decir por los medios toda clase de disparates, precisamente alejados de las definiciones técnicas y como una suerte de manotazo de ahogado, en una actitud claramente asimilable a lo que comúnmente conocemos como tomada de pelo a la gente. La realidad era otra: desde adentro de la empresa se filtró que las válvulas no tenían mantenimiento. 
Esto en la jerga empresarial se denomina “Low Cost”, para el ciudadano de a pie es lisa y llanamente “pijoterismo” en estado puro, y está claro que estas corporaciones no lo aplican en las utilidades ni el reparto de dividendos que permanentemente fugan del país, sino en aquellas medidas de seguridad in situ, que en una actividad tan riesgosa para la salud de la población, como es la megaminería metalífera hidrotóxica, deberían ser infalibles. 

¿Cuánto cianuro fue vertido por Barrick Gold a los ríos de San Juan?: Al día de hoy no se sabe con exactitud cuánto cianuro fue derramado en Veladero y está claro que los responsables del vertido tóxico que nunca nos van a decir la verdad respecto de eso: primero circuló una versión de que fueron 15.000 litros, que la empresa al principio desmintió. Luego la propia empresa afirmó que fueron 224.000 litros y en nuevos comunicados la cifra trepaba estrepitosamente a 1.072.000 litros. una versión de la propia Barrick Gold daba cuenta que, de acuerdo al tiempo transcurrido (18 horas y media) desde la última vez que fue controlada la válvula (18 hs. del 12/9) hasta que el vertido pudo ser cortado (12:30 hs. del 13/9), el cálculo de la cantidad de agua cianurada vertida en ese período, incluso podría superar los dos millones de litros. Otra estimación, informada hace pocos días y que figura en el propio expediente judicial da cuenta que el vertido fue de 5.242.000 litros. Cabe aclarar además que todas las cifras expuestas son estimativas, de acuerdo a cálculos realizados por los observadores del vertido. Con esto también queda claro que lo del "control estricto" que pregonan corporación y gobierno, es un verso: esa válvula estuvo casi un día entero sin ser controlada... ¿pasará lo mismo con el resto de las instalaciones y procesos de Veladero? 

Evolución de los datos informados respecto del derrame de cianuro en Veladero:

13/09..................................15.000 litros
17/09................................224.000 litros
23/09.............................1.072.000 litros
31/10.............................5.242.000 litros

 

¿Por qué le daban agua a los vecinos si decían que no estaba contaminada? Gobierno y empresa en todo momento dijeron que o no hay contaminación o la cantidad de cianuro disuelto es insuficiente para provocar inconvenientes a la salud de las personas (ni siquiera en eso se ponían de caucerdo, ya que las dos cosas no significan lo mismo). Sin embargo desde un primer momento, y por decisión de la justicia, la Municipalidad de Jáchal y de otras localidades, entregaron agua envasada a los vecinos y les comunicaron que se abstuvieran de usar la de la red y al mismo tiempo dijeron que los ríos que vienen de la mina no están contaminados.
Esto me hace recordar aquel cuento infantil del pastorcito mentiroso
. Con la sutil diferencia que las ovejas son varios millones de seres humanos, animales y plantas expuestos al veneno arrojado por la Barrick, en complicidad con el gobierno nacional y provincal, que hace las veces del personaje de la fábula: mienten todo el tiempo y se ríen de la gente.


Una de cal y otra de cloro: Al día de hoy tampoco se sabe a qué niveles llegó la contaminación y scuáles han sido sus efectos en los ríos. Corporación y gobierno negaron sistemáticamente dicha contaminación, a pesar de las cifras de vertido por ellos mismos difundidas. Lo cierto es que en los días siguientes se descubrió que, a escondidas, le estaban echando miles de toneladas de cal y cloro al río para diluir y/o degradar el cianuro. Llamó la atención que por esos días decenas de camiones especiales para transportar el segundo de estos elementos, circularon por las rutas de San Juan y luego por caminos de montaña usualmente poco transitados, en dirección a un mismo punto del río, donde se procedió a volcar esas sustancias.

 


Decenas de camiones tanque sin identificación circularon por las rutas de San Juan en días posteriores al derrame de cianuro en Veldero. Las autoridades informaron que se trataba de combustible para la mina, sin embargo, como es de público conocimiento, la YPF "nac&pop" le vende el combustible a Barrick Gold y se lo lleva en camiones identificados (que además son diferentes a los que se vieron allí). Posteriormente se descubrió que esos camiones no iban a la mina, sino a un sitio denominado "Piedras Pintadas", junto al Río Blanco, donde se ubican las instalaciones de aforo perteneciente a la Dirección de Hidráulica de San Juan. En este punto se vertieron al Río Jáchal miles de toneladas de cloro y cal, con el objetivo de neutralizar y volatizar el cianuro disuelto en el agua del río. La foto 2 muestra un borrador con toma de datos del río efectuado por los vecinos, se onberva que en todo el tramo relevado el río es alcalino, siendo mayor esta condición en Piedras Pintadas, que es donde se le agregó el cloro y la caliza al río.
El geólogo Carlos Seara, nos aclara más al respecto: "Es tal el grado de contaminación del agua en la juntura de los ríos, aguas arriba de La Toma, que la Barrick se ha visto obligada a descargar toneladas de piedra caliza y cloro para modificar el PH ácido del río transformándolo en alcalino. La maniobra es muy evidente, no existe ningún río de agua natural que posea PH alcalino –esta es una práctica utilizada para la potabilización de los servicios de agua-. Los ríos pueden ser de agua dulce o salada, neutros en cuanto a su pH o levemente ácidos, nunca alcalinos a no ser por volcamientos de la industria o derrames de plantas de potabilización." Las fotos son de Fabiana Villafañe.

Monitoreo cero: En cuanto a los monitoreos, gobierno y empresa salieron rápidamente a decir que no hay contaminación en el agua, tirando cifras que luego se constataron como falsas al cotejarlas con el Estudio de Impacto Ambiental de la Mina Veladero. 
En un principio, no hubo mención alguna en los comunicados oficiales, respecto de la posible presencia de metales pesados
, que siempre se combinan químicamente al cianuro y otros aniones durante el proceso de lixiviación de la megaminería, evidentemente o no se estuvo monitoreando estos parámetros o se ocultaron los resultados.
Tampoco se realizaron estudios limnológicos
 del agua, verdadero parámetro para determinar si realmente hay o no contaminación, por más débil que ésta sea. Es muy probable que con todas las porquerías que le echaron al agua no haya quedado ningún copépodo o lialela que habitualmente pueblan en abundancia los cursos y cuerpos de agua naturales. 

Así mismo, se desconoce si Veladero cuenta con estudios de línea base, que deberían ser obligatorios antes de iniciar una explotación de esta envergadura, herramienta insustituible para cotejar a la hora de determinar los impactos ambientales que pudieran provocar este tipo de incidente o incluso el “normal” funcionamiento de la misma explotación. ¿Darán a conocer la línea de base? ¿realmente la tendrán? Atenti, porque es la única prueba factible para demostrar empíricamente que hubo contaminación. 


EL LOBBYNG LOCAL Y SU RETÓRICA DE LA MENTIRA Y EL MIEDO

Ante la evidencia del desastre ambiental provocado por la irresponsabilidad de la Barrick Gold, en complicidad con el Gobierno de San Juan, el sector minero se vio obligado a redefinir su estrategia de convencimiento, ya que su discurso engañoso respecto de las bondades del modelo extractivista, de repente se desmoronó como un castillo de naipes.
Así es como primero salieron a negar todo y después, cuando los hechos fueron muy contundentes, a negar que hubiera contaminación. Luego, cuando se conocieron las pruebas concretas de que los ríos de San Juan están contaminados pusieron en duda tales pruebas y a eso se abocaron: diseñando otra estrategia, porque las pruebas del gobierno, también indican que hay contaminación y que la misma no sólo es fruto del derrame, sino también desde que Veladero empezó con su explotación. Más adelante ahondaremos en esto.

De todos modos, con tan sólo hacer una simple búsqueda de fuentes de información histórica, se puede ir develando también el discurso mentiroso de los lobbystas de la megamienría metalífera hidrotóxica (sobre todo los locales), que con la única escusa de supuestamente ser profesionales en la materia, tiran datos completamente falsos para impostar desde un falso mesianismo, haciéndole creer a la gente que exclusivamente por esa condición, ellos deberían se la única voz calificada y autorizada para hablar del tema. 
Concretamente a días del vertido, y ante la evidencia empírica de la contaminación, los lobbystas salieron a decir que "El río Las Taguas (que viene de la zona del derrame) tiene por naturaleza PH 3, esto señala que el agua es extremadamente ácida. Esto se debe a los minerales que históricamente arrastra de la Cordillera.
" sin embargo, según el Informe de Impacto Ambiental presentado por Barrick en 2002, el Río de las Taguas tiene un pH entre 5,97 y 8,33 (tabla 2.31 del IIA) o entre 5,5 y 7 (tabla 2.8.3 del IIA, que se muestra en la imagen de la derecha). Esto representa apenas un botón de muestra de la endebles con que nos quieren vender estos tipos que todo está bien y no pasa nada.


Y COLORIN COLORADO, ACÁ NADA ESTÁ COTAMINADO... 

Así las cosas, la rosca mediática siguió, respecto de la contaminación producida por el millón o dos millones de litros de agua con cianuro que Barrick Gold vertió directamente en los cursos de agua de la alta cuenca del Río Jáchal.
Los medios corporativos locales, en clara connivencia previamente pautada con la UTE  conformada por Barrick Gold y el Gobierno de San Juan, no sólo se encargaron de bombardear a la opinión pública en favor de la misma, sino que salieron a defenestrar al pueblo que denunicaba la contaminación provocada por la corporación megamienra.

La oposición política de San Juan quedó en una encrucijada y poco es el margen de maniobra que tiene para sacar rédito de esta situación, puesto que (dada la hegemonía comunicacional del "San Juan Minero" sobre  a opinión pública como política de estado, la continua compra de voluntades en todos los niveles de la sociedad y la falta de convicciones para diseñar un modelo alternativo), terminó encolumnandose detrás del modelo extractivista
, en la aparente convicción de que el tema arrastra votos, y no cuestionarlo ni siquiera con el derrame de veladero, sino más bien apuntar a denuncias personalizadas en el marco de rencillas domésticas vinculadas a corrupción.
De los ya consabidamente reiterativos comunicados de la mencionada UTE, que niegan cualquier tipo de contaminación después del derrame de cianuro y hablan de que se trató de una contingencia menor que ya está superada
, hubo uno que se destacó: Cuando el Gobernador José Luis Gioja, en persona, comunicó que un informe de la UNOPS (Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos) según su interpretación, dice que no hay contaminación. Así también lo confirmaron sus funcionarios en conferencia de prensa y lo replicaron los medios; desde ya, sin consultar directamente a los autores del supuestos informe. Hete aquí que cuando a alguien se le ocurrió consultarlos, los representantes de la UNOPS debieron salir a aclarar que no emitieron ningún informe y que la información dada a los medios por parte del Gobierno de San Juan es incompleta e inexacta, infiriendo una información que no fue emitida por ellos. Vale decir que la UNOPS nunca dijo que no se detectó contaminación en los afluentes del Río Jáchal, sino que tal afirmación es una interpretación errónea y malintencionada que hacen los funcionarios sanjuaninos.
La misma aclaratoria de la UNOPS, dice concretamente que los análisis efectuados por ellos no registran desviaciones, aclarando que eso no quiere decir que no hay contaminación. Además también dejan en claro que no avalan los datos de la información dada a conocer por el Gobierno y Barrick Gold. Más allá de eso, actualmente el papel de la UNOPS, que en teoría actualmente está desarrollando un porgrama denominado "Estudio sobre la calidad de los cuerpos de agua en el área de influencia de la mina Veladero", está severamente cuestionado por las comunidades locales de los pueblos situados aguas abajo de Veladero. Finalmente, los representantes de UNOPS comunicaron que realizarán un estudio completo de la cuenca del Río Jáchal que podría llevarle dos meses, con lo cual se confirma que ellos nunca dijeron que el derrame de Veladero no contaminó el agua y las declaraciones de José Luis Gioja evidentemente eran una gran mentira.
Especialistas del ámbito científico también reconocen que el incidente es un desastre ecológico de grandes proporcione. 
La otra rosca mediática se armó con la publicación de un informe de la Universidad Nacional de Cuyo, con una gacetilla de prensa que dice expresamente que "el derrame de cianuro de Veladero envenenó el agua de Jáchal". El informe, realizado por el Laboratorio de Análisis Instrumental de la Facultad de Ingeniería de esa alta casa de estudios, da cuenta que en análisis efectuados en muestras de agua tomadas en la región, por encargo de la Municipalidad de Jáchal, confirma la presencia de aniones y cationes en niveles varias veces excedidos a los normales admitidos para el agua de consumo agrícola, ganadero y humano. Los resultados de los análisis además presentan niveles muy altos de bacterias nocivas.
Como la noticia del informe de la UNCuyo tuvo una importante trascendencia mediática, el gobierno de San Juan enfureció y a modo de manotazo de ahogado, lanzó todos sus dardos para amenazar legalmente a dicha institución, exigiendo que ratifique o rectifique la noticia. Esta arremetida del gobierno sanjuanino, que envió representantes a notificar personalmente al rector de la UNCuyo, cuando en realidad quienes dieron a conocer los resultados son quienes encargaron los estudios: los Vecinos de Jáchal. Por otra parte, desde el Gobierno de San Juan, también intentan enmarcar el tema como parte de una rivalidad provinciana. Para ir cerrando el cerco sobre la puesta en escena del Gobierno de San Juan, la UNCuyo ratificó mediante un comunicado, la validez del informe y la rigurosidad técnica de sus resultados, así como también hizo una encendida defensa de la libertad de expresión del portal bajo su órbita, donde fue publicada por primera vez la noticia.
Con posterioridad, un informe de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) ratifica que el agua del sistema hídrico de Jáchal está contaminada.

A todo esto, los vecinos de Jáchal denuncian que la mina Veladero está funcionando sin que Barrick Gold cuente con el seguro ambiental que exige la ley.


¿POR QUÉ GIOJA SE PUSO TAN NERVIOSO CON EL INFFORME DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE CUYO?

José Luis Gioja, Gobernador de San Juan, permanentemente dispara de manera infundada todo tipo de acusaciones e insultos contra quienes estamos denunciando públicamente que Barrick Gold envenena los ríos de su provincia, pero días después del derrame se puso bastante más agresivo y verborrágico que lo normal. El contraste entre su retórica con los hechos concretos, públicos y notorios que están sucediendo, revela que este político de la vieja escuela del "patronato de estancia" es un mercenario y un mentiroso de poca monta al servicio de la Barrick Gold, que durante todos estos años al frente del gobierno sólo pudo sostener una ficticia paz social en base a amenazas, censura, represión, cooptación, clientelismo, asistencialismo y coerción sistemática hacia el pueblo de San Juan. Ahora en San Juan la gente está rompiendo las cadenas (las propias y las ajenas) y le están reclamando a Gioja que deje de defender a la Barrick y se ponga del lado del pueblo
.
La flagrante contradicción entre lo que dice Gioja y los hechos verídicos que está acaeciendo en su provincia, indefectiblemente está poniendo en crisis ese modelo, justo con las elecciones de por medio. Consecuentem

 

e, se encuentra inmerso en la vorágine de una implacable tormenta psicopática. Insiste en defender a la Barrick, cuando no sólo la UNCuyo y la UTN dijeron que envenenaron el río, la propia justicia de su provincia está imputando a los ex-gerentes locales de la Barrick por el delito de contaminación de agua para suministro humano (claro está, en calidad de circunstanciales perejiles, cuando en realidad deberían ser presidente y directores y él y sus funcionarios, los que debieran estar en el banquillo de los acusados).
Gioja incluso pretende ir más allá: aún en medio de la crispación social generada por el derrame de cianuro en Veladero, anuncia un nuevo proyecto megaminero
, de la mano de otra corporación megaminera transnacional, en este caso Minsud, perteneciente al magnate multimillonario Luciano Benetton, muy conocido en Argentina por ser el terrateniente más grande de la Patagonia, usurpador de territorios ancestralmente ocupados por los pueblos originarios.
El gobierno de San Juan se basa en supuestos informes suyos y de la Barrick para decir que no hay contaminación, o sea, el delincuente y el cómplice quieren convencernos de que no delinquieron. Esto demuestra que en San Juan hay una connivencia entre estado y corporación para esconder sin más, no sólo la contaminación del derrame de agua con cianuro producido días pasados, sino también y por sobre ello, toda la contaminación que viene produciéndose desde que Veladero está en explotación, que es básicamente lo que está revelando el análisis de muestras de agua de la UNCuyo.

 

Este es un cuadro de elaboración propia donde están reunidos los datos de los análisis encargados por la Municipalidad de Jáchal a la UNCuyo. En rojo están aquellos datos que se exceden de los valores admitidos por el Código Alimentario Argentino. Lo revelador de estos datos es que no sólo este derrame ha contaminado el sistema hídrico de la cuenca del Río Jáchal, sino que la contaminación viene de tiempo atrás, puesto que no sólo están excedidos los niveles de metales en el agua de los ríos que vienen de la mina veladero, sino los de todo el sistema hídrico, con lo cual se infiere que la mina Veladero viene contaminando desde que inició su explotación, hace 10 años, porque un sistema hídrico completo no se contamina de un día para el otro, sino que necesita años. Los niveles altos de bacterias en las muestras de río (ausentes en las de agua potable) revelan además la posible contaminación por efluentes cloacales provenientes de la mina.

Es bastante paradójica la lógica del Gobierno de San Juan, empleada para defender a la corporación extranjera Barrick Gold de los organismos del estado que no se encolumnan en el marco de la garantía de impunidad que pretende imponer a toda costa, para tapar los desastres de la megaminería en esa provincia.
En definitiva, el gobierno de San Juan acciona contra la UNCuyo que está dando a conocer una verdad científicamente comprobada (los ríos de San Juan están envenenados, no de ahora, sino de antes), en lugar de accionar contra la empresa que irresponsablemente arrojó no se sabe cuantos millones de litros de agua con cianuro en los cursos de agua de las cabeceras de la cuenca del Río Jáchal.
Estas y otras conclusiones son motivo suficiente para ratificar una vez más, que en Mendoza NUNCA habrá megaminería y que en San Juan (y el resto del país y latinoamérica) es imperioso un NUNCA MÁS


PARECE QUE EL DERRAME LES AGUÓ LA FIESTA...

 

¿Sabías que la Mina Veladero recientemente cumplió 10 años de producción? Sí, efectivamente, el primer lingote de oro fue exhibido por el Gobernador de San Juan, José Luis Gioja, el 12 de octubre de 2005 (vaya fecha que eligieron).
En aquel entonces realizaron una fastuosa ceremonia en el Auditorio Juan Victoria, con toda la pompa y el desfile de un millar de personajes de la política nacional, regional y provincial, junto a todo el empresariado extrajero y los representantes del lobbyng local
.
Seguramente iban a tirar la casa por la ventana, festejando una década de saqueo y contaminación en San Juan, pero algo salió mal y no lo pueden ocultar, a pesar de que Gioja intenta denodadamente hacer una burbuja mediática para mantener "informada" a su antojo a la opinión pública sanjuanina, para tratar de mantener en pie el cerco creado para generar una falsa imagen positiva de la megaminería, que por estos días está sucumbiendo.
Viendo la sucesión de intentonas fallidas, era muy probable que Barrick Gold y el Gobierno de San Juan aprovecharan la ocasión de los 10 años de la puesta en funcionamiento de la mina, para lanzar una nueva andanada mediática que intente tapar el descontento social generado por el derrame de cianuro. De hecho ya se estaban preparando para ello, con algunos globos de ensayo; por ejemplo, cuando premiaron a Veladero como la mina más segura de Barrick, dos meses antes del derrame.
Antes de que se les viniera todo este bolonqui encima, los cráneos de la empresa decían: "La distinción a Veladero condensa 10 años de trabajo, revelando una operación madura con equipos consolidados y que se encuentra entre las principales minas de Barrick en el mundo" 
Si uno lee lo que escribían los lobbystas de la megaminería tan sólo unos pocos días antes del derrame, puede darse cuenta, sin demasiado análisis, cuál es la clave de todo: "low cost" para los businessmen, "pijoteo" para el resto de los bípedos dotados de raciocinio
... 
Veamos además otro detalle: cuando ocurrió el derrame, el 13 de setiembre, faltaban 2 días para que finalizara el "operativo de invierno" que es una época en que la empresa supuestamente lleva a cabo la "implementación de procedimientos para reforzar la seguridad" (chan!)
 
Esto también refuerza la certeza de que, hasta que a alguien se le ocurrió mandar un watsap y todo explotara (como el trotyl que vuela los cerros), Barrick venía contaminado canuto las fuentes de agua de los jachalleros, desde el momento mismo de haber iniciado su actividad. Este hecho hecho está trascendiendo masivamente y está quedando demostrando, con datos empíricos y contrastables, en los resultados del ya mencionado análisis encargado por la Municipalidad de Jáchal a la Universidad Nacional de Cuyo. 


UN JUEZ FLOJITO DE VOCACIÓN Y CONVICCIONES:

A poco de conocerse el derrame, un vecino de Jáchal presentó ante la justicia una acción de amparo preventivo para que se investigue si el derrame produjo contaminación. Quien debía llevar adelante la causa era el Juez de Paz de Jáchal, Pablo Oritja, quien al principio, parecía decidido: ordenó una medida cautelar paralizando por 5 días el uso de cianuro en la mina, obligando al gobierno a proveer a la población de agua envasada
, se procedió a realizar un allanamiento en el cual se tomaron las fotografías del lugar del accidente que andan circulando en la web. Transcurrido dicho lapso, extendió la prohibición por tiempo indeterminado. Sin embargo, el ímpetu inicial fue decayendo, primero al centrar su investigación en los empleados y no en la empresa y el gobierno, que son los responsables, posteriormente procedió a levantar la cautelar.
El levantamiento de la prohibición de uso de cianuro en el proceso de lixiviación de Veladero se veía venir. En los días posteriores a la cautelar la empresa empezó a quejarse de las supuestas pérdidas millonarias que tal medida le provocaba, e inexorablemente comenzó a respirarle en la nuca al juez, quien decidió levantar la medida
 “con condicionamientos” Esta forma de proceder deja en evidencia que ni siquiera fue de vuelta a Veladero a verificar si se tomaron las medidas de seguridad para evitar que vuelva a suceder un vertido similar. No se constató nada de lo exigido en la cautelar.

El juez debía decidir entre los intereses del pueblo (que le paga su abultado sueldo) o los caprichos de esta irresponsable corporación, con el resultado que ya todxs conocemos: SE HIZO LO QUE BARRICK ORDENÓ. Como no podía ser de otra manera, una vez levantada la medida, Barrick Gold se jactó por los medios de reiniciar su producción de oro, como si el hecho hubiese sido un incidente menor, cosa que en definitiva, también salieron a decir. La otra medida ordenada al juez es encontrar a como dé lugar, algún perejil a quien transferirle con cuenta y cargo, la responsabilidad que tiene en esto la empresa y el gobierno.
Con posterioridad, el juez que en ningún momento planteó la posibilidad de enjuiciar a Barrick Gold, reconoció públicamente que él no tiene potestad para determinar mediante una medida judicial el cerre la mina Veladero, a pesar de que la ley está de su lado, con lo cual queda en evidencia el poder de la empresa por sobre las instituciones democráticas de la República Argentina. 
Así las cosas, el juez decidió imputar y tomar declaración a 9 empleados de Barrick Gold en Veladero, las declaraciones no trascendieron, pero se sabe que el más comprometido de todos estos es Leandro Poblete, Jefe de Procesos de Veladero, quien está acusado del delito de contaminación negligente. Con posterioridad el juez intima a la empresa que explota la mina Veladero a restituir las condiciones operativas de la explotación a las condiciones fijadas en la Declaración de Impacto Ambiental, el impone un plazo de 10 días, baj pena de prohibir la utilización de cianuro en el proceso.
Las últimas novedades de la causa judicial que está bajo la órbita del Juez Oritja dan cuenta de varias cuestiones que necesariamente deberían dar lugar al cierre, remediación y prohibición de las explotaciones megamienras que utilizan cianuros y otros tóxicos:

 

·La explotación estaba funcionando por encima de sus niveles normales de producción, con riesgo de que la cota del Valle de Lixiviación (lugar donde se rocía la roca con agua cianurada) superara el vertedero

·Esta situación obligó a operar bajo situación de emergencia desde el 17 de agosto (casi un mes antes del derrame).

· Por esta situación, se tomó la decisión operativa de abrir la compuerta en cuestión el día 6 de septiembre, para que el agua de deshielo de las laderas de los cerros aledaños no haga aumentar la cota del valle de lixiviación.

· Finalmente se produce el derrame, que con la compuerta abierta, terminó escurriendo libremente hacia los ríos de San Juan.

·  Los niveles de cianuro informados por los monitoreos realizados por la propia empresa dan cuenta de niveles muy altos de contaminación: hasta 64 partes por millón, cuando el Código Alimentario Argentino admite un máximo de 0,1 partes por millón.

Esto quiere decir, simple y sencillamente, que hubo una maniobra premeditada por parte de la empresa, o sea, una decisión corporativa, con el objetivo de producir por encima de su capacidad operativa, lo cual derivó en el aumento de los niveles de riesgo, que indefectiblemente llevó a la ocurrencia del derrame.
La decisión del juez, sin embargo, no fue ordenar el cierre de Veladero, sino que exigió a la empresa a resolver las anomalías, retomando los niveles normales de producción, en un término de diez días (cumplidos el 9/11).
En los mismos considerandos de la sentencia del juez, Barrick admite que hubo daño ambiental en los cursos de agua de la Cuenca del Río Jáchal (ríos Potrerillos, Las Taguas, La Palca, Jáchal y otros), así como en las corrientes subterráneas (acuíferos).
El otro hecho grave es que, siempre según el escrito que antecede al fallo del juez Oritja, al día 25 de octubre, Veladero sigue funcionando en las mismas condiciones, esto sumado a un ciclo climático anormalmente lluvioso para la zona, determina que el riesgo de un nuevo derrame es inminente.


LA COMPLICADA SITUACIÓN DE CONVERTIRSE DE REPENTE EN EL PEOR CHIVO EXPIATORIO QUE JAMÁS SE HUBIERA IMAGINADO

Me resulta difícil pensar qué corno deben estar pensando todas las personas que están imputadas en la causa judicial por el derrame de cianuro en Veladero, provocado por la Barrick Gold en los ríos de la Provincia de San Juan, que por estos días están desfilando por los estrados judiciales y tienen amplias posibilidades de terminar como máximo en la cárcel o como mínimo con los dedos pintados. Las condenas que podrían enfrentar todos ellos van de los 2 a los 6 años de prisión
.

·  Leandro Poblete, Jefe de Procesos

·   Segundo Álvarez, Subjefe de Procesos

·   Carlos Cabanilla, Gerente de Minas

·   Ángel Escudero, Gerente de Prevención de Riesgos

·    Osvaldo Brocca, Supervisor de Servicios Técnicos

·     José Sánchez, Supervisor de la Gerencia de Mantenimiento

·      Ricardo Cortéz, Supervisor de Medio Ambiente

·      Walter Pizarro, Gerente de Procesos

·      Antonio Adame, Gerente General

Imagino que, tiempo atrás deben haberse sentido inmersos en su "gran sueño americano", bailado en una pata cuando entraron a laburar, nada ni nada menos que en la Barrick Gold! ocupando cargos altos dentro de su filial local, que habrán cobrado más que jugosos sueldos (aún restando la retención del impuesto a las ganancias) e incluso deben haberse endeudado hasta el cuello para comprarse casa y auto nuevo, que habrán careteado obnubilados de la mano de las "bondades del sistema", que habrán defendido a rajatabla la megaminería metalífera hidrotóxica (aún a sabiendas del daño que puede provocar al ambiente, las personas e incluso los propios empleados de la corporación, cuyos muertos se cuentan por decenas), que se habrán sentido identificados con la corporación (su patronal hasta hace poco) y habrán defendido sus planes devastadores y sus negocios macabros, pero supongo que nunca, ni remotamente, se habrán imaginado que esa misma corporación los iba a rajar, abandonar y exponer como perejiles de una catástrofe ambiental previsible, haciéndoles cargar (así, de una y sin vaselina) con toda la culpa de su accionar criminal
A estas personas, mi más sentido pésame y que la suerte los acompañe, ojalá zafen y aprendan la lección, así, de paso, nos dan una mano en nuestra lucha por defender el agua y la vida de las garras de esta maquinaria destructora que vuela montañas enteras y envenena el agua de todo un pueblo. Y a quienes tienen planeado dejar su CV en una de estas corporaciones o están esperando impacientemente ese "llamado de su vida", y... si estuviera en sus botas, lo pensaría dos veces, porque las cosas que inexorablemente tienen que pasar, terminan pasando, a pesar de todo... Estando en las mías, ni siquiera se me ocurriría aceptar, como ya me pasó y por más necesidad que se pueda tener, porque además de una convicción, a la hora de decidir un modo de vida, también hay una suerte de sentido común e instinto de supervivencia...


LAS OTRAS CAUSAS JUDICIALES

En otras instancias de la justicia se iniciaron otras causas relacionadas al derrame de cianuro.
Una de ellas se inició en los tribunales federales de Comodoro Py, en Buenos Aires. La causa a cargo del juez Sebastián Casanello fue iniciada por la Asociación de Abogados Ambientalistas de la Patagonia. En este caso se plantea la posibilidad de la contaminación producida por el derrame, escurra por los ríos fuera de la provincia de San Juan, ya que el Río Jáchal pertenece a la cuenca de los ríos Desaguadero y el Colorado, que viene de Catamarca y La Rioja, atraviesa San Juan, para pasar luego por Mendoza, San Luis, La Pampa, Río Negro y Buenos Aires, hasta llegar al Océano Atlántico. Es bastante conocido que el sistema hídrico del Desaguadero está desactivada superficialmente y hace varias décadas que no aporta caudal al Río Colorado, sin embargo, eso no quiere decir que exista la posibilidad que la contaminación no salga de San Juan, por cuanto vale la aplicación del ya mencionado Principio Precautorio.
Otra causa se inició de oficio por una denuncia penal de un particular, que recayó en el juez Marcelo Martínez di Giorgi, planteando la responsabilidad penal
 de funcionarios provinciales y nacionales, así como ejecutivos de la empresa.
Existe otra denuncia más presentada en la justicia por dirigentes de la Colaición Cívica, que apunta más que nada a las responsabilidades políticas de los funcionarios nacionales y provinciales. Esta denuncia apunta a la violación a la Ley de Residuso Peligrosos, abandono de personas e incumplimiento en los deberes de funcionarios públicos.
Los imputados en todas estas causas son:

·   Sergio Lorusso, Secretario de Ambiente de la Nación

·    Jorge Mayoral, Secretario de Minería de la Nación

·      María Cecilia Rodríguez, Ministra de Seguridad de la Nación

·       Felipe Saavedra, Ministro de Minaría de San Juan

·       Raúl Tello, Secretario de Ambiente de San Juan

·        Jaime Bergé, Presidente de la Cámara de Minería de San Juan

·        Guillermo Caló, Director Ejecutivo de Barrick Gold en Argentina.

·      Directivos de Barrick Gold, cuyos nombres no han trascendido, pero no serían los mismos imputados por la justicia de San Juan, sino otros de más alto rango.

Se ordenaron allanamientos en reparticiones públicas de San Juan y la Nación, así como en oficinas de la empresa.
Resumidamente, las causas federales apuntan a las responsabilidades políticas y empresariales, a diferencia de la causa provincial, que las elude por completo y se centra exclusivamente en las fallas operativas y humanas en Veladero. Evidentemente más de un funcionario y/o empresario debe haberse puesto con los pelos de punta y consecuentemente la bajada de línea fue hacer todo lo posible para unificar las causas en San Juan.
La superposición de estas causas en diferentes estamentos de la justicia, evidentemente originó un conflicto de competencia
, que no tardó en salir a la luz: el juez Oritja emitió un exhorto para que los jueces federales se inhiban de seguir con las causas a su cargo y se las remitan, aduciendo que las cuestiones ambientales son competencia de las provincias, sin embargo el juez Casanello, mediante un fallo, rechazó el exhorto y le contestó que no corresponde remitirle la causa, porque el daño es interjurisdiccional y los principales imputados son funcionarios nacionales que se desempeñan en Buenos Aires.
La puja por las causas podría continuar, ya que si el juez sanjuanino decidiera insistir, tiene la posibilidad de presentar un recurso de queja ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación.


SILENCIO DE RADIO EN EL SINDICATO, EL BORRADO MÁS IMPORTANTE DEL MOMENTO


Uno de los actores que se ha mantenido en absoluto silencio, es el sindicato que representa a los trabajadores de la minería. Se trata de AOMA (Asociación Obrea Minera Argentina), cuyo secretario general, Héctor Lapalace
 no es tan conocido por defender a los trabajadores, sino a la patronal, reivindicando a las empresas y la legislación de Menem, profundizada en el Kirchnerismo, que ha permitido el surgimiento y expansión de la megaminería metalífera hidrotóxica en Argentina.
El sindicato está completamente borrado, teniendo en cuenta que los trabajadores:
- Fueron los primeros en advertir mediante mensajes de texto, el derrame de cianuro y la peligrosidad para sus familias que viven aguas abajo de Veladero, consecuentemente,
 se les prohibió ir a la mina con celulares, debido a que gracias a ellos se estaba conociendo una verdad tejida puertas adentro en un lugar inexpugnable e inaccesible para el común de la ciudadanía.
- Evidentemente, por las fotos que se han viralizado en las redes sociales, los trabajadores están expuestos al contacto directo con sustancias tóxicas que pueden causar la muerte de personas.
- Los medios hegemónicos de San Juan, en donde las corporaciones y el gobierno vuelcan pauta a lo pavote, se jactaron de comunicar que el clima laboral de la mina era "distendido" ante la catástrofe que está ocurriendo.
- La justicia está imputando a empleados de la mina, por los delitos cometidos por la patronal y el estado, que son quienes deberían estar en el banquillo de los acusados.
- Encima la empresa está despidiendo a esos empleados.
- Conocido es que históricamente, en Veladero han muerto muchos trabajadores, con lo cual, las condiciones laborales no parecieran ser tan buenas como dicen y el sindicato nada dice respecto de estas vidas que se cobra la actividad que llevan adelante sus patrones.
- Esta situación también está ratificada
 con las condiciones insalubres de trabajo denunciadas por los empleados, que son despedidos cuando tienen problemas de salud vinculados a la actividad dentro de Veladero.
Evidentemente para los trabajadores de Barrick Gold, no todo lo que brilla es oro en la mina Veladero y quienes deberían defenderlos, hacen votos de silencio, sentados en la misma mesa que la patronal. Ante la suma de oídos sordos de la burocracia sindical, recientemente ha surgido un nuevo sindicato de trabajadores mineros, con una postura más confrontatica con la patronal, cuestionando incluso el propio modelo corporativo, saqueador y contaminante de megaminería metalífera hidrotóxica y sus consecuencias en la salud las condiciones laborales de los trabajadores
.



EL SUTIL Y REFINADO ARTE DE HACER DE CUENTA QUE ACÁ NO HA PASADO NADA...

 

Barrick Gold:Ante el descontrol interno de su filial local y en medio de pases de facturas y acusaciones, la empresa procedió a hacer una suerte de intervención interna, enviando representantes directamente desde Canadá para hacerse cargo de la explotación, desplazando y despidiendo al personal local que ocupaba esos puestos. Su postura corporativa es expiar culpas y que alguna o algunas personas sean depositarios de su  propia irresponsabilidad. Pasado ya un buen tiempo del derrame, las excusas vertidas públicamente por los nuevos representantes locales de la Barrick Gold, son de lavarse sus sucias manos y su cara de piedra, con la misma solución cianurada que tiraron en los ríos de San Juan: reconocen que vertieron tóxicos pero dicen que no contaminaron.
José Luis Gioja, Gobernador de San Juan, encabezó discursivamente la bajada de línea de los representantes estaduales de la corporación: salir indemne y hacer todo lo que esté a su alcance para barrer la mugre debajo de la alfombra, minimizar el incidente y olvidarlo rápidamente.
Felipe Saavedra, Ministro de Minería de San Juan, en esperables declaraciones, directamente se despachó sin ningún tipo de tapujo ni retractamiento que "no tenemos ninguna responsabilidad" 
Aníbal Fernández, con la verborragia que lo caracteriza, tuvo una memorable contradicción, con dos días de diferencia: en relación al hecho, al principio dijo que lo ocurrido “es algo muy delicado”  sin embargo, dos días después minimizó el incidente, diciendo que “es absolutamente exigua” la cantidad de cianuro derramado. 
Julián Domínguez, presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, fue más allá en esto de la contracicción flagrante entre los hechos y el discurso oficial, diciendo al respecto que “Nuestra ideología es cuidar el ambiente mediante la presencia del Estado”, a sabiendas de que es público y notorio que el derrame de cianuro provocado por Barrick Gold deja en evidencia que el ambiente no se cuidó y el estado no estuvo presente. Evidentemente, la ideología arengada por este político es a todas luces apócrifa.
Juan Manuel Abal Medina y Miguel Ángel Pichetto, Senadores de la Nación, se negaron a dar la cara en San Juan, donde sesionó la Comisión de Ambiente de esa cámara, que ellos integran, poniendo como excusa que ellos y sus compañeros de bloque del FPV no podían concurrir porque están en plena en campaña electoral, dejando bastante claro, una vez más, dónde estos políticos nefastos tienen puestos sus intereses personales, actuando en consecuencia. 
Párrafo aparte merece la mención del hecho de que esta comisión tuvo que sesionar en un salón privado, ante la negativa del gobierno para darles un espacio oficial, mientras Barrick Gold emitía sus comunicados desde la sala de prensa de la Casa de Gobierno de San Juan. 
Daniel Scioli, por esas casualidades estuvo de visita por San Juan, haciendo proselitismo (curiosamente el mismo día en que el juez levantaba la cautelar) y en un acto donde estuvo todo el tiempo por José Luis Gioja, aseguró muy suelto de lengua, que en San Juan “se ha trabajado con responsabilidad” Cómo será de inverosímil la expresión del ex-motonauta que aspira a ser presidente, que el propio diario pautado hasta el hartazgo por gobierno y empresa, colocó estos dichos destacados en negrita, dentro de la bajada de la nota.
De semejantes declaraciones podemos concluir a modo de reflexión lo siguiente: estamos en campaña electoral, robando aire a lo pavote, pautado con plata de todas y todos los argentinos, nos creemos ganadores y de esta manera, con derecho a poner a prueba el capital social de la imagen pública; ergo: tiramos globos de ensayo sin ton ni son, para ver hasta dónde puede volar la desfachatez y hasta que altura puede ascender la impunidad.


LA INFUNDADA IDEA DEL SABOTAJE

Ante el cuestionamiento político al gobierno de San Juan por el tema del derrame de cianuro en Veladero, no faltaron respuestas tan desopilantes como infundadas en torno a ese incidente.
Tal vez una de las más peligrosas, fue la de la senadora nacional por San Juan, Maira Ríofrío, quien dijo que el derrame pudo haber sido provocado por un sabotaje, atribuyéndoselo a la situación política del país, en la previa a las elecciones, sin fundamentar en absoluto sus dichos, pero agregando que "me hago cargo de lo que digo". En la misma sintonía, un vocero de la empresa, Miguel Martín, gerente de comunicaciones de Barrick Gold en Argentina, tampoco descató un sabotaje.
La senadora y el gerente podrían haber aportado sus pruebas a la causa judicial que se sustancia en su provincia, pero era evidente que no las tenía: hablaron por puro deporte y sin el más mínimo fundamento, como lo hacen todos los políticos y lobbystas que defienden la megaminería. 
Tiempo después, Barrick Gold volvió a insinuar que podría haber habido una situación dudosa, al informar, también en todo especulativo, que la válvula por donde emanó el derrame, podría haber sido alterada. Sin embargo, ni siquiera el propio juez Oritja avala las especulaciones de empresarios y políticos del sector megaminero, ya que descartó de plano cualquier tipo de sabotaje, quedando en evidencia una vez más la mentira del discurso megaminero. 


Y COMO SI ESTO FUERA POCO, EL GOBIERNO SIGUE ECHANDO COMBUSTIBLE AL FUEGO Y LA PACIENCIA DEL PUEBLO...

En los días posteriores al derrame de cianuro en Veladero, además de negar y tapar el problema, el gobierno salió a efectuar diversos anuncios en materia de megaminería. A los anuncios de campaña de Daniel Scioli para profundizar el modelo de entrega, saqueo y contaminación megaminera, hay que agregar el anuncio del Gobernador de San Juan, José Luis Gioja, respecto de nuevos proyectos, en medio del conflicto social generado por el derrame de Veladro.
En los días posteriores se anunció el inicio de tareas de exploración avanzada como parte del proyecto megaminero Chita. La empresa dueña del proyecto es Minera Sud Argentina, subsidiaria de la corporación canadiense Minsud Resources Corp, propiedad del magnate italiano Luciano Benetton
.
Recordemos que Luciano Benetton es muy conocido por ser el terrateniente más grande de Argentina, dueño de casi un millón de hectáreas en las provincias de Chubut y Río Negro. También es muy conocido por el alto grado de conflictividad con los pueblos originarios que habitan en sus latifundios
.


¿GIOJA SECRETARIO DE AMBIENTE DE SCIOLI? 

 

El común de los mortales tiende a pensar, ingenuamente, que ya no se puede llegar más allá con la perversión en las decisiones tomadas en las altas esferas del poder, pero siempre hay algo que supera la capacidad de asombro de la gente y al mismo tiempo corre más allá los límites de lo intolerable y lo indigno: ahora están echando a rodar la posibilidad de que José Luis Gioja sería el Secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, en caso de que Daniel Scioli gane las elecciones y sea el próximo Presidente de la Nación, en lo que se podría interpretar, prima facie, como una premiación por haber hecho que el desastre ambiental más grande de la historia de la megaminería argentina, quede para la obsecuencia debida como un incidente menor.


Al respecto me caben dos reflexiones:
1) Que no me sorprende: el kirchnerismo ya dio sobradas muestras de que empedernidos enemigos del ambiente, con sobrado prontuario de tal condición, podrían ocupar este cargo: recordemos que Juan José Mussi fue Secretario de Ambiente durante 3 años, luego de haber sido intendente de uno de los municipios más contaminados de sudamérica durante 7 años. A Mussi lo sucedió por unos meses Omar Judis, un confeso deforestador empedernido del Impenetrable chaqueño. Actualmente los destinos del cuidado del ambiente en Argentina está en manos de Sergio Lorusso, conocido por su defensa de los monocultivos transgéncos y los agrotóxicos y acusado de ser operador de Monsanto.
2) Que es de manual viniendo de quien está echando a rodar esta versión,
Mempo Giardinelli, obsecuente "a sabiendas", que además se comporta ideológicamente (más allá de la pluma chamuyesca de impostación apócrifa) como un soldadito mercenario al servicio de Rockefeller: sólo alguien con esa condición puede dar por sentado que Gioja puede ser secretario de Ambiente (y más aún después del derrame de cianuro en Veladero) y que además de eso, y aún con pleno y cabal conocimiento de tal situación, haya que votar a Daniel Scioli para presidente, tragándose la sarta de sapos que eso implica.

Sin lugar a dudas, este es otro caso más, de tantos en Argentina, para ser estudiado en el marco de la Ponerología Política. No hay otra forma racional de explicar o entender tanto cinismo.

 

PROBLEMAS EN MENDOZA DERIVADOS DE LA CONTAMINACIÓN DE LA BARRICK GOLD

A pocos días del derrame y conforme las noticias iban pintando un panorama complicado con respecto al daño ambiental provocado, en la vecina Provincia de Mendoza, empezaron a encenderse voces de alerta. Es un hecho público y notorio que en esa provincia siempre existió una conciencia muy grande en la sociedad por la importancia de proteger un bien común como el agua, tan escaso como importante para la vida y la economía de Mendoza. Este es un sentimiento muy sentido de gran raigambre en el pueblo mendocino, al punto de que el tema está permenentemente en el debate público y el lobbyng de la megaminería no ha podido quebrar este vínculo y consecuentemente jamás pudo desarrollarse esta actividad en Mendoza. En numerosas oportunidades el pueblo en las calles frenó todo intento de avance y el gobierno debió actuar en consecuencia, tomando las decisiones para que la demanda popular del cuidado del agua sea atendida, a veces claramente a regañadientes.
Así las cosas, a pocos días del vertido de la Barrick Gold, comenzó a haber preocupación por en ingreso de productos vegetales provenientes de San Juan, ante esto, legisladores mendocinos solicitaron el cierre de la frontera agropecuaria con la vecina provincia
. El organismo provincial de Mendoza encargado de realizar el control (ISCAMEN) dijo públicamente que no se han detectado productos de este tipo que estuvieran contaminados, fundamentalmente porque, según ellos, casi no ingresa a Mendoza producción de la zona irrigada por el Río Jáchal. Sin embargo, la duda no deja de quedar en el imaginario social. Del lado de los productores agropecuarios de San Juan existe una enorme preocupación por la pérdida en la trazabilidad de su producción que este incidente puede implicar.


ANTE LA CONTAMINACIÓN PRODUCIDA POR EL DERRAME DE CIANURO EN RÍOS DE SAN JUAN ¿CIERRE DE LA FRONTERA AGROPECUARIA CON ESA PROVINCIA?

Lamentablemente para la ya ruinosa producción agropecuaria de San Juan, ahora cada vez que vayamos a la verdulería, deberemos consultar de dónde provienen las frutas, verduras, la uva, los vinos, el dulce de membrillo, las aceitunas, el aceite de oliva, el vinagre, las especias, el ajo, la cebolla y especialmente las legumbres. Esto no es rivalidad provinciana o falta de solidaridad con el pueblo sanjuanino, ni mucho menos, estamos hablando de una contaminación gravísima a las fuentes de agua que se utilizan para irrigar todos los campos cultivados de esa provincia, provocada por una explotación megaminera hidrotóxica que sabíamos que tarde o temprano iba a ocurrir y que por ahora está acotada sólo a esa provincia.
En Mendoza se pidió el cierre de la frontera frutihortícila
, anuncio que en un primer momento cayó muy mal en el Gobierno de San Juan, calificándola como disparate, en clara sintonía con su política de defensa férrea de la megaminería, más allá de las consecuencias ambientales, sociales y económicas que esta actividad ha tenido, tiene y tendrá en la economía regional.
Sin embargo, si se analiza desde la base legal de los principios preventivo y precautorio, no es algo que a priori podría calificarse como una medida descabellada: una buena parte de la producción agropecuaria y vitivinícola de Mendoza se vende en todo el mundo con denominación de origen protegido (por ejemplo los productos vitivinícolas
 y olivícolas), porque se riega con agua pura proveniente de fuentes localizadas integramente dentro de áreas naturales protegidas legalmente constituidas y vedadas por ley a la megaminería y el fracking. Este es un hecho que se certifica para posicionar las producciones de las diferentes economías regionales en el mercado nacional e internacional.
Las cuencas hídricas de Mendoza y San Juan sólo tienen en común al Río Desaguadero, que es inutilizable para riego, con lo cual, al menos en lo superficial, casi no tienen contacto. Sin embargo la contaminación podría ingresar a Mendoza a través del activo intercambio de los más diversos productos que hoy existe entre ambas provincias: frutas, verduras, semillas, ganado en pie, productos regionales, vino a granel y envasado, etc.
Recordemos el episodio de las uvas contaminadas con cianuro en Chile en 1989, que en realidad fue un sabotaje, pero que a Chile le costó hasta ahora casi 200 mil millones de dólares, una cifra que supera a la deuda externa argentina y hoy, encima con toda la cordillera minada, los productores chilenos no pueden colocar producto alguno a cuatro veces menos de lo que lo hace Mendoza. Por suerte, Argentina es un país federal, pero las provincias no son compartimentos estancos ni porciones de territorio aisladas de su entorno... Otra razón más para exigir el fin de la megaminería en todo el territorio de la República Argentina 


LOS INTERESES DE BARRICK GOLD EN MENDOZA

El otro tema que surgió en Mendoza, luego del derrame de Veladero, es respecto de los intereses que Barrick Gold posee el territorio de esta provincia. Los medios de comunicación negaron que la corporación tenga propiedades mineras en Mendoza ni sea parte de quienes accionaron judicialmente contra la Ley Provincial 7722. Esta afirmación es FALSA
BARRICK SÍ OPERA EN MENDOZA, lo hace a través de las empresas subsidiarias y/o asociadas Marifil, Deprominsa y Mido, de las cuales las dos últimas son del grupete que llevan adelante juicios contra la Ley 7722, con lo cual también tiene sus intereses puestos contra esa norma.
Según el Padrón y Catastro Minero de Mendoza, entre las tres empresas acaparan más de 300 pedimentos y pertenencias mineras distribuidas en diferentes partes del territorio provincial.
DEPROMINSA posee concesiones en zonas comprendidas por la protección de la Ley de Glaciares (nacional 26331) y áreas naturales protegidas por ley (provincial 6045), como los parques provinciales Tupungato y Cordón del Plata, y las reservas Portillo-Piuquenes, Laguna del Diamante y Laguna del Atuel, con lo cual deberían haber sido dadas de baja por el Gobierno de Mendoza, pero inexplicablemente continúan vigentes e incluso en algunas se están llevando a cabo trabajos de prospección. http://www.miningpress.com.ar/nota/266240
MIDO es dueña de las concesiones de Paramillos, el yacimiento polimetálico más grande de Mendoza, (una suerte de Pascua-Lama en la pre-cordillera y a menos de 100 km. de la capital provincial). En 2005 iniciaron la exploración sin realizar la audiencia pública obligatoria por la ley nacional 25675, pretendiendo llevar a cabo sus tareas dentro de la Reserva Villavicencio, por lo que les interpusieron una denuncia y consecuentemente la justicia determinó una cautelar en la justicia y los obligaron a cancelar la exploración y retirarse
, nunca remediaron el daño ambiental provocado. Las máquinas que trajeron permanecieron unos meses en Uspallata y provenían de Veladero, tenían el logo de la Barrick.

En síntesis, Barrick, SI opera en Mendoza y está asociada a empresas que han ido contra las leyes de protección ambiental, cada vez que han podido. Algunos de los proyectos megamineros pueden verse en un informe de análisis de una presentación rimbombante que hizo la Cámara Mendozacina del Empresarios Mineros el año pasado, que fuera publicado en este espacio de expresión.
La depredación llevada a cabo por estas y otras empresas que realizaron trabajos exploratiros en Mendoza puede verse en un informe técnico, también publicado en este blog.
El otro detalle, no menor, es que el Gobernador de Mendoza, Francisco Pérez, fue asesor letrado de Barrick Gold y gerenciador local de Minera San Jorge (la explotación que quiere hacerse en Uspallata que fuera rechazada de plano por la población local en una histórica audiencia pública), como parte del buffet de abogados liceístas denominado BRGPG. En este espacio de expresión hemos hablado abundantemente de ello, en especial durante la campaña electoral de 2011. Es de público conocimiento que este pasado del ya malogrado funcionario siempre le resultó ciertamente incómodo y molesto, una vez que dejó el lobbyng corporativo y se metió de lleno en la política, al punto de obviarlo totalmente de su curriculum
 desde el momento mismo en que fue ungido candidato a gobernador. Cabe mencionar que Francisco Pérez era asesor letrado de Barrick Gold al momento del veto presidencial a la primera Ley de Glaciares, por lo que se infiere que él pudo haber participado en la redacción del decreto presidencial que determinó dicho veto.


LA ÚNICA FORMA DE IMPONER UNA ACTIVIDAD SIN LICENCIA SOCIAL ES MEDIANTE LA VIOLENCIA INSTITUCIONAL 

Luego de numerosas movilizaciones y la falta de respuestas de los diferentes estamentos del Estado, el 22 de octubre, los Vecinos Autoconvocados de Jáchal cortaron el camino de acceso a la mina Veladero. En un comunicado expresaron que están "cansados de la burocracia y las mentiras, el silencio y la manipulación política".
Inmediatamente de iniciado el corte, se hicieron presentes grupos de tareas afines a Barrick Gold, que efectuaron una suerte de contra-corte, para impedir que los vecinos se abastezcan. Al mismo tiempo, estuvieron siendo espiados por la Policía de San Juan
.
A día y medio de comenzado el corte, el ya mencionado
 juez Oritja ordenó el desalojo y la policía esperó la oscuridad cómplice de la noche para proceder desalojar a los vecinos, represión mediante, se llevaron detenidos a 23 de los manifestantes, hubieron heridos. Evidentemente, por los testimonios de los vecinos, el accionar de la Policía de San Juan fue violento y brutal. Los detenidos fueron trasladados a Jáchal y finalmente fueron liberados luego de una movilización de vecinos que reclamara para que los suelten.
La represión a los vecinos de Jáchal trascendió a nivel nacional, recibió el repudio de diferentes organizaciones y referentes de los derechos humanos
. De esta manera queda claro que los contaminadores están libres y los vecinos que defienden la vida presos y golpeados.


BARRICK GOLD-JOSÉ LUIS GIOJA (U.T.E.): VIOLENCIA ES MENTIR

El día anterior a la represión al corte de los vecinos en el camino a Veladero yo decía: "Hay olor a represión", ante la presencia de grupos de tareas tercerizados (husmeando como los típicos sabuesos merodeadores que pululan por doquier) en el acceso a donde Barrick Gold derramó cinco millones de litros de cianuro y metales pesados, envenenando los ríos de San Juan.

La propaladora de la violencia y el miedo hacía días que venía relamiéndose ante la inmejorable oportunidad de actuar. Esa misma noche, los aparatos represivos del Estado (equipados, entrenados e instruidos para agredir o matar con plata de todos los argentinos), se dieron el gusto de pegar, lastimar y encarcelar a 23 de nuestrxs compañerxs de lucha. Mientras tanto, la tribuna megaminera vitorea el contratiempo superado, Barrick Gold la levanta a paladas (nunca dejó de hacerlo, ni siquiera cuando tiraron el cianuro al agua, a pesar de la transitoria cautelar y de que salieron a chillar públicamente por las supuestas pérdidas económicas que le generaba la suspensión transitoria), hace lo que quiere sin rendir cuenta a nadie más que a los bolsillos de sus ejecutivos.

Es público y notorio que la relación entre los diferentes estamentos del Estado y Barrick Gold son muy estrechas y aceitadas, prácticamente conforman una U.T.E.(Unión Transitoria de Empresas con fines comerciales), porque sólo así se puede explicar cómo es que esta corporación envenena los ríos de San Juan y termina completamente exonerada de cualquier tipo de culpa y cargo. Esto es así porque hay una política de estado, o sea, una decisión de las más altas esferas del poder político-empresarial de turno y una bajada de línea presidencial, para que esa estrechez y aceitamiento pueda existir, funcionar y mantenerse en el tiempo. Bajo ese contexto, la lógica del sistema y de sus brazos ejecutores (llamados “empresas” e “instituciones democráticas”) actuaron de la manera más previsible que podían hacerlo: barrick Gold le buchoneó al Juez de Jáchal, Pablo Oritja, que estaban invadiendo su “propiedad privada” y el juez, que ya había exculpado a la corporación del delito de contaminación, actuó en consecuencia, mandando a la policía de Gioja a efectuar una razzia.

Evidentemente, mi sentido del olfato no estaban equivocado: el tufillo a represión inminente es tan fétido y repugnante como el de los negocios espúreos del poder de turno, se siente a la legua y no hay aromatizante de ambientes que lo neutralice, porque el extractivismo (megaminería, fracking, uranio, agrotóxicos, transgénicos, deforestación, papeleras, etc.) sólo puede imponerse y llevarse a cabo con las herramientas de la violencia, la mentira y el control social, impartidos por el Estado: botas y gorras para todas y todos; y porque este gobierno, como buen garante de las corporaciones saqueadoreas, ha sido siempre represor, incluso ha matado y ha hecho desaparecer personas.

Quiero expresar mi más sincero repudio al gobierno en todos sus estamentos y a todas las corporaciones que pretenden apropiarse del territorio y los bienes comunes, a los políticos argentinos y a los empresarios asociados que elaboran e implementan las políticas de despojo e entrega irrestricta en Argentina, y muy especialmente a los lobbystas locales de la megaminería hidrotóxica y demás formas de saqueo y contaminación.



EN FIN...

El tratamiento del tema del derrame de cianuro provocado por Barrick Gold en la mina Veladero, en los medios corporativos también deja bastante que desear: Días posteriores al derrame hemos visto de todo, hasta un insólito editorial en el Diario La Nación, que más pareciera ser un escrito de un asambleísta, que de quien permanentemente recibe pauta de estas corporaciones. Hubo un bombardeo constante de noticias contradictorias que no apuntan a las verdaderas causas y consecuencias de este hecho lamentable, técnica de manual que no tiene otro objetivo que confundir y saturar a la opinión pública, para que el tema después se borre por completo de las noticas y se olvide rápidamente.
Así las cosas, en virtud del virtual abandono de personas practicado desde los poderes del Estado hacia sus habitantes, a la gente no le queda otra que organizarse: ante la determinación de no proveer más de agua a la gente de las poblaciones afectadas, se están realizando campañas en todo el país para recolectar y enviar agua envasada y ante la suma de oídos sordos del poder público y privado, están marchando todos los días en Jáchal y en San Juan, exigiendo que se proceda definitivamente al CIERRE; REMEDIACIÓN Y PROHIBICIÓN de todas las explotaciones megamineras.
Han pasado casi dos meses del derrame de más de 5 millones de litros de cianuro provocado por Barrick Gold en Veladero, está demostrado en la justicia que los ríos de San Juan fueron envenenados, está demostrado en la justicia que el derrame ocurrió porque la corporación quiso producir más aumentando los niveles de riesgo. Aún así, la explotación sigue funcionando y para colmo con los mismos niveles de riesgo (o aún mayores) de cuando se produjo el derrame, con lo cual nada descarta de que algo similar o peor pueda volver a ocurrir.

Fuente: http://federico-soria.blogspot.com/2015/

 

En consecuencia, la justificación de los extractivismos como progreso, trabajo y reducción de la pobreza resulta en contradicción con la realidad profunda y no aparente de ese desarrollo capitalista destructivo. Además, sus "zonas de sacrificio" se están ampliando y multiplicando.

 

"El litio se transformó en la nueva obsesión minera y es elogiado por todo el arco político, académicos y periodistas. En enero tomó aún más fuerza el rechazo del Pueblo Kolla en Jujuy a una minera, pero también hay casos de asambleas socioambientales en Catamarca, San Luis y Córdoba. Promesas de 'progreso' y sacrificio de territorios. La situación en Bolivia y Chile". Veamos que cualquier megaminería aun cuando no sea a cielo abierto ataca, destruye las condiciones de vida y de trabajo. Al mismo tiempo, descubramos al pensamiento complejo y no lineal que va más allá de un simple ¡No! a la megaminería.

 

 

Litio para hoy, hambre para mañana

1 de abril de 2019

Por Darío Aranda

lavaca.org

 

Primero fue el oro. También la plata y el estaño. Y más tarde el caucho. La madera, el petróleo y, más reciente, los transgénicos. Desde hace una década tomó fuerza un nuevo objeto de deseo, codicia y saqueo: el litio. "Recurso natural" llaman empresas y políticos. "Recurso estratégico" los académicos progresistas que llaman a "exprimirlo". Pueblos indígenas resumieron "litio para hoy, hambre para mañana".


¿Oro blanco? El litio es un mineral esencial para las baterías de autos eléctricos, computadoras y teléfonos. Ascendió en uso y precio en las últimas décadas. Las empresas tecnológicas y automotrices son sus principales demandantes. Y las mineras las encargadas de la explotación.


A diferencia de la megaminería de oro, plata y plomo, no requiere de enormes agujeros en las montañas (los conocidos "open pit") y gigantescos dique de colas (basureros mineros de hasta cientos de metros de profundidad y decenas de hectáreas de superficie), pero tiene el común el uso de enormes cantidades de agua y sustancias químicas contaminantes.

Otro punto en común: el mercado está dominado por grandes multinacionales de primer mundo y la explotación, se realiza en su mayoría en países periféricos, dependientes.

El comienzo de la minería de litio a gran escala en Argentina fue en 1998, con el proyecto minero de litio Fénix, en el Salar del Hombre Muerto, Antofagasta de la Sierra (Catamarca), en manos de la multinacional FMC Lithium.

A partir de fines de la década del 2000 comenzó una nueva etapa, con mayor llegada de empresas internacionales y políticas activas del kirchnerismo (y los gobiernos provinciales). La publicidad corporativa, y los gobiernos, llaman "triángulo del litio" a la región de la puna de Argentina, Chile y Bolivia, que reuniría más del 80 por ciento del litio del mundo.

Jujuy cuenta con dos proyectos en explotación, ambos iniciados en 2014. Olaroz, a nombre de Sales de Jujuy, una sociedad entre la empresa Jujuy Energía y Minería Sociedad del Estado (Jemse) y las multinacionales Orocobre (Australia) y Toyota (Japón). Y el proyecto Cauchari, en manos de Minera Exar (de la canadiense Lithium Americas Corp, parte de sus acciones pertenecen a la automotriz Mitsubishi). Ambas están en Susques, 200 kilómetros al noroeste de San Salvador de Jujuy.

Aunque es zona de comunidades indígenas, nunca se realizó el proceso de consulta libre, previa e informada que establecen las leyes sobre derechos indígenas.


Ambos gobernadores (Eduardo Fellner, PJ-FPV, como el actual Gerardo Morales, UCR-Cambiemos) fueron (y son) los mejores lobistas de las mineras y de la explotación de litio en particular.

Mauricio Macri lo promociona de forma retirada. En agosto de 2018, desde Purmamarca, afirmó que la provincia será "líder" en la producción de litio y prometió: “Jujuy se va a transformar en potencia mundial”. El 1 de marzo pasado, en su discurso en el Congreso Nacional, celebró: "El mundo habla del litio y tenemos Catamarca, Salta y Jujuy enormes reservas".

Pueblo Kolla

Uno de los lugares donde se encuentra el litio es en los salares, esas extensas planicies blancas que suelen ser también espacio de turistas.

Desde hace diez años, los gobiernos de Jujuy y Salta ofrecen en todas las ferias mineras a la región de Salinas Grandes, lugar de trabajo, historia, cultura y vida de los pueblos indígenas. Y, también desde hace diez, comenzó la organización y lucha de los pueblos originarios para rechazar la actividad.


Un logro histórico fue la conformación de la Mesa de Pueblos Originarios de la Cuenca de Guayatayoc y Salinas Grandes, integrada por decenas de comunidades. Exigen se respete la Constitución Nacional, el Convenio 169 de la OIT y la Declaración de las Naciones Unidas (ONU) sobre Pueblos Indígenas: para cualquier actividad que pudiera afectarlos debe existir el consentimiento libre, previo e informado de los pueblos originarios.

Recurrieron a la Corte Suprema de Justicia de la Nación para que se cumplan los derechos indígenas. Pero el máximo tribunal dio la espalda a las comunidades y envió la causa a los tribunales provinciales. La causa tramita en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El asedio de las mineras tuvo una escalada con el gobernador Gerardo Morales. El 4 de enero informó la licitación pública minera de áreas de Salinas Grandes, Laguna de Guayatayoc y Salar de Jama, 35.000 hectáreas. "Se busca incrementar la producción de litio en la provincia”, explicó Carlos Oehler, presidente de la empresa estatal Jujuy Energía y Minería (Jemse). Y advirtió: “Tener hecha una evaluación sobre los yacimientos permitirá saber efectivamente si pueden transformarse en áreas productoras. De concretarse, posicionaría a esta provincia en un lugar privilegiado a nivel nacional”.

En los pliegos de licitación, que violan los derechos indígenas por no haber respetado la legislación nacional e internacional, figuran artículos que se burlan de los afectados: "“Jujuy exige una relación altamente respetuosa con las comunidades originarias, y las empresas deben tener la predisposición de integrarlos en el proyecto desde el inicio”.


Organización y acción directa

Las comunidad indígenas de Jujuy se enteraron por los medios de comunicación de la nueva avanzada minera. Muchas de ellas nucleadas en la organización Mesa de Salinas Grandes y Laguna de Guayatayoc. Reunidas en asamblea, ratificaron el rechazo a la minería y exigieron el respeto a los derechos indígenas.

A inicios de febrero, el Pueblo Kolla se movilizó en los ingresos a las Salinas Grandes, se mantuvieron en asamblea permanente y realizaron cortes informativos en la ruta nacional 52. Llegaron hasta el área donde exploraba la empresa Ekekos S.A.-AIS Resources Liimited. Lograron que los operarios de la minera se retiren del lugar y la compañía paralice sus actividades.

"Logro histórico del Pueblo Kolla. Que sepa el gobierno de Gerardo Morales que vamos a impedir cualquier otro proyecto de megaminería y/o de litio en la Cuenca de Salinas Grandes, que es territorio sagrado de los pueblos originarios", alertaron las comunidades en un comunicado del 8 de febrero.


Denunciaron que el gobierno provincial manipula el derecho a la consulta, presiona a referentes indígenas y propone "mesas chicas" para "convencer" dirigentes indígenas y lograr el visto bueno de la minería.

El comunicado finalizó: "La vida y el agua valen más que el litio".

San Luis y Córdoba

Las asambleas y organizaciones sociales de San Luis lograron en 2008 una ley que que prohíbe el uso de sustancias tóxicas en minería. Sin embargo, en 2011 y 2015 hubo intentos de empresas de radicarse y, paso posterior, modificar la ley. Es lo mismo que sucedió este verano, cuando desde la Red Ambiental y Social (que reúne a varias organizaciones de la provincia) se enteraron que las mineras Latin Resources (Canadá) y Dark Horse Resources (Australia) están presentes en San Luis.

Cecilia Sustersic, de la Red Ambiental y Social, precisó que la minera canadiense publicita que cuenta con 120.000 hectáreas en la provincia. Recordó que San Luis es una provincia semiárida, con ecosistemas muy frágiles y las mineras utilizan enormes cantidades de agua. "Las mineras ponen en riesgo la vida misma. No vamos a permitirles a estas empresas que vengan a llevarse un mineral estratégico que es para alimentar el consumo mundial que nos lleva al abismo como humanidad", afirmó Sustersic.

Durante enero realizaron encuentros, movilizaciones y cortes de ruta informativos en rechazo a la actividad.

En la localidad de Las Tapias, en Córdoba, los vecinos se enteraron por casualidad (nunca un Gobierno que informe a la población) de la presencia de la minera Dark Horse, para explorar en busca de litio. La provincia, que acumula luchas contra la megaminería (en 2008 lograron una ley que la prohíbe), contra las fumigaciones y en defensa del monte nativo, de inmediato comenzó a movilizarse impulsada por el Foro Ambiental de Traslasierra.

Asambleas, marchas, jornadas informativas y cuestionamientos a los funcionarios que abren la puerta a las mineras a espaldas a la población. Lograron que el Concejo Deliberante de Las Tapias apruebe una ordenanza que prohíbe la minería. Primer triunfo. Pero no se quedaron con eso. "Es un un gran avance, pero no es suficiente", explicó Marc Bohl, del Foro Ambiental, que señaló la posibilidad de que el Intendente (actual o por venir) vete la ordenanza o que el gobierno provincial o el Poder Judicial den luz verde a la minería.

Continúan con la campaña informativa y recolección de firmas para interpelar al gobernador Juan Schiaretti y a la Legislatura provincial. Exigen que se cierren los expedientes de la empresa, que la ley explicite que prohíbe toda minería metalífera y que se retire la empresa.
 

"Exprimir el recurso"

Existen intelectuales e investigadores que apoyan el modelo extractivo y no reparan, minimizan o no les importan, sus consecuencias. El modelo sojero cuenta con Ráquel Chan, investigadora del Conicet y de la Universidad Nacional del Litoral que impulsa una variedad de soja resistente a la sequía y con uso del peligroso agrotóxico glufosinato de amonio.

En la explotación de litio tuvieron amplios espacios periodísticos Victoria Flexer (química que impulsa el desarrollo de litio financiada por YPF, el gobierno de Jujuy y el Conicet) y Ernesto Calvo (de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA y Conicet), que difunde una técnica de extracción que sería menos perjudicial al ambiente.

También existen casos más solapados, y peligrosos, con un discurso de "desarrollo nacional", desde el progresismo y la izquierda. Uno de ellos es el llamado "Grupo de estudios en geopolítica y bienes naturales", integrado por Bruno Fornillo, Florencia Puente, Ariel Slipak, Julián Zícari, Melisa Argento, Gustavo Romeo, Santiago Urrutia Reveco, Martina Gamba y Elaine Santos.

Tienen diálogo con académicos críticos, algunos de ellos visitan las comunidades en lucha y hasta se presentan como "militantes" o "compañeros" de las asambleas socioambientales. Se consideran a si mismos, dentro del mundillo académico, la "izquierda" del tema litio.


Publicaron en 2015 el libro "Geopolítica del litio", como parte de la "Colección Chico Mendes" de la Editorial El Colectivo. "Es innegable que no se puede perder la oportunidad que se nos presenta: lograr exprimir hasta sus últimas consecuencias un bien natural (el litio) que es central para la sociedad del posdesarrollo que viene", afirma en la página 87 Bruno Fornillo, coordinador del libro y referente del grupo.

Fornillo, porteño que suele presentarse como "doctor en ciencias sociales por la UBA y en geopolítica por la Universidad de París", es también historiador, pero no vincula el saqueo de recursos naturales (lo llama "bienes comunes") con la dependencia de cinco siglos de América. En su artículo, "del salar a la batería" insiste una y otra vez en lo importancia del litio y plantea la ilusión de "fabricar baterías" como camino al desarrollo de la Argentina.

"No hay dudas de que los beneficios que podrían cosecharse de la posibilidad de fabricar baterías de litio en la Argentina son múltiples", promete Fornillo. Reivindica el "desarrollo" de Ernesto Calvo para "extraer el litio con una muy baja utilización de agua". En dos apartados de su libro Fornillo refiere al debate necesario de todos los "actores involucrados", pero nunca incluye a los pueblos indígenas, que viven en los territorios que el académico propone "exprimir".

En su artículo no aparecen las palabras "indígenas" ni "pueblos originarios". Sí señala que el litio, y las baterías, posibilitarían "una transición energética verde y limpia".


Ariel Slipak es uno de los coautores. También porteño, licenciado en economía, becario del Conicet, pero avisa que se siente más cómodo como se identifica en su cuenta de Twitter: militante de la organización social Marabunta y secretario gremial de la Asociación Gremial Docente (AGD-UBA).
 

El 21 de septiembre de 2018 participó de la charla "¿Boom del litio? Realidad y debates regionales en Argentina, Bolivia y Chile”, en Buenos Aires. Florencia Puente, del mismo grupo de académicos y también parte de la Fundación Rosa Luxemburgo, facilitó el audio de la charla pública. Slipak consideró que la falta de recursos económicos lleva a las provincias, y también a las universidades, a buscar dinero del sector privado. Mirada que minimiza las responsabilidades extractivas de gobiernos y universidades.

"Desde políticas neodesarrollistas se plantea que se absorba renta y con eso se hagan políticas sociales. No somos inteligentes ni para eso", lamentó Slipak, y señaló a Chile, que de la mano de "los Chicago boys", tiene una "muy importante" apropiación de renta por parte del Estado. Sobre todo, señaló como ejemplo a seguir "el modelo boliviano", donde, dijo, se estatizó "el recurso y se intervino en toda la cadena de valor".

Afirmó que existe fiscalización para que sea "menos contaminante" y también reivindicó al científico de la UBA y el Conicet, Ernesto Calvo, para poder explotar litio y que "sea menos contaminante".

Slipak también compartió una entrevista en Radio Con Vos con el gerente de Toyota, Eduardo Kronberg. En un diálogo muy ameno, destacaron la importancia del litio y hubo escasos cuestionamientos al rol de las multinacionales. Volvió a insistir con seguir el (supuesto) camino de Bolivia: "(Se requiere) Un modelo estatal con participación popular".


Políticos y empresas suelen disparar contra asambleas socioambientales por decir "no" al extractivismo. Y de forma despectiva suelen llamarlos "fundamentalistas". Slipak se hizo eco de ese término y tomó postura: "No estoy diciendo 'litio no' de manera fundamentalista".

En Salinas Grandes no conocían del tenor de los escritos de Fornillo y Slipak. Pero no les sorprendió el discurso pro-explotación. Están acostumbrados a los académicos extractivos y de doble discurso.

Clemente Flores, dirigente del Pueblo Kolla en lucha contra las mineras de litio, fue tajante: "Slipak nunca vino a las Salinas. Fornillo solo una vez, hace años. Ya les dijimos que no queremos mineras pero insisten. Los académicos que dicen que se puede extraer litio que sepan que eso mata a las comunidades".


Falacias y discurso colonial

Horacio Machado Aráoz forma parte del muy reducido grupo de académicos que vive en los territorios afectados por el extractivismo (Catamarca), camina junto a las asambleas socioambientales (forma parte del Colectivo Sumak Kawsay) y no teoriza desde escritorios de la ciudad. Investigador del Conicet, en su tesis doctoral "Naturaleza mineral. Una ecología política del colonialismo moderno", analizó los peligros y riesgos de la minería.

Explica que hay una "fiebre del litio", como en su momento fue del oro, que tiene como motor "un discurso colonial-desarrollista" que promete mejoras a partir de la explotación de recursos naturales. "La minería de litio se enmarca dentro de la misma matriz neoliberal de los '90, que en nuestra provincia tiene como referencia a Minera Alumbrera en explotación de cobre y oro, y que comprarte rasgos coloniales y de rapiña que es propio de la fase noeliberal extractiva", afirma Machado Áraoz.
 

Y alerta sobre rasgos aún más graves, sobre todo por el discurso ambiental que impulsa la explotación del litio, de "transición energética" y de supuesta industrialización local. Afirma que "hay toda una lectura reduccionista y sesgada" de quienes dicen que el único problema es el cambio climático, que se va a resolver con una "transición energética" cambiando la matriz de hidrocarburos por energías limpias y renovables, donde estaría el litio. "Esos discursos son sumamente peligrosos porque contienen falacias montados sobre un elemento indiscutible que es el calentamiento global y la quema de hidrocarburos".

Horacio Machado cuestiona que esos académicos y organizaciones pro-litio no aborden la insustentabilidad e injusticia energética estructural del modelo, y que tampoco cuestionan el nivel de consumo de los países centrales, elemento central de la crisis climática. "Es una simplificación y una falacia plantear que se puede dejar todo igual y que con la extracciones del litio se avanza en una transición de una matriz energética que deje de quemar combustibles fósiles y pasar a energías supuestamente verdes", remarca.

Alerta que detrás de un discurso ecologista de "transición energética" lo que se hace es profundizar viejas posiciones de dependencia respecto de los países más poderosos e industrializados. "Con el 'boom' del litio nosotros estamos poniendo los territorios que subsidian la transición energética de otras sociedades", explica.

También llamó "falacia" y "ficción industrialista" creer que, a diferencia del cobre o el oro, el litio se puede industrializar en los países donde se extrae y transformar en batería. Recordó que hay un control oligopólico de empresas transnacionales que impide que los países de la región cumplan esa función. Sumado a la histórica y conocida "división internacional del trabajo", con países dependientes-subordinados (proveedores de materias primas) y países desarrollados que industrializan y agregan valor.

Para seguir leyendo el artículo:

https://www.lavaca.org/mu133/el-litio-debates-casos-y-luchas/

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=254272

 

Litio: "Mientras en la Argentina avanzan más de 40 proyectos para la extracción de este material, desde la UBA buscan generar más información para saber cómo se verían afectadas las poblaciones locales y el agua. A pesar del avance de proyectos de extracción de litio en la Argentina, muchas discusiones no se saldaron. ¿Qué rol cumplirá este mineral en el desarrollo nacional? ¿Qué costos ambientales y sociales conlleva esta explotación?". 

 

 

Litio: ¿Cuál es el impacto social y ambiental

de las explotaciones?

14 de febrero de 2018

Por Juan Manuel Repetto

(SLT-FAUBA) La Argentina cuenta con una de las principales reservas mundiales de litio, un elemento clave para la fabricación de baterías. Actualmente existen más de 40 proyectos en diferentes etapas de desarrollo, que generan grandes expectativas en las provincias de Salta, Jujuy y Catamarca. Pero aún quedan muchos debates por resolver, vinculados con el rol exportador o industrial que va a asumir el país, así como con los impactos ambientales y sociales derivados de esta explotación, que podrían generar escasez y contaminación del agua.

Marchegiani afirmó que no hay estudios completos acerca de los impactos sociales y ambientales de la explotación de litio. Foto: FARN

La abogada Pía Marchegiani, docente de la Facultad de Derecho de la UBA y directora del área de Política Ambiental en la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), se refirió a estos temas durante una jornada organizada por la cátedra de Economía Agraria de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA). Allí se debatió sobre las disputas económicas, sociales, políticas y culturales en torno del ambiente, la energía y los recursos naturales.

Los medios de comunicación destacan las oportunidades que se presentan para la Argentina a partir de la extracción y la exportación del litio, así como de la producción de baterías para artículos electrónicos o movilidad eléctrica. Llegaron a referirse a nuestro país como la Arabia Saudita del litio

¿La idea es posicionarnos como exportadores o generar algún tipo de valor agregado mediante la producción de baterías acá?”, se preguntó.Al respecto, sostuvo que si bien existe un interés en fabricar baterías en el país, sería necesario definir cómo se va a llevar adelante ese objetivo. “En el caso de Bolivia, el Gobierno buscó centralizar en el Estado la posibilidad de hacer baterías de celulares y hoy está en condiciones de avanzar en una etapa piloto. Nuestro país aún parece más abierto a los capitales extranjeros que llegan a extraer el litio”, dijo, y destacó la importancia de contemplar los impactos sociales y ambientales que hoy no están siendo suficientemente evaluados.

Impacto ambiental

Marchegiani recordó que en los salares de la Puna viven ancestralmente distintas comunidades de pueblos originarios dedicados a la agricultura y la ganadería en ecosistemas frágiles donde el agua es escasa. Su principal amenaza es perder ese recurso.

“La llegada de empresas que empiezan a competir por el agua genera una gran preocupación sobre cómo van a seguir con sus modos de vida tradicionales”, dijo. Asimismo, detalló que en la actualidad hay dos proyectos en producción y en extracción en Catamarca y Jujuy, y que existen muchos más por llegar. Según informes del Ministerio de Energía y Minería de la Nación, en Catamarca, Salta y Jujuy hay al menos 42 proyectos en distintas etapas de ejecución, pertenecientes a capitales de EE.UU., Canadá, Australia, China y Chile, entre otros países.

“Un punto a destacar es que los salares tienen sistemas de agua de salmuera, pero también poseen agua dulce. Lo importante de esta extracción es que no se rompan los equilibrios entre ambos sistemas hídricos, ya que eso podría generar la salinización del agua”.

En algunos salares se está planeando realizar tres o cuatro proyectos en el mismo lugar, con distintos usos del agua, sin saber cómo funcionan esos ecosistemas. No existe suficiente información de base disponible para evaluar los impactos de los proyectos y, sobre todo, de la combinación que pueda resultar de ellos”, alertó.

Marchegiani también subrayó el hecho de que cada salar posee características particulares y los impactos pueden variar según las condiciones geológicas y climáticas de cada uno. “Es fundamental convocar a la comunidad científica para que analice seriamente estos temas”.

“Las empresas generan la información para los estudios de impacto ambiental, pero sólo en un área de influencia definida por su propio proyecto. No están obligadas a hacer los estudios que contemplen la cuenca hídrica en su totalidad, que es mucho más grande que el área específica asignada al proyecto”, advirtió.

En este sentido, la abogada resaltó que esta información puede no ser imparcial. “El organismo que controla el proceso de evaluación de impacto ambiental no debería ser la misma autoridad que promueve ese desarrollo minero. Esa información debería ser generada por el Estado y estar en su poder”, afirmó.

Discusión social

“Muchas comunidades se oponen a estos proyectos mineros de explotación de litio porque están preocupadas por el agua. Demandan ser consultadas, pero cuesta que las autoridades las reconozcan como actores involucrados, pese a que son los dueños ancestrales del territorio”, dijo Marchegiani.

“Los funcionarios que están a cargo promueven el desarrollo minero y no conocen cómo viven las comunidades. Hay un choque cultural, de entendimientos y de perspectivas que una consulta previa debería poder articular para que el proceso de evaluación no sea una mera formalidad con una lógica estatal, administrativa y burocrática. Además, estos procesos deberían respetar las decisiones de las comunidades que no desean poner en riesgo sus formas de vida y rechazan la extracción en sus territorios”, añadió.

“Como sociedad, tanto en la Argentina y como en toda la región tendríamos que decidir qué queremos en relación al litio. Podríamos mirar los ejemplos que tenemos en el continente. El caso de Bolivia es muy interesante en términos de desarrollo tecnológico, pero habría que analizar qué sucedió en lo social. Chile, posicionado como el principal productor y exportador de carbonato de litio, empezó la explotación hace unos 20 años y ahora, después de tanto tiempo, están revisando los impactos en el ambiente”, finalizó.

Fuente: http://sobrelatierra.agro.uba.ar/litio-cual-es-el-impacto-social-y-ambiental-de-las-explotaciones/

 

 

 

Litio industrializado por nuestros países no es erradicación del extractivismo, al contrario lo expande,  que destruye los equilibrios ecológicos y las condiciones de vida y de trabajo. Arrasa a los territorios o sea comunidades, culturas, economías y biodiversidades de esas "zonas de sacrificio" para la apropiación monopólica de un determinado elemento del ecosistema local en gran escala.

 

El único país que discursea sobre estar agregando valor al litio es Bolivia. Pero atendamos:

 

 

En 11 largos años, sólo hay una planta industrial

Las interrogantes que deja

el gerente del proyecto del litio boliviano.

28 de marzo de 2019

Lo tangible es que sólo una planta industrial (no de litio sino de potasio, por cierto) fue construida después de casi 11 años de iniciado el pomposo proyecto de industrialización del litio que con más errores que pruebas dejó una deuda impagable de YLB con el BCB y muy pocas lecciones técnicas aprendidas. A continuación, comparto con mis lectores la transcripción de la última parte de la entrevista que el periodista Pedro Saúl Gemio de ERBOL hiciera al final del informativo de medio día del lunes pasado de dicha casa radial a Juan Carlos Montenegro, gerente ejecutivo de Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB). Cada pregunta y respuesta son seguidas de comentarios míos.  La entrevista empieza con un comentario relativamente largo de Pedro Saúl, mientras espera retomar la comunicación con el representante de YLB.   

Juan Carlos Zuleta Calderón *

Entrevista de Erbol a gerente ejecutivo de YLB – Algunos comentarios

Pedro Saúl Gemio (ERBOL): La planta de potasio que es ya parte del proceso del litio que se sigue allá en la planta del salar para convertirse en fertilizante o abono, si usted quiere. Este cloruro de potasio, que ya es un fertilizante, le hemos vendido a Chile, sí, evidentemente, dice Don Juan Carlos Montenegro. ¿Cantidad?  Hasta el momento aproximadamente 3.000 toneladas a un precio promedio de $us. 250 la tonelada. Al que más le hemos vendido, dice don Juan Carlos Montenegro, es a Brasil. Le hemos vendido 10.000 toneladas de cloruro de potasio a Brasil. Imagínense, la demanda que tiene Brasil anualmente de este fertilizante es de 4 millones de toneladas anual. Juan Carlos Montenegro dice que la demanda que tiene la región a nivel de los países que nos rodean de este fertilizante está alrededor de las 6 mil toneladas al año. O sea que el mercado está casi garantizado, la cuestión es apurar los tiempos, mejorar los volúmenes de producción y abastecerse, esperando, obviamente, también superar  las condiciones logísticas…

Comentario de Juan Carlos Zuleta: En torno a este primer punto, quisiera hacer las siguientes observaciones:

1) Pedro Saúl menciona el dato de una venta de 3 mil toneladas a Chile. Al respecto, conviene aclarar que este país produce, desde hace más de 10 años,  mucho más que un millón de toneladas de cloruro de potasio al año, por lo que resulta bastante difícil de creer que YLB haya encontrado algún comprador en el vecino país, si se tiene en cuenta que el producto chileno es de inmejorable calidad y posiblemente llega a costar menos que el producto boliviano por el tema del costo de transporte.

2) El mencionado periodista dice también que la demanda regional de este fertilizante es de 6 mil toneladas al año, por lo que la demanda estaría casi garantizada. En principio, Pedro Saúl comete un error involuntario, pues no se trata de 6 mil sino de 6 millones de toneladas al año que sería lo que constituye la demanda de los países vecinos. Adicionalmente, tendría que estar también un poco mejor informado con relación al mercado antes de aceptar sin más ni por qué que éste estaría casi garantizado. Por una parte, como ya expliqué anteriormente, Chile ya produce más de un millón de toneladas del compuesto al año, producción que en los próximos 3-5 años podría llegar a cuadruplicarse debido a los dos proyectos de expansión de producción de carbonato de litio aprobados por las autoridades chilenas el año pasado. Por otra, la introducción de otros tres millones de toneladas al mercado podría conducir a una baja del precio que Chile estaría en condiciones de asumir sin ningún problema, pero que podría poner en serios apuros al proyecto boliviano. Hay que tener en cuenta que al momento el mercado del cloruro de potasio se encuentra saturado y que un incremento de producción como la que proyecta Chile tendría efectos muy negativos en el precio. La situación se podría complicar aún más, si se tiene en cuenta la nueva producción argentina de alrededor de un millón de toneladas de cloruro de potasio que ingresaría al mercado hasta 2025.

3) Esto nos dirige al tema logístico relacionado con el Brasil que Pedro Saúl considera al final de su comentario y que no alcancé a grabar, aunque sí alcancé a escuchar. Sobre este punto, sostiene que según el gerente ejecutivo de YLB, de alguna forma, la exportación masiva de cloruro de potasio al Brasil requeriría la construcción de una ferrovía al coloso del Amazonas. Mi primera reacción a este punto fue que todo esto se parecería mucho al proyecto de úrea y amoniaco que, al igual que el de potasio dependería de la demanda del Brasil, sólo que a diferencia de este último proyecto, en el caso del litio y el potasio, el país no tenía opción respecto a la ubicación de la planta. La pregunta que Pedro Saúl tendría que haber formulado aquí era: ¿Y, por qué no se pensó antes en este tema?  En fin, hay otros puntos que  Pedro Saúl podía haber considerado como es el hecho de que así como se presentan las cosas, el proyecto de cloruro de potasio estaría condenado a convertirse en un elefante blanco más, tal como sugerí hace ya varios meses en un artículo publicado por el Suplemento Ideas de Página Siete.

Pero, vayamos a la entrevista.

Pedro Saúl Gemio (ERBOL): Hemos retomado la comunicación para esta última consulta con Juan Carlos Montenegro, gerente ejecutivo de Yacimientos de Litio Bolivianos. Don Juan Carlos, le hacía la pregunta. Estas 14 plantas para la industrialización del litio que ha anunciado ayer el presidente. ¿Usted puede darnos de manera resumida en qué consiste este proyecto y los tiempos que se están manejando? Lo escuchamos, don Juan Carlos.

Juan Carlos Montenegro (YLB): Mire, tenemos una que ya está en funcionamiento que es la planta industrial de cloruro de potasio. Tenemos una segunda planta que ya está en proceso de construcción que es nuestra planta industrial de  carbonato de litio. Ambas plantas, enteramente de propiedad del Estado boliviano. En el marco de la asociación con la empresa alemana ACI Systems, está prevista la construcción de otras dos plantas en el Salar de Uyuni. Una planta de hidróxido de litio y una planta de hidróxido de magnesio. Con estas cuatro plantas que estamos hablando del salar de Uyuni.  También hemos avanzado en la conformación de una asociación para llevar adelante la industrialización del salar de Coipasa, que se encuentra en el departamento de Oruro y el salar de Pastos Grandes que, bueno, también se encuentra en Potosí. En el Salar de Coipasa, ahí tenemos planificadas, igual varias plantas, una de ellas de sulfato de potasio, otra de hidróxido de litio, de ácido bórico, de bromuro de sodio, bromuro de potasio, y bueno, en el salar de Pastos Grandes, igual, hay otras plantas que están proyectadas que tienen que ver con sales de litio, principalmente, carbonato de litio, cloruro de litio, pero también litio metálico. Este conjunto de proyectos en este momento, pues, como le digo, son dos que están ejecución. Los otros están en etapa de estudio de factibilidad. Esa es la proyección que tenemos para los próximos 3 a 5 años y que significarán estas 14 plantas que van a ser el núcleo de la cadena de industrialización del litio boliviano. Pero, como también lo decía nuestro presidente el día de ayer, el funcionamiento de estas 14 plantas industriales requiere también del abastecimiento de insumos, insumos que son posibles de producirlos en nuestro país. Hablemos, por ejemplo, del carbonato de sodio, el hidróxido de sodio, ácido clorhídrico, cal de elevada pureza, en fin, hay varios insumos que son posibles de producirlos en nuestro país. Y ese conjunto de plantas complementarias a este núcleo de industrialización representa una cantidad incluso mayor. Entonces, realmente, lo que hemos iniciado y lo que tenemos en perspectiva para los próximos años, incluso proyectándonos hasta el año 2030 son aproximadamente 40 plantas industriales vinculadas a la cadena de industrialización del litio. Esa es la perspectiva que tenemos y eso – yo creo – es lo importante que deberían destacar los medios de comunicación para ir conociendo a detalle cuál es ese proyecto y cómo estamos avanzando y cuáles son los proyectos a corto, a mediano y a largo plazo.

Comentario de Juan Carlos Zuleta: Cual mago en una actuación improvisada, el gerente ejecutivo de YLB habría sacado de su ancho sombrero un total de 12 proyectos. Sin embargo, se olvidó de dos. En realidad, da lo mismo que así hubiera sido. Lo tangible es que sólo una planta industrial (no de litio sino de potasio, por cierto) fue construida después de casi 11 años de iniciado el pomposo proyecto de industrialización del litio que con más errores que pruebas dejó una deuda impagable de YLB con el Banco Central de Bolivia y muy pocas lecciones técnicas aprendidas. Si bien el responsable de YLB también dijo que la segunda planta industrial se encontraba en proceso de construcción, se olvidó de decir que también importaba poco. ¿Por qué? Pues, porque sólo producirá 15.000 toneladas de carbonato de litio al año que representan apenas el 3.3% de las más de 450.000 toneladas de carbonato de litio equivalente que, según el Servicio Geológico de Estados Unidos, se habrían producido en el mundo en 2018. Tampoco se atrevió a decir que según el acuerdo con ACI Systems de Alemania incluso esta magra producción podría estar comprometida en caso de que por alguna razón YLB no pudiera cumplir su promesa de entregar a los alemanes los 1.8 millones de salmuera residual con una ley de litio de entre 0.42 y 0.45%. Pero, nada de lo anterior se compara con el olvido mayor del mandamás de YLB: La industrialización del litio.

En efecto, no mencionó palabra alguna sobre la generación de valor agregado a través de la transformación del litio en bienes diferentes. A medida que sacaba los proyectos de su sombrero, fue obnubilando al periodista de ERBOL para dejarlo al final envuelto en un manto de desinformación total. Estoy casi seguro de que Pedro Saúl ni se dio cuenta de que a lo largo de esos más de once minutos que duró la entrevista sobre la industrialización de litio, sólo habían conversado del procesamiento del litio, el primer eslabón de la cadena de valor del litio, pero no de la industrialización del metal más liviano de la Tierra, porque nada garantiza que,  aun cuando en el mejor de los escenarios posibles de que las 12 más 2 plantas industriales finalmente se ejecuten, el país avance con paso firme hacia la transformación efectiva del litio, por ejemplo, en cátodos y finalmente en baterías de litio en Bolivia. 

Por lo demás, el libreto entregado al presidente para que oficie de vendedor de ilusiones en los medios de comunicación del Estado este domingo hablando de las 41 plantas industriales que se pretende construir hasta 2030 no hace otra cosa que reiterar lo que ya se sabía: Que para procesar el litio se requieren insumos que el país podría producir. ¿O sea que después de más de una década los responsables del proyecto del litio recién se dieron cuenta de que esos insumos se debían producir en Bolivia y que para eso se necesitaban las 27 plantas industriales de las que el presidente fue a hablar el domingo a los medios de comunicación estatales, posiblemente, sin entender ni papa lo que estaba diciendo? Quizás hubiera sido bueno que antes de entrevistar al representante de YLB, el periodista de ERBOL hubiera leído la transcripción de mi presentación sobre cómo la industrialización del litio podría contribuir a cambiar el patrón de desarrollo en el país en la conferencia titulada “Madre Tierra: La Agenda Abandonada – Causas y Consecuencias, organizada por la Fundación Tierra y celebrada del 6 al 7 de noviembre de 2018, cuya Memoria se encuentra disponible en el sitio web de esa prestigiosa organización sin fines de lucro (Véase: http://www.ftierra.org/index.php?option=com_mtree&task=att_download&link_id=181&cf_id=77).

Pedro Saúl Gemio (ERBOL): Don Juan Carlos, sí, consideramos también, le reitero que todo lo que tenga que ver con esta industrialización de nuestros recursos y  nuestra llegada a los mercados, nos parece que, como bolivianos, hay que impulsar eso, ni duda cabe. Don Juan Carlos, el acompañamiento de factores logísticos, como usted decía, el tema mercados y estar siempre con el otro ojo abierto a la competencia que no pueda cubrir el mercado y lleguemos tarde a estos abastecimientos. Eso también está dimensionado. ¿Ahí no tenemos que preocuparnos o es un trabajo también contra el tiempo? ¿Tenemos que acelerar para llegar y acomodarnos en estos mercados internacionales.

Juan Carlos Montenegro (YLB): Obviamente, que tenemos que trabajar a un ritmo acelerado en todos los niveles. Pues, estamos empezando a vivir un incremento muy importante en la demanda del litio. Hay proyecciones que están planteándonos que hasta el 2025 en adelante, la demanda mundial de carbonato de litio habrá de superar el millón de toneladas de requerimiento. Eso nos obliga a que podamos avanzar de manera acelerada. Eso es lo que estamos haciendo. Y creemos que estamos en el momento más oportuno. Estamos en el momento en el cual, pues, Bolivia empieza a prepararse para que a partir del año 2023, 2025 nos convirtamos en uno de los actores principales en el mercado mundial del litio. Tenemos previsto que hasta el año 2025, nuestro país, por lo menos, habrá de alcanzar la producción de 150.000 toneladas año de sales de litio, lo que, efectivamente, nos ha de convertir en uno de los actores principales en el mercado mundial del litio. Adicionalmente, a eso, como le mencionaba, pues, esto implica el que también implementemos procesos de producción para otros componentes que están en las salmueras de nuestros salares. La industria del litio conlleva también el poder producir potasio, magnesio, bromo, sodio. Diferentes elementos que realmente se convierten en un potencial que permitirá que nuestro país tenga un desarrollo muy importante y este sector se convertirá en uno más de los soportes importantes de la economía nacional.

Comentario de Juan Carlos Zuleta: El gerente de YLB lanza la cifra gruesa de que para 2025 nuestro país producirá 150.000 toneladas año, con lo que nos deja pasmados a todos. Pero, ¿cuán factible será eso? Aclaremos las cosas por partes. En primer lugar, mencioné que la segunda planta industrial de carbonato de litio en proceso de construcción produciría 15.000 toneladas año. Dejemos por ahora de lado el tema de que una parte de esta producción podría estar comprometida con los alemanes para la producción de hidróxido de litio. En segundo lugar, luego tendríamos que sumar las hasta 40.000 toneladas de hidróxido de litio que se producirían en el marco de la sociedad mixta entre YLB y ACI Systems de Alemania. A estas 55.000 toneladas/año, tendríamos que añadir no más de 15.000 toneladas/año de carbonato o hidróxido de litio a producirse en el Salar de Coipasa, teniendo en cuenta que este salar tiene concentraciones muy bajas de litio en comparación con Uyuni y, finalmente, máximo unas 25.000 toneladas/año de carbonato de litio equivalente a producirse en el Salar de Pastos Grandes, cuyas salmueras sí tendrían concentraciones de litio muy altas, incluso superiores a  las del Salar de Atacama. Con todo lo anterior, alcanzaríamos una producción máxima de 95.000/año toneladas de carbonato de litio equivalente. De haber estado informado, el periodista de ERBOL podría haberle preguntado al ejecutivo de YLB, por ejemplo, ¿por qué mintió al país, inflando la proyección de producción de carbonato de litio equivalente en un 37%? Pero, además, podría haberle preguntado, por ejemplo, ¿Dónde quedó el sueño del Vicepresidente del Estado de controlar el precio de mercado del litio con menos del 10% de la posible demanda de carbonato de litio en 2025?

Pedro Saúl Gemio (ERBOL): Don Juan Carlos, simplemente para cerrar, ya como detalle. Usted me decía una de esta plantas que ya está en funcionamiento, implementada, es la de cloruro de potasio, el fertilizante. Usted me decía que está en un ascenso gradual para alcanzar el máximo de su potencial de producción que son las 350 mil toneladas año. Usted me decía que están rondando las 100.000 toneladas/año, que está prevista esa cantidad para este 2019.  Esas 100.000 toneladas, don Juan Carlos, ¿están ya distribuidas?  ¿Tienen ya un mercado, entre el local y los mercados del exterior del país, como Chile, Brasil y otros? ¿Diríamos que esas 100 mil toneladas están vendidas?

Juan Carlos Montenegro (YLB): Eh… Mire, una … nuestra línea de producción, nuestro compromiso con el país es el siguiente: Primero, debemos  satisfacer la demanda interna y eso es lo que estamos haciendo. Claro, lamentablemente, en este momento, la demanda interna en nuestro país para el cloruro de potasio es todavía muy pequeña, pues no supera las 3.000 toneladas al año. Eh y, por lo tanto, eso nos obliga a que más del 90% se va a exportación. Hay muchas empresas con quienes estamos en este momento en contacto, en negociación, en discusión de posibles contratos de largo plazo, en diferentes cantidades, para diferentes períodos, pero lo que sí podemos asegurar es que toda la producción del año 2019 pues, en buena parte, ya está comprometida y hasta los próximos meses la tendremos comprometida plenamente.

Comentario de Juan Carlos Zuleta: Tengo que reconocer que esta última pregunta de Pedro Saúl Gemio dejó muy mal parado al gerente de YLB, aunque, otra vez, el periodista no terminó de darse cuenta. Se nota en la grabación el nerviosismo de la citada autoridad.  Primero habló de toda la producción de cloruro de litio, luego de una buena parte y, finalmente, otra vez, de que toda la producción estaba comprometida plenamente para la venta. ¿Cómo es posible aceptar una explicación tan cantinflesca? De las declaraciones del gerente ejecutivo de YLB se puede deducir de inmediato que la planta industrial de cloruro de potasio va camino a engrosar la lista de elefantes blancos construidos por el gobierno de turno. En esta parte de la entrevista me quedo con la siguiente pregunta: ¿Por qué ERBOL habría abandonado el periodismo crítico que la caracterizó durante tantos años?

Pedro Saúl Gemio (ERBOL): Don Juan Carlos, le agradezco por su tiempo y por haber atendido la llamada de ERBOL, ojalá que en su momento podemos tenerlo también acá en nuestros estudios porque con todos los datos que usted nos ha dado hay mucho, mucho sobre lo que se puede conversar en torno a este emprendimiento que es la industrialización del litio. Don Juan Carlos, ha sido muy amable y que sea hasta cualquier momento.

Juan Carlos Montenegro (YLB): Bueno, muchas gracias a usted.

Pedro Saúl Gemio (ERBOL): Hemos conversado con el Gerente Ejecutivo de Yacimiento de Litio Bolivianos, Juan Carlos Montenegro, quien nos ha dado todos esos detalles respecto de cómo marcha la industrialización del litio. Esa planta que produce cloruro de potasio, que es un fertilizante. Se tiene previsto, por ejemplo, para este año una producción de 100 mil toneladas. La planta tiene una capacidad de 350 mil toneladas al año. Pero, se va a alcanzar ese tope de producción de manera gradual, dice Don Juan Carlos. Se está vendiendo ya el cloruro de potasio. La demanda del mercado interno todavía es muy, muy pequeña, 3.000 toneladas al año, y el resto se está vendiendo. Brasil es nuestro principal comprador. Compra también Chile, algo a Perú. Hay también perspectivas con Paraguay. Don Juan Carlos dice estamos tratando ya de garantizar que todas la producción, las 100 mil toneladas para este año, una pequeña parte al mercado nacional, pero el resto estamos en la tarea de garantizar y que tengamos todo el cupo vendido o para la exportación en este caso.

Comentario de Juan Carlos Zuleta: Concluye aquí la entrevista de Radio ERBOL con el principal ejecutivo de YLB, la agencia estatal de litio de Bolivia, dejando muchas interrogantes. En una próxima entrega, espero poder comentar sobre la anunciada próxima llegada del presidente de la India a nuestro país para conversar especialmente del litio. Hasta entonces.

Analista de la Economía del Litio

Fuente: https://www.bolpress.com/2019/03/28/las-interrogantes-que-deja-el-gerente-del-proyecto-del-litio-boliviano-por-juan-carlos-zuleta/

 

 En/con el capitalismo mundializado

 

Examinemos qué tipo de Estado se consolida con los extractivismos tanto bajo gestión neoliberal como bajo gestión progresista. Podemos preguntarnos cómo es que coinciden gobiernos tan distintos en sus orígenes. Busquemos hipótesis mediante los análisis siguientes respecto a Bolivia:

 

a. El Estado rentista y las políticas monetaristas

1 de septiembre de 2014

 

Por Raúl Prada Alcoreza (Rebelión)

Aclaración
Ciertamente no se puede hablar teóricamente del Estado rentista; conceptualmente no hay tal Estado; el Estado es el Estado-nación, en sentido moderno. El Estado es el campo burocrático, núcleo del campo político; es la institución imaginaria de la sociedad. El instrumento administrativo y político de la acumulación de capital. Hablar de Estado rentista es como elevar a la condición política institucional total a un conjunto de políticas económicas, procedimientos y prácticas vinculadas al sistema tributario, de impuestos y de renta. Estas políticas, procedimientos y prácticas, incluso técnicas administrativas, yendo más lejos, concepción económica rentista, no hacen un Estado. Es pues inapropiado hablar de Estado rentista, lo mismo que hablar de estados canallas o de estados fracasados, que es un uso ideológico, calificador, del conservadurismo académico norteamericano; sin embargo, hay que distinguir el uso teórico de los conceptos, es decir, la práctica conceptual, del uso “ideológico” de los términos y las palabras. Los mismos nombres pueden dejar de ser conceptos para adquirir un carácter más superficial, de uso operativo en el lenguaje práctico.

 

Cuando se habla de Estado rentista se hace hincapié en un uso operativo del término, se remarca el perfil rentista de la economía de un Estado dado. Se está hablando entonces de su forma económica, si se quiere, arriesgando un poco, de su estructura económica; empero, el Estado, aunque sea una institución imaginaria de la sociedad, sostenida materialmente  por el campo burocrático, por el campo político y por el campo institucional, no puede reducirse a un perfil económico determinado.  El Estado sigue siendo el Estado-nación, vale decir, la malla institucional que administra, que legisla, que define estrategias y políticas, que atraviesa las redes y estructuras sociales. Es pues una improvisación discursiva, con pretensiones teóricas, hablar de Estado rentista, mucho más si se habla de los términos descalificadores de “Estado canalla” y de “Estado fracasado”.   

Se trata entonces de una política rentista sostenida por una economía extractivista. Ahora bien, ¿se puede hablar de economía extractivista? Ciertamente cuando lo hacemos nos referimos a la economía capitalista, a su sistema integral, que llamamos sistema-mundo capitalista, cuya geopolítica divide centros y periferias del sistema-mundo, estableciendo una división del trabajo, donde los centros acumulan y concentran capital, en tanto que las periferias trasfieren recursos naturales, en las condiciones impuestas de los términos de intercambio desiguales, sufriendo el despojamiento y la desposesión. Cuando usamos economía extractivista lo hacemos también operativamente para remarcar el carácter intenso, expansivo y demoledor del ciclo del capitalismo vigente, dominado por el capital financiero, capital que impone una acumulación especulativa, sostenida por la acumulación originaria reiterada del despojamiento y desposesión de los recursos naturales. Entonces ¿cuál es la caracterización apropiada de los países periféricos, cuyo perfil económico es más próximo al modelo primario exportador? ¿Economías dependientes? La dependencia es consecuencia de una subordinación económica a la división del trabajo mundial, impuesta colonialmente por la geopolítica del sistema-mundo. No dejan de ser economías capitalistas, partes componentes de la economía-mundo capitalista. La caracterización no puede sostenerse aisladamente, sino en relación a esta articulación al sistema-mundo.

En realidad, el perfil económico, más que definirse como rentista, se conforma estructuralmente como modelo extractivista; el rentismo es un efecto de esta forma de articulación de la explotación de recursos naturales a la producción mundial, si se quiere, al modo de producción capitalista mundial. Ninguna economía nacional está aislada del sistema-mundo, forman parte del sistema, son lo que son en la medida que están integradas al sistema-mundo capitalista.

Cuando se critica la opción extractivista de los gobiernos, la administración rentista de los ingresos, por el concepto de transferencia y comercialización de recursos naturales, no se debe olvidar esta integración y la articulación de las economías nacionales a la economía-mundo capitalista.
Si bien, en el mejor de los casos, esta problemática puede ser asumida emancipadoramente, contando con la decisión consensuada por parte de la población y el pueblo del país de referencia, la realización efectiva de esta salida depende de lo que acontezca en el ámbito de las relaciones del país con el sistema-mundo; de los efectos en el sistema-mundo por la decisión autónoma tomada por el país, así como de los efectos de las decisiones tomadas en el sistema-mundo respecto del país. Esto no quiere decir que se tenga que renunciar a nada; al contrario; de lo que se trata es de proseguir sobre la base de intervenciones autónomas en este ámbito de relaciones inter e infra mundo.

Que un gobierno progresista se haya entrampado en el círculo vicioso de las políticas monetaristas tiene que ver con la debilidad de este gobierno, de sus políticas de Estado, ocasionando poco impacto en el ámbito de relaciones con el sistema-mundo, a pesar de los discursos altisonantes. Esta actitud, a pesar de quererla justificar con discursos “antiimperialistas”, que no hacen mella en el imperio,
habla de la inconsecuencia del gobierno progresista en cuestión.

En lo que viene usaremos el término Estado rentista figurativamente, no tanto metafóricamente, aunque parezca lo mismo, pues la metáfora, que también es figura, tiene connotaciones mayores en la producción de sentido.
El Estado rentista será una figura operativa para remarcar el carácter pasivo de las políticas económicas, en contraste con el carácter dinámico de políticas económicas activas, vinculadas a inversiones productivas.

Gubernamentabilidad rentista

A modo de ejemplo, para ilustrar gráficamente, de una manera pedagógica, podríamos decir que el Estado rentista es el Estado que alquila, concesiona, transfiere temporalmente, fragmentos geográficos y geológicos de su territorio a las empresas capitalistas. Así como se decía que, cuando los terratenientes alquilaban o rentaban sus latifundios a empresas capitalistas para que las exploten de una manera capitalista, se trataba de una clase ociosa, que vive y se reproduce de su renta, también podríamos decir lo mismo del Estado rentista; es un Estado ocioso.
 
Ciertamente éste es un ejemplo muy simple; sin embargo, puede servir de entrada al tema. Se comenzó a hablar de Estado rentista a partir de la renta percibida por los países petroleros, principalmente árabes; especialmente abastecedores de la energía fósil de los centros industriales del sistema-mundo capitalista. Se comenzó a usar el denominativo de Estado rentista a partir de la crisis del petróleo y de la conformación de la OPEP; toda una corporación internacional de estados petroleros, cuyo principal objetivo es intervenir en la definición de los precios del petróleo. Sin embargo, a pesar de este nacimiento, circunscrito a los países petroleros, se puede extender la acepción a los países que generan su economía a partir de la exportación de materias prima; es decir, la transferencia de recursos naturales a los centros industriales del sistema-mundo capitalista. Por lo tanto, perciben una renta por este concepto, renta que depende de los precios de las materias primas en el mercado internacional. Entonces
su economía no solamente puede llegar a definirse como modelo primario exportador, sino que termina adquiriendo el perfil de una economía rentista. Una economía moldeada por este flujo de la renta, la misma que se obtiene, aplicando impuestos y tributaciones al comercio de los hidrocarburos y minerales. Es decir, la renta se obtiene por la venta de las materias primas en el mercado internacional; se trata pues de un ingreso “externo”, en gran parte ajeno a la economía “interna” y al mercado interno del país. Esta relación entre las estructuras económicas “internas” y las estructuras y circuitos “externos” ocasiona deformaciones perturbadoras y duraderas en la economía del país. La economía del país se adormece, pierde dinamismo, se amolda a la recepción de la renta. Las distorsiones son mucho más graves cuando la renta es grande, cuando ocupa la proporción más grande de los ingresos económicos. Cuando el cuadro de los indicadores macroeconómicos es configurado fundamentalmente por la economía rentista. Las distorsiones no se quedan en el plano económico, sino que llegan al campo social, también afectándolo y deformando sus composiciones, sus relaciones y las estructuras de cohesión.

La economía rentista es pues una decisión política, no sólo por las características de consolidación del Estado rentista, sino por las políticas efectuadas a nivel gubernamental; entonces, el efecto deformador vuelve a alcanzar al campo político, cerrando el círculo. El gobierno promueve políticas económicas, incluso políticas de Estado, es decir, estratégicas, de largo aliento, que preservan la condición rentista del Estado y el país. Ya no se trata solamente de un país dependiente, de la manera como se analiza la dependencia desde la teoría de la dependencia, sino de un país condicionado por la economía rentista; un país anclado en el adormecimiento de la renta. Aunque sus estadísticas muestren crecimiento económico; estas variaciones positivas numérica no expresan otra cosa que incremento en los flujos cuantitativos de la renta; no implican transformaciones económicas, menos transformaciones económicas y sociales. Lo que los economistas llaman desarrollo. 
 
El Estado rentista no solamente corresponde al modelo económico extrativista; es decir, a una economía basada en la transferencia de sus recursos naturales, lo que lo hace dependiente, sino corresponde, en cuanto al carácter de los ingresos, a una economía adormecida, estancada en el círculo vicioso de la absorción de la renta. No importa si su economía crece cuantitativamente,  debido al aumento de las exportaciones o al incremento de los precios de las materias primas, lo importante es el cuadro de distribución de la renta y las maneras de absorción de este ingreso.
La tendencia es a absorber la renta de una manera no productiva, aumentando el gasto público, incluso el gasto social; pero, en este caso, el gasto social seleccionado prioritariamente tiene alcance coyuntural; no se efectúan inversiones sociales de impacto estructural. Ocurre como si la economía rentista, condicionara las estructuras ociosas de su propia reproducción. 

En lo que respecta a los actores de la economía rentista, éstos se aparecen tanto en los perfiles políticos neoliberales así como en los perfiles políticos populistas; la diferencia radica en que los primeros aceptan los términos de intercambio impuestos por el orden mundial, en tanto que los segundos buscan modificar los términos de intercambio. El recurso más consecuente para conseguirlo son las nacionalizaciones. No hay que olvidar que las nacionalizaciones no son requisito suficiente para salir de la economía extrativista y del Estado rentista; pueden más bien afirmarlo, si es que no se trastocan las estructuras de la dependencia y del rentismo, sino se abandona el modelo extractivista, sino, como se dice comúnmente, se industrializa; empero, enfocando la industria prioritariamente al mercado “interno” y no al mercado “externo”. Si se da lugar este último caso, la orientación más al mercado “externo”, se pueden generan deformaciones parecidas a la economía rentista, aunque con otras características y en otro contexto.
 
Se define el modelo administrativo y político del rentismo como deformación exógena en la economía endógena;  esta deformación aparece representada cuando se cuantifican los efectos de las rentas “externas” en los indicadores macroeconómicos, así como en la estructura sectorial. No es del todo acertada esta definición, pues la noción de rentismo quedaría incompleta si no se toma en cuenta el campo político, sobre todo el núcleo gubernamental. Es indispensable saber cómo se gestionan y distribuyen las rentas, cómo se dan y funcionan los mecanismos de reproducción de la economía extractivista y del Estado rentista.
 
Los ingresos provenientes de las rentas de los hidrocarburos son ajenos a la estructura económica propia, sobre todo a la estructura productiva.  Esos ingresos tienen su origen en el mercado internacional, conforman y realizan su valor por el procedimiento de compra y venta de los recursos hidrocarburíferos. Esta es una de las características de los estados petroleros rentistas.
 
Otras características son también rotundas.

En resumen, el Estado rentista  se circunscribe a componer el cuadro de la distribución de las rentas de los hidrocarburos; este cuadro de distribución coadyuva a la pretendida legitimación buscada, por motivos políticos. Se persigue el logro de la legitimación o, por lo menos, de la aceptación social, por medio de designación de partidas destinadas a los servicios sociales, en el mejor caso, a la inversión social, que contemple la construcción de infraestructuras de salud, en el peor caso,  destinadas al acrecentamiento de la burocracia.(...) Leer

 

 

b. El Estado clientelar
25 de octubre de 2014

 

Por Raúl Prada Alcoreza (Rebelión)

 

Ciertamente es una metáfora hablar del Estado clientelar, lo mismo que dijimos cuando tratamos el Estado rentista[1]; lo hacemos para ilustrar las características que conllevan los gobiernos populistas, llamados hoy gobiernos progresistas. Características que trasladan desde la forma de gobierno a la forma de Estado estas adecuaciones políticas[2]. Llamamos entonces Estado clientelar a esa forma de gobierno, persistente y reiterada, que conforma una relación de dominación afectiva entre gobernantes y gobernados.  Los gobiernos populistas, extendidos en los llamados gobiernos neo-populistas,  orientan sus capturas institucionales y no institucionales a la conformación de clientelas; es decir, de grupos, estratos sociales, incluso masas populares, dependientes del mito del caudillo, dependientes de las dadivas del caudillo y de su gobierno, que los sitúa en la condición degradante de  víctimas y dramáticos demandantes de favores. En otras palabras, esta relación clientelar es también una relación corrosiva, una relación que se mueve en los circuitos de la economía política del chantaje; en pocas palabras, de la corrupción.


Es humillante el espectáculo clientelar expandido a nivel nacional de la ejecución del “Bono Juancito Pinto”. Colas de padres acompañando a sus hijos, recibiendo el bono de oficiales del ejército, reducidos a oficiales de asistencia social. Esto es no sólo formar clientelas, es decir poblaciones rehenes del poder, sino corromper a las poblaciones, ahora de niños. No se atiende la calamitosa situación de la educación; se la vea por donde se la vea, ya sea sólo como educación, al estilo tradicional, o como educación descolonizadora. La formación de niños, niñas, adolescentes, es desafortunada. No sólo por mallas curriculares retrasadas, en relación a los avances de las ciencias, sino porque ni si quiera estas se cumplen. Profesores, en su mayoría, mal preparados para enseñar, incluso sin vocación, pues acudieron a las normales con el objeto de tener un sueldo de por vida garantizado. Escuelas sin bibliotecas adecuadas, ni hablar de salas de internet apropiadas; niños, niñas, adolescentes, atiborrados de tareas sin sentido. Nuestros jóvenes salen, en su mayoría mal preparados para la formación superior. Esta situación calamitosa se prefiere encubrir con el demagógico espectáculo inconsolable de estas relaciones clientelares, que aparecen de una manera singularmente extraviada, en la efectuación del “Bono Juancito Pinto”.

 

El Estado clientelar, así como el Estado rentista, es un Estado destructivo de la cohesión social, Estado asentado en la economía política del chantaje. Estamos tentados a decir es un Estado aparente, pues corresponde a una de las formas de la simulación; empero, sabemos que todo Estado, como institución imaginaria de la sociedad, lo es.  Es un Estado como todo Estado que captura fuerzas; empero, a diferencia del Estado-nación clásico, si se puede hablar así, si incluso existe un Estado-nación promedio, hipertrofia las relaciones clientelares convirtiéndolas en primordiales en la reproducción del poder. Hablando en el lenguaje de la ciencia política, con la que no estamos de acuerdo; pero, ayuda al objetivo de ilustrar, no forma ciudadanos, correspondan a la figura de las pretensiones universales liberales, correspondan a las ciudadanías complejas, extendidas, plurinacionales, sino forma dependientes, asistidos, forma esclavos emocionales, enamorados dramáticamente del mito del caudillo. Esto es ciertamente vergonzoso. Es este espectáculo triste el que se presenta como logro de la revolución cultural descolonizadora.

 

En el Estado clientelar todos juegan no solamente a esta dependencia afectiva sino también al bluff. Se entregan títulos a los bachilleres, se entregan títulos a los profesores, incluso de postgrados, sin que estos cartones sean respaldados por una formación sólida. Se decreta que ya estamos en el Estado plurinacional, cuando lo que efectivamente ocurre es la consolidación del Estado-nación. Se manejan indicadores estadísticas en su forma relativa, sin atender a los datos absolutos, menos a sus valores conmensurados de acuerdo al valor real, mucho menos a lo que significan en términos de la estructura económica. Se habla de una victoria electoral contundente, sin evaluar el contraste abismal entre las últimas elecciones y las anteriores; se perdió el entusiasmo, el contenido político, que todavía se mantenía hasta las elecciones del 2009; sin ver la decadencia política del periodo; comprendiendo la última gestión, peor de la que viene. Todos prefieren ilusionarse; es decir, adormecerse, para no atender lo que efectivamente acaece.

Ciertamente esto no es sostenible a largo plazo; sobre arenas deleznables no se construye nada que dure;  con madera carcomida no se sostiene nada que dure. No solamente es una decadencia, no solamente se ha entierrado el cadáver del “proceso de cambio”, sino que se asiste al hundimiento de un gobierno progresista, acompañado por abundantes flores de sepelio, los cuantiosos votos de despedida.

Como dijimos, la anterior gestión de Evo Morales Ayma no corresponde, de ninguna manera, al Estado Plurinacional Comunitario y Autonómico, como establece la Constitución; corresponde al Estado-nación consolidado. No vamos a repetir toda la argumentación, nos remitimos a los escritos que tratan el tema; lo que interesa es comprender cómo se consolida este Estado-nación subalterno[3].

Los Estado-nación subalternos son, en su mayoría, estados que nacen de la guerra de la independencia o de las guerras de liberación nacional; son estados que no pierden la referencia con la colonialidad, pues la continúan en las condiciones de la república. Los estallidos sociales, vinculados a levantamientos indígenas, a luchas campesinas, a rebeliones proletarias, a sublevaciones e insurrecciones populares, tratan de “nacionalizar” sus estados, por así decirlo, usando un término manejado, primero por Sergio Almaraz Paz, luego por Marcelo Quiroga Santa Cruz; lo logran, en parte, a partir de las nacionalizaciones económicas; empero, no logran desprenderse de su herencia colonial.  No se trata solamente de la condición de dependencia, tampoco solo de la condición de subalternidad, sino de la estructura misma del Estado-nación.  En el orden mundial, emergido de la revolución industrial, orden universal consolidado en la posguerra, los Estado-nación forman parte de la composición de poder del orden mundial, del Imperio, además de formar parte del sistema-mundo capitalista. Entonces los Estado-nación subalternos nacen con una herencia colonial, que los hace ilegítimos históricamente, por así decirlo, también nacen con la crisis estructural política y social, que no logran resolverla. No logran resolver la crisis múltiple del Estado,  a pesar, por el lado conservador y oligárquico, de buscar resolverla con las guerras anti-indígenas;  a pesar, por el lado popular, buscar resolverla con nacionalizaciones y democratizaciones. Los regímenes populistas, por cierto más legítimos que los regímenes conservadores, incluso los regímenes liberales,  si bien logran consensos amplios de la población, además de encaminarse a procesos de modernización, que no pueden ser sino masivos y de inclusión, no pueden romper con la herencia colonial, no pueden tampoco romper con el orden mundial, el imperio, ni el sistema-mundo capitalista; son parte componente. Cuando las convocatorias logradas y los consensos que las acompañan pasan del periodo de entusiasmo, recurren a sustituir este decaimiento con la irradiación de relaciones clientelares, basadas en relaciones afectivas con el pueblo. La legitimidad política se la suelda con la legitimidad afectiva.

El problema aparece cuando el único recurso que queda es ampliar las relaciones clientelares, convirtiendo a la sociedad en rehén del caudillo o del partido populista. Es el momento cuando todo lo que había de democrático en la revolución nacional se convierte en todo lo contrario, en un régimen autoritario, que recurre al mito del caudillo, al chantaje de la relación afectiva. En estas condiciones no se puede hablar de democracia; se trata de una experiencia política del drama popular, donde el pueblo se convierte en el espejo plural de la imagen del caudillo. Ha perdido toda libertad, toda iniciativa, toda capacidad creativa, mucho más, esta exento de toda posibilidad de crítica. Los regímenes populistas apuestan a esta complicidad afectiva para preservarse en el poder. Comparando lo que aconteció con la revolución nacional de 1954-1964 y lo que acontece con la revolución democrática y cultural de 2006-20014, se puede observar que las relaciones clientelares se han extendido mucho más de lo que pudo hacerlo el Movimiento Nacionalista revolucionario (MNR) de ese periodo. Se puede hablar, aunque sea metafóricamente, de un Estado clientelar.    
[1] Revisar de Raúl Prada Alcoreza Critica de la Economía política generalizada. http://pradaraul.wordpress.com/2014/09/09/critica-de-la-economia-politica-generalizada


[2] Revisar de Raúl Prada Alcoreza Las mallas del poder. http://pradaraul.wordpress.com/2014/10/20/las-mallas-del-poder


[3] Ver de
Raúl Prada Alcoreza: Cartografías histórico-políticas. Dinámicas moleculares; La Paz 2013.

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=191213

 

 

Destapemos que la justificación progresista de los extractivismos implica no sólo identificación con la lógica del Capital de lucro oligopólico sea como sea sino sobre todo implica racismo y conceptos distorsionados de justicia social, atraso...

 

 

Extractivismo y pueblos indígenas:

El fondo de la cuestión

25 de marzo de 2019

 

 

Por Vladimir Aguilar Castro

Grupo de Trabajo sobre Asuntos Indígenas

 

 

La enfermedad extractivista

El contexto de lo que ocurre en la actualidad en Venezuela es el de un modelo económico que, traducido en sistema político, da cuenta de una enorme ausencia de proyecto democrático. En efecto, la crisis de carácter estructural y cultural que secuestra a la nación evidencia la falta de condiciones para avanzar, no solo en la búsqueda de soluciones para trascender el momento presente sino, sobre todo, para profundizar en los aspectos que como país nos aguarda el futuro.

Cien años de extractivismo es el enorme fardo que debe soportar la sociedad venezolana el cual ha hecho mella en estos últimos veinte años. La posibilidad de sembrar el petróleo una vez más se difuminó haciendo de este recurso un instrumento para el conflicto por su control doméstico (Golpe de Estado 2001; paro petrolero 2002, guarimbas 2014 y 2017), o una opción (ahora 2019) para el conflicto por su control externo.

Los pueblos indígenas venezolanos han tenido que lidiar con esta diatriba petrolera, pero también con un contrato social interpretado al antojo de los principales actores políticos de turno.

El fondo de la cuestión

Existe en el país un desacompasamiento entre extractivismo y derechos humanos en general e indígenas en particular. En otras palabras, mientras el modelo en Venezuela sea extractivista difícilmente se puedan materializar al menos los derechos indígenas. Ello porque los pueblos indígenas del país están asentados de manera ancestral en espacios ricos en fuentes de vida (agua, oxigeno y biodversidad), que con el tiempo han sido sustituidos por la noción de recursos (hidrocarburos, oro, hierro, coltán, etc.).

Este cambio de paradigma ha conllevado a que las principales víctimas del Estado-nación sean los pueblos indígenas del mundo. Para el primero, el enemigo a vencer siempre será el segundo pues la relación ha sido incomoda desde que el Estado se pretendió erigir como actor único y principal del sistema internacional, obviando que los pueblos y sus derechos son preexistentes a la entidad que nacería en Westafalia en 1648.

En otros espacios hemos dicho que estas y otras cuestiones deberán ser dilucidadas en los tiempos por venir ya que forman parte de una razón histórica: el fin del modelo. Si la interculturalidad riñe con el extractivismo es porque cada vez más está en tensión con la democracia, si partimos del hecho cierto que la construcción democrática en Venezuela es posterior al petróleo y a la dictadura. Y esto ultimo no es cualquier cosa. En la historia de nuestra nación la democracia ha estado sujeta al petróleo y la dictadura, por ello la deriva autoritaria siempre es una constante en el ejercicio del poder político.

Los pueblos indígenas de Venezuela y la crisis actual

La realidad de los derechos indígenas es que han sido el resultado de largas batallas de resistencia de los pueblos indígenas del país desde los años sesenta (60), con la creación de las primeras organizaciones indígenas y, sobre todo, con la participación de indígenas venezolanos en los principales foros internacionales desde los años ochenta (80), donde la presencia de ellos se haría sentir con fuerza en la aprobación del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), organismo del sistema institucional de las Naciones Unidas que cumple cien años de existencia, siendo el instrumento jurídico junto con la Declaración de Derechos de los Pueblos Indígenas de las Naciones Unidas (2007), más importante que en la actualidad tienen los pueblos indígenas del mundo.

Con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) del año 2000, se abriría un compás de oportunidades para el movimiento indígena venezolano. Contrario a lo que muchos pensaban, en cuanto a que la inserción de los derechos indígenas en el nuevo contrato social vendría a ser una concesión de la voluntad política del momento, los pueblos indígenas de Venezuela ya habían transitado lo suficiente en el ámbito internacional como para hacer exigibles sus derechos a nivel nacional.

Llegaríamos así al capitulo VIII de la Constitución. El mismo que se inicia con el artículo 119 el cual reconoce los derechos territoriales indígenas, sus hábitats y tierras como condición para garantizar y desarrollar sus formas de vida, ha sido letra muerta hasta hoy en día. El Estado que debería ser el garante de este derecho ha vacilado en construir institucionalidad para su materialización y ejercicio.

Esto constituye el sustrato de la rebeldía y de la rabia indígena en Kumaracapay. Este es el fondo del problema. Primero fue la decepción del Tendido Eléctrico y ahora de la demarcación ausente. Es la reiterada mentira de un orden estatal que se niega a abrirse a la demanda indígena por la tierra. Como si esto fuera poco, cual estocada final, el Estado los convierte en las víctimas mayores de ese horrible plan de destrucción masivo conocido como Arco Minero del Orinoco (AMO).

No hubo demarcación pero si hubo minería ilegal convertida en un proyecto de Estado y militar. Frente a la estafa de la revolución luego de haber sido los indígenas sus principales aliados, la opción que les queda es resistir no importa cómo ni cuándo. El AMO es el último embate a una lealtad traicionada.

Las mismas comunidades Pemon que se alzaron ayer contra el Tendido Eléctrico y que exigirían el inicio de la demarcación son las que resisten hoy el atropello del Estado en sus territorios. Tanto la cuarta como la quinta República han tenido una visión mononacional y homogénea de los derechos indígenas quedando esto evidenciado en los debates constituyentes y parlamentarios de ayer y de hoy.

Resistencias indígenas y disidencias jurídicas

La única constante en la historia del proceso de conquista y posterior creación de Venezuela como Estado-nación hasta hoy en día, es la resistencia indígena. Esta última es la expresión de la única herramienta (política) con la que cuentan los pueblos indígenas.

Con la evolución de los derechos indígenas en el derecho internacional, precisamente en el seno de la OIT, y su posterior inserción en el derecho interno, la resistencia indígena se ha convertido en disidencia jurídica.

En la actualidad, los indígenas venezolanos frente a la resnulización (res nullius) de sus territorios han tenido que apelar a sus tradiciones, instituciones propias, usos y costumbres para confrontar al otro derecho no indígena pero, sobre todo, para contener el proceso de fragmentación territorial al cual están siendo sometidos.

En Venezuela urge construir democracia. Pero no cualquier democracia. En nuestra opinión, la interculturalidad es una herramienta para profundizar y trascender el actual caos en el que nos encontramos. A la deriva autoritaria hay que oponerle democracia intercultural. Es necesario buscar en los sistemas jurídicos indígenas sus propias formas de resolución de conflictos. Lo que hoy ocurre en el país no es más complicado que lo ocurrido en Sudáfrica en tiempos del Apartheid.

No olvidemos que en Sudáfrica el Ubuntu del pueblo indígena zulú Xhosa permitió trascender al oprobioso sistema de segregación racial. En Venezuela Ubuntu es Nohimayou (Yanomami); Tujuma Weiña (Yekuana); Unuma (Jivi); Ukuo (Uwottuja); Wabiya (Bare); Wamarubaca Iywa (Piapoco) y Suma Yuyay Kauqsancamalla (Inga).

Todavía tenemos 44 sistemas jurídicos más de resolución de conflictos en nuestro país que nos ofrece su enorme diversidad cultural. Estamos a tiempo…

El autor es politólogo y abogado venezolano. Profesor titular a dedicación exclusiva de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad de los Andes (ULA), Mérida, Venezuela. 

http://www.ecopoliticavenezuela.org/2019/03/03/3408/

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=254018

 

En consecuencia, los pueblos originarios y las organizaciones socioambientales no se resignan a:

 

Las marcas de

las catástrofes

18 de febrero de 2019

 

El informe de Pnuma-ONU señala que desde la década de 1970 (récord en roturas de diques de colas) el número de casos ha ido en disminución, pero aumentó la gravedad de los mismos, con derrames de cada vez mayor volumen y con más muertos. También existe un patrón que facilita los desastre mineros: leyes muy beneficiosas para las compañías, escasas inspecciones, altas ganancias de las empresas, complicidad de gobiernos, incremento de la extracción-producción y multas pequeñas por incumplir las normativas. Algunos países con desastres precisados en el informe fueron en Filipinas (Philex Mining Corp), Sudáfrica (Merriespruit), Estados Unidos (mina Payne Creek), Guyana (mina Omai), España (Minera de Aznalcóllar, de la empresa sueca Boliden), Rumania (empresas Aurul SA-Esmeralda Exploration), Suecia (mina Aitik), China (mina de estaño de Nandan), Rusia (Karamken), Hungría (empresa Ajka Alumina).  

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/175702-las-marcas-de-las-catastrofes

 

Luchan por otro país-mundo posible y arrancan del planteo:

A dónde va la humanidad

4 de mayo de 2019

Por Rodolfo Bueno (Rebelión)

Habría que invocar al espíritu del Duque Francisco de la Rochefoucauld, para preguntarle a dónde nos llevan los últimos adelantos científicos y tecnológicos; seguramente, él respondería algo semejante a lo que le contestó al Rey Luis XVI, dos días antes de la toma de la Bastilla: Amigo, no son adelantos, es la Revolución Mundial. Claro, no se trata de la del proletariado, tan esperada por Trotsky, sino de algo nuevo, cuyo contenido no se conoce exactamente pero que pronto se vivirá.

La habitabilidad del planeta se ha trastocado en lo que podría llamarse una atmósfera técnica novísima, que le permite al hombre habitar, en las condiciones más extremas, en los polos, en los desiertos, bajo el agua, en el cosmos... Esta civilización se ha creado en los últimos 200 años, aproximadamente, con la aparición de la máquina a vapor, la electricidad y el consecuente consumo de recursos naturales.

En aquella época, el agua y el aire eran puros, los peces y los animales salvajes abundaban y por doquier los bosques rodeaban a nuestros tatarabuelos; antes de ellos, a lo largo de milenios, el hombre formó parte de la naturaleza, o sea, se levantaba con el Sol, se acostaba con la Luna y empleaba sin malbaratar sus propias fuerzas, la de los animales, del agua y del aire.

Ahora, para que la civilización se mantenga y se desarrolle, se necesita de recursos naturales, y como estos son escasos, el moderno sistema, basado exclusivamente en el lucro, en el que para desarrollarse hay que apropiarse de los recursos a como de lugar, el colapso global se vuelve inevitable, porque se explota ilimitadamente un planeta evidentemente limitado. Se debe comprender que es insostenible el desarrollo basado sólo en el crecimiento material, ya que éste consume los recursos de la naturaleza por encima de su capacidad de reposición. El sistema capitalista es autodestructivo debido a su accionar depredador, que niega las leyes de la lógica y el sentido común.

El mundo actual parecería estar manejado por locos de atar, si no cómo explicar que se despilfarren los recursos del planeta en fabricar armas, cuya finalidad es arrasar con todo lo viviente; en producir y comercializar drogas, que embrutecen al ser humano; en traficar con personas engatusadas, principalmente prostitutas, que denigra al que compra y al que vende; en sobre explotar los recursos naturales de la Tierra, especialmente los no renovables, en detrimento de las generaciones que han de heredar el actual manicomio. Esta irracionalidad, la del capitalismo, extermina la naturaleza sin importarle los intereses de la sociedad ni la preservación de la vida y la biodiversidad; es la dialéctica macabra que amenaza lo social y lo ecológico.

Según Marx, el capitalismo se basa en la apropiación de la plusvalía que se fundamenta a su vez en el axioma: comprar barato, vender caro y generar rentabilidad a partir del trabajo no remunerado, que el trabajador asalariado crea por encima del valor de su fuerza de trabajo, aunque para ello se condene a la miseria a la mayoría de los seres humanos de este planeta. Esta dinámica ha producido el hambre, la exclusión social y el desempleo, que se extienden cual pandemia por todo el mundo.

Por esta razón, se requiere de una nueva economía que satisfaga las necesidades básicas del hombre sin dilapidar los recursos no renovables, o sea, eliminar el derroche y racionalizar el consumo. La explotación sin límite de los recursos naturales, que no deja nada a las futuras generaciones, debe cambiar, más que nada, porque lo que antes se producía para poca gente, ahora países como India, China, Vietnam e Indonesia buscan un desarrollo que les permita a sus poblaciones salir de la pobreza. Pero, ¿dónde van a obtener los recursos naturales que necesitan si éstos son cada día más escasos?, lo que desata la lucha por el control de los recursos.

De ahí que el peligro de una nueva guerra, esta vez por recursos, sea real. En este sentido, Einstein se equivocó al predecir que la cuarta guerra mundial sería con palos y piedras. No se dará esa guerra, porque si se diera una hipotética Tercera Guerra Mundial, con la actual tecnología atómica, sería la última de todas las guerras, pues no quedaría nadie para contar quién la ganó.

Además de agotar el petróleo, el gas natural, el agua dulce y la tierra cultivable, el uso intensivo de los recursos naturales contribuye al calentamiento global y da lugar a la contaminación del aire, la tierra y el agua en todo el planeta. Por eso, otro aspecto importante para analizar la crisis actual es la degradación del medio ambiente, pues el desastre climático actual supera todos los desequilibrios del pasado.

En los últimos años, el deshielo de los glaciares y el incremento del nivel de los océanos y mares provocaron la aceleración del deterioro ambiental y es de esperar que, de traspasarse cierto límite, esas deformaciones lleguen a un punto sin retorno. El actual modelo de desarrollo se sustenta en la combustión de los recursos no renovables, lo que unido a la deforestación y la emisión de GEI (gases de efecto invernadero) producen el calentamiento global. El problema es que tal como van las cosas, todo se seguirá complicando a no ser que se tomen las medidas correctivas que eviten que los casquetes polares y los glaciares se sigan derritiendo y que la temperatura global de la Tierra se siga incrementando en dos décimas de grado centígrado por década, ya que en la medida que el planeta se caliente, menor será su capacidad de absorción de GEI.

La salida racional es la adopción de un nuevo modelo de desarrollo bajo en emisión de GEI, lo que implica la adopción de un sistema social en el que la austeridad sea determinante en la forma de producción. Ojalá exista la solución planteada por Paul Krugman, premio Nobel de Economía: “En estos momentos necesitamos de algo que económicamente sea equivalente a la guerra; en fin de cuentas, la Gran Depresión se disolvió en la nada mediante un programa de gastos sociales múltiples más conocidos con el nombre de Segunda Guerra Mundial”, por lo que se debe plantear una nueva sociedad, donde haya una equitativa distribución de la producción, lograda de manera óptima, esto es, sin dilapidar los recursos del planeta. Por eso se hace indispensable distinguir entre lo que es el avance científico y tecnológico, del progreso humano. En el pasado, estos conceptos iban tomados de la mano, ahora ésto no pasa y cualquier avance tecnológico contiene en su vientre su correspondiente antítesis. En fin, aquello por donde el hombre transita deja sus huellas y parece destinado a colapsar, pues el comportamiento humano se semeja al del aprendiz de brujo.

La automatización y el avance exponencial de la tecnología digital y la inteligencia artificial son otros problemas que la humanidad enfrenta. Se trata de una paradoja, porque mientras la productividad alcanza cifras récords, el salario medio disminuye y hay menos puestos de trabajo. El desarrollo humano no puede competir contra el tecnológico y se rezaga. La robotización de la producción industrial implica que cada vez menos personas trabajen en la fabricación de productos y que desaparezcan ciertos tipos de trabajo. ¿Qué va a pasar cuando toda esta tecnología de ciencia ficción esté instalada? ¿Se va a necesitar a la gente? Las preguntas son actuales y nadie conoce las respuestas. Se sospecha que la gente va a perder esta carrera.

Por otra parte, cada día es mayor el porcentaje académico para producir cualquier producto, esto significa que al obrero actual se le exige un elevado y sofisticado conocimiento teórico para realizar su trabajo y que se han distanciado enormemente el capital y la mano de obra, factores básicos de la producción. Esto hace que se minimice el factor mano de obra y que cada vez sean menos necesarios los obreros en una fábrica. Donde antes trabajaban mil personas, hoy trabajan diez. ¿Qué hacer cuando el trabajador actual produzca mil veces más de lo que sus abuelos producían? Trabajar menos para que tenga más tiempo para el descanso académico, o sea, para prepararse para las tareas que actualmente le exigen. Esto significa la transformación profunda de la filosofía estatal de la moderna sociedad, lo que no se da. Esta es una de las razones por las que el movimiento de los chalecos amarillos tiene tanta fuerza.

La crisis actual borrará las diferencias entre izquierda y derecha, norte y sur, y todo se mezclará en la razón de la sin razón. Se trata de la lucha por la libertad en un mundo que se cree libre; de la lucha de los que tienen hambre y sed de justicia contra los que creen vivir en una sociedad justa; de la lucha de los que buscan ocupar un lugar en esta vida contra los que creen que ya ocupan el lugar que se merecen. Nadie está libre de pecado, pero pocos se atreven a reconocer su culpa.

En Historia de dos ciudades hay una escena de horror, cuando un mayordomo es condenado a la guillotina. “¿Por qué me condenan?”, pregunta el pobre hombre al jurado, “si yo también fui explotado por el conde que los explotaba a ustedes.” “Por haber comido mientras nosotros nos moríamos de hambre”, le contesta el juez. Esta respuesta debería ser grabada en el fondo de nuestros estómagos, hasta que la contrición nos impida engordar y entendamos lo que sufre la gente de abajo, puesto que de nada nos va a servir decir que no lo supimos, pues la guillotina ya cuelga sobre nuestra cabeza.

Lo que está pasando es la ruptura con el pasado, el inicio del caos, de un nuevo orden muy difícil de entender para los que tenemos un buen trabajo y una vida cómoda. El mundo se volverá estrecho para el género humano y no habrá cabida para todos, especialmente para los que lo hemos despedazado con nuestra vida fantoche; sus pedazos caerán sobre nosotros cubriendo nuestras sepulturas. Lo que nos espera no es la anarquía, que sería una bendición si aconteciera, es la cruel venganza de los que heredan una naturaleza en ruinas. ¡Desastrosa! Y será peor que las pestes del medievo, se trata del colapso global.

De qué nos servirán la bomba atómica, los satélites de vigilancia, las flotas de guerra, las bases militares y las armas más sofisticadas si no las vamos a poder usar, pues nuestros enemigos están en todas partes, entre nosotros, en todo país y latitud. Cómo los vamos a derrotar si no los conocemos por más que los hemos criado, si es nuestra juventud, si son nuestros propios hijos y nietos, si son los seres que más queremos, aquellos por los que hemos construido este mundo intentando mejorarlo pero, en realidad, destrozándolo sin dejarles una puerca migaja.

¿Cómo está la tierra que heredamos? Árida. ¿Cómo está el agua de los mares en que felices nadábamos de niños? Contaminada. ¿Cómo está el antiguo aroma de la briza mañanera? Pestilente. ¿Dónde está el amor que debimos profesar por los animales? Transformado en odio. ¿Dónde están las sabias palabras de Jesús? En el tacho de basura. Tal como cantó el Predicador: Vanidad de vanidades, todo es vanidad.

Es tiempo de reflexionar y actuar.

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=255551

 

Señalemos cómo el Capital-Estado guarda el orden acorde con la incesante acumulación oligopólica de riquezas y poder:

 

 

 

Control social, designio del siglo XXI

 

13 de abril de 2019

 

Por Raúl Zibechi (La Jornada)

Cuando el control social que ejercen los estados y las empresas se convierte en una malla tan fina que atrapa y sujeta todas las manifestaciones de la vida cotidiana, ¿es importante quién gobierna? El concepto de gobierno (instituciones estatales, nacionales, federales o municipales) es absolutamente insuficiente para comprender lo que está sucediendo en el día a día de nuestras sociedades.

La semana pasada en Bogotá, escuché asombrado los relatos sobre los niveles a los que está llegando la aplicación del Código de Policía. Un joven de 22 años, trabajador y estudiante universitario, fue castigado con una multa de 280 dólares (más de cinco mil pesos mexicanos) por comprar una empanada en la calle. La vendedora también fue multada.

En apenas dos años de vigencia del código se impusieron 400 mil multas, por situaciones cotidianas como correr en una estación de autobuses, comprar a vendedores ambulantes o defender a quien sufre multa policial, por obstrucción de la labor de los uniformados.

El Código de Policía fue aprobado en 2017, mientras se negociaba la paz con las FARC. El objetivo es evidente: taponar los poros por donde respira la cultura popular y juvenil, ya que se castigan hábitos como beber en las plazas, hacer malabarismo, actitudes circenses hacia la policía, entre muchas otras. Para los de abajo, el nuevo código implementa el estado de excepción permanente del que nos hablaba Walter Benjamin, que forma parte de la vida cotidiana de las personas oprimidas.

En China el control de la sociedad por el Estado es mucho más estricto aún. El sistema de crédito social otorga o quita puntos a las personas que, por ejemplo, fumen en lugares prohibidos, y se los sube a los que tienen actitudes condescendientes. En el puntaje entran todos los comportamientos de las personas, incluso algunos íntimos, como el consumo de películas o libros eróticos, o hablar en forma grosera con alguien.

Los modos de control combinan las cámaras de videovigilancia (China tiene casi la mitad de las existentes en el mundo), con la inteligencia artificial y el reconocimiento facial. De ese modo, el Estado puede saber cuántos viajes has hecho en taxi y a dónde, qué compras, tus facturas médicas y hasta tus generosidades con los demás, como destaca el informe de Le Monde Diplomatique titulado Chinos buenos y chinos malos (edición de enero).

Como ejemplo de las puntuaciones que se imponen a los ciudadanos, el mensuario destaca: un punto por ayudar a un anciano a acudir a un hospital; cinco puntos menos y una multa por arrojar la basura al río. Pero por colocar un adhesivo contra el gobierno, te quitan 50 puntos y mil yuanes de multa. Como en los buenos regímenes autoritarios, todo viene mezclado: el castigo a los disidentes con la ayuda al prójimo y los malos hábitos.

Pero ahí comienzan los verdaderos problemas. Los que se portan bien, reciben regalos el día del Año Nuevo chino o tienen facilidades para obtener créditos para viajes o estudios. Los que tienen pocos puntos no pueden postularse a ciertos empleos, tomar vacaciones, subirse a trenes rápidos durante un año, reservar una habitación en un hotel o inscribir a su hijo en una buena escuela.

Las listas negras van de la mano de humillaciones públicas, ya que los datos se ventilan en páginas web, pero en algunos pueblos los malos puntajes y el nombre de sus titulares son repetidos por altoparlante el viernes por la noche, de modo que el sistema convierte a tus vecinos en centinelas, según Le Monde Diplomatique.

El investigador de Amnistía Internacional para China, Patrick Poon, considera que el sistema de otorgar recompensas y castigos es una práctica de control social a gran escala que legitima la clasificación jerárquica de los ciudadanos (https://bit.ly/2G1diaz).

Cuando se producen hechos políticos importantes, como la Asamblea Nacional Popular, el régimen impone vacaciones forzadas a los disidentes obligándolos a salir de la ciudad, acompañados por agentes policiales para ser alojados en hoteles y complejos turísticos alejados con todos los gastos pagados (https://bit.ly/2Z3cRp4).

Hay muchos más ejemplos sobre el control social. La realidad se acerca cada vez más al concepto de democracia totalitaria, del portugués João Bernardo. En su libro de próxima aparición en castellano, registra la estrecha relación entre el autoritarismo empresarial y el gubernamental, ya que los trabajadores pasan buena parte de su vida sometidos a la estricta disciplina imperante en el horario laboral.

Se pregunta qué quiere decir democracia, en nuestras sociedades donde reina el poder omnímodo de las empresas. La sociedad neoliberal llegó a un punto en que es muy difícil aplicarle las antiguas definiciones del estado de derecho que hasta hace poco distinguían las democracias de los regímenes donde impera la arbitrariedad política, sigue Bernardo. Nos queda la tarea de trazar los caminos para cambiar el mundo ante estas mutaciones sistémicas.

http://www.jornada.com.mx/2019/04/12/opinion/020a2pol

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=254776

 

Apreciemos cómo diversidades de abajo libran la lucha contra las clases opresoras y represoras.

 

 

Venezuela: Ejército Productivo

libra batalla en Comuna El Maizal

16 de febrero 2019.

 

 

Resumen Latinoamericano*

 

 

Antes de conocer sobre la Batalla Productiva a realizarse en El Maizal, poco había escuchado de los Ejércitos Productivos Obreros (EPO). Recuerdo que alguien en mi lugar de trabajo mencionó que esas iniciativas de intercambio de conocimiento entre trabajadores de empresas del estado, con alto conocimiento en reparación y mantenimiento, se podían dar para mejorar condiciones, pero no fue algo que se profundizó más. En cambio, estos días que se generó la actividad en El Maizal, logré conocer mejor sobre lo que son los Ejércitos Productivos Obreros, cuáles son sus objetivos, y cuáles son los beneficios sociales que buscan generar. Entiendo, como lo dicen en su página, que los Ejércitos Productivos Obreros buscan enfrentar de forma no convencional una Guerra No Convencional.

La Comuna El Maizal, en el Estado Lara, ha sentido a viva piel esa guerra no convencional, y ha batallado en la recuperación de un espacio inmensamente productivo, y capaz de producir muchísimo más, sólo que en ausencia de apoyo gubernamental, y con la actual guerra económica, ha sido cuesta arriba lograr todo lo que han hecho. Para toda gran producción se necesita maquinaria especializada, condiciones óptimas, y espacios disponibles que permitan que el ciclo productivo se materialice. La Guerra Económica se manifiesta aquí, con maquinaria sin funcionamiento, con tecnologías paralizadas, y un sinfín de condiciones que ralentizan cualquier proceso de producción de alimentos.

Aquí es donde el Ejército Productivo Obrero se pone a prueba, y logra concentrar un número de hombres y mujeres, con diversos conocimientos en diferentes áreas, que desde ese saber adquirido a través de la experiencia pueden arreglar, reparar, compartir el conocimiento, y junto a eso hacer política, para mejorar las condiciones materiales de producción de un espacio tan valioso como lo es El Maizal. Y esto fue lo que se dio en la Batalla Productiva desde el 4 de Febrero hasta el 9 del mismo mes. En palabras de uno de los compañero del EPO, Sergio Requena, nos comenta que “el ejército productivo obrero es el fruto de un enriquecimiento de un proceso que por supuesto arrancó en su momento con una recuperación operativa en la empresa La Gaviota en Sucre, y que a partir de allí han venido avanzando los nombres, al inicio eran Batallas Productivas, después eran Batallas Productivas Obreras, y ahora son Batallas Productivas Obreras y Campesinas, por tanto el ejército productivo empieza ahora a tener dos concepciones que es obrero-campesino a fin de que podamos ampliar la cantidad de gente que puede alistarse en este ejército, y participar en este ejercicio de poder popular.”

 

Dentro de esta décimo tercera Batalla Productiva grandes fueron los avances que se tuvieron, lograron recuperar maquinaria que estaba en desuso por falta de reparación, refrigeradores, maquinaria para siembra, redes eléctricas, bombillos, combinando el conocimiento de los obreros de la metalurgia con los trabajadores campesinos. También lograron intercambiar conocimiento para que las personas que se mantienen en el espacio conozcan cómo reparar, arreglar y dar mantenimiento a la maquinaria, y a otros elementos que permiten el desarrollo productivo del espacio. Mucho más será lo que lograrán dentro de El Maizal después de esta Batalla Productiva, y donde seguirá brotando la semilla del Poder Popular, que no es una simple consigna, sino un poder en constante construcción.

Muchas más son las batallas necesarias que se deben generar para seguir combatiendo esta guerra silenciosa y altamente destructiva que tienen todas aquellas personas que no sienten, ni piensan la revolución bolivariana como un hecho tangible, y aunque todavía no se tiene el lugar para la próxima Batalla Productiva, está claro que hay espacios que lo necesitan; es un hecho real que se debe considerar y seguir pensando.

El compañero Sergio Requena le deja un mensaje a toda la clase obrera y campesina venezolana: “El llamado es a que nos sumemos a este ejército que venimos construyendo, a este movimiento, que busca tratar de solventar desde la base los problemas económicos existentes a través de la reactivación de las unidades de producción del país y eso con la finalidad, el entendimiento y el conocimiento de que satisfaciendo nuestras necesidades podremos darle mayor soporte, y mayor estabilidad a la Revolución Bolivariana. El ataque que hemos sufrido es un ataque no convencional que se ha manifestado entre otras cosas como un ataque a la seguridad alimentaria y por supuesto un ataque a la integración de las unidades de producción, por eso el ejército productivo lo que trata es de tejer, y ayudar a tejer ese tejido productivo y fortalecerlo, el tejido productivo al que nos llamó el presidente Chávez, e integrarlo a través de las unidades territoriales con la Comuna”.

Para construir el Poder Popular no existe un manual estático e inamovible, y con este tipo de iniciativas se manifiestan las ideas que nuestro Comandante Chávez constantemente repitió, y que defendió incansablemente. Porque entre todos estos hombres y mujeres del Ejército Productivo Obrero y la Comuna el Maizal “están los de la Comuna o Nada”.

*Fotos por Juan José Moreno (Terra Tv)

Fuente: http://www.resumenlatinoamericano.org/2019/02/16/venezuela-ejercito-productivo-libra-batalla-en-comuna-el-maizal/

 

---

México_Cherán:

cinco años de autonomía y dignidad

16 de abril de 2019

Por Gilberto López y Rivas    

El día de hoy, 15 de abril, en el municipio de Cherán, Michoacán, se está celebrando el quinto aniversario del inicio del levantamiento por la defensa de sus bosques, la seguridad comunitaria y la vida misma de sus habitantes, que dio lugar a un proceso autonómico, mediante el cual las mujeres y los hombres de este combativo pueblo purépecha enfrentaron exitosamente al crimen organizado, los partidos políticos y las autoridades municipales, estatales y federales, todos ellos coludidos en la misma estructura sistémica de corrupción y muerte.

Coincidimos con Pilar Calveiro en que el movimiento iniciado en Cherán busca abrir formas nuevas de hacer política; en que es un ejemplo “de prácticas que logran sobreponerse a las violencias ilegales –ya sean estatales, privadas, delincuenciales o mixtas– para actuar, sobrepasar el miedo y evitar la entrada en el terror, pasando a la acción. Ello les permite reformular otros modos de la política”. (“Repensar y ampliar la democracia. El caso del municipio autónomo de Cherán K’eri”. Argumentos, Año 27, Núm. 75, mayo-agosto, 2014)

Cherán muestra que es posible poner un alto al saqueo y la violencia de la recolonización capitalista, a partir de la reconstitución de la organización barrial-comunitaria indígena, el fortalecimiento de la asamblea como órgano máximo de decisión y el restablecimiento de usos y costumbres como forma de autogobierno, todo lo cual se fundamenta jurídicamente en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas de la Organización de Naciones Unidas, el artículo segundo constitucional y, específicamente, en el resolutivo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación de noviembre de 2011, ratificado por una consulta popular llevada a cabo en diciembre de ese año.

 

A partir de esa fecha, Cherán elige, por usos y costumbres, a su consejo mayor y los consejos operativos, sin la intervención de los partidos políticos. Con base en un singular plan de desarrollo municipal, y a partir del restablecimiento de una identidad étnica claramente expresada en la revitalización cultural y simbólica, estos consejos han venido gobernando con el consenso comunitario, y han retomado el control del territorio y sus recursos naturales, principalmente del bosque y las fuentes hídricas, que incluyen la defensa y cuidado del medio ambiente; han logrado, también, una reducción drástica de la criminalidad, la extorsión, los secuestros, el consumo y venta de drogas, todo ello en el contexto de múltiples retos y contradicciones, y, paradójicamente, en medio de una de las regiones más convulsionadas del país.

Precisamente en el ámbito de las experiencias autonómicas que tienen lugar con posterioridad a la rebelión zapatista de 1994, y a la firma de los acuerdos de San Andrés de febrero de 1996, el caso de Cherán es un ejemplo de triunfo jurídico-político, que debe ser destacado por sus alcances y significados para el resto de los pueblos, municipios y comunidades indígenas de México. Es un mérito de este movimiento poder conservar su autonomía no obstante el trato frecuente que mantienen sus autoridades con diversos actores políticos de muy diversa naturaleza y nivel jerárquico, y esto lo pueden hacer porque son conscientes del papel que desempeñan como representantes comunitarios, y porque responden al escrutinio e imperativo ético permanente que orienta a conservarse independientes frente a otros poderes, por coercitivos que sean.

Asimismo, desde el inicio del levantamiento, ese 15 de abril de 2011, con la acción protagónica fundamental de mujeres y jóvenes, se ha demostrado que estos procesos autonómicos contemporáneos democratizan las sociedades indígenas, politizando e innovando sus estructuras políticas y socioculturales. Cherán manifiesta la naturaleza transformadora de estos procesos no sólo en su articulación, las más de las veces contradictoria con el Estado nacional existente, sino también en el interior de los sujetos autonómicos. Así, como hemos venido insistiendo, no se trata sólo de autogobiernos tradicionales indígenas que se desarrollan de diversas formas a lo largo de la Colonia y la vida independiente, y que perduran hasta nuestros días en numerosas comunidades de la geografía latinoamericana. En Cherán hay una continuidad de formas tradicionales de organización, que adquieren contenidos nuevos. La organización barrial, la ayuda mutua (Jarhojperakua) o tequio se renuevan; la fogata (Parhangua), como extensión de la cocina en las barricadas comunitarias; la ronda, conformada por los propios comuneros, jóvenes en su mayoría, como forma efectiva de defensa del territorio y la seguridad ciudadana.

 

No obstante, precisamente porque Cherán festeja un año más de gobierno autónomo y la comunidad en su conjunto está pendiente de que el consejo mayor mande obedeciendo, los distintos niveles de gobierno y las fuerzas económicas y políticas que éstos representan no cesan de presionar a las autoridades del municipio de diversas maneras. Una de ellas es la insistencia del gobierno del estado de Michoacán en el mando único. Sin embargo, a fines de marzo, la votación mayoritaria de los cuatro barrios determinó rechazar la propuesta del gobierno estatal de integrarse al convenio de mando único, y continuar con su sistema de seguridad de acuerdo con las rondas comunitarias. Aquí habría que tener presente la experiencia nefasta de Morelos en cuanto al mando único se refiere, que no garantiza que cesen la complicidad y la corrupción en el seno mismo de los aparatos de seguridad unificados. Asimismo, hay que recordar las agresiones de todo tipo sufridos por la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria de Guerrero, desde su fundación, así como los numerosos intentos por la vía de la oficialización, división interna o implosión, para destruir esta notable experiencia de justicia y seguridad de los pueblos indígenas de ese estado.

¡Muchas autonomías al pueblo purépecha de Cherán en el quinto aniversario de su levantamiento!

La Jornada/México

Fuente: https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2016/04/16/cheran-cinco-anos-de-autonomia-y-dignidad/

 

 

 Alternativas postcapitalistas

 

Tengamos en cuenta cómo han obrado los gobiernos progresistas respecto a sus respectivos pueblos. Eduardo Gudynas parte para esa descripción de que: "Nosotros en el fondo tenemos una idea de desarrollo occidental; queremos el auto propio, el televisor de plasma y así sucesivamente y eso ha permeado todos los sectores; un bienestar material, el consumismo. Entonces, los gobiernos progresistas han generado una gran adhesión social basados en varias patas: una es el consumo popular, en todos los países con gobiernos progresistas se ha disparado el consumo popular; han aumentado la inauguración de centros comerciales y el acceso a bienes de consumo electrónicos y de vehículos. El otro soporte es que a los sectores más desvalidos, más empobrecidos y marginados les doy un bono mensual, que es muy fuerte en Bolivia, Ecuador y en alguna medida en Brasil. Y la tercera pata es una retórica de nuevo tipo, que hace apelaciones a lo nacional, a lo popular; es una retórica que tomó prestadas ideas y conceptos de la izquierda tradicional latinoamericana, pero las ponen en un contexto desarrollista convencional que era muy ajeno a las discusiones de esa misma izquierda veinte años atrás. Ese trípode más o menos funciona porque el consumo popular da el sustento que tienen estos gobiernos, sobre todo con las clases medias; también dan esa legitimidad los programas de reducción de la pobreza y sirve para la propaganda".

 

Los gobiernos “progresistas” son otro tipo de bicho político

 31/03/2015

 

Eduardo Gudynas hace una descripción del extractivismo y la matriz productiva de los llamados gobiernos progresistas de Sudamérica. El intelectual, catedrático y ambientalista propone, en simultáneo a criticar el modelo desarrollista, alternativas para salir del extractivismo debido a los impactos sociales, culturales, políticos y económicos que tiene para nuestras naciones.

Entrevista por Redacción PLAN V, Quito (Ecuador), marzo 2015.

 

¿Qué es el extractivismo?

Es un término que tiene historia por detrás y se lo vincula directamente a los impactos de la explotación petrolera y minera en los países del sur. Y fue acuñado hace décadas para referirse a situaciones muy graves que ocurrían en los países petroleros de África y del Medio Oriente. Más recientemente, el concepto ha sido reformulado para enfocarse en la exportación de grandes volúmenes de recursos naturales o la exportación en la cual su explotación exige una gran intensidad y por tanto tienen altos impactos ambientales, y que el destino de esta exportación es a los mercado globales. Explotación de petróleo y minería no es sinónimo de extractivismo, que es emprendimientos de gran volumen, explotados con alta intensidad y que se exportan.

 

¿También el monocultivo?

Bajo esa definición también son actividades extractivas el monocultivo, donde el ejemplo más claro es la soya en el Cono Sur. Son exportaciones de materias primas como productos primarios, sin industrializar. Es también extractiva la pesca de altos volúmenes de pescado para hacer harina y exportarlo como harina de pescado, las piscinas camaroneras. Bajo esta nueva concepción se incluyen a sectores agrícolas y forestales.

 

La crítica al extractivismo involucra a casi todos los productos de exportación, lo cual nos dejaría como país sin recursos para exportar y por tanto para vivir como país.

La crítica al extractivismo pone como evidencia que las ofertas exportadoras de nuestros países son realmente muy pobres porque están basadas en pocos productos. Por tanto, puede haber casos donde un país diversifique su matriz de exportación con varios productos y eso permite reducir la presión extractivista. Hay varios países que tienen un importante sector extractivo pero que su oferta exportadora no son sólo materias primas. Los dos casos que se pueden ilustrar son Canadá y Australia, que exportan muchas cosas pero también materias primas. En tercer lugar, la crítica al extractivismo pone en evidencia el impacto social y ambiental de la producción. Podemos tener exportaciones de recursos naturales con mucho menor impacto social y ambiental; puedo tener una exportación agropecuaria diversificada, que es muy distinta a una exportación basada en la soya. Puedo tener una oferta agrícola diversificada y basada en alimentos naturales que es muy distinto a exportar solo soya.

 

¿El extractivismo es un sistema cultural o tiene raíces culturales?

Yo digo que tiene raíces culturales. Hay algunos autores que creen que todo el desarrollo es extractivista. Yo no lo creo así, las estrategias de desarrollo de los países son complejas, hay unos rubros extractivistas pero el desarrollo y el extractivismo no son sinónimos, por más importante que sea el petróleo, por ejemplo para Ecuador. La reflexión que hacemos es: por qué a pesar de tantos impactos sociales y ambientales los políticos, por la vía conservadora o la progresista son extractivistas y por qué la gente lo tolera. Y lo que hay que admitir es que hay unas raíces culturales latinoamericanas que aceptan y toleran el extractivismo y lo ven bien.

 

¿El extractivismo y sus impactos, incluso de sectores sindicales que están convencidos de que la contaminación es un costo que hay que pagar?

Hay una herencia histórica de décadas, del sueño latinoamericano de que somos países con grandes volúmenes de recursos naturales y que nuestro problema era que no sabíamos explotarlos. Ese es un mito que viene desde la colonia. Luego, hay un sentido de revancha: luego de tantas décadas de sufrir en los mercados internacionales, ahora que tenemos altos precios en las materias primas porqué no aprovecharlo. También hay una cierta pereza en los gobiernos progresistas de no haber sido capaces de haber seguido explorando caminos alternativos distintos a la dependencia de materias primas; no disponen de otras herramientas de desarrollo, y por lo tanto vuelven a caer en las materias primas.

 

Cuando el gobierno del Ecuador resolvió explotar el Yasuní afirmó que estábamos sentados en un saco de oro y que los ambientalistas pretendían mantener pobre a la gente porque los recursos naturales sirven para combatir a la pobreza ¿qué opina de esto?

Primero, los que defienden el extractivismo usualmente hacen mal las cuentas, porque no restan los daños y costos económicos que genera el extractivismo; no restan los costos por contaminación, los costos por desplazamiento de transacciones productivas locales, no restan los costos de subsidios perversos y ventajas que otorgan a las empresas que vienen a hacer la explotación. Por lo tanto, la cuenta de cuánta plata realmente se gana es muy incierta. Segundo, no es correcto del todo decir que de cada dólar del petróleo que entra al país es un dólar que se va a usar en la lucha contra la pobreza. Porque esa asignación de recursos se distribuyen en los fondos del Estado y solo una fracción pequeña va a parar a la lucha contra la pobreza.

Y tercero, estos Estados, los progresistas, hace poco tenían mucha plata, sus gastos en los bonos eran pequeños en el presupuesto fiscal y usaban enormes contingentes de dinero en otros fines en vez de diversificar la producción. Había dinero para diversificar la producción. Ejemplo concreto: voy a tener que subsidiar a empresas de explotación petrolera, o me conviene usar esos recursos para subsidiar la diversificación agrícola y ayudar al pequeño sector agrícola para ser más competitivos. Cuarto, esta visión de aprovechar los recursos naturales es una visión reñida con los propios antecedentes históricos de la reflexión conceptual de la izquierda latinoamericana. La izquierda siempre vio mal la dependencia de las materias primas y criticó. Quienes sostenían la idea de aprovechar los recursos naturales para hacer el salto al desarrollo eran los pensadores de la economía convencional. Y quinto, tenemos ejemplos de países no extractivistas que funcionan muy bien y tienen muy bajos índices de pobreza, bajos índices de indigencia y no tienen el 80% de su canasta de exportaciones basada en un recurso natural. Por ejemplo Uruguay: miren el patrón exportador de Uruguay, que tiene una economía diversificada, donde hay recursos naturales pero en un nivel mucho más bajo que el nivel ecuatoriano, y tiene una ventaja con acciones basadas en el sector agrícola y ganadero, porque permite resolver los problemas de pobreza rural, genera mucho más empleo que el extractivismo, que genera muy poco empleo y permite desandar un camino que padecen algunos países andinos y es que se han hecho tan extractivistas que han perdido su capacidad de producir alimentos. Entonces, tienen que exportar barriles de petróleo o carbón para comprar alimentos; mejor produzcamos nosotros mismos los alimentos. Y siguiendo ese razonamiento, nosotros tenemos muchas más capacidades para hacer agroindustria que hacer industrias a partir de los minerales; construir siderúrgicas es un proceso muy costoso, tarda mucho tiempo y consume mucha energía.

 

Sin embargo hay gobiernos, como el ecuatoriano, que a pesar de esta lógica virtuosa insisten en el extractivismo de modo radical, ¿por qué se da esto?

No solo el ecuatoriano, el gobierno uruguayo quiere desandar en la diversificación, quiere hacerse minero. Los gobiernos progresistas no han logrado aprovechar esta época de bonanza en explorar otras formas de desarrollo. No las han explorado; tienen una dependencia tan grande con los recursos fáciles de obtener que han abandonado esas otras exploraciones. Hay una culpa en estos gobiernos porque son los principales responsables de eso.

 

A pesar de todo el Ecuador hace un ministerio de minas, amplía las fronteras agrícola y petrolera, ¿qué pasa con los impactos?

Nosotros dividimos los efectos en dos grandes familias. Una son los impactos locales, que son impactos ambientales, por ejemplo contaminación; hay impactos sociales, por ejemplo comunidades que deben abandonar territorios donde hacían agricultura; hay impactos sociales de la llegada del extractivismo que usualmente está asociada a incremento de la violencia social, prostitución, trata de mujeres; hay impactos sociales en la división dentro de las comunidades, entre los que están a favor o en contra del extractivismo, y finalmente estallan conflictos locales por sectores que resisten a esto. Luego tienes impactos territoriales, que son afectaciones a territorios preexistentes, por ejemplo de pueblos indígenas; hay impactos económicos pues las redes incipientes de economías locales desaparecen aplastadas por la empresa extractivista.

¿Y qué ocurre a escala nacional?

En paralelo hay lo que nosotros llamamos el efecto derrame sobre cómo funciona todo un país. Y eso implica aceptar que haya violaciones de derechos humanos para que entre el extractivismo, y esa es una cosa que acepta el gobierno y todo un país. Otorgar beneficios a las empresas extractivistas, controlar la protesta ciudadana, vigilar a los líderes locales, criminalizar manifestaciones populares; entonces, cuando el Estado reacciona en cada uno de estos rubros se crea efectos derrame que cambian la dinámica política, económica y cultural del país y esto cambia para todo: hay una visión recortada de la participación ciudadana, de los derechos y así sucesivamente. Bajo esa formas recortadas se genera o se acentúan democracias cada vez más presidencialistas.

¿Ahí se consolida y se requiere el liderazgo fuerte que perdura y es incontrastable, además?

Esos líderes dicen: vamos a hacer minería y no se puede discutir más. Y la legitimación de esto es que yo gané las elecciones. Mecanismos que habían antes, de contrapesos entre los poderes, por ejemplo el poder judicial que controla lo que hacen los otros poderes, o respeto del poder ejecutivo los poderes locales de los municipios desaparece; contrapesos de democracia participativa de hacer consultas o referendos son anulados.

 

¿Se está refiriendo al Ecuador o es una matriz que se repite en todos los países?

Se repite en todos los países, con diferentes gradientes, en algunos casos es más suave en otros es más fuerte. Pongo algunos ejemplos de otros países que pueden tener resonancia en el Ecuador: en Uruguay, el presidente Mujica ha impedido e incluso ha anulado las resoluciones municipales que declaraban a los municipios como libres de megaminería. El gobierno de Cristina Fernández de Kichtner tenía un programa de la Policía para vigilar y controlar a los líderes ciudadanos de la protesta. El gobierno de Lula no perseguía a la protesta pero judicializaba a los lideres ciudadanos; y por lo tanto les impedía seguir ejerciendo su protesta. El gobierno central deja de aplicar con rigurosidad los controles ambientales; es el caso de Bolivia, que tolera los incumplimientos ambientales y se genera contaminación. Es esto el efecto derrame: hay alteraciones de la dinámica democrática, de la dinámica política y en cómo funcionan las relaciones sociales. A mí, lo que más me impacta es que se tolere las violaciones de los derechos; porque una de las conquistas de los países del sur de los últimos años es un fuerte apego al sistema de derechos. O sea, a través de los extractivismos se tolera que se invada una comunidad o se lleve preso a algún dirigente o que nunca se investiguen asesinatos de líderes.

 

En nombre del “bien mayor” que es el la lucha contra la pobreza…

En nombre de que necesitas la plata del extractivismo para combatir la pobreza. Eso la gente lo está comenzado a tolerar y eso me genera alarma.

 

¿Por qué es tan parecido todo esto en América Latina?

Se aplica de manera distinta, los estilos son diferentes, pero el carozo –como decimos los uruguayos- es el mismo. Y eso es por la adhesión a ideas convencionales del desarrollo que tiene que ver con esto de la cultura. Nosotros en el fondo tenemos una idea de desarrollo occidental; queremos el auto propio, el televisor de plasma y así sucesivamente y eso ha permeado todos los sectores; un bienestar material, el consumismo. Entonces, los gobiernos progresistas han generado una gran adhesión social basados en varias patas: una es el consumo popular, en todos los países con gobiernos progresistas se ha disparado el consumo popular; han aumentado la inauguración de centros comerciales y el acceso a bienes de consumo electrónicos y de vehículos. El otro soporte es que a los sectores más desvalidos, más empobrecidos y marginados les doy un bono mensual, que es muy fuerte en Bolivia, Ecuador y en alguna medida en Brasil. Y la tercera pata es una retórica de nuevo tipo, que hace apelaciones a lo nacional, a lo popular; es una retórica que tomó prestadas ideas y conceptos de la izquierda tradicional latinoamericana, pero las ponen en un contexto desarrollista convencional que era muy ajeno a las discusiones de esa misma izquierda veinte años atrás. Ese trípode más o menos funciona porque el consumo popular da el sustento que tienen estos gobiernos, sobre todo con las clases medias; también dan esa legitimidad los programas de reducción de la pobreza y sirve para la propaganda.

 

¿Son gobiernos posneoliberales o qué son los gobiernos progresistas?

Hay que ser cuidadosos con las palabras. No creo que los gobiernos progresistas sean conservadores o neoliberales; todos son posneoliberales, hasta el gobierno colombiano de Juan Manuel Santos, pero lo posneoliberal no describe muchas cosas de la situación actual. Los gobiernos progresistas no son gobiernos de la izquierda que se pensaba a fines de los noventa y a principios del año dos mil. Los gobiernos progresistas son un nuevo bicho político, que es el progresismo y en el cual un factor predominantes para configurarlo es el desarrollismo convencional (porque la izquierda quería salir del desarrollismo convencional, quería hacer otro modelo de desarrollo, luego podemos discutir si es bueno o malo) que sigue exportando materias primas, como en el siglo diecinueve, y se lo festeja; estos gobiernos no han logrado instalar programas efectivos de industrialización –en la administración del PT, Brasil se ha desindustrializado-somos más extractivistas que antes, tenemos democracias –no hay dictaduras- pero son muy recortadas por el híperpresidencialismo y el énfasis electoralista donde hay una negociación entre tener democracia electoral y aceptar recortar algunos derechos de las minorías. Entonces, este es un animal político nuevo que no tiene semejanzas con los anteriores y es muy distinto de lo que pasa con otros países del globo y despierta algún grado de adhesión porque mucha de esta gente es simpática, Mujica es simpático, Evo Morales tiene esa imagen de dirigente indígena, Chávez tenía su carisma; claro, si yo comparo a estos presidentes sudamericanos con los presidentes conservadores que hay en Europa la situación acá es mucho mejor; eso explica la admiración que hay por allá al experimento este progresista sudamericano; pero para el ciudadano de a pie que vive los regímenes progresistas lo cambios no se resolvieron ahora, hay una lista enorme de problemas que hay que atender, y estos gobiernos insisten en que ellos son la última alternativa, el fin de la historia, y cualquier otra alternativa es de derecha.

 

¿El eje está ahí, en el progresismo versus izquierda?

Creo que el eje de cambio radical, y por eso se ha desatado un debate, es en las discusiones alrededor de la idea genérica del Buen Vivir. Esta idea implica salir del debate repetido de los últimos setenta años de las variedades del desarrollo; te saca de la discusión sobre el desarrollo. Y me permite iniciar una discusión, para ir más allá de las ideas convencionales de desarrollo y permite hacer algo que es indispensable para la situación latinoamericana que es recuperar el diálogo y con respeto, con saberes de pueblos indígenas. No me gusta, no comparto y a veces me entristece esta manía de muchos intelectuales latinoamericanos de tener que seguir solo reflexionando y pensando con la política europea y con autores en inglés o en francés; hagamos un poquito más de política con quienes están acá al lado nuestro, aprendamos un poco más de ellos. Y ellos, como en parte está fuera del desarrollo, son fundamentales para pensar órdenes alternativos a las ideas convencionales de desarrollo. Ahí está la novedad. Y eso explica que en el gobierno de Evo Morales y de Rafael Correa haya una batalla por capturar la idea del Buen Vivir y reformatearla para hacerla afín a una lógica desarrollista convencional., que en el caso ecuatoriano se llama Socialismo del Buen Vivir y en el Boliviano se llama Buen Vivir como Producto del Desarrollo Integral. Es tratar de capturar eso que tiene unos enormes poderes de ruptura profunda y de alternativa.

 

¿Hay alternativa al extractivismo, al desarrollismo?

La idea básica de la alternativa al extractivismo es que se pueden tener exportaciones mineras y petroleras para necesidades regionales y nacionales, pero no para nutrir el consumo de países industrializados o de China. Luego, tengo que reducir el papel de esos sectores extractivos y como complemento tengo que aumentar el papel productivo de los sectores agropecuarios. Eso requiere desarmar los subsidios y transferencias, muchas de ellas ocultas, que hacen los gobiernos a los sectores extractivos o vinculados al extractivismo y comenzar a usar ese dinero, que sí hay, para promover estas alternativas productivas. Necesitamos ordenamientos territoriales efectivos y una integración regional en serio. Hay varias alternativas que se discuten en diversos países, por distintos sectores, de cómo generar estos procesos de cambio para salir de la dependencia de minería, petróleo y monocultivos.

 

¿Y por dónde van las resistencias desde lo político?

Creo que lo están comenzando a pensar poco a poco. Hay una discusión florida y potente en Perú en torno a los caminos alternativos al extractivismo. Ha comenzado bajo un ambiente hostil, pero ha comenzado en Bolivia, porque se ha visto que extractivismo de empresas estatales o un cooperativismo capitalista popular sigue siendo contaminante. Y todo eso implica un debate político, pero este tiene dos particularidades: estas alternativas son postcapitalistas y postsocialistas a la vez, eso no lo entiende todo el espectro del progresismo de izquierda, porque para muchos de ellos el final de la utopía está en una empresa estatal extractivista, aunque esa empresa después reproduzca las lógicas perversas. Y el otro componente es que también es una tarea cultural, por estas bases de la cultura de que tenemos profundamente arraigada de que hay que explotar la naturaleza y hay que aprovechar la bolsa de oro sobre la que estamos sentados y de que queremos ser consumistas… Esto no se soluciona con un recambio de partidos políticos; implica transformaciones profundas en la cultura. Hay resistencias al extractivismo y una parte de estas es para conseguir una mejor participación en el propio extractivismo; es un tipo de resistencia que entiendo y valoro porque hay comunidades pobres que necesitan ser compensadas; pero me refiero a algo más profundo y esto es que no se soluciona solo en compensaciones económicas sino que está en cambiar la estructura, la lógica y las sensibilidades que sostienen el desarrollo extractivista.
Fotos de Luis Arguello, Plan V.
La entrevista original se puede ver
 aquí…
Fuente: http://accionyreaccion.com/los-gobiernos-progresistas-son-otro-tipo-de-bicho-politico/

 

En consecuencia, los gobiernos progresistas manipulan a las mayorías e intelectuales para distanciarlos de examinar la crisis estructural del sistema mundo capitalista que nos subsume en crisis civilizatoria y conduce a la extinción de la vida planetaria.

 


Advertencia de la ONU por el cambio climático

El colapso de la Tierra está cada vez más cerca

9 de mayo de 2019

 

 

Por Darío Aranda

Página 12

Según un organismo de Naciones Unidas, “los patrones actuales de consumo, producción y desigualdad no son sostenibles”.

Naciones Unidas (ONU) dio un alerta claro y contundente: el planeta se dirige hacia el colapso climático, sanitario y social. Pero también resaltó la solución (que aún es posible): reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (que provocan el cambio climático), disminuir los niveles de consumo, proteger el agua y la biodiversidad (entre otras). Son algunas de las conclusiones que publicó en su informe “Perspectivas del Medio Ambiente Mundial”. En diversos apartados, la ONU alerta que, de no producirse cambios drásticos y urgentes, habrá consecuencias devastadoras. “Estamos causando el cambio climático y la pérdida de biodiversidad. No habrá mañana para muchas personas, a menos que nos detengamos”, afirmó Joyce Msuya, directora ejecutiva de ONU Medio Ambiente.

La Asamblea de Naciones Unidas para el Medio Ambiente es el mayor espacio internacional en la temática. Se reunió en marzo pasado en Kenia y allí se presentó la investigación “Perspectivas del Medio Ambiente Mundial 6”, una foto del clima: nueve millones de personas mueren cada año por la contaminación del aire y el agua; desde 1970 desapareció el 40 por ciento de los humedales y se redujo un 60 por ciento la población mundial de vertebrados.

Desde 1880 la temperatura mundial aumentó entre 0,8 y 1,2 grados centígrados. Y, en la última década, se produjeron ocho de los diez años más cálidos de la historia. Advierte que la temperatura del Ártico aumentará entre 3 y 5 grados centígrados para 2050, situación que “devastará” la región y elevará el nivel de los océanos en todo el mundo. Las tierras en peligro de degradación abarcan el 29 por ciento de las tierras del mundo, donde habitan 3.200 millones de personas.

Uno de los lemas del informe, de 745 páginas, es “planeta sano, personas sanas”. Precisa que 2300 millones de personas (uno de cada tres habitantes del mundo) no tienen acceso a servicios de saneamiento adecuados. Cada año mueren 1,4 millones de personas por enfermedades prevenibles (como diarrea) asociadas al agua potable contaminada.

En las conclusiones la ONU es concreta: “Las actividades antropógenas (humanas) han degradado los ecosistemas de la Tierra y socavado los cimientos ecológicos de la sociedad”. Aclara que es necesario “adoptar medidas urgentes a una escala sin precedentes para detener y revertir esa situación y proteger así la salud humana y ambiental”. Algunas de las medidas esenciales son reducir la degradación de la tierra, la pérdida de biodiversidad y la contaminación del aire, la tierra y las aguas; mejorar la gestión del agua, mitigar el cambio climático y reducir la quema de combustibles fósiles.

El cambio climático es producto del aumento de la temperatura por la acción humana e implica cambios drásticos en el ambiente (inundaciones, sequías, derretimiento de glaciares). La causa principal es la emisión de gases de efecto invernadero, principalmente el dióxido de carbono (CO2). La quema de combustibles fósiles (gas, petróleo, carbón) está entre los principales causantes. El informe de la ONU hace eje en el cambio climático, pero no apunta a los responsables. Es que las grandes potencias económicas son las principales culpables: el 76 por ciento de las emisiones provienen de los países del G20, encabezados por China, Estados Unidos, la Unión Europea, India, Rusia, Japón y Alemania.

El informe recuerda que el cambio climático tiene efectos directos y profundos en la economía y la sociedad, “pone en peligro los medios de subsistencia, agudiza la pobreza, la migración y afecta particularmente a las poblaciones en situación de vulnerabilidad”.

Una crítica por izquierda que suele hacerse a los ámbitos diplomáticos de ONU es que no hace hincapié en las causas económicas del desastre ambiental. En el informe da un paso: “Los patrones actuales de consumo, producción y desigualdad no son sostenibles”. En diversos apartados menciona los niveles de consumo, sobre todo de países desarrollados. Naomi Klein, autora de Esto lo cambia todo, lo resume de otro modo: “El problema no es el cambio climático, sino el capitalismo”.

Un argumento usual de las empresas del agronegocio (de transgénicos y agrotóxicos) es que son necesarios más alimentos para la creciente población. La Vía Campesina (movimiento internacional de pequeños productores e indígenas) lo refuta hace décadas: el problema no es la falta de alimentos, sino su injusta distribución. Naciones Unidas aporta un elemento en ese sentido: el 33 por ciento de los alimentos del mundo se pierden o se desperdician. Y el 56 por ciento de esas pérdidas suceden en los países desarrollados.

Esa misma semana la ONU presentó el informe “Panorama de los recursos globales”. Sin mencionarlo, apunta al rol del extractivismo. “El rápido aumento de la extracción de materiales es el principal culpable del cambio climático y la pérdida de biodiversidad, un problema que solo empeorará a menos que el mundo emprenda urgentemente una reforma sistémica del uso de recursos”. Precisa que la extracción de recursos naturales se triplicó desde 1970 hasta la actualidad y el uso de combustibles fósiles aumentó 45 por ciento. Advierte que, de mantener el mismo camino, para 2060 las emisiones de gases de efecto invernadero podrían aumentar 43 por ciento. “Francamente, no habrá mañana para muchas personas a menos que nos detengamos”, alertó Joyce Msuya, directora ejecutiva de ONU Medio Ambiente.

https://www.pagina12.com.ar/192360-el-colapso-de-la-tierra-esta-cada-vez-mas-cerca

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=255727

 

 

Atendamos a referentes de los diversos de abajo porque: “La clase política intenta mostrarle a la sociedad que el extractivismo puede ser una solución, cuando sabemos que es todo lo contrario. Ni el peronismo de derecha ni el peronismo progresista y menos el Gobierno actual difieren en este sentido”, afirma Nahuel de la Confederación Mapuche de Neuquén.

 

A su vez, Horacio Machado Araoz aclara: “El modelo extractivista afecta las posibilidades de desarrollo autónomo, sostenible y de largo plazo. Perpetúa la desigualdad social, porque es un modelo con una estructura de clase oligárquica, de concentración de la tierra, de corporaciones que deciden sobre los territorios. Y, en términos de democracia, el extractivismo erosiona los derechos de las poblaciones y aleja la posibilidad de una soberanía popular”.

 

 

Extractivismo y dependencia, la apuesta del Gobierno

Cinco siglos con la misma política

7 de mayo de 2019

 

Por Darío Aranda

Página12

 

El Gobierno apuesta a salir de la crisis con la minería, Vaca Muerta y el agro. Alertan sobre el callejón sin salida que implica.

De la plata de Potosí en el Siglo XVI a Barrick Gold y Glencore-Xstrata (Minera Alumbrera) en 2019. De la explotación de caucho a la soja de Bayer-Monsanto y las promesas de Vaca Muerta. De La Forestal a la pastera UPM-Botnia. América Latina centra su economía y política en la exportación de productos primarios, desde que era colonia hasta la actualidad. Académicos, activistas e indígenas recuerdan que ningún país se desarrolló en base al extractivismo y afirman que se trata de un modelo que asegura dependencia y atraso. En año de elecciones, ningún candidato plantea alternativas a la explotación de bienes naturales.

El presidente Mauricio Macri inauguró en febrero la “Mesa Nacional de la Soja”, para potenciar el avance del cultivo. Un día después, el Gobierno aprobó una nueva variedad transgénica, de la empresa Indear-Bioceres, con uso de los agrotóxicos glifosato y glufosinato de amonio. El 8 de marzo recibió a las mineras Yamana Gold, Glencore y Goldcorp, en Olivos. Visitó Expoagro (la feria del agronegocio de Clarín y La Nación). Inauguró en Jujuy la “Mesa del litio”, para facilitar la llegada de empresas y, en petróleo, exhibe Vaca Muerta como promesa de dólares y progreso. El futuro de la economía, y del país, atado a la exportación de materias primas.

Jenny Luján es parte de la Asamblea por la Vida de Chilecito, donde expulsaron a cuatro mineras del Cerro Famatina. Explica que desde la Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC) hace años reflexionan sobre el lugar en el mundo que asigna el extractivismo a los países de la región. “Desde el descubrimiento de América, Abya Yala para nosotros, todo este territorio fue considerado como fuente de riqueza para sostener a los imperios del Norte. Eso se llama extractivismo, robo, saqueo”, grafica.

A la avanzada actual de empresas y gobiernos la llama “recolonización”, cita los ejemplos de las mineras en La Rioja, San Juan y Catamarca, con visto bueno de los distintos colores políticos. “En 200 años de República, de Nación, no ha cambiado nada. Se profundizó el saqueo que comenzó con el robo de las tierras y genocidio a los pueblos originarios. Y el poder sigue protegiendo a los saqueadores. La riqueza se la llevan, aquí queda contaminación y destrucción. Tenemos cinco siglos de pruebas de ese accionar criminal”, explica Luján.

Más al sur, Vaca Muerta se presenta como la gran reserva de petróleo y gas no convencional (con la peligrosa técnica del “fracking” –fractura hidráulica–). Su explotación es política de Estado.

Jorge Nahuel, de la Confederación Mapuche de Neuquén, aclara que no tienen ninguna expectativa en que algún candidato frene el modelo de explotación de bienes naturales. “La clase política intenta mostrarle a la sociedad que el extractivismo puede ser una solución, cuando sabemos que es todo lo contrario. Ni el peronismo de derecha ni el peronismo progresista y menos el Gobierno actual difieren en este sentido”, afirma Nahuel.

Recuerda que desde hace un siglo se explota petróleo en Neuquén y nunca trajo beneficios reales para acabar con la desigualdad y la pobreza. “Las trasnacionales llegan con promesas de bienestar y felicidad, pero profundizan el saqueo y la contaminación”, definió Nahuel y recordó el rol protagónico que tiene el extractivismo en el cambio climático: “Estamos caminando hacia un abismo y debemos ponerle freno”.

Horacio Machado Aráoz es investigador del Conicet y parte del colectivo Sumaj Kawsay. Explica que a lo largo de la historia las economías primarias-exportadoras han tenido ciclos de crecimiento muy espasmódicos, altas tasas de crecimiento seguidas de crisis, que tienen relación con los ciclos de auge y caída de la demanda mundial de materias primas.

Destaca que la crítica al extractivismo cruza a la derecha y a la izquierda política, que minimizan o desprecian la afectación ecológica-ambiental, pero al mismo tiempo deja de lado tres características centrales: “El modelo extractivista afecta las posibilidades de desarrollo autónomo, sostenible y de largo plazo. Perpetúa la desigualdad social, porque es un modelo con una estructura de clase oligárquica, de concentración de la tierra, de corporaciones que deciden sobre los territorios. Y, en términos de democracia, el extractivismo erosiona los derechos de las poblaciones y aleja la posibilidad de una soberanía popular”.

Hersilia es una localidad de 3000 habitantes en el noroeste de Santa Fe. Allí vive Fernando Albrecht, de la Asamblea de Vecinos Autoconvocadods y de la Universidad Trashumante (experiencia de educación popular con ejes en la autonomía y la horizontalidad). En una rápida clase de historia repasa las matanzas de pueblos indígenas, la colonización con familias de Europa, las grandes estancias, La Forestal (empresa inglesa de corte feudal, que explotó obreros y arrasó los montes de quebracho durante medio siglo), el avance ganadero, la industria láctea y el agronegocio (de base transgénica y de agrotóxicos), que implica “la acumulación de dinero y territorios en pocas manos”.

Relata lo ilógico que, en un pueblo rodeado de campo, haya pobreza y que los alimentos lleguen procesados desde las grandes ciudades. Tras el mito de que “Argentina produce alimentos para 400 millones de personas”, recuerda que la mayor parte de la cosecha es para alimentar chanchos y aves de Asia y Europa, no se trata de comida para los argentinos. En Hersilia y Ceres lograron ordenanzas que alejen las fumigaciones con agrotóxicos y trabajan con productores en 3000 hectáreas para abandonar los transgénicos y avanzar en la agroecología.

Cuestionamos al agronegocio porque, además del impacto en la salud y el ambiente, es un modelo injusto, donde solo buscan rentabilidad, es un modelo decidido por la Bolsa de Chicago y mercados de China”, asegura.

https://www.pagina12.com.ar/191895-cinco-siglos-con-la-misma-politica

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=255617

 

 

 

Consideremos cómo esa política de saqueo, contaminación y exterminio que lleva siglos condena a «no ser» a una creciente mayoría y cómo refuerza esa expulsión, desposesión totalitaria. Aún más, reflexionemos sobre qué democracia sostenemos con nuestros votos y qué gobierno nacional, popular y de derechos humanos hemos tenido durante más de una deKada de expansión de los extractivismos.

 

 

 

El estado de excepción como

paradigma político del extractivismo

14 de abril de 2019

 

Por Raúl Zibechi

El colonialismo no cede sino con el cuchillo al cuello.
Frantz Fanon

 

En los últimos años se han ensayado diversos enfoques sobre el extractivismo, que abarcan desde el énfasis en los impactos sobre el medio ambiente y los perjuicios a las poblaciones, hasta la re-primarización de la matriz productiva. Contamos con un amplio conjunto de trabajos que incluyen, también, las resistencias al modelo de minería a cielo abierto y de monocultivos para la exportación, así como propuestas alternativas asentadas, buena parte de ellas, en el Buen Vivir/Vivir Bien. Los análisis críticos tienden a compartir la tesis de que el modelo extractivo debe ser considerado como parte del proceso de acumulación por desposesión, característico del período de dominio del capital financiero (Harvey, 2004).

En paralelo, se comienza a considerar el extractivismo como una actualización del hecho colonial, en particular en el área de la minería, colocando el inicio de la explotación del Cerro Rico de Potosí (donde fueron sacrificados 8 millones de indios), en 1545, como el comienzo de la modernidad, del capitalismo y de la relación centro-periferia en la que se asientan (Machado, 2014).

Tomando estos análisis como referencias ineludibles, pretendo explorar someramente las formas de acción que están llevando adelante los movimientos para neutralizar/desbordar el modelo extractivo, bloquear la acumulación por despojo, revertir la militarización de los territorios, poner fin a la persistente degradación ambiental y la destrucción de los seres humanos. Considero que no se limitan, ni pueden hacerlo, a repetir los repertorios tradicionales del movimiento sindical, ya que se mueven en espacios donde las reglas del juego son diferentes.

El punto de partida de mi argumentación es que hoy los pueblos son obstáculos para la acumulación por despojo/desposesión. Harvey sostiene que el “principal instrumento” de la acumulación por desposesión son las privatizaciones de empresas públicas y que el poder estatal es su agente más destacado (Harvey 2004). En su argumentación coloca el ejemplo de Argentina en la década de 1990, que hoy podría aplicarse a buena parte de América Latina y a unos cuantos países europeos como Grecia y España, entre otros.

A mi modo de ver, el argumento de Harvey es enteramente válido para la porción de la humanidad que se encuentra en la “zona del ser”, pero para aquella otra parte que vive en la “zona del no-ser” (Grosfoguel, 2012), el principal instrumento de la acumulación por desposesión es la violencia, y sus agentes son, indistintamente, poderes estatales, paraestatales y privados, que en muchos casos trabajan juntos ya que comparten los mismos objetivos. Esa es la situación que viven en nuestro continente las poblaciones cercanas a las minas y los monocultivos. “Prácticamente no existe poblador vecino de un proyecto minero que no tenga algún proceso judicial abierto” (Machado, 2014: 224).

La violencia y la militarización de los territorios son la regla, forman parte inseparable del modelo; los muertos, heridos y golpeados no son fruto de desbordes accidentales de mandos policiales o militares. Es el modo “normal” de operar del extractivismo en la zona del no-ser. El terrorismo de Estado que practicaron las dictaduras militares destruyó sujetos en rebeldía y pavimentó las condiciones para el aterrizaje de la minería a cielo abierto y los monocultivos transgénicos. Posteriormente, las democracias –conservadoras y/o progresistas- aprovecharon las condiciones creadas por los regímenes autoritarios para profundizar la acumulación por despojo:

“Poblaciones enteras son perseguidas, amenazadas, criminalizadas y judicializadas; vigiladas y castigadas en nombre de la ley y el orden. Líderes y referentes de organizaciones y movimientos emergentes -mujeres y varones, jóvenes, adultos y ancianos por igual- son acusados de ser los nuevos terroristas, los enemigos públicos de una sociedad de la que es necesario expulsarlos” (Machado, 2014: 21).

Las privatizaciones afectaron básicamente a las clases medias urbanas y a las franjas de trabajadores vinculadas al Estado del Bienestar, sobre todo en el caso argentino. Para los sectores sociales donde nunca operó la inclusión ni se beneficiaron con el “bienestar”, las privatizaciones operaron apenas como la primera etapa del despojo. Indígenas, negros y mestizos, campesinos sin tierra, mujeres pobres, desocupados, trabajadores informales y niños de las periferias urbanas, están sufriendo lo que el EZLN ha definido como la Cuarta Guerra Mundial. Como en todas las guerras, se trata de conquistar territorios, destruir enemigos y administrar los espacios conquistados subordinándolos al capital:

La Cuarta Guerra Mundial está destruyendo a la humanidad en la medida en que la globalización es una universalización del mercado, y todo lo humano que se oponga a la lógica del mercado es un enemigo y debe ser destruido. En este sentido todos somos el enemigo a vencer: indígenas, no indígenas, observadores de los derechos humanos, maestros, intelectuales, artistas. (Subcomandante Marcos, 1999).

La novedad de esta nueva guerra es que los enemigos no son los ejércitos de otros estados, ni siquiera otros estados, sino la propia población, en particular aquella parte de la humanidad que vive en la zona del no-ser. En suma: acabar con los pueblos que sobran, desertizar territorios y luego re-conectarlos al mercado mundial. Los modos de eliminar a los pueblos no son necesariamente la muerte física, aunque esta va sucediendo lentamente mediante la expansión de la desnutrición crónica y las viejas/nuevas enfermedades, como el cáncer que afecta a los millones expuestos a los químicos de los monocultivos y de la minería.

Los modos más habituales son la eliminación de los pobres a través de su exclusión: confinamiento en espacios cercados de policías y guardias privados en las periferias urbanas. El caso más extremo es la Franja de Gaza, y los más comunes se pueden encontrar en las barriadas de todas las grandes ciudades latinoamericanas. Muchas comunidades rurales cercanas a los emprendimientos extractivos, han sido aisladas y rodeadas por dispositivos militar/económicos que actúan como cercos materiales y simbólicos, como les sucede a las comunidades mapuche en la Patagonia, a los pueblos indios y afros en el Cauca colombiano, así como a los pueblos atravesados por el “tren del hierro” de la minera Vale en el estado de Maranhão y a cientos de comunidades en las regiones andinas.

Estamos ante dos genealogías diferentes. La que afecta a los pueblos del sur no cabe en el concepto de “acumulación originaria”, delineada por Marx en El Capital, para reflexionar sobre la experiencia europea. La expropiación violenta de los productores, lo que denomina como el “proceso histórico de escisión entre producción y medios de producción”, es el acta de nacimiento del capital pero también de los “proletarios totalmente libres” que serán empleados por la nueva industria (Marx, 1975: 893). Ese proceso de escisión por el que se crea una nueva relación social, capital-trabajo, fue tan real para Inglaterra como irreal en las colonias.

En América Latina los indios no fueron separados de sus medios de producción sino forzados a trabajar gratuitamente en las minas, mientras los negros fueron arrancados a la fuerza de su continente. En ambos casos se cometió un genocidio por el que la población originaria fue casi exterminada. Nació un capitalismo sin proletarios, en el sentido europeo que le da Marx, cuando señala que la expropiación de los productores fue “la disolución de la propiedad privada fundada en el trabajo propio” (Marx, 1075: 951). Los indios no tenían un concepto de propiedad privada como los campesinos ingleses, sino de comunidad, y consideraban la tierra como un bien común sagrado. La acumulación “originaria” no fue el “pecado original” del modo de producción capitalista, sino la forma constante de acumulación durante cinco siglos en base a la esclavitud, la servidumbre, el trabajo informal y la pequeña producción familiar/mercantil que, hasta el día hoy, son las formas dominantes de trabajo, siendo el empleo asalariado uno más entre los muchos modos de trabajo existentes (Quijano, 2000a).

En segundo lugar, en la América Latina india/negra/mestiza, históricamente el principal modo de disciplinamiento no fueron el panóptico ni los satanic mill, sino la masacre o la amenaza de masacre (léase exterminio), tanto en la colonia como en el período republicano, en dictaduras o en democracias, hasta el día de hoy: desde los 3.600 ametrallados en Santa María de Iquique, en 1907, hasta las decenas de muertos en Bagua en junio de 2009. Ambas masacres sucedieron bajo regímenes de democracia electoral, lo que indica el carácter de este sistema en la región. Sólo en Chile, en las siete décadas que van de 1903 al golpe de Estado de 1973, el historiador Gabriel Salazar enumera quince masacres (“ametrallaron a los rotos”), a razón de una cada tres años en promedio, considerando que la última abarcó todos los rincones del país y se cobró diez mil vidas (Salazar, 2009: 214). La organización Maes de Maio, creada por las madres de los 500 asesinados por los aparatos represivos en São Paulo en mayo de 2006, señala que entre 1990 y 2012 se produjeron 25 masacres contra habitantes de favelas, o sea jóvenes/ negros/pobres (Maes de Maio, 2014).

En tercer lugar, el Estado-nación latinoamericano tiene una genealogía diferente a la europea, como nos recuerda Aníbal Quijano. Aquí no se registró “la homogeneización de la población en términos de experiencias históricas comunes”, ni la democratización de una sociedad que pueda expresarse en un Estado democrático; las relaciones sociales se fijaron sobre la colonialidad del poder establecida sobre la idea de raza, convertida en el factor básico de la construcción del Estado-nación. “La estructura de poder fue y aún sigue estando organizada sobre y alrededor del eje colonial. La construcción de la nación y sobre todo del Estado-nación han sido conceptualizadas y trabajadas en contra de la mayoría de la nación, en este caso de los indios, negros y mestizos” (Quijano, 2000b: 237).

Los tres ejes anteriores explican la continuidad de la dominación y la exclusión de las mayorías, inferiorizadas racialmente, con independencia del régimen político y de las fuerzas que administren un Estado colonial. Con el neoliberalismo y la hegemonía de la acumulación por despojo, se produce además la “expropiación de la política” que en los casos más extremos, como México, Colombia y Guatemala, pasa por la articulación entre paramilitarismo, empresas extractivas y corrupción estatal, en lo que bien puede considerarse como una re-colonización de la política (Machado, 2014).

 https://movimientom4.org/wp-content/uploads/2019/04/el-estado-de-excepcion_zibechi.pdf

https://movimientom4.org/2019/04/el-estado-de-excepcion-como-paradigma-politico-del-extractivismo/

Fuente: https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2019/04/14/el-estado-de-excepcion-como-paradigma-politico-del-extractivismo-2/

 

 

Tengamos en cuenta la importancia de la deconstrucción conceptual e ideológica de una creciente mayoría de nosotros, los diversos de abajo sin fronteras, para revertir la propaganda embaucadora como la siguiente:

 

 

 

Entrevista

No existe la minería sostenible ni responsable,

eso es un discurso corporativo

4 de mayo de 2019

 

Por Contagio Radio

 

Una entrevista sobre las implicaciones ecológicas, sociales y humanas de los megaproyectos minero-energéticos en Colombia

En el mes de octubre una comisión de líderes sociales colombianos estuvieron de gira por Europa con el apoyo y organización de Friends of the Earth International. Tras ubicarse Colombia, junto a Honduras y Palestina, como uno de los tres países prioritarios de la organización a causa de la situación de violación de derechos humanos, emprendieron camino en esta gira Danilo Urrea, miembro de CENSAT Agua Viva- Amigos de la Tierra Colombia, Blanca Nubia Anaya del Movimiento Social Ríos Vivos en defensa del Sogamoso en Santander y Jonathan Ospina del Colectivo Socio-Ambiental Juvenil de Cajamarca –COSAJUCA– en el departamento del Tolima.

Nos reunimos con la comisión para ahondar en el estado de la situación y presentar las violaciones colectivas a los derechos de los pueblos que están teniendo lugar en el país por la participación del capital transnacional en la construcción de megaproyectos.  

Colombia se ha caracterizado por décadas por su actividad económica de tipo extractiva. La extracción y exploración de hidrocarburos como principal fuente de ingresos nacionales, se vio sin embargo, consolidada junto al énfasis en los proyectos minero-energéticos a gran escala como uno de los pilares de desarrollo económico en el plan nacional de desarrollo 2014-2018. ¿Qué implicaciones ha tenido esta afamada «locomotora minero-energética “en los territorios donde se ubican dichos proyectos?

Danilo: Señalaría un aspecto, sí es cierto que el modelo se consolidó entre 2014 y hasta 2018 por el plan de desarrollo, pero la viabilidad del modelo y su incursión firme en el país las entrega la política de “seguridad democrática” durante la presidencia de Uribe, en la que se hizo todo por atraer la inversión extranjera directa, causando 4 millones de desplazados, 5 millones de hectáreas de tierra tomadas por el paramilitarismo. Es la seguridad democrática la que garantizó el modelo, Santos, el presidente actual, lo que hizo fue darle un impulso a esas garantías para el capital transnacional. Pero ya eso estaba bien consolidado.

Jonathan: Este modelo ha hecho que haya un desconocimiento de las comunidades en los territorios por parte del Estado, desde la centralidad. Al perseguir esta estrategia de desarrollo, se han causado nuevos y numerosos conflictos con las comunidades, conflictos por la tierra y por el ambiente. Lo que se ve amenazado es la tradición y la permanencia en el territorio.  

¿Es posible hacer minería a gran escala sostenible, responsable y respetuosa de los derechos?

Danilo : No existe la minería sostenible ni responsable. Es un discurso corporativo, que incluso ha calado en todo el sistema de Naciones Unidas que ha garantizado que a través de esos discursos lleguen a territorios específicos con esas falacias.

Es contradictorio. La misma actividad es de tipo extractivo. De explotación. No puede ser sostenible ni sustentable. Desde la mirada científica es contradictorio. Tampoco es responsable. De lo único que es responsable es del desplazamiento, de la criminalización de la lucha, de la contaminación de agua, de enfermedades respiratorias y estomacales. Lo demás es una falacia. Todo el modelo de responsabilidad social empresarial, que ha sido montado alrededor de la minería, es un favorecimiento del modelo corporativo. Porque una responsabilidad social corporativa que se hace por ejemplo responsable de pagar las fiestas patronales del Tolima para que la gente se comprometa a permitir la entrada de la transnacional, o de pagar la construcción de escuelas en las que se les enseña a los niños indígenas que se tienen que convertir en mineros por fuera de toda su concepción tradicional y ancestral, un puesto de salud donde ni siquiera hay energía necesaria para poner a funcionar las máquinas para realizar exámenes y atender a la población, son claramente sólo lavados de imagen corporativo para lograr exención de impuestos como está comprobado hasta la saciedad en el caso colombiano. Por todo eso, ese modelo de responsabilidad social y el discurso de minería sostenible es sólo una estrategia para garantizar la entrada más fácil de los proyectos y las mineras a los territorios. (VER: El drama de la salud de las comunidades de La Guajira por la minería de El Cerrejón )  

Y en últimas para liberar también al Estado de su responsabilidad como garante de las condiciones para el desarrollo de los territorios y la vida de las personas.

Danilo: Suplantación ficticia del Estado.  

Y además dividen a la población para ganar adeptos. ¿Cómo hicieron por ejemplo en Cajamarca para reunir a la mayoría en contra del proyecto de minería de oro?

Jonathan: Sólo tuvimos 15 días para organizar a la gente. Sobre minería ya habíamos hablado por muchos años. Para todos era claro que Cajamarca en su mayoría iba a votar No a la minería. Ese día de la votación, ofrecieron paseos para irse a otros lados, en otros casos ofrecieron 400.000 pesos para retener cédulas y después las devolvían al final de las votaciones. A pesar de esas maniobras de último minuto, nuestro proceso de información y sensibilización ya tenía efectos irreversibles. Los pequeños grupos que estaban a favor de la minería eran porque tenían contratos u otros beneficios directos con la empresa.  

Colombia transita por un proceso de construcción de paz. Ya con la ley de víctimas, y después del acuerdo de paz, se comenzó a implementar y reforzar en Colombia la política restitutiva, reparativa y de redistribución de tierra. Pero todo eso va en paralelo compitiendo con la “Locomotora Minero-energética” y con políticas o leyes como la ZIDRES- Zonas de Interés de Desarrollo Rural, Económico y Social- . ¿Uds. creen que esta competencia de políticas se constituye en un impedimento efectivo para la paz?

Danilo: En primer lugar es importante señalar que es un error tratar los temas agrarios en el marco de los planes de desarrollo territorial integral. Cuando hablamos de desarrollo rural, se habla de la tierra en términos de explotación, de lo productivo. Diferente a cuando hablamos de lo agrario. Más allá de ésto, el obstáculo real es que todo el andamiaje normativo de Colombia está en contravía del acuerdo. Por ejemplo las ZIDRES van a crear clústeres productivos, es decir que la única vía será integrar a las Zonas de Reserva Campesina con las ZIDRES como anexo para fortalecer los megaproyectos en la zona. Esta anexión implica que las zonas campesinas, van a ser devoradas por el modelo corporativo que dirige las ZIDRES. Esa fue una jugada brillante del gobierno, ya que ahora todo ese esquema normativo y las políticas de desarrollo rural van a ser validadas y legitimadas en su totalidad por los Planes de Desarrollo Territorial – PDET-, que son parte del acuerdo de la Habana. No dejan ventana ni chance de articular de ninguna forma alternativa los territorios rurales y las actividades productivas. Todo queda atrapado en el modelo corporativo.  

Se ha discutido ya ampliamente, que tras la retirada de las FARC de los territorios, éstos quedan totalmente libres para que el gobierno y las multinacionales entren con sus megaproyectos de minería o agricultura intensiva y monocultivo. ¿Puede ser que la ausencia de las FARC conduzca a una catástrofe natural y social en territorios que por tradición habían sido intocables por la protección del grupo guerrillero?

Blanca: De hecho en varias comunidades, la misma gente no ha querido que la guerrilla se vaya. La gente tiene miedo. Ha habido muchas amenazas a pobladores diciendo que apenas se vayan las FARC los van a ajusticiar.

Danilo: Es importante dejar claro que nosotros respaldamos cien por ciento el acuerdo como posibilidad de terminar un conflicto armado de tan larga data. Pero eso no quiere decir que estemos de acuerdo con lo que se quiere implementar como paz. Las comunidades han construido paz desde siempre desde sus mismas formas de habitar el territorio, en una dirección totalmente diferente al modelo corporativo impuesto por el gobierno.

Nosotros como firmes defensores del proceso de paz, sabemos la importancia de la reconciliación como primer paso para construir paz. Pero la reconciliación debe ser completa. También debe haber reconciliación con la naturaleza. La guerra también ha sido declarada a la vida no humana. Reconocer, reparar y enmendar el camino es parte de la construcción de la justicia ambiental para una paz integral.  

Ustedes representan procesos colectivos locales de resistencia y rechazo a los megaproyectos minero-energéticos. En Cajamarca se llegó a ese punto culmen con la consulta popular en la que el 97% votó en contra de la mina de Oro “La Colosa”. En Sogamoso, la represa siguió su curso como proyecto pero es conocido que la resistencia de la comunidad ha obligado a gobierno y a empresa a hacer un pare y negociar con la gente ¿Cómo fue el proceso colectivo del pueblo para llegar a esos puntos determinantes en la defensa del territorio?

Blanca: En Sogamoso, no ha sido nada fácil, duramos 6 meses en protesta y en paro organizado en uno de los parques de la localidad. Nuestras condiciones fueron muy difíciles. En últimas la sede de la CUT-Central Unitaria de Trabajadores- fue la que nos prestó techo y refugio sobre todo para nuestros ancianos y niños. Tal fue nuestra resistencia que la empresa ofreció 1.300 millones de pesos (39.000 euros) para solucionar la situación. Pero eso no era ninguna solución. Somos más de 2000 familias, y no se nos ofrecen tierras para cultivos ni soluciones de vivienda. Tras seis meses rompimos la huelga pues no aguantábamos más a sol y a lluvia todos los días. Seguimos movilizándonos y exigiendo. Requerimos apoyo internacional.

Jonathan: Un año antes de la llegada del proyecto “La Colosa”, ya existían algunas organizaciones sociales. Con la llegada de la minera y su gran campaña de prensa y su discurso de progreso económico en las jornadas de socialización con la comunidad, ya comenzaron con gran escepticismo a organizarse los mismos pobladores en comités como el Comité Ambiental en Defensa de la Vida -CADV-. Se formaron redes locales, municipales, departamentales, nacionales e internacionales en apoyo a la causa. Se utilizó muchísimo el “voz a voz” y se generaron iniciativas de movilización ciudadana como las marchas-carnaval. También se produjeron materiales, cartillas, y contenidos de tipo informativo y didáctico en las que se lograron explicar todas las implicaciones de la minería a cielo abierto a gran escala.

De igual forma nos asesoramos con abogados y fuimos muy activos en usar todas las herramientas jurídicas para no sólo hacer respetar el derecho a la consulta previa, sino el hecho de hacer valer la presencia de representantes de la comunidad en sesiones de consejos locales o nacionales y mantener vivo el tema de la minería en el agenda pública.  

Y después de la consulta, la empresa también se agarró de argumentos jurídicos para deslegitimar los resultados. El argumento de que habían ya adquirido los derechos de explotación tras haber obtenido la licencia para exploración durante 10 años, fue utilizado decididamente por la minera para argumentar su negativa a dejar el territorio. ¿Cómo se alegó contra esos argumentos?

Jonathan: En primer lugar, esos argumentos no tienen un peso jurídico real. En la legislación colombiana, la licencia para exploración no concede de manera automática la licencia para explotación. Es una mera expectativa. Entonces la empresa no tenía ningún derecho adquirido real. No cuentan con licencia ambiental y con los resultados de la consulta tampoco la obtendrán.

Danilo: En todo caso, los resultados de la consulta sí son vinculantes. Lo que pasa es que hay un vacío jurídico. Esos mecanismos de participación están garantizados en la constitución, pero no hay gran desarrollo en su reglamentación. Por esta razón después de los resultados hay un gran bloqueo porque no hay claridad de cómo implementar o seguir el proceso. En eso se excusa el gobierno Colombiano para no actuar de acuerdo a la voluntad de los votantes. Sin embargo, sí existe la jurisprudencia de la corte constitucional que indica que toda decisión de los entes territoriales debe ser previamente consultada y que los resultados de las consultas son vinculantes.

La verdadera pregunta es cómo se están interpretando los desarrollos de la corte constitucional y las discusiones alrededor de éstos. Y eso va para largo.  

Entonces en el caso de Cajamarca ¿tampoco se ha implementado?

Jonathan: El proceso de implementación en principio sigue tres etapas. El local, luego el departamental y por último el nacional. Los consejos municipales tienen que reglamentar los resultados de la consulta en el ordenamiento territorial, entonces en Cajamarca, el consejo municipal sacó el decreto por el cual adopta los resultados de la consulta popular pero lamentablemente lo hizo a espaldas de la comunidad y quedó un decreto muy vulnerable que puede ser atacado en cualquier momento por la empresa. Pero bueno, desde lo local ya se puede decir que se implementó. En el nivel regional, la Corporación Autónoma del Tolima – CORTOLIMA- falta que le quite los permisos ambientales a la empresa; los que tiene de exploración. Y de orden nacional falta que los ministerios le quiten los títulos mineros. 80% del territorio en Cajamarca está titulado como territorio minero, entonces seguimos exigiendo que esos títulos se deroguen, pues si la actividad minera está prohibida pues no tendrían por qué estar activos. Al día de hoy la empresa sigue como titular de los territorios, tienen seguridad privada. La empresa expresó que estaría esperando la resolución del tema minero y allí retornarían o se irían; en un total desconocimiento de la voluntad de Cajamarca.  

¿Cómo ha sido la situación en relación a la seguridad e integridad de los líderes sociales que defienden los territorios de los mega proyectos y las grandes empresas?

Danilo: En Colombia ha habido un cambio del dispositivo de criminalización en los últimos diez años y el cambio no significa que se haya dejado de usar la forma clásica que es el asesinato y el encarcelamiento. En los últimos diez años hubo todo un desbloqueo de las tecnologías del poder y cambiaron a tener otras estrategias como la deslegitimación del trabajo de la gente. Tiene que ver con mostrar a esas personas como que tienen problemas diversos, más allá de lo que se refiere a su trabajo y tiene que ver con un intento de presentar a los líderes y lideresas como si hicieran parte de grupos insurgentes. Aun cuando eso no se lleve a escenarios penales, genera bastante desconfianza en la población local. Este nuevo dispositivo de criminalización ha tenido un resultado. La estigmatización ha sido producto de una muy buena coordinación entre los medios que están asociados a las empresas privadas y a éstas que a su vez aportan dinero a esos medios.

Blanca: Cuando empezó a entrar con fuerza la empresa en el territorio para construir la represa, sucedieron 4 asesinatos de líderes. Aún siguen esos y otros casos en la completa impunidad. Así mismo tenemos compañeros y compañeras a quienes les han ensuciado su imagen de manera tal que es casi imposible poder recuperar la credibilidad o confianza por parte de los demás. Es muy lamentable. Apenas ven cabezas visibles en la resistencia y defensa de la causa, se implementan varias estrategias para afectarlos. En el peor de los casos, desaparición o asesinato.

Jonathan: En Cajamarca sucedió lo mismo, el asesinato de 3 líderes, dos en 2013, otro en 2014. Según las investigaciones siempre se ha arrojado que los crímenes fueron aislados y desvinculados de su protagonismo en la lucha por la defensa del territorio, sin embargo, se han encontrado también inconsistencias en estas investigaciones. Además también ha habido muchas amenazas al movimiento y sus líderes por parte de grupos paramilitares; en otros casos por personas desconocidas. La empresa incluso ha tenido históricamente escándalos de vínculos con grupos paramilitares en otras partes del mundo, en Ghana o Sudáfrica, por ejemplo.

Causa curiosidad que las amenazas realizadas por el grupo paramilitar “Las Águilas Negras” utilicen el mismo lenguaje y discurso utilizado por la empresa: El famoso discurso del progreso. Existen muchos indicios que ponen a pensar que realmente existen nexos entre estos grupos y la empresa, teniendo en cuenta que la empresa tiene convenios de seguridad con cuatro batallones de alta montaña del ejército. Es bien sabido por todos cómo no sólo en Cajamarca, los grupos militares han trabajado de la mano con grupos paramilitares. La misma fuerza pública además ha sido de los principales actores que han vulnerado los derechos de los líderes y las comunidades en defensa del capital y los megaproyectos asociados. Este año volvieron a intentar nuevos asesinatos; hubo disparos por parte de una persona desconocida. Se trató que la investigación se hiciera de una manera efectiva pero no hay respuesta ni intención explícita de investigar a fondo. Vemos que los derechos se vulneran constantemente no sólo por los directamente involucrados en las agresiones sino por parte del Estado entero al no tener voluntad ni disposición para investigar y esclarecer los hechos. Muestra de ello la impunidad total en la que quedan todos estos casos.  

¿Qué mensaje principal quieren dejarle a nuestros lectores y cómo se pueden vincular y participar para lograr el mejoramiento de la situación?

Jonathan: Visibilizar los casos. Que no se quede la información en los territorios. Difundir la información. Presionar al gobierno colombiano en dirección a que respete la democracia participativa, los derechos y que implemente las medidas para que se dejen e vulnerar éstos de manera sistemática. Así mismo hacemos un llamado a que las personas cuestionen y cambien sus prácticas del día a día. El consumo excesivo e innecesario está conduciendo a que las empresas vayan a los países “subdesarrollados” para extraer los recursos naturales y así garantizar que otras personas en otros países vivan lo más cómodamente posible a costa de la vida de otras personas. Si cambiamos nuestras prácticas de consumo no habría necesidad de ir a otros países a explotar y extraer sus recursos hasta acabar con los territorios. Antes de comprar o desechar algo, hay que pensar que otras personas están sufriendo o perdiendo la vida para que ese producto o servicio esté al alcance.

Blanca: Toda la explotación que se hace, se hace de recursos naturales que no son renovables. El agua es vital para sobrevivir. La gente debe ser consciente de que cuando un bombillo está prendido innecesariamente, es el agua la que se está acabando, cuando usamos y botamos mucho papel, también. Al atentar contra el agua, atentamos contra la vida misma. La gente debe despertar y enterarse de dónde y cómo se producen las cosas que adquieren o tienen.

Danilo: Lo principal es tener una mirada crítica frente al modelo global de producción y consumo y lo que implica que una sociedad participe en el modelo de producción y consumo de otras sociedades. En el fondo, la discusión debe ser cómo una situación como la Colombiana, depende de una presión internacional muy fuerte; desde los pueblos de otros países. Se debe saber que no es una democracia la que se vive en Colombia, que la idea de que Colombia ha vivido como la democracia más antigua de Suramérica es una idea falsa. Es una creencia justificada en un modelo legal pero falsa. Creo que como mensaje quiero decir que en Colombia no hay garantías democráticas para el ejercicio de la defensa del bien natural y el territorio y que hasta que no cambie esa concepción de las sociedades europeas de que Colombia es una democracia, no va a ser posible intervenir para acabar con el modelo de dominación, que es un modelo de dominación oligárquico, de una clase social sobre las otras y sobre la naturaleza. El mensaje sería que hay que construir una democracia basada en la autodeterminación de la gente.

https://www.contagioradio.com/no-existe-la-mineria-sostenible-ni-responsable-eso-es-un-discurso-corporativo/

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=255521

 

 

 

Precisamos decir ¡basta!, razonar porqué y actuar para los cambios radicales de sociedad y mundo apreciando las explicaciones de quienes luchan contra el avasallamiento de derechos humanos por el capitalismo. En ese sentido, valoremos la opinión de Vanesa Orieta frente al tramposo balotaje de octubre de 2015. Sobre todo cuando en las elecciones de 2019 no se discute los verdaderos problemas de los diversos de abajo sino sólo quiénes harán gobernable al sistema de los extractivismos y ajustes del FMI.

 

 

 

Vanesa Orieta: “No creo justo que tengamos

que decidir entre dos personajes que no van a resolver la desigualdad”.
14 de noviembre de 2015

 

En la emisión del jueves 12 de noviembre de Enredando las mañanas dialogamos con la hermana de Luciano Arruga, acerca de su visión del próximo balotaje presidencial del 22 de noviembre. ¿Existen matices entre ambos candidatos? ¿Qué le pasa a una persona que ha sufrido en carne propia lo peor del Estado a la hora de pensar qué hacer en esta elección?  Fueron algunas de las preguntas y reflexiones que compartimos con ella. 

 

Por RNMA

La primera aclaración que hace Vanesa Orieta en el inicio de la charla con Enredando las mañanas es que trata de no pensar el tema del balotaje desde el lugar de víctima, sino que intenta tener un panorama “un poquito objetivo acerca de lo que está pasando en este momento”. Además, aclaró que el 22 de noviembre no votará a ninguno de los dos candidatos que se postulan como presidenciables, aunque señaló que considera que todos estamos obligados a sentarnos a analizar el panorama: “creo que todos estamos de acuerdo en que no queremos concentrar el poder en la derecha que es el macrismo; pero yo también tengo la consideración de que Scioli es parte de la derecha también, quizás su política pueda llevarnos a una crisis un poco más lejana en el tiempo, con una distancia que permita no hacer la crisis tan dura para determinados sectores, pero en definitiva los ajustes los vamos a sentir los que sentimos siempre de la misma forma la injusticia, la desigualdad, que somos los sectores más humildes; seguramente los sectores medios también van a empezar a sentir parte de esos ajustes que son los mismos que en este momento quizás muestren más interés en el futuro más que nada económico de la Argentina”.


 

En este marco, Orieta advirtió que realiza su análisis desde el lugar de cualquier persona que “sale a buscar el mango todos los días”, que vive con la necesidad de acceder a los derechos: “tratando de pelear para que esos derechos sean derechos disponibles para todos los sectores de la sociedad, y desde ahí digo que hasta ahora los más humildes no han encontrado una respuesta concreta de parte de ninguno de los funcionarios políticos que se han presentado como presidentes en esta democracia. Así que la deuda sigue pendiente para con nosotros, y no creo justo tampoco que tengamos que decidir entre dos personajes que en definitiva no van a solucionar el gran problema de fondo que tiene que ver con la desigualdad”.



Violencia institucional

Respecto a la violencia institucional, Orieta consideró que no existen matices entre ambos candidatos: “esto que planteaba antes parecería que muestra un matiz entre uno y otro, pero es la trampa a la que nos han llevado. En realidad lo que uno critica es todo el sistema electoral en esta democracia, en el que algunos concentran un poder excesivo que hace que los veas en todos lados, en las rutas en carteles, por las calles, pegatinas en las paredes de los barrios, es ostentoso el poder que manejan algunos respecto al que manejan otros y eso hace que la realidad no refleje lo que cada uno de los que se postulan para presidente puede ofrecer. En ese sentido, para mí los discursos también han sido bastante pobres, pero puntualmente con lo que tiene que ver con la violencia institucional ambos responden de la misma manera a la hora de encarar la gran problemática de inseguridad, tratando de apuntar principalmente sobre los sectores humildes y sobre los diferentes problemas que se concentran en los barrios humildes, y terminan quedando rehenes de estas situaciones los que provienen de sectores más vulnerables, faltos de derechos, y la verdad que en este sentido cada uno de los que se presentan en este caso para futuro presidente, Macri o Scioli, responden controlando los barrios y persiguiendo sobre todo a los sectores humildes”.

 

Orieta remarcó que no se ve ningún cambio de mirada respecto a que se empezará a intervenir dentro de las fuerzas corruptas que manejan y controlan los grandes delitos: “no tienen el mínimo interés en desarticular eso que en definitiva termina beneficiando también a sectores políticos porque estamos hablando de redes de trata, de venta de drogas, de armas, y ahí es imposible que no exista una articulación de parte del poder político, de parte del poder judicial también y por supuesto que los lamebotas de cada uno de estos, los policías o las diferentes fuerzas de seguridad, que son las que se encargan de llevar adelante estas políticas de control que son manejadas por estos sujetos. En este sentido, yo no veo diferencias, cada uno va a seguir endureciendo esta mirada que apunta a discriminar como siempre a los sectores humildes, y esto se va a recrudecer cuando veamos, por ejemplo, lo que está pasando ahora en Merlo pero no en este contexto sino ya con una persona electa, en un futuro cuando alguien se arriesgue a ejercer su derecho, tratando de tomar una porción de esa gran tierra que tenemos en Argentina, ahí se le va a caer con todo el peso de la ley, y eso ya lo están hablando en los discursos, allí se plantea que aquel que se atreva a tomar territorios en el futuro ni piensen en poder acceder a una vivienda propia, ¿a quién le estamos llamando la atención? ¿A personas que viven en situación de calle, a personas que están viviendo entre cuatro chapas, a personas que están alquilando una piecita que les permite vivir de una forma indignante, a un valor totalmente irrisorio? ¿A quiénes les estamos hablando cuando les decimos que ni se atrevan a tomar tierras?, ¿a quiénes les hablamos cuando les decimos que ni se atrevan a cortar calles o rutas? Les estamos hablando a las personas trabajadoras, que seguramente van a sentir esta crisis, y creo que ambos van a apuntar de la misma forma, ejerciendo el control y la represión, va a ser la única manera de poder ajustar económicamente y controlar a los sectores que se rebelen, con represión”.


Pero yo soy una persona dentro de un país –continuó– que tiene un montón de habitantes, que tienen un montón de pensamientos y de lo que se trata es de ver en definitiva cómo podemos solucionar esta cuestión, no creo que sea la única que piensa las cosas de esta manera y se necesita que empecemos a hacer valer esta voz. Acá es donde creo que estamos cayendo en la trampa, en lugar de hacer una fuerte crítica sobre cómo está sostenida esta democracia, sobre qué cimientos débiles, lo que hacemos es posicionarnos en tratar de decirle a la sociedad a quién votar. Me parece que tenemos que ponernos bastante críticos y empezar a reorganizarnos y a tomar fuerza para enfrentar lo que vendrá porque uno u otro en definitiva va a provocar un desastre en este país”.



Coberturas y visibilizaciones

Esta semana un agente de la Policía Metropolitana baleó a Lucas Cabello en la calle, en pleno barrio porteño de La Boca. A diferencia de otros casos de gatillo fácil, en esta oportunidad hubo mucha repercusión en los medios de comunicación tradicionales. Sobre este hecho, reflexionó Vanesa Orieta: “no miro mucha tele, no consumo noticieros de los grandes medios de comunicación, me indigna bastante el trato que se le da a este tipo de noticias. Si están transmitiendo tanto esta noticia en los grandes medios, puedo pensar que si son oficialistas es porque claramente quieren pegarle al macrismo y es una causa que vale la pena tomar para pegarle al macrismo porque es real, esta problemática existe en la Ciudad de Buenos Aires. El macrismo se ha encargado de correr a los sectores vulnerables, a los sectores pobres, se ha encargado de disciplinar a los jóvenes, aquella famosa UCEP (Unidad de Control del Espacio Público) maldita que salía a pegarle a las personas en situación de calle, todavía deben seguir las herramientas instaladas en este momento por otras fuerzas como la Metropolitana, pero creo que esto es lo que siempre molesta de la utilización que se hace desde los medios de comunicación o mismo desde algunas organizaciones políticas, que según dónde esté ubicado el caso se toma o no, y según a quién golpee el caso se lo toma o no. Eso a mí no me gusta mucho, no considero que esté bien trabajarlo solamente desde la mirada del beneficio; sin embargo creo que si los medios han difundido esta causa está bien, bienvenido sea y que nos ayude a seguir visibilizando la problemática, pero creo que tenemos que tomar cada uno de los mensajes que nos mandan los medios de comunicación masivos, monopólicos, y analizarlos vengan de donde vengan, venga del sector del oficialismo o de la derecha, no son amigos, no son compañeros, buscan pegar en el momento que lo necesitan para obtener algún tipo de beneficio y nosotros simplemente tenemos que aprovechar si nos sirve la difusión del tema que se está tratando, y tratar de al mismo tiempo hablar de eso como un hecho que ocurre en todos los lugares de nuestro país, no solo en la Ciudad de Buenos Aires”.
Hacia el final de la charla con Enredando las mañanas, la hermana de Luciano Arruga llamó a continuar construyendo poder popular: “creo que los tiempos que vendrán nos tienen que encontrar construyendo con los sectores que más lo van a necesitar, tratando de generar un poder popular que intente empezar a salir, empezar a defender los derechos y enfrentar a esos poderes que en definitiva son los que quieren someternos y dejarnos cada vez con menos de lo que nos corresponde”.

 

ESCUCHAR O DESCARGAR EL AUDIO

Fuente: http://www.laretaguardia.com.ar/2015/11/vanesa-orieta-no-creo-justo-que.html

 

 

Confiramos trascendencia fundamental para la autodeterminación de los pueblos a:

 

 

Resistencias al extractivismo desde las mujeres defensoras de los territorios en América Latina

Publicado el 22 Dic, 2018. Incluido en Boletín 241

 

En América Latina, las mujeres siempre han hecho parte de las luchas históricas por la defensa del territorio. A través de la movilización y con prácticas cotidianas, resisten los extractivismos y toda forma de violencia.

 

En América Latina, las mujeres siempre han hecho parte de las luchas históricas por la defensa del territorio y el ambiente. A través de acciones de movilización y desde prácticas cotidianas, han resistido a los extractivismos y a todas formas de violencia en su contra. Además de estar al frente, literalmente “poniendo sus cuerpos” para impedir la destrucción de sus territorios, han propuesto miradas críticas sobre el carácter patriarcal y racista del extractivismo. Desde la afirmación feminista de que “lo personal es político” han cuestionado prácticas sexistas al interior de los movimientos sociales, trasgredido estereotipos y roles de género, y creado espacios autónomos basados en la solidaridad y el cuidado colectivo. A continuación compartiremos algunas reflexiones en torno a sus luchas, haciendo un breve recorrido por el contexto actual del modelo extractivista en la región y sus impactos específicos en la vida de las mujeres.

El extractivismo es un modelo económico y político basado en la mercantilización y explotación desenfrenada de la naturaleza. En América Latina se ha profundizado a partir de la década de los noventas. Este modelo produce daños irreversibles, contaminado el aire, los suelos, las fuentes hídricas y provocando grandes pérdidas de biodiversidad. Así mismo, viola los derechos humanos y colectivos de las comunidades afectadas, destruye sus formas de vida y economías tradicionales, convirtiéndolas en dependientes de mercados externos.

El extractivismo, en sus diversas modalidades, opera mediante el saqueo y la usurpación. Se asienta en el racismo estructural que se manifiesta en el despojo de territorios ancestrales, la negación de prácticas culturales y formas de cuidado de la naturaleza de los pueblos originarios, afrodescendientes y raizales.

 

 

¿Cómo opera el extractivismo en América Latina?

En América Latina y el Caribe, el carácter usurpador y violento del modelo extractivista se evidencia tanto en los impactos negativos que produce, como en las distintas estrategias que emplean las empresas para imponerse en los territorios, en connivencia con los Estados donde se realizan las explotaciones, y en no pocas ocasiones, con sus Estados de origen.

 

La complicidad entre empresas, Estados y en muchos casos, grupos armados al margen de la ley y otros poderes en la sombras, se expresa en distintos niveles y etapas de los conflictos socioambientales: a) la legislación y políticas favorables a la entrada de inversiones y empresas a los países; b) la violación del derecho a la consulta previa, libre e informada y en general a la participación ciudadana que permite la instalación de los proyectos a pesar de haber oposición; c) el blindaje de las instalaciones de las empresas a través de la militarización de los territorios y la acción articulada con grupos armados y del crimen organizado y d) la actuación de jueces y fiscales que niegan la responsabilidad de las empresas permitiendo que impere la impunidad.

 

Actualmente, América Latina continúa siendo la región más peligrosa para defender el territorio: el 60% de los asesinatos de personas defensoras de la tierra y el ambiente en el mundo ha ocurrido en esa región. Los países con cifras más altas son Brasil, Colombia, Honduras, Guatemala, Perú y Nicaragua, según documenta el informe más reciente de la organización Global Witness. (2)

La criminalización constituye una de las principales estrategias implementadas por empresas y Estados para frenar las resistencias contra los megaproyectos extractivos. Esta ocurre mediante la estigmatización de la disidencia, la difamación a través de medios de comunicación o mediante discursos de funcionarios públicos, la represión de la protesta social y la judicialización o persecución penal de las defensoras y defensores. Esto confirma la doble cara de la justicia: mientras las empresas gozan de seguridad jurídica y el blindaje para imponerse en los territorios, quienes luchan por defender los territorios son perseguidxs y deben enfrentar altas penas.

 ¿Cómo afecta de manera particular la vida de las mujeres?

El extractivismo se basa en y exacerba la cultura patriarcal, por lo cual afecta de manera particular la vida de las mujeres. Como han afirmado algunas teóricas feministas y defensoras de la tierra, existen paralelos culturales, históricos y simbólicos entre la explotación y el control sobre los cuerpos de las mujeres y la naturaleza. En contextos de explotación minera y petrolera y de instalación de hidroeléctricas, por ejemplo, existe una ‘masculinización’ de los territorios (3) en la que se reconfiguran los espacios comunitarios y la vida cotidiana alrededor de los deseos y valores de una masculinidad hegemónica.

Las defensoras de la tierra y los derechos de las mujeres denuncian que las prácticas de despojo y la contaminación de los territorios se expresan de manera simultánea al recrudecimiento de la violencia patriarcal contra mujeres y niñas y la exacerbación de las desigualdades de género. Lo anterior ocurre en todos los ámbitos de sus vidas y se expresa en: a) el aumento de cargas de trabajo de cuidado para las mujeres; b) la pérdida de autonomía económica y de la soberanía alimentaria; c) incremento de violencia psicológica, física, económica, patrimonial y sexual en los contextos familiares y comunitarios ; d) afectaciones a salud física, emocional y reproductiva por el contacto con aire, suelo y agua contaminada; e) discriminación basada en género y vulneración del derecho a la participación ciudadana y en procesos de consulta previa, libre e informada (4); f) el incremento de la explotación sexual de los cuerpos de mujeres y niñas y; g) Pérdida de identidad cultural y debilitamiento de los roles comunitarios y ancestrales de las mujeres.

 

Violencias contra las defensoras del territorio

La vulnerabilidad específica y los múltiples ataques que sufren las defensoras de territorios se suman a las violencias vividas de manera histórica por las mujeres, en el marco de una sociedad configurada por injusticias de género, raza y clase. A diferencia de sus compañeros hombres, las defensoras están expuestas a un mayor rango de violencias, particularmente la violencia sexual. Además de enfrentar ataques por parte de agentes empresariales y estatales, las defensoras sufren múltiples violencias de manera cotidiana por parte de sus familias y comunidades, y en muchas ocasiones, al interior de sus organizaciones y movimientos sociales mixtos.

 

Además de la persecución penal, uno de los ataques más comunes que enfrentan las defensoras es la difamación, los señalamientos y campañas de desprestigio, tanto en contextos comunitarios como a través de redes sociales. Allí son llamadas “malas madres”, “malas esposas”, “traidoras” y se les señala por el hecho de manifestarse, afirmando que lo hacen “para buscar hombres”. (5) La criminalización que enfrentan las mujeres se expresa con mucha más fuerza contra defensoras indígenas, afrodescendientes y raizales, especialmente en países como Guatemala, Chile, Argentina, Honduras, Perú y Ecuador.

Si bien las cifras de mujeres asesinadas son menores a las de sus compañeros hombres, es clave resaltar que los casos de asesinatos o “feminicidios territoriales”, como lo llaman algunas defensoras feministas de Guatemala, (6) son visibilizados e investigados de manera distinta. La ausencia de reconocimiento de la labor de las defensoras y la parcialidad de los operadores de justicia que aplican prejuicios misóginos y racistas, conducen a que estos casos sean entendidos como “crímenes pasionales”, fuera del contexto de la resistencia que ellas lideraban, o incluso pretendan ser presentados como suicidios, lo cual reproduce la impunidad como regla. (7)

Por ello, la violencia no finaliza con la eliminación de la existencia física de las defensoras: la manera en que se conducen las investigaciones -o la ausencia de las mismas- las re-victimiza, las culpabiliza e impide que exista justicia y reparación para ellas y sus familias.

Las violencias diferenciadas producen asimismo impactos diferenciados en las vidas de las defensoras. Afectaciones en su salud física, emocional y espiritual, que van desde trastornos del sueño, pérdida de peso, sensación permanente de miedo, depresión, hasta graves enfermedades como el cáncer. Al ser criminalizadas y estigmatizadas, se precarizan sus condiciones económicas y en muchas ocasiones son aisladas en sus propias comunidades y familias. A nivel colectivo, estas agresiones debilitan sus organizaciones, generalizan el miedo en sus compañeras y en ocasiones derivan en la desarticulación o estancamiento de sus luchas.

 

Propuestas desde las mujeres latinoamericanas para la defensa del territorio y la eliminación de las violencias en su contra

En el marco de su labor de cuidado y defensa del ambiente y la naturaleza las mujeres desarrollan diversas acciones que han permitido el posicionamiento de sus demandas y perspectivas particulares y en no pocas ocasiones han logrado frenar o paralizar temporalmente emprendimientos extractivos que amenazan sus territorios. A su vez, han generado transformaciones significativas en lo personal y lo colectivo, construyendo nuevas prácticas encaminadas hacia formas de protección y seguridad integral.

 

Algunos de sus repertorios de acción son: a) la creación de espacios de articulación e intercambio de experiencias de defensa a escala nacional y regional y la construcción de redes regionales para contribuir a la visibilización, el acompañamiento y fortalecimiento de los nodos de resistencia locales; b) movilización y acciones de hecho para impedir el avance de las actividades extractivas, y para recuperar tierras: plantones, marchas, campamentos permanentes para bloquear las instalaciones de las empresas; c) acciones de exigibilidad para activar mecanismos de protección en el marco nacional e internacional  y procesos de incidencia ante autoridades locales y nacionales, y organismos internacionales de derechos humanos; d) documentación y denuncia de agresiones y criminalización a las defensoras y construcción de estrategias comunicativas para visibilizar sus luchas; e) impulso de consultas populares y autónomas para que las comunidades expresen su voluntad frente a las decisiones y actividades que afectan su entorno, y exigencia de la realización de consultas previas de acuerdo a estándares internacionales; f) prácticas cotidianas de resistencia relativas a la soberanía alimentaria -preservación de las semillas nativas y sus usos tradicionales, prácticas agroecológicas- y la economía popular, feminista y solidaria y g) prácticas y reflexión en torno al cuidado propio y cuidado mutuo, incluyendo la sanación personal y colectiva.

Uno de los principales aportes de las luchas de las mujeres y feministas por la defensa de la tierra y los bienes comunes ha sido insistir en la conexión entre los cuerpos y los territorios. Las feministas comunitarias guatemaltecas han propuesta la categoría territorio cuerpo- tierra para resaltar que la lucha por la defensa de la tierra frente al extractivismo debe ser simultánea e inseparable de la lucha por que en los territorios las mujeres puedan vivir una vida libre de violencias y de explotación de sus cuerpos.

Desde sus experiencias de defensa del territorio, las mujeres han creado apuestas de transformación que toman como base el cuidado de la vida en sus múltiples manifestaciones y cada vez, con mayor fuerza, integran al cuidado de la tierra, el cuidado propio y colectivo como elementos indispensables en su activismo. Esta visión integral del cuidado se refleja a su vez en la manera en que algunas organizaciones de mujeres y de pueblos originarios conciben la protección: la protección de las defensoras de derechos humanos y de la naturaleza está entretejida necesariamente con la protección de los territorios. En este sentido las organizaciones proponen medidas y prácticas de protección que recogen la espiritualidad indígena, afrodescendiente y raizal. Allí, la sanación va cobrando cada vez mayor relevancia: desde el diálogo de saberes entre pueblos, contextos y generaciones, desde la reivindicación de la memoria de las ancestras, las defensoras sanan no sólo los efectos de los ataques que han sufrido por su activismo, sino también heridas profundas de las violencias estructurales contra las mujeres.

Laura María Carvajal Echeverry, 
Coordinadora del Programa Mujeres y Territorios del Fondo de Acción Urgente para América Latina y el Caribe (8)

(1) Este artículo está basado en nuestra publicación Extractivismo en América Latina. Impacto en la vida de las mujeres y propuestas de defensa de territorio.
(2) GLOBAL WITNESS, 2018. 
¿A qué precio?: Negocios irresponsables y el asesinato de personas defensoras de la tierra y del medio ambiente en 2017.
(3) Ver: CABNAL, Lorena. 
Sin ser consultadas: la mercantilización de nuestro territorio cuerpo-tierra. En: Mujeres Defendiendo el Territorio. Experiencias de participación en América Latina. Fondo de Acción Urgente de América Latina y el Caribe, 2015; y GARCÍA TORRES, Miriam. El feminismo reactiva la lucha contra el ‘extractivismo’ en América Latina. Publicado en La Marea el 17/02/2014, en la Red Latinoamericana de Mujeres Defensoras de los Derechos Sociales y Ambientales el 17/02/2014.
(4) Para una perspectiva amplia sobre las barreras para la participación efectiva de las mujeres en asuntos ambientales y experiencias de mujeres en distintos países alrededor de consultas populares, com
unitarias y autónomas, consultar nuestra publicación colectiva junto a defensoras de Argentina, Guatemala, Bolivia y Ecuador: Mujeres defendiendo el territorio: experiencias de participación en América Latina | 2015.
(5) Para un panorama ampliado sobre la criminalización y ataques contra las defensoras del territorio ver nuestro 
Informe Regional sobre modalidades de criminalización y limitaciones a la efectiva participación de mujeres defensoras de derechos ambientales, los territorios y la naturaleza en las Américas.
(6) Esta ha sido una categoría impulsada por defensoras del territorio, entre ellas la Red de Sanadoras del Feminismo Comunitario de Guatemala.
(7) Para un panorama ampliado sobre la impunidad consultar nuestro I
nforme Regional Impunidad de las violencias contra mujeres defensoras de los territorios, los bienes comunes y la naturaleza en América Latina, 2018.
(8) El Fondo de Acción Urgente para América Latina y el Caribe hispanohablante es un fondo feminista regional que contribuye a la sostenibilidad y el fortalecimiento de las activistas y sus movimientos, con apoyos ágiles y estratégicos ante situaciones de riesgo y oportunidad. Apoyamos las resistencias, luchas y demandas de las defensoras de derechos humanos y de los territorios en la transformación de sistemas de injusticia y desigualdad, poniendo la protección integral feminista y el cuidado en el centro. 
Para más información pueden consultar nuestra página web.

Fuente:https://wrm.org.uy/es/articulos-del-boletin-wrm/seccion1/resistencias-al-extractivismo-desde-las-mujeres-defensoras-de-los-territorios-en-america-latina/

 

---

Las mujeres de fuego de Cherán

4 de mayo de 2019

Adelanto de la serie Mujeres de fuego, en la que pobladoras de esta comunidad michoacana narran en primera persona su testimonio sobre la historia reciente de su territorio, estandarte de la autogestión y la autonomía desde hace ocho años.

Entrevista: Heriberto Paredes y Daniela Flores
Transcripción: Emilia Bautista
Fotografía: Heriberto Paredes
Video: Sonia Häkansson

La madrugada del 15 de abril de 2011, Cherán, municipio indígena ubicado en el corazón de la meseta p’urhépecha michoacana, se convirtió en un cuerpo colectivo para defender el bosque, el territorio y la vida. Este levantamiento armado fue liderado por mujeres a las cuales les había cruzado el cuerpo la tristeza, la impotencia y el coraje, fue entonces cuando las campanas de El Calvario se hicieron sonar.

A ocho años de este levantamiento armado, en un continuo proceso de construcción de autonomía, de aprendizajes, de elección de gobiernos por usos y costumbres, de una generación que ha mostrado que la apuesta común es una de la mayores apuestas por la vida, una generación más joven hace preguntas, observa los cambios y trata de generar pensamientos críticos al interior.

Mujeres de fuego es un proyecto pensado para potenciar las voces de las mujeres que han sido y siguen siendo parte de esta historia, de este proceso en construcción. ¿Qué significa autonomía? ¿Qué significa libertad? ¿Qué significa territorio? Aquí la palabra de algunas de las mujeres que han vivido la lucha y son parte de la historia reciente de Cherán.

* * *

‘Todo es recíproco en Cherán’

Mis abuelos decidieron buscar mi nombre, mi nombre es Adelaida Cucué Rivera, tengo 49 años cumplidos. Vivo aquí en Cherán. Mi padre ya no vive, mi madre sí vive. Pero yo me crie con mis abuelitos, así es.

Nos acompaña la lluvia, uno tiene que saber disfrutarla. Es por algo que llueve. Es necesario. La madre tierra necesita de que llueva. El viento. Que salga el sol que es el que nos acompaña todos los días, desde que amanece hasta que anochece nos acompaña, y nuevamente al otro día, es otro día nuevo, vuelve otra vez de nuevo. La noche igualmente es tan importante como el día. Pues yo pienso que si todo el día, las 24 horas, fueran trabajo no habíamos de soportar. Y como es el trabajo, también tiene que haber descanso. Y realmente hacemos más que trabajar, trabajar la tierra.

Decía mi abuela: “Cuando tengas que plantar, planta sin miedo y no estés pensando en que te vas a ensuciar, hazlo con corazón, entrégate a la Tierra para que la Tierra te reciba esa planta y florezca, porque si no te quieres ni ensuciar, eso no va a tener buen fruto, así es de que hazlo con amor, hazlo con decisión, hazlo hablándole a la tierra que estás poniéndole algo para que a ella le ayude a germinar”. Y entonces, yo me acuerdo que desde entonces dije “me voy a ensuciar” y desde entonces, ya nunca volví a renegar y dije “me voy a ensuciar las manos”. Dice mi abuela “es que si te las lavaste, vas a podértelas ir a volver a lavar”. Y así fue como siempre tuve esa confianza.

La riqueza más grande era el maíz, esa era la riqueza. Quien tenía maíz y frijol ni se tenía por qué preocupar por todo un año, ya hasta el próximo año, otra vez, nuevamente, volvíamos a sembrar, volvíamos a cosechar. Y pues ahorita sí, la vemos un poco difícil porque el cambio climático, esto de que hace tanta calor, a veces está lloviendo cuando no debe, a veces está granizando, vienen unas granizadas muy fuertes que nosotros antes no las veíamos.

El año pasado nosotros aquí vivimos una situación muy difícil, nosotros también somos apicultores, tenemos unas cajas de abejas y pues sí, vimos una diferencia muy grande que las abejas se murieron. Se murieron muchas abejas. Para nosotros las abejas son muy importantes porque las abejas son las polinizadoras, las que realmente hacen que el fruto, las flores, las plantas, las que realmente hacen que haiga mejor cosecha. Y pues eso es a lo que nos dedicamos, y nosotros tristemente vimos que la cosecha de miel, cuando nosotros cosechábamos 500 litros de miel, nosotros nomás cosechamos 200 litros este año.

La sociedad ahorita está pasando por una situación muy difícil, pues piensan que todo es dinero, todo es lujo, todo es querer vivir así, querer vivir asá, cuando nuestra manera de vivir pues es esta, la que ustedes acaban de recorrer. Así es como se vive, y así es como se vive feliz y se vive a gusto. Nuestro hijos también van aprendiendo, nuestros nietos ahorita, pero ahorita pues tristemente nosotros vemos que en otras familias no, no aprecian ya esto. No aprecian esto pero también vemos que hay una dificultad en esas familias, los muchachos no saben trabajar, los niños no saben valorar, todo el tiempo están pegados al internet, al celular, a la televisión. Ese es uno de los problemas que realmente nos ha vendido el sistema y que nos ha hecho flojos hasta nuestros hijos y nos ha robado hasta el cariño y el amor de ellos, porque ellos ya no nos aprecian a nosotros, más aprecian a la televisión.

Todo es mercantilado, no todo es mercancía, dinero. Y dicen “no, pues es que soy bien chingón porque traigo una compu”. Lamentablemente los muchachos que siempre están pegados a la televisión no saben rajar leña, no saben hacer las cosas, no saben ni subir al cerro.

Y pues es por eso que yo aprecio las plantas, y es por eso que aquí en el espacio donde ustedes están, aquí yo nomás tengo la gobernadora, para cuando se vaya ofrecer que necesitamos que haya un parto rápido, cortar una tacita, saberlo cocer, saberlo dar, saber dosificar también. Que nuestros abuelos nos enseñaron, esa misma planta pues lo usamos también para expulsar cuando ya está manchado el riñón, esa es la que utilizamos. Y así varias plantas: tengo romero, tengo lentejilla, hay membrillo, hay manita de león, hay hartas plantas aquí. Yo aquí a veces me peleo con mi señor porque cuando todavía no están madurando la semilla, mi esposo ya anda cortando con el machete. Le digo “aguas, espérate ahí tengo esa planta”, o “espérate a que madure la semilla para que caigan y no nos haga falta”, así es. Esta es nuestra forma de vivir. Disfrutando del agua, del aire, de los animales, de los cantos de los pájaros. Ustedes los están escuchando, yo no estoy mintiendo, aquí así se vive. Así es.

Casi la mayoría de la gente aquí en Cherán vive como ustedes están viendo, como vivimos nosotros. La mayoría. Y si alguien no tiene un espacio dónde sembrar, ese se acerca como familiar contigo, o como amigo, o como vecino. Y dicen: ¿Van a sembrar? Y cuando nosotros sembramos y cosechamos, ellos no quieren dinero, ellos quieren maíz. Entonces, hay toda una ayuda mutua, yo te doy, todo es recíproco, tú me das, yo te doy. Así es. Así se vive en Cherán.

Nuestro territorio de aquí de Cherán es grandísimo. Grandísimo que está. Por eso le llaman CheránK´eri, porque este es el pueblo más grande de la meseta p’urhépecha. En la meseta p’urhépecha el pueblo más grande tiene una extensión de territorio grandísima. Cuenta con ojos de agua, cuenta con el bosque, de pino, de encino, de madroño, de pinabeti, de charari, que es otro tipo de encino. Y pues hay muchas plantas. Muchas plantas medicinales, mucha variedad de árboles, del pino solamente hay muchas variedades, del encino también hay variedades.

 

La resistencia

Entonces, ya en el 2008, pues estaba todavía muy latente aquí todavía el PRI y el PRD, pero se estaban peleando por el poder. Pero más aquí en Cherán se veía muy notorio que el representante de bienes comunales, que siempre los recursos que bajaba para, por ejemplo, la reforestación, él utilizaba a la gente, le daba a la gente los árboles y se quedaban con el recurso. Por eso todos se peleaban por el puesto de representante de bienes comunales, todo por el recurso económico, el recurso pues, lo que son la resina y los árboles, aquí se llegaron a matar los comuneros mismos, por esa parte del interés. Pero después se viene ya el problema más serio, cuando empezaron a entrar los maleantes, el narcotráfico, y los que vinieron a talar el bosque.

En el 2010 empezaron a subir carros para arriba, empezaron a subir y bajar, 200 carros, 60 carros veías transitando, a veces yo le decía a mi esposo: en lo que llegamos al rancho, de la casa al rancho, que estamos como unos 2 o 3 km máximo, en el tránsito encontrábamos ya unos 20 carros, 30 carros, cargados ya de madera que se iban para Capacuaro. Y pues se habían juntado también Tanaco, Rancho Seco, para venir a hacer el daño aquí en Cherán, y los del Cerecito son los que les habían dado entrada. El Cerecito es un pueblito, es un rancho chiquito, en donde vive gente supuestamente de aquí de Cherán, pero los conocen como los rancheros, como que no tenían un origen realmente de la comunidad. Y es cuando ya ellos le dieron entrada a los del crimen. O les llegaron pues, porque realmente también ahora nos damos cuenta de que ni ellos estaban de acuerdo con lo que estaba pasando. Los extorsionaron, los amenazaron, y ahí llegaban, haz de cuenta que esa era su casa y su pueblo ya, de los malandros. Entonces ahí fue cuando ya empezábamos a ver que ya no nomás cortaban la madera, iban cortando, iban quemando.

Para el 15 de abril de 2011, ya había demandas con el gobierno de la comunidad, con el presidente municipal, Roberto Bautista. Varios de los comuneros ya se habían ido a quejar, a decirle pues que qué estaba pasando. Ya después nos dimos cuenta de que él también era parte de. Y ya después también al gobierno del estado ya se le había llevado la queja. Al gobierno federal supuestamente también ya le había llegado, pero bueno, de todos los gobiernos a donde fueron a quejarse nuestra gente, todos los gobiernos, pues no había una respuesta que dijeran bueno, pues están apoyando, están queriendo parar esta tala clandestina. Ya después nos dimos cuenta que la del Ministerio Público era sobrina de uno de los que estaban acaparando la madera. Entonces, si nosotros íbamos al Ministerio Publico, cuando llevábamos una queja, al ratito ya nos estaban extorsionando por teléfono.

Y eso era lo que sucedía. Entonces ya no tenías esa confianza, pero todos estábamos en la misma sintonía de que lo que estaba pasando en nuestra comunidad no estaba bien. Como todos andábamos con un dolor. Porque pasaban los carros por medio pueblo. Y a veces todos los carros, me acuerdo que todos los carros tenían un logotipo de la Santa Muerte. Todos tenían una Santa Muerte como logotipo. Hay un ojo de agua que se llama La Cofradía, el que mantiene la comunidad es el que sustenta a la comunidad para que tomemos el agua. Estos ya venían por aquel lado talando, y justo en ahí había un árbol muy grueso, que es el que dice nuestros abuelos que es el que ayuda a que el agua no se vaya a acabar, entonces ese lo cortaron y vino un señor y avisó al pueblo que ya estaban ahí.

El 15 de abril del 2011 era fiesta de la Virgen de Dolores y la gente se junta mucho en El Calvario. Las mujeres van a misa, están haciendo como una novena. Y mero ese día se juntaron las mujeres, y miraron que ya estaban empezando a pasar los carros. Pero también ya andaban como que molestas pues, y también fue cuando ya les hicieron frente. Allá fue donde les empezaron a hacer frente a los del crimen organizado y a los talamontes. Porque traían, pues ellos andaban bien armados, a ellos no les daba pena andar arriba de los carros y con sus armas. Ahí fue donde empezó, ahora sí que ahí fue donde se prendió la mecha, dijo uno, y empezaron a pararlos, los agarraron, los tuvieron ahí encerrados en la iglesia, fueron siete creo que los que habían agarrado.

La policía de Cherán ya iba a rescatar a los que habían agarrado, a los talamontes. Imágenes del crimen organizado escoltado por nuestra propia policía, que supuestamente nos resguardaba a nosotros. Un día vimos cómo la misma policía les estaba ayudando a cargar los trozos, la misma policía les llevaba diesel a los talamontes, a los carros. Ya desde ahí pues nosotros intuíamos que la cosa era así. Que ellos estaban involucrados con los malandros. Entonces, en el 2011 los agarraron, ya fue que empezó todo este proceso, la resistencia.

Yo me acuerdo haber visto como 30 camionetas que venían en sentido contrario, que pasaron y venían en el sentido contrario, esos iban todavía, habían entrado ya al pueblo para rescatar a los talamontes. Pero eran puras camionetas de los malandros. Entonces, fue cuando nuestra gente ya se empezó a juntar, empezaron a correr, empezaron a tronar cohetes, empezaron a recoger a sus hijos, pero ya también fue cuando empezaron a cerrar las calles. Pero no pudieron sacar a los que detuvieron las señoras, a esos no los pudieron sacar. Y es como hace ya presencia la mujer en la lucha, pero pues ya se habían acabado el bosque. Ya más de 20 mil 000 hectáreas habían deforestado.

‘Te nace el valor de ver sufrir a tu gente’

Yo pienso que en ese momento nos vimos con la necesidad de apoyarnos nosotras mismas. Yo no voy a hablar aquí que yo hice más, que esa hizo más, no. Te nace el valor de ver sufrir a tu gente, de ver qué es lo que le está pasando al otro, entonces se junta como que todo ese ánimo, toda esa fuerza. Es cuando, pues tienes que apoyar. Tienes que hacerlo. Ya no es que quieras o no quieras, ya estás metida en el barco y tienes que hacer algo por tu gente. Por lo menos yo pienso que eso es la sangre que nos corre a nosotros acá en las comunidades, de que tenemos que hacerlo así.

Y entonces a nosotros nos devastaron todo ese bosque y en otro espacio que tenía mi suegro, también era otro bosque, cercas de ahí nosotros teníamos como 100 cajas de abejas, y lo que me pegó tan fuerte fue esa gran humillación que nos hicieron, que llegaron y les pusieron lumbre. Les pusieron lumbre a las abejas y las quemaron. Entonces, desde ahí yo ya traía ese coraje, pero habían golpeado mi papá y habían golpeado a mi suegro.

Entonces eso hace que yo me integre movimiento. ¿Cuáles fueron las mujeres? Fuimos todas las mujeres. Yo no me voy apropiar que decir yo fui bien chingona, no. Fuimos todas. Y ahí andábamos, y aquí era hasta el más pobre y más rico, que ya andaba pues, entrado en esto. Eso es. Y así fue.

Las fogatas

Tiene todo un conocimiento. Entonces en la fogata se aprendieron varias cosas, se valoraron varias cosas. Pero lo que más nos sorprendió a nosotros, que cuando se vino el movimiento en Cherán, ya no eran las mujeres, eran nuestros hijos, puro joven andaba. Puro joven andaba. Andaban puros muchachos. Los señores grandes nada más les decían “fuimos para allá, tengan cuidado, hijo, porque allá así está, porque allá así es”. Y así estuvo. Sí iban señores, pero como de la edad de 40 años, 45 años, a acompañar a los jóvenes, pero los que más se miraban eran los muchachos. ¿Cómo es posible que durante un año a estos muchachos no se les notara el cansancio?

Nosotras nomás estamos al pendiente de los muchachos, cuando bajaban el bosque los esperábamos y a tratarlos bien. ¿Les fue bien? Ah, bueno, siquiera. ¿Todos vinieron? Eso sí preguntábamos. ¿Todos bajaron? Sí, un lesionado salió ahí pero ya lo están curando. Afortunadamente ni un lesionado serio hubo, allí en el proceso de ir a cuidar, de ir a resguardar nuestro territorio.

Yo siempre digo que cuando tú obras bien, las cosas se te dan bien. Yo dije bueno, pues es una defensa de la Madre Tierra y la Madre Tierra responde, contesta y hace su función. Entonces ahí sí me acordaba de lo que decía mi abuela: “cuando ames a la Tierra ámala y de una vez entrégate con ella. Y ella sabe también cómo se van a hacer las cosas”. Y así es.

Pues las fogatas se hicieron por una necesidad que había y por una necesidad de estar organizados y de poder saber realmente qué pensaba cada una de las personas. Y también, que tú estabas entregado a este movimiento, y también que tu apoyabas a tu pueblo y que querías un cambio, que no querías que siguiera pasando lo que estábamos viendo. Eso yo pienso que es lo que significa la unidad. La fogata es como la unidad, la que nos atrae, la que nos fortalece, la que nos hace que tengamos un acercamiento nosotros mismos. El fuego es algo sagrado para nosotros. Entonces, el fuego es el que tiene como que esa fuerza de unirnos, ese es el significado de una fogata. Así es. ¿Y de ahí que surge? De ahí surge las pláticas, de ahí vemos hasta problemas que suceden, problemas económicos, problemas sociales, problemas en todo, los niños, las enfermedades. Nosotros ahí aprendimos en un año muchas cosas. Ahí aprendimos, pero también las señoras grandes cómo nos ayudaban. Ahí aprendimos a amar nuevamente a la tierra y al maíz también.

Para eso sirvió la fogata, para fortalecernos. Entonces qué significado tan grande tiene la fogata. De hecho yo no estoy a gusto si en mi casa no hay fogata. Todo el tiempo está la lumbre prendida. Todo el tiempo. Ya es tardecita, ya la prendemos. También vengo aquí y lo primero que hago es meterme a la cocina y prender el fuego. Esto es algo que nos han inculcado los grandes. Nuestros abuelos nos han dicho: “hija, no apagues el fuego porque apagarás la luz del alma”. Tienes que vivir siempre con él.

De desarrollo y democracia

Todo el tiempo estamos hablando y cuando empieza uno a reflexionar y dicen que el desarrollo, hablan de que traen buen carro, buena bicicleta, buena moto. Que van a comer a lugares como Kentucky Fried Chicken, que van a comer a esos espacios, que eso es bueno. Mentiras. Eso no es desarrollo. Desarrollo realmente es vivir y apreciar lo que tú cultivas, Ver bien a tus hijos, no tener pendiente, que hasta dónde andan, con quién andan, o qué andan haciendo, no. Cuando tú ves a tu familia estable y tú sabes que ya puedes tener hasta para comer, eso es desarrollo para nosotros. Nosotros no queremos un desarrollo con signo de pesos que tenemos acumulados. ¿Para qué? ¿Para pudrir nuestra alma? ¿Para pudrir nuestro espíritu? ¿Para pudrirnos nosotros mismos? No. ¿Podrirnos en vida? Eso no tiene valor.

Mire, se ha dado la casualidad que he asistido algunos diplomados en donde están hablando acerca de democracia. Es un simulacro, para un grupo de gente que se está dedicando realmente a desestabilizar, tanto a humanos como a las cosas que tenemos. Sí, en lo material y en lo humano. ¿Quiénes serán? Yo ahorita me pongo a pensar y digo: “¿Pues quién chingados serán?”. Se sienten tan poderosos como para poder hacer y querer comprar y que sea el mundo de ellos, cuando el mundo es de todos. Apropiarse de algo que no les pertenece pues. Nos hablan los partidos políticos de que esta es la verdadera democracia. Mentira. Son una cosa que no sirve. La democracia es una simulación. Yo recuerdo al profesor que nos dio el diplomado, yo me estaba riendo por dentro, porque yo recordaba realmente el proyecto y la forma de organización de las comunidades indígenas, que supera la democracia. Supera la democracia. Y le dije a él, “maestro, solamente yo por dentro estoy haciendo una crítica constructiva de que esa democracia que usted nos expuso en teoría, y esa democracia que nos ha hecho analizar, esa democracia le queda muy chiquita con la democracia que se ha hecho adentro de nuestra cultura. O a eso que usted le llama democracia”. A nosotros, en ese entonces nuestra gente no sabía leer, ni sabía escribir, pero sabía hacer las cosas.

La democracia nada más es un simulacro, ahí que nos dicen por democracia, eso no. Realmente yo creo que es saber organizarse y vivir, hacer bien las cosas para poder emprender y poder estar en armonía y estar bien.

Pues cuando es sobre una libre forma de participar y nadie te está forzando, pues estás haciendo algo que realmente de forma natural tiene que salir. Y si me estás diciendo que cómo veo al gobierno, pues yo la verdad le diría que con el hecho de que vivamos en paz, no haya robos, nuestros hijos salgan a gusto la calle y lleguen, yo creo que con eso es más que suficiente.

Resistirnos a que no nos tienen que cambiar las cosas, a que tenemos que, por nosotros mismos, tenemos que organizarnos y hacer y que nos dejen hacer las cosas como nosotros queremos. Eso es lo que yo he visto o lo que yo pienso que es resistir precisamente para un cambio.

 Lo más importante: mantener la confianza

Así es de que, yo creo que aquí, eso es lo más importante, de que se mantenga confianza, porque aquí también perdimos la confianza en Cherán. Si el otro se dedicaba y se iba a con uno de los talamontes, tú ya no tenías confianza. Perdiste en un tiempo la confianza, pero en la fogata se reconstruye otra vez, viene nuevamente la confianza, porque ahí se acercaba todo aquel que sufría por dentro. Tampoco no juzgamos a los que se los llevaron así. Por una necesidad se habían ido. ¿Pero qué le digo yo a la gente, a las mujeres? Que se armen de valor y ánimo. Que cuando uno anda haciendo el bien, todas las cosas se realizan. Pero que si uno anda haciendo el mal, tiene toda una consecuencia. Por más bonito que brille en ese momento, se va a apagar el fuego. Así es.

Antes pensaba que nada más en Cherán estábamos así y resulta que no, que ya tuve la oportunidad de estar allá en el sur y ya tuve la oportunidad de estar en el norte. Y son las cosas que acontecen por allá también, y que también hay tristeza y desesperación por querer cambiar las cosas pero esto es bien notorio en los grupos originarios, estos son los que están manifestándose y haciendo luchas sociales por querer mirar un cambio.

 https://www.chiapasparalelo.com/noticias/chiapas/2019/04/las-mujeres-de-fuego-de-cheran/

Relacionado:(...)Fuente: https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2019/05/04/mexico-las-mujeres-de-fuego-de-cheran/